Liberalización de la propiedad versus territorios indígenas en el norte

Loading...

Presiones comerciales sobre la tierra

Liberalización de la propiedad versus territorios indígenas en el norte de Nicaragua: el caso de los chorotegas

Nuestra visión El acceso seguro y equitativo a la tierra y su control reducen la pobreza y contribuyen a la identidad, la dignidad y la inclusión Nuestra misión La Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra es una alianza mundial de organizaciones de la sociedad civil e intergubernamentales que trabajan juntas para promover el acceso seguro y equitativo a la tierra así como su control para las mujeres y hombres pobres a través de la incidencia, el diálogo, el intercambio de conocimientos y la formación de capacidades El Cirad produce y transmite, conjuntamente con los países del Sur, nuevos conocimientos para acompañar su desarrollo agrícola y contribuir al debate sobre los grandes retos mundiales de la agronomía. El Cirad, organismo de investigación finalizada, establece su programación a partir de las necesidades del desarrollo, del terreno al laboratorio, de lo local a lo planetario. Agronomes et Vétérinaires Sans Frontières (AVSF) es una ONG que respalda desde hace 30 años a las familias campesinas más amenazadas por la exclusión y la precariedad, en África, Asia, América Central y del Sur. AVSF pone al servicio de esas familias campesinas las competencias de profesionales de la agricultura, de la ganadería y de la salud animal y les ayuda a: - mejorar su calidad de vida, - gestionar mejor los recursos naturales, - obtener un mayor reconocimiento de su papel en la sociedad, - participar en el desarrollo socioeconómico de su región. El Centro de Investigaciones Sociológicas, Económicas, Políticas y Antropológicas fue fundado en el año 1966 con la finalidad de desarrollar tanto la investigación científica básica como la aplicada. El CISEPA nace como una iniciativa de los departamentos académicos de Ciencias Sociales y de Economía y de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Ilustración de cubierta: © Aldo di Domenico 2011 Las opiniones expresadas en este informe son las de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de la Coalición, ni de sus miembros y donantes ISBN 978-92-95093-42-3

© 2011 Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra

Liberalización de la propiedad versus territorios indígenas en el norte de Nicaragua: el caso de los chorotegas Preparado por: David Monachon, Agronomes et Vétérinaires Sans Frontières Noémi Gonda, Agronomes et Vétérinaires Sans Frontières Enero 2011

Reconocimientos El proyecto de investigación de la Iniciativa Presiones Comerciales sobre la Tierra fue coordinado en la secretaría de la Coalición por Michael Taylor, con la asistencia de Andrea Fiorenza. Ward Anseeuw de CIRAD proporcionó asistencia técnica a todos los estudios y el proyecto tuvo como base in marco conceptual desarrollado por Michel Merlet y Clara Jamart de AGTER. Un gran número de miembros y socios de la Coalición, así como especialistas independientes, han contribuido a la investigación, análisis y documentación de este proyecto.

La Coalición desea agradecer a todos los siguientes donantes que a través de su suporte han permitido la realización de todas las investigaciones en el marco de la iniciativa sobre las Presiones Comerciales sobre la Tierra.

Las opiniones expresadas en este documento no pueden considerarse opiniones oficiales de estos donantes. La Secretaria de la Coalición agradecería recibir copias de toda publicación que utilice esta publicación como fuente al correo electrónico [email protected]

Prefacio La Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra fue establecida por organizaciones de la sociedad civil y multilaterales que estaban convencidas de que el acceso seguro a la tierra y a los recursos naturales es un aspecto central para que las mujeres y hombres sean capaces de salir del hambre y la pobreza y se mantengan fuera. En 2008, al mismo tiempo que la crisis de los precios de los alimentos elevaba al número de personas con hambre por encima de los mil millones, los miembros de la Coalición lanzaron un proyecto de investigación global para entender de mejor manera las implicancias de la creciente ola de inversiones internacionales de gran escala en tierras. Los productores de pequeña escala siempre han enfrentado competencia por la tierra de la que depende su subsistencia. Es evidente, sin embargo, que los cambios en la demanda de alimentos, energía y recursos naturales, junto a la liberalización de los regímenes comerciales, están determinando que la competencia por tierras sea crecientemente global y crecientemente desigual. Empezando con un estudio sobre alcances realizado por el miembro de la Coalición, AGTER, el proyecto de investigación de Presiones Comerciales sobre la Tierra ha juntado a más de 30 socios, que incluyen desde ONG en regiones afectadas y cuyas perspectivas y voces son las más cercanas a los usuarios de la tierra afectados, hasta institutos de investigación internacionales cuya contribución proporciona un análisis global de temas clave seleccionados. El proceso de estudio permitió que organizaciones con poca experiencia previa en la realización de este tipo de proyectos de investigación participen en el estudio global y que sus voces sean escuchadas. El miembro de la Coalición, CIRAD, proporcionó asistencia para la planificación y la redacción de cada estudio. La Coalición sostiene que, en una era de uso y gobernanza de la tierra crecientemente globalizados, es más importante que nunca que las voces e intereses de todos los actores interesados – y en particular los usuarios locales de la tierra – sean representados en la búsqueda de soluciones para lograr un acceso equitativo y seguro a la tierra. Este informe es uno de los 28 que están siendo publicados como parte del estudio global. La lista completa de estudios, así como otra información sobre otras iniciativas de la Coalición relacionadas con Presiones Comerciales sobre la Tierra, está disponible para ser descargada del sitio de la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra en www.landcoalition.org/cplstudies. Extiendo mis agradecimientos a todas las organizaciones que han sido parte de este proyecto de investigación único. Continuaremos trabajando para que hayan oportunidades para que estos estudios, y las diversas perspectivas que representan, contribuyan a que se tomen decisiones informadas. Las implicancias de las opciones de uso de la tierra y los recursos naturales son extremas. En un mundo crecientemente polarizado y con limitaciones sobre los recursos, las decisiones tomadas hoy acerca de la tenencia y propiedad de la tierra moldearán las economías, sociedades y oportunidades de las generaciones futuras, y por ello deben ser consideradas cuidadosamente. Madiodio Niasse Director, Secretaría de la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra

Resumen Reconocimientos Prefacio Resumen Acrónimos y siglas Resumen ejecutivo

Introducción

1

1 Los pueblos y los territorios indígenas chorotegas

4

Una historia de dominación e «invisibilización» de los derechos indígenas La sobreposición de derechos en torno a la tierra La degradación extrema de los recursos naturales

2 Dinámicas de tierras y prácticas de gestión de recursos naturales en los territorios indígenas chorotegas Tierra, territorio y propiedad: visiones distintas Los derechos sobre los recursos naturales Las prácticas de manejo

3 El proceso de recuperación del control del territorio chorotega La aparición del alambre y la propiedad privada No hay más tierras disponibles, no se vende la tierra Otras prácticas de acceso a la tierra para producir La cooperativa en el pueblo indígena de San Lucas: ¿cómo y para qué recuperar el control del territorio? El papel de las mujeres indígenas en el proceso de recuperación del control del territorio El reencuentro con el «saber hacer» tradicional: la medicina natural El rol de los organismos de cooperación

4 Conclusiones Anexo 1: Comunidades visitadas en el marco de la investigación Annexo 2: Mapas Bibliografía

5 6 8

9 9 16 21

27 28 28 29 30 31 32 33

34 37 38 45

Acrónimos y siglas AVSF

Agrónomos y Veterinarios sin Fronteras

BID

Banco Interamericano de Desarrollo

BM

Banco Mundial

CA

Consejo de Ancianos

CDM / CDL

Comité de Desarrollo Municipal / Comité de Desarrollo Local

CORFOP

Corporación Forestal del Pueblo

CPICH

Coordinadora de Pueblos Indígenas Chorotegas

DIRAC

Dirección de Resolución Alternativa de Conflictos

EMAGON

Empresa Maderera Gonzo (Honduras)

ERN

Escuelas Radiofónicas de Nicaragua

FMI

Fondo Monetario Internacional

FSLN

Frente Sandinista de Liberación Nacional

GPC

Gabinete de Poder Ciudadano

IBI

Impuesto de bienes inmuebles

INAFOR

Instituto Nacional Forestal

INEC

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos

INETER

Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales

INPRHU

Instituto de Promoción Humana

JD

Junta directiva

MADESSA

Maderas de Nueva Segovia S. A.

MAGFOR

Ministerio Agropecuario y Forestal

MARENA

Ministerio del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales

MIN

Movimiento Indígena de Nicaragua

MINSA

Ministerio de la Salud

OIT

Organización Internacional del Trabajo

ONG

Organización no gubernamental

PICHTAC

Pueblo Indígena Chorotega de Totogalpa

PIM

Pueblo Indígena de Mozonte

PISJC

Pueblo Indígena de San José de Cusmapa

PISL

Pueblo indígena de San Lucas

PIT

Pueblo Indígena de Telpaneca

PRODECOOP

Promotora de Desarrollo Cooperativo de Las Segovias

PRODEP

Proyecto de Ordenamiento de la Propiedad

RAAS

Región Autónoma del Atlántico Sur

RAAN

Región Autónoma del Atlántico Norte

UCA

Universidad Centroamericana

USAID

United States Agency for International Development / Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional

Resumen ejecutivo En América Central, como en el resto del continente americano, la expansión del mercado de tierras a expensas de las comunidades campesinas no solo altera la estructura de la propiedad agraria sino también la lógica de uso de los recursos naturales y, con ello, los patrones socioculturales de las poblaciones indígenas. Así ha ocurrido en el territorio del pueblo chorotega en el norte de Nicaragua. El documento estudia este caso subrayando que en este pueblo está en curso un proceso de etnogénesis o renacimiento de las prácticas comunales, más racionales para el mejor aprovechamiento de los recursos naturales, pero que todavía se encuentra desarticulado de la esfera legal estatal. Para desarrollar esta hipótesis los autores pasan revista a la historia de los territorios chorotegas, sus formas de manejo comunal de los recursos y las contradicciones que surgen entre la concepción de la tierra como un valor de uso y la consideración de esta como valor de cambio. La historia de los chorotegas es, según el documento, una historia de invisibilización de su existencia y de desconocimiento de sus derechos de propiedad, inclusive en medio del proceso de transformación y reivindicación social desarrollado en Nicaragua. Situación que ha corrido pareja a la degradación del medio ambiente debido, sobre todo, al cambio de uso indiscriminado de las tierras de agricultura de subsistencia apropiadas por la gran explotación industrial. A diferencia de ese decurso, en los territorios conservados por las comunidades, pese a la excesiva fragmentación y el bajo nivel tecnológico, se ha mantenido una concepción consensuada de la propiedad que armoniza el interés individual y el colectivo y propugna una relación armónica con el medio ambiente. Esta concepción sostiene la vigencia de formas de organización tradicionales (como el Monéxico o Consejo de Ancianos) que rigen la gestión de los recursos. Pero el choque de concepciones ha introducido cambios en la comunidad, como la aparición de las alambradas en las parcelas, y ha puesto en peligro la gestión sostenible de los recursos naturales. Ante este panorama, los autores expresan su convicción de que la vitalidad de la organización comunitaria y la cosmovisión que la sostiene deberían ser reconocidas en una nueva legislación nacional para los pueblos indígenas del centro, norte y Pacífico de Nicaragua como camino para el desarrollo sostenible de esas regiones.

