Palmas - IUCN

Loading...
Palmas

Rodrigo Bernal

(familia Arecaceae o Palmae)

Por: Gloria Galeano y Rodrigo Bernal 59

Las palmas (familia Arecaceae o Palmae)

L

as palmas se cuentan entre las familias de plantas más fácilmente reconocibles por cualquiera, a pesar de su variada morfología, que incluye desde plantas pequeñas, menores de 50 cm de alto, hasta enormes palmas de porte arborescente, que alcanzan hasta 50 ó 60 m de alto. Las palmas son una familia de unos 190 géneros y 1500 especies de distribución pantropical, con unas escasas extensiones a las zonas subtropicales de ambos hemisferios (Henderson et al. 1995). Con 212 especies distribuidas en 44 géneros, Colombia es el país más rico en palmas en América y el tercero en el mundo, después de Malasia y Filipinas. Por otra parte, las palmas están presentes en casi toda nuestra geografía, desde las costas hasta las altas montañas (hasta 3200 m de elevación), y desde las zonas áridas de La Guajira hasta las selvas lluviosas del Chocó, y sólo se encuentran ausentes de las partes más altas de las cordilleras y en las áreas más secas. Además, las palmas son consideradas componentes importantes de los bosques tropicales, tanto por el alto número de especies y de individuos, como por el papel que juegan como fuentes de alimento para la fauna silvestre (Henderson et al. 1995); en cuanto al uso humano, las palmas son la tercera familia de plantas más útiles al hombre en el trópico, después de las gramíneas y las leguminosas (Johnson 1996), importancia que es más acentuada en las zonas rurales y selváticas, donde las palmas proveen al hombre de un sinnúmero de bienes para su uso y consumo. Desde el punto de vista de su conservación, las palmas tienen características que las hacen más vulnerables que otros grupos de plantas: en primer lugar, el tallo de las palmas sólo tiene un punto de crecimiento, el meristemo terminal, de tal suerte que si se daña o se corta éste, el tallo muere. Para las palmas que tienen un solo tallo, esto implica la muerte del individuo; en las palmas cespitosas, el

61

crecimiento de los otros tallos garantiza su supervivencia. En segundo lugar, las palmas son, en su gran mayoría, habitantes de los bosques y requieren, al menos en los estadios iniciales, de las condiciones de iluminación y humedad que proporciona el bosque; así, aunque muchas palmas adultas sobrevivan en potreros y áreas deforestadas, su posibilidad de regeneración allí es casi nula. En tercer lugar, las palmas tienen en general un crecimiento lento, y muchas de las especies pueden tardar más de 25 años en alcanzar la edad reproductiva. Y finalmente, algunas palmas son dioicas, es decir que tienen los sexos en individuos separados, lo que hace que se requiera de un mayor número de plantas adultas para mantener una población estable. Por todo lo anterior, no es de sorprenderse que las palmas se cuenten entre los grupos de plantas más amenazadas de Colombia. Pero por otra parte, la arquitectura tan característica de las palmas hace fácil rastrearlas entre la vegetación y permite que muchas veces una especie se pueda reconocer aún a centenares de metros de distancia. Esto facilita la evaluación del estado de las poblaciones, que para otras especies de árboles requiere a veces de exhaustivas colecciones para verificar su identidad. Este hecho, sumado al extenso estudio de las palmas colombianas por los autores y por otros investigadores durante los últimos 25 años, ha permitido que las palmas sean no solo el grupo de plantas que primero contó con una evaluación de su estado de conservación (Bernal 1989), sino que sea también el grupo de plantas para el que se tiene la información más detallada sobre su estado actual. El panorama que se tiene actualmente de las palmas de Colombia, desde el punto de vista de su conservación se resume en la Tabla 5. Del total de especies de palmas silvestres que crecen en Colombia, 39 (18%) se encuentran en alguna categoría de amenaza (Figura 5); seis están En Peligro Crítico, y su ubicación en esta categoría se basó en su distribución restringida, y en ser conocidas de sólo una o muy pocas colecciones en áreas muy pequeñas, con deterioro de su

62

Tabla 5. Distribución de las palmas silvestres de Colombia, según su grado de amenaza

Especies Exclusivas No exclusivas Total

Número de especies por categoría CR

EN

VU

NT

LC

DD

3 3 6

11 6 17

9 7 16

12 32 44

1 123 124

1 4 5

Total 37 175 212

hábitat; o en una reducción peligrosa de sus poblaciones por la destrucción de su hábitat; además, ninguna está incluida en áreas de reserva estatal. Tres de las especies en esta categoría son exclusivas de la región andina de Colombia y otras tres (las únicas especies de Reinhardtia que crecen en Colombia), están restringidas al extremo norte de la región del Pacífico en Urabá. En la categoría En Peligro se encuentran 17 especies (Tabla 6), 11 de las cuales son exclusivas de Colombia. Los criterios para su clasificación en esta categoría fueron principalmente su distribución restringida con deterioro del hábitat, o su disminución poblacional drástica, debido a los procesos de deforestación de su hábitat nativo. Ocho de las especies En Peligro se encuentran en la región andina, y tres de ellas, Aiphanes parvifolia, Attalea amygdalina y Hyospathe wendlandiana, no están incluidas en ningún área de reserva. Attalea amygdalina, conocida como táparo o almendrón, es exclusiva del valle geográfico del río Cauca, un área severamente deforestada, donde escasamente sobrevive en unos pocos fragmentos de bosque en cañadas, o en medio de cafetales. Seis especies más tienen distribución restringida casi en su totalidad al valle del río Magdalena, y sólo una de ellas está incluida dentro de un área de reserva estatal; otras tres especies están distribuidas en la región Pacífica, ninguna de ellas incluida en áreas de reserva; y finalmente, una especie se encuentra en la isla de Providencia, con una proporción muy pequeña de su hábitat protegida en un área de reserva.

63

Tabla 6. Lista de las especies de palmas amenazadas ordenadas por categoría de riesgo, incluyendo los criterios de la UICN por los que fueron categorizadas. Las especies exclusivas de Colombia están marcadas con un asterisco.

64

En Peligro Crítico [CR]

*Aiphanes graminifolia B1ab(iii) *Aiphanes leiostachys B1ab(iii) *Ceroxylon sasaimae D1 Reinhardtia gracilis B1ab(i, iii) Reinhardtia koschnyana A2ac Reinhardtia simplex A2ac

En Peligro [EN]

*Aiphanes acaulis B1ab(iii) *Aiphanes duquei B1ab(iii) *Aiphanes parvifolia B1ab(iii) *Astrocaryum malybo A2acd *Astrocaryum triandrum B1ab(iii) *Attalea amygdalina A2ac Attalea cohune B1ab(i, iii) Attalea colenda B1ab(i, iii) Ceroxylon alpinum subsp. alpinum A2ace *Ceroxylon quindiuense A2ace Ceroxylon ventricosum A2ac Coccothrinax argentata B1ab(i, iii) *Chamaedorea ricardoi B1ab(i, iii) Elaeis oleifera A2c *Hyospathe wendlandiana B1ab(iii) *Phytelephas tumacana A2ac *Prestoea simplicifolia B1ab(i, iii)

Vulnerable [VU]

Acoelorraphe wrightii D2 Aiphanes gelatinosa B1ab(iii) *Aiphanes pilaris B1ab(iii) *Attalea nucifera B1ab(iii) Bactris gasipaes var. chichagui A2ac *Bactris rostrata D2 Cryosophila kalbreyeri A2ac Chamaedorea pygmaea D2 Chamaedorea sullivaniorum D2 *Geonoma chlamydostachys A2ac *Geonoma santanderensis D2 *Hyospathe frontinoensis D2 *Oenocarpus circumtextus D2 Syagrus sancona A2ac *Wettinia hirsuta A2ac *Wettinia microcarpa D2

Dentro de la categoría de Vulnerable se incluyeron 16 especies (Tabla 6), nueve de las cuales son exclusivas de Colombia. Si bien la mayoría entraron en esta categoría aplicando el criterio de areal muy pequeño (criterio D2), para un buen porcentaje se pudo utilizar como único criterio el hecho de tener una distribución restringida con deterioro del hábitat, o el de experimentar disminución de las poblaciones (criterio B). La mitad de las especies Vulnerables están distribuidas en los Andes (nueve especies, cuatro en áreas de reserva del estado); cuatro tienen su área de distribución total o principalmente en el valle del Magdalena, sólo una de las cuales está confirmada como presente en un área de reserva estatal. De las otras tres especies Vulnerables, una se halla en la región del Chocó, otra en el Caribe y la tercera en la Amazonia; hasta ahora no se ha confirmado la presencia de ninguna de ellas en áreas de reserva.

Figura 5. Porcentaje de especies en cada categoría de amenaza (Palmae)

Un caso especial, que no pudo ser incluido en la categorización, a pesar de tratarse de una de las palmas más importantes, es el del cocotero silvestre (Cocos nucifera). Aunque su origen a menudo es atribuido al trópico asiático, el cocotero crece espontáneamente en las playas marinas de los trópicos del mundo. Las evidencias muestran, de manera inequívoca, que el cocotero estaba presente en la costa pacífica de Suramérica antes de la llegada de los españoles, y

65

su distribución se extendía, al menos, desde la península de Burica, en Costa Rica, hasta los alrededores del golfo de Tribugá en Colombia (Patiño 1963, Zizumbo-Villarreal & Quero 1998). Las poblaciones silvestres de cocotero en la costa del Pacífico probablemente han sufrido una severa introgresión con las palmas introducidas de otras áreas. Así pues, las formas silvestres de cocotero que una vez existieron en Colombia, probablemente sólo estén representadas ahora, si acaso, por unas pocas palmas viejas. Su identificación, conservación y propagación deben ser una prioridad nacional. A pesar de lo crítica que es la situación para las poblaciones silvestres de cocotero en Colombia, la especie en su conjunto no se encuentra amenazada y, por el contrario, es una de las palmas más abundantes del mundo. Por esta razón no hemos hecho una ficha individual para esta especie. Distribución de las palmas amenazadas Considerando la distribución de las palmas amenazadas en su conjunto (Tabla 7), la región más afectada es la andina, donde se encuentra el mayor porcentaje de las especies amenazadas (51%). De las 20 especies andinas que son exclusivamente colombianas, 14 se encuentran amenazadas (Tabla 8). Tabla 7. Distribución de las palmas amenazadas por regiones naturales en Colombia. Se tomó como área de distribución la que incluye la mayor parte de su areal.

Especies Exclusivas No exclusivas Total

Número de especies por categoría Andes Valle del Magdalena Región Pacífica Caribe Amazonia 14 6 20

6 3 9

3 4 7

0 2 2

1 0 1

Total 23 16 39

La mayor concentración de especies amenazadas de los Andes se encuentra en la Cordillera Oriental, con seis especies, cinco de las cuales son exclusivas de esta cordillera; en segundo lugar se encuentra la Cordillera Occidental, con seis especies, tres de las cuales cre-

66

cen exclusivamente allí; en la Cordillera Central sólo se reportan dos especies exclusivas amenazadas; y finalmente, tres especies, una de las cuales es exclusiva de Colombia, tienen distribución un poco más amplia, incluyendo dos o tres cordilleras. Tabla 8. Palmas amenazadas de la región Andina. Con asterisco, las que son exclusivas de Colombia.

En Peligro Crítico [CR]

*Aiphanes graminifolia *Aiphanes leiostachys *Ceroxylon sasaimae

En Peligro [EN]

*Aiphanes duquei *Aiphanes parvifolia *Attalea amygdalina Ceroxylon alpinum subsp. alpinum *Ceroxylon quindiuense Ceroxylon ventricosum *Chamaedorea ricardoi *Hyospathe wendlandiana *Prestoea simplicifolia

Vulnerable [VU]

Aiphanes gelatinosa *Aiphanes pilaris Bactris gasipaes var. chichagui Chamaedorea pygmaea Chamaedorea sullivaniorum *Geonoma santanderensis *Hyospathe frontinoensis *Wettinia microcarpa

La segunda región con mayor número de especies amenazadas en Colombia es el valle medio del río Magdalena. Esta región tiene una biota especialmente rica, con una alta concentración de plantas y animales endémicos, muchos de ellos también amenazados de extinción (Calderón et al. 2002, Renjifo et al. 2002). Cerca del 24 % de las palmas que crecen allí, incluyendo seis especies exclusivas de Colombia, se encuentran amenazadas; es decir, todas las palmas que son endémicas del valle del Magdalena están en alguna categoría de amenaza (Tabla 9). No en vano esta región ha sido una de las más fuertemente deforestadas en Colombia. A pesar de

67

ello, no cuenta con ninguna reserva estatal, y sólo hay varias reservas privadas, incluyendo algunas de la Red de Reservas de la Sociedad Civil. Sin embargo, éstas son pequeñas y no tienen apoyo decidido del Estado. Es indudable que si se quiere trabajar por la conservación de estas especies, es necesario establecer áreas de reserva, que incluyan grandes extensiones en zonas donde todavía se encuentra bosque. Tabla 9. Palmas amenazadas del valle del río Magdalena. Con asterisco, las que son exclusivas de Colombia.

En Peligro Crítico [CR]

*Astrocaryum triandrum

En Peligro [EN]

*Astrocaryum malybo Attalea cohune *Attalea nucifera *Chamaedorea ricardoi Elaeis oleifera

Vulnerable [VU]

Cryosophila kalbreyeri *Geonoma chlamydostachys *Wettinia hirsuta

El panorama en la Región Pacífica no es más tranquilizador, a pesar de que aún se conservan extensas áreas de bosque, especialmente en la parte central. En esta región se encuentran siete especies en alguna categoría de amenaza, tres de ellas Aiphanes acaulis, Phytelephas tumacana y Bactris rostrata, endémicas de esa región. La región de Urabá, en el extremo norte, en la frontera con Panamá, es una zona especialmente importante, pues alberga seis especies de palmas amenazadas, Astrocaryum malybo, Cryosophila kalbreyeri, Elaeis oleifera, Reinhardtia gracilis, R. koschnyana y R. simplex, las tres últimas En Peligro Crítico. La situación de estas palmas allí es un simple reflejo de la deforestación y drástica transformación que ha sufrido esta región durante los últimos 50 años. La situación es todavía más alarmante si se mira en un contexto más amplio: esta región ha sido un corredor vital para la dispersión de animales y plantas entre Centroamérica y Suramérica. Otra zona clave es el extremo sur de la región del Pacífico, en los límites con Ecuador, que ha sufrido tam-

68

bién una transformación profunda de su cobertura boscosa, y donde se encuentran Phytelephas tumacana y Attalea colenda, dos especies consideradas En Peligro. En la región Caribe se encuentran dos especies amenazadas (Acoelorraphe wrightii y Coccothrinax argentata) cuyo areal en Colombia incluye sólo la Isla de Providencia. También se encuentran en la región Caribe otras palmas consideradas amenazadas, como Elaeis oleifera, Astrocaryum malybo y Cryosophila kalbreyeri. En cuanto a la región amazónica, sólo se consideró una especie en categoría de amenaza, pues la región incluye todavía una vasta área boscosa que ofrece hábitat potencial para las especies que crecen allí. La única especie considerada como amenazada en la Amazonia (Oenocarpus circumtextus), está restringida a un área muy pequeña de afloramientos de arenisca en el Cerro Yupatí y áreas aledañas, en el río Caquetá, y su conservación depende exclusivamente de la protección de esta pequeña área. Palmas exclusivas amenazadas De las 37 especies de palmas exclusivas de Colombia, 23 se encuentran amenazadas (Tabla 5). La categorización de estas especies representa su categoría de amenaza a nivel global: Tres especies se encuentran En Peligro Crítico, 11 En Peligro y nueve son Vulnerables. La mayor concentración de especies exclusivas amenazadas se encuentra en la región andina, seguida por el valle del Magdalena. En la región del Pacífico crecen seis especies exclusivas y tres de ellas se encuentran amenazadas. De las tres especies endémicas de la Amazonia colombiana, sólo una se encuentra en alguna categoría de amenaza. Recursos genéticos amenazados En términos de potencial económico, aunque todas las palmas constituyen un recurso importante, vale la pena resaltar seis de las especies amenazadas que son plantas de reconocida importancia econó-

69

mica en la actualidad o a nivel potencial. Tres de esas especies son material genético valioso para el mejoramiento de especies ampliamente cultivadas en el neotrópico: el tipo silvestre de cocotero de las playas del norte de la Costa Pacífica, que se discutió atrás; el chinamato (Bactris gasipaes var. chichagui), que representa la variedad silvestre del chontaduro y está considerado como Vulnerable; y el nolí (Elaeis oleifera), una especie En Peligro, que representa el mayor potencial de mejoramiento para la palma de aceite africana (Elaeis guineensis), su pariente más cercano y una de las plantas cultivadas de mayor auge en el trópico. Otras especies amenazadas de importancia potencial incluyen la palma real de Tumaco (Attalea colenda), considerada aquí como En Peligro, cuyos frutos producen un aceite comparable al del coco o al de la palma de aceite africana y cuyas poblaciones se encuentran ahora reducidas por la destrucción de su hábitat natural. Finalmente, se destacan dos especies de uso artesanal, exclusivas de Colombia y consideradas En Peligro por la drástica reducción de su hábitat: la tagua de Tumaco (Phytelephas tumacana), fuente importante de materia prima para la elaboración de botones y artesanías, y la palma estera, Astrocaryummalybo, de cuyas hojas se extrae una fibra de creciente demanda en el mercado artesanal. Por su parte, el panorama de las palmas amenazadas de Colombia, desde un punto de vista taxonómico, muestra una situación preocupante, debido a la importante diversidad genética de palmas que está en camino de desaparecer de nuestro territorio (Tabla 10). De los 44 géneros de palmas que crecen en Colombia, 18 tienen especies consideradas aquí amenazadas. Para géneros como Acoelorraphe, Elaeis y Reinhardtia, las especies amenazadas constituyen la totalidad de su representación en Colombia. En el caso de Reinhardtia, las únicas tres especies que crecen en el país se encuentran En Peligro Crítico de extinción, y aunque no son exclusivas de Colombia, pues nuestro país representa el límite sur de su distribución, el panorama en el resto de su área de distribución no es mucho mejor. El género Aiphanes, con 16 especies en el país (la mayor concentración de especies de este género se encuentra en Colombia), tiene siete especies que se consideran en alguna categoría de amenaza y todas, ex-

70

cepto una, son exclusivas de Colombia. Cuatro de las siete especies de Ceroxylon que crecen en el país se encuentran también muy amenazadas, tres En Peligro y una En Peligro Crítico. Así pues, el criterio de conservación, no sólo de especies sino también de linajes, debe ser un argumento más para estimular el desarrollo de estrategias para la conservación de las palmas amenazadas. Tabla 10. Número de especies de palmas amenazadas por género. * porcentaje con relación al número de especies que hay en Colombia para cada género. Especie Acoelorraphe Aiphanes Astrocaryum Attalea Bactris Ceroxylon Chamaedorea Coccothrinax Cryosophila Elaeis Geonoma Hyospathe Oenocarpus Phytelephas Prestoea Reinhardtia Syagrus Wettinia

Total de especies en Colombia 1 16 8 15 29 7 10 1 2 1 33 4 7 3 7 3 3 17

CR

EN

2

3 2 3

1

3 1 1 1 1

3

1 1

VU

Total amenazadas* (%)

1 2

1 (100) 7 (44) 2 (25) 4 (26) 2 (7) 4 (57) 3 (30) 1 (100) 1 (50) 1 (100) 2 (6) 2(50) 1 (14) 1 (33) 1 (14) 3 (100) 1 (33) 2 (12)

1 2 2 1 2 1 1

1 2

Amenazas La pérdida de hábitat constituye, sin lugar a dudas, la amenaza más seria para las palmas de Colombia. La mayoría de las especies colombianas son habitantes del bosque y no sobreviven en las áreas deforestadas, o si consiguen sobrevivir y producir semillas, sus plántulas no logran prosperar en los sitios abiertos. Así pues, la destrucción de su hábitat es la amenaza común a casi todas las especies, exceptuando a las formas silvestres del cocotero en la costa norte del Pacífico, pues su desaparición está siendo provocada por la introducción de material genético proveniente de variedades asiáticas,

71

que son ampliamente cultivadas en la zona desde hace cerca de 150 años. Las montañas andinas y los valles interandinos son los más afectadas por la deforestación, y no es de extrañarse, entonces, que sea allí donde se encuentra la mayoría de las palmas amenazadas. Paradójicamente, a pesar del gran potencial de algunas de las especies amenazadas como fuente de aceites y materia prima para artesanías, la sobreexplotación no ha sido un factor de amenaza común. De hecho, las únicas especies que presentan esta amenaza como importante son la palma estera (Astrocaryummalybo), y las palmas de cera (las especies de Ceroxylon), para las cuales la extracción de sus hojas jóvenes todos los años durante la Semana Santa, seguramente agravó la situación ya provocada por la deforestación. Otras fuentes de amenaza están relacionadas con particularidades intrínsecas a la distribución de las especies, como es el caso de aquellas que tienen áreas de distribución pequeñas, como Acoelorraphe wrightii, Oenocarpus circumtextus y varias especies de Aiphanes. Medidas de conservación actuales En la actualidad, la principal medida de conservación de las palmas colombianas amenazadas es su protección en áreas de reserva. Sin embargo, la información que se tiene hasta ahora, da cuenta de 23 especies de palmas amenazadas (59%) que no están incluidas en ningún área de reserva estatal o privada; sólo diez especies se conocen efectivamente de áreas dentro de parques nacionales y ocho especies se conocen de áreas de reserva privada, especialmente de las que pertenecen a la Red de Reservas de la Sociedad Civil. Medidas de conservación propuestas Para hacer efectivo el potencial de conservación que tienen las áreas de reserva del país, es necesario, por un lado, tener un conocimiento claro de cuáles son las especies que se están protegiendo en nuestros parques nacionales y cuál es el estado de sus poblaciones, y por

72

el otro, reforzar las medidas de protección, pues aunque teóricamente están protegidas por ley, en muchos de ellos hay un control insuficiente. Así mismo, las áreas de reserva privada juegan un papel fundamental en la conservación, pues en muchos casos constituyen los últimos remanentes en áreas que ya no poseen extensos terrenos boscosos. El fortalecimiento de las reservas privadas debe ser una política del programa de protección de especies amenazadas. También se recomienda como medida importante la introducción en cultivo de las especies amenazadas. La propagación de las especies amenazadas y su comercialización constituyen una estrategia valiosa y poco explorada, que cumple un papel múltiple: además de disminuir la presión sobre las poblaciones silvestres, ayuda a que las especies amenazadas sobrevivan en cultivo en el infortunado caso de que llegaran a extinguirse en estado silvestre. Además, si se distribuyen con un adecuado esquema de educación sobre su origen y su estado de amenaza, ayudan a sensibilizar a la ciudadanía sobre la diversidad de nuestra biota y sus amenazas, al tiempo que generan ingresos que pueden ser invertidos en la protección de los hábitats nativos o en beneficio de las comunidades rurales de las áreas aledañas. Adicionalmente, es necesario establecer colecciones ex situ en los jardines botánicos y colecciones privadas que reúnan las condiciones apropiadas. Nuevamente, ésta puede ser una estrategia que genere ingresos para los jardines involucrados, a la vez que las colecciones de palmas cumplen un valioso papel educativo. Finalmente, se recomienda hacer estudios de la historia de vida de las especies amenazadas, que sirvan como herramientas para diseñar programas de conservación. Aunque el conocimiento de la ecología de las palmas ha avanzado en los últimos años, aún estamos empezando, y para la mayoría de las especies amenazadas no se tiene ningún tipo de estudios que permita saber en qué estado están sus poblaciones y qué medidas se requiere tomar.

