informe - IUCN Portals

Loading...

XVIII Asamblea General

INFORME

XVIII Sesión de la Asamblea General

UICN - Unión Mundial para la Naturaleza Perth, Australia 28 de noviembre al 5 de diciembre de 1990

El presente informe ha sido preparado por Hugh Synge, Relator principal de la Asamblea General. Los informes sobre las diferentes sesiones estuvieron a cargo de Steve Davis, Patrick Dugan, Lothar Gundling, Mark Halle, Vernon Heywood, Aban Kabraji, Rob Malpas, Jeff McNeely, Cameron Sanders, Jeff Sayer, Simon Stuart y Jim Thorsell, miembros del personal de la UICN. Los informes sobre los 12 talleres fueron organizados y coordinados por George Greene. Hugh Synge agradece a todos ellos por su esforzado trabajo, y transmite asimismo su agradecimiento al Dr. Martin Holdgate, Delmar Blasco, Sheila Millar, Nicky Powell, Estelle Viguet, Morag White, y, en particular, a Fiona Hanson por su permanente amabilidad y asistencia. La presentación de los materiales contenidos en este documento y los nombres geográficos empleados no implican en modo alguno la expresión de una opinión por parte de la UICN en relación con la categoría jurídica de cualquier país, territorio o zona, o con respecto a la demarcación de sus fronteras o límites. Traducción: Eduardo Laureiro y Antonio Santisteban ISBN 2-8317-0068-X UICN - Unión Mundial para la Naturaleza 1196 Gland, Suiza Diseño de la cubierta: Reflet - Artwork for Business

INFORME

XVIII Sesión de la Asamblea General

UICN - Unión Mundial para la Naturaleza Perth, Australia 28 de noviembre a 5 de diciembre de 1990

Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales 1992

Prefacio

La Asamblea General de la UICN es el principal foro en el cual los delegados de todas las organizaciones miembros deciden la política de la Unión Mundial para la Naturaleza. Como tal, es un parlamento único para el movimiento de la conservación mundial. Permite a los gobiernos, organismos gubernamentales y organizaciones no gubernamentales examinar las medidas que deben tomarse para resolver los graves y crecientes problemas mundiales en la esfera del medio ambiente. Y dado que los diferentes miembros de las Comisiones de la UICN, así como los representantes de las organizaciones internacionales asociadas y los organismos no miembros tienen la libertad de participar en calidad de observadores, la amplitud de visión y la competencia que caracterizan a la Asamblea son muy vastas, lo cual confiere autoridad a sus conclusiones. Tras su primera Sesión celebrada en Fontainebleau, Francia, en 1948, la Asamblea General se ha reunido en Bruselas, Bélgica (1950); Caracas, Venezuela (1952); Copenhague, Dinamarca (1954); Edimburgo, Escocia, Reino Unido (1956); Atenas, Grecia (1958); Varsovia, Polonia (1960); Nairobi, Kenya (1963); Lucerna, Suiza (1966); Nueva Delhi, India (1969); Banff, Canadá (1972); Kinshasa, Zaire (1975); Ashkhabad, URSS (1978); Christchurch, Nueva Zelanda (1981); Madrid, España (1984) y San José, Costa Rica (1988). Celebró además una Sesión extraordinaria en Ginebra, Suiza, en abril de 1977. La XVIII Sesión de la Asamblea General tuvo lugar del 28 de noviembre al 5 de diciembre en Perth, Australia, respondiendo a la amable invitación del Gobierno del Commonwealth de Australia y del Gobierno del Estado de Australia Occidental. El tema de la Asamblea fue "La conservación en un mundo cambiante" y a ella asistieron 1.156 participantes de 104 países. Como se pone de relieve en este documento, la XVIII Sesión de la Asamblea General revistió

especial importancia. En el curso de la misma se analizó y redefinió la misión de la UICN como Unión Mundial para la Naturaleza, subrayándose que ésta debe ser la conservación de la naturaleza por su valor intrínsico y como fundamento esencial de la vida humana. Se hizo hincapié en que allí donde la comunidad humana utilice la naturaleza, debe hacerlo de manera ecológicamente racional, éticamente responsable y sostenible. Se aprobó una estrategia para el trabajo de la Unión en conjunto, que prevé la vinculación de las actividades de las redes de voluntarios de las seis Comisiones con las de la Secretaría permanente. Se apoyó la aplicación de una política de descentralización en la Secretaría, para establecer relaciones más estrechas con los miembros en todos los países del mundo y garantizar que el programa de la Unión satisfaga sus necesidades, sobre todo las de conservar sus medios naturales y sus recursos, y utilizarlos de manera sostenible. Se destacó que en un mundo en el cual el mensaje de la conservación se torna cada vez más confuso y borroso, el equipo central de la UICN debe abogar activamente en favor de la visión colectiva de los miembros de la Unión. En talleres, discusiones técnicas y sesiones plenarias se estableció y respaldó un programa de acción detallado. Se aprobaron más de 75 resoluciones y recomendaciones sobre temas de importancia mundial o nacional. El presente informe —disponible, como toda la documentación de la Asamblea General, en los tres idiomas oficiales: inglés, francés y español— constituye su primer resultado tangible. Pero aún queda mucho más. Prácticamente cada uno de los 12 talleres realizados el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, dará origen a libros, programas, estrategias u otros resultados concretos. La Secretaría publicará una declaración revisada de la misión y estrategia de la Unión, así como el Programa Trienal, con arreglo a las discusiones que tuvieron lugar en Perth.

Ahora bien, estos resultados oficiales no son el único fruto de una Asamblea General. Esta es, ante todo, un foro para el contacto humano. Si bien quienes se reunieron en Perth distaron de ser unánimes en sus pareceres, todos los delegados se fueron enriquecidos con nuevos puntos de vista, inspirados por nuevos contactos y, espero, un nuevo sentido de comunidad y determinación. No

me cabe la menor duda de que todos se habrán llevado una nueva imagen de Australia y su medio ambiente, tan clara, y en ocasiones tan apasionadamente presentada, por nuestros generosos anfitriones australianos. Martin Holdgate Director General

Nota de agradecimiento al país huésped

La XVIII Sesión de la Asamblea General de Perth constituyó una ocasión memorable. Fue la Sesión más concurrida que ha celebrado la UICN hasta el momento, y altamente productiva en cuanto al volumen de trabajo realizado, la extrema competencia de los talleres y reuniones especiales, y el espíritu de unidad y compromiso que caracterizó los debates. La Unión Mundial para la Naturaleza abandonó Perth con una misión clara, un sentimiento vivido de propósito, una unidad sin precedentes entre sus miembros y un programa ambicioso para el futuro. Nada de esto hubiera sido posible sin la excelente organización que caracterizó el evento. Perth representó un escenario magnífico para la Asamblea General, tanto en lo que concierne al Centro de Convenciones Burswood como al campus de la Universidad de Australia Occidental. El país huésped aportó un generoso apoyo

financiero a la reunión y fue excepcionalmente eficaz en cuanto a la organización. La Unión quedó muy honrada por la presencia en la ceremonia de apertura, del Primer Ministro, Excelentísimo Señor R.J.L. Hawke AC, MP, el Premier de Australia Occidental, Excelentísima Señora Carmen Lawrence MLA, el Ministro de Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios del Commonwealth, Excelentísima Señora Ros Kelly MP, y el Ministro del Medio Ambiente de Australia Occidental, Excelentísimo Señor Bob Pearce MLA. Dejamos constancia de nuestro profundo agradecimiento a ellos, a sus Gobiernos y al pueblo de Australia, que nos recibió tan calurosamente. M.S. Swaminathan, Presidente, 1984-1990 Shridath Ramphal, Presidente, 1990Martin W. Holdgate, Director General

Indice

Prefacio

1

Nota de agradecimiento al país huésped

3

Agradecimientos

9

Actas de la XVIII Sesión de la Asamblea General

11

Decisión 549: Enmiendas del 2 y el 5 de diciembre de 1990 a los Estatutos de la UICN del 5 de octubre de 1948 (en su forma enmendada por última vez el 4 de octubre de 1978)

55

Sesión sobre política y prácticas de conservación en Australia*

59

Reunión sobre el Programa de la UICN para 1991-1993*

61

Informes de los talleres

65

Informes sobre los debates mantenidos con los Presidentes de Comisión sobre la composición y actividades de las Comisiones en el próximo trienio

95

Anexos 1.

Orden del día aprobado por la XVIII Sesión de la Asamblea General

101

2.

Lista de documentos

104

3.

Discurso de apertura por el Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza, Dr. M.S. Swaminathan FRS

108

4.

Discurso de apertura por la Premier de Australia Occidental, Excelentísima Sra. Carmen Lawrence MLA

113

5.

Discurso de apertura por el Presidente Internacional del WWF —Fondo Mundial para la Naturaleza— Su Alteza Real Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo

115

6.

Discurso de apertura por el Primer Ministro de Australia, Excelentísimo Sr. R.J.L. Hawke AC, MP

117

Discurso pronunciado por el Sr. William Mansfield en nombre del Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Dr. Mostafa K. Tolba 8. Discurso pronunciado por la Dra. Jane Robertson Vernhes, División de Ciencias Ecológicas, en nombre del Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Dr. Federico Mayor

121

7.

*

Estos dos eventos forman la 18a. Reunión Técnica de la UICN

124

9.

Discurso pronunciado por el Sr. Gil Child, Alto Funcionario del Departamento de Bosques, en nombre del Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Sr. Edouard Saouma

126

10. Alocuciones de bienvenida de los Jefes de Estado y las Organizaciones Internacionales

129

11. Disertación magistral: la conservación en un mundo que cambia, por el Professor Ralph O. Slatyer, Científico Principal, Oficina del Primer Ministro y Consejo de Ministros, Canberra, Australia

131

12. Disertación magistral: Cuestiones relativas a la conservación en Australia Occidental, por la Excelentísima Sra. Carmen Lawrence MLA, Premier de Australia Occidental

139

13. Informe del Director General, Dr. M.W. Holdgate, sobre la labor de la UICN en 1988-1990

142

14. Análisis del Programa de la UICN para 1988-1990, por el Sr. Anil Agarwal y el Sr. Adrian Phillips

145

15. Observaciones formuladas por el Director General de la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI), Sr. Cari Tham, sobre el Programa de la UICN 16. Observaciones formuladas por el Tesorero, Sr. R.C. Steele, al presentar el informe sobre el estado de cuentas y el informe de los auditores para 1987-1989

168

17. Informe de la Comisión de Finanzas y Auditoría

172

18. Informe del Director General, Dr. M.W. Holdgate, sobre los progresos en la construcción de la Nueva Sede de la UICN

174

19. Observaciones formuladas por el Dr. M.W. Holdgate, Director General, sobre la Misión, Objetivos, Actuación, Gobierno y Estrategia de la UICN

176

20. Mandatos de las Comisiones de la UICN para 1991-1993

180

21. Declaración del Sr. Ken Piddington, Director del Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial, sobre la colaboración de la UICN en los programas del Banco Mundial

200

22. Informe de la Comisión del Programa

202

23. Discurso pronunciado por Sir Shridath Ramphal con motivo de su aceptación del cargo de Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza

206

24. Alocuciones pronunciadas en nombre de los pueblos indígenas

208

25. Alocuciones pronunciadas en la sesión referente a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo

214

26. Comentarios del Director General, Dr. M.W. Holdgate, sobre la contribución de la UICN a los trabajos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo

220

27. Menciones referentes a la concesión del título de Miembro Honorario de la Unión Mundial para la Naturaleza

222

28. Mención relativa a la concesión al Profesor Mohamed Kassas de la Medalla Conmemorativa John C. Phillips por servicios distinguidos a la conservación internacional

224

170

29. Menciones relativas a los Premios Peter Scott por servicios prestados en áreas de la conservación de la Comisión de Supervivencia de Especies

225

30. Menciones relativas a la concesión de los Premios Internacionales al Valor y al Mérito en los Parques Nacionales Fred M. Packard por la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas

227

31. Menciones relativas al Premio del Arbol de la Sabiduría concedido por la Comisión de Educación y Comunicaciones

229

32. Discurso inaugural del Presidente electo de la Unión Mundial para la Naturaleza, Sir Shridath Ramphal

232

33. Discurso de clausura del Director General, Dr. M.W. Holdgate

236

34. Discurso de despedida del Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza, Dr. M.S. Swaminathan

239

Lista de participantes

243

Lista del personal

289

Agradecimientos

La UICN desea expresar su reconocimiento a las siguientes instituciones que apoyaron la participación de los delegados de los países en desarrollo: Administración para el Desarrollo de Ultramar, Reino Unido (Overseas Development Administration - ODA)

Ministerio Federal de Relaciones Exteriores, Suiza Oficina Australiana de Ayuda para el Desarrollo Internacional (AIDAB) Organismo Danés para Internacional (DANIDA)

el

Desarrollo

Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID)

Organismo Finlandés para Internacional (FINNIDA)

Agencia Canadiense Internacional (ACDI)

Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMP)

para

el

Desarrollo

Alta Comisión de los Países Bajos, Pakistán Autoridad Sueca Internacional (ASDI)

para

el

Desarrollo

Comité Estadounidense para la Conservación Internacional Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) Fondo Mundial para la Vida Silvestre y la Conservación, Estados Unidos (WWF-EE.UU.) Fundación Alemana Internacional

para

el

Desarrollo

Fundación Ford Fundación Tinker Ministerio de Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios de Australia

el

Desarrollo

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Pakistán Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) Real Ministerio Noruega

de Relaciones

Exteriores,

Servicio de Investigación, Estudios y Tratamiento de la Información sobre el Medio Ambiente, Ministerio del Medio Ambiente, Francia Sociedad Sueca para la Conservación de la Naturaleza (SNF) La Unión da las gracias también a DANIDA, la OIMT, al Ministerio del Medio Ambiente (Francia) y a la Fundación Tinker, por su apoyo a los talleres realizados durante la Asamblea General. Desea asimismo, expresar su agradecimiento a las siguientes organizaciones por el apoyo prestado:

Ministerio de Industrias Primarias y Energía de Australia

Sociedad Zoológica de Chicago

Ministerio de Relaciones Exteriores, Francia

Comisión de las Comunidades Europeas

Ministerio de Relaciones Exteriores, Países Bajos

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)

Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia

World Resources Institute

9

El Comité Organizador Nacional expresa su gratitud a las siguientes organizaciones por el apoyo proporcionado:

Canberra Laminated Canon Comcar

Patrocinadores

Computer Pals Across The World

Sigma Data

Economy Rent-A-Plants

Qantas Airlines

Exhibition By Design P/L

Telecom Australia

Feature Tours

Ashton Tate

Film Australia

Jaymac

Furniture Hire and Sales Australia Motorola Communications

Proveedores

Netcomm (Aust.) P/L

Alpha Media Sales P/L

Paul Gadenne Enterprises P/L

Airport Publications (WA) P/L

Philips Components P/L

Air Programs International

Protea Place - Maggie Edmonds

Ansett Air Freight

Rank Xerox (Australia) P/L Copy Service Division

Ansett Australia Arts Workshop Ashley Newick Australian Associated Press Australian Broadcasting Corporation Australian Construction Services Australia Post Australian Protective Service Budget Rent A Car

Reeces Hire Sheraton Perth Hotel Stott an Hoare Tour Hosts P/L Transcontinental Coachlines University of Western Australia Wayne Stubbs West Ocean Marketing

Burswood Resort Casino

10

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Actas de la XVIII Sesión de la Asamblea General

Ceremonia de apertura (89a. Sesión) Los niños de la Nedlands Primary School dedican canciones a los delegados de la Asamblea General, y el Ministro de Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios, Excelentísima Señora Ros Kelly MP, les da la bienvenida. Después de entonarse el himno nacional australiano y proyectarse un cortometraje sobre la labor de la UICN, pronuncian discursos las siguientes personas: El Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza, Dr. M.S. Swaminathan FRS (Anexo 3) La Premier de Australia Occidental, Excelentísima Señora Carmen Lawrence MLA (Anexo 4) El Presidente Internacional del WWF - Fondo Mundial para la Naturaleza, Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo (Anexo 5) El Primer Ministro de Australia, Excelentísimo Señor R.J.L. Hawke AC, MP (Anexo 6) El Director Ejecutivo Adjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Sr. William Mansfield, da lectura a una declaración en nombre del Director Ejecutivo del PNUMA, Dr. Mostafa K. Tolba (Anexo 7).

Apertura de la Asamblea General e introducción a los trabajos (90:1)* El Presidente, Dr. Swaminathan, declara abierta la Asamblea General a las 11.30 horas. La Consejera Regional de la UICN y Presidenta del Comité de Dirección de la Asamblea General, Sra. Pam Eiser, reseña las disposiciones y el reglamento propuesto.

* En lo sucesivo, el número de sesión y el punto del orden del día se indicarán entre paréntesis. El número de sesión figura antes de los dos puntos; el punto del orden del día después.

11

Aprobación del orden del día (90:2) Documento GA/18/90/1 Decisión 530

Se aprueba el orden del día de la Asamblea General, según se describe en el Anexo 1.

Aprobación del Reglamento (90:3) Deásión 531

Se aprueba el Reglamento de la Asamblea General.

Designación de las Comisiones de la Asamblea General (90:4) Decisión 532

El Presidente propone las siguientes Comisiones, las cuales son designadas por la Asamblea General. Se invita a los delegados que se enumeran a continuación a formar parte de dichas Comisiones. a) Comisión de Credenciales Sra. JoAnne DiSano (Presidenta) (Australia) Dr. Nelson Andrade (Venezuela) Dr. Ranjen Fernando (Sri Lanka) Sr. Alain Gille (Francia) Honorable Thenjiwe Lesabe (Zimbabwe) Profesor Velimir Pravdic (Yugoslavia) Sra. Julia Tucker (Secretaria de la Comisión) b) Comisión de Resoluciones Dr. Don McMichael (Presidente) (Australia) Dr. Pius Amaeze Anadu (Nigeria) Sr. Ken Brynaert (Canadá) Dr. Wolfgang E. Burhenne (Alemania) Dr. Parvez Hassan (Pakistán) Sr. Michael McCloskey (EE.UU.) Profesor Norma Crud Maciel (Brasil) Dr. Cosme Morillo (España) Sra. Isabelle Paillet (Francia) Dr. Duncan Poore (Reino Unido) Sra. Enikó Szalay-Marzsó (Hungría) Dr. Mark Collins (Secretario de la Comisión, UICN) c) Comisión de Finanzas y Auditoría Syed Babar Ali (Presidente) (Pakistán) Dr. Martin Edward (Canadá) Sr. Henry Nsanjama (Malawi) Dr. Juan Sevilla (Ecuador) Sr. Samar Singh (India) Sr. Jorgen Wenderoth (Alemania) Sra. Heather Morgans (Secretaria de la Comisión, UICN)

12

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

d) Comisión de Programas Dr. Walter Lusigi (Presidente) (Kenya) Dr. Eric Edroma (Uganda) Dra. Elsa Escobar (Colombia) Dr. Vladimir Flint (URSS) Dr. Jay Hair (EE.UU.) Dr. Ashok Khosla (India) Dr. Reuben Olembo (Kenya) Sr. Adrian Philips (Reino Unido) Profesor Wang Sung (China) Dr. Danny Eider (Secretaría de la UICN) Sr. Jeffrey McNeely (Secretario de la Comisión, UICN)

Mensajes de organizaciones colaboradoras (90:5) El Dr. Swaminathan comunica que se han recibido mensajes de buenos augurios de la UNESCO y la FAO (Anexos 8 y 9 respectivamente; el Anexo 10 contiene saludos del Presidente de Costa Rica y de otras dos organizaciones internacionales).

Admisión de miembros y bienvenida a los nuevos miembros (90:6, 91, 94) Documento GA/18/90/2 El Dr. Swaminathan da la bienvenida a los delegados de Honduras, Malí, Mónaco, Nicaragua, Portugal y los Estados Unidos de América, que se han adherido como Estados miembros durante el trienio. Se complace luego en anunciar que Burkina Faso y Guatemala han pasado a ser Estados miembros durante la Asamblea, con lo cual el total de Estados miembros asciende a 65. El Director General, Dr. Martin W. Holdgate, presenta su informe sobre la composición de la Unión. Dice que durante el trienio, la UICN ganó 141 nuevos miembros pero, lamentablemente, perdió 64, a causa de retiro y suspensión. En total, desde el año 1978 se ha suspendido a 84 miembros, y pueden ser suspendidos otros 37, en ambos casos debido a la falta de pago de las contribuciones. Pide a la Asamblea General que considere el serio problema que plantea la incapacidad de muchos miembros, sobre todo de los países en desarrollo, para abonar sus contribuciones en francos suizos. Ello hace más difícil ampliar la afiliación en regiones donde la Unión necesita fortalecer con creces su presencia y contribuir al establecimiento de instituciones que se ocupan del medio ambiente. Sugiere que allí donde la UICN ejecuta proyectos con fondos externos se permita a los miembros pagar en moneda nacional, y que la Unión retenga ulteriormente, con cargo a los fondos destinados a los proyectos, el equivalente en francos suizos. Otra posibilidad sería encontrar patrocinadores que sufraguen las contribuciones de los miembros.

Actas

13

Decisión 533

La Asamblea autoriza al Director General a tratar de resolver el problema de la falta de pago de las contribuciones por estos y otros medios. El Dr. Holdgate informa que algunos miembros formularon reservas respecto a la admisión por el Consejo de dos organizaciones: la Comisión de Bosques de Tasmania y el Instituto de la Piel de Canadá (Fur Instüute of Canada). Puesto que estas objeciones se han mantenido, la Asamblea General tendría que llegar a una decisión al respecto. Se ha distribuido a los delegados un documento sobre este particular (Addendum 1 al documento GA/18/90/2) * La Wilderness Society (Australia), la Fundación Australiana para la Conservación, la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON, Panamá) y Greenpeace International proceden a explicar las razones que fundamentan sus reparos respecto a la admisión de la Comisión de Bosques de Tasmania. A su juicio, las prácticas de la Comisión son profundamente dañinas para los bosques de Tasmania y su explotación no es sostenible. La Comisión responde afirmando su compromiso con la conservación, señala que está obligada por ley a conservar la flora y la fauna y reseña la categoría jurídica de las áreas de bosque protegidas en Tasmania. Se acuerda aceptar su sugerencia de formar un grupo de trabajo abierto a todos los participantes para discutir más ampliamente el tema. Se designa al Dr. Duncan Poore como Presidente. Después de reunirse el grupo, el Dr. Poore informa que tuvo lugar un sincero intercambio de opiniones, pero que sigue habiendo importantes divergencias sobre las políticas futuras de la Comisión de Bosques de Tasmania y la interpretación del mandato de la UICN en este sentido. En consecuencia, resulta inevitable proceder a votación. La Fundación Australiana para la Conservación y la Wilderness Society (Australia) explican sus objeciones contra la que se oponen a la utilización comercial de las especies silvestres. Los Defensores de las Especies Silvestres (EE.UU.) objetan también, afirmando que el propósito principal del Instituto de la Piel de Canadá es promover la explotación de los animales de piel • El Instituto sostiene que cuenta con el apoyo de las organizaciones de tramperos de las poblaciones indígenas, que la población animal se maneja muy bien y que en 300 años de caza con trampas ninguna especie se ha visto en peligro de extinción. La Asociación Internacional de Organismos de Pesca y Vida Silvestre (EE.UU.) respalda la admisión del Instituto de la Piel, así como también Ducks Unlimited Canadá y, en una sesión posterior, la delegación del Estado miembro del Canadá. El Director General recuerda a los delegados que la Estrategia Mundial para la Conservación apoya la utilización sostenible de la vida silvestre en la medida en que no ponga en peligro a las especies, o las poblaciones de

* Las acciones descritas en esta sección abarcaron varios días, pero se describen conjuntamente para mayor claridad.

14

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

especies, ni dañe los ecosistemas. Señala que sugirió que la Asamblea General debía resolver esta cuestión de principio antes de examinar la admisión del Instituto. Se refiere a la necesidad de considerar íntegramente en un taller el asunto del uso sostenible de la vida silvestre (véanse las páginas 80-82). Se indica, ulteriormente, que el debate mantenido en el taller y las discusiones oficiosas sobre este asunto, no han permitido retirar las objeciones mencionadas y que, en consecuencia, hay que celebrar una votación. Se procede a votación escrita sobre las dos admisiones impugnadas. Decisión 534

En la 97a. Sesión el funcionario encargado de las votaciones, Sr. Richard Steele, anuncia que ni la Comisión de Bosques de Tasmania ni el Instituto de la Piel de Canadá han obtenido la mayoría de dos tercios de votos en la Categoría A (Estados y organismos gubernamentales) y en la Categoría B (organizaciones no gubernamentales), que, según el Artículo II de los Estatutos, se requieren para su admisión como miembros. El Dr. Swaminathan declara abiertos los debates sobre la suspensión de los derechos de los miembros por falta de pago de contribuciones (Addendum 2 al documento AG/18/90/2).

Derisión 535

Se acuerda con pesar que los 37 miembros (enumerados en el documento precitado) que tenían atrasos de dos o más años serán suspendidos de sus derechos después del 31 de marzo de 1991, si para entonces no abonan sus contribuciones pendientes o si el Director General no puede garantizar el concurso de un patrocinador o una contribución compensatoria con cargo a los fondos destinados a los proyectos.

Presentaciones especiales (91:1, 91:2) El Profesor Ralph O. Slatyer AO, FRS, Científico Jefe de la Oficina del Primer Ministro y el Gabinete de Australia, pronuncia un discurso inaugural sobre el tema: "La conservación en un mundo cambiante" (Anexo 11). Se hace una presentación audiovisual sobre la naturaleza y la conservación en Australia Occidental, seguida por una alocución sobre varias cuestiones relativas a la conservación en ese Estado, a cargo del Premier de Australia Occidental, Excelentísima Señora Carmen Lawrence MLA (Anexo 12).

Informes de la Comisión de Credenciales (91:3, 94:1, 96) La Presidenta, Sra. JoAnne DiSano, presenta tres informes. Declara que se han examinado todas las credenciales recibidas. Señala, posteriormente, que si bien la mayor parte de dichas credenciales son conformes, veintiuna de ellas no habían sido aceptadas aún al término de la Asamblea, debido a la falta de un sello o carta oficial, o bien a atrasos en el pago de contribuciones. Actas

15

El cálculo final de los votos posibles, presentado en el tercer informe, es el siguiente: Miembros de la Categoría A (gubernamental):

144 votos (del total posible de 189)

Miembros de la Categoría B (no gubernamental): 296 votos (del total posible de 502) De tal manera, resulta evidente que se ha alcanzado quórum en ambas categorías (50% del total de votos posibles). De los votos de la Categoría B, 52 corresponden a 26 organizaciones no gubernamentales internacionales, ya que a cada una de ellas corresponden dos votos. Con arreglo a los Estatutos, los votos de las organizaciones no gubernamentales de un determinado país, no pueden exceder el 10% del total posible de votos no gubernamentales. Por consiguiente, se procede a ajustar el voto de cada uno de los 61 miembros no gubernamentales de los Estados Unidos, aplicando un coeficiente de 0,82. El Comité aprueba las credenciales presentadas por 39 organizaciones no gubernamentales de los Estados Unidos, y les ofrece, en consecuencia, 32 votos en total. Esto trae como resultado la modificación del número de votos atribuidos a la Categoría B, que pasan a 289 en total.

Informe del Director General sobre el trabajo de la UICN desde la XVII Sesión de la Asamblea General (Costa Rica, febrero de 1988) (91:4) Documentos (GA/18/90/3, GA/18/90/4) El Director General presenta y analiza los puntos sobresalientes del Informe Trienal correspondiente al período 1988-1990 (Véase el Anexo 13). Se procede a analizar el documento relativo a la aplicación de las resoluciones de la XVII Sesión de la Asamblea General. El Sr. Adrian Phillips presenta el estudio crítico de los logros obtenidos por la UICN en el trienio, cuyos autores son el Sr. Anil Agarwal y el propio orador (documento de información No. 2 de la Asamblea General, reproducido en el presente como Anexo 14). En el debate celebrado acto seguido, los delegados expresan su preocupación, debido a que ese documento se distribuyó con sólo dos días de antelación, y señalan que eso hizo muy difícil incorporar sus conclusiones a los proyectos de resolución y a otros documentos sometidos a su aprobación. Solicitan que en el futuro se rectifique esta situación. El Dr. Holdgate confirma que, como los documentos de la Asamblea General debían distribuirse con antelación, no fue posible tener en cuenta el estudio precitado al preparar el proyecto de programa que tiene ante sí la Asamblea. Por invitación del Presidente, el Director General de la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI), Sr. Carl Tham, comenta el

16

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Programa de la UICN desde el punto de vista de un organismo de apoyo y esboza las conclusiones de un estudio solicitado por ASDI sobre la estructura y organización de la UICN (Anexo 15). El Dr. Swaminathan hace constar el agradecimiento de la UICN a ASDI, que ha aportado una de las más importantes contribuciones al trabajo de la UICN, palabras que recaban el aplauso de los delegados. Un gran número de delegados cumplimentan al Director General por las mejoras introducidas en la estructura, administración y trabajo de la UICN desde la última Asamblea General; pero un miembro opina que la UICN no ha ejercido su función de liderazgo en el campo de la conservación de la naturaleza con la misma firmeza que en el pasado. Se señalan los siguientes puntos: • la Unión debería tener un objetivo principal claro y elaborar una definición razonable de los límites de sus actividades; • aparte de los valiosos análisis críticos efectuados cada trienio, se requiere un sistema continuo de examen por parte de especialistas; • se acoge con beneplácito la descentralización de la UICN, pero habría que establecer más oficinas regionales y nacionales, sobre todo en América Latina; • sería menester mejorar la comunicación con los miembros, a fin de satisfacer las necesidades de los usuarios y facilitar mayor información, pero reduciendo el volumen de papel. Muy importante en este sentido es la producción en español, como clave para desarrollar el trabajo de la UICN en América Latina. Se apreciaría especialmente la publicación de boletines de noticias regionales; • en la actualidad reviste especial importancia el trabajo sobre derecho ambiental y en ese sentido el Centro de Derecho Ambiental es un medio de extraordinario valor; • La Unión debería hacer más por promover la afiliación y por informar a los gobiernos sobre su trabajo. Es muy necesario elaborar un nuevo folleto. Decisión 536

La Asamblea General aprueba por aclamación el informe del Director General y expresa su agradecimiento tanto a él como al personal por la labor efectuada.

Aspectos destacados de los logros de las Comisiones de la UICN (92:1) Al presentar este punto, el Presidente llama la atención sobre los informes de los Presidentes de las Comisiones, que constituyen la Parte 2 del Informe Trienal correspondiente al período 1988-1990. El Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE), Dr. George Rabb, presenta su informe. El orador y el Presidente agradecen Actas

17

muy especialmente al Gobierno de Omán su generosa donación de 1.000.000 de dólares de EE.UU. al Peter Scott Mem rial Appeal, que se dedicará a apoyar el trabajo de la Comisión. El delegado del Estado miembro del Zaire da las gracias a la UICN y, en particular a la CSE, por la ayuda prestada para salvar al rinoceronte blanco norteño de Garamba; igualemente agradece al Director General por su visita a un parque de su país y el apoyo que dio al proyecto que allí se lleva a cabo. El WWF-Suiza expresa su preocupación acerca del papel relativo que desempeña la conservación ex situ, en tanto que actividad opuesta a la conservación in situ, en el trabajo de la Comisión, y critica la propuesta de retirar del medio silvestre algunos rinocerontes javaneses para efectuar un programa de cría en cautividad. El Dr. Rabb responde señalando que en 1991 se organizará una reunión, a la que asistirán todas las partes interesadas, incluido el WWF, para examinar opciones con respecto a la conservación de los rinocerontes asiáticos. El Presidente de la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas, Sr. Harold Eisvik, presenta su informe y señala a la atención de los presentes el IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas (Caracas, Venezuela, febrero de 1992), cuya organización se ha encomendado esencialmente a la Comisión. Subraya que el Congreso no es sólo una actividad de la Comisión, sino una reunión de talla en la que participará toda la UICN. El Dr. Swaminathan destaca el informe de la Comisión sobre las áreas protegidas del mundo que se encuentran amenazadas, y sugiere la creación de un grupo de trabajo para poner de relieve la extrema importancia de este problema. El Presidente de la Comisión de Ecología, Dr. José Furtado, presenta su informe. Un delegado indica que la Comisión ha venido desempeñando durante la última década un papel cada vez menos importante en las labores de la Unión, pese a los denodados esfuerzos de su Presidente, y sostiene que es preciso invertir esa tendencia. El Presidente de la Comisión de Política, Derecho y Administración Ambientales, Dr. Wolfgang Burhenne, al presentar su informe, dice que se ha distribuido a los delegados una versión actualizada del mismo en relación con el período comprendido entre marzo y noviembre de 1990. En respuesta a una pregunta, el orador indica que la Comisión cuenta actualmente con fondos para ayudar a los países de la ASEAN a elaborar leyes encaminadas a aplicar la Convención de la ASEAN. El Presidente de la Comisión de Desarrollo Sostenible, Profesor Peter Jacobs, presenta su informe. El Presidente de la Comisión de Educación y Capacitación, Sr. M.A. Partha Sarathy, presenta su informe. En el debate se plantean los siguientes puntos: • tendrían que efectuarse más actividades intersectoriales, en las que participaran varias Comisiones. El Dr. Swaminathan y el Profesor Jacobs proporcionan algunos ejemplos al respecto, refiriéndose, entre otras cosas, al Grupo de Trabajo Intercomisiones que ha sentado las bases del

18

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Programa de la UICN para el Sahel. El Dr. Holdgate señala algunas nuevas propuestas que figurarán en el documento sobre la estructura y los mandatos de las Comisiones de la UICN (GA/18/90/10), y los numerosos lazos informales que existen entre los miembros de las Comisiones; • las Comisiones deberían participar en mayor medida en las actividades regionales de la UICN (se indica al respecto que ciertas Comisiones están organizadas de forma regional); • sería necesario mejorar las comunicaciones entre las Comisiones y los miembros de la UICN, y los boletines de noticias de las Comisiones deberían distribuirse a los miembros. Varios presidentes responden a esta observación, indicando que, si bien distribuirían con sumo gusto los boletines de noticias a los miembros de la UICN que así lo solicitaran, sería un despilfarro enviar sistemáticamente todos los boletines de noticias a la totalidad de los miembros; • los Presidentes de las Comisiones deberían responder a los comentarios formulados en el estudio crítico sobre las Comisiones, en particular a las observaciones relacionadas con las actividades de las Comisiones que han demostrado ser menos eficaces. El delegado del Estado miembro del Pakistán sugiere que es preciso reforzar en su país el trabajo de la Comisión de Ecología, la Comisión de Educación y Capacitación y la Comisión de Desarrollo Sostenible.

Informes de cuentas y auditoría para el período 1987-1989 (92:2) Documento GA/18/90/5 El Tesorero, Sr. Richard Steele, presenta el informe financiero de la UICN para 1988-1990, que preparó junto con el Director General. Se ha enjugado el deficit de 1,8 millones de francos suizos que aparecía en la cuenta de fondos sin fines específicos al comienzo del trienio. El fondo de reserva sin fines específicos consta de unos 2 millones de francos suizos. Actualmente los procedimientos financieros resultan adecuados y el Consejo ha acordado un calendario de reembolsos que permitirá eliminar la deuda interna en 19%. Las observaciones del Tesorero se consignan en el Anexo 16. El Presidente de la Comisión de Finanzas y Auditoría, Syed Babar Ali, acoge complacido los grandes progresos logrados por la UICN en materia de finanzas, contabilidad y administración e informa que la Comisión es partidaria de que la Asamblea General elija el Tesorero (esto supone introducir un cambio en los Estatutos, que se acepta ulteriormente (véase la página 29) y propone a nombre del Consejo de la UICN la candidatura del Sr. Don Person como próximo Tesorero. En el Anexo 17 figura el informe completo de la Comisión.

Actas

19

Respondiendo a un delegado en relación con la contabilidad de las contribuciones no abonadas, el Director General Adjunto de Administración, Sr. Michael Cockerell, explica que se aplica un método acumulativo, pero sólo en el caso de las contribuciones de miembros. Los demás ingresos se contabilizan sobre la base de su cobro efectivo, es decir, a medida que se van recibiendo. Decisión 537

Siguiendo una recomendación de la Comisión de Finanzas y Auditoría, la Asamblea General aprueba el Informe Financiero para 1988-1990, que incluye los informes de cuentas y auditoría para 1987-1989, y hace constar su especial agradecimiento a los Sres. Steele y Cockerell.

Nueva sede para la UICN (92:3) El Dr. Holdgate informa sobre el avance de la construcción de una nueva sede para la UICN en Gland, Suiza (Anexo 18). Gracias al generoso apoyo de la Confederación Suiza, el Cantón de Vaud y el Municipio de Gland, se ha puesto a disposición de la Unión un solar y 17,5 millones de francos suizos, y la construcción del edificio debería iniciarse en 1991, para su ocupación antes de fines de 1992. El orador y el Presidente hacen un llamamiento a los miembros, sobre todo a los Estados miembros, para que consideren la posibilidad de contribuir a la financiación del acondicionamiento y amueblamiento de ciertas partes del edificio, con el fin de que sus nombres puedan quedar asociados a algunas de sus características y para que en éstas queden reflejadas las tradiciones de artesanía de cada país. Se apreciaría particularmente la donación de pinturas y obras de arte. La delegación del Estado miembro de Suecia anuncia que su país donará un millón de coronas suecas para el amueblamiento del nuevo edificio. En una sesión posterior la Real Sociedad para la Conservación de la Naturaleza (Jordania) anuncia que donará una serie de objetos artesanales tradicionales del país; la Comisión Nacional para la Conservación y el Fomento de la Vida Silvestre (Arabia Saudita), señala que donará fondos para el amueblamiento del edificio; la delegación del Estado miembro de Francia indica que su país desearía contribuir con la biblioteca y los archivos; y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (Estados Unidos) declara que suministrará mobiliario para la Secretaría de la Convención de Ramsar, que comparte oficinas con la UICN. Las delegaciones de los Estados miembros de los Países Bajos, Dinamarca y Finlancia dicen que sus gobiernos desean hacer donaciones. El Director General acepta con gratitud estos generosos ofrecimientos, que suscitan nutridos aplausos entre los presentes. Para concluir, y con el aplauso de los delegados, el Presidente expresa su caluroso agradecimiento a las autoridades suizas y hace resaltar especialmente la gratitud de la Unión al profesor Pierre Goeldlin, representante de la Confederación Suiza y del Cantón de Vaud en el Consejo de la UICN. Da las gracias también al Presidente de WWFInternacional por el acuerdo del WWF en lo que respecta al pago de

20

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

1,75 millones de francos suizos, por el hecho de que la UICN desocupará el Centro de Conservación Mundial.

Misión, objetivos y actuación; Gobierno; y Estrategia de la Unión Mundial para la Naturaleza en el decenio de 1990 (92:4, proseguida en 93; 97:3a; 97:3b) Documentos GA/18/90/6, GA/18/90/7, GA/18/90/8, GA/18/90/9 El Director General presenta los documentos sobre estos temas. Sus observaciones se adjuntan como Anexo 19. En un prolongado debate en el cual participan muchos miembros, se llega a las siguientes conclusiones generales: • la Declaración sobre la misión de la UICN tiene importancia crítica. Algunos miembros subrayan que esta misión debería referirse a la conservación de la naturaleza por su valor intrínseco y no sólo por su valor para la humanidad; consideran que el desarrollo sostenible es uno de los objetivos de la UICN, y no una parte de la Declaración sobre su misión. Otros destacan la importancia de no excluir el desarrollo sostenible de la Declaración sobre la misión de la UICN, señalando razonadamente que no sólo la conservación es prácticamente imposible en los países en desarrollo cuando no se considera al mismo tiempo el desarrollo sostenible, sino que no proceder así sería una afrenta a la dignidad humana en los países afectados por la pobreza; • el lema propuesto —"Crear una armonía entre la humanidad y la naturaleza"— resultaría inapropiado para los seguidores del Islam, quienes creen que la humanidad es parte de la naturaleza. Se sugiere "Armonía dentro de la naturaleza" como versión más breve y adecuada; • los objetivos de la UICN y en particular sus "objetivos mundiales para el año 2000" propuestos (párrafo 5 del documento GA/18/90/9), podrían expresarse de manera más ambiciosa y visionaria; • la UICN debería considerar detenidamente los resultados del estudio crítico de Anil Agarwal y Adrian Phillips, y estos resultados deberían incorporarse a los cuatro documentos precitados. La delegación del Estado miembro de la India expresa que se requiere un mecanismo específico para aprobar e incorporar las conclusiones de ese estudio a los proyectos de resolución; • muchos delegados estiman que la UICN debería prestar más atención a las necesidades de los países en desarrollo, especialmente las de aquellos que menos se han beneficiado del trabajo de la UICN; otros sostienen que la UICN no debería descuidar a los países desarrollados, donde la Unión habría de asumir una función rectora en materia de políticas para abordar cuestiones importantes; • habría que impulsar la política de regionalización y contribuir a ella

Actas

21

mediante un fondo voluntario, en parte como una forma de aumentar el compromiso de los miembros en el trabajo de la UICN. Siempre que sea posible, la Secretaría tendría que estimular a los miembros a hacer el trabajo de conservación, en lugar de procurar hacerlo ella misma; • la UICN habría de trabajar en armonía con todos sus miembros. Cuando participe en actividades que se efectúen en un país, tendría que hacerlo de manera que apoyara y mejorase la labor de todos sus miembros en ese país. En todos los casos la primera fase debería ser la consulta y la UICN habría de asegurarse de que su política de libertad de información no quedara comprometida. Las Oficinas Regionales deberían trabajar en colaboración tanto con las organizaciones no gubernamentales como con los gobiernos de su región; • las políticas de la UICN deberían aplicarse fuera de la sede con una acción práctica en el terreno. La delegación del Estado miembro de Etiopía, por ejemplo, considera que el mandato de la UICN tendría que ampliarse para abarcar la aplicación de estrategias de conservación en el terreno, así como para incluir el desempeño de un papel catalítico en la movilización de los fondos necesarios; • como defensora de la conservación mundial, la UICN debería trabajar para evitar la superposición y duplicación entre los diferentes foros de política mundial. Un caso ejemplar en el que esto se hizo así, fue la Convención sobre Diversidad Biológica propuesta, con respecto a la cual el PNUMA, y actualmente los gobiernos, han aceptado una serie de proyectos de artículo preparados por la UICN; • la UICN habría de reconocer el papel especial de las poblaciones autóctonas como guardianes de las áreas naturales e incluirlas en sus actividades; • la UICN debería mejorar la supervisión del grado de aplicación de los objetivos señalados por la Asamblea General. Dos miembros ONG dicen que la UICN debería restar importancia a prestar servicios técnicos y científicos, y ocuparse más de su cometido rector en materia de políticas, tomando posiciones decididas de defensa del medio ambiente. Otro sugiere que la UICN tendría que prestar mayor atención a establecer contactos con políticos, tal vez mediante la creación de una comisión encargada de actividades políticas y públicas, formada por embajadores itinerantes que podrían entablar contactos con dirigentes políticos y del sector privado. Varios delegados de lengua francesa expresan su preocupación por la versión abreviada del nombre francés de la UICN: "L'Alliance mondiale pour la Nature", que tiene connotaciones distintas que las de su nombre inglés: "World Conservation Union". Se acuerda que estas delegaciones celebren consultas sobre la mejor manera de expresarlo en francés. Ulteriormente se adopta el nombre: "Union mondiale pour la Nature". La Comisión Nacional del Medio Ambiente, de la Presidencia de la República de Guatemala, pide a la Asamblea General que se pronuncie 22

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

acerca de los acontecimientos sobrevenidos en el Golfo y la posibilidad de guerra, que tendría efectos devastadores en el medio ambiente. Las conclusiones de la Asamblea General sobre estas cuestiones se consignan en las Resoluciones 18.1 a 18.3.

Estructura y mandato de las Comisiones de la UICN 1991-1993 (93:1, 94:2) Documento GA/18/90/10 Al iniciar la discusión de este punto, el Dr. Swaminathan subraya la gran importancia de las Comisiones para el trabajo de la UICN. Se propone que las seis Comisiones existentes prosigan sus actividades, aunque en algunos casos con cambios de nombre y mandato. Se proponen dos comités permanentes intercomisiones —sobre conservación de diversidad biológica y sobre las consecuencias ambientales del cambio mundial— provistas de comités consultivos, uno a cargo de población y recursos y el otro del papel de las mujeres en el manejo de los recursos naturales. Decisión 538

Comisión de Supervivencia de Especies (CSE). La Asamblea General aprueba el mandato de esta Comisión y acepta la adición de un nuevo artículo, con objeto de garantizar que las recomendaciones de los Grupos de Especialistas sean examinadas por expertos y organismos competentes antes de presentarse a los gobiernos y a otros organismos para su aplicación.

Decisión 539

Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas (CPNAP). La Asamblea General aprueba el mandato de esta Comisión y acepta la opinión de la Comisión de no cambiar su nombre, reemplazando la expresión "Areas Protegidas" por "Areas de Conservación" (como se había propuesto en el documento mencionado). Las enmiendas del mandato aprobadas incluyen el importante cambio de sus objetivos que representa pasar de promover la consolidación del sistema mundial de áreas protegidas a fomentar la ampliación de ese sistema. Un delegado expresa su desacuerdo con una observación formulada por el Presidente de la CPNAP en el sentido de que "mediante la protección de los habitat podemos proteger las especies"; señala que las áreas protegidas por sí mismas no protegen necesariamente a las especies contra su extinción y se refiere a las previsiones según las cuales un gran número de vertebrados se extinguirán en áreas protegidas a causa de factores genéticos y demográficos.

Decisión 540

Comisión de Derecho Ambiental (CDA). La Asamblea General aprueba el mandato de esta Comisión y acepta la propuesta de que adopta ese nombre y deja de denominarse Comisión de Política, Derecho y Administración Ambientales. Se sugiere que la Comisión debería comenzar a trabajar en la esfera del derecho consuetudinario, proseguir sus actividades en el campo del derecho internacional, sin dejar por ello de fortalecer su capacidad de asesoramiento y asistencia en asuntos de legislación nacional, y, en la

Actas

23

mayor medida posible, establecer vínculos con un número cada vez mayor de personas e instituciones que se ocupan en todo el mundo del derecho ambiental. En la 97a. sesión la Asamblea General aprueba un cambio subsiguiente en el nuevo mandato. El cambio, propuesto por el recién elegido Presidente, Dr. Parvez Hassan, consiste en que el Presidente de la Comisión pueda nombrar, con sujeción a la aprobación del Consejo, hasta seis Vicepresidentes (en lugar de cuatro). Decisión 541

Comisión de Ecología (CE). La Asamblea General aprueba el mandato de esta Comisión y acepta las enmiendas de detalle propuestas. Se expresa preocupación por el hecho de que los ecologistas de los países en desarrollo no se encuentren suficientemente representados en esta Comisión.

Decisión 542

Comisión de Estrategia y Planificación Ambientales (CEPA). La Asamblea General aprueba el mandato de esta Comisión y modifica su nombre, por lo que deja de llamarse Comisión de Desarrollo Sostenible. No se acepta la sugerencia de que se reemplace en el nuevo nombre el término "Estrategia" por la palabra "Política", por estimarse que toda Comisión debería ocuparse de políticas; se acepta, en cambio, que las políticas deben ser un elemento particularmente relevante del trabajo de la CEPA.

Decisión 543

Comisión de Educación y Comunicaciones (CEC). La Asamblea General aprueba el mandato de esta Comisión y modifica su nombre, por lo cual deja de llamarse Comisión de Educación y Capacitación. En el Anexo 20 figura el texto íntegro de los mandatos aprobados. En el debate se llega, entre otras, a las siguientes conclusiones de carácter general: • la imperiosa necesidad que tienen las Comisiones de contar con más miembros de los países en desarrollo (el Director General conviene y hace observar que las Comisiones deberían ser redes mundiales de expertos); • la necesidad de un mecanismo para evaluar la eficacia de las Comisiones; un delegado sugiere el recurso a un equipo de evaluación independiente que informe al Consejo. Se acuerda ulteriormente (Resolución 18.4) que el trabajo de todas las Comisiones quede sujeto a exámenes de mitad de período; • la necesidad de mejorar las relaciones entre las Comisiones y el Programa de la UICN, sobre todo la labor de las Oficinas Regionales, la comunicación entre las Comisiones y los miembros de la UICN y los vínculos entre las Comisiones; • la necesidad de realizar un mayor número de actividades, tales como las relacionadas con la capacitación y la conservación de especies y sus habitat, en las cuales participe más de una Comisión.

24

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Se formulan, entre otras, las siguientes propuestas: • una propuesta de la Sociedad Real para la Protección de las Aves (Reino Unido), en el sentido de que la UICN constituya un grupo de trabajo intercomisiones para determinar medios más adecuados de valorar los recursos naturales; • Conservación de la Vida Silvestre Internacional (una dependencia de la Sociedad Zoológica de Nueva York), propone que una de las actividades principales de las Comisiones debe ser indentificar y capacitar a los futuros profesionales de la conservación de los países en desarrollo, colaborando a menudo con los proyectos en el terreno de la UICN en los países de que se trate; • una sugerencia de Greenpeace International, en el sentido de que, como la composición de algunas Comisiones acusa una proporción indebida de científicos investigadores, éstas deberían contar con más miembros de las ONG conservacionistas, pese a que Greenpeace acepta el importante principio de que los miembros de las Comisiones realicen sus funciones a título personal. Decisión 544

La Asamblea General autoriza a los Presidentes entrantes de las Comisiones a que, en cooperación con el Director General y el Relator Principal, ajusten los programas de las Comisiones a la luz de los puntos acordados en ésta y otras sesiones. Tanto el Dr. Holdgate como el Dr. Swaminathan sugieren que los miembros de la UICN deberían ejercer su derecho de proponer candidatos para participar en las Comisiones. Señalan que estas propuestas han de formularse ante los respectivos Presidentes de Comisión, que deben preparar una lista de miembros de Comisión para su aprobación por el Consejo. Se organizan seis talleres con el fin de que los delegados se reúnan con los Presidentes entrantes, no sólo para sugerir candidatos sino también para intervenir en la elaboración de los programas de las Comisiones; sus debates se resumen en las páginas 95-99. En la Resolución 18.4 se consignan las conclusiones de la Asamblea General sobre el papel y los mandatos de las Comisiones desde un punto de vista general (no se consideran, pues, los mandatos de cada Comisión).

Programa Trienal para 1991-1993 (93:2, 97:3c) Documento GA/18/90/11 En la 93a. sesión el Director General presenta el documento precitado, pero el tiempo disponible no permite proceder a examinarlo. Se indica que el Programa fue examinado detalladamente en la Reunión Técnica del 1 de diciembre, cuyos resultados figuran en las páginas 61-64. Se distribuye a los delegados un documento presentado por el Director del Departamento del Medio Ambiente del Banco Mundial, Sr. Ken Piddington (Anexo 21).

Actas

25

En la 97a. sesión, el Presidente y el Vicepresidente de la Comisión del Programa, Dr. Walter Lusigi y Sr. Adrian Phillips, presentan el informe de dicha Comisión (Anexo 22). Indican que la Comisión ha celebrado cuatro reuniones y considerado el proyecto de Programa preparado por el Director General GA/18/90/11, el Examen del Programa de la UICN para 1988-1990 (Documento de Información No. 2 de la Asamblea General) y los informes de los diversos talleres. Dicen ser muy partidarios del proyecto de Programa presentado y acogen complacidos el enfoque intersectorial. Señalan, no obstante, que puede hacerse más para demostrar el nexo entre el Presupuesto y el Programa. Piden al Director General que establezca un mecanismo que permita a los miembros participar en la elaboración del Programa entre Sesiones de la Asamblea General. Si bien la Comisión apoya la regionalización de la Unión, expresa su preocupación por el hecho de que el progreso sea poco uniforme y recomienda que el Director General dé prioridad al fortalecimiento de la presencia de la UICN en áreas que hasta el momento no se han visto beneficiadas. Un delegado subraya la necesidad de que la UICN evalúe los programas con arreglo a un conjunto fijo de criterios que habrá de establecer la Asamblea General. La evaluación debería tener carácter interno y, en su caso, externo. La delegación del Estado miembro de Nueva Zelanda solicita que se preste más atención a las cuestiones de género y pide a los Presidentes de Comisión que modifiquen el desequilibrio que representa el escaso número de mujeres en las diversas Comisiones. El Director General promete que preparará una versión revisada del Programa de la UICN, a la luz de los debates de la Reunión Técnica y de la Asamblea General. Acepta la necesidad de contar con una evaluación interna y, en su caso, externa, y señala que procurará, según los puntos suscitados en ésta y sesiones anteriores: • hacer participar de manera más plena a los miembros en la evolución del Programa, sobre todo a través de consultas a nivel regional y nacional, recurriendo a las Oficinas Regionales y Nacionales de la UICN; • examinar con los Presidentes de Comisión la forma en que la Unión podría prestar mayor atención a la ética ambiental y en particular a la manera según la cual el grupo de ética ambiental podría proseguir su labor más adecuadamente; • buscar recursos para llevar adelante un nuevo programa sobre los roles y el género, especialmente en lo que respecta al papel de la mujer en la conservación y el manejo de los recursos naturales, de conformidad con las recomendaciones de la sesión especial nocturna que sobre este tema se ha celebrado en la Asamblea General; • seguir fortaleciendo la presencia regional de la UICN con arreglo a los recursos disponibles.

26

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Decisión 545

La Asamblea General aprueba el informe de la Comisión del Programa (Anexo 22).

Decisión 546

La Asamblea General aprueba el Programa Trienal de la UICN para 1991-1993, tomando en consideración las observaciones del Director General.

Presupuesto para 1991-1993 (93:2; 97:3d) Documento GA/18/90/12 (Rev.) Al finalizar la 93a. sesión se hace una breve introducción de este documento, pero sin discusión. En la 97a. sesión, el Dr. Martin Edwards presenta en nombre de la Comisión de Finanzas y Auditoría una estimación revisada de ingresos y gastos (documento GA/18/90/12 Rev., de 29 de noviembre de 1990) y recomienda que se apruebe. Señala que se han introducido ciertos cambios en ese documento, por ejemplo el relativo a la omisión de los ingresos procedentes de las entidades del sector de empresas, ya que en la presente sesión de la Asamblea General no se ha procedido a discutir la propuesta de admitir a dichas entidades en una nueva categoría de miembros asociados. El Director General Adjunto de Administración, Sr. M.J. Cockerell, destaca que, si bien no es difícil estimar los gastos, el cálculo de los ingresos es mucho más problemático. Raras veces la UICN tiene cubiertos más de nueve meses con fondos o contratos. Señala en particular que las contribuciones de los miembros suelen llegar con retraso. Aunque en 1991 se espera una elevada tasa de crecimiento, ésta se reducirá posteriormente. Decisión 547

La Asamblea General acepta el informe de la Comisión de Finanzas y Auditoría que se había presentado anteriormente (Anexo 17). Este informe incluye las dos recomendaciones siguientes, las cuales se formularon a petición del Estado miembro de Alemania, con el fin de revisar los procedimientos: • "Que se solicite al Director General la elaboración de normas financieras adicionales, basándose en los procedimientos internos vigentes, para su examen y aprobación por el Consejo, con miras a su incorporación en la reglamentación del Artículo X de los Estatutos". • "Que, además del presente presupuesto del Programa, la Secretaria prepare un Presupuesto Administrativo y lo ponga a disposición de los miembros cuando éstos lo soliciten." Estas recomendaciones son aprobadas automáticamente.

Decisión 548

Actas

La Asamblea General procede a aprobar las estimaciones revisadas de ingresos y gastos para 1991-1993.

27

Enmiendas de los Estatutos de la UICN (93:3, 94:3, 97) Documento GA/18/90/13 En una sesión nocturna celebrada para proseguir la 93a. sesión bajo la presidencia del Vicepresidente de la UICN, Dr. Walter Lusigi, el Sr. Frank Nicholls, miembro de la todavía denominada Comisión de Política, Derecho y Administración Ambientales (CPDAA), y el Presidente de la CPDAA, Dr. Wolfgang Burhenne, introducen los cambios en los Estatutos propuestos por el Consejo. El Dr. Burhenne informa a los presentes que existe el quorum necesario para la aprobación de enmiendas a los Estatutos, y recuerda a los delegados que la aprobación de cada modificación requiere una mayoría de dos tercios de los votos de los miembros presentes de las categorías A y B. Las enmiendas entrarán en vigor inmediatamente después de su aprobación. En las 94a. y 97a. sesiones prosiguen los debates sobre las enmiendas propuestas, en algunos casos sobre la base de nuevas propuestas. Decisión 549

La Asamblea General aprueba por unanimidad las enmiendas de los Estatutos que se detallan en la siguiente sección (los cambios se acordaron en la 94a. sesión, excepto los referentes a los Artículos I y II, que fueron convenidos en la 97a. sesión). A continuación se esbozan los principales aspectos de esas modificaciones. Artículo I (Objetivos). La Asamblea General inserta la nueva Declaración sobre la misión de la UICN, que es idéntica a la aprobada ulteriormente en el marco de la Resolución 18.1, y revisa los objetivos de la UICN. Artículo II (Miembros). Los cambios aprobados permitirán que las organizaciones de integración política y/o económica de los Estados (a las cuales sus Estados miembros hayan transferido competencia jurídica respecto de las cuestiones relacionadas con los objetivos de la UICN) pueden ser miembros de la Unión (la razón de este cambio es permitir que la Comunidad Europea se incorpore como Estado miembro a la UICN)*. Asimismo, la Asamblea General aprueba varias modificaciones, para precisar el procedimiento que habrá que seguir para la suspensión de la calidad de miembro a causa de atraso en el pago de las contribuciones, así como el de ulterior readmisión. Estos cambios permiten definir, * Posteriormente el Consejo agregó la siguiente cláusula a la disposición pertinente del artículo revisado: "La notificación de adhesión a los Estatutos de una organización de integración política y/o económica será formulada por la autoridad ejecutiva de la organización, debidamente autorizada por una decisión de sus Estados miembros, e irá acompañada por una declaración de su competencia respecto de los asuntos referentes a los objetivos de la UICN, cuya vigencia perdurará hasta ulterior modificación". El propósito de la declaración de competencia es permitir que los miembros de la UICN puedan conocer las cuestiones en relación con las cuales prevalecerían las opiniones de la organización contra las de sus Estados Miembros, así como los puntos con respecto a los cuales sucedería lo contrario (Nota de los editores).

28

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

igualmente, el derecho de voto de las organizaciones de integración política y / o económica de los Estados que pasen a formar parte de la UICN. La Asamblea General no aprueba otras dos series de enmiendas de este artículo, propuestas por el Consejo en el documento original. Se señala que la primera haría posible que las "entidades del sector de empresas" se afiliasen a la UICN como miembros sin derecho a voto, con sujeción a ciertas condiciones. Muchas ONG se pronuncian en contra de su admisión. Una ONG indica que las empresas que tienen un mayor deseo de afiliarse son las que poseen los historiales ambientales más ambiguos y determinar si sus credenciales ambientales satisfacen los criterios de la UICN sería una tarea muy ardua. A la luz de este debate, el Consejo retira su propuesta, que volverá a considerar el Consejo entrante. La segunda serie de cambios no aprobada permitiría la incorporación de una clase especial de miembros a la Categoría A, que se denominaría "Estados federales, territorios, cantones y provincias no incluidos en (a)", siendo (a) la categoría que abarca a los Estados soberanos. El Dr. Burhenne sostiene en nombre del Consejo que este cambio es necesario debido a que en ciertos países las cuestiones ambientales, sobre todo las relativas a la conservación de la naturaleza, no incumben al gobierno central sino a las administraciones provinciales y/o federales. La delegación del Estado miembro de los Estados Unidos dice que se opone al cambio, debido a que en su país los Estados federales no puede afiliarse a un organismo como la UICN por razones constitucionales y añade que los Estados Unidos también se oponen a esa idea como una cuestión de principio, ya que, en su opinión, los Estados soberanos que participan en un organismo del tipo de la UICN han de representar asimismo a los Estados que los constituyen. Este parecer fue cuestionado. La delegación del Estado miembro de Nueva Zelanda indica que no apoya el cambio por no haberse sustanciado con la correspondiente evidencia documental; la delegación del Estado miembro de Mauritania propone que se retire dicha propuesta y la delegación del Estado miembro de Sri Lanka sugiere que se aguarde hasta la próxima Asamblea General para tomar una decisión sobre el particular. Varias organizaciones no gubernamentales expresan su preocupación por el hecho de que ese cambio podría disminuir su influencia en la Unión, pero el Director General señala que no afectará a sus derechos de voto, ya que los miembros de la UICN votan en dos cámaras separadas, aunque la incorporación de un número mucho mayor de representantes gubernamentales sí podría reducir las intervenciones de las ONG en las reuniones de la UICN, como por ejemplo en la Asamblea General. Después de una votación oficiosa el Presidente manifiesta que hay una evidente mayoría en contra de la propuesta y que, por tanto, ésta sería rechazada. El Consejo retira la propuesta en su siguiente reunión. Artículo IV (Asamblea General). Con arreglo a los cambios aprobados: 1) la Asamblea General eligirá al Tesorero de la UICN (anteriormente el Tesorero era nombrado por el Consejo entrante); y 2) el Presidente será elegido por aclamación (en lugar de votación obligatoria), en caso de que exista consenso.

Actas

29

Artículo VI (Consejo). Este Artículo revisado: 1) prevé un Consejero del Estado en el cual tiene su sede la UICN, esto es, Suiza, siempre y cuando no se haya elegido un nacional de ese país para desempeñar el cargo de Consejero Regional; 2) permite que se elija sólo un Consejero Regional por país (y no dos, como se hacía anteriormente); 3) estipula que el Consejo no designará a más de dos personas como candidatos para ocupar los cargos de Presidente y Tesorero; 4) no permite que ningún miembro del Consejo, siempre que no se trate de un miembro designado, desempeñe el mismo cargo por más de dos períodos completos; y 5) dispone la creación del nuevo cargo de Asesor Jurídico de la UICN, que cubrirá el Consejo. Artículo VII (Mesa Directiva). Los miembros de la Mesa son ahora el Presidente, el Tesorero, los Vicepresidentes y hasta cinco miembros del Consejo, incluido un Presidente de Comisión. Artículo X (Finanzas). Este Artículo enmendado estipula que el Tesorero y el Director General (en lugar de los Auditores, como sucedía antes) someterán a la Asamblea General un informe de cuentas consolidado. Este cambio se ha introducido para seguir la práctica contable moderna. Artículo XIV (Lenguas oficiales). La Asamblea General aprueba el uso del español como idioma oficial de la Unión (junto con el inglés y el francés). El Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables y Medio Ambiente (Colombia) y el Comité Peruano de la UICN, expresan la satisfacción de los miembros hispanoparlantes ante esta importante decisión y su gratitud al Presidente, al Director General, al antiguo Director General, Dr. Kenton Miller, y al Gobierno de España por haberla hecho posible. No se proponen ni introducen otros cambios con respecto a ningún otro artículo. En la 97a. sesión el Director General anuncia que sobre la base de los cambios incorporados al Artículo VI supra, el Consejo ha nombrado al Dr. Wolfgang E. Burhenne para ocupar el cargo recién creado de Asesor Jurídico de la UICN. Esta decisión se acoge con sumo agrado.

Elecciones de Presidente, Consejeros Regionales, Presidentes de Comisión y Tesorero (94:4, 96) El Oficial de Elecciones, Sr. Richard Steele, explica el procedimiento de voto y pasa a supervisar las elecciones de Consejeros Regionales y Presidentes de Comisión. a) Presidente Documento GA/18/90/14 Los miembros australianos de la UICN proponen conjuntamente al Señor

30

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Shridath S. Ramphal para ocupar la Presidencia de la UICN, después de su designación por el Consejo. Decisión 550

Aprovechando el nuevo cambio de los Estatutos, la Asamblea General elige por unanimidad y aclamación a Sir Shridath S. Ramphal para desempeñar el cargo de Presidente de la UICN. En el Anexo 23 se reproduce el discurso de aceptación de Sir Shridath, que recabó más aplausos. El Dr. Swaminathan expresa su gran gratitud a Sir Shridath. Asimismo dice que el Consejo ha solicitado al Dr. Martin W. Holdgate que siga ocupando el cargo de Director General por un segundo período y anuncia con gran satisfacción que el Dr. Holdgate ha aceptado dicha solicitud. Este anuncio suscita también la aclamación de los presentes. b) Consejeros Regionales Documento GA/18/90/15

Decisión 551 La Asamblea General elige por votación a los siguientes Consejeros Regionales para el trienio 1990-1992: Africa Dr. Mankoto ma Mbaelele (Zaire) Dr. Liberty Mhlanga (Zimbabwe) Dr. Pérez M. Olindo (Kenya) América Central y América del Sur Dr. José Pedro de Oliveira Costa (Brasil) Dr. Juan José Montiel Rocha (Nicaragua) Dr. Juan Carlos Navarro (Panamá) América del Norte y el Caribe

Dr. Jay D. Hair (Estados Unidos) Sr. Yves Renard (Santa Lucía) Dr. J. David Runnalls (Canadá) Asia Oriental Sr. Mohamed Khan bin Momin Khan (Malasia) Dr. Ashok Khosla (India) Dr. Li Wenhua (China) Asia Occidental Profesor Kamel S. Abu Jaber (Jordania) Syed Babar Ali (Pakistán) Sr. Abdulwahab M.J. Dakkak (Arabia Saudita)

Actas

31

Australia y Oceanía Sra. Pamela J. Eiser (Australia) Dr. Vili Fuavao (Tonga) Sra. Catherine C. Wallace (Nueva Zelandia) Europa Oriental Dr. Jan Cerovsky (Checoslovaquia) Dr. Vladimir E. Flint (URSS) Sra. Enikó Szalay-Marzso (Hungría) Europa Occidental Sr. Veit Koester (Dinamarca) Sr. Antonio Machado (España) Dr. Jaap B. Pieters (Países Bajos) c) Presidentes de Comisión Documento GA/18/90/16 Decisión 552

La Asamblea General elige por votación a los siguientes Presidentes de las seis Comisiones: Comisión de Supervivencia de Especies: Dr. Georges Rabb (Estados Unidos) Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas: Sr. P.H.C. Lucas (Nueva Zelandia) Comisión de Derecho Ambiental: Dr. Parvaez Hassan (Pakistán) Comisión de Ecología: Profesor François Doumenge (Francia) Comisión de Estrategia y Planificación Ambientales: Dr. Thaddeus Trzyna (Estados Unidos) Comisión de Educación y Comunicaciones: Sr. M.A. Partha Sarathy (India) d) Tesorero Documento GA/18/90/17

Derisión 553

La Asamblea General suspende el requisito de preaviso de 90 días para la nominación de un candidato para el cargo de Tesorero, habida cuenta de la modificación de los Estatutos que permite la elección del Tesorero (en lugar de su nombramiento por el Consejo).

Derísión 554

Se informa de la candidatura del Sr. Don Person propuesta por el Consejo. La Asamblea General elige por unanimidad y aclamación al Sr. Person para desempeñar el cargo de Tesorero.

32

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Borrador de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990 (95:1) Documento GA/18/90/18 y "Sustentabilidad: una estrategia para el cuidado del planeta" (Segundo borrador, junio de 1990) El Dr. David Munro, antiguo Director General de la UICN y actualmente Director de Proyecto, reseña los antecedentes de esta nueva Estrategia. Señala que la Estrategia Mundial para la Conservación original (publicada en 1980) se examinó en una conferencia de la UICN celebrada en Ottawa en 1986, y que en esa ocasión se decidió que debería prepararse una versión más extensa y actualizada, decisión que confirmó la Asamblea General precedente (Costa Rica, 1988). En colaboración con el PNUMA y el WWF, la UICN redactó dos borradores, ambos ampliamente divulgados; el segundo borrador "Sustentabilidad: una estrategia para el cuidado del planeta" era parte de la documentación destinada a la Asamblea General. Añade que se tiene la intención de publicar la versión final en octubre de 1991, mucho antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. La Presidente del Taller 1, Sra. Yolanda Kakabadse, esboza los resultados del taller sobre "La Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990". Dice que los participantes en el taller consagraron dos días a analizar el borrador de la Estrategia, motivo por el cual su informe puede proporcionar sólo un resumen (pp. 65-67) de sus conclusiones más importantes. Subraya, en particular, que la Estrategia debería redactarse de manera que impulse a la gente a actuar, que reconozca más sustancialmente la diversidad cultural y que indique las deficiencias de las economías de mercado. Debería también contemplar otras cuatro cuestiones: el empleo, la salud, los refugiados ecológicos y los factores desestabilizadores como el tráfico de drogas. Menciona que muchos de los asistentes al taller pensaban que la publicación de la Estrategia Mundial para la Conservación original no había tenido un seguimiento adecuado en cuanto a su implementación y que es importante rectificar este asunto en su segunda versión. En el debate que se celebra a continuación varios delegados señalan una relación significativa entre la Estrategia Mundial para la Conservación (1980) y la nueva Estrategia; añaden que es preciso aclarar que los principios de la primera Estrategia siguen siendo válidos. El Director General del WWF-Internacional, Sr. Charles de Haes, expresa su agradecimiento a todos los que han contribuido a la Estrategia. Insta a cada miembro de la UICN a utilizarla para estimular la acción en los sectores que tienen mayor impacto sobre los recursos naturales; dice a los delegados que el Comité de Dirección del proyecto creará un grupo de trabajo para ayudar a los miembros de la UICN en ese sentido y promover la Estrategia lo más ampliamente posible. En su opinión, la Estrategia tiene que ser ambiciosa y tender a objetivos que tal vez no parezcan alcanzables en la actualidad. El Dr. Reuben Olembo, hablando en nombre del PNUMA, considera que la Estrategia es la forma de aplicar el Informe Brundtland y reseña las grandes expectativas del PNUMA con respecto al alcance de dicha Estrategia. Actas

33

Reconociendo que es menester destacar aún más el papel de las poblaciones autóctonas como guardianes de la naturaleza, tanto en el borrador de la Estrategia como en las actividades de la UICN, el Dr. Swaminathan invita a tres representantes de esas poblaciones a presentar ponencias (reproducidas en el Anexo 24). Dichas ponencias incluyen la propuesta de que la UICN constituya un grupo de trabajo intercomisiones que se encargaría de cuestiones relevantes para las poblaciones autóctonas, sugerencia que apoya la delegación del Estado miembro de Dinamarca. Se indica que la mayor parte de los 11 talleres restantes han sometido comentarios al equipo de la Estrategia. Sin embargo, varios delegados señalan ciertos asuntos concretos que, a su juicio, deben considerarse más a fondo. Entre otros: • establecer una sección separada sobre áreas protegidas, en la que se destaquen valores de las áreas protegidas distintos de la conservación de la biodiversidad; • poner mayor énfasis en la importancia del derecho ambiental, sobre todo en el valor de las costumbres y el derecho tradicional; • abarcar un mayor número de cuestiones relativas a la biodiversidad;. • hacer mayor hincapié en las tierras ganaderas y en la función de las plantas y los animales silvestres como recursos naturales; • conceder más atención a la necesidad de conservar los ecosistemas de montañas e islas; • dar mayor importancia a la necesidad de mejorar la información y los bancos de datos sobre el medio ambiente. Se aprecia en gran medida una sugerencia formulada en el sentido de que en el documento habría que señalar las contribuciones que pueden hacer los niños y la juventud a la protección del medio ambiente, ya que este punto no se ha abordado en ese taller ni en la Estrategia. Se indica que deberían agregarse también las opiniones de los niños sobre el futuro del planeta. Varios delegados expresan preocupación por la forma en que se aplicará la Estrategia y manifiestan el deseo de que se efectúen acciones prácticas. El Estado miembro del Reino Unido sugiere que, como la Estrategia va mucho más allá de lo que la propia UICN puede lograr, debería hacer una declaración sobre el papel que desempeñará la Unión en su aplicación. Se señala que dicha declaración sería el contexto en el cual debería prepararse el próximo Programa Trienal. Las conclusiones de la Asamblea figuran en la Resolución 18.13.

Estrategia para la Conservación de la Antártida (95:2) Documento GA/18/90/19 El Dr. Holdgate presenta el borrador de la Estrategia de la UICN para la 34

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Conservación de la Antártida. Hace observar que la Antártida, el último gran espacio virgen del planeta, es probablemente el continente más eficazmente conservado. El actual sistema del Tratado Antártico ha sido un éxito de conservación; por ejemplo, la Antártida es una región desmilitarizada, en la que están prohibidas las explosiones nucleares y el vertido de desechos nucleares y los países firmantes del Tratado han convenido en varias medidas para conservar la flora y la fauna, proteger las focas antárticas y verificar los efectos ambientales de las bases establecidas en la región. No obstante, la conservación no es aún parte esencial de los compromisos fundamentales que han adoptado oficialmente los países firmantes del Tratado, y muchas personas piensan que los actuales niveles de protección no son aún suficientes. Algunos miembros de la UICN —tanto Estados como ONG— estiman que la Antártida debería ser un Parque Mundial. Un gran número de personas desearía que se prohibiera de modo permanente la minería, en lugar de limitarse a la presente moratoria voluntaria. Añade que el Taller sobre la Antártida (No. 9, páginas 85-86) solicitó dicha prohibición de manera casi unánime. Explica que el documento de la UICN propone objetivos para la conservación de la Antártida, pero no preconiza ningún instrumento jurídico concreto para alcanzar tales objetivos. Señala que la explotación minera es incompatible con ellos y que esta opinión goza de amplia aceptación. Estima que el documento mencionado debe ser reforzado a la vista de las deliberaciones del taller y los resultados de la Reunión Consultiva Extraordinaria sobre el Tratado Antártico, que se está celebrando en Viña del Mar, Chile, al mismo tiempo que la Asamblea General. El Presidente del taller, Sr. George Knox, llama la atención sobre el cambio sustancial de actitud de los países firmantes del Tratado, en el sentido de que se adopte un régimen ambiental completo para la Antártida, e informa sobre los progresos logrados en la reunión de Chile. Dado que las negociaciones detalladas comenzarían en abril de 1991, es urgente que la UICN termine su Estrategia antartica. Indica que el taller acogió con simpatía la propuesta del Director General de volver a convocar un grupo básico de expertos, que haría las veces de comité redactor, para revisar el documento. Acto seguido se procedería a una rápida revisión por expertos especialmente calificados e interesados en la cuestión, incluidos los participantes en el taller. El orador considera que la mayoría de los miembros de la UICN están convencidos de que habría que poner en práctica inmediatamente una prohibición permanente de la minería. La delegación del Estado miembro del Reino Unido apoya en líneas generales el borrador de la Estrategia por tratarse de un documento equilibrado, pero afirma que en el taller, donde se han expresado posiciones extremas, la estrategia ha "desintegrado". El Reino Unido considera que no habría que convertir la Estrategia en una prescripción detallada para la acción. Si bien la delegación del Estado miembro de los Estados Unidos también apoya la Estrategia, comparte algunas de las preocupaciones de la delegación del Reino Unido. La delegación del Estado miembro de Australia se complace, por el contrario, en aceptar las

Actas

35

modificaciones de la Estrategia propuestas por el taller y respalda decididamente la noción de un acuerdo ambiental mundial y jurídicamente vinculante, que incluya una prohibición permanente de las actividades mineras. La delegación del Estado miembro del Pakistán dice que su Gobierno apoya una prohibición permanente de la minería y desea que la región sea declarada patrimonio común de la humanidad. Algunas de las ONG que participaron en el taller y el Relator del mismo expresan su apoyo a la prohibición permanente de la minería y señalan que la UICN no adopta una "posición extrema" al expresar su opinión sobre esta cuestión vital. La Fundación Australiana para la Conservación indica que el borrador de la Estrategia ha sido superado por los acontecimientos, lo que hace necesario revisarlo para tomar en consideración los progresos obtenidos por los países firmantes del Tratado. Greenpeace International dice que no debería publicarse la Estrategia en su forma actual y la Wilderness Society (Australia) indica que el taller había acordado proponer una prohibición inmediata y permanente de la minería y la prospección de minerales en la Antártida. Las conclusiones de la Asamblea General sobre esta cuestión se consignan en la Resolución 18.74 y la Recomendación 18.75, que deberían leerse junto con la nota correspondiente a este punto, que figura en las páginas 47-48.

Determinación de las contribuciones de los miembros para 1992-1994 (97:1) Documento GA/18/90/20 El Director General recuerda a los delegados que la última Asamblea General decidió aumentar sustancialmente las contribuciones y fijarlas hasta el final del año civil 1991. El Consejo propone aumentarlas en un 6,5% en 1992 y explica que es menester imputar un 4% a la inflación prevista en Suiza y un 2,5% al coste adicional que entrañará la financiación del uso del español como lengua oficial. El Consejo propone también incrementos del 4% tanto en 1993 como en 1994. Añade que la Comisión de Finanzas y Auditoría ha recomendado en su informe (Anexo 17) que se adopten en su totalidad dichas propuestas. La delegación del Estado miembro del Pakistán dice que, si bien comprende la necesidad de prever aumentos para hacer frente a la inflación, hay países como el Pakistán a quienes resultaría difícil aceptar cualquier incremento. Solicita que el Director General explore la posibilidad de obtener una ayuda bilateral para enjugar los deficit que puedan producirse. El Dr. Holdgate responde que la Asamblea lo ha autorizado ya a investigar activamente la forma de ayudar a los miembros que no están en condiciones de pagar sus contribuciones (Decisión 533). Decisión 555

36

La Asamblea General aprueba el aumento de las contribuciones de los miembros propuesto en el documento precitado.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Fondo para la red de la UICN en el mundo en desarrollo (97:2) Documento GA/18/90/21 El delegado de los Estados Unidos dice que en una sesión anterior su delegación indicó que, si bien su país apoyaba la creación de un fondo voluntario y tenía previsto contribuir a él, consideraba que debería definirse claramente la utilización de ese Fondo y no dejarse únicamente al criterio del Consejo o del Director General. Por otra parte, los Estados Unidos estiman que sufragar los costes básicos de las Oficinas Regionales con cargo al Fondo Voluntario es un procedimiento inadecuado. Cuando en una sesión posterior se consideró la resolución relativa al fondo, muchos delegados apoyaron su establecimiento. La delegación del Estado miembro dice que los Estados Unidos tienen la intención de contribuir con 150.000 dólares EE.UU. al fondo en 1991. Aparte de esto, el Congreso de los Estados Unidos ha aprobado una partida de 530.000 dólares EE.UU. para apoyar el trabajo de la Unión durante ese año. Los miembros de organismos gubernamentales de los Estados Unidos seguirán contribuyendo, como lo han hecho anteriormente, a proyectos concretos con sus propios fondos. Esta declaración se acoge con gran satisfacción, especialmente por un gran número de ONG de los Estados Unidos. El Dr. Swaminathan da las gracias a la delegación de los Estados Unidos en nombre de la Unión, lo que suscita el aplauso de los participantes. La política sobre el Fondo de la Unión queda plasmada en la Resolución 18.5.

Nombramiento de auditores (97:4) Documento GA/18/90/22 Decisión 556

La Asamblea General designa a Coopers & Lybrand para realizar la labor de auditoría de la Unión durante el trienio 1991-1993.

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992 (UNCED) (97:5) Sir Shridath Ramphal, en su calidad de Presidente electo, dice que en los 20 años transcurridos desde la Conferencia de Estocolmo el medio ambiente se ha deteriorado y que actualmente se duda incluso de la supervivencia humana. La Conferencia de 1992, que se celebrará en Río de Janeiro, es una oportunidad crucial para el mundo. Esta Conferencia se está preparando exhaustivamente. El Sr. Embajador Tommy Koh, Presidente del Comité Preparatorio de UNCED, responde a las preguntas de los delegados. Sir Shridath presenta a los siguientes oradores, cuyas intervenciones se reproducen íntegramente en el Anexo 25: • el Sr. Embajador Koh, sobre el trabajo del Comité Preparatorio;

Actas

37

• el Sr. A.S. Blunn, Secretario de los Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios de Australia, hablando en nombre de la Excelentísima Señora Ros Kelly, acerca de los puntos de vista de Australia; • el Sr. Morifing Koné, Ministro de Medio Ambiente y Ganadería de Malí, sobre los puntos de vista de un país en desarrollo; • el Sr. Celso Schenkel, del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y los Recursos Naturales Renovables (IBAMA), acerca de las opiniones del país anfitrión; • la Sra. Yolanda Kakabadse, funcionaria de enlace con las ONG, Secretaría de la UNCED, sobre la participación de las ONG en la Conferencia. En su discurso el Sr. Schenkel indica que Brasil tiene la intención de afiliarse como Estado miembro de la UICN en 1991, decisión que es muy bien acogida. Los delegados de varias regiones reseñan la labor que están realizando sus organizaciones y gobiernos para preparar la UNCED. Por ejemplo, la delegación del Estado miembro de Kenya, refiriéndose al compromiso de su Gobierno, enumera algunas cuestiones que debería abarcar la Conferencia y expresa la esperanza de que la Oficina Regional de la UICN en Nairobi coopere en el trabajo preparatorio. Los delegados subrayan los siguientes temas que, a su juicio, debería examinar la UNCED: • el principio fundamental para el futuro del mundo tendría que ser el desarrollo sostenible y equitativo; • habría que conservar de manera efectiva los bosques tropicales; • los países en desarrollo deberían planificar sus poblaciones; • las poblaciones de los países desarrollados tendrían que reducir considerablemente su consumo de los recursos del planeta. El delegado del Estado miembro del Zaire solicita que la UNCED establezca un fondo especial para ayudar a los países en desarrollo a contribuir a la Conferencia. Dice que su país apoya la idea de una nueva Carta, pero recuerda a los delegados los acuerdos vigentes, como la Carta Mundial para la Naturaleza, aprobada en 1982 por las Naciones Unidas. El representante de la Fundación pro Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) felicita al Brasil por el hecho de albergar la Conferencia y señala que los miembros sudamericanos de la UICN planean celebrar una reunión en Santa Marta, Colombia, para discutir su participación. El delegado de la Conferencia Inuit Circumpolar pregunta si el Comité Preparatorio ha considerado la participación de las poblaciones autóctonas en la Conferencia. El Sr. Embajador Koh explica que el Comité depende de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la cual ha determinado que sólo las organizaciones no gubernamentales reconocidas como entidades de

38

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

carácter consultivo por el Consejo Económico y Social pueden participar directamente en el proceso preparatorio. No obstante, el Comité, en su intento por hacer más' flexible ese criterio, ha llegado a un compromiso al respecto, compromiso que esta siendo examinado actualmente en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Con arreglo a dicho compromiso, si bien cualquier ONG podría proponer representantes ante el Comité Preparatorio, así como solicitar el uso de la palabra, si el número de ONG no reconocidas como entidades de carácter consultivo por el Consejo Económico y Social fuera demasiado amplio, el Comité les pediría que se asociaran en grupos y designasen oradores. Sin embargo, este compromiso sólo era aplicable a la pasada reunión en Nairobi. La Asamblea General de las Naciones Unidas habrá de autorizar su aplicación a futuras reuniones. Greenpeace International dice que en la UNCED hay estrechez de miras y escasa conciencia de los peligros que corre el planeta. En su opinión, los Estados se encuentran protegiendo sus intereses nacionales y consideran a la UNCED como una negociación diplomática más. Se requieren nuevos instrumentos mundiales para abordar la contaminación marina, especialmente la que procede de fuentes terrestres, así como las áreas pesqueras. Greenpeace insta a todos los Estados a reconsiderar la cuestión de quiénes serán sus representantes en la próxima reunión del Comité Preparatorio. En respuesta a Greenpeace el Sr. Embajador Koh expresa su satisfacción ante la mayor participación de las ONG en la Conferencia e indica que ésta es una forma de "empujar" a los gobiernos. Las ONG podrían movilizar la opinión pública en cada país y persuadir a los gobiernos a que establezcan comisiones de amplia representatividad para participar en UNCED. En los debates se mencionaron, entre otros, los siguientes puntos: • debería hacerse participar en UNCED a los jóvenes de todo el mundo, así como financiarse la participación de sus representantes en la Conferencia; • dado que la Conferencia de Estocolmo estuvo dominada por el hemisferio norte, como quedó demostrado por el hecho de que el Día Mundial del Medio Ambiente se celebra en junio, cuando en el hemisferio sur es pleno invierno, la UNCED debería celebrarse en una fecha que convenga a todos los países; • el IV Congreso Mundial de la UICN sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas (Caracas, febrero de 1992), tendría que revestir gran importancia para UNCED; en él se procuraría examinar las áreas protegidas con una óptica lo más amplia posible y, sobre todo, se estudiaría la conservación de la biodiversidad. Resumiendo el debate, el Dr. Holdgate señala que, debido a sus vínculos Norte-Sur y al número apreciable de sus miembros, gubernamentales y no gubernamentales, la UICN está en condiciones de hacer una valiosa contribución a UNCED. Explica en líneas generales cómo podría materializarse esa contribución. En especial, la UICN participaría en el proceso preparatorio, haría contribuciones específicas (tales como la publicación de

Actas

39

"Cuidado del planeta") y aportaría un intercambio de ideas entre los miembros de la UICN en diferentes regiones. En el Anexo 26 se consigna el discurso del Dr. Holdgate.

Resoluciones y recomendaciones (96, 98) Decisión 557

La Asamblea General aprueba 12 resoluciones (relativas a acciones que debe emprender la UICN) y 64 recomendaciones (sobre las medidas que han de tomar terceros, en algunos casos en colaboración con la UICN). Estas resoluciones y recomendaciones se reproducen por separado. Pueden solicitarse ejemplares de las mismas, dirigiéndose al Director General de la UICN: Avenue du Mont-Blanc, 1196 Gland, Suiza. En la 96a. sesión los delegados examinan los proyectos de resolución y de recomendación propuestos por la Comisión de Resoluciones y aprueban un reducido número de tales proyectos, que no ha sido objeto de propuestas de enmienda. En la 98a. sesión los delegados aprueban oficialmente los restantes, con las modificaciones introducidas a casi todos ellos, con arreglo a las propuestas formuladas en la sesión anterior (la mayoría de las intervenciones de la sesión anterior no se resumen en lo que sigue ya que básicamente han quedado incorporadas a las propias resoluciones y recomendaciones). Todas las propuestas 6e aprobaron por consenso, menos cuando se indique lo contrario. Las votaciones se hicieron a mano alzada. Los votos de los miembros de la UICN se dividen en dos categorías: Categoría A, Estados y organismos gubernamentales miembros y Categoría B, miembros no gubernamentales. Para modificar un texto o aprobar una resolución o recomendación se requiere una mayoría en ambas Categorías. Después de la Asamblea General, las resoluciones y recomendaciones aprobadas se ordenaron siguiendo una secuencia lógica y remuneraron de acuerdo con esa secuencia. Los informes que se presentan a continuación respetan dicho orden y numeración. En ciertos casos, sobre todo en lo que respecta a resoluciones que exigen un mayor apoyo de la UICN a las actividades que se efectúan en regiones específicas, el Director General señaló que su aplicación dependería de los fondos de que pudiera disponer la UICN. En éstos y en otros casos, se acogería con gran satisfacción cualquier ayuda financiera. 18.1 Misión, objetivos y actuación de la Unión para la Conservación de la Naturaleza*. En el debate de esta resolución, varios delegados sostienen que la UICN debería evitar el uso de títulos con especificación de género en el lenguaje oral y escrito, cuestión que acepta el Director General.

* Los textos íntegros de las resoluciones y recomendaciones se publican por separado. Aquí se ofrecen solo ciertos pormenores de los debates celebrados en torno a algunas de ellas.

40

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

18.11 Asistencia para la restauración y protección ambientales a los países de Europa oriental y central. Al apoyar esta recomendación, la delegación del Estado miembro de los Países Bajos anuncia que el Ministerio de Agricultura, Manejo de la Naturaleza y Pesca de su país aportaría al Programa de la UICN para Europa oriental una cantidad inicial de 130.000 florines holandeses (unos 100.000 francos suizos) en 1991, para financiar tres proyectos específicos. El Gobierno de los Países Bajos exploraría la posibilidad de prestar asistencia al Programa de la UICN para Europa oriental en sus programas de ayuda bilaterales y multilaterales. El Gobierno de los Países Bajos considera que la UICN ha desempeñado un importante papel en lo que concierne a garantizar que la conservación y restauración de la naturaleza no queden rezagadas en la cooperación bilateral y multilateral entre Europa oriental y Europa occidental y estima que la UICN podría contribuir especialmente a establecer organizaciones no gubernamentales en Europa central y oriental. 18.13 Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990, titulada provisionalmente: "Sustentabilidad: una estrategia para el cuidado del planeta". Al aprobarse esta resolución, dos delegados llaman la atención sobre ciertos puntos del texto de la Estrategia y se acuerda que éstos deben consignarse en las actas, ya que su inclusión en la resolución no resulta apropiada. La Wilderness Society (Australia) propone que se suprima cualquier mención de apoyo a la industria maderera y el Instituto de Derecho Ambiental (Estados Unidos) y otras entidades expresan su deseo de que se añadan algunas secciones sobre derecho ambiental. 18.22 Cambios climáticos a nivel mundial. En relación con el apartado c. del párrafo 1 de la parte dispositiva de esta recomendación, se presentan dos metas opcionales para limitar las emisiones de dióxido de carbono y otros gases con efecto invernadero: la meta prevista en la versión original, en el cual se insta a los gobiernos de todos los países desarrollados a adoptar "la meta de reducir las emisiones de dióxido de carbono al menos en un 20% hacia el año 2000", y la que se desprende de una enmienda, en la cual se propone eliminar la expresión "al menos en un 20% para el año 2000". Esta enmienda se rechaza en una votación en la que toman parte ambas categorías de miembros (Cuadro 1) y la recomendación se aprueba por consenso. Las delegaciones de los Estados miembros de Canadá, Estados Unidos y Noruega, indican que, si se hubiese sometido a votación la propia recomendación, se hubieran abstenido debido a su incapacidad de aceptar esas cifras por el momento, habida cuenta de las próximas negociaciones gubernamentales que se entablarán al respecto. La delegación del Estado miembro de Arabia Saudita indica que habría votado en contra por razones similares. El representante del Estado miembro de Dinamarca, hablando en nombre de los Estados miembros de la UICN que forman parte de la Comunidad Europea, dice que su delegación también se habría abstenido, pues la Comunidad Europea ya se ha comprometido a respetar un objetivo diferente.

Actas

41

18.25 Métodos de captura y/o matanza de animales silvestres terrestres o semiacuáticos. Todas las secciones de esta recomendación se aprueban por consenso, con excepción del párrafo 8 de la parte dispositiva. No se tiene en cuenta la propuesta formulada por algunos miembros de mencionar concretamente en este párrafo los cepos con forma de fauces de acero instalados en tierra, considerados como trampas inhumanas que es preciso reemplazar por otros métodos. La Asamblea vota por mayoría sustancial (cuadro 1) a favor de una segunda formulación en la cual no se menciona concretamente este tipo de trampas. 18.30 Instrumentos jurídicos para la conservación de bosques. Se presenta una propuesta de enmienda con respecto a esta recomendación consistente en agregar la expresión que figura abajo entre corchetes, para que el séptimo párrafo del preámbulo diga: "Reconociendo que el mantenimiento de la biodiversidad requiere que se proteja toda una serie de áreas protegidas y [partes representativas] de los bosques que aún existen en estado intacto." Después del correspondiente debate, se somete esa enmienda a votación. Los miembros de la Categoría A votan a favor y los de la Categoría B en contra (Cuadro 1), debido a lo cual no se aprueba. Se procede a votar el texto íntegro de la Recomendación que se aprueba por abrumadora mayoría (Cuadro 1). Los delegados de los Estados miembros de Canadá y Estados Unidos explican que habían votado en contra de la Recomendación por no poder aceptar el párrafo 2 de la parte dispositiva, en el que se solicita la negociación de los protocolos sobre protección forestal y reducción de gases con efecto invernadero de la Convención Marco sobre Cambios Climáticos. Si bien apoya los principios que subyacen en los protocolos sugeridos, el Estado miembro del Canadá estima que estos principios se podrían expresar más adecuadamente en el marco de otra convención internacional sobre bosques. En una declaración formulada para su registro en las actas, el delegado de los Estados Unidos dice: "No obstante, estamos comprometidos a participar plenamente en el proceso de negociación de la amplia serie de medidas que se precisan para proteger y conservar los bosques del planeta. Lo único que ocurre es que en la actualidad los Estados Unidos intentan llegar a esta meta por un camino diferente". El Dr. Burhenne, en representación de diez ONG, explica que ha votado en favor de la aprobación del proyecto de recomendación por estimar que un convenio forestal mundial (como método distinto de los protocolos forestales de la Convención Marco sobre Cambios Climáticos, cuya preparación se solicita en la recomendación), entraría en conflicto con la Convención sobre Conservación de la Diversidad Biológica propuesta. La Fundación Africana para la Naturaleza y la Universidad de Lincoln (Nueva Zelanda) explican su abstención, indicando que no tuvieron tiempo suficiente para estudiar las enmiendas.

42

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

18.34 Conservación de cetáceos y moratoria de la Comisión Ballenera Internacional. La delegación del Estado miembro de Dinamarca declara que, si hubiera habido votación, se habría abstenido, pues el Gobierno de Dinamarca no ha asumido posición alguna respecto del contenido del párrafo 1 de la parte dispositiva, ni tampoco en relación con la aplicación del principio de utilización sostenible a las poblaciones de ballenas. La delegación del Estado miembro de Noruega dice que su delegación hubiera votado en contra de la recomendación. 18.40 Reservas formuladas al Apéndice I de la CITES. El representante del Organismo para el Medio Ambiente del Japón, hablando en nombre de los organismos científicos y de manejo, a cargo de la aplicación de la CITES en el Japón, dice que su país está tomando las disposiciones necesarias para retirar algunas de las reservas que ha formulado respecto del Apéndice 1 de la CITES, de conformidad con lo solicitado en esta recomendación. 18.51 Protección del Monte Nimba, Guinea. La delegación del Estado miembro de Francia indica que si hubiera habido votación se habría abstenido. El Dr. Pérez Olindo, nuevo Consejero Regional para Africa de la UICN, señala la ausencia de los tres países que comparten el Monte Nimba y promete que los Consejeros Regionales para Africa consultarán con ellos sobre la aplicación de esta recomendación una vez que se apacigüe la situación en Liberia. 18.54 Estación radiofónica en el Valle Arava de Israel. Se expresan discrepancias con respecto a la exactitud fáctica de este proyecto de recomendación (divergencias que no se resolvieron en el transcurso de la Asamblea General). La delegación del Estado miembro de los Estados Unidos impugna la interpretación de los hechos que figura en la recomendación, señalando que se ha elaborado una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de 1.500 páginas de acuerdo con la ley israelí y que en dicha Declaración no se ha descubierto ninguna amenaza para los seres humanos, animales o plantas que no pueda reducirse a niveles aceptables. Dice que el Departamento de Estado de los Estados Unidos considera que la instalación del transmisor cae fuera del ámbito de la Ley Nacional de Política Ambiental de los Estados Unidos (NEPA) y la Orden de Aplicación de esa ley, así como de la Ley sobre Especies Amenazadas de ese país. Aunque en un caso se determinó que la Ley sobre Especies Amenazadas era aplicable en el extranjero, esa definición se ha impugnado en los tribunales y la causa no se ha fallado aún. El Sierra Club señala que, a su juicio, la NEPA es aplicable en este caso y que, de cualquier modo, el Gobierno de los Estados Unidos debería aceptar la responsabilidad moral de verificar las consecuencias de los proyectos que realiza en otros países. La Sociedad para la Protección de la Naturaleza de Israel hace suyo el proyecto de recomendación e informa que los hechos de que se trata proceden de los documentos oficiales de la Junta de Radiodifusión

Actas

43

Internacional. La Sociedad menciona que el Ministerio del Medio Ambiente de Israel ha admitido que no se ha concluido aún la DIA y que no se ha realizado la parte más importante de la misma, esto es, la que versa sobre el efecto de la estación transmisora en las aves migratorias. El asunto se somete a votación y la Recomendación se aprueba por clara mayoría de los miembros de las Categoría A y B (Cuadro 1). 18.56 Proyecto del Valle Narmada, India. La Jefe de la División Ambiental para la Región de Asia y el Pacífico del Banco Mundial, Sra. Gloria Davis, dice que si bien el Banco no estaría en contra de esta recomendación en caso de que expresara las opiniones de los grupos interesados y contribuyese a mejorar el diálogo, desea hacer la siguiente declaración sucinta: "El Banco Mundial comparte la preocupación de los autores de esta recomendación sobre la magnitud del programa propuesto, sus impactos ambientales potenciales y el uso de áreas boscosas para las poblaciones desplazadas. Desearía hacer dos breves aclaraciones. Primero, el Banco Mundial está apoyando en la actualidad la construcción de una presa y se le ha pedido que considere la posibilidad de contribuir a una segunda. Esto no quiere decir necesariamente que respalde o estimule todo el programa y no podría hacerlo a menos que puedan abordarse de manera adecuada los aspectos ambientales y de reasentamiento. Ahora bien, no hay seguridad alguna al respecto. Segundo, es importante que ustedes sepan que las áreas boscosas destinadas a las poblaciones desplazadas se han consagrado al reasentamiento de tribus que habitan en los bosques y que no aceptarían ninguna otra compensación. Deben identificarse las áreas boscosas que puedan servir como compensación. No obstante, estoy de acuerdo en que esta decisión tendría que examinarse y nos complacería mucho hacerlo con el Gobierno, las ONG y otras entidades." La Sociedad de Historia Natural de Bombay destaca que todas las presas están interrelacionadas. La Sociedad considera que la segunda presa produciría un daño ambiental más elevado y solicita al Banco Mundial que tenga esto en cuenta. 18.58 Arrecife de Shiraho, Japón. Al referirse a esta recomendación, el Organismo para el Medio Ambiente del Japón dice que tiene la intención de designar el área protegida del arrecife de coral como parque marino. El Organismo para el Medio Ambiente del Japón (organismo gubernamental miembro) señala que se habría abstenido si la recomendación se hubiera sometido a votación.

44

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

18.60 Maderas tropicales del este de Malasia. Se presenta a la Asamblea General la siguiente versión del párrafo 6 de la parte dispositiva: "Hace un llamamiento a todos los Estados para que cesen la importación de maderas tropicales de Sarawak y Sabah hasta que se apliquen estas medidas (es decir, las previstas en los párrafos 1 a 5 de la parte dispositiva)." y una enmienda de esa versión para que diga lo siguiente: "Insta decididamente a que todos los países importadores de madera concedan incentivos a las partidas de madera procedentes de Sarawak, Sabah y otros Estados de Malasia, cuando estas importaciones de madera hayan sido producidas aplicando métodos que se ajusten plenamente a las conclusiones del informe de la OIMT sobre Sarawak y a los principios de la UICN y a que desalienten la importación de maderas procedentes de fuentes cuya explotación no sea sostenible". La Asamblea General aprobó por mayoría sustancial (véase el Cuadro 1) esa segunda enmienda. Posteriormente, se aprueba por consenso el texto íntegro de la recomendación. 18.61 Apoyo para la creación de Areas del Patrimonio Mundial en Irían Jaya, Indonesia. Tras la aprobación de esta recomendación, el representante de la Dirección General de Protección Forestal y Conservación de la Naturaleza del Ministerio de Bosques de Indonesia (con categoría de organismo gubernamental) dice que la delegación indonesia estaría deseosa de cooperar para promover la incorporación de esas áreas en la Lista de Sitios del Patrimonio Mundial. 18.63 Actividades mineras en el area de captación del río Fly, Papua Nueva Guinea. El Presidente de la Comisión de Resoluciones informa que, si bien se han impugnado los hechos expuestos en una versión anterior de esta recomendación, su versión definitiva fue aceptada en una reunión en la cual participaron rodos los delegados interesados en el asunto. Agradece la ayuda prestada por el Gobierno del Commonwealth de Australia y la Wilderness Society (Australia) para contribuir a ese acuerdo. 18.65 Legislación australiana en materia de seguridad de recursos. La delegación del Estado miembro de Australia indica que, si hubiera habido votación, habría optado por abstenerse, dado que el asunto es objeto de examen por parte de su Gobierno. 18.66 Actividades de extracción de minerales en los Parques Nacionales y Reservas Naturales, especialmente en Australia. El Ministro del Medio Ambiente del Gobierno del Estado de Australia Occidental hace una declaración sobre la política de su Gobierno. Explica que aunque éste ha

Actas

45

adoptado recientemente una nueva política en virtud de la cual se prohibe la prospección y extracción de minerales en los parques nacionales, cinco de los 60 parques están sujetos a los correspondientes acuerdos jurídicos vigentes. Añade que dentro de tres años deberán haber cesado las actividades de prospección y extracción. En respuesta, la Fundación Australiana para la Conservación señala que las poblaciones aborígenes han expresado su consternación ante la decisión de autorizar la prospección de minerales en tres de esas áreas y el Consejo para la Conservación de Australia Occidental considera que la actual política hará posible que se permita la explotación de minerales en las reservas naturales. La delegación del Estado miembro de Australia, los organismos gubernamentales australianos miembros y la delegación del Estado miembro de Arabia Saudita dicen que, si hubiera habido votación, habrían optado por abstenerse. 18.67 Parque Nacional Kakadu, Australia. La delegación del Estado miembro de Australia indica que si hubiera habido votación habría optado por abstenerse. En su calidad de organismo gubernamental miembro, la Comisión de Conservación de los Territorios del Norte (Australia) manifiesta su deseo de que se deje constancia de que no puede aceptar algunas cláusulas de esta recomendación. Su delegado señala que Australia cuenta con mecanismos establecidos de tiempo atrás para resolver conflictos cuando se trata de asuntos de esa índole. Las ONG australianas se declaran partidarias de la recomendación. 18.70 Conservación de zonas silvestres y bosques en Tasmania. La delegación del Estado miembro de Australia y el representante del Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Nueva Gales del Sur, organismo gubernamental miembro, hablando en nombre de los organismos gubernamentales miembros de Australia, indican que si hubiera habido votación habrían optado por abstenerse. 18.71 Isla Fraser, Australia. El preámbulo y la primera parte del párrafo dispositivo de esta recomendación se aprueban por consenso. El representante del Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Queensland (organismo gubernamental miembro) considera la posibilidad de que se suprima el texto del párrafo dispositivo que figura después de las palabras "Isla Fraser". La recomendación se aprueba por unanimidad, pero con numerosas abstenciones por parte de los miembros de la Categoría A (incluida la delegación del Estado miembro de Australia) y unas pocas abstenciones por parte de los miembros de la Categoría B (Cuadro 1). 18.72 Exploración de minerales, incluida la prospección petrolífera, en los Parques Marinos y Areas del Patrimonio Mundial en Australia, o en zonas aledañas. La delegación del Estado miembro de Australia indica que no puede convenir con las palabras "aplace inmediatamente" que figuran en el apartado b de la parte dispositiva y que, por lo tanto, si hubiera habido votación, su delegación habría optado por abstenerse.

46

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

18.75 Antártida. Esta recomendación se aprueba por consenso. La delegación del Estado miembro del Reino Unido hace la siguiente declaración: "No hemos instado a la Asamblea General a votar, parcial o íntegramente, esta recomendación, ya que consideramos que la UICN debería llevar a cabo en lo posible un trabajo mediante consenso y sabemos que las Partes Consultivas en el Tratado Antártico, actualmente reunidas en Chile, siguen negociando esta cuestión. Como hemos declarado repetidamente en Londres, en Viña del Mar y en este foro, el Reino Unido está dispuesto a examinar cualquier propuesta que conduzca a nuestro objetivo declarado de un régimen completo de protección del medio ambiente antártico y considerará cualquier sugerencia concreta que se dé con respecto a la forma de lograr este objetivo. No hemos dejado de sostener a lo largo de la presente Asamblea General, tanto en el correspondiente taller como en las sesiones plenarias, que sería un error que la UICN se comprometiera a apoyar un mecanismo encaminado a la protección global del medio ambiente antartico, cualquiera que éste sea. Por el contrario, creemos firmemente que la UICN debería consagrarse a examinar los objetivos de un régimen de protección de ese tipo. Por esta razón explicamos ayer por la tarde que el Reino Unido, si bien acoge

Cuadro 1 Registro de las votaciones sobre resoluciones y recomendaciones Categoría A A favor En contra Abst

Categoría B A favor En contra Abst

Resultados

Enmienda de la Recomendación 18.22

28

37

12

3

>100

8

Rechazada

Segunda versión de la Recomendación 18.25

57

0

0

107

21

31

Aprobada

Enmienda de la Recomendación 18.30

44

21

12

8

110

9

Rechazada

Recomendación 18.30

49

12

10

150/156

8

5

Aprobada

Recomendación 18.54

30

10

25

80

5

25

Aprobada

Enmienda de la 18.60 Recomendación

60

3

4

118

42

6

Aprobada

Recomendación 18.71

23

0

43

112

0

10

Aprobada

Actas

47

complacido el gran número de mejoras introducidas en el proyecto revisado de recomendación, no puede aceptar el párrafo 2b. de su parte dispositiva. Si esta recomendación hubiera sido objeto de votación, la delegación del Estado del Reino Unido habría optado por abstenerse por los motivos que hemos expuesto. Esperamos que la Asamblea General de la UICN aceptará estas opiniones como contribución positiva a sus debates. Las hemos formulado con esa intención". La delegación del Estado miembro de los Estados Unidos hace suya la posición de la delegación del Reino Unido y señala que las negociaciones en Viña del Mar progresan rápidamente y que el examen de la cuestión de las actividades mineras en la Antártida, entre otros asuntos, avanza sin mayores tropiezos. Añade que su país y otras naciones profundamente preocupadas por la conservación del medio ambiente antártico han presentado en Chile propuestas que exigen un enfoque global de protección ambiental. Estas propuestas están siendo consideradas y debatidas en un foro simultáneo de la Asamblea General y las Partes Consultivas son, en última instancia, las encargadas de la adopción oficial de regímenes idóneos. Por esta razón, si se hubiera procedido a votación, los Estados Unidos habrían optado por abstenerse, a fin de no influir en modo alguno en los acontecimientos que están teniendo lugar en Viña del Mar. Por motivos análogos, la delegación del Estado miembro de Noruega indica que si hubiera habido votación habría optado por abstenerse. Al clausurarse la sesión, el representante de la Wilderness Society (Australia) señala a la atención de los presentes el hecho de que en las propuestas formuladas no se ha hecho mención de la crisis del Golfo que, a su juicio, constituye la mayor amenaza inmediata para el medio ambiente del planeta, la humanidad y las criaturas que comparten la Tierra con ella. Insta a la Asamblea General a solicitar al Director General que indique sin tardanza a las Naciones Unidas la absoluta urgencia de llegar a un arreglo negociado pacíficamente en lo que concierne a dicha crisis. Esta sugerencia suscita el aplauso general y el Director General asegura a los delegados que transmitirá esa solicitud. El Presidente de la Comisión de Resoluciones, Dr. Don McMichael, da las gracias a la Comisión, especialmente a su Secretario, Dr. Mark Collins, y rinde homenaje al equipo de la Conferencia, sobre todo mecanógrafos, copistas, traductores e intérpretes, por su plena dedicación a una difícil tarea. Proterra (Perú), hablando en nombre de los latinoamericanos presentes, da las gracias al Sr. Delmar Blasco, Coordinador de la Conferencia. Entre los aplausos de todos los reunidos, el Dr. Swaminathan expresa también su agradecimiento en nombre de la Asamblea.

48

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Elección de patrocinadores (99:1) La Asamblea General ha venido eligiendo durante los últimos años cierto número de patrocinadores. El Presidente explica que el Consejo ha decidido institucionalizar la elección de patrocinadores y que, en consecuencia, ha acordado modificar a ese efecto la reglamentación del Articulo IV, párrafo 3(iv) de los Estatutos, para que diga lo siguiente: "El Consejo puede nominar personalidades eminentes, capaces de hacer avanzar la misión de la Unión, para su elección por la Asamblea General como benefactores de la Unión Mundial para la Naturaleza. Las personas electas desempeñarán sus funciones en tanto que son titulares de un cargo u ocupan una posición que les permite favorecer los intereses de la UICN." Añade que los actuales patrocinadores de la UICN —el Dr. Oscar Arias (Costa Rica), Su Majestad la Reina Noor de Jordania, el Dr. Federico Mayor (Director General de la UNESCO) y Su Alteza Real el Duque de Edimburgo—, seguirán desempeñando sus funciones como patrocinadores de la Unión. Decisión 558

El Consejo propone a la Asamblea General la elección del Dr. Mostafa K. Tolba, Director Ejecutivo del PNUMA, como otro patrocinador de la Unión. La Asamblea General elige por aclamación al Dr. Tolba.

Designación de Miembros Honorarios (99:1) En reconocimiento de su significativa contribución a las actividades de la Unión, se nombra Miembros Honorarios de la UICN a las siguientes personas: Su Alteza Real la Princesa Chulabhorn, Tailandia Dr. Wolfgang Burhenne, Alemania Profesor François Ramade, Francia Sr. Thane Riney, Estados Unidos Sr. Mats Segnestam, Suecia. El Presidente entrega los certificados de Miembro Honorario y el Director General da lectura a las menciones (Anexo 27).

Entrega de Premios (99:2) Se procede a la entrega de los premios en presencia de Su Alteza Real la Princesa Chulabhorn de Tailandia. a) Medalla Conmemorativa John C. Phillips La Medalla Conmemorativa John C. Phillips por servicios distinguidos a la

Actas

49

conservación mundial, se concede al Profesor Mohamed Kassas, antiguo Presidente y miembro durante muchos años del consejo de la UICN. El Dr. Swaminathan anuncia que, como el Profesor Kassas no había podido asistir a la Asamblea General, la medalla le será entregada en una ceremonia que tendrá lugar en Ginebra a comienzos del próximo año. La mención referente a dicho premio figura en el Anexo 28. b) Premio Peter Scott El Premio Peter Scott por Méritos de Conservación de la Comisión de Supervivencia de Especies se concede a: Dr. Didier Marchessaux, Francia Sr. Grenville Lucas, Reino Unido The Jersey Wildlife Preservacion Trust, Reino Unido La aldea de Shiraho, Japón. El Presidente de la Comisión, Dr. George Rabb, da lectura a las menciones relativas a estos premios (Anexo 29). c) Premio Fred M. Packard El Premio Parques Internacionales Fred M. Packard al Valor y al Mérito de la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas se concede a: Biocenosis A.C. y Lic. Víctor Manzanilla Schaffer, México Sr. Harold K. Eidsvik, Canadá Sr. Ponsiano Ssemwezi, Uganda Dr. Jiri Svoboda, Checoslovaquia. El Presidente saliente de la Comisión, Sr. Harold Eidsvik, da lectura a las menciones de estos premios (Anexo 30), con excepción de la relativa al premio concedido al mismo Sr. Eidsvik, que es leída por el Director General en nombre del Presidente entrante Sr. P.H.C. Lucas. Se informa a la Asamblea General de la concesión del Premio al Sr. Mankoto ma Mbaelele de Zaire, con ocasión del 50 Aniversario del Parque Nacional de Garamba, así como al Sr. Samuel A. Cooke y a la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Hawai, en una ceremonia celebrada en las nuevas oficinas de la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Hawai. El Sr. Eidsvik anuncia que el Consejo ha designado Miembro Honorario de la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas a las siguientes personas: Dr. Gerardo Budowski, Venezuela Sr. John Foster, Reino Unido Dr. Zafar Futehally, India Dr. Duncan Poore, Reino Unido

50

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

d) Premio del Arbol de la Sabiduría El Premio del Arbol de la Sabiduría de la Comisión de Educación y Comunicaciones se concede a: Su Alteza Real la Princesa Chulabhorn, Tailandia Sra. Nancy W. Anderson, Estados Unidos Dr. Michael Atchia, Mauricio Dra. María Luisa Cohen, Italia Dr. Victor A. Kolybine, URSS Sr. Yami Lester, Australia Profesor John C. Smyth, Reino Unido Las menciones (Anexo 31) son leídas por el Presidente de la Combión, Sr. M.A. Partha Sarathy. e) Miembros salientes del Consejo En nombre de la Asamblea General, el Presidente expresa el sincero agradecimiento y estima de la Unión a los miembros del Consejo que cesan en sus funciones al clausurarse la Asamblea. Estos funcionarios son los siguientes: Vicepresidentes Dr. Walter Lusigi, Kenya Sr. William Reilly, Estados Unidos Dr. Alvaro Umaña, Costa Rica Dr. Yuri Yazan, URSS. Consejeros Regionales Sr. Kenneth Brynaert, Canadá Profesora Carolyn Burns, Nueva Zelanda Dr. Graham Child, Zimbabwe Dr. Layth al-Kassab, Iraq Dr. Andrey Kaidala, URSS Sra. Yolanda Kakabadse, Ecuador Profesor Jean-Claude Lefeuvre, Francia Sr. Amadou Mamadou, Níger Sr. Roger Morales, Costa Rica Sr. Iosefatu Reti, Samoa Dr. Celso Roque, Filipinas Sr. Richard Steele, Reino Unido. Presidentes de Comisiones Dr. Wolfgang Burhenne, Presidente de la Comisión de Política, Derecho y Administración Ambientales Sr. Harold Eidsvik, Presidente de la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas Dr. José Furtado, Presidente de la Comisión de Ecología Profesor Peter Jacobs, Presidente de la Comisión de Desarrollo Sostenible Actas

51

El orador entrega a cada uno de los Consejeros salientes que participan en la Asamblea un certificado y un alfiler dorado de solapa, en reconocimiento de sus importantes contribuciones al trabajo de la Unión. f) Colegio Conservacionista Mundial Se señala que, con objeto de mantener contacto regular con los antiguos funcionarios de la Unión, el Consejo decidió en junio de 1989 crear el Colegio Conservacionista Mundial. Posteriormente, el Consejo invitó a participar en el Colegio a 41 antiguos funcionarios de la Unión, de los cuales 11 se encontraban presentes en la Asamblea General: Sra. Cecilia de Blohm, Venezuela Dr. Marc Dourojeanni, Perú Dr. Martin Edwards, Canadá Sr. Nalni Jayal, India Dr. Don McMichael, Australia Dr. Kenton Miller, Estados Unidos Dr. David Munro, Canadá Profesor François Ramade, Francia Sr. Cameron Sanders, Estados Unidos Sr. Mats Segnestam, Suecia Sr. Samar Singh, India. g) Presidente saliente El Director General da las gracias al Dr. Swaminathan por los sobresalientes servicios que ha prestado a la Unión durante sus dos mandatos como Presidente. Rinde homenaje al Dr. Swaminathan por la forma en que ha asociado un gran saber científico a una personalidad extraordinariamente cálida y compasiva, que es, a su juicio, combinación ideal para un Presidente. El orador expresa su deuda al Dr. Swaminathan por toda la ayuda que le prestó en la época en que él llegó a la UICN. El Dr. Holdgate y Sir Shridath Ramphal, Presidente entrante, hacen entrega al Dr. Swaminathan de dos obsequios, en nombre de la Unión. La Sra. Cecilia de Blohm le entrega un obsequio de los miembros venezolanos de la UICN y le da las gracias en nombre del Colegio Conservacionista Mundial.

Lugar de la próxima Asamblea General El Dr. Swaminathan informa que la UICN ha recibido una invitación oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Sri Lanka, país que está dispuesto a albergar la próxima Asamblea General de la UICN. Añade que el Gobierno de Suiza ha escrito también al Director General, para expresar su interés en hospedar la próxima Asamblea General, a la vista de que la Secretaría de la UICN se instalará en su nuevo edificio de Gland en 1993. El Dr. Swaminathan transmite el agradecimiento de la UICN a los Gobiernos de Sri Lanka y Suiza por sus invitaciones, que serán examinadas detalladamente en la reunión de junio de 1991 del Consejo. (De

52

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

conformidad con los Estatutos, incumbe al Consejo decidir el lugar de celebración de la Asamblea General.)

