Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio - UNDP

Loading...
Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO PNUD Bruno Moro Coordinador Residente y Humanitario del Sistema de Naciones Unidas y Representante del PNUD Silvia Rucks Directora de País Fernando Herrera Araujo Coordinador Área Pobreza y Desarrollo Sostenible Martha Delgado Coordinadora Proyecto Objetivos de Desarrollo del Milenio en lo Local Gustavo de Roux Investigador principal Irina Marcela Marún Meyer Consultora Senior ODM en lo Local PNUD EQUIPO DE INVESTIGADORES Andrea Tague Montaña – Género Carlos Acosta Aponte – Asesoría Estadística Carlos H. Fonseca Zárate – Sostenibilidad Ambiental Carlos Jorge Rodríguez Restrepo – Salud Clara Realpe – Apoyo Estadístico Daniel Mera Villamizar - Educación Lucía Mina Rosero – Pobreza CORRECCIÓN DE ESTILO Nuevas Ediciones Ltda. Mario De La Calle Lombana FOTOGRAFÍA Elizabeth Yarce Ospina Asesora de comunicaciones Pobreza y Desarrollo Sostenible DISEÑO E IMPRESIÓN www.codice.com.co AGRADECIMIENTOS Diego Molano Aponte, alto consejero Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional Óscar Gamboa, director Programa Presidencial para el Desarrollo Integral de la Población Afrocolombiana, Negra, Palenquera y Raizal Aurora Vergara, asesora para temas afrocolombianos en Acción Social Édgar Sardi, asesor Demografía DANE Equipo Proyecto Objetivos de Desarrollo del Milenio en lo Local PNUD Comunidades y organizaciones afrocolombianas del Valle del Cauca, Chocó, Cesar, Bolívar. ISBN: 978-958-8447-64-3

CONTENIDO



I

- Introducción



7

- Prólogo

- Los Orígenes de la Brecha

11

- Distribución de los Afrocolombianos en el Territorio Nacional

31

- Nuestros Objetivos

36



ODM 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

37

ODM 2: Lograr la educación básica universal

67

ODM 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer

87

ODM 4: Reducir la mortalidad infantil (menores de cinco años)

102

ODM 5: Mejorar la salud sexual y reproductiva

110

ODM 6: Combatir el VIH/SIDA, la malaria y el dengue

121

ODM 7: Garantizar la sostenibilidad ambiental

127

- Esfuerzos Constitucionales y Postconstitucionales para Reducir la Brecha

138

- Recomendaciones

150

- Acrónimos



164

- Bibliografía

165

- Anexos

175

- Índice de gráficos

183

- Índice de tablas

186

- Índice de cuadros

187

- Índice de anexos

187

- Índice de mapas

187

- Índice de recuadros

188

Los Los Afrocolombianos Afrocolombianos frente frente aa los los Objetivos Objetivos de de Desarrollo Desarrollo del del Milenio Milenio

PRÓLOGO En la Cumbre del Milenio del año 2000, 189 naciones del mundo, entre ellas Colombia, se comprometieron a reducir la pobreza y el hambre para el año 2015, a través del logro de un conjunto de objetivos mínimos de desarrollo: los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ODM. Colombia, al igual que otros países en condiciones similares de desarrollo, avanza en la dirección esperada para alcanzar las metas ODM. Sin embargo, al observar en detalle se encuentra que las profundas inequidades al interior del país amenazan el logro de los ODM para algunas regiones y grupos poblacionales, cuyos indicadores sociales presentan rezagos considerables con respecto a los promedios nacionales. El trabajo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Colombia, a través de su proyecto ODM en lo Local, se ha orientado a visibilizar estas diferencias y a apoyar la planeación y ejecución de políticas públicas que contribuyan a que los avances en los ODM se distribuyan en forma más equitativa entre toda la población. La población afrocolombiana que representa alrededor del 15% de la población total, enfrenta condiciones de pobreza y exclusión las cuales deben ser reconocidas y analizadas como un punto de partida para adoptar las acciones correctivas que contribuyan a cerrar las brechas existentes. Por tal razón, y reconociendo los aportes fundamentales que los afrocolombianos han hecho a la diversidad cultural, étnica y territorial del país, el PNUD tiene a bien presentar el estudio “Los Afrocolombianos Frente a los ODM” como un aporte sustancial que motive el diseño de políticas públicas, alianzas estratégicas con el sector privado y cooperación internacional, buscando impactar decididamente en la calidad de vida de la población Afro en Colombia y en consecuencia en el cumplimiento de los ODM. Son varias las razones que han motivado el desarrollo de este trabajo. En primer lugar, porque coincide que muchos de los indicadores sociales que se encuentran más rezagados, están en territorios significativamente afro. Por otra parte, y acentuado con la promulgación de la Constitución Política de 1991, ha tenido lugar un prolífico desarrollo legislativo y normativo en beneficio y protección de la población afro. Finalmente, porque a pesar de lo anterior, no se comprueban avances sustantivos en la superación de las brechas socioeconómicas entre población afro y no étnica, las cuales, como lo evidencia el presente estudio, tienden a mantenerse tanto en su magnitud como en la persistencia de esta situación a través de los años. En ese orden de ideas, resulta pertinente reflexionar sobre la situación social y económica de la población afrocolombiana, con el convencimiento de ir en la dirección correcta para alcanzar las Metas del Milenio a 2015, incentivando la construcción de estrategias de aceleración para su cumplimiento.

5

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Introducción

Con esta publicación, el PNUD contribuye a presentar la realidad de la población afro colombiana, precisamente en el Año Internacional de los Afro descendientes el cual busca “fortalecer las medidas nacionales y la cooperación regional e internacional en beneficio de los afro descendientes en relación con el goce pleno de sus derechos económicos, culturales, sociales, civiles y políticos, su participación e integración en todos los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales de la sociedad, y la promoción de un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de su herencia y su cultura” 1 . Esperamos que “Los Afrocolombianos Frente a los ODM” sea un libro de consulta y estudio permanente por parte de las comunidades afro descendientes y de actores públicos y privados comprometidos con el proceso de revalorización de las comunidades afro al interior de toda la sociedad colombiana.

Bruno Moro Representante Residente, PNUD Colombia

El mundo globalizado de hoy se caracteriza por un crecimiento económico sin precedentes, pero también por la persistencia de la pobreza. La integración de mercados y los avances tecnológicos han acercado e interconectado a los pueblos y naciones del planeta, sin lograr clausurar las brechas profundas que separan las naciones ricas de las pobres y, dentro de las naciones mismas a unos contingentes de seres humanos empobrecidos de otros con mejores opciones para disfrutar de los beneficios del progreso económico y social. La erradicación de la pobreza fue una gestión fallida en el siglo XX, llegando incluso a incrementarse en algunas regiones del mundo, entreverada con las fases de auge y recesión de la economía mundial.

do y de gobierno resaltaron la urgencia de superar sus “condiciones abyectas y deshumanizadoras” y firmaron la Declaración del Milenio, una apuesta para “liberar -antes de 2015- a todos los hombres, mujeres y niños de las lamentables e inhumanas condiciones de extrema pobreza”. Este es un imperativo ético, pero también político pues un mundo que proclama la universalidad de los derechos humanos no se puede sustentar sobre la base de desigualdades extremas. La Secretaría de las Naciones Unidas elaboró ulteriormente una lista de ocho objetivos conocidos como Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre 2. Lograr la educación básica universal

Durante la Cumbre Mundial de Desarrollo Social, realizada Copenhague en 1995, los jefes de Estado y de gobierno se comprometieron a erradicar la pobreza en el mundo, en el entendimiento de que es posible lograrlo con los recursos, el conocimiento y las tecnologías disponibles. Allí se puso en evidencia que para superar la pobreza es preciso adquirir compromisos, establecer metas concretas, responsabilidades claras, y aplicar estrategias innovadoras para alcanzarlas. Posteriormente, en septiembre de 2000, 189 jefes de Esta-

3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer 4. Reducir la mortalidad infantil (menores de cinco años) 5. Mejorar la salud sexual y reproductiva 6. Combatir el VIH/SIDA, la malaria y el dengue 7. Garantizar la sostenibilidad ambiental 8. Fomentar una alianza mundial para el desarrollo

1. Resolución 64/169 de la asamblea General de las Naciones Unidas. Marzo de 2010.

6

7

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Con el cumplimiento de estos objetivos se pretende incidir sobre una variedad de problemas entrelazados que se refuerzan mutuamente y que representan limitaciones para el ejercicio de los derechos humanos, teniendo en cuenta la estrecha relación existente entre los ODM, los Derechos económicos, sociales y culturales (DESC), y el Desarrollo Humano (DH). Los países pobres y en vías de desarrollo adquirieron el compromiso de definir, de acuerdo con sus condiciones específicas y tomando como base 1990, metas concretas al 2015 para cada uno de estos objetivos que reflejaran su avance en el tiempo y su contribución a la reducción de desigualdades. Así mismo, se obligaron a diseñar e implementar políticas públicas orientadas al cumplimiento de los ODM y a rendirles cuentas a sus ciudadanos. Colombia, mediante documento CONPES Social 91 de 2005, adquirió el compromiso de lograr para 2015 un conjunto de metas por cada objetivo de las cuales ha venido haciendo seguimiento periódico a los avances realizados para su cumplimiento 2. Aunque en la Declaración del Milenio se abordan los ODM desde los promedios nacionales su punto de partida es el respeto por los derechos humanos y el derecho a la igualdad, así como la necesidad de combatir la discriminación en todas sus formas. En este contexto la Declaración da cabida al análisis de las brechas existentes entre grupos y regiones al interior de un país en materia de bienestar. Los ODM se constituyen a la par en una invitación a su logro y una expresión de brechas entre realidades e ideales (metas), entre la situación socio-económica de regiones distintas y 2. En 2008 el Gobierno Nacional publicó un primer informe de avance “Hacia Una Colombia Equitativa e Incluyente, (DNP) y en 2010 elaboró un segundo informe “Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, II Informe de Seguimiento 2008” (DNP). Adicionalmente, en marzo de 2011 se aprobó el documento Conpes 139 que ajusta algunos de los ODM adoptados en el Conpes 91 de 2005.

8

entre el estado en que se encuentran unas poblaciones y otras.

ingresos, y la apertura de espacios de coordinación entre diversos sectores.

básicas y contribuir al goce efectivo de los derechos que les garantiza la Constitución.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha reiterado la importancia de mirar los ODM no sólo desde los promedios nacionales, sino también desde las particularidades regionales y de poblaciones específicas que, por razones de diversa índole, se encuentran más rezagadas que otras en cuanto a oportunidades y avance hacia la satisfacción de sus derechos 3. Los promedios, como bien se sabe, enmascaran las desigualdades y sobre todo las más extremas. De allí que se haga necesario escudriñar lo que está sucediendo con las regiones más postergadas en desarrollo y con las poblaciones que muestran los indicadores más precarios. Será gratificante para el país haber logrado en 2015 las Metas del Milenio leídas desde promedios, pero será satisfactorio aún haberlas logrado también en las regiones más atrasadas y con sus poblaciones más desamparadas.

En el presente documento se analiza la situación de la población afrocolombiana con relación a los ODM. Como ha sido suficientemente demostrado en documentos académicos y del Departamento Nacional de Planeación (DNP), esta población, que representa alrededor del 15% del total del país, exhibe indicadores socioeconómicos preocupantes distanciados de los que ostenta el promedio de la población nacional, al tiempo que enfrenta una mayor afectación por la presencia de grupos armados ilegales, por desplazamiento y por el deterioro ambiental de sus territorios. La identificación de la brecha que enfrentan estas comunidades en términos de los ODM es, por tanto, un requisito indispensable para guiar la acción del Estado a la atención de sus necesidades

El documento se divide en cinco secciones. La primera se centra en la exploración de la brecha existente entre la población afro y el resto del país: sus orígenes, magnitud y persistencia; la segunda se refiere a la distribución de los afrocolombianos en el territorio nacional. La tercera analiza las brechas que enfrenta la población afro en cada uno de los ODM; en la cuarta se destacan los esfuerzos constitucionales y post constitucionales que se han hecho para reducirla. Por último, se incluye una sección de recomendaciones que recoge los resultados de los diversos talleres de discusión que se llevaron a cabo en distintos lugares del país y que, se espera contribuyan para que la población afrocolombiana avance a la par del resto del país hacia el logro de los ODM.

En ese contexto el Programa de País para Colombia 2008-2011 del PNUD privilegia el apoyo a poblaciones vulnerables entre ellas la población afrocolombiana, aplicando metodologías con enfoques territorial y de derechos humanos en la perspectiva de contribuir al desarrollo de capacidades institucionales, empoderar actores públicos y de la sociedad civil, y facilitar la apropiación de políticas públicas con énfasis especial en los ODM. Desde el área -Superación de la pobreza y desarrollo sostenible-, el PNUD apoya el posicionamiento de los ODM como guía para el desarrollo regional y local, el desarrollo de la capacidad de organizaciones sociales y productivas para acceder a crédito y a capacitación y para mejorar los 3. En esa perspectiva el PNUD ha producido documentos sobre el Caribe colombiano, San Basilio de Palenque y Cartagena de Indias frente a los ODM y documentos para diferentes departamentos y municipios del país con relación a ellos.

9

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Los Orígenes de la Brecha

Preámbulo Los ODM, además de señalar un horizonte teleológico para los países en términos de desarrollo humano, implícitamente hacen referencia a distancias. El marcar una línea de base como punto de partida (1990), y metas como puntos de llegada (2015) está indicando que para cada uno de ellos existe una brecha entre esos dos momentos temporales que es necesario eliminar como condición para avanzar en inclusión y bienestar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el punto de partida difiere para cada región del país y para cada una de sus poblaciones pues en 1990 los indicadores de bienestar de la población afrodescendiente eran significativamente más precarios que los del promedio de la población colombiana, y sus áreas de residencia presentaban condiciones de mayor vulnerabilidad. Pero esa brecha que existía en 1990 entre la lábil situación de los afrodescendientes y los promedios nacionales no era gratuita ni tenía que ver con incapacidad subjetiva para avanzar hacia el logro de condiciones de mayor desarrollo. Su explicación está enraizada en lo más profundo de la historia de los afrodescendientes en Colombia y de ella da cuenta el presente aparte.

10

La deshumanización del afrodescendiente: el punto de partida Los afrodescendientes iniciaron su historia en la tradición colombiana con la negación. Negación de su humanidad plena, de su dignidad, de su libertad, de sus oportunidades y de sus derechos mínimos. La brecha que los separa hoy del resto de la población nacional con respecto al logro de los ODM tuvo su origen en la enorme desventaja con que iniciaron su presencia en la vida de la nación. La historia de los afrodescendientes en todos los lugares donde se llevaron esclavos africanos estuvo marcada por el recorte de su humanidad, su cosificación y su transmutación en herramientas productivas y mercancías realizables en el mercado. Durante el llamado tráfico negrero se los catalogó como “piezas” que se marcaban una vez llegaban a los puertos coloniales en “cargazones” cuando eran muchos, o en “lotes” cuando eran pocos. La esclavitud menoscabó profundamente su dimensión humana y redujo a la categoría de semovientes a seres arrancados violentamente de sus naciones, sus entornos y sus familias.