73

Avance en el conocimiento Las palmas fueron el primer grupo de plantas colombianas en contar con una evaluación de su estado de conservación teniendo en cuenta los criterios de la UICN. Este primer diagnóstico (Bernal, 1989) dio cuenta de 22 especies Amenazadas, 17 Vulnerables, 18 Raras, 80 No amenazadas y 121 Insuficientemente Conocidas. Estas cifras contrastan con los datos actuales, en los que se consideran 39 especies amenazadas y solo cinco especies con «datos insuficientes (DD)». También contrastan con los resultados de la evaluación consignada en Lista Roja de Plantas de 1997 (Walter & Gillett 1998), en la que se registraron 30 especies de palmas colombianas en las categorías En Peligro y Vulnerables, de las cuales se consideraron sólo doce de las 39 especies que se consideran aquí amenazadas. En 1996 se produjo un plan de acción para la conservación y utilización de las palmas (Johnson 1996), en el que se citan 15 especies de palmas colombianas que se consideraban amenazadas a nivel global; de ésas, 12 continúan siendo consideradas en este trabajo, pero las tres restantes han cambiado de situación. Estas diferencias son una manifestación del conocimiento que se ha adquirido durante los últimos 14 años, no sólo a nivel de Colombia, sino también de todo el neotrópico, a nivel tanto taxonómico como ecológico y biogeográfico. Sin embargo, si bien el conocimiento de las palmas es mucho más refinado ahora, el hecho de que cinco de las especies amenazadas se conozcan sólo de una o dos localidades indica que todavía hay que inventariar muchos rincones de Colombia, y profundizar sobre la historia natural de las especies, incluyendo el estudio de la dinámica de sus poblaciones. Esperamos que la información aquí presentada sirva de estímulo y de guía para este tipo de estudios en Colombia, de tal suerte que a la vuelta de varios años, podamos tener una visión más aproximada de nuestros recursos amenazados.

74

Lista de chequeo de las especies de palmas de Colombia y su categoría de riesgo (con asterisco, las especies exclusivas de Colombia)

* * * * * * * * *

* * *

Acoelorraphe wrightii (Griseb. & H. Wendl.) H. Wendl. ex Becc. Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart. Aiphanes acaulis Galeano & R. Bernal Aiphanes deltoidea Burret Aiphanes duquei Burret Aiphanes erinacea (H. Karst.) H. Wendl. Aiphanes gelatinosa H. E. Moore Aiphanes graminifolia Galeano & R. Bernal Aiphanes hirsuta Burret Aiphanes leiostachys Burret Aiphanes lindeniana (H. Wendl.) H. Wendl. Aiphanes linearis Burret Aiphanes macroloba Burret Aiphanes parvifolia Burret Aiphanes pilaris R. Bernal Aiphanes simplex Burret Aiphanes tricuspidata Borchsenius, R. Bernal & Ruiz Aiphanes ulei (Dammer) Burret Ammandra decasperma O. F. Cook Asterogyne martiana (H. Wendl.) H. Wendl. ex Hemsl. Astrocaryum acaule Mart. Astrocaryum aculeatum G. Mey. Astrocaryum chambira Burret Astrocaryum jauari Mart. Astrocaryum malybo H. Karst. Astrocaryum murumuru Mart. Astrocaryum standleyanum L. H. Bailey Astrocaryum triandrum Galeano, R. Bernal & Kahn Attalea allenii H. E. Moore Attalea amygdalina Kunth Attalea butyracea (Mutis ex L. f.) Wess. Boer Attalea cohune Mart. Attalea colenda (O. F. Cook) Balslev & A. J. Hend.

VU LC EN LC EN NT VU CR NT CR NT NT NT EN VU NT LC LC LC LC LC LC LC LC EN LC LC EN LC EN LC EN EN

75

* Attalea cuatrecasana (Dugand) A. J. Hend., Galeano & R. Bernal Attalea insignis (Mart.) Drude Attalea luetzelburgii (Burret) Wess. Boer Attalea maripa (Aubl.) Mart. Attalea microcarpa Mart. * Attalea nucifera H. Karst. Attalea phalerata Mart. ex Spreng. Attalea racemosa Spruce * Attalea septuagenata Dugand Attalea plowmanii (Glassman) Galeano y Bernal Bactris acanthocarpa Mart. emend. A. J. Hend. Bactris balanophora Spruce Bactris barronis L. H. Bailey Bactris bidentula Spruce Bactris bifida Mart. Bactris brongniartii Mart. Bactris campestris Poepp. ex Mart. Bactris coloniata L. H. Bailey Bactris coloradonis L. H. Bailey Bactris concinna Mart. Bactris corossilla H. Karst. Bactris elegans Barb. Rodr. Bactris fissifrons Mart. Bactris gasipaes Kunth Bactris gasipaes Kunth var. chichagui (H. Karst.) A. J. Hend. Bactris gasipaes Kunth var. gasipaes Bactris glandulosa Oerst. Bactris guineensis (L.) H. E. Moore Bactris hirta Mart. Bactris hondurensis Standl. Bactris killipii Burret Bactris macroacantha Mart. Bactris major Jacq. Bactris maraja Mart. Bactris martiana A. J. Hend. Bactris pilosa H. Karst. Bactris riparia Mart. * Bactris rostrata Galeano & R. Bernal Bactris setulosa H. Karst.

76

NT LC LC LC LC VU LC LC NT LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC VU NT LC NT LC NT LC LC LC LC LC NT LC VU LC

* *

* *

*

*

Bactris simplicifrons Mart. Bactris sphaerocarpa Mart. Calyptrogyne ghiesbreghtiana (Linden & H. Wendl.) H. Wendl Ceroxylon alpinum Bonpl. ex DC subsp. alpinum Ceroxylon ceriferum (H. Karst.) H. Wendl. Ceroxylon parvifrons (Engel) H. Wendl. Ceroxylon quindiuense (H. Karst.) H. Wendl. Ceroxylon sasaimae Galeano Ceroxylon ventricosum Burret Ceroxylon vogelianum (Engel) H. Wendl. Coccothrinax argentata (Jacq.) L. H. Bailey Cocos nucifera L. Copernicia tectorum (Kunth) Mart. Cryosophila kalbreyeri (Dammer ex Burret) Dahlgren Cryosophila macrocarpa R. Evans Chamaedorea allenii L. H. Bailey Chamaedorea christinae Hodel Chamaedorea linearis (Ruiz & Pav.) Mart. Chamaedorea pauciflora Mart. Chamaedorea pinnatifrons (Jacq.) Oerst. Chamaedorea pygmaea H. Wendl. Chamaedorea ricardoi R. Bernal & Galeano Chamaedorea sullivaniorum Hodel & Uhl Chamaedorea tepejilote Liebm. Chamaedorea warscewiczii H. Wendl. Chelyocarpus dianeurus (Burret) H. E. Moore Chelyocarpus ulei Dammer Desmoncus cirrhiferus A. H. Gentry & Zardini Desmoncus giganteus A. J. Hend. Desmoncus mitis Mart. Desmoncus orthacanthos Mart. Desmoncus polyacanthos Mart. Dictyocaryum lamarckianum (Mart.) H. Wendl. Dictyocaryum ptarianum (Steyerm.) H. E. Moore Elaeis oleifera (Kunth) Cortés Euterpe catinga Wallace Euterpe oleracea Mart. Euterpe precatoria Mart. Geonoma arundinacea Mart.

LC LC NT EN DD NT EN CR EN NT EN NT NT VU DD NT NT NT LC LC VU EN VU NT NT NT LC LC LC LC LC LC LC LC EN LC LC LC LC

77

*

*

* * *

78

Geonoma aspidiifolia Spruce Geonomaatrovirens Borchs. & Balslev Geonoma brongniartii Mart. Geonoma calyptrogynoidea Burret Geonoma camana Trail Geonoma concinna Burret Geonoma cuneata H. Wendl. ex Spruce Geonoma chlamydostachys Galeano Geonoma chococola Wess. Boer Geonoma densa Linden & H. Wendl. Geonoma deversa (Poit.) Kunth Geonoma divisa H. E. Moore Geonoma ferruginea H. Wendl. ex Spruce Geonoma interrupta (Ruiz & Pav.) Mart. Geonoma jussieuana Mart. Geonoma laxiflora Mart. Geonoma leptospadix Trail Geonoma linearis Burret Geonoma longevaginata H. Wendl. ex Spruce Geonoma macrostachys Mart. Geonoma maxima (Poit.) Kunth Geonoma oligoclona Trail Geonoma orbignyana Mart. Geonoma paradoxa Burret Geonoma poeppigiana Mart. Geonoma polyandra Skov Geonoma santanderensis Galeano & R. Bernal Geonoma solitaria (Engel) Jahn ex A. W. Hill Geonoma stricta (Poit.) Kunth Geonoma triandra (Burret) Wess. Boer Geonoma triglochin Burret Geonoma undata Klotzsch Geonoma wilsonii Galeano & R. Bernal Hyospathe elegans Mart. Hyospathe frontinoensis A. J. Hend. Hyospathe pittieri Burret Hyospathe wendlandiana Dammer ex Burret Iriartea deltoidea Ruiz & Pav. Iriartella setigera (Mart.) H. Wendl. Iriartella stenocarpa Burret

LC LC LC LC LC DD LC VU LC LC LC LC LC LC NT LC LC LC LC LC LC LC NT DD LC DD VU NT LC LC NT NT NT LC VU LC EN LC LC LC

* * *

*

*

Itaya amicorum H. E. Moore Leopoldinia major Wallace Leopoldinia piassaba Wallace Leopoldinia pulchra Mart. Lepidocaryum tenue Mart. Manicaria saccifera Gaertn. Mauritia carana Wallace Mauritia flexuosa L. f. Mauritiella aculeata (Kunth) Burret Mauritiella armata (Mart.) Burret Mauritiella macroclada (Burret) Burret Oenocarpus bacaba Mart. Oenocarpus balickii Kahn Oenocarpus bataua Mart. Oenocarpus circumtextus Mart. Oenocarpus makeru R. Bernal, Galeano & A. J. Hend. Oenocarpus minor Mart. Oenocarpus simplex R. Bernal, Galeano & A. J. Hend. Pholidostachys dactyloides H. E. Moore Pholidostachys kalbreyeri H. Wendl. ex Burret Pholidostachys pulchra H. Wendl. ex Burret Pholidostachys synanthera (Mart.) H. E. Moore Phytelephas seemannii O. F. Cook Phytelephas tenuicaulis (Barfod) A. J. Hend. Phytelephas tumacana O. F. Cook Prestoea acuminata (Willd.) H. E. Moore Prestoea carderi Hook. f. Prestoea decurrens (H. Wendl. ex Burret) H. E. Moore Prestoea ensiformis (Ruiz & Pav.) H. E. Moore Prestoea pubens H. E. Moore Prestoea schultzeana (Burret) H. E. Moore Prestoea simplicifolia Galeano Raphia taedigera (Mart.) Mart. Reinhardtia gracilis (H. Wendl.) Burret Reinhardtia koschnyana (H. Wendl. & Dammer) Burret Reinhardtia simplex (H. Wendl.) Burret Roystonea oleracea (Jacq.) O. F. Cook Sabal mauritiiformis (H. Karst.) Griseb. ex H. Wendl. Socratea exorrhiza (Mart.) H. Wendl. Socratea hecatonandra (Dugand) R. Bernal

LC LC NT LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC LC VU NT LC NT LC NT NT LC NT NT EN LC NT LC NT LC LC EN LC CR CR CR NT NT LC LC

79

* * * * *

80

Socratea rostrata Burret Syagrus orinocensis (Spruce) Burret Syagrus sancona H. Karst. Syagrus smithii H. E. Moore Synechanthus warscewiczianus H. Wendl. Welfia regia H. Wendl. ex André Wettinia aequalis (O. F. Cook & Doyle) R. Bernal Wettinia anomala (Burret) R. Bernal Wettinia augusta Poepp. ex Endl. Wettinia castanea H. E. Moore & J. Dransf. Wettinia disticha (R. Bernal) R. Bernal Wettinia drudei (O. F. Cook & Doyle) A. J. Hend. Wettinia fascicularis (Burret) H. E. Moore & J. Dransf. Wettinia hirsuta Burret Wettinia kalbreyeri (Burret) R. Bernal Wettinia lanata R. Bernal Wettinia maynensis Spruce Wettinia microcarpa (Burret) R. Bernal Wettinia oxycarpa Galeano & R. Bernal Wettinia praemorsa (Willd.) Wess. Boer Wettinia quinaria (O. F. Cook & Doyle) Burret Wettinia radiata (O. F. Cook & Doyle) R. Bernal Wettinia verruculosa H. E. Moore

LC LC VU LC LC LC LC LC LC NT LC LC LC VU LC NT LC VU NT NT LC LC NT

Especies En Peligro Crítico (CR)

MARARAY MACANILLO Aiphanes graminifolia Familia Palmae Categoría global: En Peligro Crítico (CR)

82

Aiphanes graminifolia

Etimología El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género; el epíteto “macanillo” es el nombre común que tiene esta especie en Santander.

Distribución geográfica Conocida sólo de la localidad tipo, en la vertiente occidental de la Cordillera Oriental, en el departamento de Santander, a 1800 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma espinosa, cespitosa, con 2-15 tallos de hasta 5 m de alto. Crece en el interior de un relicto de bosque húmedo premontano, que en su parte más alta está dominado por poblaciones de roble (Quercus humboldtii). Se ha encontrado con flores y frutos en julio.

Situación actual Se considera En Peligro Crítico [CR B1ab(iii)]. Es una especie recientemente descrita (Galeano & Bernal 2002), conocida sólo de la localidad del espécimen tipo

(extensión de presencia estimada de unos 6 km2), donde es localizada y rara (criterio B1a). Aunque se encuentra en un bosque en buen estado de conservación, por ser un área de reserva privada, su protección no está asegurada, pues el bosque está sujeto a tala selectiva por parte de la población cercana (umbral b, calificador iii). Por otro lado, este es uno de los pocos fragmentos de bosque premontano que aún se encuentran en buen estado en Colombia. Dentro de su hábitat potencial se encuentran otros fragmentos de bosque en la Cordillera Oriental en los municipios de Oiba, Charalá, Gámbita y Chitaraque, que en total suman menos de 45 km2, donde la presencia de esta especie, sin embargo, no ha sido todavía confirmada.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de la población conocida y buscar medidas para la protección efectiva del bosque en el que crece. Corroborar su presencia en los otros fragmentos de bosque que constituyen su hábitat potencial en los municipios de Oiba, Charalá, Gámbita y Chitaraque. Incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

83

Aiphanes graminifolia

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Material representativo SANTANDER: Suaita, inspección de San José de Suaita, vereda Canelones, ca. 1800 m, jul 2001, Galeano et al. 7007 (COL).

Río Ch m ica

Suá

rez

a

och

SANTANDER

Río

#

#

#

El Guacamayo

#

#

#

Palmas del Socorro

#

Oiba

#

# San Benito Suaita

Encino SFF GUANENTÁ ALTO RÍO FONCE

PNN PISBA SFF IGUAQUE

Laguna de Fúquene

20

84

0

# Y TUNJA

20

BOYACA 40 km

#

Laguna de Tota

YO

MARARAY DE SAN CARLOS Aiphanes leiostachys Familia Palmae Categoría global: En Peligro Crítico (CR)

Etimología

Situación actual

El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género; el epíteto “de San Carlos” hace referencia al municipio de San Carlos, Antioquia, única región donde se ha encontrado esta especie.

Es una especie En Peligro Crítico [CR B1ab(iii)]. Tiene una distribución restringida pues sólo se conoce de dos colecciones de una pequeña área, que definen una extensión de presencia estimada menor de 100 km2 (criterio B1a). La especie es rara en su hábitat, el cual está además severamente deforestado (umbral b, calificador iii), a tal punto que del hábitat potencial original que se estima para la especie (ca. 970 km2), sólo unos 57 km2 poseen todavía vegetación remanente, los cuales se encuentran en jurisdicción de los municipios de San Carlos y San Francisco, en Antioquia. Por otro lado, no se encuentra en ningún área de protección. Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” a nivel global (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Distribución geográfica Conocida de una pequeña área en la vertiente oriental de la Cordillera Central en Antioquia (alrededores del municipio de San Carlos), en fragmentos de bosque entre 850 y 1100 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma espinosa, cespitosa hasta con 10 tallos de 3 a 5 m de alto. Crece en el interior de bosque húmedo del piso tropical. Se ha encontrado con flores en marzo.

85

Aiphanes leiostachys

Medidas de conservación propuestas

Material representativo ANTIOQUIA: San Carlos, quebrada La Chorrera, 3 km al norte del pueblo, 1100 m, mar 1981, Henao et al. 299 (COL).

Evaluar el estado actual de la población. Explorar los remanentes de bosque que se encuentran en su área de distribución potencial. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas. UC

A OC



Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

A

ANTIOQUIA

Embalse Miraflores

Embalse del Peñol

#

Guarne

Embalse San Lorenzo Embalse Playas #

San Rafael ## Medellín San Carlos# San Luis

BOYACÁ

RÍO MA GDALE

NA

#

CALDAS

#

Manizales

#Y

30

86

0

TOLIMA 30

60 km

PALMA DE CERA DE SASAIMA Ceroxylon sasaimae Familia Palmae

Gloria Galeano

Categoría global: En Peligro Crítico (CR)

87

Ceroxylon sasaimae

Etimología El nombre en español hace referencia a la región de Sasaima, en Cundinamarca, único lugar donde se conoce esta palma.

Nombre común: Palma real (Cundinamarca)

Distribución geográfica Conocida de la vertiente occidental de la Cordillera Oriental, en el departamento de Cundinamarca, entre 1400 y 1800 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario de hasta 10 m de alto, dioica (con los sexos en individuos separados). Crece en bosque húmedo subandino o premontano. Se ha encontrado con flores en junioagosto y octubre, y con frutos en junio-abril.

Usos e importancia Hasta hace pocos años las hojas eran empleadas a nivel local

88

como “ramo bendito” para las celebraciones de Domingo de Ramos.

Situación actual Se conoce sólo de una pequeña área, en la que se han contado cerca de 100 individuos, repartidos en cafetales y fincas de recreo. Los adultos tienen una buena producción de semillas, pero las plántulas usualmente son cortadas o pisoteadas en las labores de limpieza del cafetal (Galeano 1995, Rudas 1998). Según información local, los últimos relictos de bosque en esa área fueron derribados hace más de 60 años. Considerando que es una especie dioica, el tamaño efectivo de población se estima en menos de 50 individuos maduros, y por ello se ha categorizado como En Peligro Crítico, aplicando el criterio D1 (población muy pequeña, con menos de 50 individuos maduros). Por otro lado, su hábitat potencial (por lo menos todo el flanco occidental de la Cordillera Oriental entre 1400 y 1800 m), está completamente transformado en agroecosistemas campesinos mixtos y las posibilidades de que todavía se encuentren relictos de bosque con poblaciones de esta especie son prácticamente nulas.

Ceroxylon sasaimae

Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” a nivel global (Walter & Gillett 1998). Por fuera de esa pequeña área en Cundinamarca, se ha observado cultivada en una finca en San José de Suaita, Santander. Se protege también en una colección privada en Montenegro, Quindío.

tipo de área restaurada; cultivarla en jardines botánicos y colecciones vivas; implementar la veda total de corte de hojas a nivel nacional.

Material representativo

Medidas de conservación propuestas

CUNDINAMARCA: San Francisco, 1 km del pueblo hacia la carretera central Bogotá-La Vega, 1700 m, oct 1998, Bernal & Galeano 2311 (COL); Sasaima, 1700 m, abr 1985, Galeano & Bernal 686 (COL).

Estudiar su historia natural; tratar de reintroducirla en algún

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

89

Ceroxylon sasaimae

BOYACÁ Laguna de Fúquene

RÍO MAGDALEN

A

TOLIMA #

Guaduas

Nocaima # #

Sasaima # #

#

##

Embalse del Sisga

San Francisco Embalse Tominé PNN

CHINGAZA

CUNDINAMARCA BOGOTÁ D.C.

Embalse del Muña PNN SUMAPAZ 30

90

0

30

60 km

#

#

COQUITO ESBELTO Reinhardtia gracilis Familia Palmae Categoría nacional: En Peligro Crítico (CR)

Etimología

Situación actual

“Coquito” es un nombre común para las especies de este género en Centroamérica; el epíteto “esbelto” hace alusión al aspecto delicado de esta palma.