Discursos de clausura (99:3; 99:4; 99:5; 99:6) El Presidente electo, Sir Shridath Ramphal, pronuncia el discurso de toma de posesión de su cargo (Anexo 32). En sus observaciones finales, el Director General, Dr. Martin W. Holdgate, resume los resultados de la Asamblea General (Anexo 33). El Dr. Swaminathan da la palabra al Secretario de Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios del Gobierno del Commonwealth de Australia, Sr. Tony Blum. El orador dice que la Sra. Ministro Ros Kelly lamenta no haber podido asistir a la Asamblea, debido a sus obligaciones en el Parlamento Nacional. Indica que para Australia ha sido una gran experiencia, un privilegio y un honor haber albergado la XVIII Sesión de la Asamblea General. El gran número de resoluciones negociadas y aprobadas representa un logro notable y refleja un compromiso de colaboración. En nombre de Australia, da las gracias a la Secretaría de la UICN, los organizadores y los delegados por su dedicación y esfuerzo, y desea a la UICN y a sus miembros toda clase de éxitos en el siguiente trienio. En nombre del Gobierno del Commonwealth de Australia Occidental, el Ministro de Medio Ambiente de Australia Occidental, Sr. Bob Pearce, y el Sr. Blum, hacen entrega a la UICN de un cuadro destinado al nuevo edificio de la UICN. En el cuadro, obra del artista aborigen Shane Pickett, se describe un paisaje simbólico con estanques y lagartos goanna, pintados con el tradicional diseño de puntos típico del arte aborigen. La presentación de la donación se acompaña con piezas musicales tradicionales aborígenes, interpretadas con didgeridoo. El Presidente saliente, Dr. M.S. Swaminathan, agradece a los dos Gobiernos esta generosísima donación. Rinde homenaje al Comité organizador nacional por su eficacia y agradece a todos los que han contribuido al éxito de la Asamblea General. Pasa a pronunciar su discurso de despedida (Anexo 34) y declara clausurada la XVIII Sesión de la Asamblea General a las 21.00 horas del miércoles 5 de diciembre de 1990.

Actas

53

Decisión 549: Enmiendas del 2 y 5 de diciembre de 1990 a los Estatutos de la UICN de 5 de octubre de 1948 (en su forma enmendada por última vez el 4 de octubre de 1978)* En su XVIII Sesión la Asamblea General enmendó los Estatutos de la UICN, de conformidad con el Artículo XVII, según se indica a continuación:

1. En el Artículo I: a) Se inserta el siguiente texto como nuevo párrafo 1: "1. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales (también llamada Unión Mundial para la Naturaleza) tendrá como meta: desempeñar una función directriz y promover un enfoque común para el movimiento mundial conservacionista, con el fin de salvaguardar la integridad y diversidad de la naturaleza en el mundo y garantizar que el uso de los recursos naturales por parte de la humanidad sea adecuado, sostenible y equitativo." b) El actual párrafo 1 pasa a ser párrafo 2, y la primera frase y el apartado i) se sustituyen como sigue: "2. Con miras a alcanzar esa meta, la IUCN se fijará los siguientes objetivos: i)

iniciar programas de interés mutuo a nivel internacional, nacional, regional y local con los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, los organismos de asistencia y otros."

c) Se suprime el apartado ii); d) Los apartados iii), iv y v) pasan a ser los apartados ii), iii) y iv), respectivamente; e) El apartado vi) pasa a ser apartado v), y i)

las palabras "a los gobiernos a mejorar su" se sustituyen por "con miras a mejora"';

ii)

se suprime la palabra "y";

f) Se inserta el siguiente apartado vi): "vi) demostrar la aplicación de prácticas de conservación y uso sostenible racionales, a través de la ejecución de proyectos cooperativos en el terreno; y" g) El párrafo 2 pasa a ser párrafo 3.

2. En el Artículo II: a) El párrafo 2 pasa a ser el apartado a) del párrafo 2 y tras la palabra "Justicia" se insertan las palabras "y las organizaciones de integración política y/o económica de los Estados"; b) Se inserta el siguiente apartado b) en el párrafo 2: "Una organización de integración política y/o económica es una organización constituida únicamente por Estados a los cuales sus Estados miembros han conferido competencia jurídica en esferas relacionadas con los objetivos de la UICN." c) En el párrafo 8, tras la palabra "Estados", se insertan las palabras "u organizaciones de integración política y/o económica." Nota: Se añade la siguiente frase a lo dispuesto en el párrafo 8 del Artículo II: "La notificación de aceptación de los Estatutos por parte de una organización de integración política y/o económica será formulada por la autoridad ejecutiva de la organización, debidamente autorizada por una decisión de sus Estados miembros, e irá acompañada de una declaración de su competencia respecto de los asuntos referentes a los objetivos de la UICN, cuya vigencia perdurará hasta ulterior modificación"

* Esta versión tiene carácter preliminar; la versión definitiva se publicará en 1992. 55

aceptado otra vez deberá pagar todas las cotizaciones pendientes en el momento en el cual la Asamblea General rescindió sus derechos de miembro. Las solicitudes de reingreso presentadas tres años o más después de la rescisión se considerarán de igual modo que las nuevas solicitudes de ingreso."

d) Se añade un nuevo párrafo 13, que dice lo siguiente: "Pago de las cotizaciones correspondientes a la calidad de miembro 13. Las cotizaciones anuales correspondientes a la calidad de miembro son pagaderas el primero de enero de cada año." e) El actual párrafo 13 pasa a ser el apartado a) del párrafo 14 y en el subtítulo se sustituye por "Suspensión, rescisión y retiro"; f) En el párrafo 14: i)

ii)

se renumeran los apartados a), b) y c) como subapartados i), ii) y iii) del apartado a) del párrafo 14, respectivamente; se añade un nuevo apartado b) en el párrafo 14, como sigue: b)

los derechos de un miembro en lo que respecta a las elecciones, al voto y a la formulación de mociones quedarán suspendidos ipso facto cuando las cotizaciones de ese miembro se hayan atrasado un año. Si un miembro se atrasa dos años en el pago de sus cotizaciones, el asunto se remitirá a la Asamblea General, que podrá decidir la rescisión de todos los otros derechos del miembro de que se trate."

iii) se añade un nuevo apartado c) en el párrafo 14, que dice lo siguiente: c)

Si un año después de que la Asamblea General haya decidido rescindir los derechos de un miembro, en cumplimiento de lo dispuesto en el apartado b) del párafo 14, el miembro de que se trata no ha pagado ninguna de sus cotizaciones atrasadas hasta el momento de la anulación, se considerará que ese miembro se ha retirado de la UICN."

"Las disposiciones consignadas en el párrafo 15 se aplicarán mutatis mutandis en cada caso." i) En el párrafo 19 se añade un nuevo apartado c) como sigue: "c) Cuando uno o más de los Estados miembros de una organización a la que se hace referencia en el apartado b) del párrafo 2 de este Articulc sean miembros de la Categoría A de la UICN, la organización y sus Estados miembros decidirán la manera de ejercer sus derechos de voto, que no deberán exceder en su totalidad el número de votos de los Estados miembros de la UICN que pertenezcan a esa organización."

3. En el Artículo IV: a) En el párrafo 3 se inserta el nuevo apartado ii) que figura a continuación, y los demás apartados se vuelven a numerar de conformidad con éste: "ii) elegir el Tesorero de la UICN," b) En el párrafo 7: i)

tras la palabra "Presidente," se insertan las palabras "el Tesorero,";

ii)

se añade la siguiente frase: "El Presidente puede ser elegido por aclamación, en caso de que haya consenso."

4. En el Artículo IV: a) En el párrafo 1:

g) El párrafo 15 se sustituye por el siguiente texto:

i)

"Readmisión 15. Si un antiguo miembro al que se ha considerado retirado de la UICN en observancia de lo dispuesto en el apartado c) del párrafo 14, presenta una solicitud de readmisión dentro de un plazo de tres años a partir del momento de su retiro, para ser 56

h) En el párrafo 16 se sustituye la última frase por la siguiente:

se inserta un nuevo apartado c) que dice lo siguiente: "c) un Consejero del Estado en el cual la UICN tiene su Sede, siempre que éste no haya sido elegido como Consejero Regional;"

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

ii) los anteriores apartados c) y d) pasan a ser apartados d) y e), respectivamente; iii) se añade un nuevo apartado f) que dice lo siguiente: "f) el Tesorero de la UICN." b) En la última frase del párrafo 2 se sustituyen las palabras "dos Consejeros Regionales" por "un Consejero Regional". c) El párrafo 3 se vuelve a redactar como sigue: "3. Los miembros electos del Consejo designarán, lo antes posible después de la elección de este último: a) cinco Consejeros Designados, teniendo debidamente en cuenta la necesidad de mantener un equilibrio adecuado entre las diversas cualificaciones, intereses y compentencias; y b) otro Consejero Regional, en caso de que uno de los Consejeros Regionales a los que se hace referencia en el apartado c) del párrafo 1 supra no haya sido elegido, tras consultar a las organizaciones gubernamentales interesadas." d) En el párrafo 4: i)

la palabra "candidaturas" en la primera frase se sustituye por "dos candidaturas como máximo";

ii)

tras la palabra "Presidente" se insertan las palabras "y el Tesorero".

iii) antes de las palabras "tambien pueden ser presentadas", insertar "para el cargo de presidente". e) En el párrafo 8: i)

se sustituye la primera frase por la siguiente: "Los miembros del Consejo no ejercerán las mismas funciones durante más de dos mandatos completos consecutivos."

ii)

en la tercera frase, las palabras "los párrafos lc) y 3 citados más arriba" se sustituyen por "los párrafos ld) y 3a) citados más arriba".

iii) la última frase se sustituye por la siguiente:

Enmiendas de los Estatutos

"Este párrafo no se aplica a un Consejero designado, con arreglo a los párrafos lc) y 3b) citados más arriba." f) El párrafo 12 se sustituye por el siguiente: "12. El Consejo designará para cada trienio: a) entre los Consejeros Regionales y Designados, hasta: i) cuatro UICN;

Vicepresidentes

ii) cuatro miembros para Directiva;

para

la

la Junta

b) entre los Presidentes de las Comisiones, un miembro para la Mesa Directiva; c) al Asesor Jurídico de la UICN, quien tendrá derecho a participar en las reuniones de la UICN sin gozar del derecho a voto".

5. En el Artículo VII El primer párrafo se sustituye por el siguiente: "La Mesa Directiva estará compuesta por el Presidente de la UICN en calidad de Presidente, el Tesorero, los Vicepresidentes y hasta cinco miembros, incluido un Presidente de Comisión designado por el Consejo con arreglo a lo dispuesto en el párrafo 12 del Artículo VI."

6. En el Artículo X La última frase del párrafo 5 se sustituye por: "El Tesorero y el Director General presentarán a cada sesión ordinaria de la Asamblea General un informe consolidado sobre el estado de cuentas de la UICN para ese trienio, junto con el informe de los auditores para los años correspondientes."

7. En el Artículo XIV Tras la palabra "Inglés", la palabra "y" se sustituye por una coma y tras la palabra "Francés" se insertan las palabras "y el Español".

57

Sesión sobre política y prácticas de conservación en Australia* Después de una espectacular exhibición de imágenes de láser sobre plantas y animales australianos, acompañada por interpretación de obras musicales de los estudiantes del Conservatorio de Música de Australia Occidental, la Excelentísima Señora Ros Kelly, M.P., Ministro de Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios, declaró abierta la sesión. En un discurso de gran alcance, anunció que se habían terminado los preparativos referentes a la composición y el mandato de un comité consultivo nacional sobre biodiversidad. En ese comité participarán científicos, conservacionistas y representantes del Estado y el territorio, para asesorarlo sobre una estrategia de salvaguardia del patrimonio biológico de la nación, y supervisar al mismo tiempo su aplicación. El Sr. Robyn Williams, locutor y Presidente de la Comisión para el Futuro, presentó a varios distinguidos oradores, que hicieron presentaciones sobre los siguientes temas: El Dr. Mike Archer, Universidad de Nueva Gales del Sur: la biogeografía evolutiva de Australia; La Sra. Rachel Satour, Impaja Television, Alice Springs: el significado espiritual de Uluru (Ayers Rock) para la cultura aborigen; El Sr. Phillip Toyne, Fundación Australiana para la Conservación: las funciones del gobierno y la sociedad en la esfera del medio ambiente; El Dr. John Young, Universidad de Adelaida: cómo han afectado los asentamientos humanos el medio ambiente de Australia; El Dr. Peter Newman, Universidad Murdoch, Australia Occidental: cuestiones ambientales en las ciudades australianas.

* Esta sesión integrada por una serie de presentaciones constituyó la primera parte de la 18a. Reunión Técnica de la U1CN.

En el cortometraje titulado "Estado del medio ambiente" se esbozaron una serie de problemas ambientales en Australia, por ejemplo, la pérdida de suelo y la tala de bosques pluviales. Tres oradores analizaron, posteriormente, los esfuerzos que despliega Australia para hacer frente a esos problemas: El Sr. Don Henry, Comité Australiano para la UICN y WWF-Australia: la respuesta australiana a las cuestiones ambientales internacionales; El Dr. Tor Hundloe, Instituto Ambiental de Australia: las medidas adoptadas para abordar problemas nacionales como la pérdida de especies, la degradación de la tierra y la contaminación; La Dra. Helen Ross, Universidad Nacional de Australia: la creciente aplicación de procedimientos de solución de conflictos para resolver controversias ambientales en Australia. En nombre de la juventud de Australia, la dirigente de la delegación juvenil australiana ante la reunión del Convenio de Montreal de 1990, Srta. Susannah Begg, hizo un sentido llamamiento a la Asamblea General y abogó por un medio ambiente saludable para garantizar el futuro de su generación y el de las venideras. En una breve presentación audiovisual se reseñaron las cambiantes actitudes de los australianos hacia su medio ambiente natural con hermosas imágenes provenientes del arte australiano. El último orador, Sr. Robyn Williams, explicó someramente la forma en que Australia ha adoptado el desarrollo sostenible como principio básico para planificar su medio ambiente, con arreglo a la Estrategia Mundial para la Conservación. La Sra. Ministro Kelly clausuró la sesión y dio las gracias a todas las personas que aportaron su contribución. La Asamblea General les expresó su consideración con un caluroso aplauso.

59

Sesión sobre el Programa de la UICN para 1991-1993* Con esta sesión, presidida por el Director General, se destinó a ofrecer una oportunidad para estudiar a fondo el proyecto de Programa de la UICN para 1991-1993 (GA/18/90/11), antes de su aprobación en sesión plenaria de la Asamblea General (ver páginas 25-27). En la sesión se examinó, capítulo por capítulo, la Parte II (Actividades de Programa) del proyecto del Programa (páginas 15-51). El Dr. Holdgate invitó a los Presidentes de los talleres que habían analizado las actividades referentes a estos capítulos, a que presentaran resúmenes muy breves de sus conclusiones principales, ya que éstas guardaban relación con el Programa propuesto (como en otro lugar del presente informe se da cuenta con mayor detalle de los debates de los talleres (páginas 65-94), no se repiten aquí las observaciones formuladas por los diferentes Presidentes, pese a que ocuparon la mayor parte de la sesión.

Capítulo I: Planificación de la conservación y el desarrollo sostenible (A1-A9) La Asamblea oyó los informes de las siguientes personas: Dra. Julia Henderson, Presidenta del Taller 2, sobre dinámica de la población humana y demanda de recursos (en relación con el párrafo A7); Profesor George Knox, Presidente del Taller 9, sobre estrategia para la conservación de la Antártida (en relación con el párrafo A2); Profesor Hans Lundberg, Presidente del Taller 10, sobre las repercusiones ambientales del cambio climático mundial (en relación con los párrafos A8 y A9); * Esta sesión constituyó la segunda parte de la 18a. Reunión Técnica de la UICN.

Dr. Michael Royston, Presidente del Taller 12, sobre armonización de la conservación ambiental y el desarrollo económico (en relación con la totalidad del Capítulo I); Dra. Pietronella van den Oever, Presidenta del Taller ad hoc, la orientación futura del Programa de la UICN sobre las mujeres y el manejo de los recursos naturales. El Consejo Conservacionista de Queensland señaló que los oradores del Taller 12 pertenecían en su mayoría al sector de las empresas y que no se había invitado a participar a oradores de las ONG. Se consideró, por tanto, que las recomendaciones del taller reflejaban en mayor medida las opiniones del mundo de la empresa que la de los miembros de la UICN. Se solicitó que en el futuro, en los talleres de la UICN se dé prioridad a sus miembros. El Dr. Holdgate respondió que habría que examinar detenidamente este punto de vista; como una cuestión de principio, señaló que si bien no había que excluir a los oradores no miembros, los talleres debían destinarse sobre todo a los miembros. La delegación del Estado miembro de la India destacó las recomendaciones contenidas en las páginas 5, 6 y 9 del Estudio sobre el Programa para 1988-1990 de la UICN, realizado por los Sres. Anil Agarwall y Adrian Phillips, subrayó su importancia para el Programa de la UICN e indicó en particular la conclusión de que los resultados de la UICN habían adolecido de una distribución geográfica desequilibrada. En cuanto al párrafo Al (Terminación y promoción de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990), el Centro de Estudios Jurídicos sobre Medio Ambiente de la Universidad Pace (EE.UU.) propuso que la UICN prestara mayor atención al problema de la deuda del Tercer Mundo. Desde el punto de vista ambiental y ético no era razonable detraer una parte tan considerable de los recursos de los países en desarrollo para atender al servicio de sus préstamos, ya que ello traía como resultado limitaciones intolerables tanto de índole económica como ambiental. En los distintos países esa

61

situación desencadenaba un proceso de quiebra; la UICN debería adaptar el concepto de quiebra para aplicarlo en el plano internacional. El Instituto de Asuntos Públicos de California propuso que se encomendase la aplicación del párrafo Al a un Comité Permanente Intercomisiones, pese a que la Comisión sobre Estrategia y Planificación Ambientales debería participar en ciertas partes de ese trabajo. La Fundación Conservacionista Australiana sugirió que, en lo que respecta a la Antártida (párrafo A2), la UICN debía consultar rápidamente a sus miembros y terminar la preparación de su Estrategia de Conservación (esta sugerencia quedó recogida ulteriormente en sesión plenaria, ver páginas 34-36 y 47-48) y que, tratándose del cambio mundial (párrafos A8 y A9), la UICN tendría que contribuir a la formulación de una Convención sobre el Clima Mundial. En respuesta a una pregunta sobre el futuro del trabajo de la Unión acerca del papel de las mujeres en la administración de la conservación y los recursos naturales, el Dr. Holdgate dijo que la Secretaría prepararía una nueva propuesta, con el fin de que pudiera financiarse y reanudarse ese programa.

Capítulo II: Conservación de la diversidad biológica (A10-A36) El Dr. Holdgate presentó los informes de las siguientes personas: El Dr. Kenton Miller, Presidente del Taller 3, sobre diseño y aplicación de la Estrategia para la conservación de la biodiversidad (en relación con la totalidad del capítulo); La Dra. Tundi Agardy, Presidente del Taller 4, sobre conservación del medio ambiente marino (en relación con los Párrafos A28- A30); El Dr. Duncan Poore, Presidente del Taller 5, sobre estrategias realistas para los bosques tropicales (en relación con el Párrafo A27); El Sr. Bing Lucas, Copresidente del Taller 6, sobre cuestiones clave en lo que se refiere a las áreas protegidas (en relación con los Párrafos A33-A36);

62

El Excelentísimo señor Mersie Ejigu, Presidente del Taller 11, sobre conservación y desarrollo sostenible en el Sahel y otras regiones áridas (en relación con el Párrafo A32 y el Párrafo A52 del Capítulo IV). Los delegados hicieron varias observaciones. Las siguientes sugerencias tienen que ver con el Capítulo II, considerado en su conjunto: • las organizaciones conservacionistas y ambientalistas de Nueva Zelanda expresaron su preocupación por el hecho de que en el capítulo no se da suficiente importancia a la conservación in situ frente a la conservación ex situ. La UICN debería concentrarse en la conservación in situ. (Esto fue confirmado por el Director General, quien subrayó que el objetivo principal de la UICN era la conservación in situ, pero que la conservación ex situ era una actividad válida, sobre todo cuando se trataba de la cría en cautividad con objeto de permitir una posterior reintroducción); • una de las principales amenazas a las áreas protegidas en Colombia, motivo de pérdidas de biodiversidad era la industria de la droga; la UICN debería prestar más atención a este asunto en su Programa sobre Biodiversidad (Sociedad Colombiana de Ecología); • el Programa sobre Biodiversidad debería abarcar el problema de las introducciones y los problemas planteados por las especies introducidas; se requeriría una convención sobre este tema (delegación del Estado miembro de Omán); • habría que prestar mayor atención a los problemas de la ingeniería genética y la introducción de nuevos organismos (Consejo de Conservación de la Naturaleza de Nueva Gales del Sur); • debería hacerse mayor énfasis en el trabajo sobre el Océano Indico (Sociedad Internacional de Naturalistas, India), los bosques del Africa central (Zaire) y de Asia (Comisión Nacional para la Conservación y el Fomento de Zonas Silvestres, Arabia Saudita);

El Sr. Henry Nsanjama, Presidente del Taller 7, sobre utilización sostenible de la vida silvestre (en relación con el Párrafo A21);

• no habría que desdeñar el mantenimiento de los Centros de Diversidad Vavilov, fuentes de muchas plantas de cultivo (Sociedad Internacional de Naturalistas, India).

El Dr. Pius Anadu, Copresidente del Taller 8, sobre una estrategia mundial para la conservación de los humedales (en relación con los Párrafos A24-A26);

Los delegados hicieron las siguientes observaciones sobre determinados párrafos:

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

• A21 (Utilización de la vida silvestre como componente de la conservación). La expresión "vida silvestre" debería reemplazarse por "fauna terrestre", para excluir a los peces (Fundación Chiapaneca "Miguel Alvárez del Toro" para la Protección de la Naturaleza, México); el Programa debería prestar más atención a las poblaciones de pocos individuos y áreas de distribución reducidas (Sociedad Nacional de Protección de la Naturaleza, Francia); • A24 (Política de humedales y guía de manejo). Este párrafo incluye la frase: "Considerará la realización de otro estudio del impacto de la contaminación agrícola e industrial sobre los humedales". Sin duda alguna, la UICN debería hacer ese estudio y no sólo examinar la posibilidad de realizarlo. (Fundación Chiapaneca "Miguel Alvárez del Toro" para la Protección de la Naturaleza, México); • A27 (Apoyo a los esfuerzos mundiales por conservar los ecosistemas del bosque tropical). Habría que adjudicar mayor importancia al papel desempeñado por la UICN en cuanto al fomento de la financiación para el desarrollo de los recursos humanos, sobre todo a través de la capacitación (Fundación Natura, Ecuador); la palabra "extraíble", que figura en la frase en la cual la UICN propone establecer proyectos para verificar criterios de manejo extractivo del bosque prácticamente natural (página 30, líneas 10-14), debería sustituirse por el término "sostenible" (India); • A28 (Formulación de la política marina). El coste de los proyectos marinos sólo asciende a un total de 615.000 francos suizos, cifra inferior al 1,5% del presupuesto de la Unión; no obstante, los océanos cubren el 75% de la superficie del planeta (Greenpace Internacional). Un gran número de participantes en el taller estimaron que esa suma era insuficiente. En cuanto a la cuestión de establecer un Programa de Tierras Aridas, el taller que se ocupó de este tema (No. 11), recomendó que, si bien el Programa sobre el Sahel debería proseguirse como un programa regional, había que establecer un programa temático independiente sobre tierras áridas no basado en ningúna región. La Comisión Nacional para la Conservación y el Desarrollo de la Vida Silvestre (Arabia Saudita) estuvo de acuerdo con esta propuesta y solicitó que la UICN preparase un programa completo sobre tierras de pastizales, ya que éstas ocupan del 20 al 25% del planeta.

El Programa de la UICN para 1991-1993

Capítulo III: (Prestación de servicios de conservación y mecanismos para la conservación (A37-A44) No se hicieron comentarios sustanciales.

Capitulo IV: Consolidación de la presencia regional de la UICN (A45-A55) Se formularon los siguientes observaciones: • la UICN debería descentralizar el trabajo de sus expertos creando en las regiones equipos multidisciplinarios, en lugar de limitarse a ejecutar programas regionales (Consejo Conservacionista de Queensland). (El Dr. Holdgate confirmó que se estaba actuando en ese sentido, estableciendo relaciones con las Comisiones); • la delegación del Estado miembro de Samoa occidental, hablando en nombre de los 22 países insulares del Pacífico Sur, dijo que la región tenía muy pocos miembros en la UICN (en total un país y dos ONG). La UICN debería considerar la manera de fortalecer y ampliar sus actividades en la región, tras de lo cual habría de proporcionar un programa separado e independiente; • el Instituto Checo para la Conservación de la Naturaleza se refirió a los grandes cambios registrados en Europa oriental y dijo que se estaba creando un grupo de enlace para un programa de Europa Oriental de la UICN, para prestar asesoramiento en relación con la preparación de las actividades descritas en el párrafo A45. Añadió que la transición a economías de mercado en la región planteaba peligros para la conservación; • el Sierra Club (EE.UU.) señaló que, si bien el programa para Norte América (A47) incluía como actividad el establecimiento de nuevas alianzas entre los miembros de la UICN en los Estados Unidos, dicha actividad no figuraba en otros programas regionales. Añadió que se trataba de un cometido importante para todas las Oficinas Regionales y para la UICN considerada en su conjunto; • el Fondo para la Conservación y el Desarrollo de Jamaica opinó que la redacción del programa propuesto para el Caribe era vaga (A50). En respuesta, el Dr. Holdgate dijo que la UICN estaba revisando sus actividades en esa región;

63

• la delegación de Kenya agradeció al Director General la política de regionalización. Su éxito era evidente como demostraba la cooperación y concordia de los miembros de la UICN. En referencia al Africa Oriental (A53), esa delegación señaló la atención de los presentes a la importante amenaza planteada por un áfido o pulgón que está destruyendo los bosques de esa región y subrayó la necesidad de contar con una red más eficaz de miembros de la UICN en la región. (El Dr. Holdgate indicó que se estaba considerando la posibilidad de crear un Consejo Consultivo Regional.)

64

Capítulo V: Apoyo al Programa y servicios (A56-A71) En lo que se refiere a las contribuciones a reuniones internacionales (A63), Greenpeace International señaló que sus representantes participaban en un número considerable de reuniones, que acogerían complacidos que la UICN acrecentase su labor en esta esfera, y que Greenpeace estaría dispuesta a ayudar al Director General al respecto.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Informes de los talleres

Introducción Los días 30 de noviembre y 1 de diciembre la Asamblea General se dividió en 12 talleres, cada uno sobre un tema diferente de importancia para la conservación mundial en general y para el Programa de la UICN en particular. Los talleres se celebraron en el campus de la Universidad de Australia Occidental. Los talleres brindaron a los delegados ante la Asamblea General la oportunidad de discutir cuestiones conservacionistas en grupos más pequeños que en las sesiones plenarias. La intención era que el mayor número posible de participantes compartieran su experiencia y conocimientos. Cada taller tenía como objetivo llegar a un entendimiento y a un consenso sobre el tema a que se refería y sobre el camino que debería seguir el movimiento conservacionista. El Director General había solicitado a cada taller que proporcionara a la UICN asesoramiento específico sobre la forma de abordar el tema tratado en dos documentos de importancia capital: el proyecto del Programa Trienal de la UICN para 1991-1993 y el segundo borrador de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990, titulado provisionalmente: "Sustentabilidad: una estrategia para el cuidado del planeta". Los Presidentes de cada taller expusieron brevemente sus conclusiones sobre el Programa de la UICN en la Reunión Técnica de la Asamblea General (véanse las págs. 61-64). Los Relatores de los talleres presentaron comentarios por escrito sobre "Sustentabilidad: una estrategia para el cuidado del planeta" al equipo que estaba preparando el próximo borrador y algunos de ellos tomaron la palabra al respecto en la sesión plenaria de la Asamblea General (págs. 33-34); el informe sobre el Taller 1, que figura a continuación, contiene la parte sustancial de los comentarios sobre el "Cuidado del planeta" formulados en los otros talleres. A menos que se indique otra cosa, los informes siguientes han sido elaborados por los Relatores de los talleres. La preparación de los informes de los

talleres fue organizada y coordinada por el Sr. George Greene, de la Universidad de Dalhousie, Canadá.

TALLER 1

Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990 Presidenta: Sra. Yolanda Kakabadse Organizadores: Dr. David Munro y Sra. Margrith Kemp Relator: Sr. Robert Prescott-Allen El Taller revisó el segundo borrador de "Cuidado del planeta", sobre todo los capítulos no considerados por otros talleres. Deliberó asimismo respecto de la aplicación de la Estrategia. Se llegó a una serie de importantes conclusiones, a saber:

Título El título y subtítulo se aprobaron ampliamente, pero no por unanimidad. Para demostrar continuidad con la Estrategia Mundial para la Conservación, en la cubierta y la página de encabezamiento se debería indicar que este documento es una ampliación de aquél.

Organización y estilo La mayoría de los comentarios confirmaron la necesidad de elaborar un nuevo documento, siguiendo los principios y dirección estratégica del

65

borrador. En general se estuvo de acuerdo en que el documento debía organizarse y redactarse de otra manera, para obtener amplio apoyo y estimular su aplicación. Muchas de las acciones son demasiado detalladas y específicas. Esto hace que resulte difícil captar el mensaje general de la Estrategia y también le resta posibilidades de aplicación a escala mundial. La parte principal del documento debería centrarse en las direcciones estratégicas y en las propuestas clave encaminadas al logro de sus principios. Sin embargo, las numerosas acciones descritas en el segundo proyecto constituyen una mejora con respecto a la Estrategia Mundial para la Conservación, por lo cual no habrían de suprimirse. A la vista de lo que precede, se recomendó incluir en anexos las acciones tácticas detalladas. El documento debería redactarse de tal forma que instara a la acción. Tendría que ser facil de leer, con una fuerte vena narrativa, y contener ejemplos extraídos de todo el mundo para facilitar una clara comprensión de los puntos principales. Debería expresar vividamente los sentimientos humanos y el sentido de unión con el planeta.

Principales comentarios sobre el contenido Se hicieron muchos comentarios valiosos tanto por escrito como en los otros talleres. La mayor parte de ellos apuntaba hacia la forma de mejorar la Estrategia sin alterar su énfasis. Se estimó, sin embargo, que era necesario incluir otros cuatro aspectos: el empleo; la salud; los factores desestabilizadores como el narcotráfico; y los refugiados ecológicos. Además, habría que ampliar el examen de algunas cuestiones o hacer mayor hincapié en las mismas, a saber: el derecho ambiental; la contribución de las poblaciones indígenas a la conservación; las repercusiones institucionales de la sustentabilidad; la investigación; el papel y la situación de las mujeres; la tecnología; el Artico; el enfoque basado en los ecosistemas; la relación entre democracia y sustentabilidad; costas, mares y océanos; y la manera de superar obstáculos para llevar a cabo las acciones necesarias. En la Estrategia se deberían reconocer las deficiencias de la economía tanto planificada como de mercado. Aunque aún quedaba por determinar la naturaleza de las economías sostenibles, uno de los principales desafíos de la Estrategia debía ser el establecimiento de nuevos modelos económicos. Las distintas culturas perciben de manera diferente el desarrollo. En todo el documento tendría que reconocerse la importancia de la

66

diversidad cultural, pues todos los componentes de la comunidad tienen una contribución que aportar. Los grupos que están en desventaja carecen de acceso a los recursos; ejercen poca influencia sobre la manera como se manejan éstos y tienen escasa participación en los beneficios del desarrollo. En consecuencia, apenas están en condiciones de ayudarse a sí mismos, y para poder desempeñar la función que les corresponde en una sociedad distinta, necesitan el compromiso y el esfuerzo consciente de quienes detentan el poder. Se observó que era preciso modernizar el enfoque con el cual se examinaban diversos temas (por ejemplo, el cambio climático y el Plan de Acción para el Desarrollo Forestal en Zonas Tropicales).

Aplicación Muchos participantes manifestaron su preocupación por la falta de una continuación de la Estrategia Mundial para la Conservación. Exhortaron a que se llegara a un compromiso progresivo para fomentar y, cuando procediera, aplicar el "Cuidado del planeta", tarea que debería encomendarse a la UICN y sus miembros, el WWF y sus organizaciones nacionales y el PNUMA. Se señaló que era preciso estimular a los comités y oficinas nacionales y regionales de la UICN para la realización de esta tarea. En el taller se propuso enmendar la Resolución 18.13 relativa al "Cuidado del planeta", para instar al Director General a que trabaje con los miembros del Comité de Dirección procedentes del PNUMA y del WWF, con miras a promover una amplia publicidad y distribución del documento definitivo. La publicación debería poder obtenerse fácilmente en muchos idiomas y a un precio asequible, de modo que pudiera leerse y utilizarse en todo el mundo. Además, habría que elaborar una amplia gama de materiales audiovisuales y escritos con objetivos específicos, para impulsar a la acción. Era preciso invitar a tantos individuos y organizaciones como fuere posible para que participasen en la promoción y aplicación de la Estrategia. Los Gobiernos deberían dar muestras de autoridad, haciendo que el sector público se comprometa a respetar las prácticas sostenibles. Por la misma razón, la UICN habría de dar ejemplo, realizando una auditoría ambiental de sus prácticas y operaciones administrativas modificandolas en función de las necesidades. Por último, se señaló la necesidad de proporcionar medios para monitorear y evaluar la aplicación de la Estrategia.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

(Informe preparado por Yolanda Kakabadse, Graeme Kelleher, Mary Simon y Dilnavaz Variava, con la asistencia de Margrith Kemp, David Munro y Robert Prescott-Allen.)

TALLER 2

Dinámica de las poblaciones humanas y demanda de recursos Presidente: Dra. Julia Henderson Organizadores: Dra. Pietronella van den Oever y Sra. Anne Viscolo Relatora: Sra. Frances Dennis El objetivo general era determinar qué debía hacer la UICN en el próximo trienio en materia de población y recursos naturales. En el taller se examinó también la contribución que podrían aportar la comunidad de instituciones que trabajan en el tema de la población y el Programa de la UICN sobre Población y Recursos Naturales a la aplicación de "Cuidado del planeta". En cada una de las cuatro sesiones participaron más de 60 personas. Aproximadamente la mitad de los participantes disponía de conocimientos en demografía o en programas de población y más o menos la mitad provenían de una esfera relacionada con el medio ambiente, aunque unos cuantos poseían experiencia en ambos temas. Asistieron también representantes de organizaciones internacionales y organismos donantes, así como de los medios de comunicación.

Recomendaciones sobre el Programa de la UICN Se observó que en el momento actual se reconocía y afirmaba generalmente la importancia de relacionar la dinámica de las poblaciones humanas con la misión central de la UICN. De hecho, en otros cuatro talleres se presentaron ponencias sobre las interacciones entre la población y los recursos. En esta esfera era preciso que la UICN colaborara con numerosos asociados. El taller recomendó que en el siguiente trienio la UICN colaborara especialmente:

Informes de los talleres

a) a nivel internacional, con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) y la Federación Internacional para la Planificación de la Familia (FIPF); b) a nivel nacional, no sólo con los gobiernos, sobre todo con miras a elaborar Estrategias Nacionales de Conservación, sino también con las autoridades provinciales y locales y las organizaciones populares; c) con las universidades, a fin de proporcionar las investigaciones y análisis indispensables para elaborar políticas racionales y enseñar a las generaciones jóvenes la realidad y el carácter ético de los vínculos entre la población y los recursos naturales; d) con las ONG, aprovechando la gran cantidad de miembros con que cuenta la UICN para formar asociaciones con otras ONG y actuar como promotores y activistas de la aplicación de la Estrategia. Se hicieron presentaciones que invitaron a la reflexión y se entablaron debates estimulantes sobre las ambigüedades del desarrollo sostenible. Ello puso de manifiesto las complejas relaciones existentes entre la dinámica de la población —en especial el crecimiento, la estructura de edad y la distribución de la población— y la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales. Varias ponencias e intervenciones aportaron nuevas ideas sobre la forma en que las distintas variables demográficas influyen en otros temas del Programa de la UICN, tales como bosques, tierras áridas, parques y áreas protegidas, humedales, supervivencia de especies, uso sostenible de la vida silvestre y cambio mundial. El taller recomendó que la UICN siguiera efectuando investigaciones sobre esas influencias. Se indicó que era necesario realizar trabajos que sirvieran como precursores, porque sobre algunos nuevos conceptos todavía no se había hecho prácticamente ninguna investigación académica o éstas eran muy limitadas. Los estudios de caso llevados a cabo en Africa, Asia y América Latina demostraron lo que la gente hace para ayudarse. Los participantes subrayaron la importancia de que la UICN ejecute proyectos en el terreno a nivel local, con el fin de validar constantemente y, si es necesario, modificar los resultados de sus análisis teóricos. Algunos participantes manifestaron su interés por que el Programa de la UICN sobre Población y Recursos Naturales fuera tan activo en proyectos a nivel comunitario en los países en desarrollo como lo es en la búsqueda de una comprensión teórica de este problema.

67

El taller recomendó que la UICN siguiera efectuando estudios de caso tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados, dondequiera que sigan sin entenderse cabalmente las interacciones entre las variables de población y el consumo de recursos. Estos estudios deberían llevarse a cabo en ecosistemas y regiones en los cuales la UICN realiza actividades, de modo que en los proyectos en el terreno se puedan aprovechar sus resultados y, en caso necesario, introducirles modificaciones. Algunos estudios prometedores podrían tomarse como modelo para los venideros. Se entabló un prolongado debate sobre el problema del consumo excesivo de recursos. Las pequeñas familias consumen más recursos per cápita que las numerosas. A medida que disminuye el tamaño de la familia aumentan las aspiraciones y cada vez son más las que adoptan pautas de consumo elevado. No obstante, se indicó que el consunto de recursos no es sólo un problema demográfico, sino que sobre éste ejercen gran influencia las políticas sociales y económicas y los modelos establecidos de comportamiento humano. Para reducir el consumo excesivo, los gobiernos tendrían que tener en cuenta toda una serie de factores sociales, económicos y políticos. Una educación pública masiva tendiente a crear una verdadera "sociedad de conservación" debería ir acompañada por un profundo cambio que permitiera pasar del empleo de tecnologías contaminantes a tecnologías ambientalmente apropiadas. Por sí sola, la reducción del crecimiento demográfico, si bien tiene un impacto significativo, no basta para evitar el excesivo consumo, tal como ha quedado demostrado en países que ya han pasado por la transición demográfica que lleva al establecimiento de familias poco numerosas y poblaciones estables.

Recomendación Tras introducir ligeras modificaciones, el taller apoyó el proyecto de recomendación sobre dinámica de las poblaciones humanas y demanda de recursos, presentado a la Asamblea General (posteriormente aprobado como Recomendación 18.17). En esta recomendación se insta a fortalecer el Programa de la UICN sobre Población y Recursos Naturales. Se exhorta asimismo a que en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo se atribuya la debida prioridad a las cuestiones relativas a la población y a que en la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre Población, que se celebrará en 1994, se asigne la misma prioridad a las cuestiones ambientales.

68

"Cuidado del planeta" En el taller se propusieron ciertos cambios en relación con el Capítulo 6 del borrador del documento (Estabilización de la demanda de recursos y población) y se formularon comentarios adicionales sobre otros capítulos. Se instó a incluir un recuadro detallado en el que se diera cuenta de la crítica escasez de agua y se indicó que como el agua era finita, parecía muy probable que su escasez constituyese la limitación de recursos más inmediata y grave para mejorar la calidad de vida de un número cada vez mayor de personas.

TALLER 3

Concepción y aplicación de la Estrategia para la Conservación de la Diversidad Biológica Presidente: Dr. Kenton Miller Organizador: Sr. Jeff McNeely Relator: Dr. Charles Barber Se advirtió que el mundo estaba empobreciéndose como consecuencia de la pérdida y degradación de sus genes, especies, habitat y ecosistemas. En respuesta a esta grave amenaza para el fundamento biótico del cual depende la humanidad, la UICN, en colaboración con el PNUMA y el Instituto de Recursos Mundiales, preparó el Programa Estratégico para la Conservación de la Biodiversidad, oficialmente iniciado en 1989. Los resultados principales de dicho Programa serían la elaboración, en 1992, de una Estrategia sobre diversidad biológica, un Plan de Acción para la Conservación de la Diversidad Biológica y un Informe sobre el estado de la biodiversidad. Este taller fue el primer evento de una serie de consultas internacionales entabladas en el marco del Programa. Sus metas eran las siguientes: • debatir los temas más importantes en el ámbito de la conservación de la diversidad biológica, con el fin de reforzar la base científica y política del Programa; • hacer que los miembros de la UICN se integren plenamente al proceso de preparación y realización de las principales aportaciones y actividades del Programa;

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

• analizar los progresos logrados en la preparación de una convención internacional sobre conservación de la diversidad biológica e incrementar la contribución del Programa y de los miembros de la UICN a este proceso; • acordar los principios básicos del Programa de la UICN para el trienio 1991-1993 en el campo de la conservación de la biodiversidad. El taller contó con abundante asistencia, ya que los participantes representaban prácticamente a todas las principales regiones del mundo, así como a una amplia gama de organizaciones gubernamentales, intergubernamentales, no gubernamentales y científicas. A continuación se describen las principales cuestiones planteadas.

Importancia de la biodiversidad Se puso de relieve que la importancia de la biodiversidad era bien conocida. A este respecto, en el taller se formularon las siguientes observaciones: 1. Si bien la biodiversidad ya se ha convertido en objeto de preocupación y medidas generalizadas, su conservación depende del establecimiento de pautas de desarrollo sostenible que aún no han sido definidas. 2. Queda mucho por hacer para mejorar la comprensión científica de la biodiversidad y perfeccionar los instrumentos necesarios para medir su magnitud y su pérdida. 3. Los aspectos éticos y culturales de la biodiversidad y su conservación son tan importantes como cualquier otro elemento, pero hasta el momento la atención que se ha adjudicado a esos aspectos ha sido a todas luces insuficiente. 4. Debe permitirse a las comunidades locales asumir una función importante en el manejo y aprovechamiento de los recursos de los cuales dependen sus vidas y culturas. 5. Las poblaciones indígenas son parte integrante de los bosques y otros sistemas silvestres en los cuales viven, obtienen su sustento y configuran su cultura; las actividades encaminadas a conservar la biodiversidad deben contar con la participación directa de esas poblaciones y conceder especial atención a sus intereses e ideas. 6. Muchos de los conceptos de propiedad y soberanía que dominan los debates internacionales sobre diversidad biológica son

Informes de los talleres

inadecuados y no contribuyen a la tarea de disminuir la pérdida de ésta. 7. Hay muchas maneras, oficiales y extraoficiales, de lograr un consenso para la conservación de la diversidad biológica. 8. Las preocupaciones relacionadas con la diversidad biológica todavía no se han integrado cabalmente en los procesos nacionales de planificación económica ni en la labor de los bancos multilaterales de desarrollo, aunque se está avanzando en esa dirección.

Sistemas nacionales para la conservación de la diversidad biológica En el taller se tomó nota de los siguientes aspectos, que, según la opinión general, debían tenerse en cuenta en todo enfoque nacional satisfactorio: 1. Las organizaciones gubernamentales y de asistencia para el desarrollo reconocen cada vez más que la conservación de la diversidad biológica es un objetivo legítimo, pero necesitan orientaciones y estrategias concretas que las impulsen a la acción. Una medida de propiciar la acción es preparar y aplicar planes de acción nacionales destinados a conservar la diversidad biológica. Estos planes pueden incluir: una base ética; un sistema de gestión de la información; la identificación de prioridades; diversas consideraciones de orden económico y de equidad; un conjunto de mecanismos para movilizar e integrar toda la serie de instituciones y acciones pertinentes a nivel local, nacional e internacional; las necesidades de capacitación, educación y fortalecimiento institucional; y las estrategias de aplicación. 2. La conservación de la diversidad biológica puede exigir la creación de nuevas instituciones encaminadas a responder a la diversa y compleja serie de cuestiones que se consideran. Por ejemplo, mientras algunos países se están esforzando, con resultados bastante satisfactorios, por salvar los habitat de importancia clave, se está haciendo poco por sistematizar el estudio de la diversidad biológica y establecer un vínculo entre los conocimientos obtenidos y los usuarios actuales y potenciales. La creación de una institución que actúe como puente entre investigadores y usuarios puede servir para fortalecer a ambos y proporcionar una base institucional más sólida con miras a la conservación de la diversidad biológica. El establecimiento de institutos nacionales de diversidad biológica, que mancomunen los esfuerzos

69

emprendidos para salvaguardarla, estudiarla y utilizarla en una misma entidad, como se ha hecho en Costa Rica, es un modelo que podría aplicarse en otros lugares. 3. En muchos países se puede hacer avanzar los trabajos tendientes a la conservación de la biodiversidad mediante la aplicación de estrategias e iniciativas destinadas a ecosistemas o problemas específicos. Un buen ejemplo de ello son los enfoques sistemáticos adoptados en Brasil en aras de la conservación de la Selva Amazónica; otro son los esfuerzos desplegados en la India por crear un vínculo entre la recuperación de las tierras degradadas y la conservación de la diversidad biológica.

Enfoques internacionales para la conservación de la biodiversidad En el taller se apoyaron las acciones internacionales que figuran a continuación: 1. El establecimiento de un sistema de información exhaustiva, fidedigna y utilizable sobre diversidad biológica. Este es un prerrequisito esencial para su conservación y utilización sostenible. El Informe sobre el Estado de la biodiversidad elaborado por el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación (CMMC), en el marco del Programa de la Estrategia, constituye una aportación importante en ese sentido. Su finalidad es desarrollar una base de datos completa que contenga información financiera, jurídica e institucional, así como datos sobre las condiciones y tendencias biológicas. Además, se están llevando a cabo algunas actividades complementarias, entre las cuales cabe citar el proyecto del CICA sobre Centros de endemismo de aves, los centros del proyecto de diversidad vegetal de la UICN y el WWF, el proyecto del CMMC para identificar sitios de elevada biodiversidad en los ecosistemas de los bosques tropicales y los esfuerzos de la CSE por sintetizar los datos de biodiversidad sobre una base regional, que se han concluido en lo que se refiere al Africa Subsahariana y son objeto de planificación tratándose de otras regiones. 2. Sería necesario hacer mayor hincapié en la biodiversidad marina, porque las actividades sobre conservación marina han quedado a la zaga de las relativas a los sistemas terrestres. Entre las principales amenazas a que está expuesta la biodiversidad marina figuran la explotación excesiva, la destrucción física del habitat (sobre todo los manglares), la contaminación química, la introducción de 70

especies foráneas y el cambio atmosférico y climático mundial. El Programa de la Estrategia debe incorporar con carácter de elevada prioridad la conservación marina, teniendo debidamente en cuenta las diferencias científicas e institucionales que caracterizan a los contextos marino y terrestre. Es indispensable que la acción tenga un marcado enfoque internacional.

Medidas jurídicas para apoyar la conservación de la diversidad biológica En el taller se respaldaron los importantes esfuerzos jurídicos desplegados y se destacaron los siguientes puntos: 1. Las actividades de la UICN (CPDAA) tendientes a la elaboración de una Convención sobre Diversidad Biológica, han sentado una base sólida. El asunto se examina actualmente en el plano político y se ha abordado en varias reuniones intergubernamentales convocadas por el PNUMA. Se han suscitado muchos problemas delicados, como por ejemplo el acceso a los recursos genéticos, el lugar que han de ocupar la biotecnología y la transferencia de tecnología en la Convención, la importancia relativa de los elementos ín situ y ex situ, los derechos de propiedad intelectual y la medida en la cual deberían abarcarse las especies domésticas. Si bien la UICN, la comunidad de ONG y los expertos técnicos deben seguir desempeñando su función en este proceso, han de centrarse en suministrar información a las delegaciones gubernamentales e influir sobre sus decisiones. 2. Asimismo, es necesario aplicar criterios jurídicos a la conservación de la biodiversidad a nivel nacional y regional. En este sentido, tratándose de los países en desarrollo, habrá que tener en cuenta hechos insoslayables como la pobreza, la inestabilidad política y la escasa importancia que suele atribuirse, en consecuencia, al desarrollo del derecho ambiental. A nivel nacional, el establecimiento de leyes, reglementaciones y medios institucionales para la evaluación del impacto ambiental constituye una elevada prioridad, como parte de un sistema integrado de planificación que incluye la conservación de la biodiversidad.

Conclusiones El taller llegó a seis conclusiones generales. 1. Es necesario prestar mucha mayor atención a las consideraciones éticas, religiosas y culturales,

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

derivadas de la conservación de la diversidad biológica y proporcionar mayor apoyo intelectual, institucional y financiero a los trabajos en esa esfera. 2. A efectos de conservación, resulta esencial disponer de informaciones sobre biodiversidad exactas, completas, accesibles y utilizables. 3. Es preciso preparar planes de acción nacionales que integren toda la gama de intereses, mecanismos y tecnologías relacionados con la biodiversidad. Ello exige el establecimiento de metodologías que, depués de ser sometidas a prueba en el terreno, puedan ser aplicadas en las actividades de planificación. 4. Hay que reconocer y apoyar los intereses, conocimientos técnicos, derechos y capacidades de las comunidades locales en el manejo de la diversidad biológica; ello entraña reajustar el equilibrio entre el Estado y la comunidad en lo que respecta al control y la propiedad de los recursos bióticos, así como al acceso a los mismos y el establecimiento de asociaciones entre ambos. 5. Para lograr la conservación de la diversidad biológica es esencial disponer de marcos jurídicos e institucionales adecuados, razón por la cual éstos deben consolidarse a nivel nacional, regional e internacional; en la consecución de este objetivo habrá que tener presente la necesidad de concebir no sólo instrumentos para conferir diversos niveles de protección a las áreas designadas, sino también mecanismos jurídicos que favorezcan la integración de la conservación de la diversidad biológica en los procesos de planificación del uso de tierras. 6. La amenaza mundial que representa la pérdida de biodiversidad exige la adopción de medidas a nivel internacional, con el fin de complementar las iniciativas nacionales emprendidas en el ámbito jurídico, institucional y científico. La Convención sobre Diversidad Biológica que se está negociando actualmente, es un instrumento potencialmente importante para llevar a la práctica las medidas necesarias y movilizar apoyo a escala mundial. 7. El Programa Estratégico para la Conservación de la Biodiversidad proporciona un marco flexible y amplio para idear y aplicar las diversas iniciativas que se requieren con miras a reducir la futura pérdida de biodiversidad. Los miembros de la UICN constituyen un indispensable conglomerado de instituciones e individuos que tienen el interés y capacidad para hacer frente a ese desafío. Su participación en el

Informes de los talleres

Programa constituye una necesidad apremiante y, por ende, se solicita vivamente.

TALLER 4

Conservación del medio marino Presidente: Dra. Tundi Agardy Organizador: Dr. Danny Eider Relator: Sr. Richard Kenchington En el taller participaron más de 120 personas, lo que demuestra que los miembros de la UICN consideran a la conservación marina como un problema urgente. Los objetivos del taller eran los siguientes: • examinar de qué forma la UICN podría promover más eficazmente la acción de sus miembros en lo que atañe a las cuestiones relativas al medio marino; • proporcionar asesoramiento respecto del Programa de Areas Costeras y Marinas, para que se tenga en cuenta en el proyecto del Programa de la UICN para 1991-1993; • proponer de qué modo en el capítulo sobre océanos de "Cuidado del planeta" podrían quedar plasmados más adecuadamente los problemas de la conservación marina e indicar posibles métodos para solucionarlos. Los participantes acordaron unánimemente que los océanos del planeta peligran porque la humanidad está utilizando las áreas costeras y el espacio oceánico de manera no sostenible e irresponsable. Reconocieron que la conservación marina ha quedado a la zaga de la conservación en tierra. Se indicó que esto se debe, por una parte, a una actitud innata de parcialidad, según la cual se considera a los océanos como bienes de propiedad común —de ahí que todos puedan abusar de los recursos marinos— y por otra, a la opinión habitual de que el medio ambiente marino es un mundo extraño y difícil de penetrar para los seres humanos, lo que lleva a la actitud de "ojos que no ven, corazón que no siente". Sigue habiendo muchos problemas de conservación marina para los cuales no pueden encontrarse

71

soluciones eficaces. Por ejemplo, la destrucción y alteración del habitat, la contaminación por eutroficación, la sedimentación, los vertidos, la escorrentía tóxica y el exceso de explotación pesquera. Con frecuencia, los criterios convencionales para reducir estos impactos resultan ineficaces. De hecho, los estrechos vínculos entre la tierra y el mar que, de no ser perturbados, contribuyen a la estabilidad ambiental, son una de las muchas razones del fracaso del manejo sectorial para abordar de manera adecuada los aspectos marinos. El taller comprobó que había necesidad urgente de intensificar considerablemente las actividades relacionadas con las cuestiones marinas en el trabajo de las Comisiones y en el Programa de la UICN, considerado en su totalidad. Aunque los participantes discutieron la idea de crear una Comisión Marina independiente no estimaron que tuviese especial utilidad. El taller prefirió subrayar los vínculos entre los procesos marinos, terrestres y atmosféricos, proponiendo la incorporación gradual y explícita de la conservación marina a todas las actividades relevantes. El taller destacó, por consiguiente, la importancia del Programa de Areas Costeras y Marinas de la UICN y la función de su Coordinador. Instó enérgicamente al Director General a reforzar el Programa y a dar a éste un carácter más "horizontal", para asociarlo con otros programas temáticos y otras Comisiones de la UICN y para trabajar en él por conducto de esos programas y Comisiones. Después de llegar a un acuerdo sobre el carácter general que debía imprimirse al Programa, el taller dedicó la mayor parte de su atención al problema de determinar cuáles eran las cuestiones prioritarias que debían examinarse en el Programa de Areas Costeras y Marinas. Se consideró que los 12 puntos siguientes eran los más importantes: 1. Comprensión pública deficiente de las cuestiones de conservación marina. La UICN debería crear un programa de educación pública en relación con las cuestiones marinas dirigido a grupos prioritarios, con objeto de lograr que la conservación del medio marino sea un asunto tan claro para el público como la conservación del medio terrestre. 2. Biodiversidad. En el medio marino las pérdidas de biodiversidad a nivel de comunidad, población y habitat, son por lo general más graves que la pérdida de especies individuales. La UICN debería promover una mayor comprensión de las amenazas que pesan sobre la biodiversidad marina y colaborar con la Secretaría de la CITES para definir criterios de riesgo en relación con las especies marinas, las comunidades y los habitat amenazados por el comercio internacional de fauna y flora 72

silvestres. Un problema concreto que habría que solucionar es la introducción de especies exóticas o foráneas procedentes de las aguas de lastre, de las comunidades de organismos que se adhieren a los barcos y de los cultivos marinos. 3. Cuestiones relativas al cambio mundial en los océanos. Reviste especial importancia: (a) identificar en los mares los cambios que pueden ser resultado de un calentamiento global, tales como la modificación de las pautas de las corrientes oceánicas, la alteración de la distribución de especies, de comunidades y fenómenos como la decoloración del coral; (b) dejar en claro que la contaminación de los mares por las actividades que tienen lugar en tierra influye en el cambio climático mundial de manera tan significativa como la contaminación del aire. 4. Monitoreo y recogida de series cronológicas de datos. Por lo general, el monitoreo del medio ambiente marino es insfuciente y, en consecuencia, se carece de series cronológicas de datos adecuadas, que permitan comprender la dinámica subyacente en el sistema marino y los impactos de la actividad humana. La UICN debería alentar a los científicos a considerar las series cronológicas de datos como un recurso escaso y valioso. 5. Comunicación y ciencia. Puede ser muy difícil comunicar al público no especializado los resultados de la investigación científica en una forma que éste pueda entender. La UICN debería presentar la ciencia oceanográfica y costera moderna de tal modo que pueda ser comprendida fácilmente por el público en general. 6. Comunicación y coordinación regionales. Pocos ecosistemas marinos están limitados a la jurisdicción de una sola nación. En consecuencia, es imperativo que los científicos marinos, las ONG y los organismos gubernamentales coordinen sus actividades en el plano regional. Un buen ejemplo de dicha coordinación es el trabajo de la UICN sobre áreas marinas protegidas. Otras tareas con respecto a las cuales la UICN podría promover la comunicación y la coordinación regionales, son la educación pública, el monitoreo y la capacitación. 7. Cuestiones pesqueras, en particular: (a) el impacto de la pesca sobre especies, habitat y comunidades que no son objeto de dicha actividad. Urge que los científicos y los administradores especializados en este

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

campo dejen de concentrarse en las poblaciones que son objeto de su interés, con el fin de que comprendan y conserven los ecosistemas y procesos que sustentan las poblaciones de peces; (b) la necesidad de actuar con cautela y evaluar los efectos sobre el medio ambiente que origine la explotación de nuevos recursos pesqueros o la ampliación de dicha explotación cuando ya se la practica. Sería necesario definir aplicaciones económicas para las especies que no se aprovechan por considerarse subproductos de las capturas, y la pesca comercial debería interactuar con la de subsistencia, así como con la pesca deportiva y recreativa, actividades éstas que se encuentran en expansión. 8. Cuestiones relativas a la maricultura, en especial: (a) la captación de grandes áreas de ambientes frágiles en favor de la maricultura; (b) las pérdidas de ecosistemas y pesquerías locales a causa de la reducción de la producción larval y las áreas de cría o de la contaminación procedente de la maricultura;

debido. Ello podría subsanarse en cierta medida mediante un análisis de las propuestas de EIA por expertos independientes, así como un examen público y franco de los documentos y declaraciones resultantes. Además, la UICN debería idear un modelo de legislación con respecto a los EIA sobre asuntos marinos. 12.Necesidad de extender los principios de conservación y uso ecológicamente sostenible más allá de los límites de las áreas protegidas. La UICN debería procurar incorporar los principios de uso múltiple, eficazmente coordinado y ecológicamente sostenible al manejo de las aguas territoriales y las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) de todas las naciones.

"Cuidado del planeta" Se prestó especial atención al componente marino de "Cuidado del planeta", ya que los participantes opinaron que el capítulo referente a esa cuestión dejaba mucho que desear. Se comunicaron sus comentarios escritos al equipo encargado de preparar la Estrategia.

(c) la necesidad de monitorear la eficacia de las diferentes actividades en términos ambientales y económicos. La U1CN debería establecer criterios para prácticas de maricultura ecológicamente sostenibles, teniendo en cuenta las necesidades de los ecosistemas. 9. Fiscalización. Con frecuencia, la legislación pesquera y de otro tipo que deberían proteger el medio ambiente marino, no se aplican en modo alguno. La UICN tendría que promover su aplicación activa. Una buen indicio de éxito a este respecto sería un aumento de enjuiciamientos y sanciones legales para hacer frente a los infractores. 10. Indicadores de estrés ambiental. El taller discutió el uso de indicadores biológicos (tales como anfípodos e hidroides) como un método sencillo para medir el estrés ambiental. La adaptación de esas técnicas para su empleo por escolares y voluntarios de las ONG supondría un gran avance en la reducción de la contaminación marina. 11. Estudios de Impacto Ambiental (EIA). Muchas decisiones en materia de impacto ambiental se toman sobre la base de estudios realizados a título privado que no se publican ni revisan. La clara posibilidad de un conflicto de intereses en esta esfera hace que no se la examine como es Informes de los talleres

TALLER 5

Estrategias realistas para los bosques tropicales Presidente: Dr. Duncan Poore Organizadores: Sr. Jeff Seyer y Sra. Jill Blockhus Relatora: Sra. Jacqueline Sawyer Con el taller se pretendía llegar a un consenso en torno a varios aspectos críticos de los bosques tropicales, como guía para el Programa de Conservación de Bosques de la UICN correspondiente a los próximos tres años. Los problemas capitales eran: • el papel de la industria maderera en la conservación de los bosques y la estrategia que debería seguir la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT) con el fin de promover la conservación de la biodiversidad; • las estrategias para el desarrollo en general que resulten más apropiadas en favor de la conservación de los bosques; 73

• los arreglos institucionales óptimos para recalcar el apoyo internacional con respecto a la conservación de los bosques; • las repercusiones de la pérdida y la utilización industrial de bosques sobre la conservación de la biodiversidad; • la adecuación del análisis que se hace de esos temas en el Capítulo 12 (Tierras boscosas) de "Cuidado del planeta"; • la adecuación del proyecto de Programa Trienal de la UICN respecto de la actual situación de los bosques tropicales húmedos. El taller se dividió en cuatro sesiones. En la primera sesión, los oradores hicieron breves exposiciones sobre diferentes aspectos de la conservación del bosque tropical. La segunda sesión fue dividida a su vez en tres partes, una por cada región tropical. En ellas se presentaron y discutieron los resúmenes de los documentos nacionales elaborados en el marco del proyecto de la OIMT titulado "Estrategias realistas para la conservación de la biodiversidad en los bosques húmedos tropicales". La tercera sesión se concentró en las tasas de despoblación forestal y extinción de especies. Cinco oradores presentaron resúmenes de documentos, que examinaron los participantes. En la cuarta sesión se analizaron los diversos proyectos de resolución relativos a los bosques tropicales y al trabajo futuro del Programa sobre Conservación de Bosques de la UICN. Unas 200 personas asistieron al taller y se presentaron en total 30 ponencias. Se entabló un prolongado debate, sobre todo con respecto a los siguientes temas:

obstante, se hicieron pocas sugerencias concretas en cuanto a la manera de resolverlos. Así, por ejemplo, en la región de Asia y el Pacífico no sería posible aplicar una única solución, dado el carácter heterogéneo de los países de esa región, entre otras cosas, porque en algunos de ellos el grado de desarrollo económico es muy superior al de los demás. Por consiguiente, en lugar de preconizar soluciones universales sería menester adaptarlas a las necesidades específicas de cada país. La utilización del bosque debería incorporarse a la planificación global del uso de la tierra. Asimismo, habría que contar con más personas capacitadas y fortalecer las instituciones legislativas y fiscales.

2. Plan de Acción para el Desarrollo Forestal en Zonas Tropicales Algunos participantes sugirieron que, a la vista de que el Plan se aplica desde hace relativamente poco tiempo y dada la magnitud de los problemas que se intenta abordar, éste debería ampliarse, tal vez por otros diez años. No obstante, hubo unanimidad respecto de la necesidad de mejorarlo y modificarlo. Por ejemplo, los organismos de financiación tendrían que consultar en mayor medida a las poblaciones locales y los gobiernos nacionales. La población local tendría que ser la iniciadora de las políticas. Los países deberían representar adecuadamente a las poblaciones que viven en los bosques. Habría que estimular a los organismos de financiación a prestar apoyo durante un periodo más prolongado.

3. Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT)

1. Manejo sostenible Varios participantes propusieron que era preciso entender la sustentabilidad en su sentido más amplio, es decir ecológico, social y económico. Formularon preguntas de esencial interés sobre la forma de definir, alcanzar y medir la sustentabilidad. Si un objetivo primordial era conservar la naturaleza, resultaba evidentemente inadecuado utilizar la producción de maderas como el principal indicador de eficacia a ese respecto. Un participante de un país en desarrollo señaló que la sustentabilidad presupone una situación política estable, la cual no impera actualmente en muchos países tropicales. Muchos participantes subrayaron que el manejo sostenible del bosque depende en mayor medida de la solución de problemas sociales, económicos y políticos, que de la de problemas técnicos. No 74

Se mencionó con frecuencia el hecho de que para manejar los bosques de manera sostenible, es necesario desarrollar mercados para los productos de madera y los productos no madereros de escaso volumen y alto valor. Se consideró que la OIMT podía hacer una contribución significativa en este sentido. Por ejemplo, mediante la elaboración de un plan de etiquetado para la madera extraída de fuentes sostenibles. Se dijo también que la OIMT tenía un papel que desempeñar en el establecimiento de directrices con miras a la extracción de madera y a la promoción del uso apropiado de los bosques.

4. Poblaciones indígenas Durante el taller los oradores se refirieron a la

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

necesidad de hacer participar a las poblaciones locales en el manejo de los bosques tropicales. Varios participantes destacaron que habría que respetar e incorporar a la planificación del manejo los derechos tradicionales de los pueblos indígenas. Los europeos han tendido a considerar a los bosques tropicales como lugares vacíos, cuando en realidad, algunos de ellos constituyen el territorio de ciertas poblaciones indígenas. Esto explica, entre otras cosas, que se pase por alto a los pueblos indígenas al planificar la utilización del bosque. Varios participantes estimaron que sería preciso consagrar más fondos a la investigación para determinar la forma en que manejan sus bosques las poblaciones indígenas. Esto resultaría relativamente barato, habida cuenta de las vastas sumas que exige la investigación de tecnologías para la industria forestal.

5. Boicots madereros A juicio de muchos participantes, este tipo de boicot conduciría a una mayor destrucción de los bosques tropicales. Sostuvieron que si los bosques no tuvieran ningún valor económico, los gobiernos de los países tropicales se sentirían menos obligados a garantizar su supervivencia. Sin embargo, asegurar mercados para la madera proveniente de fuentes sostenibles planteaba un problema considerable. Siempre que el mercado de la madera sea abierto e incondicional, las empresas que obtienen madera de forma no sostenible tendrán la posibilidad de venderla a menor precio que las que la extraen de fuentes sostenibles, pues el manejo sostenible es mucho más costoso. Algunos participantes estimaron que era preciso, por tanto impedir la comercialización de la madera procedente de fuentes no sostenibles y que el boicot ofrecía una posibilidad al respecto. La comunidad internacional, incluida la OIMT, tiene un papel considerable que desempeñar para garantizar que se discrimine comercialmente en favor de los productos sostenibles. Un orador estimó que las condiciones de los boicots deberían definirse más adecuadamente: boicot con qué objeto, por cuánto tiempo y contra quiénes. Señaló que las ONG pedían la aplicación de boicots con objeto de señalar a la opinión pública en Europa, los Estados Unidos y el Japón el carácter sumamente desigual de las actuales relaciones de intercambio entre el Norte y el Sur. Un proyecto de recomendación relativo a un boicot a la madera proveniente del este de Malasia suscitó grandes disensiones. Algunos participantes opinaron que era injusto aplicar un boicot a Malasia y que los países desarrollados no tenían derecho a condenar al desempleo a quienes Informes de los talleres

trabajaban en el comercio maderero de Sarawak (la quinta parte de la población). Otros consideraron que, en un momento de crisis, era necesario tomar medidas drásticas y señalaron que la población de Sarawak no sólo tenía derecho a un empleo inmediato, sino también al empleo a largo plazo. Ahora bien, con el agotamiento del suministro maderero en Sarawak, lo que seguramente ocurrirá muy pronto, ello dejaría de ser una posibilidad. Otros participantes consideraron que probablemente había que reconocer en mayor medida la labor del Gobierno de Sarawak, que está adoptando medidas en favor del manejo sostenible, y que las naciones desarrolladas importadoras tenían el deber de ayudarlo en esa tarea. Sugirieron que Sarawak podría comprometerse a exportar madera producida sosteniblemente, siempre y cuando recibiera ayuda adecuada de los países importadores durante el período de transición. Se señaló que la explotación maderera podía ser un fenómeno relativamente temporal. La mayor parte de la madera tropical se utiliza sin un fin específico, razón por la cual es probable que puedan encontrarse materiales alternativos. Además, la madera de las plantaciones del Sur, por ejemplo en Brasil, Chile y Nueva Zelanda, comenzará a comercializarse en breve, lo que reducirá la necesidad de talar bosques primarios. En consecuencia, hay motivos justificados para concentrarse en el manejo de los bosques tropicales, con el fin de obtener productos de escaso volumen y alto valor, tanto madereros como no madereros.

6. Areas protegidas En el taller se convino en la necesidad de idear mejores planes y técnicas para establecer áreas protegidas apropiadas y viables como base para la conservación de la diversidad biológica en los bosques tropicales y para el mantenimiento de servicios ecológicos esenciales. Asimismo, se acordó que la reciente reducción del ritmo al cual están estableciéndose nuevas áreas protegidas debía invertirse tan pronto como fuese posible. Sin embargo, se reconoció que en muchas áreas tropicales hay cada vez menos posibilidades de solución. Muchas áreas protegidas se encuentran bajo considerable amenaza y habría que idear y aplicar nuevas estrategias para asegurar su supervivencia. De hecho, en los últimos años se han destruido muchas de las mejores Reservas Forestales. Un gran número de participantes convino en que era poco realista abogar por una protección total de todos los bosques tropicales, ya que de hecho habrá que utilizar gran parte de esos bosques.

75

Recomendaciones sobre el Programa de Conservación de Bosques de la UICN Suscitó consenso la opinión de que dentro del Programa de Conservación de Bosques de la UICN habría que centrarse en proteger la naturaleza ("el sector fundamental" (heartland) de la UICN) y aplicar la ciencia ecológica al manejo sostenible del bosque. A continuación, se enumeran las recomendaciones específicas que se formularon: 1. El Programa debería promover el empleo de productos no madereros y una explotación muy cuidadosa y selectiva. Muchos participantes opinaron que había que diversificar los tipos de productos extraidos de los bosques tropicales y que la UICN podía garantizar hasta cierto punto la realización de investigaciones relevantes. Asimismo, el Programa tendría que alentar la preparación de estudios sobre la forma en que las poblaciones locales utilizan su flora y fauna silvestres y en que estos conocimientos, una vez adquiridos, podrían incorporarse a los planes de manejo. 2. Varios participantes estimaron que en el Programa se debería prestar mayor atención a los problemas sociales y económicos que plantea el manejo de los bosques tropicales. 3. El Programa debería fomentar únicamente los sistemas de manejo de los bosques que respeten los derechos de las poblaciones indígenas, causen menos daños a los ecosistemas y maximicen la biodiversidad. 4. Como la OIMT está procurando promover la sustentabilidad en su sentido más amplio, el Programa habría de estimular y apoyar los esfuerzos de la OIMT en la mayor medida posible. Por ejemplo, como la aplicación de estrategias realistas para conservar la diversidad biológica en los bosques productivos exigirá una transferencia sustancial de recursos de los países desarrollados a los países en desarrollo, con el Programa se podría ayudar a la OIMT a idear mecanismos a dicho efecto. 5. Dentro del Programa, y en colaboración con la OIMT, habría que considerar la posibilidad de elaborar un sistema de inventarios en el cual se tengan en cuenta tanto las especies madereras como las no madereras. 6. En el marco del Programa se debería elaborar una metodología para determinar si los planes de explotación propuestos son verdaderamente sostenibles. 7. En el Programa habría que proceder con cautela al concebir estrategias para la protección y/o 76

uso de los bosques tropicales, ya que no hay duda que se está produciendo una considerable erosión genética, aún cuando el ritmo de extinción de especies sea objeto de polémica. 8. Como la superficie de bosques secundarios está ampliándose rápidamente, el Programa debería promover la realización de investigaciones sobre su uso y manejo sostenibles. Esto eliminaría parte de la presión ejercida sobre los bosques primarios. En particular, sobre la base del Programa habría que fomentar las investigaciones sobre la manera de enriquecer los bosques secundarios, así como hacer hincapié en la regeneración de las especies comerciales. Además, en el Programa habría que abogar por que se reduzca al mínimo la perturbación de los bosques primarios. 9. Sería necesario incorporar al Programa disciplinas tales como la antropología y la etnobotánica. 10. El Programa debería fomentar la expansión de las actuales áreas protegidas y el establecimiento de otras zonas de este tipo. Al planificar las áreas protegidas, sería necesario hacer el mejor uso posible de los conocimientos y capacidades autóctonas. Sería menester que en todo momento se tomen precauciones para garantizar que las poblaciones indígenas se beneficien de cualquier acción que se emprenda.

TALLER 6

Cuestiones de importancia crucial para las áreas protegidas Presidentes: Sr. P.H.C. (Bing) Lucas, Sr. Harold Eidsvik, Dr. Jim Thorsell y Sr. Adrian Phillips Organizador: Dr. Jim Thorsell Relator: Sr. John D. Waugh En el taller participaron 123 personas procedentes de 53 países. Examinaron tres importantes cuestiones, que se resumen a continuación, y ofrecieron asesoramiento sobre el IV Congreso Mundial de Parques Nacionales y Areas Protegidas, las resoluciones de la Asamblea General, el "Cuidado del planeta" y el Programa de Areas Protegidas de la UICN.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

1. Situación y necesidades de las áreas protegidas Se dijo que en la Lisia de Areas Protegidas de las Naciones Unidas de 1990, publicada por el CMMC y

la CPNAP, se enumeraban 6.940 áreas con una superficie total de 651 millones de hectáreas. Estaba previsto un directorio mundial de sistemas de áreas protegidas, que comprendería, entre otras cosas, resúmenes de legislación, listas y mapas de sitios y bibliografías. En cooperación con el CMMC se estaban preparando otros estudios y directorios, los cuales incluían varios directorios regionales de áreas protegidas y una evaluación de las áreas manejadas en las regiones tropicales. El CMMC se encuentra elaborando un sistema informático, que suministrará subconjuntos de datos y al cual podrá accederse directamente. Los miembros de la CPNAP se movilizarán para recoger información de mayor calidad para el CMMC y colaborar en la elaboración de productos más concisos y útiles. En el debate que se suscitó sobre la situación y las tendencias de las áreas protegidas en Europa oriental y central se mostró por qué razón las circunstancias políticas cambiantes representan nuevos desafíos y oportunidades para los administradores de áreas protegidas. El descontento reinante frente al estado del medio ambiente ha tenido un impacto significativo en los medios políticos y ello ha llevado a la designación oficial de un gran número de nuevas áreas protegidas. Los parques transfronterizos poseen en la actualidad un significado especial como símbolos de paz. Se mencionó que aún existían muchas posibilidades de actuación, pero ello sólo a corto plazo y que debería pagarse el precio inherente a la transformación política y económica que exigía dicha actuación. Una economía de mercado puede plantear nuevos problemas a los administradores y, a medida que se generalicen las tendencias de privatización, éstos deberán tomar en consideración los conflictos que pueden aparejar otros usos de la tierra. Se indicó que los Paisajes Protegidos (Categoría V de la UICN) constituían un mecanismo adecuado para ampliar la red mundial de áreas protegidas y que, si bien no solía aplicarse fuera de Europa, en ciertos casos se había llevado a la práctica con gran éxito en lugares tales como Africa oriental, Nepal, China y Japón, para integrar a la gente y la naturaleza y promover la asociación entre administradores y comunidades. Los participantes compartieron la convicción de que el concepto de Paisajes Protegidos era una idea ya madura, que brindaba mayores posibilidades de expansión futura de la red que la Categoría II de parques y ofrecía orientaciones para utilizar los recursos naturales de

Informes de los talleres

modo sostenible. Es sin embargo, un error aplicar esta categoría a los Parques Nacionales "que han dado pocos resultados". La categoría de Paisajes Protegidos constituye una categoría por derecho propio y, de hecho, resulta más difícil de manejar que la Categoría II, a causa de la complejidad de las relaciones humanas. Al presentar el plan correspondiente al sistema de áreas protegidas de Arabia Saudita, se subrayó la importancia que, en el manejo de áreas protegidas, revestía tomar en consideración los principios culturales y las consideraciones socioeconómicas. Se añadió que el sistema de Arabia Saudita se basaba en el sistema hima, de manejo de las reservas de recursos por clanes, que contaba con 1.400 años de antigüedad. Se presentó una ponencia sobre la identificación de sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad en la Amazonia. Se indicó que en el marco de ese proceso de colaboración internacional varios miembros de la UICN habían preparado una base de datos cartográficos con objeto de asociar la biodiversidad al uso de la tierra y su protección. Como el proceso mencionado era un punto de partida para un trabajo más intensivo, se estaban definiendo prioridades de investigación y acción sobre la base de sus resultados. La preocupación manifestada ante la viabilidad de las áreas protegidas y el futuro del 95% de la tierra que no gozaba de protección estricta, llevó a examinar la forma de ampliar la influencia de las áreas protegidas mediante el manejo de zonas de amortiguación. Los participantes abogaron por el paso de una posición defensiva a una ofensiva e indicaron que había que oponerse a la tendencia consistente en establecer un manto de monocultivos en el cual se mantendrían únicamente pequeñas islas de biodiversidad. Se sostuvo que las zonas de amortiguación no eran simples mecanismos de mitigación y que hacían posible cambiar actitudes y sistemas de producción, mediante la integración del Programa sobre Biodiversidad de la UICN con su Programa de Areas Protegidas. No se trata de permitir la explotación económica de las áreas protegidas, sino de ir escalonando la protección desde el interior de los parques hacia las zonas externas. Se recordó a los participantes que no era necesario que una zona de amortiguación colindase directamente con el límite de un parque y que podía incluir tierras que no pertenecieran a éste, aunque entrañasen amenazas para la integridad de su ecosistema. Para el manejo de la zona de amortiguación se requieren nuevas tecnologías, así como la capacitación de administradores en producción sostenible y la integración con los agentes del desarrollo. E1 proceso de participación de la comunidaddes ha

77

tenido efectos muy útiles que ejercen influencia mucho más allá de los límites de las áreas protegidas, lo cual pone de manifiesto la relevancia de los programas de áreas protegidas para los intereses comunitarios.

2. Cuestiones relacionadas con el manejo de áreas protegidas

3. Convención sobre el Patrimonio Mundial

Se presentaron varios estudios de caso y ponencias sobre temas de interés para los administradores de áreas protegidas, tales como las comunidades de las áreas protegidas, las áreas protegidas como instrumento para la planificación regional, el turismo en esas áreas, el apoyo financiero en favor del manejo y la investigación. En la presentación relativa a las comunidades de las áreas protegidas se destacó el hecho de que, aún en casos realmente difíciles, como el de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia, donde el manejo del área protegida se veía dificultado por el conflicto entre el gobierno y los narcotraficantes, las poblaciones autóctonas, los colonos y las comunidades de pescadores, era posible encontrar un argumento de conservación de gran fuerza que uniera a los diferentes sectores. Se añadió que ese argumento podía ser el de que los bosques de la cordillera garantizaban el suministro de agua necesario para las aldeas cercanas. Se han realizado muy pocos estudios de casos sobre cuestiones turísticas y los administradores de parques siguen manteniendo una actitud de desconfianza ante el ecoturismo. La UICN debería ayudar a los administradores de parques a formar asociaciones productivas con esta industria que es una de las más importantes para el crecimiento económico y puede contribuir a mejorar la protección, así como a evitar el abuso de los parques. A la vista de que los canjes de deuda no habían canalizado al terreno los fondos previstos por los administradores, en la presentación sobre financiación de áreas protegidas se solicitó atender a los objetivos de igualdad y eficacia, recurriendo a fuentes financieras y de apoyo de distintos niveles, que permitieran aumentar el respaldo prestado en el plano local y fortalecer al mismo tiempo las instituciones. La CPNAP debería ayudar a proporcionar acceso a la información y capacitación en materia financiera; intensificar su trabajo en relación con las cuestiones suscitadas por los cánones abonables por los usuarios y la rentabilidad; y ayudar a los administradores de parques a comercializar las ventajas de sus parques. Se indicó que la mayor parte de las áreas protegidas ofrecía posibilidades de investigación limitadas. Para garantizar el máximo rendimiento

78

en materia de investigación, se instó a los administradores a comunicarse con los investigadores, a precisar las reglas básicas, a procurar que sus resultados fueran examinados por sus colegas y, ante todo, a estimular y solicitar la realización de las investigaciones que requerían.

Los participantes en el taller consagraron su atención al pasado, presente y futuro de la Convención sobre el Patrimonio Mundial. Gracias al examen general que efectuaron al respecto se hicieron una idea del proceso político subyacente en la inclusión de Sitios en la Lista del Patrimonio Mundial, así como de las cuestiones más relevantes, por ejemplo, la confusión y las posibilidades a que había dado lugar la inclusión conjunta de sitios culturales y naturales. El obstáculo principal con que tropieza la aplicación de la filosofía de la Convención radica en la escasez de personal en la UNESCO y en la UICN para efectuar esa tarea. A medida que la Lista se hace más larga, la evaluación de designaciones queda cada vez más supeditada a la necesidad de monitorear los sitios existentes, labor para la cual se dispone actualmente de una capacidad limitada. El año 1992, en que se conmemora el vigésimo aniversario de la Convención, brinda una oportunidad para llevar a cabo esa evaluación. Sería necesario establecer un grupo de estudio para practicar una "auditoría" de la aplicación de la Convención, centrándose en: • el personal consagrado a su aplicación; • el potencial del Fondo del Patrimonio Mundial; • la comparación de la estructura de su secretaría con la de otros órganos encargados de la administración de convenciones, tales como la CITES, y la recomendación de arreglos administrativos alternativos; • el fortalecimiento de la administración o el manejo de los sitios; • el mejoramiento de las comunicaciones y la educación; • el examen de criterios de sitios mixtos; • el establecimiento de criterios aplicables a los paisajes terrestres y marinos naturales protegidos;

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

• el examen del proceso de inclusión para considerar cuatro categorías de sitios: patrimonio cultural; paisaje cultural protegido; patrimonio natural y paisaje natural protegido. El grupo de estudio debería financiarse de forma independiente de la UNESCO y la Secretaría de la UICN e informar al Presidente de la CPNAP. Asimismo, habría de estar integrado por quienes participaron inicialmente en la elaboración del concepto de patrimonio mundial. Se advirtió al taller que la Convención no era una lista de honores y que, de hecho, podía ser restrictiva en lo que concierne a ciertos tipos de utilización. Tal vez procedería crear un "Consejo de Seguridad" del Patrimonio Mundial, ya que la principal amenaza para los sitios procedía en medida creciente de los propios gobiernos. En Australia la inclusión de sitios ha permitido aprender varias lecciones. La más importante de ellas consiste en que el principio de selección carece de precisión jurídica y contiene muchos criterios no cuantificables, como el así llamado "valor universal sobresaliente", por no hablar de su absoluta falta de conformidad con las definiciones de la Convención. Además, se han planteado dudas acerca de la coherencia con la que se aplican realmente estos criterios. En una ponencia se instó a que fuera la integridad del ecosistema y no el nivel de amenaza y protección, el criterio que habría que seguir al evaluar los diferentes sitios. Por otra parte, deberían aplicarse criterios de valor relativos en vez de absolutos, que permitieran recurrir a otras fuentes de información sobre sitios comparables. En Australia un aspecto administrativo característico es el debate sobre usos apropiados, especialmente en las áreas sin más protección que su designación como patrimonio mundial. En varias ponencias se destacaron las perspectivas de sitios de posible inclusión en Nueva Zelanda, Australia, mares del sur y Japón. Los participantes expresaron la esperanza de que en Australia la Convención sobre el Patrimonio Mundial llegara a ser algo más que un medio de evitar la destrucción y un mecanismo para librar batallas locales y señalaron que debía convertirse un instrumento cuyo valor se reconociera umversalmente.

IV Congreso Mundial de Parques Nacionales y Areas Protegidas El proyecto de programa del Congreso Mundial de Parques Nacionales y Areas Protegidas de 1992 fue aceptado por aclamación; los participantes opinaron que existía un alto grado de concordancia

Informes de los talleres

entre las cuestiones que se habían destacado en el taller y las propuestas para el Congreso.

Resoluciones Se revisaron y ampliaron varios proyectos de resolución de la Asamblea General. Se reafirmó el principio de protección de la integridad de los parques y sitios del Patrimonio Mundial contra las actividades incompatibles con su carácter, sobre todo la prospección de minerales.

"Cuidado del planeta" Los participantes subrayaron que las áreas protegidas son fundamentales para lograr la sustentabilidad, concepto que, a juicio del taller se estaba diluyendo en el borrador de "Cuidado del planeta". Hubo unanimidad sobre el hecho de que debería consagrarse un capítulo a las áreas protegidas. El taller recomendó específicamente que las categorías revisadas de áreas protegidas de la UICN se delinearan en ese documento. Asimismo, el taller indicó que esperaba que se armonizasen las conclusiones de "Cuidado del planeta" y las conclusiones y recomendaciones del IV Congreso Mundial de Parques Nacionales y Areas Protegidas.

Recomendaciones sobre el Programa de Areas Protegidas de la UICN Se dijo que el Programa de Areas Protegidas de la UICN para el siguiente trienio abordaba todos los aspectos de importancia crucial. No obstante, el taller recomendó que el Programa diese mayor prioridad a ciertas consideraciones, a saber: 1. promover la eficacia del manejo a través de la creación de instituciones y el desarrollo de recursos financieros y humanos, así como impartiendo capacitación a todos los niveles; 2. fomentar la expansión de la red mundial de áreas protegidas. Se dijo que las esferas que ocupaban el segundo lugar en importancia eran las siguientes: 1. aplicar la ciencia al monitoreo del cambio paulatino, sobre todo el cambio climático y afrontar los desafíos relacionados con el manejo; 2. elaborar métodos innovadores de financiación, que se añadirían a los mecanismos existentes;

79

3. atender a las preocupaciones sociales y económicas, sobre todo ofreciendo ventajas económicas a la población local y aumentando su participación; 4. apoyar los convenios internacionales, en especial la Convención sobre el Patrimonio Mundial. El taller expresó su preocupación por la insuficiencia de los fondos y la incertidumbre que ello traía consigo para el importantísimo trabajo de evaluación y monitoreo de la UICN; 5. fomentar la cooperación a todos los niveles, especialmente en lo que respecta al concepto de parque fronterizo que actualmente reviste suma importancia en Europa. Este programa es ambicioso. El IV Congreso Mundial de Parques Nacionales y Areas Protegidas de 1992 y su esencial seguimiento han de ser un mecanismo que permita realizar tales tareas. La capacidad de dirigir una red entusiasta es un factor capital. Aunque ya se cuenta con esa red, integrada por elementos dispuestos y capaces, habría que disponer de una secretaría que estuviese en condiciones de aprovecharla. Si la UICN pudiera garantizar el establecimiento de dicha secretaría, brindaría a la CPNAP mayores posibilidades para hacer su trabajo. (La información proporcionada por el taller se utilizará en los debates sobre la labor de la Comisión; el informe completo sobre esas actividades aparecerá en 1991.)

TALLER 7

Utilización sostenible de la vida silvestre

para que los programas de uso de la vida silvestre se vean coronados por el éxito; • Establecer criterios y directrices preliminares sobre la forma de evaluar los proyectos de uso sostenible de la vida silvestre destinados a los países en desarrollo y los organismos de ayuda al desarrollo; • Determinar el papel de la UICN en la preparación y ejecución de programas de manejo sostenible de la vida silvestre. El taller contó con una asistencia nutrida, pues en él participaron más de 130 personas, que representaban una amplia gama de miembros de la Unión, lo cual hizo posible analizar plena y detalladamente los problemas abordados. El primer día se presentaron varios documentos de antecedentes, en los cuales figuraba, entre otras cosas, un análisis de las actividades realizadas en ocho países. El segundo día, los participantes se dividieron en cuatro grupos de trabajo, con el fin de establecer, basándose en una serie de consideraciones biológicas, criterios preliminares para el uso sostenible de la vida silvestre desde el punto de vista de las comunidades rurales, los gobiernos nacionales y los órganos internacionales. Los participantes hicieron suyo el principio de que el uso sostenible de algunas especies de vida silvestre podía ser un mecanismo muy eficaz para la conservación tanto de esas especies como de su habitat. Indicaron que el uso sostenible podía entrañar el consumo de recursos (por ejemplo, cuando se explotan especies) o no (por ejemplo, cuando se maneja la vida silvestre como un espectáculo para los turistas) y que ese concepto era aplicable tanto a los animales como a las plantas. Por otra parte, suscitó acuerdo la necesidad de proteger a los animales silvestres contra la crueldad y el sufrimiento innecesarios. Las principales conclusiones preliminares de los cuatro grupos de trabajo fueron las siguientes:

Presidente: Sr. Henry Nsanjama Organizador: Dr. Stephen Edwards

Comunidades rurales/locales

Relatores: Sr. Alistair Gammell, Dr. Anthony Hall Martin, Sr. Effendy Sumardja y Sr. Timothy Swanson

• deberían participar en el manejo de los recursos de la vida silvestre y compartir la responsabilidad de su conservación;

Los objetivos del taller eran los siguientes: • Analizar las políticas y la situación de los programas destinados a manejar el uso de la vida silvestre en varios países representativos; • Identificar las condiciones comunes necesarias

80

• vendrían obligadas a manejar sus recursos de vida silvestre según las leyes, políticas y reglamentaciones de sus gobiernos; • habrían de establecer mecanismos para que sus miembros compartieran los beneficios del uso equitativo de la vida silvestre;

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

• habría que animarlas a formar "grupos de acción" o "consejos coordinadores", para asegurar que los recursos de vida silvestre se manejen de manera adecuada y que los beneficios se compartan de manera equitativa; e probablemente, habrían de establecer controles (por ejemplo, estaciones y cuotas) con el fin de salvaguardar sus recursos de vida silvestre; • tal vez requieran organizar servicios de extensión y educativos para proporcionar información técnica sobre las especies y su habitat a los habitantes de las aldeas.

Gobiernos nacionales • la mayor parte de los países en desarrollo deberían adoptar políticas y promulgar leyes encaminadas a permitir el acceso de las comunidades rurales a los recursos de la vida silvestre o a garantizarles su propiedad; • tendrían que proporcionar incentivos económicos que favorezcan el manejo de la vida silvestre nativa, con objeto de detener la creciente conversión de áreas silvestres en tierras agrícolas o de pastoreo, ya que ese proceso destruye el habitat natural y puede no ser sostenible; • muchos países en desarrollo deberían mejorar su capacidad de fiscalización y proporcionar la capacitación necesaria para que los funcionarios en el terreno protejan los recursos de la vida silvestre contra la explotación no sostenible; • habrían de adquirir datos básicos sobre el estado de las poblaciones silvestres (especialmente tratándose de especies cuya utilización está en curso de examen) y establecer requisitos y procedimientos para realizar un monitoreo de seguimiento de las poblaciones; • tendrían que garantizar, en su caso, que los beneficios derivados de los usos que entrañen o no el consumo de la vida silvestre se compartan de manera equitativa con las comunidades rurales encargadas del manejo y la conservación de los recursos; • si ello es posible, deberían apoyar el uso comunitario de la vida silvestre, con arreglo a modalidades sostenibles.

Informes de los talleres

Organos internacionales • deberían estimular y apoyar únicamente el uso racional y sostenible de la vida silvestre; • habrían de apoyar la aplicación de medidas de control idóneas para evitar la explotación no sostenible de la vida silvestre; • deberían alentar tanto a los Estados del área de distribución como a los países consumidores a cumplir sus obligaciones, de conformidad con las leyes nacionales e internacionales que reglamentan el manejo y el uso de los recursos de la vida silvestre; • tendrían que alentar a los países desarrollados a cumplir sus obligaciones para con los países exportadores, proporcionando asistencia técnica y financiera encaminadas a mejorar su capacidad de manejo de sus recursos de vida silvestre; • deberían reconocer que los países importadores comparten la responsabilidad del control del comercio de productos de la vida silvestre y que ese control habría de prevenir la explotación no sostenible de esos recursos.

Consideraciones biológicas Sería necesario tener en cuenta los siguientes aspectos: • el establecimiento de áreas protegidas adecuadas, en las que se impida la explotación, para garantizar la protección de una población mínima viable de las especies; • la evaluación de las especies elegidas y las asociadas con ellas, para determinar su abundancia y distribución; • la mayor comprensión posible de las necesidades biológicas de las especies, habida cuenta del tiempo, la capacidad técnica y los fondos disponibles; • la prosecución de la explotación de las poblaciones silvestres debería quedar condicionada a un monitoreo adecuado, sobre todo en caso de no disponer de datos biológicos y ecológicos completos; • algunas especies podrían quedar protegidas apropiadamente mediante un proceso de adaptación en el cual los niveles anuales de

81

explotación se establezcan sobre la base de censos anuales de población; el éxito dependerá en última instancia de la capacidad de las comunidades (o de los gobiernos) para establecer y aplicar coercitivamente controles tales como cuotas o estaciones de explotación.

Conclusiones y propuestas en relación con la acción de la UICN

TALLER 8

Los participantes convinieron en que el taller era un excelente punto de partida para evaluar el concepto del uso prudente y sostenible de la vida silvestre, pero señalaron que se requería más tiempo para preparar directrices completas sobre la forma de concebir y realizar las actividades inherentes a esta esfera. Asimismo, expresaron un decidido apoyo a la prosecución del trabajo de la UICN. Muchos participantes contribuyeron a preparar el proyecto de recomendación relativo a este tema, proyecto que la Asamblea General aprobó por unanimidad (Recomendación 18.24). En la Recomendación se apoya el principio del uso sostenible de la vida silvestre y, en especial, se pide al Director General que, en consulta con el Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies: • elabore directrices para el uso sostenible de la vida silvestre, basándose en los conocimientos científicos, socioeconómicos y tradicionales, y garantice que a tales directrices se incorporará el principio de asignación de recursos y distribución de beneficios de manera equitativa, así como otros puntos propuestos por los participantes en el taller; • se esfuerce por recabar el acuerdo de los miembros de la UICN para respaldar y aplicar esas directrices; • emprenda o patrocine proyectos en el terreno con el fin de investigar y verificar los factores necesarios para garantizar una utilización eficaz y sostenible de la vida silvestre; y • analice, en caso necesario, los programas y las prácticas vigentes que entrañen el uso de la vida silvestre y recomiende las modificaciones necesarias para garantizar su concordancia con las directrices de la UICN.

82

En conclusión, el taller afirmó que la utilización ética, racional y sostenible de una parte de la vida silvestre podría representar un medio opcional o adicional del uso productivo de la tierra y estar en consonancia con la conservación y promoverla, siempre que dicha utilización sea conforme con las salvaguardias del caso.

Estrategia mundial para la conservación de los humedales Presidentes: Dr. Pius Anadu, Dr. Sanit Aksornkae, Dr. Joe Larson y Dr. Mike Moser Organizadores: Dr. Pat Dugan y Dr. Jean-Yves Pirot Relatores: Dr. Geoffrey Howard y Dr. Enrique Lahmann El taller brindó a los miembros y los interlocutores de la UICN la posibilidad de sugerir la manera más eficaz de efectuar las actividades del Programa de Humedales de la UICN en 1991-1993, siguiendo las recomendaciones de la estrategia consignadas en Wetland Conservation: a review of current issues and required actions (Conservación de humedales: análisis de la situación actual y de las medidas requeridas). En la primera sesión se examinaron una serie de ponencias, en las cuales se analizaban los principales problemas de conservación de humedales a que hacen frente ciertos países y regiones. En base a esta introducción, en la segunda sesión se estudiaron algunas actividades del Programa de Humedales de la UICN. En la tercera sesión se examinó el impacto del mercado y las políticas gubernamentales en los humedales. En la cuarta se consideraron las actividades de los miembros de la UICN y se analizó la función desempeñada por la UICN para apoyar los esfuerzos de los miembros en esta esfera. El taller concluyó con un debate sobre "Cuidado del planeta" y el proyecto de recomendación sobre humedales que tenía ante sí la Asamblea General. La discusión sobre las prioridades y métodos de conservación de los humedales llevó a examinar los siguientes temas.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

1. Objetivo de conservación de humedales de la UICN La fijación de metas políticas claras, como el objetivo de "Pérdida neta nula" de los Estados Unidos, han sido muy útiles para llamar la atención del público acerca de la urgente necesidad de conservar los humedales. Sin embargo, no habría que escatimar esfuerzos para garantizar que la selección de esos objetivos no haga pasar a un segundo plano las cuestiones de conservación más relevantes. En los Estados Unidos el objetivo precitado no había evitado la pérdida de humedales y se pensaba que había restado importancia al mantenimiento de las funciones de los humedales. En consecuencia, la reunión llegó a la conclusión de que la meta central de las actividades de la UICN en este sentido debería ser mantener los valores funcionales de los humedales y la biodiversidad de sus ecosistemas.

2. El enfoque del Programa La pérdida de humedales ha sido mayor en los países industrializados. Como resultado de esto, una gran parte de la población de los países en desarrollo establece un paralelo entre destrucción de humedales y desarrollo. Sin dejar de subrayar que la pérdida de humedales ha redundado con frecuencia en costes sociales y económicos a largo plazo; en el Programa de Humedales de la UICN debería adoptarse un criterio constructivo para demostrar de qué manera puede lograrse el uso sostenible de esos ecosistemas, manteniendo al mismo tiempo las funciones de los ecosistemas de los cuales depende la población y la biodiversidad de los humedales.

frecuencia, en lugar de efectuar más investigaciones, lo que se precisa es aprovechar la información existente para establecer mecanismos en base a los cuales puedan aplicarse diferentes políticas. Sin embargo, en ciertos países puede resultar necesario realizar investigaciones, con el fin de adaptar al contexto nacional los conocimientos científicos adquiridos en el extranjero y garantizar que las tesis detalladas de conservación sean sólidas desde el punto de vista técnico.

4. Información Reviste extrema importancia mejorar el flujo de información para garantizar una acción de conservación eficaz. La información existente no suele utilizarse en el proceso de adopción de decisiones, sobre todo a causa de la organización sectorial de los organismos encargados del manejo de los humedales. Incluso dentro de estos organismos es algo frecuente que las estructuras sectoriales hagan imposible un intercambio de información eficaz. Por otra parte, habría que proporcionar información a las comunidades locales que viven en los humedales y los aprovechan, a la vista de su gran interés en la conservación y manejo de éstos, y muchos sectores políticos son receptivos ante sus argumentos. En un gran número de países en desarrollo la forma más eficaz de intervención consiste en proporcionar información a dichas comunidades para que puedan resolver sus propios conflictos. La comunidad de ayuda al desarrollo, los políticos, los abogados, los maestros y el público en general son grupos que también deberían tomar mayor conciencia de los factores que conducen, de hecho, a la pérdida de humedales, así como de las auténticas ventajas derivadas de su conservación.

3. Políticas Muchos políticos son conscientes de la necesidad de modificar las prácticas y políticas de manejo de los humedales. Sin embargo, no siempre saben qué medidas prácticas deben adoptarse para idear y aplicar una política de conservación eficaz. Una de las razones de la gran degradación y pérdida de los humedales es que éstos se consideran y manejan como ecosistemas cerrados. En consecuencia, se hace sentir una gran necesidad de promover un enfoque amplio de cuencas de captación en la planificación y manejo de la conservación de zonas húmedas. Actualmente se dispone ya de muchos instrumentos políticos. En muchos casos el desafío consiste en utilizarlos y hacerlos más eficaces. Con

Informes de los talleres

5. Ecosistemas clave Si bien todos los humedales reportan ciertas ventajas a la sociedad, el alcance de las mismas varía de un ecosistema o región a otro. Los participantes destacaron especialmente la importancia que tienen los humedales en las zonas áridas y semiáridas y apoyaron sin reservas un proyecto de recomendación sobre este punto (aprobado subsiguientemente por la Asamblea General como Recomendación 18.69). Concedieron importancia similar a los manglares y otros humedales costeros. El taller subrayó también el cometido de los humedales en el cambio climático, sobre todo la función que desempeñan las turberas

83

en el almacenamiento de carbono y la relevancia de las emisiones de metano de otros humedales.

Recomendaciones referentes al Programa de Humedales de la UICN Como resultado del debate sobre estas cuestiones se hicieron 10 recomendaciones con respecto al Programa de Humedales de la UICN. 1. La UICN debería seguir realizando proyectos de demostración en el terreno que permitan investigar soluciones prácticas en lo que se refiere a los problemas planteados por el manejo de humedales. Al efectuar esa tarea, la Unión tendría que promover un enfoque amplio de cuencas de captación para la planificación y el manejo de la conservación de los humedales. No obstante, habría que establecer un delicado equilibrio entre las actividades en el terreno y las iniciativas de política. Para ello, sería menester aumentar las actividades en materia de políticas. Además, los proyectos en el terreno deberían incluir un componente de políticas, para que sus resultados puedan incorporarse a la política gubernamental y acrecentar así la posibilidad de obtener efectos duraderos. 2. Si bien el trabajo sobre políticas y los proyectos en el terreno deben basarse en la ciencia, en el Programa se debería prestar más atención a difundir la información existente de forma tal que influya en las políticas, en lugar de efectuar un mayor número de investigaciones. Por consiguiente, la UICN debería promover el componente de desarrollo e investigación y garantizar que las políticas se adapten a los contextos sociales y económicos locales. 3. Para reforzar el flujo de información sobre el manejo de humedales, la UICN debería elaborar instrumentos de manejo y planificación que fomenten un enfoque intersectorial respecto de los humedales. Entre esos medios, deberían figurar manuales y cursos de capacitación. Para aumentar el efecto catalítico de dicho trabajo, la UICN debería, siempre que ello sea posible, ayudar a los organismos bilaterales a idear y aplicar ese enfoque integrado. Los Programas Regionales de la UICN y los proyectos nacionales podrían desempeñar un cometido importante en la promoción de dicho enfoque intersectorial.

aplicarse fácilmente en las regiones donde los problemas de manejo de humedales son razonablemente similares de un país a otro. 5. Además, al prepararse las actividades precitadas, sería necesario determinar la forma de garantizar que el valor de los humedales se examine en foros nacionales sobre desarrollo sostenible, especialmente proporcionando información científica y asesoramiento especializado a los gobiernos y a las ONG miembros, con miras a su utilización en los debates sobre desarrollo sostenible. 6. En el marco del Programa deberían intensificarse aún más los esfuerzos de comunicación, para garantizar que los medios de comunicación cobren mayor conciencia de los problemas que afectan realmente a los humedales. Habría que preparar materiales que los miembros pudieran utilizar en sus actividades. 7. Habría que reforzar aún más la concentración del Programa en el plano regional para ayudar a los miembros y asociados a aprender de su experiencia mutua con respecto a la conservación y el manejo de los humedales, prestándose particular atención a la preparación de programas regionales en Africa oriental, América del Sur y Asia. En estos programas regionales debería destacarse la colaboración entre miembros y asociados. 8. Sobre la base del Programa habría que seguir trabajando en estrecha colaboración con la Convención de Ramsar, para que el Programa contribuya al proyecto de la Convención sobre utilización racional y desempeñe, por ende, una función importante en la promoción del enfoque intersectorial y el enfoque amplio de cuencas de captación para el manejo de humedales. 9. Sería menester fortalecer las actividades del Programa en los humedales de regiones áridas y en los humedales costeros, sobre todo los manglares. Para esto último, habría que proseguir y, de ser posible, reforzar la estrecha colaboración con el Programa de Areas Costeras y Marinas. 10. En el Programa se debería procurar mejorar la comprensión de la UICN del papel que desempeñan los humedales en el cambio climático.

4. Al preparar las actividades de política del Programa, habría que explorar junto con el Centro de Derecho Ambiental la posibilidad de elaborar modelos regionales de legislación y política en materia de humedales que puedan 84

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

TALLER 9

Estrategia para la Conservación de la Antártida Presidente: Profesor George Knox Organizadores: Dr. Paul Dingwall y Dr. Danny Eider Relatores: Sra. Cassandra Phillips y Dr. Paul Dingwall Los cuatro objetivos del taller eran los siguientes: 1. Analizar y discutir el contenido del borrador de la Estrategia para la Conservación de la Antártida (ECA), preparado durante 1988-1990, y llegar a un consenso sobre su terminación y distribución; 2. Analizar y discutir los tres proyectos de Recomendación relativos a la Antártida presentados a la Asamblea General en su XVIII Sesión (18/6,18/7 y 18/8); 3. Analizar y discutir la sección del proyecto de Programa de la UICN para la Antártida correspondiente al período 1991-1993; 4. Analizar y discutir las secciones consagradas a la Antártida en "Cuidado del planeta". Al taller asistieron unos 35 delegados, entre ellos, los representantes del SCAR (Comité Científico de Investigaciones Antárticas), de varios gobiernos (Alemania, Australia, Bélgica, Estados Unidos, Francia, Nueva Zelanda y Reino Unido) y de diferentes ONG. El Director General asistió a un número sustancial de sesiones del taller. La asistencia habría sido mayor si muchos posibles participantes no se hubieran desplazado a Chile para asistir a la Reunión Consultiva Especial del Tratado Antartico (SCM), que se celebró del 19 de noviembre al 6 de diciembre de 1990. El taller se desarrolló íntegramente en forma de debate, sin presentación de ponencias formales.

Estrategia para la Conservación de la Antártida El taller se inició con la lectura de varios informes sobre los progresos logrados en la reunión gubernamental de Chile. Entre las Partes en el Tratado Antártico parecía haber acuerdo sobre la necesidad de agregar un nuevo instrumento jurídico al Sistema del Tratado Antártico, con el fin

Informes de los talleres

de proporcionar una protección ambiental completa a toda la Antártida. El taller acordó que la Estrategia de la UICN requería considerable revisión, para tomar en consideración dicha exigencia. De no ser así, existía el peligro de que las potencias del Tratado Antartico pasaran por alto algunos aspectos importantes de la Estrategia de la UICN. El debate dio lugar a las siguientes conclusiones: a) el documento debería concentrarse en los principios y objetivos de conservación de la Antártida y en él habría que formular recomendaciones sobre las políticas que se requerían para aplicar estos principios y objetivos; b) los objetivos de conservación deberían alcanzarse mediante la elaboración de un amplio sistema de protección ambiental en favor de la Antártida, considerada en su totalidad, dentro del cual podrían designarse zonas especialmente protegidas o reservadas, pertenecientes a diferentes categorías; c) habría que fortalecer considerablemente los programas de monitoreo ambiental, lo cual exigiría el aporte de fondos; d) sería menester reforzar los procedimientos de Estudio del Impacto Ambiental (EIA) en la Antártida y habría que establecer un órgano independiente que analizara dichos estudios y formularse recomendaciones; e) habría que elaborar directrices estrictas para administrar el turismo antartico; f) a tenor de lo dispuesto en la Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos del Antártico (CCAMLR), habría que aprobar sin tardanza un plan amplio para la rehabilitación de las poblaciones ícticas diezmadas y el manejo del krill dentro del marco general de los objetivos ecosistemáticos de la Convención; g) en cuanto a la cuestión del lugar que debía ocupar la CRAMRA (la Convención sobre actividades mineras que, si bien ya ha sido negociada, no ha ratificado aún ninguna de las Partes) en la Estrategia de la UICN, se acordó que habría que consagrar una sección revisada y abreviada al análisis de la Convención y que dicha sección debería constituir un anexo de esa Estrategia. Sobre la cuestión de la minería, se redactó una nueva sección, en la cual se llegaba a la conclusión de que, a juicio de la UICN, la extracción y prospección de minerales no eran compatibles con la conservación del medio ambiente antártico, por lo que deberían prohibirse permanentemente mediante acuerdo internacional. No obstante, el taller reconoció

85

que la Estrategia tendría que estar acorde con las resoluciones y recomendaciones sobre la Antártida que aprobase la Asamblea General. El taller recomendó que la UICN revisara el borrador de la Estrategia, a la luz de sus debates, de las decisiones que se adoptaren en la reunión de Chile y de las recomendaciones sobre la Antártida que aprobase ulteriormente la Asamblea General. Como el trabajo de redacción de las medidas de protección ambiental proseguiría en la siguiente Reunión Consultiva Especial, que está prevista para abril de 1991, habría que disponer de la Estrategia de la UICN a tiempo para esa Reunión. La Unión debería revisar el documento a comienzos de 1991 a más tardar. En enero de 1991 se deberían presentar comentarios y sugerencias en relación con los cambios necesarios; luego un pequeño grupo redactaría un nuevo borrador. Este se enviaría para su análisis a los miembros de la UICN especialmente cualificados o interesados en la conservación de la Antártida, incluidos los que han participado activamente en el taller. Este análisis de especialistas debería efectuarse con rapidez, habida cuenta del plazo límite (abril de 1991). La versión revisada se publicaría en español, francés e inglés.

Resoluciones y recomendaciones Se apoyó el proyecto de resolución del Consejo de la UICN relativo a la Estrategia para la Conservación de la Antártida y se sugirieron varias enmiendas al mismo. (El proyecto fue aprobado ulteriormente por la Asamblea General como Recomendación 18.74.) Se examinó el proyecto de recomendación sobre la Antártida de la Fundación Conservacionista Australiana y se propusieron algunas enmiendas al mismo. El proyecto versaba especialmente sobre la cuestión de la minería. (Posteriormente se aprobó como recomendación 18.75, tras un debate considerable en sesión plenaria y las declaraciones de posición formuladas por las delegaciones de tres Estados miembros de la UICN.) Se acordó que el proyecto de Resolución 18/8 no debía presentarse a la Asamblea General para su aprobación, a la vista de las decisiones adoptadas con respecto a una nueva redacción de la Estrategia para la Conservación de la Antártida.

El Programa de la UICN para 1991-1993 El taller aprobó la sección A2 (Capítulo I, Parte II del Programa de la UICN para 1991-1993) referente

86

a la terminación y promoción de la Estrategia para la Conservación de la Antártida.

"Cuidado del planeta" El taller indicó que los cambios introducidos en la Estrategia para la Conservación de la Antártida de la UICN deberían tenerse en cuenta igualmente al revisar "Cuidado del planeta".

TALLER 10

Las consecuencias del cambio mundial para el medio ambiente Presidente: Profesor Hans Lundberg Organizadora: Sra. Elaine Dickinson Relator: Dr. John Pernetta Durante los dos días que duró el taller, entre 50 y 60 personas asistieron al mismo y participaron en los debates sobre el programa propuesto y las diversas cuestiones planteadas. El taller examinó dos importantes causas interrelacionadas del cambio ambiental en el mundo, a saber, el rápido aumento demográfico y los movimientos de población, que producen cambios no sostenibles en los ecosistemas naturales; y el cambio climático inducido por la creciente acumulación de gases con efecto invernadero en la atmósfera. El taller se inició con 11 breves ponencias de reseña, en las cuales se analizaron cuestiones clave en el marco del cambio mundial y estudios de caso sobre las repercusiones que podría tener dicho cambio en países tales como Bangladesh y la República de Maldivas.

Conclusiones generales Se acordó que la UICN tenía una función significativa que desempeñar en la planificación del cambio mundial. Quedó, asimismo en claro que en la contribución de la Unión había que abordar una amplia gama de cuestiones, basándose en todos los programas temáticos y las redes de las Comisiones.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Varios estudios de caso revelaron la necesidad de aplicar un enfoque integrado para determinar las repercusiones del cambio mundial y se destacó que era preciso contar con una marco teórico para organizar los conocimientos existentes sobre esos efectos. En los debates se vio con claridad meridiana que el enfoque global de la Unión para la conservación y el manejo ambiental debía incluir las repercusiones del cambio mundial, ya que la distribución de especies y los ecosistemas considerados en su conjunto podían quedar muy alterados como consecuencia de los cambios que ya han comenzado a registrarse. Se planteó la hipótesis de que únicamente el 30% de los parques nacionales y áreas protegidas existentes podía adecuarse al mantenimiento a largo plazo de los sistemas y especies para cuya protección se habían establecido esos parques y áreas. Se indicó que dichas consideraciones constituirían una importante contribución al Congreso de Parques de 1992. Durante los debates se planteó la necesidad de monitorear el cambio y se sugirió que la UICN podía desempeñar una función significativa en la identificación de las especies indicadoras clave; la preparación de metodología para monitorear los sistemas biológicos; la identificación de áreas frágiles; y la evaluación de la vulnerabilidad relativa de ciertas comunidades y áreas. Las zonas costeras son una esfera de inmensa importancia para el examen de los impactos ambientales del cambio mundial, dada su alta productividad biológica, elevada densidad de población y los efectos posiblemente considerables del calentamiento mundial y la elevación del nivel del mar. La insuficiencia de los actuales conocimientos sobre la magnitud y el alcance de los efectos que puede tener sobre el medio ambiente el cambio climático mundial se analizó detenidamente durante los debates. Se dijo que la UICN podía hacer una contribución de talla a la síntesis de la información existente y a la aplicación de las actuales bases de datos sobre sistemas biológicos, lo cual le permitiría determinar los temas y esferas cardinales para estudiarlos ulteriormente con mayor detalle. Esa información debería facilitarse rápidamente a las esferas decisorias y revestiría especial relevancia para elaborar Estrategias Nacionales de Conservación. Los participantes convinieron en la necesidad de que el Programa sobre el Cambio Mundial de la UICN quedase integrado al trabajo de otras instituciones, que se encontraban investigando distintos aspectos del problema, sobre todo el Programa Internacional de la Geosfera y la Biosfera (IGBP), el WWF, el CMMC y el PNUMA. Asimismo, la UICN debería tomar parte activa en el proceso de Informes de los talleres

preparación de una Convención Marco sobre el clima y sus diversos protocolos propuestos. Las actividades de la Unión en relación con las repercusiones ambientales del cambio mundial deberían contribuir también a los preparativos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo.

Sugerencias en relación con el Programa En el taller se destacaron los siguientes aspectos, debido a que eran de particular importancia para el desarrollo futuro del Programa sobre el Cambio Mundial de la Unión: a) adoptar un enfoque intersectorial e integrado para evaluar los efectos ambientales del cambio climático mundial, como se indica en el proyecto de Programa de la UICN para 1991-1993; b) insistir en la elaboración de directrices para integrar el elemento constituido por el cambio mundial en otros programas de la UICN y las Estrategias Nacionales de Conservación. Esas Estrategias debían ser aplicables tanto al medio ambiente actual como al futuro; c) evaluar las consecuencias del cambio mundial en el diseño, establecimiento y manejo de áreas protegidas; d) responder a la necesidad de identificar especies de plantas y animales clave, que podrían utilizarse como indicadores del cambio e incorporarse a los programas de monitoreo a largo plazo. Las redes y Comisiones de la UICN deberían proporcionar orientación en este campo, sobre todo en lo que concierne a las metodologías que sería necesario utilizar en el monitoreo biológico; e) hacer participar activamente a las redes de la UICN en el proceso de síntesis de la información disponible sobre el impacto ambiental del cambio climático mundial, estimulando la generación de nuevos conocimientos y asegurando su rápida comunicación a las esferas decisorias; f) garantizar la aportación de conocimientos especializados para identificar las áreas y ecosistemas frágiles, así como para determinar su vulnerabilidad.

"Cuidado del planeta" Tras examinar el capítulo relativo a la atmósfera, el clima y la energía, los participanes observaron con 87

preocupación que contenía varios errores técnicos y que el texto no era claro y carecía de un marco estructurado. Si bien hicieron comentarios concretos para que éstos se transmitieran a los autores del documento, fueron en esencia de la opinión que el capítulo debía volver a redactarse. Se destacó que era necesario: a) presentar más claramente el documento para comparar el grado en que los países desarrollados y los países en desarrollo ocasionan el cambio mundial;

pedir a los países industrializados que hicieran disminuir sus emisiones de dióxido de carbono y a todos los países que eliminaran la producción y el uso de los clorofluorocarbonos. Además, se pensó que definir un nivel de repoblación forestal sin especificar la forma que adoptaría esa repoblación podría ser un criterio peligroso, ya que la expansión de las áreas dedicadas al monocultivo de maderas blandas de crecimiento rápido podría resultar inaceptable por otras razones de conservación.

b) incluir información actualizada sobre las emisiones de gases con efecto invernadero y las consecuencias de tales emisiones, en base a los recientes informes del IPCC; c) considerar los nuevos datos y enfoques sugeridos por el Instituto del Medio Ambiente de Estocolmo; d) sustituir a lo largo del capítulo mencionado el término "estabilizar" por la expresión "estabilizar y reducir"; e) analizar más a fondo las diferentes soluciones y alternativas tecnológicas para conservar la energía y examinar más equilibradamente las fuentes de contaminación atmosférica, ampliando en particular el estudio de los sistemas de transporte como una causa de ese problema. El taller recomendó unánimemente que el capítulo fuera redactado nuevamente por un grupo reducido de expertos e indicó que la necesidad de exactitud técnica en un documento patrocinado por la UICN, el WWF y el PNUMA sobrepasaba la de cumplir los plazos de preparación.

Recomendaciones Se examinaron dos proyectos de recomendación referentes al tema del taller, uno sobre el cambio climático mundial (aprobado después por la Asamblea General con la signatura 18.22), mientras que en el segundo se solicitaba un Protocolo sobre los Bosques Mundiales en el marco de la Convención sobre Cambios Climáticos (aprobado ulteriormente como Recomendación 18.30: Instrumentos jurídicos para la conservación de los bosques). El taller hizo algunas correcciones de contenido y mejoró la redacción de varios pasajes. Especialmente subrayó que, si bien no se podía esperar que los países en desarrollo redujesen sus actuales niveles de emisión de dióxido de carbono y al mismo tiempo lograsen desarrollarse, era razonable

88

TALLER 11

Conservación y desarrollo sostenible en el Sahel y otras regiones áridas Presidentes: Sres. Mersie Ejigu y Amadou Mamadou Organizadores: Sres. Per Rydén y Jip Ketel Relatores: Sres. Adrian Wood y Chris Geerling El objetivo del taller consistía en analizar la experiencia obtenida por el Programa sobre el Sahel desde la última Asamblea General y compararla con los resultados de las actividades que están realizándose en otras regiones áridas. Los objetivos concretos del taller eran los siguientes: • brindar asesoramiento a la UICN sobre la manera de desarrollar el Programa en el futuro; • explorar las semejanzas y diferencias tanto dentro de la región del Sahel como entre esta región y otras zonas áridas; • analizar hasta qué punto la experiencia obtenida en ciertas zonas del Sahel podría aplicarse a otras partes de la región y determinar el grado en que los resultados obtenidos en otras zonas áridas podrían aplicarse al Sahel; • ampliar y concentrar más adecuadamente el trabajo de la red multidisciplinaria de científicos dentro y fuera de la región del Programa y catalizar una mayor cooperación entre estos científicos y sus institutos; • hacer comentarios sobre "Cuidado del planeta", especialmente en lo que se refiere al capítulo 11;

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

• examinar y revisar la recomendación relativa al Programa sobre el Sahel propuesto a la Asamblea General por la delegación del Estado miembro de Níger. Al taller asistieron 50 personas: 9 investigadores, 18 funcionarios de organismos gubernamentales, 5 representantes de ONG, 6 representantes de organismos internacionales, 11 miembros del personal de la UICN y 1 representante de los medios de comunicación. El taller se dividió en cuatro sesiones, cuyos trabajos se resumen a continuación.