11

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Cosificados, se los pensó como carentes de memoria histórica y se los percibió como incapaces de crear e inventar (Arocha, 1996: 318). Al convertirlos en máquinas, sin iniciativa propia, que debía producir un determinado rendimiento siempre y cuando se les diera un mantenimiento adecuado, “el esclavo perdió toda significación humana” y se le destruyó su personalidad (Moreno Fraginals, 1977: 29). Además de insertarlos como piezas despersonificadas en los engranajes de la producción colonial, se los discriminó por su color. La esclavitud en todas las épocas fue una forma de dominio sobre personas negadas de derechos y consideradas jurídicamente como propiedad. Como forma de producción hizo parte de la historia de casi todas las sociedades humanas desde la antigüedad hasta bien entrado el siglo XX. Pero en el Nuevo Mundo la esclavitud tuvo una característica particular: la diferencia de color entre esclavistas y esclavizados. Por efecto de esa singularidad, “el régimen esclavista epidermizó, somatizó, racializó profundamente las relaciones de producción, agregando así a las contradicciones y a las alienaciones innatas del capitalismo, un conflicto de nuevo género, una especie de carácter adquirido en las condiciones específicas de las colonias americanas: el apasionado antagonismo racial” (Depestre, 1986: 67). En otras palabras, el régimen esclavista coloreó las relaciones entre eurodescendientes y afrodescendientes incorporando al escalafón de las clases sociales una graduación de tipo racial. La tonalidad cutánea de los afrodescendientes, diferente a la de los colonizadores, fue convertida en símbolo de una condición humana inferior: la condición de negro. El color se convirtió así en alegoría de supuestas diferencias innatas en la esencia del hombre y en un fetiche para representar desigualdades imaginarias que redu-

12

cían las singularidades naturales a la categoría de disparidades sociales. La ideología que surgió y sustentó la esclavitud en las colonias americanas consagró el color de la piel, una característica biológica, como código ordenador y regulador del valor de todos los seres humanos (Depestre, 1986: 69) y se constituyó en el separador por excelencia para mantener abierta la brecha entre los derechos y la condición social de los eurodescendientes y los descendientes de africanos. La necesidad de justificar la esclavización de los africanos dio lugar a innumerables teorías pseudocientíficas que prosperaron especialmente durante el siglo XVIII y que sirvieron de fundamento ideológico para legitimar su sometimiento y discriminación. Para muchos de los ideólogos del racismo el color y no la esclavitud era la causa esencial de la inferioridad del negro. Sostenían que el negro aunque emancipado y liberto llevaría siempre consigo la marca de su color, símbolo indeleble de su condición inferior. La esclavización confiscó el pasado a los africanos traídos a América, ignoró su historia, desvalorizó sus tradiciones, artes y leyendas y los presentó ante el mundo como seres incapaces de construir civilización alguna. Con la esclavitud África, cuna del género humano, fue asumido como un continente sin pasado y se catalogó a sus pobladores como salvajes, de inteligencia reducida y mentalidad prelógica. Con la esclavización de africanos se cuestionó la influencia negrítica en civilizaciones milenarias como Meroe, Axum y Egipto, se desconocieron los desarrollos de los imperios de Ghana, Malí y Songhay, de sus sistemas administrativos, su jurisprudencia, sus realizaciones en la cultura, el arte y la manufactura. Se borró de la historia a emperadores como Mansa Musa quien aparecía en mapas medievales europeos como “el más rico, poderoso y noble señor de la tierra”. Erradicadas fueron de la memoria Tombuctú con sus varias universidades, la cultura Nok y las historias épi-

cas de los pueblos yorubas, dahomeyanos, ibos y ashantis, del reino de Benín cuyo arte llegaría a inspirar a Picasso y a Matisse, y de las ciudades del oriente africano que prosperaron hace 15 siglos como centros de comercio con árabes y chinos. Ello sin mencionar la desvalorización que se hizo de la filosofía y las interpretaciones cosmogónicas de los pueblos africanos, de sus religiones, culturas, saberes y memoria.

Esclavitud y derechos minusválidos Los derechos de los esclavos siempre fueron minúsculos a la par que excesivas sus obligaciones. En general las ordenanzas expedidas por la Corona desde mediados del siglo XVI hacían énfasis en prohibiciones. Tenían prohibido ausentarse del servicio de los amos, portar armas, usar determinada indumentaria, andar de noche después del toque de queda, o realizar cualquier tipo de negocio; y sufrían interdicciones que les obstaculizaban la compra y venta de licores, los obligaban a vivir en casa de los amos, o les impedían las reuniones para divertirse, excepto en días y lugares determinados (Navarrete, 1995:92). En las ordenanzas de 1768 se estipularon nuevas prohibiciones: ejercer oficios mecánicos, desempeñarse como sastres, zapateros, carpinteros u otros, y alquilar bohíos para evitar que escondiesen a quienes se fugasen o que llegasen a servir de escalón para la adquisición de propiedad (Malagón, citado por Triana y Antorza, 2001: 192). Pero también existieron normas desde la temprana colonia orientadas a impedir su trato cruel e inhumano. En las ordenanzas de 1545, por ejemplo, se dispuso que el esclavo debía ser provisto de alimentación y vestimenta decentes y que sólo se le debía castigar por “causas justificadas” que afectaran el interés de la Corona y de los propietarios de mantenerlos cautivos en condición de

servidumbre. La esclavitud era considerada como “causa justa” lo que le daba legitimación moral y legal a la brecha profunda que separaba las condiciones de amos y esclavos. Estas disposiciones que contemplaban entre otros aspectos la importancia del buen trato fueron violadas con regular frecuencia. El padre Alonso de Sandoval, testigo ático de la situación de los esclavos en Cartagena, observó que como peones o sirvientes muchos esclavos eran obligados a trabajar de sol a sol y eran duramente castigados incluso por razones triviales (Sandoval, 1953: 193-4). La Corona y la Iglesia fueron taxativas en cuanto a encuadrar el ejercicio disciplinario de los esclavos dentro de ciertos cánones para protegerlos de abusos excesivos y preservar la fuerza laboral que movía en gran parte la economía colonial. Con el Código Negro Carolino la Corona consagró unos derechos mínimos que “moderasen en lo posible el rigor y vilipendio con que siempre ha sido tratada esta miserable porción del linaje humano” (Informe del Consejo de Indias, citado por Triana y Antorza, 2001: 465) y a los cuales podían al menos en teoría apelar los afrodescendientes. La Real Cédula del 31 de mayo de 1789 dada por Carlos III, y vigente en la Nueva Granada hasta la abolición de la esclavitud, había creado el cargo de “protector de negros” y legislado sobre las condiciones de vivienda, alimentación, cuidados y adoctrinamiento que se les deberían proveer “conforme a los principios y reglas que dictan la religión, la humanidad y el bien del Estado, compatibles con la esclavitud y la tranquilidad pública”. Hubo medidas posteriores, empezando la era republicana, que otorgaron derechos minúsculos a los esclavos como los previstos en el Decreto del 14 de marzo de 1822. Entre ellos estaban los derechos a ser vestidos y alimentados por sus amos, a no ser castigados con excesivo rigor y a que la

13

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

jornada de trabajo no se extendiese después de haberse puesto el sol. Otras medidas se centraron en prohibir a los amos darles muerte, permitir su libertad en ciertos casos y regular asuntos menores. Estos derechos minusválidos matizaron mínimamente la negación del derecho a ser libres sin que hiciera carrera hasta bien entrada la era republicana la noción de que los esclavos, iguales ante Dios según la Iglesia, tuviesen derecho a la libertad. La brecha de derechos debería clausurarse sí, pero en el paraíso. Las violaciones del derecho mínimo al “buen trato” y del derecho de los manumitidos en virtud de la ley de “libertad de vientres” para obtener la libertad plena al cumplir los 18 años 4, fueron en ocasiones denunciadas a las autoridades. En 1851, por ejemplo, el jefe político de Palmira denunciaba ante el Despacho de Relaciones Exteriores, que se ocupaba de estos menesteres, los abusos que se cometían con los manumisos y que por lo general “pasan desapercibidos” y declaraba que el “concierto” de manumisos muchas veces se hacía indefinido “ya por la ignorancia de los libertos y el temor que les inspiran sus amos y patrones, o ya por el abandono de las autoridades encargadas de protegerlos”. Luego, en comunicación dirigida al gobernador le señalaba que los manumisos concertados “sufren las mismas cargas, iguales castigos y aún un peor trato que el que se les daba antes de entrar en el ejercicio de su libertad” (citado por González, 1974). Sin protección de las autoridades la suerte de los manumisos dependía de los sentimientos de los amos o de la fuga. 4. Con la ley de manumisión de 1821 se declaró la “libertad de vientres” en virtud de la cual eran libres los nacidos de esclavas después de la publicación de la ley, pero mantenían la obligación de seguir sirviendo a los amos de sus madres como “concertados” para indemnizarlos por los gastos en que hubiesen incurrido en su manutención y vestido hasta los 18 años de edad, como condición previa al disfrute de la libertad. Esta medida colocó a los libertos en una situación intermedia entre esclavitud y emancipación restringida (Triana y Antorveza, 2001: 67). En la práctica el “concierto de manumisos” constituyó una reestructuración temporal de la esclavitud.

14

Cabe mencionar que la brecha que distanciaba profundamente a eurodescendientes y afrodescendientes era sobresaliente con relación a los derechos, la condición social, las prerrogativas, el acceso a bienes, recursos y oportunidades, pero lo era menos con relación a la alimentación y el cuidado de la salud. Los eurodescendientes consumían desde luego alimentos más variados y sofisticados, pero desde el punto de vista nutricional los esclavos estuvieron por regla general bien alimentados porque, como anotaba un esclavista, “sin alimentos sanos no hay salud y sin la salud de los negros no hay café ni azúcar; ahorrar o darlos de mala calidad, es arruinarse y faltar a todos los principios del honor, de la conciencia y de la religión” (citado por Triana y Antorveza, 2001: 116). Los esclavos constituían el activo más costoso de haciendas y minas cuya explotación y beneficio dependía fundamentalmente de su fuerza de trabajo. Se trataba por lo tanto de un activo que había que preservar dándole el mantenimiento apropiado (Jaramillo Uribe, 1968). Para los propietarios de dichos entables era claro que la productividad del trabajo guardaba estrecha relación con sus condiciones de salud y alimentación y por eso la dieta alimentaria de los esclavos, que incluía por lo general plátano, maíz y carne, era “hasta cierto punto abundante y los gastos médicos y medicinas no se escatimaban” (Gutiérrez Azopardo, 1980:24). En los reales de minas la preocupación de los esclavistas era mantener buenos suministros de alimentos para los esclavos pues sabían que de la buena alimentación dependía en gran parte el rendimiento en las explotaciones auríferas. Los cabildos, compuestos en buena medida por comerciantes y mineros, se preocupaban por el abastecimiento de maíz y ganado para las zonas mineras a veces en detrimento mismo del abastecimiento de carne en las propias villas (Jiménez Meneses, 1998: 224-5). No sin ra-

zón Sergio Arboleda (1822-1888) refiriéndose al liberto señalaba que estaba mejor cuidado cuando era esclavo porque “su señor lo considera(ba) como un capital suyo y como [sabía que] su descendencia le pertenece(ría), procura(ba) su conservación y aumento” (Arboleda, 1972: 89).

Rebeliones y lucha por la libertad Los reportes coloniales evidencian que los esclavos no permanecieron como víctimas sumisas que se dejaban vejar y humillar y que su indocilidad fue una constante mientras la esclavitud se mantuvo vigente. Se conoce que buscaron permanentemente oportunidades para oponerse pasivamente al trabajo forzado laborando con desgano, entorpeciendo y saboteando actividades productivas y desobedeciendo en la realización de las tareas que les eran señaladas. Se sabe que en ocasiones enmascararon sus religiones africanas en el formato del culto católico preservando elementos de sus teogonías y que construyeron procesos de identificación al interior de los “cabildos” y “cofradías” permitidos por las autoridades coloniales, desde donde gestaron cuando pudieron rebeliones abiertas. Además, se las ingeniaron para llevar los cuentos, la música y los rituales más allá de lo lúdico y usarlos como sustento de un ideario abiertamente libertario. A estas formas de resistencia se sumaron la huida y otras más activas como la rebelión y el establecimiento de comunidades autónomas conocidas como palenques. El esclavo fugitivo llamado cimarrón por los españoles era el problema que más inquietaba a los encargados de vigilar la población negra por ello de todos los delitos que se les imputaban a los esclavos, a excepción de la insurrección, ninguno era considerado más serio que la fuga. Con cada esclavo que huía a los montes los propietarios perdían una considerable suma de dinero y

15

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

tenían que invertir otro tanto tratando de recuperarlo. Pero lo más inquietante era que los fugitivos tendían a agruparse en cuadrillas en defensa de su libertad y asaltar haciendas y caminos para procurarse alimentos, armas, utensilios y herramientas. En general los fugitivos no tenían otra opción diferente a la de huir hacia los montes e instalarse en lugares distantes e inhóspitos. Una vez efectuada la fuga tenía que enfrentar la difícil tarea de mantenerse y esconderse para evitar su captura. Para los fugitivos era importante interponer en el menor tiempo permisible la mayor distancia potencial entre ellos y los poblados, haciendas y minas, y encontrar un arrimo suficientemente seguro y confiable. En respuesta a la inmensa e insalvable brecha económica, social y política forjada por la sociedad dominante los esclavos fugitivos buscaron alejarse de ella generando la mayor brecha física posible. Así dieron lugar sociedades de frontera sui géneris relativamente independientes que hacían temer a las autoridades

el contagio de nuevas fugas y levantamientos y que, por quebrantar el esquema jurídico en el que se anclaba la sociedad esclavista, eran combatidas a ultranza. Estas comunidades estaban conformadas como en el caso del Patía según las autoridades coloniales por “levantados, hombres libres y esclavos fugitivos y facinerosos” que “forman palenques y cuadrillas para resistir y no obedecer los preceptos de Nuestra Santa Madre Iglesia, ni los de la Real Justicia, como es notorio y se está experimentando” (citado por Colmenares, 1979: 102). Los primeros palenques albergaron fugitivos de diversos orígenes africanos que habían huido llevando consigo lo que podían de herramientas de labranza y armas. Desde los lugares usualmente inhóspitos en que se instalaron incursionaban en valles como el del Magdalena para asaltar embarcaciones que transportaban víveres y mercancías. Gracias a los documentos coloniales se sabe que en los palenques se establecieron economías de subsistencia basadas en el maíz y el plátano, la cría de cerdos y de aves de corral, la caza y la

pesca. Además, establecieron contactos con los esclavizados de las haciendas vecinas para intercambiarles por oro armas, víveres y herramientas sustraídos de las mismas haciendas. La documentación colonial muestra que desde muy temprano hubo palenques en La Guajira y en las gobernaciones de Santa Marta y Cartagena. En el siglo XVI esta última contó con asentamientos de fugitivos ubicados en los alrededores de Buenavista, Tofeme y Malambo. En el siglo XVII los palenques se diseminaron por toda la Provincia de Cartagena: en el norte con los palenques de Betancur y Matuberé; en el centro con San Miguel y El Arenal, reconocidos por su tradición de rebeldía; en el sur con Cimarrón y Norosí en la Serranía de San Lucas. En el siglo XVIII los palenques se situaron a lo largo de los valles formados por los ríos Cauca y Magdalena y se extendieron, pese a la severidad de las penas que se les imponían a los fugitivos cuando eran recapturados y a su persecución sistemática, por casi toda la zona esclavista de la Nueva Granada 5. Algunos palenques como San Basilio o El Castigo, este último en el actual departamento de Nariño entre las jurisdicciones de Pasto y Barbacoas, constituyeron matrices para el desenvolvimiento de sociedades relativamente autárquicas, con códigos y regulaciones propias para normar las relaciones sociales, hacer justicia y organizar la vida en comunidad; o fueron, como Nuchao y Chalgua, en el sur del país, verdaderas poblaciones que albergaban más de un centenar de libertos y fugitivos que preferían la muerte antes de regresar con sus amos. 5. Palacios Preciado (1989: 168-70) cita entre otros a La Mutana, Tabacal, San Basilio, San Antero, San Miguel y el Arenal, en la costa del Atlántico; Mompós, Uré, Carate, Cintura, Norosí, en las riveras del bajo Cauca y San Jorge; Envigado, Cáceres, Remedios, Guarne, Rionegro, Guayabal, Anolaima, Tocaima, Cartago, Otún y San Juan, en el Magdalena medio, Antioquia, región oriental y los Llanos; Patía, Guatapí, Cali, Puerto Tejada, El Cerrito, Yurumangui en el Chocó, litoral Pacífico y Valle del Cauca.