Se categorizó como En Peligro Crítico [CR B1ab(i, iii)] con base en su areal pequeño y en continuo deterioro (criterio B1b i, iii). Aunque se conoce de una sola localidad (umbral a), el hábitat potencial estimado para esta especie es de unos 300 km2; sin embargo, la zona ha sido objeto de deforestación para el establecimiento de actividades agropecuarias, especialmente el piedemonte de la Serranía del Darién, de tal forma que el hábitat potencial remanente para esta especie en Colombia, se estima en poco menos de 100 km2, los cuales se encuentran en su mayoría en el filo de la Serranía, incluyendo algunas áreas del PNN Los Katíos, donde sin embargo, no se ha confirmado su presencia. Ha sido previamente categorizada como “En Peligro” a nivel local y global (Walter & Gillett 1998).

Distribución geográfica Distribuida en la vertiente Atlántica de Centroamérica, desde México hasta Panamá y un área aledaña en Colombia, hasta 1300 m de elevación.

Ecología Palmita solitaria o cespitosa con pocos tallos de hasta 2,5 m de alto. Crece en el sotobosque, en bosque húmedo tropical en buen estado de conservación.

Usos e importancia Ninguno conocido en Colombia. Apreciada como planta ornamental.

91

Reinhardtia gracilis

Medidas de conservación propuestas

Material representativo CHOCÓ: Serranía del Darién, al oeste de Unguía, cerca de la frontera con Panamá, 550-1000 m, jul 1976, Gentry et al. 17018 (MO).

Evaluar el estado actual de las poblaciones. Buscarla en el PNN Los Katíos. Cultivarla en jardines botánicos y colecciones privadas.

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

MAR CARIBE #

Necoclí

Acandí

#

Golfo de Urabá

PANAMÁ

#

# #

Unguía

PNN LOS KATÍOS

# Carepa

# #

Chig 15

92

0

15

CHOCO

30 km

COQUITO ENANO Reinhardtia koschnyana Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro Crítico (CR)

93

Reinhardtia koschnyana

Etimología

Situación actual

“Coquito” es un nombre común para las especies de este género en Centroamérica; el epíteto “enano” hace alusión al tamaño pequeño de esta especie.

A pesar de que esta especie se conoce de 13 localidades históricas que demarcan una extensión de presencia de cerca de 6000 km2, se considera como una especie En Peligro Crítico [CR A2ac], por la drástica reducción en su tamaño poblacional, ocasionada por la deforestación y posterior apertura de tierras para actividades agropecuarias; así, se estima que en los últimos 50 años disminuyeron sus poblaciones en más del 80% (criterio A2ac); de hecho, ya no queda cobertura boscosa de importancia en el área demarcada por las localidades conocidas en la región de Urabá. No se encuentra protegida en ningún área de reserva, y aunque se presume su presencia en el PNN Los Katíos, hasta ahora no ha sido confirmada su presencia allí. El registro de la costa Pacífica (en Bahía Solano) es muy antiguo y esta especie no ha sido registrada nuevamente en la zona, a pesar de que se han hecho varias búsquedas en los últimos 10 años. Reinhardtia koschnyana se considera también severamente amenazada de extinción en los otros países en los que crece (Hondu-

Distribución geográfica Ampliamente distribuida desde Honduras hasta Colombia, en donde se conoce del norte de la Costa Pacífica y de la región de Urabá, por debajo de 150 m de altitud.

Ecología Palma cespitosa, con tallos de hasta 50 cm de alto. Crece dentro de bosque húmedo a pluvial tropical, generalmente en zonas poco disturbadas. Es la palma más pequeña de Colombia. Se ha encontrado con flores en febrero y octubre y con frutos en febrero, septiembre, octubre y diciembre.

Usos e importancia Tiene un gran potencial como planta ornamental y al parecer se ha usado como tal.

94

Reinhardtia koschnyana

ras hasta Panamá). Ha sido previamente categorizada como “En Peligro” a nivel local y global (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones. Buscarla en el PNN Los Katíos. Propiciar programas a nivel binacional o multinacional para conservar áreas boscosas, donde aún pueda haber poblaciones viables. Cultivarla en jardines botánicos y colecciones privadas.

Material representativo ANTIOQUIA: Belén de Bajirá hacia La Primavera, 20 m, mar 1983, Brand & Ascanio 231 (HUA); 14 km después de Barranquillita, 80 m, sep 1981, Brand & Cogollo 126 (JAUM); entre Villa Arteaga y Chigorodó, El Tigre, 100 m, Cuatrecasas & Willard 26133 (COL); carretera al mar cerca de Villa Arteaga, 150 m, dic 1948, López & Sánchez s. n. (MEDEL); Chigorodó, bosques hacienda “El Darién”, margen derecha del río Chontadural, sep 1979, Fonnegra 1352 (HUA); Mutatá, finca “El Darién”, 200 m, may 1976, Aguilar & Velásquez 48 (HUA); Mutatá, Caucheras, Villa Arteaga, 100-150 m, oct 1982, Bernal & Galeano 410 (COL); Turbo, carretera Panamericana, 1 km antes de Lomas Aisladas, 10-20 m, dic 1982, Bernal & Galeano 455 (COL). CHOCÓ: Costa Pacífica, Bahía Solano, feb 1947, Haught 5535 (COL); Riosucio, cerros del Cuchillo, 10-540 m, abr 1988, Cárdenas 1699 (MO).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

95

Reinhardtia koschnyana

PANAMÁ

PNN LOS KATÍOS

### #

##

RÍO

##

PNN PARAMILLO

AT TO

RA

# #

Río Sucio

ANTIOQUIA

OCÉANO PACÍFICO

PNN LAS ORQUÍDEAS

#

## #

PNN UTRÍA

20

96

0

20

40

60 km

CHOCÓ

#

COQUITO SIMPLE Reinhardtia simplex Familia Palmae Categoría nacional: En Peligro Crítico (CR)

97

Reinhardtia simplex

Etimología

Situación actual

“Coquito” es un nombre común para las especies de este género en Centroamérica; el epíteto “simple” se refiere a la hoja indivisa, característico de esta especie.

En la única localidad conocida en Colombia, en la Reserva Forestal Tulenapa, era una especie abundante y común en el sotobosque hasta 1987. Sin embargo, en diciembre de 2002, no se encontró ni un solo individuo en la misma localidad, pues el bosque ha sido en su mayoría intervenido (C. Gómez, com. pers.); posteriormente, se localizaron allí algunos individuos en 2003 (L. Morales, com. pers.). Se categorizó como En Peligro Crítico [CR A2ac], estimando que la población ha tenido una reducción mayor del 80 % en los últimos 45 años, es decir tres generaciones (criterio A2 ac). Es posible que todavía haya poblaciones en la Serranía del Darién, aunque se sabe que la mayor parte del área boscosa allí está transformada. Ha sido previamente categorizada como “En Peligro” a nivel local en Costa Rica (Walter & Gillett 1998).

Distribución geográfica Distribuida a lo largo de la Costa Atlántica de Centroamérica, desde Nicaragua hasta Panamá y el noroccidente de Colombia, cerca a la frontera con Panamá, hasta 900 m de elevación. En Colombia se conoce sólo de una localidad, en la región del Urabá antioqueño, a unos 20 m de altitud, en una zona ahora severamente deforestada.

Ecología Palmita cespitosa con varios tallos de hasta 1,2 m de alto. Crece en el sotobosque del bosque húmedo tropical. Es extremadamente sensible a la deforestación. Con frutos en julio.

Usos e importancia Ninguno conocido. Tiene un gran potencial como planta ornamental.

98

Medidas de conservación propuestas Explorar hábitats potenciales en la Serranía del Darién para detectar poblaciones viables de la especie y fomentar su conservación. Cultivarla en jardines botánicos y colecciones privadas.

Reinhardtia simplex

Material representativo

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

ANTIOQUIA: Carepa, Reserva Forestal Tulenapa (ICA), 20 m, jul 1987, Callejas et al. 4835 (MO).

MAR CARIBE

ú

# Turbo

Unguía

Sin

#

Río

PANAMÁ

ANTIOQUIA

#

Apartadó

## PNN LOS KATÍOS

#

Carepa

Chigorodó

#

Riosucio PNN PARAMILLO

RI O

#

R AT O

AT

#

CHOCÓ

20

0

# Murindó 20

# # #

40 km

99

Especies En Peligro (EN)

MARARAY SIN TALLO Aiphanes acaulis Familia Palmae Categoría global: En Peligro: (EN)

Etimología

Situación actual

El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género.

Esta especie se categoriza como En Peligro [EN B1ab(iii)] con base en su extensión de presencia, calculada en cerca de 100 km2 (criterio B1) y en que se estima que hay declinación continua en la calidad del hábitat, pues las dos poblaciones conocidas se encuentran en bosques que han sufrido fuerte intervención en los últimos 50 años (umbral ab iii); sin embargo, aún quedan fragmentos de bosque en áreas más apartadas de carreteras y pueblos. Considerando las áreas con el mismo tipo de bosque en donde crece la especie, se estimó que su hábitat potencial podría abarcar cerca de 3680 km2, de los cuales se estima que sólo cerca de la mitad (1840 km2) aún conservan bosques remanentes, en los que tal vez se podría encontrar la especie. No se encuentra protegida en ningún área de reserva.

Distribución geográfica Conocida sólo de dos poblaciones muy cercanas en el departamento del Chocó, entre 90 y 700 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma acaule, solitaria, espinosa. Crece en el sotobosque de bosque pluvial tropical. Se ha encontrado con flores en enero y julio.

Usos e importancia Ninguno conocido. Por su tamaño pequeño es una especie con gran potencial ornamental.

102

Aiphanes acaulis

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; buscarla en otras áreas que representen remanentes de su hábitat potencial y buscar medidas para la protección efectiva de los bosques en los que crece. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas.

Material representativo CHOCÓ: El Carmen de Atrato, El Doce, carretera Medellín-Quibdó, km 151, margen izquierda del río Atrato, 700 m, ene 1980, Bernal & Galeano 71 (COL); Quibdó, 8 km de Tutunendo a San Francisco de Ichó, a la orilla de la quebrada, 150 m, jul 1986, Bernal et al. 1079 (COL); Quibdó, San Francisco de Ichó, 150 m, jul 1981, Galeano & Bernal 454 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

103

Aiphanes acaulis

RÍO

PNN LAS ORQUÍDEAS

TO RA AT

CHOCÓ

RÍO CAUCA

ANTIOQUIA

#

PNN UTRÍA

PNN TATAMÁ

NJ

UA

N

#

RÍO

25

104

0

#

RISARALDA

SA

##

#YQuibdo

25

50 km

MARARAY DE DUQUE Aiphanes duquei Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: En Peligro: (EN)

105

Aiphanes duquei

Etimología El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género; el epíteto “de Duque” hace alusión a José María Duque Jaramillo, botánico colombiano que recolectó esta especie por primera vez.

Distribución geográfica Conocida solo de un área pequeña en la Cordillera Occidental, en Cauca y Valle del Cauca, entre 1900 y 2600 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma solitaria, espinosa, con tallo de 4-5 m de alto. Crece en bosques montanos de niebla, usualmente sobre cuchillas y filos de montaña sometidos a un intenso paso de neblina, generalmente sobre la línea divisoria de aguas de la Cordillera Occidental (E. Calderón, com. pers.). Se ha encontrado con flores en abril, junio y noviembre, y con frutos en abril.

Situación actual Esta especie se considera En Peligro [EN B1ab(iii)] por su limitada extensión de presencia

106

(108 km2), demarcada por menos de cinco localidades conocidas (criterio B1a) (el registro de la cuenca del río Cali no se incluye como localidad viable para este análisis, pues esta zona está actualmente muy alterada). Se conocen varias subpoblaciones en el PNN Munchique, donde está relativamente protegida y por lo menos otras dos poblaciones más están protegidas en las Reservas de la Sociedad Civil en el Valle del Cauca: en “El Refugio-Torremolinos” y en “Agrícola Himalaya” (E. Calderón, com. pers.). A pesar de que por la ubicación, el PNN Farallones de Cali podría considerarse parte de su hábitat potencial, los sitios con alturas apropiadas dentro del parque no presentan las condiciones ambientales adecuadas, ya que no están expuestos a un paso intenso de neblina (E. Calderón, com. pers.). En la otra localidad (cuenca del río Cali), ha habido deterioro de la calidad del hábitat (umbral b calificador iii). Por otra parte, el hábitat potencial remanente para esta especie está extremadamente reducido en la actualidad, pues de cerca de 700 km2 que se estima que constituían su hábitat potencial, sólo unos 300 km2 se encuentran en buen estado actualmente.

Aiphanes duquei

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones en el PNN Munchique y en los bosques nublados hacia la cuenca alta del río Dagua, reservas que parecen constituir su única área de hábitat potencial en buen estado de conservación. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas, y usarla en reforestaciones, enriquecimientos o restauraciones.

Material representativo CAUCA: El Tambo, PNN Munchique, entre La Romelia y el 81, 2600 m, abr 1989, Bernal & Devia 1540 (COL); El Tambo, entre las cabañas de La Romelia y El Observatorio, 2400 m, nov 1995, Bernal & Devia 2147 (COL). VALLE DEL CAUCA: Bitaco, divisoria de la Cordillera Occidental entre Dapa y Bitaco, RSC “Agrícola Himalaya”, 1900 m, 1999, E. Calderón, obs. pers.; Cali, cuenca del río Cali, Cordillera Occidental, 2000 m, nov 1936, Duque 393 (B); Dagua, divisoria de la Cordillera Occidental cerca al km 23 de la carretera Cali-Dagua, RSC “El Refugio-Torremolinos”, 2200 m, jun 1999, Pérez et al. 85e (COL, JAUM).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

107

OCEÁNO PACÍFICO

VALLE DEL CAUCA

RÍO C

Embalse Calima

AUC

A

Aiphanes duquei

# # # #Y

PNN LAS HERMOSAS

PNN FARALLONES Cali DE CALI

PNN NEVADO DEL HUILA

PNN MUNCHIQUE

CAUCA

#

Y Popayán# ##

PNN PURACÉ 30

108

0

30

60 km

#

MARARAY HOJIPEQUEÑO Aiphanes parvifolia Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: En Peligro: (EN)

109

Aiphanes parvifolia

Etimología El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género; el epíteto “hojipequeño” es la traducción del nombre latino parvifolia, y alude al tamaño de sus hojas.

Distribución geográfica Conocida sólo de una pequeña área en la vertiente oriental de la Cordillera Central en Antioquia y una colección aislada y antigua en el centro de la Cordillera Occidental, en Pueblo Rico (Risaralda), entre 700 y 1700 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma espinosa con tallo solitario, usualmente de hasta 2 m de alto. Crece en el interior de bosques húmedos del piso tropical y subandino o premontano. Se ha encontrado con flores durante casi todo el año, y con frutos en enero, abril, septiembre y diciembre.

110

conocidas en el Magdalena Medio permiten estimar una extensión de presencia de 1670 km2 (criterio B1). Por otra parte, las colecciones de esta región (algunas de ellas recientes), provienen de áreas bastante alteradas, donde sobreviven subpoblaciones pequeñas y muy localizadas en fragmentos de bosque relictual (umbral b, calificador iii). Sin embargo, aún quedan pequeños fragmentos de bosque (cerca de 180 km2) en jurisdicción de los municipios de Amalfi, Maceo y San Carlos, donde quizás se podría encontrar esta especie. En cuanto a la única colección proveniente de la Cordillera Occidental (Risaralda), ésta fue realizada en 1946, en una zona que actualmente se encuentra completamente transformada, con sólo fragmentos de bosque de tamaño muy pequeño y con algún grado de intervención. No se conoce de ningún área de protección. Ha sido categorizada como “En Peligro” a nivel global (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Situación actual

Medidas de conservación propuestas

Se categoriza como En Peligro [EN B1ab(iii)], con base en su areal, pues las localidades

Evaluar el estado actual de las poblaciones en la zona del Magdalena Medio y considerar la

Aiphanes parvifolia

protección de aquellos fragmentos que alberguen poblaciones viables; buscarla en los fragmentos de bosque en jurisdicción de Pueblo Rico en la Cordillera Occidental. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas.

Material representativo ANTIOQUIA: Amalfi, El Oso, 13-16 km de Amalfi hacia Medellín, 1590 m, sep 1988, Betancur et al. 909 (MO); Amalfi, bosque de Peldar, quebrada La Viborita, 16701700 m, feb 1990, Galeano & Henderson 1961 (COL, NY); San Carlos, Alto Samaná, camino Jardín-Miraflores, quebrada La Miranda, 700-800 m, oct 1989, Callejas et al. 8535

(COL, HUA); San Luis, La Josefina, 16 km sureste de San Luis en la carretera MedellínBogotá, 800 m, jun 1987, Callejas et al. 4238 (HUA, NY); San Luis, autopista MedellínBogotá, sector río Samaná, río Claro, 800 m, dic 1982, Hernández & Hoyos 632 (COL, HUA); San Luis, km 16 al SE del pueblo en la autopista Medellín-Bogotá, vereda La Josefina, 800 m, 10 dic 1989, Bernal et al. 1752 (AAU, BH, COL, HUA, JAUM, K, MO, NY). Alto Caldera, 2000 m, ene 1932, Kalbreyer 1312 (B); arriba de Piedra Castrillón, 1700 m, abr 1971, Loaiza & Cogollo 319 (HUA, JAUM); carretera hacia Aquitania, 850 m, nov 1988, Cogollo et al. 3760 (JAUM). RISARALDA: Pueblo Rico, La Selva, 1500 m, ene 1946, von Sneidern 5385 (S).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

111

Aiphanes parvifolia

PNN PARAMILLO

##

Embalse San Lorenzo

Medellín

RÍO CAUCA

PNN LAS ORQUÍDEAS

ANTIOQUIA

# ## # #

RISARALDA

CALDAS

#

Y #

112

#

# TOLIMA CUNDINAMARCA # ##

PNN LOS NEVADOS

PNN TATAMÁ

0

RÍO MAGD

CHOCÓ

35

BOYACÁ ALENA

Embalse del Peñol #

35

70 km

BOGOT

PALMA ESTERA Astrocaryum malybo Familia Palmae Categoría global: En Peligro: (EN)

Etimología El nombre en español corresponde a uno de los nombres comunes más usado para esta palma.

Nombres comunes

de altitud. Exclusiva de Colombia, aunque podría encontrarse en zonas aledañas en Panamá.

Ecología

Achamba, ancharma, lanceta (Urabá); anchambe, enchamba (Sucre); chingalé (Córdoba); malibú (desusado, Magdalena Medio); mobil, bobil (Caldas, Santander); palma estera (Bolívar, Cesar, Córdoba y Sucre); palma rucia (Chocó).

Palma solitaria, acaule, espinosa, con hojas de unos 5 m de largo. Crece en bosque muy húmedo tropical, a menudo cerca de caños y en ocasiones sobrevive en potreros. Se ha encontrado con flores en junio-julio y con frutos en enero, abril, junioagosto, noviembre y diciembre.

Distribución geográfica

Usos e importancia

Conocida de la cuenca del río Magdalena (desde Antioquia y Caldas hasta Cesar), de la cuenca alta de los ríos Sinú y San Jorge (desde Córdoba hasta Urabá), y del extremo norte de la Costa Pacífica (en el Chocó), desde cerca del nivel del mar hasta 750 m

A nivel local se usan las hojas jóvenes como fuente de fibras, para elaborar esteras y una amplia gama de artesanías, que se producen a nivel de pequeñas industrias caseras y que tienen cada día un mayor potencial, lo cual incrementa la demanda.

113

Astrocaryum malybo

Situación actual Esta especie ha sido categorizada como En Peligro [EN A2 acd]. En toda su área de distribución el hábitat está muy alterado por la deforestación y fragmentación de sus bosques y, en el peor de los casos, por la devastación de éstos para establecer zonas de cultivo y para ganadería, como en la región de Urabá y en el Magdalena Medio. Dados los altos niveles de deforestación y fragmentación de los bosques en la mayor parte de su área de distribución, se estima que en las últimas tres generaciones (una generación estimada en 60 años), la especie ha sufrido una reducción poblacional mayor al 50% (criterio A2, calificadores ac). De hecho, las áreas de bosque remanente dentro de su área de distribución potencial suman sólo unos 5400 km 2, distribuidos principalmente en fragmentos de bosques en los municipios de Cimitarra, Bolívar, La Belleza y El Peñón, en Santander; Puerto Berrío, Maceo, Puerto Nare, Puerto Triunfo y Sonsón, en Antioquia, y pequeños parches en La Dorada, Caldas. No se conoce de ningún área protegi-

114

da. Además, las pocas subpoblaciones que sobreviven sufren una alta presión debido al corte de hojas jóvenes para ser usadas como fuente de fibras con las que se elaboran artesanías, las cuales constituyen un rubro importante en la economía de algunas áreas de Sucre, Cesar y Córdoba (calificador d). Actualmente hay proyectos en curso, apoyados por Artesanías de Colombia, para promover el estudio y cultivo de esta materia prima en algunos sectores de la Costa Atlántica. Ha sido categorizada previamente como “Vulnerable” a nivel global (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones en la región del Sinú y del Magdalena Medio, donde aún hay áreas de hábitat potencial remanente, y determinar posibles áreas de reserva que incluyan poblaciones viables de la especie. Realizar un diagnóstico sobre el impacto de cosecha actual; hacer estudios sobre su historia de vida y promover su cultivo a nivel regional.

Astrocaryum malybo

Material representativo ANTIOQUIA: San Pedro de Urabá, 23 km al norte de la cabecera, 180-200 m, jul 1982, Bernal & Galeano 394 (COL); Segovia, El Río, 750 m, jul 1979, Rentería 1606 (COL); Turbo, Tapón del Darién, 50 m, abr 1985, Rentería 3807 (COL). BOLIVAR: Morales, Norosí, camino a Tiquisionuevo, 130-200 m, abr 1985, Cuadros 2195 (MO); Buenosaires, ago 1940, Najar XIII-E, XV-E (COL). CALDAS: La Dorada, vereda La Habana, 250 m ene 2000, Bustos 2 (COL). CESAR: La Jagua, valle del Magdalena, sep 1924, Allen 589 (MO). CHOCÓ: Costa Pacífica, Juradó, Punta Ardita, detrás del pueblo, 0-100 m, 911 nov 1995, Bernal & Devia 2147 (COL).