1. Introducción al Programa sobre el Sahel La idea es que el Programa sobre el Sahel tenga un efecto catalítico sobre las instituciones que trabajan actualmente en el Sahel y sirva para entender más adecuadamente la interacción entre los procesos ambientales y socioeconómicos. Se considera que el interés del criterio adoptado por la UICN consiste en que permite apoyar la creación de instituciones tanto a nivel gubernamental como en el marco de las ONG y fortalece de ese modo las iniciativas locales.

2. Lecciones extraídas del trabajo realizado anteriormente en el Sahel En la segunda sesión se presentaron ponencias sobre las experiencias de la Oficina de las Naciones Unidas para la Región Sudanosahariana (ONURS) y el Banco Mundial, así como un análisis de la labor ecológica realizada en el Sahel. La sesión comenzó con la presentación de un documento de carácter general sobre el futuro de la conservación y el desarrollo del Africa saheliana. En ese documento se puso de relieve la situación crítica en que se encontraba la región saheliana y se preguntó qué podía hacerse antes de que los daños fueran irreversibles. Se consideró que los problemas más importantes eran la pobreza y la contradicción entre las políticas estatales y las necesidades ambientales de la población. Durante los últimos dos decenios, en el programa de zonas áridas del Banco Mundial se ha pasado de proyectos de gran envergadura a proyectos en pequeña escala y se ha reconocido cada vez más la necesidad de aplicar tecnologías que favorezcan el manejo de los recursos naturales. Con los años también se ha reconocido la necesidad de comprender las diferencias existentes dentro de las zonas áridas y en el seno de las comunidades

Informes de los talleres

que viven en esas zonas, así como la de adoptar un enfoque amplio y no sectorial. Por otra parte, la ONURS es partidaria de proyectos en pequeña escala con un enfoque integrado, los cuales requieren aportes administrativos importantes y pueden repetirse con mayor facilidad. Se subrayó la necesidad de establecer estructuras locales y la importancia de que los proyectos reporten ventajas materiales considerables a los participantes. El análisis ecológico demostró que los obstáculos esenciales para el desarrollo en el Sahel eran las limitaciones de nutrientes y recursos y reveló que el actual manejo de estos recursos no podía mejorarse fácilmente. Se mencionó que en las presentes condiciones del Sahel y dada la falta de seguridad, la población había adoptado una estrategia de supervivencia que suponía un elevado ritmo de reproducción y una gran movilidad. Las ponencias mencionadas plantearon una serie de cuestiones, a saber: a) la multiplicidad de estrategias de conservación y desarrollo en el Sahel, que hacía que los gobiernos se preguntasen cuál debían seguir; b) el impacto limitado, o incluso negativo, de algunos de estos criterios a nivel de aldea; c) la necesidad, pese a ello, de que los organismos donantes den mayor apoyo financiero para ayudar al Sahel a abordar sus problemas (se señaló un reciente intento de coordinación por parte de los donantes); d) la necesidad de que en el Programa sobre el Sahel de la UICN se establezca un equilibrio entre los estudios generales y los proyectos, necesidad que obedece a una falta de comprensión de los problemas locales afrontados; e) la necesidad de cuantificar el concepto de capacidad de carga, lo que puede lograrse si se definen el uso de la tierra, el manejo de tierras y las características del área de que se trate. Aunque se subrayó la plasticidad del sistema de recursos naturales del Sahel, se mencionó el límite general de su productividad biológica, incluso en condiciones de precipitación favorables. Esto condujo a discutir en qué medida las innovaciones tecnológicas podían aumentar el rendimiento de los sistemas de recursos naturales y acrecentar la eficacia de las actividades. Se observó que los factores económicos frenarían probablemente las innovaciones tecnológicas y que el mejor aprovechamiento del trabajo humano en el sistema agrícola del Sahel durante la estación seca quedaba limitado por la existencia de alternativas fuera de la agricultura local. Aunque se examinaron las posiblidades de diversificación de las economías del Sahel, se hizo referencia a las limitaciones del potencial no agrícola. Se añadió que una excepción al respecto podía ser el manejo de la vida silvestre con fines turísticos.

89

3. Ejemplos de enfoques aplicados actualmente al manejo de recursos naturales en el Sahel En la tercera sesión se analizaron cuatro documentos sobre las presentes experiencias en los países del Sahel. En el primero se explicaba la forma en que estaba formulándose el código rural en Níger, en un intento por mejorar el uso de los recursos naturales, garantizando el acceso a los mismos. Este código se basaría en una síntesis del derecho tradicional y el moderno. En otro documento se examinaban las experiencias de planificación de recursos naturales en Etiopía, donde las iniciativas de planificación habían culminado en la preparación de una Estrategia Nacional de Conservación (ENC) por el Ministerio de Planificación. Este proceso se había visto facilitado por una serie de análisis sectoriales, que tomaban como punto de partida los recursos naturales. La ENC se había considerado como una estrategia de coordinación general para elaborar estos análisis sectoriales y otras estrategias centradas en los recursos sobre cuestiones tales como alimentación, nutrición y prevención de desastres. En otro documento, acerca de planificación participativa del uso de tierras y el desarrollo agrícola, se esbozaban varios principios, cuya importancia en el manejo de los recursos naturales se reconocía cada vez más, especialmente la participación local y el aprovechamiento de los conocimientos de las poblaciones autóctonas. En este documento se subrayaba, asimismo, la importancia de las influencias socioeconómicas, incluidas las políticas de los gobiernos. En el documento final presentado en último lugar se analizaba la situación demográfica en el Sahel, así como un proyecto gracias al cual se intentaba investigar la forma de elevar la producción, intensificando la utilización de tierras en el delta del Río Níger (Malí). Se dijo que en el año 2000, la tasa de aumento demográfico en el Sahel se aproximaría al 3%, incluso si se lograse materializar la proyección media y que ello haría duplicarse la población en 24 años. El debate se centró en la importancia de la participación en muchos aspectos del manejo mejorado de recursos naturales, tales como la preparación de un código rural y de una ENC, y la planificación del uso de la tierra a nivel nacional tanto como local. En ese contexto se recalcó la importancia de los conocimientos y las prácticas locales para un manejo mejorado de los recursos naturales. Sin embargo, se señaló que en muchos casos podría requerirse ajustar los conocimientos y prácticas tradicionales a una situación cambiante, lo que haría necesario vincularlos con el conocimiento científico externo.

90

Se destacó la relevancia de las influencias socioeconómicas sobre la conducta de la gente respecto de los recursos naturales, así como también la necesidad de adoptar medidas y políticas gubernamentales apropiadas. Estas medidas incluían políticas de tenencia de tierras, fijación de precios de cosechas y desarrollo nacional. Se añadió que la descentralización y el control local sobre los recursos naturales eran indispensables para promover la responsabilidad local. El taller exploró la manera de solucionar la cuestión demográfica e indicó la importancia de los elementos socioeconómicos y la pobreza, sobre todo en momentos en que se dislocan los métodos tradicionales para equilibrar la población y los recursos. Se hicieron advertencias con respecto a la medida en que podría frenarse el crecimiento de la población del Sahel, según el modelo "occidental" de transición demográfica. Se señaló el peso del desarrollo económico en la atenuación del ritmo de crecimiento de la población, así como los problemas que planteaba en la región del Sahel la aplicación de medidas explícitas de control demográfico. El proyecto del delta del Níger interior (Malí) suscitó comentarios sobre la importancia de construir con recursos locales y tecnologías apropiadas ayudando a fomentar la productividad de la base de recursos. Sin embargo, se destacó la importancia de garantizar que las innovaciones resultasen atractivas para los agricultores, de modo que pudieran difundirse por adopción lateral (de un agricultor a otro).

4. Comparación con los resultados de las actividades realizadas en otras zonas áridas La cuarta sesión tuvo ante sí tres documentos referentes a las experiencias extraídas en otras regiones áridas y su relación con la situación en el Sahel. En uno de ellos, sobre manejo de pastizales en Australia, se destacaban las similitudes y diferencias entre Australia y el Sahel. Ambos sistemas ecológicos son impredecibles y, en consecuencia, resulta imposible su planificación a largo plazo. De ahí que las políticas que se adopten deberían guiarse por los acontecimientos. Sin embargo, pese a las semejanzas ecológicas, existen diferencias significativas desde el punto de vista socioeconómico. En Australia, la tierra se utiliza de manera capitalista y la densidad de población rural es baja. En el Sahel, la cría de ganado está orientada a la subsistencia y tiene que soportar una mayor densidad demográfica. En Botswana reviste particular importancia redefinir el uso de tierras, sobre todo en lo que concierne a la relación entre la fauna silvestre y el

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

ganado. La disponiblidad de fondos (procedentes de la minería de diamantes, etc.) no ha resuelto los problemas planteados por la transición de la cría tradicional de ganado a un aprovechamiento de la tierra más comercial ni ha evitado una mayor presión sobre los recursos naturales o las amenazas de degradación. La situación de Botswana es análoga a la de Namibia, Angola, Zambia y Zimbabwe. En consecuencia, los participantes solicitaron a la UICN que apoyara una iniciativa de esos cinco países, a saber, el Plan de Acción Namibia-Kalahari, para el manejo de sus zonas áridas. Se dijo que la experiencia de Arabia Saudita en la lucha contra la degradación ambiental había demostrado el potencial de cooperación entre los países del Sahel y Arabia Saudita. Se indicó que un punto de discusión eran las diferencias de actitud ante la caza en los Estados del Golfo, así como entre ellos y los países del Sahel. El debate se centró en la manera en que la UICN podría apoyar la cooperación ambiental entre los países árabes y los del Sahel.

Recomendaciones en relación con el Programa El taller concluyó con un debate en torno a "Cuidado del planeta" y a las actividades del Programa sobre el Sahel. Se formularon ocho recomendaciones sobre el Programa: 1. En vista de la complejidad de los problemas económicos, sociales y ecológicos del Sahel, habría que aplicar un enfoque integrado y multisectorial al manejo de los recursos naturales. 2. El Sahel tiene características especiales que son distintas de las de otras regiones áridas del mundo. Al mismo tiempo, hay similitudes entre el Sahel y otras regiones áridas en el funcionamiento de los ecosistemas. En consecuencia, si bien debería proseguirse el Programa sobre el Sahel de la UICN como un programa regional específico, habría que establecer un programa temático sobre regiones áridas, con el fin de proporcionar apoyo científico y técnico al Programa sobre el Sahel y a otros programas regionales, tales como los de Asia y el Pacífico, Africa meridional y Pakistán. 3. Dada la crítica situación por la que atraviesa la población del Sahel, deberían emprenderse estudios sobre cuestiones demográficas, con el fin de comprender las relaciones que existen entre la población y los recursos naturales y de este modo formular políticas y adoptar medidas idóneas. Informes de los talleres

4. El proceso de Estrategias Nacionales de Conservación, es un importante vehículo para el análisis socioeconómico y de las condiciones ecológicas a nivel nacional y constituye, entre otras cosas, un marco importante para identificar y formular programas y proyectos. 5. El manejo de las tierras de pastoreo en el Sahel debería ser flexible. Con objeto de responder a las condiciones climáticas altamente variables, habría que establecer un sistema de monitoreo de la situación de las tierras, recurriendo a tecnologías modernas. 6. El Programa sobre el Sahel de la UICN debería desempeñar un papel catalítico en lo que respecta a garantizar que la comunidad local participe activamente en la formulación y ejecución de los proyectos de recursos naturales y obtenga de ellos ventajas materiales directas. 7. En el Programa de la UICN habría que establecer relaciones más estrechas con las organizaciones locales de la región. 8. Sería menester establecer estrechos vínculos con los programas temáticos dentro de la UICN, para aprovechar los conocimientos especializados de toda la red de la UICN. Se recomienda en particular que se reconozca la importancia de las cuestiones relativas a la población y los humedales para la región. El taller consideró y aprobó el texto de un proyecto de recomendación referente al Programa sobre el Sahel de la UICN. En dicho texto se propuso establecer un programa temático independiente sobre regiones áridas. El proyecto fue aprobado ulteriormente por la Asamblea General como Recomendación 18.12.

TALLER 12

Armonización de la conservación del medio ambiente y el desarrollo económico Presidente: Dr. Michael Royston Organizador: Dr. Paul Driver Relator: Dr. Paul Driver Este taller se convocó para estudiar la forma en que pueden armonizarse el desarrollo económico 91

permanente y los objetivos de la conservación ambiental. En consecuencia, volvió a examinarse la filosofía de la "conservación en favor del desarrollo", tomando a este último como punto de partida. Inevitablemente, algunos de los participantes pusieron en duda la sustentabilidad a largo plazo del desarrollo económico, pero la mayor parte del debate se centró en la forma de resolver los actuales problemas ambientales que tienen por causa el desarrollo. Una parte apreciable del debate se concentró en las políticas y actividades de los dos agentes principales del desarrollo: los organismos internacionales de ayuda al desarrollo y el sector privado. El taller se celebró durante dos días y gozó de una asistencia considerable. Las mañanas se dedicaron a las ponencias de los oradores invitados y las tardes se utilizaron para discutir en pequeños grupos de trabajo, que informaron después al taller reunido en sesión plenaria. Los participantes de las ONG australianas presentaron dos ponencias adicionales sobre desarrollo ecológicamente sostenible.

Estudio y valoración de los recursos naturales El primer día del taller se dedicó al estudio y la evaluación de los recursos naturales sujetos a presiones de desarrollo. Se señaló el contraste que reina entre las perspectivas agrícolas de Europa oriental y Europa occidental. La primera se encuentra luchando por mejorar la productividad en un contexto de contaminación del aire, el agua y el suelo, mientras que la segunda está intentando reducir su sobreproducción. La experiencia holandesa de retirar tierras de la agricultura con el único objetivo de favorecer la conservación, constitiuye un ejemplo interesante, aunque oneroso, de las medidas adoptadas para armonizar el desarrollo conservacionista y agrícola en Europa occidental. Las ponencias de los delegados de la Administración para el Desarrollo en Ultramar (Overseas Development Administration - ODA), del Reino Unido; la Oficina Australiana de Asistencia al Desarrollo Internacional (AIDAB) y la Comisión Australiana de Evaluación de Recursos (RAC), proporcionaron tres enfoques diferentes con respecto a la evaluación de las propuestas de desarrollo en la fase de planificación. Sin embargo, varios principios de evaluación comparten muchas notas comunes, por ejemplo la necesidad de atención temprana a las cuestiones ambientales en el proceso de planificación; la necesidad de luchar por imponer el diseño de proyectos de desarrollo ecológicamente sostenibles; y la necesidad de 92

consulta y participación públicas en cuanto al proceso de evaluación. Este último punto recibió considerable apoyo de los participantes, sobre todo en relación con los recursos ecológicos y culturales, ya que no pueden ser evaluados recurriendo únicamente al análisis de coste-beneficio. El cálculo de costes y la evaluación se consideraron más detalladamente mediante dos ejemplos: los bienes y servicios proporcionados por los humedales y el coste de suspender el empleo de clorofuorocarbonos en la India. El primero mostró que si bien resultaba difícil, y en algunos casos imposible, evaluar ciertos recursos naturales, existía la posibilidad de utilizar varios criterios económicos para demostrar el valor de tierras silvestres que aparentemente no se utilizaban, lo que contribuiría a mejorar el proceso de adopción de decisiones en favor del desarrollo. El segundo reveló que la conservación no se reducía simplemente al hecho de encontrar una solución técnica adecuada, puesto que dicha solución sólo podía aplicarse dentro del contexto económico y comercial, lo que haría más lento el ritmo de la reforma industrial. Gracias a una ponencia sobre producción de energía y medio ambiente en Europa oriental, se vio que transformar la producción de energía para reducir su impacto en el medio ambiente requeriría mucho tiempo. Existe la voluntad de reducir la producción tanto de los gases con efecto invernadero como de los contaminantes del aire "habituales". Sin embargo, la dura realidad es que las fuentes energéticas de hidrocarburos disponibles localmente son "sucias", que las importaciones de energía de mejor calidad no resultan viables desde un punto de vista económico y que los métodos alternativos de producción de energía podrían ocasionar otros efectos ambientales indeseables. Se reconoció la importancia de una mayor transferencia de tecnología Oeste-Este para controlar la contaminación y conservar y restaurar el medio ambiente.

Políticas de protección ambiental de las empresas industriales Sobre este tema hablaron oradores de Australia, Estados Unidos, Pakistán, Reino Unido y Zimbabwe. Señalaron el adelanto técnico que han logrado ya un gran número de empresas en lo que respecta a la evaluación y la administración de sus actividades desde el punto de vista ambiental y añadieron que las consecuencias financieras de un manejo ambiental deficiente comenzaban a hacerse sentir. Si bien se han hecho algunos progresos en cuanto a la armonización del desarrollo industrial y la conservación, parece que ésta es menor entre el sector industrial y los grupos interesados en la

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

conservación, sobre todo en Australia. En la animada discusión de este punto se habló del valor de las Estrategias Nacionales de Conservación (ENC). Las ENC se describieron no sólo como un proceso de establecimiento de políticas apropiadas para la utilización de los recursos naturales, sino también como un medio de hacer converger opiniones en principio opuestas, con objeto de llegar a un criterio común. La experiencia de Botswana resultó particularmente útil para demostrar que insistir en el proceso de las ENC permitiría avanzar, aunque no sin compromisos. En un debate de gran alcance sobre el amplio tema de la armonización se vió que la UICN podía tener un importante cometido que desempeñar al respecto. Los participantes manifestaron su convencimiento de que la UICN debería concentrarse en la conservación dentro del marco del desarrollo económicamente sostenible y que ello habría de reflejarse en la Declaración sobre su misión. Se indicó que la UICN tendría que desempeñar un papel rector en el establecimiento de principios de desarrollo sostenible y que su acceso privilegiado a los gobiernos, los organismos públicos, las ONG y las organizaciones de desarrollo, deberían contribuir a la aplicación de esos principos.

Programa de la UICN Se dijo que la posiblidad de que la UICN y el sector privado entablaran vínculos era un asunto delicado, ya que gran parte de la degradación ambiental que la UICN se esforzaba por combatir había sido provocada por las actividades de las empresas. No obstante, se consideró que un cierto grado de relación entre la UICN y el mundo de los negocios podría resultar mutuamente ventajoso. Según una opinión que suscitó consenso, no resultaba necesario que dicha relación desembocase en la afiliación a la UICN de ciertas empresas y que se tendría que excluir la posibilidad de su afiliación con derecho a voto. Entablar un diálogo a través de asociaciones industriales creadas a dicho efecto, sería una de las opciones que podría estudiarse en el futuro. Se estimó que las actividades de la UICN podrían llegar a ser más eficaces gracias a una mayor regionalización, a la cual habría que estimular y apoyar. Se señaló que los servicios que la UICN prestaba a sus miembros eran útiles en lo que atañe a impulsar la integración de la conservación y el desarrollo. Se consideró que los servicios de suministro de información, la transferencia de tecnología apropiada, el derecho ambiental, la educación, la capacitación en cada país, el apoyo de los EIA y la disciplina económica que estudia los recursos, podían brindar mayores posibilidades. Si Informes de los talleres

bien se apoyó la prestación de los servicios existentes, se mencionó que indudablemente se requería desplegar mayores esfuerzos para informar a los miembros de los servicios disponibles. Se añadió que en la prestación de servicios era necesario mantener un nexo entre los elementos técnicos y los conceptos de las ciencias sociales. Por ejemplo, al proporcionar ayuda mediante la evaluación de los recursos naturales, no debían olvidarse los valores tradicionales e intangibles. Finalmente, en un breve debate sobre "Cuidado del planeta" los participantes se refirieron una vez más al comentario formulado inicialmente en este informe, en el sentido de que no habría que dar por sentado un desarrollo económico ad infinitum. Al armonizar la conservación ambiental y el desarrollo económico, el objetivo debería ser el desarrollo ecológicamente sostenible.

TALLER AD HOC

Orientación futura del Programa de la UICN sobre las Mujeres y el Manejo de los Recursos Naturales Presidenta: Dra. Pietronella van den Oever Esta nutrida reunión nocturna se convocó para poner al día a los participantes acerca de la marcha del Programa de la UICN sobre las Mujeres y el Manejo de los Recursos Naturales y considerar cuál debería ser la orientación del Programa en el futuro. Los debates se basaron en un informe preparado como resultado del asesoramiento que prestó la Sra. Carolyn Hannan-Andersson durante un breve período, en el cual formuló propuestas para la orientación futura del Programa. Dirigiéndose a la reunión, la Sra. HannanAndersson subrayó la necesidad de aplicar un enfoque de ciencias sociales en la UICN, así como de efectuar un análisis de grupos sociales que abarcase a la comunidad, la familia y el individuo, en todos los programas y proyectos de la UICN. En este contexto, dijo que la distinción entre ambos sexos era una importante variable en los grupos sociales, entre otros parámetros igualmente relevantes y válidos. En el transcurso del análisis de las cuestiones referidas al género en las comunidades y familias se expuso el papel de las mujeres

93

en el manejo de los recursos naturales. La oradora indicó que la propia existencia del Programa en la UICN había contribuido ya a despertar conciencia sobre las cuestiones planteadas por el género, pero que hasta el momento éste había tenido, al parecer, poco impacto catalítico en los actuales programas. Sugirió que era probable que la falta de claridad en la política de la UICN y la ausencia de una estrategia y plan de trabajo precisos, así como de una definición clara de la función del Programa, fuesen la causa de esa situación. Sugirió también que el Programa debería evolucionar en el marco de una política claramente definida para la Unión, tanto en su totalidad como en relación con las esferas especiales de competencia técnica de la UICN. La competencia profesional de la sede, debería complementarse con un mayor contacto con las regiones, que tal vez pudiera lograrse transfiriendo miembros del personal a algunas o todas las Oficinas Regionales de la UICN. Propuso que las prioridades para el Programa durante el trienio 1991-1993 fueran las siguientes: a) hacer hincapié de la acción en el Tercer Mundo; b) ampliar las actividades en el terreno; c) reestructurar los procesos de las Estrategias Nacionales de Conservación para incluir un componente relativo al género; d) preparar la inclusión de un enfoque basado en dicha cuestión en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992 y en el IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas de 1992. El Director General, Dr. Martin Holdgate, resumió brevemente sus opiniones sobre la evolución del Programa y el cometido que podía desempeñar dentro de la UICN. Subrayó la importancia del papel de las mujeres en el manejo de los recursos naturales en gran parte del mundo y dijo que era preciso comprender esta cuestión en todos los programas de la UICN y en el terreno. La tecnología ambiental debería tomar en cuenta los aspectos sociales, por ejemplo las funciones de los individuos en las comunidades y las respuestas sociales y el crecimiento de éstas. Hizo suyas las recomendaciones de la Sra. Hannan-Andersson, incluida la posibilidad de crear puestos para funcionarios de la sede a nivel regional para incorporar las cuestiones planteadas por el género en los programas de la UICN. El examen de esas ponencias se centró en las funciones importantes, pero a menudo menospreciadas, que realiza la mujer en el manejo de los

94

recursos naturales, así como en los vínculos entre el crecimiento demográfico en ciertas partes del mundo y el papel que pueden desempeñar y desempeñan las mujeres. Un foro sobre aplicación del Programa en las regiones dio a los funcionarios de la UICN la oportunidad de exponer ciertas perspectivas derivadas de su propio trabajo. La Jefe de la Oficina de la UICN en Pakistán, Sra. Aban Marker Kabraji, dijo que en Pakistán se habían hecho grandes progresos para integrar a las mujeres en todas las actividades, pese a las dificultades dimanantes de las actitudes culturales del país con respecto a su papel. Las cuestiones planteadas por el género se habían integrado a todos los sectores de la Estrategia Nacional de Conservación, así como también a ciertas esferas de los programas, incluido el referido a la población. Añadió que las afinidades entre los movimientos femeninos y el ambientalista estaban cambiando los valores de la sociedad pakistaní. El Jefe del Programa de Humedales de la UICN, Dr. Patrick Dugan, dijo que al iniciarse cualquier proyecto que se propusiera en materia de ecosistemas de humedales había que realizar un análisis socioeconómico detallado de los recursos y los usuarios de los mismos. Esta era la base de las medidas de restauración, medidas que deberían monitorearse posteriormente y, en su caso, ajustarse, para tener en cuenta una comprensión más plena del factor humano. Sugirió que era esta falta de comprensión general de los aspectos humanos la que había obstaculizado la actuación anterior de la UICN en lo que concierne a las cuestiones planteadas por el género. El Sr. Alejandro Imbach, Funcionario Técnico Superior de la Oficina Regional de la UICN para América Central se refirió a la forma de lograr una producción sostenible en el contexto del desarrollo sostenible. Las mujeres no siempre eran un elemento clave en el sistema de producción, como revelaba un proyecto ejecutado actualmente por la UICN en Nicaragua. Había que identificar a los principales agentes y orientar la acción hacia los grupos sociales que contribuyen a la producción y al uso y manejo de los recursos naturales. La reunión concluyó con el estímulo de todos los participantes a que la UICN siguiera desarrollando este importante programa. La redacción del presente informe estuvo a cargo de las Sras. Dounia Loudiyi y Frances Dennis.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Informes sobre los debates mantenidos con los Presidentes de Comisión sobre la composición y actividades de las Comisiones en el próximo trienio Introducción El 3 de diciembre se convocó una serie de reuniones para que los delegados, especialmente los representantes de los miembros de la UICN, se reunieran con los Presidentes de Comisión y discutieran la composición y las actividades de cada una de las seis Comisiones para el próximo trienio (1991-1993). Esas reuniones siguieron a la elección de los Presidentes de las Comisiones y a la adopción del acuerdo sobre la estructura y mandatos de las Comisiones en varias sesiones plenarias, celebradas anteriormente. Se pidió a cada Presidente que diera su opinión sobre las probables prioridades de su Comisión, a la luz de las propias reuniones de ésta, que expusiera su mandato y que organizase un debate sobre las prioridades de trabajo para el siguiente trienio. Un funcionario superior de la UICN asistió como relator a cada uno de los talleres. A continuación figuran los correspondientes informes.

Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) Presidente: Dr. George Rabb Relator: Dr. Simon Stuart Para ilustrar el trabajo de la Comisión, el Dr. Rabb ofreció una extensa introducción al mismo, sirviéndose de diapositivas. El Dr. Simon Stuart, Coordinador del Programa de Supervivencia de Especies, esbozó el Programa de Planificación de Actividades de la Comisión. Durante el próximo trienio la CSE contará con más de 3.000 miembros en 150 países. Particular importancia revisten los 96 Grupos de Especialistas, 90 de los cuales se han estructurado a partir de un enfoque taxonómico. La CSE cuenta también con algunos grupos "disciplinarios" que proporcionan

ayuda en lo que concierne a las cuestiones temáticas. Se alienta a los Grupos de Especialistas citados a recurrir a la ayuda de los grupos "disciplinarios". El principal cometido de los Grupos de Especialistas consiste en elaborar y aplicar planes de acción, preparar boletines, organizar reuniones y talleres para solucionar problemas clave, preparar intervenciones en nombre de la CSE y la UICN, asignar especies a las categorías de especies amenazadas de la UICN y promover proyectos. Durante la discusión se plantearon los siguientes puntos: 1. la Comisión debería redoblar sus esfuerzos para hacer mayor hincapié en la conservación de plantas y proporcionar mayor apoyo a los grupos de especialistas en plantas; 2. sería necesario establecer vínculos con la Comisión de Ecología sobre el uso prudente de las especies; el manejo de pesquerías; el efecto del posible cambio climático mundial sobre las distintas especies (la CSE está experimentando con anfibios para pronunciarse al respecto); los problemas provocados por las especies introducidas; y las políticas de reintroducción de especies; 3. la Comisión debería dar mayor importancia a los factores humanos relacionados con la conservación de especies, tales como los problemas causados a las especies por el crecimiento demográfico, y las ventajas que podría reportar a las comunidades rurales la utilización sostenible de las especies; este sería uno de los principales objetivos del nuevo Grupo de Especialista en Uso Racional; 4. se requeriría desplegar mayores esfuerzos para evaluar el impacto de los planes de acción y su aplicación; la Comisión debería esbozar estrategias de aplicación para cada plan de acción y supervisar la eficacia de cada uno de ellos; 5. teniendo en cuenta lo que precede, habría que reflexionar detenidamente sobre la distribución de publicaciones de la CSE a audiencias apropiadas. 95

que las precisaban (lo que, en el caso de muchos administradores de áreas protegidas de países en desarrollo, significaba que las publicaciones debían proporcionarse gratuitamente). Los participantes apoyaron repetida y decididamente que se siguiera preparando y distribuyendo el Boletín de la CPNAP. También se recibió muy bien la reanudación de la publicación de "Parques" (la revista de la CPNAP);

Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas (CPNAP) Presidente: Sr. P. H. C. (Bing) Lucas Relator: Sr. Jeff McNeely En el debate general se suscitaron los siguientes puntos: 1. en el próximo trienio la CPNAP efectuaría sus actividades regionalmente y los Vicepresidentes Regionales se encargarían en grado considerable del funcionamiento de algunas partes de la red en sus respectivas regiones. Al iniciarse dicha tarea, la primera etapa consistiría en coordinar la preparación de estudios sobre cada una de las regiones, que se presentarían al IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas, con arreglo al plan general acordado por el Comité de Dirección del Congreso. El Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación aportaría los datos necesarios a fines de enero y al concluir el mes de febrero los Vicepresidentes Regionales se reunirían en Washington, DC, para examinar los informes generales regionales; el Vicepresidente Regional para la Antártida, Dr. Paul Dingwall, coordinaría dicha labor; 2. se convino en que las futuras reuniones de trabajo de la Comisión deberían volver a celebrarse en base a la estructura regional que se reemplazó en los últimos años por reuniones más especializadas; por ejemplo, la CPNAP copatrocinaría en 1991 reuniones sobre investigación y monitoreo en áreas protegidas; áreas protegidas en medios montañosos e interpretación del patrimonio y educación. El Gobierno de Suecia se ofreció como anfitrión de la reunión de trabajo para el Báltico; 3. Se acordó que habría que establecer Grupos de Estudio de la CPNAP, para ocuparse de las áreas marinas protegidas, la Convención sobre el Patrimonio Mundial, la capacitación, el acopio de información y la financiación; 4. los participantes acogieron complacidos el ambicioso programa de publicaciones de la CPNAP y señalaron que la escasez de información era una limitación muy grave que entorpecía la consecución de mayores progresos en el terreno. Exhortaron a la UICN a garantizar más eficazmente que sus publicaciones llegasen realmente a un coste razonable a las personas

96

5. Se presentaron y aprobaron los terminos de referencia para los miembros de la CPNAP. Se indicó que era de esperar que los miembros de la Comisión intensificaran su labor, tal como la Secretaría lo esperaba, sobre todo en lo que respecta al IV Congreso Mundial de Parques. Los participantes rindieron homenaje al Presidente saliente, Sr. Harold Eidsvik y recibieron calurosamente al Presidente entrante, Sr. Bing Lucas. El ambicioso programa adoptado por la Comisión requeriría anualmente dos años y medio de trabajo de personal especializado y cuatro años de trabajo de personal de apoyo en la Secretaría de la UICN durante el trienio; por otra parte, varios Vicepresidentes Regionales contaban con un apoyo considerable, que podría ponerse a disposición de las actividades de la Comisión.

Comisión de Derecho Ambiental (CDE) Presidente: Dr. Parvez Hassan Relatora: Dra. Françoise Burhenne-Guilmin La reunión recomendó la prosecución de las actividades de la Comisión, tal como fueron presentadas por el Presidente saliente, Dr. Wolfgang Burhenne. En particular, la Comisión deberla seguir: 1. actuando para elaborar un Convenio sobre Conservación Ambiental Mundial y Uso Sostenible de los Recursos Naturales (se estaba preparando un cuarto borrador y planificando una reunión para marzo de 1991, en la cual se examinaría y revisaría más a fondo la redacción de los artículos de ese Convenio); 2. colaborando en el proyecto de Convención sobre Diversidad Biológica, especialmente en lo

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

que respecta a su redacción, mejoramiento y promoción; 3. colaborando con la Convención Alpina, y tomando parte activa en la elaboración del Tratado Marco y los Protocolos conexos; 4. prestando asesoramiento jurídico en lo que concierne a la contribución de la UICN a la preparación de un régimen completo de protección ambiental para la Antártida; 5. contribuyendo a preparar las modificaciones que se introducirían en la Convención Africana sobre la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales, proporcionando documentación y asesoramiento a la Organización de la Unidad Africana (OUA); 6. participando en la preparación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992; 7. prestando apoyo al Centro de Derecho Ambiental y a sus proyectos, sobre todo mediante: • el seminario previsto sobre conservación de la biodiversidad y derecho ambiental para participantes de países africanos de habla inglesa y otras actividades encaminadas a constituir un conjunto de conocimientos técnicos en este campo; • el análisis de los instrumentos jurídicos, con miras a aplicar el acuerdo de la ASEAN sobre conservación de la naturaleza y de los recursos naturales; • la promoción del desarrollo del derecho ambiental en Europa central y oriental; • el fomento y preparación de un instrumento jurídico para la región del Caribe; • el mantenimiento de las bases de datos sobre derecho ambiental internacional y nacional; • la promoción y el fortalecimiento de la legislación nacional en los países en desarrollo, prestando servicios en materia de derecho ambiental; 8. apoyando al Grupo de Trabajo sobre Estudios de Impacto Ambiental (EIA) y especialmente su examen de las prácticas EIA y su trabajo destinado a promover la promulgación de legislación relacionada con los EIA. Asimismo, el taller recomendó nuevas iniciativas, sobre todo con miras a:

Debates mantenidos con los Presidentes de Comisión

1. preparar informes sobre la evolución del derecho ambiental. Los miembros de la Comisión deberían ofrecer y compilar en un documento, listas y breves análisis de la nueva legislación ambiental y otros acontecimientos jurídicos de importancia a nivel nacional para cada año civil. También deberían preparar breves documentos informativos sobre temas específicos, entre los cuales se daría prioridad a un compendio de las disposiciones "ambientales" de las constituciones de diversos países; 2. crear una red de centros de derecho ambiental, con objeto de organizar una red de información y estimular la coordinación entre tales centros (a nivel regional, nacional e internacional), para evitar la repetición de actividades. Los productos de la red, que deberían ser relativamente sencillos, consistirían en lo siguiente: • una lista de participantes con su dirección, fax, número de teléfono, enlaces informáticos, etc.; • un breve compendio de recursos, tales como fondos, textos, infraestructura física y servicios de comunicación electrónica; • información sobre las actividades de cada centro; • medios de asistencia mutua entre los miembros en materia de litigio, reforma normativa, investigación, etc.; 3. establecer relaciones con los parlamentarios para ayudarlos a reforzar la legislación y política ambientales, facilitando información y otros servicios; 4. establecer vínculos con los organismos encargados de hacer cumplir las leyes ambientales, las esferas decisorias, los administradores y los miembros del poder judicial, proporcionándoles una plataforma para compartir experiencias a nivel nacional, regional y global; 5. crear un Grupo de Estudio sobre Derecho Consuetudinario, para examinar cuestiones tales como el papel de las poblaciones indígenas en el manejo de los recursos naturales, concentrándose primeramente en el manejo de la vida silvestre; 6. aumentar la representación en la Comisión de los miembros de los países en desarrollo, ya que en estos países se concentraría una parte sustancial del futuro trabajo de la Comisión.

97

del trienio. Para que la Comisión de Ecología aportase una contribución valiosa al trabajo de la Unión, sus actividades deberían concentrarse en ciertos temas y orientarse a la obtención de resultados;

Comisión de Ecología (CE) Presidente: Sr. François Doumenge Relatora: Sra. Elaine Dickinson En un debate general se suscitaron las siguientes cuestiones: 1. la Comisión de Ecología debería esforzarse por lograr una amplia representación geográfica, que incluyese en particular miembros de los países en desarrollo y de Europa central y oriental; 2. cabria la posibilidad de mejorar la comunicación entre los miembros de la Comisión, si pudieran identificarse instituciones científicas dispuestas a actuar como centros de coordinación regionales para organizar reuniones y facilitar la comunicación en las distintas regiones. En los casos en que ello fuera posible, las Oficinas Regionales de la UICN podrían desempeñar esa función; 3. sería esencial establecer relaciones horizontales eficaces con otras Comisiones y programas temáticos de la Unión. Resultaría muy importante que la CE se asociara estrechamente con la CPNAP y la CSE; 4. temas intersectoriales tales como el cambio mundial y la biodiversidad, harían necesaria la orientación de todas las Comisiones y se pediría a la CE que destinase algunos de sus miembros para formar parte en estos Grupos de Estudio Intercomisiones; 5. resultaría importante que la CE estableciese sólidos vínculos con otras organizaciones e instituciones ecológicas, como Intecol; 6. como en el mandato de la CE se disponía que los Grupos Consultivos sobre los programas temáticos de la UICN (como los programas sobre áreas marinas y costeras, bosques tropicales y humedales) deberían formar parte de la Comisión, su estructura inicial tendría que ser lo suficientemente flexible como para permitir el establecimiento de grupos de trabajo apropiados y viables; 7. el Presidente nombraría a los Vicepresidentes de la Comisión. Conjuntamente prepararían una lista de miembros que se presentaría al Consejo para su aprobación; 8. el número de miembros de la CE quedaría limitado a una cifra razonable (aproximadamente 100 miembros), con objeto de permitir una comunicación eficaz en las primeras fases 98

9. la Comisión aprovecharía la participación de sus miembros en conferencias internacionales importantes para celebrar reuniones durante esos eventos (por ejemplo, en el Congreso de Parques y la UNCED). De no ser así, la Comisión organizaría en caso necesario reuniones regionales.

Comisión sobre Estrategia y Planificación Ambientales Presidente: Dr. Thaddeus (Ted) Trzyna Relator: Dr. Paul A. Driver Señalando que en los últimos años la Comisión de Desarrollo Sostenible había efectuado un número relativamente reducido de actividades, el Presidente dijo que esperaba un trienio más activo, y que los miembros de la Comisión acometiesen la labor de manera entusiasta. Asimismo, convendría contar con un programa de trabajo viable y mejorar las relaciones con la Sede de la UICN. El Presidente informó a la reunión que: 1. el tema orientador de la Comisión sería "Sustentabilidad: una estrategia para el cuidado del planeta"; 2. se eligió al Dr. Liberty Mhlanga para ocupar el cargo de Presidente Adjunto; 3. se establecería un Comité de Dirección integrado por el Dr. Ashok Khosla y los presidentes de los grupos de trabajo de la Comisión; 4. se crearían tres grupos y un subgrupo de trabajo, como sigue: (a) Estrategias para la sustentabilidad Presidente: Sr. Robert Prescott-Allen para establecer una base de datos de ENC, constituyendo una red de estrategas y evaluación de estrategias; (b) Evaluación ambiental recursos

y economía

de

Presidente: Dr. Rudolf de Groot para examinar cuestiones tales como los

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

recursos económicos desde un punto de vista ambiental, la contabilidad ambiental y las relaciones con otras Comisiones; (c) Mecanismos de sustentabilidad Presidente: Dr. Ted Trzyna para concebir nuevas ideas y traducir el material existente en métodos de aplicación, por ejemplo, auditorías de sustentabilidad y evaluación ambiental de programas y políticas; d) Subgrupo sobre la aplicación del enfoque ecosistemárico a la planificación del uso de la tierra Presidente: Sra. Catherine Bickmore para ocuparse de los estudios de caso que permitirían comprobar las posibilidades de aplicación de ese enfoque; 5. el grupo de trabajo del Dr. Trzyna prepararía un boletín de noticias de la Comisión; 6. el Presidente consagraría aproximadamente el 50% de su tiempo a las actividades de la Comisión. Varios oradores destacaron las siguientes condiciones para el éxito de la Comisión: 1. reducir el número de actividades, a fin de lograr el objetivo de viabilidad; 2. establecer subgrupos regionales y contactos con las Oficinas Regionales de la UICN; 3. asociar el trabajo de la Comisión a las actividades pertinentes de la Secretaría; 4. examinar la cuestión de la financiación de las actividades propuestas; 5. establecer nexos entre los grupos de trabajo y con las otras Comisiones; 6. hacer participar a las ONG en las labores de la Comisión; 7. adoptar un enfoque orientado a la acción y no sólo al estudio.

Comisión de Educación y Comunicaciones (CEC)

que se había prometido financiar el puesto de un funcionario del Programa especializado en educación ambiental en la Sede de la UICN. Una vez firmado el correspondiente documento oficial y a la recepción de los fondos, el Director General contrataría a una persona idónea. El Presidente pidió a los miembros de la Comisión calificados para desempeñar el cargo que sometieran una lista de sus actividades profesionales y estimaran el tiempo que podrían dedicar a la Comisión durante el próximo trienio. En el debate general se acordó que la Comisión debería centrarse en establecer y alcanzar un número reducido de objetivos importantes, en vez de intentar abarcar un campo demasiado vasto. El taller apoyó los términos de referencia de la CEC, tal como figuran en el mandato revisado y convino concretamente en: 1. preparar un documento sobre educación en favor de un futuro sostenible (en colaboración con la UNESCO, el PNUMA y otras organizaciones) para su presentación a la UNCED en 1992; 2. proporcionar apoyo al propuesto Servicio de Educación para la Conservación; 3. establecer un mecanismo de apoyo para asesorar a la Secretaría de la UICN sobre la difusión de información, las publicaciones y otras cuestiones relativas a las comunicaciones; 4. establecer grupos de trabajo a medida que sea necesario para abordar ciertos temas. La estructura revisada, con el fortalecimiento de las redes regionales como elemento esencial, fue muy bien recibida. El taller convino también en incluir un marcado componente ético en las actividades de la Comisión y subrayó la necesidad de hacer participar a los jóvenes y sus redes. La reunión estableció un contexto operativo para las actividades de la Comisión con cuatro elementos principales: i) iniciativas prioritarias; ii) servicios a otras Comisiones; iii) establecimiento de redes y iv) suministro de recursos. Se acordó especialmente que la CEC debería consolidar y promocionar la noción de que la Comisión era un centro de producción intelectual y de excelencia en materia de educación y comunicaciones, tanto para resolver problemas como para crear posibilidades de educación ambiental.

Presidente: Sr. M. A. Partha Sarathy Relator: Sr. John Burke A modo de introducción, el Presidente confirmó Debates mantenidos con los Presidentes de Comisión

99

Anexo 1 Orden del día aprobado por la XVIII Sesión de la Asamblea General

89a. Reunión de la Asamblea General 09.30-11.00 hrs.

Ceremonia de Apertura

90a. Reunión de la Asamblea General MIERCOLES 28 DE NOVIEMBRE DE 1990:11.30-2.30 hrs.

1. Introducción a la labor de la Asamblea General 2. Aprobación del Orden del Día (GA/18/90/1*) 3. Aprobación del Reglamento Interno 4. Designación de los miembros de: a) la Comisión de Credenciales b) la Comisión de Resoluciones c) la Comisión de Finanzas y Auditoría d) la Comisión del Programa 5. Mensajes de las Organizaciones Colaboradoras 6. Admisión de miembros y bienvenida a los nuevos miembros (GA/18/90/2)

91a. Reunión de la Asamblea General

3. Primer informe de la Comisión de Credenciales 4. Informe del Director General sobre los trabajos de la UICN desde la XVII Asamblea General (Costa Rica, febrero de 1988)—Debate y aprobación (GA/18/90/3 y GA/18/90/4)

92a. Reunión de la Asamblea General JUEVES 29 DE NOVIEMBRE DE 1990: 09.00-12.00 hrs.

1. Principales realizaciones de las Comisiones de la UICN—Presentaciones de los Presidentes de las Comisiones (Parte II del documento GA/18/ 90/3) 2. Informe sobre el estado de cuentas e Informe de los Auditores para 1987-1989—Informe de la Comisión de Finanzas y Auditoría y aprobación de los Informes de los Auditores (GA/18/90/5) 3. Nuevo edificio para la sede de la UICN —Informe sobre los progresos realizados 4. Misión, Objetivos y Actuación de la UICN, Gobierno y Estrategia de la Unión Mundial para la Naturaleza en el decenio de 1990— Introducción a cargo del Director General y debate general (GA/18/90/6; GA/18/90/7; GA/18/90/8; y GA/18/90/9)

MIERCOLES 28 DE NOVIEMBRE DE 1990:14.30-17.30 hrs.

93a. Reunión de la Asamblea General

1. La conservación en un mundo que cambia— Disertación Magistral sobre el tema central de la Asamblea General

JUEVES 29 DE NOVIEMBRE DE 1990:14.00-17.00 hrs.

2. El medio ambiente que nos rodea—Introducción a Perth y a Australia Occidental * Número de referencia del documento de la Asamblea General.

1. Estructura y Mandato de las Comisiones de la UICN—Formulación de las propuestas y debate (GA/18/90/10) 2. Programa y Presupuesto para el trienio 1991-1993—Introducción a cargo del Director General y debate (GA/18/90/11 y GA/18/ 90/12 Rev.) 101

3. Enmiendas a los Estatutos de la UICN—Explicación y debate (GA/18/90/13)

94a. Reunión de la Asamblea General DOMINGO 2 DE DICIEMBRE DE 1990: 09.00-12.00 hrs.

Reunión Técnica

1. Segundo informe Credenciales

JUEVES 29 DE NOVIEMBRE DE 1990:19.00-21.30 hrs.

2. Estructura y mandato de las Comisiones de la UICN: aprobación (GA/18/90/10)

Política y Práctica de la Conservación en Australia

de

la

Comisión

de

3. Enmiendas a los Estatutos: aprobación (GA/ 18/90/13)

Reuniones de los Talleres

4. Elección de: a) Presidente de la UICN (GA/18/90/14)

VIERNES 30 DE NOVIEMBRE Y SABADO 1 DE DICIEMBRE DE 1990: 09.00-12.00 y 14.00-17.00 hrs.

(Lugar de celebración: Universidad de Australia Occidental) Taller 1:

Estrategia mundial para la conservación en el decenio de 1990

Taller 2:

Dinámica de las poblaciones humanas y demanda de recursos

Taller 3:

Diseño y aplicación de la Estrategia para la conservación de la biodiversidad

b) los Consejeros Regionales (GA/18/90/15) c) los Presidentes de las Comisiones (GA/ 18/90/16) d) el Tesorero (GA/18/90/17)

95a. Reunión de la Asamblea General DOMINGO 2 DE DICIEMBRE DE 1990: 14.00-17.00 hrs.

1. Borrador de la Estrategia mundial para la conservación en el decenio de 1990 (GA/ 18/90/18)

Taller 4:

Conservación del medio marino

Taller 5:

Estrategias realistas para los bosques tropicales

Taller 6:

Cuestiones de importancia crítica para las áreas protegidas

3. Resultados de las elecciones

Taller 7:

Utilización sostenible de la vida silvestre

Reuniones de los Talleres

Taller 8:

Estrategia mundial para la conservación de humedales

LUNES 3 DE DICIEMBRE DE 1990: 09.00-12.00 hrs

Taller 9:

Estrategia para la conservación de la Antártida

Deliberaciones con los Presidentes de las Comisiones sobre la composición y las actividades de las Comisiones durante el próximo trienio

Taller 10:

Consecuencias ambientales cambio mundial

Taller 11:

Conservación y desarrollo sostenible en el Sahel y en otras regiones áridas

Taller 12:

Armonización de la conservación del medio ambiente y el desarrollo económico

del

96a. Reunión de la Asamblea General LUNES 3 DE DICIEMBRE DE 1990:14.00-17.00 hrs.

Debate preliminar de los proyectos de Resoluciones y Recomendaciones

97a. Reunión de la Asamblea General

Reunión Técnica

MIERCOLES 5 DE DICIEMBRE DE 1990: 09.00-12.00 hrs.

SABADO 1 DE DICIEMBRE DE 1990:19.00-21.00 hrs.

Examen del borrador del Programa Trienal para 1991-1993 a la luz de las conclusiones de los talleres (GA/18/90/11)

102

2. Estrategia para la conservación de la Antártida (GA//18/90/19)

1. Determinación del monto de las cotizaciones de los miembros para 1992- 1994 (GA/18/90/20) 2. Fondo para la Red de la UICN en el mundo en desarrollo (GA/18/90/21)

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

3. Adopción de los sguientes documentos: a) Misión, Objetivos, Actuación y Gobierno de la Unión Mundial para la Conservación (GA/18/90/7 y GA/18/90/8) b) Estrategia de la UICN para el decenio de 1990 (GA/18/90/9) c) Programa de la UICN para 1991-1993 (GA/ 18/90/11) d) Presupuesto para 1991-1993 (GA/18/90/12 Rev.) 4. Nombramiento de los Auditores (GA/18/90/ 22)

1. Elección de Patrocinadores y concesión de la categoría de Miembro Honorario 2. Presentación de Premios: a) Medalla en Memoria de John C. Phillips b) Premio al Mérito Peter Scott c) Premio Internacional al Mérito en Parques Fred M. Packard d) Premios del Arbol del Conocimiento e) Agradecimiento a las autoridades terminan sus mandatos

que

f) Inscripción de miembros en el Colegio Mundial Conservacionista

5. Ponencias y deliberaciones sobre la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo que se celebrará en 1992.

4. Alocución de clausura por el Director General

98a. Reunión de la Asamblea General

5. Palabras de despedida pronunciadas por el Representante del País Huésped

MIERCOLES 5 DE DICIEMBRE DE 1990: 14.00-17.00 hrs.

6. Clausura de la Asamblea General por el Presidente.

3. Discurso del Presidente Electo de la UICN

Aprobación de Resoluciones y Recomendaciones

99a. Reunión de la Asamblea General MIERCOLES 5 DE DICIEMBRE DE 1990:19.00-21.00 hrs. Ceremonia de Clausura

Anexo 1

103

Anexo 2 Lista de documentos

GA/18/90/1

Orden del provisionales

GA/18/90/2

Informe sobre la composición de los miembros

Addendum 1

Addendum 2 Addendum 3 GA/18/90/3

GA/18/90/4

día

y

programa

Ratificación de admisión a la categoría de miembro de la UICN Informe sobre la composición de los miembros

GA/18/90/5

Informe sobre la puesta en práctica de las Resoluciones de la XVII Asamblea General Nota del Director General sobre la política de la UICN respecto de la caza de animales de pelíferos y la utilización de determinados métodos de captura

Comparación financiera durante el trienio 1988-1990 (rev.)

Anexo 2

Reglas para la utilización de los fondos fiduciarios mundiales para la conservación

Anexo 3

Informe de los Auditores estatutarios y declaraciones financieras (para 1987)

Anexo 4

Informe de los Auditores estatutarios y declaraciones financieras (para 1988)

Anexo 5

Informe de los Auditores estatutarios y declaraciones financieras (para 1989)

GA/18/90/6

Anexo 1

Anexo 1 al Addendum 1 Proyecto de moción 17.32: Utilización de trampas con cepos de acero Anexo 2 al Addendum 1 Informe del Presidente sobre el establecimiento de normas internacionales humanitarias para las prácticas de caza

104

Finanzas de la UICN en el trienio 1988-1990

Anexo 1

Actualización del informe sobre la composición de los miembros

Informe del Director General sobre las actividades de la Unión desde la XVII Sesión de la Asamblea General celebrada en San José, Costa Rica, Febrero de 1988, incluidos los Informes de los Presidentes de las Comisiones de la UICN

Addendum 1

Anexo 3 al Addendum 1 Proyecto de Resolución 18.8: Métodos de captura y / o matanza de animales silvestres

GA/18/90/7 Anexo 1

Introducción del Director General a los documentos de la Asamblea General sobre Misión, Objetivos y Actuación; Gobierno y Estrategia de la UICN; Comisiones y Programa Trienal Resolución 17.4 de la XVII Sesión de la Asamblea General celebrada en San José, Costa Rica, 1988: Gobierno de la Unión Misión, Objetivos y Actuación de la UICN Interacciones entre los miembros de la UICN y la organización central

Anexo 2

GA/18/90/8 Anexo 1

GA/18/90/9 Anexo 1

Proyecto de Resolución 18.1: Misión, Objetivos y Actuación de la Unión Gobierno de la Unión Mundial para la Naturaleza Proyecto de Resolución 18.2: Gobierno de la Unión Mundial para la Naturaleza Estrategia de la Unión Mundial para la Naturaleza Proyecto de Resolución 18.3: Estrategia de la Unión Mundial para la Naturaleza

GA/18/90/10 Función y Mandatos de las Comisiones, los Comités Permanentes y los Grupos de Estudio de la Unión Mundial para la Naturaleza Anexo 1

Proyecto de mandato para la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE)

Addendum 1 Anexo 2

(se propusieron ulteriores)

(se propusieron ulteriores)

cambios

Anexo 3

Proyecto de mandato para la Comisión de Derecho Ambiental (CDA)

Anexo 4

Proyecto de mandato para la Comisión de Ecología (CE)

Addendum 1

(se propusieron ulteriores)

Addendum 1

(proyecto mandato)

revisado

de

Anexo 6

Proyecto de mandato para la Comisión de Educación y Comunicaciones (CEC)

Anexo 7

Extracto de los Estatutos y Reglamento de la UICN: reglamentación revisada conforme al Artículo VIII de los Estatutos en relación con las Comisiones

Anexo 2

Anexo 1

Análisis de los comentarios formulados por los miembros sobre el Programa Trienal

GA/18/90/12 Estimaciones de ingresos y gastos para 1991-1993 (Rev.) GA/18/90/13 Propuestas de enmienda a los Estatutos y Reglamento de la UICN Anexo 1

Moción del Consejo de la UICN: enmiendas a los Estatutos

Anexo 2

Enmiendas al Reglamento en el marco de los Estatutos

Anexo 3

Comparación entre el texto existente y el nuevo texto con las enmiendas propuestas

Addendum

(Rev.) (propuestas revisadas sobre el Artículo II, 27 y 30 de noviembre)

Addendum 2

(propuestas revisadas sobre el Artículo II, sin fecha)

Addendum 3

Notas sobre el examen de las enmiendas a los Estatutos, entablado en la 93a. Reunión de la Asamblea General, preparada por el Equipo de Relatores, 1 de diciembre

Addendum 4

Enmiendas revisadas al Artículo II de los Estatutos (2 de diciembre de 1990)

Addendum 5

(propuestas revisadas sobre el Artículo I)

cambios

Proyecto de mandato para la Comisión de Estrategia y Planificación Ambientales (CEPA)

Proyecto de Resolución 18.4: Función y Mandatos de las Comisiones, Comités Permanentes y Grupos de Estudio de la UICN

GA/18/90/11 Programa de la UICN para 1991-1993—borrador de junio de 1990

cambios

Proyecto de mandato para la Comisión de Parques Nacionales y Areas de Conservación (CPNAC)

Addendum 1

Anexo 5

Anexo 8

GA/18/90/14 Elección del Presidente de la UICN Anexo 1

Reseña biográfica: Sir Shridath Ramphal

GA/18/90/15 Elección de los Consejeros Regionales de la UICN Anexo 1

Informe presentado a la XVIII Sesión de la Asamblea General de la UICN por el Oficial de Elecciones (incluida una lista de nominaciones para Consejero Regional)

105

Anexo 2

Información de antecedentes sobre los c a n d i d a t o s a Consejeros Regionales

Anexo 3

Lista de Estados por región, según se indica en el párrafo 2 del Artículo VI de los Estatutos de la UICN

GA/18/90/22 Nombramiento de Auditores

Elección de Consejeros Regionales de la UICN (actualizaciones)

Documentos de información para la Asamblea General

Apéndice al Addendum 1 Información de antecedentes adicional sobre los candidatos

1. Talleres de la Asamblea General, viernes 30 de noviembre y sábado 1 de diciembre de 1990 (descripción general y orden del día)

GA/18/90/16 Elección de los Presidentes de las Comisiones de la UICN

2. Revisión del Programa de la UICN para 1988-1990, por Anil Agarwal y Adrian Phillips (reproducido como Anexo 14)

Addendum 1

Anexo 1

Información de antecedentes sobre los c a n d i d a t o s a Presidente de las Comisiones

GA/18/90/17 Elección del Tesorero de la UICN Anexo 1

Elección del Tesorero de la UICN (propuesta formulada por la Comisión de Finanzas y Auditoría)

GA/18/90/18 Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990— borrador Anexo 1

Proyecto de Resolución 18.5: Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990

GA/18/90/19 Estrategia para la Conservación de la Antártida Anexo 1

Proyecto de Resolución 18.6: Estrategia para la Conservación de la Antártida

GA/18/90/20 Contribuciones de los miembros para el trienio 1992-1994 Anexo 1

Contribuciones de los miembros en el trienio 1989-1991

Addendum al Anexo Estado y gobierno de los organismos miembros de la UICN GA/18/90/21 Fondo voluntario para financiar el gobierno de la Unión Mundial para la Naturaleza y sus actividades en el mundo en desarrollo

106

Anexo 1

Proyecto de Resolución 18.7: Creación de un fondo voluntario para financiar el gobierno de la Unión Mundial para la Naturaleza y sus actividades en el mundo en desarrollo

3. Organización de la UICN 4. Nota a los delegados: Reunión Técnica: sábado 1 de diciembre de 1990, 19.00-21.00 hrs., a cargo del Dr. Martin Holdgate 5. Nota a los delegados: Reuniones de los talleres: lunes 3 de diciembre de 1990, a cargo del Dr. Martin Holdgate 6. Colaboración de la UICN en los Programas del Banco Mundial: discurso del Sr. Ken Piddington, Director del Departamento del Medio Ambiente, Banco Mundial (reproducido como Anexo 21) 7. Discurso del Sr. Carl Tham, Director General de la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional (reproducido como Anexo 15) 8. Discurso de apertura por el Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza, Dr. M.S. Swaminathan FRS (reproducido como Anexo 3)

Otros documentos distribuidos a los delegados (Esta lista no es forzosamente completa) Estatutos, en su forma enmendada en la XIV Sesión de la Asamblea General (Ashkabad, URSS, octubre de 1978) y en las 25a. (junio de 1988) y 28a. (mayo de 1990) reuniones del Consejo de la UICN; y Reglamento, en su forma enmendada en las 3a. (septiembre de 1978), 5a. (junio de 1979), 10a. (octubre de 1981), 21a. (noviembre de 1986) y 28a. (mayo de 1990) reuniones del Consejo de la UICN

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Reglamento interno de la Asamblea General, en su forma enmendada por última vez en la XVI Sesión de la Asamblea General celebrada en noviembre de 1984 y en la 28a. Reunión del Consejo (mayo de 1990)

Propuesta formulada por 34 miembros de la UICN con miras a enmendar los Estatutos y presentada de conformidad con el párrafo 3 del Artículo XVII de los Estatutos (posteriormente fechada 23 de julio por el Director General)

Primero, Segundo y Tercer Informes de la Comisión de Credenciales

Proyectos de moción para su consideración por la XVIII Sesión de la Asamblea General de la UICN. Las versiones ulteriores se distribuyeron durante la reunión por separado.

Informe de la Comisión de Finanzas y Auditoría (reproducido como Anexo 17) Informe de la Comisión del Programa (reproducido como Anexo 22)

Anexo 2

Manual para los Delegados

107

Anexo 3 Discurso de apertura por el Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza, Dr. M. S. Swaminathan FRS*

Equidad en la conservación Tengo el privilegio de darles a todos la bienvenida a la XVIII Sesión de la Asamblea General de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales. Se trata de una Asamblea excepcional, por cuanto contamos con la presencia de representantes de Estados soberanos y de organismos gubernamentales, así como de organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales relacionadas con el medio ambiente. Participan asimismo en esta Asamblea representantes de diversos organismos de las Naciones Unidas, incluidos el PNUMA, la UNESCO, la FAO, el Banco Mundial y el PNUD. Además contamos con la asistencia de mumerosos expertos en materia de conservación, quienes trabajan a título honorario en nuestras redes mundiales para promover la labor que la Unión lleva a cabo a través de sus seis Comisiones. Nos encontramos aquí reunidos con una misión común: cómo hacer que nuestra Unión sirva a la causa de proteger el Planeta Tierra, el cual, para citar las palabras de Su Alteza Real el Príncipe Felipe, "es nuestra única casa". Me complace que el Príncipe Felipe se haya sumado de nuevo a nosotros en esta Asamblea General, lo que pone de manifiesto tanto su interés personal en la labor de la Unión —de la cual es uno de los Patrocinadores— como los vínculos simbióticos que unen a la UICN y al WWF-International, Fondo del cual es el distinguido Presidente. Le doy una muy calurosa bienvenida. Quisiera expresar nuestra sincera gratitud al Gobierno del Commonwealth de Australia y al Gobierno de Australia Occidental por

* Distribuido como Documento de Información N° 8 de la Asamblea General.

108

haberse ofrecido a acoger a la Asamblea General en este lugar idílico y por las acertadas disposiciones adoptadas para que ésta se celebre en armonía y tenga resultados muy significativos. El Comité Organizador Nacional, presidido por el Sr. Peter Kennedy y el Grupo de Trabajo del Gobierno de Australia, presidido por el Sr. Hugh Craft, han realizado una excelente labor, por el cual les damos las gracias. Igualmente destacada ha sido la labor del Comité de Dirección establecido para esta Asamblea, bajo la presidencia de la Sra. Pam Eiser. Nos sentimos honrados por la presencia del Exmo. Sr. R. J. L. Hawke, Primer Ministro de Australia, la Exma. Sra. Carmen Lawrence, Premier de Australia Occidental, la Exma. Sra Ros Kelly, Ministra del Commonwealth para el Medio Ambiente y el Exmo. Sr. Bob Pearce, Ministro para el Medio Ambiente de Australia Occidental. Al Sr. Primer Ministro le manifestamos nuestra gran admiración por la posición directriz que él y su Gobierno han ocupado en favor de la protección de la Antártida, la prevención del calentamiento mundial y la conservación de los sitios del Patrimonio Mundial. Tengo también el placer de dar la bienvenida al Sr. William H.Mansfield, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, así como a los representantes de la UNESCO y de la FAO, y a los demás miembros del Grupo de Conservación de Ecosistemas, con quienes trabajamos en estrecha colaboración. Acojo asimismo calurosamente a nuestros miembros, que han atravesado grandes distancias con miras a aportar su contribución a la elaboración del Programa de la Unión para los próximos tres años. Esta Asamblea es realmente un Congreso Mundial de Conservación. Desde que nos reunimos por última vez en Costa Rica (enero-febrero de 1988) la Unión ha avanzado en todas las direcciones, tanto en materia

de finanzas y administración como de gestión de programas o en lo tocante al alcance de sus trabajos y a su profesionalismo. Estos progresos se los debemos a nuestro distinguido Director General, Dr. Martin Holdgate, y al dedicado personal de la Unión, así como a los Presidentes y miembros de las Comisiones y a los miembros de las redes de voluntarios. Doy las gracias igualmente a las autoridades federales, cantonales y comunales de Suiza, que han hecho todo lo posible por cumplir la promesa que hicieron en San José, en el sentido de proporcionar un edificio a la UICN para su sede permanente. Estoy seguro de que antes de la próxima Asamblea General la UICN dispondrá de su propia Sede permanente en Gland. Por último, quisiera dejar constancia de nuestra gratitud a nuestros miembros y demás donantes por el apoyo financiero, el asesoramiento y el estímulo que nos han brindado. Me complace tener el privilegio de dar la bienvenida a seis nuevos Estados miembros en esta Asamblea. El total asciende ahora a 722 miembros, procedentes de 118 países. El tema de esta Asamblea General es la conservación en un mundo que cambia. Ahora bien, el mundo siempre ha experimentado cambios, desde el punto de vista social, político, económico, tecnológico y ecológico. Muchos de esos cambios han sido fructíferos y han contribuido a fomentar tanto el desarrollo humano como la calidad de la vida. De no haber sido por cambios tales como el desplazamiento de personas a través de largas distancias con la finalidad de encontrar una nueva casa y construir un nuevo país, este magnífico continente que nos hospeda, Australia, no sería hoy lo que es. En el curso de los dos últimos siglos las sociedades predominantemente agrícolas comenzaron a transformarse en sociedades industriales y ahora están pasando a ser sociedades de la era de la información, gracias a la revolución de las comunicaciones. El mayor impacto de la era de la información ha sido la propagación de los valores democráticos y la irrupción de acontecimientos aparentemente imposibles. La unificación de Alemania, la liberación de Nelson Mandela y la repentina transformación de las relaciones EsteOeste son ejemplos de esta positiva tendencia. La expansión de este impulso democrático, del cual unos medios de comunicaciones y una magistratura libres e independientes constituyen importantes indicadores, es también el mayor aliado del movimiento conservacionista. Ello ha llevado a poner en tela de juicio las pautas del cambio social y tecnológico experimentado en los últimos decenios, en particular por parte de las generaciones más jóvenes. En su Informe sobre el Desarrollo de 1990, el Banco Mundial ha destacado que hoy en día más de 1.125 millones de personas

Anexo 3

viven en la pobreza; esa cifra representa la cantidad de personas que luchan por sobrevivir con un ingreso inferior a 370 dólares EE.UU. por año. En el Informe sobre el Desarrollo Humano, publicado también en el año en curso por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se afirma que "para la mayor parte de la humanidad los ingresos indispensables para la vida están muy lejos de los 11.000 dólares, que es la renta media anual per capita en el mundo industrializado". Suiza —país huésped de la sede de la Unión— posee la renta anual per capita más elevada, por encima de los 28.000 dólares EE.UU., mientras que los diez países que albergan a más de una tercera parte de la población mundial registran un ingreso anual per capita inferior a 400 dólares EE.UU., es decir 70 veces menos. A pesar de tales disparidades de ingresos, cada año los países pobres transfieren entre 20 y 30.000 millones de dólares EE.UU. a los países industrializados a través del servicio y el pago de su deuda; este hecho también se destaca insistentemente en el Informe de la Comisión Brundtland. Uno de los principales temas de debate en nuestras reuniones será la conservación de la diversidad biológica. Se trata de una tarea urgente. Igualmente urgente es la necesidad de promover el respeto por la diversidad cultural, religiosa y étnica. Sin embargo, una forma de diversidad que no debemos respetar sino tratar de reducir y, en última instancia, eliminar, es la coexistencia de estilos de vida no sostenibles, practicados por unos 1.000 millones de personas que habitan fundamentalmente en los países desarrollados y la intolerable pobreza que padecen otros 1.000 millones de personas, en su mayor parte en los países en desarrollo. Hace seis años, cuando ustedes me honraron en Madrid al elegirme Presidente de la Unión y una vez más hace tres años, cuando en San José de Costa Rica me ampliaron el mandato por un nuevo período, expresé mi convicción de que, a menos que la suerte de los pingüinos y de los pobres llegasen a suscitarnos igual preocupación, la conservación sería una causa perdida. No puede haber un futuro común para la humanidad si no se mejora el presente común. El mensaje que nos transmite tanto la historia lejana como la reciente es que cuando el desarrollo no se basa en la igualdad a largo plazo es insostenible. La violencia cada vez mayor del ser humano, manifestada en la creciente intolerancia religiosa, cultural y étnica, constituye una señal de alarma. Hace más de medio siglo Mahatma Gandhi dijo: "No podremos evitar ser violentos con la naturaleza si el principio de no violencia no pasa a ocupar una posición central en el carácter de la cultura humana". Sin armonía

109

entre los seres humanos resultará difícil alcanzar la armonía entre la humanidad y la naturaleza. Este tipo de consideraciones han inducido al Consejo de la Unión a recomendar que se adopte una nueva Declaración de la Misión de la UICN, a saber: "aprovechar las ideas y capacidades del movimiento conservacionista mundial con miras a promover la utilización sostenible y equitativa de la naturaleza y de los recursos naturales y a crear un futuro armonioso para la humanidad dentro del medio ambiente mundial"*. ¿Cuáles son las repercusiones operacionales de esa Declaración de Misión en lo que atañe a la integración en las estrategias de desarrollo de los principios de equidad con los de eficiencia económica y sustentabilidad ecológica? Permítanme analizar brevemente las medidas que sería necesario adoptar en cuatro esferas de importancia capital a efectos de lograr un futuro armonioso para la humanidad dentro del medio ambiente mundial. En primer lugar, quisiera referirme a la reglamentación vigente sobre el clima y la radiación. En 1979 se celebró en Ginebra la primera Conferencia Mundial sobre el Clima, bajo los auspicios de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y otras organizaciones de las Naciones Unidas. La segunda Conferencia Mundial sobre el Clima tuvo lugar en Ginebra del 29 de octubre al 7 de noviembre de 1990. Los documentos sometidos a la consideración de la primera conferencia trataban principalmente del impacto del clima sobre las actividades humanas, en tanto que los presentados a la segunda se referían casi exclusivamente a los impactos de las actividades humanas sobre el clima. A esta última sería más adecuado denominarla Conferencia sobre el Cambio Climático, ya que los participantes convinieron en que, si no se limitan las crecientes concentraciones de gases con efecto invernadero, las presiones que ejercerán los cambios climáticos previstos sobre los sistemas naturales y sociales tendrán una intensidad sin precedentes en los últimos 10.000 años. En muchas regiones del mundo podrían darse cosechas abrasadas por la sequía y producirse inundaciones costeras. Es probable que el sector agropecuario sea uno de los que padezca en mayor grado las repercusiones de los cambios previstos en la temperatura, las precipitaciones, las tormentas costeras y las radiaciones ultravioletas-B. Las principales víctimas de esa situación serán los países en desarrollo que dependen mucho de los

* Posteriormente la Asamblea General modificó la redacción de este párrafo. La versión definitiva figura en la Resolución 18.1.

110

cultivos agrícolas, la ganadería, la pesca y la silvicultura, tanto para mantener la economía nacional como para obtener los medios de subsistencia. En general son los pobres y los marginados quienes más sufren los trastornos ambientales. Por ejemplo, en un estudio realizado por Recursos para el Futuro (Resources for the Future) se indicó que la economía de la región MINK (Missouri, Iowa, Nebraska y Kansas) de los Estados Unidos, donde el porcentaje de ingresos agrícolas dentro de los ingresos totales es 3,4 veces mayor que ese mismo porcentaje cuando se considera el país en su conjunto, no padecerá sin embargo gravemente el impacto de los cambios en la temperatura y las precipitaciones, puesto que los ingresos derivados del sector agropecuario representan solamente el 3,87 por ciento de los ingresos de dicha región. A menos que se proporcione asistencia financiera y técnica a los países en desarrollo, a efectos de que éstos puedan poner en marcha los mecanismos necesarios para evitar o adaptarse a los impactos previstos, su pobreza y miseria podrían aumentar como resultado de cambios adversos en el clima, originados por factores que la mayor parte de las veces se encuentran fuera de su control. La segunda esfera es la diversidad biológica. Si bien Australia ha sido correctamente designada como área de mega-diversidad en virtud de su riqueza de flora y de fauna, la mayoría de los países industrializados son generalmente pobres en diversidad biológica pero ricos en la tecnología biológica indispensble para convertir la variabilidad genética en opulencia económica. Cada vez que se pierde un gen o una especie se reducen nuestras opciones para el futuro. No obstante, somos conscientes de que en el transcurso del tiempo que abarca nuestra conferencia varias especies podrían llegar a extinguirse. A menudo no sabemos lo que estamos perdiendo, puesto que carecemos de datos precisos acerca del número de especies que existen en nuestro planeta. Hasta el momento se han descrito aproximadamente 1,5 millones de especies; sin embargo, en un taller organizado por la Oficina Internacional para la Agricultura del Commonwealth (Commonwealth Agricultural Bureau International) en la Royal Society de Londres en julio de 1990, se señaló que si nos detuviéramos a estudiar debidamente a los invertebrados y a los microorganismos, el número de especies conocidas de la Tierra podría ascender a más de 50 millones. Por desgracia, los especialistas en taxonomía y biosistemática están desapareciendo a un ritmo acelerado y no disponemos de los conocimientos y experiencia necesarios para identificar, describir y clasificar nuevas especies. Generalmente las personas que habitan áreas ricas

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

en diversidad biológica están sumidas en la pobreza; los que dominan la tecnología biológica disponen, por el contrario, de abundantes medios económicos. Y sin embargo ambos convienen en que para lograr un bio-futuro mejor para la humanidad es necesario conservar la diversidad biológica. Desgraciadamente, existen grandes controversias en cuanto a la manera de salvaguardar y compartir la riqueza biológica mundial. En diversos foros internacionales, tales como la FAO y el PNUMA, se están entablando debates sobre este tema. La Serie de Diálogos Internacionales sobre los Recursos Genéticos de las Plantas de Keystone ha tratado de arrojar luz sobre posibles métodos para armonizar puntos de vista conflictivos. Se utilizan libremente términos tales como "Derechos de los Agricultores" y "Derechos de los Criadores" para subrayar la importancia de que se reconozca el sistema de innovación informal, junto con los derechos ya conferidos a los criadores de plantas en los 20 países desarrollados que hasta el momento se han adherido a la Unión Internacional para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas (UPOV). Los debates que siguen su curso en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) respecto de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (TRIPs) también son importantes para las relaciones Norte-Sur en materia de coservación e intercambio de germoplasma. En la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales del GATT, 14 naciones en desarrollo manifestaron al Grupo de Negociación sobre TRIPs su opinión de que las variedades de plantas o animales o los procesos biológicos esenciales para la producción de plantas o animales no debían estar sujetos a la protección de patentes. Los campesinos son aliados en la tarea común de hacer aumentar la productividad biológica. Por lo tanto, sus derechos no deberían presentarse como mutuamente antagonistas sino como derechos que se refuerzan el uno al otro. A mi juicio, la UPOV debería evolucionar para convertirse en una Unión internacional para la protección de los derechos de los campesinos y de los empresarios, y contar entre sus miembros a representantes de todos los países, tanto industrializados como en desarrollo. Actualmente se está revisando la Convención de la UPOV. En el borrador del nuevo texto se introduce el concepto de "dependencia", la cual garantizaría que una variedad "básicamente derivada de otra variedad protegida por los Derechos de los Criadores de Plantas no puede utilizarse con fines comerciales sin la autorización del criador de la variedad protegida". Sobre la base de esta cláusula de

Anexo 3

dependencia no sería difícil elaborar una metodología con miras a reconocer las innovaciones informales y a conceder una gratificación a los autores de las mismas. En este caso la recompensa financiera tendría que destinarse a un fondo especial destinado a ayudar a financiar las actividades de conservación y cría de plantas que se lleven a cabo en el país del cual procede el material genético primordial. La tercera esfera de interés desde el punto de vista de la equidad es la eliminación de desechos peligrosos y tóxicos y la dispersión de industrias generadoras de contaminación. Si bien el número de convenciones en vigor a este respecto es cada vez mayor, es importante que las tecnologías encaminadas a la destoxificación de desechos tóxicos y a la evacuación inocua de desechos peligrosos, incluidos los nucleares, se transfieran a todas las naciones de manera rápida y eficaz. Con frecuencia la codicia de los ricos es la causa fundamental de graves problemas de contaminación. En tales casos, sólo podemos limitarnos a predicar "Dios, no los perdones, pues ellos saben lo que hacen". Para concluir, voy a referirme a la que considero personalmente como la forma de lograr la sustentabilidad y el avance continuo de la productividad biológica, a partir de la tierra, el agua, el tiempo y la energía. Este tipo de progreso es esencial tanto para la seguridad alimentaria como ecológica. La marcha ascendente de la Revolución Verde es económica y ecológicamente imperativa en los países con abundante población y escasas tierras, para poder aumentar los ingresos de las familias de pequeños agricultores e impedir que se sigan extendiendo las zonas de cultivo a expensas de los bosques y las zonas vulnerables a la erosión del suelo u otras formas de degradación. Por ejemplo, en 1965 los agricultores de la India produjeron 12 millones de toneladas de trigo y 36 millones de toneladas de arroz, cultivando tierras de una extensión de 14 y 40 millones de hectáreas respectivamente. En 1990, produjeron 55 millones de toneladas de trigo y 72 millones de toneladas de arroz a partir de 24 y 44 millones de hectáreas respectivamente. Para haber podido producir a los niveles correspondientes a 1965 la cantidad de trigo y de arroz que actualmente se obtiene en la India se hubieran necesitado 70 millones de hectáreas de tierra adicionales. Esas tierras sólo se hubieran podido conseguir sacrificando los bosques restantes. Según las estimaciones del PNUMA y la FAO, más del 75 por ciento de la deforestación mundial que tiene lugar cada año, cuyo total asciende a 17 millones de hectáreas, es consecuencia del aumento de la producción alimentaria. Así pues, en los países en los cuales el volumen de

111

tierras de cultivo disminuye y las presiones demográficas aumentan la única alternativa es adoptar prácticas agrícolas destinadas a minimizar la superficie de tierras utilizadas. Pero la nueva Revolución Verde debe estar fundamentada en tecnologías "verdes" o favorables al medio ambiente, tales como la gestión integrada de plaguicidas, el manejo de tierras y aguas sobre la base de consideraciones científicas, y el perfeccionamiento de las técnicas aplicadas con posterioridad a las cosechas para mantener la fertilidad de la tierra. Con esa finalidad es necesaria la integración dinámica de las tecnologías tradicionales y las tecnologías más avanzadas, tales como la biotecnología y las tecnologías del espacio, la información y la gestión. Se trata de una necesidad apremiante, pero los obstáculos con que tropieza la transferencia libre y rápida de tecnologías "verdes" son numerosos, y surgen en gran medida como consecuencia de la creciente privatización de las actividades de investigación puntera realizadas por las naciones que disponen de las tecnologías más modernas. Si no suprimimos esos obstáculos, tal vez veamos acrecentarse los dilemas ambientales del tipo: "alimento y empleo versus bosques". En la jerga de los agricultores es conocida la frase "se cosecha lo que se siembra". En tanto que conservacionistas, nosotros sabemos que no podremos cosechar lo que no sembremos y tenemos que sembrar las semillas de la armonía y la equidad en la mayor medida posible. Los medios de comunicación de masas y los dirigentes políticos deben crear las condiciones subyacentes indispensables para que esas semillas germinen y den sus frutos. Actualmente se están elaborando y negociando numerosas convenciones. Para citar sólo algunas, una convención sobre cambio climático bajo los auspicios de la OMM, una convención sobre biodiversidad bajo los auspicios del PNUMA y una convención sobre bosques bajo los auspicios de la FAO que se encuentran en diferentes etapas de evolución. Se están asimismo revisando las convenciones existentes sobre la Antártida y la protección de la capa de ozono. En el marco de las negociaciones del GATT siguen su curso debates de importancia capital, aunque las cuestiones objeto de esos debates están más relacionadas con el proteccionismo que con la promoción de un comercio equitativo y deseable desde el punto de vista ecológico. En la mayor parte de esas deliberaciones el tiempo sólo se mide verticalmente por medio de relojes y calendarios y no horizontalmente, en función del número de generaciones. Con la finalidad de incorporar una dimensión genética en las evaluaciones de los daños

112

ambientales, hace cinco años propuse establecer una organización de tipo Amnesty International que permitiría, con un apoyo profesional altamente fiable, llamar la atención sobre las violaciones del patrimonio humano, de manera similar a como lo hace actualmente Amnesty International en los casos de violaciones de los derechos humanos. A la sazón consideré que el Centro Mundial para el Monitoreo de la Conservación de Cambridge, Reino Unido, que actualmente está compilando un informe completo sobre biodiversidad mundial, podría ser una enorme ayuda en esa tarea. Me complace observar que esa sugerencia ha tenido eco en el segundo borrador de un documento que se examinará en la presente Asamblea General y se titula: "Cuidar la Tierra: Estrategia para el futuro de la vida". Una organización de ese tipo, apoyada por un Pacto Mundial sobre Seguridad Ecológica (World Ecological Security Compact) que incluyera una serie de protocolos y convenios internamente coherentes y destinados a transformar en realidad los principios de la Carta Mundial para la Naturaleza, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en octubre de 1982, nos ayudaría a promover la adopción de estilos de vida adecuados desde el punto de vista ecológico y a impedir las violaciones del patrimonio humano. Este tipo de enfoque holístico es esencial para generar la armonía entre la humanidad y la naturaleza. Espero que esas disposiciones se materializarán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo que se celebrará en 1992. Si se consigue la necesaria combinación de voluntad política, acción pública y capacidad profesional, nuestra Declaración de Misión podrá transformarse en realidad; en su defecto permanecerá como una pieza de retórica. Al observar la composición de esta audiencia y la presencia de Su Alteza Real el Príncipe Felipe y de Su Excelencia el Primer Ministro Hawke de Australia, me consta que nuestra declaración puede pasar de la retórica a la realidad. La identificación de las medidas necesarias para lograr ese objetivo es la principal tarea que tenemos ante nosotros durante los siete días siguientes. En la consecución de esa tarea, dejémonos inspirar por la agradable canción que acaban de cantar los niños de la Escuela Primaria Nedlands: "La vida es una canción que debo entonar, un regalo de amor que debo compartir y cuando veo la alegría que trae consigo mi espíritu se eleva a las alturas". Una vez más le doy la bienvenida a todos los presentes.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 4 Discurso de apertura por la Premier de Australia Occidental Excelentísima Sra. Carmen Lawrence MLA

En nombre del Gobierno y el pueblo de este Estado tengo el placer de darles la bienvenida a Australia Occidental. La decisión de celebrar la XVIII Asamblea General de la UICN en Australia reviste suma importancia para nuestro pueblo, ya que los foros de este tipo nos brindan un contexto más amplio dentro del cual evaluar nuestro propio y continuo debate ambiental. Si bien hay que ser cauteloso con las generalizaciones, el riesgo de incurrir en error es muy pequeño si se afirma que hoy en día los autralianos se interesan profundamente en el medio ambiente. El hecho de que se celebre aquí la Asamblea General es el justo reconocimiento a los esfuerzos desplegados por los australianos para hacer frente a las cuestiones relativas a la conservación en este país y a su inquietud por encontrar soluciones a los problemas ambientales cada vez más complejos que se ciernen sobre nuestro planeta. Esta Asamblea le brindará a los habitantes de Autralia Occidental y de Australia en general y en especial a los residentes de esta ciudad, la oportunidad de examinar con mayor detenimiento el impacto de nuestras actividades sobre el medio ambiente local y de considerar la adopción de nuevas medidas de conservación para garantizar la protección de la vida silvestre dentro de los contornos de nuestra zona urbana y más allá de ésta. Espero que durante su estancia en nuestra ciudad no pierdan la oportunidad de visitar los parques y reservas urbanos. Australia se ha impuesto como prioridad destinar grandes zonas en las ciudades y los suburbios con fines de esparcimiento y conservación de montes naturales. Dentro de los límites de la ciudad, el Parque Kings contiene espaciosos jardines botánicos, jardines y una reserva natural; desde ahí puede apreciarse el Río Swan, uno de los ríos más límpidos del mundo, que atraviesa la ciudad.

Además de sus evidentes valores recreativos y escénicos, este parque alberga una amplia variedad de especies silvestres, incluyendo aves zancudas migratorias que vienen desde lugares tan lejanos como Siberia. También pueden visitar los parques marinos que se encuentran en la vecindad, donde abundan las aves y la vida marina. El hecho de que se hayan reservado extensas áreas para la conservación en medio de un entorno densamente urbanizado es una clara demostración de la importancia que se otorga a la conservación en este Estado. Cuando recorran esta ciudad habrán de tener en cuenta su juventud en comparación con otras ciudades: aquí la colonización europea comenzó hace solamente 161 años. Pero esa juventud presenta algunas ventajas reales; nos ha permitido, por ejemplo, conservar áreas mucho más amplias de lo que hubiera sido posible si los europeos hubiesen llegado más temprano. Así pues, el primer parque nacional se estableció sólo 70 años después de que se fundara en 1829 la Colonia del Río Swan. No obstante, en el período de tiempo relativamente breve durante el cual hemos habitado estas tierras, nuestras actividades han causado graves perjuicios a buena parte de su superficie. Para considerar en perspectiva los efectos de 161 años de colonización europea, debe recordarse que cuando llegaron los primeros colonizadores blancos la zona que rodea el Río Swan ya se encontraba habitada por una civilización culturalmente avanzada. La región del suroeste de Australia Occidental dio cabida a la nación del pueblo Nyugar, cuya población en ese momento ascendía a unos 7.000 habitantes. Los Nyugars disponían de alimentos abundantes y variados, incluyendo peces, canguros y serpientes. En verano complementaban su dieta con tortugas, ranas y cangrejos de agua dulce. Como legumbre utilizaban principalmente una 113

patata nativa, aunque consumían también otras plantas. Administraban su fuente alimentaria de manera muy adecuada. Mediante la quema sistemática de porciones de monte, abrían el terreno para permitir un acceso fácil y poder cazar animales y cultivar la patata. Muchas especies de plantas de Australia Occidental se han adaptado al fuego, habiéndose beneficiado así de esas prácticas de quema. Existen asimismo algunos animales, como el Tammar Wallaby, que necesitan que su habitat se queme periódicamente para poder reproducirse. A su modo los Nyugars aplicaban técnicas de conservación racionales. Esa actitud de respeto ambiental queda también demostrada por la prohibición de cortar ninguna planta semillera antes de que hubiere florecido. Sin duda las poblaciones autóctonas también afectaron a su medio ambiente, pero en el momento en que llegaron los colonizadores sus estilos de vida eran

114

ecológicamente sostenibles. Nos ha tomado mucho tiempo aprender la lección que éstos habrían de enseñarnos. Espero que entre sus reuniones y visitas en el terreno consigan dedicar un momento a visitar la Galería de Arte de Australia Occidental, en la cual tiene lugar al mismo tiempo que la Asamblea General una exposición de obras de Arnhem Land titulada "Los guardadores de secretos". Tanto el Ministro para el Medio Ambiente del Estado como yo esperamos con interés participar en la conferencia y el Departamento de Conservación y Manejo de Tierras del Estado pondrá personal a su disposición en el escritorio de información, para facilitarles con agrado cualquier reunión, información o visita que deseen realizar. Les deseo los mejores resultados en sus deliberaciones y espero que disfruten la hospitalidad de nuestra ciudad.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 5 Discurso de apertura por el Presidente Internacional del WWF —Fondo Mundial para la Naturaleza— Su Alteza Real Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo

Muchas gracias, Sr. Presidente, por brindarme esta oportunidad de saludar a todos los delegados en esta Asamblea General en nombre del WWFInternational y de los 28 miembros y 4 millones de colaboradores que componen la familia del WWF. Desde la fundación del WWF como fondo público especial para la conservación de la naturaleza, nosotros también estamos comprometidos con la UICN, y puesto que el WWF y la UICN han compartido sus oficinas durante tantos años, este saludo proviene además de un miembro vinculado muy estrechamente a la familia de la UICN. No sólo quiero transmitir buenos augurios, sino también felicitaciones. Se podría decir sin exageración que el mejoramiento de la situación de la UICN desde la última Asamblea General celebrada en Costa Rica ha sido milagroso. Soy consciente de que ello ha supuesto una difícil tarea para todos, pero la gratificación de esos esfuerzos ya está pasando a ser un hecho evidente. Ello constituye sin duda una muy buena noticia para la totalidad del movimiento conservacionista, en un momento en el cual las especies y sus habitat son objeto de presiones cada vez mayores. Al recibir su Medalla de Oro WWF el lunes pasado en Sidney, el Profesor E. O. Wilson dijo que, a menos que se tomen medidas drásticas sin demora, aproximadamente la cuarta parte de las especies vivientes del mundo se extinguirán en el curso de los próximos 30 años. Agregó que ello representaría la pérdida de unas 100.000 especies por año. Puede ser que de todos modos algunas especies se hubieran extinguido, pero no hay duda de que la mayor parte de las extinciones pasadas y futuras son consecuencia directa del aumento masivo de la población humana y del crecimiento de la demanda per capita de recursos naturales. Se ha calculado que en el transcurso de los últimos 300 años, cada vez que la población se ha duplicado lo ha hecho a un ritmo 50 veces más

acelerado. Se necesitaron 80 años —de 1870 a 1950— para duplicar la población de 1.200 a 2.500 millones de habitantes. La duplicación más reciente del volumen de población tuvo lugar durante los últimos 40 años —entre 1950 y 1990—, para pasar de 2.500 a 5.000 millones de habitantes. Si se continúa a ese ritmo de crecimiento dentro de 20 años se alcanzará el exorbitante total de 10.000 millones de habitantes. Cualquier persona que tenga facilidad para las cifras o una calculadora de bolsillo puede hacer una estimación del momento en el cual la población humana podría alcanzar cifras infinitas. Afortunadamente hay ciertas pruebas de que ese ritmo está disminuyendo lentamente, pero aun así se prevé que la próxima duplicación se producirá dentro de los próximos 30 años. Si a esta situación hipotética se suman los efectos previstos del calentamiento mundial sobre el nivel del mar y la desestabilización de los sistemas climáticos y oceánicos, se llega a la conclusión de que los próximos 30 años serán de importancia cardinal para el futuro de todas las formas de vida que existen sobre la Tierra. Es harto evidente que deben desplegarse grandes esfuerzos si se quiere evitar una catástrofe de envergadura, pero ninguna organización puede pretender hacerlo todo. Lo más que puede esperarse es que cada organización se remita a realizar las actividades que está en mejores condiciones de llevar a cabo con éxito. La UICN agrupa a toda la comunidad conservacionista y si todos nos disponemos a trabajar juntos y tratamos de hablar con una misma voz en favor de la conservación de la naturaleza, estoy seguro de que existe la posibilidad real de que logremos reducir considerablemente la pavorosa cifra de 100.000 especies que actualmente están condenadas a extinguirse cada año. No creo que alcancemos a obtener un éxito significativo si tratamos de abordar todos y cada 115

uno de Jos numerosos problemas a los cuales es preciso hacer frente. Impedir la progresiva disminución de la diversidad biológica ya es una cuestión suficientemente amplia y compleja, que no debe complicarse aún más interviniendo en asuntos que rebasan los conocimientos profesionales, la competencia y el compromiso del movimiento conservacionista. Considero que este aspecto va a adquirir cada vez mayor importancia a medida que la población humana empiece a comprender plenamente el peso de las amenazas que se ciernen sobre su bienestar futuro. Hay una necesidad apremiante de que alguien se pronuncie y asuma la función de defensor de la naturaleza y eleve su voz en favor

116

de la Tierra con lucidez y perspicacia. A mi juicio esta es la tarea crítica de la UICN y con esa finalidad debe mancomunar y aprovechar los conocimientos profesionales más destacados que sus miembros puedan brindarle. Señor Presidente, acaba de concluir la Conferencia Anual del WWF y puedo asegurarle que estamos absolutamente decididos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para impedir el agotamiento de la diversidad biológica, le prometo que apoyaremos plenamente a la UICN y a todo lo que ella representa en la lucha por mantener este planeta, nuestro único planeta, en condiciones dignas y saludables para todas las generaciones que esperamos vivirán después de ésta.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 6 Discurso de apertura por el Primer Ministro de Australia, Excelentísimo Sr. R. J. L. Hawke AC, MP

Es un orgullo para Australia actuar como país huésped de la XVIII Sesión de la Asamblea General de la UICN. Lo hacemos con la conciencia de la responsabilidad que nos incumbe en tanto que dirigentes del continente australiano y activos participantes en el movimiento ambientalista mundial. Se trata sin duda de una pesada responsabilidad. En primer lugar porque nuestro continente es una masa de tierra antigua, vasta y extraordinaria que proporciona refugio y alimento a especies únicas de plantas y animales. Es un laboratorio para los científicos, un imán para los turistas y, sobre todo, una parte inestimable del patrimonio del mundo. En segundo lugar, la nuestra es una responsabilidad especial a causa de la singular historia de la habitación del hombre en este continente. Durante por lo menos 40.000 años los pueblos aborígenes australianos mantuvieron una primacía exclusiva sobre el continente, actuando inspirados por su creencia de que la tierra no les pertenecía sino que ellos pertenecían a la tierra. Si conservación significa tener un profundo respeto espiritual por la tierra e identificarse con ésta; si la conservación exige la comprensión cabal del sitio que ocupa el ser humano en el grandioso sistema de la creación; si la conservación implica aprovechar hoy la tierra sin poner en peligro los derechos de vuestros hijos para satisfacer sus necesidades en el mañana, entonces los aborígenes autralianos fueron acaso los primeros conservacionistas del mundo. Para ellos el cuidado de la tierra era literalmente una modalidad de vida. Hasta hace relativamente poco tiempo —200 años— este continente desconocía el impacto de la colonización occidental. Claro que esos dos siglos son nada menos que los transcurridos a partir de la Revolución Industrial. En esa época la prosperidad y la calidad de vida estaban destinados a beneficiar a algunos —que sin

duda no a todos— los integrantes de una población mundial en ascenso. Y esa disparidad de beneficios era únicamente resultado de la progresiva conquista del medio ambiente a través de la agricultura, la minería, el crecimiento de las ciudades y el auge de la industria. Los suelos han sido degradados; los océanos y ríos y lagos han sido contaminados; se ha arrasado gran parte de la cubierta arbórea del mundo y los frágiles entornos árticos y antarticos han sido dañados. A los ojos de un europeo o un asiático el continente australiano puede parecer una tierra vasta, eterna, vacía e intacta. En términos relativos lo es. Pero nadie puede ignorar —como no lo hacen los australianos— el hecho de que gran parte del paisaje lleva el estigma de las actividades humanas que han traído consigo permanentes cambios ambientales y, con no poca frecuencia, degradación. Esto me lleva a mencionar el tercer factor por el cual los australianos tienen una peculiar responsabilidad: somos el único pueblo cuya nación ocupa un continente entero. De tal suerte, la integridad física de los territorios de Australia se duplica gracias a la integridad política de la nación australiana. Ello significa que lo que los australianos decidan hacer para preservar el medio ambiente de este amplio continente o para destruirlo, reviste una importancia real y duradera. Al mismo tiempo, en tanto que habitantes de una sociedad moderna con una economía abierta, los australianos comprenden la dinámica vital de la interdependencia mundial. Sabemos que la prosperidad de todas las naciones está determinada por las decisiones económicas que adopta cada una de ellas; un ejemplo vivido y actual es el impás en el cual se encuentran las negociaciones del GATT. Y sabemos también que la salud ambiental del planeta es una responsabilidad que hay que compartir. Los australianos están expuestos —al 117

igual que todos nosotros— a los peligros derivados del calentamiento global y del agotamiento de la capa de ozono. Los australianos comparten la pérdida que todos nosotros sentimos cuando una especie deja de existir en alguna parte del mundo. Por eso los australianos son conscientes del dilema al que nos enfrenta la vida moderna: • aún debemos encontrar medios para satisfacer la acuciante necesidad de proporcionar alimento a todos los pueblos del mundo y elaborar políticas que brinden una oportunidad al crecimiento y a la prosperidad; esas son las expectativas legítimas de nuestro pueblo; • pero, a largo plazo, ese desarrollo económico sólo será viable si es ecológicamente sostenible. De otro modo los logros de esta generación se habrán obtenido únicamente a expensas de las generaciones venideras. Por todas estas razones, los australianos somos profundamente conscientes de nuestra obligación de cuidar y proteger el paisaje excepcional donde nuestra nación está enclavada. Nos estamos esforzando en particular por mostrar el camino que conduce a un proceso viable y eficaz de desarrollo ecológicamente sostenible. Hemos creado grupos de trabajo con el cometido de analizar la economía australiana, sector por sector, incluyendo la agricultura, la silvicultura, la pesca, la minería, la industria manufacturera, la utilización y distribución de la energía, el transporte y el turismo. De este modo, a través de estudios minuciosos y con amplia participación de la comunidad, intentamos velar por que nuestra calidad de vida se mantenga en el presente y en el futuro. Hemos establecido asimismo la Comisión de Evaluación de Recursos, órgano consultivo independiente que lleva a cabo investigaciones sobre sectores complejos relacionados con el uso de los recursos —por ejemplo la silvicultura y las zonas costeras— para poder adoptar decisiones sobre la base de informaciones más completas, con miras a una integración más amplia. Estamos trabajando además, junto con los Estados Australianos, en la elaboración de un acuerdo ambiental nacional tendiente a racionalizar nuestros procesos y garantizar un mayor grado de conservación ambiental. Me enorgullece poder decir que Australia se encuentra en la primera línea de la acción internacional en favor del medio ambiente. Estamos mostrando el camino hacia la reducción de las emisiones de todos los gases con efecto invernadero.

118

Para 1998 habremos eliminado el consumo de sustancias que contribuyen al agotamiento de la capa de ozono, es decir, mucho antes de lo que recomienda el Protocolo de Montreal. Y Australia ha tomado la iniciativa, junto con Francia, de instar a que se prohiban totalmente y con carácter permanente las actividades mineras en la Antártida. Mientras nos encontramos hoy reunidos, las Partes en el Sistema del Tratado Antártico celebran una conferencia en Chile; mi profunda esperanza, y me consta que también la vuestra, es que adopten las medidas pertinentes para el logro de nuestro objetivo: proteger ese frágil e inapreciable medio ambiente. Señoras y señores, las realizaciones de Australia se miden —a grandes rasgos, pero no completamente— tomando como rasero nuestro compromiso con la Lista del Patrimonio Mundial, en cuya creación y mantenimiento la UICN ha desempeñado una función sumamente valiosa y apreciada. Podrán entonces comprender nuestra satisfacción ante la opinión manifestada por la UICN de que "Australia ha hecho más que cualquier otro país en favor de la aplicación de la Convención sobre el Patrimonio Mundial". Contamos con ocho sitios de valor cultural y natural destacado y universal que han sido inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial. Los ecosistemas tropicales, áridos y templados —marinos y terrestres— están representados por el Arrecife de la Gran Barrera, Uluru y Kakadu, los bosques de los Trópicos Húmedos de Queensland y las regiones del noreste de Nueva Gales del Sur, el sudoeste de Tansmania, los Lagos de Willandra y el grupo de Islas Lord Howe. Gracias a la nominación de la Bahía Shark, 600 kilómetros hacia el norte sobre la costa de Australia Occidental y de las islas subantárticas MacDonald y Heard, nuestro distinguido registro de Sitios del Patrimonio Mundial se verá enriquecido. Como logro adicional, me complace anunciarles que el Commonwealth y el gobierno de Queensland han llegado a un acuerdo para el manejo conjunto de los Trópicos Húmedos, Area del Patrimonio Mundial. Este sistema de manejo permitirá obtener resultados satisfactorios de la administración cooperativa de la zona. En dicho acuerdo se prevé la financiación conjunta, la consideración de los intereses de la comunidad local y la prestación de asesoramiento científico a través de la creación de dos comités consultivos, un organismo de manejo dotado de personal profesional, una autoridad responsable del manejo y un consejo ministerial. Gracias a este sistema Australia podrá cumplir con su obligación internacional de proteger esta parte indispensable del patrimonio mundial.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Señoras y señores, no pronuncio estas palabras con un sentimiento de complacencia, ni pretendo dar a entender que los países, con inclusión de Australia, ya no necesitan salvaguardar el medio ambiente mundial. No cabe duda de que todos tenemos aún un largo camino por recorrer. Mi Gobierno es muy consciente de la responsabilidad que le incumbe y sabe que debe contribuir a mantener el impulso internacional en diversas cuestiones relacionadas con el medio ambiente. Una de esas cuestiones es la pérdida de la diversidad biológica del mundo. Todos ustedes conocen los datos estadísticos: según las estimaciones, cinco millones de especies han evolucionado a lo largo de miles de millones de años; como indicó Su Alteza Real, corremos el riesgo de perder una cuarta parte de esas especies en el curso de los próximos 20 o 30 años; así como la destrucción de bosques pluviales, la pérdida de la diversidad genética, de farmacéuticos potenciales y de nuevos cultivos alimentarios. Aunque a corto plazo algunas naciones se pueden estar beneficiando de las actividades que originan ese tipo de pérdidas, no cabe duda de que a largo plazo éstas no beneficiarán a nadie. Australia considera que la elaboración y adopción de una convención internacional integrada sobre biodiversidad es un asunto de extrema urgencia. En la última Asamblea General de la UICN se aprobó una resolución en la cual se exhortaba a establecer un sistema mundial representativo de áreas marinas protegidas. Australia ha tomado algunas medidas tendientes a lograr ese objetivo, por ejemplo la creación del Parque Marino del Arrecife de la Gran Barrera y de otras importantes reservas marinas, como el Parque Marino Ningaloo, situado al norte de la Bahía Shark. Existen, sin embargo, algunas otras zonas en aguas australianas que contribuyen en gran medida a enriquecer el acervo de biodiversidad en el mundo y serían valiosas adiciones a un sistema de reservas marinas tal como el propuesto por la UICN. Por lo tanto, me es grato comunicar que el Gobierno australiano ha decidido emprender la ampliación de su sistema de reservas marinas. En asociación con los gobiernos estatales y territoriales, llevaremos a cabo los estudios necesarios para el establecimiento de un sistema nacional representativo de las áreas marinas de Australia, en virtud del cual se protegerán dichas áreas, permitiendo al mismo tiempo que éstas se utilicen con fines adecuados y para promover la educación pública. Señoras y señores, confío en que no abandonarán el país sin haber aprovechado la

Anexo 6

oportunidad para apreciar nuestro magnífico ambiente natural (y las acciones que estamos realizando con miras a su conservación). Puedo asegurarles que los australianos están orgullosos tanto de una cosa como de la otra. Creo que esta Asamblea General y la permanente labor de la UICN contribuirán a señalar a éste y a otros países el camino hacia adelante. A partir de su fundación en 1948 la UICN ha pasado a ser una organización conservacionista altamente respetada que establece relaciones de trabajo estrechas y valiosas con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Ha mantenido asimismo un importante foco internacional sobre los problemas ambientales del mundo. Sin duda alguna la clave de su éxito han sido, en parte, los conocimientos y la competencia que le han aportado sus miembros y ha sabido aprovechar. Son esos conocimientos y esa competencia, hoy aquí reunidos, los que se necesitan para abordar las complejas cuestiones que se examinarán durante la próxima semana. El desafío consistirá en ir aún más lejos, para incorporar las consideraciones económicas en el examen de muchas de esas cuestiones. Sin duda vuestra Asamblea tiene lugar en un momento crítico de la evolución de los asuntos internacionales. Los acontecimientos de los cuales hemos sido testigos recientemente —la transformación de las relaciones de las superpotencias y las revoluciones en Europa oriental— harán sin duda que los historiadores del futuro consideren estos tiempos como una época de cambios irreversibles. Los libros de historia del futuro abundarán en detalles sobre los años 1989 y 1990. El derrumbamiento del totalitarismo en Europa oriental no sólo ha cambiado el panorama político, aportando libertad y democracia a decenas de millones de personas, sino que también ha traído consigo la esperanza de que, a medida que esos pueblos configuren su destino económico en este nuevo orden, pueda iniciarse la cuenta regresiva de la devastación ambiental experimentada en los últimos decenios. Naturalmente, no debemos pasar por alto la persistencia de graves problemas regionales; entre ellos la posibilidad de que se reanude el conflicto del Golfo no es una cuestión de importancia secundaria. No obstante, el estado de cuentas arroja sin duda un saldo acreedor, y debe darnos renovada confianza en la capacidad de foros internacionales como éste para conseguir un cambio duradero y benéfico. Tengo el enorme placer de declarar abierta la Asamblea General de la Unión Internacional para

119

la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales. Les deseo a todos una semana productiva y con positivos intercambios de información, y espero que esta Asamblea siente una base sólida

120

para sus trabajos en los próximos años, pues sin duda alguna no hay trabajo alguno más importante que el vuestro.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 7 Discurso pronunciado por el Sr. William Mansfield, en nombre del Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Dr. Mostafa K. Tolba

Creación de la coexistencia ecológica Es un honor dirigirme a esta distinguida audiencia con ocasión de la Asamblea General de la UICN. Permítanme comenzar sumando mi voz de gratitud a usted, Señor Primer Ministro —y a través suyo a los gobiernos y al pueblo de este país— por el firme apoyo que Australia ha proporcionado a esta reunión. Australia confirma una vez más su liderazgo en materia de protección ambiental. El Director Ejecutivo del PNUMA, Dr. Mostafá Tolba, lamenta no haber podido asistir a esta importante asamblea y me ha pedido que les transmita sus mejores augurios para que ésta sea una reunión productiva, y pronuncie en su nombre el discurso que paso a dar lectura. Señoras y señores, hoy en día los titulares de los medios de comunicación y las políticas de vanguardia confirman que el medio ambiente ha ascendido de la perisferia política al frente de los programas nacionales e internacionales. Pero a pesar del apoyo generalizado, la puesta en marcha de las estrategias mundiales de conservación y desarrollo sostenible siguen siendo una ardua tarea. Debemos hacer frente a la inercia institucional, a las malas costumbres, a una pobreza exasperante, a la desconfianza entre las relaciones Norte-Sur y a poderosos intereses creados en la esfera económica. El de 1990 debe ser un decenio de profundos cambios, durante el cual la defensa pública se traduzca en acciones concretas a escala mundial, con costes determinados previamente. Cada minuto que pasa desaparecen nada menos que cuarenta hectáreas de bosque tropical. La diversidad biológica atraviesa una oleada de extinción masiva sin precedentes en 65 millones de años. El ritmo cada vez más acelerado de la erosión del suelo, la

desertificación, la explosión demográfica y la extensión de zonas urbanas en el Sur del planeta son como bombas de tiempo que ponen en peligro la estabilidad ecológica, sanitaria y social, y que es preciso desactivar. La pesada tarea que tenemos ante nosotros, aunque enorme, se ha visto aligerada por la primera Estrategia Mundial para la Conservación, que puso en claro los inseparables vínculos existentes entre la conservación y el desarrollo. Esta creó un nuevo marco conceptual a escala mundial, marco que asoció la conservación a la compensación y puso de relieve que la conservación del medio ambiente y los recursos naturales es el único medio de garantizar la sustentabilidad del desarrollo. Tres prioridades destacadas en dicha Estrategia mantienen aún su carácter prioritario: 1) preservar los procesos ecológicos y los sistemas sustentadores de vida; 2) salvaguardar la diversidad genética; y 3) manejar los recursos de forma sostenible. Diez años más tarde no estamos más cerca de alcanzar alguno de esos objetivos. Los cuatro pilares biológicos de la economía mundial —las tierras agrícolas, las tierras ganaderas, los bosques y las pesquerías— continúan deteriorándose. En este país, que ya cuenta con el índice de cáncer de piel más alto del mundo, las informaciones diarias sobre niveles de radiación ultravioleta derivados del agujero de ozono de la Antártida reafirman el hecho de que la destrucción ecológica es un peligro que nos acecha a todos. Nuestro planeta ya no puede ignorar los efectos del cambio climático mundial causado por la acumulación de emisiones de gases con efecto invernadero. Todos los continentes han registrado estaciones alteradas, así como cambios en las pautas del caudal fluvial, las precipitaciones, la intensidad de las tormentas y otros fenómenos. Es

121

probable que los impactos del cambio climático intensifiquen en gran medida la crisis que atraviesa actualmente la diversidad biológica. La tasa de extinción ya está cerca de las 150 especies por día. Lentamente, los gobiernos comienzan a darse cuenta de la veracidad del comentario formulado por el anterior Primer Ministro Nehru de la India: "la alternativa a la coexistencia es la codestrucción". Los gobiernos comienzan lentamente a actuar de manera conjunta. Hace cinco meses, por ejemplo, casi 100 países desarrollados y en desarrollo enmendaron y fortalecieron el Protocolo de Montreal, al convenir en la virtual eliminación de clorofluorocarbonos y otras sustancias químicas que contribuyen a la destrucción de la capa de ozono. Por primera vez en la historia los gobiernos acordaron establecer un Fondo Multilateral de 240 millones de dólares EE.UU. a lo largo de tres años destinado a proporcionar los recursos adicionales necesarios para facilitar la transferencia de tecnología y garantizar que los países en desarrollo —que son los menos responsables de la contaminación mundial— participen plenamente en la concepción y aplicación de soluciones. De igual modo, en el marco del Banco Mundial, el PNUD y el PNUMA, se han desplegado esfuerzos por establecer un Fondo Mundial para el Medio Ambiente, con un capital de 1.300 millones de dólares EE.UU. destinado a combatir el agotamiento de la capa de ozono, los impactos del cambio climático y la diminución de la diversidad biológica, y a proteger las aguas dulces y marinas internacionales. Estos comienzos son prometedores. Pero debemos ir más lejos y tratar de concertar acuerdos internacionales vinculantes que prevean el suministro de financiación adicional y la transferencia de tecnología. Estas dos cuestiones gemelas cobraron gran importancia en la primera sesión de las negociaciones tendientes a la aprobación de un instrumento jurídico internacional sobre diversidad biológica. Todos estamos agradecidos a la UICN por haber prepararado hace tres años el borrador de la Convención. Sé que muchos están decepcionados ante la gran lentidud con que se avanza, mientras las tasas de extinción aumentan a un ritmo tan acelerado. No obstante, muy pocos podrían haber previsto la complejidad de las cuestiones tratadas en las negociaciones. Entre estas figuran la necesidad de acrecentar las investigaciones científicas y la capacitación en los países tropicales y húmedos y el suministro de financiación adicional para proteger la diversidad genética, proporcionar libre acceso a los recursos genéticos y otorgar una compensación equitativa a los países tropicales "ricos en genes" y a los países industrializados "ricos en tecnología". Si se quiere que la conservación mundial tenga

122

éxito, ésta debe combinar estrategias de conservación in situ y ex situ. Las reservas naturales y las áreas de vida silvestre protegidas son por sí mismas incapaces de defender a las especies contra la lluvia ácida, la erosión del suelo, y la pérdida de humedales, arrecifes de coral y otros habitat a causa de las actividades humanas. Entre el momento actual y la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, el camino que se recorra hacia la adopción de los tratados sobre cambio climático y sobre diversidad biológica, que se refuerzan mutuamente, será el indicador de nuestro compromiso colectivo para con la salvación del planeta. Si bien 1992 es la fecha que hemos fijado como objetivo, al preparar ambas Convenciones el PNUMA no sacrificará su contenido en aras de su oportunidad. Es necesario también que elaboremos Protocolos jurídicamente vinculantes orientados hacia la acción para que esas Convenciones puedan ser objeto de fiscalización. Ahora bien, la acción no puede esperar hasta 1992. Los gobiernos deben actuar ahora para abordar cierto número de cuestiones urgentes en el ámbito de la conservación. Por ejemplo, debe adjudicarse un nuevo estatuto jurídico a la red mundial de reservas de la biosfera en la conservación de la diversidad biológica, tal como ha instado recientemente el Programa sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO. También es preciso revisar detenidamente el acuerdo jurídico vigente sobre el Tratado Antártico. En ese Tratado se establecieron precedentes de importancia cardinal, como la suspensión de la soberanía, la garantía del acceso a la investigación científica y la creación de un área desnuclearizada. Posteriormente se hicieron progresos en favor de la conservación de la fauna y la flora de la Antártida, mediante la protección de sus focas y el control estricto del tratamiento de desechos y la contaminación marina. Sin embargo, deben reforzarse las medidas destinadas a proteger a la ballena, velar por que las actividades humanas en la Antartica estén sujetas a evaluaciones ambientales rigurosas e impedir cualquier tipo de operación que pueda causar daños al medio ambiente. La comunidad mundial debe también intensificar aún más la protección de esa última y frágil frontera ecológica. No corresponde al PNUMA decidir si ello puede lograrse declarando al continente área protegida mundial. Se trata de un asunto que concierne a los gobiernos. Pero al tomar una decisión al respecto los gobiernos deben tener en cuenta no solamente sus propios intereses nacionales, sino también los intereses de la humanidad por conservar esa parte esencial del medio ambiente mundial.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Indudablemente, la lucha por salvar nuestro medio ambiente no se ganará en el vacío. Con demasiada frecuencia las políticas de desarrollo han sido impulsadas por una glotonería de recursos sustentada en nada más firme que en la financiación del déficit ecológico. Ahora muchas regiones están al borde de la ruina ecológica, pues con demasiada frecuencia un desarrollo mal concebido ha sido la causa —y no el remedio— de la destrucción ambiental. Lentamente está emergiendo un nuevo imperativo, conforme al cual los recursos se canalizan para satisfacer necesidades humanas básicas, combatir la pobreza, incrementar las oportunidades de empleo, atender a las necesidades de salud y educación, y dar cabida a las tradiciones y capacidades de los pueblos —en particular de las mujeres— para que participen en el proceso de desarrollo. Sabemos que la pobreza y la degradación ambiental se refuerzan entre sí. Sabemos que la conservación no puede tener éxito si más de mil millones de personas están demasiado preocupadas por obtener su próxima comida o la leña para el fuego de esta noche, como para interesarse en los deberes intergeneracionales. No es posible materializar la protección ambiental sin no se acelera con éxito el desarrollo sostenible y se aumentan los ingresos hasta un nivel que permita vivir de manera sostenible. De igual modo, el progreso exige que los países

Anexo 7

desarrollados modifiquen su tendencia al consumo derrochador y otros hábitos destructivos, utilicen tecnologías más limpias en vez de tecnologías contaminantes y revaloricen los beneficios económicos derivados de los recursos naturales. La economía ha menospreciado continuamente o pasado por alto, los recursos naturales, induciendo así a los particulares, las industrias y los gobiernos a explotarlos como si fueran recursos gratuitos e infinitos. Sin duda alguna, los bosques en pie, las especies silvestres, los suelos vírgenes y el inapreciable aire fresco y el agua pura poseen valores fotosintéticos y sustentadores de vida que deben incorporarse en el PNB y otros indicadores. Todos esperamos con interés la segunda Estrategia Mundial para la Conservación, para que nos ayude a integrar la ecología con la economía y el desarrollo de una manera viable. Distinguidos huéspedes, nos faltan menos de diez años para iniciar un nuevo siglo. Los progresos que logremos hoy y en los meses venideros con miras a reformar las políticas de desarrollo y mejorar la protección ambiental determinarán el futuro de nuestros nietos. La energía, fé y dedicación que depositemos en nuestro trabajo pueden iluminar nuestro planeta con una esperanza nunca antes encendida. Es bajo el foco de este faro que el PNUMA se enorgullece de sumarse a la labor de la UICN y a esta importante reunión.