Introducción La sociedad nicaragüense es histórica e intrínsecamente multicultural. Sin embargo, solo a partir de la Constitución de 1987 se reconoció esta realidad y los derechos especiales de los pueblos indígenas como «[…] mantener y desarrollar su identidad y cultura, tener sus propias formas de organización social, administrar sus asuntos locales, mantener sus formas comunales de propiedad de sus tierras y el goce, uso y disfrute de las mismas» (artículo 5). Aun así, hoy en día, en los territorios chorotegas (norte de Nicaragua) no se ha logrado el ejercicio de estos derechos, a pesar de la activa participación de los pueblos indígenas en las decisiones de desarrollo local, la cual debería favorecer la construcción de una sociedad más democrática con una gestión sostenible de la tierra y los recursos naturales como instrumentos de lucha contra la pobreza. A partir del año 2000 se organizó, con el apoyo de varios organismos internacionales, la Coordinadora de los Pueblos Indígenas del Norte de Nicaragua (CPICH) que agrupa cinco pueblos indígenas en los departamentos de Nueva Segovia y Madriz (anexo 2). Esta región abarca una superficie de 990 km2 y tiene una población de 57.764 personas, de las cuales 51% se reconoce como indígena (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos [INEC] 2005). Por otro lado, según este censo, más de la mitad de la población de cuatro de estos cinco territorios se encuentra en situación de alta pobreza (Totogalpa, Telpaneca, San Lucas y Mozonte) y uno en situación de extrema pobreza (San José de Cusmapa), frente a un promedio nacional de 36%. Esta población, sin o con muy poca tierra, practica una agricultura de subsistencia en las laderas de un territorio degradado por la explotación irracional de los recursos forestales. Además, uno o dos miembros de cada familia indígena se ven obligados a migrar de forma temporal o permanente para asegurar la alimentación de la familia. Estos territorios enfrentan dos órdenes de problemas: en primer lugar, la presión social sobre los recursos naturales: tierra, agua y bosque; y, en segundo lugar, el insuficiente reconocimiento por parte del Estado y la existencia de vacíos legales que excluyen a los pueblos indígenas de los planes de inversión, desarrollo territorial y manejo y control de sus territorios. Ello porque la mayor parte y las mejores tierras de los territorios chorotegas se encuentran en manos de productores foráneos, no indígenas, que viven en Ocotal o Managua y producen café, y de empresas madereras. Además, las tierras que albergan las fuentes de agua (alturas del territorio de Mozonte) se ubican en una zona de frontera con Honduras y son codiciadas por empresas que pretenden implantar purificadoras de agua, dejando sin el recurso a las comunidades.

1

Es en este contexto que los pueblos indígenas chorotegas han comenzado a reivindicar su existencia y su reconocimiento, plantear la necesidad de controlar ellos los recursos naturales para asegurar su supervivencia cultural y, aún más, su posibilidad de permanencia en esas regiones y mejora de sus condiciones de vida, amenazadas por la codicia de un cierto modelo económico, pero también por la inconsciencia de buena parte de la misma población indígena. El objetivo de la presente investigación es estudiar las dinámicas de tierras existentes en los territorios indígenas chorotegas y las prácticas locales de gestión de los recursos naturales en un contexto de fuerte presión comercial, así como ofrecer elementos prácticos y de reflexión para logar una gestión concertada de la tierra y los recursos naturales, contribuyendo de esta manera a la viabilización de estos territorios indígenas en proceso de recuperación étnica. La investigación que la sustenta se realizó en el año 2009 en 19 comunidades de los territorios de Telpaneca, Mozonte, Totogalpa, San Lucas y San José de Cusnapa (anexo 1) mediante el empleo de encuestas sociales con un enfoque particular sobre la gestión y los mercados de tierras (Le Meur 2002); tres tipos de enfoque: observaciones, entrevistas y análisis de los escritos (Le Meur 2002); estudios de casos de las estrategias individuales de los productores (Le Meur 2002); encuestas con instituciones involucradas en las dinámicas de tierras en los territorios chorotegas; un enfoque sistémico para abordar la organización del espacio de los territorios chorotegas y las estrategias de sus productores (Jouve 1992); y cartografía participativa para abordar la organización del espacio de los territorios chorotegas y las estrategias de los productores (Merlet 2002). Se realizaron 200 entrevistas a diferentes miembros y líderes de las comunidades indígenas y a grupos estratégicos: representantes de la junta directiva, miembros del Consejo de Ancianos, o Consejo Monéxico, de los pueblos indígenas; también a líderes locales, directivos de las comunidades, trabajadores de las municipalidades, representantes del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA) y de la intendencia de la propiedad y personas en representación del Proyecto de Ordenamiento de la Propiedad (PRODEP). Se partió de la siguiente premisa, que fue la base de la investigación: «La pequeña agricultura indígena y campesina de los chorotegas es más generadora de riquezas para la nación y representa más el interés general que la agricultura extensiva en manos de grandes productores capitalistas y foráneos». Asimismo, se considera que las prácticas locales de gestión de la tierra y los recursos naturales de los chorotegas son más sostenibles que las de las haciendas extensivas y las empresas madereras, siempre y cuando se logre adaptar estas prácticas a contextos cambiantes. El periodo de investigación culminó con la organización, en Mozonte, de un Encuentro Centroamericano sobre «Estrategias locales y nacionales de los movimientos indígenas para viabilizar las agriculturas y los territorios indígenas en crisis», que se presentó bajo la

2

forma de un intercambio entre pueblos indígenas de América Central y del Sur (Guatemala, Honduras, Nicaragua, Bolivia y Colombia). Este encuentro permitió presentar, de manera más general, los términos del debate actual alrededor del enfoque de la tenencia de la tierra consuetudinaria y los desafíos comunes de los diferentes pueblos indígenas de América Latina. Los pueblos indígenas chorotegas, así como otros pueblos indígenas de las zonas centro, norte y del Pacífico de Nicaragua, se encuentran en un proceso reciente de constituciónreconstitución de una identidad que históricamente fue ignorada y desconocida por los órganos institucionales del Estado. En el marco de este proceso, el respeto de su territorio ancestral y su viabilización están en el centro de sus preocupaciones. La diversidad de los actores y las visiones presentes en estos territorios tiene como consecuencia la superposición de derechos y la multiplicación de los conflictos sobre la tierra y los recursos naturales. La comprensión de las diferentes lógicas territoriales existentes es primordial en esta búsqueda de futuro para los territorios indígenas chorotegas.

3

1

Los pueblos y los territorios indígenas chorotegas Desde la llegada de los españoles, hace unos 500 años, hasta hoy Nicaragua conoció varios procesos de cambio que llevaron a la situación actual: imposición de la propiedad privada, desorganización de los pueblos autóctonos del país y multiplicación de los conflictos respecto de la tenencia de la tierra y los recursos naturales. La población de las comunidades investigadas se caracteriza por la posesión de poca superficie de tierra y la realización de prácticas agrícolas de subsistencia con una explotación familiar de la tierra. Según un estudio de Agrónomos y Veterinarios sin Fronteras (AVSF 2006), en el caso de los territorios de Telpaneca y Mozonte se observa un promedio de 0 a 2,5 manzanas (una manzana equivale a 0,7 hectáreas) de tierra cultivable por familia. El fuerte crecimiento demográfico experimentado acentúa la presión sobre los recursos naturales (tierra, agua y bosque) y compromete el futuro y la viabilidad del territorio. Las prácticas agrícolas están esencialmente basadas en el cultivo de granos básicos, es decir, maíz, frijol y sorgo. Las hortalizas y los frutales se encuentran poco en los sistemas de producción de las familias estudiadas, por el difícil acceso al agua de riego y las costumbres alimentarias locales. La situación de pobreza, las pocas posibilidades de acceder a medios de producción y la cronicidad de los accidentes climáticos de estas regiones rurales son el origen de un importante fenómeno de migración temporal, en particular durante la época de corte de café y en la temporada seca. El huracán Mitch, de 1998, impactó duramente en la zona norte de Nicaragua: la violencia del fenómeno dejó paisajes modificados de manera irremediable, se llevó las tierras fértiles de las milpas 1 y dejó rocas o quebradas enterradas debajo de toneladas de tierra. Más recientemente, en el invierno de 2009 ocurrió una fuerte sequía en esta misma zona, por la cual la mayoría de las poblaciones del estudio perdió su cosecha debido a la escasez de agua. Por todo ello resulta esencial empezar el análisis con la presentación de un resumen de este contexto.

1

La milpa es tanto el espacio físico, la tierra, la «parcela», como las especies vegetales, la diversidad productiva que sobre ella crece. Además, es el reflejo de los conocimientos, la tecnología y las prácticas agrícolas y el trabajo de los productores necesarios para satisfacer las necesidades básicas de la familia campesina.

4

Una historia de dominación e «invisibilización» de los derechos indígenas Los indígenas chorotegas conocieron una larga historia de dominación desde la conquista por la Corona española hasta la independencia en 1821, que dejó el poder en manos de los grandes propietarios, antiguos colonos españoles. Estos conservaron su supremacía mediante la privatización de las tierras vírgenes. Hasta el siglo XVIII, las poblaciones fueron sometidas con el sistema de las encomiendas a la dominación de los conquistadores españoles. Durante la Colonia, las comunidades estaban reunidas alrededor de un colono propietario. Después de esta etapa los pueblos indígenas obtuvieron concesiones de tierra de propiedad colectiva alrededor de los «nuevos pueblos» (Moallic 2005). Más adelante, las comunidades indígenas compraron tierras mediante la adquisición de Títulos de Propiedad Real (Mechri Adler 2000). Este fue el caso de los cinco pueblos indígenas objeto de esta investigación. Sin embargo, desde la independencia del país la existencia de esos títulos fue ignorada por los sucesivos gobiernos republicanos. Con la introducción y el desarrollo del cultivo del café a partir de 1881, las tierras aumentaron de valor y las mejores empezaron a concentrarse en manos foráneas con el apoyo del gobierno. Muchas de estas tierras habían sido indígenas. A partir de 1893, bajo el mando del presidente José Santos Zelaya, quien defendía los intereses de la naciente burguesía exportadora, se creó un registro de la propiedad para legalizar la apropiación de la tierra (Mechri Adler 2000). Se promovió la venta de tierras comunales y ejidales, se desconoció a los gobiernos tradicionales y se impulsó la creación de las juntas directivas de los pueblos indígenas, con el propósito de privatizar las tierras comunales. Bajo el régimen de Anastasio Somoza, en la década de 1950, el gobierno concedió el derecho de explotación de los bosques a compañías extranjeras como la Empresa Maderera Gonzo (EMAGON) de Honduras, que dejó en Totogalpa un territorio devastado. Con la toma del poder por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL), en 1979, se creó la Corporación Forestal del Pueblo (CORFOP), bajo control directo del gobierno, encargada del corte, la transformación y la venta de la madera de las tierras públicas. Esa medida hizo caer en forma significativa las exportaciones de madera: de 70 millones de dólares en 1976, a menos de 3 millones en 1980. 2 Durante la década del gobierno sandinista (1979-1989), la política se orientó hacia una homogeneización étnica de la parte occidental de Nicaragua. El proyecto de una nación mestiza fue el producto de una elite ladina que encabezó las instituciones estatales y

2

Unasylva 1993.

5

dispuso de suficientes recursos jurídicos para reducir al silencio a los indígenas de esta región e «invisibilizarlos». En esa década no existió ninguna política del gobierno revolucionario para los indígenas de las diferentes regiones del país. Al contrario, las autoridades indígenas fueron ignoradas por los programas de desarrollo económico formulados por el Estado. La excepción fue la costa atlántica que focalizó la «pregunta étnica»; mientras que las comunidades del centro, el norte y la costa del Pacífico no tuvieron otra posibilidad para beneficiarse de los programas de desarrollo que presentarse como «campesinos sin tierra» o «cooperativistas». La llegada de Violeta Chamorro al poder, en 1990, favoreció con su nueva política el desarrollo del sector privado. Se suprimió la CORFOP y los inversores privados internacionales volvieron al país para conseguir nuevas concesiones forestales. Las empresas públicas que controlaba la empresa estatal, como MADECASA, PLYNIC, COREXSA y YODECO, entre otras, fueron privatizadas (Ministerio Agropecuario y Forestal [Magfor] 2005).

La sobreposición de derechos en torno a la tierra La agitada historia agraria de Nicaragua tras la dictadura de la dinastía de los Somoza, la revolución sandinista y el periodo de liberalización de la economía nacional y sus modos de explotación capitalista en la década de 1990 han dejado como herencia «[…] un desorden en materia de tenencia de la tierra». 3 En la actualidad es común encontrar parcelas reclamadas por varios «dueños», quienes aseguran ser el legítimo propietario, enseñan el título de reforma agraria, la escritura privada, la escritura pública, el título supletorio o se reivindican como desmovilizados del ejército sandinista o la «contra» 4 que se apropiaron de las tierras por falta de respuesta a sus demandas por el Estado. También se encuentra compradores de tierras sin documentos, documentos de compra-venta o transferencia de tierras sin legalidad, o la instalación por la fuerza de individuos llamados «tomatierras» en los territorios indígenas. 5 Los organismos internacionales como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y otras instituciones dan prioridad a la emisión de títulos de propiedad privada

3

«Propiedad: el hilo rojo». Envío, Nº 180, pp. 3-15. Managua, 1997 (Nitlaplan, Instituto de Investigación y Desarrollo, Universidad Centroamericana [UCA]).

4

Movimiento armado de guerrillas «contrarrevolucionarias», con base en Honduras y apoyado por Estados Unidos.

5

«Hay más reclamos que tierras». La Prensa [Managua]. 24 de julio de 2003.