SANTANDER: Rionegro, San Rafael, 200 m, dic 1986, Galeano et al. 1244 (COL); Campo Capote, 30 km al este del Carare, 300 m, sep 1977, Gentry & Rentería 20025 (MO); Puerto Parra, 200 m, dic 1979, Rentería et al. 2138 (COL); Puerto Wilches, finca El Nuevo Amanecer, carretera a El Pedral, Puente Sogamoso, 100 m, ene 1980, Rentería et al. 2173 (COL). SUCRE: Tolú, 15 km noreste de Tolú, hacienda La Estanzuela, sección de Bobo, 100 m, jul 1974, Warner 461 (COL). TOLIMA: Mariquita, bosque 2 km suroeste del pueblo, 550 m, nov 1984, Bernal et al. 836 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

115

Astrocaryum malybo

## # # ## ## #### ##

Y#

# #

Y#

Y# Y#

Y#

# #Y#

MAR CARIBE

# VENEZUELA

Y#

#

#

PANAMÁ

Y#

# #

#

# Y#

# ##

OCÉANO PACÍFICO

Medellín Y#

# #

Y#

Y#

BOGOTÁ D.C.

Y# Y#

100

116

0

100

200 km

Y#

GUATINAJO Astrocaryum triandrum Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: En Peligro: (EN)

117

Astrocaryum triandrum

Etimología

Usos e importancia

“Guatinajo” es el nombre con el que se conoce esta especie en la región del río La Miel, en Caldas. Ahora es usado por muy pocas personas.

El tallo es muy fuerte y se usaba antiguamente, a nivel local, para fabricar trapiches de mano, postes para cercas y vigas.

Nombres comunes Cabecenegro, guatinajo, guatinajo hembra (Antioquia, Caldas).

Distribución geográfica Conocida del valle medio del río Magdalena, en los departamentos de Antioquia, Caldas y Boyacá, entre 200 y 500 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma espinosa, con tallo solitario de hasta 8 m de alto. Crece en bosque húmedo tropical, en planos aluviales o pendientes ligeras, sobre suelos ácidos, de fertilidad moderada a alta. Crece dentro del bosque, pero sobrevive como individuos adultos aislados en áreas deforestadas. Se ha encontrado con flores en diciembre y con frutos en noviembre-diciembre.

118

Situación actual Se considera como una especie En Peligro [EN B1ab(iii)]. Con base en las pocas localidades conocidas, se estima una extensión de presencia de unos 170 km2 (criterio B1, umbral a), en un área severamente deforestada, dedicada a ganadería, donde algunos individuos aislados sobreviven en los potreros (umbral b, calificador iii). Se ha observado también en algunos relictos de bosque que se encuentran en el área y se sabe que, por lo menos, tres subpoblaciones están protegidas en tres pequeñas áreas de reserva privada: en la Reserva Río Manso (asociada a la Red de Reservas de la Sociedad Civil) y en la adyacente hacienda San Antonio, en La Miel; en Playalta y en un relicto de bosque de la finca “Las Malvinas” en Puerto Boyacá. No se encuentra, sin embargo, en ninguna área de reserva estatal. Por otro lado, sólo se encuen-

Astrocaryum triandrum

tran en la región un total de 235 km2 de hábitat potencial remanente (el hábitat potencial original se estima en unos 1900 km2), constituido por pequeños fragmentos menores de 40 km2, localizados en jurisdicción de los municipios de Puerto Nare, San Luis, San Francisco, Puerto Triunfo, Sonsón, Puerto Boyacá y La Dorada. Ha sido categorizada previamente como “Vulnerable” a nivel global (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Hacer un diagnóstico sobre el tamaño y la distribución de las

subpoblaciones que tengan mayor potencial de conservación, y apoyar las áreas de reserva en donde se encuentran.

Material representativo ANTIOQUIA: región del río La Miel, 5 km al norte de San Miguel en la carretera a Doradal, 200 m, jun 1986, Bernal et al. 1063 (COL); margen izquierda del río La Miel, hacienda Los Dentones, jun 1940, Ranghel 1 (COL). BOYACÁ: Puerto Boyacá, Puerto Pinzón sobre el río Ermitaño, finca Las Malvinas, 450 m, nov 2000, Bernal et al. 2506 (COL). CALDAS: San Miguel, margen derecha del río La Miel, frente a la hacienda San Miguel, oct 1940, Ranghel 4 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

119

Astrocaryum triandrum

ANTIOQUIA

GD

A OM

Embalse Miraflores

NA

E AL



Puerto Berrio #

Embalse San Lorenzo Embalse del Peñol

SANTANDER

Puerto Nare #

San Luis # #

San Francisco

#

Cimitarra El Peñón

#

#

#

La Belleza

#

## # La Dorada #

#

#

#Puerto Salgar

Otanche

#

Caparrapí

CALDAS

BOYACÁ Laguna de Fúquene

Manizales

# Y

PNN LOS NEVADOS TOLIMA

AYA

30

120

0

30

CUNDINAMARCA

BOGOTA D.C. 60 km

# #

##

PNN CHINGAZA Emba

TÁPARO DEL RÍO CAUCA Attalea amygdalina Familia Palmae

Gloria Galeano

Categoría global: En Peligro: (EN)

121

Attalea amygdalina

Etimología El nombre “táparo” probablemente es derivado de la voz waunaan tapur; el epíteto geográfico alude a la región de la que es endémica.

generación (edad promedia de los progenitores) de 75 años, y una edad mínima de reproducción entre 36 y 52 años. Se ha encontrado con flores en noviembre-diciembre y con frutos en julio y diciembre.

Nombres comunes

Usos e importancia

Almendrón (Valle del Cauca), táparo (Antioquia)

Las hojas se usan localmente para techos y como “ramo bendito” en las celebraciones de Domingo de Ramos. Las semillas son comestibles, con sabor semejante al del coco, y comercializadas a nivel local en Andes, Antioquia. Aunque es cultivada sólo ocasionalmente en jardines, tiene un gran potencial como planta ornamental.

Distribución geográfica Se conoce de la cuenca del río Cauca, desde Valle del Cauca, Caldas y Quindío, hasta Antioquia, entre 1000 y 1600 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario, usualmente subterráneo, pero en raras ocasiones hasta de 10 m de alto. Crece en bosque subandino seco a húmedo, restringida a sitios sombreados, raramente conservada en áreas deforestadas. Los estudios realizados en algunas de las poblaciones mejor conservadas en Antioquia y Valle del Cauca (Suárez 2001) sugieren una longevidad entre 65 y 102 años, con un tiempo de

122

Situación actual Esta especie ha sido categorizada como En Peligro [EN A2ac]. Se conoce de numerosas localidades, pero en un hábitat muy deforestado y fragmentado, en su mayoría transformado para el establecimiento inicial de plantaciones de café, por lo que en toda su área potencial no tiene bosques remanentes. Se estima entonces que las poblaciones han sido reducidas en más de un

Attalea amygdalina

50% en los últimos cien años (criterio A2) y que la situación de deterioro del hábitat potencial continúa (calificadores ac). Así, un estudio apoyado por Corantioquia y la CVC, dos corporaciones regionales cuyos territorios incluyen la mayor parte del área de distribución de la especie, calculó en el año 2000, que el número de individuos adultos que sobrevivían en todo su rango de distribución no pasaba de 4000 y que la mayoría de las subpoblaciones estaban dispersas y fragmentadas en el suroeste antioqueño y noroeste del Valle del Cauca, ninguna de ellas incluyendo más de 250 individuos adultos (Suárez 2001). Esta fragmentación de las poblaciones probablemente explica la pérdida de diversidad genética que tienen las plántulas con respecto a los juveniles, y éstos con respecto a los adultos (Gaitán 2003). Según los estudios de Suárez (2001), cerca de la mitad de los individuos que se observaron en Antioquia se encontraban como sobrevivientes en medio de pastizales, mientras que los restantes estaban distribuidos entre cafetales y rastrojos o restos de bosque junto a las cañadas. En el Valle del Cauca se estimó una pobla-

ción semejante a la encontrada en Antioquia, pero cerca del 20% se encontró en pastizales, mientras que el 80% restante se encontró en cañadas y relictos de bosque. Por su parte, el registro de Caldas no tiene constatación actual, y aunque Patiño (1963) la reseñó como una especie de cultivo restringido en la región de Aguadas en la década de los años 50, se presume que de existir alguna población, ésta no estará en mejor estado que las de Antioquia o el Valle del Cauca. El registro del Quindío es de una población relictual en bosques de cañada, en medio de una matriz de potreros (W. Vargas, com. pers.). No hay ninguna población protegida y en todos los sitios en donde crece, su hábitat se encuentra amenazado. Ha sido previamente categorizada como “Datos Deficientes” (Bernal 1989), como “En Peligro” (BGCI 1996) y como “Indeterminada” a nivel global (Walter & Gillett 1998). Corantioquia está promoviendo, desde hace varios años, programas de enriquecimiento y reforestación con esta especie en algunos sectores del suroeste de Antioquia. Se protege en una colección privada y un área de reforestación en el Municipio de Montenegro, Quindío.

123

Attalea amygdalina

Medidas de conservación propuestas Fomentar la creación de áreas de reserva que incluyan poblaciones viables de la especie. Utilizarla como una especie ideal para reforestación de laderas. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas, e introducirla como ornamental.

Material representativo ANTIOQUIA: carretera VeneciaBolombolo, a 3 km de Venecia, 1400 m, dic 1979, Bernal & Galeano 49 (COL); Venecia, Villa Luz, quebrada El Dulce, a 7 km de la cabecera municipal de Venecia, base del Cerro Tusa, 1400 m, 2000, G. Galeano, obs. pers.;

124

Venecia, Villa Luz, finca San Benito, 1400 m, 2000, G. Galeano, obs. pers.; Betania, La Irene, finca El Alto El Indio, 14 km de la cabecera municipal de Andes, 1440 m, 2000, G. Galeano, obs. Pers.; Betania, La Italia, 1400 m, 2000, G. Galeano, obs. pers.; Concordia, Yarumal, finca Las Palomas, 1500 m, 2000, G. Galeano, obs. pers. CALDAS: Palestina, hacienda La Planta, 800-1000 m, ene 1942, Jaramillo 199 (COL). QUINDÍO: Maravélez, cuenca del río La Vieja, 2000, W. Vargas, obs. pers. VALLE DEL CAUCA: El Almendrón, al este de Bugalagrande, jun 1945, Patiño s. n. (COL, F); Bugalagrande, hacienda San José, carretera Urua-Ceylán, margen derecha del río Bugalagrande, 1300 m, nov 1974, Moore et al. 10199 (COL); Río Frío, cerca de Salónica, Dryander s. n. (B); Salónica, Las Palmas, hacienda Buenos Aires, quebrada San Antonio, 1260 m, 2000, Z. Suárez, obs. pers.; Salónica, Las Palmas, hacienda La Siria, 1240 m, 2000, Z. Suárez, obs. pers.

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Attalea amygdalina

# ###

CHOCÓ

Quibdo

RISARALDA PNN TATAMÁ

CALDAS

#

#Y Manizales

SFF OTÚN-QUIMBAYA

UC

A

Pereira

CA

Armenia

RIO

##

###

QUINDÍO

0

30

PNN LOS NEVADOS

TOLIMA

#Y Ibague ## ###

#

PNN LAS HERMOSAS

VALLE DEL CAUCA 30

Embalse del Peñol

###

O

TRAT

RÍO A #Y

Medellín

60 km

125

MAMARRÓN Attalea cohune Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro: (EN)

126

Attalea cohune

Etimología

Situación actual

“Mamarrón” es el nombre con el que se conoce la especie en la región del Magdalena Medio. Ahora es un nombre poco usado.

Se considera como una especie En Peligro [EN B1ab(i, iii)]. En Colombia se conoce de menos de cinco localidades, para una extensión de presencia estimada de cerca de 720 km2 (criterio B1a), en una región que ha sido severamente deforestada, especialmente para el establecimiento de ganadería (umbral b, calificadores i, iii), donde los individuos que sobreviven en los potreros no son capaces de regenerarse. En general, toda la región que comprende su extensión de presencia está bastante deteriorada y sólo se encuentran parches de hábitat que fluctúan entre 20 y 48 km2, en los municipios de Puerto Boyacá, Puerto Triunfo, Puerto Nare y San Luis. Se encuentra en algún grado de protección en los relictos de bosque de la RSC Río Manso.

Nombres comunes Mamarrón (Magdalena Medio), palma real, palma de cuesco (Antioquia, Boyacá).

Distribución geográfica En Centroamérica, desde México hasta Guatemala y Honduras, y el valle medio del río Magdalena en Colombia, desde los alrededores de La Dorada hacia el norte, por lo menos hasta Puerto Boyacá, en los departamentos de Antioquia, Caldas, Boyacá, y posiblemente Cundinamarca, entre 150 y 400 m de elevación.

Ecología Palma solitaria, con tallo de 315 m de alto y 35-50 cm de diámetro. Crece en bosque húmedo tropical; es común en terrenos de colina, en bosques residuales y como individuos aislados en medio de potreros. Se ha encontrado con flores en mayo y con frutos en marzo y mayo.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones. Apoyar la protección efectiva de los bosques en los que crece. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas.

127

Attalea cohune

Material representativo

CALDAS: km 13 al norte de La Dorada, en la carretera a San Miguel, 330 m, mar 1977, Gentry et al. 18205 (MO); Norcasia, río La Miel, 2 km abajo de la desembocadura del río Manso, 160-200 m, may 2000, Bernal & Lopera 2793 (COL, FAUC, NY).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

ANTIOQUIA

Río

Me

del

lín

ANTIOQUIA: región del río La Miel, 5 km al norte de San Miguel en la carretera a Doradal, 200 m, jun 1986, R. Bernal & G. Galeano, obs. pers. BOYACÁ: carretera Puerto Boyacá, río Ermitaño, 2001, R. Bernal, obs. pers.; km 16 después de Puerto Boyacá, 370 m, ca. 1997, Duque et al. 61 (COL, HUA).

Embalse San Lorenzo Embalse Samaná

Embalse del Peñol

#

CALDAS

PNN LOS NEVADOS

TOLIMA 25

128

0

25

RÍO MAGDALENA

# #

SANTANDER

#

BOYACÁ

CUNDINAMARCA

50 km

##

#

PALMA REAL DE TUMACO Attalea colenda Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro: (EN)

129

Attalea colenda

Etimología “Palma real” es el nombre con el que conoce la especie en la región de Tumaco.

Distribución geográfica Conocida de la región de la Costa Pacífica, desde el sur de Colombia, en Nariño, hasta el sur de Ecuador, por debajo de 600 m de altitud. En Colombia se encuentra distribuida por debajo de 100 m de elevación.

Ecología Palma corpulenta con tallo solitario de hasta 30 m de alto. Crece en bosque muy húmedo a pluvial tropical, en zonas planas o en colinas, sobre suelos bien drenados. Se ha encontrado como un componente importante del bosque en algunos muestreos en Ecuador (BlicherMathiesen & Balslev 1990). Persistente en áreas perturbadas, donde sin embargo, no es capaz de regenerarse. Es dispersada por roedores terrestres. La edad de la primera reproducción se ha calculado en 10-12 años (AcostaSolís 1971). Se ha encontrado

130

con flores en octubre y noviembre y con frutos en noviembre-enero.

Usos e importancia Es una palma con un gran potencial como fuente de aceite proveniente de las semillas, el cual es de calidad comparable en composición al del coco (Cocos nucifera) y al de la palma de aceite africana (Elaeis guineensis) (Balslev & Blicher-Mathiesen 1991, BlicherMathiesen & Balslev 1990, Patiño 1977b), y por ello las semillas son usadas comercialmente en Ecuador (Balslev & Blicher-Mathiesen 1991). Su producción de aceite (0,35-3,2 ton/ha) es comparable a la de la palma de aceite africana en los primeros años de su domesticación (1,8-2,6 ton/ha) (BlicherMathiesen & Balslev 1990). Según Patiño (1977b), antiguamente se despachaban cargamentos de semillas desde Tumaco y desde el Ecuador, a las fábricas de manteca de Barranquilla y Cartagena. El palmito se consume ocasionalmente. A nivel local también se extraía antiguamente aceite del mesocarpio y las semillas eran usadas para alimentar cerdos y también eran consumidas por el ganado.

Attalea colenda

Situación actual Esta especie ha sido categorizada como En Peligro [EN B1ab(i, iii)]. En Colombia se conoce de muy pocas colecciones (menos de cinco localidades), todas en los alrededores de Tumaco, Nariño, las cuales demarcan una extensión de presencia de unos 100 km 2 (criterio B1a), con una distancia máxima de 38 km entre localidades. Las poblaciones conocidas están actualmente amenazadas por la deforestación, en gran parte, para establecer plantaciones de palma africana (umbral b, calificadores i, iii). Los bosques remanentes que podrían constituir hábitat potencial para esta especie suman unos 550 km2, incluyendo algunos sectores más al norte en el departamento de Nariño; sin embargo, su presencia allí aún no ha sido corroborada. La situación de las poblaciones de la palma real en territorio ecuatoriano es probablemente similar, pues Balslev & Blicher-Mathiesen (1991), llamaron la atención sobre la desaparición de las poblaciones, debido a la deforestación de un área significativa de la costa ecuato-

riana, donde gran parte de la población conocida estaba constituida por individuos adultos en medio de potreros, en los que no logran regenerarse; solamente en la provincia de Esmeraldas había aún bosques suficientes para la regeneración natural de la especie (Balslev & BlicherMathiesen 1991). Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” (Bernal 1986, BGCI 1996), como “Vulnerable” a nivel nacional y como “Rara” a nivel global (Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones y considerar la protección de un área en donde se encuentre alguna población viable. Considerar la factibilidad de hacer programas de conservación conjuntos con Ecuador. Por otro lado, se sugiere cultivarla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo NARIÑO: Tumaco, entre Cajapí y Dosquebradas, 50 m, jun 2000, Bernal & Moriano 2502 (COL); estación del

131

Attalea colenda

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

INDERENA, km 55 de Tumaco sobre la carretera a Túquerres, 50 m, nov 1981, Gentry 34884 (COL); Tumaco, alrededores de Piñal Dulce, oct 1955, Romero 5339 (COL).

#

Francisco Pizarro

OCÉANO PACÍFICO #

Tumaco

a

Río Mir

%

Roberto Payán#

# % Chilvi Pital

%

#

%

Espriella

#

ECUADOR

# #

15

132

0

15

30 km

NARIÑO

Río

San

Jua

n

PALMA DE CERA DE LA ZONA CAFETERA Ceroxylon alpinum subsp. alpinum Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro: (EN)

133

Ceroxylon alpinum subsp. alpinum

Etimología El nombre en español alude a la distribución altitudinal, que coincide con la zona cafetera en Colombia

Nombres comunes Chonta (Quindío); palma de cera, palma real (Valle).

Distribución geográfica Conocida de los Andes de Colombia y Venezuela. En Colombia crece en la vertiente occidental de la Cordillera Oriental, en Cundinamarca; en la Cordillera Central, en Caldas, Antioquia, Risaralda y Quindío; y en las vertientes occidental y oriental de la Cordillera Occidental, en Valle del Cauca, Caldas y Antioquia, entre 1400 y 2000 m de altitud.

Ecología Palma con tallo solitario de hasta 40 m de alto, dioica (con los sexos en individuos separados). Crece en bosque húmedo subandino o premontano. Según Vergara (2002), en condiciones naturales se demora aproxima-

134

damente 57 años para empezar a producir tallo; la etapa reproductiva empieza cuando las palmas tienen un promedio de 83 años, y se ha calculado su longevidad en 160 años, o hasta más de 200, en casos excepcionales. Se ha encontrado con flores en abril y noviembre, y con frutos en abril, julio y noviembre. Un estudio sobre dispersión de semillas de esta especie (Mejía 1999), concluyó que los dispersores potenciales de semillas incluyen mamíferos, como el murciélago Artibeus jamaicensis, guatines (Dasyproctafuliginosa), ardillas (Sciurus granatensis), y aves como la pava (Chamaepetes goudotii), paletones y carrascos (Aulacorhynchus haematopygus y A. prasinus), barranqueros (Momotus momota) y quetzales (Pharomachrus auriceps).

Usos e importancia Las hojas jóvenes fueron usadas durante muchos años como “ramo” en las celebraciones de Domingo de Ramos. Los tallos se empleaban para hacer cercas en casas y fincas, al igual que en la construcción de paredes. Los frutos son usados esporádicamente para alimentar cerdos.

Ceroxylon alpinum subsp. alpinum

Situación actual Esta especie ha sido categorizada como En Peligro [EN A2 ace]. El hábitat donde crecía originalmente fue drásticamente transformado para el establecimiento de plantaciones de café y otras actividades agropecuarias, y se calcula que en las últimas tres generaciones (210 años), las poblaciones han sufrido una reducción mayor al 80% (criterio A2ac). Por otra parte, desde hace algunos años se ha descubierto una enfermedad, de origen todavía desconocido, que causa la muerte de los individuos más viejos y que ya ha empezado a afectar las poblaciones (calificador e). En la mayor parte de su área de distribución, las poblaciones están casi completamente reducidas y representadas por unos pocos individuos adultos que sobreviven en los potreros, pero que no son capaces de regenerarse allí, o en medio de cafetales o en los pocos manchones de bosque que se conservan en esa zona de vida. El área potencial remanente actual en todo su rango de distribución es de cerca de 60 km2, distribuidos en fragmentos en las tres cordilleras. La extensión de

presencia se estima en 624 km2, con una distancia máxima de 214 km entre localidades. Las poblaciones mejor conservadas se encuentran en la Cordillera Central, en el valle de Cocora, en Salento, Quindío, donde un estudio realizado por Vergara (2002), estimó el número de individuos adultos en unos 2500. La severa reducción de la población original a los actuales fragmentos, probablemente explica la pérdida de diversidad genética observada en las plántulas en esta localidad (Gaitán 2003). Otra población aparentemente abundante se encuentra en la Cordillera Oriental, en cercanías de Chaguaní, Cundinamarca. La especie se encuentra protegida, por lo menos, en tres áreas de reserva: en el Santuario de Flora y Fauna Otún-Quimbaya, en Risaralda, donde hay un área grande de bosque bien protegido; en la Reserva Bremen, de la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), en el municipio de Circasia, Quindío; y en la reserva de la Sociedad Civil El Ciprés, en el Dovio, Valle del Cauca (E. Calderón, com. pers.). También se ha observado en el cañón del río Barbas, en Quindío, donde la topografía

135

Ceroxylon alpinum subsp. alpinum

escarpada del terreno facilita su conservación (E. Calderón, com. pers.). Aunque la mayor amenaza para la especie es la drástica desaparición de su hábitat, un estudio demográfico en la región de Salento, donde se encuentran poblaciones estables (Vergara 2002), encontró que la práctica de cosechar las hojas para ser usadas como “ramo bendito” durante el Domingo de Ramos, afecta significativamente el crecimiento de las palmas y puede poner En Peligro la supervivencia de la especie a largo plazo; y con base en esto, recomendó mantener la veda para la explotación de sus hojas. Afortunadamente, en la región del Quindío, esta práctica está completamente erradicada desde hace varios años, como producto de la labor de educación y control que han realizado la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ) y la Fundación Herencia Verde. En las otras regiones también está establecida la veda, pero no sabemos si se cumple a cabalidad. En Filandia, Quindío, hay un vivero en reproducción de esta palma de cera (Girón 2001). Es posible esperar su presencia en la parte más baja del PNN Tatamá, pero este hecho

136

aún no se ha confirmado. Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” tanto a nivel nacional como global (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las demás poblaciones; promover la protección de áreas que todavía contengan buenas poblaciones; incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas y fomentar su cultivo como ornamental. Implementar la veda total de corte de sus hojas a nivel nacional. Vergara (2002) recomienda como estrategia para su conservación, restaurar áreas aledañas a los relictos existentes para crear corredores que faciliten un flujo genético entre los individuos.