123

Anexo 8 Discurso pronunciado por la Dra. Jane Robertson Vernhes, División de Ciencias Ecológicas, en nombre del Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Dr. Federico Mayor Es para mí un gran honor y placer transmitir un mensaje del Director General de la UNESCO, Dr. Federico Mayor, a la Asamblea General de la UICN que se inicia aquí en Perth, Australia. El Director General, invitado a participar en vuestra Ceremonia de Apertura, lamenta profundamente no haber podido estar hoy con ustedes a causa de su cargado programa de trabajo. El Sr. Bernd von Droste, Director de la División de Ciencias Ecológicas, tampoco ha podido asistir por el hecho de que esta Asamblea se celebra entre dos importantes reuniones, a saber, el llo. período de sesiones del Consejo de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera y el 14o. período de sesiones del Comité sobre el Patrimonio Mundial. Así pues, el Director General me ha confiado la tarea de transmitirle a esta Asamblea General el mensaje que paso a dar lectura. Señoras y señores, el célebre físico danés Piet Hein dijo que "Los problemas dignos de ser afrontados demuestran su valor devolviendo el golpe" y este epigrama se podría aplicar muy justificadamente al problema actual planteado por el creciente deterioro del medio ambiente mundial, en la víspera del siglo XXI. La gravedad de la situación fue acusada mucho antes, particularmente por científicos como Sir Julian Huxley, el primer Director General de la UNESCO. Como muchos de ustedes ya saben, fue bajo su dirección y orientación que se fundó la UICN en 1948, con la misión de agrupar a numerosas asociaciones y organizaciones nacionales dispares en una verdadera Unión para la Protección de la Naturaleza y de los Recursos Naturales. Nos encontramos aquí reunidos tras el 40o. aniversario de la UICN —o de la Unión Mundial para la Naturaleza, como se llama actualmente— y también de la UNESCO ¿Pero cuál ha sido nuestra contribución para poner término a la degradación de los recursos naturales de los cuales depende nuestro sistema sustentador de vida? 124

Como sucede con todo experimento científico, necesitaríamos un testigo neutral que sirviera como base para medir nuestros progresos. En su ausencia es difícil evaluar si de algún modo hemos tenido éxito después de 40 años. No obstante, la opinión general de los científicos, los encargados de elaborar políticas y el público en su conjunto es muy negativa. En este contexto, la fecha mágica de 1992 reviste especial importancia para las organizaciones de las Naciones Unidas, puesto que marca los 20 años siguientes a la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano. La Conferencia de 1992 (que se celebrará en Río de Janeiro, Brasil) se centrará en la cuestión primordial del medio ambiente y el desarrollo, con sus diversas ramificaciones en esferas clave como el cambio climático, el desarrollo sostenible y la conservación de la diversidad biológica. La UNESCO es plenamente consciente de la inercia instituciónal que prevalece en casi todos los países. La mayor parte de las instituciones están organizadas con una estructura sectorial, lo que hace difícil abordar problemas interconectados que exigen un enfoque holístico. Por otro lado, su funcionamiento se basa en la tautología de la continuidad, lo que dificulta su adaptación y las hace reticentes al cambio. Para progresar tenemos que reconocer que, si bien se ha obtenido información potencialmente valiosa a partir de experimentos en el terreno, a menudo esa información no resulta accesible de manera oportuna y comprensible a los que se encargan de modelar o adoptar las decisiones. ¿Cómo pueden la UNESCO y la UICN ayudarse mutuamente para romper esa inercia institucional, en un momento en el cual la necesidad de cambios es más aguda que nunca? La respuesta estriba probablemente en confiar aún más en la fuerza del otro. La UICN debería utilizar el foro internacional intergubernamental de la UNESCO, en tanto que ésta debería aprovechar

las capacidades de la Unión de organizaciones no gubernamentales y gubernamentales, agrupadas en aras de la conservación de los recursos naturales. En este sentido considero que hay tres grandes esferas propicias a la cooperación futura, sobre la base de las actividades actuales y futuras que caen dentro de nuestros mandatos: 1. La aplicación permanente y mejorada de la Convención sobre el Patrimonio Mundial de la UNESCO. En esta esfera la UICN tiene que desempeñar una función única mediante la prestación de asesoramiento técnico en relación con el instrumento jurídico más universal del mundo destinado a proteger el patrimonio cultural y natural. Es menester señalar aquí la adhesión de tres nuevos países —Belize, Checoslovaquia y Fiji—, con lo cual el número total de Estados Partes asciende a 114. 2. La transmisión de informaciones sobre el medio ambiente —y en el caso de la UICN, especialmente sobre la conservación de los recursos naturales— de manera comprensible y práctica para las diferentes audiencias y grupos a quienes está destinada. En este sentido la UNESCO aprovechará, a través de un grupo de estudio intersectorial, la ventaja de encontrarse en una posición ideal donde convergen la educación, la comunicación y la ciencia, y lanzará iniciativas destinadas a la preparación y divulgación de materiales informativos y didácticos. La UICN y la UNESCO deben cooperar entre sí y coordinar sus actividades a medida que surjan las oportunidades; un ejemplo de ello es el apoyo de alto nivel proporcionado por la UNESCO al Congreso sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas de la UICN que tendrá lugar en febrero de 1992 y las numerosas publicaciones, informes y comunicados que se prevé elaborar. 3. En el marco del Programa sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO, la cooperación en particular con la red internacional de reservas de la biosfera. Hay numerosos sectores del Programa MAB en los cuales se puede seguir fortaleciendo la cooperación y evitar la duplicación de esfuerzos. Muchas personas presentes en esta sala han participado y lo siguen haciendo en los numerosos proyectos del MAB encaminados a resolver problemas relacionados con el uso de los recursos naturales, es decir lo

Anexo 8

que ahora llamamos la búsqueda del desarrollo sostenible. En su llo. período de sesiones, que terminó hace menos de dos semanas en París, el Consejo de Coordinación Internacional del Programa MAB exhortó a que se favoreciera un proceso de "concentración y desconcentración". Ello significa centrar las actividades en un número limitado de cuestiones vitales, esforzándose al mismo tiempo por descentralizar la coordinación de ciertas actividades de la Secretaría del MAB para que ésta pase a ser responsabilidad de las correspondientes organizaciones y partes regionales y/o no gubernamentales (incluida la UICN), a través de sus diversos programas temáticos. Relacionada con esta tercera esfera figura la cooperación UICN/ UNESCO con miras a aplicar el Plan de Acción para las Reservas de la Biosfera. El Consejo del MAB hizo especial hincapié en el hecho de que la red de reservas de la biosfera es el único marco internacional de áreas naturales protegidas a nivel intergubernamental que procura combinar la conservación con el desarrollo, la investigación con la demostración, la educación con la capacitación y así sucesivamente. La red dista mucho de la perfección, pero tiene la virtud de estar ya en funcionamiento. El Consejo del MAB inició también actividades conjuntas con el Comité Científico sobre Problemas del Medio Ambiente (SCOPE) y la Unión Internacional de Ciencias Biológicas (UICB) para aprovechar esa red, por imperfecta que sea, con el fin de aumentar nuestra comprensión de la diversidad biológica, especialmente los aspectos relativos a la biogeografía de la biodiversidad. El Consejo del MAB decidió asimismo establecer un Grupo Consultivo —al que se invitará a la UICN a contribuir— con el cometido de revisar y fortalecer la red general de 293 sitios en 74 países. Por último, y para mencionar tal vez el aspecto más interesante e innovador, el Consejo del MAB solicitó al Director General de la UNESCO que creara un grupo de trabajo para estudiar el estado de la red internacional de reservas de la biosfera, especialmente con miras a elevar su categoría jurídica. Quisiera concluir reiterando la necesidad de que se fortalezca la cooperación entre la UICN y la UNESCO, y transmitiendo a todos los presentes mis mejores deseos de que esta Asamblea sea constructiva y fructífera.

125

Anexo 9 Discurso pronunciado por el Sr. Gil Child, Alto Funcionario del Departamento de Bosques, en nombre del Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Sr. Edouard Saouma En nombre del Director General de la FAO, Sr. Edouard Saouma, le transmito a la UICN los mejores deseos para una Asamblea General satisfactoria y productiva. Quisiera también felicitar a las autoridades australianas por la excelente organización de esta Asamblea y de los eventos que la acompañan, y dar las gracias al pueblo de Australia Occidental y en particular al de nuestra ciudad huésped, Perth, por la calurosa bienvenida con la que han recibido a los participantes. La UICN y la FAO mantienen lazos de cooperación desde hace mucho tiempo a diversos niveles en esferas de interés común. El marco proporcionado por la Estrategia Mundial para la Conservación y la función coordinadora desempeñada por el Grupo de Conservación de Ecosistemas, que agrupa periódicamente a representantes de la UICN, la UNESCO, el PNUMA y la FAO, han facilitado la armonización de nuestros respectivos esfuerzos en el ámbito de la conservación y el manejo de los recursos naturales. Cabe destacar en particular el carácter complementario de nuestras actividades. Ultimamente la FAO, en tanto que uno de los colaboradores en la preparación de la Estrategia Mundial para la Conservación, ha aportado importantes contribuciones a las actividades encaminadas a revisar y actualizar dicha Estrategia a la luz de la experiencia adquirida en el curso de un decenio de aplicación. Además, la FAO ha facilitado asesoramiento y ha contribuido a la elaboración de Estrategias Nacionales de Conservación en los países que solicitaron dicha asistencia. Desde la XVII Sesión de la Asamblea General en Costa Rica, la diversidad biológica ha sido objeto de considerable atención por parte de nuestras dos organizaciones. Entre otras cosas, hemos contribuido a formular un instrumento jurídico internacional sobre la diversidad biológica del planeta. En el 25o. período de sesiones de la Conferencia de la FAO se tomó nota de la Decisión 15/34 sobre 126

este tema adoptada por el Consejo de Administración del PNUMA en 1989, en la que se exhortaba al PNUMA . a preparar un instrumento jurídico en cooperación con la FAO, y se "instó a la FAO a asumir un papel primordial en la formulación y las negociaciones de cualquier instrumento jurídico que pudiere adoptarse al respecto". Como resultado de ello, la FAO ha cooperado estrechamente con el PNUMA en la preparación de un instrumento jurídico sobre diversidad biológica, y ha preparado y considerado con el PNUMA, la UICN y LA UNESCO, por conducto del Grupo de Conservación de Ecosistemas, los artículos básicos que debería contener una Convención de ese tipo, poniendo de relieve los aspectos relacionados tanto con la conservación como con el desarrollo sostenible y la utilización de la diversidad biológica. En consonancia con esa línea de acción, los especialistas de la FAO han participado recientemente en la reunión de expertos jurídicos y técnicos del Subgrupo de Trabajo sobre Biotecnología y en la reunión del Grupo de Trabajo Ad Hoc de Expertos Jurídicos y Técnicos sobre Diversidad Biológica, reuniones que acaban de celebrarse en Nairobi. Reconociendo la importancia de este tema, la FAO ha iniciado la preparación de un Programa de Acción Especial que contempla los diferentes aspectos de la diversidad biológica relacionados con la labor de la organización. El Programa de Acción Especial para la Alimentación y la Agricultura tendrá como objetivo racionalizar y coordinar las actividades y evitar la dispersión de los esfuerzos, además de tratar de obtener financiación adicional de los donantes con miras a asistir a los países en desarrollo en el fortalecimiento de sus estructuras nacionales y en la conservación, utilización y aprovechamiento cabal de su diversidad biológica. Este programa fomentará asimismo la conservación de la diversidad biológica mediante la promoción de programas de evaluación y cría en

condiciones marginales, así como la diversificación inter e intra cultivos, sobre todo de las especies subutilizadas. Cabe destacar que la existencia de infraestructuras, capacidades y programas nacionales sólidos será una condición necesaria para la aplicación eficaz de cualquier instrumento jurídico o convención factible de ratificación durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo que se celebrará en 1992. Los bosques tropicales son otro tema de importancia para nuestras dos organizaciones. La FAO ha participado en las actividades del Programa sobre Bosques Tropicales de la UICN y considera estimulante la idea de reconciliar los requisitos de la conservación con las necesidades de las poblaciones que habitan en zonas forestales, filosofía que la UICN ha preconizado a nivel del terreno. A este respecto, la propia FAO está profundamente involucrada en el Plan de Acción para el Desarrollo Forestal en Zonas Tropicales (PAFT) y le es grato dejar constancia de su agradecimiento a la UICN por su contribución a la aplicación del mismo, sobre todo en lo tocante a los planes de acción nacionales elaborados en el marco del PAFT. A principios de este año el PAFT fue objeto de una revisión externa y las recomendaciones dimanantes de dicha revisión se están comenzando a aplicar. El Comité de Bosques de la FAO ha considerado esas recomendaciones y las observaciones que formuló al respecto están sometidas actualmente a la consideración del 98o. período de sesiones del Consejo de la FAO, que se prolongará hasta el 30 de noviembre de 1990. Mientras el asunto se debate, los "co-fundadores" del PAFT —esto es, el PNUD, el Banco Mundial, el WRI y la FAO— han celebrado a principios de este mes en Nueva York una reunión de alto nivel sobre el futuro del PAFT. De cara al futuro, la FAO espera que la UICN siga brindando apoyo continuo al PAFT y que, habida cuenta del considerable número de ONG con que cuenta entre sus miembros, ayude a aclarar ciertos malentendidos que han surgido en el seno de algunas de estas organizaciones. La necesidad de una acción urgente a escala mundial en favor de la conservación y el desarrollo sostenible de los bosques del mundo se reconoce cada vez más, por ejemplo, en el Informe Brundtland, en las Declaraciones de Nordwijk y Langkawi sobre el medio ambiente, en las sucesivas declaraciones de la cumbre del Grupo de los 7 y, más recientemente, en la Declaración Ministerial aprobada en la Segunda Conferencia Mundial sobre el Clima (Ginebra, noviembre de 1990). Pero los hechos no siempre han sido consecuentes con las palabras. A juicio de la FAO,

Anexo 9

la ausencia de un marco adecuado a nivel mundial y de un consenso internacional sobre las políticas y metas que han de guiar la conservación y el manejo de bosques ha ido en detrimento de los esfuerzos nacionales e internacionales desplegados para responder a las crecientes presiones que se ejercen sobre los recursos forestales del mundo. Esa es la razón por la cual la Secretaría de la FAO ha tratado de promover la idea de crear un instrumento global sobre conservación y manejo de bosques. Tras una revisión de las convenciones en vigor en el sector forestal, se ha puesto de relieve el hecho de que no existe ninguna convención de gran alcance que contemple todos los tipos de bosques y todos los aspectos del manejo, la conservación y el desarrollo forestal. Lo que existe es un mosaico de instrumentos jurídicos a nivel mundial o regional que se centran en diversos aspectos de la silvicultura, tales como el comercio de maderas tropicales, la investigación forestal, la protección de ciertas especies amenazadas y la preservación de algunos ambientes boscosos. Un instrumento internacional para la conservación y el desarrollo de bosques podría proporcionar el marco necesario para intensificar los esfuerzos nacionales, integrando los enfoques ecológico y económico en relación con el uso de los recursos forestales. Al mismo tiempo, podría facilitar un mecanismo para promover el apoyo y la cooperación en las políticas y programas encaminados a la conservación y el desarrollo sostenible de los bosques del mundo. Durante el 10o. período de sesiones del Comité de Bosques (COFO) de la FAO, celebrado en Roma del 24 al 28 de septiembre de 1990, se formularon algunas propuestas preliminares en relación con un instrumento mundial sobre bosques. El Comité hizo suya la idea de elaborar un instrumento internacional sobre conservación y desarrollo de bosques como medio adecuado para encontrar soluciones a los actuales problemas socioeconómicos y ambientales derivados de la destrucción y degradación de los bosques, y propiciar la cooperación internacional. Se acordó que la FAO continuara sus esfuerzos para contribuir a la preparación del marco jurídico y técnico, así como para definir el contenido y el alcance de dicho instrumento. Obviamente, los trabajos que se están realizando en otros foros, como por ejemplo los encaminados a la elaboración de las convenciones sobre cambio climático y sobre diversidad biológica, influirán en la futura evolución de un instrumento internacional para la conservación y el desarrollo de los bosques del mundo. La FAO está dispuesta a contribuir en esa coordinación, bajo los auspicios de la Secretaría de la CNUMAD. 127

La FAO ha estado vinculada a las Conferencias mundiales sobre parques nacionales desde que se celebró la primera en Seattle, Estados Unidos, en 1962. El Congreso sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas que tendrá lugar en Venezuela en 1992 revestirá particular importancia para la Red de Cooperación Técnica de América Latina sobre parques nacionales, áreas protegidas y vida silvestre, que cuenta con el apoyo del proyecto FAO/PNUMA sobre manejo de espacios naturales, áreas protegidas y especies silvestres en América Latina y el Caribe. La Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, en colaboración con la UICN y la Corporación Nacional Forestal (CONAF) de Chile, ya han organizado una reunión entre los países sudamericanos miembros de la red, con el fin de planificar la participación de la región en el Congreso Mundial. La FAO seguirá apoyando esa iniciativa regional y, siempre que sea posible, participará también en los trabajos del Comité de Dirección del Congreso. Además de intervenir en la preparación del IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas, la red regional ha puesto en marcha un programa completo de divulgación de informaciones, organización de talleres técnicos e intercambio técnico en relación con el manejo de espacios naturales, parques nacionales, áreas protegidas y especies silvestres. En lo que atañe a las actividades de campo a nivel nacional, la FAO observa con satisfacción que ha habido estrecha cooperación en la ejecución de los diferentes proyectos. Para concluir, gran parte de los esfuerzos a nivel

128

mundial que despliegan actualmente la FAO y la UICN en esferas de interés común contribuirá al logro de los objetivos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. La FAO ha participado activamente en los trabajos preparatorios de dicha Conferencia, así como en la primera Reunión Preparatoria de la CNUMAD celebrada en Nairobi en agosto de 1990. Ha participado asimismo en la labor del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) y, más recientemente, en la Segunda Conferencia Mundial sobre el Clima, actividades de importancia clave en la progresión hacia la CNUMAD (Brasil, 1992). Otra importante contribución de la FAO a la CNUMAD será la Conferencia sobre Agricultura y Medio Ambiente FAO/Países Bajos, que tendrá lugar en abril de 1992 en los Países Bajos y a la cual se invitará a la UICN. La FAO colabora asimismo con la Secretaría de la CNUMAD en la elaboración de sus informes y la formulación de propuestas sobre recursos acuáticos vivos, manejo de áreas costeras, recursos de agua dulce, biodiversidad y tratamiento de desechos tóxicos. Todas estas actividades ilustran la necesidad de una estrecha coordinación y complementariedad entre los protagonistas en este escenario. La FAO, por su parte, seguirá desempeñando su función en la conservación y el uso racional de los recursos naturales para que la agricultura, la explotación forestal y la pesca se basen en prácticas sostenibles, y apoya plenamente la función complementaria de la UICN en aras de la conservación de la naturaleza.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 10 Alocuciones de bienvenida de Jefes de Estado y Organizaciones Internacionales

Saludo del Presidente de Costa Rica, Dr. Rafael A. Calderón Distinguidos participantes: En nombre de nuestros Pueblos y Gobierno, deseo saludar la celebración de la XVIII Sesión de la Asamblea General de la UICN, que seguramente hará una importante contribución a los esfuerzos mundiales por lograr la protección del medio ambiente y el uso racional y sustentable de los recursos naturales. Como parte de estos esfuerzos, en ocasión de la XVII Asamblea General de la UICN realizada en San José, Costa Rica, en 1988, nuestro Gobierno subscribió una carta de intenciones para iniciar el desarrollo conjunto del Proyecto SI-A-PAZ (Sistema Internacional de Areas protegidas por la Paz), cuyo objetivo principal es lograr la conservación, protección y desarrollo sostenible de la región fronteriza entre nuestros dos países, que contienen áreas silvestres y recursos naturales únicos y de gran valor. Actualmente en Centroamérica se están construyendo las condiciones para una paz verdadera basada en la democracia y en el desarrollo equitativo. En estas nuevas circunstancias, nuestro Gobierno ha reanudado su coordinación y cooperación con el fin de desarrollar el Proyecto SI-A-PAZ, como parte de nuestras respectivas estrategias de Conservación y Desarrollo Sostenible. En nombre de nuestro Pueblo y Gobierno, solicitamos respetuosamente a esta Asamblea General que continúe brindando su decidido apoyo y colaboración, para contribuir al éxito de los esfuerzos mutuos por conservar estas importantes muestras del Patrimonio.

Aprovecho la ocasión para desearles el mayor de los éxitos en su gestión, y hago llegar a ustedes las expresiones de nuestra consideración y respeto. Rafael A. Calderón Presidente de Costa Rica

Saludo del Consejo Internacional de Recursos Fitogenéticos (CIRF) En consonancia con el espíritu de colaboración con el cual el CIRF firmó un Memorandum de Entendimiento con la UICN en 1988, nos es particularmente grato participar en calidad de Observadores en la XVIII Asamblea General. Quisiera transmitir a esta Asamblea mis mejores deseos de que la sesión en Perth sea muy constructiva y fructífera. Espero con interés proseguir nuestra colaboración con miras a promover la conservación en un mundo cambiante. D. H. van Sloten Director Interino

Mensaje de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pronunciado por el Sr. Rudolf Slooff, División de Salud Ambiental La Organización Mundial de la Salud está profundamente comprometida, en virtud de su mandato constitucional, con la promoción de la calidad ambiental y la reducción de los peligros para la salud en el medio ambiente humano. Tanto en los países desarrollados como en desarrollo, algunos

129

de los principales problemas de salud están determinados básicamente por factores ambientales, como por ejemplo la escasez de agua potable y de sistemas de saneamiento de buena calidad, el deterioro y contaminación de los alimentos, la polución química, la radiación, el ruido y los vectores de enfermedades contagiosas. En muchos de estos factores iiifluyen, a su vez, los procesos de desarrollo y el crecimiento demográfico. La conservación de plantas medicinales ha sido un importante foco de cooperación entre la OMS y la UICN en el curso del pasado trienio y fue el tema de una conferencia patrocinada conjuntamente por la OMS, la UICN y el WWF que tuvo lugar en Chiang Mai (Tailandia) en 1988. Esa fue la primera reunión internacional que agrupó a profesionales de la salud y expertos en la conservación de la naturaleza. En el 42o. período de sesiones de Organización Mundial de la Salud celebrado en 1989 se aprobó una resolución sobre medicina tradicional y atención sanitaria moderna, en la que se hizo referencia a la Declaración de Chiang Mai, adoptada por los participantes en la conferencia, y se trasladaron a la arena política de la salud todos los aspectos relativos a la conservación de plantas medicinales. Recientemente la OMS ha creado una Comisión de alto nivel sobre salud y medio ambiente, compuesta por científicos y políticos eminentes, con el cometido de formular recomendaciones sobre los programas de investigación y de otro tipo

130

encaminados a resolver problemas urgentes de salud ambiental que guardan relación con la alimentación y la agricultura, la industrialización, la utilización de la energía y la urbanización. Esta Comisión cuenta con el apoyo de un Grupo de Expertos en cada uno de esos cuatro sectores cardinales para el medio ambiente. Se prevé aprovechar los resultados de las deliberaciones de la Comisión para preparar la contribución de la OMS a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo que se celebrará en Brasil en 1992. Por lo tanto, la OMS sigue de cerca la evolución de la Estrategia Mundial para la Conservación de la UICN, que dará lugar a una Estrategia para la Sustentabilidad, actualmente en curso de elaboración junto con el PNUMA y el WWF. Es menester recordar que ningún tipo de desarrollo es sostenible si no salvaguarda la salud y garantiza la calidad de la vida del ser humano al nivel más elevado posible. La OMS manifiesta la esperanza de que las iniciativas de conservación de la UICN, apoyadas por el PNUMA y el WWF, sigan centrándose en la preservación de un medio ambiente cada vez más productivo, sustentador y saludable para las generaciones actuales y futuras. Estamos dispuestos a contribuir a esos esfuerzos en el marco de nuestro mandato y dentro de nuestras limitaciones financieras.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 11 Disertación magistral: la conservación en un mundo que cambia por el Profesor Ralph O. Slatyer Científico Principal, Oficina del Primer Ministro y Consejo de Ministros Canberra, Australia

El tema de esta Asamblea, "La conservación en un mundo que cambia", es oportuno y estimulante. Es oportuno porque el medio ambiente figura ahora en el orden del día político y económico de los órganos internacionales, los países y las autoridades locales. Es un desafío porque las cuestiones ambientales a las que tenemos que hacer frente suscitan interrogantes tan básicos como la posibilidad de que sigan funcionando los sistemas sustentadores de vida del planeta o que las futuras generaciones de seres humanos puedan disfrutar de una vida saludable, pacífica y conducente a la realización personal. Vuestra Asamblea tiene lugar en un momento histórico de los quehaceres humanos. Estamos atravesando una época de importantes cambios políticos, sociales y económicos en diversas partes del mundo. En los últimos meses hemos sido testigos de acontecimientos que sirven para recordarnos oportunamente la dependencia de las naciones industriales respecto de la energía y los combustibles fósiles que son la principal fuente de esa energía. Ante esta distinguida audiencia sería superfluo abundar en detalles sobre los cambios que experimenta el medio ambiente mundial; el grupo que se encuentra reunido en esta Asamblea General es acaso el que conoce mejor esos detalles. Me gustaría en cambio comenzar describiendo algunas de las características salientes del impacto humano sobre la biosfera y pasar luego a considerar algunos de los enfoques que, a mi juicio, sería necesario aplicar para atenuar esos impactos. Para terminar quisiera formular algunos comentarios sobre el papel de la UICN en estas esferas de importancia vital.

Impacto mundial El impacto total de las actividades humanas sobre el medio ambiente mundial es el producto del número de personas y el impacto de cada una de ellas. Ambos han aumentado y lo siguen haciendo de forma alarmante. Actualmente el impacto total de las actividades humanas es tal, que aproximadamente el 40 por ciento de la fotosíntesis neta mundial en tierra —esto es, la energía biológica primordial para la biosfera en su conjunto— se canaliza directa o indirectamente para satisfacer nuestras necesidades. Es evidente que hay que poner freno a ese impacto global cada vez mayor. De hecho, los niveles de acumulación de gases con efecto invernadero en la atmósfera, el creciente grado de contaminación de los suelos, los sistemas acuáticos y el incremento de la degradación de tierras son un claro testimonio de que el medio ambiente mundial se está deteriorando y de que ya hemos excedido la capacidad de carga de la Tierra. Incluso si se mantienen los actuales niveles de impacto, es evidente que, de diversas formas, ya hemos pasado la etapa de equilibrio con las aportaciones de los sistemas naturales para ingresar en la peligrosa etapa en la cual sus capitales comienzan a menguar. Al utilizar la biosfera, el ser humano debe tener en cuenta dos hechos irreversibles. En primer lugar, la biosfera y su capacidad para tolerar el impacto humano es finita. En segundo lugar, la capacidad de los ecosistemas naturales de la Tierra para soportar diferentes tipos de impacto varía de un lugar a otro. Como es comprensible, los impactos tienden a ser mayores en áreas con elevada densidad de población y gran intensidad

131

de utilización de recursos, pero la capacidad de los sistemas naturales para absorber esos impactos varía notablemente con el clima y las características del suelo. Por regla general, las zonas templadas tienen climas relativamente favorables y suelos relativamente fértiles. Las regiones tropicales se caracterizan por climas más erosivos y suelos menos fértiles y más erosionables. Los entornos fríos y secos tienen relativamente poca capacidad para mitigar los impactos. No es pues motivo de sorpresa que sea en los países tropicales y áridos, en los cuales el rápido aumento demográfico a menudo coincide con la menor capacidad de los ecosistemas para tolerar una utilización intensiva, donde se plantean muchos de los problemas ambientales más graves. El cambio climático mundial hará que esos problemas resulten aún más insolubles. Un aspecto particularmente inquietante para la comunidad conservacionista es el rápido aumento de la destrucción del habitat, la modificación y consiguiente reducción y fragmentación de áreas con habitat naturales. En ese proceso se altera el funcionamiento normal de los ecosistemas, con consecuencias desconocidas. La biodiversidad disminuye a un ritmo progresivo, tanto a través de las extinciones provocadas directamente por la pérdida de habitat como a causa de las inevitables pérdidas subsiguientes, la fragmentación y el aislamiento, lo que entraña la declinación de la riqueza de especies en las áreas afectadas. Estos hechos fundamentan las predicciones según las cuales en unos pocos decenios se extinguirá la cuarta parte de las especies del mundo, lo que tendrá graves consecuencias si se tiene en cuenta el grado en el cual dependeremos de la biodiversidad para satisfacer un gran número de nuestras necesidades futuras. Incluso en Australia, que tiene un nivel demográfico relativamente bajo pero un medio ambiente predominantemente tropical y árido, somos totalmente conscientes de la fragilidad de los ecosistemas ante las modificaciones introducidas por el ser humano. En el curso de apenas 200 años de colonización europea hemos deteriorado más del 50 por ciento de la superficie del continente —en gran medida a causa del pastoreo del ganado— hasta un grado en el cual es necesario aplicar medidas de rehabilitación si se quiere evitar una degradación aún más grave. Durante este período desapareció también un número considerable de especies, sobre todo las que requerían un habitat específico y ocupaban nichos ecológicos similares a los de otras especies introducidas o fueron víctimas de depredación por estas últimas. Habida cuenta de la importancia de Australia como uno de los principales centros de

132

biodiversidad del mundo, es natural que carguemos con una responsabilidad especial en la tarea de reducir ulteriores extinciones a un mínimo absoluto. En términos más amplios, es evidente que todos los que vivimos en este momento tenemos la obligación de legar a las generaciones futuras un medio ambiente mundial tan apto para satisfacer sus necesidades como el que nosotros hemos heredado.

Hacia el desarrollo sostenible El mensaje fundamental que hoy quisiera transmitir es que es posible legar ese medio ambiente a las generaciones futuras, por difícil que sea la tarea. Se trata tal vez del mayor desafío que enfrenta la humanidad, pero es un desafío que debemos aceptar. Ello exigirá la consecución de un desarrollo ecológicamente sostenible como principio ético orientador de nuestras acciones futuras. Habrá que aceptar que el aumento demográfico es el principal generador del impacto humano global y que el desarrollo ecológicamente sostenible sólo puede lograrse si va de la mano con el desarrollo económico y social. Implicará también el reconocimiento de que las tecnologías innovadoras y racionales desde el punto de vista ambiental son la clave para garantizar que ese desarrollo permanente sea ecológicamente sostenible. Me consta que algunos de ustedes discreparán con el peso que le asigno al crecimiento demográfico. No obstante, ante la realidad de un mundo con una capacidad y unos recursos finitos, para un ecologista la necesidad más apremiante en el momento actual es estabilizar la población mundial a un nivel lo más cercano posible al actual. Esa necesidad es particularmente manifiesta si se tienen en cuenta las estadísticas demográficas que destacan el potencial del crecimiento futuro. Si bien podemos albergar la esperanza de reducir el impacto medio de cada individuo, en última instancia el crecimiento demográfico hará que el impacto humano general sobre la biosfera resulte insostenible. Soy asimismo consciente de que algunos de ustedes pondrán en tela de juicio la necesidad de un desarrollo sostenible permanente, así como de la función positiva que puede desempeñar la tecnología en el logro de ese desarrollo. A mi entender, sin embargo, el objetivo general del desarrollo sostenible es conducir a un aumento progresivo de la calidad de vida de todos los habitantes del planeta. El logro de ese objetivo entrañará —y de hecho exigirá— la intensificación

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

de las actividades económicas para asegurarnos de que podemos incrementar, en vez de reducir, las oportunidades de vivir de una manera que conduzca a la realización personal. Se trata de velar para que los impactos de esa intensificación de las actividades económicas sobre la biosfera se estabilicen o disminuyan a niveles ecológicamente sostenibles. La ciencia y la tecnología deben desempeñar un papel fundamental para proporcionar esas opciones y moderar esos impactos. Volveré a abordar este aspecto dentro de un momento. El logro del desarrollo sostenible exigirá igualmente la participación activa de los individuos, los gobiernos y la comunidad internacional. La participación de los individuos es necesaria ya que, si bien nuestros mayores problemas en la esfera del medio ambiente y la conservación son de índole global, se originan a partir de innumerables acciones individuales y localizadas y, en última instancia, se resolverán mediante acciones de ese tipo. Se requiere la participación de los gobiernos porque el conjunto de medidas jurídicas, económicas y sociales que es preciso adoptar sólo puede concebirse y aplicarse a nivel nacional. Y la participación internacional es necesaria porque ningún país puede alcanzar la sustentabilidad si la comunidad de las naciones no actúa en consonancia con ese objetivo. El primer paso para resolver un problema es reconocer que éste existe; ya hemos dado ese paso en varios sentidos. El paso siguiente, que consiste en realizar acciones que exigen un cambio considerable en la actitud personal, es más difícil. Sobre todo cuando los problemas que debemos resolver no se perciben fácilmente, como ocurre tantas veces, y sus costes y beneficios personales no son fáciles de evaluar. Creo que tenemos que convenir en que las medidas necesarias sólo han de ser adoptadas por individuos bien informados, que comprendan los problemas y vislumbren las soluciones, y consideren que modificar su comportamiento para aplicar esas medidas redundará en su propio beneficio. El grado de motivación para ese cambio de conducta estará determinado en gran medida por las condiciones locales, las actitudes de la comunidad y las consideraciones de orden económico. Los gobiernos han de cumplir una función clave para llegar a un acuerdo sobre las acciones que es necesario emprender dentro de cada país. Sólo ellos disponen de una visión de conjunto del equilibrio entre la población y los recursos naturales del país en cuestión. Son los únicos que pueden agrupar a las autoridades locales y a los gobiernos provinciales con miras a elaborar y aplicar un plan de acción nacional y sólo ellos pueden participar en

Anexo 11

los debates internacionales sobre cuestiones regionales y mundiales. Con lo antedicho no pretendo subestimar la importancia de las agrupaciones comunitarias locales o los movimientos políticos "verdes". En muchos países esos grupos están marcando el camino del cambio y han pasado a ser un importante foco de presión para inducir a los gobiernos a la acción. Es indispensable que las estrategias resultantes cuenten con el mayor apoyo público posible, estimulando positivamente —mediante una combinación de incentivos y desincentivos— a los particulares y grupos responsables de determinados impactos sobre el medio ambiente para que velen por que sus impactos sean ecológicamente sostenibles. Creo que vale la pena destacar la conveniencia de que, al elaborar estrategias nacionales, se impute a todos los sectores del gobierno, es decir a todos los ministerios y sus departamentos —no solamente a los departamentos especializados en el medio ambiente— la responsabilidad de lograr el desarrollo sostenible en las esferas que les incumben. Esa es la mejor manera de incorporar las cuestiones ambientales en la formulación de las políticas generales de cada cartera ministerial. No todos los países elaborarán una estrategia para el desarrollo sostenible. Pero los planes y programas que se preparen han de tener como resultado un sentido de determinación para abordar las principales fuentes de insustentabilidad en cada país. A mi juicio será indispensable que los países, separada y colectivamente, hagan frente a los problemas que sólo ellos pueden resolver y procuren obtener apoyo internacional para abordar los que estén más allá de sus posibilidades. En términos muy generales, la mayor parte de los países con altas tasas de crecimiento demográfico tienen un impacto relativamente bajo por persona y la mayoría de los países con altos niveles de impacto por persona tienen tasas de crecimiento demográfico relativamente bajas. A mi juicio el primer grupo tiene el deber especial de frenar su crecimiento demográfico y el segundo el de reducir sus impactos, sobre todo los de importancia mundial como las emisiones de gases con efecto invernadero.

Cooperación internacional Independientemente del grado en el cual los diferentes países sean capaces de elaborar y aplicar estrategias nacionales de desarrollo sostenible, las estrategias regionales y mundiales favorecerán el logro de niveles sin precedentes de comprensión

133

mutua y cooperación internacional. Si bien a este respecto se atisban algunos signos alentadores, me temo que no alcanzaremos fácilmente el nivel necesario de cooperación. En ciertos casos los acuerdos internacionales concertados bajo los auspicios de las Naciones Unidas pueden ser el mecanismo más eficaz; en otros los acuerdos entre grupos de países con intereses comunes o complementarios resultarán más efectivos. Creo que es importante no alimentar expectativas poco realistas en cuanto a lo que pueden lograr las Naciones Unidas, sobre todo en relación con los resultados de la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo que se celebrará en 1992. Con demasiada frecuencia los gobiernos han estado dispuestos a aprobar resoluciones de las Naciones Unidas y a llegar a un acuerdo sobre los programas, pero se han mostrado renuentes a facilitar la financiación neceraria para que esas medidas se tradujeran en una acción eficaz. No obstante, una de las principales fuerzas del sistema de las Naciones Unidas es su capacidad de hacer visibles importantes cuestiones internacionales e imprimirles un considerable impulso. Un destacado ejemplo de ello es el Informe Brundtland, así como el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC). En los casos en los cuales la maquinaria de las Naciones Unidas resulte ineficaz, los grupos de países con intereses comunes o complementarios tendrán que tomar iniciativas sobre asuntos concretos. Las disposiciones del Protocolo de Montreal sobre emesiones de CFC (que, incidentalmente, contienen la mezcla de incentivos y desincentivos a la que me referí anteriormente) son alentadoras e indican que ese curso de acción puede ser el más eficaz en ciertos casos, aunque es posible argüir que entre los problemas ambientales que enfrenta el mundo la eliminación progresiva de CFC es uno de los más fáciles de resolver. También se han concertado acuerdos de compensación recíproca "deuda por naturaleza" (debt for nature swaps) a nivel bilateral o entre grupos de países. Con sujeción a su aceptación por el país que debe renunciar a otros usos de ciertas partes de sus sistemas naturales, me parece totalmente correcto que los países acreedores recompensen a los países en desarrollo por abstenerse de otras modalidades de utilización, siempre que se trate de un compromiso permanente y se prevea el manejo eficaz de las áreas protegidas. Muchos problemas ambientales y prácticas no sostenibles, patentes en los países en desarrollo, están directamente vinculados a la necesidad de atender el servicio de la deuda. Ello limita las

134

alternativas de los países deudores de diversas maneras. Pero si bien los acuerdos de compensación recíproca "deuda por naturaleza" pueden ser útiles, se necesitan corrientes financieras mucho más voluminosas si se quiere invertir la tendencia general del flujo de fondos desde los países en desarrollo hacia los países desarrollados y establecer prácticas e industrias ecológicamente sostenibles. El principio subyacente que tendría que orientar los intercambios comerciales debería ser no la explotación del uno por el otro, sino la creación y mantenimiento de un compromiso interactivo que sea compatible con la utilización sostenible de los recursos naturales en el o los países proveedores de esos recursos. Ello implicaría una importante desviación con respecto a las prácticas actuales, pero podría sentar las bases de la sustentabilidad mundial. La mejor manera de lograrlo sería hacer que los precios de los productos básicos reflejaran, como mínimo, su coste total calculado a partir de prácticas de utilización sostenible de tierras desde el punto de vista ecológico. Un importante paso hacia ese objetivo sería la eliminación de los obstáculos con que tropieza actualmente el comercio de productos básicos y, en términos más generales, de los productos procedentes de los países en desarrollo. La concesión de subvenciones a los productos rurales y conexos en los paises industrializados, sumadas a los subsidios a la exportación, son un factor de gran peso que tiende a reducir los precios mundiales y por consiguiente los ingresos por concepto de exportación de los países productores. Los cárteles de compradores también contribuyen a mermar los ingresos de los países de donde proceden los productos básicos. Actualmente los países industrializados no reconocen en grado suficiente que si no se pagan precios realistas, desde el punto de vista ecológico, a los productores de productos básicos les resulta sumamente difícil, si no imposible, aplicar prácticas ecológicamente sostenibles. Ello tiene como consecuencia la degradación de suelos en los países que dependen de las exportaciones de productos básicos y el deterioro general del medio ambiente mundial. Los resultados de la Ronda Uruguay de negociaciones del GATT serán vitales para el medio ambiente. Rara vez se aprecia cabalmente la magnitud de los costes ambientales, tanto para los países industrializados como en desarrollo, ocasionados por la concesión masiva de subvenciones agrícolas, sobre todo en los Estados Unidos y en la CE. Si se considera por ejemplo el acentuado

INFORME DE LA XVII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

aumento del apoyo brindado en el marco de la Política Agrícola Común, la Comunidad Europea ha incrementado su producción agrícola a expensas de los países en los cuales ese tipo de producción es mucho más eficaz. Esa situación ha tenido importantes consecuencias en ambos grupos de países. En la Comunidad Europea, el uso extensivo de productos químicos agrícolas ha generado altos niveles de contaminantes en suelos y cursos de agua. En los países de producción eficiente, incluidos algunos países en desarrollo, la depresión de los precios mundiales causada por los mecanismos de apoyo ha intensificado la presión que se ejerce sobre los ecosistemas agrícolas mediante la aplicación forzada de prácticas insostenibles. Es en beneficio de la sustentabilidad global y por ende, de la comunidad mundial, que los productos básicos y materias primas se producen generalmente en países y regiones en los cuales las condiciones ambientales permiten obtener una producción eficiente aplicando prácticas ecológicamente sostenibles. Encontrar una solución a este problema es uno de los principales desafíos que tienen ante sí las negociaciones del GATT.

El papel de la ciencia y la tecnología Permítanme abordar ahora la importante función que pueden desempeñar la ciencia y la tecnología en el logro del desarrollo sostenible. Todos somos conscientes de que gran parte de la tecnología que aún se utiliza fue concebida hace varias décadas, antes de que se detectaran sus efectos adversos sobre el medio ambiente, ya sea directa o indirectamente, mediante la generación de desechos y subproductos o antes de que esos efectos se consideraran indeseables. Esto se aplica a todas las industrias, incluyendo la agricultura y la extracción de recursos, y no sólo a la industria manufacturera. En diversos aspectos esa tecnología refleja el criterio de que los que causan daños a los sistemas ecológicos y los que consumen sus productos no estarían obligados a pagar el coste neto de su impacto ambiental. No es de sorprender que ese tipo de tecnologías hayan adquirido mala reputación, pero hay grandes posibilidades de desarrollar tecnologías limpias y favorables al medio ambiente para reducir el impacto de las actividades humanas sobre la biosfera. Ya se están introduciendo tecnologías más eficientes en cuanto a la utilización de materiales y energía, que pueden minimizar la producción de desechos y subproductos y ser rentables. Y disponemos de una sólida base científica a partir de la cual pueden lograrse nuevos progresos tecnológicos.

Anexo 11

Es preciso que alentemos el rápido desarrollo y la introducción de esas tecnologías. Ello exige a su vez la concesión de incentivos adecuados para justificar las inversiones que se requieren en actividades de investigación y desarrollo. A menudo es conveniente clasificar en dos grandes categorías los principales impactos de las actividades humanas sobre la biosfera: los que tienen un efecto directo sobre la biosfera —por ejemplo la agricultura, la minería, la urbanización y los grandes trabajos de obras públicas— y los que tienen impacto en tanto que resultados secundarios de otras actividades, como los contaminantes líquidos, sólidos y gaseosos y los subproductos. El primer grupo está presente tanto en los países en desarrollo como en los industrializados; el segundo grupo se concentra fundamentalmente en los países industrializados. Si se desea llegar a un desarrollo sostenible es preciso concebir nuevas tecnologías que permitan reducir esos impactos, para que éstos resulten ecológicamente sostenibles. El perfeccionamiento de la tecnología puede contribuir a reducir ambos tipos de impacto. En el primer caso ello se logrará mediante la aplicación de técnicas ecológicamente sostenibles en la agricultura, la explotación forestal y las industrias asociadas que se sirven de sistemas vivos para elaborar productos con base biológica y la utilización de tecnologías favorables al medio ambiente en industrias tales como la minería y las relacionadas con todo el proceso de urbanización y la construcción de importantes obras públicas. Las prácticas actuales de todas esas industrias se pueden mejorar considerablemente, y en ciertos sectores esas mejoras ya se están programando. En el segundo caso, que está asociado por ejemplo a la industria manufacturera e incluye el procesamiento y transporte de minerales y la generación de energía, hay margen para introducir mejoras radicales, pues las nuevas tecnologías pueden aumentar la eficiencia de la energía y reducir la necesidad de ésta, disminuyendo al mismo tiempo las emisiones. Se trata de atenuar el efecto de las sustancias que introducimos en la biosfera hasta un grado en el cual las sustancias bioactivas pero no biodegradables alcancen un nivel que se acerque lo más posible al nivel natural, y las biodegradables puedan reciclarse ecológicamente sin producir trastornos biosféricos. En lo que hace en particular a las actividades industriales, los gobiernos deben reconocer que la industria necesitará ingentes inversiones durante un período prolongado para poder introducir nuevas prácticas y productos. Para generar esas inversiones las empresas tienen que contar con directrices claras que les permitan saber lo que se espera de ellas.

135

En términos ideales, ello debería entrañar en cada país el establecimiento de una sola serie de normas y procedimientos de aprobación, de modo que las empresas no puedan obtener múltiples aprobaciones o que la aprobación concedida por una autoridad no sea luego anulada por otra. Creo que la experiencia acumulada indica que el marco más adecuado para alentar el desarrollo y la introducción de mejores tecnologías es el que entraña la fijación de metas de rendimiento para las diferentes industrias y actividades, junto con calendarios para el logro de esas metas. Esos objetivos de rendimiento han de ser alcanzables con las tecnologías ya existentes o factibles de ser desarrolladas a partir de las actuales bases científicas. Dichos objetivos pueden volver a fijarse a intervalos lo suficientemente amplios como para que las empresas tengan la seguridad de que pueden seguir funcionando las instalaciones establecidas conforme a las directrices actuales o que éstas pueden eliminarse progresivamente a medida que se fijen nuevas normas. Por último, será necesario que las empresas que se ajusten a esas directrices y costes obtengan ventajas reales con respecto a las que no lo hacen. En este sentido habrá que establecer reglamentaciones para estipular ciertas normas y prácticas, adoptando medidas económicas que propicien respuestas adecuadas. Actualmente en muchos países se están introduciendo en mayor o menor grado los procedimientos descritos y dentro de los países las empresas e industrias utilizan procesos y productos más favorables al medio ambiente por propia iniciativa. Un factor que influye en esa postura es mostrar a la opinión pública que la empresa tiene un sentido cabal de civismo, pero la introducción de prácticas más eficientes y limpias, así como el hecho de marcar el ritmo de ese proceso, podrá aportar a la industria de que se trate considerables beneficios económicos. Lo que se necesita ahora es un sentido de urgencia y determinación, así como la voluntad de llegar a un acuerdo para emprender una acción internacional concertada, pues actuar de manera unilateral puede ir en detrimento de los propios intereses del país. El hecho de que en la Segunda Conferencia Mundial sobre el Clima, celebrada recientemente, no se hayan adoptado medidas de ese tipo en lo tocante a las emisiones de gases con efecto invernadero indica que tal vez ese acuerdo no sea fácil de lograr y, en relación con algunas cuestiones, puede resultar extremadamente difícil. En lo que atañe a las tecnologías industriales, también es importante que a medida que los países inicien el camino de la industrialización en un contexto global, sean capaces de adoptar directa-

136

mente nuevas tecnologías evitando las más perjudiciales para el medio ambiente. Es probable que el acceso a esas tecnologías exija a los países industrializados cambios de actitud comparables a los necesarios para mejorar el sistema de comercialización de productos básicos. Los países en desarrollo tendrán menor margen para beneficiarse de la transferencia de tecnologías destinadas al cuidado de la tierra. De hecho, como hemos comprobado a costa nuestra en Australia, las prácticas rurales y conexas que son ecológicamente sostenibles en un medio ambiente templado y húmedo pueden ser causa de degradación de tierras en entornos tropicales y secos. En los países en desarrollo se han registrado numerosos fenómenos análogos. En esta esfera será cada vez más necesario que los propios países en desarrollo efectúen investigaciones, aprovechando la experiencia adquirida en otras partes, para mejorar la base sobre la cual se asientan hoy en día las prácticas rurales sostenibles.

Función de la UICN Permítanme abordar ahora la función de la UICN en este mundo que cambia. Quisiera destacar tres aspectos principales. En primer lugar, estimo que la UICN está en una posición ideal para ayudar a la comunidad internacional a adoptar el camino que conduce al futuro establecimiento de actitudes y prácticas ecológicamente sostenibles. Su posición ideal obedece en parte a la estructura de sus miembros —comprendidos los aquí presentes— que varía ampliamente para incluir representantes de los sectores gubernamental y no gubernamental. Ello le permite aprovechar la aportación de ambos sectores, de una manera que a mi entender no tiene precedentes en ningún otro lado. La UICN se encuentra también en una posición especial debido a la amplitud de sus perspectivas, lo que le permite inscribir a la conservación en un dilatado contexto social, cultural y económico. Y su posición también es especial debido al profesionalismo que caracteriza a todas sus actividades. Felicito a todos los que han colaborado con la UICN y contribuido a su labor. En segundo lugar, quisiera alentarlos a mantener y consolidar su liderazgo internacional en cuestiones directamente relacionadas con la conservación biológica y la ciencia de la conservación que sustenta esas actividades. De diversas maneras, las áreas protegidas que se encuentran ahora prácticamente en cada país del mundo son testimonio de los esfuerzos de la UICN por aumentar la conciencia de la importancia que

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

reviste la conservación y la adopción de medidas prácticas encaminadas a aplicar sus principios. Esa función será aún más importante en el futuro, a causa de la presión cada vez mayor que se ejerce sobre los sistemas naturales del mundo y de su consiguiente fragmentación. Juntamente con esa función, es evidente que ustedes intentan asumir el liderazgo en la elaboración de estrategias para la conservación de la biodiversidad, así como en el desarrollo de la propuesta convención internacional sobre biodiversidad. El documento sobre este tema presentado a la Asamblea es digno de elogio. Pero a pesar de sus esfuerzos y de los desplegados por otros organismos conservacionistas, tengo la impresión de que sólo una pequeña parte de la comunidad mundial es consciente de la importancia de la biodiversidad. La mayoría de las personas no advierten que el funcionamiento de los ecosistemas locales contribuye al funcionamiento de la biosfera en conjunto y no alcanzan a apreciar cabalmente que las acciones humanas que perturban o destruyen a las comunidades biológicas locales pueden en última instancia conducir a la pérdida completa de ciertos habitat y de las especies que los componen. Pero lo que es aún más grave, las sociedades en las cuales las presiones demográficas y la pobreza provocan la degradación de fierras y la progresiva destrucción de grandes zonas de de ecosistemas naturales, adjudican muy poca importancia a la conservación de la biodiversidad y le asignan escasa prioridad. Y sin embargo es en las regiones tropicales, en las cuales se concentran estas sociedades, donde está en peligro gran parte de la diversidad biológica que resta en el mundo. Por lo tanto, considero que una tarea primordial es aumentar en todos los países la conciencia de la importancia que reviste la biodiversidad. Y es necesario al mismo tiempo hacer hincapié en que la conservación de la biodiversidad no consiste simplemente en establecer y mantener áreas protegidas, sino en adoptar prácticas ecológicamente sostenibles de utilización de fierras, de modo que las áreas de ecosistemas naturales modificados puedan incorporarse en unidades de conservación, para poder contar con la mayor superficie posible de fierras contiguas no cultivadas. Estas tierras conservarían la mayor parte de los atributos estructurales y funcionales de los sistemas naturales originales y proporcionarían una gama de habitat mucho más amplia de lo que sería posible a partir únicamente del sistema de áreas protegidas. Con miras a aumentar la conciencia pública y generar apoyo en favor de una estrategia mundial para la conservación de la biodiversidad, considero

Anexo 11

que sería provechoso contar con un mecanismo internacional que fuera para la biodiversidad lo que el IPPC ha sido para el cambio climático. Ese programa sirvió para señalar a la atención del mundo la importancia del efecto invernadero y del calentamiento global, con una eficacia que, a mi entender, ningún otro mecanismo hubiera podido alcanzar. Ha agrupado a muchos de los científicos más eminentes del mundo, a personalidades clave de los gobiernos y a organizaciones internacionales. Ha logrado un consenso abrumador sobre los procesos que intervienen en esos fenómenos, los probables impactos de dichos procesos y las respuestas necesarias. Ha contribuido a impulsar considerablemente la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero. Aunque aún debe tener lugar una acción internacional concertada, creo que el impulso creado garantizará la adopción de medidas consecuentes, ya sea bajo los auspicios de las Naciones Unidas o de otra forma. El establecimiento de un programa similar sobre biodiversidad podría reunir a un destacado grupo de personas con el fin de centrar la atención mundial en la importancia de la biodiversidad e impulsar a la acción. Si bien se está preparando una convención internacional sobre biodiversidad, que se prevé someter a la consideración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992, creo que la elaboración simultánea de un programa de ese tipo, aun cuando no se terminara sino después de la Conferencia, sería un importante apoyo adicional para la adopción de medidas prácticas. Espero que ustedes se detendrán a considerar esta idea para que la UICN desempeñe una función clave en el proceso.

Antártida El tercer punto que quisiera abordar en relación con el papel de la UICN es la conservación de la Antártida, asunto planteado esta mañana por el Primer Ministro y que figura en el orden del día de esta Asamblea. Creo que pueden esgrimirse argumentos de peso para que el continente antartico siga siendo el último gran espacio natural del mundo y para que los seres humanos convengan en abstenerse de explotar sus recursos naturales. Y si de algún modo han de utilizarse los recursos vivos de los océanos antarticos (en latitudes superiores a 602) ello debe hacerse, como condición primordial, con sujeción a un régimen de manejo más estricto que el de la conservación de los recursos vivos, que estipule regímenes de explotación tendientes a mantener

137

esas actividades muy por dentro de los límites de la sustentabilidad ecológica. Planteo este tema en relación con el papel de la UICN porque estimo que la conservación de la Antártida simboliza la nueva ética que debería guiar las actividades humanas en el futuro. Mi posición se basa en tres proposiciones. En primer lugar, el medio ambiente antartico es sumamente frágil, por lo cual los impactos humanos incluso moderados pueden tener repercusiones graves y duraderas. En segundo lugar, somos conscientes de que la Antártida y los océanos meridionales tienen un importante efecto sobre las condiciones meteorológicas y el clima del mundo, pero no comprendemos cabalmente los mecanismos específicos que intervienen en ese proceso ni el grado en el cual éstos pueden verse alterados por las actividades humanas. En tercer lugar, ahora todos sabemos que el medio ambiente mundial es finito y que es necesario vivir dentro de sus límites de manera sostenible. Si en uno de los océanos del mundo surgiera abruptamente una nueva isla o incluso otro continente fértil y productivo, ello no cambiaría la realidad. Si no regulamos nuestro número y reducimos nuestros impactos, esa nueva tierra pronto sería ocupada y explotada y nos veríamos en la misma situación que antes. Lo mismo ocurre con la Antártida, salvo que el hecho de que no sea fértil ni productiva agrava aún más la situación. La Antártida contiene recursos energéticos, pero ello no significa que debemos quemar más combustibles fósiles. En realidad lo que debemos hacer es reducir nuestra dependencia de ellos. La Antártida posee recursos minerales, pero ello no altera el hecho de que debemos procurar disminuir nuestra demanda y utilizar los recursos existentes de manera más eficiente. E incluso si los recursos marinos vivos representan una fuente de alimento para el ser humano, ello no implica que deba aumentarse el número de la población humana. Reconozco que es preciso continuar los trabajos científicos, pero con sujeción a controles

138

ambientales más rigurosos. Y pueden aducirse argumentos a favor de un turismo cuidadosamente controlado con miras a evitar sus impactos sobre el medio ambiente. Pero creo que la existencia de la Antártida nos brinda la oportunidad de comprometernos, como parte de nuestro reconocimiento de la necesidad de lograr la sustentabilidad mundial, a arreglarnos con los recursos a los cuales ya tenemos acceso y dejar a la Antártida libre de impacto humano. Esta opinión no invalida en modo alguno la necesidad de una estrategia para la conservación de la Antártida. Pero espero que al elaborar esa estrategia consideren seriamente este punto de vista más amplio. A guisa de comentario final sobre la función de la UICN, permítanme señalar que de los documentos del programa de esta Asamblea se desprende claramente que la UICN ya no es (si alguna vez lo fue) un organismo de miras estrechas preocupado únicamente por la conservación biológica a expensas de otras cuestiones de mayor alcance. Es fácil apreciar que el orden del día de la Asamblea incluye las cuestiones más amplias en las cuales está incorporada la conservación biológica, cuestiones que se dirigen a la médula del problema planteado por la sustentabilidad ecológica del impacto humano sobre la biosfera. Celebro calurosamente el hecho de que la UICN asuma esa función más amplia, para la cual está perfectamente dotada, y espero que ustedes hagan suyo este aplauso. En realidad considero que la nueva versión de la Estrategia Mundial para la Conservación, que examinarán en el curso de esta Asamblea, constituye un marco destacado por la amplitud, profundidad y equilibrio con que aborda las cuestiones clave que se debatirán en la Conferencia de 1992. Estoy seguro de que ustedes tendrán un papel amplio y persuasivo en los preparativos de esa Conferencia, en la Conferencia misma y en las acciones dimanantes. Sólo me queda desearles lo mejor en sus deliberaciones durante los próximos días y espero que disfruten su estancia en Australia.

INFORME DE LA XVII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 12 Disertación magistral: Cuestiones relativas a la conservación en Australia Occidental por la Excelentísima Sra. Carmen Lawrence MLA, Premier de Australia Occidental

Tal como se desprende de nuestra presentación, hay puntos de vista divergentes respecto de cierto número de cuestiones de conservación a las que debemos hacer frente en Australia Occidental. Esas divergencias son la materia de debates animados y productivos entre personas que, más allá de sus diferencias, están todas profundamente comprometidas con la protección del medio ambiente de este Estado. En lo que respecta al Gobierno del Estado, nuestra responsabilidad para con el medio ambiente es polivalente: debemos conservar nuestra extraordinaria flora y fauna nativas por su valor intrínseco, así como por el encanto y los beneficios que aporta a Australia Occidental, a la nación y al mundo en su conjunto; hemos también de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para salvar de la extinción a especies australianas que han encontrado aquí su último refugio y, lo que es no menos importante, tenemos la clara obligación de considerar el impacto de nuestras acciones sobre la ecología mundial. Ya en el siglo XVII John Donne dijo: "Ningún hombre es una isla". Hoy en día ni siquiera Australia es una isla, de acuerdo con la idea que él quiso transmitir. Nosotros también somos "parte de la corriente principal" y sabemos que lo que hagamos (o no hagamos) aquí influirá en el resto del mundo. El Gobierno del Estado de Australia Occidental se está esforzando duramente por lograr un equilibrio adecuado entre la conservación y el desarrollo de los recursos naturales. Es verdad que debemos proteger el medio ambiente para nosotros y para las generaciones futuras, pero también es verdad que tenemos que proporcionar seguridad económica a los habitantes del Estado creando suficientes oportunidades de empleo: un dilema que confrontan todas las naciones.

Y habida cuenta de nuestra responsabilidad mundial nos corresponde, en tanto que Estado, tratar de evitar el síndrome "pero no en el jardín de mi casa" ("not in my backyard"). No tiene sentido, por ejemplo, cuidar nuestros recursos madereros mientras contribuimos a la destrucción masiva de bosques pluviales en otras regiones mediante la importación de grandes cantidades de madera. Como han podido apreciar, los errores del pasado nos han legado una triste herencia. Nuestros antepasados creían que estas tierras eran recias e invulnerables. En realidad, no eran aptas para los métodos agrícolas europeos a las cuales fueron sometidas, por lo cual vastos tramos de este continente han padecido una grave degradación. Actualmente los agricultores y los gobiernos despliegan grandes esfuerzos para restaurar los suelos degradados, pero se trata de una tarea inmensa. Aún así, ya hemos recorrido un largo camino. Gracias a los conocimientos de que ahora disponemos, estamos en condiciones de garantizar que no se repitan las equivocaciones del pasado. Me consta que mi Gobierno está trabajando con miras a lograr un equilibrio estable entre la conservación y el desarrollo. Naturalmente, se trata de asuntos problemáticos —y problemas van a existir siempre—, pero ahora contamos con los principios y procesos necesarios para resolver esos problemas en tanto que comunidad. Permítanme hacer una breve reseña de las actividades que lleva a cabo el Gobierno de este Estado. En los últimos años el Gobierno del Estado, al igual que el Gobierno de Australia, ha alentado considerablemente el debate público sobre cuestiones ambientales. Mediante la promulgación en 1987 de una ley destinada a fortalecer la independencia y las facultades de la Autoridad de Protección Ambiental del Estado, el Gobierno estatal abrió también un

139

camino para aumentar la participación pública. Si se propone un proyecto factible de tener consecuencias apreciables sobre el medio ambiente, la Autoridad debe realizar una consulta con plena participación pública como parte del proceso de evaluación requerido y poner en conocimiento del público su postura, comunicada al Gobierno, antes de que pueda aprobarse dicho proyecto. Un ejemplo de este proceso de consulta pública integral es la evaluación de la propuesta de establecer una mina de carbón y una estación de energía eléctrica en Mt. Lesueur. El Gobierno está esperando recibir el informe de la Autoridad para poder tomar una decisión sobre esa propuesta, que ha dado lugar a intensas polémicas. El Departamento de Conservación y Manejo de Tierras, que es el órgano gubernamental principalmente relacionado con el manejo de tierras destinadas a la conservación, también debe entablar consultas con el público para elaborar sus estrategias de manejo. Al crear este Departamento, el Gobierno proporcionó un nuevo marco para la práctica de una silvicultura productiva. La integración de cuestiones relativas a la conservación y la producción dentro de un mismo órgano ha permitido garantizar que ciertas áreas de bosques productivos se utilicen con fines de conservación, recreo, protección de ríos y cursos de agua. En lo que atañe a las reservas existentes y a la creación de otras nuevas, Australia Occidental está en una situación muy poco habitual. A causa de su lejanía, grandes superficies de nuestra tierra han permanecido en estado natural o sin modificaciones apreciables. La Reserva Natural Príncipe Regent, situada en el extremo noroccidental del Estado, es un magnífico ejemplo de nuestro gran potencial para la conservación. Con una extensión de más de 630.000 hectáreas, este es uno de los pocos sitios —junto con otras partes del lejano norte del Estado— donde sigue existiendo toda una gama de especies silvestres autóctonas. Pero, incluso en un Estado tan vasto como Australia Occidental, la tierra es un recurso finito. Si queremos avanzar firmemente hacia el logro de nuestros objetivos ambientales y económicos es preciso efectuar una planificación cuidadosa. Recientemente he puesto en conocimiento del público una política destinada a eliminar, de una vez por todas, las anomalías existentes en los usos a los que pueden asignarse las tierras reservadas. Esa política establece directrices claras para las actividades de exploración y minería en las diversas categorías de reserva, incluida la prohibición absoluta de cualquier actividad de este tipo en 57 de los 60 Parques Nacionales del Estado. En los otros tres parques la exploración y la minería se

140

prohibirán una vez que se hayan resuelto conflictos históricos relacionados con la utilización de esas fierras. Esa política proporciona también un mecanismo para la creación de nuevas reservas. El Gobierno prevé establecer una serie de nuevas reservas en áreas que actualmente no gozan del reconocimiento que merecen, en particular la región de Kimberley, situada al norte del Estado. De esta forma continuará el proceso de expansión de áreas de conservación en Australia Occidental iniciado por el Gobierno. Desde 1983 hasta la fecha se han creado nueve parques nacionales, con una extensión total de 440.000 hectáreas, entre los que figuran el Parque Nacional Purnululu (o Bungle Bungle) en la región del Kimberley y los Parques Nacionales Shannon, Mt Frankland y Bosque Tuart en el sudoeste. El Gobierno ha adquirido hace poco la zona septentrional de la Estación Peron para la creación del primer parque nacional terrestre en la región de la Bahía Shark. El Gobierno del Commonwealth ha nominado recientemente esa zona para su inclusión en la lista de Sitios del Patrimonio Mundial, en reconocimiento de sus destacados valores para la conservación. Se han establecido además cinco parques marinos y una reserva natural marina, con una superficie total de más de 390.000 hectáreas. Actualmente existen en el Estado 10,4 millones de hectáreas de reservas naturales, 4,85 millones de hectáreas de parques nacionales y 1,75 millones de hectáreas de bosque estatal. A través de la creación de nuevas reservas, mi Gobierno se esfuerza con ahínco por reconciliar los intereses de la conservación con los de los habitantes autóctonos. En tanto que Premier y Ministro de Asuntos Aborígenes, me es muy grato anunciar que el Gobierno y la Corporación Aborigen Purnululu han llegado a un acuerdo para el manejo conjunto del Parque Nacional Purnululu. A tenor de lo dispuesto en dicho acuerdo, los aborígenes podrán vivir en zonas arrendadas dentro del Parque y desempeñar su función tradicional de custodias. Espero vivamente que este importante acuerdo sirva como modelo para otros en el futuro. Somos muy conscientes de nuestra obligación de preservar la diversidad de la fauna única de Australia Occidental. Ayer tuve el placer de informar que, con el apoyo del Gobierno Federal y de organizaciones tales como el Fondo Mundial para la Naturaleza, los organismos estatales han logrado poner freno a la disminución de diversas especies de mamíferos amenazados. El numbat, mamífero que es el emblema de Australia Occidental, ha estado a punto de extinguirse; pero ahora,

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

gracias a intensas actividades de investigación, hemos conseguido alejar a éste y otros mamíferos del borde de la extinción. El Gobierno seguirá adjudicando elevada prioridad a la investigación con miras a proteger nuestros mamíferos amenazados y complementará esas investigaciones garantizando la creación de áreas de conservación seguras en las cuales puedan recuperarse esas especies. Un aspecto que desde hace tiempo preocupa al Gobierno de Australia Occidental es la necesidad de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero. Me complace informar que hemos hecho considerables progresos en cuanto al control de los clorofluorocarbonos. Australia Occidental está preparada para responder al compromiso contraído por el Gobierno australiano en el sentido de eliminar progresivamente la producción de clorofluorocarbonos para 1998, esto es, con bastante

Anexo 12

antelación a la fecha fijada en el Protocolo de Montreal. No puedo jactarme de que hayamos resuelto todos los problemas ambientales en Australia Occidental, pues estaría faltando a la verdad. El logro de un equilibrio adecuado entre la conservación y el desarrollo es un proceso permanente que exige consultas, competencia, ingenuidad, perseverancia y, en ocasiones, considerable aplomo. Pero por difícil que sea el proceso, no lo escabulliremos. Mi Gobierno está firmemente dispuesto a trabajar con la comunidad local para solventar los problemas existentes y evitar la creación de nuevos problemas. Si es preciso tomar decisiones arduas para cumplir con nuestras responsabilidades, estamos dispuestos a hacerlo, en tanto que ciudadanos de Australia Occidental, en tanto que australianos y miembros de la comunidad mundial.

141

Anexo 13 Informe del Director General, Dr. M. W. Holdgate, sobre la labor de la UICN en 1988-1990

En el informe que presento a esta Asamblea, de conformidad con los Estatutos y con el acuerdo del Consejo, se utiliza como marco el Programa aprobado en Costa Rica. Se dedica por lo menos un párrafo a examinar cada uno de los párrafos de ese Programa y el orden de numeración es idéntico para facilitar la referencia cruzada. Espero que los miembros encuentren que esta presentación es útil para verificar lo que en realidad hemos hecho, en comparación con lo que manifestamos la voluntad de hacer. El Programa Trienal para 1988-1990 era ambicioso. En éste se proponían 121 acciones concretas en cinco esferas principales: la Conservación y el Desarrollo; la Ciencia de la Conservación; la Biodiversidad; el Habitat y el Manejo de Areas Protegidas; y los Servicios y Apoyo al Programa. Estaba concebido para ser un programa integrado, en cuya ejecución los trabajos de las Comisiones y de la Secretaría se reforzarían mutuamente. Esa es la razón especial por la cual celebro la inclusión de los informes de los Presidentes de las Comisiones en el documento que tienen ante ustedes. Cuando iba a la escuela —y me siento viejo al admitir que esa experiencia comenzó hace unos 55 años— la evaluación habitual que obtenía al final de cada período era "rendimiento satisfactorio, pero puede mejorar". Creo que esa frase resume nuestros logros en el pasado trienio. Observo que los Sres. Argawal y Phillips, en su valioso análisis crítico, llegan a la misma conclusión. No nos pusimos en connivencia para decir lo mismo; lo hacemos porque hemos reflexionado de manera similar. Y los dejo a ustedes decidir si, como versa el proverbio, ese es un signo de grandeza. En diez minutos sólo puedo poner de relieve algunos aspectos que han caracterizado al pasado trienio. Mencionaré ocho: uno de carácter general y siete específicos. En primer lugar, nuestro programa fue concebido en gran medida para producir 142

resultados: hemos compilado información; la hemos evaluado, enriqueciendo así nuestra comprensión de las relaciones existentes entre las personas y la naturaleza; hemos establecido métodos gracias a los cuales podemos regular más acertadamente los impactos humanos sobre las especies vivas del planeta, promoviendo de ese modo la conservación y el desarrollo racionales; y hemos aplicado una serie de medidas prácticas que demuestran que nuestras ideas y métodos son viables en el mundo real. Creo que la UICN debe mantener ese amplio espectro que va de la conceptualización a la práctica y realizar suficientes actividades en el terreno como para demostrar que podemos ir más allá de la predicación y las generalizaciones. La reputación de la UICN ha de ser la de un organismo de expertos capaz de llevar a la práctica sus conocimientos y capacidades. En segundo lugar, considero que es correcto hacer hincapié en las estrategias de conservación. La Estrategia Mundial para la Conservación ha marcado un hito. Un logro particularmente importante de la UICN durante el pasado trienio ha sido su capacidad para ayudar a unos 25 países en la preparación de estrategias a nivel nacional y subnacional. Hemos fomentado asimismo las actividades de conservación de humedales, bosques tropicales y habitat costeros y marinos, así como del Sahel y de la Antártida. Hemos mantenido un programa activo en Europa Central y Oriental antes de que se derrumbara la cortina de hierro. Hemos ahondado nuestra comprensión de las relaciones existentes entre las poblaciones humanas y su consumo de recursos, a través de las actividades de nuestro Programa sobre Población y Recursos Naturales, que se extiende con rapidez y con resultados positivos. Hemos prestado servicios prácticos, que varían desde la elaboración de proyectos y el suministro de asesoramiento sobre manejo de recursos, contabilidad de recursos y derecho ambiental, hasta la realización de estudios

de impacto ambiental. Nuestros trabajos han asimilado un elemento nuevo e importante: las evaluaciones económicas del acervo de vida silvestre. El tercer aspecto que quisiera destacar es la reestructuración del Centro de Monitoreo de la Conservación (CMC), que se ha transformado en Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación (CMMC) en asociación entre la UICN, el WWF y el PNUMA. No es un secreto para nadie que hace tres años el CMC se encontraba en una situación caótica. El presupuesto básico que la UICN podía poner a su disposición no bastaba para mantener su base de datos. Los trabajos sobre proyectos que el Centro tenía que realizar para mantenerse en vida estaban socavando su fuente de conocimientos, pero no se disponía de fondos para reconstruirlo. Gracias a la nueva asociación, el CMMC posee una nueva Mesa Directiva, nuevos computadores, nuevos vínculos con usuarios y colaboradores y dispondrá de un nuevo edificio a la brevedad. Quisiera en particular rendir homenaje al WWF como principal donante para la adquisición de ese edificio y agradecerle la contribución que aporta a la conservación mundial a través de ese apoyo. Mi cuarto punto saliente es la ciencia de la conservación, que constituye una parte medular de las ideas, metodologías y servicios de la UICN. Si no sabemos cómo funcionan los ecosistemas, es prácticamente imposible manejarlos. Algunos miembros lamentarán, como yo mismo lamento, que en esta sección particular de nuestro Programa los progresos hayan sido a todas luces desiguales y bastante limitados durante los últimos tres años. Espero que en el próximo trienio las cosas marchen mejor. Sin ambargo, la imagen que da mi informe, en el sentido de que los esfuerzos en el campo de la conservación han sido relativamente magros, es en parte artificiosa. Las secciones sobre Conservación y Desarrollo y sobre Biodiversidad dan cuenta de numerosas aplicaciones de la ciencia de la conservación. La mayor iniciativa mundial sobre la conservación de la diversidad biológica, que hemos lanzado en asociación con el Instituto Mundial sobre Recursos (WRI), el PNUMA y el CMMC, será mi quinto punto saliente. Esta iniciativa permitirá agrupar conocimientos y centrar esfuerzos con miras a salvaguardar sitios de importancia clave y conservar poblaciones de especies esenciales al estado silvestre o, en caso necesario, a través de programas de cría en cautividad. En este ámbito la Comisión de Supervivencia de Especies hará una gran contribución, en buena medida gracias a su notable experiencia en la cría en cautividad. Lo mismo hará la Secretaría para la Conservación en

Anexo 13

Jardines Botánicos, que la UICN puso en funcionamiento antes de la última Asamblea General y ahora es una entidad independiente bajo la dirección de su propia Mesa Directiva. La Comisión de Política, Derecho y Administración Ambientales y el Centro de Derecho Ambiental han contribuido enormemente a la redacción de los diferentes artículos de una nueva convención internacional sobre conservación de la biodiversidad, que se ha sometido a la consideración de reuniones internacionales convocadas por el PNUMA. Pero permítanme hacer aquí una pequeña disgresión. Sin duda deseamos que esa convención se adopte, pero forzosamente ello tomará su tiempo. No podemos aminorar el ritmo de la acción conservacionista esperando que la convención pase por el proceso inevitable de cuidadosas negociaciones. De ahí que sea menester impulsar los esfuerzos que realizamos en asociación con el WRI y el PNUMA para adoptar medidas prácticas destinadas a salvaguardar centros de diversidad biológica y organismos de importancia clave. Una convención sólo puede obtener resultados satisfactorios si se prepara el camino para la aplicación de sus disposiciones. Esta es la razón por la cual he encomendado a la Secretaría que considere en un pie de igualdad los trabajos relacionados con la Estrategia para la Conservación de la Biodiversidad y la elaboración de la propia convención y espero que esta Asamblea haga suyo ese enfoque. El sexto aspecto que deseo subrayar guarda relación con las áreas protegidas y su manejo, aspecto de importancia primordial para salvaguardar la riqueza biológica del mundo. Se trata de una esfera vital para la UICN, y en el curso del trienio la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas y la Secretaría le han dedicado mucho tiempo y esfuerzos. Cuando el trienio tocaba a su fin le estábamos consagrando recursos cada vez mayores a los trabajos preparatorios del IV Congreso Mundial sobre Parques que se celebrará en Venezuela en 1992, atendiendo a la generosa invitación del Gobierno de ese país. Tengo el placer de informar que hemos logrado reforzar el equipo de la Secretaría encargado de todos los aspectos relacionados con la conservación de la biodiversidad y las áreas protegidas. Estamos bien preparados para la tarea que nos aguarda. El séptimo aspecto saliente se refiere a la administración. Desde el punto de vista financiero el trienio ha sido satisfactorio para la UICN, gracias a la excelente labor del Director General Adjunto para la Administración y su equipo, trabajando bajo la orientación sensata y segura del Tesorero y con la cooperación de la Secretaría en su conjunto. Se redujo el deficit acumulado en los fondos

143

básicos, y ese deficit ya se ha enjugado con creces gracias a dos generosos legados recibidos por la UICN. No se han registrado saldos deudores en lo que concierne a los fondos con y sin destino específico y el presupuesto general ha aumentado en un 68 por ciento, sin que el personal de la Sede haya ascendido de manera proporcional. El número de miembros de la Unión se ha elevado y hemos ampliado en gran medida nuestra presencia en el terreno a través del establecimiento de Oficinas Regionales y Nacionales en el mundo en desarrollo; creo que esta tendencia, como habrán podido apreciar en los documentos presentados, es de suma importancia para nuestro futuro. En relación con el octavo aspecto que deseo destacar a modo de conclusión, quisiera recordar el refrán "la gente se conoce por sus hechos". La UICN se valorará por lo que haga y por los servicios que proporcione a sus miembros y asociados. Como podrán apreciar, en el dorso del Informe Trienal se enumeran más de 130 publicaciones producidas en el curso de los tres últimos años, y esa lista no contiene un gran número de contribuciones publicadas en periódicos, revistas y otros medios, aportadas por los miembros del

144

personal y de las Comisiones, ni tampoco el considerable asesoramiento brindado con carácter oficioso. Nuestras comunicaciones, bajo la dirección del Jefe de la División de Comunicaciones recientemente nombrado, están adquiriendo nuevo impulso, y me parece especialmente acertada la nueva presentación del Boletín, que a mi juicio es ahora una publicación inhabitual, tanto por su calidad de diseño como por su contenido. Para poner término a estos comentarios, permítanme rendir homenaje a todos aquellos que han aunado sus esfuerzos para llevar a la práctica el Programa. No hemos hecho todo lo que nos propusimos, ambiciosamente, en Costa Rica. Pero hemos hecho gran parte de ello. Reciban mi agradecimiento todos los miembros del personal, todos los que trabajan en las Comisiones y, por supuesto y ante todo, nuestro Presidente y Consejo, que han sido para mí un apoyo inquebrantable y una fuente de estímulo mientras me fui familiarizando lentamente con este organismo tan complejo y peculiar, la UICN, e intenté potenciar sus posibilidades durante los últimos tres años. Me es grato expresar mi gratitud a todos ellos.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 14 Análisis del Programa de la UICN para 1988-1990* por el Sr. Anil Agarwal y el Sr. Adrian Phillips

RESUMEN EJECUTIVO

Límites externos del Programa

El Consejo nos pidió que efectuásemos un análisis crítico de los logros del Programa de la UICN a partir de la Asamblea General de Costa Rica (febrero de 1988). A nuestro juicio los mayores progresos se han registrado en la formulación de estrategias de conservación y su aplicación en ciertas regiones del mundo en desarrollo; en los Programas sobre Especies y Habitat y en los trabajos del Centro de Derecho Ambiental. Las esferas en las que se ha avanzado menos son la ciencia de la conservación, los aspectos sociales del manejo y las comunicaciones con fines de conservación, y los programas de educación y capacitación. Un alto número de iniciativas de gran alcance que figuraban en el Programa para 1988-1990 no se han realizado, en su totalidad o en parte. En general los progresos —aunque considerables— han sido desiguales. En ciertos ámbitos los trabajos han avanzado a un ritmo más acelerado que en otros y se han beneficiado algunas áreas geográficas más que otras. Convenimos con el Director General en que la UICN es "un instrumento de gran potencial, que en cierto modo aún no ha logrado aprovechar totalmente sus posibilidades y por consiguiente no ha alcanzado todavía el equilibrio necesario para servir a sus miembros como debería". Pero gracias a una dirección firme y una administración eficaz, la UICN está ahora en mejores condiciones que hace tres años para pasar a primer plano. Examinamos asimismo ocho cuestiones de importancia clave relacionadas con el Programa:

En términos generales, el Programa permanece correctamente centrado en las actividades que la UICN puede realizar mejor, pero se necesita una comprensión más profunda de las relaciones existentes entre el ser humano y la naturaleza, especialmente en el contexto del mundo en desarrollo. Recomendamos que al elaborar el Programa se tengan en cuenta, además de las positivas directrices expuestas en el párrafo 0.24 del borrador del Programa de la UICN para 1991-1993, ciertas reglas que el Director General deberla adoptar explícitamente para definir los tipos de actividades en las cuales la UICN no ha de participar.

* Distribuido como Documento de Información No. 2 de la Asamblea General.

Integración del Programa La integración de los programas es mayor que hace tres años. Pero aún queda mucho por hacer para llevar adelante el proceso y, en particular, para aumentar la comprensión del carácter interdisciplinario de cada programa. Celebramos la prevista designación de un alto miembro del personal para que supervise la integración del Programa y recomendamos que el Director General continúe asignando prioridad al mejoramiento de la coordinación. Dentro del personal de la UICN deberían también estar mejor representadas las diferentes nacionalidades.

Equilibrio del Programa El logro de un mayor equilibrio sería provechoso para el Programa. Recomendamos en particular que la UICN:

145

• coordine e integre sus trabajos conceptuales con la expansión de programas en el terreno; • vele por que el equilibrio regional, tanto entre países y regiones como entre el mundo en desarrollo y el desarrollado, esté en consonancia con las necesidades; y • elabore una estrategia de comunicaciones encaminada a divulgar sus conocimientos entre los miembros y la más amplia comunidad internacional interesada en la conservación y la sustentabilidad, de una manera que resulte económicamente accesible para sus miembros del mundo en desarrollo.

Programación y financiación El éxito del Programa depende esencialmente del volumen de fondos sin destino específico y de la manera como éstos se utilicen. Recomendamos que se elabore una estrategia para incrementar los fondos sin destino específico y los fondos destinados a programas, y que se adopten reglas claras sobre la manera como deben utilizarse los fondos sin destino específico.

Programas en el terreno El número de programas en el terreno de la UICN ha aumentado considerablemente y sería conveniente que esa expansión prosiguiera. Pero recomendamos que dichos programas se sometan a una administración rigurosa, con miras a garantizar que la contribución de la UICN a las actividades en el terreno sea fácilmente distinguible, que se mantenga la calidad de los trabajos y se asigne máxima prioridad a los proyectos tendientes a consolidar las capacidades locales. Recomendamos asimismo que se efectúe una profunda evaluación de los programas en el terreno con la finalidad, entre otras cosas, de aclarar las relaciones existentes con el WWF y otras organizaciones que ejecutan importantes programas en el terreno, fijando objetivos a largo plazo para este tipo de programas.

nacionales asignen prioridad a la realización de ese potencial y que se hagan esfuerzos para superar las barreras que obstaculizan el aumento del número de miembros procedentes de grupos comunitarios de los países en desarrollo.

Las Comisiones y el Programa Las Comisiones son un recurso único de gran valor para la UICN. Sin embargo, su contribución al Programa de la Unión durante el pasado trienio ha sido despareja. Recomendamos que se asignen a las Comisiones las tareas identificadas en el borrador del Programa, así como los medios necesarios para aprovechar los recursos de la red y que se las haga responsables de presentar un informe sobre las correspondientes actividades del Programa a la siguiente Asamblea General.

Administración y evaluación del Programa El documento del Programa presentado a la Asamblea General de Perth es mejor que su predecesor. Los miembros deben estar en condiciones de participar plenamente en las deliberaciones de la Asamblea General sobre asuntos relacionados con el Programa. Es preciso que el Director General reciba asesoramiento independiente sobre la evolución del Programa entre las sesiones de la Asamblea General. La evaluación tiende a ser ad hoc y es necesario mejorarla. Recomendamos que: se fijen metas y objetivos para cada uno de los 23 programas; se nombre una Comisión del Programa en la Asamblea General de Perth; se proporcione asesoramiento independiente al Director General entre las reuniones de las Asambleas Generales; y se establezcan disposiciones más eficaces para analizar y evaluar las actividades de la UICN.

PARTE I—INTRODUCCION Términos de Referencia

Participación de los miembros en el Programa

1.1

El establecimiento de Oficinas Regionales y Nacionales ha brindado la oportunidad de intensificar considerablemente la participación de los miembros en los programas de la UICN. Recomendamos que los representantes regionales y

146

El Consejo nos pidió que efectuásemos un análisis crítico de las realizaciones del Programa de la UICN a partir de la Asamblea General celebrada en Costa Rica en febrero de 1988. El Director General nos aclaró que el Consejo deseaba una evaluación de amplio alcance, en la que se identificaran tanto las deficiencias como los logros. Le interesaba en

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

particular conocer nuestra opinión sobre las razones subyacentes del progreso —o la ausencia de éste— y la manera de mejorar el rendimiento.

1.4

No hemos tenido tiempo para analizar cada detalle del Programa. Muchas cuestiones quedan sin resolver, aspecto que ha de tenerse en cuenta al leer nuestras conclusiones. Sobre todo nos resultó imposible, por falta de tiempo, determinar el impacto de las actividades de la UICN allí donde es más importante, es decir, sobre el terreno. Como nos fue recordado en varias oportunidades en el curso de nuestro estudio, mientras que la UICN planifica y actúa, en el mundo real —por así decirlo— las especies se extinguen, los habitat se destruyen y la base de recursos naturales de la cual depende la supervivencia de la humanidad se erosiona y degrada cada vez más. Así pues, cuando decimos que han habido "progresos", lo que damos a entender es que una actividad se ha llevado a cabo de la manera prevista; pero no podemos afirmar que sus resultados constituyan un verdadero logro para la conservación. Esa es una de las razones por las cuales en este informe hacemos especial hincapié en la necesidad de que en el futuro se realicen evaluaciones más profundas, en virtud de las cuales se pueda determinar con total precisión las auténticas realizaciones de la UICN.

1.5

Manifestamos la opinión de que nuestro análisis se vería enriquecido con el punto de vista de particulares que conocieran cabalmente el funcionamiento de la UICN y el asesoramiento de algunos de los principales asociados internacionales con quienes la UICN colabora; atendiendo a esa solicitud, el Director General creó un grupo consultivo oficioso para que formulara comentarios sobre el borrador de nuestro informe. Ese grupo estuvo integrado por:

1.2 No se nos pidió que analizáramos todos los aspectos de la labor de la Unión, sino que identificáramos aquellos que afectaban de forma más directa su capacidad para cumplir el Programa que los miembros habían aprobado. Nuestra evaluación habría de tener carácter independiente: se pretendía que los resultados de la misma prestaran asistencia a los miembros en su examen del informe sobre el pasado trienio y las propuestas para el próximo durante la Asamblea General de Perth.

Métodos y materiales 1.3 Este análisis se basa en fuentes publicadas y no publicadas y en la opinión de particulares bien informados. Hemos estudiado los siguientes documentos de importancia fundamental: • el análisis crítico de las realizaciones de la UICN durante el trienio 1985-1987, elaborado por David Munro y Martin Holdgate; • el borrador del Programa y Presupuesto para 1988-1990 (GA/17/88/3); • el informe de la Comisión del Programa sobre la XVII Sesión de la Asamblea General de la UICN (Anexo 16 del informe sobre las actividades de dicha Sesión); • los informes del Director General al Consejo para los períodos febrero-mayo de 1988; 1988 en su totalidad; enero-junio de 1989; y julio-diciembre de 1989; • una revisión de los trabajos de la UICN efectuada en 1990 por la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional; • los documentos preparados para la XVIII Sesión de la Asamblea General, en particular el informe sobre los trabajos de la Unión durante el pasado trienio; los documentos sobre la Misión, Objetivos y Actuación de la UICN, sobre el Gobierno de la Unión Mundial para la Naturaleza, sobre la Estrategia para la Unión Mundial para la Naturaleza y sobre las Comisiones y el borrador del Programa para 1991-1993.

Anexo 14

Yolanda Kakabadse, Consejera Regional de la UICN Ashok Khosla, Consejero Regional de la UICN Jaap Kuper, Presidente del Comité Nacional de los Países Bajos para la UICN Waltér Lusigi, Consejero Regional de la UICN George Rabb, Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies Peter Thacher, Instituto Mundial sobre Recursos Se recibieron igualmente comentarios de: Peter Kramer, WWF Reuben Olembo, PNUMA Mats Segnestam, ASDI Bernd von Droste, UNESCO

147

1.6

Agradecemos a los miembros del grupo consultivo y a los altos funcionarios de las instituciones colaboradoras por el asesoramiento ofrecido y los comentarios formulados, que han tenido un valor inapreciable para la terminación de nuestro informe. Nos ayudaron también en gran medida las entrevistas mantenidas con altos funcionarios de la Secretaría de la UICN, especialmente en la Sede. No obstante, el informe expresa nuestro punto de vista personal y asumimos plena responsabilidad por sus conclusiones y recomendaciones.

Estructura del informe 1.7 Deseamos que nuestro informe se lea. Con esa finalidad hemos tratado de hacerlo lo más escueto posible y adjuntamos al mismo un Resumen Ejecutivo. El resto del informe está organizado de la siguiente manera: • En la Parte II (y el Anexo) se examinan sucintamente los progresos logrados en la ejecución del Programa de la Unión Mundial para la Naturaleza en el curso de los últimos tres años; esta parte trata fundamentalmente de lo que ha tenido lugar. • En la Parte III se examinan ocho aspectos de importancia clave relacionados con el Programa de la UICN, con miras a arrojar alguna luz sobre el por qué de los progresos o de la ausencia de éstos, y se formulan sugerencias respectos de las acciones que es posible emprender.

PARTE II—PROGRESOS LOGRADOS DURANTE EL TRIENIO Informe trienal 1988-1990 2.1 El documento básico sobre el cual se asienta nuestro análisis es el informe presentado a la XVIII Sesión de la Asamblea General sobre las realizaciones del pasado trienio. El formato de este informe es notablemente mejor que el informe presentado a la Asamblea General celebrada en Costa Rica en octubre de 1988, porque: • está encuadrado en el mismo marco general de ámbitos de programa utilizado en el Programa de la anterior Asamblea General; 148

• presenta información sobre los progresos logrados en la ejecución del Programa para cada una de las actividades llevadas a cabo; • los informes de los Presidentes de las Comisiones están incorporados como parte integral del informe de la Unión, junto con el informe del Director General. 2.2 El informe del Director General propiamente dicho también es mucho más largo y completo (60 páginas, en oposición a las 32 páginas del informe correspondiente al trienio anterior), y en general es más autocrítico, tanto a nivel de conjunto como en relación con cada actividad. Dado que este examen es muy minucioso y es relativamente fácil comparar el Programa adoptado en Costa Rica con el actual, no nos hemos detenido a hacer un análisis detallado, sector por sector, de los progresos realizados desde febrero de 1988. En esta parte del informe nos limitamos a poner de relieve ciertas realizaciones clave, así como algunas importantes defiendas.

Evaluación 2.3 Para comprobar la veracidad de las conclusiones generales a las cuales llega el Director General en su informe sobre el pasado trienio, revisamos los progresos hechos en las 18 actividades que en la introducción del borrador del Programa y Presupuesto para 1988-1990 se destacaban específicamente como los principales logros previstos de la Unión en ese período. Los resultados de dicha revisión figuran en el Anexo. Aunque esta lista de actividades en las que se hace hincapié es muy selectiva —e incluso arbitraria—, está en consonancia con los aspectos salientes del Programa para los tres años siguientes identificados en Costa Rica. Para llegar a las conclusiones generales que figuran a continuación hemos combinado este análisis con nuestra evaluación de la revisión efectuada por el Director General. 2.4

Con referencia a la sección Conservación y Desarrollo, los resultados del Programa han sido satisfactorios en cuanto a llevar adelante las recomendaciones de la Estrategia Mundial para la Conservación (que ahora se está actualizando), sobre todo al pasar de la preparación de estrategias de conservación a la prestación de asistencia con miras a su aplicación en el terreno en numerosos países en desarrollo. La expansión de programas en

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

el terreno es sin duda una de las características más notables del Programa general, apoyada por un rápido aumento de fondos con destino específico o contractuales. No obstante, la distribución de los beneficios derivados de esta expansión ha sido desigual en términos geográficos, sobre todo en América Central y parte de Africa; no está claro que esa concentración haya tenido lugar en respuesta a una evaluación objetiva de las necesidades. Las estrategias nacionales se han complementado con estrategias destinadas a una clase específica de recurso: humedales, bosques tropicales y habitat costeros y marinos (pero no podemos decir hasta qué punto fueron aplicadas estas estrategias). A través de importantes programas e iniciativas regionales en el Sahel, Europa Oriental y la Antártida, la UICN mantuvo una presencia en varias partes del mundo que han sido el foco del interés internacional. La Unión ha mantenido su prestigiosa reputación en la esfera del derecho ambiental; las actividades tendientes a la consolidación institucional han sido menos impresionantes. Los programas relacionados con las ciencias sociales han avanzado con bastante lentitud, si bien se han hecho algunos progresos en lo que se refiere a interrelacionar los conceptos de conservación ambiental y economía. La capacidad de la Unión para atender a las necesidades de sus miembros, especialmente en el mundo en desarrollo, se ha visto realzada por su servicio de Estudios de Impacto Ambiental y su Centro de Derecho Ambiental. Los progresos del Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación han sido desparejos; según se indica claramente en el Anexo, varias prioridades destacadas parecen haberse dejado de lado como resultado de su reconstitución en entidad mixta UICN/PNUMA/WWF. El programa de educación de la Unión no ha avanzado con la celeridad que deseaban los miembros presentes en Costa Rica. En lo que atañe a transmitir su mensaje al mundo, la UICN aún no hace justicia plenamente a la riqueza de sus conocimientos, si bien se ha registrado un oportuno aumento en el número de publicaciones. 2.5 Para una Unión que se enorgullece de su reputación científica, los logros en la esfera de la Ciencia de la Conservación han sido decididamente irregulares. Al parecer, en varios ámbitos importantes para la UICN se ha avanzado poco, como por ejemplo la conservación de áreas montañosas e islas y el desarrollo general de la teoría de la

Anexo 14

conservación. Los progresos han sido considerables en actividades relativas a la conservación de humedales, bosques tropicales y habitat marinos; en cada uno de estos sectores la UICN está ejecutando un programa cada vez más amplio de actividades en el terreno. Pero es muy de lamentar que existan pocos vínculos entre estos programas prácticos y el desarrollo teórico de la ciencia de la conservación, por ejemplo, entre el vasto Programa sobre el Sahel y los principios de la conservación en tierras áridas. 2.6 En materia de Diversidad Biológica el panorama es más halagüeño. Las redes de la CSE han sido particularmente productivas: la Comisión cuenta con más de 80 grupos de especialistas activos, 21 de los cuales han preparado planes de acción sobre especies. Sin embargo, en ausencia de una revisión más detallada no es posible medir el impacto real de esos planes. Las actividades sobre conservación de plantas han sido especialmente productivas en lo que respecta a los materiales publicados. Los trabajos de orden jurídico son indispensables para la consevación de la diversidad biológica y el apoyo de la UICN a la Secretaría de la CITES ha sido considerable. Actualmente la biodiversidad ocupa un lugar preeminente en el orden del día internacional, y se cifrarán grandes esperanzas en la labor de la UICN. Aun teniendo en cuenta su programa sobre biodiversidad, elaborado en asociación con el Instituto Mundial sobre Recursos, el PNUMA, el WWF-US, Conservation International y el Banco Mundial, así como sus actividades relacionadas con la propuesta Convención sobre Biodiversidad, la UICN deberá trabajar arduamente para seguir desempeñando una función clave. 2.7 Habitat y Manejo de Areas Protegidas es otra esfera medular para la UICN, y siguen su curso importantes trabajos sobre este tema. No obstante, parece que esos trabajos se llevan a cabo con menor programación que en el pasado y no siempre con el estrecho grado de integración que cabría esperar con otras áreas temáticas, por ejemplo el Programa sobre Humedales o la conservación de especies. El asesoramiento proporcionado en relación con las Convenciones sobre el Patrimonio Mundial y Ramsar ha contribuido en gran medida a dilatar la influencia de la UICN. Los trabajos preparatorios para el IV Congreso Mundial sobre Parques, que se celebrará en 1992, ya se encuentran en una etapa avanzada; este foro constituirá un importante centro de los

149

progresos reales en relación con las cuestiones fundamentales que examinamos en la Parte III, el potencial de la Unión Mundial para la Naturaleza se podría liberar de sus ataduras para favorecer la conservación y beneficiar a sus miembros en todo el mundo.

esfuerzos mundiales en favor de la conservación de la diverdiad biológica. 2.8

En cuanto a las Actividades de apoyo al Programa y Servicios, los principales logros del pasado trienio han sido la imposición de un control más estricto a la administración financiera de la Unión y el fortalecimiento de la posición financiera y el apoyo. Se han ampliado los servicios prestados a los miembros, en especial a través de los trabajos de las Oficinas Regionales en varias regiones de los países en desarrollo. El Boletín se ha mejorado de manera sustancial y satisfactoria.

PARTE III—OCHO CUESTIONES DE IMPORTANCIA CLAVE 1.

Límites externos del Programa

3.1

Los recursos financieros de la UICN son limitados. Su tarea —actuar como "fuerza motriz intelectual del movimiento mundial en favor de la protección del planeta", para decirlo con las palabras del Presidente— es inmensa. Por lo tanto la UICN debe centrar sus esfuerzos y recursos en los aspectos que son más importantes y relevantes para el mundo y en las actividades que está más capacitada para llevar a cabo con éxito, habida cuenta de sus características particulares en tanto que organización. Al analizar el Programa hemos tenido presente este aspecto, conscientes de que algunos miembros habían considerado que el Programa era demasiado amplio desde el punto de vista conceptual, y que la Unión corría el riesgo de transformarse en un organismo de asistencia para el desarrollo o en una organización ambiental con fines múltiples.

Conclusión 2.9 En general convenimos con el Director General en que los mayores avances se han registrado en la formulación de estrategias de conservación, así como en la contribución aportada para la aplicación de éstas en diversas regiones del mundo en desarrollo; en los Programas sobre Especies y Habitat; y en los trabajos del Centro de Derecho Ambiental. Las esferas en las cuales los progresos han sido más modestos son la ciencia básica de la conservación; los aspectos sociales del manejo de las actividades de conservación, las comunicaciones; y los programas de educación y capacitación. El Anexo revela que un número sorprendentemente elevado de iniciativas de amplio alcance que figuran en el Programa para 1988-1990 no fueron concebidas con la profundidad necesaria, por lo cual tras un examen más minucioso resultó imposible llevarlas a la práctica o se advirtió que eran inadecuadas. 2.10 Llegamos pues a la conclusión de que los progresos, aunque han sido considerables e incluyen algunas oportunas iniciativas que no podían preverse en 1988, han sido también irregulares. Ello es hasta cierto punto inevitable; ningún programa de este tipo va a avanzar con velocidad similar en todo su espectro. Aún más, gracias a una dirección firme y una administración eficaz, la UICN se encuentra ahora en mejores condiciones que hace tres años para aprovechar plenamente sus recursos y pasar al frente. Pero aún así, al igual que el Director General, estimamos que la UICN es un "instrumento de gran potencial, que en cierto modo aún no ha logrado aprovechar totalmente ese potencial y por ende no ha alcanzado todavía el equilibrio necesario para servir a sus miembros como debería". Si a partir de ahora se hacen 150

3.2 Las esferas en las cuales la UICN posee tradicionalmente conocimientos y capacidades esenciales son la conservación de la biodiversidad in situ y la protección del habitat. Se trata de temas básicos para la UICN y los logros obtenidos durante el pasado trienio indican que las inversiones en la consolidación de este tipo de actividades (entre las cuales cabe citar los trabajos de la CSE y de la CPNAP) son rentables, siempre que la acción se centralice y planifique debidamente y se inscriba en un contexto más amplio, esto es, la satisfacción de las necesidades humanas sobre una base sostenible. 3.3

En torno a esta esfera medular hay diversas "pieles de cebolla", en las cuales la UICN también está profundamente involucrada. Durante muchos años el Programa de la UICN ha adjudicado un lugar importante a la ciencia de la conservación, al marco jurídico que regula la conservación de la naturaleza, a la educación y la capacitación, y a la estrategia y planificación ambientales; esto queda

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

demostrado, por ejemplo, con la existencia de cuatro Comisiones que abordan desde hace mucho tiempo esos tópicos. 3.4 Sobre todo a partir de la publicación en 1980 de la Estrategia Mundial para la Conservación y la adopción del emblema "Conservación para el Desarrollo", la UICN ha intentado establecer nexos con la comunidad de organizaciones dedicadas al desarrollo, a nivel nacional e internacional, incluyendo a miembros de la familia de las Naciones Unidas como el PNUMA, la UNESCO y la FAO. En un primer momento la UICN afirmó que el desarrollo sólo puede ser sostenible si se basa en la comprensión de los principios de la conservación. Luego se lanzó a elaborar estrategias en diversa escala para mostrar cómo podían vincularse el desarrollo y la conservación. Por último (a través del Centro de Conservación para el Desarrollo, y recientemente como parte de su Programa principal), se comprometió directamente con la necesidad de demostrar la aplicación práctica de los principios de la conservación para el desarrollo mediante la ejecución de proyectos en el terreno. Se trata de un proceso lógico que ha demostrado la fiabilidad en la UICN por parte de los organismos de asistencia y a los gobiernos. Este proceso ha servido para atender a las necesidades de muchos de sus miembros, especialmente de los países en desarrollo, y ha permitido a la UICN aumentar en gran medida su influencia. 3.5 A nuestro juicio esta evolución de las actividades de la UICN ha sido muy satisfactoria. Refleja como ha cambiado la comprensión de las relaciones existentes entre la humanidad y la naturaleza y está en consonancia con las variables necesidades de sus miembros. Eso significa que ahora la UICN ha de abogar no sólo por la conservación de la biodiversidad, sino también por el uso sostenible de los recursos naturales; creemos que esa es la esencia del lema "construir la armonía entre la humanidad y la naturaleza". 3.6 Sin embargo, la UICN aún tiene mucho por hacer con miras a crear un profundo conocimiento de las relaciones existentes entre el desarrollo y la conservación, especialmente desde la perspectiva del mundo en desarrollo (en este sentido puede aprender mucho de los grupos comunitarios, con los cuales no posee actualmente vínculos estrechos). Hoy en día la mayor parte de la biodiversidad se concentra en el Tercer Mundo, donde los habitat

Anexo 14

naturales están sometidos a las presiones ejercidas por el aumento demográfico, la explotación desigual de los recursos y la demanda de los mercados mundiales. Numerosos habitat naturales desaparecerán, a menos que se haga participar a las comunidades locales como asociados en el manejo de esas áreas. Así pues, es necesario comprender el significado del desarrollo y la conservación con suficiente profundidad como para generar estrategias de manejo de recursos que promuevan la participación y resulten aceptables desde el punto de vista social. Se ha empezado a reconocer con sensatez que la conservación y el desarrollo son inseparables y las actividades de la Unión se han extendido para abarcar un amplio espectro de cuestiones relacionadas con el manejo de los recursos y la conservación. No obstante, aún es preciso integrar adecuadamente en los trabajos de las Comisiones y en los programas temáticos diversas cuestiones intersectoriales que actúan como interfaz entre ambos factores, como por ejemplo el papel de la sabiduría tradicional, la participación de las comunidades locales, las agrupaciones de mujeres, y la economía de la conservación. A pesar de los progresos realizados en los últimos años, en muchos programas de la UICN aún no se otorga suficiente atención a los vínculos existentes entre la conservación y el desarrollo. 3.7 En la realidad, "desarrollo sostenible" sigue siendo una frase bastante hueca. Dado que este concepto es de vital interés para el mundo, es importante que la UICN le introduzca una connotación práctica, en especial a sus aspectos biológicos y ecológicos, y promueva el establecimiento de prescripciones participatorias y viables desde el punto de vista social. La organización no ha realizado totalmente la transición del concepto de conservación al de utilización sostenible de los recursos naturales. El desarrollo sostenible es un tema mucho más complejo que la conservación, ya que abarca no solamente las dimensiones ecológica y biológica, sino también los aspectos sociológicos, políticos, económicos, demográficos y relacionados con el papel del hombre y la mujer. La Unión dispone ahora de programas sobre población y sobre el papel de la mujer. Cuenta asimismo con Comisiones sobre Desarrollo Sostenible y sobre Educación y Capacitación Ambientales. Aunque estos programas y comisiones han funcionado correctamente, podrían haber ayudado a aumentar la credibilidad de la UICN en la esfera del desarrollo sostenible.

151

Una parte del problema estriba en que, si bien las redes de la UICN en áreas básicas como el manejo de parques nacionales y la protección de especies son sumamente eficientes, las relacionadas con la educación y el desarrollo sostenible dejan mucho que desear y hasta el momento los resultados de sus trabajos han sido desalentadores. Es preciso corregir esta deficiencia. 3.8

Pero para que esta tendencia a ampliar el alcance del Programa no sobrepase sus capacidades y la lleve a adentrarse en esferas en las cuales otras organizaciones son más competentes, la UICN ha de reconocer la necesidad de establecer algunas "cercas" para marcar el perímetro del Programa, más allá de las cuales no debería aventurarse. Sugerimos tres en particular: • en primer lugar, la UICN no debería intentar hacer acopio de conocimientos en esferas básicamente relacionadas con aspectos del manejo ambiental diferentes del uso sostenible de los recursos naturales: por ejemplo cuestiones relativas a los asentamientos humanos, la salud humana, la agricultura, la contaminación y las tecnologías favorables al medio ambiente. No obstante, como todos estos aspectos tienen repercusiones obvias en el uso sostenible de los recursos naturales, la UICN deberá estar en condiciones de mantener un diálogo con las instituciones que marcan el rumbo en cada uno de ellos; • en segundo lugar, la UICN debe tratar de evitar intervenir en actividades relacionadas con el desarrollo per se y en las cuales el componente de conservación es muy escaso o incluso ornamental. Ello implica que debería abstenerse de participar en programas que ofrezcan muy poco margen para demostrar "armonía entre la humanidad y la naturaleza" (por ejemplo, el diseño de zonas residenciales o industriales); • en tercer lugar, si bien la UICN tiene que participar en programas relacionados, por ejemplo, con el papel de la mujer, la economía, la participación pública, la sabiduría tradicional, la ética, la población o el cambio mundial, sus esfuerzos deben centrarse firmemente en los efectos de esos factores sobre la conservación de la biodiversidad, los ecosistemas, las áreas protegidas, y el uso sostenible de los recursos naturales. Tendría pues que

152

discriminar minuciosamente las actividades que emprenda en el marco de ese tipo de programas, sobre la base de la contribución que pretende aportar y los conocimientos y capacidades que trata de adquirir. 3.9 Tal vez en el curso del último trienio la UICN haya traspasado esa cerca perimétrica en diversas esferas, a saber: • la evaluación del Programa sobre el Sahel permitió identificar la necesidad de volver a centrar firmemente las actividades en la esfera de competencia de la UICN, para que esas actividades sean complementarias y no se superpongan a las que realizan otros organismos activos en la región; • la finalidad primordial del servicio EIA es ayudar a los gobiernos de los países en desarrollo en la gestión del proceso EIA. Pero en el cumplimiento de esa misión, la UICN tiende a aconsejar a los gobiernos acerca del impacto de los programas de desarrollo sobre aspectos ambientales que van más allá de su esfera de competencia, como la sustentabilidad de la producción agrícola o la protección de la salud humana; y • algunas de las actividades emprendidas en el marco del Programa sobre la Mujer y el Manejo de los Recursos Naturales parecen haber guardado muy poca relación con el resto de los trabajos de la UICN. No nos parece, en cambio, que el borrador de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990 exceda el mandato de la UICN. Para lograr resultados satisfactorios, esa iniciativa tiene que abordar las cuestiones estratégicas de la conservación mundial en su conjunto. Además, se trata de un informe realizado juntamente con el WWF y el PNUMA, además de la UICN, lo que justifica doblemente la adopción de un enfoque global. 3.10 Pero la UICN debe tener presente que ocupa un sitio especial a nivel internacional. Su fuerza emana de sus redes mundiales de miembros, científicos y otros especialistas; la UICN es, de hecho, esas redes. A lo largo de los años la UICN ha ampliado justificadamente su ámbito de actuación. Ahora es necesario que fije posiciones firmes que ie permitan focalizar su energía y sus recursos. Ya tiene ante sí la inmensa tarea de fortalecer su competencia en biodiversidad, protección del habitat y ciencia de la conservación, e

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

inscribir estas esferas en el contexto de la sociedad humana a través de la elaboración de estrategias ambientales, la educación y la comunicación —además de establecer vínculos entre todos estos elementos para propiciar una mayor integración del programa—, como para aventurarse en áreas temáticas afines que rebasan los límites de su capacidad. 3.11 Conclusiones y Recomendaciones En términos generales, el Programa permanece correctamente centrado en las actividades que la UICN puede realizar mejor, pero se necesita una comprensión más profunda de las relaciones existentes entre el ser humano y la naturaleza, especialmente en el contexto del mundo en desarrollo. Recomendamos que al elaborar el Programa se tengan en cuenta, además de las positivas directrices expuestas en el párrafo 0.24 del borrador del Programa de la UICN para 1991-1993, ciertas reglas que el Director General debería establecer explícitamente para definir los tipos de actividades en los cuales la UICN no ha de intervenir (similares a las orientaciones contenidas en los anteriores párrafos 3.5 a 3.8).

2.

Integración del Programa

3.12 En el documento sobre el Gobierno se afirma que "la Unión Mundial para la Naturaleza posee un sólo Programa profesional integrado" (párrafo 48, GA/18/90/8), y ello es totalmente correcto en tanto que ideal cuya consecuención debe perseguirse. En nuestro análisis, no obstante, llegamos a la conclusión de que en realidad aún no existe tal cosa. 3.13 Y ello no es motivo de sorpresa. El Programa de la UICN es muy complicado en términos conceptuales, según se desprende de una revisión de los anexos al borrador del Programa para 1991-1993. De los 23 programas allí enumerados, 11 son de carácter regional; de los 12 programas temáticos, en cuatro de ellos se identifica claramente la Comisión que debe encargarse de su ejecución, mientras que los restantes entrañan la colaboración entre las Comisiones y la Secretaría en grados variables. Se presentan conjuntamente como una matriz. Las interrelaciones y las posibles permutaciones en ese marco tan complejo son casi infinitas. Por otro lado, se ha adoptado claramente la decisión de delegar una parte mucho mayor del ejercicio de programación en las regiones, en las cuales los miembros se reunirían cada vez con mayor

Anexo 14

frecuencia para determinar sus propias prioridades dentro del marco de la UICN. La coordinación de estas iniciativas regionales de carácter comunitario, con los programas temáticos "impuestos" por la Sede, será una tarea particularmente ardua. 3.14 Nuestras dudas respecto del actual nivel de integración tienen su origen en los siguientes aspectos: • es más fácil llevar a la práctica un programa integrado si se dispone de una financiación integrada. Pero la financiación de gran parte del Programa de la UICN está destinada y seguramente lo seguirá estando, a la ejecución de programas o actividades específicos. No obstante, si se explica debidamente a los donantes la función única que desempeña la UICN, tal vez acepten que una parte de esos fondos se asignen una gama más amplia de actividades, lo que permitiría abordar a los problemas con un enfoque integrado; • la distribución irregular de las Oficinas Regionales y Nacionales —cada vez más numerosas— hace que el grado de coordinación regional sea desigual. Esta situación se ve agravada por anomalías tan patentes como la separación del Programa sobre el Sahel de la oficina regional de la UICN en Dakar y, de hecho, de toda la maquinaria para la coordinación en Africa, o la ausencia de un vínculo directo entre el Coordinador Regional para Africa y la Oficina Regional para Africa Oriental. (Pueden haber buenas razones históricas o relacionadas con la administración de personal para ese tipo de disposiciones, pero es evidente que impiden una integración satisfactoria); • la dificultad con que se tropezó en los tres últimos años para crear lazos entre algunas Comisiones y los programas temáticos estrechamente relacionados de cuya gestión se ocupa la Secretaría; • la tendencia a crear nuevos programas cuando lo que se necesita es un enfoque intersectorial que propicie el establecimiento de vínculos con otros programas. Un ejemplo de ello es el Programa sobre la Mujer y el Manejo de los Recursos Naturales. A nuestro juicio, este programa ha tenido resultados menos satisfactorios de los que podría haber alcanzado porque no se enfocó como un programa intersec-

153

torial que, engastado dentro de otros, sirva también para fortalecerlos, sino como un programa totalmente independiente; • la falta de una persona en la Secretaría —con exclusión del Director General, quien debe ocuparse de muchos otros asuntos— que tenga como cometido garantizar la integración del Programa (laguna que, según nos fue grato saber, se colmatará a la brevedad mediante la creación de ese puesto). 3.15 Sin embargo, últimamente se han hecho algunos avances con miras a la integración de los programas. Han habido varios casos de coordinación relativamente satisfactoria, entre ellos el Programa sobre el Elefante Africano y los vínculos en cuatro frentes establecidos entre la Comisión de Ecología, el Programa sobre Areas Costeras y Marinas, el Programa sobre Humedales y varios programas regionales con miras a la conservación de manglares. Se reconoce además que ciertos programas, como por ejemplo el Programa sobre Humedales, sólo hace poco han conseguido los fondos necesarios para proceder a la integración a nivel de proyecto. Por último, es probable que el hecho de haber comenzado a designar expertos de programa (por ejemplo, Oficiales sobre Humedales) para las Oficinas Regionales, permita ampliar el margen de integración entre programas temáticos y regionales. 3.16 Sin duda es necesaria una mayor integración para que las actividades que la UICN realiza en cumplimiento de sus programas sean más disciplinadas y se centren en los aspectos prioritarios, así como para evitar la confusión interna y la duplicación de tareas. No sólo hay que integrar mejor unos programas con otros, sino que cada programa debe concebirse, separadamente, de manera más interdisciplinaria, considerando simultáneamente los aspectos biológicos y ecológicos y los aspectos sociales, culturales y económicos. Este es un importante desafío para la administración, ya que ésta no sólo abarca las actividades de la Secretaría, sino también las de las redes de expertos y miembros de las Comisiones. A nuestro juicio esta función debe asignarse a un alto miembro del personal, que presentaría sus informes directamente al Director General. Ese Director de Programas sería responsable de todos los programas temáticos (tanto los que se ejecutan bajo la dirección de una Comisión como los otros), y de la capacidad

154

de programación de las Oficinas Regionales. Su función no se limitaría a asegurar la coordinación de los programas en la sede, sino también a promover de ese modo un contexto favorable para la coordinación a nivel regional, esto es, entre la Oficina Regional y los Consejeros Regionales, los miembros de la UICN en la región y los miembros de las Comisiones con base en la región. Para que sea eficiente, el titular de este cargo tendría que estar facultado a intervenir en las decisiones sobre la manera de utilizar los fondos. Es de celebrar que el Director General prevea efectuar ese nombramiento a la brevedad. Aunque la coordinación e integración eficaces del Programa de la UICN dependerán de numerosas variables, una condición sine qua non es asignar esta función dirigente a un alto funcionario de la Secretaría. 3.17 Pero hay que matizar la situación con unas palabras de cautela. Probablemente la integración total y absoluta de cada una de las actividades de una organización tan compleja como la UICN sea imposible. Solamente una aproximación a ello implicaría un aumento inaceptable de los quehaceres burocráticos. Esto retardaría la gestión, en vez de acelerarla; podría inhibir la iniciativa, en vez de estimularla. Lo que se necesita, por tanto, son mecanismos relativamente simples que promuevan el contacto y el diálogo, el intercambio de información y, en caso necesario, la capacitación—además de la firme decisión, por parte del Director General, de alentar un enfoque integrado y coordinado para hacer frente a los desafíos que tiene ante sí la UICN. Un pequeño ejemplo podría ser introducir una hoja de información interna para mantener en contacto a los miembros cada vez más dispersos de la Secretaría; otro consistiría en utilizar más los medios de comunicación electrónica. Sería igualmente beneficioso velar por que exista una representación más equitativa de nacionalidades en la Secretaría de la UICN, tanto en la sede como en las Oficinas Regionales. 3.18 Conclusiones y Recomendaciones. La integración de los programas es mayor que hace tres años. Pero aún queda mucho por hacer para llevar adelante el proceso y, en particular, para aumentar la comprensión del carácter interdisciplinario de cada programa. Celebramos la prevista designación de un alto miembro del personal para que supervise la integración del Programa y estimamos que el Director General debe seguir asignando

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

3.

prioridad al mejoramiento de la coordinación. Dentro del personal de la UICN también deberían estar mejor representadas las diferentes nacionalidades.