16

Estas comunidades se erigieron en celosas guardianas de la libertad. En el palenque de El Castigo, por ejemplo, los palenqueros aceptaron recibir al cura, pero se negaron a aceptar la intervención de las autoridades civiles. Por su parte San Basilio era en 1772, según el Obispo de Cartagena Diego de Peredo (citado por Gutiérrez Azopardo, 1980: 33-34), una “población de negros en el interior del monte” que “no se pudieron reducir a servidumbre aunque se entró muchas veces con fuerza de armas, en que se derramó mucha sangre”, que se mantenían “sin mixto de otras gentes, habla(ban) un particular idioma en que a sus solas instruyen a los muchachos” y que “nombra(ban) las justicias” ellos mismos. En este palenque los afrodescendientes resistieron durante casi 100 años la embestida de las tropas coloniales (Escalante, 1981: 75). Los palenques fueron bastiones a través de los cuales los cimarrones lograron institucionalizar la resistencia a las imposiciones del régimen esclavista. Algunos como San Miguel, alcanzó a tener centenar y medio de bohíos rodeados de un foso amplio sembrado de púas venenosas (De Friedmann y Cross, 1979: 84). En estas “repúblicas independientes”, como las llama Gutiérrez Azopardo (1979:39) los fugitivos y libertos reinventaron una nueva manera de vivir y de organizarse no solamente para la defensa de la libertad, sino también para la vida en libertad. Vivir en libertad suponía consolidarse como sociedades autónomas y conquistar el derecho a la tierra, factor productivo de primerísima importancia para garantizar la supervivencia. Algunos de estos palenques se dieron una organización político-militar muy definida, adoptaron algunas instituciones del gobierno colonial, mantuvieron la explotación comunal de la tierra sobre la base de la ayuda mutua, y desarrollaron una cultura propia. Los intentos para destruir los palenques y recapturar los cimarrones apenas tuvieron un éxito re-

17

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

lativo que llevó con frecuencia a las autoridades a negociar la paz, conceder indultos o reconocer la libertad. En muchos de los acuerdos que hicieron los palenqueros con las autoridades coloniales exigieron que “se les fijase tierras para labrar” y el derecho a escoger sus autoridades internas. Como señala Price (1981: 12), las comunidades cimarronas fueron la antítesis de todo aquello por lo que se pronunció la esclavitud. Fueron una expresión de rebeldía contra la opresión y un símbolo de libertad, “un reto heroico a la autoridad blanca y una prueba viviente de la existencia de una conciencia esclava que rehusaba ser circunscrita por la concepción de los blancos o ser manipulada”. Aunque en menor proporción que las rebeliones individuales las rebeliones abiertas estuvieron vigentes desde la temprana colonia. En 1530 esclavos fugitivos incendiaron a Santa Marta; en 1556 se produjo una importante rebelión en Popayán y en 1598 se sublevaron los esclavos en las minas de Zaragoza matando a los dueños y fortificándose en palenques. Los alzamientos de esclavos a lo largo y ancho del territorio de la Nueva Granada fueron muy frecuentes, especialmente en aquellas regiones cuya economía se sustentaba en el trabajo esclavo (Jaramillo Uribe, 1963; Arrázola, 1970; Gutiérrez Azopardo, 1980; Mosquera, 1985; Palacios Preciado, 1989; De Friedmann, 1998). Sin embargo, las condiciones para una insurrección generalizada eran muy limitadas por el predominio en las zonas mineras de esclavos bozales provenientes de diferentes lugares del África. Las diferencias en lenguas y culturas dificultaban la comunicación entre ellos, aceitaban la desconfianza y actuaban como obstáculo para conspirar y convenir acciones coordinadas a gran escala. Tanto las autoridades españolas como posteriormente las republicanas se mantuvieron temerosas ante la posibilidad de que las cuadrillas o grupos de esclavos gestaran una insurrección masiva que pusiese en jaque, no solamente las actividades económicas, sino al andamiaje mismo de toda la sociedad esclavista (Colmenares, 1979:101).

18

En aquellos casos en los que el temor se correspondía con sospechas fundamentadas sobre la probabilidad perentoria de una sublevación las respuestas y preparativos para enfrentarla y reducirla eran rápidos y contundentes. De manera expedita se captaban contribuciones entre hacendados y mineros para establecer nuevas guarniciones en los sitios de mayor peligro o reforzar las existentes para asegurar el orden establecido y mantener incólume la inmensa brecha que distanciaba a negros afrodescendientes de blancos eurodescendientes. La represión violenta, apoyada en disposiciones que legitimaban castigos severos que incluían la muerte de los líderes de las revueltas, constituía el cemento que cohesionaba una sociedad profundamente escindida. Una sociedad con plenitud de derechos para pocos y derechos minusválidos para muchos. El cimarronaje, los palenques y las rebeliones fueron los primeros intentos de los afrodescendientes por renegociar reglas de juego que disminuyeran la brecha que los distanciaba de los eurodescendientes en cuanto a derechos y privilegios, especialmente el derecho de la libertad.

La conquista de la libertad jurídica La invasión napoleónica a España y el relevo de Fernando VII agitó en los neogranadinos sentimientos libertarios que se venían incubando desde la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, y que se afirmaban sobre el descontento existente por las restricciones que imponía la Corona al desarrollo de la industria, la apertura del comercio y la participación de los criollos en la administración colonial. Las guerras de la independencia, en el primer cuarto del siglo XVIII, hicieron volver los ojos hacia los negros esclavos y libertos como potenciales conscriptos para los ejércitos en pugna, a fin de usarlos como arte-

factos de guerra en una contienda en la que los reclutas afrodescendientes, independientemente del bando para el que combatieran y quien quiera que fuera el triunfador, tenían inmensas posibilidades de ganar la libertad. Tanto el ejército español como el republicano, ávidos de soldados, se la ofrecieron a los esclavos que se unieran a sus causas respectivas (Hernández de Alba, 1956: 45), una práctica iniciada por los comandantes metropolitanos en los Llanos Orientales que alentaron la “guerra de castas” prometiéndoles a los afrodescendientes por su apoyo contra los criollos libertad y tierra y dándoles cargos en la oficialidad (Liévano Aguirre, 1971:124). A la lucha de castas desatada por oficiales españoles para hacer de las confrontaciones por la emancipación una guerra civil entre neogranadinos, Bolívar respondió decretando la “guerra a muerte”. Para atraer a los esclavos a la causa republicana les ofreció “libertad absoluta” e impulsó las manumisiones colectivas a la par que ordenaba enlistar en su ejército a los libertos mayores de 14 años so pena de devolverlos a la esclavitud, y ordenó incorporar a negros y “pardos” en las líneas de infantería. Como le precisó Bolívar al general Santander en una de sus cartas, “las razones militares para ordenar la leva de los esclavos son obvias”, entre otras, la necesidad de “contar

con hombres que vean identificada su causa con la causa pública”. Fue en las regiones de Cauca, Antioquia, Chocó y Cartagena, donde los esclavos abundaban, que se produjo el mayor número de manumisiones forzosas para incrementar la soldadesca. Tal como Bolívar suponía, para los esclavos la opción de enlistarse para luchar por la causa pública (la independencia) era la mejor alternativa para el logro de su propia causa (la libertad). De hecho durante las guerras de la independencia el afrodescendiente no fue ni realista ni patriota; simplemente persiguió la libertad. Enlistarse en el ejército cualquiera que fuera el bando era una opción que podía traerle mejores réditos que la fuga por la posibilidad que encajaba de obtener algún poder en el marco de la sociedad esclavista. El papel que jugaron los esclavos en las guerras de independencia y su enorme presión por la libertad, sumados a las restricciones que venía imponiendo Inglaterra al llamado tráfico negrero y al matiz “igualitario” que se le había querido dar a la nueva república, influyeron para que el Congreso de 1821 pusiera sobre la mesa la conveniencia de liberar a los esclavos. A estas circunstancias hay que agregarles el hecho de que con la manumisión se quería, además, garantizarles a los propietarios de esclavos una indemnización porque

19

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

ya se intuía que la abolición de la esclavitud era inevitable. El proceso de discusión del proyecto de ley estuvo alimentado por argumentos en una y otra dirección, bien fuera a favor de la liberación de los esclavos por razones morales, o de una liberación progresiva con resarcimiento económico para sus propietarios. En últimas triunfó la tesis según la cual no conceder la libertad era una barbarie, darla de repente una precipitación y otorgarla sin reparación una injusticia con los propietarios, de tal forma que en 1821 se aprobó la ley de manumisión conocida como “ley de libertad de vientres”6. A pesar de los beneficios que les otorgaba la ley, los propietarios de esclavos consideraron que vulneraba abiertamente su “derecho de propiedad”. Pero además, esbozaron otros argumentos: la liberación a los 18 años de edad era prematura dada la “tendencia anárquica” de los negros por lo que había que mantenerlos sujetos por mucho más tiempo “educándolos para la libertad”; la condición de libre los alejaría del trabajo y los inclinaría al ocio y al saqueo. En defensa de la manumisión se expresaron también argumentos que favorecían el trabajo libre sobre el trabajo esclavo, pero más que por reivindicar el derecho a la libertad porque aquel sería más favorable para los intereses de los propietarios de haciendas y minas. Para José Félix Restrepo los gastos que le representaba un esclavo al propietario eran muy altos mientras que “al hombre libre sólo se le ocupa en el tiempo de arar y cosechar; se le despide cuando no es útil, y nada se pierde con su muerte” (citado por González, 1974). Este razonamiento que terminó haciendo carrera, a la postre asumía que el negro como trabajador libre no tendría derechos 6. En virtud de esta ley los hijos de esclavas nacidos después de su publicación serían libres al llegar a la edad de 18 años, pero debían permanecer bajo la custodia de los amos de sus madres en “concierto de manumisión”. Los jóvenes “concertados” debían trabajar hasta la edad señalada por sus antiguos propietarios para compensarles los gastos incurridos en su alimentación y mantenimiento.

20

a estabilidad laboral, condiciones adecuadas de trabajo, un mínimo de seguridad en salud, un salario decente, ni a organizarse para defenderse de abusos y arbitrariedades. Con la derrota liberal en la guerra civil de 1840 el gobierno conservador volvió a legalizar el tráfico de esclavos y permitió su exportación hacia el exterior. La Ley del 22 de junio de 1843, en cuyos considerandos se mencionaban los recientes levantamientos de esclavos estimulados por caudillos liberales, estipuló como conveniente para la tranquilidad pública “permitir la venta de

rezaba la ley, “gozarán de los mismos derechos y tendrán las mismas obligaciones que la constitución y las leyes garantizan e imponen a los demás granadinos”. De nuevo esta vez la ley fue vista por esclavistas del Cauca y por dueños de minas como una agresión contra el derecho de propiedad y se levantaron contra ésta y otras de las medidas tomadas por el gobierno liberal. Pero la situación era irreversible por cuanto la institución de la esclavitud estaba ya sensiblemente debilitada. A mediados del siglo XIX se rompió jurídicamente el pretendido derecho a mantener seres humanos como propiedad, un “derecho” que fue reconocido por el Estado por cuanto indemnizó a los propietarios de esclavos por su libertad. Sin embargo, “desconoció el derecho a la indemnización y el pago de perjuicios en favor de los ex-esclavos”, considerados ahora como “nuevos ciudadanos”, pero sin iguales derechos ni oportunidades (Mosquera, s.f.), desprovistos de tierras y viviendas, sin acceso a la educación y a la participación política, y sin opciones para alcanzar un nivel satisfactorio de vida. De todas maneras la brecha se adelgazó ligeramente y se abrieron las puertas para que los afrodescendientes empezaran a buscar nuevas formas de ser incluidos con derechos plenos en la vida nacional.