Material representativo ANTIOQUIA: entre Jardín y Riosucio, 2003, J. Toro, obs. pers. CALDAS: Riosucio, carretera Jardín-Riosucio, 1700 m, 1989, G. Galeano, obs. pers.; alrededores de Chinchiná, 2002, R. Bernal, obs. pers. CUNDINAMARCA: Guaduas, carretera La CabañaChaguaní, vertiente hacia Chaguaní, 1700 m, oct 1998, Bernal & Galeano 2320 (COL); Sasaima, carretera a Guaduas, km 64, 1720 m, abr 1985, Galeano & Bernal 687 (COL); Sasaima, en patios de casas sobre la carretera Sasaima-Honda, sep 1970, Moore & Dietz

Ceroxylon alpinum subsp. alpinum m, oct 1946, Cuatrecasas 22305 (BH); 41 km de Cartago en la carretera a San José del Palmar, abr 1976, Dransfield & Moore 4887 (BH); carretera El Dovio-La Selva, nov 1974, Moore et al. 10203 (COL); El Dovio, reserva de la Sociedad Civil El Ciprés, 2003, E. Calderón, obs. pers.; carretera Argelia-La Florida, 5 km de Argelia, un km antes de la inspección de policía La Palma, 1560 m, abr 1989, Bernal & Devia 1550 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Rodrigo Bernal

9864 (COL). QUINDIO: 1 km al este de Calarcá en la carretera entre Armenia e Ibagué, 1780-1830 m, nov 1974, Moore et al. 10191 (BH,COL); Salento, 1700-1900 m, jul 1922, Killip 9049 (NY, BH); hacia río Boquía, 16001700 m, ago 1922, Hazen 10149 (US); Circasia, Reserva Bremen, 2003, E. Calderón, obs. pers.; cañón del río Barbas, 2003, E. Calderón, obs. pers. RISARALDA: Santuario de Flora y Fauna Otún-Quimbaya, 2003, E. Calderón, obs. pers.; carretera Pereira-Chinchiná, 2002, R. Bernal, obs. pers. VALLE DEL CAUCA: Cordillera Occidental, vertiente occidental, valle del río Albán, El Zancudo, 1480-1540

137

Ceroxylon alpinum subsp. alpinum

SAN

CHOCÓ

ANTIOQUIA

RÍO CAUCA

PNN LAS ORQUÍDEAS

Medellín BOYACÁ

# Y

# #Y

PNN TATAMÁ

# ## #

# # QUINDÍO

PNN LOS NEVADOS

#Y

SFF OTÚN QUIMBAYA

TOLIMA

VALLE DEL CAUCA

#Y

DALENA

CALDAS

RÍO MAG

ó

RISARALDA

CUNDINAMARCA

# ## BOGOTÁ D.C.

PNN SUMAPAZ

PNN LAS HERMOSAS

#####

138

0

50

100 km

AYA

U RÍO G

50

RA D PNN SIER

PNN NEVADO DEL HUILA

#

PALMA DE CERA DEL QUINDÍO Ceroxylon quindiuense Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: En Peligro: (EN)

139

Ceroxylon quindiuense

Etimología El nombre en español hace referencia a la región donde fue descubierta esta especie, y donde se encuentran las poblaciones más grandes.

Distribución geográfica Crece en ambas vertientes de la Cordillera Occidental (donde es escasa) y de las Cordilleras Central y Oriental, hasta los límites con Venezuela, usualmente entre 2000 y 3000 m de elevación. Cultivada como ornamental en Bogotá. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario, hasta 60 m de alto, considerada la especie de palma más alta del mundo. Es dioica (con los sexos en individuos separados). Crece en zonas de bosque húmedo montano y montano bajo. Los frutos maduros son consumidos por aves como urracas (Cyanocorax yncas), loritos (Hapalopsitacafuertesii, H.amazonina,Ognorhynchusicterotis), mirlos (Turdus spp.), tucanes (Aulacorhynchus prasinus). El cogollo es consumido por el oso de

140

anteojos (Tremarctos ornatos), el cual trepa los tallos más bajos para alcanzar la parte superior de la corona (Henderson et al. 1995). Se ha encontrado con flores en enero-abril y agosto-septiembre y con frutos en noviembre-diciembre.

Usos e importancia Mediante la Ley 61 de 1985 del Congreso de la República, C. quindiuense fue declarada como árbol nacional y símbolo patrio de Colombia. Hasta hace pocos años se cortaban cada año miles de hojas para ser usadas como “ramo bendito” en la Semana Santa. Durante los últimos años se ha implantado una veda que redujo el corte de hojas de manera significativa. Los tallos rajados son usados para cercas, vigas y paredes de casas. La extracción de la cera que cubre los tallos fue una actividad económicamente importante en la región del Quindío hasta la mitad del siglo XIX. La cera era usada para hacer velas y fósforos, los cuales eran vendidos en los mercados locales. Para la extracción de la cera, los cosecheros trepaban a las palmas o, más frecuentemente, las derribaban; por esta

Ceroxylon quindiuense

razón cientos de palmas fueron destruidas en aquellas épocas (Bernal 1989).

Situación actual Esta especie ha sido catego-rizada como En Peligro [EN A2 ace]. Aunque antiguamente era una especie muy abundante y los palmares cubrían grandes extensiones en la Cordillera Central, una parte considerable del hábitat original ha sido drásticamente transformado, principalmente para el establecimiento de ganadería, de tal suerte que se estima que sus poblaciones se han reducido en más de 50% en los últimos 210 años (tres generaciones) (criterio A2). Aunque es una especie algo frecuente en diferentes regiones, las poblaciones están representadas, en su mayoría, por individuos adultos aislados que son incapaces de reproducirse en zonas abiertas y con pastoreo de ganado. Durante muchos años, las poblaciones eran sometidas a la cosecha de hojas para ser usadas en el Domingo de Ramos y esto seguramente afectó su estructura y su dinámica; afortunadamente, esta práctica está casi completamente abolida, a raíz de la veda de corte de hojas y los

programas de educación y control ambiental que se han realizado en todo el país en los últimos años. Estrictamente hablando, es una palma protegida por ley, pues desde que se designó como “árbol nacional colombiano”, en 1985, se tiene la obligación de proteger áreas representativas en donde la especie crece y de prohibir su tala bajo sanción penal. Las poblaciones mejor conservadas actualmente se encuentran en la Cordillera Central, en terrenos muy escarpados en las montañas entre Quindío y Tolima. Un diagnóstico del estado de los palmares de C. quindiuense en el departamento del Tolima, realizado por la Corporación Autónoma Regional del Tolima y la Fundación Herencia Verde (Palomino 1994), en un área de cerca de 8000 ha, encontró que todavía existen, entre fragmentos y áreas más extensas, bosques densos poco intervenidos con presencia de esta palma. Aunque no se tiene información confirmada, es de esperar que se encuentre en algunas de las áreas de protección estatal, como los PNN Chingaza y Sumapaz, en la Cordillera Oriental, Los Nevados,

141

Ceroxylon quindiuense

Nevado del Huila y Las Hermosas, en la Cordillera Central, y Farallones de Cali, en la Cordillera Occidental. Se conoce una subpoblación en la RSC SumaPaz, en jurisdicción de Cabrera (Cundinamarca), en zona de amortiguamiento de PNN Sumapaz (E. Calderón, com. pers.) . Un factor que contribuye a agravar la situación para esta especie, es la aparición, desde finales de los años 80, de una enfermedad todavía de origen desconocido, que se manifiesta como un secamiento gradual de las hojas hasta su pérdida total y finalmente, la muerte de la palma. Según Rodríguez & Boa (2001), esta enfermedad, que afecta las palmas adultas, se encuentra presente en todas las poblaciones a lo largo de la Cordillera Central, entre el sur del valle del Cauca, hasta el norte de Caldas. En las áreas más afectadas, como en las poblaciones del Municipio de Roncesvalles, Tolima, la enfermedad ha afectado ya más del 50% de las palmas. Con base en esta información, los mismos autores recomiendan incluir a Ceroxylon quindiuense en la categoría de En Peligro Crítico. Sin

142

embargo, en poblaciones compuestas en su mayoría por palmas más jóvenes, como en las laderas arriba de Cajamarca, Tolima, no se ha encontrado la enfermedad. Esto hace pensar que se trata de una enfermedad relacionada con el proceso de senescencia de las palmas (R. Bernal, obs. personal). Sin embargo, no se conoce la situación de las poblaciones con respecto a esta enfermedad en las otras dos cordilleras. En los últimos años se ha implementado un programa para la conservación de esta especie, particularmente por parte de la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), la cual viene trabajando desde hace más de una década en diversos aspectos, incluyendo manejo, conservación, producción y educación ambiental y desde el año 2001, en asocio con un grupo de entidades que incluye varias corporaciones regionales (Cortolima, Corpocaldas, CVC, Corantioquia), universidades y otras entidades, la CRQ ha venido trabajando en el establecimiento de un programa nacional de investigación sobre la palma de cera.

Ceroxylon quindiuense

La palma de cera del Quindío ha sido categorizada previamente como “Vulnerable” a nivel nacional (Bernal 1989) y como “Indeterminada” a nivel global (Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; promover la protección y apoyo oficial de otras áreas donde se encuentran aún extensos palmares, como la región de Salento (Quindío) y Toche (Tolima) y en una serie de fragmentos boscosos con poblaciones de palma de cera, que pertenecen a fincas de particulares (Girón & Rodríguez 2001); establecer corredores de bosque para conectar los parches aislados (Girón & Rodríguez 2001); corroborar su presencia y el estado de sus poblaciones en las áreas protegidas; incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas y fomentar su cultivo como ornamental. Tomar medidas para el estudio y control de la enfermedad que afecta los individuos adultos. Continuar con la veda total al corte de sus hojas a nivel nacional.

Material representativo ANTIOQUIA: Guarne, vereda Mejía, 2300 m, ago 1979, Bernal & Galeano 1 (COL); San José, Valmaría, valle del río San Andrés, afluente del río Cauca, 2600 m, dic 1979, Bernal & Galeano 53 (COL); Jardín, entre Jardín y Riosucio, 2600 m, 1989, G. Galeano, obs. pers. BOYACÁ: Duitama, finca La Sierra, bosque ca. río La Rusia, 2450 m, nov 1997, Betancur et al. 7600 (COL); Villa de Leyva, camino al SFF Iguaque, 2800 m, 2001, G. Galeano, obs. pers. CUNDINAMARCA: Granada, San José, 2700 m, jun 1987, Morales et al. 953 (COL). META: entre San Juanito y el PNN Chingaza, sep 1997, Acero 39 (COL). NORTE DE SANTANDER: alrededores de Toledo, 2400 m, 1987, G. Galeano & R. Bernal, obs. pers. QUINDÍO: Paso de La Línea, 2700-2900 m, 2002, G. Galeano, obs.pers.; Salento, ca. 2200 m, 2002, G. Galeano, Obs. Pers. RISARALDA: Pereira, Reserva Regional Ucumarí, arriba de La Pastora, 2610 m, oct 1989, Rangel et al. 5505 (COL). TOLIMA: La Ceja a Agua Bonita, viejo camino al Quindío, 2500-3100 m, ago 1922, Killip & Hazen 9525 (US); carretera a Toche, 3000 m, 1998, G. Galeano & R. Bernal, obs. pers.; a lo largo de la carretera al Quindío, entre Cajamarca y sus límites, 2970 m, mar 1939, Killip & Varela 34687(COL); río Bermellón, montañas ca. a la carretera Ibagué-La Línea, 2000 m, nov 1974, Moore et al. 10193 (COL); provincia de Mariquita, páramo del Quindío, 3000 m, 1851-1857, Triana 720 (P). TOLIMA-CALDAS: entre Fresno y Manizales, km 57, sep 1941, Fairchild 53 (COL). VALLE DEL CAUCA: Loma de Barragán, sobre la quebrada de Los Osos, hacia Los Chuchos, hoya del río Bugalagrande, 3000 m, abr 1946, Cuatrecasas 20964 (BH); Los Farallones, vertiente noroeste, quebrada del Ratón, mina El Diamante, 2950-3000 m, jul 1946, Cuatrecasas 21748 (BH); ca. a Mares sobre carretera de Cali a Buenaventura, ca. 2000 m, jun 1977, Killip et al. 39175 (COL); montañas arriba de Tenerife, 3108 m, sep 1970, Moore & Dietz 9879 (COL); Tuluá, 2-3 km

143

Ceroxylon quindiuense

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

de Santa Lucía hacia el alto de Italia, Cordillera Central, 2950-3130 m, mar 1988, Bernal et al. 1436 (COL).

# # Medellín

#

#

# ## # # ### #

# #

# ##

#

Bogotá D.C.

#

#

# # ### ## #### # ##

85

144

0

85

170 km

#

PALMA DE CERA BARRIGONA Ceroxylon ventricosum Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro: (EN)

145

Ceroxylon ventricosum

Etimología El nombre en español hace referencia a su tronco especialmente grueso.

elevación). Las hojas eran tradicionalmente cortadas para ser utilizadas durante el Domingo de Ramos. Los tallos se usan para puentes y cercas.

Distribución geográfica

Situación actual

Desde el suroccidente de Colombia, en la Cordillera Central, vertiente occidental (Cauca) y en la vertiente oriental de los Andes (Putumayo), hasta el suroriente de Ecuador, a elevaciones entre (1800-) 2000 y 3000 m; en Ecuador se encuentran poblaciones de miles de individuos.

Se considera como una especie En Peligro [EN A2ac]. El hábitat de esta especie ha sido fuertemente transformado principalmente para el establecimiento de pastos, de tal suerte que se estima que las poblaciones han sufrido una reducción de por lo menos 50% en las últimas tres generaciones (cerca de 210 años) (criterio A2ac), pues de su hábitat potencial original, estimado en unos 2500 km2, se conserva ahora sólo cerca del 35%. En el Nudo de Los Pastos, donde se encuentran la mayoría de las localidades conocidas, se estima que sólo se encuentra como hábitat potencial remanente entre el 20% al 50% del hábitat potencial original. Su extensión de presencia se estima en 9818 km2, con una distancia máxima entre localidades de 244 km. En la mayor parte de su rango actual se conocen principalmente individuos dispersos en medio de los potreros y en los relictos

Ecología Palma con tallo solitario, de hasta 30 m de alto, dioica (con los sexos en individuos separados). Crece en bosque húmedo montano. Su longevidad y ciclo de vida posiblemente son muy similares a los de C. quindiuense. Se ha encontrado con flores en noviembre y con frutos en marzo y junio.

Usos e importancia Cultivada como ornamental en Bogotá y en Nariño (en la carretera a Piedrancha, a 1600 m de

146

Ceroxylon ventricosum

de bosque. Las poblaciones más importantes se observaron en el año 2000 en las montañas al norte del Valle del Sibundoy. Es posible que su areal se extienda más hacia al norte por ese mismo flanco de la cordillera, en zonas boscosas poco conocidas. Aunque se han observado individuos en áreas cercanas al PNN Munchique, no se ha verificado su presencia dentro del Parque.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones, promover la protección de áreas que todavía contengan poblaciones viables de la

especie; incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas y fomentar su cultivo.

Material representativo CAUCA: entre Tacueyó y Huila (Tagala), ene 1906, Doyle 233 (US); Cordillera Central, vertiente occidental, cabeceras del río Palo, quebrada de Santo Domingo, 27502850 m, dic 1944, Cuatrecasas 19322 (BH, US); El Tambo, antes de llegar al PNN Munchique, 2200 m, feb 1988, Bernal obs. pers. PUTUMAYO: Santiago, Tonjoy, Valle de Sibundoy, 2550 m, jun 2000, Bernal et al. 2477 (COL); entre Sibundoy y Mocoa, 2400-2700 m, 2000, R. Bernal, obs. pers.; alta cuenca del río Putumayo en el valle de Sibundoy, extremo este junto a San Francisco, 2200 m, ene 1941, Cuatrecasas 11576 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

147

Ceroxylon ventricosum

VALLE DEL CAUCA

Y # PNN LOS FARALLONES DE CALI

#

HUILA

PNN NEVADO DEL HUILA

#

PNN MUNCHIQUE

#

#Y

Río

Pa

tía

NGA

CAUCA

Río

#Y

NARIÑO SFF GALERAS

#Y

F ISLA DE LA COROTA

# ##

Laguna de la Cocha

40

148

0

40

a

alen

d Mag

PNN ALTO FRAGUA INDI WASI

#

#Y

PUTUMAYO

80 km

## #

MOLINILLO DE RICARDO Chamaedorea ricardoi Familia Palmae Categoría global: En Peligro: (EN)

149

Chamaedorea ricardoi

Etimología

Situación actual

El nombre “molinillo” es empleado comúnmente para designar especies del género Chamaedorea, pues muchas de ellas tienen raíces aéreas, que permiten que el tronco se use como molinillo; el epíteto “de Ricardo” hace referencia al botánico colombiano Ricardo Callejas, quien recolectó el ejemplar tipo de esta especie y en cuyo honor fue nombrada.

Chamaedorea ricardoi ha sido categorizada como En Peligro [EN B1ab(i, iii)]. Es una especie recién descrita (Bernal et al. 2004), conocida sólo de tres localidades (con una distancia máxima entre ellas de 19 km), que delimitan una extensión de presencia de 55 km2 (criterio B1a), en una región que ha sido severamente deforestada en la década de los años 80, debido a la construcción de la carretera Medellín-Bogotá, lo cual sugiere que ha habido una disminución continua en la calidad del hábitat potencial para la especie (umbral b, calificadores i, iii). Del hábitat potencial original, que estimamos en cerca de 930 km2, hoy se encuentra sólo cerca de un 30% en buen estado, distribuidos en fragmentos en los municipios de San Carlos, San Luis y Sonsón, donde es necesario confirmar la presencia de la especie. Además, no se encuentra protegida en ningún área de reserva conocida.

Distribución geográfica Se conoce sólo de una pequeña área del noroccidente de Colombia, en el valle medio del río Magdalena y laderas aledañas de la Cordillera Central en el departamento de Antioquia, entre 325 y 920 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario de 2 a 8 m de alto. Crece en el sotobosque, en bosque húmedo tropical, al parecer asociada con suelos calcáreos. Se ha encontrado con flores en mayo y con frutos en mayo y octubre.

150

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; promover la protección de áreas que todavía con-

Chamaedorea ricardoi rretera de la autopista Medellín-Bogotá al corregimiento El Prodigio, ca. 25 km de la autopista, 500-630 m, may 1990, Cogollo et al. 4563 (JUAM, MO); San Carlos, Alto Samaná, Miraflores, finca El Desespero, seis horas desde El Alto Samaná, 880-920 m, oct 1989, Callejas et al. 8539 (COL, HUA).

tengan poblaciones viables; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

ANTIOQUIA: San Luis, cañón del río Claro, sector norte, margen izquierda, 325 m, may 1984, Cogollo 1680 (JUAM, MO); ca-

ANTIOQUIA

Embalse San Lorenzo Embalse del Peñol #

Medellín

#

RÍO

# Caracolí #

#

Granada # San Luis## # San Francisco #

CA

UC

A

#

SANTANDER

#

Puerto Triunfo

#

Argelia

CALDAS

Y #

Manizales TOLIMA Pereira 30

RÍO MAGDALEN

A

CUNDINAMARCA #

#

PNN LOS NEVADOS 0

30

60 km

151

PALMICHA DE PROVIDENCIA Coccothrinax argentata Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro: (EN)

152

Coccothrinax argentata

Etimología “Palmicha” es uno de los nombres con el cual se conoce esta especie en la Isla de Providencia.

Nombres comunes Wild pop thatch, pactá (alteración de pop thatch), palmicha (Providencia, San Andrés).

Distribución geográfica Se extiende desde el sur de la Florida y las Bahamas, incluyendo Cuba, Jamaica y las costas de la península de Yucatán; presente en Colombia en la Isla de Providencia, donde sus poblaciones representan el límite sur de distribución de la especie, desde el nivel del mar hasta 300 m de elevación.

Ecología Palma con tallo solitario de hasta 6 m, raramente hasta 10 m de alto. Crece sobre suelos arenosos, en áreas expuestas y de vegetación abierta, y es común en los acantilados cerca del mar. En las áreas donde crece, la vegetación está consti-

tuida por un bosque seco con pequeños árboles donde predomina el resbalamono (Bursera simaruba), algunos cactos y el cock-spur (Acacia collinsii) (Parques Nacionales 2003). Se ha encontrado con flores y con frutos en enero.

Usos e importancia Las hojas se utilizaban antiguamente para techar. Tiene un gran potencial como planta ornamental.