6

para mejorar la seguridad de la tenencia de la tierra y el acceso al crédito y, por ende, aumentar los recursos del Estado. El PRODEP, que interviene en el departamento de Madriz, y por lo tanto en cuatro de los cinco territorios chorotegas, en la actualidad es promovido por el gobierno de Nicaragua y apoyado por el BM y el Fondo Nórdico de Desarrollo. Se trata de un proyecto de catastro y titulación individual. Los pueblos indígenas que reivindican la propiedad colectiva de su territorio comprado a la Corona española no fueron consultados antes de la realización de este proceso de catastro y se ven excluidos de participar en él. El pueblo indígena de Telpaneca presentó un recurso de amparo contra las mediciones realizadas en el marco de este proyecto de catastro, pues las familias instaladas de manera ilegal en su territorio (los «tomatierras») pueden aprovechar de las mediciones para legalizar las tierras ocupadas, lo que rechaza el gobierno indígena de Telpaneca. Una propuesta de la Ley de Pueblos Indígenas del Centro, Norte y Pacífico de Nicaragua (República de Nicaragua 2006) que podría permitir a los chorotegas ejercer sus derechos sobre la tierra y los recursos naturales está detenida en la Asamblea Nacional por intereses políticos. La confusión generada es una puerta abierta para las empresas y los productores foráneos, quienes pueden seguir acumulando tierras y especulando sobre el territorio chorotega.

7

La degradación extrema de los recursos naturales La historia de los territorios chorotegas da testimonio de un proceso de destrucción progresiva del medio ambiente debido a las concesiones para la explotación de los recursos forestales otorgadas a empresas foráneas a partir del siglo XIX. No existieron políticas de conservación y la población participó en el fenómeno general de «despale» (corte de madera). Hoy se ha generalizado en los territorios chorotegas la escasez de agua y madera, pues muchas fuentes naturales han desaparecido debido a la sobreexplotación ejercida sobre los recursos. Las ventas de tierras y el desarrollo de la propiedad privada permitieron a los «dueños» apropiarse también de los recursos del territorio. En ocasiones, cerraron el acceso a las poblaciones vecinas y condujeron a situaciones de severos conflictos de servidumbre. En oposición ante esta situación, las organizaciones indígenas chorotegas defienden actualmente la tenencia colectiva de la tierra y su carácter inalienable. La Ley 559, o Ley Especial de Delitos Ambientales, que fue aprobada en noviembre de 2005, en principio podría ayudar a detener la deforestación del territorio, pues prohíbe todo corte de madera verde sin el permiso del MARENA; pero su aplicación es difícil y el corte y el transporte de madera ilegal son todavía muy frecuentes.

8

2

Dinámicas de tierras y prácticas de gestión de recursos naturales en los territorios indígenas chorotegas Tierra, territorio y propiedad: visiones distintas En la cosmovisión chorotega, justamente el territorio indígena es el «patrimonio colectivo» que dejaron los antepasados para la producción alimentaria, la reproducción y asegurar el futuro de sus descendientes: Nuestros antepasados lucharon para comprar el derecho de vivir sobre tierras que no pertenecían a ningún otro dueño que Dios, ¿quién puede apropiarse de la Madre Tierra? Los foráneos no tienen más derechos sobre la tierra que nosotros, pero cercan una parcela y pagan a un abogado y ya nos prohíben el acceso a una parcela que era antes libre de acceso para todos. ¿Qué va a quedar para nuestros hijos? (M. G., lideresa comunitaria de Telpaneca). La relación con la tierra es, por esencia, una relación social: el conjunto de los derechos que los hombres ejercen sobre la tierra y los recursos naturales que esta contiene. Estos derechos conciernen a las relaciones entre los hombres y los recursos, pero también entre los hombres y estos recursos (Cotlear 1981 y Barrrière 1996 en Aubron 2006: 1). Lo que está en juego cuando se habla de asegurar el acceso a la tierra es, antes que todo, el aspecto social y no el legal. Los derechos en torno a la tierra y los recursos naturales tienen, entre otros elementos, incidencia directa sobre las prácticas y las estrategias de acceso, explotación, transmisión e intercambio de la tierra y sus recursos.

9

Las corrientes económicas capitalistas asocian un valor mercantil a la tierra, lo que permite cambiarla por dinero. Así, si la tierra se ve como una mercancía ¿qué es lo que le da este valor?, ¿cómo se determina el precio de esa tierra? La tierra no es la finalidad de estas relaciones sociales, sino que garantiza que los frutos del trabajo realizado sobre ella vuelvan al grupo social en cuestión y no a otro (Gutelman 1974: 36). Como la tierra no es en sí misma un producto del trabajo, no puede tener valor, ni siquiera precio, porque todo valor que se le atribuye es el fruto de un trabajo materializado. Por ello, cuando se vende una «propiedad», el «valor» y el «precio» de la tierra son las «mejoras» que posee en el momento de la venta. La visión comercial de la «tierra» es un concepto extranjero para la cosmovisión indígena chorotega. Ellos ven la tierra como un patrimonio colectivo que se debe conservar y proteger para el bien de las generaciones futuras. En cambio, de acuerdo con la actual definición de los geógrafos, el territorio sería «una porción de la superficie terrestre apropiada por un grupo social para asegurar su reproducción y la satisfacción de sus necesidades vitales» (Le Berre 1992). Implica una voluntad de apropiación más o menos exclusiva por un grupo social, étnico o religioso, o por una familia o un individuo. El territorio sería algo que la población que lo ocupa concibe como parte de su integridad (personal o social), la cual está dispuesta a defender. Por ello, en el territorio chorotega el desarrollo de la propiedad privada entra en contradicción con el manejo comunitario de los pueblos indígenas.

Propiedad privada versus territorio comunal La propiedad privada, tal como se entiende en las culturas occidentales, nació en los territorios indígenas chorotegas a partir de la colonización y luego de la independencia en 1821. Los antiguos colonos españoles prosiguieron la dominación al apropiarse de las mejores tierras y empujar a las poblaciones a migrar a zonas menos adecuadas para las prácticas agrícolas. Sin embargo, la Corona española reconoció las tierras ancestrales de los pueblos indígenas a partir del siglo XVII mediante el otorgamiento de títulos reales. Estos títulos fueron dados después de la delimitación, el señalamiento de los territorios («amojonamiento») y el pago en moneda de oro por parte de los indígenas al Rey de España. A pesar de eso, y de la abolición de las encomiendas que reunían a los indígenas alrededor de un colono propietario, lo que modificó el modo de organización de las poblaciones autóctonas tal como era antes de la llegada de los españoles, el maltrato a los indígenas y el pago de un tributo fueron mantenidos por los españoles instalados en el lugar (Rizo 2009). No todos los pueblos indígenas chorotegas están actualmente en posesión de sus títulos reales, los cuales fueron perdidos, robados o escondidos durante los diferentes periodos de represión que padeció y el país y sus poblaciones autóctonas. Así, San Lucas y San José de Cusmapa, que era originalmente parte de San Lucas, tienen sus títulos reales en proceso de restauración. Mozonte también posee su título real, pues el presidente de la junta directiva actual es el mismo que lo llevó a Honduras para esconderlo durante la

10

revolución sandinista. En Telpaneca, la alcaldía municipal se apoderó del título en la época de la dictadura de Somoza; el pueblo indígena solicitó a las alcaldías siguientes que le restituyeran su título real (su patrimonio), pero el documento «se ha perdido» según la alcaldía actual. Totogalpa perdió su título real («Se había enterrado para protegerlo, pero no se acuerdan dónde»); pero, después de investigaciones antropológicas realizadas en 2009, lo encontraron en Guatemala y se le entregó recientemente al pueblo indígena una copia. Todos los territorios indígenas conservan, sin embargo, sus mojones, vestigios de ese proceso de delimitación realizado en la época colonial. Los títulos reales son el patrimonio que los indígenas anteponen para defender sus derechos a la tierra dejada por sus antepasados. El respeto de su territorio es la primera reivindicación compartida por todos los pueblos indígenas de Nicaragua. Claude Lévi-Strauss y Roger Brunet (en Brunet et al. 2001) consideran que el territorio se reparte entre un enfoque espacial y un enfoque social. En efecto, además de líneas, puntos y superficies, representativos del componente espacial, están también los actores reunidos en un componente social. Existen diferentes tipos de actores, la dificultad está en diferenciarlos y entender sus lógicas. Los habitantes autóctonos de los espacios comunitarios se identifican mediante su pertenencia territorial, porque en su memoria siempre han vivido en ese territorio: Yo nací aquí, mi abuelo ya trabajaba en esta tierra, la repartió a sus hijos antes de morir y mi papá me donó una parcela para construir esta casa. Mi mujer no es indígena, es de Palacagüina [municipio de Madriz no considerado como territorio indígena], pero ella no tenía tierra; me instalé aquí con ella. Mis hijos son indígenas, nacieron aquí y cuando estén en edad de apartarse, les daré un pedazo de tierra para que se instalen para vivir en la misma comunidad (P. T., comunero de Telpaneca). Cuando se yuxtaponen las nociones de identidad y territorio se evoca en general un espacio comunitario específico, funcional y simbólico, en el cual las prácticas y una memoria colectiva constituida en el tiempo permitieron definir un «nosotros» diferenciado y un sentimiento de pertenencia. Este Concho no es de aquí, vino a instalarse aquí cuando mi papá era niño. Compró la tierra al abuelo de don Antonio. Pero por su apellido se sabe enseguida que no es de aquí […]. Él no hace agricultura como nosotros, tiene mucha tierra y no participa en las actividades de la comunidad (M. C., miembro de la Red de Asistencia Técnica de Telpaneca). Vivimos en esta comunidad desde años, ya ni sé desde cuándo existe la comunidad, pero mi padre era de aquí y mi madre de una comunidad vecina. No hay extranjeros aquí, todos somos indígenas, somos de la mis-

11

ma raza; tenemos poquita tierra, pero es lo que nos dejaron los abuelitos para transmitir a nuestros nietos (I. M., anciano de la comunidad de Cujilica, Totogalpa). La construcción de límites espaciales, a través de la determinación de un interior y un exterior, acompaña el proceso de definición del «nosotros» y del «otro». La continuidad de ocupación en un mismo espacio permite la transmisión de valores y significaciones localmente referenciadas, asegurando la perennidad de la representación colectiva del sí mismo y la identificación del lugar. La desorganización social que conocieron los pueblos indígenas chorotegas a lo largo de la historia, además de contribuir a la desagregación de las estructuras sociales, hizo perder o por lo menos desconocer este sentimiento de identidad. Por ello se puede encontrar en el imaginario de los propios comuneros la identificación del indígena como algo arraigado en el pasado y, al mismo tiempo, se nota la oposición entre tradición y modernidad. Los indígenas eran la gente de antes, se vestían con piel de venado y andaban de caite [tiras de cuero usadas como calzado] o peor, descalzos; comían carne cruda. Dice el pueblo indígena que éramos así antes de la llegada de los españoles. Dicen que vivían aquí los meros indígenas, pero nosotros no hacemos nada de eso, no somos indígenas (A. C., joven del pueblo de Totogalpa). Para ciertas personas, reivindicar su indigenidad es volver 500 años atrás. (J. C., representante de la junta directiva del pueblo indígena de Telpaneca). Situación que confirma que la construcción de una identidad y un territorio son procesos dinámicos, en constante evolución, que dependen de las interacciones internas (en el seno del pueblo indígena), pero también con entidades exteriores que van a tener su influencia sobre la determinación y la adaptación de esa identidad en continuo movimiento.