La brecha en derechos de ciudadanía

esclavos por fuera de la Nueva Granada”. Estas disposiciones como señala González (1974) tuvieron como finalidad primordial prolongar la esclavitud de quienes por efecto de la ley de “libertad de vientres” de 1821 habían sido declarados libres. Finalmente, en 1851 los esclavos fueron declarados definitivamente libres. En consecuencia, como

En los primeros años del siglo XIX la posibilidad de libertar a los esclavos debido a las presiones de Inglaterra agitó en España y en sus colonias de América, en círculos políticos e intelectuales, el tema del derecho a la ciudadanía. En los debates de las Cortes de Cádiz, comenzando la década de 1810, la propuesta de otorgar derechos de ciudadanía a las castas de las colonias encontró fuerte oposición porque, como lo expresara Agustín Argüelles “sin luces, sin cultivo alguno de sus facultades intelectuales y sin costumbres…se ha-

llan en un estado de incivilización [que las hace] incapaces por ahora de poder hacer un buen uso del derecho que se les concediese de ciudadanos (citado por González, 1974). Sin embargo, con la independencia cobró fuerza en la Nueva Granada el concepto de ciudadanía7 nutrido con sentimientos patrióticos y como sustento de la afirmación de los derechos de los neogranadinos frente al poder colonial. El posicionamiento de esta noción en el ideario libertario venía ganando espacio desde la difusión de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano cuyo primer artículo promulgaba que “los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos”. La acogida de este principio por las élites criollas contribuyó al surgimiento de un sentimiento de igualdad frente a los europeos y al convencimiento de que la soberanía nacional debería reposar exclusivamente en la voluntad de sus propios ciudadanos. Sin embargo, la adopción de este precepto no estaba pensada para convertir a la totalidad de los habitantes de la nueva nación en ciudadanos a quienes el Estado estaría obligado a garantizarles la igualdad civil, las libertades (individuales, de religión, pensamiento, opinión y elección), la propiedad y la justicia. La ciudadanía implica formar parte de una comunidad política con igualdad de derechos y con sentido de identidad y pertenencia. Sin embargo, para la clase dirigente neogranadina que reclamaba igualdad frente a los europeos era impensable aceptar que con la independencia de España los afrodescendientes asumieran la ciudadanía plena con paridad de derechos y por eso, en un lapso muy breve enmudecieron los cánticos que pregonaban igualdad y libertad. La esclavitud se mantuvo vigente hasta 1851 y las constituciones pro7. El mismo Simón Bolívar señaló en el Congreso de Cúcuta (1821) que prefería el título de “ciudadano” al de “libertador”.

21

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

mulgadas hasta entonces habían estipulado como requisitos para ser ciudadano el ser varón (lo que excluía a todas las mujeres) y ‘libre’ (lo que exceptuaba a todos los esclavos). Hacia la mitad del siglo XIX había desaparecido ya del imaginario de las élites la idea de que la construcción de la república pasaba por distanciarse de Europa. En su lugar había cobrado relevancia el arquetipo según el cual acercarse a Europa, semejarse a ella y seguir su ejemplo civilizador, era el camino apropiado que habría que seguir para la consolidación de la nación. Las maneras europeas se convirtieron entonces en el espejo en el que los criollos deseaban verse reflejados, y los países de Europa en el modelo de sociedad que querían para la nueva república. Pero en ese modelo no cabían los afrodescendientes que eran vistos como un obstáculo para el proyecto de civilización neogranadina y cuya contribución a la hechura de la nación se desconocía o despreciaba. Como lo señaló el gobernador de Buenaventura en 1843 preocupado por el incremento de la población negra en el país, “dentro de muy poco tiempo apenas quedará raza blanca dentro de nosotros, y en lugar de las virtudes propias de los ciudadanos de una república sólo se observará la barbarie, los hábitos de la esclavitud o la ignorancia y la ferocidad de la raza que la codicia introdujo en estos países” (Tirado Mejía, 1976: 98).

22

Las reformas liberales de mediados del siglo XIX8 que desmontaron las estructuras coloniales que aún persistían en la república no incluyeron el desmantelamiento de la estructura del poder colonial en cuanto a las jerarquías raciales, y se continuó viendo a los afrodescendientes como seres incapaces de civilización que solamente podrían llegar a convertirse en ciudadanos tras un proceso paulatino y prolongado de aprestamiento bajo normas estrictas de gobernanza (Rojas, 2008: 313). De otra parte, se abrieron las puertas con la aparición del tabaco y de otros bienes tropicales exportables, a la inserción de la república en el concierto de las naciones civilizadas. Sin embargo, como señala Villegas (2008: 73) un interrogante se hacía insoslayable: ¿era la población nacional, racialmente diversa, apta para el progreso, la civilización y la modernidad? Para los eurodescendientes que ocupaban el lugar preponderante en la jerarquía social y se veían a sí mismos como superiores en términos morales e intelectuales, la población negra, por lo “primitiva” y por sus “costumbres licenciosas”, no calificaba como recurso a tener en cuenta en un proyecto civilizatorio. Por otro lado, era una paradoja que mientras se la descalificaba como elemento capaz de contri8. Entre otras la abolición de la esclavitud (1850), la demolición de los resguardos (1851), la terminación del monopolio del Estado sobre el tabaco (1850), la instauración de la libertad de prensa y la libertad religiosa (1853), la aprobación del sufragio masculino (para quienes supieran leer y escribir) y la abolición del fuero eclesiástico y del pago obligatorio de diezmos, principalmente.

buir a un proyecto de civilización se la exaltaba como la única capaz de reproducirse, adaptarse y trabajar en las regiones bajas, cálidas y malsanas; era en ella donde se encontraban las mayores potencialidades para desarrollar la explotación de productos susceptibles de incorporar al país al mercado internacional (tabaco, caucho, añil, oro). La posibilidad de articularse al mundo europeo, imaginado como el más civilizado, por la vía del mercado presentaba para la élite la inmensa desventaja de tener que depender de esta población negra para su explotación rentable; depender de una población tenida como imposible de disciplinar para el trabajo e incapaz de aportar al designio de una nación civilizada y próspera. Otra paradoja la constituía el hecho de que mientras se veía a los afrodescendientes como obstáculo para un modelo de civilización, se buscara su apoyo para implantar el proyecto liberal en las confrontaciones partidistas de la segunda mitad del siglo XIX. La abolición de la esclavitud en 1851 provocó el alzamiento de los conservadores especialmente en el Cauca, pero los esclavos resistiendo volver a la esclavitud “se mantenían alzados en los campos, perseguían y amenazaban a sus amos, no queriendo tranquilamente trabajar protegidos por las leyes sino vivir del pillaje, sin freno y sin ley” (Posada Gutiérrez, 1881: 327). En la práctica, desde mediados del siglo XIX floreció en esa provincia una especie de “bandidismo social” estimulado por las guerras civiles de 1860, 1875 y 1885 cuyo ideario podría resumirse, como en los tiempos de los antiguos cimarrones y palenqueros, en la defensa de la libertad y el derecho a establecerse sin vasallaje en un espacio propio. Ese ideario encontró eco en las sociedades democráticas que en el Cauca se convirtieron en focos de agitación de “pardos” y negros en las que fustigaban al conservatismo y se atacaba a la oligarquía

(Arboleda, 1930: 32). Al decir de Von Schenck (1953:54), un viajero alemán que pasó por el norte caucano hacia 1880, la prosperidad de la región había definitivamente terminado con el acceso al poder al partido liberal “o lo que es lo mismo, el populacho negro”, compuesto por “unos individuos sumamente peligrosos, especialmente en los tiempos de las revoluciones, cuando se juntan en grupos y entran como valientes luchadores al servicio de cualquier héroe de la libertad que les prometa botín”. Durante las décadas de 1860, 1870 y 1880 el “bandidismo” fue una constante en regiones donde la población negra era abundante y se vio alimentado por guerras civiles que dejaban flotando cuadrillas de ex combatientes negros. Reclutados por los liberales como soldados para combatir en las varias contiendas que salpicaron ese periodo histórico de la nación llegaron a contar entre sus filas dirigentes destacados. A pesar de haber adquirido cierto poder y puesto en jaque regiones importantes, y ciudades como Cali, en diciembre de 1876, como no tenían un proyecto de sociedad en el que tuvieran cabida como ciudadanos plenos ni claridad sobre el papel que debían jugar para construirla, terminaron por establecerse autónomamente en los lugares donde pudieron encontrar cabida o reintegrarse a la sociedad nacional bajo nuevos esquemas de subordinación. El acumulado de percepciones negativas sobre la población negra como un obstáculo para la civilización condujo a pensar con fuerza en la inmigración europea como una salida para entrar en el camino de la modernidad y del progreso. De allí que el mestizaje desde 1920 en adelante cobrase importancia en los debates relativos a la construcción de la nación “como un proceso moralizador y civilizador, una metáfora de la deseada integración de las poblaciones y los terri-

23

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

torios disgregados” siempre y cuando se evitaran ciertas mezclas raciales (Villegas, 2008: 79-80). Inclusive ya bien entrado el siglo XX un político tan influyente como Laureano Gómez (citado por Rojas, 2008:327) sostenía que Colombia, debido a la infantilidad e inclinación para mentir de los negros, tenía pocas probabilidades de convertirse en nación civilizada. La cuestión sobre población afrodescendiente estuvo también presente en los debates sobre la ciudadanía política que desembocaron en la Constitución de 1886. Allí se escucharon argumentos en el sentido de que los negros debían ser excluidos del derecho al sufragio universal por no tener noción alguna de lo que era la ley. De nuevo aquí como en el Congreso de 1821 se optó por el camino del medio. En este caso reconocer a medias el sufragio universal para la elección de representantes al circunscribir ese derecho a los varones siempre y cuando supiesen leer y escribir o tuviesen renta y patrimonio (Rojas, 2008: 316), una medida que los excluía porque la inmensa mayoría era analfabeta9 y carente de heredades. La inclusión formal de los afrodescendientes como electores intervinientes en el proceso de toma colectiva de decisiones tanto en términos jurídicos como fácticos no se dio hasta 1932, cuando se les legalizó el sufragio a adultos analfabetas. Este derecho fue, sin embargo, más formal que real. Solamente cuando la persona legalmente habilitada para votar puede participar efectivamente en el proceso electoral y escoger a los candidatos de su preferencia con conocimiento y sin imposiciones se puede hablar de sufragio democrático. Pero ese estuvo lejos de ser el caso. Los afrodescendientes 9. Hacia 1920 solamente la tercera parte de la población mayor de 10 años era alfabeta pues la asistencia escolar en las zonas urbanas no alcanzaba ni al 7%, la mayoría de los afrodescendientes habitaba en los campos o en regiones distantes y aisladas de los centros urbanos y nadie se interesaba en su educación.

24

minados por su color (Gutiérrez Azopardo, 1980: 73-74). Como señala Mosquera (s.f), a las personas negras, despojadas y reprimidas, “se les impuso la miseria como forma de vida y futuro” pues en el proyecto de sociedad republicana no se concibió que “tuviesen espacios y lugar ciudadano y político” por cuanto “no se les percibía y, menos, se les respetaba como personas o ciudadanos [ni] se les consideraba [como] tronco y raíz de la nación en formación”. Aunque se les reconocieron algunos derechos en la práctica se les negaban frecuentemente o se los violaban por arbitrariedad de funcionarios casi siempre respetuosos de los fueros de las clases dominantes. En realidad fueron muy débiles los mecanismos que les permitían a los ciudadanos negros hacer valer sus derechos frente al Estado cuando este se empeñaba en restringirlos, cuando la interpretación dominante de la ley los condicionaba hasta extinguirlos, o cuando el conflicto de derechos enfrentaba a los pobres y desvalidos contra los poderosos. ante la inmensa brecha en derechos y oportunidades carecían de las condiciones, libertades y garantías para su libre ejercicio. Esas circunstancias sumadas a las enormes disparidades sociales alejaron la posibilidad de que los afrocolombianos pudieran, por la vía electoral, desempeñar un papel relevante para disminuir la brecha y empezar a dejar de ser, con el otorgamiento de la ciudadanía, ciudadanos de tercera clase. Durante los años que siguieron a la abolición de la esclavitud muchos afrodescendientes se vieron abocados a reubicarse en la sociedad bajo procesos alternativos de subordinación y sujeción con base en normas que, como la “ley de vagancia”, los obligaban a trabajar bajo condiciones que les eran adversas. La idea de los propietarios de haciendas y minas, como lo resaltó Sergio Arboleda en su obra La república en la América Española, era que “la raza negra solo bajo el amparo de la blanca puede

servirla con provecho… [Puesto que por] perezosa y sensual, cuando se la deja entregada a sí misma, torna presto a su barbarie primitiva” (Arboleda, 1972: 88). El afrodescendiente pasó de ser esclavo a “trabajador libre”, pero por estar desprovisto de tierra, herramientas y demás recursos productivos tuvo que derivar su sustento en el marco de nuevas formas de vasallaje subrogando renta en especie, dinero o trabajo a los propietarios de la tierra, o vinculándose como asalariado a actividades productivas sin ningún derecho legal a estabilidad, condiciones dignas de trabajo, jornada laboral definida, atención de salud y un salario decoroso. En la práctica no hubo correlación directa y mucho menos inmediata entre la obtención de la libertad y el logro de la igualdad en acceso a capacidades, oportunidades y condiciones para el ejercicio de la libertad. De hecho los libertos permanecieron condenados a ocupar el escalón más bajo en la escala social viviendo de salarios precarios y discri-

A lo largo de la vida republicana y hasta la Constitución Política de 1991 se mantuvo abierta la brecha que patentizaba la distancia profunda que separaba los ideales de igualdad y libertad de las realidades que sufrían los afrodescendientes, entre ellas la violación recurrente de sus derechos y las penurias y condiciones adversas en que transcurría su diario vivir. Una brecha que evidenciaba la enorme contradicción existente entre los derechos universales proclamados como naturales e imprescriptibles, y la situación concreta de los excluidos; una brecha en la que la realidad contravenía el principio proclamado y universalmente aceptado de que “todos los hombres deben ser libres e iguales en derechos”. La dignidad está asociada con el hecho de que todas las personas poseen un valor intrínseco similar que no depende de los méritos, la posición o el

25

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

estatus, sino de la naturaleza esencial del ser humano, de su humanidad. Por eso la dignidad humana no tiene tamaño. Moralmente no hay personas más dignas que otras porque nadie puede ser más humano que los demás. Así concebida la dignidad adquiere el rango de un derecho fundamental que impone la obligación de reconocer al otro en su valor intrínseco, respetar su vida, bienes e integridad. Asigna, además, el deber de abstenerse de cualquier trato abusivo o degradante, de despreciar y reducirlas a la calidad de objetos, instrumentos o mercancía, de utilizarlas contra su voluntad o conservarlas en una situación de dependencia o de minoría de edad. Exige reconocerlas como sujetos de necesidades que requieren ser atendidas y con derecho a expresar sus opiniones (Papacchini, 2001). Estos derechos asociados con la dignidad humana les han sido violados a los afrodescendientes desde que la concepción de dignidad se coligó con privilegios, poder, rango, color y estatus. La inclusión implica visibilizar y registrar como sujetos plenos de derechos a actores y sectores sociales que en la ecuación de poder han estado históricamente relegados y subordinados; e implica convertir las diferencias en atributos que enriquecen la democracia y la vida social y cultural. Sin embargo, la “racialización” de las relaciones sociales provocada por la esclavitud no se desdibujó con la emancipación y los colores blanco y negro continuaron simbolizando riqueza y miseria, poder e impotencia frente a la dominación, belleza y fealdad, diligencia y pereza atávica. El prejuicio racial continuó manifestándose en asimetrías en las relaciones sociales, segregación espacial, trato irrespetuoso y desigualdades en cuanto a prerrogativas, ingresos, consideración social y acceso a decisiones, oportunidades y derechos. La libertad no significó entonces rompimiento de barreras

26

para acceder en igualdad de condiciones a ciudadanía, empleos decorosos, propiedad o educación, ni posibilidades reales para integrarse a la sociedad por vías exentas de opresión y discriminación (De Roux, 1991).