Gastos

Equilibrio del Programa

Programas regionales y en el terreno y Programa sobre el Sahel

3.19 Por "equilibrio" entendemos la intensidad de los esfuerzos consagrados a las diferentes partes del Programa. Como muestra el análisis que figura en la Parte II, los progresos han sido sin duda desparejos entre las distintas actividades, a pesar de numerosas iniciativas satisfactorias. En esta sección identificamos algunos otros aspectos del equilibrio al cual la UICN debería prestar más atención. 3.20 Es menester alcanzar un equilibrio entre los siguientes elementos competitivos del Programa de la UICN: • entre los diferentes enfoques disciplinarios de un concepto; • entre los trabajos conceptuales y la acción en el terreno; • entre las actividades que se realizan en diferentes partes del mundo; • entre los esfuerzos consagrados a la planificación y la realización de actividades, por un lado, y la divulgación de los resultados de dichas actividades, por el otro. A continuación examinamos cada uno de estos aspectos. 3.21 En las secciones anteriores mencionamos repetidas veces la necesidad de que la UICN agrupara en su Programa una gama más amplia de disciplinas. De esa forma las ciencias naturales y sociales podrían utilizarse para identificar las causas subyacentes de los problemas ambientales y promover soluciones realistas y aceptables desde el punto de vista social. 3.22 En la XVII Sesión de la Asamblea General se manifestó cierta inquietud por el hecho de que el Programa de la UICN se detenía demasiado en los conceptos a expensas de la acción. No obstante, la Comisión del Programa llegó a la conclusión de que el equilibrio era bastante satisfactorio. Desde 1988 el péndulo, por lo menos si se mide con el rasero de la financiación, se ha inclinado más hacia las actividades en el terreno. Si bien no es fácil obtener una imagen cabal a partir de documentos, de los preparados para la Asamblea General de Perth cabe inferir lo siguiente:

Anexo 14

Millones de Fs.S. 1987 1988 1989

6,2

8,1

13,0

Es probable que esta expansión de los programas en el terreno registrada en el pasado trienio continúe durante el próximo, creciendo a un ritmo más acelerado que los gastos de programas en conjunto. (Más adelante examinamos las consecuencias de esta tendencia sobre los propios programas en el terreno.) Aunque hasta el momento esa expansión no ha representado un coste de oportunidad directo para otras partes del Programa que cuentan con una financiación más modesta —ya que se sufragan con fondos que no pueden reasignarse a cualquier otra finalidad—, la Unión debe asegurarse de que su trabajo conceptual no quede a la zaga de las exigencias de su creciente programa de acción en el terreno. Debe asimismo velar por que sus programas en el terreno le aporten conocimientos valiosos para ayudarla a identificar las barreras que se oponen a la conservación y por ende las cuestiones que es preciso abordar en los trabajos teóricos. 3.23 Como es natural, el programa sobre el terreno se ha centrado en las necesidades de los países en desarrollo. Pero su evolución ha sido oportunista e irregular. Como consecuencia de ello, la UICN ha desplegado intensas actividades en ciertas partes del mundo en desarrollo, particularmente en América Central y Africa Meridional, Occidental y Oriental. En estas zonas se han establecido Oficinas Regionales para respaldar a los programas en el terreno. En ciertas áreas, particularmente el Caribe y el Pacífico Sur, la UICN ha consolidado su presencia regional en asociación con un órgano regional ya existente. En Asia y el Pacífico el panorama es desigual. Si bien hay que citar un programa muy activo en Pakistán e importantes iniciativas en varios países, en muchos otros las actividades de la UICN hasta la fecha han sido muy escasas. Esto es particularmente evidente en América del Sur, aunque ahora se están tomando medidas para remediar esa carencia. Llegamos a la conclusión de que la intensidad de las actividades de la UICN no simpre corresponden claramente con las necesidades de ciertas regiones del mundo en desarrollo. Es correcto aprovechar las oportunidades cuando éstas surgen, pero

155

de la calidad general del Boletín es un signo alentador, tanto más cuanto que se ha llegado a un acuerdo con ICONA para publicarlo también en español. Igualmente alentadora es la designación de un Jefe de Comunicaciones para la UICN.

ahora la UICN tiene que tratar de que sus esfuerzos se adapten mejor geográficamente a las prioridades de conservación del mundo en desarrollo. 3.24 El Programa de la UICN para Europa Central y Oriental se ha ampliado considerablemente en el curso del trienio y está en condiciones de aprovechar los cambios políticos que tienen lugar en la región. Ahora lo que la UICN necesita con urgencia es precisar la función que ha de desempeñar en Europa Occidental y en América del Norte. No basta con estar presente con el único fin de apoyar los esfuerzos de conservación del Sur, cuando en el propio Norte existen graves problemas en esa esfera. Por otro lado, la opinión del Norte será fundamental para determinar si los recursos naturales van a explotarse desenfrenadamente o a conservarse como parte del desarrollo sostenible, en el Sur, y a escala mundial. Por lo tanto, consideramos que los numerosos miembros de la UICN en Europa Occidental y América del Norte se podrían movilizar mejor para abordar esas cuestiones y para comprender, analizar y divulgar la importancia de los vínculos NorteSur en la destrucción y/o conservación del medio ambiente mundial. 3.25 La UICN dedicó grandes esfuerzos a la planificación y ejecución del Programa. Pero tenemos la impresión de que, hasta el momento, ha hecho muy poco por comunicar los resultados de sus trabajos, a pesar del bienvenido aumento del volumen de materiales publicados. Las actividades en la esfera de las comunicaciones tienden a ser ad hoc y desiguales con respecto a los diferentes programas, la organización carece de una identidad claramente apreciable y rara vez se aprovechan las oportunidades de colaborar con otros (incluidos los miembros). Es de lamentar que la posición de la UICN sobre asuntos relativos a la conservación mundial rara vez se divulgue ampliamente (por ejemplo, su postura sobre la propuesta de prohibir el comercio de marfil). Acaso esta situación sea el resultado de su anterior relación estrecha con el WWF (que asumió el liderazgo en cuanto a la divulgación del mensaje de la conservación), de la renuencia de algunos científicos y otros expertos para dar importancia a los medios de comunicación o de la incapacidad de utilizar completamente las posibilidades de la Comisión de Educación y Capacitación; sea como fuere, hay una necesidad apremiante de mejorar el rendimiento en esta esfera. La reciente mejora 156

3.26 Al elaborar una estrategia de comunicaciones —labor que debe emprenderse con urgencia— hay que tener en cuenta con carácter prioritario la escasa divulgación en los países en desarrollo de la información generada por la UICN. Las publicaciones de la Unión deben gozar de una divulgación mucho más amplia y sus precios deben ser accesibles, en especial para los numerosos grupos comunitarios que están tratando de transformar en realidad el manejo sostenible de los recursos naturales. 3.27 Conclusiones y Recomendaciones. El logro de un mayor equilibrio sería provechoso para el Programa. Recomendamos en particular que la UICN: • coordine e integre sus trabajos conceptuales con la expansión de programas en el terreno; • vele por que el equilibrio regional, tanto entre países y regiones como entre el mundo en desarrollo y el desarrollado, esté en consonancia con las necesidades; y • elabore una estrategia de comunicaciones encaminada a divulgar sus conocimientos entre los miembros y la más amplia comunidad internacional interesada en la conservación y la sustentabilidad, de una manera que resulte económicamente accesible para sus miembros del mundo en desarrollo. (Nos han informado que ya se dispone del borrador de esa estrategia).

4.

Programación y Financiación

3.28 Para alcanzar el objetivo de mejorar la integración y el equilibrio, la UICN necesitará mayor libertad para decidir cómo ha de utilizar los recursos financieros de que dispone. Se trata de una cuestión paradójica: la financiación con destino específico o contractual le ha permitido ampliar considerablemente su Programa, pero ningún otro factor es más inhibidor para la UICN en el cumplimiento de su Programa en conjunto que la naturaleza restringida de gran parte de sus fondos. 3.29 El informe sobre el estado financiero de la UICN en el trienio 1988-1990 (Anexo 1 al documento GA/18/90/5) contiene una reseña

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

de esta situación. En el curso del trienio el presupuesto de la Unión ha aumentado en más de 10 millones de Fs.S., lo que es de celebrar. Sin embargo, los ingresos anuales de fondos sin destino específico se han mantenido alrededor de los 6 millones de Fs.S. durante el período, mientras que los destinados a finalidades concretas se han incrementado en una proporción de dos tercios. A fines del trienio los ingresos de la UICN podían desglosarse a grandes razgos como sigue: fondos sin destino específico: 19 por ciento; fondos destinados a Programas: 12 por ciento; fondos destinados a proyectos: 69 por ciento. 3.30 Nos parece muy adecuada la estricta disciplina financiera ejercida durante los últimos tres años, basada en la contabilidad por secciones homogéneas y creemos que esa práctica debe continuar. La UICN no puede permitirse retroceder hacia un régimen menos disciplinado. Pero nos preocupa la forma según la cual se decide la asignación de los fondos sin destino específico. Este aspecto es muy delicado: puede generar problemas entre las Comisiones y la Secretaría, entre los diferentes programas que se ejecutan fuera de Gland y entre la Sede y las Oficinas Regionales. Además, puede dar lugar a equívocos entre los miembros y la Secretaría, puesto que los primeros pueden considerar que el Director General tiene más libertad de lo que en realidad es el caso para asignar los fondos entre programas. 3.31 A nuestro juicio hay tres prioridades que deben tenerse en cuenta si se quieren utilizar los fondos de la UICN con la mayor eficiencia posible para dar cumplimiento cabal al Programa que los miembros han aprobado: • incrementar el volumen de financiación sin destino específico; • promover aún más el concepto de financiación de programas; y • adoptar criterios y procedimientos explícitos para la asignación de los fondos sin destino específico. 3.32 La búsqueda de nuevos fondos sin destino específico es el Santo Grial para la UICN. Espíritus mucho más sabios que los nuestros han reflexionado largo y tendido sobre este asunto. Pero en el curso del próximo trienio es necesario prestar a diversas esferas la atención que merecen. El Director General debería: • tratar de persuadir a los organismos de asistencia que ya estén familiarizados con la competencia y eficacia de la UICN para Anexo 14

que acepten asignar una parte del aument previsto en los fondos destinados a progra mas y proyectos a las actividades sin destino específico, de modo que la UICN pueda mantener el liderazgo intelectual que los induce a trabajar con ella. Creemos que esta medida ofrece buenas posibilidades, pero para consentir apoyar a la UICN de este modo, los organismos de asistencia esperarán nuevos progresos visibles en la administración del programa; • procurar que el sector empresarial aumente el volumen de fondos que aporta a la UICN. No creemos que ello entrañe forzosamente la necesidad de crear una nueva categoría de miembros para el sector empresarial; • aumentar los ingresos derivados de la venta de libros, etc., incluso a través de iniciativas de publicación junto con otras organizaciones. No obstante, las estrategias de comercialización deben estar concebidas como para no obstaculizar la venta o la distribución en el mundo en desarrollo, y con ese fin han de fijarse precios razonables a escala local. De otro modo la información producida por la UICN sólo llegará al mundo desarrollado; • analizar la posibilidad de imputar los gastos generales derivados de proyectos ejecutados con fondos con destino específico, a efectos de obtener más dinero para gastos sin destino específico; • asignar fondos sin destino específico a actividades de recaudación de fondos para ciertas partes del Programa (según nos han informado, la CSE ha decidido emprender esta iniciativa); • establecer una oficina de recaudación de fondos para coordinar estas y otras iniciativas, que guardaría estrecha relación con los trabajos de la UICN en la esfera de las comunicaciones y estaría en contacto directo con el Director General. 3.33 Por financiación de programas entendemos la reserva de fondos para utilizarlos en la elaboración y coordinación de programas. Los puestos pagados por organismos de financiación escandinavos en el Programa sobre Humedales son un ejemplo de las numerosas actividades que se sufragan de ese modo en la UICN. A nuestro juicio hay un amplio margen para este tipo de financiación, en especial entre los organismos de financiación que ya están familiarizados con la labor de la UICN. 157

Otra posibilidad sería que el sector empresarial financiara el mantenimiento de puestos de alto grado, aunque es preciso actuar con cautela para no dar la impresión de que la UICN está en deuda de gratitud con esas instituciones. Los principales puestos que habrían de remunerarse con cargo a los fondos destinados a programas son los siguientes: • coordinadores de programas relacionados con los trabajos de las Comisiones; • representantes regionales de la UICN;

3.36 Conclusiones y Recomendaciones. El éxito del Programa depende crucialmente del volumen de fondos sin destino específico y de la manera como éstos se utilicen. Recomendamos que se elabore una estrategia encaminada a aumentar los fondos sin destino específico y los fondos destinados a programas; y que se adopten reglas claras sobre la manera como han de utilizarse esos fondos.

5.

• consejeros técnicos destacados a las oficinas regionales. Lo ideal sería indudablemente que esos puestos se sufragaran con fondos sin destino específico, pero es poco probable que éstos basten para cubrir todos los gastos de ese tipo, y de ahí que sea preciso prestar más atención a la financiación de programas. 3.34 Considerando esta cuestión con una perspectiva más amplia, hay varias entidades internacionales a partir de las cuales la UICN podría obtener fondos para importantes áreas de trabajo; en particular, el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (iniciativa tripartita entre el Banco Mundial, el PNUMA y el PNUD) y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD), cualesquiera sean sus resultados. La UICN debe tratar de aprovechar estas oportunidades, que pueden ser especialmente pertinentes para su labor sobre biodiversidad y permitirle ampliar su base de financiación. Pero tanto por razones financieras como relacionadas con los programas, la UICN tiene que tratar de desempeñar una función directiz en los trabajos preparatorios de la CNUMAD, en la Conferencia propiamente dicha y en las medidas de seguimiento. 3.35 A nuestro entender la forma de utilizar los fondos sin destino específico en los diversos programas es muy incierta. En este asunto la administración debería asumir una actitud de suma discreción y tener presente que ninguna decisión sobre la manera de distribuir los fondos sin destino específico entre los diferentes programas será fácil de adoptar. Pero hay que esforzarse más por formular reglas explícitas y aplicarlas de manera coherente. Estimamos que el Director General debería establecer y publicar una serie de criterios objetivos para la distribución de fondos sin destino específico y velar por que el proceso de aplicación de esos criterios sea 158

lo más transparente posible.

Programas en el terreno

3.37 Por programas en el terreno (creemos que es más adecuado este término que el de "operaciones en el terreno", utilizado actualmente) entendemos las actividades que la UICN lleva a cabo en regiones y países de todo el mundo, principalmente en los países en desarrollo. Ya hemos subrayado la rápida expansión de estos programas durante el año pasado, crecimiento sustentado en gran medida por un aumento pronunciado de los fondos con destino específico facilitados por los organismos de asistencia (para dar otro ejemplo: en 1988 las actividades realizadas por la UICN en América Central representaron 200.000 dólares EE.UU.; en 1990 esa cifra ascendió a 1,4 millones de dólares EE.UU.). También hemos puesto de relieve que hasta el momento los programas en el terreno se concentraron en ciertas regiones y países. 3.38 La UICN ha obtenido grandes beneficios a través de la expansión de sus programas en el terreno. Es de celebrar el crecimiento continuo de estos programas que, según se prevé, continuará durante el próximo trienio, especialmente en aquellas partes del mundo donde hasta ahora la UICN no ha sido muy activa. Si en esta sección deslizamos alguna advertencia, no es con la finalidad de desalentar el crecimiento de los programas en el terreno, sino para velar por que éstos se lleven a la práctica de la manera más satisfactoria posible. 3.39 Cualquier programa que se expande rápidamente puede traer consigo problemas, ya que: • el manejo se hace más complicado; • puede no darse la debida atención al control de la calidad; • se tienden a pasar por alto las prioridades; • las relaciones con otros órganos en el mismo terreno pueden hacerse confusas.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

La UICN no es inmune a estos peligros, y para evitarlos tendrá que adoptar medidas de gestión rigurosas. 3.40 A nuestro juicio es particularmente importante: • definir claramente por qué la UICN debe participar en determinadas actividades y proyectos sobre el terreno; • determinar con precisión en qué tipo de proyectos ha de participar; • aplicar medidas específicas de control de calidad; • aclarar las relaciones con otros organismos que llevan a cabo actividades en el mismo terreno. 3.41 En el párrafo 8 del documento de la Asamblea General GA/18/90/9, Estrategia de la Unión Mundial para la Naturaleza, se exponen claramente las normas básicas que deben regir la participación de la UICN en las actividades y proyectos en el terreno. Quisiéramos hacer especial hincapié en la idea de proporcionar servicios a los miembros y reforzar sus lazos en los países y regiones interesadas (volveremos a abordar este aspecto en la siguiente sección). Dado que su red de miembros es una de sus características distintivas, la contribución única de la UICN es con frecuencia más manifesta cuando trabaja junto con sus miembros. Aun cuando el número de miembros sea escaso en un país o región en el cual la UICN prevé iniciar actividades, uno de los principales objetivos de su participación ha de ser consolidar su base de miembros. 3.42 La gama de posibles proyectos en los cuales la UICN puede participar a nivel regional y nacional es casi infinita. Ya hemos sugerido (párrafos 3.5 a 3.8) que la Unión debería evitar las actividades que se encuentren más allá de su esfera de competencia, y dar prioridad en cambio a aquéllas para las cuales posee una competencia única y que contribuyen a consolidar la capacidad de los miembros, como por ejemplo la elaboración y programación de estrategias, la capacitación, el fortalecimiento del marco jurídico, las comunicaciones, y la evaluación y auditoría técnicas. En realidad consideramos que se debería adjudicar máxima prioridad a la creación de capacidades locales dentro de las instituciones del Tercer Mundo. 3.43 Es preciso abordar con mayor cautela la participación en proyectos prácticos en el terreno tendientes a promover la conservación Anexo 14

y el desarrollo sostenible de los recursos naturales. La demanda potencial en esta esfera es inmensa. No obstante, la UICN no es la única organización que posee capacidades para llevar a cabo estos proyectos. Muchas entidades comerciales están firmemente dispuestas a ofrecer sus capacidades; cada vez es mayor el número de instituciones benéficas y organismos de desarrollo que cuentan con esos medios y están dispuestos a ejecutar proyectos de desarrollo en favor de la conservación, o a recurrir a otros como agentes con esa finalidad. 3.44 Consideramos que la UICN debe participar en proyectos prácticos de este tipo, pero de manera selectiva. Entre las condiciones que deben cumplir los proyectos para justificar su participación figuran los siguientes: • valor demostrativo—el proyecto está concebido de tal modo que la experiencia adquirida en un lugar se puede poner a disposición más ampliamente en otros sitios (ello entraña la divulgación tanto de los fracasos como de los éxitos); • valor de aprendizaje—el proyecto ayuda a la UICN a comprender mejor los problemas de la conservación y sus soluciones y le permite utilizar esos resultados en sus trabajos sobre elaboración de políticas (ello entraña el establecimiento de mecanismos para compilar y codificar los resultados de las actividades en el terreno de una manera sistemática); • calidad innovadora—el proyecto abre realmente nuevos caminos y ello no hubiera sido posible sin la participación de la UICN; • capacidad de coordinación—el proyecto ofrece a la UICN la posibilidad de aprovechar su condición de "intermediario honesto", gracias a la cual consigue actuar como nexo entre diferentes partes que de otro modo no habrían colaborado (por ejemplo, entre organismos de asistencia y miembros de la UICN con base en el país o la región de que se trate, o entre miembros en diferentes partes del mundo); • capacidad de fortalecimiento—el proyecto ayuda a reforzar la base de recursos humanos en el país y la comunidad local de que se trate, para que éstos puedan emprender actividades de conservación sin necesidad de buscar continuamente apoyo técnico en el exterior.

159

Todos estos criterios o condiciones pueden interpretarse de manera rigurosa o flexible; la "calidad innovadora", por ejemplo, puede ser comprendida de inumerables formas. Estimamos que el Director General debería precisar que la participación de la UICN en proyectos prácticos en el terreno tiene que guiarse por una interpretación estricta de los criterios expuestos, con miras a proteger su posición única entre los numerosos organismos, etc., que llevan a cabo actualmente actividades de conservación y desarrollo. 3.45 La UICN debe asegurarse de que mantiene su reputación, es decir que se ocupa sólo de proyectos de elevada calidad. Esta cuestión plantea un desafío particular, puesto que la demanda de expertos en conservación aumenta con tal celeridad que no es posible satisfacerla. Más adelante sugerimos que la UICN evalúe con mayor detenimiento sus proyectos y programas, lo que la ayudará además a mantener su alto nivel. Sin embargo, es indispensable que siga recurriendo a las personas más competentes en materia de conservación. Estas deberían proceder de la red de Comisiones o incorporarse a la misma. Nos preocupa, por ejemplo, el hecho de que el número de miembros de las Comisiones represente menos de la mitad del total de nombres que figura en la lista de consultores. Esta proporción debería ser muy superior. La red de Comisiones puede aprovecharse mejor para que los especialistas efectúen revisiones de los borradores de informes sobre las actividades en el terreno antes de su publicación. Pero para aumentar la intervención de las Comisiones de esta manera, no basta con invitar a sus miembros a participar, sino que las propias Comisiones deben esforzarse más por atraer a los principales expertos en el terreno. 3.46 Aunque recientemente la UICN y el WWF se han separado, continúan cohabitando en Gland y mantienen estrecha coordinación y amistosa cooperación, tanto en la Sede como en el terreno. No obstante, nos inquieta lo que parece ser una tendencia común en ambas organizaciones hacia una expansión de los programas en el terreno, sin establecer disposiciones precisas de coordinación. Es verdad que la necesidad de actuar en favor de la conservación es tan acuciante que existe un amplio margen de trabajo para ambas organizaciones (y de hecho para muchos otros organismos con programas internacionales de conservación). Pero en el caso de la UICN y el

160

WWF las circunstancias son excepcionales. Cada una de ellas tiene que llevar a la práctica un programa internacional de conservación y desarrollo en el terreno. El nivel total de financiación de esos programas es más o menos del mismo orden. Y las dos organizaciones funcionan (por lo menos en el momento actual) a partir de su Sede, en el mismo edificio de Gland. Es cierto que cada una de ellas posee un perfil diferente (que debe mantener) y una composición muy distinta. Pero la complementariedad de la UICN y el WWF comienza a enturbiarse a medida que el WWF amplía el alcance de sus programas en el terreno y contrata expertos en conservación para la Sede y la UICN consolida sus capacidades de recaudación de fondos y de comunicaciones. La coordinación estratégica es necesaria para que la UICN y el WWF definan, por ejemplo, los países en los cuales cada organización habrá de concentrar sus actividades y los tipos de proyectos que apoyará cada una. Nos parece que los miembros de la UICN —entre los cuales figuran, por supuesto, Organizaciones Nacionales del WWF— acogerían con agrado esa cooperación estratégica. 3.47 Este es uno de los problemas a más largo plazo suscitados por la continua expansión de programas en el terreno. Pero hay otros: ¿qué tipo de vínculos ha de mantener la UICN con otras organizaciones, diferentes del WWF, que llevan a cabo amplios programas en el terreno dentro o cerca de su esfera de compentencia? ¿Existe un volumen óptimo de programas en el terreno, habida cuenta de la naturaleza de la UICN? ¿Debería tomarse, por ejemplo, el alcance de las actividades de la UICN en Pakistán como modelo para su participación en otros países? ¿Cuáles serán las perspectivas de la UICN si los organismos de asistencia escandinavos —que financian gran parte de los programas en el terreno— deciden reducir su cooperación? ¿Sería provechoso que la UICN creara una unidad de ejecución para que actuara con carácter consultivo, a cierta distancia de la Sede, y se ocupara de la realización de proyectos sobre el terreno? Actualmente no estamos en condiciones de responder a esas preguntas, pero tenemos la impresión de que en el próximo trienio la UICN deberá hacer frente a un número creciente de interrogantes de esta índole. Así pues, merecería sin duda la pena efectuar una revisión general del lugar que ocupan los programas en el terreno dentro de la labor de la UICN antes de la Asamblea General de

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

1993, para que los miembros puedan llegar a un acuerdo sobre el curso de acción a seguir a partir de entonces. 3.48 Conclusiones y Recomendaciones. El número de programas en el terreno ha aumentado rápidamente y sería conveniente que esa expansión prosiguiera. Pero recomendamos que dichos programas se sometan a una gestión rigurosa, con miras a garantizar que la contribución de la UICN a las actividades en el terreno sea fácilmente distinguible, que se mantenga la calidad de los trabajos y se asigne máxima prioridad a los proyectos tendientes a consolidar las capacidades locales. Recomendamos asimismo que se efectúe una profunda evaluación de los programas en el terreno con la finalidad, entre otras cosas, de aclarar las relaciones existentes con el WWF y otras organizaciones que ejecutan importantes programas en el terreno, y que se fijen objetivos a largo plazo para este tipo de programas.

6.

Participación de los Miembros en el Programa

3.49 Un avance reciente sumamente importante es la participación de los miembros en el Programa a través de la creación de Oficinas Regionales y Nacionales. Aun cuando se establecieron utilizando fondos destinados a proyectos, estas oficinas pueden contribuir a reforzar en gran medida el volumen de miembros en las regiones y países interesados. A través de éstas los miembros pueden elaborar programas regionales o nacionales y tienen acceso directo a las redes de Comisiones, al asesoramiento de los Consejeros Regionales, a las oportunidades de colaboración y a los fondos que la UICN pueda movilizar. En principio, pues, apoyamos vivamente la creación de Oficinas Regionales y Nacionales, así como los planes encaminados a ampliarlas en el trienio venidero, pero su desarrollo debe seguir las pautas de un mandato bien definido, especialmente en lo que atañe a su función para los miembros de la UICN. 3.50 Pero hasta el momento los beneficios de las Oficinas Regionales y Nacionales han sido bastante desiguales. Por ejemplo, en la primera reunión regional de miembros de la UICN, que se celebrará en América Central justo antes de la Asamblea General, se fijará la orientación de un programa de actividades

Anexo 14

cooperativas. En Africa Oriental, en cambio, el programa no ha guardado tan estrecha relación con los miembros de la UICN en la región (en realidad se llegó a insinuar que los miembros de la UICN en la región y los de la Oficina Regional competían para obtener fondos con miras a la financiación de un proyecto). En el Sahel la participación de los miembros ha sido tan escasa que resultó muy difícil establecer vínculos entre el programa y los miembros, sobre todo porque hubo muy poca colaboración entre la Oficina Regional de la UICN en Dakar y el Programa sobre el Sahel. El número de miembros procedentes de los grupos comunitarios más pobres del Tercer Mundo es, en general, insignificante, y esto ha de considerarse un motivo de inquietud. En Europa Oriental, sin embargo, la red de miembros de la UICN desempeñó una función primordial en la correcta planificación del Programa sobre Europa Oriental y su actuación será de importancia clave para la ejecución del mismo. 3.51 Es preciso aprovechar plenamente a las Oficinas Regionales y Nacionales, que se prevé extender hacia otras partes del mundo, para fortalecer el volumen de miembros. Para ello será necesario tener en cuenta ciertos principios: • es necesario exonerar lo antes posible de su responsabilidad por el manejo de proyectos a los representantes regionales o nacionales —lo que significa, en realidad, que éstos han de financiarse con fondos sin destino específico (o por lo menos con fondos destinados a programas), en lugar de con fondos destinados a proyectos concretos. Nos complace observar que se prevé adoptar esta medida durante el próximo trienio en lo que respecta a los representantes regionales; • si bien la presencia previa de miembros de la UICN no ha de considerarse una condición sine qua non para la participación a nivel nacional, se debería utilizar el poder multiplicador de apoyo a proyectos para alentar a los gobiernos y a las ONG a sumarse a la familia de la Unión; • las Oficinas Regionales y Nacionales no deben emprender la ejecución de programas en el terreno en competición con los miembros de la UICN o cuando exista el temor justificado de que podrían refrenar las actividades en curso tendientes a consolidar las capacidades locales. Siempre

161

que sea posible, esos programas tendrían que ponerse en práctica en cooperación con los miembros o a través de éstos.

los informes de los Presidentes de las Comisiones y del Director General sobre el pasado trienio.

3.52 La construcción de una base de miembros en los países en desarrollo, que a nuestro entender reviste gran importancia, se vería facilitada si un mayor número de grupos comunitarios pasaran a ser miembros de la UICN. Estos aportarían su experiencia en la elaboración de estrategias de conservación socialmente viables y participativas. Actualmente muchos de esos grupos se sienten desanimados para solicitar su ingreso en la UICN a causa de las cuotas que están obligados a pagar. Habría que estudiar la forma de superar esa barrera en lo que a estos grupos comunitarios concierne.

3.56 Nuestro interés se centra en el Programa y en el papel que desempeñan las Comisiones en la ejecución del mismo. Nos consta que ha habido una gran disparidad en la contribución aportada por las diferentes Comisiones durante el trienio pasado. Tenemos que decir que los abultados informes presentados a la Asamblea General por cada Presidente sobre la labor de su Comisión corresponden muy poco, si en alguna medida lo hacen, con la contribución real de dichas Comisiones al Programa en su conjunto. Aunque hay numerosos ejemplos de excelentes trabajos realizados por la red de Comisiones, parte de esos trabajos tienen muy poca relación evidente con las prioridades de la UICN aprobadas en el Programa; otras iniciativas a través de las cuales las Comisiones podían haber aportado una contribución han sido dejadas de lado. En la Parte II de nuestro informe hemos indicado las áreas donde estimamos que se han realizado mayores progresos, así como aquellas en las cuales éstos han sido menores. Reconocemos los esfuerzos realizados por todas las Comisiones en los últimos tres años, pero nos parece evidente que las contribuciones al Programa aportadas por las Comisiones de Ecología, Desarrollo Sostenible, y Educación y Capacitación han quedado a la zaga de lo que se había previsto en el Programa adoptado en Costa Rica, y a menudo cabe poner en tela de juicio la pertinencia de sus trabajos con las prioridades de la conservación; de resultas de ello, en esas áreas la Unión no ha sido tan eficaz como hubiera podido o debido ser.

3.53 Por último, felicitamos al Director General por los anexos regionales adjuntados al documento del Programa para el próximo trienio, pues éstos ayudarán a los miembros a encontrar la forma de colaborar entre sí, y con la Secretaría, en el marco de la UICN. Si se llevan a la práctica adecuadamente, esos programas regionales serán un excelente trampolín para la futura cooperación entre los miembros de todas las regiones. 3.54 Conclusiones y Recomendaciones. El establecimiento de Oficinas Regionales y Nacionales ha creado oportunidades para intensificar considerablemente la participación de los miembros en los programas de la UICN. Recomendamos que los representantes regionales y nacionales asignen máxima prioridad a la realización de ese potencial y que se hagan esfuerzos por superar las barreras que obstaculizan el aumento del número de miembros procedentes de grupos comunitarios de los países en desarrollo.

7.

Las Comisiones y el Programa

3.55 En la XVII Sesión de la Asamblea General los miembros observaron que las Comisiones de la UICN eran "un recurso único", pero que "la estructura de las Comisiones posiblemente no refleje la naturaleza multidisciplinaria de los enfoques actuales del desarrollo sostenible". Los participantes recomendaron al Director General que "emprenda un examen detallado de todos los componentes estructurales de la Unión..." (Resolución 17.4). Los resultados de ese examen en lo tocante a las Comisiones se exponen en el documento GA/18/90/10. Hemos examinado ese documento junto con 162

3.57 A nuestro entender, cuando el Consejo y el Director General analizaron el papel de las Comisiones, consideraron algunas opciones radicales. No obstante, en el documento GA/ 18/90/10 se pasan por alto esas opciones, y en su lugar se fijan las condiciones necesarias para el éxito de las Comisiones actuales, se proponen nuevos mandatos para las mismas, se les asigna la dirección de ciertas actividades del Programa y se enumeran otras actividades a las cuales se prevé aportarán una contribución. Creemos que se ha desperdiciado una oportunidad para remodelar la estructura de las Comisiones, oportunidad que no se presenta todos los días. Pero como es probable que durante el próximo trienio las Comisiones mantengan en términos generales su estructura actual, es esencial proporcionarles nuevos

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

recursos para que emprendan los trabajos que le han sido encomendados y den cuenta del cumplimiento de sus responsabilidades a la próxima Asamblea General.

de resolución 18/4). Parece ser una forma acertada de alentar a las Comisiones a mancomunar sus conocimientos y experiencia.

3.58 Nuestro análisis del Programa nos ha permitido identificar varios sectores importantes en los cuales se podría integrar mejor la futura labor de las Comisiones con el resto de las actividades del Programa:

3.59 En los Anexos al documento GA/18/90/10 se identifican todas estas y otras conexiones entre los programas de las Comisiones y los de otros componentes de la Unión. Pero a juzgar por la experiencia pasada, esas declaraciones de intención no son suficientes. Todas las Comisiones están facultadas para solicitar al Director General que les proporcione los recursos necesarios para cumplir con esas tareas (ante todo, apoyo para los coordinadores de programa no relacionados con proyectos pero empleados para aprovechar los recursos de las redes); el Director General está facultado para solicitar a las Comisiones que cooperen estrechamente, dando prioridad a la ejecución de las partes del Programa que les han sido encomendadas; y la Unión en conjunto está facultada para exigir a los Presidentes de las Comisiones que proporcionen orientación para garantizar que se aprovechan al máximo las posibilidades de las diferentes redes de conocimientos y experiencia.

• es indispensable establecer relaciones estrechas entre los programas temáticos sobre cambio mundial, humedales, bosques tropicales, áreas costeras y marinas, y el Sahel (al que es posible seguir desarrollando para convertirlo en un programa sobre tierras áridas en general), y los grupos de expertos y grupos de estudio de la Comisión de Ecología. Los resultados satisfactorios del Grupo de Expertos sobre Manglares (véase el párrafo 3.15) son una prueba de los beneficios que pueden obtenerse cuando se aprovecha la competencia de un grupo de expertos de la Comisión de Ecología en los programas temáticos, que se financian para ejecutar proyectos en el terreno—incluso en este sentido debe ampliarse el margen de colaboración con la CSE en actividades relacionadas con las pesquerías. • es importante que se establezcan vínculos entre los trabajos sobre estrategias ambientales y estudios de impacto ambiental, por un lado, y la continuación de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990, por otro, con las actividades de la Comisión de Estrategia y Planificación Ambientales (en sustitución de la Comisión de Desarrollo Sostenible). Actualmente la red de la CDS tiene muy poco en común con la red de asesores sobre estrategias ambientales y estudios de impacto ambiental;

3.60 Conclusiones y Recomendaciones. Sin duda las Comisiones son un recurso único de gran valor para el Programa y un componente indispensable de la UICN. Sin embargo, su contribución al Programa de la Unión durante el pasado trienio ha sido a todas luces despareja. Puesto que se ha decidido sugerir a la Asamblea General que mantenga a las seis Comisiones, aunque con nuevos mandatos, recomendamos que se les encomienden las tareas identificadas en el borrador del Programa, se les asignen los medios necesarios para aprovechar los recursos de la red y se las haga responsables de presentar un informe sobre las correspondientes actividades del Programa a la siguiente Asamblea General.

• es de celebrar que en los planes de la Comisión de Educación y Comunicaciones se haga ahora mayor hincapié en las comunicaciones (a ello obedece el nuevo nombre de la anterior Comisión de Educación y Capacitación). Esta Comisión debería crear ahora un grupo de expertos en comunicaciones para proporcionar apoyo altamente calificado a la dependencia de comunicaciones de la Sede;

3.61 Para poder ejecutar el Programa conforme a las aspiraciones de los miembros, hay que tener en cuenta los siguientes requisitos previos:

• se ha propuesto establecer un Comité Permanente Intercomisiones sobre Conservación de la Diversidad Biológica (proyecto

• la documentación del programa presentada a la Asamblea General (tanto el informe sobre el anterior trienio como los planes

Anexo 14

8.

Administración y Evaluación del Programa

163

para el siguiente) deben concebirse con miras a capacitar a los miembros para formular opiniones bien fundamentadas;

• la inclusión de Anexos que proporcionan una orientación más detallada para cada esfera del Programa.

• el orden del día, el calendario y demás disposiciones adoptadas con miras a la Asamblea General deben permitir a los miembros hacerse una idea cabal de los principales aspectos del programa;

No obstante, observamos que en el documento no se fijan los "objetivos y metas bien definidos" a los que se exhortaba en el análisis crítico del Programa correspondiente al trienio 1985-1987, petición que se reiteró en el informe de la Comisión del Programa presentado a la Asamblea General de Costa Rica.

• entre las sesiones de la Asamblea General el Director General tiene que poder recurrir al asesoramiento externo como ayuda para el desarrollo del Programa; • las disposiciones relativas al personal en la Secretaría han de facilitar la gestión del Programa; y • es preciso adoptar disposciones sobre el monitoreo y la evaluación del Programa en su conjunto y de los principales programas que lo integran, así como de los proyectos. A continuación examinamos cada una de estas cuestiones. 3.62 Ya hemos manifestado la opinión de que el informe sobre el pasado trienio 1988-1990 representa una mejora con respecto a otros documentos similares preparados en el pasado. El hecho de que contenga un mayor grado de autocrítica es especialmente útil, aunque ésta sea bastante desigual. A fines del próximo trienio el Director General debería utilizar un formato análogo, de modo que pueda efectuarse una comparación de actividad por actividad. Para ese entonces debería alentarse al personal que presenta informes a asegurarse de que los comentarios que formulen sean el reflejo de una evaluación abierta y honesta de los trabajos que han tenido éxito y de los que han fracasado y que éstos guarden relación con las actividades específicas que les incumben (lo que no ocurre siempre en el documento actual). 3.63 Felicitamos al Director General por el formato del Programa para el próximo trienio. Nos parecen particularmente acertados los siguientes puntos: • la reducción del número de actividades individuales (de 117 a 71) mediante la agrupación de iniciativas relacionadas entre sí; • la creación de áreas temáticas separadas sobre Prestación de servicios de conservación y Consolidación de la presencia regional de la UICN; y

164

Esta es una importante omisión. Esos objetivos y metas podrían haberse incluido en cada uno de los 23 Anexos al Programa, con miras a facilitar una base para una evaluación más informada de los progresos que realizará la UICN en el curso de los próximos tres años. 3.64 La Asamblea General es la principal oportunidad que se brinda a los miembros para que formulen comentarios sobre el equilibrio e impulso generales del Programa. En el pasado, esto se realizó a través de la Comisión del Programa creada por la Asamblea General, que agrupó los puntos de vista de los miembros y los presentó de manera consolidada como contribución al debate plenario sobre la adopción del Programa para el trienio venidero. Hemos tomado nota con cierta inquietud de que no se prevé seguir este procedimiento en la Asamblea de Perth. Tal vez se haya considerado que el abultado calendario de reuniones de los talleres neutraliza la necesidad de una Comisión del Programa durante la Asamblea General. Si ése es el caso, no estamos de acuerdo. 3.65 Los talleres no están concebidos para abarcar todas las partes del Programa. Aún más, en éstos sólo es posible abordar determinados elementos del Programa, pero no pueden proporcionar una visión sinóptica del Programa en conjunto (en éstos es imposible, por ejemplo, tratar muchas de las cuestiones analizadas en este informe). Sin duda el programa de talleres ayudará a los miembros a abordar adecuadamente los detalles del Programa, pero existe el peligro de que "los árboles no dejen ver el bosque". Tenemos la esperanza de que, después de todo, el Consejo recomendará que se establezca una Comisión del Programa durante la Asamblea General, para que recoja y analice los comentarios de los miembros sobre el equilibrio e impulso generales del Programa y considere cuál es la mejor manera de que las Comisiones y los miembros participen en su ejecución.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

3.66 El Programa debe evolucionar y adaptarse a las nuevas circunstancias entre las Sesiones de la Asamblea General. Se necesita una fuente de asesoramiento independiente para orientar esa evolución y ayudar al Director General a informar acerca de los logros y la planificación del Programa, tanto a las reuniones del Consejo como a la siguiente Asamblea General. El Programa actual ha evolucionado con la asistencia del Grupo Consultivo sobre Planificación del Programa (GCPP). Se ha propuesto que en el futuro esta función quede más estrechamente ligada al Consejo o la Mesa Directiva. El mecanismo específico que se aplique es menos importante que el hecho de que se adopten disposiciones para garantizar un asesoramiento independiente, de amplio alcance y bien informado, sobre el Programa en su totalidad. 3.67 La puesta en práctica de todas las sugerencias que formulamos anteriormente se vería facilitada por la designación de un Director del Programa, medida que según nos han informado se prevé adoptar (párrafo 3.16). El titular de ese puesto tendría la responsabilidad fundamental de supervisar la preparación del Programa, prestar asistencia a la Asamblea General en asuntos relacionados con el Programa y facilitar el funcionamiento de cualquier mecanismo consultivo aplicado a tales efectos. 3.68 En diversas ocasiones mencionamos la necesidad de someter el Programa a una revisión y evaluación más exhaustivas, pues creemos que actualmente en la UICN esas actividades tienden a ser más bien ad hoc. Es preciso aplicar un enfoque más sistemático, que permitiría: • realizar un análisis teórico crítico de la totalidad del Programa cada tres años, a través de un trabajo similar al que hemos emprendido, y transmitir sus resultados en un informe que se presentaría a los miembros durante la Asamblea General; • garantizar que los progresos logrados en cada uno de los 23 programas se revisen, digamos cada seis años, tomando como referencia objetivos y metas bien definidos;

• evaluar proyectos, o grupos de proyectos, de manera estructurada, para determinar el impacto real sobre el terreno de las actividades emprendidas por la UICN. Uno de los motivos para insistir de ese modo en la revisión y evaluación es que todas las actividades deberían tener, como cuestión de rutina, objetivos, calendarios y criterios de éxito claramente definidos. Otro sería que ha de utilizarse el gran acervo de conocimientos de las redes de la UICN, y en especial de las Comisiones, para facilitar esas evaluaciones. 3.69 Sugerimos que el Director General establezca una dependencia de evaluación separada en la Secretaría, que se encargaría de planificar y administrar (pero no de ejecutar) ejercicios de evaluación, puesto que la realización de evaluaciones exigirá cierto grado de independencia con respecto a aquellas partes de la Unión a las que "pertenece" el programa o proyecto objeto de revisión. Algunas de estas actividades se pueden realizar como evaluaciones conjuntas con patrocinadores. Los resultados de dichas evaluaciones se divulgarían ampliamente. 3.70 Conclusiones y Recomendaciones. El documento del Programa presentado a la Asamblea General de Perth es mejor que su predecesor. Los miembros deben estar en condiciones de participar plenamente en las deliberaciones de la Asamblea • General sobre asuntos relacionados con el Programa. Es preciso que el Director General reciba asesoramiento independiente sobre la evolución del Programa entre las sesiones de la Asamblea General. La evaluación tiende a ser ad hoc y es necesario mejorarla. Recomendamos que: se fijen metas y objetivos claros para cada uno de los 23 programas; se establezca una Comisión del Programa durante la Asamblea General de Perth; se proporcione asesoramiento independiente al Director General entre las sesiones de la Asamblea General; y se adopten disposiciones más eficaces para analizar y evaluar las actividades de la UICN.

• efectuar evaluaciones ad hoc de las partes del Programa que evolucionan a un ritmo acelerado o bien son motivo de preocupación (por ejemplo las actividades del programa en el terreno); estas pueden entrañar evaluaciones en el terreno; y

Anexo 14

165

iniciativa fructífera pero han tenido lugar algunas actividades en ciertos países. Nuestra impresión es que los avances han quedado muy a la zaga de lo que los miembros esperaban sobre la base del Programa para 1988-1990. (El problema parece tener su origen en la modificación del funcionamiento del Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación (CMMC), y los trabajos ahora pueden continuar de manera renovada);

Anexo Evaluación resumida de las 18 actividades destacadas del borrador de Programa y Presupuesto de la Unión para 1988-1990* 1.

En el ámbito del Programa dedicado a Conservación y Desarrollo se pusieron de relieve cuatro actividades:

• el establecimiento de enlaces electrónicos entre la Base de Datos sobre Conservación de la UICN y las bases de datos mundiales: es difícil determinar los progresos en esta esfera, pero creemos que se han realizado pocos avances concretos (el mismo comentario fomulado con respecto al CMMC se aplica en este caso);

• una importante novedad de las actividades en el terreno es el programa sobre el Sahel: este programa ya está en curso y se ha previsto asignar a su ejecución más de 10 millones de Fs.S. en 1990. Nuestra impresión es que este programa, que fue objeto de una evaluación externa en 1989, ha tenido tiempo como para tomar una dirección clara y debe integrarse más con otros programas pertinentes de la Unión;

• la elaboración de un Plan de Acción Andino: no se han registrado progresos. No obstante, el proyecto figura otra vez en el Programa actual;

• la preparación de la segunda versión de la Estrategia Mundial para la Conservación: el borrador de esta nueva Estrategia se somete a la consideración de la XVIII Sesión de la Asamblea General, en tanto que sucesor de la Estrategia y bajo el título: "Cuidado del Planeta";

• la elaboración de una Estrategia para la Conservación de los Alpes: en 1989 se celebró una conferencia internacional que condujo a la publicación de un boletín en el que se daba cuenta de la situación de los Alpes y las presiones que se ejercen sobre ellos. Esto no parecería responder a las expectativas suscitadas por la estrategia en 1988;

• la viabilidad de un Servicio Amnistía Ambiental ("Environmental Amnesty Service"): no se ha tomado medida alguna para desarrollar este servicio como elemento distintivo de la labor de la Unión. El tema tampoco vuelve a mencionarse en el Programa para 1991-1993, si bien en "Cuidado del Planeta" se formula una propuesta que guarda relación con este concepto.

• la elaboración de una estrategia para la conservación de islas: se ha preparado una base mundial de datos sobre islas y se han efectuado considerables trabajos sobre conservación de islas en el marco del Programa sobre Plantas. Pero se ha avanzado poco en lo que respecta a la aplicación de los conocimientos científicos en los ecosistemas insulares;

• la preparación de un nuevo programa sobre economía ambiental: aunque no se ha elaborado un programa independiente, se han realizado algunos progresos en cuanto a la integración de la economía y la conservación—lo que queda reflejado, por ejemplo, en "Cuidado del Planeta" 2.

• la elaboración de una Estrategia para la Conservación en Jardines Botánicos: publicada en 1989; • el establecimiento de una red de grupos de estudio regionales sobre conservación de áreas costeras: no se han creado tales grupos de estudio.

En la sección del Programa dedicada a la Ciencia de la Conservación, se enumeraron siete actividades destacadas: • la creación de bases de datos regionales y nacionales sobre especies y ecosistemas: en este campo no se ha tomado ninguna

* Según se enumeran en el párrafo 18 de ese documento. 166

3.

En la esfera del Programa que versa sobre Diversidad Biológica se pusieron de relieve tres actividades: • la creación de una red mundial de monitoreo de especies: esta sección del Programa no se llevó a la práctica de la

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

manera prevista (pero ahora estas actividades pueden ser retomadas por el CMMC a través de su programa: Informes sobre el Estado de la Diversidad Biológica);

1990 se publicó un documento con esta finalidad, sobre el cual se ha basado una serie de ulteriores informes sobre política más detallados;

• la preparación de la convención sobre diversidad biológica: se han redactado seis versiones sucesivas de los proyectos de artículos;

• la puesta en práctica de planes de acción sobre áreas protegidas en regiones tropicales: es difícil determinar con precisión los progresos logrados, pero tenemos la impresión de que, si bien se están realizando numerosas actividades, éstas podrían efectuarse de manera más organizada y prestando mayor atención a las prioridades. Además, es apremiante realizar un estudio completo sobre las necesidades de las áreas protegidas en las regiones neotropicales;

• la publicación de una serie sobre conservación de plantas: se ha editado una serie considerable de publicaciones (casi 20 en total); 4.

En el área del Programa que trata sobre Manejo del Habitat se subrayaron cuatro actividades: • la terminación de la Estrategia para la Conservación de la Antártida: el borrador de esta Estrategia se presenta a la Asamblea General de Perth; • la terminación de la Estrategia Mundial para la Conservación de Humedales: en

Anexo 24

• la identificación de sitios de importancia crítica para la conservación de bosques tropicales: los mayores progresos se han registrado ciertas áreas, sobre todo en Africa Central, Madagascar y Guinea.

167

Anexo 15 Observaciones formuladas por el Director General de la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI), Sr. Carl Tham, sobre el Programa de la UICN*

Sin lugar a dudas el mundo industrializado debe modificar sus pautas de consumo, transporte y producción. Esta es la única manera de evitar, en el futuro, desastres ecológicos y económicos. Para conseguirlo disponemos de medios técnicos y económicos, pero la pregunta básica es de carácter político: ¿Estamos preparados para llevar a cabo estos cambios? Sin embargo, también es sumamente necesario modificar las políticas de muchos países en desarrollo. En última instancia, la responsabilidad de los problemas ambientales recae en los gobiernos de los países afectados. Los países en desarrollo no pueden confiar únicamente en los países industrializados para solucionar estos problemas; deben emprender por sí mismos la acción necesaria y determinar cuáles son sus prioridades. Los países industrializados pueden y deben ayudar suministrando apoyo técnico activo y asistencia financiera. La cooperación internacional y el acuerdo son necesarios, pero deben basarse en políticas nacionales firmes y vigorosas. Cada país debe comenzar por poner en orden su propia casa. Indudablemente, uno de los problemas específicos es la compleja relación entre pobreza y degradación del medio ambiente. La degradación del medio ambiente y la pobreza están relacionadas de dos maneras. En primer lugar, la pobreza es a menudo el resultado de la degradación del medio ambiente. La erosión del suelo, la despoblación forestal, la contaminación del agua, la pérdida de fauna y flora y otros problemas tienen un impacto negativo en el bienestar de los individuos y de la sociedad, dando lugar a diferentes grados de pobreza. En segundo lugar, la pobreza es con frecuencia la causa de la degradación del medio ambiente. La * Distribuido como Documento de Información No. 7 de la Asamblea General 168

extrema pobreza es a menudo sinónimo de escasez de conocimientos, así como de falta de recursos para realizar las inversiones necesarias con miras a proteger el medio ambiente. A todo esto se suma la presión ejercida por el crecimiento demográfico. La ASDI ha encargado un estudio sobre la relación entre pobreza y medio ambiente, que se realizará como parte de los trabajos preparatorios para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992. La labor de la UICN consiste en concebir ideas y elaborar políticas y para ello cuenta con una red que abarca gobiernos, organizaciones voluntarias y profesionales. La Unión desempeña una importante función a través del análisis de los problemas relacionados con la pobreza y el medio ambiente, el fomento de la conciencia pública y el examen de estas cuestiones en sus Estrategias Nacionales para la Conservación y en sus planes y programas de conservación. La UICN es una organización única. Como todos sabemos, tiene como característica principal la combinación de tres mecanismos: los miembros, la red de científicos y la Secretaría. La fuerza de la UICN radica en su capacidad para organizar y coordinar una fluida interacción entre estos mecanismos y promover su integración. En un esfuerzo por ampliar su colaboración con la UICN, la ASDI encargó un estudio sobre la estructura y estrategias de la organización. En el estudio se llegó a la conclusión de que la UICN desempeña un papel extremadamente importante en el mundo, gracias al cual ha conseguido el apoyo financiero e intelectual de las organizaciones donantes. Los resultados del estudio son alentadores en lo que respecta a ampliar e intensificar la cooperación en el futuro. Sin embargo, se identificaron algunos problemas. Entre ellos, el más acuciante es sin lugar a dudas la dependencia e inseguridad financiera de la organización y, en parte relacionado con éste, el rápido

crecimiento, en cierto modo oportunista, de sus actividades de proyectos. La comunidad de donantes es hasta cierto punto responsable de este problema. Este crecimiento apresurado ha tenido su origen en una serie de ambiciones y en las presiones provocadas en parte por las exigencias de la comunidad de donantes. Los donantes han tendido a menudo a considerar a la UICN sencillamente un consultor más. Nosotros, los donantes, debemos abstenernos de exigir a la UICN que realice demasiados proyectos individuales. En cambio, debemos considerar a la UICN como un foro capaz de promover un diálogo estratégico entre políticos y científicos y de mostrar el camino hacia una utilización sostenible de los recursos. El desafío que la UICN tiene ante sí consiste en elegir un enfoque adecuado y encontrar un equilibrio estable entre su esfera de competencia tradicional, es decir, la conservación de la naturaleza y una orientación dinámica de desarrollo. Otra cuestión de gran importancia es la participación de sus miembros y de los profesionales en una asociación activa.

Anexo 15

En el estudio que encargó la ASDI se recomendaba: • consolidar la organización y sus actividades; • brindar mayor apoyo a los programas que a los proyectos; • hacer especial hincapié en la creación de instituciones y en el funcionamiento de redes. El apoyo que la ASDI proporciona a la UICN está destinado a aplicar las recomendaciones formuladas en el estudio. Sin embargo, debemos ir aún más lejos en el desarrollo de nuestros acuerdos de financiación con la UICN. Aguardamos con interés la continuación de los debates sobre la función de la UICN y los mejores mecanismos de financiación posibles y esperamos que otros donantes se sumen a este proceso. Estoy convencido de que nuestros esfuerzos conjuntos y nuestra colaboración continua redundarán en una UICN aún mejor.

169

Anexo 16 Observaciones formuladas por el Tesorero, Sr. R.C. Steele, al presentar el Informe sobre el estado de cuentas y el informe de los auditores para 1987-1989

De acuerdo con los Estatutos de la UICN, los auditores son los responsables de presentar a la Asamblea General el estado de cuentas de la UICN durante el pasado trienio. Estas Cuentas Verificadas aparecen en los Anexos 3-5 del Documento del Orden del Día GA/18/90/5. En un documento recientemente distribuido a todos ustedes figuran las previsiones, hasta finales de octubre, de nuestro estado de cuentas para 1990. En consulta con el Director General, nos pareció que tal vez a los miembros les resultaría útil disponer de información sobre nuestros gastos e ingresos con mayores detalles que en las Cuentas Verificadas de ese documento. Esta es la razón por la cual preparamos conjuntamente el documento que les fue distribuido con la signatura GA/ 18/90/5. No analizaré en detalle este documento, ya que todos ustedes lo tienen en su poder desde hace cierto tiempo y han tenido ocasión de examinarlo, pero quisiera comentar algunos de los puntos que figuran en él. A finales de 1987, último año del pasado trienio, quedó claro que la UICN estaba viviendo por encima de sus posibilidades; habíamos acumulado un déficit considerable, de aproximadamente 1,8 millones de francos suizos, en nuestros fondos sin destino específico. La última Asamblea General manifestó su preocupación al respecto. La UICN debía equilibrar sus gastos e ingresos, mejorar sus mecanismos de control financiero para poder administrar de forma adecuada sus finanzas y pagar su deuda. Me complace poder comunicarles que la UICN vive actualmente en consonancia con sus posibilidades. Nuestros gastos e ingresos se han equilibrado; nuestros procedimientos financieros nos permiten administrar mejor nuestro dinero; por último, hemos establecido, con el consentimiento del Consejo, un sistema de reembolso de la deuda que nos permitirá terminar de pagarla en 1996. Al concebir este sistema, nos propusimos mantener el 170

programa de trabajo acordado por la última Asamblea General y, de hecho, lo hemos ampliado. Es preciso dejar constancia de que la deuda de la UICN es únicamente interna: no debemos nada a nadie fuera de la UICN. Si la UICN tuviera que terminar sus actividades mañana mismo, su activo igualaría e incluso superaría, su pasivo. Este no era el caso al final del pasado trienio. Debemos expresar nuestro agradecimiento a dos generosas benefactoras de la UICN, la Señora Nicollier y la Señora Julia Ward. Cuando se haya recibido el total de sus donaciones, el Fondo Mundial de Protección de la Naturaleza contará con algo menos de 2 millones de francos suizos. No soy partidario de que la UICN acumule grandes reservas de dinero, ya que debemos asignar el mayor volumen posible de recursos a nuestro trabajo de conservación, pero es preciso actuar con cautela y mantener un margen para compensar la irregularidad de nuestros ingresos. Estos benefactores nos han ayudado a hacerlo. No quisiera dar a entender que la UICN ha superado todos sus problemas financieros. Ciertamente, nuestra administración financiera es ahora sólida, pero necesitamos más dinero —mucho más dinero— especialmente bajo la forma de fondos sin destino específico. Es posible aumentar algunos ingresos con bastante rapidez; otros tardarán más. Por ejemplo, se lograría una inmediata mejoría si, tal y como exigen los estatutos, todos los miembros pagasen sus cuotas anuales a principios de enero. El Consejo saliente ha aprobado una estrategia de recaudación de fondos y espero que el Consejo entrante la aplique vigorosamente. Como se ha reconocido en esta Asamblea General, la UICN es una organización única que presta importantes servicios en todo el mundo y debemos esforzarnos por aprovechar estas cualidades con miras a obtener los fondos necesarios para proseguir nuestras actividades.

Los donantes se han mostrado generosos al aumentar nuestro presupuesto para proyectos. Esto es muy oportuno, pero la UICN debe hacer un esfuerzo por no centrarse exclusivamente en proyectos. Un mayor apoyo a los programas, junto con el apoyo que recibimos para los proyectos, facilitaría un mayor equilibrio de nuestras actividades. El estado de cuentas del pasado trienio, junto con las previsiones para el próximo trienio, que discutiremos más adelante, demuestran que la UICN crece rápidamente. A fines del último trienio nuestros ingresos eran ligeramente inferiores a 20 millones de francos suizos. Se prevé que para fines del próximo trienio esa cifra habrá ascendido a 56 millones de francos suizos y podría ser mucho mayor. Este aumento demuestra que cada día somos más importantes, pero debemos ser

Anexo 16

prudentes. El pasado nos ha enseñado que la UICN tiene problemas cuando su capacidad de gestión no crece y se desarrolla al mismo ritmo que su poderío económico. El Director General y su personal son conscientes del peligro que ello entraña y confío en que sepan mantener bajo control el rápido aumento del presupuesto de la UICN. Finalmente y a nivel personal, quisiera expresar mi reconocimiento y agradecimiento por la colaboración y ayuda que he recibido del Consejo, del Director General y su personal, de los miembros y del Fondo Mundial para la Naturaleza. En especial, quisiera expresar mi agradecimiento al Director General Adjunto para la Administración, Sr. Mike Cockerell y a la Administradora Sra. Heather Morgans, así como a su personal. No sólo yo, sino todos los miembros, tenemos mucho que agradecerles.

171

Anexo 17 Informe de la Comisión de Finanzas y Auditoría

Miembros Syed Babar Ali (Presidente) (Pakistán) Dr. Martin Edwards (Canadá) Sr. Henri Nsanjama (Malawi) Dr. Juan Sevilla (Ecuador) Sr. Jorgen Wenderoth (Alemania) La Comisión se reunió los días 28, 29 y 30 de noviembre y examinó los informes sobre el estado de cuentas comprobadas correspondientes a 1988 y 1989, así como las previsiones para 1990, junto con el informe del Tesorero y del Director General sobre el pasado trienio y las Estimaciones Revisadas de Ingresos y Gastos para el próximo trienio. Como resultado de ello, todos los miembros de la Comisión allí presentes redactaron y aprobaron las siguientes recomendaciones:

Recomendación No 1 Habiendo examinado los informes sobre el estado de cuentas comprobadas correspondientes a 1988 y 1989, así como las previsiones para 1990; Tomando nota con agrado de que ningún año ha sido deficitario y que el saldo de los fondos sin destino específico es ahora positivo; La Comisión de Finanzas y Auditoría: Recomienda a la XVIII Asamblea General que apruebe el Informe del Tesorero y del Director General sobre las Finanzas de la UICN en el trienio 1988-1990. Nota: Aprobada por la Asamblea General en su 92a Reunión.

Recomendación No 2 Habiendo examinado las Estimaciones Revisadas de Ingresos y Gastos (1991-1993); La Comisión de Finanzas y Auditoría: Recomienda a la XVIII Asamblea General que apruebe las Estimaciones Revisadas de Gastos e Ingresos; y Recomienda asimismo la aprobación, en su totalidad, de las propuestas sobre las contribuciones de los miembros para el trienio 1992-1994 (GA/18/90/20). Nota: Aprobada por la Asamblea General en su 92a. Reunión.

Recomendación No 3 La Comisión de Finanzas y Auditoría: Recomienda a la XVIII Asamblea General que pida al Director General que establezca reglamentaciones financieras adicionales, sobre la base de los procedimientos internos en vigor, que serán presentadas al Consejo para su aprobación como reglamentación conforme al Artículo X de los Estatutos. Nota: Aprobada por la Asamblea General en su 92a. Reunión.

Recomendación No 4 La Comisión de Finanzas y Auditoría: Recomienda a la XVIII Asamblea General que, además del actual presupuesto del Programa, la Secretaría prepare un presupuesto administrativo y lo ponga a disposición de los miembros que así lo soliciten. Nota: Aprobada por la Asamblea General en su 92a. Reunión.

172

Recomendación No 5 Habiendo examinado el curriculum vitae del candidato propuesto para el puesto de Tesorero y considerando que reúne las cualificaciones necesarias; La Comisión de Finanzas v Auditoría:

Anexo 17

Recomienda a la XVIII Asamblea General que designe al Sr. Don Person, candidato propuesto, como titular del puesto de Tesorero. Nota: El Sr. Person fue formalmente elegido Tesorero en la 92a. Reunión.

173

Anexo 18 Informe del Director General, Dr. M. W. Holdgate, sobre los progresos en la construcción de la nueva sede de la UICN

En su última Asamblea General, los miembros de la UICN aceptaron la generosa oferta del Gobierno suizo, según la cual éste proporcionará a la UICN un nuevo edificio, que le permitirá mantener su Sede en Suiza. Desde entonces ha habido una gran actividad, que ha culminado en la siguiente situación. En primer lugar, la Comuna de Gland, donde actualmente tenemos nuestra Sede, ha puesto a nuestra disposición un terreno de 8.500 m2, libre de renta por un período de 50 años. Se han aprobado planes para la construcción en este terreno de un edificio de unos 4.800 m2 de superficie utilizable. El terreno está situado a cinco minutos de marcha del actual Centro Mundial para la Conservación, en las afueras de la ciudad de Gland, junto a la carretera que une las ciudades vecinas de Nyon y Rolle. Entre nuestro edificio y la carretera hay una franja de tierra que se prevé conservar como espacio abierto. En 1990 se calculó que el terreno, exento de alquiler, tenía un valor de 5,5 millones de francos suizos. En segundo lugar, el Cantón de Vaud y la Confederación Suiza están aportando 5 y 12,5 millones de francos suizos respectivamente para pagar el nuevo edificio. El edificio quedará a nombre de la UICN, pero como es lógico estará sujeto a restricciones en lo que respecta a nuestra libertad para disponer de él o albergar a otras organizaciones. El Sr. Hans Schaffner, conocido arquitecto de Lausana cuya empresa ganó la licitación en la cual participaron tres arquitectos locales, ha diseñado los planos para la Sede. Los planos se presentaron y explicaron a los habitantes de Gland en dos reuniones vespertinas celebradas en la Comuna y se organizó una exposición en una escuela local sobre la labor de la UICN y la nueva Sede propuesta. Estos planos se exponen actualmente en el área de exposiciones del primer piso del Centro de Convenciones Burswood. El diseño detallado 174

del edificio y la selección del mobiliario se encuentra actualmente en estado muy avanzado. Se ha puesto a disposición del Sr. Schaffner un presupuesto de 16 millones de francos suizos, que le permitirá dejar un margen para cubrir la inflación y los gastos imprevistos. En la actualidad se están firmando los acuerdos legales con la Comuna, el Cantón y la Confederación y ya se ha formalizado el encargo al arquitecto. Esperamos que los trabajos comiencen a principios de 1991, y que el edificio podrá ocuparse a finales de 1992. En señal de agradecimiento por desocupar el Centro Mundial para la Conservación, donde tenemos derecho a ocupar el 50%, el Fondo Mundial para la Naturaleza, propietario legal del edificio, se ha avenido a desembolsar ex gratia a la UICN la suma de 1,75 millones de francos suizos. Me es grato comunicarles que ya hemos recibido un primer pago de un millón que ha sido depositado en una cuenta bancaria de la UICN, donde generará intereses. Nos complacería que esta aportación del WWF se utilizara como Fondo para la Sede, a fin de cubrir las contingencias de mantenimiento y otros costos que trae inevitablemente consigo el establecerse en una Sede independiente. El edificio, tal y como lo han diseñado y financiado nuestros generosos anfitriones suizos, se pintará y dotará de instalaciones básicas, pero no estará totalmente amueblado. A pesar de que en el edificio actual disponemos de una considerable cantidad de muebles que podríamos trasladar, consideramos que una nueva Sede merece algo mejor y quisiera hacer un llamamiento a los miembros de la UICN —en especial a los Gobiernos— para que consideren la posibilidad de hacer donaciones para acondicionar, amueblar o decorar la nueva Sede (incluso con alguna artesanía nacional característica), de tal forma que su nombre permanezca asociado a algún rasgo específico del

edificio. Un Estado miembro ya ha demostrado considerable interés en instalar la biblioteca y los archivos, y estamos considerando con otros la posibilidad de que equipen la sala de conferencias, que tendrá una capacidad de hasta 200 personas y podrá ser subdividida para reuniones más pequeñas. Me complacería que en el curso de esta Asamblea General cada uno de los miembros mencionara las contribuciones que podría aportar. Quisiera añadir que sería interesante disponer en la nueva Sede de artículos representativos de la máxima gama posible de culturas, así que serán bienvenidas todo tipo de artesanías tradicionales y pinturas. Para concluir esta breve presentación quisiera señalar a su atención la exposición del primer piso, y rendir asimismo un cálido homenaje a aquéllos que han colaborado con nosotros para hacer posible este grato acontecimiento. Quisiera en particular rendir homenaje al Profesor Pierre Goeldlin, miembro suizo del Consejo, que debería

Anexo 18

haber hecho esta presentación de no ser por una enfermedad que desgraciadamente le ha impedido asistir a la Asamblea General. El Profesor Goeldlin ha puesto generosamente su tiempo y energía al servicio de la UICN trabajando con las autoridades de la Confederación, del Cantón y de la Comuna. Quisiera también agradecer al Ministro de la Confederación, Sr. Walter Gyger, al Canciller del Cantón, Sr. Werner Stern, y al Síndico de Gland, Sr. Jean-Claude Christen, por su preciosa asistencia. Gran parte de la carga de las negociaciones, en nombre de la UICN, ha recaído en el Sr. Michael Cockerell, Director General Adjunto, y en la capaz asistencia del Sr. Francis Parakatil; me gustaría resaltar lo mucho que les deben todos nuestros miembros. Espero que durante la próxima Asamblea General les podamos dar la bienvenida en un nuevo y excepcional edificio, construido por Suiza al servicio de la conservación mundial.

175

Anexo 19 Observaciones formuladas por el Dr. M.W. Holdgate, Director General, sobre la Misión, Objetivos, Actuación, Gobierno y Estrategia de la UICN

Estamos a punto de abordar algunas de las cuestiones que considero de la mayor importancia para esta Asamblea General: • ¿Cuál es la misión de la UICN en el mundo? • ¿Qué clase de organismo debe ser? • ¿Cómo debe enfocar su trabajo? • ¿Qué estrategia debemos seguir? Los cuatro documentos que tenemos ante nosotros —GA/18/90/6, 7, 8 y 9— han sido preparados en respuesta a la encomienda de la última Asamblea General de que el Director General, en consulta con el Consejo, revisara la estructura de la Unión, con vistas a proporcionar un marco más eficaz para sus actividades generales. Los cuatro documentos, junto con el de la Función de las Comisiones, que discutiremos en la próxima reunión, constituyen una respuesta a esa Resolución. Pero no creo que todos tengan la misma importancia. A mi modo der ver, los documentos que merecen la máxima atención son el No.7, sobre la Misión, Objetivos y Actuación de la UICN y el No.9, sobre la Estrategia de la Unión, ya que el No.8 es esencialmente una descripción de la estructura de la organización y de la orientación que sigue, aunque hay algunas cuestiones que voy a poner de relieve cuando procedamos a su examen.

Misión, Objetivos y Actuación (Documento GA/18/90/7) La UICN es —de fado, aunque aún no de jure— una Unión Mundial para la Naturaleza, que despliega actividades en 120 países. Agrupa a organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, a órganos científicos y a grupos de defensores de la conservación, proporcionándoles un foro y un marco 176

adecuados para intercambiar opiniones. También les proporciona la oportunidad de mancomunar ideas y . planear acciones conjuntas. Creo que deberíamos reconocer la verdadera naturaleza de la organización adoptando, tal y como propone este documento, el nombre de trabajo "Unión Mundial para la Naturaleza". Considero asimismo que las organizaciones que logren agrupar a los sectores gubernamental y no gubernamental cobrarán gran importancia en el futuro y serán mucho más productivas que las organizaciones que discriminen a uno u otro de dichos sectores. Así pues, parto de la base de que la estructura de la UICN es una de sus mayores ventajas, de la que debemos intentar sacar el máximo partido posible. Debemos ser claros acerca de nuestra Misión, especialmente en un mundo en el cual innumerables organismos parecen estar preocupados por los problemas vitales que plantea el medio ambiente. Se ha sugerido que nuestra misión consiste en "construir la armonía entre la naturaleza y la humanidad". Todos sabemos que los seres humanos dependemos de la naturaleza, que actualmente no vivimos en armonía con ella y que como consecuencia de ello atravesamos graves problemas. Creemos que intentar lograr esta armonía, fundamental para el futuro, es una tarea digna de emprender. Pero, ¿cómo podemos expresar esto detalladamente? Algunos miembros han manifestado su preocupación por la declaración que figura al final del párrafo 9, donde se intenta definir en una sola frase la Misión de la Unión. Esta preocupación obedece al hecho de que la frase, tal como está formulada, se refiere a utilizar la naturaleza y los recursos naturales y no a salvaguardarlos por su valor intrínseco. Creo que esa inquietud está fundamentada y en consecuencia quisiera proponer una enmienda que amplíe ligeramente esa definición. Así pues, sugiero que la declaración sobre nuestra Misión diga:

"Aprovechar la capacidad y las ideas del movimiento conservacionista mundial, con miras a salvaguardar la diversidad natural, por su valor intrínseco y como sistema sustentador de la vida humana; promover la utilización sostenible y equitativa de la naturaleza y de los recursos naturales; y sentar las bases de un futuro armonioso para la humanidad dentro del medio ambiente mundial."* ¿Qué objetivos debemos fijarnos en el cumplimiento de esa Misión? El documento sugiere que debemos fijarnos metas de conservación, tal como las expuestas en el párrafo 13 y metas operacionales, como las indicadas en el párrafo 18; pasemos a considerar si estas metas están correctamente formuladas. De hecho, el párrafo 13 no hace más que subdividir la Declaración sobre nuestra Misión, que acabo de leerles. El párrafo 18 sugiere el tipo de tecnología que debemos utilizar para llevar a cabo nuestra tarea y esto a su vez ha de ser evaluado en función de lo que se dice, especialmente entre los párrafos 25 y 30, acerca de los servicios que la Unión debería proporcionar a sus miembros. Volveré a referirme a estos puntos en la conclusión de este documento, en el cual, según podrán observar, se hace primero hincapié en la importancia de la base científica para el trabajo de una Unión Mundial para la Naturaleza y, un poco más adelante, en la necesidad de mantener un alto nivel profesional. El párrafo sugiere que debemos marchar a la vanguardia y procurar una conservación práctica y eficaz en el terreno. Finalmente, observarán que se hace también hincapié en la importancia que tiene para nuestros miembros esta misión, el compromiso que esperamos de éstos, los beneficios que cualquier organización debería obtener por el hecho de pertenecer a la UICN y la necesidad de una vinculación y comunicación adecuadas. Quedo a la espera de sus comentarios acerca de todas estas cuestiones.

* La versión final, tal como fue adoptada por la Asamblea General, dice: "Desempeñar una función directriz y promover un enfoque común para el movimiento mundial conservacionista, a fin de salvaguardar la integridad y diversidad de la naturaleza en el mundo, así como garantizar que el aprovechamiento de los recursos naturales por parte de la humanidad sea adecuado, sostenible y equitativo." Anexo 19

Gobierno (Documento GA/18/90/8) Me referiré ahora al documento sobre el Gobierno de la Unión. Este comienza aclarando que los cinco componentes estatutarios de la Unión Mundial para la Naturaleza existen dentro de un marco más amplio, que abarca nuestros miembros, las redes científicas mundiales que coordinamos a través de las Comisiones y la Secretaría y, dentro de la Unión misma, en la Secretaría, que no tiene carácter estatutario, pues se considera como un apéndice del Director General, pero sin la cual la Unión no podría existir. Me gustaría hacer hincapié en algunos aspectos del documento sobre el Gobierno. En primer lugar, se adjudica gran importancia a la necesidad de ampliar la presencia regional de la Secretaría y reforzar los lazos entre la Secretaría, los Consejeros Regionales y los miembros regionales. En el párrafo 7 se propone reforzar la presencia de la Secretaría sobre el terreno en aquellas partes del mundo en las cuales la UICN posee escasa representación, solicitud formulada directamente por nuestro miembros sudamericanos en una reunión especial celebrada a principios de 1990. Considero que si aspiramos a convertirnos en una auténtica Unión Mundial para la Naturaleza, debemos organizarnos sobre esas bases, en lugar de intentar realizar nuestras actividades a través de la coordinación de una Secretaría centralizada, situada en el magnífico pero muy especial medio ambiente de Suiza. No me detendré en lo que ya se ha dicho sobre la Asamblea General. Algunas de las propuestas ya han sido aplicadas y ustedes mismos podrán evaluar su acuerdo o inadecuación a la luz de la experiencia obtenida aquí en Perth. De manera similar, pasaré por alto lo que se dice sobre el Consejo y la Mesa Directiva, aunque quisiera destacar la eficacia de estas instituciones en los últimos tres años. Examinaremos por separado cada una de las Comisiones. Ya se han hecho propuestas para la elección directa del Tesorero. En lo que respecta a la Secretaría, desde que se preparó este documento yo mismo he asumido la responsabilidad de revisar su estructura organizativa, que consta de dos Directores Generales, uno encargado de los programas de conservación y el otro de la administración y distribuiré a todos los miembros un organigrama que ilustra la estructura actual de la Secretaría. Como es natural, consulté al Consejo antes de tomar la importante decisión de nombrar dos Directores Generales Adjuntos y anunciar la vacante del puesto de Directo General Adjunto para Programas de Conservación, cargo de importancia crucial que estamos intentando cubrir. Se distribuyeron copias del anuncio y las cualificaciones requeridas para el puesto a todos los

177

miembros aquí presentes y agradecería cualquier información que nos ayude a encontrar a la persona de destacado calibre que necesitamos. Quisiera resaltar el hecho de que este Oficial será, bajo la supervisión del Director General, el científico de más alto grado de la Unión y tendrá la responsabilidad principal en la preparación y ejecución de nuestros programas técnicos. Así pues, debemos encontrar a un profesional de eminentes cualificaciones. Antes de terminar con el documento de Gobierno, quisiera aclarar un malentendido. El párrafo 56 podría ser interpretado como una crítica de las universidades suizas situadas cerca de la Sede de la UICN. Esta no era nuestra intención. Hay en el Cantón de Vaud y en el Cantón de Ginebra un gran número de centros de enseñanza muy competentes y prestigiosos. Sin embargo, el trabajo de la Unión es altamente especializado y esto reduce el número de centros susceptibles de mantener estrechos contactos de trabajo con nuestra Secretaría. La mayoría de estos contactos tienen lugar fuera de nuestra Sede y lo más probable es que esto continúe siendo así, a pesar de que se ha decidido que el Profesor Pierre Goeldlin y yo examinemos la posibilidad de reforzar nuestros lazos, para beneficio tanto de las universidades interesadas como de la UICN. Así pues, propongo que en cualquier versión posterior de este documento de gran circulación, se enmiende el párrafo 56, para que no pueda interpretarse erróneamente como una crítica hacia las instituciones suizas con las cuales colaboramos.

Estrategia (Documento GA/18/90/9) Espero que tengan la impresión de que el documento sobre la Estrategia de la Unión es una continuación coherente de lo que ya se ha dicho. En primer lugar, debemos aclarar cuáles son los objetivos mundiales más amplios a los que estamos tratando de contribuir, aspecto al que ya me he referido en líneas muy generales. En segundo lugar, debemos aclarar cuál será nuesta contribución a nivel internacional, nacional, comunitario e individual, y en esto se centran los párrafos 7, 8 y 9, que son parte esencial de este documento. La Estrategia debe basarse en este análisis y quisiera llamar la atención de ustedes sobre el párrafo 11 en particular, en el que se subraya la necesidad de que esta Asamblea General constituya un foro mundial para la naturaleza realmente eficaz. También destaca la importancia de que nuestro programa se centre en las necesidades de los miembros y Asociados, así como en áreas donde podamos desempeñar una función directriz

178

a nivel profesional. Esto implica conceder elevada prioridad al desarrollo de servicios específicos para la conservación, mejorar la relación entre nuestro miembros y Asociados, y elaborar un programa que favorezca la creación de nuevas instituciones para la naturaleza y el desarrollo sostenible, especialmente en el mundo en desarrollo. El documento termina haciendo referencia a dos funciones respecto de las cuales quisiera conocer su opinión. La primera es hasta qué punto podemos desarrollar, articular y promover en este foro una visión colectiva del movimiento conservacionista mundial. La segunda, el grado en el cual ustedes desean que el Presidente, el Consejo, el Director General y la Secretaría hablen en su nombre y asuman el liderazgo a nivel mundial en la promoción de los objetivos que nos fijemos en esta Asamblea General y aprobemos en nuestra Declaración de Objetivos. A menudo se nos pide que asumamos esta función, sin perjuicio, como es natural, de que cada miembro defienda sus propios intereses a su manera. ¿Cómo debemos proceder? Obviamente, si tenemos una Estrategia que a su vez trata de cumplir con una Misión claramente formulada, debemos elaborar nuestro programa de acuerdo con ella y en el párrafo 12 del documento se hacen algunas sugerencias al respecto. Entre ellas figura la propuesta de reforzar nuestro trabajo sobre planificación de la conservación y el desarrollo sostenible y de proporcionar mejores servicios a nuestros miembros. Pero para lograrlo debemos mantener nuestro núcleo básico de conocimientos en ecología y en lo que respecta a su aplicación para la conservación de la diversidad biológica y el establecimiento y salvaguardia de áreas protegidas. En el borrador de la estrategia se subraya la necesidad de descentralización, de creación de nuevas instituciones y de mejora de las comunicaciones. Obviamente, esto tiene consecuencias sobre el gobierno. Se han sugerido siete. En primer lugar, se propone que la Asamblea General sea un Foro Mundial para la Conservación que se ocupe en mayor medida de problemas mundiales y de elaborar programas en vez de "dedicarse a cuestiones domésticas". Y con esto me refiero a las agradables pero a menudo frustrantes deliberaciones sobre nuestra estructura, estatutos, organización y modo operativo. En segundo lugar, se propone que intentemos celebrar un mayor número de congresos sobre cuestiones clave, preferentemente a nivel regional. En tercer lugar, se hace hincapié en la necesidad de consolidar la representación nacional y regional. En cuarto lugar, se afirma que hemos de llevar a cabo un programa integrado, ya sea a través de las Comisiones o de la

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Secretaría. Finalmente se subrayan tres cuestiones, a saber: la prestación de servicios para la conservación, posiblemente a través de entidades subsidiarias; la necesidad de mejorar las comunicaciones; y la función del Director General y de la Secretaría, especialmente en tanto que administradores de redes.

Resoluciones Junto con estos documentos, se ha presentado una serie de proyectos de resolución. Ya he mencionado el que surgió del Documento GA/18/90/7, en el cual se reiteran los principales párrafos de éste. Obviamente, la Declaración sobre nuestra Misión en el párrafo 1 del proyecto de resolución deberá ser enmendada si aceptan el nuevo texto que les propuse hace un momento. La Resolución dimanante del Documento GA/18/90/8 resume también los mensajes más importantes de este documento, concretamente los medios de fortalecer la participación de los miembros, mejorar las corrientes de información, desarrollar la Asamblea General, asignar al Consejo una función estratégica

Anexo 19

y a la Mesa Directiva un papel más ejecutivo, reforzar las Comisiones y delimitar de forma clara las funciones de los oficiales, del Director General y de la Secretaría. En esta Resolución se propone asimismo establecer un fondo voluntario con el objetivo de obtener unos ingresos mínimos de 800.000 francos suizos al año, que serían utilizados para apoyar el trabajo de los Consejeros Regionales, convocar foros y entablar debates a nivel regional y ampliar la representatividad de la Unión en los países en desarrollo. Este aspecto se vuelve a abordar en el Documento GA/18/90/21, que se examinará el miércoles 5 de diciembre, pero el hecho de que aparezca en los documentos que tienen ante sí les brinda la oportunidad, si así lo desean, de manifestar su impresión inicial. Por último, en la Resolución que figura en el Documento GA/18/90/9 se prevé que ésta será la Estrategia que nos guíe en los próximos tres años, y se me autoriza a promulgarla como declaración. Les confío estos documentos y proyectos de resolución para que los examinen, introduzcan las enmiendas que sean necesarias y los aprueben en la forma que estimen más conveniente. Muchas gracias.

179

Anexo 20 Mandatos de las Comisiones de la UICN para 1991-1993

La UICN aprobó los seis mandatos de las Comisiones que figuran a continuación para el trienio 1991-1993.

COMISION DE SUPERVIVENCIA DE ESPECIES (CSE) 1.

Misión

Conservar la diversidad biológica mediante la elaboración y ejecución de programas destinados a salvar, restaurar y manejar acertadamente las especies y sus habitat.

2. Propósito La Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) de la UICN constituye la fuente principal de asesoramiento para la Unión y sus miembros acerca de los aspectos técnicos de la conservación de especies. Procura movilizar la acción de la comunidad conservacionista mundial en favor de las especies, en particular de las especies amenazadas de extinción y de las que revisten importancia para el bienestar del ser humano. A esos efectos, desempeña una función directriz en la consecución de las cuatro metas siguientes: (a) evaluar las prioridades en materia de conservación de especies y sus habitat; (b) elaborar planes para su conservación; (c) emprender las acciones necesarias para la supervivencia de las especies; (d) proporcionar los servicios de una red de expertos sobre conservación de la biodiversidad.

180

Esencialmente, la CSE facilita los conocimientos técnicos y el marco que necesita la comunidad conservacionista mundial para orientar los recursos disponibles hacia las actividades más apremiantes y de mayor importancia para el mantenimiento de la diversidad biológica a escala mundial.

3. Objetivos Los objetivos de la CSE son los siguientes: (a) promover la aplicación práctica de los principios de la Estrategia Mundial para la Conservación, haciendo especial hincapié en la conservación de la diversidad biológica y garantizando que la utilización de especies no rebase un nivel sostenible; (b) mantener y ampliar una red mundial de expertos voluntarios consagrados a la conservación de especies; (c) compilar los datos de interés para la conservación de especies a través de la red de voluntarios y procesarlos en una base de datos informatizada, normalizada y especializada; (d) evaluar las prioridades en materia de conservación de especies, mediante un programa de Planificación de las Actividades, y transmitir las recomendaciones de los Planes de Acción a los organismos y organizaciones pertinentes de la comunidad conservacionista mundial y en especial a los miembros de la UICN; (e) elaborar y ejecutar proyectos de campo destinados a abordar los problemas prioritarios de especial importancia identificados en los planes de acción; (f) establecer políticas y directrices sobre conservación de la diversidad biológica, y señalarlas a la atención de la comunidad conservacionista;

(g) monitorear el estado de especies que constituyen una preocupación en materia de conservación y transmitir los resultados a los organismos y organizaciones capaces de adoptar las necesarias medidas correctivas; (h) proporcionar asesoramiento técnico a la UICN y a sus miembros acerca de la elaboración y ejecución de proyectos y otros programas relativos a la conservación de las especies (incluida la evaluación de propuestas de proyectos); (i) facilitar asesoramiento técnico a los tratados internacionales relacionados con la conservación de la diversidad biológica; (j) proporcionar la coordinación y el liderazgo necesarios para la conservación de la diversidad biológica a nivel mundial.

4. Términos de referencia En cumplimiento de sus objetivos, la Comisión, bajo la dirección de su Presidente y su Comité Directivo, y en estrecha colaboración con el Director General y el personal de la Secretaría designado por este último: (a) mantendrá y ampliará la red de científicos, profesionales de la conservación y conservacionistas empíricos, para evaluar la situación y las prioridades de conservación de determinados grupos taxonómicos de animales y plantas, y para prestar asesoramiento acerca de las medidas que es necesario adoptar para salvaguardar su futuro; (b) reforzará su red para aprovechar sus conocimientos y competencia en importantes metodologías de conservación, tales como la utilización sostenible de la vida silvestre, el monitoreo de los efectos del comercio de productos derivados de especímenes silvestres sobre las poblaciones de esas especies, la reintroducción de especies en sus anteriores áreas de distribución, el control de las poblaciones de las especies introducidas, la mejor aplicación de las ciencias veterinarias al manejo de la fauna silvestre, la cría en cautividad de especies amenazadas y la conservación de la diversidad genética a nivel de especies y poblaciones; (c) velará por que las recomendaciones formuladas por los miembros de la red se orienten cuidadosamente a las esferas donde resulten más útiles a nivel local y nacional, y por que las organizaciones miembros de la UICN y los gobiernos puedan servirse de ellas inmediatamente para ejecutar sus planes de acción;

Anexo 20

(d) garantizará que todas las recomendaciones formuladas por los Grupos de Especialistas, y en especial las relacionadas con cuestiones que puedan suscitar controversias, como por ejemplo la fijación de prioridades de conservación, la reproducción en cautividad, la recolección de especies silvestres, las reintroducciones, la erradicación de especies exóticas y la utilización sostenible, sean debidamente examinadas por especialistas idóneos y por todos los organismos interesados antes de presentarlas a los gobiernos y otras organizaciones de manejo con miras a su aplicación; (e) inscribirá a la conservación de las especies dentro del contexto más amplio del manejo y restauración del habitat, teniendo en cuenta los factores sociales, económicos y políticos subyacentes que suponen una amenaza para la diversidad biológica, a través de la estrecha colaboración con otras Comisiones de la UICN, en particular con la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas (CPNAP) y la Comisión de Ecología (CE), así como con los componentes clave de la Secretaría de la UICN, a saber, el Programa sobre Bosques Tropicales, el Programa sobre Humedales, el Programa sobre Mares, el Programa sobre Población y Recursos Naturales y los trabajos de las Oficinas Regionales y Nacionales; (f) cooperará con los grupos de estudio intercomisiones, abordando temas tales como el cambio mundial, la educación y la capacitación, la comunicación y las estrategias de conservación.

5. Estructura y organización La Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN aprovecha las capacidades de una red mundial de expertos dedicados a la conservación de especies de plantas y animales. Para que el movimiento conservacionista mundial disponga de esas capacidades, y para dar cumplimiento a su misión, la Comisión lleva a cabo las siguientes actividades: Gestión de la red • Planifica estrategias generales de acción y organiza trabajos a nivel local, nacional y regional, en relación con grupos taxonómicos, temas y disciplinas especiales. • Trata de obtener recursos financieros y humanos para las actividades de compilación y análisis de informaciones, elaboración de planes de acción, comunicaciones, ejecución y evaluación de programas. 181

• Evalúa los métodos y los resultados de los trabajos, los compara con los de otros programas y modalidades de organización, y revisa en consecuencia los planes de trabajo. Ejecución de Programas • Proceso interno • Compila informaciones sobre el estado de las especies y los factores que afectan sus probabilidades de supervivencia. • Elabora planes destinados a la conservación de especies y sus habitat, tomando como base el análisis de los datos biológicos y el examen de los factores humanos. •

Resultados externos • Transmite las estrategias de conservación, los planes de acción y las políticas a la red de la CSE, a otros integrantes de la UICN y a organizaciones y organismos externos. • Emprende acciones destinadas a la salvaguardia, restauración y manejo racional de las especies y sus habitat.

Para que en el trienio 1991-1993 la CSE funcione con la mayor eficacia posible de conformidad con estas pautas, su estructura será la siguiente: (a) Presidente y Comité Directivo. La administración de la Comisión estará a cargo de un Presidente y de un Comité Directivo, integrado por un máximo de 20 miembros con una distribución geográfica e interdisciplinaria equitativa, que se encargarán de elaborar políticas y fijar la orientación de las actividades. Un Comité Ejecutivo menos numeroso facilitará la adopción de decisiones de carácter operacional. (b) Miembros Honorarios. Son personas que han hecho grandes contribuciones a la conservación de especies en general y a la CSE en particular. (c) Miembros Regionales. Los miembros regionales de la CSE se designarán tratando de incorporar en particular personalidades reconocidas en la esfera de la conservación y el manejo de la vida silvestre, procedentes tanto de organismos gubernamentales como de organizaciones no gubernamentales. Esos miembros constituirán en gran medida el mecanismo de transmisión de las recomendaciones técnicas elaboradas por los Grupos de Especialistas. (d) Grupos de Especialistas. La CSE mantendrá una red de Grupos de Especialistas, formada

182

por científicos, profesionales en el campo de la conservación y conservacionistas empíricos. La finalidad de estos grupos será proporcionar una amplia cobertura de grupos taxonómicos de animales y plantas, así como importantes metodologías especiales e interdisciplinarias destinadas a la conservación. (e) Organizaciones Colaboradoras. Se designan Organizaciones Colaboradoras de la CSE por dos razones: en primer lugar, como reconocimiento de la asistencia logística y financiera proporcionada por muchas organizaciones, en particular a los Grupos de Especialistas; en segundo lugar, para que formen parte del mecanismo mediante el cual se llevan a cabo actividades de conservación, actividades que deben guardar la más estrecha relación posible con las de los Grupos de Especialistas. (f) Miembros Vitalicios. Los miembros vitalicios son aquellos que han prestado servicios a la Comisión en el pasado pero que actualmente ya no participan de forma activa en los trabajos de la Comisión. (g) Redes Regionales y Nacionales. En el curso del trienio 1991-1993 la CSE mejorará los contactos de sus redes a nivel nacional y regional, velando en particular por que las recomendaciones formuladas por la Comisión estén en conocimiento de las diversas autoridades nacionales y regionales responsables de la acción a esos niveles. La Comisión alentará a los diversos grupos nacionales y regionales para que establezcan las estructuras necesarias con miras a satisfacer las necesidades locales, en vez de imponer ella misma esas estructuras desde arriba hacia abajo. Esos grupos no tendrán forzosamente carácter permanente, sino que podrán ser redes temporales con una vida limitada.

6. Actividades trienales Las actividades en las que participará la Comisión de Supervivencia de Especies durante el próximo trienio, se describen en los siguientes párrafos del borrador del Programa Trienal de la UICN para 1991-1993: A15. Ampliación y gestión de la Red de Conservación de Especies de la UICN. Al6. Mejora de las comunicaciones sobre las necesidades de conservación de especies. A17. Planificación de las actividades relativas a la conservación de especies.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

A18. Establecimiento de un Programa sobre "Especies del Patrimonio Mundial".

A24. Orientaciones sobre política y manejo de humedales.

A19. Determinación de la posición de la UICN respecto a cuestiones de importancia crítica relacionadas con las especies.

A25. Programas sobre manejo de humedales y proyectos en regiones prioritarias.

A20. Apoyo a los proyectos en el terreno relativos a las especies. A21. Utilización de la vida silvestre como un componente de la conservación. El borrador del Programa de la UICN contiene también información sobre los presupuestos correspondientes a estas actividades. Esos presupuestos no cubren las actividades de los Grupos de Especialistas de la CSE, que se financian en su totalidad con cargo a fuentes externas. Además, la CSE contribuirá apreciablemente a las siguientes actividades: Al. Terminación y promoción de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990. A2. Terminación y promoción de la Estrategia para la Conservación de la Antártida. A4. Elaboración y aplicación nacionales de conservación.

de

Estrategias

A26. La Convención de Ramsar. A27. Apoyo a los esfuerzos desplegados a escala mundial con miras a la conservación de los ecosistemas de los bosques tropicales. A29. Conservación de habitat y ecosistemas marinos: manejo de zonas costeras. A30. Contribución a la aplicación de las leyes sobre conservación del habitat costero y marino. A31. Conservación del medio ambiente montano. A33. Promoción de la terminación y la gestión eficaz del Sistema Mundial de Areas Protegidas. A35. Elaboración de nuevas conceptos para el manejo de áreas protegidas. A38. Compilación y mantenimiento de un Registro de Consultores sobre las principales cuestiones ambientales. A41. Tratamiento de información sobre el manejo de especies y habitat: apoyo al Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación.

A5. Elaboración de Estrategias de conservación a nivel subnacional.

A44. Prestación de un servicio de informaciones.

A6. Promoción del Programa sobre el papel de la mujer en el manejo de los recursos naturales.

A45. Logro del desarrollo sostenible en Europa Central y Oriental.

A7. Fomento de la integración de las cuestiones relativas a la población y los recursos naturales en los trabajos de la UICN.

A48-50 Logro del desarrollo sostenible en América Central, América del Sur y el Caribe.

A8.

Evaluación de las consecuencias ecológicas del cambio mundial.

A9.

Planificación para hacer frente a los cambios en el nivel del mar.

A10. Preparación de una Estrategia mundial para la conservación de la diversidad biológica. A12. Consolidación de las bases jurídicas para la conservación de la diversidad biológica. A13. Utilización de conceptos económicos para promover la conservación de la diversidad biológica. A14. Organización y celebración del IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas. A22. Conservación de los recursos genéticos de las plantas. A23. Promoción de la aplicación de la Estrategia para la Conservación en Jardines Botánicos. Anexo 20

A51. Logro del desarrollo sostenible en Africa Occidental y Central. A55. Logro del desarrollo sostenible en Asia y el Pacífico. A63. Contribución a las reuniones internacionales. A64. Apoyo a las actividades mundiales de conservación mediante la ampliación y el fortalecimiento de la red de la UICN.

COMISION DE PARQUES NACIONALES Y AREAS PROTEGIDAS (CPNAP) 1.

Misión

Promover el establecimiento y el manejo eficaz de una red mundial de áreas terrestres y marinas protegidas.

183

2. Propósito La Comisión de Parques Naciones y Areas Protegidas (CPNAP) de la UICN constituye la principal fuente de asesoramiento técnico para la Unión, sus miembros y sus organizaciones colaboradoras, acerca de todos los aspectos relativos a la selección, planificación y manejo de áreas protegidas. Apoya las actividades de los organismos gubernamentales, las organizaciones internacionales, las comunidades locales, los propietarios de tierras y las organizaciones no gubernamentales, destinadas a garantizar que los habitat naturales y seminaturales se conserven de modo que puedan aportar la mayor contribución posible a la sociedad humana. La finalidad de la CPNAP es demostrar la importancia que revisten las áreas protegidas en el marco de estrategias más amplias tendientes a la utilización sostenible de los recursos naturales de la Tierra, y aumentar el número de partidarios de las áreas protegidas, mediante la identificación de asociaciones productivas con una amplia garda de sectores.

3. Objetivos Los objetivos de la CPNAP son los siguientes: (a) promover la extensión del áreas protegidas mediante vacíos en la cobertura de prioridad a las actividades esos vacíos;

sistema mundial de la identificación de las mismas, y dar destinadas a colmar

(b) fijar las prioridades a nivel mundial, continental, nacional y subnacional, para promover el manejo eficaz de las áreas protegidas; (c) elaborar nuevas estrategias para el manejo de áreas protegidas, en las cuales se tomen en consideración aspectos tales como la capacitación, la planificación, elementos económicos y conocimientos tradicionales, que permitan a los encargados del manejo adaptarse a las cambiantes condiciones políticas y sociales; (d) mejorar el monitoreo del estado de las áreas protegidas y señalar la existencia de "Espacios amenazados"; (e) concebir y aplicar mecanismos destinados a fomentar el apoyo a las áreas protegidas por parte de la población que habita en dichas áreas y en sus alrededores, y maximizar los beneficios que aportan las áreas protegidas a esas poblaciones; (f) intensificar la aplicación de las ciencias naturales y sociales en el manejo de las áreas protegidas;

184

(g) aumentar en gran medida el apoyo internacional a las áreas protegidas, como parte integral de los esfuerzos de desarrollo nacional, e incrementar los medios financieros que se ponen a disposición para el manejo de esas áreas.

4. Términos de referencia En la consecución de sus objetivos durante los próximos tres años, la CPNAP: (a) asumirá el liderazgo de las actividades preparatorias del IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas, que se prevé celebrar en febrero de 1992 en Venezuela, y utilizará esa posición para consolidar sus vínculos con una amplia gama de instituciones, con miras a mejorar el manejo de las áreas protegidas; (b) llevará a cabo una serie de estudios sobre las principales cuestiones relacionadas con las áreas protegidas en diferentes regiones del mundo, presentará los resultados de esos estudios al IV Congreso Mundial y posteriormente los publicará; (c) preparará un Plan de Acción Mundial sobre Areas Protegidas, en el que se señalará dónde deben crearse las nuevas áreas protegidas, se determinarán las actividades a las que debe darse prioridad y se establecerá una red mundial de áreas con fines demostrativos, para ilustrar cómo se aplican los principios de la conservación en una variedad de circunstancias y en diferentes regiones; (d) proporcionará asesoramiento técnico y asistencia a los gobiernos, los organismos no gubernamentales y la Secretaría de la UICN, en lo que respecta a la identificación de prioridades para establecer nuevas áreas protegidas y mejorar el manejo de las existentes, así como a la consecución de las prioridades identificadas; (e) colaborará con otros organismos internacionales, en particular con la Unesco, en la aplicación de la Convención sobre el Patrimonio Mundial y en la ejecución del Plan de Acción sobre Reservas de la Biosfera; (f) alimentará una red mundial de profesionales destinada a desarrollar técnicas de manejo, intercambiar información, monitorear la situación de las áreas protegidas, impartir cursos de capacitación y proporcionar asesoramiento técnico a los miembros de la UICN; (g) colaborará con el Centro Mundial de Monitoreo

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

de la Conservación (CMMC) en el mantenimiento y ampliación de la base de datos mundial sobre las áreas protegidas y las especies y habitat contenidos en dichas áreas, para que la comunidad mundial pueda servirse de esa información; (h) comunicará los resultados del IV Congreso Mundial de Parques Nacionales y Areas Protegidas de varios modos, inclusive mediante una serie de publicaciones sobre temas importantes relacionados con las áreas protegidas, y publicará la revista Parques y otros materiales pertinentes a las áreas protegidas". (i) mantendrá actualizada y divulgará una lista de miembros de la CPNAP y una guía de organismos encargados del manejo de áreas protegidas; publicará un boletín periódico que se distribuirá a todos los miembros y celebrará reuniones periódicas, en las diferentes regiones biogeográficas del mundo.

5. Estructura y organización La CPNAP es una red mundial de profesionales que participan en el manejo de las áreas protegidas, y cuya composición varía desde organismos gubernamentales, universidades e instituciones de investigación hasta organizaciones conservacionistas. Para que la CPNAP funcione con eficacia durante el trienio 1991-1993, se estructurará de la manera siguiente: (a) Presidente, Presidente Adjunto, Vicepresidentes y Comité Directivo. El Presidente será elegido por la Asamblea General y nominará, para su aprobación por el Consejo, un Presidente Adjunto (cuyas calificaciones serán complementarias a las del Presidente) y un máximo de doce Vicepresidentes, representantes de todas las regiones biogeográficas, habitats marinos y temas objeto de estudio. Los Vicepresidentes serán responsables de coordinar las actividades de la CPNAP en sus respectivas regiones y áreas temáticas, y de preparar los estudios regionales necesarios para el IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas. Estos últimos también serán miembros del Comité Directivo de la CPNAP. (b) Miembros Honorarios. Son personas elegidas por la Comisión en reconocimiento de los prolongados y notables servicios prestados en la esfera de las áreas protegidas. (c) Miembros. Los miembros se nombrarán teniendo en cuenta su contribución personal a las áreas protegidas. Se designará al menos un Anexo 20

miembro de cada país o región autónoma que posea áreas protegidas para coordinar el intercambio de información entre la Comisión y las autoridades responsables de las áreas protegidas; cuando en un país existan numerosos organismos de conservación se designarán varios miembros con la misma finalidad. Los miembros coordinarán las actividades de la CPNAP con los correspondientes proyectos, identificarán posibles consultores para los proyectos en los cuales participa la CPNAP, compilarán información, supervisarán la preparación y la actualización de las hojas de datos sobre cada área protegida, proporcionarán información sobre "Espacios Protegidos" y actuarán como enlace principal con la Unidad de Datos sobre Areas Protegidas (UDAP) del Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación. (d) Grupos de Trabajo. El Presidente creará Grupos de Trabajo, en función de las necesidades, para que se ocupen de puntos concretos del programa; las actividades de algunos de esos Grupos de Trabajo estarán directamente relacionadas con los temas de los talleres del IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas. (e) Corresponsales. Son personas interesadas en apoyar la labor de la Comisión, pero que no tienen categoría de miembros. Pagan una contribución que les autoriza a recibir la revista Parques y a asistir a las reuniones de la Comisión. (f) Organismos responsables de las áreas protegidas. La CPNAP entablará contactos a nivel institucional con los organismos responsables del manejo de las áreas protegidas de cada país. Esos vínculos institucionales se desarrollarán para que se proporcione asesoramiento técnico a la Comisión, fijar las prioridades en materia de proyectos y políticas, y garantizar un fluido intercambio de informaciones sobre áreas protegidas. (g) Organismos Colaboradores. Son organismos interesados en las áreas protegidas que trabajan en estrecha colaboración con la CPNAP. Entre los más importantes figuran los siguientes: la UDAP (que ahora forma parte del CMMC), creada por la CPNAP en 1981, es su principal mecanismo para el tratamiento de datos; la Unesco y el Comité del Patrimonio Mundial, con los cuales la CPNAP trabaja estrechamente sobre cuestiones relativas a reservas de la biosfera y al Patrimonio Mundial, respectivamente; el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos, con el cual la Comisión ha 185

concertado un Acuerdo de Cooperación destinado a fomentar las actividades de campo sobre cuestiones de interés común; el WWF, al cual la CPNAP proporciona asesoramiento técnico sobre áreas protegidas, y que contribuye a la ejecución de cierto número de programas conjuntos; el Servicio de Parques del Canadá, que ha brindado asistencia al Presidente y proporciona apoyo financiero y técnico a algunas actividades de la Comisión; el Instituto de Recursos Mundiales, con el cual la UICN colabora en un Programa sobre Conservación de la Biodiversidad, cuya ejecución entrañará la realización de importantes actividades sobre áreas protegidas. Se dará la bienvenida a otras organizaciones miembros de la UICN no comprendidas en el anterior apartado f) que deseen actuar como Organismos Colaboradores. (h) Secretaría de la UICN. La Comisión contará con la asistencia de una Unidad de Areas Protegidas creada en la Secretaría de la UICN y responsable ante el Director General. Estará formada como mínimo por dos funcionarios profesionales a tiempo completo y por el personal de apoyo necesario, y se ocupará de la coordinación con todas las unidades de la Secretaría de la UICN relacionadas con las áreas protegidas.

6. Principales actividades para 1991-1993 El borrador del Programa de la UICN para 1991-1993 incluye las siguientes actividades respecto de las cuales la CPNAP es la principal responsable (o comparte esa responsabilidad): A10. Preparación de una estrategia mundial para la conservación de la diversidad biológica. (La CPNAP será responsable de los componentes de la Estrategia relativos a las áreas protegidas.) A14. Preparación y celebración del IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas. A33. Promoción de la ampliación y gestión eficaz del Sistema Mundial de Areas Protegidas. A34. Suministro de la información necesaria para llevar a cabo las actividades de la UICN relacionadas con áreas protegidas. A35. Elaboracción de nuevos conceptos para el manejo de áreas protegidas. A36. Prestación de asesoramiento técnico a la Convención sobre el Patrimonio Mundial y a otros acuerdos internacionales. 186

La CPNAP participará siguientes actividades:

activamente

en

las

A2. Terminación y promoción de la Estrategia para la Conservación de la Antártida. (La CPNAP promoverá los aspectos de la Estrategia relativos a las áreas protegidas.) A4.

Elaboración y ejecución de Estrategias Nacionales de Conservación. (La CPNAP proporcionará asesoramiento técnico sobre los aspectos relativos a las áreas protegidas de cada ENC.)

A5. Elaboración de estrategias de conservación a nivel subnacional. (La CPNAP proporcionará asesoramiento técnico sobre los componentes relativos a las áreas protegidas.) A6. Promoción del Programa sobre el papel de la mujer en el manejo de los recursos naturales. (La CPNAP se ocupará en especial de los mecanismos tendientes a dar mayor importancia a la mujer en el manejo de las áreas protegidas y de mejorar las relaciones existentes entre las áreas protegidas y las poblaciones que habitan en regiones aledañas.) A7. Promoción de la integración de las cuestiones relativas a la población y a los recursos naturales en los trabajos de la UICN. (La CPNAP se ocupará en especial de determinar las relaciones existentes entre los cambios demográficos y el manejo de las áreas protegidas, por ejemplo a través de las modificaciones de la presión humana en el perímetro de dichas áreas.) A8. Evaluación de las consecuencias ecológicas del cambio mundial. (La CPNAP prestará asesoramiento sobre cuestiones relativas a las áreas protegidas y procurará información sobre las repercusiones del cambio mundial en las áreas protegidas.) A9.

Planificación para hacer frente a los cambios en el nivel del mar. (La CPNAP proporcionará asesoramiento sobre cuestiones relativas a las áreas costeras y marinas protegidas, y procurará información sobre las repercusiones de los cambios del nivel del mar en las áreas protegidas.)

A11. Identificación de centros de diversidad de plantas (los resultados de esta labor contribuirán a la planificación de los sistemas de áreas protegidas.) A12. Consolidación de las bases jurídicas para la conservación de la diversidad biológica. (La CPNAP proporcionará asesoramiento sobre los componentes de las áreas protegidas y

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

procurará información acerca de la manera de aumentar el apoyo legal destinado a estas áreas.) A17. Planificación de las actividades destinadas a la conservación de especies. (La CPNAP aprovechará los resultados de las actividades de conservación de especies para mejorar el manejo de las áreas protegidas.) A19. Determinación de la posición de la UICN sobre cuestiones de importancia crítica relacionadas con las especies. (La CPNAP aportará su opinión, desde la perspectiva de las áreas protegidas, para contribuir a afirmar esas posiciones.) A22. Conservación de los recursos genéticos de las plantas. (La CPNAP utilizará los resultados en la planificación de sistemas de áreas protegidas, en los métodos de manejo y otras actividades.) A24. Orientaciones sobre política y manejo de humedales. (La CPNAP proporcionará asesoramiento técnico sobre cuestiones relativas a las áreas protegidas.) A25. Programas sobre manejo de humedales y proyectos en regiones prioritarias. (La CPNAP proporcionará asesoramiento técnico y aprovechará los resultados de los proyectos.) A26. La Convención de Ramsar. (La CPNAP proporcionará asesoramiento técnico e incluirá entre sus actividades las relacionadas con los sitios Ramsar actuales y potenciales.) A27. Apoyo a los esfuerzos mundiales destinados a la conservación de los ecosistemas de bosques tropicales. (La CPNAP contribuirá a los componentes de esas actividades relacionados con las áreas protegidas y utilizará la información recabada sobre sitios de importancia crítica, zonas de amortiguación y otras cuestiones de interés para las áreas protegidas.) A28. Elaboración de políticas sobre habitat marinos y acuerdos de coordinación. (La CPNAP procurará asesoramiento sobre cuestiones de política relacionadas con áreas protegidas en habitat marinos.) A29. Conservación de habitat y ecosistemas marinos: manejo de zonas costeras. (La CPNAP contribuirá a los componentes de esas actividades relacionados con las áreas protegidas y se servirá de los nuevos enfoques concebidos en el marco de dichas actividades.)

Anexo 20

A31. Conservación del medio ambiente montano. (La CPNAP contribuirá a los componentes de estas actividades relacionados con las áreas protegidas.) A41. Tratamiento de información sobre especies y habitat: apoyo al CMMC. (La CPNAP trabajará en estrecha colaboración con la UDAP en cuestiones relativas al tratamiento de datos sobre áreas protegidas.) A45. Logro del desarrollo sostenible en Europa Central y Oriental. (La CPNAP aportará su contribución a las cuestiones relacionadas con las áreas protegidas.) A48-A50. Logro del desarrollo sostenible en América Central, América del Sur y el Caribe. (La CPNAP aportará su contribución a los proyectos sobre áreas protegidas y aprovechará los resultados de los mismos.) A51. Logro del desarrollo sostenible en Africa Occidental y Central. (La CPNAP aportará su contribución a los proyectos sobre áreas protegidas y aprovechará los resultados de los mismos.) A55. Logro del desarrollo sostenible en Asia y el Pacífico. (La CPNAP aportará su contribución a los proyectos sobre áreas protegidas y aprovechará los resultados de los mismos.) A63. Contribución a las reuniones internacionales. (La CPNAP aportará su contribución a las reuniones que traten de cuestiones relativas a las áreas protegidas.) A64. Apoyo a las actividades de conservación en todo el mundo mediante la ampliación y fortalecimiento de la red de la UICN. (La CPNAP procurará incorporar en la red miembros a las instituciones que participan activamente en el manejo de áreas protegidas.)

COMISION DE DERECHO AMBIENTAL (CDA) 1.

Misión

Contribuir a sentar las bases jurídicas más sólidas posibles para la conservación del medio ambiente natural, apoyando de ese modo los esfuerzos desplegados tanto a nivel nacional como internacional.

187

2. Propósito La Comisión de Derecho Ambiental de la UICN (CDA) actúa como principal fuente de asesoramiento técnico para la Unión, sus miembros y sus organizaciones colaboradoras, sobre todos los aspectos relativos al derecho ambiental. Respalda las actividades realizadas por las organizaciones gubernamentales internacionales, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, tendientes a establecer o mejorar las infraestructuras jurídicas e institucionales que mejor se adapten a las necesidades de conservación de los recursos naturales y propicien esas actividades de conservación en el marco del desarrollo sostenible. La CDA tiene por finalidad demostrar la importancia primordial de esas infraestructuras en las estrategias nacionales e internacionales destinadas a la conservación del medio ambiente, incluida la utilización sostenible de los recursos naturales dentro y fuera de las jurisdicciones nacionales.

3. Objetivos Los objetivos de la CDA son los siguientes: (a) identificar las esferas en las cuales la mejora de los instrumentos legislativos y mecanismos jurídicos y administrativos pueda contribuir considerablemente al proceso de conservación; (b) promover el desarrollo y la mejora del derecho ambiental a nivel internacional y nacional, abogando por que se den respuestas adecuadas e innovadoras;

(d) estará atenta a las iniciativas de otras instituciones en la esfera del derecho ambiental, en particular las de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales internacionales, y aportará una contribución desde el punto de vista de la UICN, cuando proceda; (e) prestará asesoramiento sobre las consecuencias y los aspectos legales de las iniciativas adoptadas y las cuestiones abordadas, por los componentes y programas de la UICN; (f) coordinará las actividades con esos componentes y programas, en particular con el Centro de Derecho Ambiental, con miras a mantener el mayor grado de integración, complementariedad e interdisciplinaridad en la ejecución del programa general de la Unión; (g) asistirá y prestará asesoramiento al Centro de Derecho Ambiental en las actividades respecto de las cuales el Centro ocupa una posición directriz, en particular las relacionadas con la prestación de servicios a los países en desarrollo en la esfera del derecho ambiental; (h) asistirá al Centro en lo que respecta a mantener el Sistema de Información sobre Derecho Ambiental (ELIS) y seguirá la evolución del derecho ambiental tanto a nivel internacional como nacional, incluyendo los tratados, las leyes, las prácticas consuetudinarias y la jurisprudencia, con miras a garantizar una base adecuada para las actividades del Programa sobre Derecho Ambiental de la UICN;

(c) asistir y asesorar a los miembros de la UICN y a otras instituciones gubernamentales y no gubernamentales en la elaboración de instrumentos legislativos nacionales o internacionales.

(i) mantendrá una red internacional de expertos voluntarios independientes en las diversas disciplinas jurídicas de que se trate, seleccionados en función de su experiencia y disposición para contribuir a la misión de la UICN en esta esfera, y proporcionará un foro para el intercambio de opiniones e información.

4. Términos de referencia

5. Estructura y organización

Con miras a lograr sus objetivos en el próximo trienio, la CDA:

La CDA es una red mundial de profesionales del derecho ambiental, procedentes de organismos gubernamentales, universidades, instituciones de investigación y organizaciones conservacionistas. Para que la red funcione con eficacia durante el trienio 1991-1993, la CDA se estructurará de la manera siguiente:

(a) emprenderá, promoverá y apoyará las actividades de investigación en la esfera del derecho ambiental que sean compatibles con los objetivos de la UICN y con su Programa sobre Derecho Ambiental; (b) propondrá instrumentos legislativos a nivel nacional, regional o mundial y, cuando proceda, participará en su redacción; (c) fomentará y contribuirá a la elaboración de instrumentos declarativos o resolutivos pero de cumplimiento no obligatorio; 188

(a) Presidente, Presidente Adjunto, Vicepresidentes y Comité Directivo. El Presidente, elegido por la Asamblea General, designará para su aprobación por el Consejo un Presidente Adjunto (cuyas calificaciones serán complementarias a las del Presidente), y hasta

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

seis Vicepresidentes que representen adecuadamente las disciplinas jurídicas y los intereses geográficos. Los Vicepresidentes serán responsables de coordinar las actividades de la CDA en esferas concretas. Al principio de cada año el Comité Directivo establecerá un plan de trabajo. (b) Miembros Honorarios. Son personas elegidas por la Comisión en reconocimiento de los prolongados y notables servicios prestados a la UICN en el ámbito del derecho ambiental. (c) Grupos de Trabajo. El Presidente establecerá Grupos de Trabajo, en función de las necesidades, con el cometido de abordar determinados puntos del programa de trabajo; algunos de esos Grupos de Trabajo funcionarán durante todo el trienio y otros actuarán como Grupos ad hoc con una misión específica de carácter temporal. (d) Miembros. Se tratará de contar como mínimo con un miembro de cada país del mundo. Estos actuarán como coordinadores de las actividades de la CDA con los proyectos correspondientes, y a tales efectos prestarán asesoramiento sobre la identificación de posibles consultores para la ejecución de los proyectos del Programa sobre Derecho Ambiental, compilarán información y constituirán el enlace principal con el Sistema de Información sobre Derecho Ambiental (ELIS), y participarán en las actividades de la CDA relacionadas con su esfera de competencia. Los miembros se agruparán en función de sus conocimientos, ya se trate de disciplinas jurídicas o de legislación sobre diversos sectores de recursos naturales. (e) Asociados. La Comisión considerará la conveniencia de designar Asociados, esto es, personas u organizaciones interesados en apoyar la labor de la Comisión. (f) Secretaría de la UICN. El Centro de Derecho Ambiental, que forma parte de la Secretaría, prestará asistencia a la Comisión y sera responsable ante el Director General. El Centro designará al menos un profesional a tiempo parcial y el personal de apoyo necesario para trabajar con la Comisión, y coordinará las actividades de todas las unidades de la Secretaría de la UICN en lo que se refiere al derecho ambiental.

6. Principales actividades para 1991-1993 La Comisión desempeñará una función directriz en las siguientes actividades del programa trienal de la UICN para 1991-1993: Anexo 20

A12. Consolidación de las bases jurídicas para la conservación de la diversidad biológica. A39. Promoción de la legislación nacional orientada hacia la conservación y prestación de servicios relacionados con el derecho ambiental (a través del Centro de Derecho Ambiental). A40. Elaboración de leyes internacionales y regionales orientadas hacia la conservación. La Comisión contribuirá también a otras esferas del programa, a saber: Al.

Terminación y promoción de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990.

A2. Terminación y promoción de la Estrategia para la Conservación de la Antártida. A4.

Elaboración y aplicación de Nacionales de Conservación.

Estrategias

A31. Conservación del medio ambiente montano. A41. Tratamiento de información sobre especies y habitats: apoyo al Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación. A45. Logro del desarrollo sostenible en Europa Central y Oriental. A63. Contribución a las reuniones internacionales. La Comisión estará disponible para proporcionar asesoramiento jurídico a todos los componentes del programa de la UICN y es probable que aporte su contribución a numerosas actividades relacionadas con la conservación de especies y habitat y con el desarrollo regional.

COMISION DE ECOLOGIA (CE) 1.

Misión

Garantizar que el manejo de los ecosistemas naturales cuente con bases científicas sólidas.

2. Propósito La Comisión de Ecología (CE) de la UICN es la fuente de asesoramiento técnico de la Unión en lo que respecta a la conversión de los conocimientos sobre procesos ecológicos en instrumentos prácticos para la conservación, el manejo sostenible y la restauración ecológica, sobre todo en las áreas degradadas como consecuencia de las actividades humanas. La Comisión se dedicará en especial a 189

aplicar los conocimientos ecológicos en favor de la conservación; al mismo tiempo, mantendrá estrechos vínculos con centros o grupos especializados en otros aspectos de la ciencia ecológica y ambiental y en su aplicación, tales como SCOPE, INTECOL, UICB y GESAMP. La Comisión en su conjunto se interesará en las actividades de los componentes del Programa de la UICN relacionados con la conservación de la diversidad biológica en los principales habitats, biomas y regiones, y en particular en lo referente a la "Conservación de los Principales Biomas" (según se describe en la sección 6), y prestará también asesoramiento para la realización de esas actividades. En colaboración con otras Comisiones y programas de la UICN, diversos grupos de la Comisión centrarán sus actividades en la aplicación de la ciencia ecológica al manejo de los diferentes tipos de habitats y biomas (por ejemplo, bosques tropicales, manglares y otros ecosistemas de humedales, ríos, tierras áridas, arrecifes de coral, tundra) o a determinadas regiones geográficas (por ejemplo, el Mediterráneo, el Caribe, el Sahel, los Alpes, los Andes). Algunos grupos se ocuparán de temas especializados, como por ejemplo los conocimientos ecológicos tradicionales y la restauración ecológica. Los miembros de la Comisión colaborarán con Grupos de Trabajo intercomisiones o con Comités Permanentes encargados del estudio de temas intersectoriales, tales como el cambio mundial, la conservación de la Antártida o la conservación de la diversidad biológica.

3. Objetivos La Comisión de Ecología tendrá los siguientes objetivos: (a) proporcionar un foro para el intercambio de opiniones e información sobre los diversos aspectos de la ciencia ecológica que puedan servir de guía para el manejo con fines de conservación; (b) identificar los cambios actuales o potenciales más importantes en los procesos ecológicos, sus causas y sus consecuencias para la conservación e informar al respecto a los miembros de la UICN; (c) supervisar la aplicación práctica de la ciencia ecológica a la conservación, al desarrollo sostenible y a la restauración de los principales biotopos, y mantener informada a la UICN sobre los acontecimientos de interés que tengan lugar al respecto;

190

(d) prestar asesoramiento a los responsables de los componentes del Programa Trienal de la UICN en lo relacionado con la conservación de la diversidad biológica en los principales biomas; (e) llevar a cabo tareas concretas en el marco del Programa de la UICN, incluida la preparación de directrices para la conservación, restauración y manejo sostenible de los principales biomas; la organización de talleres sobre aplicación de los conocimientos ecológicos; la prestación de asistencia a los responsables de elaborar políticas y preparar declaraciones sobre la posición de la UICN respecto de cuestiones relativas al desarrollo y la conservación; y otras actividades de esa índole; (f) recomendar y promover la realización de investigaciones prioritarias, la capacitación, el intercambio de información y las actividades de manejo; (g) cuando sea necesario, realizar otras tareas que pueda requerir el Consejo, la Mesa Directiva o el Director General, de conformidad con el Artículo VIII de los Estatutos de la UICN.