Territorio indígena, municipal y nacional Los representantes de los pueblos indígenas chorotegas se apoyan en la anterioridad de la ocupación del territorio por sus poblaciones para justificar sus derechos de libre uso y goce de sus territorios ancestrales frente a las autoridades municipales (alcaldías). La instancia que llamamos «alcaldía» existe desde 1893, mientras que nosotros ya estábamos aquí en 1613; además, el alcalde se comprometió a hacer respetar el territorio indígena (P. V., mediador de la asistencia jurídica de Totogalpa). Todos están de acuerdo en que existen problemas en el tema de la propiedad, sean las autoridades nacionales, municipales o indígenas; pero cada una tiene una visión diferen-

12

te, y a veces incompatible, de su territorio y su jurisdicción, lo que dificulta la ción entre esos diferentes órganos de poder. Un primer desacuerdo entre pueblos indígenas y autoridades nacionales es la consecuencia del desconocimiento de las reivindicaciones de identidad de los indígenas. Las regiones norte, centro y del Pacífico de Nicaragua se consideran territorios «mestizos» asimilados, con fuerte aculturación de las comunidades indígenas e ignorancia de sus especificidades. No conozco esa ley de los indígenas, pero no hay indígenas aquí; trabajamos con las comunidades, pero los meros indígenas son los negros del Atlántico, que no hablan como nosotros, tienen su propia cultura, aquí nunca se ha visto eso (T. B., representante del Gabinete del Poder Ciudadano [GPC], departamento de Madriz). En la escala local, la posición de la alcaldía difiere en función de los municipios. Aunque la tensión persiste entre indígenas y autoridades locales municipales, se puede observar ciertos logros de los pueblos indígenas en cuanto al reconocimiento de sus derechos territoriales; el problema se plantea al momento de querer asentar estos logros. Si no se aplican leyes que respalden a los pueblos indígenas cada cambio de gobierno local representa un riesgo. […]. Todo lo que es suelo, aguas, bosque, todo lo que es recursos naturales, el dueño es el Estado. Alguien que tenga su finca, lo que compra es el derecho a usar esos recursos, nada más. Telpaneca es un territorio indígena según lo que tengo entendido; tienen un título que es de los años 1500, pero eso es un problema entre el Estado y los pueblos indígenas (A. J., representante de la Comisión del Medio Ambiente, Telpaneca). En San José de Cusmapa, la alcaldesa saliente había sido la primera presidenta del pueblo indígena a inicios de la década de 2000. La presentación de esta candidata por el partido sandinista fue el resultado de una voluntad política de alianza estratégica con la población. Al mismo tiempo, fue la primera oportunidad de participación en la toma de decisiones municipales para representantes indígenas. Hoy, la vicealcaldesa municipal, elegida en 2008, es también originaria y representante histórica del pueblo indígena de San José de Cusmapa. El pueblo indígena de San Lucas también tuvo sus representantes en la alcaldía municipal en el periodo anterior: el hijo de la actual coordinadora del Monéxico (Consejo de Ancianos). Si este alcalde ocupa ese cargo hoy es porque el pueblo indígena lo apoyó. El territorio aquí es indígena. Si no queremos a un candidato a la alcaldía, nunca será representante del municipio. Nosotros, como indígenas, decidimos quiénes serán nuestros representantes (representante del pueblo indígena de San José de Cusmapa). El Comité de Desarrollo Municipal (CDM) o Comité de Desarrollo Local (CDL), según los municipios, fue creado con la misión de ser un espacio de comunicación entre los

13

diferentes actores municipales y de concertación interinstitucional para la elaboración y la ejecución de políticas de desarrollo municipal, además de servir de vía para «canalizar» las demandas ciudadanas a través de los organismos presentes en su seno. Ahora hay más comunicación con la nueva alcaldesa, porque antes el alcalde no quería saber nada de los indígenas. Nos costó llegar a una cierta coordinación con la alcaldía, pero ahora participamos en el CDL, que es la ocasión para nosotros de presentar nuestras propuestas, así como de hacer reconocernos en el territorio (J. B., representante del pueblo indígena de Telpaneca). Existe un comité de desarrollo local del cual es miembro el pueblo indígena, pero tenemos muy poco poder en su seno. Para imponer nuestra participación en la toma de decisiones tuvimos que recurrir a la Ley de Participación Ciudadana dejando de lado nuestra especificidad como indígenas (J. C., representante del pueblo indígena de Telpaneca). La participación ciudadana la define la ley del mismo nombre como: […] un proceso de involucramiento de actores sociales en forma individual o colectiva, con el objetivo y finalidad de incidir y participar en la toma de decisiones, gestión y diseños de las políticas públicas en los diferentes niveles y modalidades de la administración del territorio nacional y las instituciones públicas. En resumen, esta ley quiere fomentar la interacción del Estado y sus instituciones con los «ciudadanos organizados». Pero, contra ese propósito formal participativo, la formalización de la propiedad de la tierra ha seguido otro camino provocando una importante movilización de los pueblos indígenas del departamento de Madriz. Primero, por un cierto desencuentro entre los representantes del GPC y la dirigencia indígena. 6 El PRODEP se ejecuta en los municipios de los departamentos de Estelí, Chinandega, León y Madriz y en nueve territorios indígenas de las regiones autónomas del Atlántico Sur y del Atlántico Norte, 7 con la ambición de asegurar jurídicamente la tenencia de la tierra a través del establecimiento de un catastro en un proceso de titulación y saneamiento de la propiedad; iniciativa presentada como un proyecto piloto que podrá ser ampliado en el futuro.

6

La selección de los coordinadores locales del GPC no respetó «los mecanismos tradicionales, ni siquiera un procedimiento legalmente consolidado» (Wessendorf 2008).

7

Desde 1987, la costa atlántica de Nicaragua tiene dos regiones autónomas: del Atlántico Sur y del Atlántico Norte. El gobierno reconoció en la Constitución política del país la especificidad como indígenas a los pueblos miskitos, sumo-mayagnas y ramas, los cuales viven en esas regiones. El PRODEP estuvo encargado también de la demarcación, la titulación y el registro de nueve territorios indígenas, y de apoyar la titulación de seis territorios indígenas en la reserva natural de Bosawas.

14

«La entrada de las mediciones», como dicen los comuneros, en los territorios indígenas de Madriz no fue bien recibida. El PRODEP no consideró la necesidad de tener en cuenta a las instancias indígenas en el proceso. La información a los representantes del pueblo indígena se dio solamente en casos excepcionales. La presencia de una representante del pueblo indígena en la alcaldía permitió interceptar y enterarse de las actividades programadas y de reuniones a las cuales solo el alcalde municipal fue invitado. Autoridades tradicionales indígenas, así como la alcaldía municipal, debemos hablar el mismo lenguaje. Antes no había coordinación con el pueblo indígena, ahora se respeta el espacio de cada uno. El único problemita que encontramos actualmente es con el PRODEP. Sobrevivimos de la cooperación porque las transferencias del gobierno central son casi nulas: con lo poco que recibimos de las poblaciones, el gobierno nos transfiere menos fondos. Si estamos interesados en la realización de ese catastro es para poder aplicar el impuesto sobre los bienes inmuebles (IBI) y poder reinvertir ese dinero en el territorio (C. P., representante de la alcaldía de San Lucas). Aunque la concesión de títulos de propiedad individuales es percibida por los pueblos indígenas como una violación de sus derechos y un desconocimiento de los documentos reales ya existentes, ven como favorable la medición perimetral de su territorio. Es decir, que se establezca una medida global del espacio comunitario tomando en cuenta los límites ancestrales del territorio. Sin embargo, el gobierno pretende realizar una medición individual de cada finca y una perimetral tomando en cuenta los límites del municipio y no del territorio indígena. El objetivo del PRODEP es que cada uno tenga ordenada su propiedad y conforme a eso que paguen un impuesto sobre la propiedad. El Estado trabaja más con el concepto de municipio. Si el Estado viene aquí, al pueblo de Totogalpa, primero va al gobierno municipal; no viene al pueblo indígena. Pero es el pueblo indígena el dueño del territorio. Lo que pasa es que, muchas veces, el gobierno no maneja eso, o desconoce este concepto, esta ley. Cuando el PRODEP se viene a la alcaldía ya nos está violentando nuestros derechos, y la alcaldía tampoco se da cuenta de las implicaciones de este proyecto. Hay violación porque directamente pasan al gobierno municipal y no reconocen el pueblo indígena, al Consejo de Ancianos y la junta directiva, que administran el territorio. Si titulan, hay otra violación porque el territorio indígena ya tiene un título, un título real. Pero el título real de la comunidad indígena está desconocido también, dicen que «no vale» cuando lo presentamos. […]. Aquí hay competencia entre las autoridades locales, cada vez más el Estado intenta, mediante los títulos, quitarle al pueblo indígena su territorio. No toman en cuenta nuestra especificidad como pueblo indígena. Por eso no queremos una titulación, pero sí una georreferenciación de nuestro territorio (W. G., representante de la junta directiva del pueblo indígena de Totogalpa).

15

El gobierno usa los mapas del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) para la realización de este catastro, los cuales ignoran los límites reales del territorio indígena. El caso de Totogalpa es un buen ejemplo: el «amojonamiento» del territorio no fue respetado durante la elaboración de la cartografía del territorio por el INETER: «[…] se fueron recto y no respetaron los mojones». Comparando el mapa utilizado por el PRODEP con el del título real, la integridad del territorio indígena se vio amputada en varias zonas. En conclusión, las diferentes concepciones del territorio se encuentran en el cruce de interpretaciones de identidad: históricas, económicas y espaciales. Cada pueblo indígena maneja su propio registro comunal de la propiedad; pero este registro de los derechos indígenas se contradice con el registro público de la propiedad, único válido para las instituciones financieras. Se debe destacar que el pueblo indígena de Cusmapa rechazó sistemáticamente la entrada de las «mediciones» del PRODEP en su territorio.

Los derechos sobre los recursos naturales El hombre siempre ha estado en interacción con los recursos naturales presentes en su entorno; su supervivencia se ve condicionada por la existencia o no de estos recursos y su capacidad para explotarlos. En este caso interesan los tres recursos principales para la vida de los habitantes de las comunidades de estudio: en primer lugar la tierra, el agua y el bosque. Agua y madera son elementos esenciales para la supervivencia de esas poblaciones, pero del control del recurso tierra depende el control de los otros recursos. La tierra está en el centro de las preocupaciones de los habitantes del territorio y se tiene que tomar en cuenta la variedad de los actores presentes y tratar de entender la lógica de cada uno, pues cada protagonista goza de diferentes derechos sobre la tierra en función de su posición en el contexto territorial y el tipo de propiedad en su posesión.

Los tipos de recursos Se puede establecer en los territorios indígenas chorotegas una tipología de uso de las tierras: °

°

16

Tierras inicialmente colectivas, hoy en día parceladas en cooperativas de producción, herencia de los procesos de reforma agraria de la década de 1980. Las cooperativas están constituidas por un grupo de socios que a veces corresponde al conjunto de los comuneros. Las cooperativas presentes en los territorios chorotegas son principalmente cafetaleras (con producción orgánica o no) y dejan poco espacio a la agricultura de granos básicos. Tierras comunitarias bajo la autoridad del pueblo indígena que entrega escrituras de uso y goce de la tierra a las familias indígenas y no indígenas instaladas en su territorio.

°

° °

Tierras bajo el régimen de la propiedad pública, declaradas de utilidad pública, compradas por la alcaldía municipal para que su uso y goce sean comunales y en las cuales los usuarios deben respetar ciertas condiciones. Tierras con escritura privada donde se desarrolla la ganadería extensiva, en manos de terratenientes foráneos. Tierras con escritura privada con cultivos de café, principalmente ubicadas en las regiones montañosas del norte.

Los territorios indígenas chorotegas se encuentran en grandes dificultades de acceso al agua potable y de riego, en particular durante la estación seca: ° ° ° °

° ° °

La mayoría de las quebradas se secan en verano, pero es común usar pequeñas «tomas» hechas a mano en la orilla de la quebrada para el agua de consumo. Los «ojos» de agua son nacientes que proveen agua de consumo. Las «vertientes» de agua o manantiales son fuentes naturales de agua subterránea que afloran en la superficie. Los pozos excavados a mano fueron, en general, construidos por la iniciativa de uno o un grupo de comuneros y, con el apoyo de organismos de cooperación, se han realizado infraestructuras contiguas y cimentado con la condición del uso comunitario de la obra. Los pozos perforados son muy raros por la dificultad de acceso para las maquinarias de perforación y el costo elevado de este tipo de trabajo. Existe en algunas zonas un sistema de tubería individual o sectorial que abastece al conjunto de la comunidad o a algunos sectores. Hay también sistemas de recuperación y almacenamiento individuales de agua implementados por los proyectos, pero que en algunos casos se encuentran en estado de abandono.

La deforestación que conoció Nicaragua transformó definitivamente los paisajes de los territorios chorotegas. Se pudo identificar diferentes usos de los recursos forestales en las comunidades de los territorios chorotegas: °

°

° °

La leña como elemento básico para la supervivencia de la familia: «¡Sin leña no podemos preparar la comida! Si no podemos conseguir en la parcela, y que nadie quiere regalarnos, tendremos que comprarla». Lo que los comuneros denominan «leña» es la madera seca que se encuentra en el suelo o que queda después de la limpieza de la milpa para sembrar. La madera que es el palo para la construcción, o apto para la transformación. Fue durante años objeto de una explotación no controlada y es el centro de desafíos económicos y comerciales. El «palo de reforestación», «para retener el agua», «para hacer sombra», «para producir de manera diversificada» (árboles frutales) o para usar como poste en los cercos. Los bosques, como las fuentes de agua, se encuentran en diferentes condiciones de mantenimiento y valorización de acuerdo con los poseedores de los derechos que ocupan las tierras.