La búsqueda de espacios propios Muchos afrodescendientes una vez libres apresuraron la ocupación de territorios en regiones relativamente aisladas donde los controles de la sociedad dominante eran débiles, como tiempos atrás lo habían hecho los cimarrones. Las comunidades afrodesdendientes de la costa del Pacífico, el norte del Cauca, el Patía, y otras regiones de Colombia se explican por ese proceso de diáspora acelerado con la abolición de la esclavitud. Contrariamente a lo esperado con la ley de emancipación muchos prefirieron paradójicamente integrarse a la sociedad nacional aislándose de sus centros de influencia y no por la vía de la servidumbre o la proletarización. Prefirieron como los antiguos palanqueros buscar autonomía asumiendo directamente la responsabilidad de su propia vida y encauzándola de acuerdo con un proyecto propio. Acceder a la autonomía suponía capacidad para evadir con éxito las amenazas al ejercicio de la autodeterminación exhibidas por poderes externos empecinados en coartar la voluntad de vivir la libertad con independencia. Con la abolición de la esclavitud se disolvió el esquema de sujeción de las cuadrillas de esclavos para el trabajo en haciendas y minas. Esa circunstancia y las presiones de los pobladores nativos para expulsar a los antiguos esclavistas (Romero, 2003: 103) aceleraron el proceso de poblamiento autónomo de territorios “vacíos” que venía dándose en la región del Pacífico y en el Chocó desde la época de la esclavitud con los cimarrones y la autocompra de la libertad (Sharp, 1994: 410). Los

descendientes de antiguos esclavos de minas fueron ocupando las riberas de los ríos hasta alcanzar playas y bocanas. En esos espacios establecieron poblados libres con sus familias y parentelas, desarrollaron formas culturales taxativas, un ethos coherente con su inserción en el universo natural, creencias, ritos y ceremonias propias, y se constituyeron en comunidad con una identidad propia. Además, reeditaron estrategias para sobrevivir y formas ingeniosas de solidaridad. Estas comunidades quedaron liberadas a su suerte, sin mayores relaciones con la república, con espacialidad marginal y con autonomía del eje andino (Almario y Castillo, 1996: 86-01). En aquellas regiones donde los afrodescendientes se aislaron para desarrollar procesos autónomos de supervivencia por lo general tuvieron éxito. En San Andrés, en el último cuarto del siglo XIX, los antiguos esclavos y sus descendientes habían logrado forjar una economía propia con base en el cultivo y exportación del coco. Como lo relató el agregado comercial de Estados Unidos en San Andrés en 1873, “si en 1850 eran pobres de solemnidad…ya visten buenas telas” y “sus casas…son mucho mejores y costosas que las que pertenecían a sus dueños” (citado por Parsons, 1985: 93). Los palenqueros de San Basilio vivieron parcialmente aislados operando una economía relativamente cerrada basada en el pastoreo de ganado y en el cultivo de arroz, maíz, yuca, plátano y maní (Escalante, 1981: De Friedemann, 1987). En el sur del valle geográfico del río Cauca la guerra de independencia y los frecuentes conflictos armados que la sucedieron, especialmente la guerra de 1839-40, facilitaron el asentamiento de cimarrones en terrenos pertenecientes a las haciendas y su transformación paulatina en fincas productivas. Los afrodescendientes lograron así constituirse en un campesinado libre durante un

27

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

proceso que se aceleró sustancialmente al serles reconocida formalmente la libertad. En la década de 1870, como lo señalaba un hacendado, algunas zonas estaban “tan anarquizadas que no se podía averiguar quiénes, ni con que títulos, habitaban allí”. Cuando se promulgó la Ley de Tierras en 1932 se había consolidado ya en unas 10 mil hectáreas de terreno, después de resistir muchos intentos de desalojo, un campesinado negro económica y socialmente autónomo, constituido por pequeños y medianos propietarios de fincas en las que cultivaban principalmente cacao (Mina, 1975; Arocha, 1986: 200-5). Sobre estas fincas se edificó la prosperidad económica, la afirmación social y racial y la identidad cultural de los afrodescendientes de la región.

fuerza de trabajo barata, le generaban un ahorro significativo a quienes detentaban propiedades y privilegios. Como señala Mintz (1977: 394-5), el papel de los afrodescendientes jamás fue marginal, sino por el contrario “un componente esencial y central de la organización económica de las sociedades racistas”. Por eso es riesgoso definir la población negra por su marginalidad pues económicamente los afrodescendientes nunca fueron marginales, aunque sí lo fueron a lo largo de la historia en cuanto acceso a niveles de decisión, oportunidades en igualdad de condiciones y disfrute de los derechos no solamente el de la libertad.

La pérdida de dominio

También en las ciudades fueron apareciendo nuevos asentamientos en los que encontraron refugio pequeños artesanos y contingentes de desocupados dispuestos a realizar cualquier trabajo para darles subsistencia a sus familias sin importar las condiciones. Refiriéndose a los afrodescendientes que ocuparon espacios urbanos Moreno Fraginals (1977: 31) señala que dentro de ese ámbito constituyeron “la capa social más pobre, desprotegida y explotada” y que en el plano cultural se vieron profundamente afectados por “formas de discriminación, prejuicios y descalificación social”. El sustantivo “negro” se convertiría así en las zonas urbanas en el identificador de hombres y mujeres que llegarían a engrosar la gran masa de los pobres y excluidos.

Las dinámicas del desarrollo estimuladas por el mercado o planificadas por el Estado contribuyeron a descuadernar las economías que los afrocolombianos habían logrado establecer con éxito, entre mediados del siglo XIX y la mitad del siglo XX, en regiones relativamente aisladas o en lugares donde era difícil ejercer control sobre sus destinos y sobre sus procesos productivos. Por ende, favorecieron la pérdida de dominio del poblador afrodescendiente sobre esos territorios. San Andrés dejó de ser de los isleños, los patianos perdieron derechos a antiguos indivisos y muchos de los nortecaucanos sus fincas. Los habitantes del Pacífico cedieron dominio sobre espacios colonizados por ellos por efecto de procesos extractivos agenciados por empresas transnacionales o nacionales beneficiarias de concesiones estatales para explotar los recursos naturales.

Cabe señalar que los afrodescendientes, como esclavos o como libres, independientemente de los lugares físicos que ocuparon nunca fueron una población “marginada”. Mal puede llamarse marginados a quienes en la época colonial fueron el combustible biológico de los motores que movían la economía y que en la época republicana, como

En las regiones donde se había logrado consolidar un campesinado afrocolombiano, entró, desde mediados de la década de los 60, un proceso relativamente rápido de descomposición. El proceso de transformación de campesinos negros en asalariados ocurrió de manera diferenciada según las

28

regiones. En los departamentos de la costa Caribe el desarrollo de la agricultura comercial en las décadas de los 60, 70 y 80 rompió arreglos consuetudinarios. Los colonos negros que mantenían derechos temporales al usufructo de rastrojos que debían convertir en potrero una vez extraídas un par de cosechas, los perdieron durante el “boom” algodonero de los 60 pues los hacendados, ante el atractivo de obtener renta en dinero arrendándoles tierra a empresarios agrícolas modernos empezaron a desalojarlos (Soles, l972). La defección del campesinado negro nortecaucano y su disolución progresiva guarda relación con la expansión de los cañaduzales hacia el sur del valle geográfico del río Cauca, con sus demandas concomitantes de tierra y fuerza de trabajo y con la correspondiente sobrevaloración del suelo agrícola. Como resultado de la expansión azucarera aquellos poblados de la región como Puerto Tejada y Villarrica, que constituían mercados de productos, se convirtieron en mercados de trabajo donde se enganchan asalariados. La enajenación de las tierras campesinas que no pudieron forzar los hacendados durante las primeras décadas del siglo XX la logró la expansión de la economía azucarera desde mediados de los 60 en adelante. Las unidades de producción campesina que aún subsisten en el área se debaten entre la posibilidad de resistir o sucumbir. Las concesiones mineras a empresas extranjeras en la región del Pacífico no solamente afectaron el medio ambiente, sino también las estructuras comunitarias por la manera de explotar la mano de obra, poniendo en cuestión la libertad misma de los nativos negros de la región. Para Yacup (1934) el caso más visible empezando la década de 1930 fue el de una empresa extranjera concesionada para explotar el oro en el río Timbiquí. La empresa según el autor pasó por encima de la función social de la propiedad, la tradición de explotación

29

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

aurífera artesanal de los habitantes de la zona y la existencia de poblados, sin que el Estado hiciera algo al respecto. Las concesiones “con sus tecnologías extractivas irrumpieron como poderosas fuerzas devastadoras de los ríos, selvas y comunidades” (Pedrosa, 1996: 76).

nuevos esquemas de contratación indirecta con mínimos de seguridad social que sumadas a la pérdida de dominio sobre el territorio, aceleraron los procesos migratorios concentrando la pobreza de los afrodescendientes en centros urbanos (Escobar, 1996).

El desarrollo basado en actividades extractivas que han dinamizado durante décadas la economía del Pacífico no sólo ha afectado severamente nichos ecológicos importantes, sino que ha venido resquebrajando las estructuras sociocultural y productiva de las comunidades negras. En ellas los afrocolombianos idearon estrategias de supervivencia articuladas al rico entretejido biológico del hábitat selvático y en armonía con los ciclos naturales; construyeron imaginarios colectivos, símbolos y códigos que les permitieran cohesionar sus microcosmos y afianzar identidades propias; edificaron formas de ser social, y editaron a lo largo de los años en su contacto incesante con el bosque, los esteros y los ríos, saberes populares, prácticas tradicionales y mediaciones culturales sin cuyo concurso sería difícil pensar en modelos viables de desarrollo sostenible y humano. Los desajustes provocados en la relación hombre/naturaleza por efecto de economías extractivas, particularmente desde la década de los 60 en adelante, han venido contribuyendo a afectar las estructuras sociales tradicionales estimulado la migración a centros urbanos regionales como Tumaco, Buenaventura y Cali.

La expansión de cultivos de uso ilícito en la región Pacífica, el Chocó y el Urabá antioqueño, habitados fundamentalmente por afrocolombianos, se vio en buena medida facilitada por su localización estratégica y por la débil presencia institucional. Esta expansión apoyada en actores armados ilegales, además de ocasionar severos daños ambientales, ha tenido graves repercusiones sobre las comunidades tradicionales al fracturar lazos comunitarios y afectar el derecho de sus miembros al uso y disfrute del territorio en el ejercicio de sus maneras sociales y culturales de ser. Como corolario, los afrocolombianos terminaron siendo las principales víctimas en Colombia del desplazamiento forzado por causas violentas (Rodríguez, Alfonso y Cavelier, 2009).

Paralelo a los procesos extractivos, primordialmente de madera, en terrenos considerados como baldíos concesionados por el Estado a empresas extractoras, en los 80, se expandieron en la parte sur del Pacífico y en la región del Urabá antioqueño las plantaciones de palma de aceite. Además, se instalaron empresas dedicadas al cultivo del camarón principalmente en la ensenada de Tumaco, incrementando el control de la tierra en manos de empresarios externos. Se impusieron

30

Los procesos arriba descritos resumen las tragedias y vicisitudes que enfrentaron los afrocolombianos a lo largo de la historia y explican las condiciones de vulnerabilidad y precariedad con que llegaron a 1990, año que se tomó como línea de base para establecer las metas de los ODM. Explican la brecha que a comienzos de la década distanciaba sus indicadores de los promedios nacionales. El año base de los ODM es emblemático, además, porque coincide con la promulgación de la Constitución de 1991 a partir de la cual el Estado ha realizado esfuerzos importantes, como se describe más adelante, para disminuir esta brecha que patentiza la distancia entre las condiciones de vida de los afrodescendientes y las del resto de la población nacional.

Distribución de los Afrocolombianos en el Territorio nacional

De acuerdo con el censo general de población deColombia (DANE, 2005) 4.316.592 de sus habitantes se reconocen como afrocolombianos que corresponde al 10,6% de la población del país. Esta cifra, sin embargo, ha sido objeto de cuestionamientos por cuanto en una sociedad donde la discriminación y el racismo han estado significativamente imbricados con su historia, el término “negro” suele tener una connotación peyorativa. En consecuencia, muchos afrodescendientes pudieron haberse sentido inclinados a no autorreconocerse como tales, produciendo subregistro en los datos censales. Esta circunstancia lleva a suponer que los afrocolombianos10 corresponden a una proporción no inferior al 15%, lo que representa una porción muy significativa de la población nacional. Dentro de la población afrocolombiana el DANE (2007) distingue cuatro grupos importantes. El primero corresponde a los ubicados en la región del Pacífico, donde se encuentran principalmente los territorios colectivos de comunidades negras, titulados en virtud de la Ley 70 de 1993 con una 10. Para propósitos de este documento con el término afrocolombianos se designa a todos aquellos que en el censo de población de 2005 se autorreconocieron como tales o como negros, raizales y palenqueros.

superficie de 4.717.269 hectáreas; el segundo corresponde a comunidades raizales de San Andrés y Providencia de fuentes culturales afroantillanas, cuyos integrantes tienen una fuerte identidad caribeña con rasgos culturales y lingüísticos propios; el tercero está representado en la comunidad de San Basilio de Palenque, municipio de Mahates, departamento de Bolívar, conocido por su historia de resistencia en la época colonial y por haber creado una lengua afrocolombiana, el palenquero; y el cuarto corresponde a la población que reside en cabeceras municipales o en grandes ciudades. De hecho los afrocolombianos están concentrados en unos pocos departamentos como el Valle del Cauca, donde habita la cuarta parte de ellos (1.100.000). Cali es la ciudad con la mayor concentración de población afrodescendiente, 542.936 que representan el 26,2% de su población. Le sigue en importancia Buenaventura con cerca de 300.000 habitantes, 88,5% de los cuales son afrodescendientes constituyéndose en la ciudad de mayor tamaño del país con predominio de población afro. Otros departamentos con población significativamente afrodescendiente son An-

31

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

tioquia (600.000), Bolívar (500.000), Chocó, Nariño y Cauca (cada uno con cerca de 300.000)11 , y el Atlántico (200.000). Estos siete departamentos concentran el 75,1% del total de la población afrocolombiana. De otro lado, los departamentos con mayor porcentaje de afrocolombianos respecto de su población total son Chocó con 74%, el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina con el 57%, Bolívar con el 27,6%, Valle del Cauca con el 27,2% y Cauca con el 22,2%. Le siguen Nariño con 18,8% y Sucre con 16,1% (Gráfico 1) Gráfico 1 Distribución de la población afrocolombiana, 2005 Por departamentos CHOCÓ SAN ANDRES Y PROVIDENCIA BOLÍVAR VALLE DEL CAUCA CAUCA NARIÑO SUCRE LA GUAJIRA CORDOBA CESAR ATLÁNTICO COLOMBIA ANTIOQUIA MAGDALENA GUAVIARE PUTUMAYO RISARALDA ARAUCA CAQUETÁ CUNDINAMARCA SANTANDER CALDAS QUINDÍO VICHADA META AMAZONAS NORTE DE SANTANDER CASANARE BOGOTÁ VAUPÉS BOYACÁ TOLIMA HUILA GUAINÍA

6% 5% 5% 4% 4% 3% 3% 3% 3% 3% 2% 2% 2% 2% 1% 1% 1% 1% 1% 1% 0%

27% 27% 21% 18% 16% 13% 13% 11% 11% 10% 10% 10%

10%

20%

30%

74%

57%

Siguiendo esa clasificación la distribución de la población afrocolombiana en las 12 regiones es la siguiente: costa Pacífica (4 regiones) 19,6%; grandes ciudades y capitales departamentales 38%; región Caribe (45 municipios) 11,3%; región norte del Cauca y sur del Valle 7,9%; región de Urabá (16 municipios), 7,2%; región del Bajo Cauca (17 municipios), 2,7%; región de otros municipios dispersos (20 municipios) 2,1%; región norte del Valle y zona cafetera (8 municipios) 1,8%; y 40%

50%

60%

70%

80%

Ahora bien, si se observa la distribución de la población afrocolombiana en el territorio no ya por departamentos, sino por regiones se encuentran diversos niveles de concentración. Los afrodescendientes tienen presencia en el 97% de los 1.102 11. Las cifras de población para los departamentos han sido redondeadas.