4. Términos de referencia En cumplimiento de sus objetivos, el Presidente y los miembros de la Comisión, en colaboración con el Director General y con el personal de la Secretaría designado por este último: (a) establecerán y mantendrán una red internacional independiente de expertos voluntarios seleccionados entre la comunidad conservacionista de científicos y encargados del manejo, teniendo en cuenta su capacidad para contribuir a la aplicación de los conocimientos ecológicos en el manejo con fines de conservación; (b) crearán grupos de trabajo, grupos de estudio, grupos de expertos (u otro tipo de grupos similares) con la finalidad de obtener y sintetizar información o establecer posiciones respecto de las cuestiones relativas a la conservación que se examinen; (c) colaborarán con otras Comisiones, Centros y miembros de la UICN, así como con diversas instituciones y organizaciones externas tales como el PNUMA, la Unesco, SCOPE, INTECOL, UIBS, GESAMP, etc., en la recopilación y cotejo de informaciones y en el establecimiento de bases de datos sobre cuestiones ecológicas relacionadas con la conservación y el desarrollo;

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

(d) designarán entre sus miembros a los que formarán parte de los grupos de estudio intercomisiones (por ejemplo, para los Programas sobre Cambio Mundial o sobre Conservación de la Antártida); (e) informarán al Director General acerca de las necesidades y oportunidades de recaudación de fondos para sufragar las actividades prioritarias de la Comisión; y cooperarán formulando propuestas y estableciendo contactos con posibles fuentes de financiación, de conformidad con un plan acordado.

5. Composición, estructura y organización La Asamblea General eligirá al Presidente de la Comisión. El Consejo, atendiendo a una recomendación del Presidente, designará a un Vicepresidente para cada uno de los programas temáticos consignados (por ejemplo, bosques tropicales, habitat marinos y costeros, humedales). Estos funcionarios prestarán sus servicios durante todo el trienio 1991-1993. El Presidente y los Vicepresidentes, en consulta con el Director General y con los miembros del personal de la Secretaría designados por este último para colaborar con la Comisión, nominarán a los miembros. El Consejo examinará y aprobará la lista de candidatos, de conformidad con el párrafo 2 del Artículo VIII de los Estatutos de la UICN. (a) El Presidente y los Vicepresidentes, junto con otros cuatro miembros como máximo, constituirán el Comité Directivo de la Comisión, que orientará sus trabajos en consulta con el Director General y con el personal de la Secretaría designado por este último para colaborar con la Comisión. Dentro de la Comisión, la realización concreta de las actividades relativas a los componentes de sus Términos de Referencia será responsabilidad de grupos de trabajo, grupos de estudio o grupos consultivos sobre los programas temáticos establecidos. El Presidente de la Comisión, en consulta con los correspondientes Vicepresidentes y con el Director General, designará a los Presidentes de esos grupos, cuyos miembros procederán tanto de la Comisión como del exterior. El Director General designará un miembro del personal de la Secretaría para que actúe como punto de contacto en la Secretaría para el Presidente de la Comisión (y el Secretario, en caso de que se designe, en cumplimiento de lo dispuesto en el párrafo 3 del Artículo VIII de los Estatutos). Ese funcionario se encargará de mantener la comunicación entre los miembros Anexo 20

de la red de la Comisión y de facilitar la cooperación entre los grupos de trabajo, los grupos de estudio y los grupos consultivos para los programas temáticos de la UICN. (b) Grupos Consultivos. Los "programas temáticos" son agrupaciones de actividades en función de su tema (actualmente el Programa sobre bosques tropicales, el Programa sobre habitat costeros y marinos y el Programa sobre humedales) que se prevé seguirán siendo importantes componentes del Programa de la UICN durante más de un trienio. Cuando se establecen grupos consultivos para esos programas, éstos llevan a cabo su labor en el marco de la Comisión. Los miembros de esos grupos consultivos serán miembros de pleno derecho en la Comisión. Por lo general el Presidente de un grupo consultivo ocupa el cargo de Vicepresidente de la Comisión, pero el Presidente de la Comisión también puede ser Presidente de un Grupo Consultivo. Estos grupos proporcionarán asesoramiento y directrices técnicas para la realización de las actividades temáticas aprobadas en el marco del Programa Trienal de la UICN (véanse los anexos 6, 7 y 8 al Programa de la UICN). La Unión tiene la intención, siempre que disponga de los recursos necesarios, de establecer una red de especialistas sobre tierras áridas que podrá prestar asesoramiento a los programas temáticos y regionales en lo que respecta a la ecología y el manejo de tierras áridas (incluidas las actividades relativas a la ciencia de la conservación en el marco del Programa sobre el Sahel). (c) Grupos de Trabajo. Podrán crearse grupos de trabajo para centrar su labor en determinados aspectos de la aplicación de la ciencia ecológica a las actividades de manejo. Dentro de esos grupos de trabajo, es probable que los que sigan realizando actividades ya iniciadas tengan que abordar aspectos tales como conocimientos tradicionales, restauración ecológica, manglares, ríos, arrecifes de coral y montañas o de regiones como la del Mediterráneo o la del Caribe. El Presidente de la Comisión designará y establecerá estos grupos en consulta con los Vicepresidentes, con el Director General y con los miembros pertinentes de la Secretaría. Entre los criterios aplicados para establecer esos grupos de trabajo figuran los siguientes: (i) especificación de los objetivos y términos de referencia precisos en los que se incluyan componentes del Programa de la UICN y se determine el alcance de los trabajos, así como el período de tiempo dentro del cual deben lograrse esos objetivos; 191

(ii) indicación clara de los medios financieros que se prevén para las actividades del grupo de trabajo, incluida la adjudicación de un presupuesto, la recaudación de fondos o el acuerdo de que la labor se llevará a cabo sobre la base de contribuciones voluntarias "en especie". Como parte de este proceso, se definirán y acordarán claramente las fuentes de financiación y los fondos asignados al personal de la Secretaría que presta servicios y participa en un grupo de estudio/grupo de trabajo; (iii) determinación de las relaciones administrativas y técnicas entre el grupo de trabajo, el resto de la Comisión y la Secretaría de la UICN. Se designará un oficial de la Secretaría como responsable de cada grupo de trabajo y se especificarán las funciones de dicho funcionario en lo que respecta a la aportación de contribuciones profesionales; (iv) selección de Presidentes y punto(s) focal(es) en la Secretaría de la UICN, capacitados en el funcionamiento de redes de expertos. Puede preverse que los grupos de trabajo continuarán existiendo durante un período indefinido, pero se deben volver a establecer oficialmente al principio de cada trienio.

básico de la UICN puede asignarse a tales efectos. Así pues, aunque el Presidente, los Vicepresidentes y los miembros de la Comisión manifiesten su opinión acerca de las actividades del Programa que deben realizarse, en última instancia el personal de la Secretaría responsable de la ejecución del programa deberá considerar esas opiniones sobre la base de las responsabilidades contractuales con los donantes y patrocinadores.

6. Principales actividades para 1991-1993 Durante el próximo trienio la Comisión concentrará sus actividades en la parte C del Capítulo II del borrador del Programa Trienal de la UICN para 1991-1993 (Conservación en los Principales Biomas), y especialmente en: A24. Orientaciones sobre política y manejo de humedales. A25. Programas sobre manejo de humedales y proyectos en regiones prioritarias. A26. La Convención de Ramsar. A27. Apoyo a los esfuerzos mundiales destinados a la conservación de los ecosistemas de los bosques tropicales.

(d) Los Grupos de Estudio abordan problemas a más corto plazo o realizan actividades multidisciplinarias que exigen una gama más amplia de conocimientos técnicos de los que se dispone en la Comisión (por ejemplo, contribuir a la formulación de políticas o declaraciones sobre la posición de la UICN o prestar asesoramiento sobre la orientación de las actividades futuras). Por lo general no se prevé que los grupos de estudio sigan funcionando al terminar un trienio.

A28. Elaboración de políticas sobre conservación marina y acuerdos de coordinación.

(e) El personal de la Secretaría será designado por el Director General para trabajar en contacto directo con los grupos consultivos, los grupos de trabajo y los grupos de estudio de la Comisión, en consulta con el Presidente o Vicepresidentes de la Comisión y con los Presidentes de esos grupos.

La Comisión participará también en los trabajos sobre:

(f) Ejecución del Programa. La Asamblea General aprueba y apoya el Programa Trienal de la Unión. En dicho Programa figuran los mandatos generales para los programas temáticos. Al mismo tiempo, el Director General es responsable de la realización de actividades concretas. Las prioridades de ejecución quedan determinadas en gran medida por la disponibilidad de fondos procedentes de fuentes externas, pues sólo una mínima parte del presupuesto 192

A29. Conservación de habitat y ecosistemas marinos: manejo de zonas costeras. A30. Asistencia en la aplicación de leyes de conservación en habitats costeros y marinos. A31. Conservación del medio ambiente montano. A32. Establecimiento de un Programa sobre tierras áridas.

A8. Evaluación de las consecuencias ecológicas del cambio mundial (a través de los miembros de la Comisión que participen en un Comité Permanente Intercomisiones creado para dirigir las actividades de este programa); A9.

Planificación para hacer frente a los cambios en el nivel del mar;

y sobre las partes A, B y D del Capítulo II: Estrategias para la conservación de la diversidad biológica, para la conservación de las especies y la diversidad genética, y para la conservación del habitat.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

COMISION DE ESTRATEGIA Y PLANIFICACION AMBIENTAL (CEPA) 1.

Misión

Orientar la elaboración de estrategias para la conservación y promover una planificación ambiental acertada.

2 Propósito En el curso del pasado decenio las actividades de la UICN en la amplia esfera de la planificación de la conservación y el desarrollo sostenible se intensificaron considerablemente. Esas actividades giraron en torno a la Estrategia Mundial para la Conservación, haciendo hincapié en que la conservación debe llevarse a cabo en el contexto de una política social que tenga en cuenta las necesidades humanas y conduzca a un equilibrio duradero entre la población y los recursos naturales. El imperativo de satisfacer las necesidades del ser humano, ahora y en el futuro, mediante la conservación de los sistemas del medio ambiente natural de los cuales dependen todas las sociedades humanas, constituye el mensaje central del Informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990. La Comisión de Estrategia y Planificación Ambientales (CEPA) será el instrumento principal de la UICN para aprovechar los conocimientos y capacidades disponibles en todo el mundo, con miras a orientar a la Unión en la aplicación de la EMC en el decenio de 1990. Esta Comisión contribuirá en particular a las actividades relacionadas con las estrategias de conservación y los planes de manejo ambiental a nivel regional, nacional y subnacional. Complementará la labor de la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas (CPNAP) en lo que respecta al establecimiento del enfoque más adecuado para la conservación y la utilización sostenible del 95% de la superficie de tierra del planeta que no es, ni puede ser, objeto de medidas de protección especiales.

3. Objetivos Los objetivos de la CEPA serán los siguientes: (a) promover el desarrollo de capacidades que puedan utilizarse en la formulación y aplicación de estrategias de conservación, el manejo y la planificación ambientales, la economía ambiental, y otras disciplinas profesionales conexas;

Anexo 20

(b) elaborar y divulgar métodos des nados a garantizar la conservación eficaz y la utilización sostenible con fines múltiples de las regiones que no forman parte de parques nacionales o áreas protegidas y que representan la gran mayoría de la superficie terrestre; (c) promover la aplicación de la Estrategia Mundial para la Conservación, de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990 y del Informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, en especial a través de estrategias y planes de conservación a nivel regional, nacional y subnacional; (d) estimular y contribuir al avance de procesos de desarrollo adecuados en los países en desarrollo, en particular a través del progreso tecnológico o la transferencia de tecnologías favorables al medio ambiente; (e) alentar el desarrollo y la utilización en los países industrializados de tecnologías industriales y agrícolas que utilicen materiales y energía con eficiencia y no tengan impactos sobre el medio ambiente o cuyas repercusiones sean mínimas.

4. Términos de referencia La CEPA será responsable de: (a) proporcionar un foro eficaz a los expertos en el desarrollo de estrategias de conservación, planificación y manejo ambientales y otras disciplinas de interés para la utilización sostenible, haciendo especial hincapié en el fomento del diálogo entre especialistas de los países en desarrollo y los países industrializados; (b) compendiar, evaluar y publicar o divulgar información y propuestas de valor práctico tendientes a mejorar la conservación y la utilización sostenible del medio ambiente; (c) orientar y asistir a los miembros y a la Secretaría de la UICN en la aplicación de la Estrategia Mundial para la Conservación en el decenio de 1990; (d) orientar a la Secretaría de la UICN cuando asista a sus miembros y a otros en la elaboración de estrategias de conservación nacionales y subnacionales, en la planificación del aprovechamiento de los recursos naturales y en el establecimiento y aplicación de técnicas específicas, tales como los indicadores del impacto ambiental del desarrollo sostenible, la evaluación inmediata de recursos y los sistemas de información geográfica; 193

(e) proporcionar al sector empresarial un foro y el apoyo de expertos para el establecimiento y divulgación de tecnologías adecuadas desde el punto de vista ambiental, en particular con miras a su aplicación en los países en desarrollo; (f) monitorear, compilar y divulgar informaciones sobre nuevos conceptos y prácticas en la esfera de la política y el manejo ambientales, que guarden relación con el logro de los objetivos de la UICN y de la Comisión.

5. Estructura y organización (a) Presidente, Presidente Adjunto y Comité Directivo. Un Presidente elegido por la Asamblea General y un Presidente Adjunto designado por el Consejo dirigirán las actividades de la CEPA. El Comité Directivo estará formado por el Presidente, el Presidente Adjunto, los Presidentes de los Grupos de Trabajo y otros cuatro miembros como máximo, que se reunirán por lo menos una vez al año con el Director General y/o los miembros de la Secretaría que este último designe para trabajar con la Comisión. (b) Miembros. Los miembros de la Comisión serán designados por el Presidente, pero la lista de candidatos propuestos deberá someterse a la aprobación del Consejo en la medida en que así lo requieren los Estatutos. (c) Grupos de Trabajo. Al asumir su mandato la CEPA establecerá una serie de Grupos de Trabajo. En principio se proponen los siguientes: i)

Grupo de Trabajo sobre Nacionales de Conservación

Estrategias

Mandato: evaluar la experiencia adquirida por la UICN hasta la fecha a través de la asistencia prestada a los Gobiernos de unos 40 países en la elaboración de estrategias nacionales de conservación; organizar talleres o establecer otros grupos con miras a determinar cuál es el mejor procedimiento para elaborar estrategias nacionales de conservación; y proponer adaptaciones y mejoras para el futuro. Prestar asesoramiento en particular al Director General y al personal responsable del funcionamiento del servicio de preparación de estrategias de conservación, servicio que se facilita a través de la División de Proyectos en el Terreno.

194

ii) Grupo de Trabajo sobre Planificación y Manejo Ambientales Mandato: intensificar los vínculos con los profesionales de la planificación y examinar las prioridades en lo tocante a las aportaciones de la UICN en la esfera de la planificación del uso del suelo, por ejemplo con miras a salvaguardar la diversidad biológica. Este Grupo trabajará en estrecho contacto con la CPNAP, y estudiará asimismo técnicas concretas destinadas a optimizar el aprovechamiento de los recursos ambientales, tales como los Estudios de Impacto Ambiental. La creación de estos dos grupos se considera una medida inicial, pero hay muchas otras esferas en las cuales la CEPA podría ser de utilidad, incluida la promoción de políticas racionales desde el punto de vista ambiental para las actividades internacionales de asistencia financiera; la elaboración de una metodología para ayudar a los Gobiernos a determinar cuál es el equilibrio óptimo entre las inversiones en nuevos esquemas de desarrollo y el mantenimiento de su capital actual en actividades que sean favorables al medio ambiente; y el establecimiento de criterios aplicables al aprovechamiento de los recursos naturales, con miras a su incorporación en los sistemas nacionales de evaluación económica. Estas y otras cuestiones se asignarían a un Grupo de Trabajo sobre Economía Ambiental (que trabajaría en cooperación con los miembros de la Secretaría responsables de la Actividad A13 del programa: Utilización de conceptos económicos para promover la conservación de la diversidad biológica). Sin embargo, aún no se dispone de los recursos necesarios para poder ampliar de este modo el mandato de la Comisión y lo más importante es que la CEPA funcione como un órgano bien específico y productivo en su esfera de actividad prioritaria, esto es, el proceso relacionado con las estrategias de conservación. (d) Cooperación. La CEPA establecerá vínculos con organizaciones de profesionales en los ámbitos de su interés, entre los que figuran planificadores urbanos y regionales, arquitectos paisajistas, ingenieros y científicos sociales. Mantendrá estrechas relaciones con la CPNAP y, a través de ésta, con los organismos responsables del manejo de las áreas protegidas. (e) Recursos. El Presidente de la CEPA dispondrá de un modesto presupuesto como Fondo

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Operativo, que deberá utilizarse según lo dispuesto en el documento sobre "Gestión de los Fondos Operativos de la Comisión" adoptado por el Consejo de la UICN. Se procurará obtener otros recursos, de acuerdo con la modalidad acordada entre el Presidente y el Director General, para destinarlos por ejemplo a financiar las actividades de los Grupos de Trabajo. No se creará ningún Grupo de Trabajo a menos de que se disponga claramente de los fondos necesarios para sufragar sus actividades. El Presidente de la CEPA, los Presidentes/Responsables de los Grupos de Trabajo y el Director General, entablarán consultas anuales en relación con el presupuesto y la forma de obtener los recursos esenciales. El Presidente puede nombrar un asistente personal, pero debe encargarse de obtener los fondos necesarios para sufragar ese nombramiento y la persona que desempeñe esas funciones no debe ser titular de un puesto en la cartilla de personal de la UICN ni estar subordinado a la autoridad del Director General. (f) Secretaría. El Director General nombrará un funcionario para proporcionar asistencia técnica a los esfuerzos de planificación estratégica de la Unión (véase el párrafo A3 del Programa Trienal; éste trabajará en estrecha coordinación con la CEPA y, sobre todo, con el Grupo de Trabajo sobre Estrategias Nacionales de Conservación. El miembro de la Secretaría responsable de la unidad encargada de proporcionar servicios EIA a los Gobiernos se mantendrá en contacto con el Grupo de Trabajo sobre Planificación y Manejo Ambientales, que estará interesado en los conceptos y técnicas que aplique el servicio EIA. Cuando proceda, otros miembros del personal de la Secretaría cuya labor esté relacionada con las estrategias de conservación a nivel regional o nacional establecerán contactos con la CEPA y con sus miembros en sus esferas de interés. Si se obtienen los fondos necesarios, se asignará un miembro de la Secretaría para que asista a la Comisión en el mantenimiento de comunicaciones entre los miembros de su red, la organización de talleres, la elaboración de informes y otras tareas similares. (g) Ciclo de Planificación. Todos los años el Presidente entablará consultas con el Comité Directivo acerca del programa que habrá de ejecutarse el año siguiente, así como del presupuesto necesario a tales efectos. Los miembros de la Secretaría que trabajen en

Anexo 20

asociación con la CEPA contribuirán a este proceso de planificación y un representante designado por el Director General examinará las propuestas con este último, para transmitirlas luego al Director General Adjunto para la Administración, con miras a su incorporación en el presupuesto anual general de la UICN. El Presidente debe presentar anualmente al Consejo un informe sobre los trabajos realizados por la Comisión; esos informes proporcionan una nueva oportunidad para ajustar la labor de la CEPA al programa más amplio de la Unión.

6. Principales actividades para 1991-1993 La CEPA será responsable de guiar a la UICN en las actividades relativas a los siguientes componentes del Programa Trienal para 1991-1993: A3. Prestación de apoyo técnico a los esfuerzos de planificación estratégica. A4.

Elaboración y aplicación de estrategias nacionales de conservación.

A5. Elaboración de Estrategias de conservación a nivel subnacional. A37. Prestación de un Servicio de Estudios de Impacto Ambiental a los Gobiernos. La Comisión participará asimismo en: A7. Promoción de la integración de las cuestiones relativas a la población y a los recursos naturales en los trabajos de la UICN. A8. Evaluación de las consecuencias ecológicas del cambio mundial. A9.

Planificación para hacer frente a los cambios en el nivel del mar (a través de su participación en un Comité Permanente sobre Conservación y Cambio Mundial).

A33-36. Protección de áreas naturales (a través de sus vínculos con la CPNAP) A45. Logro del desarrollo sostenible en Europa Central y Oriental. A48-55. Logro del desarrollo sostenible en América Central y América del Sur, el Caribe, Africa Occidental y Central, el Sahel, Africa Oriental, Africa Meridional, Asia y el Pacífico. A52. Promoción de los esfuerzos internacionales para aplicar los principios de la conservación y el uso sostenible de los recursos en el Sahel.

195

COMISION DE EDUCACION Y COMUNICACIONES (CEC) 1.

Misión

Conforme a lo dispuesto en los Estatutos de la UICN, la misión de la Comisión de Educación y Comunicaciones (CEC) será: "Promover la educación sobre la conservación de la naturaleza y de los recursos naturales y divulgar ampliamente información al respecto, y aumentar por otros medios la conciencia pública respecto de la importancia que reviste la conservación de la naturaleza y de los recursos naturales".

2. Propósito A través de las actividades de su Comisión de Educación, la UICN fue la primer gran organización internacional que lanzó campañas internacionales destinadas a promover la educación ambiental. En su calidad de única comunidad de organizaciones tanto gubernamentales como no gubernamentales, que trabaja en estrecha colaboración con el sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, la UICN está en condiciones particularmente adecuadas para seguir fomentando la educación y las comunicaciones en la esfera del medio ambiente. En este contexto, la educación es un proceso global a través del cual evoluciona el comportamiento humano para capacitar al individuo a encauzar su vida con miras a la realización personal. Es un proceso que dura toda la vida y en el cual influye una sucesión de variables (hogar y familia, amigos y vecinos, estudio y esparcimiento, empleo y sociedad, costumbres y tradiciones, pasatiempos y habilidades, leyes y estilos de vida). Si bien la educación oficial es una pequeña parte de este proceso vital, su importancia es muy superior cuando se la considera como patrón con el cual suelen juzgarse el éxito y el prestigio convencionales. La necesidad de impartir educación ambiental va mucho más allá de esto. Para actuar con responsabilidad como miembros de una sociedad estable, los individuos no sólo deben ser competentes a nivel personal y social, sino que también deben poseer conocimientos sobre cuestiones ambientales. Para ello es necesario fomentar la conciencia pública, transmitir conocimientos, adquirir capacidades y desarrollar la comprensión, preconizar ciertas actitudes y valores y crear una predisposición a actuar con creatividad y consideración. Estas aptitudes

196

pueden estimularse ejerciendo una amplia gama de influencias, entre las que figuran la información directa sobre cuestiones ambientales y la comunicación indirecta a través del contacto con el medio ambiente en el cual las personas viven y evolucionan. La función especial de la UICN es velar por que se utilicen todos los medios disponibles y se ejerzan todas las influencias posibles para promover la capacitación de los individuos en la esfera ambiental, y por que la información y las comunicaciones que propician dicha capacitación sean fidedignas y adecuadas. En el trienio 1991-1993 esta labor se llevará a cabo a través de una Comisión de constitución renovada y la realización de actividades en estrecha colaboración con la Secretaría.

3. Objetivos Los objetivos fundamentales de la CEC para el próximo trienio serán los siguientes: (a) promover el intercambio y el cotejo de informaciones sobre métodos destinados a aumentar la conciencia pública, proporcionar capacitación y desarrollar la comprensión de las cuestiones relacionadas con la naturaleza y los recursos naturales: (b) facilitar apoyo institucional y proporcionar un foro intelectual a una red mundial de técnicos en comunicación y educadores; alentar sus actividades a nivel regional y prestarles asistencia a tales efectos; (c) establecer principios, políticas y procedimientos para programas de comunicación destinados a modificar la actitud de los individuos de una manera que redunde en beneficio del medio ambiente; (d) contribuir a la divulgación de informaciones sobre educación ambiental, mediante publicaciones adecuadas; (e) constituir una fuente de asesoramiento técnico para los miembros, el Director General y la Secretaría, sobre cuestiones relativas a los trabajos de la UICN que caen dentro de la competencia de la Comisión.

4. Términos de referencia En la consecución de estos objetivos, la CEC: (a) colaborará con la Unesco, el PNUMA y otras organizaciones internacionales, para preparar un documento titulado "Educación para un

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Futuro Sostenible", que se presentará a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en 1992; (b) desarrollará su red de miembros para proporcionar apoyo técnico a todas las actividades de la UICN relacionadas con la educación, la capacitación y ias comunicaciones; y prestará en especial ese apoyo al propuesto Servicio de Educación para la Conservación propuesto; (c) creará un nuevo mecanismo de apoyo para asesorar a la Secretaría de la UICN en materia de publicaciones, comunicaciones y divulgación generalizada de la información pertinente; (d) elaborará proyectos o establecerá grupos de trabajo con un plazo de funcionamiento limitado, en los que se abordarán temas seleccionados, según se indica a continuación.

5. Estructura y organización Se ha modificado la estructura de la Comisión de Educación y Comunicaciones, tanto a nivel de la Secretaría como de sus miembros. Su nueva estructura será la siguiente: (a) Presidente, Presidente Adjunto y Comité Directivo. Como en el caso de otras Comisiones, la Asamblea General elegirá al Presidente, quien nominará a un Presidente Adjunto (cuyas calificaciones deben ser a grandes rasgos complementarias con las del Presidente) para su aprobación por el Consejo, y hasta 10 miembros, cada uno de los cuales ocupará la Presidencia de un Comité Regional (véase el apartado d) más adelante). El Comité Directivo estará integrado por el Presidente, el Presidente Adjunto y los Presidentes de los Comités Regionales, más otros cinco miembros como máximo. En este Comité estarán también representadas las principales organizaciones colaboradoras (véase más adelante el apartado f)). El Presidente de la CEC, los Presidentes/ Responsables de Grupos de Trabajo y el Director General entablarán consultas anuales en relación con el presupuesto y con la manera en que deben obtenerse los recursos indispensables. (b) Grupos de Trabajo. El Presidente creará Grupos de Trabajo, según las necesidades, con el cometido de abordar determinados aspectos del programa de trabajo, una vez que se hayan recaudado los fondos necesarios para apoyar esa actividad; estos Grupos de Trabajo funcionarán hasta que se termine la tarea para la cual han sido establecidos. Puede invitarse al

Anexo 20

Presidente del Grupo de Trabajo a participar en las reuniones del Comité Directivo. (c) Miembros. Los miembros se designarán de acuerdo a las necesidades del programa de trabajo y en base a los intereses y capacidades de las organizaciones miembros de la UICN. (d) Comités Regionales. Los Comités Regionales serán establecidos bajo la responsabilidad de los correspondientes miembros del Comité Directivo. Agruparán a los miembros de la Comisión en las regiones de que se trate y proporcionarán un foro para sus deliberaciones. Elaborarán programas específicos sobre educación y comunicaciones, destinados a satisfacer las necesidades en las diferentes regiones y adaptados a sus pautas culturales. Los Comités Regionales mantendrán un diálogo continuo con las oficinas regionales y nacionales de la UICN, que les proporcionarán apoyo administrativo cuando los recursos lo permitan. Los Comités asesorarán al personal de las oficinas regionales sobre los aspectos relativos a la educación y las comunicaciones de los proyectos propuestos, y sus miembros podrán participar, cuando proceda, en la realización de esas actividades. (e) Asesoramiento a la Secretaría. La Comisión establecerá Grupos Consultivos en consulta con el Director General, que asesorarán a este último y a la Secretaría en las amplias esferas de competencia de la Comisión. Un Grupo Consultivo sobre Comunicaciones prestará asesoramiento al Jefe de Comunicaciones de la UICN y un Grupo Consultivo sobre Servicios Educativos orientará a los miembros de la Secretaría para que presten asesoramiento a los gobiernos de los países en desarrollo en esta esfera (punto A42 del Programa Trienal). La Comisión podrá establecer además, en consulta con el Director General, un grupo encargado de asesorar acerca de las oportunidades de divulgar la labor de la UICN a través de la industria del espectáculo y los medios de comunicación. (f) Organizaciones Colaboradoras. La Comisión mantendrá estrechos vínculos con las organizaciones interesadas en la educación, las comunicaciones y la capacitación. Entre éstas las más importantes son la Unesco, el PNUMA y el WWF, pero la Comisión colaborará asimismo con la FAO en lo tocante a los aspectos ambientales de la agricultura, con la IPPF en lo referente a la educación en cuestiones relativas a la población, con la IYF en cuestiones relacionadas con la juventud, y con el Programa de la UICN sobre el papel de la

197

mujer en el manejo de los recursos naturales, para establecer vínculos con las agrupaciones de mujeres en general. Cuando proceda, la Comisión cooperará con otras organizaciones.

A5. Elaboración de estrategias subnacionales de conservación.

(g) Apoyo de la Secretaría de la UICN. Como ocurre con otras Comisiones, para que la renovada Comisión de Educación y Comunicaciones alcance sus objetivos es indispensable que la Secretaría de la UICN le facilite el apoyo necesario. Para poder llevar a cabo las actividades descritas será preciso designar al menos un profesional de la Secretaría para que trabaje con la Comisión a tiempo completo, contando con el apoyo administrativo necesario. Ese functionario deberá ser capaz de garantizar que las actividades de la CEC estén plenamente integradas con las actividades de las otras partes de la Secretaría y de la Unión.

A10. Preparación de una Estrategia mundial para la conservación de la diversidad biológica.

(h) Ciclo del programa. Todos los años el Presidente entablará consultas con el Comité Directivo en relación con el programa que habrá de ejecutarse el año siguiente, así como en lo relativo al presupuesto necesario. Los miembros de la Secretaría que trabajen en asociación con la CEC contribuirán a ese proceso de planificación y el representante designado por el Director General examinará las propuestas con éste último, antes de transmitirlas al Director General Adjunto para la Administración, con miras a su incorporación en el presupuesto anual general de la UICN. El Presidente deberá presentar al Consejo un informe anual sobre la labor realizada por la Comisión; esos informes proporcionarán una nueva oportunidad para ajustar los trabajos de la CEC al programa más amplio de la Unión.

6. Principales actividades para 1991-1993 La Comisión será la principal responsable de asesorar y orientar a la Secretaría en los siguientes puntos del Programa Trienal: A42. Prestación de un servicio de educación para la conservación. A44. Prestación de un servicio de información. La Comisión contribuirá a las siguientes actividades cuando proceda: Al.

Terminación y promoción de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990.

A4.

Elaboración y aplicación de estrategias nacionales de conservación.

198

A6.

Promoción del papel de la mujer en el manejo de los recursos naturales.

A23. Fomento de la aplicación de la Estrategia para la Conservación en Jardines Botánicos. A66. Coordinación de las relaciones con los medios de comunicación. En el desempeño de su labor, la Comisión elaborará proyectos o establecerá grupos de trabajo de duración limitada con el cometido de abordar temas seleccionados, empezando por los siguientes: (a) suministrar información a los técnicos en comunicaciones sobre principios y aplicación de la utilización sostenible de la naturaleza y de los recursos naturales (concepto cuya comprensión es aún limitada); esta actividad estará destinada a promover ampliamente la aplicación de la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990; (b) asumir la responsabilidad de organizar y celebrar un seminario sobre "Capacitación y educación: cómo desarrollar la capacidad del ser humano para conservar" que se celebrará como parte del IV Congreso Mundial sobre Parques Nacionales y Areas Protegidas (Caracas, Venezuela, 1992); (c) concebir medios para fomentar los métodos tradicionales de educación y comunicación aplicados al cuidado ambiental, conducentes a mantener y aprovechar la sabiduría y los conocimientos tradicionales; (d) prestar apoyo a los eventos internacionales destinados a los niños (como por ejemplo, el organizado por el Centro para la Naturaleza de Asís); (e) elaborar materiales con miras a incorporar cuestiones relativas al medio ambiente en la administración pública y en los cursos y programas de capacitación conexos; (f) realizar investigaciones y divulgar información sobre los canales por los cuales se distribuyen los beneficios derivados de los grandes programas de desarrollo, en contraposición con los costes que recaen sobre el medio ambiente y la comunidad local; (g) analizar el papel de los medios de comunicación en el consumismo insostenible, tratando de

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

contrarrestar las influencias contrarias al medio ambiente en las políticas de información, publicitarias y ambientales; (h) elaborar directrices para la capacitación y el despliegue de voluntarios para fomentar la comprensión de los problemas relativos al medio ambiente en todo el mundo; (i) iniciar la preparación de materiales sencillos destinados a ayudar a los maestros y profesores a destacar la importancia del medio ambiente en el contexto de la vida diaria de los

Anexo 20

educandos, especialmente en los comunidades rurales; (j) elaborar materiales didácticos e informativos que puedan utilizarse en zoológicos, museos, jardines botánicos, parques nacionales y otras áreas, para promover la comprensión del público en la esfera del medio ambiente y la conservación; (k) establecer medios para transmitir información sobre ética ambiental en diferentes contextos sociales y culturales.

199

Anexo 21 Declaración del Sr. Ken Piddington, Director del Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial, sobre la colaboración de la UICN en los programas del Banco Mundial*

La presente Asamblea estará sobradamente al corriente del hecho de que en estos últimos años el Banco Mundial ha adoptado un nuevo enfoque respecto de los problemas ambientales. Gracias en gran medida al afán de muchos países miembros —incluidos los de Europa oriental— se han logrado progresos substanciales para garantizar que el desarrollo no se lleve a cabo en detrimento del medio ambiente (y, por consiguiente, en perjuicio de las generaciones futuras). Quisiera aprovechar esta oportunidad primeramente para destacar las características principales de nuestros programas y, en segundo lugar, para invitarles a que participen activamente en la nueva orientación que el Presidente Barber Connable ha infundido a las actividades habituales del Banco. A nuestro juicio, el punto de partida radica en la necesidad de impulsar la integración de las políticas económicas y ambientales de forma que los costes a largo plazo no sean considerados como ajenos al proyecto o al proceso de desarrollo. Para la aplicación de nuestro planteamiento en materia de sostenibilidad resulta esencial internalizar realmente los costes ambientales. Cooperamos con los países miembros con el fin de identificar las tendencias ambientales que pueden afectar más adversamente al desarrollo. A continuación, es preciso decidir qué forma de inversión ofrecerá los resultados más eficaces en términos de costes. La creciente disponibilidad de subvenciones y fondos otorgados en condiciones favorables para abordar problemas ambientales concretos facilita sin duda la elaboración de acuerdos financieros interesantes para los países de bajos ingresos. Por ese motivo se creó una nueva categoría de préstamos del Banco Mundial, a saber, los concedidos a proyectos ambientales "independientes", *

Distribuido como documento de información para la Asamblea General, documento No 6.

200

tales como los que se efectúan en la actualidad en países como Polonia, Brasil y Madagascar. Por otra parte, dichos préstamos aumentarán rápidamente en los años venideros. Este cambio global en la distribución del crédito es verdaderamente significativo, ya que complementa el establecimiento de procedimientos de evaluación ambiental y el considerable nivel de investigaciones sobre políticas que el Banco lleva a cabo en la actualidad. Significa, en efecto, que el compromiso para con un desarrollo que tenga en cuenta el medio ambiente es irreversible. Aunque en ocasiones escucho en algunos países industrializados que dichos cambios son superficiales y poco eficaces, esa opinión dista mucho de la verdad, si se considera la energía que los países en desarrollo están dedicando a definir los vínculos existentes entre la economía y el medio ambiente, así como los esfuerzos efectuados por expertos, entre los cuales figura un gran número de especialistas pertenecientes a la red de la UICN, que prestan su ayuda en diversas fases del programa del Banco. Desafortunadamente no existen muchos precedentes fructuosos. El Banco Mundial se encontró rápidamente navegando en aguas solitarias y desconocidas. No hay un modelo establecido que permita considerar al medio ambiente como objeto esencial de las decisiones que se adoptan en materia de estrategia del desarrollo, sobre todo en los países industrializados. Sin embargo, disponemos de gran cantidad de conocimientos para evitar graves desaciertos, y estos conocimientos constituyen ciertamente un servicio que debemos ofrecer a nuestros usuarios. Si bien la utilización de evaluaciones ambientales como instrumento de política es la garantía principal que podemos ofrecer en la actualidad, prefiero pensar que dichas evaluaciones son algo más que una red de seguridad. Además, creemos en la necesidad de trabajar a nivel

nacional para identificar las prioridades de un país. La elaboración de Estrategias Nacionales de Conservación por la UICN o la asistencia prestada por el personal del Banco en la formulación de planes de acción ambiental proporcionan una base práctica y nos permiten formular la relación principal entre esas Estrategias y el marco de la política económica. Es necesario analizar brevemente las prioridades que derivan de la aplicación de este enfoque. Evidentemente, se prestará especial atención a los problemas relativos al manejo de los recursos allí donde la política de precios y otros instrumentos económicos puedan producir resultados ambientales sólidos. Cada día más, nuestros usuarios desean abordar también los problemas ocasionados por la polución en el contexto urbano. Asimismo, todos nuestros clientes deben prestar especial atención al agua y a la energía, consideradas, respectivamente, como un recurso y un sector. En muchos casos los préstamos del Banco cubrirán las necesidades técnicas e institucionales que emanan de esas prioridades. Es un hecho que la ventaja comparativa de la UICN en su futura colaboración con el programa del Banco se sitúa claramente en el "extremo verde" del espectro ambiental. Esa colaboración comienza a perfilarse. En Europa oriental y el Mediterráneo, así como en diversos países de Africa y Asia hemos aplicado los conocimientos técnicos de la UICN acerca de las prioridades de la conservación de la naturaleza, el manejo de las áreas protegidas y el establecimiento de inventarios y bancos de datos. Ello ha prestado una considerable ayuda al Banco en las esferas en que su experiencia pasada era poco apreciable, por ejemplo en el sector marino. En ciertos casos se han costeado los servicios de la UICN, en otros han prevalecido el principio de "camaradería". Por otra parte, la UICN ha sido un colaborador en lo que se ha convertido en una extensa red del Banco en materia de manejo de la conservación, sobre todo tratándose de los bosques húmedos tropicales y de la diversidad biológica. Dado que estamos tomando medidas para aumentar de forma constante la financiación en ese sector y puesto que el próximo año colaboraremos con la PNUMA y el PNUD para lanzar el programa

Anexo 21

piloto conocido como Fondo Mundial para el Medio Ambiente, habrá que introducir muchos cambios. Si bien espero que en los talleres podamos hablar más detenidamente del Fondo, puedo informar ya a la Asamblea que prevemos que en la reunión final que se celebrará en París esta semana los donantes prometan un elevado nivel de contribuciones para poder establecer ese importante fondo interorganismos. La idea de administrar un fondo mundial se lanzó ya en el marco del Protocolo de Montreal, y nos estimula la perspectiva de complementar con "dólares verdes" la amplia serie de mecanismos de financiación que gestionamos. Para el programa de trabajo de la UICN esto significa un reto y una oportunidad. El reto consiste en proporcionar asesoramiento científico para la identificación y concepción técnica de proyectos que serán financiados por los programas en rápida expansión del Banco. La Unión tiene la posibilidad de convertirse en una fuente significativa, o incluso preferida, de servicios contractuales, que preste ayuda al Banco en el área de la conservación de la naturaleza. Como nuestras reglas exigen una ventaja competitiva, estoy seguro de que la Unión, debido a sus cualidades únicas, puede proporcionar servicios al Banco y a sus usuarios que ninguna otra red puede ofrecer. Esta es la razón por la que varios de mis colegas del Banco se hallan aquí en Perth para informarse de los servicios técnicos y de asesoramiento que la UICN podría ofrecer en cada región. Para terminar quisiera abogar por que la UICN adopte un enfoque profesional más riguroso. La tarea que estamos esforzándonos por realizar en nuestros países miembros requiere una teoría económica ambiental sólida así como técnicas rigurosas de manejo de la conservación. Disponemos de abundantes informes coyunturales en ambas áreas, pero en general son poco relevantes para la selección de políticas y el proceso de adopción de decisiones económicas, que requiere saber cómo y cuánto dinero deberíamos gastar. Considero que la ventaja comparativa de la UICN se basa en los aspectos científicos y técnicos de la conservación de la naturaleza, y esperamos que se consolide una colaboración más estrecha en este sector.

201

Anexo 22 Informe de la Comisión del Programa

Miembros Dr. Walter Lusigi (Presidente) (Kenya) Dr. Eric Edroma (Uganda) Dra. Elsa Escobar (Colombia) Dr. Jay Hair (Estados Unidos de América) Dr. Reuben Olembo (Kenya) Sr. Adrian Phillips (Reino Unido) Dr. Danny Eider (Secretario de la Comisión, UICN) Sr. Jeffrey McNeely (Secretario de la Comisión, UICN)

Introducción Designada por la XVIII Sesión de la Asamblea General de la UICN, la Comisión del Programa se reunió para discutir su cometido con respecto a la evaluación del Programa de la UICN para 1991-1993 (Documento GA/18/90/11). Después de haber considerado varias opciones, se llegó a la conclusión de que los recursos y el tiempo de la Comisión podrían aprovecharse mejor si ésta formulase por consenso recomendaciones sobre la orientación del Programa en vez de comentarios específicos sobre el Programa y/o los proyectos propuestos. Consideramos que estos últimos fueron apropiadamente examinados en el marco de las excelentes recomendaciones elaboradas por los talleres, así como en los comentarios enviados por los miembros de la UICN. A efectos de registro, todas esas contribuciones se incorporaron en un anexo del presente informe (no incluido aquí), y se recomendó su ulterior consideración por el Consejo de la UICN y el Director General para integrarlas adecuadamente en las actividades del Programa de la UICN para 1991-1993. Nuestra Comisión examinó asimismo, como parte de nuestro proceso de evaluación, el informe titulado "Examen del Programa de la UICN para

202

1988-1990" elaborado por Anil Agawarl y Adrian Phillips. A continuación se resumen nuestras conclusiones y recomendaciones.

Proyecto de Programa de la UICN para 1991-1993 (Documento GA/18/90/11) En general, hay que elogiar al Director General y al personal de la Sectetaría por la elaboración de un excelente proyecto de programa. Un documento de esta magnitud (228 pág.) no se presta normalmente a una fácil comprensión de actividades tan extensas como las que intenta emprender la UICN en los próximos tres años dentro del marco de su Programa. Sin embargo, consideramos que este proyecto constituye un enorme progreso en relación con los presentados anteriormente y que responde de manera general a las recomendaciones formuladas por la Asamblea General de 1988 en Costa Rica. La sección denominada "Presentación General" (Parte I, págs. 6-14) y el resumen de las "Actividades de Programa" (Parte II, cap.I a V, págs 15-51) están expuestos de forma muy organizada y lógica. Los veintitrés anexos del documento (págs. 55-228) ofrecen información detallada a los miembros de la UICN interesados en actividades concretas del Programa. La sección "Presentación General" (Parte I) presta una gran ayuda para establecer una base lógica con miras a la elaboración de las recomendaciones del Programa para 1991-1993. Además de contar con varias secciones de introducción y antecedentes muy útiles y contener información muy provechosa sobre la financiación de la UICN (págs. 9-10), incluye un estudio comparativo de las actividades del Programa para 1988-1990 y las propuestas para 1991-1993 (cuadro 1, pág. 14). Asimismo, en esa parte del documento se identifican los principales nuevos programas así como los progresos alcanzados en lo que respecta a las iniciativas

emprendidas durante el período 1988-1990. A esto sigue una sección sobre las prioridades del Programa para 1991-1993 (págs. 11-12) así como sobre el procedimiento utilizado para su selección (págs. 12-13). La Parte I del Proyecto de Programa concluye con un sumario del presupuesto, por año y actividad del Programa para 1991-1993 (Cuadro 1, pág. 14). Si bien esa información permite efectuar un rápido examen de los gastos del Programa, no se incluye una lista análoga de los ingresos, por procedencia, correspondientes a los gastos de las respectivas actividades del Programa. Recomendamos que en el futuro se incluya esta información a fin de ofrecer un panorama completo del plan de presupuesto trienal de la UICN. Además, como se mencionó anteriormente, una distinción entre fondos específicos "básicos" o de "proyecto" sería de gran ayuda para eliminar muchas de las inquietudes expresadas en varios foros con respecto a lo que parece una desproporcionada atribución de los recursos financieros de la UICN a ciertas regiones y/o programas o proyectos.

Examen del Programa de la UICN para 1988-1990 El Consejo de la UICN solicitó a Anil Agarwal y Adrian Phillips que emprendieran un examen crítico de los logros obtenidos por el Programa de la UICN para 1988-1990 desde su aprobación por la Asamblea General de Costa Rica (febrero de 1988). Presentaron su informe (documento de información de la Asamblea General No. 2) a la Asamblea General el 28 de noviembre y éste recibió un decidido apoyo por varios miembros de la UICN. Nuestra Comisión realizó un examen adicional más detallado de dicho informe y expresó un acuerdo unánime respecto de recomendaciones muy idóneas. Elogiamos a los autores por la magnífica contribución que efectuaron para acrecentar la eficacia global de las actividades del Programa de la UICN. Por consiguiente, incorporamos su informe a la presentación de esta Comisión y, para que así constara en actas, recomendamos que su informe fuera aprobado oficialmente y que sus recomendaciones se aplicaran en la medida en que lo permitiesen las directrices de política y presupuestarias de la UICN.

Recomendaciones del Programa: Aspectos generales Como mencionamos anteriormente, consideramos que efectuar recomendaciones específicas en

Anexo 22

relación con el Programa o los distintos proyectos caía fuera del mandato de nuestra Comisión. Así, pues, pensamos que era más apropiado dejar esta tarea a los expertos de los diversos talleres y/o los miembros de la UICN para que éstos formulasen sus comentarios. Como alternativa, intentamos identificar las tendencias intersectoriales del Programa y/o las recomendaciones globales de las diversas fuentes de información disponibles, la mayoría de las cuales refuerzan las recomendaciones que figuran en el informe Agarwal/Phillips. Nuestro resumen de las recomendaciones para la deliberación y la acción ulterior de las Comisiones, del Consejo de la UICN y/o del Director General son las siguientes: 1. No queda claro cuál sea el lugar del Programa de la UICN para 1991-1993 en el contexto de la visión estratégica organizacional a largo plazo. Es muy posible que el Programa de la Unión requiera reestructurarse cuando se concluya la Estrategia Mundial para la Conservación de 1991. Recomendamos que el Proyecto de Programa de la UICN para 1994-1996 refleje sus opciones estratégicas a corto plazo (3 años) y a largo plazo (12 años), para alcanzar las metas pertinentes de la Estrategia Mundial para la Conservación de 1991. En el marco de este planteaminento habría que concentrarse pragmáticamente en objetivos específicos del Programa, incluidos los criterios para evaluar la consecución de tales objetivos, así como concebir la forma en que la Unión aspira a llevar a cabo su misión en el futuro. 2. Recomendamos que el Consejo pida al Director General que establezca un mecanismo eficaz para hacer participar a los miembros en la elaboración del Programa entre las Sesiones de la Asamblea General. Esto podría llevarse a cabo mediante un proceso de planificación del Programa que garantice que el Director General reciba asesoramiento independiente sobre el Programa y permita a los miembros interesados aportar sus propias sugerencias sobre las prioridades del Programa durante el trienio. 3. La UICN aprobó una declaración revisada sobre su misión en esta Asamblea General. Esa declaración debe ser la verdadera fuerza motriz de todas las actividades del Programa de la UICN, porque de lo contrario quedaría en una declaración de buenas intenciones. A la luz de dicha declaración revisada y de la expectativas precitadas, las Comisiones, el Consejo y la Secretaría de la UICN deberían evaluar el Programa en curso en aras de la compatibilidad. 4. Conceptos como el de "conservación de los recursos naturales" y el de "protección 203

ambiental" deben constituir las bases filosóficas de la visión estratégica de la misión de la UICN y de los objetivos prácticos de todas las actividades del Programa. Creemos que el debate planteado en esta Asamblea General sobre si la UICN es una organización para la "protección de la naturaleza" o bien para el "desarrollo sostenible" es incorrecto y potencialmente divisorio. El Programa de la Unión debería reflejar la posición de un liderazgo organizativo prominente, definiendo la conexión existente entre esos conceptos compatibles y sus funciones esenciales para lograr la seguridad del medio ambiente mundial. 5. La UICN debería incorporar los aspectos esenciales de la ética, la cultura (incluidos los criterios de los pueblos indígenas respecto de su función en la conservación de la naturaleza) y la equidad (raza, edad y sexo) en todas las actividades del Programa relacionadas con la conservación. Esta recomendación no implica necesariamente una expansión de los gastos del Programa, pero requiere su aplicación a las iniciativas en curso. 6. Elogiamos la tendencia a la descentralización de los programas de la Unión mediante la extensión de una red de Oficinas Regionales y Nacionales. No obstante, es necesario establecer una clara estrategia de dirección para la futura expansión de este sector, desde dos puntos de vista. Primero, existe una preocupación general entre los miembros, en el sentido de que hasta el momento la regionalización ha aportado beneficios evidentes en algunas zonas (por ejemplo, en América Central, el Sahel y en Africa oriental), pero no en otras (por ejemplo, en América del Sur, en Africa del Norte, Asia y el Pacífico). El Director General debería dar prioridad al fortalecimiento de la presencia regional de la Unión en las regiones que aún no han experimentado las ventajas de la regionalización. En segundo lugar, la regionalización de la Unión debería acarrear el establecimiento de un número limitado de Oficinas Regionales principales adecuadamente equipadas y financiadas, que cuenten con la presencia de administradores de proyectos específicos, que estarían ubicadas en una red ampliada de Oficinas Nacionales. 7. Habría que evaluar la asignación de fondos básicos de la Unión a programas prioritarios, para que haya equidad entre las diferentes regiones y proyectos. Cuando existan injusticias en la financiación (ya sea "básica" o de "proyecto") la Secretaría de la Unión habría de contribuir a identificar posibilidades de 204

financiación para llevar a cabo programas prioritarios específicos. 8. La disponibilidad de datos científicos fiables es esencial para que el programa de conservación de la Unión logre resultados satisfactorios. Sin embargo, debe prestarse mayor atención a convertir dicha información en recomendaciones concretas de política, acciones y/o iniciativas de educación del público en materia de conservación. Esto permitiría, además, mitigar la preocupación manifestada acerca del aparente desequilibrio que existe en los programas de la Unión entre la labor científica y a la de concientización, apoyo y educación. 9. Deben continuar fortaleciéndose los programas de investigación y de monitoreo ambiental mundial, así como su financiación. Además, la UICN debería participar activamente en el proceso de síntesis de la información disponible acerca de las tendencias ambientales mundiales y, en particular, habría que hacer esfuerzos para garantizar que tanto los políticos como otras personas encargadas de adoptar decisiones accedan fácilmente a dicha información. 10. Los impactos ambientales y las consecuencias políticas que puede aparejar la liberación de organismos genéticamente alterados para la diversidad biológica así como la salud ambiental deben ser evaluadas por una Comisión competente de la UICN. 11. Por lo que hace a las inciativas que puedan emprenderse en el marco del Programa respecto del papel de la mujer en el manejo de los recursos naturales, debe darse prioridad a su integración en los programas en curso de la Unión, en vez de considerarlos como actividades separadas. Además, la UICN debe examinar las oportunidades que considere apropiadas para hacer participar a diferentes grupos de edad en las actividades de de conservación del Programa (por ejemplo, la educación de los jóvenes y su participación). 12. Han de efectuarse mayores esfuerzos para identificar todas las actividades del Programa de la UICN emprendidas por los miembros ya sea: a) directamente con la Secretaría, b) a través de las Comisiones respectivas, o c) independientemente por instituciones miembros (indicando el correspondiente presupuesto), en coordinación directa con las prioridades de los programas de la UICN. Esto daría una idea más clara de las actividades globales del Programa de la Unión y promovería un sentido de identidad más claro con sus organismos miembros así como entre ellos.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

13. Las Comisiones de la UICN deberían coordinar sus actividades entre sí y establecer una relación directa entre esas actividades y las prioridades de los programas de la Unión. En particular, las Comisiones tendrían que ofrecer apoyo en materia de información científica, asesoramiento, etc., para los proyectos en el terreno de la Unión. Por otra parte, cabe esperar que los directores de proyecto de la Unión comuniquen al Director General los resultados de sus experiencias en el terreno.

Anexo 22

Recomendación de la Comisión del Programa La Comisión del Programa recomienda que el contenido de este informe y sus correspondientes anexos sean aprobados y sometidos al Consejo, las Comisiones y la Secretaría de la Unión para su puesta en práctica.

205

Anexo 23 Discurso pronunciado por Sir Shridath Ramphal con motivo de su aceptación del cargo de Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza

Les agradezco profundamente el honor que me han dispensado al elegirme como su próximo Presidente. Al tiempo que les doy las gracias, permítanme decirles que es un verdadero privilegio asumir la Presidencia de manos de mi respetado amigo el Dr. Swaminathan, cuyo trabajo en tantos campos he admirado durante largo tiempo y a cuyo liderazgo durante los seis últimos años esta organización debe tanto. Aceptar la Presidencia en Australia representa algo muy especial para mí. Primeramente, porque se trata de un país que a través de los años he aprendido a conocer, amar y admirar, y al que, con permiso de los australianos, tengo la sensación de pertenecer debido a mi labor en el Commonwealth. Australia es a la vez un antiguo continente y una joven nación, y cada una de esas dimensiones de Australia da sentido a la misión de la UICN. Su juventud nos ayuda a proyectarnos hacia el futuro sin quedar abrumados bajo el bagaje del pasado. No obstante, de su pasado ancestral recibimos el patrimonio de los primeros pueblos de Australia, que no necesitaban asambleas generales para aprender a vivir en armonía con la naturaleza. En sus mitos del "tiempo del sueño" y en sus "canciones" que dibujan la geografía de su cultura aborigen de respeto a la naturaleza subyacen lecciones que los australianos están recuperando e impartiendo a su vez a todo el mundo. Esta Asamblea no se reúne en el fin del mundo sino en una de las patrias del medioambiente. No puede haber, a mi juicio, un inicio más prometedor. Acepto el honor que se me hace con una buena dosis de humildad, ya que el próximo trienio plantea desafíos de gran magnitud para nuestras sociedades, desafíos que tienen que ver sin duda con la supervivencia misma de la humanidad y cuya importancia la UICN ha señalado encarecidamente a todos los seres humanos durante los últimos cuarenta años o más. Ello es, pues, un testimonio de la importancia de la labor de esta 206

organización, no simplemente para el futuro, sino para el futuro mismo del futuro. El objetivo de fomentar y alentar la protección y la utilización sostenible de los recursos vivos —todos los recursos vivos— es la meta principal de la Unión. Al tratar de alcanzar este objetivo a través de los años la labor de la UICN puede haber parecido esotérica a quienes carecían de información. Hoy en día hay muchas más personas informadas al respecto y nadie cree que tenga ese carácter. Los programas temáticos sobre bosques tropicales, humedales, ecosistemas marinos, plantas, el Sahel, la Antártida, la población y el desarrollo sostenible, y el papel de la mujer en la conservación, tienen un sentido que comprende perfectamente la población mundial. Por consiguiente, hay que aceptar con humildad el hecho de presidir un movimiento cuyos objetivos son tan cruciales para el destino de la humanidad. En el trienio que tenemos por delante se celebrará la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, que habrá de enfrentarse al reto que durante largo tiempo ha sido la meta esencial de este movimiento, a saber, la forma en que debemos establecer una relación armoniosa entre la humanidad y la naturaleza. Dicha Conferencia tendrá que hacer frente a la realidad que el mundo ha soslayado por largo tiempo y que en su día nuestro Director General describió de manera muy pertinente con las siguientes palabras "a menos que el progreso acabe con la polución de la miseria, la naturaleza seguirá asediada por los que sufren privaciones". Puesto que finalmente se está prestando atención, aunque con mucha reserva e irresolución, a la campaña de concienciación que sobre estas cuestiones emprendió la UICN, nuestra labor ha adquirido importancia adicional y requiere una dedicación incluso mayor, para alcanzar los objetivos básicos que inspiraron la fundación de la UICN en 1948.

Asociando a los sectores gubernamentales y no gubernamentales, y abarcando un abanico más amplio de conocimientos y preocupaciones ambientales, la UICN está preparada para ayudar a la comunidad mundial a emprender un proceso de profunda reflexión y acción constructiva. Espero

Anexo 23

colaborar con ustedes para alcanzar esa meta, recurriendo a sus múltiples recursos y prometiéndoles mi completa dedicación a la causa por la que han luchado y que, como ustedes, hago mía. Les agradezco su confianza.

207

Anexo 24 Alocuciones pronunciadas en nombre de los pueblos indígenas

Consecuencias para los aborígenes de la política y de planificación de conservación en Australia Sue Gordon, en nombre del Presidente de la Comisión de Aborígenes e Isleños del Estrecho de Torres Mis antepasados han habitado esta tierra durante muchos miles de años. Desde los tiempos más remotos los aborígenes han sido recolectores de frutos naturales y cazadores, y han adquirido una comprensión detallada del funcionamiento de su medio ambiente. Más de dos mil generaciones de conocimientos ancestrales sobre la tierra han legado a los aborígenes una serie de formas de vida que se adaptan a todos los entornos naturales del continente australiano. Los aborígenes creen que existió un período de creación durante el cual sus antepasados aparecieron y viajaron sobre la tierra informe. Aparte de configurar el paisaje e infundirle vida, sus acciones sentaron precedentes de conducta y establecieron leyes sociales y religiosas de carácter tradicional. Los aborígenes creen asimismo que deben mantener y conservar el orden creado, observando la ley y celebrando ceremonias rituales de renovación y reconstitución de la creación. La concepción aborigen del cuidado de la tierra tiene también un aspecto práctico. La técnica más extendida de manejo consiste en la quema regular y selectiva de vegetación excesivamente madura. Esta eliminación periódica de tal vegetación disminuye la probabilidad de que se produzcan incendios catastróficos a gran escala. El efecto resultante es una gama más amplia de habitat y una mayor diversidad de animales y plantas que la que permitiría una vegetación de la misma edad. Este régimen de quema de pequeñas parcelas hace 208

posible, asimismo, que durante la quema los animales puedan refugiarse en las zonas ya regeneradas. Dicha quema estimula el crecimiento de pastos para los animales y la germinación de una amplia variedad de plantas comestibles. Los administradores de tierras no aborígenes y los conservacionistas están cada día más convencidos de que el sistema de quema por zonas es un factor clave para el mantenimiento de las poblaciones de muchos pequeños mamíferos australianos que corren peligro de extinguirse. Esta técnica tradicional de manejo de tierras podría aplicarse también en medios similares en otras partes del planeta. La consternación de los ancianos, que al regresar a sus lugares de origen después de muchos años de ausencia descubren el avanzado estado de deterioro de las tierras, refleja la importancia que tiene el manejo de la tierra mediante quemas para los aborígenes tradicionales. Las investigaciones ecológicas realizadas recientemente confirman lo que los aborígenes hemos dicho muchas veces, esto es, que la conservación de ciertos medios australianos depende en gran medida desde hace 200 años de la intervención aborigen y que no son sistemas naturales "vírgenes", como los australianos de descendencia europea han pensado desde que se descubrió este continente y se lo llamó "terra nullius", o sea, "tierra de nadie". Durante el decenio pasado, período en el que se concedieron derechos sobre la tierra a los grupos aborígenes en algunos Estados, empezó a reconocerse cada vez más la lógica de las estrategias del manejo tradicional del suelo. Razón por la cual se ha empezado a reconocer el papel que éstos pueden desempeñar en una conservación no aborigen de la naturaleza. Como resultado de ese reconocimiento, se han introducido varias mejoras fundamentales en el manejo de los parques australianos, principalmente en el Territorio del Norte.

En ese Territorio, varios parques nacionales se encuentran establecidos actualmente en tierras que ha sido devueltas a sus propietarios originales, que, a su vez, los han arrendado como espacios para la conservación y el esparcimiento. En el Territorio del Norte existen parques arrendados tales como el Parque Nacional de Uluru (Ayers Rock), el Parque Nacional de Kakadu y el Parque Nacional de Nitmiluk (Katherine George). Aunque las modalidades de arriendo varían, comparten un gran número de características comunes, que reflejan tanto el tipo de propiedad de la tierra de los aborígenes como el reconocimiento del interés y la práctica de los mismos en las tareas de conservación. Me permito mencionar los siguientes: • Los aborígenes que arriendan sus tierras, reciben ingresos que pueden ir desde la renta devengada por los parques, hasta el importe de las entradas y de las tarifas de camping y las abonadas por los concesionarios. • Los aborígenes pertenecientes a los grupos de que se trata reciben formación y son contratados para trabajar en los parques, entre otras cosas, como guardaparques, y, en ocasiones, para prestar asesoramiento especial en cuestiones tales como la exposición de la cultura aborigen a los turistas. • Pueden efectuarse consultas especiales en áreas tales como el manejo mediante quema, el manejo de sitios importantes, el emplazamiento de instalaciones o los permisos de acceso del público a zonas especiales. • Los aborígenes pueden ser contratados para colaborar en proyectos específicos de manejo tales como el restablecimiento de mamíferos poco comunes en zonas de conservación. • Es posible que en la contratación y otras esferas se dé preferencia a los aborígenes. • Se requiere una administración para ayudar a los aborígenes a establecer empresas dentro de los parques. • Las condiciones de arrendamiento han de renegociarse periódicamente entre las partes. Esto ha permitido que los aborígenes revisen diferentes aspectos de los contratos y negocien mejoras, como ocurre en la actualidad en Kakadu. • Las zonas de vivienda de los propietarios tradicionales y las instalaciones que éstos utilizan han de establecerse en los parques de forma tal Anexo 24

que puedan seguir practicando su estilo de vida dentro de los límites de los mismos. • Los propietarios originales mantienen sus derechos tradicionales de caza, pesca y recolección de plantas para fines domésticos. No obstante, en muchos parques esos derechos pueden verse sometidos a revisión cuando hay peligro de extinción de especies. • Se garantiza a los propietarios el acceso a los sitios de importancia, así como la protección de los mismos. • En reconocimiento de su calidad de propietarios de la tierra los aborígenes propietarios deben desempeñar un papel significativo en la adopción de decisiones relativas a los parques, tanto en lo que respecta a los asuntos cotidianos como a los que guardan relación con sus intereses a largo plazo. Se ha señalado que en los primeros tiempos de los acuerdos de arrendamiento, los aborígenes propietarios no comprendían todas las consecuencias de esos actos jurídicos. Ahora bien, las disposiciones adoptadas para efectuar revisiones periódicas de los contratos, así como su experiencia y comprensión cada vez mayores, han hecho que puedan mejorar en beneficio propio las condiciones de los arrendamientos. Por ejemplo, los propietarios de Kakadu y Uluru han sido capaces de negociar aumentos de rentas bastantes sustanciosos. Esta es, pues, la situación en el Territorio del Norte, donde se han logrado mayores progresos que en otros Estados. En otras regiones y sobre todo en Australia Occidental, el Gobierno no ha reconocido aún cabalmente la gran importancia de los vínculos que los aborígenes han mantenido tradicionalmente con las áreas en que se han establecido parques nacionales. A pesar de los avances realizados para incorporar los intereses de los aborígenes a la planificación del manejo de los parques, es posible introducir ciertas mejoras, tanto a nivel político como de manejo cotidiano, en las siguientes esferas: • El manejo conjunto de parques nacionales por los propietarios aborígenes tradicionales y las autoridades gubernamentales. Esto debe incluir el reconocimiento oficial de la situación jurídica de los propietarios tradicionales así como el establecimiento de contratos de arrendamientos y otros acuerdos. • La concesión de zonas de vivienda adecuadas para los aborígenes dentro de los parques. • Los derechos tradicionales de caza y pesca. 209

• La contratación de aborígenes para el manejo de los parques y los proyectos de actividad económica. • El reconocimiento de la capacidad para rehusarse a que se autoricen actividades mineras o de otro tipo. En este sentido, cabe albergar cierta esperanza en lo que concierne al futuro de Australia Occidental. En el plan de manejo del Parque Nacional de Purnululu (Bungle Bungle) recientemente aprobado se reconocen explícitamente los vínculos tradicionales con las tierras, los derechos de caza y recolección, las zonas de vivienda y la participación de los aborígenes en el manejo y la rehabilitación de la tierra. Es necesario que esta iniciativa se lleve a cabo en otros parques nacionales de Australia Occidental. No obstante, a pesar de esos logros, los beneficios que reportan a los aborígenes los parques nacionales y la conservación no son igualmente positivos en todas las regiones de Australia. Si bien se permite a los aborígenes cazar y recolectar en zonas donde sus tradiciones son esenciales para mantener su estilo de vida, ese derecho no se otorga en otras áreas. Con todo, muchas personas no aborígenes también consideran que la caza y la pesca sin cortapisas es un derecho ancestral y sostienen que no debería quedar limitadas por la imposición de normas de conservación. Por ejemplo, la necesidad de proteger las reservas de dugones en el Estrecho de Torres debe considerarse a la luz de los derechos tradicionales de caza de los isleños. Los aborígenes señalan que no son responsables de la degradación del entorno natural y por tanto no deberían sufrir las consecuencias adversas de las acciones de terceros. Aunque la cultura aborigen y, en particular, su arte, son una de las principales atracciones de algunos antiguos parques y reservas de Australia (por ejemplo el coto de caza de Kuringai cerca de Sidney, Mootwingee y el Lago Mungo en el oeste de Nueva Gales del Sur, los Montes Grampianos en Victoria y los Montes Flinders en Australia del Sur), puede que los intereses de los aborígenes no siempre se tomen plenamente en consideración en los planes de manejo. En efecto, hasta hace relativamente poco tiempo las autoridades estatales podían manejar áreas, atendiendo al valor del patrimonio artístico aborigen situado en ellas, sin consultar debidamente o hacer participar a los descendientes de sus autores. De ahí que en los últimos años los aborígenes hayan formulado protestas, por ejemplo, contra el Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Nueva Gales del Sur, situado en Mootwingee, en el oeste de Nueva Gales del Sur. En este caso, las carreteras 210

de acceso a los lugares en que se encuentran las muestras de arte antiguo fueron bloqueadas por aborígenes que reclamaban el reconocimiento de sus derechos de propiedad de ese patrimonio. Uno de los problemas más importantes al que se enfrentan tanto los parques nacionales como los aborígenes son las actividades mineras. Es alarmante que en Australia occidental el Gobierno haya autorizado recientemente la realización de actividades mineras en tres parques nacionales. La población aborigen tiene importantes intereses tanto a nivel de vivienda como cultural en dos de los mismos, a saber, el Parque Nacional del Río Rudall y el de los Montes Hamersley, mientras que el tercero, el Parque Nacional D'Entrecasteaux colinda con un importante sitio arqueológico aborigen situado en el Lago Jasper. Este sitio es único en el hemisferio sur, ya que su preservación se debe a haber quedado sumergido en ese lago hace unos 5.000 años. En estos tres casos no se han tenido en cuenta los intereses de los aborígenes en lo que concierne al manejo de los parques, los acuerdos de tenencia de tierras dentro de los mismos o la protección de sitios de importancia. Esa incapacidad para responder adecuadamente a los intereses de los aborígenes nos hace preguntarnos si el Gobierno está dispuesto a incluir dichos intereses en sus prioridades cuando se pronuncie sobre la futura orientación de los parques nacionales. El liderazgo eficaz del Commonwealth podría resultar necesario para prestar atención adecuada a las aspiraciones e intereses de los aborígenes en el manejo de los parques nacionales. En mi opinión, el Commonwealth debe rechazar las recomendaciones de la Comisión de Industria, en el sentido de que el "valor natural", o sea, el medio ambiente natural, debería dejar de ser uno de los criterios seguidos para clasificar áreas terrestres en el patrimonio nacional, así como para autorizar actividades mineras en los parques nacionales. En conclusión, me gustaría sugerir que el éxito del pueblo aborigen en el a menudo duro y cambiante medio ambiente australiano se debe, en parte, a que de generación en generación han vivido con la tierra y compartido un conocimiento detallado de los sistemas naturales. A esto se añaden unas creencias espirituales, según las cuales la gente está inexorablemente ligada a los paisajes que habita y preocuparse en cuidarlos. Los gobiernos y la industria deberían prestar atención a esta antigua sabiduría de conservación en vez de considerar la rentabilidad como el determinante principal del uso de la tierra. Si ocurriese así podríamos asegurar un medio ambiente sostenible, como el logrado por mi pueblo durante muchos miles de años en Australia.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

La UICN y los pueblos indígenas: una nueva asociación Por la Sra. Mary Simon, Presidente de la Confederación Circumpolar Inuit En los últimos años, los pueblos indígenas de la Tierra han prestado gran interés a las actividades de organizaciones mundiales tales como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Poblaciones Indígenas, la Oficina Internacional del Trabajo, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas y la Comisión Ballenera Internacional. En la última Asamblea General de la UICN (Costa Rica, febrero de 1988), se pidió al Director General que diese alta prioridad a la colaboración con las organizaciones no gubernamentales (ONG) miembros de la UICN y otras ONG, en sus esfuerzos por fomentar el apoyo del público e influir en los gobiernos y los órganos internacionales, con miras a aplicar el Programa de la UICN y lograr los objetivos de la Estrategia Mundial para la Conservación. Además, la Asamblea General pidió al Director General que promoviera relaciones de cooperación más estrechas con las organizaciones no gubernamentales de los pueblos indígenas que posean conocimientos tradicionales sobre el manejo de los recursos renovables. Los pueblos indígenas están plenamente de acuerdo con los tres objetivos de conservación básicos que intenta alcanzar la Unión y que son los siguientes: (a) asegurar la conservación de los recursos naturales renovables de la Tierra, en particular su diversidad biológica como base esencial para la naturaleza humana; (b) garantizar que esos recursos naturales se fomenten y utilicen de forma inteligente y sostenible; (c) orientar a las comunidades humanas hacia modos de vida que sean tanto de buena calidad como de permanente armonía con la naturaleza. En muchos casos los pueblos indígenas han pedido a las organizaciones internacionales que reconozcan y aprovechen sus extensos conocimientos tradicionales, basados en la relación especial que mantienen con el medio ambiente y los recursos vivos, para fomentar la conservación y el uso Anexo 24

prudente de la naturaleza y de los recursos naturales. Nos es grato mencionar que la Comisión de Derecho Ambiental ha adoptado ya algunas decisiones que subrayan la importancia de los derechos de los pueblos indígenas. En tanto que pueblos indígenas podemos aportar una contribución única al mundo realizando los objetivos y metas de la UICN, ya que, en última instancia, hay más de 200 millones de indígenas en el mundo. En su informe "Nuestro Futuro Común" la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo se plantea la importancia de proteger a los grupos vulnerables. El informe subraya el hecho de que esas comunidades son depositarías de una vasta acumulación de conocimientos y experiencia tradicionales que vinculan a la humanidad con sus orígenes ancestrales. Asimismo, el punto de partida para lograr una política más humana y justa en favor de dichos grupos consiste en reconocer y proteger sus derechos tradicionales respecto de la tierra y otros recursos que son el fundamento esencial de su modo de vida—derechos que ellos pueden definir en términos que no encajan en los sistemas jurídicos normales. En este reconocimiento debe otorgarse también a las comunidades locales un papel más importante en la toma de decisiones sobre el uso de los recursos en sus regiones. De ahí que una consideración más cuidadosa y abierta de sus intereses sea la piedra de toque de una política que intente lograr un desarrollo sostenible. A fin de asegurar que se cumplen esos objetivos, los pueblos indígenas desearían presentar y someter a la atención de esta Asamblea General una serie de iniciativas concretas que reflejan la nueva asociación entre la UICN y los pueblos indígenas. Proponemos que, entre otros objetivos, la UICN debería: 1. Fomentar la plena participación de los pueblos indígenas en las actividades de la UICN. 2. Garantizar que los conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas sean plenamente integrados en diversas políticas e iniciativas ambientales de la UICN. 3. Elaborar proyectos y adoptar posiciones acerca de los derechos ambientales de los pueblos indígenas, de conformidad con los definidos en la Carta Mundial de la Naturaleza.

Función de defensa de la UICN No hay duda de que una organización internacional tan importante como la UICN debería desempeñar un papel primordial en la tarea de apoyar a los grupos indígenas. A continuación 211

citamos varias actividades que podría emprender la UICN: 1. Recomendar encarecidamente a todos los gobiernos nacionales y regionales que tengan plenamente en cuenta las opiniones y aspiraciones de los pueblos indígenas en relación con los proyectos de desarrollo. 2. Informar a la comunidad internacional de las preocupaciones ambientales de los pueblos indígenas. 3. Apoyar a la población indígena en situaciones en que la no indígena compite con ella por los recursos naturales.

Asistencia científica, técnica y financiera Como se señaló en "Cuidado del planeta", debería intercambiarse asesoramiento y asistencia técnica entre todos los interlocutores. Dicha cooperación puede crearse sobre la base de las organizaciones no gubernamentales que colaboran con los pueblos indígenas. En ese documento el cuarto de los ocho principios sobre sustentabilidad es el de tender a una distribución equitativa de los beneficios y costes del uso de los recursos y del manejo del medio ambiente. En este contexto, la consecución de la equidad entraña la ampliación de oportunidades para los menos favorecidos. Para lograrlo, la UICN debería: 1. Crear un grupo de estudio intercomisiones que se ocupe de cuestiones especialmente significativas para los pueblos indígenas. 2. Proporcionar y asignar fondos para ayudar a grupos indígenas. 3. Prestar asistencia científica y técnica a dichos grupos. Para terminar, quisiera señalar a esta Asamblea General la gran importancia que concedemos a nuestro régimen actual, consistente en contar con un Consejo de Pueblos Indígenas miembro de la UICN, y creemos que esto debería continuar y que continuará. Me gustaría asimismo reiterar la importancia de los objetivos que hemos propuesto a la UICN en relación con esta nueva asociación entre la Unión y los pueblos indígenas, así como de las sugerencias concretas y prácticas que se han formulado para lograr la aplicación de dichos objetivos. A efectos de seguimiento, los pueblos indígenas han sometido una resolución sobre el particular a la presente Asamblea General.

212

Territorios y autodeterminación de las poblaciones indígenas: Pilares de la defensa de la biodiversidad de la Amazonia para la humanidad Wilfredo Aragón Aranda, Vicepresidente de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) Les transmito el saludo de más de un millón de ciudadanos, que habitamos unos seis millones de kilómetros cuadrados de la Amazonia, distribuidos en 300 comunidades indígenas. Estas comunidades se organizaron originalmente en federaciones regionales, tras lo cual fueron unificadas a nivel nacional en la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonia Ecuatoriana (CONFENIAE), la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB), la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y la Unión de Naciones Indígenas del Brasil (UNÍ), y finalmente, articuladas en la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA). La COICA es el fruto de los esfuerzos desplegados durante 25 años por las muy diferentes poblaciones indígenas de la cuenca amazónica para organizarse con el fin de defender sus territorios, identidad y modo de vida. La COICA está presente en este importante evento de la UICN, para contribuir al éxito de sus objetivos y conclusiones, que habrán de propiciar la defensa de una mejor calidad de vida y el restablecimiento de un equilibrio armonioso con la biodiversidad ecológica. Desde hace milenios y no sólo durante la existencia de la UICN los pueblos indígenas amazónicos hemos venido practicando un modo de vida que utiliza de manera tan sabia e integral el bosque amazónico que éste se ha conservado en toda su biodiversidad. En la actualidad nos encontramos luchando y trabajando en condiciones adversas por frenar las políticas de ocupación y explotación antiecológicas y de injusticia social que se imponen en la Amazonia. Más aún, estamos realizando importantes actividades de revalorización y promoción de tecnologías indígenas, que se han actualizado con miras a un auténtico desarrollo sostenible en la Amazonia. Sin embargo, pese a nuestro papel de vanguardia, asistimos a la presente Asamblea General de la UICN en calidad de "observadores". Dicha incoherencia debe rectificarse y por ello proponemos que se considere a la COICA como participante oficial en estas reuniones.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

En las últimas cuatro décadas, dos factores han terminado con el aislamiento de los pueblos indígenas de la cuenca amazónica. En primer lugar, la expansión de la agricultura en las regiones adyacentes ha desarraigado a cientos de miles de colonos indígenas y no indígenas, los cuales han emigrado a las regiones de las fronteras amazónicas en busca de tierras, oro o trabajo. En segundo lugar, los centros industriales desarrollados del hemisferio norte han colaborado con los Estados latinoamericanos para someter la cuenca amazónica al control directo de los aparatos estatales y explotar sus recursos. En términos generales, nuestras organizaciones comparten principios fundamentales y son representativas, en el sentido en que se constituyen a partir de las comunidades locales, las cuales eligen a sus dirigentes para representarlas en las federaciones regionales o étnicas y en las confederaciones nacionales. Asimismo, luchan por la autonomía y hacen grandes esfuerzos para representar los intereses de las instituciones locales, en lugar de seguir las consignas de los partidos políticos, los misioneros, las comunidades locales del Estado y otros grupos, que utilizarían estas organizaciones en beneficio propio. Comparten una plataforma común, que incluye la defensa y el cuidado de sus territorios, su modo de vida y su derecho a un desarrollo autónomo, entre otras cosas, en la esfera de la salud y la educación. Entre nuestras aldeas, nuestros territorios y la Amazonia existe un vínculo indisoluble. La destrucción de cualquiera de esas partes afecta también a las demás. Para nosotros, no sólo se trata de conservar y conservarnos, así como de proteger y protegernos, sino también del hecho de que la destrucción del bosque amazónico afecta a todos nuestros países y a la humanidad, porque es el más importante captador de dióxido de carbono y productor de oxígeno que existe en el mundo. Esa destrucción incide negativamente en su función de regulador y estabilizador de la atmósfera y el clima y, en consecuencia, en la vida sobre el planeta. Nosotros hemos vivido y usado el bosque sin dañarlo. Lo hemos manejado de un modo total e integral, y hemos sido sus defensores durante siglos. A medida que se nos ha ido debilitando como pueblos, la Amazonia se ha visto cada vez menos protegida. No obstante, hemos vuelto a cobrar ímpetu a través de nuestras organizaciones y a ser los principales protagonistas de la defensa y custodia de nuestro medio ambiente amazónico. Estamos en una encrucijada histórica y decisiva, ya que nuestros pueblos y el bosque desaparecerán o sobrevivirán como un todo indisoluble. Para nosotros el bosque no es un proyecto especial o una fuente ambiental más, sino la vida misma y, puesto que es el único lugar donde podemos vivir, Anexo 24

emigrar equivale a morir como pueblo. La Amazonia es también la única herencia que podemos dejar a nuestros hijos. Espero que lo que se ha dicho los haga conscientes a ustedes de nuestra enérgica decisión de proteger el bosque amazónico: camino irrenunciable sin dudas ni retroceso posibles. Quisiera terminar con una reflexión, un llamamiento final y un planteamiento concreto para la acción. 1. No proponemos solamente una tecnología, sino una forma de vida ecológica. No proponemos un plan, un proyecto, un manual o ideas para un futuro sostenible, en busca de apoyo político y recursos financieros. Somos más de un millón de ciudadanos y centenares de pueblos y organizaciones que no tenemos otra alternativa ni destino en la Tierra que los de convivir con la Amazonia, manejándola integralmente en aras del desarrollo sostenible de las generaciones futuras. 2. Presentamos ante ustedes no sólo 500 años de resistencia y defensa del pulmón amazónico de la humanidad, sino también una propuesta de alianza auténtica y eficaz, con miras a garantizar un futuro duradero y sostenible para todos. Conocemos el valor de trabajar en pro de objetivos comunes, mancomunando energías y esfuerzos, en lugar de dispersarlos. Por todo lo expuesto: • solicitamos la integración de la COICA en la UICN para reforzar nuestras actividades comunes. • invitamos a la Asamblea a respaldar las propuestas indígenas que hemos presentado con el nombre de Base para una alianza indígena y ambientalista; •

invitamos a la Asamblea a dar apoyo a los objetivos de una Amazonia para la humanidad

expresados en la Declaración de Iquitos; • invitamos a la Asamblea a promover la convergencia de esfuerzos entre la UICN y el Comité Coordinador de la COICA y los Ambientalistas y Conservacionistas, en base a la Declaración de Iquitos y a la alianza entre la COICA y las ciudades europeas. Como hombres que decimos lo que pensamos y hacemos lo que decimos, esperamos que la solidaridad que anima la presente Asamblea permita dar un paso decisivo e histórico en beneficio de nuestros pueblos, la Amazonia y la biodiversidad del planeta. 213

Anexo 25 Alocuciones pronunciadas en la sesión referente a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo

Discurso del Sr. Embajador Tommy T.B. Koh, Presidente del Comité Preparatorio de la CNUMAD Es para mi un placer y un privilegio aprovechar la presente oportunidad para tomar la palabra ante la Asamblea General de la Unión Mundial para la Naturaleza. La Unión es una organización de carácter único, porque asocia en pie de igualdad a Estados, organismos gubernamentales y organizaciones no gubernamentales para fomentar la causa de la conservación. Me permito señalar que la Unión cuenta actualmente con 55 Estados, 95 organismos gubernamentales (más de la mitad de los cuales pertenecen a países en desarrollo) y más de 400 organizaciones no gubernamentales, incluidas instituciones tan conocidas como el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Sierra Club. En total, 106 países figuran entre los miembros de la UICN. Hay que señalar también el hecho de que ustedes no sólo analizan problemas y preparan estrategias para resolverlos, sino que también materializan realmente sus ideas en acciones prácticas en el terreno, especialmente en los países en desarrollo. Desearía exhortarlos a aceptar nuevos miembros del tercer mundo y a desplegar mayores esfuerzos con miras a ayudar a los países en desarrollo a aprobar y a aplicar programas nacionales para la protección y el uso sostenible de sus recursos naturales.

Estocolmo y Río El Dr. Martin Holdgate, Director General, me ha pedido que reseñe brevemente la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, que se celebrará en 1992, así como los progresos logrados por el Comité Preparatorio. La primera conferencia mundial sobre el medio 214

ambiente tuvo lugar en Estocolmo en 1972. Veinte años después de esa fecha los países de todo el mundo se reunirán en Río de Janeiro, Brasil. Existe una importante diferencia entre la conferencia de 1972 y la de 1992, ya que mientras que la primera abordaba, como único tema, la protección del medio ambiente, la segunda se concentrará en dos cuestiones, a saber, el medio ambiente y el desarrollo. Al convocar la conferencia de 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas nos ha pedido que atribuyamos la misma atención a las aspiraciones de progreso económico y de mayor bienestar de la humanidad, por una parte, y al imperativo de protección y preservación de nuestro medio ambiente, por otra.

Contaminación y prosperidad Muchos asiáticos consideran que existe una contradicción entre estos dos objetivos afines. A la luz de la situación en la República de Corea, Taiwan y Hong Kong, consideran que en un país en desarrollo resulta imposible conseguir un rápido progreso económico y mantener al mismo tiempo estrictas normas ambientales para proteger sus tierras, aguas y aire, así como otros recursos naturales. Estiman que la contaminación es el precio que hay que pagar por la prosperidad y que sólo después de que un país haya realizado su despegue económico, éste podrá tomar medidas correctivas para subsanar los daños ocasionados a su medio ambiente. Personalmente no acepto esa opinión y señalo su atención a este respecto la experiencia de Singapur, país en que en los últimos 25 años no ha habido contradicción esencial entre el medio ambiente y el desarrollo. Los logros alcanzados por Singapur en el último cuarto de siglo indican que es posible que un país en desarrollo establezca un equilibrio entre sus aspiraciones de progreso económico y la salud de

su medio ambiente. Huelga decir que ello entrañará ciertos compromisos y que la elección entre las diferentes opciones planteadas será difícil. No obstante, si se compara la situación de Singapur con la de otros países de Asia oriental y sudoriental, es razonable pensar que resulta posible aplicar una política inteligente de desarrollo ambiental. Asimismo, es interesante comparar el caso del Japón con lo que está ocurriendo en la Unión Soviética y Europa oriental. En efecto, mientras que los espectaculares logros económicos del Japón han coincidido con los avances realizados en ese país para proteger el medio ambiente, en la Unión Soviética y Europa oriental se ha producido un fenómeno de estancamiento económico, que ha venido acompañado por una catástrofe ambiental. Dicho contraste parece sustanciar la tesis más importante del informe de la Comisión Brundtland, esto es, que existe una correlación positiva entre el desarrollo y el medio ambiente y de que la falta de desarrollo sostenible pone en peligro el mismo proceso de desarrollo.

organizaciones no gubernamentales en el proceso preparatorio.

Expectativas de Maurice Strong para 1992 En la reunión de Nairobi, nuestro Secretario General expuso sus ideas acerca de lo que el Comité Preparatorio debería procurar hacer para la Conferencia de 1992. En primer lugar, sugirió que la Conferencia debería abrir varias convenciones para su firma, por ejemplo, sobre cambio climático, diversidad biológica y, posiblemente, bosques. En segundo lugar, la Conferencia tendría que aprobar sea una Carta de la Tierra o una Declaración sobre la Tierra. En tercer lugar, la Conferencia tendría que aprobar un programa de trabajo, que Maurice Strong, ha bautizado con el nombre de "Orden del día 21", en el cual el número "21" remite al siglo XXI. Tratándose de la forma de aplicar ese orden del día, Maurice Strong ha sugerido que el Comité Preparatorio se concentre en tres esferas: recursos financieros, transferencia de tecnología e instituciones.

Comité Preparatorio de la CNUMAD Paso ahora a referirme a los trabajos del Comité Preparatorio de la Conferencia de 1992. El Comité, que es un órgano importante, está integrado por todos los Estados miembros de las Naciones Unidas y por algunos que no lo son. El Comité cuenta con dos grupos de trabajo. El primero de ellos, presidido por el Sr. Bo Kjellen, Embajador de Suecia, se encarga de la protección de la atmósfera y de los recursos terrestres, la conservación de la diversidad biológica y el manejo ambientalmente racional de la biotecnología. El segundo grupo de trabajo, cuyo presidente es el Sr. Bukar Shaib, Ministro del Gobierno de Nigeria, aborda la protección de los océanos y los mares, la protección de los recursos de agua dulce, la gestión racional desde un punto de vista ambiental de los desechos y los productos químicos tóxicos, y la prevención del tráfico internacional ilegal de productos y desechos tóxicos y peligrosos. Asimismo, se constituirá un tercer grupo de trabajo sobre legislación e instituciones, pese a que no se ha llegado aún a ningún acuerdo sobre el contenido exacto de su mandato y la fecha de su establecimiento. El Comité Preparatorio ha celebrado dos reuniones, la primera de ellas, en marzo de 1990, en Nueva York, de carácter organizativo, mientras que la segunda, tuvo lugar en Nairobi, en agosto de 1990. En esa ciudad el Comité y sus dos grupos de trabajo iniciaron el examen de su orden del día y aprobaron un programa de trabajo preliminar. El Comité aprobó igualmente una decisión de amplio contenido acerca de la participación de las Anexo 25

Contribuciones de la UICN Cabe preguntarse cómo puede contribuir la Unión Mundial para la Naturaleza a los trabajos del Comité Preparatorio. Ante todo desearía indicar que el Comité ha reconocido la importante contribución realizada por la UICN en lo que respecta a la conservación de la diversidad biológica y al manejo ambientalmente racional de la biotecnología. Desearía instar a la UICN a seguir prestando asistencia al proceso de negociación en lo que atañe a esas dos cuestiones interrelacionadas, así como a procurar concluir antes de junio de 1992 las negociaciones encaminadas a la aprobación de un nuevo instrumento jurídico internacional sobre la diversidad biológica. Por otra parte, querría exhortar a la UICN como organización no gubernamental a que contribuya a nuestro proceso preparatorio, de conformidad con la decisión que adoptó en Nairobi él Comité Preparatorio sobre el particular. Existen ya estrechos vínculos entre la UICN y el Comité Preparatorio de la CNUMAD, como demuestra el hecho de que su Presidente entrante, Sir Shridath Ramphal, sea nuestro asesor especial, y que la UICN se encuentre contribuyendo de manera significativa a los trabajos especializados de la Secretaría de la CNUMAD en lo que concierne a una amplia gama de cuestiones. En conclusión, expreso mi deseo de colaborar estrechamente con ustedes en el marco de la preparación de la Conferencia que se celebrará en Río de Janeiro en 1992. 215

Discurso del señor A.S. Blunn, Secretario de Artes, Deportes, Medio Ambiente, Turismo y Territorios del Gobierno de Australia La CNUMAD reviste importancia, aunque sólo sea porque constituye la primera conferencia mundial que se celebra en torno a la cuestión del medio ambiente y el desarrollo, considerada en su conjunto. En los veinte años transcurridos desde la Conferencia de Estocolmo, se ha modificado radicalmente el objeto y el alcance de las preocupaciones ambientales en el plano moral, científico, político y económico. La Conferencia brinda la oportunidad de examinar y reequilibrar antiguos y nuevos intereses, incluidos los de las naciones y regiones que hace veinte años no participaban en este campo. Especial relevancia revisten para Australia los intereses de la región de Asia y el Pacífico y, en particular, el hecho de que se reconozca a los pequeños estados insulares del Pacífico. En cuanto a resultados concretos, Australia está particularmente interesada en que la Conferencia elabore convenciones eficaces sobre el cambio climático y la biodiversidad. Por otra parte, apoyamos el principio constituido por una carta de derechos ambientales y un enfoque internacional más cabal con respecto al mar, la contaminación atmosférica y la degradación de tierras. Sin embargo, la prueba de toque de la CNUMAD, no será el establecimiento de convenios concretos, por muy importantes que éstos sean, sino la creación de un contexto internacional adecuado y un orden del día de desarrollo para los próximos veinte años. El "Orden del día 21" no debe basarse únicamente en la identificación de cuestiones, ya que debe ser un documento que sirva de inspiración para lograr un desarrollo ambientalmente racional y sostenible a escala mundial, así como para garantizar el establecimiento de los mecanismos que requiere la consecusión de tales objetivos. Ese orden del día debe permitir analizar las causas que subyacen en los problemas ambientales, incluidos los obstáculos representados por el crecimiento demográfico, la pobreza, la urbanización y las pautas de consumo poco equilibradas. Es probable que tanto el estado del medio ambiente, como averiguar quién o qué ha ocasionado un problema ambiental o incluso nuestra actuación para rectificarlo, no sean las cuestiones más difíciles que habremos de abordar,

216

aunque revistan importancia. A mi juicio, la principal dificultad estribará en determinar si las naciones del mundo desean hacer los cambios necesarios y mobilizar los recursos requeridos. Importa que la Conferencia no se convierta en un campo de batalla en el cual los diferentes problemas, la ciencia y los principios queden eclipsados por la lucha entre las distintas regiones y facciones o por la propuesta de una serie de soluciones económicas para salir del paso. Resulta desalentador que en las primeras reuniones del Comité Preparatorio se haya trazado una línea divisoria entre los intereses de los países en desarrollo y de los desarrollados, tal como esos intereses se interpretan. De continuar dicha tendencia, no podrá sacarse el máximo provecho de la Conferencia y ello prestará un flaco servicio al medio ambiente mundial. Para aprovechar al máximo las posibilidades de la Conferencia, tendremos que reexaminar muchos de los preceptos aceptados y de los presupuestos que subyacen en el presente orden mundial. Actualmente el medio ambiente y la sustentabilidad ocupan sin duda alguna un lugar destacado entre las principales cuestiones internacionales que se han inscrito en el orden del día de las Naciones Unidas. Sin embargo, sería una actitud autocomplaciente pensar que los presentes acuerdos institucionales, así como las relaciones y el carácter relativo de los recursos del actual sistema de las Naciones Unidas resultarán apropiados a nivel internacional para el medio ambiente después de 1992. En una alocución pronunciada recientemente ante la Asamblea General, el Embajador de Australia ante las Naciones Unidas expresó la opinión de que habría que someter a un análisis estricto las prácticas institucionalizadas y las estructuras del sistema, ya que algunas de ellas no parecen adecuadas para el decenio de 1990. En su discurso inaugural en la presente Asamblea de la UICN, el Profesor Slatyer sugirió que, por lo que se refiere a las cuestiones ambientales, el sistema de las Naciones Unidas adolece de ciertas deficiencias cruciales. Australia no ha adoptado posición alguna en cuanto a los resultados internacionales y en general apoya ampliamente las actividades realizadas por las organizaciones de las Naciones Unidas, especialmente el PNUMA y el PNUD. En efecto, en la mayoría de los ejemplos que el Profesor Slatyer citó como éxitos ambientales el PNUMA ha aportado una valiosísima contribución. No obstante, estimamos que la CNUMAD debería considerar todo el sistema de las Naciones Unidas, desde la Asamblea General, foro en el que las cuestiones ambientales sólo se examinan cada dos

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

años, a los planos regional y subregional, para garantizar que el sistema de las Naciones Unidas responda de la mejor manera posible a las necesidades del medio ambiente. Ante todo, es preciso descubrir la forma de llevar a cabo un debate racional y constructivo sobre los diferentes problemas y de progresar rápidamente en esferas que recaban el acuerdo de todos los interesados, sin dejar por ello de trabajar para resolver auténticas diferencias. Cuestiones tales como la transferencia de tecnología resultan problemáticas, pero no dejarán de plantearse o serán más fáciles de resolver con el tiempo. Sin embargo, deben solucionarse. A nivel regional habrá que hacer mucho más. Por ejemplo, Australia, Indonesia y Papúa Nueva Guinea comparten responsabilidades en lo que respecta a una de las zonas de mayor diversidad del mundo. Hay posibilidades para realizar un número mucho mayor de esfuerzos conjuntos, con el fin de maximizar la eficacia de las medidas nacionales para proteger los recursos naturales y compartir información y conocimientos técnicos en materia de recursos sostenibles. En Australia se han adoptado ciertas medidas prometedoras en ese sentido. Entre ellas figura el establecimiento de mecanismos oficiales para examinar de qué manera puede lograrse el desarrollo sostenible desde el punto de vista ecológico. Se han creado también mecanismos para hacer participar a las principales organizaciones no gubernamentales (ONG). Por ejemplo las ONG ambientales colaboran estrechamente con el Ministro Federal en base a los procedimientos existentes, que incluyen reuniones con los órganos rectores de las principales organizaciones de conservación. Esos mecanismos, junto con las consultas que el Ministro mantiene periódicamente con la industria y otros sectores, se incorporarán al proceso preparatorio de la CNUMAD que ha emprendido Australia. Además, el Embajador para el Medio Ambiente de Australia, Excelentísimo Señor Ninian Stephen, convocará reuniones periódicas en las que participarán, entre otros, organizaciones comunitarias de carácter más amplio, empresas, ONG ambientales y grupos aborígenes y juveniles, con el fin de definir el proceso consultivo oficial de Australia sobre la CNUMAD. Nosotros utilizaremos este foro para consultar a organizaciones comunitarias acerca de la preparación del informe nacional de Australia para la CNUMAD.

Anexo 25

Discurso del Sr. Morifing Koné, Ministro de Medio Ambiente y Ganadería de Malí Señor Presidente, me agradaría aprovechar la siguiente oportunidad para transmitirle mis cordiales felicitaciones con ocasión de su muy merecida elección para ocupar la Presidencia de nuestra Organización. Al mismo tiempo desearía expresar nuestra profunda gratitud a su distinguido predecesor, el Dr. Monkombu Swaminathan, que durante los dos períodos en que desempeñó ese cargo dirigió nuestros trabajos con gran tacto. Por otra parte, querría felicitar sinceramente a todas las personas que han sido elegidas o designadas para presidir los destinos de nuestra Organización durante los tres próximos años, personas a las cuales deseo todo tipo de éxito en su labor, y agradecer especialmente al Dr. Martin Holdgate las buenas relaciones que ha mantenido la UICN con mi país, Malí. Nuestra participación en esta importante reunión de la Asamblea General de la UICN es primeramente y ante todo una consecuencia de nuestro compromiso para con la conservación de la naturaleza y el infatigable apoyo que hemos prestado a la Unión para lograr los nobles objetivos que persigue. No podemos por menos que adoptar dicha actitud, ya que hemos adquirido una larga experiencia en el Sahel, región donde la conservación es una etapa insoslayable en el camino hacia el desarrollo. Nuestra Unión ha logrado un éxito más en esta XVIII Sesión de la Asamblea General. La organización de la presente reunión, la participación en ella y sus debates, y las recomendaciones que habremos de aprobar, se adecúan a la importancia del tema "La conservación en un mundo que cambia". Tengo la esperanza de que todos los miembros de la UICN se comprometan decididamente a aplicar las diferentes recomendaciones y resoluciones. En nuestros debates no hemos planteado la necesidad de examinar detenidamente la cuestión de la conservación y el desarrollo sostenible, dado que ambos conceptos son la cara y la cruz de la misma moneda. El carácter específico de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) deriva de la estructura estatutaria de su composición y de su interés esencial en la conservación de los recursos naturales. Para muchos países, en especial las naciones en desarrollo, la explotación de los recursos naturales sigue siendo el fundamento del desarrollo. Esto exige que el conflicto entre la conservación y los recursos naturales se transforme

217

en una relación de complementariedad. No puede haber conservación sin desarrollo, del mismo modo que resulta inconcebible el desarrollo sostenible sin conservación. Me es grato señalar que el presente debate sobre desarrollo sostenible avanza satisfactoriamente y que es un adecuado preludio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que se celebrará en Brasil en 1992. Esta será la segunda conferencia de tal tipo, después de la que tuvo lugar en Estocolmo en 1972. Actualmente es un principio aceptado que un medio ambiente sano resulta esencial para el crecimiento económico sostenible, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Huelga decir que la "Estrategia Mundial para la Conservación", en cuya reformulación participa activamente la UICN, será una importante contribución a la reunión de Brasil de 1992. No me cabe la menor duda de que, como en el pasado, nuestra Organización desempeñará un papel clave para garantizar que esta reunión mundial tenga el éxito que los pueblos del mundo tienen derecho a esperar. Mucho estará en juego durante el siglo XXI para la humanidad presente y futura. De ahí la necesidad de prepararnos durante los próximos diez años. Todos debemos participar en el debate para hacerlo más productivo. Por lo que hace a Africa, se han emprendido muchas iniciativas en el plano nacional y regional con el fin de establecer un equilibrio entre un desarrollo retardado y la conservación de unos recursos que están experimentando un rápido deterioro. Este es sin duda un gran desafío y para nosotros será difícil responder a él si no contamos con la cooperación de la comunidad internacional. Durante su mandato como Presidente en funciones de la OUA, el Presidente de la República de Malí inició una discusión sobre deuda y desarrollo por una parte, y medio ambiente y desarrollo, por otra. Esa iniciativa llevó a adoptar la decisión de convocar una conferencia africana sobre medio ambiente y desarrollo sostenible en Bamako, de conformidad con la resolución que aprobó al efecto la OUA en 1989. Esa conferencia debió celebrarse en junio de 1990. Por diversos motivos que tienen que ver con la secretaría de la OUA, la conferencia no pudo llevarse a cabo en la fecha prevista y se fijó una nueva fecha para su celebración (14-17 de diciembre de 1990). Pese a los persistentes intentos de ciertos grupos, que desean vaciar de contenido a la Conferencia de Bamako y limitarla únicamente a un debate sobre el tema de la transferencia transfronteriza de desechos tóxicos, se ha

218

mantenido la decisión adoptada por la OUA en lo que concierne al orden del día de esa reunión. La Conferencia de Bamako responde estrictamente a las preocupaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que tendrá lugar en Brasil en 1992 y constituirá una oportunidad de talla para que los Estados africanos formulen una plataforma común con miras a su participación en ese debate mundial. En Bamako tendremos que: • esbozar la respuesta africana al informe de la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, como preparación para la Conferencia de Brasil; • fortalecer los compromisos recíprocos adoptados por los Estados africanos en relación a los principales problemas comunes, los recursos hídricos y energéticos compartidos, y la coordinación y la coherencia entre los programas de los países vecinos; • prohibir la importación a Africa de desechos peligrosos en todas sus formas y controlar de los movimientos transfronterizos en el contexto del vertido de desechos peligrosos producidos en Africa. Espero muy sinceramente que la participación de la OUA y de todos los países en desarrollo en Brasil en 1992 será crucial, a fin de que la comunidad internacional pueda compartir con nosotros nuestras principales preocupaciones. En conclusión, Señor Presidente, desearía que todos los miembros de la Unión Mundial para la Naturaleza adoptasen una actitud resuelta para lograr un futuro mejor.

Discurso del Sr. Celso Schenkel, Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA) Es con gran placer que tomo la palabra en este foro en nombre del Gobierno de Brasil, país que las Naciones Unidas han escogido para hospedar la Conferencia sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. El medio ambiente y el desarrollo son un tema esencial para Brasil, que refleja la creciente preocupación por el medio ambiente en todo el mundo. El pueblo brasileño observa muy complacido el hecho de que este esfuerzo internacional se basa en

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

el deseo de armonizar el interés por conservar el medio ambiente natural y la noción igualmente importante de desarrollo económico. Por ejemplo, la conservación de la Amazonia y de sus recursos naturales, que será sin duda alguna unos de los principales temas de debate en lo que respecta al medio ambiente, está estrechamente relacionada con el proceso de desarrollo sostenible en otras regiones del país y el continente. Por esa razón no tiene objeto hablar del primero de estos asuntos sin considerar el segundo. Espero que en la Conferencia de las Naciones Unidas se llegue a la conclusión de que, si bien no puede resolverse definitivamente una cuestión esencialmente dinámica, es posible al menos indicar una serie de medios aceptables para armonizar el bienestar de la población y la conservación de la naturaleza. El Gobierno de Brasil observa con satisfacción el creciente interés que despiertan tales cuestiones entre las organizaciones no gubernamentales y el hecho de que se encuentren colaborando al respecto con los órganos oficiales. Teniendo esto presente, me complazco en anunciar que el Gobierno de Brasil ha decidido convertirse en miembro de la UICN en 1991. Este es un ejemplo más de las numerosas actividades realizadas por Brasil y los brasileños para solucionar los problemas que se suscitan cuando se intenta conservar el medio natural sin inhibir el desarrollo, aspiración legítima de todos los países y pueblos. En conclusión, desearía dar las gracias a la comunidad internacional por haber demostrado su confianza en el Brasil y los brasileños, al escoger a nuestro país como lugar de celebración de la conferencia de 1992. No me cabe la menor duda de que nos dará a todos la oportunidad de aprender y enseñar algo. Muchas gracias.

Discurso de la Sra. Yolanda Kakabadse, Oficial de Enlace con las ONG, Secretaría de la CNUMAD Participación de las ONG en la preparación de la CNUMAD Las Naciones Unidas, el Comité Preparatorio de la CNUMAD y la Secretaría de la CNUMAD desearían destacar una vez más la importancia de la participación de la comunidad no gubernamental en la preparación de la Conferencia. Anexo 25

Se han creado varios grupos de trabajo en la Secretaría para abordar asuntos tales como suelos y agricultura, océanos, atmósfera, biodiversidad, biotecnología, productos químicos tóxicos, desechos peligrosos, y educación ambiental. Agradeceríamos el apoyo de ustedes para abordar éstos y otros temas de interés común. El sector no gubernamental se caracteriza por su gran creatividad y el considerable número de debates que realiza, lo cual debe tenerse en cuenta tanto en el mundo desarrollado como en el no desarrollado. Asimismo, es importante que las diferentes comunidades de organizaciones no gubernamentales encuentren los conductos por los cuales se puedan canalizar sus contribuciones y sus propuestas futuras en los planos nacional, internacional y regional. Esta es una oportunidad para comenzar a forjar la alianza mencionada en la Estrategia Mundial para la Conservación en el Decenio de 1990. Está ya en marcha la iniciativa representada por el Comité Internacional de Facilitación, que tiene su sede en Ginebra, Suiza. El propósito de dicho Comité es elevar el nivel del debate internacional sobre la Conferencia para que éste no quede en la acostumbrada búsqueda del interés sectorial y nacional. Para ello, se prevén tres tipos de posibilidades de acción: 1) permitir que los sectores independientes contribuyan intelectualmente y participen con sus representantes en las tres reuniones restantes del Comité Preparatorio y sus grupos de trabajo; 2) convocar una "cumbre" de sectores independientes para reflexionar conjuntamente sobre las similitudes y diferencias de sus propuestas encaminadas a elaborar prioridades y planes de acción con destino a la CNUMAD; y 3) facilitar los preparativos para celebrar eventos paralelos a la CNUMAD en Brasil. La Secretaría de la CNUMAD aprovecha la presente oportunidad para instar a las ONG miembros que participan en la presente reunión a elaborar sus propias prioridades para el presente decenio, así como para lo que denominamos "Programa 21". Asimismo, exhortamos a los gobiernos a que permitan que este trabajo se realice de manera conjunta. No obstante, importa señalar que la Secretaría de la CNUMAD estaría dispuesta a examinar otras iniciativas. Maurice Strong, mis colegas de la Secretaría y una servidora, haremos todo lo posible por coordinar, alentar y facilitar el trabajo positivo que puedan emprender las ONG en relación con lo que, a nuestro juicio, será uno de los eventos más cruciales del presente decenio.

219

Anexo 26 Comentarios del Director General, Dr. M.W. Holdgate, sobre la contribución de la UICN a los trabajos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo

Resulta claro que la UICN, en su carácter de Unión Mundial para la Naturaleza a la cual se encuentran vinculados los sectores gubernamental y no gubernamental y en la que participan muchos miembros del "Norte" y el "Sur", puede aportar una contribución de gran valor a las labores de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Las alocuciones que acaban de formularse en la Asamblea General y las observaciones formuladas en los debates revelan claramente que los miembros de la Unión reconocen la importancia de la CNUMAD y desean participar en ella. En particular, quieren contribuir a garantizar que la Conferencia estudie las cuestiones ambientales de importancia capital para nuestros miembros con la urgencia del caso. Además de las contribuciones directas que en ese sentido harán muchos miembros, especialmente los Estados miembros, la Unión puede responder como institución, sobre todo, de tres formas. La primera de esas modalidades de respuesta está constituida por nuestra participación en el proceso preparatorio. Enviaremos una delegación, presidida por el Director General, para que participe en la reunión de marzo del Comité Preparatorio y confiamos en que el Presidente del Comité, cuya presencia en este foro apreciamos sinceramente, nos dé la palabra cuando así se requiera. Asimismo, mantendremos y desarrollaremos los estrechos nexos ya establecidos entre la Secretaría de la CNUMAD y la Secretaría de la UICN. Estos vínculos oficiosos abarcan los componentes de bosques tropicales, marino, humedales, biodiversidad, población y medio ambiente, y derecho ambiental de la Secretaría, y, en función de los recursos disponibles, celebraría que abarcaran también otros programas. Deseo destacar que, si bien esos vínculos hacen posible que los miembros de la Secretaría de la CNUMAD sean asesorados diariamente por expertos de la UICN, no entrañan la obligación de que el personal

220

de la Unión realice nuevas tareas específicas, para lo cual tendríamos que buscar la correspondiente financiación. La segunda forma de respuesta, es la utilización de los mecanismos de la Unión Mundial para la Naturaleza con el fin de realizar análisis que puedan comunicarse a la CNUMAD como aportaciones específicas. Algunos de esos análisis se encuentran ya muy avanzados. En la presente Asamblea General hemos examinado el borrador de "Cuidado del planeta", sucesor y complemento de la Estrategia Mundial para la Conservación. Es de esperar que cuando se termine dicho texto, pueda transmitirse realmente al Comité Preparatorio de la CNUMAD. El grado de influencia de ese documento dependerá de que se considere el producto de un proceso en el que han participado 65 Estados, 110 organismos gubermanentales y más de 500 ONG, y de que se reconozca que es un trabajo exigente y muy pertinente para el "Programa 21", que es el programa para el próximo siglo. Asimismo, espero que el IV Congreso Mundial de Parques Nacionales, que se celebrará en Venezuela en 1992, dé lugar a un importante plan de acción mundial para salvaguardar la diversidad biológica mediante la protección de los habitat situados en las áreas protegidas de las diferentes categorías. Ese plan, que habrá de formularse recurriendo al actual programa cooperativo de la Unión para la conservación de la biodiversidad, debería traducir en la práctica las medidas que habrá que adoptar para hacer de cualquier convención internacional sobre diversidad biológica que se establezca una realidad operativa. La Estrategia para la Conservación de la Antártida podría ser otra contribución, aunque pienso que todos los presentes en esta Asamblea General esperan que en 1992 la acción internacional desemboque en la preparación de un nuevo instrumento jurídico en lo que concierne a la conservación de la

Antártida. Además, las Comisiones y los talleres especiales aportarán otras contribuciones. Estimo que debemos hacer todo lo posible por asegurar que los talleres y conferencias que se organicen dentro del sistema de la UICN hasta 1992 se conciban de forma que contribuyan también al proceso presentado por la CNUMAD. La tercera forma en la que la Unión Mundial para la Naturaleza puede contribuir es mediante el intercambio de conocimientos entre sus miembros en las diferentes regiones del mundo, así como la generación de dichos conocimientos. La Conferencia de Bergen, convocada en mayo de 1990 por el Gobierno de Noruega y la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas, demostró la utilidad de organizar debates en que participen conjuntamente los sectores gubernamental y no gubernamentales y, caso de que la UICN pueda obtener los fondos necesarios, nos encontraremos en buenas condiciones para organizar otros foros

Anexo 26

regionales, especialmente en el mundo en desarrollo, lo cual podría representar una ampliación valiosa del proceso preparatorio de las Naciones Unidas. En consecuencia, me dirigiré a los organismos de financiación que puedan aportar fondos a dicho efecto e instaré a mis representantes regionales a conceder a este asunto la importancia que merece. Huelga decir que debemos establecer nexos recíprocos. Es probable que la próxima Asamblea General de la UICN se reúna en otoño de 1993, poco más de un año después de la celebración de la CNUMAD. En el orden del día de dicha Asamblea habrán de figurar los resultados de esta Conferencia de las Naciones Unidas y la forma en que tales resultados podrán aplicarse en el contexto específico de la Unión Mundial para la Conservación. En efecto, el tema de la Asamblea precitada muy bien podría ser la contribución de la Unión al "Programa 21".

221

Anexo 27 Menciones referentes a la concesión del título de Miembro Honorario de la Unión Mundial para la Naturaleza

Los Miembros Honorarios de la Unión Mundial para la Naturaleza son destacadas personalidades capaces de contribuir al complimiento de la misión de la Unión. Estas personas son designadas por el Consejo y elegidas por la Asamblea General.

Su Alteza Real la Princesa Chulabhorn La princesa Chulabhorn, que pertenece a la familia real tailandesa, es una Dra. en química de renombre que ha hecho notables aportaciones a la conservación del medio ambiente, gracias a sus trabajos científicos. Ha demostrado particular interés en los productos químicos perjudiciales para el medio ambiente y, entre otras tareas profesionales, ha presidido y asesorado un gran número de grupos de trabajo y comités sobre uso sostenible de los recursos naturales. La Princesa Chulabhorn preside la Fundación Chulabhorn así como la Fundación para la Promoción de la Conservación de la Naturaleza y la Protección del Medio Ambiente en Tailandia y ha representado en numerosas ocasiones a su país en distintos foros ambientales internacionales.

Wolfgang Burhenne Nacido en Alemania, el Dr. Wolfgang Burhenne comenzó su carrera profesional en 1948 desempeñando el cargo de Subjefe de Manejo de Vida Silvestre en el Ministerio de Alimentación, Agricultura y Silvicultura de Baviera. Ulteriormente fue asesor legislativo del parlamento bávaro, al tiempo que proseguía estudios especializados en la Academia de Ciencias Políticas de Munich. Organizó el Centro de Trabajo Interparlamentario, que preparó en 1953 la Declaración interparlamentaria sobre conservación y utilización de recursos naturales. Entre 1953 y 1972 dicho Centro inició, negoció y 222

redactó importantes leyes ambientales en relación con la polución de tierras, aguas y aire, así como con la contaminación sonora. El Dr. Burhenne fue cofundador de la Asociación Alemana de Protección de la Vida Silvestre y del Fondo Mundial para la Naturaleza de Alemania. Es miembro fudador de la Mesa Redonda Ambiental, en la cual participan organizaciones y representantes de la industria, los medios científicos, los sindicatos, el Estado y las ONG. Es miembro del Consejo Alemán de Derecho Ambiental y ha desempeñado el cargo de Presidente de la Comsión Federal Alemana sobre Contaminación Térmica. En el marco de su actuación internacional, hay que destacar que en 1950 fue el primer representante alemán ante la Asamblea General de la UICN y que ha participado desde entonces en las actividades de la Unión, ocupando distintos puestos. El último de ellos ha sido el de Presidente de la Comisión de Política, Derecho y Administración Ambientales, el cual ha venido desempeñando desde 1977 hasta la fecha. Ha sido el iniciador de prácticamente todas las iniciativas emprendidas por la UICN en el campo del derecho ambiental, incluida la Carta de la Naturaleza aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, así como la CITES y la Convención de Ramsar, y más recientemente el proyecto de Convención sobre Conservación de la Diversidad Biológica.

François Ramade Nacido en Francia, el profesor François Ramade es profesor de ecología en la Universidad de París Sur (Orsay). Desde 1973 ha dirigido también el laboratorio de ecología y zoología de dicha universidad. Sus principales esferas de investigación son el estudio de las consecuencias ecológicas de la contaminación de los ecosistemas acuáticos, especialmente por los plaguicidas, y la aplicación de las

leyes ecológicas fundamentales a la conservación de la naturaleza. Ha escrito, entre otros muchos trabajos, importantes obras científicas sobre ecología de los recursos naturales y ecotoxicología, así como dos manuales de ciencia ecológica. Es miembro de la Asociación Internacional de Ecología y la Fundación Europea para la Ciencia y preside a título honorífico la Federación Francesa de Sociedades para la Protección de la Naturaleza. El profesor Ramade ha estado asociado a las actividades de la UICN desde 1979 en calidad de miembro del Consejo y de la Mesa Directiva, y es miembro de la Comisión de Ecología, dentro de la cual ha presidido los Grupos de Estudio sobre Población y Recursos, Ecotoxicología y Conservación de los Ecosistemas Costeros y Marinos del Mediterráneo.

Thane Riney Nacido en los Estados Unidos de América, Thane Riney ha hecho una extraordinaria contribución a la ciencia de la conservación, sobre todo en el campo del uso sostenible de los suelos. Después de estudiar en la Universidad de California (Berkeley), pasó varios años en Nueva Zelanda consagrado a la investigación de la vida silvestre y los habitat. Fue uno de los primeros en señalar la importancia de la conservación de los ecosistemas y se le eligió especialmente para dirigir un equipo de becarios Fulbright en Zimbabwe durante el período comprendido entre 1958 y 1961, equipo que desplegó grandes esfuerzos para catalizar el programa de vida silvestre de ese país. Esa experiencia se aplicó a más de veinte países africanos bajo los auspicios de la UICN. Durante ese período y como Jefe de la Departamento de Bosques y Productos Forestales de la FAO el Sr. Riney catalizó en Africa un gran número de ambiciosas iniciativas o participó en ellas, incluidas dos escuelas de capacitación en vida silvestre africana y el Programa de Manejo de Vida Silvestre

Anexo 27

y Areas Protegidas de Botswana. Asimismo, el Sr. Riney ha trabajado en el Instituto Ambiental de la Universidad de Edimburgo y, durante un breve período, en el Servicio de Parques del Commonwealth de Australia. En la actualidad vive en la pequeña ciudad de Denmark, situada en Australia Occidental, donde sigue asesorando, sobre todo a grupos aborígenes, sobre prácticas de manejo racional de recursos. Además de ser un pensador creativo en el ámbito de la ciencia de la conservación, el Sr. Thane Riney tiene el extraordinario don de enseñar a gente que carece incluso de educación formal a darse cuenta por sí misma de las deficiencias de sus ecosistemas.