17

Los actores sociales Los actores que se apropian de los recursos naturales en los territorios chorotegas son los pequeños productores indígenas, los terratenientes, las cooperativas y los «tomatierras». 8 Los pequeños productores trabajan de manera familiar en parcelas cada vez más reducidas que son fruto de las herencias sucesivas y el aumento poblacional. El café, el frijol y el maíz son la base de la alimentación de las poblaciones rurales de esos territorios. La producción de café en el patio o en una pequeña parcela de bosque está considerada como un medio para ahorrar o, por lo menos reducir, los costos de compra del «oro negro». Así no vamos a comprar el café, que es caro, ya lo producimos en ese cuarto [de manzana] y no tendremos que vender nuestro frijol para poder comprar el grano de café. Pero no tenemos más tierra para sembrar más y vender una parte de nuestra producción (E. C., productor de la comunidad de Buena Vista, pueblo indígena de Totogalpa). El excedente, si lo hay, se vende para permitir la compra de productos de primera necesidad de la familia. La falta de recursos económicos y de tierras no permite la producción de mayor escala a un gran número de los comuneros. Debido a la falta de tierras cultivables, muchos acaban siendo jornaleros (mozos) de otros productores o se van a trabajar como temporeros a Costa Rica o El Salvador. En la categoría de los pequeños productores existen también personas no indígenas que compraron pequeños lotes de tierra en territorio chorotega y que, en general, tienen las mismas prácticas productivas que los indígenas. Una parte reconoce la autoridad indígena en la zona y la apoyan ¡excepto que no pagan su canon de arriendo!: Apoyo al pueblo indígena, hace más de 25 años que vivo aquí, vengo de Río San Juan. Compré aquí durante la guerra. Hace ahora dos años que no pago impuestos a la alcaldía. Me gustaría apoyar con mi canon [de arrendamiento] al pueblo indígena, pero no quiero perjudicarlo y meterlo en lío con la alcaldía (J. M., propietario privado y tesorero del Comité de Agua de Cujilica, pueblo indígena de Totogalpa). Los terratenientes y otros productores foráneos son esencialmente ganaderos. En general, aprovechan los servicios de los comuneros como cuidadores de su propiedad y su ganado a cambio del uso de la leña que tienen en su finca y de un espacio para cultivar. Acumularon tierras desde la época de los Somoza. Estos propietarios «terceros» (nuevos dueños de origen extranjero en el territorio) deberían, según los estatutos de los pueblos indígenas, pagar un canon de arriendo al pueblo indígena para el libre uso y goce de las tierras, pero son escasos los grandes propietarios que reconocen a las autoridades indígenas. 8

Familias foráneas instaladas en los territorios indígenas reivindicando su derecho a la propiedad como «desmovilizados» del ejército sandinista y de la «contra».

18

Hace 50 años que trabajo aquí y ya existía la casta indígena. Soy de Estelí, tengo varias propiedades aquí en Telpaneca. Compré legalmente estas tierras, se firmó un contrato, juramentado por un abogado. Para mí sería conveniente pagar mi canon al pueblo indígena porque cobran menos que la alcaldía, ahora pago 5 mil córdobas de impuesto [5 córdobas por manzana]. Pero no voy a pagar dos impuestos sobre la misma tierra. Si pago al pueblo indígena y no a la alcaldía, no me dan las cartas de venta para mi ganado [la solvencia municipal]. Entonces, ¿qué hago con mis vacas? (C. R., propietario de varias fincas en Telpaneca y San Juan de Río Coco). En las montañas al norte los cultivos de café se ven favorecidos por un clima más húmedo y la presencia de importantes fuentes de agua. De estas tierras muy fértiles se apropió gente de fuera de la zona, no indígenas, y a las poblaciones indígenas les quedaron zonas poco aptas para las actividades agrícolas. En el pueblo indígena de Mozonte, los técnicos responsables del medio ambiente tuvieron que ir varias veces a constatar con el MARENA la existencia de procesos de cambio irregulares en el uso de los suelos. Por ejemplo, en el norte del territorio se cortaron bosques de pinos, protegidos por la Ley 559, para sembrar café y guineo (plátano). Los propietarios de grandes lotes de tierra, generalmente ajenos al pueblo indígena, abarcan en ciertos casos más de la mitad de la superficie viable de una comunidad, mientras que la mayoría de los núcleos familiares se encuentra con no más de una manzana para cultivar. Este es el caso, por ejemplo, de Telpaneca, donde vinieron a instalarse, en tres de las comunidades del estudio, propietarios con más de cien manzanas. Hace 50 años, en Cerro Grande, un terrateniente de San Juan de Río Coco acaparó 150 manzanas de tierra y tiene hoy un título supletorio. En la misma comunidad, un vecino se apropió de más de 100 manzanas en igual forma. Las cooperativas cafetaleras encontradas en el territorio trabajan con la organización Promotora de Desarrollo Cooperativo de Las Segovias (PRODECOOP), una unión de cooperativas que produce café orgánico y vende en el mercado de Comercio Justo o de calidad en varios países occidentales: No sé si somos indígenas, pero aquí la cooperativa está inscrita en el registro público y en nombre del conjunto de los socios. Funcionamos bajo la forma de un colectivo porque la tierra pertenece al que la trabaja de manera organizada. No estamos interesados en inscribir la cooperativa en el registro del pueblo indígena, ¿qué beneficio tendríamos? (C. P., miembro del consejo de administración de la cooperativa Luis Alberto Vásquez, de San Lucas). Otro es el caso de los «tomatierras» instalados en el territorio de Telpaneca, quienes han sido denunciados por el pueblo indígena. Ellos llegaron cuando el dueño anterior de las

19

tierras, la familia Centeno Roque, extremadamente poderosa, hizo quebrar el Interbank. El terreno quedó en manos del banco y finalmente del Estado. Allí se instalaron los desmovilizados aprovechando los vacíos legales y los conflictos existentes en torno a esas tierras. Nosotros tomamos de fuerza esa tierra porque el gobierno no cumplió, nos había prometido [la presidenta Violeta Chamorro] darnos tierras para trabajar y nunca llegó. Pero cuando llegamos aquí no había nadie, se lo había sacado el gobierno a los indígenas y nosotros nos instalamos a ese momento (C. J., coordinador del GPC del asentamiento de los «tomatierras»). Ahora reivindican un derecho sobre la tierra basado en la posesión. Los más antiguos están asentados desde hace casi diez años. Desde su llegada han instalado infraestructura como pozos de agua y letrinas, sobre todo con apoyo del GPC. La salida de estas personas parece al día de hoy difícil, pues familias enteras viven actualmente en estas tierras. Se debe agregar que el terreno ocupado por los «tomatierras» tiene una larga historia. Ya bajo los Somoza había sido expoliado a los indígenas, y volvió a ser propiedad de Ucho Portillio. Durante la revolución, este huyó y sus propiedades fueron confiscadas por el Estado para ser redistribuidas a un grupo de «retirados» del ejército. Centeno Roque compró o se apropió de tierras que luego terminaron en manos del Interbank y, finalmente, llegó otra ola de desmovilizados. El pueblo indígena de Telpaneca intentó retomar posesión de sus tierras pero su tentativa fue infructuosa: se envió al ejército para encarcelar a tres líderes del pueblo indígena que prometió liberarlos si abandonaban la idea de instalarse en estas tierras las cuales, sostenían, pertenecían al Estado.

20

Las prácticas de manejo El manejo de las tierras registradas El conjunto de los pueblos indígenas tiene un registro de propiedad comunal propio y la capacidad de otorgar escrituras sobre el uso y el goce de las tierras comunitarias. En términos de Le Roy (1996), acerca de los diferentes tipos de dominio sobre los recursos naturales se puede afirmar que las juntas directivas de los pueblos indígenas permiten conceder un «dominio exclusivo» sobre la parcela inscrita en el registro. Así, el poseedor de esa escritura tiene libre acceso, derecho de trabajo y libre cosecha de los frutos de la tierra, manejo de esta (con ciertas restricciones) y la escritura le está destinada personalmente (un hijo, una hija u otro miembro de la familia que herede la tierra tendrá que hacer una nueva escritura). Los derechos de uso, goce o usufructo de los indígenas sobre la tierra son de por vida y pueden ser trasmitidos por herencia. Mientras que en el caso de personas ajenas a la comunidad (foráneos) el pueblo indígena otorga un derecho de uso por un periodo máximo de diez años, mediante el pago de un canon de arriendo. Se trata de una cuota anual pagada al pueblo indígena, que permite también estar registrado y que este reconozca los derechos de uso del arrendatario. El precio de ese canon dependerá de los pueblos indígenas: la junta directiva de cada pueblo establece sus propias tarifas, pero siempre en función del número de manzanas del arrendatario. Pocos foráneos pagan el canon al pueblo indígena por desconocimiento, involuntario o no, u otras razones. Para poder redactar la escritura, la máxima autoridad de los pueblos indígenas, el Monéxico para San Lucas y el Consejo de Ancianos para los demás territorios, deben dar su aval y, antes que todo, delimitar el terreno y establecer los distintos colindantes. Los representantes del Consejo de Ancianos en las comunidades son los individuos más idóneos según los pueblos indígenas para conocer la realidad de su comunidad y evitar los conflictos futuros sobre la propiedad. Los futuros derechohabientes de estas parcelas tendrán, una vez otorgado el aval, que ir a recoger su escritura a la oficina del pueblo indígena. La implementación del registro de propiedad indígena encuentra varias dificultades. En primer lugar, los registros son incompletos y actualmente muchos comuneros no tienen su escritura del pueblo indígena. Existen registros recientes, como el de Totogalpa, con apenas cuatro años que está en proceso de elaboración. Muchos comuneros todavía no son conscientes de la importancia de realizar el trámite de registro. Los propietarios no indígenas no están muy interesados en inscribirse por razones económicas o, en otros casos, por la no aceptación de la existencia del pueblo indígena. La situación no es la misma en todos los territorios y depende mucho de las relaciones de los pueblos indígenas con la alcaldía y otras autoridades del municipio, como el juzgado y la policía. Por ejemplo, en San José de Cusmapa el pueblo indígena podía ser un órgano de mediación eficaz cuando cada institución respetaba las prerrogativas de los demás.

21

Durante mucho tiempo, la tradición oral ha desempeñado un papel importante para los indígenas en las transferencias de derechos (de uso y goce); pero hoy ya no son suficientes los acuerdos orales porque la tierra está demasiado disputada para que baste con la palabra de personas que, cada vez más, cuentan menos en la sociedad moderna. Antes, cuando se transmitía una tierra en herencia o se hacía una venta, se hacía de manera oral: solo era una relación entre el propietario original y el nuevo dueño; le enseñaba la parcela y ya era todo. A veces se hacía un documento escrito [sobre] cómo que se había vendido la parcela a tal fulano, pero nada más. En general, no se tomaba medidas, era solo al visual que se evaluaba el tamaño de la parcela. No se hacía documento porque la palabra del indígena valía más que todo, no era necesario eso (W. G., representante de la junta directiva del pueblo indígena de Totogalpa).

La gestión de los conflictos Los conflictos de tierras son diversos, favorecidos por la falta de reconocimiento de la propiedad comunitaria indígena y la superposición de derechos sobre una misma tierra. Los pueblos indígenas, a través de sus propias instancias, intentan mediar en estos problemas que consideran bajo su jurisdicción. Para resolver los conflictos de tierras, el Centro de Mediación de Mozonte, fundado en el año 2006, y las redes de asistencia jurídica de los otros pueblos son las que intervienen en primera instancia. 9 La mediación es un mecanismo ancestral de regulación de conflictos. Nuestros abuelos así hacían la justicia; no agarraban al que tenía la culpa y no lo encerraban entre cuatro paredes. Le ponían una pena moral que iba a aprovechar a toda la comunidad. Además, esto permite evitar un gasto elevado con un abogado, y también, en muchos casos, permite llegar a un convenio de manera pacífica […]. Hacemos una investigación histórica y nos reunimos con cada parte para saber cómo adquirieron la tierra. Y buscamos testigos para confrontar los diferentes testimonios (P. V., mediador de asistencia jurídica del pueblo indígena de Totogalpa). Si la resolución del conflicto fracasa, quedan todavía la junta directiva del pueblo indígena y el Consejo de Ancianos como última instancia después del Centro de Mediación para evitar el sistema jurídico legal del Estado. No se hace diferencia entre indígenas y no indígenas, todos están puestos en pie de igualdad.