32

municipios del país, pero la mayor parte de ellos (90,4%) se concentra en 201 municipios (18%) 12 . Estos han sido agrupados por el Centro de Investigaciones y Documentación Socioeconómica (CIDSE) de la Universidad del Valle (2009) en 12 regiones, según niveles de concentración de población afrocolombiana: 1) Más de 60%, las cuatro regiones de la costa Pacífica (nariñense, caucana y chocoana, Buenaventura–Valle); 2) Entre 40% y 59% las regiones de San Andrés y Providencia y el Urabá Chocoano; 3) Entre 25% y 39%, las regiones del Caribe, del Norte del Cauca y Sur del Valle, y del Bajo Cauca; 4) Entre 10% y 24%, la región del Norte del Valle y de la zona cafetera; 5) Las regiones “grandes ciudades y capitales de departamento” y “otros municipios dispersos con considerable población afrocolombiana” que tienen por su parte niveles variables de concentración de población afrodescendiente (Mapa 1).

12. Solamente hay 50 municipios en el país (5% del total) donde la población afrocolombiana es mayoritaria: Miranda (52,7%), Candelaria (53%), San Andrés (54,4%), Suárez (58,2%), Necoclí (59%), Jamundí (60,7%), Baudó (60,9%), Caloto (62,4%), San Antero (63%), Tamalameque (63,1%), Bajo Baudó (67,4%), San Bernardo del Viento (68,1%), Buenos Aires (68,5%), Patía (70,1%), San Benito (70,1%), El Copey (71,1%), Belén (72,6%), Tolú (73,2%), Girardota (73,3%), San Pablo (73,7%), Moñitos (76,8%), Barbacoas (78,3%), Riosucio (81,1%), Turbo (81,3%), Puerto Escondido (83,2%), Tadó (85,5%), Timbiquí (86,1%), Urabá (86,5%), Altos del Rosario (87,5%), Buenaventura (88,5%), Tumaco (88,8%), Itsmina (91,1%), Roberto Payán (91,3%), Medio San Juan (92,8%), Francisco Pizarro (94,3%), San Onofre (94,4%), El Charco (94,7%), Luruaco (94,7%), Olaya Herrera (94,8%), Quibdó (95,3%), Condoto (95,6%), Villarrica (96,9%), Mosquera (97%), Magüí (97%), Guapi (97,3%), María La Baja (97,3%), Puerto Tejada (97,5%), López de Micay (97,9%) y La Tola (98,1%)..

Gráfico 1A Áreas metropolitanas -13 CARTAGENA

36%

CALI

26%

BARRANQUILLA

13%

MEDELLÍN

6%

PEREIRA

5%

MONTERÍA

3%

BUCARAMANGA

2%

VILLAVICENCIO

2%

PASTO

2%

BOGOTÁ

1%

CÚCUTA

1%

IBAGUÉ

1%

MANIZALES

1% 0%

5%

10%

15%

20%

25%

30%

35%

40%

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema de consulta Redatam.

San Andrés y Providencia (2 municipios) 0,8%. El 8,6% faltante corresponde a afrocolombianos dispersos en 876 municipios del país. Los afrocolombianos se aglomeran hoy principalmente en las grandes ciudades donde son importantes en número, pero minoría en términos absolutos. Medellín por ejemplo tiene cerca de 140.000 que representan solamente el 6,5% de su población, pero en número superan la población afrodescendiente de Tumaco (129.491) donde representan el 88,8% de su población; Bogotá, con el 1,5% tiene tantos afrocolombianos como Quibdó (100.007), 95,3%. Cali (542.936), Cartagena (319.373), Barranquilla (146.578), Medellín y Bogotá, concentran la tercera parte (30%) de la población afrocolombiana. De otra parte, como puede observarse en la Tabla 1, en las 16 ciudades que albergan cada una más de 40.000 afrodescendientes, se concentra un poco más de la mitad (51,3%) de la población afrocolombiana. El panorama presentado muestra la diversidad de tipos de asentamientos en los que se congrega la población afrocolombiana. Un tipo lo constitu-

Mapa 1 Regiones con mayor presencia afrocolombiana

Atlántico

La Guajira Magdalena

N

Sucre Córdoba

Norte de Santander

Antioquia Santander

Arauca

Boyacá Chocó

Caldas Risaralda

Casanare Cundinamarca Vichada

Quindío Tolima Valle del Cauca

Cauca

Meta Guainía

Huila Guaviare

Nariño

Putumayo

Caquetá

Vaupés

Amazonas

Pacífico Nariñense Pacífico Caucano y Patía Pacífico Buenaventura - Valle Pacífico Chocoano Norte del Cauca. Sur del Valle Caldense y Norte del Valle

Urabá Chocó - Antioquia - Córdoba Bajo Cauca Antioquia - Córdoba - Sucre Caribe San Andrés y Providencia Capitales Departamentales y grandes ciudades Otros Municipios con considerable población Negra - Afro Fuente: Tomado de CIDSE, 2009.

33

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Tabla 1 Ciudades con más de 40.000 afrocolombianos Municipio

Afrocolombianos Número

Porcentaje

Cali

542.936

26,2

Cartagena

319.373

36,5

Buenaventura

271.141

88,5

Barranquilla

146.578

13,2

Medellín

138.018

6,5

Tumaco

129.491

88,8

Quibdó

100.007

95,3

Bogotá, D.C.

97.885

1,5

Jamundí

55.620

60,7

Apartadó

54.132

42,7

Riohacha

44.841

28,3

María La Baja

43.961

97,3

Puerto Tejada

43.015

97,5

San Onofre

42.812

94,4

Valledupar

42.379

12,2

Palmira

40.284

14,5

Subtotal 16 ciudades

2.211.652

51,3

Total país

4.311.757

10,6

Los afrocolombianos constituyen una población heterogénea y diversa como resultado de procesos variados de inserción en la sociedad nacional, que han dependido de muchos factores entre ellos las dinámicas de modernización y urbanización. De allí que cobije campesinos, pescadores y mineros artesanales de la costa del Pacífico, portadores de tradiciones y costumbres ancestrales; desplazados a los centros urbanos que han buscado refugio en las ciudades; operarios fabriles en centros industriales, autoempleados que se rebuscan cotidianamente el ingreso, o proletarios agrícolas en economías de plantación del Valle del Cauca, el Urabá

o el Magdalena Medio; pequeños parceleros de valles interandinos, empleados en el área de servicios, y profesionales y funcionarios de clase media, con estudios universitarios. Esta heterogeneidad poblacional y de tipo de asentamiento se expresa en problemáticas diferenciadas y por ende, en reivindicaciones diversas que van desde aquellas de carácter étnico-territorial hasta las que reclaman la eliminación del racismo y la discriminación y el acceso en condiciones de igualdad de oportunidades educativas, de salud, vivienda, servicios públicos y mercados laborales.

Fuente: DANE. Censo general 2005, procesado a través del sistema de consulta Redatam.

yen ciudades intermedias como Buenaventura, Tumaco, Quibdó, Turbo y Puerto Tejada donde los afrodescendientes son la inmensa mayoría. Otro tipo agrupa ciudades grandes como Bogotá y Medellín donde los afrocolombianos son minoría, pero constituyen un número importante en términos absolutos. Cali y Cartagena a su vez hacen parte de un tipo de asentamiento donde los afrocolombianos no son mayoría, pero son numéricamente considerables y tienen un peso demográfico sustantivo (26,2% y 36,5% respectivamente), que imprime un carácter singular a esas ciudades, con la particularidad que la mayor parte de los afros se concentra en zonas específicas de la ciudad como lo es por ejemplo el Distrito de Aguablanca en Cali.

34

Otro tipo de asentamiento engloba ciudades entre pequeñas e intermedias ubicadas en los valles geográficos de los ríos Cauca y Magdalena como Zarzal y Girardot, y en la planicie de la costa Atlántica como Ayapel, los cuales tienen una proporción importante de afrocolombianos que, sin ser mayoría, se confunden con la población en general en cuanto a lugares de habitación y al transcurrir de la vida urbana. Un último tipo incluye poblados relativamente pequeños de vocación agraria, forestal o minera como Villa Rica en el valle del río Cauca, Guapi en la costa del Pacífico, Itsmina en el Chocó, o San Onofre en la costa Atlántica, donde los afrocolombianos constituyen más del 85,0% de la población.

35

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivos de Desarrollo del Milenio

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre Línea Base

Avance

Personas en pobreza extrema (%)

20,4 (1991)

16,4% (2009)

8,8

Personas en pobreza (%)

53,8 (1991)

45,5%(2009)

28,5

Niños menores de 5 años condesnutrición global (%)

10,0 (1990)

3.4%(2010)

3,0

Indicadores

Objetivos de Desarrollo del Milenio

¡

¡ PODEMOS LOGRARLOS

vación sostenida de los recursos, capacidades, opciones, seguridad y poder, necesarios para el disfrute de un estándar de vida adecuado y de otros derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales”.

La pobreza: principal obstáculo para la realización humana La pobreza es comúnmente entendida como carencia, como acceso limitado a recursos, bienes y servicios. Pero esas limitaciones suelen ir acompañadas de integración social precaria, discriminación y débil estima y respeto, que hace que la pobreza imposibilite la participación debida en la vida económica, política y social de una sociedad en calidad de miembros plenos. La pobreza como la definió el Comité de las Naciones Unidas para los Derechos Sociales, Económicos y Culturales, es “una condición humana caracterizada por pri-

36

Meta 2015

La pobreza es un fenómeno de variadas dimensiones. Es un síntoma que se expresa en realidades que se ven a simple vista. Pero como todo síntoma tiene sus causas entre ellas el acceso restringido a oportunidades no sólo materiales, sino también aquellas relacionadas con el acceso a decisiones que afectan la vida de las personas. Para superar la pobreza hay que ampliar ―en lenguaje de Amartya Sen― las capacidades para aprovechar las oportunidades y las libertades, exigir la satisfacción de los derechos, pensar a futuro, construir un proyecto de vida y ejercer la ciudadanía. En consecuencia, la pobreza no alude solamente al acceso inestable a recursos menudos, ni a la exigua posesión de bienes precarios. La pobreza material que es la más visible encubre situaciones intangibles. Oculta las desesperanzas, las frustraciones cotidianas derivadas de la lucha por sobrevivir, los sentimientos de aislamiento e impotencia; enmascara la erosión de la autoestima y las

37

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Las restricciones en el acceso a los servicios e ingresos necesarios para tener un nivel de vida digno hacen que exista una alta correlación entre pobreza y exclusión social. La reducción de la pobreza sólo podrá darse si se enfrentan los complejos factores determinantes de la exclusión social (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, 2008). El cumplimiento del ODM 1 implica avanzar para salir de la situación de pobreza, una posibilidad que puede materializarse solamente con el cumplimiento del conjunto de objetivos propuestos en la Cumbre del Milenio. Si bien la definición de pobreza, introducida previamente, está más estrechamente relacionada con el enfoque de desarrollo humano del PNUD la evaluación del logro de los ODM se efectúa en función de la pobreza medida por ingresos. En el nivel internacional la pobreza por ingresos se aproxima calculando el porcentaje de personas con un ingreso inferior a dos dólares diarios medidos en unidades de paridad del poder adquisitivo (PPA), mientras que la pobreza extrema corresponde al porcentaje de personas con ingresos que no superan el dólar diario en PPA. En el ámbito nacional se utiliza igualmente el porcentaje de personas con un ingreso inferior al valor de la línea de

38

pobreza estipulada para el país por el DANE en la que se incluyen alimentos, bienes y servicios. La línea de indigencia abarca solamente el valor de una canasta de alimentos y el porcentaje de personas con ingresos por debajo de esta línea se consideran en indigencia o pobreza extrema.

Gráfico 2

ICV para departamentos ordenados según porcentaje de afrodescendientes, 2005 100

80 70 60

90

Departamentos con significativa participacion de poblacion Afrocolombiana

90

61

73 74 74 75 69 70 70 70 72 72 67 68 69

81 81 83 83 78 79 79 79 81

50

Para dar respuesta a dichos interrogantes este documento inicia presentando una aproximación a las diferencias entre la población que se identifica como afrocolombiana y el resto de personas residentes en el país, para ello utilizando diferentes indicadores agregados que dan cuenta del estándar de vida de uno u otro grupo poblacional. La discusión utiliza información generada a partir de la Encuesta de Hogares 2002-2005, la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) 20072009, la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) de 2003 y 2008, y el Censo de población de 2005. El uso de diferentes fuentes y su irrupción en cada parte del documento dará así mismo cuenta de los problemas que enfrenta el país para visibili-

40 30 20

10 Valle

Bogotá

Atlántico

Quindío

Antioquia

Nacional

Risaralda

Santander

Meta

Caldas

N. Santander

Tolima

Huila

Bolívar

Cauca

Magdalena

Boyacá

Caquetá

Cesar

La Guajira

Nariño

Sucre

0 Córdoba

Para describir las brechas en ODM dentro de la población afrocolombiana el primer inconveniente tiene que ver con la dificultad para visibilizarlos a través de las estadísticas disponibles. Pero no solamente ello, tampoco se hace un reconocimiento explícito de su aporte cultural, social y económico al desarrollo del país, aspectos a los cuales no se alude necesariamente en este documento. Intentando superar el problema de disponibilidad de información discriminada por etnia se puede pasar a dar respuesta a interrogantes como los siguientes, ¿Cuál es la situación de los afrodescendientes en relación con la pobreza? ¿Qué tan distantes están del logro de los ODM? ¿Qué diferencias se observan entre los indicadores calculados para los afrodescendientes y los obtenidos para la población que no se ubica en ninguna etnia?