Mats Segnestam Nacional de Suecia, Mats Segnestam ocupó durante quince años el cargo de Secretario General de la Sociedad Sueca para la Conservación de la Naturaleza, una de las ONG miembros de la UICN más activas. Durante veinte años ha apoyado decididamente las actividades de la UICN y esta Asamblea General es la octava a la que asiste. Ha sido miembro de la Comisión de Supervivencia de Especies y de la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas, y ha demostrado gran interés en el trabajo de las demás Comisiones. Mats Segnestam fue durante dos años Oficial del Programa Marino de la UICN y ulteriormente Consejero Regional y miembro de la Mesa Directiva, cargo este último que desempeñó durante seis años. Ha participado también en el Grupo Consultivo sobre el Programa establecido por el Director General de la UICN, y ha sido miembro del Comité Directivo de la Asamblea General de 1988 y Presidente del Comité de Evaluación la UICN en la Asamblea General de 1984. En la actualidad Mats Segnestam es Asesor Superior de Políticas Ambientales de la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI).

223

Anexo 28 Mención relativa a la concesión al Profesor Mohamed Kassas de la Medalla Conmemorativa John C. Phillips por servicios distinguidos a la conservación internacional

El Dr. John Charles Phillips fue un pionero en el movimiento conservacionista. Nacido en 1876, se especializó en medicina y zoología e hizo notables aportaciones a la ciencia, especialmente en el campo de la taxonomía y la genérica. El Dr. Phillips trabajó toda su vida para acrecentar la conciencia del público en lo que se refiere a la conservación de la vida silvestre y uno de sus intereses más esenciales era la cooperación internacional para la conservación de la naturaleza. Para honrar su memoria, sus amigos crearon una medalla conmemorativa, con la cual se premiaran los servicios sobresalientes que pudieran prestarse a la causa de la conservación internacional, y encomendaron a la UICN la concesión de la misma. En su 29a reunión, celebrada el 26 de noviembre, el Consejo resolvió otorgar la Medalla John C. Phillips al profesor Mohamed Kassas.

Profesor Mohamed Kassas Nacido en julio de 1921, el Profesor Mohamed Kassas se graduó en 1944 en la Universidad de El Cairo. En 1950 realizó investigaciones sobre la ecología de los humedales en la Universidad de Cambridge, donde se doctoró. Durante los últimos cuarenta años ha efectuado extensos estudios sobre ecología vegetal en las regiones desérticas de Egipto y el Sudán. Sus trabajos han arrojado nueva luz sobre la distribución y sucesión de las plantas, así como sobre los procesos y causas de la desertificación. Gracias a sus conocimientos en ecología del desierto, fue uno de los primeros en alertar al mundo acerca de los peligros de la creciente presión humana sobre los sistemas vulnerables y su utilización errónea. Además, desempeñó un cometido rector en el Programa de Investigación de Tierras Aridas de la UNESCO (1950-1960) y la Conferencia sobre Desertificación de las Naciones Unidas (1977). 224

El profesor Kassas ha sido una de las figuras científicas más destacadas de su país (Egipto) durante varias décadas. Es miembro de la Academia Egipcia de Investigación Científica y Tecnología y Presidente del Consejo de Investigaciones Ambientales del Instituto de Egipto. En 1959 recibió el Premio Nacional de Investigación Biológica, en 1978 la Orden de la República, en 1981 la Orden del Mérito y en 1982 el Premio Nacional de Ciencias. Ha sido nombrado miembro del Consejo Shoura (segunda cámara del Parlamento egipcio). Por otra parte, ha desempeñado un distinguido papel en los asuntos científicos internacionales. De 1970 a 1972 fue Vicepresidente del Consejo Internacional de Coordinación del MAB (UNESCO), de 1972 a 1973 Vicepresidente del Comité Científico sobre Problemas Ambientales del CIUC, de 1973 a 1976 Director General Auxiliar de la Organización de la Liga Arabe para la Educación, la Ciencia y la Cultura (ALECSO) y de 1978 a 1984 Presidente de la UICN. Ha sido Asesor Superior del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente desde su establecimiento en 1972 y coeditor de la publicación del PNUD, The World Environment, entre 1972 y 1982. En 1978 compartió el Premio Internacional Pahlavi en pro del Medio Ambiente. Es miembro del Club de Roma y de la Academia de Ciencias de la India, y en 1978 recibió la Medalla de Oro para la Educación del Gobierno de Sudán y la Medalla de Oro de la ALECSO. El profesor Kassas fue un extraordinario Presidente de la UICN, debido a sus considerables conocimientos científicos y calidad profesional, así como a su gran calor humano y a su rápida intuición y profunda comprensión de los seres humanos. Partidario de la conciliación de intereses y de buscar sin precipitación soluciones duraderas, ha servido a la comunidad internacional de la ciencia de la conservación con dedicación y éxito, motivo por el cual es un candidato idóneo para recibir la más alta distinción de la UICN.

Anexo 29 Menciones relativas a los Premios Peter Scott por servicios prestados en aras de la conservación de la Comisión de Supervivencia de Especies

Los Premios Peter Scott por Méritos de Conservación se conceden a quienes han contribuido de manera destacada a la conservación de los animales y las plantas silvestres, especialmente en el caso de especies amenazadas y especies explotadas por la humanidad. Este Premio puede concederse a una o más personas, una organización o incluso una entidad comunitaria, por ejemplo, una aldea. La Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN otorga estos Premios a los candidatos designados por el Comité Directivo de la Comisión, del cual el Director General de la UICN es miembro ex officio.

Los Premios, que consisten en una medalla y una mención, son entregados por el Presidente de la Comisión.

Didier Marchessaux Poco tiempo después de la última Asamblea General de la UICN la Comisión de Supervivencia de Especies perdió a un valioso miembro, que falleció en un accidente sobrevenido en el Sahara occidental. Experto de renombre mundial en esa especie amenazada del Mediterráneo que es la foca monje, Didier Marchessaux fue uno de los cuatro científicos que sufrieron un grave accidente cuando su Land Rover pasó por una de las minas que quedaron enterradas como consecuencia de la guerra del Polisario. Marchessaux fue uno de los principales encargados de establecer la reserva del Cap Blanc, así como una de las figuras cruciales en el establecimiento de objetivos para la investigación y el desarrollo de ese parque. El Premio Peter Scott se entregará a la viuda de Didier Marchessaux en una fecha ulterior del presente mes en su domicilio en Francia.

Grenville Lucas Grenville Lucas comenzó a prestar servicios en 1974 a la Comisión de Supervivencia de Especies como Secretario del Comité de Plantas Amenazadas. En 1981 sucedió a Sir Peter Scott como Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies. En su calidad de Conservador Adjunto y posteriormente de Conservador del herbario de los Jardines Botánicos Reales situados en Kew, el Sr. Lucas concentró sus actividades científicas en las plantas africanas. "Cooperación para la conservación" fue el tema que caracterizó al período en el que ocupó la presidencia de la CSE, durante la cual la composición de la Comisión pasó de unos cuantos cientos de miembros al nivel actual de aproximadamente 2.500, procedentes de 133 países. Como señalara un presidente de un grupo de especialistas, los esfuerzos de Grenville Lucas como Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies contribuyeron a mejorar la supervivencia de las especies de fauna y flora en todo el mundo. Le estamos muy agradecidos por la forma en que desempeñó su función de dirigente y le entregamos este Premio Peter Scott con admiración y cariño.

Fondo Fiduciario para la Preservación de la Vida Silvestre en Jersey El Fondo Fiduciario para la Preservación de la Vida Silvestre en Jersey goza de reconocimiento por haber estado a la vanguardia en la esfera de la conservación durante más de dos décadas. Gracias a sus programas cuidadosamente preparados, el Fondo Fiduciario ha influido en muchas áreas esenciales de la conservación de nuestros días, a saber: investigación científica básica, capacitación de personas procedentes de los países en desarrollo

225

en técnicas de cría en cautividad y recuperación de especies, establecimiento de programas encaminados a hacer que las poblaciones locales se enorgullezcan de las especies nativas y preparación en colaboración con los gobiernos y las organizaciones de conservación de programas cooperativos en favor de la protección de especies y habitat. El Fondo Fiduciario para la Preservación de la Vida Silvestre en Jersey ha llevado a la práctica la idea de Sir Peter Scott, en el sentido de unir a las comunidades gubernamental y conservacionista en aras de la supervivencia de plantas y animales en muchos lugares de todo el mundo. Este Premio se concede al Fondo en reconocimiento del trabajo que ha realizado en Madagascar, Mauricio, Marruecos, Indonesia, Brasil y el Caribe, así como por el extraordinario programa de capacitación efectuado en Jersey, gracias al cual se ha preparado a más de 240 personas de 54 países para ocupar cargos destacados en programas locales de conservación.

Aldea de Shiraho El arrecife de Shiraho es uno de los más diversos arrecifes de coral de Japón, así como el área donde se encuentran las colonias de coral azul más grandes de todo el mundo. La población de Shiraho ha vivido durante

226

generaciones en armonía con dicho arrecife y su supervivencia depende de él. Hace diez años el Gobierno de Japón decidió construir un aeropuerto en ese arrecife. Dado el peligro que esto suponía para las tradiciones esenciales de la aldea, los ancianos de Shiraho se vieron obligados a oponerse a dicha decisión. Gracias a sus denodados esfuerzos, miles de personas en todo el Japón y el mundo se enteraron de la importancia del Arrecife de Shiraho. Con apoyo del WWF de Japón y la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Japón, la Comisión de Supervivencia de Especies patrocinó estudios científicos que confirmaron la posición adoptada por los ancianos de la aldea y documentaron el papel esencial que desempeña el arrecife para mantener la diversidad biológica de los ecosistemas marinos de la región de Shiraho. Representada por sus ancianos, la aldea de Shiraho es un ejemplo de conservación para todos. Aunque sigue peligrando la seguridad del arrecife de Shiraho, como se ha señalado en una Recomendación de la UICN aprobada en la presente Asamblea General, sin el compromiso y la continua dedicación de muchos habitantes de esa aldea para impedir la construcción del aeropuerto, se habría perdido ya el arrecife de Shiraho, y con él uno de los tesoros biológicos más maravillosos del mundo. Es por esta razón que el Premio Peter Scott se concede a la aldea de Shiraho.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 30 Menciones relativas a la concesión de los Premios Internacionales al Valor y el Mérito en los Parques Nacionales Fred M. Packard por la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas

El Premio Fred M. Packard honra la memoria del primer Secretario de la CPNAP, quien inició la Lista de Parques Nacionales y Areas Protegidas de las

Naciones Unidas y trabajó decididamente en pro del establecimiento de un premio al valor destinado a los guardas que luchan contra los cazadores furtivos sobre todo en el mundo en desarrollo. En el III Congreso Mundial de Parques Nacionales, celebrado en Bali en 1982, se amplió el alcance del Premio para concederlo también a quienes hubieran contribuido a proteger áreas, sobrepasando los límites fijados del deber profesional.

Biocenosis A. C. y Licenciado Víctor Manzanilla Shaffer (México) Bajo la éjida de los Sres. Robles, Juan José Consejo y Javier de la Maza, y con la cooperación del Sr. Víctor Manzanilla, Gobernador de Yucatán, se ha establecido un programa sistemático para la creación de reservas naturales. Las personas antes citadas han conseguido que las administraciones locales y estatales, así como el Gobierno Federal, cooperen para crear reservas, incluida la Reserva de Biosfera de Calakmul. Asimismo, han aplicado planes completos de manejo en cada una de esas reservas. Su labor es un ejemplo de la integración de los intereses de las poblaciones locales, la comunidad académica y todos los niveles del Gobierno. Además, han señalado el camino que deben seguir los administradores de áreas protegidas que creen en las generaciones futuras.

Harold Eidsvik ha aportado una contribución notable a la Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas, como miembro de dicha Comisión desde 1972 y Secretario Ejecutivo de 1977 a 1980, y ha ocupado de manera sobresaliente su Presidencia de 1983 a 1990. Hay que señalar que Harold Eidsvik no sólo ha prestado servicios distinguidos sino que también lo ha hecho con dedicación, energía, humor y, llegado el caso, un ingenio verbal exquisito. Ha sido en verdad un extraordinario partidario de la causa de los parques nacionales y las áreas protegidas.

Ponsiano Ssemwezi (Uganda) El Sr. Ponsiano Ssemwezi se retiró como Director de Parques Nacionales Ugandeses en agosto de 1989. Con anterioridad a su nombramiento como Director, realizó actividades en el terreno como guardia y, posteriormente, como Jefe de Guardias. Su distinguida carrera abarca un período turbulento de la historia de su país. Así por ejemplo, durante la brutal dictadura militar bajo la cual se destruyó vida silvestre e instalaciones de parques el Sr. Ssemwezi perseveró en sus denodados y a veces arriesgados esfuerzos para convencer a dicho régimen que había que salvar los parques nacionales y su vida silvestre, tarea que se vió coronada por el éxito, pese a su gran dificultad y al riesgo que corrió personalmente el Sr. Ssemwezi. En su calidad de "Guardia vitalicio" sigue prestando servicios a los parques que ama. La comunidad conservacionista internacional le agradece esta permanente dedicación.

Harold K. Eidsvik (Canadá) Al conceder el Premio Fred M. Packard al Sr. Harold Eidsvik, la Comisión rinde homenaje a su compromiso para con los parques nacionales en todo el mundo y a su gran dedicación en lo que respecta a los parques nacionales del Canadá.

Jiri Svoboda (Checoslovaquia) Director Emérito del Parque Nacional de Krkonose, de 1974 a 1984, el Sr. Jiri Svoboda desempeñó una 227

sobresaliente función de dirigente en el manejo de ese parque. La actividad docente y los programas de interpretación que inició siguen siendo en la actualidad un ejemplo extraordinario de su labor. El Sr. Svoboda llevó el manejo de los parques más allá de los límites de éstos e inició un programa de cooperación internacional que culminó en junio de 1990 en la conferencia internacional titulada "Parques, población y contaminación".

Mankoto ma Mbaelele (Zaire) El Director General, Dr. Martin Holdgate, hizo entrega al Sr. Mankoto Mbaelele (Zaire) del Premio Fred M. Packard con ocasión de la celebración del cincuenta aniversario del Parque Nacional de Garamba (mayo de 1989). La mención referente al Premio es la siguiente: Señor Presidente Delegado General del Instituto para la Conservación de la Naturaleza del Zaire, siguiendo el ejemplo dado por el Presidente de la República y fundador del Movimiento Popular de la Revolución, el Sr. Mankoto ha demostrado cómo se puede alentar a la población del Zaire a conservar la riqueza de su patrimonio natural en nombre de todo el mundo. Sus esfuerzos representan un modelo de valor para todos aquellos que trabajan para establecer un equilibrio duradero

228

entre la población y la naturaleza en nuestro planeta.

Samuel A. Cooke y la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Hawai El Premio Fred M. Packard concedido a Samuel A. Cooke y a la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Hawai se entregó en el marco de una ceremonia celebrada en las nuevas oficinas de la Soaedad en Hawai. Samuel A. Cooke, Presidente de la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Hawai, ha desempeñado durante un período de más de diez años una distinguida función de dirigente. Durante su mandato la superficie de "naturaleza conservada" pasó de 0 a 43.000 acres, el número de miembros a 9.000 (un incremento del 50%) y la financiación a 13 millones de dólares EE.UU. La imaginativa labor rectora de Samuel Cooke ha sido esencial para el éxito del "Proyecto sobre aves del bosque hawaiano en peligro" y la "Campaña islas para la vida". Gracias a las actividades de la Sociedad de Conservación de la Naturaleza de Hawai, dicho Estado se ha convertido en un lugar más adecuado para la naturaleza y los seres humanos.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 31 Menciones relativas al Premio del Arbol de la Sabiduría concedido por la Comisión de Educación y Comunicaciones

El Premio del Arbol de la Sabiduría fue instituido por la Comisión de Educación y Comunicaciones de la UICN para expresar su reconocimiento y rendir homenaje a hombres y mujeres sobresalientes de todo el mundo, que, por su compromiso personal y ejemplar actuación como dirigentes, hayan hecho una notable contribución a la educación ambiental. El Premio que consiste en una placa con incrustaciones de plata, representa el árbol Bodhi, bajo el cual se dice que Buda meditó y recibió la iluminación.

Su Alteza Real la Princesa Chulaborn La Princesa Chulaborn, que es la última hija de Sus Majestades el Rey Bhuminol y la Reina Sirikit de Tailandia, se licenció con mención honorífica en química orgánica, tras lo cual obtuvo un doctorado en química orgánica. Siguió estudios postdoctorales en la Universidad de Ulm en Alemania y en la actualidad prepara una tesis doctoral en toxicología. Ha recibido diversos premios y recompensas internacionales por su trabjo y es presidente o miembro de muchas organizaciones nacionales e internacionales que actúan en el campo de la investigación científica, la salud, el medio ambiente y el patrimonio natural. Ha recibido títulos honorarios de varias instituciones académicas, entre otros países de Japón, Corea, Alemania y los Estados Unidos de América. Figura entre los patrocinadores de la Fundación Internacional de Ciencias de Suecia y se le ha concedido la Medalla de Oro Einstein de la UNESCO. Es también fundadora y Directora del Instituto de Investigación Chulaborn de Tailandia y

Presidenta de la Fundación para la Promoción de la Conservación de la Naturaleza y la Protección del Medio Ambiente.

Nancy W. Anderson Nacional de los Estados Unidos de América, Nancy Anderson se licenció en administración pública en la Universidad George Washington y siguió estudios de postgrado en administración pública y ciencia política. Nos limitaremos aquí a enumerar algunos de los cargos que desempeña: • Directora de la Red de Acción Mundial, red informática que proporciona información sobre legislaciones y publicaciones básicas en la esfera ambiental; • Directora de la Red Ambiental de Nueva Inglaterra, red de particulares y organizaciones que trabajan en favor del desarrollo sostenible y la protección ambiental. • Directora de la Conferencia Ambiental de Nueva Inglaterra, a cuya duodécima reunión anual, celebrada en marzo de 1990, asistieron más de 1.700 personas de toda la región y el país, y que fue copatrocinada por más de 400 grupos ambientales, organismos gubernamentales y empresas. En fecha más reciente organizó, en colaboración con Nathaniel Arap Chumo de Kenya, la Red Ambiental del Africa Oriental, basada en el modelo de la Red Ambiental de Nueva Inglaterra. Asimismo, colaborará en la Primera Conferencia Ambiental Anual del Africa Oriental, que tendrá lugar en la primavera de 1991 en Kenya.

229

Dr. Michael Atchia Nacional de Mauricio, el Dr. Atchia es titular de diplomas en biología, química, educación, recursos ambientales, educación ambiental y microbiología de las Universidades de Calcutta, Londres y Salford, el Chelsea College of Science and Technology y el Instituto de Biología. Presidió "Acción Cívica" de 1983 a 1985 y fue asimismo un destacado ambientalista, escritor de ensayos sobre cuestiones ambientales populares y presentador en televisión y radio de programas ambientales en Mauricio hasta 1986. A partir de 1962 el Dr. Atchia fue profesor de ciencia y biología en Calcuta, Londres, Nigeria y Mauricio, antes de ocuparse de la formación de profesores, la elaboración de programas de estudios y la preparación de libros de texto en el Instituto de Educación de Mauricio, donde desempeñó esta labor de 1975 a 1986. De 1969 a 1986 el Dr. Atchia actuó como asesor de 14 organizaciones internacionales, incluidos la UNESCO, la OMS, el PNUMA, la Organización Africana de Programas de Estudios y el Programa de Educación Científica para Africa. Desde 1986 ha sido Jefe de Capacitación y Educación Ambiental en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), cargo que ha ocupado en la sede de esta organización, en Nairobi, Kenya.

Dra. María Luisa Cohen De nacionaidad italiana, la Dra. Cohen se licenció en filosofía por la Universidad de Trieste y es titular asimismo de un diploma de arte y diseño de la St. Martin's School of Art, de Londres. Posee una amplia experiencia, que incluye el dibujo de tiras cómicas para niños, su trabajo como ilustradora independiente, la promoción de estudios sociales para una asociación de viviendas, su labor docente en la Escuela Internacional de Ginebra y su participación en campañas para la eliminación de fosfatos en los detergentes. Dirigió el festival internacional infantil de primavera "Paz con la naturaleza" en Asís, dentro del marco del Año Europeo del Medio Ambiente, evento al que asistieron 300 niños de 45 países.

Dr. Víctor A. Kolybine

Yami Lester El Sr. Lester es un yankunytjarjara originario de Wallatina (noroeste de Australia del Sur). Las comunidades aborígenes, los gobiernos y las empresas privadas suelen dirigirse a Yami para que los ayude a resolver los conflictos y llevar a cabo las negociaciones dimanantes de las cuestiones ambientales que afectan a los pitjantjatjara, tales como la explotación de minerales y el turismo. En la actualidad Yami es el Director del Consejo Pitjantjatjara (Alice Springs) y está a cargo de extensas áreas del Territorio Norte, de Australia del Sur y de Australia Occidental. La contribución de Yami a la conservación de la naturaleza, el turismo y las actividades mineras tienen carácter esencialmente aborigen y, a diferencia de otros, ha logrado en esas esferas un equilibrio intercultural, gracias a los éxitos cosechados en el marco de una cooperación paritaria. La pasión de Yami en lo que concierne a su compromiso con los intereses aborígenes, la tierra y la ley viene templada por un temperamente apacible y un sentido del humor que han suavizado más de una situación difícil. De ahí que haya aportado una contribución sobresaliente a la conservación de la naturaleza.

Profesor John C. Smyth

Nacido en Ucrania, el Dr. Kolybine inició su carrera como investigador y profesor universitario de biología y ciencias pedagógicas, ocupándose al mismo tiempo de la capacitación de profesores en biología. Fue Jefe del Departamento de Educación 230

Ecológica en el Centro Nacional para Jóvenes Naturalistas. Más tarde ocupó los cargos de Secretario Científico del Instituto Zoológico de la Academia de Ciencias de Ucrania y Director de su laboratorio de ecología. En 1976 fue nombrado para desempeñarse como especialista de programa en educación ambiental en la Secretaría de la UNESCO y posteriormente llegó a ser Jefe del Programa Internacional de Educación Ambiental UNESCO/PNUMA. En la actualidad dirige la División de Educación en favor de la Calidad de Vida. Autor de más de 100 publicaciones, el Dr. Kolybine participó en la elaboración de la documentación básica para la Conferencia Tbilisi sobre Educación Ambiental (1977) y el Congreso de Moscú sobre Capacitación y Educación Ambientales (1987). Además, el Dr. Kolybine ha hecho notables contribuciones a la filosofía de la estrategia global para el desarrollo de la educación ambiental.

John Smyth inició su carrera como profesor adjunto de zoología, tras lo cual pasó a ser catedrático de biología, Decano de la Escuela de Ciencias y miembro de la Junta Rectora del Paisley College,

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Escocia. En la actualidad es profesor honorario del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Stirling. Entre muchas de las actividades que ha realizado en el campo de la educación ambiental, destacan sus funciones como Director del Consejo de la Educación Ambiental de Escocia (desde 1983), órgano que preside actualmente. Es miembro del

Anexo 31

Comité Directivo de la Comisión de Educación y Comunicaciones de la UICN y Presidente del Comité para Europa noroccidental de esa Comisión (1980-1985). Asimismo, en la actualidad preside el grupo de trabajo establecido por el Secretario de Estado de Escocia con miras a formular recomendaciones para elaborar una estrategia nacional de educación ambiental.

231

Anexo 32 Discurso inaugural del Presidente electo de la Unión Mundial para la Naturaleza, Sir Shridath Ramphal

Habiendo llegado al final de una memorable Asamblea General, me uno a las expresiones de felicitación y gratitud que todos ustedes han extendido a aquellos que han hecho posible tan importante evento y en particular a nuestros anfitriones australianos del Gobierno municipal, estatal y del Commonwealth. Asimismo, en calidad de Presidente, aunque recién elegido, expreso mis felicitaciones a los miembros de la UICN por su excelente contribución y por la calidad de su dedicación y resolución. La labor que han realizado ustedes aquí en Perth durante esta última semana es de importancia capital para el futuro de la humanidad. Y lo digo sin hipérbole ni autocomplacencia, ya que me refiero a un hecho notable del que la Unión Mundial para la Naturaleza puede sentirse orgullosa. Ciertamente Perth ofrece un marco en el que me honra haber sido nombrado su Presidente. No obstante, ahora que concluye esta Asamblea permítanme mencionar ciertos aspectos que considero importantes para emprender la tarea que me han asignado al invitarme a trabajar con ustedes en el próximo trienio. Al utilizar la palabra "trienio", simplemente quiero referirme a la enormidad del reto al que nos enfrentaremos. El trienio de 1991-1993 será un período difícil pero al mismo tiempo pleno de oportunidades para que la UICN promueva sus nobles objetivos. Esos objetivos, establecidos en 1948 y que ya nos parecen tan antiguos, han sido perfeccionados a través de los años con tal lucidez e integridad que la Unión ha podido mantener su autenticidad tanto para consigo misma como para con las necesidades de la humanidad. Este ha sido un largo proceso de cuidado del planeta. Y seguirá guiándonos a través de muchos trienios y ganando en intensidad y dedicación a través de las décadas venideras. Más que nunca nuestro progreso debe de estar enraizado en los principios sobre los que la

232

organización se ha basado desde hace mucho tiempo. ¿Cuales son algunos de esos principios?. Desde luego, la equidad ocupa un lugar muy destacado entre ellos. El mundo es un espacio desigual ambiental y geográficamente, así como en otros aspectos. El progreso hacia la sociedad humana que todos deseamos no será posible si se siguen manteniendo las importantes desigualdades actuales —por ejemplo, en materia de acceso a los recursos— o mientras el sistema comercial y económico mundial siga caracterizándose por las distorsiones derivadas de los abusos que las naciones cometen unas en contra de otras. Huelga decir que la ética es otro aspecto importante y sobre el mismo hablaremos más adelante. Como de costumbre, debemos de ser honestos. Con nosotros mismos y con las audiencia con las que hemos de colaborar. La verdad suele inquietarnos y a menudo supone un reto para las creencias establecidas y los prejuicios profundamente arraigados. No debemos permitir que dicha inquietud nos haga vacilar. Nuestro deber, al igual que el de los reyes filósofos de Platón en otro contexto, consiste en aprender todo lo que podamos acerca de las realidades del medio ambiente y de los impactos humanos sobre el mismo y, habiendo aprendido esto, transmitirlo a nuestros semejantes. Desde 1948 el conocimiento y la opinión mundiales han progresado y ello a un ritmo sobremanera acelerado en el último decenio. En sus albores, la UICN se hallaba en la frontera del conocimiento y la toma de conciencia. Nosotros debemos mantenernos en esa posición, es decir, a la vanguardia de un proceso de reflexión cada día más profunda y de acción cada vez más eficaz para lograr la equidad y la armonía. Esto significa que debemos proceder sin temor. Si somos conscientes de que la comunidad mundial va hacia el desastre, nuestro deber consiste en

denunciarlo; no podemos callar por miedo a ofender a quienes detentan el poder, ya sea en el gobierno o en otras entidades. En consecuencia, si consideramos que una acción positiva que estimule a la gente a limitar el tamaño de sus familias es parte esencial de la ética del cuidado del planeta en favor de las generaciones futuras, debemos señalarlo, aunque sepamos de antemano que las creencias de ciertas personas harán que les afecte dicha propuesta. Si tenemos claro que el sistema económico mundial se basa en la explotación de una parte de la humanidad por otra, debemos criticar esa situación, aunque no sea la forma más fácil de hacernos populares. Si creemos que la humanidad no puede vivir en armonía con la naturaleza si no se redistribuye geográficamente la población mundial, estamos en la obligación de mencionarlo, por muy impopulares que puedan ser las consecuencias previstas de semejante medida. Hemos de aceptar la lógica de nuestras convicciones y expresarlas con claridad y compromiso. Esto es, en definitiva, lo que el mundo, los medios profesionales y las personas cada vez más informadas e interesadas en el cuidado del planeta esperan de la UICN. Sin embargo, no por ello debemos ser arrogantes o estridentes. La humanidad es culturalmente diversa y existen tantas cosas que debemos aprender de las tradiciones de los pueblos antiguos y de los grupos que constituyen en la actualidad minorías étnicas. La firmeza de nuestros puntos de vista no debe hacernos olvidar nunca que es preciso dedicar tiempo al estudio respetuoso de las opiniones de los demás. Yo, por mi parte, deseo que el desempeño de mis funciones como Presidente se guíe por estos principios, entre otros. Permítanme que pase ahora a abordar otros asuntos. Nuestra Unión ha de adoptar en los años venideros una estrategia lúcida de desarrollo sostenible. Dicha estrategia va a ocupar el lugar más destacado en nuestro credo del cuidado del planeta. Quiero referirme brevemente a este concepto de desarrollo sostenible, debido a que algo tuve que ver con su elaboración en la Comisión Brundtland y a mi temor de que se convierta en un jeroglífico que signifique diferentes cosas para distintas personas, en algo que todos acatan en tanto que virtud, siempre y cuando sean los demás los que deban practicarla. El "desarrollo sostenible" en su acepción ya clásica definida por esa Comisión de "satisfacer las necesidades presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para atender a sus propias necesidades", guarda relación con todos los tipos de desarrollo y no simplemente con el "desarrollo" en el contexto especial del tercer mundo. Así, pues, está

Anexo 32

relacionado con el desarrollo de todos los países y todos los pueblos y, por tanto, con el desarrollo de nuestra sociedad humana. El desarrollo de los países más ricos y el de los más pobres debe de ser sostenible y tanto las naciones desarrolladas como los países en desarrollo han de seguir la senda fijada por el desarrollo sostenible. Es evidente que los inconvenientes dimanantes de la sostenibilidad afectan especialmente a los países desarrollados, cuyas pautas de desarrollo se han mostrado hasta la fecha incapaces de satisfacer las normas de sostenibilidad. Para los países en desarrollo, el concepto de desarrollo sostenible apunta más allá de la sostenibilidad, al desarrollo propiamente dicho. Quiero decir que debe haber desarrollo para satisfacer las necesidades del presente, las necesidades extremas de los pobres, condición indispensable para garantizar la sústentabilidad. En los países industrializados, empero, el desarrollo sostenible significa modificar, modular, moderar el desarrollo de forma que se convierta en sostenible dentro de un contexto mundial. Para los países en desarrollo desarrollarse sosteniblemente significa, en cambio, facilitar el desarrollo sobre una base que sea también sostenible en un contexto mundial. A principios del presente año, una conferencia de la Fundación Stanley expresó la naturaleza integrada del medio ambiente y del desarrollo de manera sucinta y clara: "No se logrará una acción eficaz en favor del medio ambiente sin una acción similar en pro del desarrollo." En esta Asamblea se ha manifestado la precoupación de que al destacar el desarrollo sostenible en los programas de la UICN no se olviden los objetivos básicos de la Unión. Dicha preocupación es legítima, pero deberíamos esforzarnos para no ser o dar la sensación de parecer, insensibles a los nuevos retos o a las nuevos aspectos de los viejos retos. Sería muy cómodo aunque poco ético o racional que los conservacionistas olvidasen que dos tercios de la humanidad se encuentran agobiados por la pobreza. Sin embargo, como la conservación consiste en establecer una relación de armonía entre la humanidad y la naturaleza, no es posible en modo alguno ignorar el impacto de la pobreza en la propia conservación, como ustedes lo han podido ver en prácticamente todas las esferas de actividad de la UICN, a la luz del trabajo realizado por las Comisiones de la Unión con destino a los programas temáticos en el terreno. La situación socioeconómica de los seres humanos está directamente relacionada con nuestro 233

trabajo en favor de la naturaleza. Es por esta razón que hemos de cuidar el planeta, todo el planeta, tanto la tierra como sus recursos vivos, incluida la población. De ahí que debamos disponer de una amplia estrategia de sustentabilidad para ofrecer a la conservación una posibilidad de credibilidad ante los ojos de la población del mundo —representada de forma muy clara en la composición mundial de la UICN— y a esa credibilidad perspectivas de éxito. No cabe ninguna duda de que podemos ser tanto dignos de crédito como fieles a nuestros ideales más elevados, ya que el trabajo efectuado por la UICN para materializar esos ideales ha sido un proceso de continua evolución y donde hay continuidad, el principio y el fin no están en conflicto sino en armonía. Somos siempre los más resueltos a aceptar las novedades que aporta una evolución auténtica, ya que esas novedades nos rejuvenecen y nos permiten llevar a la práctica más dinámicamente nuestros primeras concepciones. Sin todo esto, la UICN se convertiría en una especie en peligro, y nadie lo lamentaría. Convencidos como estamos de nuestro propia valía, procuremos no caer en la autosatisfacción hasta el punto de creer que somos indispensables para una generación que aguarda con impaciencia poder heredar un mundo. Cuando el informe de la Comisión Brundtland se dio a conocer en Londres en 1987 uno de los jóvenes invitados para recibirlo de manos de la Sra. Brundtland fue Jenny Damayanti de Indonesia, quien formuló este ruego conmovedor: "Pido a ustedes, Presidentes, Primeros Ministros y generales, que escuchen a los pobres, pues es la voz de los hambrientos que se ven forzados a destruir el medio ambiente. Escuchen la agonía silenciosa de los bosques, los lagos, los ríos y los mares moribundos, así como la de la tierra envenenada y pisoteada por la codicia humana, la pobreza y la desigualdad. Nosotros los jóvenes escuchamos esa voz grave claramente." Los jóvenes comprenden intuitivamente cómo se integran el medio ambiente y el desarrollo, cómo la ecología y la economía están entrelazadas. Los ecos de las palabras de Jenny Damayanti se han oído en nuestra Asamblea General aquí en Perth. Nosotros también debemos escucharlas. El fundamento de toda civilización merecedora de ese nombre es ético y en él se apoya, por ejemplo, el deber cuidar de los demás. Las leyes codifican esa obligación y penalizan los comportamientos que no lo respetan adecuadamente. En la aldea global en que se ha convertido el mundo este deber ha de regir también en el caso del medio ambiente, que es, en última instancia, el sistema

234

que sustenta nuestra vida—la "madre de la humanidad" como muchas antiguas culturas definieron a la Tierra, entre ellas, los primeros pobladores de Australia. Nuestra función consiste en fomentar esa ética de cuidado del medio ambiente y de nuestros semejantes en tanto seres humanos como misión central de la UICN. A menos que promovamos una base ética para la supervivencia de la humanidad una sombra se cernirá para siempre sobre la promesa de nuestras soluciones técnicas y su cumplimiento. Dicho compromiso ético ha de reposar en el reconocimiento que es nuestro propio genio no moderado por consideraciones éticas el que nos conduce a despojar nuestro hogar, la Tierra. La amenaza no deriva de un habitáculo hostil sino de la dominación humana de nuestro planeta sustentador de vida. No necesito recordarles que la lluvia ácida no cae por sí sola de los cielos o que el agotamiento de la capa de ozono no es un fenómeno natural. Las aguas de los océanos no amenazan con crecer ni la Tierra con recalentarse en virtud de un acto divino. Los problemas de la pobreza, el crecimiento demográfico y el hambre han sido creados por nosotros mismos. Un holocausto nuclear, ya sea accidental o premeditado, no podrá interpretarse como un "Armagedon". Todas esas amenazas para la sobrevivencia de la humanidad han sido creadas por nuestro genio, ciencia y política de poder. Habiendo evolucionado para dominar el planeta, en la actualidad cosechamos el fruto de una posible autodestrucción. Nos referimos a dicho peligro como una amenaza al medio ambiente y en cierta medida lo es, pero se trata esencialmente de una amenaza para la especie humana. La triste verdad es que, sea que desaparezcamos por un estallido nuclear o por uno más sordo, ambiental, tal vez eso fuera mejor para la Tierra y sus demás especies. Las madre Tierra curaría sus heridas por muy graves que éstas fuesen y la flora y la fauna de nuestro planeta tendrían mayores posibilidades de sobrevivir y prosperar por muy alteradas que las hubiésemos dejado. ¿Acaso se echaría de menos al Homo sapiens, el predador más peligroso y codicioso de la Tierra? Pero, ¿tiene esto que suceder? ¿No podemos enmendarnos y salvarnos a nosotros mismos? La respuesta es afirmativa sin duda alguna, siempre y cuando aceptemos vivir comprometidos éticamente con la sustentabilidad. En un momento en que la UICN se encuentra a las puertas del próximo trienio, no debemos ser demasiado optimistas acerca de la magnitud de nuestra tarea. Nos enfrentamos a enemigos temibles; la avidez, el egoísmo, la ignorancia, la vanidad, la maldad y la estrechez de miras son tan sólo algunos de ellos y existen como los demás en

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

todos los países y en todos los pueblos. Debemos vencerlos y el trabajo de la UICN es esencial para ello. Dicho trabajo exigirá que seamos íntegros en nuestros juicios y conclusiones, en cuanto científicos y profesionales procedentes de disciplinas muy diversas, así como el valor de hablar francamente en todos nuestros países y en todos los rincones de nuestra aldea mundial. Habrá, sin duda, detractores, escépticos e incrédulos y muchos preferirán no escuchar. Surgirán también diferencias de opinión honestas y cierta oposición. Además, no hay ninguna seguridad de que nuestra época nos vindique. De lo que podemos estar seguros, sin embargo, es de que vendrá un tiempo en que otra generación se preguntará: ¿sabían lo que estaban haciendo al poner la sobrevivencia humana en peligro? ¿Nadie dijo lo que pensaba cuando aún quedaba tiempo?". Quede claro aquí que algunos responderían: "Sí, algunos lo intentaron, en particular la UICN, por la voz de científicos y no científicos, funcionarios gubernamentales y organizaciones no gubernamentales, ecologistas, partidos verdes y grupos ambientalistas de todo tipo y, sobre todo, gente ordinaria suficientemente preocupada". Y entre aquellos que habrían dicho lo que pensaban habría habido también algunas entidades de la comunidad de empresas, a las cuales nuestra Unión no ha aceptado aún como miembros, pero con las que debemos mantener abierta la posibilidad de diálogo, para intercambiar de manera espontánea

Anexo 32

ideas e información sobre la forma de orientar con auténtica sensibilidad la economía mundial hacia un futuro sostenible y digno. El mensaje de "Cuidado del planeta" de la UICN debe llegar a todo el mundo y su "Estrategia de sustentabilidad" ha de convertirse en un credo universal. Pese a que, personalmente, me he comprometido a dicha causa, lo que importa realmente es participar con todos ustedes: en sus comisiones y organizaciones nacionales, en todo lo que hagan en, con y por la UICN y en ese "campo lleno de gente" que es nuestro mundo. En resumidas cuentas, el mensaje de Perth es un mensaje que debemos de transmitir, pero es también un mensaje para todos nosotros. Espero que ustedes lo reciban y transmitan, para que cuando nos reunamos de nuevo en 1993 podamos decir con buena conciencia que no solamente "intentamos" sino que "logramos"—al menos en grado suficiente para que nuestro afán valiese la pena y para seguir esforzándonos. El camino que se abre ante nosotros parece a veces oscuro pero no se trata de una oscuridad que pueda disuadirnos de nuestros propósitos. Hace un siglo Rabindranath Tagore escribió: "La lámpara que llevamos en nuestras manos es enemiga de la oscuridad del camino que falta por recorrer". La lámpara de la UICN es una luz que el mundo necesita. No debemos cansarnos de llevarla por las sendas del futuro.

235

Anexo 33 Discurso de clausura del Director General, Dr. M.W. Holdgate

Creo que la mejor manera, y al mismo tiempo la más sencilla, de resumir la significación de esta Asamblea General para la Unión, es señalar que ha aportado integración e integridad. Integración, puesto que ha brindado la posibilidad de reunir a los miembros, el Consejo y las Comisiones, así como a la Secretaría en pleno. Dejamos Perth con una misión y un objetivo comunes, junto con un programa que nos obliga a trabajar conjuntamente para cuidar del mundo natural, servir al de los hombres y construir un futuro sostenible. Integridad, ya que hemos elaborado una declaración sobre nuestra misión y un mensaje serio, honesto, científicamente válido y socialmente idóneo. Hemos destacado que la meta capital de la UICN consiste en asegurar la conservación de la naturaleza y nos hemos recordado a nosotros mismos que esa labor no tiene solamente razones utilitarias. Somos hijos de la Tierra y compartimos su destino, cualquiera que éste sea. Somos parte de la naturaleza y sin ella perderemos inspiración espiritual y sustento para nuestra vida y la de nuestros nietos. Nos hemos recordado asimismo la necesidad de preocuparnos por la ética del cuidado ambiental y las recompensas materiales que puede y debe reportar el uso sostenible. El mundo flaquea ante la masacre perpetrada por la humanidad. Los agobiados por una extrema pobreza se están viendo forzados a actuar de modo tal que reducen sus posibilidades. El exceso de consumo de los ricos y las distorsiones del comercio mundial y de los sistemas económicos imperantes están hundiendo en la desesperanza a millones de seres humanos. Nuestra tarea consiste en ayudar a la comunidad mundial a superar esa desconsoladora situación y conducirla hacia un nuevo equilibrio, para que de los ocho a diez mil millones de personas que poblarán la Tierra en

236

menos de un siglo vivan con arreglo a la capacidad de sustentabilidad de la naturaleza. Esta Asamblea General ha subrayado que no estamos obligados a utilizar toda la naturaleza. Hemos demostrado esa creencia, recomendando encarecidamente que se ponga a salvo la Antártida, dejándola en su calidad de espacio natural, para que quede protegida así del uso destructivo. De forma similar, nos hemos comprometido a proteger la integridad de nuestros parques nacionales y reservas naturales, especialmente como centros en los cuales pueda ser conservada la diversidad biológica de nuestro planeta. Sin embargo, también hemos aceptado la necesidad de adoptar una actitud realista. En casi todo el mundo están aumentando las necesidades humanas y hay que responder a ellas de modo ambientalmente responsable y sostenible. La Unión debe ayudar a los gobiernos y a las comunidades locales —hombres y mujeres, jóvenes y viejos— a idear estrategias y métodos prácticos que hagan posible que el proceso esencial del desarrollo ocurra de modo que no socave la capacidad de recuperación de la Naturaleza y el porvenir de las generaciones futuras. Asimismo, necesitamos predecir y prevenir los efectos de los procesos de desarrollo que pueden ocasionar conflictos entre la humanidad y el medio ambiente en detrimento de ambos. Hemos discutido la estrategia global para el decenio de 1990, contenida en el documento titulado "Cuidado del planeta", y espero que tengamos claro cuál será el camino que habremos de seguir en el futuro. Hemos examinado también la Estrategia para la Conservación de la Antártida, así como las estrategias y subestrategias nacionales de conservación, que son productos esenciales de nuestro trabajo. Por otra parte, tratamos en profundidad los programas científicos de la Unión— nuestros programas de supervivencia de especies, protección del habitat, conservación y uso prudente

de los bosques, humedales, medios costeros y marinos, y zonas áridas, así como la manera en que con otros programas podemos acrecentar la comprensión de la relación existente entre la población y los recursos, el papel de la mujer en el manejo de los recursos naturales, los posibles impactos del cambio mundial que la humanidad amenaza con ocasionar, las funciones del derecho, y el cometido de la educación, la comunicación y la acción social en la formación del mundo del mañana. Hemos reconocido a través de esas discusiones que nuestras actividades de conservación han de promoverse y concebirse dentro de un contexto social más amplio, y que las políticas sociales han de basarse en una comprensión más profunda del mundo natural, el cual constituye su razón de ser y su límite esencial. Creo que en esta Asamblea General se ha asistido al comienzo de un cambio importante en la función de la UICN. Durante la mayor parte de los últimos 42 años hemos mostrado muchas de las características del clásico científico. Hemos intentado ser un grupo interesado en un análisis científico cuidadoso y democrático, para formular propuestas muy sustanciadas con el fin de que otros las adopten o rechacen según lo consideren necesario; y todo ello apoyando a nuestros miembros en su trabajo de defensa y su acción. Sin embargo, en la presente Asamblea General se ha sostenido que hemos de ser más positivos y resueltos como defensores y líderes. Me uno a la aceptación por parte de los miembros de ampliar la función de defensa que desempeña la UICN. No obstante seamos claros en una cosa. Si su Presidente, su Consejo y yo mismo, como Director de su organización permanente, hemos de actuar como sus defensores, debemos hacerlo en beneficio del movimiento colectivo representado por todos los miembros de la UICN y no en el de un sector u otro de ese movimiento. Además, si la UICN ha de desempeñar una función de liderazgo y defensa, necesitamos dentro de ella una mayor comunicación. No podemos basar nuestras campañas y declaraciones sólo en las opiniones de quienes se reúnen una vez cada tres años en una Asamblea General. En la declaración de la misión de la UICN que ustedes han aprobado se plantea para el Consejo y el Director General el reto de establecer nuevos mecanismos de comunicaciones y consulta permanentes con los miembros, aspecto que es esencial. Aunque el diálogo es indispensable, debemos no sólo mejorar el diálogo interno, sino promocionar la comprensión de la conservación y, especialmente, de la necesidad de cuidar de la naturaleza, como base que es de todo desarrollo y futuro. Reconozcamos los hechos. En menos de un

Anexo 33

siglo la Tierra se verá habitada por el doble de la población presente. Los 5.300 millones de personas que pueblan actualmente el planeta no viven en armonía ni con ellos mismos ni con la naturaleza. Tres cuartas partes del mundo van a industrializarse. Si la industrialización se realiza de forma equivocada, utilizando la tecnología del pasado, muchos de los presentes en esta sala presenciarán un auténtico desastre. La industrialización debe efectuarse de manera adecuada, lo que entraña nueva tecnología, tecnología que aún no ha sido inventada. Esas técnicas y la instalación de los productos que se inventen serán obra sobre todo de un sector industrial privado reglamentado por gobiernos que afrontarán el dilema de escoger entre las presiones políticas que se ejerzan para lograr beneficios a corto plazo y la aceptación lógica de la necesidad de la sustentabilidad a largo plazo. A la vista de lo que precede, considero que el diálogo entre el sector comercial e industrial, el sector gubernamental y el sector ambiental es esencial y que la UICN, dada su amplia composición, está en condiciones ideales para propiciar ese diálogo. Esta Asamblea General ha declinado justificadamente la admisión del sector comercial en una nueva categoría de miembros asociados. Sin embargo, no creo que podamos desdeñar la posibilidad de entablar un diálogo, en el cual nosotros, como defensores de la Tierra, señalaríamos a la industria y a los gobiernos el imperativo de ofrecer nuevos modelos de tecnología y desarrollo, y, al mismo tiempo, los ayudaríamos a comprender la fragilidad del medio ambiente y las obligaciones que debe asumir la industrialización para que no resulte catastrófica. Propongo que tal consulta se lleve a cabo en los próximos tres años. Cuando nos reunamos de nuevo en la próxima Asamblea General habrán sucedido muchas cosas. Habremos lanzado "Cuidado del planeta" (cualquiera que sea el título que finalmente revista esta obra). Se habrán realizado diversas reuniones importantes—organizadas por mediación del PNUMA, la UNESCO, y convenciones internacionales tales como Ramsar y la CITES. Habremos celebrado el IV Congreso Mundial de Parques Nacionales en Venezuela, que tendrá lugar a principios de 1992 y que promete ser una conferencia mundial sobre conservación de la diversidad biológica y no solamente una reunión de especialistas en parques. Asimismo, habremos celebrado la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Espero que habremos iniciado la preparación de los foros regionales de la UICN, para reunir a nuestros miembros a ese nivel y discutir nuestros intereses comunes. Vamos a vivir años agotadores y excitantes. Espero que para la próxima Asamblea

237

General hayamos logrado reforzar apreciablemente los puntos fuertes dentro de la UICN así como mejorar radicalmente la contribución colectiva de la Unión al futuro de nuestro planeta, que necesita más que nunca la dedicación y la perspicacia de nuestros miembros. Finalmente, me gustaría agradecerles mucho su apoyo y aliento, asi como sus críticas amistosas. Desearía dejar constancia de la deuda que tengo contraída con nuestro Presidente saliente, el Dr. Swaminathan, y de mi satisfacción ante el nombramiento del Sir Shridath Ramphal para sucederle. Dado que en los tres póximos años veré

238

culminada mi contribución a la UICN, me siento animado para realizar esa labor por todo lo que he escuchado en este magnífico centro que tan generosamente han ofrecido y equipado nuestros anfitriones australianos, a quienes agradezco con toda sinceridad cuanto han hecho y están haciendo por la UICN. Nos vamos de esta reunión con una Secretaría fuerte y comprometida, motivo por el cual desearía rendir homenaje a mi propio personal por su lealtad. Les deseo todo lo mejor para los tres próximos largos años, en los que podemos hacer mucho por el mundo.

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Anexo 34 Discurso de despedida del Presidente de la Unión Mundial para la Naturaleza, Dr. M.S. Swaminathan

Estamos llegando al final de una Asamblea General verdaderamente memorable; memorable por la belleza del lugar donde se celebró, por la generosidad del país anfitrión, sus gobiernos de Estado y del Commonwealth y sus habitantes, así como por la eficacia del Comité Organizador, el sentido de orgullo profesional de todas las personas que participaron en los preparativos y la maravillosa ayuda que nos han brindado nuestros intérpretes, puesto que gracias a ellos el lenguaje no ha sido una barrera contra la comunicación entre hombres y mujeres procedentes de más de cien países y de cinco continentes. Sobre todo, ésta ha sido una Asamblea memorable debido al espíritu de comprensión, la entrega a la causa de la conservación de los recursos naturales y el sentido de urgencia de que han hecho muestra los miembros de la Unión y los observadores, independientemente de su afiliación gubernamental, no gubernamental o intergubernamental, para impedir que el medio ambiente humano se siga deteriorando. Esta Asamblea General ha sido también memorable en otro sentido; me refiero al hecho que nos hayan señalado, inicialmente el Primer Ministro en su discurso inaugural y más tarde los representantes de los pueblos indígenas y aborígenes de diversas regiones y países, que la armonía con la naturaleza que intentamos alcanzar hoy en día ocupa un lugar central en la concepción ética de la era preindustrial. A principios de este año cuando visité Guyana, ese país maravilloso del que es nacional nuestro Presidente entrante, cuyo discurso inspirado acabamos de escuchar, me contaron una vieja leyenda amerindia: "El cielo está apoyado en los árboles. De ahí que si el bosque desapareciera, el cielo, esto es, el techo del mundo se derrumbaría y el hombre perecería junto con la naturaleza". Para nuestros antepasados, los bosques no eran solamente sumideros de carbono, sino que constituían el fundamento mismo de la vida. La Carta de la Naturaleza aborigen fue creada a partir de

experiencias diarias y no del mundo de palabras en el que nos movemos generalmente en las reuniones internacionales. Esto explica por qué dicha Carta tiene una impronta espiritual y emocional tan profunda, a diferencia de las convenciones y los protocolos que nosotros redactamos en la actualidad, donde la excelencia de la redacción se mide a menudo por la habilidad de sustituir con vaguedades la claridad del propio compromiso. El tema de esta Asamblea General ha sido "La conservación en un mundo que cambia". No podría haberse elegido mejor título, ya que el mundo ha experimentado importantes cambios desde que iniciamos nuestros trabajos hace ocho días. En Oriente Medio ha aumentado la posibilidad de una guerra en la que probablemente se utilizarán armas capaces de provocar no solamente mutilaciones y muerte sino también mutaciones y daños genéticos. Es lamentable que en un momento en que las perspectivas de convertir armas en grano y bienes para satisfacer las necesidades básicas de los mil millones de miembros más desposeídos de la familia humana parecían más halagüeñas, esa tendencia positiva haya recibido semejante revés. En varios países, incluido nuestro país anfitrión, ha comenzado la recesión económica y, por ende, es probable que aumente el desempleo. Las guerras comerciales y de subvenciones han socavado las condiciones básicas de sustento de los agricultores, tanto en los países desarrollados como en desarrollo, y ello a menudo por razones opuestas. Del mismo modo que en la vida los placeres y las penas van de la mano, así también durante los últimos ocho días también se han producido acontecimientos felices. El 28 de noviembre el Banco Mundial, el PNUMA y el PNUD anunciaron la creación de un Fondo Mundial para el Medio Ambiente, lo cual representa un primer paso en el largo camino que debemos recorrer para lograr un compromiso en todo el mundo para con la difusión 239

de políticas y tecnologías "verdes" a escala mundial. El 1 de diciembre se informó que un equipo de científicos australianos y chinos de la Universidad de Sidney descubrió un método que hace posible que las plantas de trigo obtengan nitrógeno de la atmósfera, lo que permitirá que los agricultores puedan prescindir del empleo de fertilizantes minerales. En este contexto hay que señalar también la inclusión del español como lengua oficial, la decisión de establecer una estructura organizativa descentralizada con oficinas regionales y nacionales y la creación de un fondo voluntario para facilitar la participación más generalizada de los representantes de los países en desarrollo en las actividades de la Unión, para que ésta adquiera carácter mundial y deje de ser un organismo predominatemente europeo. A mi juicio, esa transformación es una de las contribuciones más importantes de esta Asamblea General. La Resolución sobre la Antártida que hemos adoptado hoy con el fin de lograr la prohibición permanente de la prospección y explotación de minerales en la Antártida, nos reafirma en nuestro propósito de que sean las consideraciones del bien público y la equidad intergeneracional, y no el beneficio privado y la ganancia económica a corto plazo, los factores que deben tenerse en cuenta para establecer las reglas básicas del manejo de los espacios comunes mundiales. La presentación del proyecto "Si-A-Paz" o "Parque Nacional en favor de la Paz", proyecto conjuntamente presentado por los delegados de Nicaragua y Costa Rica planteó con claridad la cuestión de que la naturaleza puede contribuir a unificar lo que los seres humanos dividen. Si bien no sabemos a ciencia cierta el número de especies que se han extinguido durante los días que hemos dedicado a estudiar la forma de proteger las áreas protegidas, no nos cabe duda de que la continuación de la destrucción de habitat y la extinción de especies son hechos desconsoladores. Pero sí conocemos algo más acerca del número de niños que mueren cada día a causa del hambre, la malnutrición y la enfermedad. La exhortación que figura en la Declaración sobre la misión de la UICN aprobada en esta Asamblea General, en el sentido de que el uso de los recursos naturales ha de basarse en principios de sustentabilidad ecológica y equidad es, por tanto, muy apropiada para salvar a los niños de hoy y de mañana. Al concluir la Asamblea entramos en un período tradicionalmente asociado con la paz y la buena voluntad. Es también un período en que deberíamos hacer balance de lo que nos ha sido dado.

240

Recordamos con gratitud la visión de hombres como el ambientalista suizo Paul Sarasin, Sir Julian Huxley y los participantes en las dos conferencias preparatorias celebradas en Brunnen en 1946 y 1947, así como de organizaciones tales como la Liga Suiza para la Protección de la Naturaleza y la UNESCO, y el Gobierno de Francia, que condujeron a la creación de la UICN en 1948. Recordamos una vez más con gratitud las contribuciones de gigantes de la conservación como Sir Peter Scott, que fundó la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN. Por lo que hace al pasado trienio, recordamos con orgullo y placer la 40a. reunión de aniversario, celebrada en Fontainebleau, y la conmemoración de nuestro 40o. aniversario por la UNESCO y el Gobierno de Francia. Manifestamos también nuestra gratitud a consejeros como el Dr. Jean Claude Lefeuvre, quien hizo posible que dicha ceremonia fuese tan significativa. Apreciamos principalmente la dedicación de nuestros miembros y los asociados a nuestras redes, así como el liderazgo de nuestro Director General y la dedicación del personal de la UICN. Sobre todo nos sentimos afortunados por poder agregar a esta lista a nuestro Presidente entrante, Sir Shridath Ramphal, un dirigente mundial de gran distinción en el campo de la ética, la paz y la justicia social a nivel internacional, cuyas contribuciones a la historia contemporánea han sido verdaderamente notables. La Srta. Susannah Begg nos instó, durante la ponencia australiana que tuvo lugar el 29 de noviembre, a definir nuestra visión del mundo en el que transcurrirán las vidas productivas de la nueva generación. La respuesta de esta Asamblea General es clara: para que los jóvenes de hoy y de mañana sean felices y sanos debemos promover una sociedad de conservación, una sociedad donde las técnicas agrícolas, industriales, de información y de manejo más modernas se integren de forma ecológicamente deseable con las técnicas y la sabiduría tradicionales, donde tanto los modos de vida no sostenibles y la pobreza inaceptable sean considerados como anacronismos del pasado. La creación de una sociedad de conservación y su crecimiento no serán tareas fáciles. En las sociedades democráticas la política pública se ve influenciada generalmente por el plazo que media entre dos elecciones, mientras que en los regímenes dictatoriales ese período se extiende hasta el próximo golpe de Estado. En ambos casos, la generación futura se considera como algo muy remoto en el tiempo. De ahí que la preocupación principal de los gobiernos que actúan en esos entornos políticos consista en lograr una tasa de

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

crecimiento económico más elevada, en vez de extinguir los incendios ecológicos que abrasan nuestro mundo. Nos entristece que el resultado de las negociaciones comerciales de la Ronda Uruguay del GATT puedan tener un mayor impacto en los bosques del mundo que nuestras resoluciones. Es triste también pensar que las decisiones adoptadas en foros como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la Unión Internacional para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas (UPOV) y las negociaciones GATT-TRIPS (derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio) ejercerán mayor influencia en la elaboración de una convención mundial sobre diversidad biológica que nuestras resoluciones. Resulta triste igualmente el hecho de que la atenuación del ritmo del cambio climático y la salvaguardia de la capa de ozono dependan en mayor medida de las decisiones que adopten los países industrializados y las empresas multinacionales sobre el grado de importancia de las patentes, que nuestras resoluciones referentes a la protección del planeta. La magnitud de la tarea educativa a la que nos enfrentamos los conservacionistas es clara. Se trata de una batalla que ganaremos a la larga, pero el retraso acumulado cada día en la difusión de la ética de una sociedad de conservación sólo contribuirá a agravar la miseria de millones de niños, mujeres y hombres, ya que son los pobres y los marginados quienes más sufren de la degradación ambiental. Por tanto, debemos perfeccionar

Anexo 34

nuestros instrumentos para despertar la conciencia pública y política. Me siento satisfecho de que el embrión de uno de esos mecanismos, el cual propuse hace cinco años —la Organización de Amnistía en Favor de la Tierra— haya adquirido perfil en esta Asamblea General. Me gustaría terminar con una cita extraída de la canción que cantaron de modo tan conmovedor los niños de la escuela primaria Nedlands en nuestra ceremonia de apertura y que cité en mi discurso de apertura. "La vida es una canción que debo cantar Es un regalo de amor que debo compartir Y cuando veo la alegría que trae consigo Mi espíritu se eleva a las alturas" Ruego que el año nuevo, que se celebrará dentro de 26 días, nos aporte más alegría que tristeza, más canciones de esperanza que cánticos funestos y que cada uno de los aquí presentes experimente tanta felicidad personal como satisfacción profesional. Les agradezco sinceramente la atención y cooperación que me han prestado tan generosamente en esta Asamblea General y durante los últimos seis años. Les deseo un viaje de regreso a sus hogares sin contratiempos, felices Navidades y próspero año nuevo. Declaro clausurada la XVIII Sesión de la Asamblea General de la Unión Mundial para la Naturaleza.

241

Lista de participantes

Argentina/Argentine/ Argentina Mr Fernando Ardura Vocal del Directorio Administración de Parques Nacionales Secretaría de Agricultura y Ganadería Av. Santa Fe 690 1059 Buenos Aires Argentina Tel. (54 1) 3116633 Telex 21535 dgaag ar O Administración de Parques Nacionales Lic Jorge Aumedes Presidente del Directorio Administración de Parques Nacionales Secretarla de Agricultura y Ganadería Av. Santa Fe 690

1059 Buenos Aires Argentina Tel. (54 1) 3116633 Telex 21535 dgaag ar O Administración de Parques Nacionales Mr Francisco Erize Fundación Vida Silvestre Argentina Defensa 245 Buenos Aires Argentina Tel. (54 1) 3314864 NG Fundación Vida Silvestre Argentina Sr Francisco Ingouville Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) Monroe 2142 1428 Buenos Aires Argentina Tel. (54 1) 7819171 Fax (54 1) 7816115 O Fundación Ambiente y

Claves y Abreviaturas ST GA NG IN AF O

Delegado de una Estado miembro Delegado de un Organismo Gubernamental miembro Delegado de una ONG Nacional miembro Delegado de una ONG Internacional miembro Delegado de un miembro Afiliado Observador

SSC

Comisión de Supervivencia de Especies CNPPA Comisión de Parques Nacionales y Areas Protegidas CEL Comisión de Derecho Ambiental COE Comisión de Ecología CESP Comisión de Estrategia y Planificatión Ambiental CEC Comisión de Educación y Comunicaciones

Nota: Los nombres de las Comisiones son los adoptados por la XVIII Sesión de la Asamblea General.

Recursos Naturales (FARN) Dr Prof. Raymond Laurent Fundación Miguel Lillo Miguel Lillo 251 4000 Tucumán Argentina Tel. (54 81) 251277 Fax (54 81) 311462 O SSC

Australia/Australie/ Australia Mr Robert Adams Conservation Commission oí the Northern Territory P.O. Box 496 Palmerston NT 0831 Australia Tel. (61 89) 894467 O Conservation Commission of the Northern Territory Mr Peter Alabaster ACT Parks and Conservation Service ACT Legislative Assembly P.O Box 158 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 751111 GA ACT Parks and Conservation Service Ms Pam Alian Department of the Arts, Sport, the Environment, Tourism and Territories P.O. Box 91 Wentworthville Australia Tel. (61 2) 6317006 O Department of the Arts, Sport, the Environment, Tourism and Territories Mr Nicholas T. Alien Manager Enviromental Services BHP Utah Minerals International Asia Pacific Division 140 William Street Melbourne VIC 3000 Australia Tel. (61 3) 6093342

Fax (61 3) 6093532 Telex 30408 O BHP Utah Minerals International Asia Pacific Division Mr Peter Ambrosy c/ Harper-MacRae & Associates P/L Level 67, MLC Centre Martin Place Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2387630 Fax (61 2) 2211987 Telex AA72566 COHQ O Mrs Audrey Anderson Wider Visions 24 David Crescent Hillarys Perth WA 6025 Australia Tel. (61 9) 4010025 O Wider Visions Mr David Annandale Kinhill F.ngineers (Environmental Group) 7/3 Filen St. Fremantle WA Australia Tel. 3352898 O Kinhill Engineers (Environmental Group) Dr Mike Archer University of New South Wales Australia O University of New South Wales Ms Jacqueline Ashton WWF-Australia P.O. Box 528 Sydney NSW 2001 Australia Tel. (61 2) 2476300 O WWF Australia Mr Roger Attwater Peel-Harvey Catchment Support Group P.O. Box 376 Pinjarra WA Australia Tel. 5311954 O Peel-Harvey Catchment Support Group 243

Mr John Bache President Crocodile Farmers Association oí Australia P.O. Box 38503 Winnellie NT 0821 Australia Tel. (61 89) 844099 Fax (61 89) 470374 O Crocodile Farmers Association of Australia O SSC Mr Alex Bainbridge Australian Conservation Foundation 340 Core Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 O Australian Conservation Foundation Dr Graham Baines Environment Pacific 3 Pindari Street The Gap Brisbane QLD 4061 Australia Tel. (61 7) 3003304 Fax (61 7) 3002611 O COE Mr John Bannister The Western Australia Museum Francis St. Perth, WA Australia Tel. (61 9) 3284443 Fax (61 9) 3288686 O SSC Dr Sue Barker South Australian Department of Environment and Planning 55 Grenfell Street Adelaide SA 5001 Australia Tel. (61 8) 2167777 GA South Australian Department of Environment and Planning Dr Bryan A. Barlow CSIRO Division of Plant Industry P.O. Box 1600 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 2465039 Fax (61 62) 2465530 O CSIRO Division of Plant Industry Mr Robert Beeton University of Queensland Gatton Gatton QLD 4343 Australia Tel. (61 75) 620325 Fax (61 75) 623081 Telex QUCOL AA 40866 O CEC

244

Ms Susannah Begg Leader of the Australian Youth Delegation to the 1990 Montreal Convention Meeting Australia O Ms Pam Beggs Minister for Tourism State Goverment Government House Perth WA Australia O State Goverment Mr Ahmet Bektas Wilderness Society Parliament House Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 02) 306201 Fax (61 02) 231406 NG Wilderness Society Dr Richard Bell Bahá' International Community Office of the Environment 15 McKenzie Road Samson WA 6163 Australia Tel. (61 09) 3376585 Fax (61 09) 3104997 O Bahá International Community Office of the Environment Mr Glen Bennett Environmental Education Consultant Ministry of Education Curriculum Policy Branch 151 Royal Street East Perth WA 6004 Australia Tel. (61 9) 4204810 Fax (61 9) 4205005 O Ministry of Education Mr Marcus Beresford Conservation Council of South Australia 120 Wakefield Street Adelaide 5000 Australia Tel. (61 8) 2235155 Fax (61 8) 2322490 NG Conservation Council of South Australia Mr Raj Bessarab Friends of the Earth-Australia 18 Pelham Road Armadale WA 6112 Australia Tel. (61 9) 3997518 Fax (61 9) 3322507 O Friends of the EarthAustralia Ms Ana Bisset Island Coordinating Council P.O. Box 264 Thursday Island

Australia Tel. (61 70) 691446 Fax (61 70) 691868 O Island Coordinating Council

Tel. (61 9) 4446550 Fax (61 9) 4441073 O Save African Endangered Wildlife Foundation

Mr David Black Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Corporate Policy Division Dept. of Primary Industries and Energy P.O. Box 858 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 723502 Fax (61 62) 725448 O Department of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

Ms Kate Boyd National Parks Association of New South Wales Inc. P.O. Box A96 Sydney S. NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 264 7994 Fax (61 2) 264 7160 NG National Parks Association of New South Wales Inc.

Mr Neil Blake Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr A. S. Blunn Secretary Department of the Arts, Sports, the Environment, Tourism & Territories G.P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia O Department of the Arts, Sports, the Environment, Tourism & Territories Mr John David Blyth Department of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 O Department of Conservation and Land Management, WA Prof. Bemhard Willem Boer Environmental Law Centre School of Law MacQuarie University Sydney NSW 2109 Australia Tel. (61 2) 8057099 Fax (61 2) 8057686 NG Environmental Law Centre Ms Marion Bowers Vice-President Save African Endangered Wildlife Foundation Australian Branch 229 Oxford Street Leederville WA 6007 Australia

Mr Desmond E. Boyland Assistant Director National Parks and Wildlife Service of Queensland P.O. Box 155 North Quay QLD 4002 Australia Tel. (61 7) 2277797 Fax (61 7) 2277676 GA National Parks and Wildlife Service of Queensland Mr Mark Brabazon Executive Officer Dept. of Conservation and Land Management Hayman Road P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 O Dept. of Conservation and Land Management Mr Ernie Bridge Minister for Agriculture, WA Ministry of Agriculture, WA Capita Centre 197 St George's Terrace Perth WA 6000 Australia O Ministry of Agriculture, WA Dr Peter Bridgewater Director Australian National Parks and Wildlife Service P.O. Box 636 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 500222 Fax (61 62) 473528 Telex 62971 aa GA Australian National Parks and Wildlife Service O CNPPA Dr Bob Brown The Wilderness Society Parliament House Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 02) 306201

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Fax (61 02) 231406 NG The Wilderness Society Ms Elizabeth Brown David Sheppard Conservation Foundation Australia O David Sheppard Conservation Foundation Dr Mick Brown Forestry Commission of Tasmania 199 Macquarie St. Hobart Tasmania 7001 Australia Tel. (61 02) 308202 Fax (61 02) 238280 O Forestry Commission of Tasmania Mr Peter R. Brown Senior Tutor in Wildlife Management Victoria College, Rusden Campus 662 Blackburn Road Clayton, VIC 3168 Australia Tel. (61 3) 853333 Fax (61 3) 5447413 O SSC Dr Andrew Arnold Burbidge Dept. of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 4055100 Fax (61 9) 3061769 O Dept. of Conservation and Land Management O SSC

Mr John Burgess 26 Adelaide St. South Hobart, Tasmania 7004 Australia Tel. (61 02) 306487 O

Ms Chris Burnup Assistant Director Business Council of Australia P.O. Box 7225 Melbourne VIC 3004 Australia Tel. (61 3) 8676288 Fax (61 3) 8677861 O Business Council of Australia Mr Noel Bushnell Gavin Anderson & Co. 124 Exhibition Street Melbourne VIC 3000 Australia Tel. (61 3) 6546555 Fax (61 3) 6548179 O Dr David R. Butcher

Lista de participantes

Executive Director The Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals 201 Rookwood Road Yagoona Sydney NSW 2199 Australia Tel. (61 2) 7095433 Fax (61 2) 7962258 O SSC Mr Harry Butler Conservation Commission of the Northern Territory P.O. Box 496 Palmerston Darwin NT 0831 Australia Tel. (61 89) 894533 Fax (61 89) 323849 GA Conservation Commission of the Northern Territory Ms Norma Calcutt Conservation Council of Western Australia 10 Rosser Street Cottesloe WA 6011 Australia Tel. (61) 3844274 Fax (61) 2200653 NG Conservation Council of Western Australia Ms Debbie Callister TRAFFIC Oceania P.O. Box R594 Royal Exchange Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2478133 Fax (61 2) 2474579 Telex 176177 btats O TRAFFIC Network Mr William Carr Manager of Environment Department of Resources Development Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra ACT 2601 Australia O Department of Resources Development, Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

South St. Murdoch WA 6150 Australia Tel. (61 9) 3322727 Fax (61 9) 3104997 O Biological and Environmental Sciences, Murdoch University

c/o Tropical Health Programme University of Queensland Herston QLD 4006 Australia Tel. (61 7) 3663548

Fax (61 7) 2522579 O Cultural Survival

Mr Tony Charters Acting Secretary Wet Tropics Ministerial Council P.O. Box 155 North Quay QLD 4002 Australia Tel. (61 9) 2277713 O Wet Tropics Ministerial Council

Mr Peter Cosier Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories 41 George Street Norwood 5067 Australia O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

Mr Paul Chatterton The Wilderness Society 130 Davey St. Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 02) 349366 Fax (61 02) 235112 NG Wilderness Society

Dr John Coulter Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories 41 George Street Norwood 5067 Australia O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

Dr David Chittleborough Bahá'í International Community Office of the Environment 2 Oriana Avenue Rostrevor SA 5073 Australia Tel. (61 8) 13361862 Fax (61 8) 3365242 O Bahá'í International Community Office of the Environment Dr Robert Graham Chittleborough 24 Watt Street Swanbourne Swanbourne WA 6010 Australia Tel. (61 9) 3831516 O Ms Janet Cohen Australian Conservation Foundation 340 Core Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Gonservation Foundation

Hon. Fred Chaney MP Shadow Minister for the Environment P.O. Box 1005 Midland WA 6056 Australia O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

Mr Ross Colliver Australian Conservation Foundation 79 Stirling Street Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2200669 Fax (61 9) 2200668 NG Australian Conservation Foundation

Mr Stephen P. Charles Murdoch University Biological and Environmental Sciences

Mr John Cordell Director, Pacific Programme Cultural Survival

Ms Janet Coveney Hon. Secretary Australian National Parks Council (ANPC) 13 Park Road Middle Park VIC 3206 Australia Tel. (61 3) 6992830 NG Australian National Parks Council (ANPC) Ms Donna Craig Environmental Law Centre School of Law Macquarie University Sydney NSW 2109 Australia Tel. (61 2) 8057077 Fax (61 2) 8057686 NG Environmental Law Centre, Macquarie University Dr Wendy Craik Great Barrier Reef Marine Park Authority P.O. Box 791 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2470211 Fax (61 6) 2475761 GA Great Barrier Reef Marine Park Authority, Queensland Mr Peter Cranny Queensland Forest Service P.O. Box 944 Brisbane QLD 4001 Australia Tel. (61 7) 2340004 Fax (61 7) 2340271 Telex QUEFOR AA43988 O Queensland Forest Service

245

Ms Rosey Crisp Queensland Conservation Council P.O. Box 238 North Quay Brisbane QLD 4002 Australia Tel. (61 7) 2210188 NG Queensland Conservation Council

Ms Paula Deegan Conservation Council of Western Australia P.O Box 137 West Perth WA 6005 Australia Tel. (61 9) 4811244 Fax (61 9) 3221048 NG Conservation Council of Western Australia

Mrs Ethnee Critchley Heytesbury Stud Keysbrook WA 6206 Australia O

Mr John Dejose The International Union of Directora of Zoological Gardens c/o Perth Zoo Western Australia P.O. Box 489 South Perth WA 6151 Australia Tel. (61 9) 4740335 Fax (61 9) 3673921 IN The International Union of Directora of Zoological Gardens O SSC

Lt Col R.A. Critchley Heytesbury Stud Keysbrook WA 6206 Australia Tel. 5252158 O Dr David Dale Conservation Council of Western Australia 1 Canning Avenue Mt Pleasant WA 6153 Australia Tel. (61 63) 648663 Fax (61 63) 648663 NG Conservation Council of Western Australia O Wilderness Society Mr Adrian Davey Resource & Environmental Science University of Canberra P.O. Box 1 Belconnen ACT 2616 Australia Tel. (61 6) 2522517 Fax (61 6) 2522166 O Resource & Environmental Science, University of Canberra Dr jim Davie Queensland University of Technology Dept. of Planning & Landscape Architecture P.O. Box 2434 Brisbane QLD 4000 Australia Tel. (61 7) 2232111 Fax (61 7) 2291510 O COE Prof. Bruce Davis Institute of Antarctic & Southern Ocean Studies University of Tasmania P.O. Box 2526 Hobart Tasmania 7001 Australia Tel. (61 2) 202972 Fax (61 2) 202973 Telex 58150 O CNPPA O Australian Committee for IUCN

246

Ms Anne-Marie Delahunt Australian Heritage Commission P.O. Box 1567 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2712111 Fax (61 6) 2732395 GA Australian Heritage Commission Mr John Dell Western Australian Naturalists' Club (Inc) P.O. Box 156 Nedlands WA 6009 Australia Tel. (61 9) 3898085 O Western Australian Naturalists' Club (Inc) Mr Tim Dendy South Australian Dept. of Environment and Planning 55 Grenfell Street Adelaide SA 5001 Australia Tel. (61 8) 216 7777 GA South Australian Dept. of Environment and Planning Ms Joanne DiSano First Assistant Secretary Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2741590 Fax (61 6) 2573010 ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Hon Donald Dobie M.P. Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 5218200 Fax (61 62) 5401887 O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Mr John Dorman National Parks Association of New South Wales Inc. 12 Rodgers St. Teralba NSW 2284 Australia Tel. (61 49) 581564 Fax (61 2) 2647160 NG National Parks Association of New South Wales O CNPPA Mr Peter Dring Royal Agricultural Society of Western Australia P.O. Box 111 Camamah 6517 Australia Tel. (61 99) 511233 Fax (61 99) 511091 O Royal Agricultural Society of Western Australia Mr Craig Duby ACT Government ACT Legislative Assembly P.O. Box 158 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 751111 GA ACT Parks and Conservation Service, Conservation and Land Management Branch Mrs Elaine Duncan Wider Visions 24 David Crescent Hillarys 6025 Perth WA Australia Tel. (61 9) 4010025 O Wider Visions Mr Nicholas Duncan President Save African Endangered Wildlife Foundation Australian Branch 229 Oxford Street Leederville WA 6007 Australia Tel. (61 9) 4446550 Fax (61 9) 4441073 O Save African Endangered Wildlife Foundation Mr Murray Edmonds State Manager Greening Australia Unit 5 Leederville Village 106 Oxford Street Leederville WA 6007

Australia Tel. (61 9) 2275771 Fax (61 9) 2275760 NG Greening Australia Ltd. Ms Pam Eiser Fraser Island Defenders Organization 3 Roslyn Avenue Panania NSW 2213 Australia Tel. (61 2) 2476300 Fax (61 2) 2478778 NG Fraser Island Defenders Organization O CNPPA IUCN Council Member Mr Murray Elliott Conservation Commission of the Northern Territory P.O. Box 4% Palmerston Darwin NT 0831 Australia Tel. (61 89) 894467 GA Conservation Commission of the Northern Territory Ms Adele Farina Secretary to Minister Pearce WA State Government Government House Perth WA Australia O Mr Anthony Fearnside Institute of Foresters of Australia P.O. Box E73 Queen Victoria Terrace Canberra ACT 2600 Australia Tel. (61 6) 2887656 Fax (61 6) 2880441 NG Institute of Foresters of Australia Dr Margaret A. Feilman 75 Malcolm Street West Perth, WA 6005 Australia Tel. (61 9) 3219989 O Mr Ken Felton Forestry Commission of Tasmania P.O. Box 207B Hobart Tasmania 7001 Australia Tel. (61 02) 308181 Fax (61 02) 238280 O Forestry Commission of Tasmania O SSC Mr Chris Fitzharding Executive Director South West Development Authority Australia O South West Development Authority

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Dr Timothy Flannery Head Mammal Section Australian Museum 6-8 College St. Sydney South NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 3398114 Fax (61 2) 3604350 O SSC Mr Wayne Fletcher Director, Biodiversity Section Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2741553 Fax (61 6) 2741517 ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Mr Thomas Fox A/g Deputy Director National Parks and Wildlife Service of New South Wales P.O. Box 1967 Hurstville NSW 2220 Australia Tel. (61 2) 5856418 Fax (61 2) 5856555 Telex 26034 aa GA National Parks and Wildlife Service of New South Wales Mr Paul Frewer Deputy Premíer's Office Government House Canberra City ACT 2601 Australia O Mr Ian William Fry Director Wildlife Survival The Environment Centre 608 Dean St. Albury NSW 2640 Australia Tel. (61 60) 230813 Fax (61 60) 215629 NG Wildlife Survival O CEL Hon Christine Gallus MP Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories 967 South Road Melrose Park SA 5039 Australia Tel. (61 8) 2779877 Fax (61 8) 2779915 O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Ms Morag Gamble The Wilderness Society 130 Davey St. Hobart Tasmania 7000 Australia

Listó de participantes

Tel. (61 02) 349366 Fax (61 02) 235112 NG The Wilderness Society Mr McGlynn Gene Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr David Gibbs President WWF Australia P.O. Box 528 Sydney NSW 2001 Australia Tel. (61 2) 2476300 O WWF Australia Dr John R Giles Zoological Parks Board of New South Wales P.O. Box 20 Mosman NSW 2088 Australia Tel. (61 2) 9692777 Fax (61 2) 9697515 GA Zoological Parks Board of New South Wales, National Parks and Wildlife Service of New South Wales O SSC Dr Brendon Gooneratne President Project Jonah P.O. Box 234 Baulkham Hills Sydney NSW 2153 Australia Tel. (61 2) 854335 Fax (61 2) 8768694 Telex 26064 virus aa NG Project Jonah, Australia Mr Reg Gorden Minister of Aboriginal Affairs WA State Government Capita House 197 St George's Terrace Perth WA 6000 Australia O WA State Government Commissioner Sue Gordon Assistant General Manager Aboriginal and Torres Strait Islander Commission P.O. Box 17 Woden Canberra ACT Australia Tel. (61 6) 2893377 Fax (61 6) 2853742 O Aboriginal and Torres Strait Islander Commission Ms Carla Corton Australian Conservation Foundation

340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 O Australian Conservation Foundation Ms Yvonne Gosselink Ministry of Economic Development Australian Forest & Land Management Capita House 197 St George's Terrace Perth WA 6000 Australia O Ministry of Economic Development Australian Forest & Land Management Ms Raeme Goves-Jacka Conservation Council of Western Australia 1-54 Broadway Nedlands WA Australia Tel. (61 9) 3863761 Fax (61 9) 2200653 NG Conservation Council of Western Australia Mr Alistair Graham The Wilderness Society 130 Davey St. Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 02) 349366 Fax (61 02) 235112 NG Wilderness Society Ms Robyn Graham Policy & Planning, Antarctic Division Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Channel Highway Kingston Tasmania 7050 Australia Tel. (61 02) 290209 Fax (61 02) 295050 ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Ms Rosemary Graham Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 O Australian Conservation Foundation Dr Colin Peter Groves Dept. of Prehistory & Anthropology Australian National University Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 494590

Fax (61 62) 492711 Telex 62760 natuniv O SSC Mr Charles Richard Hall Curtin University of Technology School of Civil Engineering Kent Street Bentley WA Australia Tel. (61 9) 3517824 Telex (61 9) 3512818 O Curtin University of Technology Ms Kay Hallahan Minister for the Arts Western Australia State Government Capita House 197 St George's Terrace Perth WA 6000 Australia O Western Australia State Government Ms Helen Halliday P.O. Box 1373 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2480888 Fax (61 6) 2480110 O SSC Mr John P Hannon Australian Crocodile Farmers Association P.O. Box 4694 Darwin NT Australia Tel. (61 89) 819588 O Australian Crocodile Farmers Association O SSC Mrs Barbara Hardy WWF Australia 60 Marine Parade Seacliff SA 5049 Australia Tel. (61 8) 2967338 O WWF Australia Mr Bill Hare Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Colin Harris South Australian Department of Environment and Planning 55 Grenfell Street Adelaide SA 5001 Australia Tel. (61 8) 216 7777 GA South Australian Department of Environment and Planning

247

Ms jill Harris Conservation Council of Western Australia 228 Brisbane St. Northbridge WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2277926 Fax (61 9) 2200653

NG Conservation Council of Western Australia Mrs Clodagh Harrison Project Jonah 3/213 Edgecliff Road Woollahra 2025 Australia Tel. (61 2) 8991211 Fax (61 2) 8992151 Telex 26064 virus aa NG Project Jonah The Hon R. J. L. Hawke AC, MP Prime Minister of Australia Canberra Australia Mr Christopher David Haynes Department of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 GA Department of Conservation and Land Management, Western Australia Mr Edward Hegerl Director Australian Littoral Society, Inc. P.O. Box 49 Moorooka QLD 4105 Australia Tel. (61 7) 8485235

Fax (61 7) 8925814 NG Australian Littoral Society, Inc. NG Queensland Conservation Council O

COE

Mr Don Henry Director WWF Australia P.O. Box 528 Sydney NSW 2001 Australia Tel. (61 2) 2476300 Fax (61 2) 2478778 NG WWF Australia Mr John Hibberd Kestel Research P.O. Box 2546 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2473670 Fax (61 6) 2575336 O Mr Peter Hitchcock National Parks and Wildlife Service of New South Wales

248

P.O. Box 1967 Hurstville NSW 2220 Australia Tel. (61 2) 5856305 Fax (61 2) 5856555 Telex 26034 aa GA National Parks and Wildlife Service of New South Wales The Hon Barry Hodge Chairman Lands and Forest Commission of Western Australia 50 Money Road Melville WA 6156 Australia Tel. (61 9) 3303309 Fax (61 9) 3171605 O Lands and Forest Commission of Western Australia Mr Rod Holesgrove Director, Policy Liaison Section Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 741390 Fax (61 62) 573010 ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Mr Theo Hooy Australian National Parks and Wildlife Service P.O. Box 636 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 500351 Fax (61 62) 473528 Telex 62971 aa GA Australian National Parks and Wildlife Service Dr Stephen Donald Hopper Department of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 4055100 Fax (61 9) 3061769 O Department of Conservation and Land Management, Western Australia O SSC Ms Elaine Horne Conservation Council of Western Australia 91 Webster St. Nedlands WA 6009 Australia Tel. (61 9) 4440606 Fax (61 9) 2200653 NG Conservation Council of Western Australia Dr Geoffrey W Howard

138 Leicester St. Parkside 5063 Australia Tel. (61 8) 3730303 O Mr Russell Hume 26 Holdsworth St. Fremantle WA 6160 Australia O Mr Geoffrey Hume-Cook Wilderness Society 15 Glendower St Perth WA 6000 Australia O Wilderness Society Dr Bob Humphries Western Australian Environmental Protection Authority 1 Mount Street Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2227000 Fax (61 9) 3221598 O Western Australian Environmental Protection Authority Dr Tor Hundloe Environment Institute of Australia Australia O Environment Institute of Australia Mr Peter John Hunnam WWF-Australia P.O. Box 528 Sydney NSW 2001 Australia Tel. (61 2) 2476300 Fax (61 2) 2478778 O WWF-Australia Ms Penny Hussey Western Australian Naturalists' Club (INC) P.O. Box 156 Nedlands WA 6009 Australia Tel. (61 9) 3898085 O Western Australian Naturalists' Club (INC) Dr Ross Hynes Dept. of Environment and Heritage 13th Floor 160 Ann St. Brisbane QLD 4000 Australia Tel. (61 7) 2277804 Fax (61 7) 2277803 O Dept. of Environment and Heritage Dr Nina Jablonski Dept. of Anatomy and Human Biology University of Western Australia Nedlands WA 6009 Australia

Tel. (61 9) 3803296 Fax (61 9) 3801051 O Centre of Human Biology Mr Colin Jackson Australian Trust for Conservation Volunteers P.O. Box 423 Ballarat VIC 3350 Australia Tel. (61 53) 331483 Fax (61 53) 332290 O Australian Trust for Conservation Volunteers Ms Sue Jackson Environment Centre N.T. P.O. Box 2120 Darwin, NT Australia Tel. (61 89) 811984 Fax (61 89) 410387 NG Environment Centre N.T. Dr David James Resource Assessment Commission Locked Bag 1 Queen Victoria Terrace Canberra ACT 2600 Australia Tel. (61 6) 2715111 Fax (61 6) 2715929 GA Resource Assessment Commission Mr John Adrian Jeffreys Director Wildlife Preservation Society of Queensland 4th Floor 160 Edward Street Brisbane QLD 4000 Australia Tel. (61 7) 2210194 Fax (61 7) 2210701 NG Wildlife Preservation Society of Queensland Mr Hank Jenkins Australian National Parks and Wildlife Service P.O. Box 636 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 1500270 Fax (61 6) 2473528 Telex 62971 aa GA Australian National Parks and Wildlife Service O SSC The Hon. Gary Johns MP Member of Australian House of Representatives P.O. Box 64

Redcliffe QLD 4020 Australia Fax (61 7) 2841379 O Member of Australian House of Representatives, Chair of Caucus Environment Committee

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Ms Louana Johnston Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Ross Johnston Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Lindsay C. Jolley South Australian National Parks & Wildlife Service P.O. Box 444 Murray Bridge 5253 Australia Tel. (61 8) 2167777 Fax (61 8) 2311392 O South Australian National Parks & Wildlife Service Mr Graeme Kelleher Chairman Great Barrier Reef Marine Park Authority P.O. Box 791 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2470211 Fax (61 6) 2475761 GA Great Barrier Reef Marine Park Authority The Hoa Ros Kelly MP Minister for the Arts, Sport, the Environment, Tourism and Territories Parliament House Canberra ACT 2600 Australia ST Department for the Arts, Sport, the Environment, Tourism and Territories Mr Garth Kelsey Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Richard A. Kenchington Resource Assessment Commission Locked Bag 1 Queen Victoria Terrace Canberra ACT 2600 Australia

Lisia de participantes

Tel. (61 62) 715280 Fax (61 62) 715073 GA Resource Assessment Commission O CESP O COE Ms Amrit W. Kendrick 15 Parkside Ave. Mt. Pleasant WA 6153 Australia Tel. (61 9) 3646619 Fax (61 9) 3824947 O Mr Gary A. Kendrick c/o Botany Department University of Western Australia Crawley WA 6009 Australia Tel. (61 9) 3802217 Fax (61 9) 3824947 O Mr Danny Kennedy Environmental Law Centre c/o Macquarie University Sydney NSW Australia Tel. (61 2) 8057077

NG Environmental Law Centre Mr Michael G. Kennedy WWF-Australia P.O. Box 302 Avalon 2107 Australia Tel. (61 2) 9189482 Fax (61 2) 9189644 NG WWF-Australia O SSC Dr Aila Keto Rainforest Conservation Society Inc. 19 Colorado Avenue Bardon QLD 4065 Australia Tel. (61 7) 3681318 Fax (61 7) 3683938 O Wet Tropics Management Authority

Tel. (61 9) 3284411 Fax (61 9) 3288686 O SSC Mr Cam Kneen National Association of Forest Industries P.O. Box 254 West Perth WA 6005 Australia Tel. (61 9) 3222088 Fax (61 9) 4811019 O National Association of Forest Industries Mr John Koeyers Conservation Council of Western Australia P.O. Box 347 Margaret River WA 6285 Australia Tel. (61 97) 572073 Fax (61 97) 2200653 NG Conservation Council of Western Australia Mr Peter Koffel Murdoch University 26 Davies St Beaconsfield WA 6162 Australia Tel. 3354775 O Murdoch University Mr Michael Krockenberger Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Dr Gerald Kuchling Department of Zoology University of Western Australia Perth WA 6009 Australia Tel. (61 9) 3802243 Fax (61 9) 3801029 Telex 92992 aa O SSC

Prof. Jiro Kikkawa International Union of Forestry Research Organizations (IUFRO) c/o Department of Zoology University of Queensland St. Lucia Brisbane QLD 4072 Australia Tel. (61 7) 3772966 Fax (61 7) 3710057 O IUFRO O COE Dr D. Kitchener Senior Curator Western Australia Museum Francis Street Perth WA 6000 Australia

Mr Doug Laing Department of Foreign Affairs and Trade Office of the Ambassador for the Environment 4 Treasury Place East Melbourne VIC 3002 Australia Tel. (61 3) 6552686 Fax (61 3) 6509467

O Department of Foreign Affairs and Trade Dr Padma Lal Australian Bureau of Agricultural and Resource Economics P.O. Box 1563 Canberra ACT 2601

Australia Tel. (61 6) 2469544 Fax (61 6) 2469699 O Australian Bureau of Agricultural and Resource Economics Dr David Lamb Botany Department University of Queensland Brisbane QLD Australia Tel. (61 7) 3772045 Fax (61 7) 8703854 Telex AA40315 UNIVQLD O COE Dr Judy Lambert Ministerial Advisor Dept. of the Arts, Sports, the Environment, Tourism & Territories Parliament House Canberra ACT 2600 Australia Tel. (61 62) 777640 Fax (61 62) 734130 O Dept. of the Arts, Sports, the Environment, Tourism & Territories Dr Bill Lane Environmental Services Australia (ESA) Pty Ltd P.O. Box 226 St. Leonards NSW 2065 Australia Tel. (61 2) 9065789 Fax (61 2) 9067452 O Environmental Services Australia (ESA) Pty Ltd Mr Jim Lane Department of Conservation and Land Management c/o Executive Director P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 Telex 94585 aa O Department of Conservation and Land Management, Western Australia Dr Carmen Lawrence Premier of Western Australia Western Australia State Government Capita House Perth WA 6000 Australia O Western Australia State Government Mr Dean Lee Pacific Whale Foundation Unit 1 81 Mary St. Como WA Australia Tel. (61 9) 4501271 O Pacific Whale Foundation

249

The Hon. S. Lenehan Minister Ministry of Environment and Planning Parliament House Adelaide SA 5000 Australia GA South Australia Department of Environment and Planning Ms Angie Lensink Australian Conservation Foundation Perth Branch 79 Stirling Street North Perth WA Australia Tel. (61 9) 2200665 NG Australian Conservation Foundation Dr Godfrey Letts Conservation Commission of the Northern Territory P.O. Box 496 Palmerston Darwin NT 0831 Australia Tel. (61 89) 894533 Fax (61 89) 323849 GA Conservation Commission of the Northern Territory O SSC Mr Nigel Livesey Environment Centre NT 79 Stirling St. Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2200654 Fax (61 9) 2200653 NG Environment Centre NT O Wilderness Society Mr Owen William Loneragan United Nations Association of Australia (WA Division) 16 Deverell Way Bentley WA 6102 Australia Tel. (61 66) 4584615 O United Nations Association of Australia (WA Division)

Capel WA 6271 Australia Tel. (61 97) 272474 Fax (61 97) 2200653 NG Conservation Council of Western Australia

Australia Tel. (61 7) 691446 Fax (61 7) 691868 O Island Coordinating Council Dr John M. Lumb Department of Conservation and Environment, Victoria 240 Victoria Parade East Melboume VIC 3002 Australia GA Department of Conservation and Environment, Victoria

Dr Freya Mathews Murdoch University Social Sciences Murdoch WA 6150 Australia Tel. (61 9) 3322698 O Murdoch University

Mr Ian MacKenzie National Association of Forest Industries 225 Adelaide Terrace Perth WA 6062 Australia Tel. (61 9) 4216826 O National Association of Forest Industries Mr Brendan Mackey Centre for Resource and Environmental Studies Australian National University P.O. Box 4 Canberra City ACT Australia O COE Dr Jonathan Majer Curtin University of Technology School of Biology P.O. Box 01987 Perth WA 6001 Australia Tel. (61 9) 3517964 Fax (61 9) 3512495 Telex 92983 aa O Curtin University of Technology O Australian Entomological Society Mr Alec Marr The Wilderness Society Parliament House 130 Davey St. Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 2) 349366 Fax (61 2) 235112 NG Wilderness Society

Mr David Luck Environment Group Australian International Development Assistance Bureau (AIDAB) P.O. Box 887 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2764650 Fax (61 6) 2764626 GA Australian International Development Assistance Bureau (AIDAB)

Mr Duncan Antony Marshall Australian Council of National Trusts P.O. Box 1002 Civic Square ACT 2608 Australia Tel. (61 6) 2476766 Fax (61 6) 2491395 NG Australian Council of National Trusts

Mr Getano Lui Jr Island Coordinating Council P.O. Box 264 Thursday Island QLD 4875

Mr Bernie Masters Conservation Council of Western Australia P.O. Box 162

250

Mr Richard May Department of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 O Department of Conservation and Land Management, Western Australia Prof. Arthur McComb Murdoch University Environmental Science Murdoch WA 6150 Australia Tel. (61 9) 3322191 Fax (61 9) 3104997 O Murdoch University Ms Joanne McCormick National Association of Forest Industries P.O. Box R1276 Perth WA Australia Tel. (61 9) 4216840 Fax (61 9) 2211658 O National Association of Forest Industries Ms Margaret McDonald Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Peter McGinnity Great Barrier Reef Marine Park Authority P.O. Box 791 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2470211 Fax (61 6) 2475761 GA Great Barrier Reef Marine Park Authority, Queensland Mr Lauchlan McIntosh P.O. Box 363

Dickson ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2498955

Fax (61 6) 2474985 Telex 62285 O Dr Frank McKinnell Department of Conservation and Land Management c/o Executive Director P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 Telex 94585 aa NG Institute of Foresters of Australia Dr Don McMichael Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2951436 Fax (61 6) 2396572 ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Mr Keiran James McNamara Department of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3670333 Fax (61 9) 3670466 O Department of Conservation and Land Management, Western Australia Dr I.R. McPhail Director General South Australian Department of Environment and Planning 55 Grenfell St. Adelaide SA 5001 Australia Tel. (61 8) 2167777 GA South Australian Department of Environment and Planning Mr David Menere Department of Primary Industries and Energy P.O. Box 858 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2723933 Fax (61 6) 2724875 Telex 2723933 O Department of Primary Industries and Energy Mr Geoff Mercer Department of Conservation and Land Management P.O. Box 72 Geraldton 6530 Australia Tel. (61 99) 215955

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Fax (61 99) 215713 O Department of Conservation and Land Management, Western Australia Prof. Harry Messel Vice Chairman Australia, SSC Hopewood Gardens 13 Thomton St. Darling PT. NSW 2027 Australia Tel. (61 2) 6923383 Fax (61 2) 6602903 Telex 26169 unisyd aa O SSC Dr Judy Messer Nature Conservation Council of New South Wales 39 George Street Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2472228 Fax (61 2) 2475945 NG Nature Conservation Council of New South Wales Mr Greg Middleton Department of Parks, Wildlife and Heritage, Tasmania P.O. Box 44A Hobart Tasmania 7001 Australia Tel. (61 02) 302336 Fax (61 02) 238765 GA Department of Parks, Wildlife and Heritage, Tasmania O CNPPA Ms Kerrie Milbum-Clark Business Council of Australia P.O. Box 7225 Melboume VIC 3004 Australia Tel. (61 3) 8676288 Fax (61 3) 8677861 O Business Council of Australia Mr Denis Henry Millan Department of Land Administration Central Government Buildings Cathedral Avenue Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 3231222 Fax (61 9) 3231201 Telex 93784 lands aa O Department of Land Administration Ms Christine Milne The Wilderness Society Parliament House Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 2) 306201 Fax (61 2) 231406 NG Wilderness Society

Lista de participantes

Mr Robert K. Morland Department of Land Administration Central Government Buildings Cathedral Avenue Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 3231222 Fax (61 9) 3231201 Telex 93784 lands aa O Department of Land Administration, Western Australian State Government Ms Leonie Morrison The Wilderness Society Parliament House 130 Davey St. Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 2) 349366 O Wilderness Society Mrs Judith Mortlock National Parks and Wildlife Service of New South Wales Government House Lord Howe Island 2898 Australia Tel. (61 65) 632066 Fax (61 65) 632127 GA National Parks and Wildlife Service of New South Wales Mr Seamus Mulholland Department of Conservation and Land Management Hayman Road P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3676333 O Department of Conservation and Land Management Ms Josephine Mummery Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 741111 Fax (61 62) 573010 O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Ms Frances Murray Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Nicholas Newland South Australian National Parks and Wildlife Service

P.O. Box 1782 Adelaide SA 5001 Australia Tel. (61 8) 2167867 Fax (61 8) 2311392 GA South Australian Department of Environment and Planning O South Australian National Parks and Wildlife Service Dr Peter Newman Murdoch University Australia O Dr Ray Nias WWF-Australia P.O Box 528 Sydney NSW 2001 Australia Tel. (61 2) 2476300 Fax (61 2) 2478778 NG WWF-Australia Mr Frank Nicholls 61-4 Sydney Street Prahran VIC 3181 Australia Tel. (61 3) 516611 O CEL Dr Ebbe S. Nielsen Division of Entomology CSIRO P.O. Box 1700 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 464258 Fax (61 62) 464264 O Division of Entomology, CSIRO O SSC Mrs Robyn M. Nolan MLA ACT Legislative Assembly 1 Constitution Avenue P.O. Box 1020 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 758574 Fax (61 62) 758114 O ACT Legislative Assembly Mr Peter Nugent Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories 31 Winswood Close Vermont South VIC 3133 Australia Tel. (61 3) 7203233 Fax (61 3) 7205250 O Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Ms Molly Olson Greenpeace Australia P.O. Box 51 East Balmain NSW 2041 Australia Tel. (61 2) 5557044

Fax (61 2) 5557154 NG Greenpeace Australia IN Greenpeace International Mr Victor Onions Crocodile Farmers Association of Australia P.O. Box 669 Cairns QLD 4870 Australia Tel. (61 70) 547955 Fax (61 70) 331048 O Crocodile Farmers Association of Australia O SSC Mrs Kay Osbome c/- Harper-MacRae & Associates Plc Level 67, MLC Centre Martin Place Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2387630 Fax (61 2) 3211987 Telex AA72566COHQ O Mr Robert Osborne c/- Harper-MacRae & Associates Plc Level 67, MLC Centre Martin Place Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2387630 Fax (61 2) 2211987 Telex AA72566 COHQ O Mr Terry O'Brien National Association of Forest Industries P.O. Box 254 West Perth WA Australia Tel. (61 9) 3222088 Fax (61 9) 4811019 O National Association of Forest Industries Commissioner Terry O'Shane Aboriginal and Torres Strait tslander Commission P.O. Box 17 Woden Canberra ACT Australia Tel. (61 62) 893377 Fax (61 62) 853742 O Aboriginal and Torres Strait Islander Commission Mr Eric I. Paling Murdoch University Biological and Environmental Science Murdoch WA 6150 Australia Tel. (61 9) 3322385 Fax (61 9) 3104997 O Murdoch University Mr David Papps National Parks and Wildlife Service of New South Wales

251

P.O. Box 1967 Hurstville NSW 2220 Australia Tel. (61 2) 5856477 Fax (61 2) 585655 Telex 26034 aa GA National Parks and Wildlife Service of New South Wales

Australia Tel. (61 9) 4055115 Fax (61 9) 3061641 Telex 94616 aa GA ACT Parks and Conservation Service, Conservation and Land Management Branch O SSC

Mr Mark Pamell Conservation Councü of South Australia 66 Grote Street Adelaide SA 5000 Australia Tel. (61 8) 2316586 Fax (61 8) 2311068 NG Conservation Council of South Australia

Ms Dianne Proctor Executive Director Family Planning Federation of Australia Suite 3, lst Floor LUA House 39 Geils Court Deakin ACT 2600 Australia Tel. (61 6) 2851244 Fax (61 6) 2825298 O Family Planning Federation of Australia

Mrs Cathy Parsons ACT Parks and Conservation Service P.O. Box 1119 Tuggeranung ACT 2909 Australia Tel. (61 6) 2935125 Fax (61 6) 2935158 GA ACT Parks and Conservation Service, Conservation and Land Management Branch Mr Terence Peacock Australian Trust for Conservation Volunteers P.O. Box 423 Ballarat VIC 3350 Australia Tel. (61 53) 327490 Fax (61 53) 332290 O Australian Trust for Conservation Volunteers The Hon. Bob Pearce Minister for the Environment, WA Department of Conservation and Land Management 8th Floor Curtin House 60 Beaufort Street Perth WA 6000 Australia GA Department of Conservation and Land Management, Western Australia Mr Rodney Pearse Dept. of Parks, Wildlife and Heritage, Tasmania P.O. Box 44A Hobart Tasmania 7001 Australia Tel. (61 02) 306230 Fax (61 02) 238765 GA Dept. of Parks, Wildlife and Heritage, Tasmania Dr Robert Prince Western Australian Wildlife Research Centre, Woodvale P.O. Box 51 Wanneroo WA 6065

252

Mr Stephen Francis Prytz The Australian Manufacturing Council Secretariat P.O. Box 196 World Trade Centre Melboume VIC 3005 Australia Tel. (61 3) 6115208 Fax (61 3) 6115232 O The Australian Manufacturing Council Secretariat Mr Jim Puckridge Conservation Council of South Australia 3/75 Esplanade Henley South Adelaide SA 5022 Australia Tel. (61 8) 2285566 NG Conservation Council of South Australia Dr Rosemary Purdie Australian Heritage Commission P.O. Box 1567 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2712111 Fax (61 6) 2732395 GA Australian Heritage Commission Ms Jill Reading Australian Conservation Foundation 79 Stirling St. Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2200669 Fax (61 9) 2200668 NG Australian Conservation Foundation Dr Trevor David Redhead CSIRO Division of Wildlife and Ecology P.O. Box 84 Lyneham ACT 2602

Australia Tel. (61 6) 2421661 Fax (61 6) 2413343 O CSIRO Ms Dorothy Redreau Greening Australia Unit 5 106 Oxford St. Leederville WA Australia Tel. (61 9) 2275771 Fax (61 9) 2275760 O Greening Australia Ms Mary Regts Conservation Council of Western Australia P.O. Box 61 Inglewood WA 6052 Australia Tel. (61 9) 271 7662 Fax (61 9) 220 0653 NG Conservation Council of Western Australia Dr Barry Richardson Australian National Parks and Wildlife Service P.O. Box 636 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 509400 Fax (61 62) 509449 Telex 62971 aa GA Australian National Parks and Wildlife Service O SSC Mr Tim Richmond Australian National Parks and Wildlife Service P.O. Box 636 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 500223 Fax (61 62) 473528 Telex 62971 GA Australian National Parks and Wildlife Service Ms Margaret Robertson The Wilderness Society lst Floor 53 Liverpool St. Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2677929 Fax (61 2) 2642673 NG Wilderness Society Mr Peter Robertson The Wilderness Society P.O. Box 169 Stirling St. Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2200667 Fax (61 9) 2200653 NG The Environment Centre, NT, Inc. NG Wilderness Society

Director of Planning and Research South-West Development Authority Australia O Ms Sally Robinson Senior Environment Officer c/o CALM 50 Hayman Rd. Como WA 6152 Australia O Ms Jan Louise Rodda Conservation Council of Western Australia 19 Hubble St. East Fremantle WA 6158 Australia Tel. 339 2297 O Conservation Council of Western Australia Mr Peter Rosendorf Press Secretary Office of the Minister for the Environment Capita House 197 St George's Terrace Perth WA 6000 Australia O Dr Helen Ross Australian National University Australia O Australian National University Mr Jon Rowdon The Wilderness Society 25 Crawshaw Crescent Manning 6152 Australia Tel. 450 3390 O Wilderness Society Mr Graeme Rundle WA National Parks and Reserves Association c/o The Peninsula Community Centre 219 Railway Road Maylands WA 6051 Australia Tel. (61 2) 3234381 O DASETT Mr Brian Sadler Director of Water Resources Water Authority WA Australia O Water Authority WA Mr Uilou Samani Murdoch University School of Biological and Environmental Sciences Murdoch WA 6150 Australia Tel. (61 9) 3142535 Fax (61 9) 3322738 O Murdoch University

Mr Fred Robinson

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Ms Rachael Satour Impaja Television Alice Springs Australia O Impaja Television Mr Donald S. Saunders Department oí Conservation and Environment, Victoria 240 Victoria Parade East Melbourne V1C 3002 Australia Tel. (61 3) 4124111 GA Department of Conservation and Environment, Victoria Mr Gary Saunderson The Wilderness Society P.O. Box 8169 Stirling St. Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2200667 Fax (61 9) 2200653 O The Wilderness Society Mr Frank J. Schaper Greening Australia 31 Malcolm Street Fremantle WA 6160 Australia Tel. (61 9) 2276177 Fax (61 9) 2276871 NG Greening Australia Miss Martine Scheltema Greening Australia Unit 5 Leederville Village 106 Oxford Street Leederville WA 6007 Australia Tel. (61 9) 2275771 Fax (61 9) 2275760 NG Greening Australia Mr John Seed Rainforest Information Centre P.O. Box 368 Lismore NSW 2480 Australia Tel. (61 66) 218505 Fax (61 66) 222339 O Rainforest Information Centre Mr Jimmy Seow Senior Environmental Officer Petroleum Division Mines Dept. Perth WA Australia O Petroleum Division Mines Dept. Mr Vincent Noel Serventy President Wild Life Preservation Society of Australia 8 Reiby Road Hunters Hill NSW 2110 Australia Tel. (61 2) 3818020 Fax (61 2) 8173705 NG Wild Life Preservation Society of Australia

Lisia de participantes

Mr Jim Sharp Executive Director Dept. of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 Telex 94585 aa O Dept. oí Conservation and Land Management, Western Australia Dr Gwen Shaughnessy Australian National Parks and Wildlife Service P.O. Box 636 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 466211 Telex 62971 aa GA Australian National Parks and Wildlife Service Dr Sydney Ronald Shea Executive Director Department of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 GA Department of Conservation and Land Management, Western Australia IUCN Council Member Mr Brian Sheridan National Association of Forest Industries 37 Noble Court Dianella Australia Tel. 2765527 O National Association of Forest Industries Mr Jeff Short Senior Experimental Scientist CSIRO Division of Wildlife & Ecology L.M.B. 4 P.O. Midland Australia Mr Gerard CWH Siero Landmarc Consultancy 1 King Edward Street South Perth WA 6151 Australia O Mrs Rachel Siewert Conservation Council of Western Australia 79 Stirling St. Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2200652 Fax (61 9) 2200653 NG Conservation Council of Western Australia

Dr Chris Simpson Western Australian Environmental Protection Authority 1 Mount Street Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2227000 Fax (61 9) 3221598 O Western Australian Environmental Protection Authority Mr John Sinclair Fraser Island Defenders Organization P.O. Box 71 Gladesville NSW 2111 Australia Tel. (61 2) 8174660 Fax (61 2) 8161642 NG Fraser Island Defenders Organization Mr Alian Andrew Skinner Acting Executive Director Department of Land Administration WA State Government Central Government Buildings Cathedral Avenue Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 3231222 Fax (61 9) 3231201 Telex 93784 lands aa O Department of Land Administration, WA State Government Prof. Ralph Slatyer Chief Scientist Department of the Prime Minister and Cabinet Barton ACT 2600 Australia Tel. (61 6) 2715217 ST DASETT Mr Jason Smith Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 O Australian Conservation Foundation Mr Wayne Smith Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 O Australian Conservation Foundation Mr Paulo Souza P.O. Box 3582 Manuka ACT Australia O

Mr Rod Squire Forestry Commission of NSW P.O. Box 2667 Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2341517 GA Forestry Commission of NSW Mr Bob Stensholt Assistant Director General Australian International Development Assistance Bureau (AIDAB) P.O. Box 887 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2764009 Fax (61 6) 2764626 GA Australian International Development Assistance Bureau (AIDAB) Sir Ninian Stephen Ambassador for the Environment Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories Mr John Stickney Pastoralists and Graziers Association of Western Australia 789 Wellington Street Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 3212788 Fax (61 9) 4814106 O Pastoralists and Graziers Association of Western Australia Ms Sharon Sullivan Director Australian Heritage Commission P.O. Box 1597 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2712111 Fax (61 6) 2732395 GA Australian Heritage Commission Ms Ros Sultan Australian Conservation Foundation 340 Gore St. Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Dr Keith Suter Foundation Director Trinity Peace Research Institute 72 St. George's Terrace

253

Perth WA Australia Tel. (61 9) 4813773 Telex AA 96855 O Trinity Peace Research Institute Mr John Sutton West AustraJian Environmental Protection Authority 1 Mount Street Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2227000 Fax (61 9) 3221598 O West Australian Environmental Protection Authority Mr Mark Swadling c/- Harper-MacRae & Associates Plc Level 67, MLC Centre Martin Place Sydney NSW 2000 Australia Tel. (61 2) 2387630 Fax (61 2) 2211987 Telex AA72566 COHQ O Mr Keith Tarlo The Wilderness Society 130 Davey St. Hobart Tasmania 7000 Australia Tel. (61 2) 349366 Fax (61 2) 235112 NG Wilderness Society Ms Diane Mary Tarte Australian Littoral Society, Inc. P.O. Box 49 Moorooka QLD 4105 Australia Tel. (61 7) 8485235 Fax (61 7) 8925814 NG Australian Littoral Society, Inc. NG Queensland Conservation Council Mr Ian Taylor Deputy Premier WA State Government Government House Perth WA Australia O WA State Government Mr Max Thorbjomsen Peace Education Foundation 39 Holmesfield Crescent Carine 6020 Australia Tel. 447 6952 O Peace Education Foundation Mr John A. Tilemann Dept. of Foreign Affairs and Trade Canberra ACT 2605 Australia Tel. (61 6) 2612312

254

Fax (61 6) 2612144 O Dept. of Foreign Affairs and Trade Dr Susan Tingay Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Prof. Clem Tisdell Department of Economics University of Queensland St Lucia QLD 4072 Australia Tel. (61 7) 3773520 O University of Queensland Mr Jeffery V. Townsend Dept. of Environment, Land and Planning P.O. Box 158 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2468885 Fax (61 6) 2468579 O Australian Committee for IUCN Mr Phillip Toyne Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Dr Elizabeth Truswell Dept. of Primary Industries and Energy Bureau of Mineral Resources P.O. Box 378 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 62) 499427 Fax (61 62) 576465 O Dept. of Primary Industries and Energy O Australian National Commission for UNESCO Dr Andy Tumer Ass. Secretary, Nature Conservation Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories P.O. Box 787 Canberra City ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2741599 Fax (61 6) 2573010 ST Dept. of the Arts, Sport, the Environment, Tourism & Territories

Mr Roger John Underwood Dept. of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 O Dept. of Conservation and Land Management, Western Australia Mr Matti Urvet Conservation Commission of the Northern Territory P.O. Box 496 Palmerston NT 0831 Australia Tel. (61 89) 894533 GA Conservation Commission of the Northern Territory

Dept. of Conservation and Land Management P.O. Box 100 Narrogin 6312 Australia Tel. (61 98) 811113 Fax (61 98) 811645 O Dept. of Conservation and Land Management, Western Australia Mr Ray Wallace Director Office of Catchment Management c/o CALM 50 Hayman Rd. Como WA 6152 Australia O

Mr Peter S. Valentine Geography Department James Cook University Townsville QLD 4811 Australia Tel. (61 77) 814111 Fax (61 77) 814020 O CNPPA

Mrs Hazen Waller PLEA Network Greenhouse Action Australia RMB 878 Creswick VIC 3363 Australia Tel. (61 53) 434288 O PLEA Network Greenhouse Action Australia

Senator Jo Vallentine P.O. Box 137 Perth WA 6005 Australia Tel. (61 9) 4811244 Fax (61 9) 3221040 O

Mr Doug Watkins Lot 25 Kinley Road Banjup 6164 Australia Tel. (61 9) 4172422 O

Dr Kevin Vang Wilderness Society 130 Davey Street Hobart Tasmania 7005 Australia NG Wilderness Society O Ministry of Environment and Conservation, Papua New Guinea

Dr John Richard Watson Dept. of Conservation and Land Management 44 Serpentine Road Albany WA 6330 Australia Tel. (61 98) 417133 Fax (61 98) 417105 O Dept. of Conservation and Land Management, Western Australia

Dr Nigel Wace Centre for Resource and Environment Studies Australian National University Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2490670 Fax (61 6) 2490757 Telex 62760 O COE

Dr Christopher Watts Chief Scientist South Australian Museum North Terrace Adelaide SA 5000 Australia Tel. (61 8) 2238873 Fax (61 8) 2321714 O SSC

Dr Brian Harrison Walker Chief CSIRO Division of Wildlife and Ecology P.O. Box 84 Lynham ACT 2602 Australia Tel. (61 6) 2421742 Fax (61 6) 2411742 Telex 62284 O COE

Dr Grahame J.W. Webb Conservation Commission of the Northern Territory G. Webb Pty. Ltd. P.O. Box 38151. 0821 Winnellie NT 0821 Australia Tel. (61 89) 221355 Fax (61 89) 470678 GA Conservation Commission of the Northern Territory O SSC

Mr Ken Wallace

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Prof. Leonard Webb A.E.S. Griffith University c/o P.O. Box 338 Alderley (Brisbane) QLD 4051 Australia Tel. (61 7) 3565782 O COE Mr Neil Westbury State Manager ATSIC WA Aboriginal and Torres Strait Islander Commission 117 Darlington Rd. Darlington Perth WA 6070 Australia Tel. (61 9) 2203200 O Aboriginal and Torres Strait Islander Commission Mr Garry Whisson Western Australian Environmental Protection Authority 1 Mount Street Perth WA 6000 Australia Tel. (61 9) 2227000 Fax (61 9) 3221598 O Western Australian Environmental Protection Authority Mr Bernard White Institute of Foresters oí Australia Inc. 338 Salvado Road Floreat Park WA 6014 Australia Tel. (61 9) 3874869 NG Institute of Foresters of Australia Inc. Mr John F. Whitehouse 17 Mawson Street St Ives NSW 2075 Australia Tel. (61 2) 233622 O CNPPA Dr Keith D. Williams ACT Parks and Conservation Service P.O. Box 1119 Tuggeranong ACT 2905 Australia Tel. (61 6) 2463187 Fax (61 6) 2470852 O ACT Parks and Conservation Service Mr Robyn Williams Chairman of the Commission for the Future Australia O Mrs Lynette Williamson International Association of Zoo Educators Perth Zoo Education Centre 20 Labouchere Road South Perth WA 6151 Australia Tel. (61 9) 4740360 Fax (61 9) 3673921

Lista de participantes

IN International Association of Zoo Educators Mr Brian Wills-Johnson Public Relations Manager ALCOA of Australia Ltd. 535 Bourke Street Melbourne VIC 3000 Australia Tel. (61 3) 6166111 Fax (61 3) 6166143 Telex 30446 O ALCOA of Australia Ltd. Dr Barry Robert Wilson Dept. of Conservation and Land Management P.O. Box 104 Como WA 6152 Australia Tel. (61 9) 3868811 Fax (61 9) 3861578 GA Dept. of Conservation and Land Management, Western Australia Dr George R. Wilson Dept. of Primary Industries and Energy Bureau of Rural Resources Canberra City ACT 2600 Australia Tel. (61 6) 2724544 Fax (61 6) 2724533 Telex 62188 a O SSC Ms Margaret Wilson Conservation Council of Western Australia 7 Longfellow Road Gooseberry Hill WA 6076 Australia Tel. 293 2078 Fax 220 0653 NG Conservation Council of Western Australia Ms Felicity Wishart Australian Conservation Foundation 340 Gore Street Fitzroy VIC 3065 Australia Tel. (61 3) 4161455 Fax (61 3) 4160767 NG Australian Conservation Foundation Mr Simon Woodley Great Barrier Reef Marine Park Authority P.O. Box 791 Canberra ACT 2601 Australia Tel. (61 6) 2470211 Fax (61 6) 2475761 GA Great Barrier Reef Marine Park Authority, Queensland Dr Paul Wycherley Kings Park and Botanic Carden Kings Park Board West Perth WA 6005