El manejo de los recursos hídricos En territorio chorotega, el agua está considerada como un bien de todos, no se puede «mezquinar». La existencia de fuentes de agua privadas no contradice esta regla cuando 9

El Centro de Mediación está avalado por la Corte Suprema de Justicia, la Dirección de Resolución Alternativa de Conflictos (DIRAC) y la Ley 540.

22

se trata de consumo. Las fuentes de agua son objeto de «dominio especializado», en la medida que la falta de legalización de la propiedad comunal en ciertos casos puede provocar la apropiación de la fuente para uso personal por el dueño de la parcela. No, no se puede mezquinar el agua porque todos sabemos que al que prohíbe el uso de agua a otros se le va a secar la fuente de agua. Se puede racionar para que todos puedan recoger agua para su consumo, pero no se puede decir a alguien que esa agua es propia y que no quiere regalar unos bidones para el consumo de la casa (F. M., tesorero del comité de agua del pueblo indígena de Totogalpa). Para manejar y permitir el aprovechamiento del recurso, existen los comités de agua comunitarios. Cada uno de estos comités está compuesto de una directiva; su número de miembros es variable pero todos respetan la jerarquización bajo la forma de una junta directiva: presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, fiscal y vocal. Estos cargos son ejercidos de manera voluntaria, sin honorario ni compensación económica. La junta directiva tiene que seguir un reglamento, tal como el conjunto de los beneficiarios del servicio de agua. Los miembros de la directiva son nombrados por la comunidad. Tradicionalmente, la comunidad se reúne en asamblea, la gente propone nombres de comuneros que podrían satisfacer estas obligaciones y votan. Por lo general, la primera persona elegida toma la función de presidente o coordinador. Las tareas que debe desarrollar cada miembro de la directiva no están siempre muy claras para los responsables. Sucedió en una comunidad que cuatro miembros sobre cinco se presentaron como coordinadores y, finalmente, ninguno estaba activo. La Ley General del Agua (Ley 620 de 2007), que otorga soporte legal a la existencia de los comités de agua potable y saneamiento, establece que debe existir un fondo propio, manejado por los comités, para asegurar la sostenibilidad de los servicios de agua. Sin embargo, son escasos los comités que han logrado hasta ahora aplicar esta regla. Esta situación se explica por varias razones: la entrada variable de recursos de las familias y la irregularidad del servicio de agua en ciertas comunidades; de manera general, el problema se debe más a una falta de visión del futuro y la esperanza en que siempre van recibir el apoyo de distintos organismos en los proyectos para financiar las reparaciones de los sistemas de agua. Cuando se quebró un tubo de PVC nosotros no teníamos los fondos. La primera vez lo arreglamos con un trapo para que no pierda demasiada agua, pero solo era una solución temporaria. Pero la Fundación Fabretto [ONG para la educación de niños y jóvenes] nos apoyó con tubería nueva y cemento para arreglar la pila de almacenamiento que estaba en mal estado (A. M., coordinador del comité de agua del pueblo indígena de San José de Cusmapa).

23

Está inscrito en nuestro reglamento interno que se puede cortar el agua al que no cumple con el pago de la cuota u otro requisito. Pero nunca lo hicimos, no se puede; la gente se enoja, dice que mezquinamos el agua. Además, no se puede impedir el acceso al agua porque no somos dueños del agua, todos tienen derecho a usarla (A. G., fiscal del comité de agua del pueblo indígena de Mozonte). Así el «precio del agua» queda como un concepto desconocido por las poblaciones; raros son los comités que ven funcionar este aspecto. Pero algunos comités de agua han logrado concienciar a una parte de los beneficiarios y abrir una cuenta de ahorros en una cooperativa para guardar ese dinero. Todas las fuentes de agua (sean pozos o sistema de distribución por tuberías) no tienen las mismas capacidades, sobre todo en periodo de verano. Los comités de agua a veces han tenido que implantar un horario para recoger agua y un sistema de racionamiento para que todos tuvieran acceso a ese recurso. El aseo de los pozos por lo general lo realizan las mujeres, mientras que el mantenimiento de los sistemas de agua lo hacen los hombres. Se observó en varios casos una apropiación indebida de pozos comunales por las personas que donaron el terreno del pozo. Estos donantes de terrenos, a pesar de que su propiedad se declaró comunal, siguen siendo considerados como dueños mientras se encarguen del mantenimiento y las reparaciones. En estos casos, los comuneros van a pedir agua a esta persona. De manera general, se observa problemas de transparencia en la gestión de los comités de agua. Las reuniones periódicas previstas en los reglamentos no ocurren en forma sistemática y pocos están enterados de las actividades del comité. A veces, inclusive los miembros del comité desconocen, por ejemplo, los montos recolectados por el tesorero, quien no siempre mantiene un registro de entradas y egresos del dinero del comité. No obstante, existen algunos casos excepcionales. Por ejemplo, el caso de la comunidad de Buena Vista, en Totogalpa, que constituyó un comité comunitario compuesto por los promotores de diferentes organismos involucrados en la comunidad, miembros del GPC y de los diferentes comités de agua constituidos en torno a diferentes pozos y sistemas de agua. En total, contaba con diez miembros activos. En esta comunidad existen distintos tipos de pago que la mayoría cumple; entre otros, una cuota de 50 córdobas mensuales para el mantenimiento de los paneles solares conseguidos por una gestión de este comité «central». Si bien no se había hecho las cuentas de 2009, en 2008 se había recaudado más de 13 mil córdobas que conservaban en el banco. El caso de la comunidad del Apante, en San José de Cusmapa, es igualmente interesante. El presidente de una cooperativa de este territorio es también presidente del comité de agua. Una parte de los socios lo considera como un personaje carismático y líder (se mantiene en el poder desde hace varios años). El comité de agua depende directamente

24

de la cooperativa, que obtiene un porcentaje de las ganancias de cada socio para cubrir el mantenimiento del sistema de distribución del agua en la comunidad.

El manejo de las quemas y la protección de los bosques La preparación de los suelos para la agricultura fue durante mucho tiempo realizada con la quema total de la parcela. Una gran mayoría de los productores indígenas considera ese método como una práctica tradicional y todavía como la más productiva. Se trata de una forma de preparación de los suelos que en nuestros días se percibe como nefasta en un contexto de fuerte degradación ambiental. Esta práctica tiene su origen en una época en la cual el espacio cultivable era mucho más amplio y los productores indígenas podían quemar un año para sembrar y desplazarse a otra parcela el año siguiente, dejando descansar y regenerarse la tierra quemada. Ahora la situación de fuerte concentración de las tierras y los minifundios impiden este traslado anual. Cada parcela está delimitada por un cerco de alambre (cuando los recursos económicos lo permiten) y cada uno tiene que explotar el mismo pedazo de tierra año tras año. Las prácticas «tradicionales» ya no parecen adecuadas para asegurar un buen manejo de las tierras indígenas. Los recursos naturales considerados como propiedad del Estado por los organismos gubernamentales quedan bajo el control de las instancias que se ocupan del medio ambiente como el MARENA o el Instituto Nacional Forestal (INAFOR) y la supervisión de las alcaldías que prohíben las quemas y el corte de madera. Para el corte de leña se necesita un permiso que se otorga al comunero a condición de que sea para su vivienda, no para comercio, no para traslado de madera, solo para alguna necesidad. Si alguien me dice que tiene alguna necesidad, me voy a revisar la vivienda para ver si es cierto, que no sea mentira. Si es cierto, yo le avalo; con el aval puede ir a la alcaldía porque el mío no vale. A la alcaldía o al INAFOR que le da el permiso. Pero no se da permiso para pino, no se da permiso para cedro, porque están en peligro de extinción en área forestal; aquí se está dando más para árboles que están caídos, árboles secos, no se puede cortar árboles verdes (N. M., coordinador de la Comisión del Medio Ambiente del pueblo indígena de Telpaneca). Sin embargo, la interdicción de la quema y el corte no está bien controlada y se mantiene la posibilidad de comprar el derecho a quemar (quema controlada) y cortar la madera a las instituciones competentes. Los que lo hacen son por lo general productores que disponen de una cierta cantidad de recursos económicos: ganaderos que queman para sembrar pastos y cafetaleros que extienden sus áreas de cultivo a zonas de montaña. Muchos pequeños productores abandonaron el sistema de quema de la tierra, pero otros aún persisten en estas prácticas porque las consideran útiles para matar las plagas, ganar tiempo y ahorrar mano de obra.

25

Pero la prohibición de la deforestación constituye asimismo una barrera a la extensión de la frontera agrícola que durante años desempeñó el papel de una válvula de seguridad al reducir la presión sobre la tierra. Los únicos que hoy en día siguen extendiendo el área de sus fincas son los grandes propietarios (ganaderos y cafetaleros) en la zona montañosa al norte de Mozonte. A partir del segundo semestre de 2009 se requiere el aval de los 16 miembros del GPC para cortar y desplazar madera. Antes de la prohibición de corte de palos en nuestros cerros las empresas venían para llevarse camiones enteros. Pagaban tres córdobas el palo a los dueños y se iban de viaje. No había ningún manejo, cortaban sin sembrar de nuevo y construían caminos para llevarse la madera. Ve ese cerro allá; ahora, desde que se ha prohibido el despale, creció de nuevo; pero hace unos siete años estaba totalmente pelado, mientras que antes era un bosque bien profundo, no pasaban los rayos de sol (J. P., representante del Consejo de Ancianos del pueblo indígena de San José de Cusmapa). Todos no tienen acceso a un bosque para conseguir leña. Los arreglos son múltiples pero dependen en la mayor parte de los casos de la buena voluntad de los propietarios de los bosques. En general, en la zona la leña es un bien de dominio prioritario, disponible para todos siempre que se trate de madera muerta y seca. En suma, las diferentes visiones sobre los territorios chorotegas entran a menudo en contradicción. La falta de claridad y consenso sobre los órganos de gestión de conflictos y los derechos y los deberes hacen que los conflictos tiendan a agudizarse y eternizarse. Finalmente, esta situación impide una gestión sostenible de los recursos naturales.

26

3

El proceso de recuperación del control del territorio chorotega El Instituto Indígenista Interamericano utiliza la siguiente definición: «Es indígena el que se considera como tal y que está considerado como tal por la sociedad cercana» (Pacheco de Oliveira 2000: 421). Definición que hace eco del Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas en Países Independientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que agrega que se aplicará el término indígena a «todo pueblo distinguiéndose del resto de la nación por sus condiciones sociales, culturales y económicas y que están regidas por tradiciones propias o una legislación especial». Los pueblos indígenas se amparan en este convenio para denunciar la no consideración ni respeto de sus derechos. El Convenio 169 recién fue ratificado por la Asamblea Popular de Nicaragua el 6 de mayo de 2010, después de terminado este estudio. La movilización de los indígenas no se limita a exteriorizarse o a hacerse ver sino que «produce», literalmente, la identidad indígena en su expresión contemporánea y engendra dimensiones clave, como los criterios de pertenencia a la comunidad, la delimitación del «nosotros» y del «otro», los objetivos y las reivindicaciones del movimiento. La etnogénesis así considerada remite a procesos de emergencia de una conciencia colectiva de grupos en general minoritarios, cuyo elemento clave es la necesidad de diferenciarse del grupo dominante. Una diferenciación que les debería permitir disfrutar de sus medios propios de subsistencia y producción, es decir, de su propia relación con la tierra a la cual están o estuvieron vinculados. Este último es justamente el desafío enfrentado por los indígenas chorotegas.

27

La aparición del alambre y la propiedad privada Hoy en día, la mayoría de las tierras del territorio chorotega están cercadas con alambre, incluso las tierras de los indígenas que al principio eran comunales. Esto ocurrió porque todo lo que era comunal era visto como de «nadie» por los productores foráneos que empezaron a establecer escrituras sobre estas tierras y poner cercos; por eso, los mismos indígenas tuvieron que empezar a cercar las parcelas que trabajaban. A partir de la década de 1950, los productores foráneos introdujeron, en contra de un concepto de uso temporal, comunitario, consuetudinario y socialmente reconocido por los indígenas, una noción de ocupación espacial permanente, individual, escrita y reconocida por las leyes estatales.