Chocó

secuelas de la falta de reconocimiento social y de exclusión. Acosados por la necesidad, viviendo en condiciones inciertas e inestables, asediados por la propaganda comercial de artículos que no pueden adquirir, sometidos a sistemas de transporte a veces agresivos e ineficientes, desprovistos de oportunidades para progresar, despojados de tiempo para dedicarle a sus familias y espoleados por deudas, la vida de los pobres se convierte en una secuela de tensiones y de frustraciones. La pobreza no es sólo una negación de lo material. Es también negación de otros caminos de realización humana.

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Fuente: Cálculos: Programa Nacional de Desarrollo Humano, DDS-DNP con base en ECH-Dane.

zar sus grupos étnicos. Lo anterior sin aludir los inconvenientes inherentes a la pregunta de autorreconocimiento que se incluye en el Censo y en las diferentes encuestas.

La brecha entre regiones aproximada mediante el Índice de Condiciones de Vida El primer ODM se evalúa a través de la pobreza medida por ingresos, sin embargo, una mirada a otros indicadores, y en este caso al Índice de Condiciones de Vida (ICV), permite forjar un panorama más claro frente a la magnitud de la brecha13.

13. El Índice de Condiciones de Vida (ICV) mide en una escala global que va de 0 a 100 los agregados de 4 componentes: 1) calidad de la vivienda con base en sus características físicas (material de las paredes, material de los pisos); 2) acceso y calidad de los servicios públicos (servicio sanitario, agua potable, combustible para cocinar, recolección de basuras); 3) tamaño y composición del hogar (hacinamiento, número de niños menores de 6 años); y educación y capital humano (educación del jefe del hogar y de los mayores de 12 años, asistencia escolar de niños y jóvenes). Los valores más altos entre 0 y 100 representan mejores condiciones de vida.

En este sentido, si se toma la pregunta de autorreconocimiento étnico en la ECV-2003 se observa que mientras el ICV promedio para los afrodescendientes en ese año era de 64,7, el promedio nacional alcanzó un valor de 73,4. El valor medio del ICV para las personas que en la ECV-2003 indicaron no pertenecer a ninguna etnia era de 74,6 14. La ECV-2008 ya no incluye la pregunta de auto-reconocimiento. Todo lo que se puede anotar sobre la base de esa encuesta es la variación en el ICV que se registra en las regiones a las cuales pertenecen los departamentos con mayor peso de población afrocolombiana. Así, mientras que la región pacífica avanza hacia el promedio nacional de ICV la atlántica se separa de éste 15. La información más actualizada en la que se incluye la pregunta de autorreconocimiento es la GEIH de 2007, conforme a la cual el ICV promedio para 14. Urrea, Fernando y Viáfara, Carlos. 2007. Pobreza y grupos étnicos en Colombia:Análisis de sus factores determinantesy lineamientos de políticas para su reducción. DNP, MERPD. 15. Para 2003 el ICV de la región pacífica (excluido Valle) representa el 81% del valor nacional y un 85% para 2008. En la región atlántica el proceso es totalmente opuesto, pues el ICV regional como proporción del valor nacional pasa de 93% en el primer año a 84% en el segundo.

39

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

los afrodescendientes en ese año era de 67,8 por debajo de la media nacional (76,6) 16. El ICV para los grupos no étnicos en esta GEIH de 2007 fue de 77,3.

Recuadro 1. Las brechas en condiciones de vida en un nivel de subregiones y municipios. 2005

Al no disponer de una fuente de información reciente, que detalle la calidad de vida de los afrodescendientes y permita establecer diferencias frente a los otros grupos, se procede a aproximar la brecha comparando los indicadores que presentan las zonas donde los afrodescendientes constituyen una proporción importante con los indicadores nacionales promedio.

La conformación de subregiones permite vislumbrar también un menor estándar de vida en las zonas donde tiende a ubicarse una mayor proporción de afrocolombianos. No se cuenta, sin embargo, con información que soporte una relación de causalidad, es decir, no se puede indicar que a mayor población afrodescendiente peores condiciones de vida, y viceversa. En consecuencia, al estar basados en la concentración regional de los afrocolombianos, todo lo que se puede afirmar es que en los municipios y regiones que ellos ocupan las condiciones de vida tienden a ser más bajas.

Si se excluyen departamentos con mayores niveles de desarrollo como el Valle del Cauca, Antioquia y Atlántico se aprecia que el ICV tiende a ser más bajo entre aquellos con mayor proporción de población afrodescendiente (Gráfico 2) 17. En Chocó, Sucre y Córdoba las bajas condiciones de vida medidas mediante este índice se asocian claramente a un problema de acceso a los servicios públicos domiciliarios y al que se anexan los materiales de las viviendas en particular el de las paredes para el primer departamento y los pisos para los dos últimos. En Cesar el problema parece estar más asociado a los pocos logros educativos de los mayores de 12 años, incluido el jefe del hogar. Una manifestación del atraso de las zonas de residencia de la población afrodescendiente se puede vislumbrar también al revisar la brecha en ICV en el nivel de subregiones o municipios tal como se describe en el recuadro 1.

16. Corresponde a hogares con información completa en el acumulado anual de la GEIH para 2007. 17. Para efectos de este trabajo como afrodescendientes se están incluyendo todos aquellos que a la pregunta ¿de cuál grupo étnico se considera? responde: raizal del archipiélago, palenquero, y negro o mulato.

40

Algunos indicios al respecto los presentan Urrea y Viáfara (2007) quienes procesando la ECV-2003 calculan un ICV de 53,6 para los afrocolombianos residentes en la región pacífica, excluido el departamento del Valle. Este valor contrasta con un ICV de 65,5 para la población que residía en esa región e indicó no pertenecer a etnia alguna. La media del ICV generada por los autores para el total de población en la región pacífica, nuevamente excluyendo el departamento del Valle, es de 58,0. Los autores no mencionan la significancia estadística de la diferencia de medias. La tabla 2 describe el menor ICV de las subregiones con alta presencia de población afrocolombiana, el valor medio nacional y, el valor obtenido para Bogotá y las capitales departamentales. El norte del Cauca y el sur del Valle como una subregión de un lado, y de otro San Andrés y Providencia que concentran entre un 25 y 39% de afrodescendientes, y entre 40 y 59% respectivamente, conforman las subregiones con ICV más cercano a la media nacional. Así mismo, las diferentes subregiones que integran el pacífico y en las que se ubica la mayor proporción de afrodescendientes

son las que registran un ICV que más se aparta de la media nacional y por ende, del valor correspondiente a Bogotá y las capitales de departamento. A la desventaja de la región pacífica hay que anexarle el constituir la única región del país en la cual el ICV no aumentó entre 1997 y 2003. Más aún, durante ese período la región presenta un deterioro. Desde la perspectiva local se observa también la desventaja descrita al tomar las condiciones de vida para un conjunto de municipios en los cuales el 80% o más de su población se identificó como afrodescendiente en el censo de 2005. Así, municipios del Chocó como Quibdó con una concentración de afrodescendientes de 95,3% en 2005, Condoto (92,4%), Tadó (83,9%) e Itsmina (82,0%) presentan un ICV que oscila entre 64,2 y 55,9. Buenaventura con un 88,5% de afrodescendientes tenía para 2005 un ICV de 69,3. Otros en la costa Caribe entre los que se incluyen María La Baja (97,1%), Puerto Escondido (81,5%), Luruaco (94,4%), y San Onofre (93,8%) presentaron para 2005 un ICV que osciló entre 45,2 y 61,5, que a la postre significó que los dos primeros y el último contaran con un indicador inferior al total nacional para el área rural (53,5). El aporte del departamento de Nariño a la pobreza entre los afrodescendientes es también notorio. En esa medida, la lista incluye a Pizarro (90,1%) y Tumaco, ambos con algo más del 89% de afrodescendientes. Entre los municipios de Nariño con alta incidencia de afrocolombianos el ICV varió entre 47,1 y 55,1, es decir, apenas sí bordeando el valor nacional para el área rural. El municipio Villa Rica (96%) en el departamento del Cauca tiene un ICV de73,1, y en López de Micay (80,1%) el ICV alcanzó un valor de 47,2118. A

estos se contrapone la situación de Puerto Tejadacon alta presencia de afrocolombianos, pero con un ICV de 80,7 que supera el promedio nacional. Turbo en Antioquia (80,9%), con un ICV de 47,2 completa el número de municipios con más de 80% de afrodescendientes.

Tabla 2

ICVpor subregiones con más de un 25% de afrocolombianos, 2005

Región* Pacífico Nariñense

% de población afro 60 o más

ICV 45,2

Pacífico Chocoano (Chocó y Antioquia)

60 o más

46,8

Pacífico Caucano y Patía

60 o más

53,1

Urabá (Chocó-AntioquiaCórdoba)

40 -59

53,1

Caribe

25- 39

58,8

Bajo Cauca (AntioquiaCórdoba-Sucre)

25- 39

61,9

60 o más

69,3

Norte del Cauca y Sur del Valle

25 -39

70,2

San Andrés y Providencia

40- 59

72,8

Pacífico Buenaventura – Valle

Promedio Nación

76

Bogotá y capitales departamentales

80,5

Fuente: CIDSE, 2009 con base en el Censo de Población 2005. *Regiones propuestas por CIDSE, 2009.

18. Aunque la proporción de afrodescendientes del municipio de Buenos Aires en el Cauca se ubicaba en un 68% en 2005, éste registra un ICV de 39, casi la mitad de la media nacional, como una manifestación de la exclusión social que enfrenta esa población.

41

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

El Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas como expresión del rezago de los afrocolombianos El Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)19 ha sido ampliamente criticado por la pérdida de capacidad para discriminar la población de acuerdo con sus condiciones de pobreza y en particular en las ciudades, en las cuales los avances en infraestructura han jalonado mejoras en las condiciones de la vivienda. Pese a estas limitaciones es factible apreciar las brechas en el bienestar entre afrodescendientes y otros grupos poblacionales, partiendo de este indicador. Utilizando el NBI, Urrea y Viáfara (2007) parten de información de la ECV 2003 y encuentran diferencias considerables entre la proporción de población afrocolombiana y el resto de población del país. Al tomar el país en su conjunto el porcentaje de afrodescendientes con NBI supera la media nacional en alrededor de 10 puntos porcentuales; un NBI de 34,5% para los primeros frente a 24,4% para todo el país en ese año. Al diferenciar entre cabecera y resto la brecha es más amplia en esta última. Esto es, mientras que la medida para la población total residente en las cabeceras municipales registraba un NBI de 12,9% la correspondiente a los afrodescendientes era de 18,6%. Por otro lado, en el área rural se obtiene un NBI de 56,1% 19. La metodología de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) determina, con ayuda de indicadores simples, si las necesidades básicas de la población se encuentran cubiertas. Los grupos que no alcancen un umbral mínimo fijado son clasificados como pobres. Los indicadores simples son: viviendas inadecuadas (con características físicas consideradas impropias para el alojamiento humano); viviendas con hacinamiento crítico (con más de 3 personas por habitación); viviendas con servicios inadecuados (sin acceso a condiciones vitales y sanitarias mínimas);viviendas con alta dependencia económica (más de tres personas por miembro ocupado); y viviendas con niños en edad escolar que no asisten a la escuela (por lo menos uno mayor de 6 años y menor de 12). Con los indicadores simples se constituye uno compuesto (Índice NBI) que clasifica en situación de pobreza o con NBI aquellos hogares que tengan por lo menos una situación de carencia de las expresadas por los indicadores simples, y en situación de miseria a los que tengan dos o más.

42

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

para el total de población frente a 67,2% para los afrodescendientes. En otras palabras, las brechas más grandes en bienestar entre afrocolombianos y población no étnica se dan en los centros urbanos, siendo menor en las zonas rurales donde la pobreza tiende a ser más bien pareja. El cuadro 1 presenta el NBI en el nivel departamental para 2002 y 2009. Los departamentos han sido ordenados conforme el peso de la población afrocolombiana al interior de cada uno de ellos. De la información del cuadro se concluyen varios aspectos. En primer lugar que los departamentos con mayor incidencia de población afrodescendiente tienden a concentrar mayores porcentajes de personas con NBI. En segundo lugar, que a pesar de las mejoras en NBI que tienden a favorecer a ese grupo de departamentos, la brecha sigue siendo muy amplia. Por ejemplo, entre 2002 y 2009, no obstante los logros de un departamento como el Chocó, la proporción de pobres por NBI sigue superando en un 76% el valor nacional. En otros con una incidencia relativamente alta de afrodescendientes se registra un incremento en la proporción de pobres por NBI medidos respecto de la media nacional (cuadro 1).

Cuadro 1

Población departamental según NBI 2002-2009 NBI Dpto./NBI Nacional Departamento

2002

2009

% afrodesc.

2002

2009

Total Nacional

22,56

17,66

10,62

1,00

1,00

Chocó

66,96

31,03

82,12

2,97

1,76

Bolívar

35,42

33,86

27,61

1,57

1,92

Valle

14,31

10,74

27,2

0,63

0,61

Cauca

27,49

28,17

22,2

1,22

1,60

Nariño

29,9

18,58

18,8

1,33

1,05

Sucre

43,78

41,07

16,08

1,94

2,33

La Guajira

45,45

48,34

14,82

2,01

2,74

Córdoba

47,38

46,2

13,21

2,10

2,62

Cesar

36,76

31,12

12,12

1,63

1,76

Antioquia

17,87

14,19

10,88

0,79

0,80

Atlántico

19,06

14,67

10,84

0,84

0,83

Magdalena

34,71

33,73

9,83

1,54

1,91

Risaralda

15,9

12,18

5,09

0,70

0,69

Caquetá

11,66

23,23

3,74

0,52

1,32

Cundinamarca

23,55

13,2

3,37

1,04

0,75

Santander

16,13

10,92

3,15

0,71

0,62

Meta

19,61

18,36

2,56

0,87

1,04

Caldas

13,99

11,84

2,54

0,62

0,67

Quindío

20,04

11,89

2,46

0,89

0,67

Norte de Santander

25,93

21,02

1,85

1,15

1,19

Bogotá

9,09

6,57

1,49

0,40

0,37

Boyacá

26,54

11,38

1,39

1,18

0,64

Tolima

24,5

19,34

1,22

1,09

1,10

32,67

19,51

1,17

1,45

1,10

Huila

Fuente: ECH 2002-2005, GEIH 2007-2009. Cálculos DNP-SPSCV * Expansiones Censo 2005, además de los años 2002-2005 la estimación tiene un error más alto debido a que en las 13 áreas se realizó módulo de vivienda en el tercer trimestre solamente.