Situación actual Aunque es una especie relativamente abundante en la Isla de Providencia, especialmente hacia el sur, el occidente y en las montañas centrales, se categorizó como En Peligro [EN B1ab(i, iii)] por el criterio B1, pues se estima una extensión de presencia menor de 5000 km2; además, es conocida de menos de cinco localidades, con algún grado de deterioro de su hábitat (umbral b, calificadores i, ii). Presente en el PNN Old Providence & Mc Bean Lagoon, que comprende sólo 90 ha terrestres localizadas en Iron Wood Hill.

153

Coccothrinax argentata

154

Medidas de conservación propuestas

botánicos y otras colecciones vivas y fomentar su cultivo.

Evaluar el estado actual de las poblaciones y promover la protección de áreas que todavía contengan poblaciones viables; reforzar las medidas de protección en el PNN Old Providence & Mc Bean Lagoon; incluirla en jardines

Material representativo SAN ANDRÉS Y PROVIDENCIA: 210 m, jun 1993, Gentry & Ortiz 79718 (MO); Providencia, acantilados rocosos en los alrededores de Aguadulce, 0-50 m, ene 2001, Bernal & Galeano 2517 (COL, HUA).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Coccothrinax argentata

ISLA DE SANTA CATALINA

#

PNN OLD PROVIDENCE MC BEAN LAGOON

ISLA DE PROVIDENCIA

#

MAR CARIBE

2

0

2

#

4 km

155

NOLÍ Elaeis oleifera Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: En Peligro: (EN)

Etimología

“Nolí” es uno de los nombres usados para esta especie en la región del Caribe colombiano.

156

Nombres comunes Coroza (Chocó, Córdoba); corozo (Antioquia, Chocó); corozo de manteca (Bolívar); nolí (Urabá, valle del Magdalena); ñolí (Cesar, Córdoba).

Elaeis oleifera

Distribución geográfica Ampliamente distribuida desde Nicaragua hasta el nor-occidente de Colombia, y algunas poblaciones esparcidas en Surinam, Guayana Francesa y en la cuenca amazónica en Perú, Ecuador y Brasil. En Colombia crece en el valle medio del río Magdalena, la cuenca baja de los ríos Cauca, Sinú y San Jorge, la base de la Sierra Nevada de Santa Marta en La Guajira, la región de Urabá y el Darién, hasta los alrededores de Bahía Solano, usualmente por debajo de 500 m de altitud, ocasionalmente hasta 800 m en la cuenca del río Cauca (Patiño 1977b).

Ecología Palma con tallo solitario, usualmente postrado y erguido al final, de hasta 3 m de alto. Crece en bosque muy húmedo tropical, usualmente asociado a suelos aluviales con mal drenaje, periódicamente inundables, donde a menudo forma poblaciones de numerosos individuos; en la región del Urabá chocoano, crece como una especie importante junto a la “pángana” (Raphia taedigera). Al parecer empieza la

etapa reproductiva a los 5 años aproximadamente (Patiño 1977b). Se ha encontrado con flores en marzo y noviembre-diciembre y con frutos en eneromarzo, julio y noviembre.

Usos e importancia Por sus frutos con pulpa y semillas oleaginosas, fue una palma muy utilizada en la primera mitad del siglo XIX, para la extracción de aceite en la costa caribe colombiana, para la cual funcionaban varias empresas locales. Con el aceite extraído de las semillas se alumbraban iglesias y casas, y al parecer constituyó el alumbrado de las calles de Cartagena y otras ciudades cercanas, por lo menos hasta 1870 (Patiño 1977b). A nivel local también se utilizan los frutos para engordar cerdos y gallinas. De su pulpa se prepara chicha o se extrae aceite de color rojizo, comestible, y de la semilla, aceite de color oscuro, utilizado en la medicina popular como antihelmíntico. Ha sido exitosamente hibridizada con la palma africana de aceite, Elaeis guineensis, con el fin de incorporar los caracteres favorables de la especie nativa (menor altura,

157

Elaeis oleifera

aceite más rico en ácidos grasos no saturados, y resistencia a pestes y enfermedades (Ospina & Ochoa 1998)). Representa, pues, una palma con un alto potencial, no sólo por sus cualidades intrínsecas, sino también por constituir un material genético importante en el mejoramiento de la palma africana. Recientemente ha sido introducida como especie ornamental en la jardinería urbana de Cali (E. Calderón, com. pers.)

Situación actual Se considera una especie En Peligro [EN A2c]. Antiguamente era muy abundante en las planicies aluviales de la región de Urabá y en los valles de los ríos Sinú y Magdalena (Patiño 1977b), donde todavía se encuentran vestigios de sus poblaciones. En la actualidad las poblaciones están muy reducidas, como consecuencia de la deforestación y la fragmentación de su hábitat. Se estima que las poblaciones sufrieron una reducción mayor del 50% en los últimos 60 años y que la mayoría de las poblaciones remanentes siguen sufriendo disminución por el deterioro continuo en la cali-

158

dad de su hábitat (criterio A2c). Es posible que aún existan poblaciones en remanentes de bosque entre Puerto Boyacá, Puerto Triunfo y Cimitarra. Presente en el PNN Los Katíos. Ha sido previamente categorizada como “Vulnerable” a nivel nacional (Bernal 1989).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones. Promover la creación de otras áreas de reserva que contengan poblaciones viables de la especie. Incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Comentarios Es posible que se encuentren poblaciones aún no detectadas en la Amazonia colombiana, pues está en otras áreas cercanas de países limítrofes.

Material representativo ANTIOQUIA: San Pedro de Urabá, 23 km al norte de la cabecera, 190-200 m, jul 1982, Bernal & Galeano 401 (COL); Turbo, carretera Panamericana, 1 km antes de Lomas Aisladas, 10-20 m, dic 1982, Bernal & Galeano 453 (COL); Arboletes, La Toyosa, 100 m, mar 1983, Bernal & Galeano 518

Elaeis oleifera (COL); bosque detrás de la Playa, ene 1974, Gentry 9468 (COL); Puerto Triunfo, 200 m, 1996, R. Bernal, obs. pers. CALDAS: entre el río La Miel, y el río Manso, 300 m, 2001, R. Bernal, obs. pers. CÓRDOBA: Tierralta, Campamento Urrá I, carretera a Frasquillo, desembocadura quebrada Chibogadó en el río Sinú, 200 m, jul 1986, Bernal et al. 1201 (COL); Planeta Rica, alrededores, 1992, G. Galeano, obs. pers.; Montería, jul 1980, Cuadros & Gentry 4235 (JBGP, MO). CHOCÓ: Riosucio, PNN Los Katíos, camino entre Sautatá y Peye, 10 m, ene 1989, Pardo &

Castro 1 (COL) Acandí, Playona, terrenos detrás de la playa, 5 m, nov 2001, Bernal et al. 2995 (COL, HUA); Costa Pacífica, Opio. Juradó, frente al pueblo, 0-100 m, 9-11 nov 1995, Bernal & Devia 2148 (COL). LA GUAJIRA: Dibulla, entre Dibulla y Mingueo, 1990, G. Galeano, obs. pers. MAGDALENA: Ciénaga-Caño Las Palomas, van der Hammen 712 (COL). SANTANDER: San Rafael, 1986, G. Galeano, obs. pers.

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

159

Elaeis oleifera

# # ##### ## # # #

#

#Y

#

Y #

#Y

#Y MAR CARIBE

# #Y

# PANAMÁ

# ##

#Y

# #

#

# # #

#

#Y

Medellín

OCÉANO PACÍFICO

80

160

#Y

0

80

160 km

# #

#Y

GUAGUALÍN DE WENDLAND Hyospathe wendlandiana Familia Palmae Categoría global: En Peligro: (EN)

Etimología

Situación actual

El nombre “guagualín” se aplica en el Chocó a otra especie de Hyospathe y se ha adoptado aquí como nombre en español. El epíteto hace referencia al botánico alemán Herman Wendland (1825-1903), estudioso de las palmas.

Se categorizó como En Peligro [B1ab(iii)], con base en su areal pequeño (extensión de presencia menor de 5000 km2) demarcado por las cuatro localidades conocidas, en una zona que ha estado sujeta a deforestación y fragmentación del hábitat. No se conoce de ningún área protegida.

Distribución geográfica Conocida de la vertiente oriental de la Cordillera Central en el departamento de Antioquia, entre 1495 y 1750 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con varios tallos de hasta 2,5 m de alto. Crece en bosque húmedo subandino o premontano. Se ha encontrado con flores en septiembre, y con frutos en febrero y octubre.

Medidas de conservación propuestas Explorar otras zonas boscosas cercanas en la vertiente este de la Cordillera Central en Antioquia. Estudiar su historia natural; tratar de reintroducirla en algún tipo de área restaurada; cultivarla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo ANTIOQUIA: carreretera Granada-San Luis, 5,5 km delante de El Chocó, 1750 m,

161

Hyospathe wendlandiana sep 1987, Bernal & Tobón 1386 (COL); Amalfi, 7-8 km de Amalfi a Salazar, 1500 m, feb 1995, 6° 55’ N 75° 02’ W, Betancur et al. 6119; Amalfi, 6° 55’ N 75° 04 W, 1500 m, oct 1992, Fonnegra et al. 4479 (MO).

162

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

TAGUA DE TUMACO Phytelephas tumacana Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: En Peligro: (EN)

163

Phytelephas tumacana

Etimología “Tagua” es una voz quechua; el epíteto geográfico alude a su distribución restringida a la región de Tumaco.

Nombres comunes Tagua, cade (aplicado a las hojas como material de techado; ahora nombre en desuso).

Distribución geográfica Sur de la Costa Pacífica, en Nariño, por debajo de 200 m. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma solitaria con tallo de 35 m de alto. Crece en bosque húmedo tropical, a menudo sobre suelos aluviales. Se ha encontrado con flores y frutos en marzo y en octubre.

Usos e importancia El uso más importante se deriva de sus semillas, que son conocidas como “marfil vegetal”, las cuales al igual que las de otras especies del género, constituyeron un importante renglón de

164

exportación desde los tiempos coloniales, hasta mediados del siglo XX, para la fabricación de botones, antes de la aparición de los plásticos. En los últimos años se ha reactivado su uso, pero a un nivel más bajo, para la producción de botones y para la elaboración de artesanías. Las semillas muy jóvenes son consumidas ocasionalmente como golosina a nivel local. Las hojas se utilizan para techar y su duración se estima entre 4 y 5 años.

Situación actual Se considera como una especie En Peligro [EN A2ac]. El hábitat potencial de la especie en la región de Nariño, estimado originalmente en unos 700 km2, ha sido drásticamente transformado para el establecimiento de potreros y cultivos, y en la actualidad sólo existe cerca de un 40% de esa área en buen estado, de tal suerte que se estima que las poblaciones han sufrido una reducción mayor del 50% en los últimos 72 años (suponiendo un tiempo de generación igual al de P. seemanii (Bernal 1998), es decir de 24 años) (criterio A2, calificadores ac). Su extensión de presencia se estima en 128 km2,

Phytelephas tumacana

aunque es posible que su rango de distribución se extienda hacia el norte hasta las bocas del río Satinga, donde se ha reportado la existencia de tagua; sin embargo, esta información no ha sido aún corroborada. Los remanentes de bosque más importantes para la conservación de la tagua de Tumaco, al igual que para la palma real de Tumaco (Attalea colenda), se encuentran al oriente del municipio de Tumaco y a lado y lado del río Mira. Ha sido previamente categorizada como “En Peligro” (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; promover la creación de áreas de reserva que con-

tengan poblaciones viables; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas, y fomentar su cultivo.

Comentario Las relaciones entre esta especie y P. aequatorialis, conocida de un área aledaña en Ecuador, todavía no son muy claras.

Material representativo NARIÑO: Tumaco, Tangarial, 80 m, oct 1985, Bernal & Galeano 870, 871 (AAU, COL, NY, PSO); Tumaco, entre Cajapí y Dosquebradas, 50 m, jun 2000, Bernal & Moriano 2503 (COL); Tumaco, alrededores de Piñal Dulce, oct 1955, Romero s. n. (COL); Tumaco, alrededores de El Congal, al sur de Tumaco, Romero 5372 (COL); Pusbí, alrededores, 2001, R. Bernal, obs. pers.; frontera con Ecuador, cerca al río Mataje, 2001, R. Bernal, obs. pers.

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

165

Phytelephas tumacana

#

Francisco Pizarro

OCEANO PACIFICO #

Tumaco Cabo Manglares

# #% Chilvi

#

Roberto Payán

% %

Pital

# #

#

Espriella

%

Río a

Mir

NARIÑO

ECUADOR

# #

15

166

0

15

30 km

Río

San

Jua

n

LINDONA Prestoea simplicifolia Familia Palmae

Gloria Galeano

Categoría global: En Peligro: (EN)

167

Prestoea simplicifolia

Etimología “Lindona” es el nombre con el que se conoce esta palma en la región de Frontino, Antioquia.

Distribución geográfica Conocida sólo de una pequeña área en la vertiente oeste de la Cordillera Occidental en Antioquia, entre 950 y 1600 m. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma solitaria o cespitosa, con tallo de 2-8 m de alto. Crece en bosque muy húmedo tropical y premontano, en bosques lluviosos. Se ha encontrado con flores y frutos en febrero-abril.

Usos e importancia Las hojas se usan para techar. Tiene gran potencial como planta ornamental.

Situación actual Se conoce sólo de tres localidades, para una extensión de presencia estimada menor de 5000 km2, por lo que califica como una es-

168

pecie En Peligro [EN B1ab(i, iii)] por el criterio B1a; y aunque una de las localidades está dentro del PNN Las Orquídeas, su conservación allí no es segura, debido a la presión antrópica sobre el área; en las otras dos localidades, el hábitat ha sido en gran parte transformado para el establecimiento de actividades agropecuarias (umbral b, calificadores i, iii).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; reforzar las medidas de protección en el PNN Las Orquídeas; promover otras áreas de protección donde se encuentren poblaciones viables de la especie; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas, y fomentar su cultivo.

Material representativo ANTIOQUIA: Frontino, Murrí, carretera Nutibara-La Blanquita, río Cuevas, 950 m, mar 1982, Bernal & Galeano 261 (COL; HUA, NY); Frontino, Nutibara, cuenca alta del río Cuevas, 1300 m, sep 1987, Sánchez et al. 1541 (COL); Urrao, PNN Las Orquídeas, 1095 m, jul 1988, Cogollo et al. 3430 (JAUM, MO).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Prestoea simplicifolia

O

RI AT

Murindó

#

###

Uramita #

Frontino

Abriaquí

urrí

Río M

# Vígia

#

Del Fuerte

#

PNN LAS ORQUIDEAS #

ANTIOQUIA #

#

20

Caicedo

Urrao

# 0

UCA

#

RÍO C A

TO

RA

PNN PARAMILLO

CHOCÓ

20

#

Betulia

40 km

169

Especies Vulnerables (VU)

WILD POP THATCH Acoelorraphe wrightii Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

172

Acoelorraphe wrightii

Etimología

Situación actual

“Wild pop thatch” es el nombre común para esta palma en la Isla de Providencia; alude a su antiguo uso como material de techado.

Aunque la población en la Isla de Providencia es abundante y en la actualidad no sufre ninguna presión, el área boscosa donde crece es pequeña (menos de 500 ha de hábitat potencial) y no tiene ningún tipo de protección estatal. Se categoriza como Vulnerable, considerando el criterio D2 (areal muy pequeño, con una sola localidad conocida a nivel nacional).

Distribución geográfica Ampliamente distribuida en el Caribe, desde el sur de Estados Unidos, Cuba y las Bahamas, a lo largo de la Costa Atlántica desde México hasta Costa Rica. En Colombia se encuentra solo en las montañas centrales de la Isla de Providencia, entre 200 y 350 m de elevación. Las poblaciones de Providencia representan el límite suroriental de su distribución.

Ecología Palma cespitosa hasta con 30 tallos de 2-6 m de alto. Es abundante en lugares expuestos en las montañas centrales de la isla, donde llega a ser el elemento dominante de la flora. Con flores y frutos en enero.

Usos e importancia En el pasado las hojas se usaban para techar. Es utilizada como planta ornamental, pero no ha sido introducida en cultivo en Colombia.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones. Buscar medidas para la protección efectiva de las montañas en las que crece. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas.

Material representativo SAN ANDRÉS Y PROVIDENCIA: Providencia, alrededores de El Pico, 300 m, ene 2001, Bernal & Galeano 2516 (COL); Providencia, mar-jul 1977, Freeman 46 (COL); 250 m, mar 1985, Torres et al. 2730 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

173

Acoelorraphe wrightii

ISLA DE SANTA CATALINA

#

PNN OLD PROVIDENCE MC BEAN LAGOON

ISLA DE PROVIDENCIA

#

MAR CARIBE

2

174

0

2

4 km

#

MARARAY GELATINOSO Aiphanes gelatinosa Familia Palmae Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

Etimología

Situación actual

El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género; el epíteto “gelatinoso” se refiere a la sustancia gelatinosa que rodea los frutos.

Se considera Vulnerable [VU B1ab(iii)] con base en su areal, pues las siete localidades conocidas demarcan una extensión de presencia estimada de 5800 km2 (criterio B1a). Aunque no se tiene más información que los registros, suponemos que por lo menos tres de las poblaciones se encuentran en algún grado de protección en el PNN Munchique y en las Reservas Naturales El Tambito, en el departamento del Cauca, y Río Ñambí, en el departamento de Nariño. No se conoce el estado de las poblaciones en el departamento del Valle del Cauca, pero se sabe que el hábitat allí está más o menos intervenido (umbral b calificador iii), aunque la localidad conocida allí está en inmediaciones del PNN Los Farallones; sin embargo, este sector del PNN presenta al parecer cultivos ilícitos y riesgos por fumigación aérea.

Distribución geográfica Vertiente occidental de los Andes en Colombia, desde el Valle del Cauca hasta Nariño, y el norte de Ecuador, entre 700 y 1650 m de elevación.

Ecología Palma solitaria o cespitosa, espinosa, con tallos de 4-9 m de alto. Crece en el interior de bosque pluvial, tropical a premontano. Se ha encontrado con flores y frutos en marzo y octubre.

175

Aiphanes gelatinosa

Con todo y esto, su presencia en este parque representaría un gran potencial para la conservación de esta especie, pues Los Farallones incluyen un gran porcentaje de los 1580 km2 de hábitat potencial remanente. Las otras áreas con hábitat potencial remanente se encuentran hacia la parte sur de su distribución, en Nariño, en la región donde se encuentra la RSC Río Ñambí y hacia los límites con Ecuador.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones, especialmente las de las áreas de reserva (Munchique, Tambito y Río Ñambí) y reforzar las medidas de protección en esas áreas. Explorar el PNN

176

Los Farallones en busca de otras poblaciones de la especie. Incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas.

Material representativo CAUCA: El Tambo, El Cóndor, PNN Munchique, Puente Alto, quebrada Santa Lucía, 1600-1800 m, Bernal 2873 (COL); Tambo, Reserva Natural Tambito, 1600 m, may 2000, Casañas 242 (CAUP, COL). NARIÑO: km 4 adelante de Junín en la carretera a Altaquer, 1200 m, oct 1985, Bernal & Galeano 901 (AAU, COL); El Barro, entre Junín y Altaquer, 1100 m, jun 2000, Bernal & Moriano 2496 (COL); Barbacoas, Altaquer, El Barro, Reserva Natural Río Ñambí, vertiente occidental andina, 1325 m, dic 1993, Betancur et al. 4721 (COL); delante de Junín, 700 m, nov 1946, Foster & Foster 2164 (A, BH, COL). VALLE DEL CAUCA: km 6-7 abajo de El Queremal, 1200-1300 m, mar 1988, Bernal & Prado 1448 (COL, FTG, TULV).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Aiphanes gelatinosa

RIO C AUCA

VALLE DEL CAUCA

OCÉANO PACÍFICO

# PNN GORGONA

#Y

PNN LAS HERMOSAS

PNN FARALLONES DE CALI

# #

CAUCA

PNN SANQUIANGA

PNN NEVADO DEL HUILA

PNN MUNCHIQUE

#Y

PNN PURACÉ

Río NARIÑO

Mi ra

PNN ALTO FRAGUA INDI WASI SFF GALERAS

#Y

#Y #

ECUADOR 50

0

a

PNN CUEVA DE LOS GUÁCHAROS

Río

###

alen

d Mag

50

100 km

# #

#

PUTUMAYO

río S

177

MARARAY DE PILAR Aiphanes pilaris Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: Vulnerable: (VU)

178

Aiphanes pilaris

Etimología El nombre “mararay” es uno de los más utilizados para algunas especies de palmas de este género; el epíteto “de Pilar” hace referencia a Pilar Franco, botánica colombiana en cuyo honor fue nombrada esta especie.

Distribución geográfica Conocida sólo de la localidad tipo, en la vertiente oriental de los Andes, en el departamento de Putumayo, a 2580 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma espinosa con tallo solitario de hasta 7 m de alto. Crece en bosque andino nublado, sobre terrenos muy escarpados y de difícil acceso. Se encontró con flores y frutos en junio.

Situación actual Se considera como una especie Vulnerable [VU B1ab(iii)]. Es una especie recientemente descrita (Bernal 2001), conoci-

da sólo de la localidad tipo, donde se observaron pocos individuos sobrevivientes en áreas deforestadas, cerca de la carretera (umbral b, calificador iii). Sin embargo, los bosques de esta región, en gran parte deshabitados, y donde se presume la presencia de la especie, se extienden por muchos kilómetros hacia el sur y hacia el norte y se presume su presencia en ellos (criterio B, umbral a). No se encuentra protegida en ningún área de reserva.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de la especie en los bosques cercanos a la localidad tipo. Buscar medidas para la protección efectiva del bosque en el que crece. Incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo PUTUMAYO: ca. 9 km al este de San Francisco, en la carretera de Sibundoy a Mocoa, 2580 m, jun 2000, Bernal et al. 2479 (COL, NY, PSO).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

179

Aiphanes pilaris

CAUCA

PNN PURACÉ

NARIÑO Colón Santiago

# Y Pasto

SFF GALERAS #

#

San Francisco

#

#

Tangua

RÍO

Río yo

Río

#Orito

Gu

#

am

ués #

20

180

0

20

40 km

UET

uma

PUTUMAYO

CAQ

Put

Laguna SFF ISLA de la Cocha DE LA COROTA

#YMocoa

#

Á

ALMENDRÓN Attalea nucifera Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: Vulnerable: (VU)

Etimología “Almendrón” es el nombre común con el que se conoce la especie en Santander.