No hay más tierras disponibles, no se vende la tierra Hoy en las comunidades pocos están dispuestos a vender su tierra; por el contrario, los productores indígenas defienden el principio de que la tierra no se vende. La tierra, debemos conservarla y protegerla para nuestros hijos, ¿qué nos va a dar la plata de la venta de la tierra? Vamos a comerla un año, dos años, ¿y después? ¿De dónde vamos a sacar la tortilla y los frijoles para el sustento? No, la tierra está aquí para producir, no para venderla (J. L., comunero de San José Amucayan, pueblo indígena de Telpaneca). Muchos productores recuerdan que hace quince años la tierra «era barata», se vendía la manzana por cien o doscientos córdobas. Actualmente no hay tierras para vender, pero sí poca tierra o no aprovechada en manos de terratenientes que practican en forma mayoritaria la producción extensiva de ganado.

28

Otras prácticas de acceso a la tierra para producir La siembra «a medias» es una práctica común entre los indígenas. En ella, el dueño pone a disposición una parcela y los medios de producción y el productor sin tierra aporta la mano de obra. La cosecha se comparte entre los dos. Para los indígenas el alquiler es otra manera de acceder a la tierra. El precio y las condiciones de este dependen del dueño y las relaciones que tiene con el arrendador. En el caso de una tierra familiar se observó el préstamo sin compensación; pero es costumbre regalar una parte de la cosecha para agradecer el dueño. En algunos casos, los alquileres pueden ser relativamente baratos: 100 o 200 córdobas por manzana por todo el año. El alquiler de tierras puede tener un interés económico para ciertos dueños; por ejemplo, 1.500 córdobas la manzana por una cosecha (se pagará de nuevo por cada ciclo de producción), que se abonan por adelantado. Este interés económico se ve acompañado por una posición de dominio: las tierras para comprar son raras y caras, lo que tiene como consecuencia el alza del precio del alquiler.

En todo caso, el acuerdo es únicamente oral e interpersonal, no se firma documentos ni existe reglamentación que proteja al arrendatario o le garantice la ocupación de la tierra en el mediano plazo. La escasez de tierras en comunidades como El Guaylo, en San Lucas, o El Ángel 2, en Cusmapa, obliga a los productores a desplazarse cada vez más lejos de su comunidad (hasta cuatro horas de trayecto para llegar a la milpa alquilada).

29

La cooperativa en el pueblo indígena de San Lucas: ¿cómo y para qué recuperar el control del territorio? El territorio de la comunidad de Apante es propiedad de la cooperativa multifuncional Luis Alberto Vásquez, fundada en 1984. Todas las tierras de la comunidad están bajo la gestión de la cooperativa. Si un comunero desea cultivar más que lo que se le ha otorgado, se le puede dar una manzana más en función de la disponibilidad y de la decisión del consejo de administración. Esta cooperativa tiene limitaciones en cuanto a sus posibilidades de gestión territorial: está ubicada en un área protegida, no se puede cortar madera y el crecimiento demográfico presiona sobre el recurso tierra. Los socios y los hijos de socios ya están buscando otras salidas ante este problema de espacio; para algunos, la compra de tierra fuera de la cooperativa es una solución posible. Además, está apareciendo una preocupación por el acceso al agua fruto de la presión demográfica. La distribución del agua en la comunidad queda limitada, a pesar de que existen otras fuentes de agua aparte de las dos actuales que abastecen los puestos, pues estas fuentes han sido apropiadas por comuneros que hacen un uso personal de ellas. La cooperativa, que es un símbolo de logro para el pueblo indígena de San Lucas, queda aislada del gobierno indígena.

30

El papel de las mujeres indígenas en el proceso de recuperación del control del territorio Es común oír que la tierra solo la puede manejar un varón porque solo él tiene suficiente fuerza para trabajarla: ¿Dar una parcela a mi hija? No, se me la llevó su compañero; es él [quien debe] tener una tierra para darle de qué comer a su familia (J. P., comunero del pueblo indígena de Telpaneca). Todavía muy pocas mujeres se benefician con una parcela titulada a su nombre. En los casos de propiedades femeninas se puede observar la toma de conciencia de los padres de familia para con sus nietos. La herencia femenina está, en muchos casos, basada en los animales para que los cuide la mujer mientras que su esposo trabaja en la milpa. En esas condiciones, la mujer queda en una situación de inseguridad, dependiente del hombre, lo que la deja sin defensa y con pocos recursos en caso de cambio de la situación familiar. En muchos casos, una madre soltera se queda con sus padres. Sin embargo, recientemente, los pueblos indígenas chorotegas establecieron un reglamento que favorece a las mujeres en términos de herencia. Si bien existen las normas, su aplicación es más difícil y exige un trabajo de concienciación que ya se está llevando a cabo. En el pueblo indígena de Mozonte se promueve que las mujeres deben recibir, por lo menos, una manzana de sus padres. En el pueblo indígena de San Lucas se procura la repartición igualitaria. En el pueblo indígena de San José de Cusmapa se redactan los certificados de derechos sobre la tierra indígena con los nombres de los dos miembros de la pareja.

31

El reencuentro con el «saber hacer» tradicional: la medicina natural Los pueblos indígenas usaban históricamente plantas para curar las enfermedades comunes; pero muchos conocimientos se han perdido y el uso de los medicamentos químicos se ha generalizado. Hoy en día, se está rescatando el conocimiento sobre las plantas de uso medicinal de los curanderos comunitarios. Los indígenas reivindican estas prácticas ancestrales como parte de su cosmovisión y muestra de un cierto dominio y control sobre los recursos naturales presentes y sobre su ámbito. Con la ayuda de la cooperación y el Ministerio de la Salud (MINSA), se promueve el uso de plantas mediante la enseñanza de las prácticas y los usos tradicionales a los brigadistas de salud. Esa alternativa a la prescripción de medicamentos, muchas veces fuera del alcance económico de estas poblaciones, se acompaña con una voluntad de mejora de la situación económica de las familias y, en particular, de las mujeres con la venta de productos «farmacéuticos» naturales elaborados por grupos femeninos.

32

El rol de los organismos de cooperación Hace más de veinte años que la cooperación internacional está presente en los territorios chorotegas. La más antigua es la Escuela Radiofónica de Nicaragua (ERN) que está presente desde la época de la dictadura de Somoza, y creció en forma notable después del paso del huracán Mitch en 1998. La presencia de la cooperación ayudó a los pueblos indígenas a difundir sus reivindicaciones. Los organismos de cooperación desempeñaron y continúan desempeñando un importante papel, junto con las instituciones estatales, en la promoción de la no quema de las tierras y el uso de métodos de conservación de suelos. Los promotores capacitados por la cooperación tienen un papel protagónico en la reflexión y la sensibilización sobre este tema. Ellos, generalmente nombrados por la asamblea de la comunidad, son los encargados de transmitir sus conocimientos a «su grupo de interés». Los promotores tienen un papel central en la difusión del conocimiento para lograr un mejor control del territorio indígena y de los planteamientos de los pueblos indígenas chorotegas sobre la gestión de sus recursos naturales. Por otro lado, los organismos de cooperación también tienen la responsabilidad de promover no solamente la concienciación para la aprobación de la Ley de Pueblos Indígenas del Centro, Norte y Pacífico de Nicaragua, sino también apoyar la reflexión sobre la viabilidad de los territorios indígenas. ¿Cómo hacer para que estos territorios tengan un futuro? ¿Cómo hacer para que los pueblos indígenas tengan proyectos económicos viables de acuerdo con sus principios y las características de sus territorios? Los proyectos de diversificación de cultivos, riego, transformación de productos y acceso a mercados alternativos están a la orden del día. Como se ha visto en numerosas entrevistas a los indígenas respecto de su identidad, en las comunidades chorotegas existen todavía dificultades para autodefinirse como tales. Para «redibujar» los paisajes agrarios, que han sido desnaturalizados por un proceso de aculturación con sentido único, y reorientar las prácticas agrícolas hacia un tipo de manejo diferente hace falta todavía construir una visión económica del futuro. La aprobación de la Ley de los Pueblos Indígenas del Centro, Norte y Pacífico de Nicaragua y la ratificación del Convenio 169 constituirán seguramente pasos clave para hacer efectivo el reconocimiento de la multietnicidad de la nación nicaragüense. Pero la preocupación prioritaria debe ser la definición y la difusión de un proyecto viable económica, cultural y socialmente de los territorios chorotegas.

33

4

Conclusiones La búsqueda para desarrollar un adecuado manejo de los territorios indígenas chorotegas tiene como objetivo que todos los actores presentes en el territorio puedan aprovechar, sin perjudicar a los demás, los recursos existentes mientras que todos también favorezcan y participen en la gestión sostenible y negociada del territorio. El estudio tuvo como objeto explorar las dinámicas de las tierras y las prácticas de gestión de los recursos naturales en los territorios chorotegas. Es claro que la representación que se hace una sociedad de los recursos naturales de su territorio define también su cultura. La existencia de un «mercado de tierras» en territorios comunitarios indígenas influye de manera significativa en estas representaciones y en las posibilidades de toma de control de los recursos. Los hallazgos de esta investigación han permitido constatar la existencia en los territorios chorotegas de diferentes lógicas de ocupación de la tierra que a menudo cuesta conciliar. Los mecanismos de asimilación implementados por el Estado nicaragüense desde la independencia y, más precisamente, desde el principio del siglo XX «invisibilizaron» a los pueblos indígenas de Nicaragua. A pesar de la existencia, desde 1987, de una Constitución que respalda la identidad y la autodeterminación en los territorios indígenas del centro, el norte y la costa del Pacífico de Nicaragua la situación no ha cambiado. Los conflictos en torno a la tierra y los recursos naturales que se encuentran actualmente en los territorios chorotegas son, en gran medida, consecuencia de la falta de articulación entre las prácticas locales de gestión y las normas legales. El conjunto de los pueblos indígenas chorotegas basa sus reivindicaciones en la existencia de un título real que, con los mojones, traza los límites del territorio tradicional indígena. Como se ha señalado, el territorio es una construcción espacial y sociopolítica, que se configura a partir de la interacción de los diferentes actores involucrados en ese espacio y a través de la identificación «nosotros-ellos». La tierra es un patrimonio colectivo, una herencia de interés común y un elemento que, en la cosmovisión chorotega, no se puede vender pues no tiene valor sin el acceso y el uso comunitario. Los principios de mediación establecidos por los pueblos indígenas en sus territorios son una buena alternativa a los costosos procedimientos judiciales en los cuales los funcionarios no siempre están sensibilizados o preparados para juzgar los asuntos indígenas. Los pueblos indígenas chorotegas desarrollaron y están aplicando algunos mecanismos de regulación para conciliar la «convivencia» entre productores indígenas y foráneos en el territorio. La existencia de un registro de propiedad indígena como herramienta de gestión de los arriendos y los derechos de uso y goce otorgados por el mismo pueblo indígena están en el centro de la propuesta de los cinco pueblos chorotegas. A pesar de

34

que esos registros están incompletos, el proceso llevado por los pueblos indígenas de registro de los derechohabientes presentes en su territorio se presenta como una alternativa, al reconocer el uso de la tierra, bajo ciertas modalidades, tanto para los indígenas como para los no indígenas (los foráneos). Por otro lado, los pueblos indígenas están en la búsqueda de la sostenibilidad en el aprovechamiento de sus recursos, pero las prácticas individualistas y la apropiación privada de los suelos y los recursos dificultan el manejo adecuado en los territorios chorotegas. La presentación del Proyecto de Ley de los Pueblos Indígenas del Centro, Norte y Pacífico de Nicaragua es una muestra de las preocupaciones del conjunto de los pueblos indígenas de esta región de Nicaragua. La tierra y su disposición están en el centro de la propuesta, acompañadas de la preocupación por el desarrollo sostenible en los territorios indígenas. La implementación de un registro catastral nacional que se sobrepone al registro local indígena no es viable para las poblaciones autóctonas porque pone en peligro la existencia de una organización comunitaria que puede perder sus prerrogativas sobre el territorio. La propiedad privada va en contra de la cosmovisión indígena que ve la tierra y sus recursos naturales como frutos imprescindibles, inembargables e inalienables, que solo el manejo colectivo permitirá conservar. El proceso de descentralización dejó en manos de las alcaldías y las instancias municipales el poder de dictar sus propias políticas de desarrollo local; pero la fuerte polarización política que viven las municipalidades no deja muchas alternativas de negociación para los pueblos indígenas ante esas instituciones. Si se hace referencia a la etnogénesis en el caso de los chorotegas, se trata de un proceso todavía en curso y se puede afirmar que al principio de su camino. Las bases de los pueblos indígenas no se ubican todavía, en su mayoría, dentro del espacio de negociación y definición que están abriendo sus líderes. ¿Qué es un indígena? Es para muchos un término «ético», es decir, externo, de fuera; lo emplean los líderes y los organismos de cooperación que trabajan con esas poblaciones, sin otorgarle un verdadero sentido para los «campesinos». El término «indígena» es, para muchos, signo de marginación y desamparo frente al Estado. Por ello, si la condición de indígena permite acumular recursos y apoyo externo: «¡Somos indígenas!»; pero raros son los «indígenas» que pueden dar una definición clara de su condición como tales. La propuesta de Ley de Pueblos Indígenas del Centro, Norte y Pacífico de Nicaragua no toma en cuenta que cada pueblo indígena está en un nivel de avance diferente y en distinta etapa de constitución organizativa. En el caso de la CPICH, se encuentra en un proceso de «fortalecimiento institucional» joven todavía; lo más preocupante acerca de esta coordinadora es la insuficiente reflexión sobre la viabilidad económica de su territorio.