Australia Tel. (61 9) 3214801 Fax (61 9) 3225064 O Kings Park Board/Kings Park Botanic Garden

Dhaka Bangladesh Tel. (88 02) 416035 ST Ministry of Environment and Forest

Dr John Young University of Adelaide Adelaide Australia O

Dr Monowar Hossain Managing Director Multidisciplinary Action Research Centre (MARC) House 2A Road 5 Dhanmandi Dhaka 1205 Bangladesh Tel. (88 02) 861903 Fax (88 02) 883542 Telex 642940 NG Multidisciplinary Action Research Centre (MARC)

Bahamas Mrs Lynn P. Holowesko The Bahamas National Trust Higgs & Kelly P.O. Box N-1113 Nassau Bahamas Tel. (809) 3227511 Fax (809) 3250725 NG The Bahamas National Trust O CNPPA

Bangladesh Mr Rahat Uddin Ahmed Executive Director Corrulla Proshika House No 12 Road 12 Dhanmondi R/ A Dhaka 1209 Bangladesh Tel. (88 02) 811239 NG Comilla Proshika Centre for Development Mr A.M.M. Nurul Alam Ministry of Environment and Forest National Botanic Garden Mirpur Dhaka 1216 Bangladesh Tel. (88 02) 381038 ST Ministry of Environment and Forest

Mr Sanowar Hossain Secretary Polli Unnayan Sangstha (POUSH) 43 New Eskaton Road Dhaka Bangladesh Tel. (88 02) 402801 Telex 642639 ocn bj NG Polli Unnayan Sangstha (POUSH) (Rural Development Organization) Prof. K.Z. Husain President Wildlife Society of Bangladesh 38/B Issakhan Road Dhaka 1000 Bangladesh Tel. (88 02) 501306 NG Wildlife Society of Bangladesh Ms Liana Kaiser-Mahmud Programme Officer FAO Representative's Office in Bangladesh P.O. Box 5039 Dhaka PC 1205 Bangladesh Tel. (88 02) 310311-4 Fax (88 02) 813446 O FAO Representative's Office in Bangladesh

Mr Mir Masud Ali Polli Unnayan Sangstha (POUSH) 22 Rupenan Lane (lst Floor) Sutrapur Dhaka 1100 Bangladesh Tel. (88 02) 241118 Fax (88 02) 813218 Telex 632406 SE DI BJ NG Polli Unnayan Sangstha (POUSH) (Rural Development Organization)

Dr Ahmed Kamal Multidisciplinary Action Research Centre Dept. of History Dhaka University Dhaka Bangladesh Tel. (88 02) 329857 Fax (88 02) 883542 Telex 642940 adab NG Multidisciplinary Action Research Centre

Md Azam Public Relations Officer Ministry of Environment and Forest Building 6 Bangladesh Secretariat

Ms Veena Khaleque United Nations Development Programme (UNDP) House No 60, Road No 11-A Dhanmandi Residential Area Dhaka

255

Bangladesh Tel. (88 02) 310370 Fax (88 02) 8131% Telex 642582 UNDP BJ O United Nations Development Programme (UNDP) Dr M. Salar Khan Department of Botany University of Dhaka Dhaka 1000 Bangladesh Tel. (88 02) 506378 O SSC Dr Fasih Uddin Mahtab Planning and Development Services Limited 31 Bijoy Nagar North South Road Dhaka 1000 Bangladesh Tel. (88 02) 405064 Fax (88 02) 813218 Telex 642546 CKC BJ O Planning and Development Services Limited Mr Haroun Er Rashid Polli Unnayan Sangstha (POUSH) 43 New Eskaton Road Dhaka 1000 Bangladesh Tel. (88 02) 402801 Telex 642639 OCNBJ NG Polli Unnayan Sangstha (POUSH) (Rural Development Organization)

Barbados/Barbade/ Barbados Mr David Simmons Caribbean Conservation Association Savannah Lodge The Garrison St Michael's Barbados Tel. (809) 4265373 Fax (809) 4298483 IN Caribbean Conservation Association

BelgiunVBelgique/ Bélgica Mrs Roseline Beudels IRSNB 29 rue Vautier 1040 Bruxelles Belgium ST Ministére de l'Education Nationale

Dr Jean-Pierre d'Huart Director of Conservation WWF-Belgium Chaussée de Waterloo 608 1060 Brussels Belgium Tel. (32 2) 3473030 Fax (32 2) 3440511 Telex 23986 wwfbel NG Université de Liège NG WWF-Belgium O SSC

Bhutan/Bhoutan/ Bhután Mr Til Mongar Dept. oí Forestry Royal Government of Bhutan P.O. Box 130

Thimphu Bhutan NG WWF-US

Dr H. Kalchreuter Fedération des Associations de Chasseurs de la CEE (FACE) European Wildlife Research Institute (EWI) 7823 Bonndorf-Glashuette Germany Tel. 7653 1891 Fax 7653 9269 IN Fédération des Associations de Chasseurs de la CEE (FACE) Dr Wilfried de Pauw Ambassador Royal Belgian Embassy 19 Arkana Street Canberra ACT 2600 Australia Tel. (61 6) 2732501 Fax (61 6) 2733392 ST Ministère de l'Education Nationale Mr Claus Stuffmann Commission of the European Communities Directorate General Environment Rue de la Loi 200 B-1049 Brussels Belgium Tel. (32 2) 2354116 Fax (32 2) 2350144 Telex 21877 comeu b O Commission of the European Communities

Belize/Belize/Belice Mrs Janet Patricia Gibson President Belize Audubon Society P.O. Box 282 Belize City Belize Tel. (5012) 44015 Fax (5012) 74819 NG Belize Audubon Society Mr Vincent Gillett Fisheries Dept. P.O. Box 148 Belize City Belize Tel. (5012) 44552 O

Bolivia/Bolivie/ Bolivia Sra Mónica Moraes M.Sc. Liga de Defensa del Medio Ambiente (LIDEMA) Casilla 11237 La Paz Bolivia Tel. (591 2) 356249 NG Liga de Defensa del Medio Ambiente (LIDEMA) O SSC Sr Juan Carlos Navarro Fundación Amigos de la Naturaleza Attn: Sr Justiniano Av. Irala 421 P.O. Box 2241 41327 Santa Cruz Bolivia Tel. (591 33) 33806 Fax (591 33) 41327 NG Fundación Amigos de la Naturaleza

Botswana Mr S.D. Liphuko Acting Permanent Secretary Ministry of Local Government and Lands P. Bag 006 Gaborone Botswana Tel. (267) 354254 Fax (267) 352384 Telex 2589bd O Government of Botswana Dr Paul Shaw Kalahari Conservation Society P.O. Box 859 Gaborone Botswana Tel. (267) 314259 Fax (267) 374557 Telex 2410 bd NG Kalahari Conservation Society

Brazil/Brésil/Brasil Sr Nauile Barros Filho Zootecnista

256

Sociedade de De/esa do Pantanal (SODEPAN) Parque de Exposiçoes "Laucido Coelho" Avenida Américo Carlos de Costa, 320 Joquei Clubs CEP 79020 Campo Grande/MS Brazil Tel. (55 67) 7211891 Fax (55 67) 7215026 NG Sociedad de Defesa do Pantanal (SODEPAN) Prof. Keith Brown, Jr. Universidade Estadual de Campinas Departamento de Zoología Instituto de Biología C.P. 6109 Campinas Sao Paulo 13.081 Brazil Tel. (55 19) 2397022 Fax (55 19) 2393124 O SSC Dr José Pedro de Oliveira Costa Vice President Associaçêo de Defesa do Meio Ambiente Rua Conselheiro Carrao 640 Bela Vista 01328 Sao Paulo Brazil Tel. (55 11) 2825806 Fax (55 11) 2805468 NG Associagáo Brasileira de Ecología NG Associagáo de Defesa do Meio Ambiente (ADEMA) NG Fundaçêo Pró-Natureza (FUNATURA) NG Sociedade Brasileira de Paisagismo O Secretaria do Meio Ambiente do Estado de Sao Paulo O Companhia Energetica de Sao Paulo (CESP) IUCN Council Member Prof. Norma Crud Maciel Fundaçâo Brasileira para a Conservaçâo da Natureza FBCN Rua Miranda Valverde, 103 Botafogo 22281 Rio de Janeiro, RJ Brazil Tel. (55 21) 2665008 Telex 2137984 fbcn br NG Fundaçâo Brasileira para a Conservaçâo da Natureza (FBCN) Mrs Ana Maria Fonseca General Director Biodiversity Foundation R. Bueno Brandao 372 Sta Tereza Belo Horizonte MG 31010 Brazil Tel. (55 31) 22675985

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Fax (55 31) 0736234 O Biodiversity Foundation Sr Ricardo Freire da Silva Associaçâo Brasileira de Caga e Conservaçao (ABC) Rua Mourato Coelho, 1372 Sao Paulo, SP - 05417 Brazil Tel. (55 11) 8138238 Fax (55 11) 2209955 NG Associaçao Brasileira de Caga e Conservaçao (ABC) NG Associacao dos Pescadores com Isca Artificial (APIA) Dra María Tereza Jorge-Pádua Presidente Fundagáo Pró-Natureza SCLN 107, Bloco B, salas 201/10 70.743 Brasilia - DF Brazil Tel. (55 61) 2745449 Fax (55 61) 2745324 NG Fundagáo Pró-Natureza (FUNATURA) O CNPPA Ms Sonia E. Rigueira Conservation International Rua Bueno Brandao 393 31.010 Bela Horizonte - MG Brazil Tel. (55 31) 2265145 Fax (55 31) 2265145 IN Conservation International Dr Celso S. Schenkel Director Instituto Brasiliero do Meio Ambiente (IBAMA) Av. L4 Norte SAIN 70800 Brasilia DF Brazil Tel. (55 61) 2253241 GA Instituto Brasiliero do Meio Ambiente (IBAMA) Mr Herbert Schubart Special Advisor Instituto Nacional de Pesquisas da Amazonia Alameda Cosme Ferreira 1756 CX P 478 CEP 69083 Manaus Amazonas Brazil Tel. (55 92) 2369683 Fax (55 92) 2360255 O Instituto Nacional de Pesquisas da Amazonia

Bulgaria/Bulgarie/ Bulgaria Prof. Dr S. T. Nedialkov Conseil Ecologique

Lisia de particípantes

Académie Bulgare des Sciences 1000 Sofia Pl. Slaveikov 7 Bulgaria Tel. (359 2) 892476 O CNPPA

Burkina Faso Ms Marguerite Kaboré Ministére de l'Environnement et du Tourisme 03 B.P. 7044 Ouagadougou 03 Burkina Faso Tel. (226) 307027 Fax (226) 307764 Telex 5555 segegouv ST Ministére de l'Environnement et du Tourisme Mr Jean Baptiste Kambou Secrétaire General Ministére de l'Environnement et du Tourisme Ouagadougou Burkina Faso ST Ministére de l'Environnement et du Tourisme

Cameroon/Cameroun/ Camerún M M. Amine Ministére du Tourisme Yaoundé Cameroon Tel. (237) 220007 Fax (237) 8318kn ST Ministére du Tourisme M Joseph B. Besong Direction des Foréts Ministére de 1'Agriculture Yaoundé Cameroon Tel. (237) 221106 Telex 8325 kn ST Ministére du Tourisme Mr Augustin Bokwe Director Wildlife and National Parks Ministry of Tourism Yaounde Cameroon Telex CG TOUR 8318kn ST Ministére du Tourisme Mr Tony Utanga Ministry of Internal Affairs P.O. Box 98 Rarotonga Cameroon Tel. (237) 29370 O CNPPA

Canada/Canada/ Canadá Dr Frank Baldwin Ducks Unlimited Canada 1190 Waverley St. Winnipeg Manitoba R3T 2E2 Canada Tel. (1 204) 4771760 Fax (1 204) 4527560 NG Ducks Unlimited Canada Mr James Beckett Dept. of Fisheries and Oceans Fisheries Research Branch 200 Kent St. Ottawa, Ontario K1A OE6 Canada Tel. (1 613) 9900279 Fax (1 613) 9969055 GA Government of Canada Dept. of Fisheries and Oceans Prof. Dr Tony Blackbourn Nipissing University College North Bay Ontario P1B 8L7 Canada Tel. (1 705) 4743450 Fax (1 705) 4741947 O M Jean-Luc Bourdages Union québécoise pour la conservation de la nature 160, 76e Rue Est Charlesbourg Québec G1H 7H6 Canada Tel. (1 418) 6289600 Fax (1 418) 6263050 NG Union québécoise pour la conservation de la nature Mr Ken Brynaert 200 - F Woodridge Cresent Neapean, Ontario K2B 759 Canada Tel. (1 613) 8286915 Fax (1 613) 8286915 NG Fondation International pour la Sauvegarde du Gibier (FISG) (France) IN European Bureau for Conservation and Development O Fur Institute of Canada IUCN Council Member Dr James R. Butler Department of Forest Science University of Alberta, Edmonton 855 General Service Building Alberta, Edmonton T6G 2G6 Canada Tel. (1 403) 4922819 Fax (1 403) 4924323 O CNPPA Mr Tony Clarke Director General

Canadian Wildlife Service 17th Floor Place Vincent Massey Hull, Quebec K1A OH3 Canada Tel. (1 819) 9971301 Fax (1 819) 9536283 GA Canadian Wildlife Service—Envirorunent Canada Mr George Clavelle The Wood Bison Reestablishment Foundation 253-375 York Ave. Winnipeg, Manitoba R3C 3J3 Canada Tel. (1 204) 9439581 Fax (1 204) 9571067 NG The Wood Bison Re-establishment Foundation Ms Sylvie Côté Environment Canada 10 Rue Wellington 22eme Etage, Tour Nord Hull, Quebec KIA OH3 Canada Tel. (1 819) 9539000 Fax (1 819) 9537025 ST Canadian Parks Service—Environment Canada Mr Roger Dumelie Canadian International Development Agency 200 Promenade du Portage Hull, Quebec KIA OG4 Canada Tel. (1 819) 9943380 Fax (1 819) 9534676 O Canadian International Development Agency Dr Martin H. Edwards Professor of Physics Royal Military College Kingston, Ontario K7K 5LO Canada Tel. (1 613) 5416414 Fax (1 613) 5429489 NG WWF - Canada NG Canadian Nature Federation (CNF) NG Federation of Ontario Naturalists O SSC O CEL Mr Harold K. Eidsvik Chairman IUCN Commission on National Parks and Protected Areas Canadian Parks Service— Environment Canade Department of the Environment Ottawa, Ontario KIA OH3 Canada ST Canadian Parks Service—Environment Canada O CNPPA IUCN Council Member

257

Dr Bert Einsiedel Protected Areas Management Program Faculty of Extension Students Union Building University of Alberta Edmonton, Alberta T6G 2J7 Canada Tel. (1 403) 4923029 Fax (1 403) 4920627 O CEC Mr Bob Gardiner Executive Vice President Canadian Association for Humane Trapping 1202-1390 Bay Street Toronto Ontario M5H 2Y2 Canada Tel. (1 416) 363 2614 Fax (1 416) 363 8451 O Canadian Association for Humane Trapping Ms Cindy Gilday RR Department of Northwest Territories Yellowknife NWT X1A 2L9 Canada Tel. (1 403) 9203391 Fax (1 403) 8730114 O Department Renewable Resources, Government of the North West Territories Mr George Greene IUCN Consultant Greene Associates 1 Nicholas St. Suite 406 Ottawa K1N 7B7 Canada Tel. (1 613) 230 0162 Fax (1 613) 563 4758 NG School for Resource & Environmental Studies, Dalhousie University O CESP Prof. Peter Jacobs Chairman, IUCN Commission on Sustainable Development 644 Belmont Ave. Westmount, Quebec H3U 2W2 Canada Tel. (1 514) 3437119 Fax (1 514) 3432183 O CESP IUCN Council Member Mr Norman James 703 Evans Ave. Suite 202 Toronto, Ontario M9C SE9 Canada Tel. (1 416) 6950311 Fax (1 416) 6950381 O WWF International Dr David M. Jarzen Canadian Museum of Nature P.O. Box 3443, Station D Ottowa, Ontario K1P 6P4 Canada

258

Tel. (1 613) 9540355 Fax (1 613) 9544724 GA Canadian Museum of Nature

l'Environnement du Québec

Mr Harvey Jessup Fur Harvest Manager Fur Institute of Canada Yukon Renewable Resources Fish & Wildlife Manager P.O. Box 2703 Whitehorse, Y1A 2C6 Canada Tel. (1 403) 6675767 Fax (1 403) 6684363 O Fur Institute of Canada Mr Sven Jurschewsky Deputy Director, Environment Externa] Affairs Canada Department of the Environment Ottawa, Ontario K1A OH3 Canada ST Canadian Parks Service—Environment Canada Mr Peter Kilburn President and CEO International Institute for Sustainable Development Office No. 202 333 Broadway Ave. Winnipeg, Manitoba R3C 059 Canada Tel. (1 204) 9450985 Fax (1 204) 9450999 O International Institute for Sustainable Development Mr Kevin Lloyd Department of Renewable Resources Government of the North West Territories Yellowknife NWT X1A 2L9 Canada Tel. (1 403) 8737411 Fax (1 403) 8730293 O Department Renewable Resources, Government of the North West Territories Mr David Morton Lohnes Canadian Parks Service 10 Wellington St. Hull, Quebec K1A 0H3 Canada Tel. (1 819) 9942639 Fax (1 819) 9945140 ST Canadian Parks Service—Environment Canada M Harvey L. Mead Ministére de l'Environnement du Québec 3900 Rue Marly, 6e etage Sainte-Foy G1X 4E4 Canada Tel. (1 418) 6437860 Fax (1 418) 6437812 GA Ministère de

Mr Duncan Stewart Morrison Executive Vice-President Ducks Unlimited Canada 1190 Waverley St. Winnipeg Manitoba R3T 2E2 Canada Tel. (1 204) 4521760 Fax (1 204) 4527560 NG Ducks Unlimited Canada Dr David Munro Director, WCS 90s Project 2513 Amherst Ave. Sidney BC V8L 3H1 Canada Tel. (1 604) 6560367

O CESP Honorary Member of IUCN Prof. James Cordon Nelson Heritage Resources Centre University of Waterloo Waterloo, Ontario N2L 3G1 Canada Tel. (1 519) 8851211 Fax (1 519) 7462031 O CNPPA O COE Mr Douglas K. Pollock Acting Director General Canadian Wildlife Service— Environment Canada 17th Floor Place Vincent Massey Hull, Quebec K1A OH3 Canada Tel. (1 819) 9971245 Fax (1 819) 9536283 GA Canadian Wildlife Service—Environment Canada Mr Robert Prescott-Allen PADATA 627 Aquarius Road RR2 Victoria, BC V9B 5B4 Canada Tel. (1 604) 4741904 Fax (1 604) 4746976 O

SSC

O CNPPA O CESP Dr George Rabb Calgary Zoological Society Attn: Mr Karsten P.O. Box 3036 Station "B" Calgary, Alberta T2M 4R8 Canada Tel. (1 403) 2329300 NG Calgary Zoological Society NG Metropolitan Toronto Zoological Society O SSC 1UCN Council Member Mr Brian Roberts Environment Canada Indian Affairs and Northern Development, Fur Trade Section

Les Terrasses de la Chaudiere Hull, Quebec K1A OH4 Canada Tel. (1 819) 9977247 Fax (1 819) 9970514 ST Canadian Parks Service—Environment Canada Mr Ralph Roberts Canadian International Development Agency 200 Promenade du Portage Hull, Quebec K1A OG4 Canada Tel. (1 819) 9976586 Fax (1 819) 9534676 O Canadian International Development Agency Dr Ian Rutherford Canadian Parks Service 10 Wellington St. Hull, Quebec K1A OH3 Canada Tel. (1 819) 9979525 Fax (1 819) 9539745 ST Canadian Parks Service—Environment Canada M Donat Savoie Senior Advisor Inuit Circumpolar Conference (ICC) 650, 32nd Ave. Suite 404 Lachine, Quebec H8T 3K4 Canada Tel. (1 514) 6370203 Fax (1 514) 6373146 IN Inuit Circumpolar Conference (ICC) Ms Mary Simon President Inuit Circumpolar Conference (ICC) 650, 32nd Ave. Suite 404 Lachine, Quebec H8T 3K4 Canada Tel. (1 514) 6370203 Fax (1 514) 6373146 IN Inuit Circumpolar Conference (ICC) Dr D. Scott Slocombe Wilfred Laurier University Dept. of Geography Waterloo, Ontario N2L 3C5 Canada Tel. (1 519) 8848854 Fax (1 519) 8848854 O Mr Val Smyth Protected Áreas Management Program Faculty of Extension University of Alberta 216 Students Union Building Edmonton, Alberta T6G 2J7 Canada Tel. (1 403) 4923029 Fax (1 403) 4920627 O CEC

INFORME DE LA XVIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Chad/Tchad/Chad M Ban-Ymary Daboulaye Directeur Direction des Parcs Nationaux et Réserves de Faune B.P. 905 Njamena Chad Tel. (235) 512305 Fax (235) 514397 O Direction des Parcs Nationaux et Réserves de Faune, Ministére du Tourisme et de l'Environnement O CNPPA

Chile/Chili/Chile Abogado Pedro Fernandez Bitterlich Presidente Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora Casilla 3675 Santiago Chile Tel. (56 2) 771607 Fax (56 2) 377290 NC Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora (CODEFF) Dr Alfonso A. Glade CONAF Av. Bulnes 259 OF 604 Santiago de Chile Chile Tel. (56 2) 6996677 Fax (56 2) 715881 Telex 240001 conaf cl O CONAF Sr Carlos Noton Jefe de Departamento Corporación Nacional Forestal (CONAF) Avnda. Bulnes 259 Santiago Chile Tel. (56 2) 6991257 Fax (56 2) 715881 Telex 240001 conaf cl GA Corporación Nacional Forestal y de Protección de Recursos Naturales Renovables (CONAF) Dr Miguel Stutzin Schottlander Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora Santa Filomena No. 185 Casilla 3675 Santiago Chile Tel. (56 2) 377290 Fax (56 2) 377290 NG Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Hora (CODEFF)

Lista de particípantes

Sr Hernán Torres IUCN-Consultant Avda Bulnes 259, of. 604 Santiago Chile Tel. (562) 6991257 Fax (562) 715881 Telex 240001 conaf el O SSC O CNPPA

China/Chine/China Mr Dong Zhiyong China Wildlife Conservation Association Hepingli, Beijing 100714 China Tel. (86 1) 4216343 Fax (86 1) 4214180 NG China Wildlife Conservation Association Mr Hsu Kuo-Shih Superintendent Taroko National Park 4 Tien Hsiang Road Hualien Taiwan 97203 China O Taroko National Park Prof. Ji Weizhi Vice-Director Division of Primate Research Kunming Institute of Zoology Academia Sinica Kunming, Yunnan 650107 China Tel. (86 8) 7182661 O SSC Prof. Liu Yu Hu South China Institute of Botany Academia Sinica Guangzhou China Tel. (86 20) 705626 NG South China Institute of Botany Academia Sinica O SSC Mr Liu Yuan China Wildlife Conservation Association Hepingli, Beijing 100714 China Tel. (86 1) 4213184 Fax (86 1) 4219149 NG China Wildlife Conservation Association Prof. Dr Kuang Yang Lue Professor National Taiwan Normal University Dept. of Biology #88, Sec. 5, Roosevelt Road Taipei 11718 Taiwan China Tel. (886 2) 9326234 Fax (886 2) 9312904 O SSC

Mr Meng Xianlin China Wildlife Conservation Association Hepingli, Beijing 100714 China Tel. (86 1) 4216343 Fax (86 1) 4214180 NG China Wildlife Conservation Association

Calle 71A # 6-30 Piso 17 Bogotá Colombia Tel. (571) 2127209 Fax (57 1) 2119776 NG Fundación Natura (FN) NG Fundación Puerto Rastrojo (FBPR) NG Sociedad Colombiana de Ecología

Ms Kristin Nowell Consultant National Taiwan University Sealed Air Corporation No 20 LN 238 Tun HWA N. Road Taipei China Tel. (886 2) 3634606 Fax (886 2) 7135334 O SSC

Sr Juan Mayr Maldonado Director ejecutivo Fundación Pro-Sierra Nevada de Santa Marta Apartado Aero 5000 Bogotá Colombia Tel. (57 1) 2173487 Fax (57 1) 2183256 NG Fondo para la Protección del Medio Ambiente en Colombia (FEN COLOMBIA) NG Fundación Pro-Sierra Nevada de Santa Marta

Prof. Wang Sung Executive Vice-Chairman Endangered Species Scientific Commission, PRC Institute of Zoology Academia Sinica 19 Zhong-guan-cun Lu Haidian, Beijing 100080 China Tel. (86 1) 2562717 Fax (86 1) 2565689 Telex 22040 baoas en O SSC Prof. Wang Xianpu (Huen-pu) Institute of Botany, Academia Sinica 141 Hsichimenwai St. Beijing 100044 China Tel. (86 1) 8312840 Fax (86 1) 8312840 AF Institute of Botany, Academia Sinica O SSC O CNPPA Prof. Kaiya Zhou Nanjing Normal University, Dept. of Biology Nanjing Normal University Nanjing 210024 China Tel. (86 25) 631636 Fax (86 25) 307448 O SSC

Colombia/Colombie/ Colombia Dr Julio Carrizosa Umaña Calle 10 No. 1-87 Aptdo. 60076 Bogotá D.F. Colombia Tel. (571) 2411922 O

Dr Antonio Puerto Tovar Embajador Fundación Natura-Colombia Embassy of Colombia 101 Northbourne Avenue Tourner, ACT 2601 Canberra Australia Tel. (61 6) 2951384 Fax (61 6) 2571448 O Fundación NaturaColombia Dr Heliodoro Sanchez Specialist Professional INDERENA Apartado Aereo 13458 Bogotá Colombia Tel. (57 1) 2860601 Fax (57 1) 2859987 Telex 44428 NG Fondo para la Protección del Medio Ambiente en Colombia (FEN COLOMBIA) O INDERENA O CNPPA

Congo Dr Assitou Dinga Directeur Direction de la Faune Ministére de l'économie forestiére B.P. 2153 Brazzaville Congo Tel. (242) 831718 Fax (242) 832458 O Direction de la Faune Ministére de l'économie forestiére du Congo

Sra Elsa Matilde Escobar Sociedad Colombiana de Ecología

259

M Dominique N'Sosso Projet Inventaire et Aménagement de la Faune B.P. 2153 Brazzaville Congo Tel. (242) 831718 Fax (242) 832458 O CNPPA

Costa Rica Mr Jim Barborak University for Peace/Wildlife Conservation International Apartado 277 3000 Heredia Costa Rica Tel. (506) 379976 Fax (506) 242053 NG University for Peace/ Wildlife Conservation International O SSC O CNPPA Ing Mario A. Boza Viceministro Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas Apartado 10104 1000 San José Costa Rica Tel. (506) 552122 Fax (506) 570697 O Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas O CNPPA Dr Gerardo Budowski Honorary Member of IUCN P.O. Box 198 2300 Curridabat San José Costa Rica Tel. (506) 253008 Fax (506) 534227 Telex 3534 Horizo Cr O CEC O COE Lic Inés Gallegos Gurdian Fundación de Parques Nacionales Apto. 1108-1002 Paseo de los F.studiantes San José Costa Rica Tel. (506) 330116 Fax (506) 336838 NG Fundación de Parques Nacionales Dr Rodrigo Gamez Director Instituto Nacional de Biodiversidad Santo Domingo 3100 Heredia Costa Rica Tel. (506) 409287 Fax (506) 362816 O World Resources Institute

260

Sr Juan Carlos Godoy Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) P.O. Box 69 Turrialba 7170 Costa Rica Tel. (506) 561712 Fax (506) 561533 O Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) O CNPPA Mr James Lynch Presidente Asociación ANAI Apartado 170 2070 Sabanilla de Montes de Oca San José Costa Rica Tel. (506) 246090 NG Asociación ANAI

Dr Rodrigo Tarté Ponce Director General Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) P.O. Box 19 Turrialba 7170 Costa Rica Tel. (506) 566081 Fax (506) 561533 Telex 8005 catie cr IN Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE)

Côte d'Ivoire

Mr Víctor H. Morgan Director Ejecutivo Asociación Demográfica Costarricense P.O. Box 10203 San José 1000 Costa Rica Tel. (506) 4361 Fax (500) 314430 NG Asociación Demográfica Costarricense Dr Carlos Quesada Biomass Users Network Apdo 127-2070 Sabanilla San José Costa Rica Tel. (506) 408997 Fax (506) 408998 O Biomass Users Network Biól Alberto Salas-Avila Vice President Corporación de Investigaciones para el Desarrollo SocioAmbiental Aptdo. 103-4050 Alajuela Costa Rica Tel. (506) 331072 Fax (506) 416513 NG Corporación de Investigaciones para el Desarrollo SocioAmbiental (CIDESA) Dr Tomás Schlichter Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) P.O. Box 19 Turrialba Costa Rica Tel. (506) 561712 Fax (506) 561533 Telex 8005 catie cr IN Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE)

Mrs Dulce Castleton IUCN Consultant 01 B.P. 1712 Ambassade americaine Abidjan Côte d'Ivoire Tel. (225) 322546 Fax (225) 223259 Telex 23660 O Population and Natural Resources Programme

Czechoslovakia/ Tchécoslovaquie/ Checoslovaquia Dr Jan Cerovsky Chief Scientist Czechoslovakian Institute for Nature Conservation Slezska 9 120 29 Praha 2 Czechoslovakia Tel. (42 2) 2152609 NG Brontosaurus Movement NG Czech Union for Nature Conservation NG Slovak Union for Nature and Landscape Conservation AF Czechoslovakian Institute for Nature Conservation O CEC IUCN Council Member Dr Jiri Pall University of Agriculture Dept. of Landscape Ecology 61200 Brno Zemedelska 1 Czechoslovakia O CESP

Denmark/Danemarty Dinamarca Ms Sarah Banfield World Assembly of Youth (WAY) C/o Ms Margaret Jack

Youth Affairs Council of Australia 84 Eastern Road South Melbourne VIC 3205 Australia Denmark Tel. (61 3) 6961696 Fax (61 3) 6967352 1N World Assembly of Youth (WAY) O CEC Mr Hans Jakob Helms Greenland Homerule, Denmark Office Sjaelebodernez 1122 Copenhagen K Denmark Tel. (45) 33134224 Fax (45) 33322024 O Greenland Homerule, Denmark Office Mr Veit Koester Head of Ecological Division Ministry of the Environment, National Forest and Nature Agency Slotsmarken 13 2970 Hoersholm Denmaxk Tel. (45) 45765376 Fax (45) 45765477 Telex 21485 nature dk ST Ministry of the Environment, National Forest and Nature Agency GA Nature Preservation Council, Attn: The Chairman NG Biologforbundet, Attn: Mr Jens Ole RavnNielsen NG Danish Society for the Conservation of Nature NG Dansk Ornitologisk Forening, Attn: Mr Finn Danielsen NG Friluftsraadet, Attn: The Managing Director O CEL IUCN Council Member Mr Finn Lynge Greenland Homerule, Denmark Office, Ministry of the Enviroment Kastanjens Kvarter 38 299 Nivaa Denmark Tel. (45) 42249446 Fax (45) 31540533 ST Ministry of the Environment, National Forest and Nature Agency Mr Gordon Shepherd WWF - Denmark Attn: Ms Skat-Rordam Ryesgade 3 F 2200 Copenhagen N Denmark Tel. (45) 35363635 NG WWF - Denmark

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Ms Birgith Sloth Miljoministeriet, Skov og Naturstyreisen Slotsmarken 13 2970 Hoersholm Denmark Tel. (45) 45765376 Fax (45) 45765477 Telex 21485 nature dk ST Ministry of the Environment, National Forest and Nature Agency O SSC

Dominican Republic/ République dominicaine/ República Dominicana Arq Christian Martínez Villanueva Director Dirección Nacional de Parques Ave. Independencia Esq. Cervantes Santo Domingo Dominican Republic Tel. (500809) 6827628 Fax (500809) 6856633 GA Dirección Nacional de Parques NG Fundación para el Mejoramiento Humano PROGRESSIO

Ecuador/Equateur/ Ecuador Sr Wilfrido Aragon Vice President Coordinadora de las Organisaciones Indígenas de la Cuenca Amazonica 6 de Diciembre 159 y Paz Mino Casilia 4180 Quito Ecuador Tel. (59 32) 543973 Fax (59 32) 541668 O Las Organisaciones Indígenas de la Cuenca Amazonica Ms Nancy Benavides CECIA P.O.Box 9068 S-7 Quito Ecuador Tel. (59 32) 542058 NG Corporación Omithológica del Ecuador (CECIA) Sr Rafael Paredes Proano Primer Secretario

Lista de participantes

Ministerio de Relaciones Exteriores 10 de Agosto y Carrion s/n Quito Ecuador Tel. (59 32)501261 Fax (59 32) 504933 Telex 2705, 2142 ST Ministerio de Relaciones Exteriores Dr Juan Fernando Sevilla Director de Proyectos Fundación Natura Casilla 253 Quito Ecuador Tel. (59 32) 447341 Fax (59 32) 434449 Telex 21211 natura NG Fundación Natura Sr Danilo Silva Chiriboga Ecociencia P.O. Box 257 (suc 12 de Octubre) Quito Ecuador Tel. (59 32) 502409 NG EcoCiencia, Fundación Ecuatoriana de Estudios Ecológicos (ECOC) Sr Luis Suarez Consultor de la UICN - ITTO EcoCiencia and Wildlife Conservation International WCI-NYZS P.O. Box 257 (Suc. 12 de Octubre) Quito Ecuador Tel. (59 32) 502409 O EcoCiencia and Wildlife Conservation International

Egypt/Egypte/Egipto Dr Ahmed Amin Ibrahim Environment Affairs Agency 11 (A) Hassan Sabry St. Zamalek Cairo Egypt Tel. (202) 3416546 Fax (202) 3420768 ST Academy of Scientific Research and Technology

El Salvador Lic Ana Celia Domínguez Fundación Montecristo P. O. Box 3383 San Salvador El Salvador Tel. (503) 230534 Fax (503) 266430 O Fundación Montecristo

Ethiopia/Ethiopie/ Etiopía

Tel. (679) 211759 Fax (679) 303515 O

Mr Gedion Asfaw Head Natural Resources and Human Settlement Office of the National Committee for Central Planning P.O. Box 1037 Addis Ababa Ethiopia Tel. (25 11) 128959 O Natural Resources and Human Settlement, Office of the National Committee for Central Planning

Mr Epeli Nasome Town & Country Planning Department P.O. Box 2350 Government Buildings Suva Fiji Tel. (679) 211600 O

Mr Ahmed Bahri Chief, Population Division UN Economic Commission for Africa P.O. Box 3005 Addis Ababa Ethiopia Tel. (25 11) 510177 Fax (25 11) 200191 O UN Economic Commission for Africa Mr Berhanu Debele Vice Minister Ministry of Agricultura P.O. Box 62347 Addis Ababa Ethiopia Tel. (25 11) 155303 Fax (25 11) 511543 Telex 21460 gtzfp et O Ministry of Agriculture Com Mersie Ejigu Minister Office of the National Committee for Central Planning (ONCCP) P.O. Box 1037 Addis Adaba Ethiopia Telex 21531 onccp et O Office of the National Committee for Central Planning (ONCCP)

Fiji/Fidji/Fiji Dr Bob Lloyd University of South Pacific P.O. Box 1168 Suva Fiji Tel. (679) 313900 Fax (679) 300373 IN University of South Pacific Mr Bhaskaran Nair P.O. Box 2350 Government Buildings Suva Fiji

Mr Birandra Singh National Trust for Fiji P.O. Box 2089 Government Buildings Suva Fiji Tel. (679) 301807 Fax (679) 302646 NG National Trust for Fiji O CEC O CNPPA Mr J. Veitayaki South Pacific Action Committee for Human Ecology and Environment P.O. Box 1168 Suva Fiji Tel. (679) 313900 Telex 2276 fj NG South Pacific Action Committee for Human Ecology and Environment (SPACHEE) Mr Timoci Wagaisavou Native Land Trust Board Suva Fiji Tel. (679) 312733 O Native Land Trust Board

Finland/Finlande/ Finlandia Ms Ulrica Cronstrom Finnish Society for Nature and Environment P.O. Box 240 00151 Helsingfors Finland Tel. (358 90) 644731 Fax (358 90) 605850 NG Finnish Society for Nature and Environment Dr Matti Helminen Ministry of the Environment National Board of Forestry P.O. Box 233 00121 Helsinki Finland Tel. (3580) 6163249 Fax (3580) 6163325 ST Ministry of the Environment, International Affairs Division NG WWF - Finland O CNPPA

261

Mr Esko Jaakkola Ministry of the Environment P.B. 399 Ratakatu 3 Finland Tel. (3580) 1991222 Fax (3580) 1991499 Telex 123717 y min sf ST Ministry of the Environment, International Affairs Division Mr Esko Joutsamo Secretary General Finnish Association for Nature Conservation P.O. Box 169 00151 Helsinki Finland Tel. (3580) 642881 Fax (3580) 6221815 NG Finnish Association for Nature Conservation Ms Aira Paivoke Programme Officer Ministry for Foreign Affairs of Finland Finnish International Development Agency (FINNIDA) Mannerheimintie 15 C 00260 Helsinki 26 Finland Tel. (3580) 13416429 Fax (3580) 13416262 Telex 124636 umin sf ST Ministry of the Environment, International Affairs Division

France/France/Francia Mme Barbut Ministére de la Coopération et du Développement 20 rae Monsieur 75700 París France Tel. (331 4) 7831139 Fax (331 4) 3089740 Telex 202363 f ST Ministére des Affaires Etrangéres Dr Véronique Barre Chargé de Mission SRETIE - Ministére de l'Environnement 14 Boulevard du General Leclerc 92524 Neuilly sur Seine Cedex France Tel. (331 4) 7581212 Fax (331 4) 7470900 Telex 620602 denvir f GA ORSTOM NG WWF - France NG Club Alpin Français O SRETIE - Minisère de l'Environnement Dr Jenny Davis Societas Intemationalis Limnologiae

262

Thiefosse 88290 Saulxures sur Moselotte France IN Societas Internationalis Limnologiae M Vincent Duville Com. de Résistance a la Destruction de l'Environnement Martiniquais Voie No. 5 Rue du Professeur Garcin 97200 Fort de France Martinique Tel. (596) 641824 Fax (5%) 563503 NG Com. de Résistance à la Destruction de l'Environnement Martiniquais Dr Joanne Fox-Przeworski OECD 2 rue André Pascal 75775 París Cedex 16 France Tel. (331 4) 5249058 Fax (331 4) 5249058 O OECD Dr Gérard Galat Institut Français de Recherche Scientifique pour le Développement (ORSTOM) 213 Rue La Fayette 75480 París Cedex 10 France GA ORSTOM O SSC Dr Anh Galat-Luong Institut Français de Recherche Scientifique pour le Développement (ORSTOM) 213 Rue La Fayette 75480 París Cedex 10 France GA ORSTOM O SSC

Prof. Victor Kolybine Director Division of Education for the Quality of Life UNESCO 7 place Fontenoy 75700 París France Tel. (331 4) 5680803 O UNESCO Prof. Jean-Claude Lefeuvre Member of Board Fondation Tour du Valat pour l'Etude et la Conservation de la Nature La Tour du Valat Le Sambuc 13200 Arles France Tel. (33 90) 972013 Fax (33 90) 972018 NG Fondation Tour du Valat pour l'Etude et la Conservation de la Nature NG Office pour l'information eco-entomologique (OPIE) O COE IUCN Council Member M S.G. Negouai President Com. de Resistance a la Destruction de l'Environnement Martiniquais Voie No.5 Rue du Professeur Garcin 97200 Fort de France Martinique Tel. (596) 641824 Fax (596) 563503 NG Com. de Resistance a la Destruction de l'Environnement Martiniquais

M Alain Gille Fédération Française des Sociétés de Protection de la Nature (FFSPN) 57 rue Cuvier 75005 París France Tel. (331 4) 85449709 NG Fédération Française des Sociétés de Protection de la Nature (FFSPN)

Mme Isabelle Paillet Ministére des Affaires Etrangéres, Dir. des Affaires Economiques Cellule Environnement 37 Quai d'Orsay 75700 París France Tel. (331 4) 7534484 Fax (331 4) 7535085 Telex 202329 ST Ministére des Affaires Etrangéres

M Marcel Jouve Min. de l'Environnement, Direction de la Protection de la Nature 14 Boulevard du General Leclerc 92524 Neuilly-sur-Seine Cedex France Tel. (331 4) 7581212 Fax (331 4) 7452360 Telex 620602 ST Ministre des Affaires Etrangéres

Prof. Dr Francois Ramade Société Nationale de Protection de la Nature Directeur du Laboratoire d'Ecologie et de Zoologie de l'Université de Paris-Sud 91405 Orsay Cedex France Tel. (33 1) 69417896 Fax (33 1) 64461992 Telex 602166 f NG Société Nationale de Protection de la Nature O COE

Ms Jane Robertson Division of Ecological Sciences UNESCO 7, Place de Fontenoy 75000 París France Tel. ¡331 4) 5684052 Fax (331 4) 0659897 Telex 204 471 parís O UNESCO O CNPPA Prof. Bernard Salvat Université de Perpignan Ecole pratique hautes études 66025 Perpignan France Tel. (33 68) 66205 Fax (33 68) 503686 Telex UNIPERP505005F O COE Dr Jean-Marc Thiollay WWF - France Attn: M. Dumond 151 Boulevard de la Reine 78000 Versailles France Tel. (331 3) 9507514 Fax (331 3) 9530446 GA ORSTOM NG WWF - France NG Club Alpin Francais O SRETIE - Ministére de 1' Environnement Dr Jacques Trouvilliez Office National de la Chasse 85 bis Avenue de Wagram 75017 Paris France Tel. (33161) 30418011 Fax (33161) 30411037 GA Office National de la Chasse Prof. Jean Untermaier Président Fédération Française des Societés de Protection de la Nature (FFSPN) 57 rue Cuvier 75005 París France Tel. (331 4) 85449709 Fax (331 4) 85726472 NG Fédération Française des Societés de Protection de la Nature (FFSPN) NG Société Francaise pour le Droit de l'Environnement (SFDE) O CEL

French Polynesia/ Polynésie française/ Polinesia Francesa Mme Annie Aubanel-Savoie Service du Plan et de l'Aménagement du Territoire B.P. 20721

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Tahiti French Polynesia Tel. (689) 410626 Fax (689) 435087 O Service du Plan et de l'Aménagement du Territoire

Gabon/Gabon/Gabón M Jean B. Memvié Directeur général adjoint Dépt. des Eaux et Forets B.P. 2755 Libreville Gabon Tel. (241) 721004 Fax (241) 761073 Telex 5802 O

Germany/Allemagne/ Alemania Prof. E.F. Bruenig University of Hamburg 2050 Hamburg 80 Germany, Federal Rep. of O University of Hamburg Dr Wolfgang Burhenne Executive Governor International Council on Environmental Law 214 Adenauerallee 5300 Bonn 1 Germany, Federal Rep. of Tel. (49 228) 2692 231 Fax (49 228) 2692 251 NG Brehm Fonds für Internationalen Vogelschutz NG Deutscher JagdschutzVerband NG German Water Protection Association NG German Association for Protection of Forests and Woodlands NG German Hunting Association NG Schutzgemeinschaft Deutsches Wild, Attn. Mr H.J. Rohr NG Verband Deutscher Sportfischer, Attn. Mr U. Schuller IN Commission Internationale pour la Protection des Regions Alpines (CIPRA) IN International Council of Environmental Law (ICEL) O CEL IUCN Council Member Dr Friedrich Duhme Lehrstuhl für Landschaftsokologie TU München-Weihenstephan 8050 Freising 12

Lista de participantes

Germany, Federal Rep. of Tel. 8161 713712 Fax 8161 714427 O COE Prof/Dr Ludwig Ellenberg Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ) Abt. 424 GTZ Postfach 5180 6236 Eschbom Germany, Federal Rep. of O Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ) Mr Hanno Henke Federal Research Center for Nature Conservation & Landscape Ecology Konstantinstrasse 110 5300 Bonn 2 Germany, Federal Rep. of Tel. (49 228) 8491190 Fax (49 228) 8491200 ST Bundesministerium für Umwelt, Naturschutz und Reaktorsicherheit NG Deutscher Heimatbund O Federal Research Center for Nature Conservation & Landscape Ecology O CNPPA Mrs Judith Johnson Migratory Species Convention UNEP/CMS Secretariat Postfach 201448 5300 Bonn 2 Germany, Federal Rep. of Tel. (49 228) 302152 Fax (49 228) 373237 Telex 885420 wz d O Migratory Species Convention Dr H. Kalchreuter c/o M. Wiese Johannes Henry Str. 26 5300 Bonn Germany, Federal Rep. of IN Fédération des Associations de Chasseurs de la CEE (FACE) NG Deutscher JagdschutzVerband Dr Konrad Klemmer Zoologische Gesellschaft Senchenberganlage 25 6000 Frankfurt 1 Germany, Federal Rep. of Tel. (49 69) 7542234 Fax (49 69) 746238 Telex 413139 NG Zoologische Gesellschaft Frankfurt O SSC Mr Karl-Günther Kolodziejcok Bundesministerium für Umwelt, Naturschutz und Reaktorsicherheit

Postfach 120 629 5300 Bonn 1 Germany, Federal Rep. of ST Bundesministerium für Umwelt, Naturschutz und Reaktorsicherheit Dr Manfred Niekisch Deutscher Naturschutzring Bundesverband für Umweltschutz c/o Oro Verde Bodenstedtstrasse 4 6000 Frankfurt 70 Germany, Federal Rep. of Tel. (49 69) 619036 Fax (49 69) 620979 NG Deutscher Naturschutzring Bundesverband für Umweltschutz NG Bund Naturschutz in Bayem NG Bund fur Umwelt and Naturschutz, Deutschland O SSC Mr Cordon Shepherd WWF - Deutschland Hedderichstrasse 110 P.O. Box 70 11 27 6000 Frankfurt am Main 70 Germany, Federal Rep. of NG WWF - Deutschland Mr Jorgen Wenderoth Bundesministerium für Umwelt, Naturschutz und Reaktorsicherheit Postfach 120 629 5300 Bonn 1 Germany, Federal Rep. of ST Bundesministerium für Umwelt, Naturschutz und Reaktorsicherheit

Ghana Mr Gerald A. Punguse Chief Game and Wildlife Officer Dept. of Game and Wildlife P.O. Box M239 Accra Ghana Tel. (233 21) 666129 O Dept. of Game and Wildlife Prof. Kwabena Tufuor Forestry Commission P.O. Box M-434 Accra Ghana O Forestry Commission

Guatemala Arq Jorge A. Cabrera Hidalgo Director Comisión Nacional del Medio Ambiente

7a Avenida 4-35 Zona 1 Ciudad de Guatemala Guatemala Tel. (5022) 21816 Fax (5022) 535109 ST Comisión Nacional del Medio Ambiente, Presidencia de la República (CONAMA)

Guinea-Bissau/ Guinée-Bissau/ Guinea-Bissau Mr Rui Miranda Directeur Service de la Protection de la Nature B.P. 23 1031 Bissau Guinea-Bissau Tel. (245) 201230 Fax (245) 214448 O Service de la Protection de la Nature

Guyana Dr Karen A. Pilgrim Ministry of Agricultura (Wildlife Services Division) Regent and Vlissengen Roads Georgetown Guyana Tel. (5922) 53851/9 Fax (5922) 56281 O COE

Honduras Lic Jacobo Hernández Cruz Primer Delegado Presidencial Presidencia de la República de Honduras Casa de Gobierno Tegucigalpa Honduras Tel. (504) 379556 Fax (504) 379656 ST Ministerio de Recursos Naturales Sr Edwin M. Molina Director USAID Forestry Development Project Aptdo. Postal No 1378 Tegucigalpa DC Honduras Tel. (504) 223348 Fax (504) 222653 O USAID Forestry Development Project Lic Roberto Vallejo Larios Director Ejecutivo Asociación Hondureña de Ecología (AHE) Apartado T-250

263

Tegucigalpa D.C. Honduras Tel. (504) 329018 Fax (504) 310976 NG Asociación Hondurena de Ecología para la Conservación de la Naturaleza (AHE)

Hungary/Hongrie/ Hungría Mrs Enikó Szalay-Marzsó Deputy Head Ministry of Environment and Regional Policy Institute for Environmental Management Alkotmány-u.29. 1054 Budapest Hungary Tel. (36 1) 1118249 Fax (36 1) 1115826 Telex 224150 kgi GA Ministry of Environment and Regional Policy O CEC

India/Inde/India Dr C.R. Babu Reader Dept. of Botany, University of Delhi Delhi 110007 India Tel. (91 11) 2511266 O SSC Mr S.P. Godrej Vice-President WWF India Godrej & Boyce Manufacturnig Co.Ltd Godrej Bhavan Home Street Bombay 400001 India Tel. (91 22) 2048371 Fax (91 22) 2042238 Telex 84151 soho NG WWF India Mr Nalni Dhar Jayal Director Indian National Trust for Art and Cultural Heritage 71 Lodi Estate New Delhi 110 003 India Tel. (91 11) 611362 NG Indian National Trust for Art and Cultural Heritage (INTACH) Dr Ashok Khosla President Development Alternatives B-32 Institutional Area New Mehrauli Road New Delhi 110 016

264

India Tel. (91 11) 605835 NG Development Alternatives IUCN Council Member Mr Thomas Mathew Secretary General WWF India 172 - B Lodi Road New Dehli India Tel. 616532/693744 Fax (91 11) 616512 NG WWF India Mr Duleep Matthai Vice Chairman Indian Institute of Forest Management 13 Sorrento Mount Pleasant Road Bombay India Tel. (91 22) 811 4506 O CNPPA Dr G. M. Oza General Secretary International Society of Naturalists (INSONA) Oza Building Salatwada Baroda 390 001 India Tel. 558 759 NG International Society of Naturalists (INSONA) O SSC O CEC O CNPPA O COE Mr M. A. Partha Sarathy No. 1, 12th Cross Rajmahal Vilas Extn. Bangalore 560 080 India Tel. (91 812) 340400 Fax (91 812) 341674 Telex 91 845 2334 IUCN Council Member Chairaran, IUCN Commission on Education and Training Dr P. S. Ramakrishnan Professor of Ecology School of Environmental Sciences Jawaharlal Nehru University New Delhi 110067 India Tel. (91 11) 6524438 O COE Mr Kishore Rao Wildlife Institute of India Dehradun 248006 India Tel. 83334 Fax 0135 3518 GA Wildlife Institute of India (WII)

Mr Samar Singh Additional Secretary Ministry of Environment and Forest National Wastelands Development Board New Delhi India Tel. (91 11) 361712 ST Department of Environment, Forests and Wildlife, Ministry of Environment and Forests O SSC O CNPPA O COE Mr Kartikeya Sarabhai Centre for Environment Education Thaltej Tekra Ahmedabad 380 054 India Tel. (91 272) 442642 Fax (91 272) 468201 Telex 121 6779 CEE IN O CEC Mr S.K. Sharma Founder Secretary Environment Society of Chandigarh Karuna Sadan Sector 11-B Chandigarh 160011 India Tel. 22807 Telex 395 480 selz in NG Environment Society of Chandigarh Dr Monkombu Swaminathan IUCN President 11 Rathna Nagar Teynampet Madras 600018 India Tel. (91 44) 455339 IUCN Council Member IUCN President Mrs Dilnavaz Variava Bombay Natural History Society

Hornbill House S.B. Singh Road Bombay 400023 India Tel. 274837/8122619 Fax (91 22) 2023711 Telex 11 2840 GNO IN NG Bombay Natural History Society O CEC Prof. Dr Tej Prakash Vyas IUCN Amphibia and Reptile Specialist Group Government P.G. College Dhar 454 001 India Tel. 2572 O SSC

Indonesia/lndonésie/ Indonesia Ms Evie Adipati WWF Indonesia Programme P.O. Box 525 Jayapura 99001 Irían Jaya Indonesia Tel. (62 967) 22576 Fax (62 967) 22576 Telex 76122airfast ia O SSC Dr Riga Adiwoso Soprapto IPMI Gendung IPMI Jalan Taman Kemang 1 Jakarta 12730 Indonesia Tel. (62 21) 7993484 Fax (62 21) 7996218 O IUCN Population and Natural Resources Programme Ms Suraya Afiff WALHI JL. Penjemihan I Kompleks Keuangan No. 15 Jakarta 10210 Indonesia Tel. (62 21) 586820 Fax (62 21) 586181 Telex 44672 SWIDJO IO NG Indonesian Environmental Forum Ambassador D. Ashari President/Chairman Indonesian Zoological Parks Association (IZPA) 17 Jalan Padang Jakarta 12970 Indonesia Tel. (62 21) 7800636 Fax (62 21) 5781933 Telex 46860 dhl jktia GA Directorate General Forest Protection and Nature Conservation, Ministry of Forestry O SSC Mr Jack Henry Cox, Jr. FAO c/o FAO Project GCP/ INS/060/JPN P.O. Box 969 Jayapura Irían Jaya

Indonesia Tel. (62 967) 31701 Fax (62 967) 31701 Telex 76122airfast ia O FAO O SSC Ms Damayanti Network for Forest Conservation in Indonesia Jl. Tebet Dalam I G NO -35 Jakarta Indonesia Tel. (62 21) 8293923

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Fax (62 21) 8293923 O Network for Forest Conservation in Indonesia

Indonesia Tel. (62 251) 327316 Fax (62 251) 328177 O SSC

Ir Subagio Hadiseputro Department of Forestry Forestry Central Building Manggala Wanabakti D. Gatot Subroto Jakarta Indonesia GA Directorate General Forest Protection and Nature Conservation, Ministry of Forestry

Prof. Dr Mohamad Soerjani Centre for Research of Human Resources and Environment University of Indonesia Jalan Salemba 4 Jakarta 10430 Indonesia Tel. (62 21) 330318 Fax (62 21) 335929 Telex 45680 UI JKT O COE

Dr Kathy Mackinnon WWF Indonesia Programme P.O. Box 133 Bogor Jawa Barat Indonesia Tel. (62 251) 323716 O SSC

Dr Benni Sormin School of Environmental Conservation Management P.O. Box 109 Cio mas Jln Gunung Batu Bogor Jawa Barat Indonesia Tel. (62 251) 312841 O School of Environmental Management, Ministry of Forestry O CNPPA

Mr Stephen V. Nash Project Coordinator, Irían Java WWF Irían Jaya Conservation Project P.O. Box 525 Jayapura Irían Jaya 99001 Indonesia Tel. (62 967) 2257 Fax (62 967) 22576 Telex 76122 airfast i O SSC Dr Linda Prasetyo Directorate General of Forest Protection & Nature Conservation Manggala Wanabakti Bldg 8th Floor Gatot Subroto Jakarta Indonesia Fax (62 21) 584818 GA Directorate General Forest Protection and Nature Conservation, Ministry of Forestry O SSC Dr Widodo S. Ramono Chief, Species Conservation Directorate of Nature Conservation Jalan Ir. H. Juanda No.15 Bogor Jawa Barat Indonesia Tel. (62 251) 323067 GA Directorate General Forest Protection and Nature Conservation, Ministry of Forestry O SSC Dr Charles Santiapillai Wildlife Ecologist WWF Indonesia Programme P.O. Box 133 Bogor Jawa Barat 16001

Lista de participantes

Mr Effendy Sumardja Ministry of Forestry Directorate of Nature Conservation Jl. Ir. H. Juanda 15 Bogor Jawa Barat 16122 Indonesia Tel. (62 251) 323067 Fax (61 251) 323067 Telex 45996 GA Directorate General Forest Protection and Nature Conservation, Ministry of Forestry O SSC O CNPPA Mr Sutisna Wartaputra Ministry of Forestry Directorate General of Forest Protection and Nature Conservation Forestry Central Building Manggala Wanabakti Jl. Gatot Subroto Jakarta Indonesia Tel. (62 21) 584818 Fax (62 21) 5700226 Telex 45996 GA Directorate General Forest Protection and Nature Conservation, Ministry of Forestry Dr Soetikno Wirjoatmodjo Research and Development Centre for Biology Indonesian Institute of Sciences P.O. Box 110 Bogor Jawa Barat 16122 Indonesia

Tel. (62 251) 321041 O SSC Mr M.S. Zulkamsen Executive Director WAHLI Jln. Penjernihan I Kompleks Keuangan #15 Jakarta 10210 Indonesia Fax (62 21) 586181 NG Indonesian Environmental Forum

Israel/Israël/Israel Mr Azaria Alon Society for the Protection of Nature in Israel 4 Hashfela Street Tel Aviv Israel Tel. (972 3) 380330 Fax (972 3) 5373552 NG Society for the Protection of Nature in Israel Mr Yoav Sagi Society for the Protection of Nature in Israel 4 Hashfela Street Tel Aviv Israel Tel. (972 3) 380330 Fax (972 3) 377695 NG Society for the Protection of Nature in Israel O CEC

Italy/Italie/Italia Mr G.S. Child Senior Forestry Officer FAO Forest Resources Division Via deüe Terme di Caracalla 00100 Rome Italy Tel. (39 6) 57971 Fax (39 6) 5782610 Telex 610181 fao i O FAO Dr Daniel Debouck Research Officer International Board for Plant Genetic Resources Via delle Sette Chiese 142 00145 Rome Italy Tel. (39 6) 5744719 Fax (39 6) 5750309 Telex 4900005332 O International Board for Plant Genetic Resources Dr Alison McCusker International Board for Plant Genetic Resources Via delle Sette Chiese 142 00145 Rome Italy Tel. (39 6) 5744719

Fax (39 6) 5750309 Telex 4900005332 ibr O International Board for Plant Genetic Resources Mr Silvio Pentrella Italian Ministry of Foreign Affairs Italian Consulate 31 Labouchene Rd. South Perth, WA Italy Tel. (61 9) 3673603 Fax (61 9) 4741320 O Italian Ministry of Foreign Affairs Mrs Cassandra Phillips International League for the Protection of Cetaceans Attn: Dr S. Holt Podere IL Falco 06062 Citta della Pieve (PG) Italy Tel. (39 578) 298186 Fax (39 578) 29918 IN International League for the Protection of Cetaceans Prof. Walter Rossi Consiglio Nazionale delle Richerche Departimento Biologia Vegetale Universita di Firenze Ple Cascine 28 Firenze 50144 Italy Tel. (39 55) 365798 Fax (39 55) 359870 GA Consiglio Nazionale delle Richerche Dr Vincenzo Schioppa Consul of Italy Italian Consulate 31 Labouchere Road South Perth WA 6151 Australia O Italian Consulate Prof. Franco Tassi Abruzzo National Park 67032 Pescasseroli Italy Tel. (39 34) 96993 Fax (39 34) 97594 AF Abruzzo National Park O CNPPA

Jamaica/Jamaïque/ Jamaica Dr David C. Smith Jamaica Conservation and Development Trust P.O. Box 1225 Kingston 8 Jamaica Tel. (500809) 9222217 Fax (500809) 9249407 NG Jamaica Conservation and Development Trust (JCDT)

265

Japan/Japon/Japón

Fax (81 82) 2427454 O SSC

Dr Shigeru Azuma Primate Research Institute Kyoto University Kanrin Inuyama Aichi 484 Japan Tel. (81) 568622428 Fax (81) 568622428 O SSC

Ms Maki Koyama Environment Agency of Japan 1-2-2 Kasumigaseki Chiyoda-ku Tokyo 100 Japan Tel. (81 3) 5802161 Fax (81 3) 5951716 Telex 33855 jpnea j GA Environment Agency of Japan

Mr Eiji Fujiwara President Elsa Nature Conservancy Tsukubagakuen P.O. Box No.2 Tsukuba Ibaraki-ken 305 Japan Tel. (81 298) 511637 Fax (81 298) 511637 NG Elsa Nature Conservancy O CEC Prof. Seigo Higashi Associate Professor Graduate School of Environmental Science, Hokkaido University Sapporo 060 Japan Tel. (81 11) 7162111 O SSC Mr Hiromi Imoto Japan Wildlife Research Center Hongo 3-39-12 Bunkyo-ku Tokyo Japan Tel. (81 3) 8138897 Fax (81 3) 8138898 NG Japan Wildlife Research Center (JWRC) Ms Kana Kanagawa Graduate School of Environmental Science, Hokkaido University Sapporo 060 Japan Tel. (81 11) 7162111 O SSC Mr Kazumi Kemmochi M-30b 3-B Kotesashi-machi Tokorozama-shi Saitama Japan Tel. (81 479) 492922 O Prof. Dr Katsuhiko Kondo Director of the Laboratory Laboratory of Plant Chromosome and Gene Stock, Hiroshima University Faculty of Science 1-1-89 Higashi-Senda-Machi Naka-ku Hiroshima City 730 Japan Tel. (81 82) 2411221

266

Prof. Tatsuro Kunugi Division of International Studies International Christian University Osawa Mitaka City Tokyo 181 Japan Tel. (81 3) 422333178 O IUCN Population and Natural Resources Programme

NG Nature Conservation Society of Japan (NACS-J) O SSC O CEC O COE Prof. Hideo Obara WWF Japan 74 Nihonseimei Akabanebashi Building 3-1-14 Shiba, Minato-ku Tokyo 105 Japan Tel. (81 3) 7691714 Fax (81 3) 7691795 NG WWF Japan O SSC Mr Masaaki Sakurai Environment Agency of Japan 1-2-2 Kasumigaseki Chiyoda-ku Tokyo 100 Japan Tel. (81 3) 5801709 Fax (81 3)5951716 Telex 33855 jpnea j GA Environment Agency of Japan

Mr Kotaro Kusakabe 4-1-4 Asagayakita Suginamiku Tokyo 166 Japan O CNPPA

Ms Cecilia Song WWF Japan 7th Floor Nihonseinei Akabanebashi Building 3-1-14 Shiba Minato-k'u Tokyo Japan Tel. (81 3) 7691711 Fax (81 3) 7691795 NG WWF Japan

Mr Tom Milliken TRAFFIC - Japan 7th Fl. Nihonseimei Akabanebashi Minato-ku Tokyo 105 Japan Tel. (81 3) 7691716 Fax (81 3) 7691717 O SSC

Mr Tokunosuke Tsuchiya Marine Parks Center of Japan Toranomon-Denki Building 8-1, Toranomon-2 Minato-Ku Tokyo 105 Japan Tel. (81 3) 5915518 Fax (81 3) 5021377 NG Marine Parks Center of Japan NG National Parks Association of Japan

Dr Katherine Muzik WWF-Japan Nihonseimei Akabanebashi Bldg. 7F, 3-1-14 Shiba Minato-Ku, Tokyo 105 Japan NGWWF Japan Mr Tadayuki Nishimura Dai-ichi Kinko Building 4F 1-5-8 Oh-Akashi Cho Akashi City Hyogo 673 Japan Tel. (81 78) 9121193 Fax (81 78) 9120700 O CESP Dr Makoto Numata Nature Conservation Society of Japan Toranomon Denki Building 4F 2-8-1 Toranomon Minato-ku Tokyo 105 Japan Tel. (81 3) 5034896 Fax (81 3) 5920496

Mr Toshiyuki Wanibuchi Mayor of Kushiro City Kushiro City Office 7-5 Kurogane-cho Kushiro City Japan Tel. (81 154) 23515 Fax (81 154) 224473 O Dr Per Wegge ITTO Sangyo Boeki Center Building 2 Yamashita-Cho Naka-Yu Yokohama 231 Japan Tel. (81 45) 6717045 Fax (81 45) 6717007

Telex 3822430 O ITTO Ms Setsuko Yamazato 287-12 Shiraho Ishigaki-shi Okinawa 907-02 Japan O WWF-Japan Mr Masahito Yoshida Nature Conservation Society of Japan Torannomon DenkiBuilding 4F 2-8-1 Toranomon Minato-Ku Tokyo 105 Japan Tel. (81 3) 5034896 Fax (81 3) 5920496 NG Nature Conservation Society of Japan (NACS-J) O SSC O CNPPA Mr Zenji Yoshimine 3-56 Kinjocho Nana Okinawa 903 Japan Tel. (81 988) 843150 O

Jordan/Jordanie/ Jordania Prof. Kamel Abu Jaber Hon. Secretary General Royal Society for the Conservation of Nature (RSCN) P.O. Box 6354 Amman Jordan Tel. (96 26) 811689 Fax (96 26) 628258 Telex 21456 SABCO NG Royal Society for the Conservation of Nature (RSCN) Dr Linda Abu-Jaber Royal Society for Conservation of Nature P.O. Box 6354 Amman Jordan Tel. (96 26) 811689 Fax (96 26) 628258 NG Royal Society for Conservation of Nature Mrs Loretta Abu-Jaber Royal Society for the Conservation of Nature P.O. Box 6354 Amman Jordan Jordan Tel. (96 26) 41689 NG Royal Society for the Conservation of Nature

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Kenya Mr Neheiniah Arap Rotich Executive Director East African Wildlife Society P.O. Box 20110 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 227047 Fax (254 2) 337423 Telex 22153 NG East African Wildlife Society O CEC Mr Paul I.M. Chabeda Kenya Wildlife Service Ministry of Tourism and Wildlife P.O. Box 40241 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 501081 Fax (254 2) 505866 Telex 25016 O Ministry of Tourism and Wildlife Dr Chris Gakahu Wildlife Conservation International P.O. Box 62844 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 221699 Fax (254 2) 729276 O SSC Mrs Minnie M Gatahi Senior Ecologist Ministry of Environment and Natural Resources P.O. Box 67839 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 229261 ST Ministry of Tourism and Wildlife Dr M.D. Gwynne UNEP P.O. Box 30552 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 333930 Fax (254 2) 520281 O UNEP O SSC Dr Calestous Juma African Centre for Technology Studies P.O. Box 45917 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 336603 Fax (254 2) 336793 Telex 22448 acts ke O African Centre for Technology Studies Hon O. K'Ombudo Assistant Minister Ministry of Environment and Natural Resources Kencom House

Lista de participantes

Moi Avenue P.O. Box 30126 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 29261 ST Ministry of Tourism and Wildlife Mr William H. Mansfield, III Deputy Executive Director United Nations Environment Programme P.O. Box 30552 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 333930 Fax (254 2) 520711 Telex (0987) 22068unep O United Nations Environment Programme Dr Esmond B. Martin Consultant WWF International P.O. Box 15510 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 891185 Telex 25495 wwf ea ke O SSC Mr Stephen P. Meacher World Society for the Protection of Animais P.O. Box 24363 Nairobi Kenya O World Society for the Protection of Animais O SSC Mrs Danielle Mitchell UNEP/GEMS P.O. Box 30552 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 520600 Fax (254 2) 520281 O Dr Theuri Njoka East African Wild Life Society P.O. Box 20110 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 592403 NG East African Wild Life Society O CNPPA Dr Steven G. Njuguna Associate Director National Museums of Kenya East Africa Wildlife Society P.O. Box 40658 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 742131 Fax (254 2) 741424 Telex 22892 NG East Africa Wildlife Society O CEC

Prof. H.W.O. Okoth-Ogendo Director Population Studies and Research Institute University of Nairobi P.O. Box 30197 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 339015 Fax (254 2) 336885 Telex 22095 varsity O University of Nairobi O 1UCN Natural Resources and Population Programme Dr Reuben Olembo Deputy Assistant Executive Director Office of the Environment Programme UNEP P.O. Box 30552 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 333930 Fax (254 2) 520711 Telex (0987) 22068unep O Office of the Environment Programme UNEP Dr Perez M. Olindo Senior Associate African Wildlife Foundation P.O. Box 48177 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 331542/3 Fax (254 2) 332294 NG African Wildlife Foundation O SSC Mrs Lydia R Onsongo Ministry of Tourism and Wildlife P.O. Box 40241 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 501081 Fax (254 2) 505866 ST Ministry of Tourism and Wildlife Dr Mark Stanley Price African Wildlife Foundation P.O. Box 48177 Nairobi Kenya Tel. (254 2) 23235

Fax (254 2) 332294 Telex 22152 NG African Wildlife Foundation O SSC Dr Mbaruk A. Suleman Chief, Animal Resources Institute of Primate Research P.O. Box 24481 Karen Nairobi Kenya Tel. (254 2) 882571 Fax (254 2) 882546 Telex 22892 O SSC

Kiribati Mr Teekabu Tikai Ministry of Natural Resource Department P.O. Box 241 Bairiki Tarawa Kiribati Tel. (686) 21099 Fax 21120 O Republic of Kiribati

Lao, People's Democratic Republic/ République démocratique populaire lao/ República Democrática Popular Lao Mr Paul C.L. Anspach Resident Project Manager IUCN Shifting Cultivation Project P.O. Box 807 Vientiane Lao, People's Democratic Republic Fax 8562604 Telex 4491 te vte ls O IUCN Shifting Cultivation Project Mr Lamthong Hangla Ministry of Agriculture and Forestry P.O. Box 2932 Vientiane Lao, People's Democratic Republic Tel. 5488 Fax dof 3807 Telex 4491 ts ls vte ST Ministry of Foreign Affairs Mr Khampeuane Kingsada Director of Forestry Ministry of Foreign Affairs P.O. Box 2932 Vientiane Lao, People's Democratic Republic ST Ministry of Foreign Affairs Mr Venevongphet Dept. of Forests and Environment P.O. Box 2932 Vientiane Lao, People's Democratic Republic Tel. 5920 O Ministry of Foreign Affairs O SSC Mr Bounthong Xaisida Dept. of Forestry and Environment

267

Vientiane Lao, People's Democratic Republic Tel. 5920 O Ministry of Foreign Affairs O SSC

Malawi Tel. (26 5) 723566 Fax (26 5) 723089 Telex 44456 mi GA Department of National Parks and Wildlife, Ministry of Forestry and Natural Resources O SSC

Licchtenstein Dr Wolfgang Burhenne Commission Internationale pour la Protection des Alpes (CÍPRA) Heiligkreuz 52 FL 9490 Vaduz Licchtenstein IN Commission Internationale pour la Protection des Alpes (CIPRA)

Luxembourg/ Luxembourg/ Luxemburgo Mr Kenneth A. Brynaert Direction des Eaux et Foréts Att.: Directeur des Eaux et Foréts 67 rue Michel Welter L-2730 Luxembourg ST Direction des Eaux et Foréts

Madagascar M P. Randrianarijaona Directeur des Eaux et Foréts Ministére de la Production Animale et des Eaux et Foréts Antananarivo Madagascar Tel. (26 12)40811 Telex 22520 MPAEF MG ST Ministère d' Etat aux Affaires Etrangéres S.E. Maxime Zafera Ministre Ministére de la Production Animale et des Eaux et Foréts Antanarivo Madagascar ST Ministére d'Etat aux Affaires Etrangéres

Malawi Mr Henri Nsanjama Chief Parks & Wildlife Officer Ministry of Forestry and Natural Resources P.O. Box 30131 Capital City Lilongwe 3

268

Mr Abang Morshid Deputy Director of Forestry, Sarawak Km 10 Jalan Ceres 56100 Kuala Lumpur Malaysia ST Department of Wildlife and National Parks, Peninsula Malaysia Mr Musa Nordin Dept. of Wildlife and National Parks KM10 Jalan Cheras Kuala Lampur Malaysia Tel. (60 3) 9052872 Fax (60 3) 9052873 ST Department of Wildlife and National Parks, Peninsula Malaysia

Malaysia/Malaisie/ Malasia Mr Patrick Andau Wildlife Department 7th Floor Sabah Bank Tower Tun Fuad Stephens complex 88300 Kota Kinabalu Sabah Malaysia Tel. (60 88) 214999 Fax (60 88) 222476 GA Wildlife Department, Sabah Mr Brian John Gilligan Asian Wetland Bureau Institute for Advanced Studies University of Malaya Lembah Pantai 59100 Kuala Lumpur Malaysia Tel. (60 3) 7572176 Fax (60 3) 7571225 Telex 39845 unimal ma O Asian Wetland Bureau Mr Mohamed Khan Bin Momin Khan Director General Department of Wildlife and National Parks KM 10 Cheras Road Kuala Lumpur Malaysia ST Department of Wildlife and National Parks, Peninsula Malaysia O SSC

Mr Ken Scriven Director WWF - Malaysia P.O.Box 10769 50724 Kuala Lumpur Malaysia Tel. (60 3) 2554495 Fax (60 3) 2540346 Telex 30423 NG WWF - Malaysia Mr Hooi Chiew Thang Forestry Dept. Headquarters Jalan Sultan Salahuddin 50660 Kuala Lumpur Malaysia Tel. (60 3) 2988244 Fax (60 3) 2925657 O Forestry Dept. Headquarters Dr Yow-Pong Tho Malayan Research Institute Kepong Selangor Malaysia Tel. (60) 7769230 O Malayan Research Institute

Ms Lee Su Win Malayan Nature Society 485 Jalan 5/53 4600 Petalling Jaya Malaysia Tel. (60 3) 7912185 Fax (60 32) 7917722 NG Malayan Nature Society Mr Sian Tuan Mok Asean tnstitute of Forest Management Suite 903 IGB Plaza 6 Jalan Kampar Kuala Lumpur Malaysia Tel. (60 3) 4429251 Fax (60 3) 4422340 Telex 28212 O Asean Institute of Forest Management

Mali/Mali/Malí S.E. M. Morifing Kone Ministre Ministére de l'Environnement et de l'Elévage Bamako Mali Tel. (22 3) 226359 ST Ministére de l'Environnement et de l'Elévage Dr Dieudonne Ouedraogo Centre d'Etudes et de Recherche sur la Population pour le Développement B.P. 1530 Bamako Mali Tel. (22 3) 223043 Fax (22 3) 222178

Telex 432 insah O IUCN Population and Natural Resources Programme Mr Nampaa N. Sanogho Directeur Général Direction des Eaux et Foréts B.P. 275 Bamako Mali leí. (22 2) 225850 Telex 2615 mj eforet ST Ministére de l'Environnement et de l'Elévage Ms Fatoumata Sow Youvarou Project c/o Bureau national de 1'UICN B.P. 1567 Bamako Mali O IUCN Population and Natural Resources Programme

Mauritania/ Mauritanie/ Mauritania M Ibrahima Thiaw Chef du Service Ministére du Développement Rural Reboisement et Faune á la Direction de la Protection de la Nature B.P. 170 Nouakchott Mauritania Tel. (222 2) 51763 Fax (222 2) 51834 O Ministére du Développement Rural

Mauritius/Maurice/ Mauricio Mr Ashoka K. Reetoo President MAUCESCOYA P.O. Box 61 Port Louis Mauritius Tel. (230) 2125593 NG Mauritius Council for Environmental Youth Agenda (MAUCESCOYA) Mr S.C. Chan Wan Thuen Permanent Secretary Ministry of Lands and the Environment Edith Cavell Street Port Louis Mauritius Tel. (230) 2082831 ST External Affairs and Emigration

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Mexico/Mexique/ México Arq Hector Ceballos-Lascurain IUCN Consultant Camino al Ajusco 551 Tepepan, Xochimilco 16020 México, D.F. Mexico Tel. (52 905) 67687 Fax (52 905) 2501043 O CNPPA Prof. Ramón Perez Gil Salcido Presidente Fundación Chiapaneca "M. Alvarez del Toro" para la Protección de la Naturaleza Apartado Postal # 970 Tuxtla Gutiérrez 29000 Chiapas Mexico Tel. (52 961) 33362 Fax (52 961) 10750 Telex 74445 bturme NG Fundación Chiapaneca "M. Alvarez del Toro" para la Protección de la Naturaleza O SSC

Monaco/Monaco/ Monaco Prof. Françoie Doumenge Principauté de Monaco Service des Relations Extérieures Villa Girasole Boulevard de Suisse Monte Cario Monaco Tel. (33 93) 153600 Fax (33 93) 505297 Telex 469037 REMONA ST Principauté de Monaco Service des Relations Extérieures AF Centre Scientifique de Monaco O COE

Mongolia/Mongolie/ Mongolia Mr Goidyn Dembereldorj Mongolian People's Republic Ministry for Foreign Affairs Ulaanbaatar 11 Khudaldaany gud. 5 Mongolia Mongolia Tel. 29619 ST Ministry of Foreign Affairs Mr Osoryn Amarkhuu Mongolian Association for Conservation of Nature and Environment Ulaanbaatar 12

Lisia de participantes

Central Post Office P.O. Box 530 Mongolia Tel. 26330 O Mongolian Association for Conservation of Nature

Morocco/Maroc/ Marrueco M Abdelouhab Karmouni Direction des Eaux et Foréts et de la Conservation des Sols Rabat Morocco Tel. (21 27) 763015 Fax (21 27) 764446 Telex 36696 ST Ministére des Affaires Etrangères

Mozambique Mr Bija W. Chamba Director of Wildlife Direcçâo Nacional de Florestas e Fauna Bravia Ministry of Agriculture P.O. Box 1406 Maputo Mozambique Tel. (258) 4600% Fax (258) 460060 Telex 6195 monap mo O Direcçâo Nacional de Florestas e Fauna Bravia, Ministerio da Agricultura Mr Bernardo P. Ferraz National Institute of Physical Planning Environment Division C.P. 1310 Maputo Mozambique Tel. (258) 465041 Telex 6500 mo

O Direcçâo Nacional de Florestas e Fauna Bravia, Ministerio da Agricultura Mr Roberto Zolho DNFFB Ministry of Agriculture 1406 Manputo Mozambique Tel. (258) 460036 Fax (258) 460060 Telex 6-209 sogma mo O Direcçâo Nacional de Florestas e Fauna Bravia, Ministerio da Agricultura

Myanmar Mr T.A. Cho Embassy of the Union of

Myanmar 22 Arkana Street Yarralumla Canberra ACT 2600 Australia Myanmar Tel. (61 62) 733811 Fax (61 62) 734357 Telex 61376myanmar aa O Embassy of the Union of Myanmar

Namibia/Namibie/ Namibia Dr Eugene Joubert Assistant Ministry of Wildlife Conservation and Tourism P. Bag 13348 Windhoek 9000 Namibia Tel. (264 61) 220241 Fax (264 61) 221930 AF Ministry of Wildlife Conservation and Tourism Mr Hanno Rumpf Permanent Secretary Ministry of Wildlife, Conservation and Tourism P.O. Box 13346 Windhoek 9000 Namibia Tel. (264 61) 220241 Fax (264 61) 212663 AF Ministry of Wildlife, Conservation and Tourism Mr Polla Swart Assistant Ministry of Wildlife Conservation and Tourism P.O. Box 13348 Windhoek 9000 Namibia Tel. (264 61) 2202241 Fax (264 61) 221930 AF Ministry of Wildlife Conservation and Tourism

Nepal/Népal/Nepal Dr Lekh Nath Belbase National Planning Commission Singha Durbar Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 228 200 Fax (977 1) 2265 00 Telex 2635 YOJANA NP ST Department of National Parks and Wildlife Conservation Mr Sushil Bhattarai Ministry of Forests and Soil Conservation

Department of Soil Conservation and Watershed Management Babar Mahal P.O. Box 4719 Nepal Tel. (977 1) 220828 ST Department of National Parks and Wildlife Conservation Mr Rabi B. Bista Ministry of Forests and Soil Conservation Babar Mahal Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 223862 Fax (977 1) 228415 ST Department of National Parks and Wildlife Conservation O CNPPA Mr Anil Chitrakar Environmental Camps for Conservation Awareness (ECCA) P.O. Box 3923 Kathmandu Nepal Tel. (977 1)521506 Fax (977 1) 521506 Telex 2566 hohil np O Environmental Camps for Conservation Awareness (ECCA) Hon. Jahal Nath Khanal Minister of Forests Ministry of Forestry and Soil Conservation Babar Mahal Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 220160 Fax (977 1) 223868 ST Department of National Parks and Wildlife Conservation Dr Hemanta Raj Mishra Secretary, Governing Board, Trustees King Mahendra Trust for Nature Conservation P.O. Box 3712 Babar Mahal Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 224639 Fax (977 1) 226602 Telex 2567 kmtnc np O SSC O CNPPA Mr Bhim Bahadur Rawal Ministry of Forests and Soil Conservation Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 412 558 ST Department of National Parks and Wildlife Conservation

269

Mr Biswa Nath Sapkota National Planning Commission Secretariat Singh Durbar Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 227998 ST Department of National Parks and Wildlife Conservation Mr Krishna Sigdyal Nepal Forum of Environmental Communicators P.O. Box 930 Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 410815 Fax (977 1)524386 Telex 2340 agent np NG Nepal Forum of Environmental Communicators Krishna Tamrakar P.O. Box 57 Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 471597 O Mr Biswa Nath Upreti Dept. of National Parks and Wildlife Conservation His Majesty's Government P.O. Box 860 Kathmandu Nepal Tel. (977 1) 220912 Fax (977 1) 226602 Telex 2567 kmtnc np ST Dept. of National Parks and Wildlife Conservation O

CNPPA

Netherlands/ Pays-Bas/Países Bajos Mr W. Bergmans Vereniging tot Behound van Natuurmonumenten in Nederland c/o IUCN Ledencontact Damrak 28-30 1012 1012 LJ Amsterdam Netherlands NG Vereniging tot Behound van Natuurmonumenten in Nederland O SSC Ms Simone Bilderbeek Landelijke Vereniging tot Behoud van de Waddenzee c/o IUCN Ledencontact Damark 28-30 1012 LJ Amsterdam Netherlands Tel. (31 20) 261732 NG Landelijke Vereniging tot Behoud van de Waddenzee

270

Mr Guido Broekhoven Koninklijke Nederlandse Natuurhistorische Vereniging (KNNV) Lange Nieuw Straat 106 3512 PN Utrecht Netherlands Tel. (31 30) 394 521 Fax (31 30) 394 527 NG Koninklijke Nederlandse Natuurhistorische Vereniging (KNNV)

Drs Rudolf de Groot Nature Conservation Department Agricultural University Ritzema Bosweg 32A 6703 AZ Wageningen Netherlands Tel. (31 8370) 82247 Fax (31 8370) 84411 NG Netherlands Foundation for Nature Protection O CESP

Dr Peter J.H. van Bree Przewalski Horse Reserves Foundation Attn: Mrs Grosjean Mathenesserstraat 101-a 3027 PD Amsterdam Netherlands Tel. (31 20) 5255437 Fax (31 20) 5257238 Telex 16460 facwn nl NG Przewalski Horse Reserves Foundation NG Netherlands Foundation for International Nature Protection O SSC

Mr Frederik Joost Hesselink Director Stichting Milieu-Educatie P.O. Box 13030 3507 LA Utrecht Netherlands Tel. (31 30) 713 734 NG Stichting Milieu-Educatie

Mr Jeffrey Canin Greenpeace International Keizersgracht 176 1016 DW Amsterdam Netherlands Tel. (31 20) 5236555 Fax (31 20) 5236500 IN Greenpeace International O SSC Dr Steven De Bie Department of Nature Conservation Agricultural University P.O. Box 8080 6700 DD Wageningen Netherlands Tel. (31 8370) 83174 Fax (31 8370) 84411 O SSC O IUCN Sahel Programme Mr Hendrick Huibert De Iongh Centre for Environmental Studies University of Leiden Garenmarkt IA 2300 RA Leiden Netherlands Tel. (31 71) 277474 Fax (31 71) 226478 Telex 39427 BURUL AF Centre for Environmental Studies, University of Leiden Dr Chris Geerling Shell International Health Safety and Environment P.O. Box 162 2501 AN The Hague Netherlands Tel. (31 70) 377 3139 Fax (31 70) 377 6024 Telex 36000 O SSC

Dr Rik Leemans Global change (Mondiale Biosfeer) National Institute for Public Health and Environmental Protection R1VM P.O. Box 1 3720 BA Bilthoven Netherlands Tel. (31 30) 749111 Fax (31 30) 250740 O Global change (Mondiale Biosfeer) National Institute for Public Health and Environmental Protection Mr Christiaan Maas Geesteranus Nature Conservation Council Maliebaan l2 3581 CN Utrecht Netherlands Tel. (31 30) 331441 Fax (31 30) 331471 AF Nature Conservation Council O CEC Mr Peter Nijhoff Stichting Natuur en Milieu Donkerstraat 17 NL 3511 KB Utrecht Netherlands Tel. (31 30) 331328 Fax (31 30) 331311 NG Stichting Natuur en Milieu O CESP Dr Johanna C. van Noordwijkvan Veen Chair WWF Netherlands le Hogeweg 2 Postbus 7 3700 AA Zeist Netherlands Tel. (31 3404) 22164 Fax (31 3404) 12064 Telex 76122 wnf ni NG WWF Netherlands

Mr Egbert Pelinck Ministry of Foreign Affairs P.O. Box 20061 2500 EB The Hague Netherlands Tel. (31 70) 348 4286 Fax (31 70) 348 4303 Telex 31326 ST Ministry of Foreign Affairs Dr jaap Pieters Deputy Director General Rural Areas and Quality Management Ministry of Agriculture & Fisheries Postbus 20401 2500 EK The Hague Netherlands Tel. (31 70) 3793911 Fax (31 70) 793600 Telex 320401avi ST Directorate for Nature Conservation, Environmental Protection and Nature Management IUCN Council Member Mr Max Slingenberg Ministry of Agriculture, Nature Management & Fisheries P.O. Box 20401 2500 EK The Hague Netherlands Tel. (31 70) 379 2934 Fax (31 70) 347 8228 ST Directorate for Nature Conservation, Environmental Protection and Nature Management Mr Roger C. Wilson Director, Treaties and Conventions Greenpeace International Keizersgracht 176 1016 DW Amsterdam Netherlands Tel. (31 20) 523 6555 Fax (31-20) 523 6500 Telex 18775 gpint nl IN Greenpeace International

Netherlands Antilles/Antilles néerlandaises/Antillas Holandesas Mr Tom Van't Hof The Bottom Saba Netherlands Antilles Tel. (599 4) 63348 Fax (599 4) 63348 O CNPPA O COE

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

New Caledonia/ Nouvelle Calédonie/ Nueva Caledonia Dr Vili Fuavao South Pacific Regional Environment Programme (SPREP) South Pacific Commission P.O. Box D5 Noumea Cedex New Caledonia Tel. (687) 262000 Fax (687) 263818 Telex 3139 nm O South Pacific Regional Environment Programme (SPREP)

New Zealand/ Nouvelle-Zélande/ Nueva Zelandia Prof. Carolyn Bums Department of Zoology University of Otago P.O. Box 56 Dunedin New Zealand Tel. (64 34) 797971 Fax (64 34) 797584 IUCN Council Member Mr Mark Christensen Russell McVeagh Solicitors P.O. Box 8 Auckland New Zealand Tel. (64 9) 398839 Fax (64 9) 3678592 O Russell McVeagh Solicitors Dr Paul R. Dingwall Department of Conservation 35 Cheshire Street Wellington 5 New Zealand Tel. (64 4) 710726 O IUCN Consultant on Antarctic Conservation Dr David R. Given Department of Scientific and Industrial Research (DSIR) P.O. Box 1578 Wellington New Zealand Tel. (64 3) 252511 Fax (64 3) 252074 GA Department of Scientific and Industrial Research (DSIR) O SSC O CESP Mr Alistair Graham Environment & Conservation Organizations of New Zealand (ECO) 7 MacDonald Crescent P.O. Box 11057

Lista de participantes

Wellington 1 New Zealand Tel. (64 4) 846971 NG Environment & Conservation Organizations of New Zealand (ECO) Dr Wren Green Department of Conservation P.O. Box 10-420 Wellington New Zealand Tel. (64 4) 710726 Fax (64 4) 711082 ST Department of Conservation Mr Michael Hagler Greenpeace International c/o Greenpeace N.Z. Inc. Prívate Bag Wellesley Street Auckland New Zealand Tel. (64 9) 776128 Fax (64 9) 3032676 IN Greenpeace International Mr Leslie Hutchins New Zealand Conservation Authority 38 O'Neill Crescent Alexandra New Zealand Tel. (64 3) 4487322 Fax (64 3) 4487322 GA New Zealand Conservation Authority Dr Richard Jakob-Hoff Senior Curator Auckland Zoo Motions Road Pt. Chevalier Auckland New Zealand Tel. (64 9) 787487 Fax (64 9) 780199 O Auckland Zoo Mr John Klaricich New Zealand Conservation Authority Waiwhatawhata Hokianga RD 3 Kaikohe Northland New Zealand Tel. Opononi 751 O New Zealand Conservation Authority Prof. George Alexander Knox P.O. Box 5254 Papanui Christchurch New Zealand Tel. (64 3) 3521030 Fax (64 3) 642999 O COE Mr P.H.C. (Bing) Lucas 1/268 Main Road Tawa Wellington

New Zealand Tel. (64 4) 325581 Fax (64 4) 325759 O CNPPA Mr Bill Mansfield Department of Conservation P.O. Box 10-420 Wellington New Zealand Tel. (64 4) 710726 Fax (64 4) 711082 ST Department of Conservation Dr Leslie F. Molloy Department of Conservation P.O. Box 10-420 Wellington New Zealand Tel. (64 4) 710726 Fax (64 4) 713279 ST Department of Conservation O CNPPA Prof. Kevin F. O'Connor Centre for Resource Management, Lincoln University P.O. Box 56 Canterbury New Zealand Tel. (64 3) 252811 Fax (64 3) 252156 Telex 4703 linsir NG Lincoln University, Canterbury Mr Cordon Shepherd WWF-New Zealand 35 Taranki Street P.O. Box 6237 Wellington North New Zealand NG WWF-New Zealand Mr Keith Tarlo Royal Forest and Bird Protection Society Campaign to Save Nature Forests P.O. Box 631 Wellington New Zealand Tel. (64 4) 728154 Fax (64 4) 732952 NG Royal Forest and Bird Protection Society of New Zealand Mr Tu mu Te Heuheu New Zealand Conservation Authority P.O. Box 381 Taumarunui New Zealand Tel. (812)58212 Fax (812) 56664 GA New Zealand Conservation Authority Mr David A. Thom New Zealand Conservation Authority 51 Evelyn Road Howick

Auckland New Zealand Tel. (64 9) 5347949 Fax (64 9) 5347949 GA New Zealand Conservation Authority

Nicaragua Lic L.B. Cardenal Sevilla Main Ecology Advisor Ministry for the Environment KM 12c Norte P.O. Box 5123 Managua Nicaragua Tel. (505) 319163184 Fax (505) 31274 ST Ministry of the Exterior NG Nicaraguan Environmentalist Movement Dr Jaime Incer Barquero Minister Ministry of the Environment IRENA Apartado Postal 5123 Nicaragua Tel. (505 2) 31848 Fax (505 2) 31274 ST Ministry of the Exterior GA Dirección General de Recursos (DIRENA) Lic Juan José Montiel Rocha Presidente Asociación de Biólogos y Ecólogos de Nicaragua (ABEN) Apdo. Postal No. 2431 Managua Nicaragua Tel. (505 2) 74563 Fax (505 2) 663303 NG Asociación de Biólogos y Ecólogos de Nicaragua (ABEN)

Niger/Nigei/Níger M Abdou Daoure Secrétaire Général Adjoint Ministére de l'Hydraulique et de l'Environnement Ministère de 1'Agriculture et de l'Environnement B.P. 12277 Niamey Niger Tel. (227) 723889 Telex 5509NI O Ministère des Affaires Etrangéres et de la Coopération M Albert Ferral Conservateur Musée National Organisation Nigerienne de Volontaires pour la Preservation de l'Environnement (ONVPE) B.P. 2842

271

Niamey Niger Tel. (227) 734573 NG Organisation Nigerienne de Voiontaires pour la Preservation de I'Environnement (ONVPE) M Michel Keita Secrétaire Permanent Ministére de l'Agriculture et de I'Environnement Comite National Code Rural B.P. 12277 Niamey Niger Tel. (227) 735821 Fax (227) 732215 O CESP M Amadou Mamadou B.P. 280 Niamey Niger Tel. (227) 732313 Fax (227) 734163 Telex 5308ni IUCN Council Member M Anada riega Directeur Faune, Pêche, Pisciculture Ministére de l'Hydraulique et de I'Environnement B.P. 257 Niamey Niger Tel. (227) 733338 Telex 5509 NI ST Ministére des Affaires Etrangéres et de la Coopération O SSC

Nigeria/Nigéria/ Nigeria Dr Pius Amaeze Anadu F.xecutive Director Nigerian Conservation Foundation P.O. Box 74638 Victoria Island Nigeria Tel. (234 1) 683563 NG Nigerian Consen'ation Foundation O SSC Chief Philip C. Asiodu Chairman Nigerian Conservation Foundation 58/60 Broad Street P.O. Box 9310 Lagos Nigeria Tel. (234 1) 630646 Fax (234 1) 630229 Telex 21686 ng NG Nigerian Conservation Foundation

272

Mr E.C.J. Okafor Fed. Ministry of Agriculture, Water Resources and Rural Development Federal Department of Forestry and Agricultural Land Resources Block 432 Zone 1, Wuse Abuja Nigeria Tel. (234 9) 5230177 O Fed. Ministry of Agriculture, Water Resources and Rural Development

Norway/Norvège/ Noruega Mr Jan Abrahamsen Ministry of Environment P.O. Box 8013-Dep. 0030 Oslo 1 Norway ST Roy al Ministry of Environment Mr Steinar Eldoy Directorate for Nature Management Tungasletta 2 7004 Trondheim Norway Tel. (47 7) 580500 Fax (47 7) 915433 GA Directorate for Nature Management O CNPPA Mr Harald Kristoffersen Norwegian Agency for International Development P.O. Box 8142 Dep. 0033 Oslo 1 Norway O Norwegian Agency for International Development Mrs Berit Lein Directorate for Nature Management Tungasletta 2 7004 Trondheim Norway Tel. (47 7) 580500 Fax (47 7) 915433 GA Directorate for Nature Management Mr Thor Midteng Senior Officer Norges Naturvemforbund P.O. Box 2113 Grünerlokka 0505 Oslo 5 Norway Tel. (47 2) 715520 Fax (47 2) 715640 NG Norges Naturvemforbund

Mr Rolf Selrod Ministry of Environment P.O. Box 8013-Dep 0030 Oslo 1 Norway ST Royal Ministry of Environment Mr Gordon Shepherd VVWF i Norge Hegdehaugsveien 22 N-0167 Oslo 1 Norway NGWWF Norway Ms Anne Marie Skjold Environmental Adviser Royal Ministry of Foreign Affairs P.O. Box 8114 Dep. 0032 Oslo 1 Norway Tel. (47 2) 343600 Fax (47 2) 349580 Telex 71004 NOREG N O Royal Ministry of Foreign Affairs

Oman/Oman/O mán Mr Ali Bin Amer Al-Kiyumi Director - NCS Ministry of Envirorunent P.O. Box 323 Muscat Ornan Tel. (968) 696444 Fax (968) 602320 Telex 5404

ST Ministry of Environment and Water Resources Mr Moosa bin Jaffer AlMoosawi Ministry of Environment P.O. Box 323 Muscat Oman Tel. (968) 696444 Fax (968) 602320 Telex 5404 ST Ministry of Environment and Water Resources Mr Ralph H. Daly Adviser for Conservation Divvan of Royal Court P.O. Box 246 . Muscat Ornan Tel. (968) 736207 Fax (968) 740550 Telex 5667 ace (on) O SSC Dr Paul N. Munton Ministry of Environment P.O. Box 323 Muscat Ornan Tel. (968) 696444 Fax (968) 602320 Telex 5404

ST Ministry of Environment and Water Resources O SSC

Pakistan/Pakistan/ Pakistán Ms Mehrunnisa Ahmad Ali Director Teachers Resource Centre 67-B Carden Road Karachi Pakistan Tel. (92 21) 717967 Fax (92 21) 229259 NC Teachers Resource Centre Dr Gufaraz Ahmed Chairman Pakistan Oil and Gas Development Corporation Masood Mansion Building Markaz F/8 Islamabad Pakistan O Pakistan Oil and Gas Development Corporation Syed Babar Ali WWF Pakistan Packages Limited Shahrah-e-Roomi Lahore 54770 Pakistan Tel. (92 42) 370158 Fax (92 42) 370429 NCWWF Pakistan IUCN Council Member Ms Shagufta Alizai Shirkat Gah 1 Bath Island Road Karachi 75530 Pakistan Tel. (92 21) 573079 Telex 24154 mark pk NG Shirkat Gah Mr Dawood Nassar Ghaznavi Director WWF Pakistan Ali Industrial Technical Instituto Ferozepur Road P.O. Box 5180 Lahore Pakistan Tel. (92 42) 856177 Fax (92 42) 370429 Telex 44866 pkgs pk NG WWF Pakistan Ms Neelam Habib WWF Pakistan 1 Bath Island Road Karachi 75530 Pakistan Tel. (92 21) 573046 Telex 24154 mark pk NG WWF Pakistan

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERA

Mr Shamsul Haque Joint Secretary Environment and Urban Affairs Division Ministry of Housing and Works Shaheed e Millat Secretariat Blue Area F 6-1 Islamabad Pakistan Tel. (92 51) 822757 O Ministry of Housing and Works Dr Parvez Hassan Hassan & Hassan PAAF Building 7D Kashmir Egerton Road Lahore Pakistan Tel. (92 42) 303825 Fax (92 42) 869483 Telex 44805 hasan pk O CEL Dr Akmal Hussain Environmental Protection Society c/o Sayyed Engineers (Pvt) Ltd 40 Ahmad Park, Garden Town Lahore Pakistan Tel. (92 42) 867484 O Environmental Protection Society Senator Javed Jabbar MNJ Communications Pvt Ltd 48-B Block 6 PECHS Karachi Pakistan Tel. (92 21) 432865 Fax (92 21) 436559 Telex 23108 MNJ PK O Mr Abeed Ullah Jan National Council for Conservation of Wildlife Ministry of Food and Agriculture Block B Islamabad Pakistan Tel. (92 51) 825289 Telex 5844 minfa pk ST National Council for Conservation of Wildlife in Pakistan Mr Muhammad Zaheer Khan President Scientific and Cultural Society of Pakistan B-7 Sheet No. 25 Model Colony Karachi 75100 Pakistan Tel. (92 21) 409336 Fax (92 21) 468906 NG Scientific and Cultural Society of Pakistan Mr Shoaib S. Khan General Manager

Lista de participantes

Aga Khan Rural Support Programme Gilgit Northem Areas Pakistan Tel. 2480 O Aga Khan Rural Support Programme Mr Abrar Husain Mirza Conservator Wildlife Sindh Wildlife Management Board Stratchen Road P.O. Box No. 3722 Karachi No. 1 Pakistan Tel. (92 21) 523176 GA Sindh Wildlife Management Board NGWWF Pakistan Dr Ishaq Mirza Pakistan Space and Upper Atmosphere Research Commission (SUPARCO) Sector 28, Gulzar-E-Hijri Off University Road P.O. Box 8402 Karachi 75270 Pakistan Tel. (92 21) 471127 Fax (92 21) 460092 Telex 25720 space pk GA Pakistan Space and Upper Atmosphere Research Commission (SUPARCO) Mr Abdul Latif Rao National Council for Conservation of Wildlife Ministry of Food and Agriculture Government of Pakistan 485 St. 84 G 6-4 Islamabad Pakistan Tel. (92 51) 823520 Telex 5844 minfa pk ST National Council for Conservation of Wildlife in Pakistan O SSC O CNPPA Miss Fehmida Firdous Siddiqui Project Officer, Marine Turtles Sindh Wildlife Management Board Stratchen Road P.O. Box 3722 Karachi No.l Pakistan Tel. (92 21) 523176 GA Sindh Wildlife Management Board Ms Syeda Bushra Waheed Research Officer, Env. Section Hydro Electric Planning Org. Water and Power Development Authority Sunny View Kashmir Road Lahore Pakistan

Tel. (92 42) 62192 Fax (92 42) 211732 O Hydro Electric Planning Org. Water and Power Development Authority

Tel. (507) 324330 GA Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables (INRENARE)

Ms Asma Zia Administrator Shirkat Gah 1 Bath Island Road Karachi 75530 Pakistan Tel. (92 21) 573079 Telex 24154 mark pk NG Shirkat Gah

Papua New Guinea/ Papouasi-NouvelleGuinée/Papua Nueva Guinea

Ms Soni Zuberi Environmental Projects Officer IUCN 1 Bath Island Road Karachi 25530 Pakistan Tel. (92 21) 573082 Telex 24154 mark pk

Panama/Panama/ Panamá Mr Luis Lin Mou Sue Asociación Conservationista Caribaro Apartado 17 Bocas Del Toro Panama Panama Tel. (507) 789244 NG Asociación Conservationista Caribaro (ACCA) O Fundación de Parques Nacionales y Medio Ambiente (PA.NA.M.A.) Sr Juan Carlos Navarro Director Ejecutivo Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza Apartado 1387 Zona 1 Panamá Panama Tel. (507) 648100 Fax (507) 641836 NG Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) NG Asociación para la Investigación y Propagación de Especies Panameñas (AIPEP) NG Proyecto de Estudio para el Manejo de Areas Silvestres de Kuna Yala (PEMASKY) Mr Eric Fernando Rodríguez Rivera Instituto de Recursos Naturales Renovables (INRENARE) Apartado 2016 Paraíso Ancón Panama

Mr A. Murray Eagle OK Tedi Mining Ltd. P.O. Box 1 Tabubil Papua New Guinea Tel. (675) 583390 Fax (675) 589390 O OK Tedi Mining Ltd. Mr John Genolagani Department of Environment and Conservation P.O. Box 5266 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 254397 Fax (675) 254372 O Department of Environment and Conservation Mr Guy Kula Department of Environment and Conservation P.O. Box 5266 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 254397 Fax (675) 254372 O Department of Environment and Conservation Mr Vincent Nyama Assistant Secretary Department of Environment and Conservation P.O. Box 6601 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 254397 Fax (675) 254372 O Department of Environment and Conservation Mr Mick Raga Wildlife Conservation P.O. Box 6601 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 272500

Fax (675) 271044 O Wildlife Conservation Dr Simon M. Saulei PNG Forest Research Institute P.O. Box 314 Lae Papua New Guinea Tel. (675) 424188 Fax (675) 424357 O COE

273

Mr Lester Seri Department of Environment and Conservation P.O. Box 6601 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 253589 Fax (675) 254372 O Department of Environment and Conservation Mr John Fraser Stewart P.O. Box 480 Port Moresby Papua New Guinea Tel. (675) 217027 Fax (675) 213646 O Dr Kevin Vang Ministry of Environment and Conservation Department of Environment and Conservation P.O. Box 6601 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 271537 Fax (675) 271044 O Ministry of Environment and Conservation Mr Brian Peter Vemon P.O. Box 1% Lae Papua New Guinea Tel. (675) 424270 Fax (675) 426172 O SSC Mr David Vosseler Department of Environment and Conservation P.O. Box 5266 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 254397 Fax (675) 254372 O Department of Environment and Conservation Mr David G. Vosseler Foundation of the People of the South Pacific P.O. Box 1119 Boroko, NCD Papua New Guinea Tel. (675) 258470 Fax (675) 252670 O Foundation of the People of the South Pacific Mr Kembi Watoka Dept. of Environment & Conservation P.O. Box 6601 Boroko Papua New Guinea Tel. (675) 271275 Fax (675) 271900 O Dept. of Environment & Conservation

274

Paraguay Rosa M. Villamayor Orue Sub Secretaria de Recursos Naturales y Medio Ambiente Ministro de Agricultura España #114 Asuncion Paraguay Tel. (59521) 291793 Fax (59521) 447473 Telex 629 PYMDN O CEC O CNPPA

Ing Manuel Uceda C. Director General Dirección General de Forestal y Fauna Natalio Sánchez 220 Of. 304 Lima 11 Peru Tel. (51 14) 233978 Fax (51 14) 406706 O Dirección General de Forestal y Fauna (DGFF)

Philippines/ Philippines/Filipinas Peru/Pérou/Perú Sr Antonio Andaluz Westreicher Presidente Ejecutivo PROTERRA Av. Esteban Campodonico 208 Urb. Sta. Catalina La Victoria Lima Peru Tel. (51 14) 723800 Fax (51 14) 417001 NG PROTERRA Ing Eric Cardich Director Técnico Sociedad Pachamama Camino Real 479, 8vo. piso Lima 27 Peru Tel. (51 14) 416031 Fax (51 14) 411990 Telex 21275 pe NG Sociedad Pachamama O CNPPA Mr Tony Luscombe Vice President Asociación de Ecología y Conservación Vanderghen 560-2A Lima 27 Peru Tel. (51 14) 407276 Fax (51 14) 467888 NG Asociación de Ecología y Conservación (ECCO) Sr Gustavo Suarez de Freitas Director Técnico Fundación Peruana para la Conservación de la Naturaleza (FPCN) Chinchón 858/A San Isidro Aptdo. 18-1393 Lima Peru Tel. (51 14) 422796 Fax (51 14) 406706 Telex 25129 NG Fundación Peruana para la Conservación de la Naturaleza (FPCN) NG Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA)

Mr Adlai J. Amor Chairman Asia-Pacific Forum of Environmental Journalists P.O. Box 1843 1099 Manila Philippines Tel. (632) 5224582 Fax (632) 5224365 Telex 27674 pfa ph O Asia-Pacific Forum of Environmental Journalists Mr Danilo Balete Haribon Foundation for the Conservation of Natural Resources Suite 306 Sunrise Condominium 226 Ortigas Avenue San Juan Metro Manila Philippines Tel. (632) 7211048 Fax (632) 7211693 NG Haribon Foundation for the Conservation of Natural Resources Mr Antonio M. Claparols President Ecological Society of the Philippines 53 Tamarind Road Forbes Park, Makati Metro Manila Philippines Tel. (631) 7351 Fax (631) 7357 Telex 29006 JRSPH NG Ecological Society of the Philippines Ms Louella M. Dolar Silliman University Marine Laboratory Dumaguete City 6200 Philippines O Silliman University O SSC Mr Cesar Nuevo Director College of Forestry University of the Philippines Los Banos College UPLB Laguna 3720

Philippines Telex 4163 O College of Forestry Mr Ruben Rayala Protected Areas and Wildlife Bureau Department of Environment and Natural Resources Quezon Blvd. Diliman Quezon City Philippines Tel. (632) 978511 Fax (632) 981010 Telex 757 2000 pi GA Protected Areas and Wildlife Bureau, Department of the Environment and Natural Resources O SSC Mr Amado Tolentino Attomey Pollution and Adjudication Board (DENR-EMB) 7 Mahiyain Street Diliman Quezon City 1100 Philippines Tel. (632) 9217878 Fax (632) 968586 O CEL

Poland/Pologne/ Polonia Prof. Kazimierz Klimek National Council for Conservation of Nature in Poland c/o Nature and Natural Resource Protection Centre ul. Lubicz 46 ul. Lubicz 46 31'512 Krakow Poland Tel. (48 12) 215637 NG National Council for Conservation of Nature in Poland O CNPPA O CESP Prof. T.P. Szafer Polish Ecological Club 10 Nullo Street Krakow Poland Tel. (48 12) 111431 NG Polish Ecological Club

Portugal Sr Alberto Caires Vila Nova Serviço National de Parques, Reservas e de Conservaçao da Natureza Rua da Lapa, 73 1200 Lisboa

INFORME DE LA VXIII SESION DE LA ASAMBLEA GENERAL

Portugal Tel. (351 1) 563317 Fax (351 1) 523103 Telex 44089 ST Servigo National de Parques, Reservas e de Conservaçao da Natureza

Seoul 110 Rep. of Korea Tel. (82 2) 7312350 Fax (82 2) 7312836 Telex 24756 GA Division of Nature Preservation, Ministry of Home Affairs

Sr José M. Carvalho de Vasconcelos Serviço Nacional de Parques, Reservas e de Conservaçao da Natureza Rua da Lapa, 73 1200 Lisboa Portugal Tel. (351 1) 352 317 Fax (351 1) 523103 Telex 44 089 ST Servigo Nacional de Parques, Reservas e de Conservaçao da Natureza

Dr Hoon Soo Kim Korean Association for Conservation of Nature 207-Chongnyangri-dong Dongdaemun-gu Seoul 130-012 Rep. of Korea Tel. (82 2) 9652894 NG Korean Association for Conservation of Nature

S.E. Ambassadeur Luis Gomes Ministry of Foreign Affairs Rua da Lapa 73 1200 Lisboa Portugal Fax (351 1) 523103 Telex 44089 ST Servigo Nacional de Parques, Reservas e de Conservaçao da Natureza

Republic of Korea/République de Coree/República de Corea Mr Choi Yoon Young Assistant Director Ministry of Home Affairs 77 Sejong-no chong hogu Seoul 110 Rep. of Korea Tel. (82 2) 7312350 Fax (82 2) 7312836 Telex 24756 GA Division of Nature Preservation, Ministry of Home Affairs Mr Kang Bong Kil Assistant Director, JeonNam Prov. Ministry of Home Affairs 77 Sejong-no chong hogu Seoul 110 Rep. of Korea Tel. (82 2) 7312350 Fax (82 2) 7312836 Telex 24756 GA Division of Nature Preservation, Ministry of Home Affairs Mr Kang Hong Suk Assistant Director, KyongNam Prov. Ministry of Home Affairs 77 Sejong-no chong hogu

Lista de participantes

Mr Kim Hyun Sik Assistant Director, Seoul City Ministry of Home Affairs 77 Sejong-no chon nogu Seoul 110 Rep. of Korea Tel. (82 2) 7312350 Fax (82 2) 7312836 GA Division of Nature Preservation, Ministry of Home Affairs Mr Lee Hwa-Young The National Parks Association of Korea 203-807 Yoowon Apt. Tangsan-Dong Youngoungpo-Ku Seoul 150-045 Rep. of Korea Tel. (82 2) 6750426 NG The National Parks Association of Korea Mr Rhee Kyu Oong Ministry of Home Affairs 77 Sejong/no chong hogu Seoul 110 Rep. of Korea Tel. (82 2) 7312350 Fax (82 2) 7312836 Telex 24756 GA Division of Nature Preservation, Ministry of Home Affairs Mr Lee Young Hyun Assistant Director, Taegu City Ministry of Home Affairs 77 Sejong-no chong hogu Seoul 110 Rep. of Korea Tel. (82 2) 7312350 Fax (82 2) 7312836 Telex 24756 GA Division of Nature Preservation, Ministry of Home Affairs

Romania/Roumanie/ Rumania Prof. Dr A. Vadineanu State Secretary, Environment Dept.

Ministry of Environment Strada Artera Noua N-S Sedii Ministere Tronson 5-6 Sectorul 5 Bucarest Romanía Tel. (40 0) 316044

Fax (40 0) 316199 Telex 11457 cnape O Ministry of Environment

Samoa Mr Josefatu Reti Assistant Director, Environment Department of Lands and Environment Prívate Mail Bag Apia Samoa Tel. (685) 22-4812 Fax (685) 21-504 Telex malo apia SX ST Department of Lands and Environment O CNPPA IUCN Council Member

Saudi Arabia/Arabie saoudite/Arabia Saudita Mr Mohammed B. Al Toriaf National Commission for Wildlife Conservation and Development P.O. Box 61681 Riyadh 11575 Saudi Arabia Tel. (966 1) 4418700 Fax (966 1) 4410797 Telex 405930 sncwcdsj O National Commission for Wildlife Conservation and Development (NCWD) Mr Yousef I. Al Wetaid National Commission for Wildlife Conservation & Development (NCWCD) P.O. Box 61681 Riyadh 11575 Saudi Arabia Tel. (966 1) 4418700 Fax (966 1) 4410797 Telex 405930SNCWCD SJ GA National Commission for Wildlife Conservation & Development (NCWCD) Mr Muhammad Alkahatani Meteorology and Environment Protection Administration (MEPA) Attn: The President King Faisal University P.O. Box 1982 Damman Saudi Arabia

Tel. (966 3) 5800164 ST Meteorology and Environment Protection Administration (MEPA), Ministry of Defence and Aviation GA Tourism Development Department, Assir Principality Mr Khalid M.A. Arkanji Meteorology and Environmental Protection Administration (MEPA) Ministry of Defence and Aviation P.O. Box 1358 Jeddah 21431 Saudi Arabia Tel. (966 2) 6512312 Fax (966 2) 6554188 ST Meteorology and Environmental Protection Administration (MEPA), Ministry of Defense and Aviation Dr Graham Child IUCN Senior Advisor c/o National Commission for Wildlife Conservation & Development P.O. Box 61681 Riyadh 11575 Saudi Arabia Tel. (966 1) 4418700 Fax (966 1) 4410797 Telex 405930 GA National Commission for Wildlife Conservation and Development (NCWD) O SSC O CNPPA IUCN Council Member Mr Abdulwahab Dakkak Meteorology and Environmental Protection Administration (MEPA) P.O. Box 1358 Jeddah 21431 Saudi Arabia Tel. (966 2) 6517832 Fax (966 2) 6513640 ST Meteorology and Environmental Protection Administration (MEPA), Ministry of Defence and Aviation Prof Dr Abdel Rhman El Hawawi National Commission for Wildlife Conservation and Development P.O. Box 61681 Riyadh 11575 Saudi Arabia Tel. (966 2) 4418700 Fax (966 2) 4410797 Telex 405930 GA National Commission for Wildlife Conservation and Development (NCWD)

275

Mr Othman A. Llewellyn National Commission on Wildlife Conservation and Development P.O. Box 61681 Riyadh Saudi Arabia Tel. (966 1) 4418700 Fax (966 1) 4410797 Telex 405930 sncwcdsj GA National Commission for Wildlife Conservation and Development (NCWD) Mr Mohammad S.A. Sulayem Director of Planning National Commission for Wildlife Conservation & Development (NCWCD) P.O. Box 61681 Riyadh 11575 Saudi Arabia Tel. (966 1) 4418700 Fax (966 1) 4410797 Telex 405930SNCWCD sj GA National Commission for Wildlife Conservation & Development (NCWCD) O CNPPA

Senegal/Sénégal/ Senegal Mr Bocaroumar Sall Directeur des Eaux, Foréts, Chasses Ministére du Développement Rural et de l'Hydraulique B.P. 1831 Dakar - Hann Senegal Tel. (221) 320856 Fax (221) 320475 Telex 21248 comides O Ministére du Développement Rural et de l'Hydraulique

Seychelles M John Mascarenhas Permanent Secretary Department of the Environment B.P. 445 Mahe Seychelles ST Department of the Environment, Ministry of Planning and External Relations The Hon. Guy F. Robert Consul Republic of Seychelles Seychelles O

276

Singapore/Singapour/ Singapur Ambassador Tommy T.B. Koh Chairman UNCED Preparatory Committee Ministry of Foreign Affairs Singapore O UNCED Preparatory Committee

Solomon Islands/Iles Salomon/Islas Salomón Mr Henry Isa Ministry of Natural Resources P.O. Box G24 Honiara Solomon Islands Tel. (677) 23696 Fax (677) 21245 Telex 66306 soinat hq O CNPPA Mr Vincent Vaguni Marovo Lagoon Resource Management Project Tameneke Via Seghe Postal Agency Western Province Solomon Islands O Marovo Lagoon Resource Management Project

South Africa/Afrique du Sud/Sudáfrica Mr Keith Cooper Director (Conservation) Wildlife Society of Southern Africa 100 Brand Road Durban 4001 South Africa Tel. (27 31) 210909 Fax (27 31) 219525 NG Wildlife Society of Southern Africa Dr Bruce Davidson Wildlife Society of Southern Africa Medical Biochemistry Wits. Medical School Parktown 2193 South Africa Tel. (2711)647256 Fax (27 11) 6434318 NG Wildlife Society of Southern Africa O SSC Prof. Frederick C. Eloff National Parks Board P.O. Box 787 Pretoria 0001 South Africa

Tel. (27 12) 3439770 Fax (27 12) 3430155 Telex 321324 GA National Parks Board of South Africa

Fax (27 12) 3430155 Telex 321324 GA National Parks Board of South Africa O SSC

Mr Sydney Albert Gerber Department of Environment Affairs Prívate Bag X447 Pretoria 0001 South Africa Tel. (27 12) 3103695 Fax (27 12) 3222682 GA Department of Environment Affairs, Pretoria

Mr Rob Soutter WWF - South Africa P.O. Box 456 Stellenbosh 7600 South Africa Tel. (27 22) 3172801 Fax (27 22) 3179517 NGSA Nature Foundation / WWF Southern Africa O CEC

Dr Anthony Hall-Martin Director (Special Services) National Parks Board of South Africa Prívate Bag X 402 Skukuza 1350 South Africa Tel. (27 13) 1165611 Fax (27 13) 1165467 Telex 335643 G