Nombres comunes Almendrón, cuesco (Cundinamarca, Santander)

Distribución geográfica Conocida únicamente del valle del río Magdalena, en Cundi-

namarca, Bolívar y Santander, entre 50 y 800 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario, subterráneo. Crece en bosque tropical húmedo a medianamente seco, generalmente dentro de los bosques, pero a veces también en zonas perturbadas como potreros, donde a veces es capaz de regenerarse. Se ha encontrado con frutos en abril, julio y diciembre.

181

Attalea nucifera

Usos e importancia Las semillas son consumidas localmente. Las hojas se utilizan localmente para techar.

Situación actual Se considera Vulnerable [VU B1ab(iii)]. Es conocida de unas cinco localidades en el valle del Magdalena, que demarcan una extensión de presencia estimada de cerca de 10.000 km2 (criterio B1a), y aunque las colecciones son más o menos recientes, provienen de localidades muy alteradas (umbral b, calificador iii); en consecuencia, en la actualidad esta especie es escasa en gran parte de su área de distribución. En Cundinamarca es una especie localizada, que crece en cañadas en medio de cultivos y pastos; es posible que todavía se encuentre en otras áreas selváticas del valle del río Magdalena, donde hay unos 200 km2 de hábitat potencial remanente, la mayoría en jurisdicción de los municipios de Bolívar, El Peñón, Sucre, La Belleza y Cimitarra, en Santander, y Otanche y Puerto Boyacá, en Boyacá; otra área importante para la conservación de esta especie podría estar

182

en jurisdicción de los municipios de Maceo y Puerto Berrío, en Antioquia. No está protegida en ninguna reserva. Ha sido categorizada previamente como “no amenazada” (Bernal 1989).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones y promover el establecimiento de un área de reserva de contenga poblaciones viables de la especie. Cultivarla en jardines botánicos y colecciones privadas.

Material representativo CUNDINAMARCA: Guaduas, aproximadamente km 10 después del pueblo en la carretera a Villeta, 700-800 m, feb 1985, Galeano et al. 505 (COL); Guaduas, camino al salto Versalles, ca. 800 m, jul 2003, Galeano & Giraldo 7220 (COL). SANTANDER: Rionegro, San Rafael, 200 m, dic 1986, Galeano et al. 1241 (COL); carretera entre Barrancabermeja y Bucaramanga, ca. 1 hora antes de Bucaramanga, 200 m, feb 1987, Galeano & Barfod 1276 (COL); Puerto Parra, 200 m, dic 1979, Rentería et al. 2133 (COL); Puerto Wilches, entre La Gómez y el km 80 del ferrocarril del Atlántico, 100-200 m, abr 1960, Romero 8392 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Attalea nucifera

BOLÍVAR

NORTE #Y DE SANTANDER

#

#

#

ANTIOQUIA

PNN TAMÁ

#Y

PNN EL COCUY

#

SANTANDER SFF GUANENTÁ ALTO RÍO FONCE PNN PISBA

LENA RÍO MAGDA

CALDAS

BOYACÁ

SFF IGUAQUE

#Y

#Y

## CUNDINAMARCA

PNN LOS NEVADOS

#Y 50

PNN CHINGAZA

BOGOTÁ D.C. 0

50

### #

#

100 km

183

CHINAMATO Bactris gasipaes var. chichagui Familia Palmae

Gloria Galeano

Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

184

Bactris gasipaes var. chichagui

Etimología “Chinamato” es el nombre común de esta especie en la cuenca del río Cauca.

Nombres comunes Cachipay (Boyacá, Cundinamarca), chinamato (Quindío, Tolima, Valle del Cauca), chichagüí (Valle del Cauca), chontaduro silvestre (Meta), corozo (Antioquia), macana (Santander), manaca (Norte de Santander).

Distribución geográfica Ampliamente distribuida en la región andina y los valles interandinos, entre 100 y 1500 m (Antioquia, Bolívar, Boyacá, Caldas, Chocó, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Meta, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander, Sucre, Tolima y Valle del Cauca). También se conoce de áreas aledañas de Venezuela, Ecuador, y el occidente de la Amazonia, en Perú, Brasil y Bolivia.

Ecología Palma espinosa, solitaria o cespitosa, hasta con 15 tallos de

4-15 (-20) m alto. Crece en bosque húmedo a muy húmedo del piso tropical hasta subandino o premontano. Se ha encontrado con flores en marzo, julio, octubre y noviembre, y con frutos en marzo-abril y de julio a diciembre.

Usos e importancia Los frutos son comestibles, especialmente por su pulpa, pero su uso en la actualidad es bastante bajo. Sin embargo, es el pariente más cercano del chontaduro (Bactris gasipaes var. gasipaes), una de las plantas más importantes en el desarrollo de las culturas amerindias, y la única especie de palma que ha sido domesticada en América, donde es ampliamente cultivada. Por esta razón, la variedad chichagui tiene un gran valor como material genético para el mejoramiento del chontaduro.

Situación actual Aunque tiene una amplia distribución, su hábitat ha sido en su mayoría deforestado, quedando poblaciones de pocos individuos reducidos a cañadas y fragmentos pequeños de bosque. No es capaz de regenerarse en zonas abier-

185

Bactris gasipaes var. chichagui

tas. Se calcula que sus poblaciones han sufrido una reducción mayor del 30% en los últimos 45 años (3 generaciones), por lo cual se categoriza como Vulnerable bajo el criterio A2ac. Se encuentra en baja frecuencia en el PNN Tinigua (Stevenson et al. 2000). Había sido categorizada previamente (bajo Bactris macana) como “insuficientemente conocida” (Bernal 1989).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones y considerar la protección de un área en donde se encuentre alguna población viable. Incluirla dentro de los bancos de germoplasma de chontaduro.

Comentarios Estamos siguiendo el tratamiento de Henderson (2000), el cual considera dos variedades de Bactris gasipaes: una ampliamente cultivada (var. gasipaes) y que tradicionalmente ha sido conocida como Bactris gasipaes; y otra silvestre (var. chichagui), conocida tradicionalmente como B. macana (Martius) Pittier. La diferencia entre las dos variedades radica esencialmente en

186

el tamaño y forma de los frutos: ampliamente ovoides, 3,5-6,5 x 34,5(-6) cm en B. gasipaes var. gasipaes y subglobosos a obovoides, rara vez ovoides, 1,2-2,3 x 1,1-1,8 cm en B. gasipaes var. chichagui.

Material representativo ANTIOQUIA: Amagá, carretera Venecia-Amagá, quebrada Sinifaná, 1200 m, oct 1979, Bernal & Galeano 27 (COL); Frontino, entre Frontino y Nutibara, valle de Musinga, 1983, R. Bernal, obs. pers.; San Luis, cañón del río Claro, jul 1984, Cogollo & Borja 1883 (MO); San Rafael, 1100 m, s.f. (ca. 1982), Espinal s.n. (COL); río Medellín, Porcecito, 1100 m, mar 1946, Hodge 6864 (F). BOLIVAR: San Jacinto, cerro de Maco, 600 m, ago 1984, Cuadros 1902 (US). LA GUAJIRA: km 5 al este de Palomino, 100 m, jul 1984, Gentry & Cuadros 47507 (MO, NY); carretera de Mingueo a San Antonio de Pueblo Viejo, 200-400 m, jul 1984, Gentry & Cuadros 47512 (COL, NY); Mingueo, quebrada Andrea, pie de la Sierra Nevada de Santa Marta, 250 m, oct 1984, Cuadros 2010 B (COL). MAGDALENA: Santa Marta, Sierra Nevada de Santa Marta, cabecera del río Don Dieguito, 780 m, Carbonó426 (COL). META: PNN Tinigua, Serranía Chamusa, Centro de Investigaciones Primatológicas La Macarena, jul 1993, Stevenson 469 (COL); Municipio de Cumaral, hacienda La Cabaña, ca.700 m, oct 2000, Bernal & Galeano 2505 (COL). NORTE DE SANTANDER: Orú, oleoducto, 600 m, sep 1946, Foster & Foster 1731 (COL). QUINDIO: Tambores, mar 1876, André 2402 (F); Montenegro, El Gigante, finca Guadualito, 1200 m, mar 2001, Ber nal & Galeano 2781 (COL). RISARALDA: Balboa, hacienda Aguas Claras, norte del valle del río Cauca, 940 m, ago 1989, Silverstone-Sopkin et al. 5547 (NY). SANTANDER: San Rafael, 200 m, dic 1986, Galeano et al. 1259 (COL). SUCRE: 15 km al este-noreste de Tolú, hacienda La Estanzuela, sección Bobo, 100 m, nov 1974,

Bactris gasipaes var. chichagui 8 km de Río Frío, nov 1974, Moore et al. 10198 (COL, BH); entre La Paila y Zarzal, hacienda El Medio, 950 m, ene 1989, SilverstoneSopkin et al. 5045 (NY).

Warner 470 (COL, NY). TOLIMA: alrededores de Ibagué, 2002, R. Bernal & G. Galeano, obs. pers. VALLE DEL CAUCA: La Victoria, 3 km al norte de Corozal, en la carretera a Miravalles, 1240 m, abr 1989, Bernal & Devia 1543 (COL); carretera Río Frío-Salónica, quebrada El Almendronal, ca.

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

#Y

#Y

#Y

#Y

MAR CARIBE PANAMÁ

Y #

###

##Y

#

#Y

# #Y

##Y

#

OCÉANO PACÍFICO

# #

#Y

# #

#Y

#Y

#Y

#Y

# # ## ##Y ## #Y #Y #Y

## Y

#

#Y ## ## # ### ## # #### # #

#Y #Y

VENEZUELA

#Y

#

#Y

ECUADOR

150

0

150

300 km

187

CHACARRÁ PICUDO Bactris rostrata Familia Palmae Categoría global: Vulnerable: (VU)

188

Bactris rostrata

Etimología El nombre “chacarrá” es dado a varias especies del género Bactris; el epíteto “picudo” hace referencia a los frutos con la punta prolongada, a manera de pico.

Distribución geográfica Conocida sólo de la localidad tipo, en el centro del departamento del Chocó, a unos 100 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma espinosa, cespitosa, con 11 tallos de hasta 6 m de alto. Crece en bosque pluvial tropical. Se encontró con frutos en julio.

localidad típica (criterio D2), en el centro del departamento del Chocó, donde se han realizado varias exploraciones en busca de palmas, por lo que se presume que es una especie rara (Galeano & Bernal 2002). Sin embargo, quedan aún extensas áreas de bosque en algún grado de conservación, que podrían albergar poblaciones de la especie.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de la población y su distribución en la región; considerar la protección de un área en la que se encuentre alguna población viable.

Material representativo

Situación actual

CHOCÓ: km 37 al noroeste de Las Ánimas, carretera Panamericana, 100 m, jul 1986, Bernal et al. 1103 (COL).

Se considera Vulnerable [VU D2], pues es conocida sólo de la

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

189

Bactris rostrata

#Y

PANAMÁ #Y

OCÉANO PACÍFICO

#Y

#Y

#

#Y #Y

#Y

#Y #Y #Y #

#Y #Y 100

190

0

100

#Y 200 km

#

MOLINILLO ENANO Chamaedorea pygmaea Familia Palmae Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

Etimología El nombre “molinillo” se emplea a menudo para designar especies del género Chamaedorea, pues el tallo de algunas de ellas, con su cono de raíces aéreas, se usa como molinillo; el epíteto “enano” alude al tamaño de la palma, una de las más pequeñas del género.

Distribución geográfica Desde el oriente de Costa Rica hasta el norte de Colombia, entre 1200 y 1900 m, raras veces a menor elevación (hasta 200 m en Panamá). En Colombia se conoce solo de una colección en la vertiente oeste de la Cordillera Occidental en Antioquia y dos colecciones en la vertiente oeste de la Cordillera Oriental en Santander. Dos de las colecciones son del siglo XIX.

Ecología Palmita con tallo solitario, decumbente, de 30-40 cm de alto.

Crece en el sotobosque, en bosque húmedo premontano.

Usos e importancia Ninguno conocido. Tiene potencial como planta ornamental.

Situación actual Descubierta en la provincia de El Socorro, en Santander, hacia 1850, y posteriormente en la región de Murrí, Antioquia, en 1880. No volvió a encontrarse desde entonces, hasta que se descubrió una pequeña población en un fragmento de bosque en el municipio de Tona, Santander, en 2004. El hecho de que esta especie, que es fácil de recolectar, no se haya encontrado durante más de 120 años, a pesar de que se han hecho varias exploraciones en las regiones en las que crece, sugiere que las poblaciones colombianas, que representan el extremo sur de su distribución, son muy pequeñas.

191

Chamaedorea pygmaea

Esto está soportado por el hecho de que se localizaron sólo ocho individuos en la población descubierta recientemente en Santander. Se categorizó como Vulnerable con base en su areal pequeño (Criterio D2: conocida de menos de cinco localidades). Aunque la región de Murrí ha sufrido un fuerte deterioro durante los últimos 50 años, aún quedan grandes extensiones de bosque en hábitat potencial para albergar poblaciones viables, como la Serranía de Abibe y el PNN Las Orquídeas. Ha sido previamente categorizada como “Vulnerable” en Colombia, Costa Rica y Panamá y como “Insuficientemente conocida” a nivel global (Walter & Gillett 1998).

192

Medidas de conservación propuestas Buscarla en la región de Murrí y sectores cercanos donde aún haya bosque, y en el vecino PNN Las Orquídeas; garantizar la conservación del fragmento de bosque de Tona en Santander; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones.

Material representativo ANTIOQUIA: Frontino, Nutibara, El Tambo, 27 jul 1880, Kalbreyer 1895 (GOET). SANTANDER: Tona, carretera de El 18 a Tona, 1800-1900 m, jun 2004, Bernal et al. 3542 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Chamaedorea pygmaea

MAGDALENA

Y# Sincelejo Y# Montería

CESAR PNN CATATUMBO BARÍ

SUCRE

CÓRDOBA ANU LOS ESTORAQUES

BOLÍVAR

NORTE DE SANTANDER

PNN PARAMILLO

Y##

Bucaramanga ANTIOQUIA

#

SANTANDER

PNN LAS ORQUÍDEAS

Medellín

SFF GUANENTÁ ALTO RÍO FONCE

CHOCÓ

Y#Quibdo

# TunjaY

CALDAS RISARALDA PNN TATAMÁ

Manizales

Y#

Pereira

PNN LOS NEVADOS

BOYACÁ

CUNDINAMARCA

#

Bogotá, D.C.

#

#

Ibague

QUINDÍO

70

0

70

Y#

TOLIMA

Y#

140 km

193

MOLINILLO DE LOS SULLIVAN Chamaedorea sullivaniorum Familia Palmae Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

Etimología El nombre “molinillo” es empleado comúnmente para designar especies del género Chamaedorea, pues el tallo de varias de ellas, con sus raíces aéreas, se usa como molinillo; el epíteto “de los Sullivan” alude a Pauleen Sullivan y su esposo Joe, estadounidenses aficionados a las palmas.

Distribución geográfica Desde Costa Rica hasta el occidente de Colombia, en la vertiente occidental de la Cordillera Occidental en Antioquia y Chocó, entre 600 y 1350 m de elevación.

Ecología Palmita con tallo solitario, decumbente, hasta de 25 cm de alto. Crece en el sotobosque, en bosque húmedo tropical a

194

premontano poco perturbado. Se ha encontrado con frutos inmaduros en febrero.

Usos e importancia Ninguno conocido. Tiene potencial como planta ornamental.

Situación actual Las poblaciones colombianas, que representan el límite sur de distribución de la especie, son aparentemente muy pequeñas y esparcidas, pues sólo se conoce hasta ahora de dos localidades, una de ellas, en la región de Murrí, donde, al igual que ocurre con Chamaedorea pygmaea, no se ha vuelto a encontrar desde 1880, a pesar de las exploraciones botánicas realizadas en los últimos 20 años en la zona; en la otra localidad, el Cerro del Torrá, unos 200 km al sur de Murrí, no se conoce su estado de con-

Chamaedorea sullivaniorum

servación. Con todo, se categorizó como Vulnerable con base en su areal pequeño (criterio D2: conocida de menos de cinco localidades). A pesar del proceso de deforestación durante los últimos 80 años, todavía se conservan en la vertiente oeste de la Cordillera Occidental extensas áreas boscosas, donde podrían existir poblaciones viables de la especie, particularmente en los municipios de Murindó, Dabeiba y Frontino. Ha sido previamente categorizada como “En Peligro” tanto en Colombia como en Costa Rica y Panamá (Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Buscar la especie en la región de Murrí y sectores cercanos donde aún haya bosque, y en el vecino PNN Las Orquídeas; incluirla en jardines botánicos y colecciones vivas.

Material representativo Antioquia: Frontino, Murrí, Cieneguetas, 1200-1350 m, 22 jun 1880, Kalbreyer 1874 (GOET). Chocó: Municipio de Nóvita, vereda Llanadas, vertiente norte del cerro del Torrá, camino al Alto del Oso, 600-900 m, 22 feb 1977, Forero et al. 3085 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

195

Chamaedorea sullivaniorum

R IO RA

AT

PNN PARAMILLO

TO



# PNN LAS ORQUÍDEAS

A

UC

A OC

ANTIOQUIA

CHOCÓ Medellín

PNN UTRÍA

#Y

Quibdó

PNN TATAMÁ

UAN SAN J

##

VALLE DEL CAUCA

RÍO

196

0

#Y

# QUINDÍO

40

CALDAS

40 km

# #Y Ibague

TOLIMA

PALMA ESCOBA Cryosophila kalbreyeri Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

197

Cryosophila kalbreyeri

Etimología

Usos e importancia

“Palma escoba” es uno de los nombres comunes más usados para esta especie.

Las hojas han sido tradicionalmente utilizadas para la fabricación de escobas y se sabe que en la región de Urabá había un comercio activo de las hojas entre 1960 y 1980. Tiene un gran potencial como planta ornamental pero no ha sido introducida en cultivo.

Nombres comunes Barbasco, barbasco de escoba, palma escoba (Urabá, Antioquia), barbasco de escoba (Chocó), nupa (Cupica, Chocó), palma barbasco (Sucre).

Distribución geográfica Desde la provincia del Darién, en Panamá, hasta los alrededores de Cupica en el norte de la Costa Pacífica; por el oriente hasta Cartagena, y por el sur, hasta los alrededores de Puerto Triunfo, en Antioquia, incluyendo los valles de los ríos Sinú, Cauca, Porce y Magdalena, desde el nivel del mar hasta 1200 m de elevación.

Ecología Palma con tallo solitario, de 1 a 5 m de alto. Crece en el sotobosque, en zonas húmedas a pluviales, donde es escasa. Se ha encontrado con flores y frutos a todo lo largo del año.

198

Situación actual Se considera como una especie Vulnerable [VU A2ac]. A pesar de que tiene un amplio rang o de distribución, su hábitat ha sido, en gran parte, deforestado, y se estima una reducción de sus poblaciones mayor del 30% en las últimas tres generaciones. Las poblaciones más deterioradas son las del río Sinú y las de la región de Urabá; la mejor área de conservación posiblemente sea la región del Chocó. Se presume su presencia en los PNN Los Katíos y Paramillo. Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” (Bernal 1989) e “Indeterminada” tanto a nivel nacional como global (Walter & Gillett 1998).

Cryosophila kalbreyeri

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; corroborar su presencia en los PNN Los Katíos y Paramillo; promover la protección de áreas que todavía contengan poblaciones viables; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Comentarios Aunque Evans (1992) dividió Cryosophila kalbreyeri en dos subespecies, un examen de la variación morfológica del material a lo largo de su rango de distribución, mostró que no hay una disyunción geográfica apoyada por caracteres morfológicos y que es innecesario el reconocimiento de taxones infraespecíficos.

Material representativo ANTIOQUIA: carretera MedellínAmalfi, 5 km más allá de la vuelta hacia Anorí, 1200 m, feb 1985, Henderson & Bernal 151 (COL); ca. 1,2 km al este de Río Claro, ca. 0,5 km noroeste de Medellín a Bogotá, 43 km, puente sobre el Río Claro, 380 m, feb 1992, Evans & Cogollo 247 (COL); Amalfi, ca. 20 km de Amalfi, 1210 m, mar 1990, Galeano & Henderson 1971 (COL); Mutatá, carretera a Pavarandogrande, 3 km adelante del puente sobre el río Sucio, 100-150 m, dic 1982, Bernal & Galeano 467 (COL); San Pedro de Urabá, 2-3 km norte de la cabecera, 180-200 m, jul 1982, Bernal & Galeano 399 (COL); río Porce, Playa Rica, 1000 m, may 1880, Kalbreyer 1630 (B). BOLÍVAR: 190 m, feb 1991, Evans & Cogollo 209 (MO, MICH); Torrecilla, cerca de Turbaco, 150-300 m, Killip & Smith 14412 (A, GH, NY, US). BOYACÁ: Puerto Boyacá, inspección de Puerto Romero, quebrada La Cristalina, 270 m, nov 1997, Galeano et al. 5908 (COL). CHOCÓ: Acandí, San Francisco, Reserva Integral Sasardí, 100-300 m, nov 2001, Bernal et al. 3037 (COL, CHOCO); Costa Pacífica, Mpio Bahía Solano, Cupica, 0-100 m, nov 1995, Bernal & Devia 2159 (COL). CÓRDOBA: 20 m, mar 1991, Evans & Cogollo 229 (MO, MICH). SUCRE: Tolú, 15 km nor-este de Tolú, hacienda La Estanzuela, sección El Bobo, 100 m, sep 1974, Warner 445 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

199

Cryosophila kalbreyeri

#

## #### # # ###

Y # #Y

#Y#

#

MAR CARIBE

#Y

#Y#

#

# #

PANAMÁ

## ## #

#

Medellín

#Y

#Y

80

200

#Y

0

80

160 km

#

# BOGOTÁ D.C.

#Y

GEONOMA DEL MAGDALENA Geonoma chlamydostachys Familia Palmae Categoría global: Vulnerable: (VU)

201

Geonoma chlamydostachys

Etimología El nombre en español hace alusión a su distribución restringida a una zona en la cuenca del río Magdalena.