35

La legitimidad de los pueblos indígenas está en hacer valer su capacidad negociadora ante el conjunto de los actores presentes en su territorio y en todo el territorio nacional, por encima de intereses políticos e influencias exteriores. Esto también pasa por la generación de referencias técnico-económicas que permitan demostrar la supremacía de la pequeña agricultura familiar, tal como la practican los productores indígenas, frente al modelo de producción depredadora que aplican los agricultores foráneos.

36

Anexo 1: Comunidades visitadas en el marco de la investigación Territorio de Telpaneca ° ° ° °

El Zapote Cerro Grande San José de Amucayan Las Trojas

Territorio de Mozonte ° ° ° ° °

La Ceiba El Cacao San Antonio Apamiguel El Caracol / El Limón

Territorio de Totogalpa ° ° °

El Chagüite Buena Vista Cujilica

Territorio de San Lucas ° ° °

El Apante El Guaylo El Volcán

Territorio de Cusmapa ° ° ° °

Ángel 1 Ángel 2 Ángel 3 San Francisco de Imirez

37

Annexo 2: Mapas Mapa 1: América Central

Fuente: http://www.abc-latina.com/cartecen.htm

38

Mapa 2: Departamentos de Nicaragua

Fuente: http://www.abc-latina.com/nicaragua/carte-departements-nicaragua.php

1. Boaco 2. Carazo 3. Chinandega 4. Chontales 5. Estelí 6. Granada 7. Jinotega 8. León 9. Madriz 10. Managua 11. Masaya 12. Matagalpa 13. Nueva Segovia 14. Rivas 15. Río San Juan 16. Atlántico Norte 17. Atlántico Sur

39

Mapa 3: Departamento de Madriz

Fuente: Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER).

40

Mapa 4: Departamento de Nueva Segovia

Fuente: INETER

41

Mapa 5. San José de Cusmapa-Sitio El Carizal.

Leyenda:

42

Comunidades de estudio

Mapa 6: Totogalpa.

Mapa 7: San Lucas

43

Mapa 8: Telpaneca

Mapa 9: Mozonte

44

Bibliografía ABERCROMBIE, Thomas. (1990). «Ethnogenèse et domination coloniale». Journal de la Société des Américanistes, vol. 76, Nº 1, pp. 95-104. AGRÓNOMOS Y VETERINARIOS SIN FRONTERAS (AVSF). (2006). Estudio de línea de base en Telpaneca y Mozonte. Managua: AVSF. AUBRON, Claire. (2006). Individus et collectifs dans l’appropriation des ressources pour l’élevage laitier à Sinto, une communauté de Huancavelica. París: Agter. BARTOLOME, Miguel Alberto. (2004). «Los pobladores del ‘desierto’». Les Cahiers ALHIM (Amérique Latine Histoire et Mémoire). Fecha de consulta: 11/08/2004. . BAUMEISTER, Eduardo. (1994). La reforma agraria en Nicaragua (1979-1989). Bases sociales de las iniciativas de modernización en un contexto revolucionario. Managua: Centro de Estudios para el Desarrollo Rural (CDR) / Universidad Libre de Amsterdam (ULA). BRUNET, Roger, Robert FERRAS y Hervé THERY (2001). Les Mots de la Géographie. Dictionnaire critique. París: Reclus. La Documentation française. CASTILLEJA, Guillermo. (1993). «Evolution des tendances de la politique forestière en Amérique latine: Chili, Nicaragua et Mexique». Unasylva, Nº 175, FAO. CENTRO DE INVESTIGACIONES Y ESTUDIOS DE LA REFORMA AGRARIA (CIERA)- MINISTERIO DE DESARROLLO AGROPECUARIO Y REFORMA AGRARIA (MIDINRA). (1984). Nicaragua… Y por eso defendemos la frontera. Historia agraria de las Segovias Occidentales. Managua: CIERAMIDINRA. COMBY, Joseph. (1990). « L'impossible propriété absolue». En Un droit inviolable et sacré: la propriété. París: Association des Études Foncieres (ADEF), pp. 9-20. CROUSSE Bermard, Emile LE BRIS y Etienne LE ROY. (1986). Espaces disputés en Afrique Noire, pratiques foncières locales. París: Karthala. DUFUMIER, Marc. (1996). Les projets de développement agricole: Manuel d’expertise. París: Karthala. GAZEU, Véronique, Pierre BAUDUIN e Yves MODERAN (directores). (2010). Identité et ethnicité. Concepts, débats historiographiques, exemples (IIIe-XIIe siècles). Table ronde du Centre de Recherches Archéologiques et Historiques Médiévales. Caen. GONDA, Noémi. (2002). ¿Cómo asegurar los derechos y el acceso a la tierra a los campesinos en un contexto de políticas de tierras nacionales desfavorables? Estudio de las dinámicas de tierras y propuestas de acciones en el municipio de Cinco Pinos, departamento de Chinandega. Tesis de Master of Science. SupAgro, Institut des Régions Chaudes. Montpellier / Managua: Institut de Recherches et d'Applications des Méthodes de Développement (IRAM) / Comisión para el Desarrollo

45

Rural (CODER) / Centre National d'Etudes Agronomiques des Régions Chaudes (CNEARC). GROS, Christian. (2001). «Métissage et identité. La mosaïque des populations et les nouvelles demandes ethniques». Pouvoir, Le Seuil, Nº 98, pp. 147-159, París. GUTELMAN, Michel. (1974). Structures et réformes agraires, instruments pour l’analyse. París: Maspero. ISTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICAS Y CENSOS (INEC). (2005). VIII Censo Nacional de Población y IV de Vivienda (Actual Instituto Nacional de Información de Desarrollo de Nicaragua [INIDE]). Managua. Disponible en . JOLIVET, Marie-José. (2000). Logiques identitaires, logiques territoriales. Dossier de Autrepart, Nº 14. París: Institut de Recherche pour le Développement (IRD)l’Aube. JOUVE, Philippe. (1992). Le diagnostic du milieu rural, de la région à la parcelle. Approche systémique des modes d'exploitation agricole du milieu. Collection CNEARC: Etudes et Travaux. Montpellier: CNEARC. LE BERRE, Maryvonne. (1992). «Territoires». En A. Bailly et al. Encyclopédie de Géographie. París: Economica, pp. 617-638. LE MEUR, Pierre-Yves. (2002). Approche qualitative de la gestion foncière: note méthodologique. París: IRD. LE ROY, Etienne. (1996). «La théorie des maîtrises foncières». En LE ROY et al., pp. 59-76. LE ROY, Etienne, Alain KARSENTY y Alain BERNARD. (1996). La sécurisation foncière en Afrique. Pour une gestion viable des ressources renouvelables. París: Karthala. MAIRENA RUIZ, Rigoberto. (2008). Apuntes sobre la propiedad comunitaria en Nicaragua. Disponible en . MAIZ, R. y J. TOURNON. (2006). «Indigénisme et ethnicité en Amérique Latine». Ethnicisme et Politique. París: L'Harmattan. MECHRI ADLER, Zohra. (2000). Mouvement paysan, réforme agraire et politiques agricoles au Nicaragua 1979-1990. París: Institute de Hautes Etudes de l’Amérique latine (IHEAL). MERENNE-SCHOUMAKER, Bernadette. (2002). Analyser les territoires. Savoirs et outils. Bonchamps-lès-Laval: Presses Universitaires Rennes (PUR). MERLET, Michel. (2002). Cahier de propositions. Politiques foncières et réformes agraire. Documento presentado en el Fórum Social Mundial, 3 y 4 de febrero. París: IRAM /Agricultures paysannes et Mondialisation (APM).

46

MERLET, Michel y Analisa MAURO. (2003). Acceso a la tierra y reconocimiento de los derechos sobre la tierra en Guatemala. ILC / IRAM. Disponible en . MINISTERIO AGROPECUARIO Y FORESTAL (MAGFOR). (2005). Banco de tierra para plantaciones forestales maderables comerciales en Nicaragua. Managua: Gobierno de Nicaragua. MOALLIC, Benjamín. (2005). Identité et État-nation au Nicaragua. París: IHEAL. ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS (ONU). (1989). Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas en Países Independientes. Ginebra: Organización Internacional del Trabajo (OIT). PACHECO DE OLIVEIRA, João. (2000). «Sur l’expertise anthropologique territoires et identités indigènes au Brésil». Revue de synthèse, 4, Nº 3-4, juillet-décembre. REPÚBLICA DE NICARAGUA. (2006). Proyecto de Ley de Pueblos Indígenas del Centro, Norte y Pacífico de Nicaragua. Managua: Asamblea Nacional de la República de Nicaragua. RIZO, Mario. (2009). Historia del pueblo indígena de Telpaneca. Managua: United Nations International Children’s Emergency Fund (UNICEF). SMARTWOOD. (2006). Resumen Público de Certificación de Yodeco de Honduras S. A. / Maderas Segovianas S. A. Nueva York: Rainforest Alliance. TERRE, François. (1991). Introduction générale au droit. París: Dalloz. WEBER, Henri. (1981). Nicaragua. La révolution Sandiniste. París: Dialectique intervention. WESSENDORF, Kathrin (ed.). (2008). El mundo indígena. Copenhague: International Work Group for Indigenous Affaires (IWGIA).

47

Este informe se coloca en el marco de la iniciativa sobre las presiones comerciales sobre la tierra (CPL). Si desean recibir más informaciones sobre la iniciativa o sobre los socios que han participado, por favor contacte a la secretaria de la Coalición.

Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra Secretaria Via Paolo di Dono, 44 00142 – Roma, Italia tel: +39 06 5459 2445

fax: +39 06 5459 3628 [email protected] www.landcoalition.org

Loading...

Liberalización de la propiedad versus territorios indígenas en el norte

Presiones comerciales sobre la tierra Liberalización de la propiedad versus territorios indígenas en el norte de Nicaragua: el caso de los chorotegas...

2MB Sizes 3 Downloads 0 Views

Recommend Documents

Re-conceptualización de la violencia en el Triángulo Norte
En este sentido, re-pensar la violencia no significa únicamente un esfuerzo teórico, sino requiere un aborda- je desde p

Conflictos de inversiones en territorios indígenas : el turismo en - Hal
Mar 18, 2012 - Hace muchos años que el territorio autónomo de los kuna en Panamá hace soñar a algunos inversionistas

La bella durmiente: el norte de Veracruz
Feb 14, 2005 - Subiéndose un poco hacía los lomeríos de Tantoyuca al interior, o a los poblados de la Sierra de Otont

Territorios en Movimiento - Rimisp
Este texto se pone a su disposición como un documento de trabajo, para que sea comentado y criticado. Nuestra ..... acc

Propiedad intelectual y conflicto de valores en la sociedad del
Jun 29, 2009 - Contribuyen al fomento de capacidades humanas básicas y de otros valores éticos, políticos y sociales

Geomorfología de la Sierra Norte de Sevilla
Concretamente, durante el Mioceno la aridez climática se acentúa y se favorece el desarrollo de carbonataciones que cons

La Física en el Bachillerato de Excelencia
Oct 2, 2015 - Departamento de Física y Química Instituto de Educación Secundaria IES San Mateo Madrid Bachillerato de

La aplicación de la mediación en la resolución de los conflictos en el
sudeste asiático: Lecciones para el espacio mediterráneo", por Pablo Pareja. Alcaraz y Jordi Quero Arias. .... conflic

Fricción, una Propiedad Limitante en el Movimiento Controlado
al principio, la fuera disminuye al aumentar la velocidad hasta que alcanza un mınimo valor. Después de este punto, la

Reporte sobre la información en materia de Propiedad Intelectual en
reporte actual de la situación en materia de Propiedad Industrial y de Derecho de Autor, y, en segundo lugar, proporcio