Distribución geográfica Conocida solo de una pequeña área en el valle del río Magdalena y las estribaciones orientales de la Cordillera Central en Antioquia, entre 300 y 1000 m. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario, de hasta 2,5 m de alto. Crece en el sotobosque, en bosque húmedo tropical, en bosques maduros o en fragmentos en áreas perturbadas, en suelos sobre rocas calcáreas. Se ha encontrado con flores y frutos en junio-julio.

Situación actual Se considera Vulnerable [VU A2ac]. Teniendo en cuenta el deterioro que han sufrido los bosques de esta región del valle del río Magdalena, se estima que las poblaciones de esta especie han sufrido una reducción mayor al 30% en los últimos 50 años (su-

202

ponemos un tiempo de generación de unos 15 años). Por otro lado, no se encuentra en ninguna área de reserva y las poblaciones que aún existen son susceptibles de sufrir un mayor deterioro. Es posible su presencia en algunos remanentes pequeños de bosque especialmente en los municipios de Puerto Triunfo, San Carlos, Puerto Nare, Sonsón y San Luis. Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” (Bernal 1989, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; promover la protección de áreas que contengan poblaciones viables; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo ANTIOQUIA: San Carlos, Alto Samaná, Miraflores, finca El Desespero, seis horas al suroeste del Alto de Samaná, 880-920 m, oct 1989, Callejas et al. 8560 (COL, HUA); San Luis, 330-500 m, may 1984, Cogollo & Borja 1633 (JAUM); San Luis, quebrada La Cristalina, 550-750 m, jun 1987, Ramírez & Cárdenas 1196 (COL, JAUM, MO); San Luis, Río Claro, 400-1000 m, ene 1983, Hernández et al. 685 (HUA).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Geonoma chlamydostachys

UCA

ANTIOQUIA Emb. San Lorenzo Emb. Samaná

Emb del Peñol

#

#

San Carlos

Medellín

# #

# # ##

#

SANTANDER

# Puerto Boyacá

Puerto Triunfo

#

RÍO M

AGDA

LENA

Argelia

CALDAS #Y 25

0

#

#

TOLIMA 25

50 km

203

GEONOMA DE SANTANDER Geonoma santanderensis Familia Palmae Categoría global: Vulnerable: (VU)

204

Geonoma santanderensis

Etimología El nombre en español hace alusión a su distribución exclusiva al departamento de Santander.

Nombres comunes Cubarra de Castilla, San Pabla (Santander).

Distribución geográfica Conocida sólo de dos localidades en la vertiente oeste de la Cordillera Oriental, en el departamento de Santander, a 1800 m de elevación: una en San José de Suaita y otra en el municipio de Tona, cerca de Bucaramanga. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma cespitosa, con 2-4 tallos de 1-1,5 m de alto. Crece en el sotobosque, en bosque subandino o premontano. Se ha encontrado con flores y frutos en julio.

Situación actual Esta especie ha sido categorizada como Vulnerable [VU D2]. Fue descrita recientemente (Galeano & Bernal 2002), y es conocida sólo de dos localidades

distantes entre sí unos 120 km, y en las que aún es abundante (criterio D2: areal pequeño). Aunque se encuentra en bosques en buen estado de conservación por ser áreas de reserva, su protección a largo plazo no está asegurada, pues al menos el bosque de San José de Suaita está sujeto a tala selectiva por parte de la población cercana, en tanto que el bosque de Tona es un fragmento pequeño. El bosque de San José de Suaita, con una extensión aproximada de 6 km2, es uno de los pocos fragmentos de bosque premontano de tamaño significativo que aún se encuentran en buen estado en Colombia. Los otros fragmentos de bosque premontano de la Cordillera Oriental en los que podría encontrarse la geonoma de Santander son más pequeños y están localizados en jurisdicción de Charalá, Gámbita y Chitaraque; un fragmento significativo, de unos 11 km2, se encuentra en el municipio de Oiba.

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las dos poblaciones conocidas y buscar medidas para la protec-

205

Geonoma santanderensis

ción efectiva de los bosques en ambas localidades; hacer exploraciones en otros remanentes en los que se esperaría encontrarla (en jurisdicción de Charalá, Gámbita, Chitaraque y Oiba). Incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo SANTANDER: Suaita, San José de Suaita, 1700-1900 m, jul 2001, Galeanoetal.6811 (COL, HUA, K, NY); Tona, carretera desde el 18 (el Km 16 de la vía Bucaramanga-Pamplona) hacia Tona, 1800 m, jun 2004, Bernal & Acosta 3483 (COL), Bernal et al. 3534 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

NORTE DE SANTANDER Río

# Matanza

rija

Leb

Río S

ogam

oso

#Y # Bucaramanga

# Tona # Santa Barbara

Río

Río

Opó n

Suár

ez

a och

cam

Chi

SANTANDER

Río

Guapota # # # Oiba El Guacamayo

PNN EL COCUY

##

# Encino

Suaita

SFF GUANENTA ALTO RIO FONCE SFF IGUAQUE

25

206

0

25

50 km

BOYACÁ

##

#

GUAGUALÍN DE FRONTINO Hyospathe frontinoensis Familia Palmae Categoría global: Vulnerable: (VU)

Etimología

Situación actual

El nombre “guagualín” se aplica en el Chocó a otra especie de Hyospathe y se ha adoptado aquí como nombre en español. El epíteto “de frontino” hace referencia a la región de Frontino, en Antioquia, único lugar donde se conoce esta palma.

Se categorizó como Vulnerable [VU B1ab(iii)] con base en su areal pequeño (unas cinco localidades que demarcan una extensión de presencia menor de 5000 km2); a pesar de que crece en un área de reserva, el PNN Las Orquídeas, su conservación allí no es segura, debido a la presión antrópica sobre el área; en las otras localidades, el hábitat ha sido fuertemente transformado para el establecimiento de actividades agropecuarias (umbral b, calificador iii).

Distribución geográfica Conocida de la vertiente occidental de la Cordillera Occidental, en el departamento de Antioquia, entre 1000 y 1750 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con 2-3 de hasta 2,5 m de alto. Crece en bosque húmedo subandino o premontano. Se ha encontrado con flores en septiembre y noviembre-diciembre, y con frutos en agosto y diciembre.

Medidas de conservación propuestas Reforzar las medidas de protección en el PNN Las Orquídeas y evaluar el estado actual de las poblaciones allí; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas, y fomentar su cultivo.

207

Hyospathe frontinensis

Material representativo ANTIOQUIA: Frontino, corregimiento de Murrí, Cieneguetas, 1200-1500 m, sep 1983, Bernal et al. 703, 706 (COL); carretera Nutibara-La Blanquita, 1000 m, ago 1984, Bernal et al. 779 (COL); Urrao, PNN Las Orquídeas, río Calles, 1450-1500 m, nov 1993,

208

Pipoly et al. 17408 (MO); vereda Calles, ca. 1 km de la cabaña de INDERENA, 1700-1750 m, dic 1993, Pipoly et al. 17672 (MO); filo al NO de la cabaña de Calles, 1340 m, dic 1992, Pipoly et al. 16677 (MO).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

MILPESILLO DE SABANA Oenocarpus circumtextus Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: Vulnerable: (VU)

209

Oenocarpus circumtextus

Etimología El nombre en español alude a su parecido con el milpesos, Oenocarpus bataua, con el que está emparentada, y por crecer en una zona de sabanas.

Distribución geográfica Conocida sólo en una pequeña área en el oriente de la Amazonia colombiana, cerca de La Pedrera, en el río Caquetá, por debajo de 300 m de elevación. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma solitaria con tallo de 3-6 m de alto. Crece sobre suelos arenosos, en sabanas semiabiertas sobre afloramientos rocosos de granito o cuarcita. En algunos sitios es la planta dominante de la vegetación. Se ha encontrado con flores y frutos en marzo.

Usos e importancia Ninguno conocido. Tiene un gran potencial como planta ornamental.

Situación actual Se categoriza como Vulnerable

210

por el criterio D2 (areal muy pequeño, con menos de cinco localidades). Si bien hay todavía extensas áreas de bosque cercanas a la localidad conocida, por su hábitat específico (afloramientos rocosos), la conservación de la especie depende de la conservación de áreas muy pequeñas donde se presentan estas condiciones geomorfológicas. En la Amazonia colombiana el área potencial con este tipo de hábitat suma 227 km2. Ha sido categorizada previamente como “Rara” (Bernal 1989) y como “En Peligro” (Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de la poblaciones; promover la protección de las áreas en las que crece (el cerro Yupatí y áreas aledañas en Caquetá); buscarla en otras áreas potenciales en la Amazonia; incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo AMAZONAS: La Pedrera, río Caquetá, cerro Yupatí, 300 m, mar 1990, Galeano et al. 1974 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Oenocarpus circumtextus

VAUPÉS RÍ

OA

AMAZONAS RÍO PNN CAHUINARÍ

PA

PO

RI

S

## CA

QU

ETÁ

La Pedrera

BRASIL PNN RÍO PURÉ

RIO

PUTU

MAY

PERÚ 30

0

#

O

Tarapacá # 30

#

60 km

211

SARARE Syagrus sancona Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría nacional: Vulnerable: (VU)

212

Syagrus sancona

Etimología “Sarare” es uno de los nombres comunes de esta especie.

Nombres comunes Chiragua, quirache, sarare (Norte de Santander); palma zancona (Antioquia, Valle del Cauca); corunta (Meta).

Distribución geográfica Ampliamente distribuida en la región andina y áreas aledañas, incluyendo algunas áreas del piedemonte amazónico, en Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia, y el extremo occidental de la Amazonia brasileña. En Colombia se encuentra en el cañón del río Cauca (desde Antioquia hasta el Valle del Cauca), en la cuenca del río Magdalena (en Cundinamarca y Tolima), en un enclave seco en la vertiente occidental de la Cordillera Occidental (entre Cali y Buenaventura), y el piedemonte oriental de la Cordillera Oriental (desde Norte de Santander hasta Putumayo), hasta 1200 m de elevación.

Ecología Palma con tallo solitario de

hasta 30 m alto. Crece en bosque seco y bosque húmedo tropical. En el PNN Tinigua sus frutos son consumidos por churucos (Lagothrix lagothricha), maiceros (Cebus spp.), dantas (Tapirus terrestris), saínos (Tayassu tayacu) y tortugas morrocoyes (Stevenson et al. 2000). Se ha encontrado con flores en septiembre-diciembre y con frutos en marzo-abril y septiembre.

Usos e importancia Es plantada frecuentemente como ornamental en tierras templadas y cálidas.

Situación actual En las localidades donde se ha registrado es actualmente rara, pues su hábitat ha sido severamente deforestado para el establecimiento de actividades agropecuarias. Se estima que la especie ha sufrido una reducción poblacional mayor del 30% en los últimos 60 años. Se considera Vulnerable con base en el criterio A2ac (tomando 30 años como tiempo de generación). Sólo se conoce de un área protegida, el PNN Tinigua, donde es medianamente abundante (Stevenson et al. 2000).

213

Syagrus sancona

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; revisar las medidas de protección en el PNN Tinigua; fomentar otras áreas de reserva que contengan poblaciones viables de la especie; cultivarla en jardines botánicos y colecciones privadas.

Material representativo ANTIOQUIA: Amagá-Venecia, 900 m, 1998, R. Bernal, obs. pers. CASANARE: 20 km al NE de Yopal, 10 mar 1991, R. Bernal, obs. pers. CUNDINAMARCA: carretera

214

Guaduas-Honda, 2000, R. Bernal, obs. pers. META: alrededores de Acacías, 2003, G. Galeano, obs. pers.; Serranía de La Macarena, río Guapaya, nov 1949, Philipson et al. 1656 (COL). NORTE DE SANTANDER: Petrolea, comienzo del oleoducto, 60 m, sep 1946, Foster & Foster 1787 (COL); carretera Cúcuta-Pamplona, 4 km al sur de La Donjuana, 950 m, mar 1987, Bernal & Galeano 1359 (COL). TOLIMA: Gualanday, 500 m, 2000, R. Ber nal, obs. pers. PUTUMAYO-CAQUETÁ: resguardo Jirijirí, 1993, R. Bernal, obs. pers. RISARALDA: La Virginia, ca. al río Risaralda, 1000 m, R. Bernal, obs. pers. VALLE DEL CAUCA: hoya del río La Vieja, entre Piedra de Moler y Alto del Dinde (entre Cartago y Alcalá), 1170 m, nov 1946, Cuatrecasas 22971 (COL); Palmira, oct 1939, Rivero s. n. (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Syagrus sancona

MAR CARIBE

Y # #Y

#

PANAMÁ

#Y

#

VENEZUELA

#Y

#

#Y

OCÉANO PACÍFICO

#Y

#Y

##

#Y

# # #

#Y

#Y

#

#

#

#Y

#Y

#

#Y

#Y

#Y #Y #Y

#Y

#

ECUADOR

140

0

PERÚ

# ## ## # ##

##

#

#

140 km

215

GUALTE MAZORCA Wettinia hirsuta Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: Vulnerable: (VU)

216

Wettinia hirsuta

Etimología

Usos e importancia

El nombre “gualte” es derivado del awavit waltit, y se aplica en Nariño a varias especies de Wettinia; “mazorca” alude al aspecto de los racimos de frutos.

Los tallos se usan para fabricar cerbatanas y lanzas para pescar.

Nombres comunes Chuppí (emberá, alto Sinú); gualte, macana, maquenque, mazorca, palma mazorca (Antioquia); zancaraño (Santander, Magdalena medio).

Distribución geográfica Conocida del valle medio del río Magdalena, en los departamentos de Antioquia, Boyacá y Santander, y de la cuenca alta del río Sinú, en el departamento de Córdoba, entre 400 y 1300 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario de hasta 12 m alto. Crece en bosque húmedo tropical y subandino, a veces en relictos de bosque o en borde de carretera. Se ha encontrado con flores en febrero, julio y octubre y con frutos en febrero y julio.

Situación actual Esta especie ha sido categorizada como Vulnerable [VU A2ac]. Se conoce de cerca de diez localidades, la mayoría con colecciones más o menos recientes. En el valle del Magdalena es una especie rara, pues las poblaciones han sido reducidas por la deforestación y consecuente fragmentación de los bosques, para el establecimiento de actividades agropecuarias. Se estima que las poblaciones han sufrido una reducción mayor del 30 % en los últimos 50 años (el tiempo de generación se estima en cerca de 16 años) (criterio A2ac) y que la mayor reducción se ha producido en las poblaciones del departamento de Antioquia. Las localidades mejor conservadas están en la cuenca alta del río Sinú, en el PNN Paramillo. Se espera que pueda encontrarse también en relictos boscosos en las serranías de San Jerónimo, Ayapel y San Lucas, y en unos pequeños parches en el Magda-

217

Wettinia hirsuta

lena Medio entre Puerto Boyacá, Puerto Berrío, Puerto Nare y San Francisco. Ha sido categorizada previamente como “Vulnerable” a nivel nacional y global (Bernal 1989, BGCI 1996, Walter & Gillett 1998).

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones, especialmente las del PNN Paramillo; cultivarla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo ANTIOQUIA: entre Anorí y Dos Bocas, cerca de La Planta Providencia, 400-700 m, nov 1976, Shepherd 668 (HUA); Amalfi,

218

cañón de Quebradona, ca. de 20 km al suroeste de Amalfi, 1200 m, 1990, G. Galeano, obs. pers; 15 km de Yalí sobre carretera a La Unión, 1000 m, feb 1985, Henderson & Bernal 164 (COL); San Carlos, 6 km al oeste de El Jordán (antiguamente Canoas), 950 m, sep 1987, Bernal & Tobón 1381 (COL); San Carlos, Alto Samaná, Miraflores, finca El Desespero, bosques a dos horas de camino noreste de la finca en el camino a Jardín, 750890 m, oct 1989, Callejas et al. 8589 (COL); 28 km al suroeste de Zaragoza, entre Aljibes y Providencia, 400-700 m, feb 1977, Alverson et al. 80 (NY); San Francisco, camino Topacio-Aquitania, 600-1000 m, nov 1990, Cárdenas et al. 3088 (MO). BOYACÁ: Puerto Boyacá, Puerto Romero, 1997, Bernal, obs. pers. CÓRDOBA: Tierralta, bosques entre los ríos Esmeralda y Sinú, dos km arriba de la confluencia, 200 m, jul 1986, Bernal et al. 1147 (COL); PNN Paramillo, unión de los ríos Tigre y Manso, 200 m, jul 1988, Gentry & Cuadros 63765 (MO). SANTANDER: Landázuri, carretera del Carare, ca. al campamento de Las Flores, 1300 m, jul 1941, Jaramillo 134 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

Wettinia hirsuta

MAR CARIBE

#Y

#Y # #

# ##

Medellín

#Y

#Y # #

# # #

# # #Y #### ###

#Y

#

BOGOTÁ D.C.

#Y 35

0

35

70 105 km

219

GUALTE MAPORA Wettinia microcarpa Familia Palmae

Rodrigo Bernal

Categoría global: Vulnerable: (VU)

220

Wettinia microcarpa

Etimología

Situación actual

El nombre “gualte” es derivado del awavit waltit, y se aplica en Nariño a varias especies de Wettinia; “mapora” es el nombre común de esta especie en Norte de Santander.

Solo se conoce de fragmentos de bosque en tres localidades, por lo que se categoriza como Vulnerable por el criterio D2 (menos de cinco localidades). En una de las localidades, el ascenso al páramo de Jurisdicciones, se localizó en 1987 una pequeña población en un fragmento de bosque junto a la carretera, donde había abundante regeneración en todos los estados de desarrollo; sin embargo, la zona ha sido deforestada en los últimos años, y no se conoce su estado actual. La otra población, observada ese mismo año, estaba en el PNN Tamá, donde era abundante. En la tercera localidad, en el municipio de Tona, al oriente de Bucaramanga, el “gualte mapora” se encontró en 2004, y era abundante en fragmentos de bosque. Es posible que se encuentren poblaciones esparcidas en los pequeños relictos de bosque que aún se conservan en Pamplonita, Cucutilla, Suratá, Salazar y Cáchira, así como hacia el norte, en Ábrego. Ha sido categorizada previamente como “En Peligro” (Bernal 1989).

Nombre común Maclenque (Santander), mapora (Norte de Santander)

Distribución geográfica Conocida únicamente del norte de la Cordillera Oriental en los departamentos de Santander y Norte de Santander, entre 1800 y 2400 m de altitud. Exclusiva de Colombia.

Ecología Palma con tallo solitario de hasta 12 m de alto. Crece en bosque húmedo premontano y montano bajo. Se ha encontrado con flores y marzo y con frutos en marzo y junio.

Usos e importancia Los tallos se emplean localmente como postes para casas.

221

Wettinia microcarpa

Medidas de conservación propuestas Evaluar el estado actual de las poblaciones; fortalecer la conservación en el PNN Tamá. Incluirla en jardines botánicos y otras colecciones vivas.

Material representativo NORTE DE SANTANDER: Ábrego, carretera al páramo de Jurisdicciones, 2300 m, mar 1987, Bernal & Galeano 1367 (COL); Toledo, camino al páramo de Tamá, región de Samaria, 2200 m, mar 1987, Bernal & Galeano 1356 (COL). SANTANDER: Tona, carretera desde el 18 (km 16 de la vía Bucaramanga-Pamplona) hacia Tona, 1800 m, jun 2004, Bernal & Acosta 3481 (COL).

Autores: Gloria Galeano & Rodrigo Bernal

222

Wettinia microcarpa

NORTE DE SANTANDER # ANU LOS ESTORAQUES

Río

Ocaña #

Abrego #

#

San Martín

Zuli a

Hacarí

CESAR

VENEZUELA

Cúcuta

#

#Y

oL



Herrán

a

ij ebr

#

R ío

Toledo Soga

mos

o

#Tona

#

#

PNN TAMÁ

#Y # Bucaramanga

#

Cubará

#

Río

30

0

PNN EL COCUY

SANTANDER

Río

Suár ez

###

BOYACA

30

60 km

O CA

223

Loading...

Palmas - IUCN

Palmas Rodrigo Bernal (familia Arecaceae o Palmae) Por: Gloria Galeano y Rodrigo Bernal 59 Las palmas (familia Arecaceae o Palmae) L as palmas ...

28MB Sizes 1 Downloads 14 Views

Recommend Documents

Amarain Palmas | UACJ - Academia.edu
Amarain Palmas, UACJ, Ingenieria Industrial Department, Alumnus. Studies Economic Geography, European Union, and Biotech

libro de juegos - IUCN
En el año 2015, el Consejo de Parques Canadienses (CPC) formó un grupo de trabajo ciudadano para desarrollar una guía

Negociar - IUCN Portals
Hay muchos tipos de acuerdos en torno al agua: políticas, leyes, cartas, códigos de conducta, contratos u otros acuerd

Report - IUCN Portals
la falta de higiene, la insuficiente atención sanitaria, la carencia de títulos de propiedad, el alcoholismo, el aumen

mauritanie mauritania - IUCN Portals
Apr 2, 1986 - désert, traquets à croupe blanche, pies grièches grises Lanius ...... suelo. La herbácea característi

Medicinal Plant Conservation - IUCN
May 3, 2012 - GROUP. Volume 15. Newsletter of the Medicinal Plant Specialist Group of the IUCN Species Survival Commissi

Sindh SoED - IUCN
2nd Class Judicial. Magistrate. Environmental Tribunal & other. Tribunals for special subject matters like tax, banking

informe - IUCN Portals
de una opinión por parte de la UICN en relación con la categoría jurídica de cualquier país ... de la vida humana.

Comissão para a Sobrevivência de Espécies IUCN - IUCN Portals
estas diretrizes contribuam para a avaliação e, se necessário, aplicação do manejo ex situ em atividades .... O manejo e

Knowledge Products and - IUCN
Desk analysis of all knowledge products 2001-2004. 7. 1.4.4. Development of the tracking methodology. 8. 2. Tracking the