43

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Gráfico 3

Gráfico 4

Brecha departamental con respecto al nacional (NBI Dpto. /NBI Nacional)

NBI en municipios del norte del Cauca, 1993 y 2005

3,50 2002

2009

Porcentaje

3,00 2,50 2,00 1,50 1,00 0,50

80 70 60 50 40 30 20 10 0

70 59

61

57

60

53

51

50 48

30

46

40 22

50

Cauca: 46,6* 38 33

31

Colombia:27,7

18

Huila

Tolima

Bogotá

Boyacá

Quindío

Norte de Sanander

Meta

Caldas

Santander

Caquetá

Departamentos con importante población Afro- Colombiana

Cundinamarca

Risaralda

Magdalena

Atlántico

Antioquia

Cesar

Córdoba

La Guajira

Sucre

Nariño

Valle

Cauca

Chocó

Bolívar

0,00

Fuente: ECH 2002-2005, GEIH 2007-2009. Cálculos DNP-SPSCV

Ahora bien, un análisis de las diferencias en el porcentaje de la población afrodescendiente en condiciones de miseria indican que departamentos como Cauca (6,3% en 2002 y 8,4% en 2009) y Sucre (22,7% en 2002 y 14,9% en 2009), y quizá en menor proporción el departamento del Atlántico (4,5% en 2002 y 2,9% en 2009), aumentan sus diferencias frente a la media nacional entre esos dos años (6,5% en 2002 y 4,7% en 2009). En los otros departamentos en los cuales el censo de 2005 arrojó una proporción de afrodescendientes superior a la media nacional (10,6%) las diferencias en el porcentaje de personas en miseria se recortan frente al valor nacional. Como es de esperar las diferencias se mantienen en la medida en que la información se desagrega en el nivel de municipio. De acuerdo con estimaciones del DNP, consignadas en el documen-

44

to Conpes 3660 de 2010, para 2005 en los 108 municipios con población afrocolombiana mayor o igual al 30% la proporción de pobres por NBI (43,1) casi doblaba el promedio nacional (27,8) 20. Cabe anotar que entre 1993 y 2005, el indicador de NBI disminuyó en 85 de esos 108 municipios y 93 de ellos superaron el promedio nacional para ese último año. De otra parte, los 10 municipios que conforman la región afronortecaucana presentaron mejorías entre 1993 y 2005. No obstante, como puede verse en el gráfico 4, los niveles de NBI seguían siendo superiores al promedio nacional (27,8) para 2005, destacándose un estado que podría describirse como crítico en los municipios de Suárez (59) y Buenos Aires (57). 20. En estos municipios, el ICV calculado para 2005 indicaba también la desventaja de sus residentes afrodescendientes frente a la media nacional. Un ICV de 69,2 para esos municipios en contraste al 78,8 para el nivel nacional.

Año 1993 Año 2005 * NBI para 2005 Cauca y Colombia. Fuente: PNUD, 2009: 12. Proyección Milenio: Una apuesta para avanzar hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en municipios del norte del Cauca con población significativamente afrodescendiente.

La desventaja de los afrocolombianos vista desde la perspectiva de las condiciones de vida de las regiones en las cuales se ubican ha sido analizada en los microterritorios. En el documento “San Basilio de Palenque frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio” (PNUD y el Observatorio del Caribe Colombiano, s.f.:15-16) se muestra, por ejemplo, que en esta comunidad localizada en el municipio de Mahates, departamento de Bolívar, el NBI actualizado para 2007 revelaba una situación alarmante de pobreza, toda vez que 76,7% de su población presentaba al menos una necesidad básica insatisfecha. El 50,1% de sus habitantes se encontraba en condición de miseria. En otras palabras, en San Basilio de Palenque, una antigua sociedad palenquera reconocida por su tenacidad en la búsqueda de autonomía y libertad durante el período colonial, 3 de cada 4 personas se hallan en situación de pobreza y 1 de cada 2 en con-

diciónde miseria 21. Según el mismo documento esa situación evidencia un estado severo de vulnerabilidad y de violación de derechos que vista a través del ICV, se asocia a un indicador de 45,5 en 2007 cuando dos años atrás el valor calculado para el país era de 78,8. El recuadro 2 resume los resultados del análisis efectuado por Viáfara y Urrea, construido a partir del indicador de necesidades básicas insatisfechas y en el cual se utiliza información censal. En el mismo recuadro se da cuenta también de las desventajas de los afrodescendientes residentes en la ciudad de Cartagena, plasmadas en los resultados de una investigación adelantada por el PNUD.

21. Es decir, con dos o más necesidades básicas insatisfechas.

45

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Recuadro 3. El caso de Cartagena para el ODM 1

Recuadro 2. Brecha en NBI entre población afrodescendiente y no étnica en varios municipios. 2005 Viáfara, Urrea y Correa (2009) calcularon con base en información del censal el porcentaje de población afrocolombiana y no étnica con NBI en ciudades que albergan un número importante de afrodescendientes y para el total de las cabeceras municipales del país. Las cifras obtenidas mostraron brechas en todos los casos en contra de la población negra, como se aprecia en la siguiente tabla, siendo la más amplia la correspondiente al total de cabeceras (15,3 puntos porcentuales) y la más baja la de Bogotá (1.6 puntos porcentuales). Cabe anotar que la población afrocolombiana que vive en Bogotá es producto en buena medida de migraciones selectivas en la que se destacan estudiantes, profesionales y personas calificadas y que Bogotá presenta los mejores indicadores socioeconómicos del país.

Tabla 3

Porcentaje de población afrocolombiana y no étnica con NBI,. 2005 Ciudad

Afrocolombianos

% de población con NBI

Número*

Porcentaje

Afrocolombianos

No étnica

Cali

542.936

26,2

15,9

9,2

Cartagena

319.373

36,5

35,1

21,2

Buenaventura

271.141

88,5

37,9

24,2

Medellín

138.018

6,5

15,9

12,5

Quibdó

100.007

95,3

90,2

75,3

Bogotá

97.885

1,5

10,9

9,3

Pereira

24.410

5,7

17,5

13,1

Total Cabeceras

3.135.058

7,6

33,3

18

Gráfico 5

Porcentaje de población afrocolombiana y no étnica con NBI,. 2005 100 90

80 70

75,3

% de población con NBI No étnica

60

50

35,1

30

20 10

21,2

15,9

37,9

33,3

24,2 15,9 12,5

9,2

10,9 9,3

17,5 13,1

18

0 Cali

Cartagena

Buenaventura

Medellín

Quibdó

*DANE, Censo de 2005. Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 167).

46

Tabla 4

Porcentaje de afrocolombianos en pobreza y pobreza extrema en UCG de Cartagena 2006 Unidades Comuneras de Gobierno UCG

% afros

% pobreza por NBI (2006)

% miseria por NBI -2006

UCG 12

16,1

14,1

2,1

UCG 7

21,1

19,2

3,3

UCG 8

21,4

20,5

4

UCG 6

41,1

82

42,5

UCG 2

44,9

63,3

28,9

UCG 5

45,1

82,6

36,4

UCG 4

52,9

71

32,2

90,2

% de población con NBI Afrocolombianos

40

De otro lado, el documento “Cartagena de Indias frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio” (PNUD y otros, s.f.) ofrece información que permite mirar las brechas dentro de la ciudad. Las Unidades Comuneras de Gobierno (UCG) en que está zonificada Cartagena cuentan con porcentajes diferentes de población afrocolombiana. En las UCG 7, 8 y 12, menos de la quinta parte de sus residentes son afrodescendientes, menos del 20% están en pobreza y menos del 4,0% en pobreza extrema. Por el contrario, en las UCG 2, 4, 5 y 6 en las que más del 40% son afrocolombianos, por lo menos 3 de cada 5 están en situación de pobreza y al menos 1 de cada 3 en pobreza extrema (tabla 4).

Bogotá

Pereira

Total Cabeceras

Fuente: PNUD y otros (s.f.), Cartagena de Indias frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En la tabla anterior se aprecia que las UCG que concentran la mayor proporción de afrocolombianos presentan también más pobreza y miseria. La información pone en evidencia las relaciones estrechas entre territorios y poblaciones, indicando las diferencias entre la situación de los afrodescendientes y la población no étnica en términos de bienestar. La información de la Tabla 4 se presenta de otra forma en los gráficos 6 y 7. En ellos puede apreciarse que en las UCG que concentran la mayor proporción de afrocolombianos, también se concentran la pobreza y la pobreza extrema. Los gráficos ponen en evidencia las relaciones estrechas entre territorios y poblaciones y las distancias, no solamente entre la situación de los afrodescendientes y la de la población no étnica en términos de bienestar, sino también la brecha que separa ambas poblaciones del logro de las metas del milenio. Como puede observarse en los dos gráficos, todas las UCG con menos proporción de afrocolombianos ya lograron las metas 22. Por el contrario, en aquellas donde dicha proporción es significativa las metas aparecen lejanas. 22. Las metas ODM se expresan en porcentajes de población en situación de pobreza y pobreza extrema y no por NBI. En los Gráficos 8 y 9 se las ubica solamente como referencia.

47

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

El caso de Cartagena para el ODM1

Gráfico 6

Porcentaje de población afrocolombiana y porcentaje de población en pobreza por NBI en Unidades comuneras de gobierno de Cartagena, 2006 META ODM: 28,5

60

UCG 4

% Población Afrocolombiana

55

UCG 5

50 45

UCG 2

40

En la parte urbana las condiciones necesarias para “vivir bien” se relacionan estrechamente con la superación de factores de exclusión social y discriminación racial. En las zonas rurales se encuentran dadas por otros factores como la seguridad en los territorios donde no media tan marcadamente la exclusión y la discriminación.

UCG 6

35 30 25

UCG 8

UCG 7

20 15

En la calidad de vida inciden factores relacionados con el acceso a elementos básicos para la subsistencia tales como vivienda, salud, educación y aspectos de carácter socio-cultural que contribuyen a la identidad y pertenencia, y que hacen que una comunidad viva y se sienta bien y pueda tener una vida digna23, manteniendo los referentes propios de la cultura negra.

UCG 12

10

META ODM: 14.0

5

Cuadro 2

Condiciones para la calidad de vida de comunidades Afrocolombiana

0 0

10

20

30

40

50

60

70

80

90

% Pobreza NBI

UCG con mayor % Población Afro

Fuente: Elaborado con información en PNUD y otros (s.f.), Cartagena de Indias frente a los ODM Objetivos de Desarrollo del Milenio.

URBANO

RURAL

La tranquilidad, dada por el acceso al trabajo, vivienda y los servicios de salud.

La seguridad, dada por la tenencia de la tierra, la ausencia de conflicto armado, la seguridad alimentaria y la participación en las decisiones que los afecta.

Igualdad de derechos y oportunidades.

Gráfico 7

% Población afrocolombiana

Porcentaje de población afrocolombiana y porcentaje de población en pobreza extrema por NBI en unidades comuneras de gobierno de Cartagena, 2006 60 55 50 45 40 35 30 25 UCG 7 UCG 8 20 15 UCG 12 10 5 0 0

5

META ODM: 8,8

UCG 4

UCG 2

UCG 5

En las zonas urbanas las necesidades y satisfactores, así como las condiciones necesarias para tener calidad de vida se asemejan a las del común de los habitantes urbanos. Difieren realmente en el nivel de oportunidades para acceder en igualdad de condiciones a los satisfactores. La identidad cultural en las áreas urbanas se valora como un mecanismo de defensa y de solidaridad étnica ante la sociedad mayoritaria. En zonas rurales los elementos constitutivos del “vivir bien” se relacionan estrechamente con el territorio, la cultura e identidad y el acceso a servicios básicos de salud, educación y vivienda.

UCG 6

El concepto de pobreza en las zonas urbanas se relaciona con el no poder suplir las necesidades básicas como el acceso a la salud, educación, vivienda, trabajo y a la falta de ingresos monetarios. Esta situación se relaciona estrechamente con la discriminación racial. En las entrevistas realizadas algunas personas mostraban cómo al alejarse del territorio ancestral24 para irse a las ciudades tenían una merma en su calidad de vida y una sensación de marginalidad. 10

15

20

25

30

35

40

45

% de Miseria /NBI

1. Enrique Sánchez y Paola García. 2006. Más allá de los promedios: afrodescendientes en América Latina. Los Afrocolombianos. Josefina Stubbs y Hiska N. Reyes, editoras. Banco Mundial. pp. 31-35.

UCG con mayor % Población Afro

Fuente: Elaborado con información en PNUD y otros (s.f.), Cartagena de Indias frente a los ODM. Objetivos de Desarrollo del Milenio.

48

23. Cuando se habló de vida digna en los talleres se hacía referencia a poder contar con los elementos necesarios que cualquier persona debe contar en especial con la salud, la educación y la vivienda. 24. Concepto acuñado en el proceso de reivindicaciones sociales de la Ley 70 en el sur del Pacífico para designar las tierras comunitarias.

49

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

En la vida de los barrios urbanos se advierte una brecha generacional entre los mayores que mantienen una relación de paisanaje con sus coterráneos y un nexo espiritual o simbólico con su lugar de origen y los jóvenes nacidos en la ciudad, sin nexos manifiestos con los territorios de pertenencia de sus padres. Para el caso de los afro-urbanos la pobreza tiene una relación directa con la marginación y la exclusión social por razones raciales. Pese a las deficiencias en cuanto a disponibilidad de información que dé cuenta de la situación social y económica de las población afrodescendiente, y de la falta de continuidad en la introducción de la pregunta de autorreconocimiento en las diferentes encuestas de hogares, no se pueden desconocer las diferencias que arrojan las medidas de pobreza que indican la desventaja de los afrocolombianos. Adicionalmente, cabe preguntarse por los elementos que ellos mismos consideran como determinantes de sus condiciones de vida. Al respecto, el cuadro 2 presenta las conclusiones de un estudio realizado por el Banco Mundial durante 2006 que incluyó la realización de talleres y entrevistas a más de 70 personas, frente a que la población afrodescendiente considera relevante para su calidad de vida, descrita como “vivir bien”. De acuerdo con la ECV 2008 la percepción de la población residente en las regiones con predominio de afrodescendientes da cuenta, igualmente, de la brecha en las condiciones de vida que enfrenta este grupo de población. En la región pacífica, por ejemplo, alrededor del 36% califica su calidad de vida entre 1 y 5 en un rango que va de 1 a 10, correspondiendo el primer valor a las condiciones más bajas y 10 a las mejores. Lo crítico es que sea en esta misma región donde la mayor proporción de población considera que sus condiciones de vida actuales son peores que las que se tenía cinco años atrás (20% del total de hogares entrevistados frente a una media nacional de 15,9%), lo cual significa que desde la perspectiva de la población misma la ruptura del círculo de la pobreza estaría cada vez más lejana.

50

Para el 58,4% de los hogares entrevistados en 2008, residentes en la región pacífica y para un 49,4% de los ubicados en la región caribe, las condiciones de vida para ese año las consideraban regulares o malas cuando el porcentaje correspondiente a la media nacional, que calificaron sus condiciones de vida en ese sentido, era de 36,6%. De igual forma, en estas dos regiones se ubica la mayor proporción de población que considera que sus condiciones de vida son peores si se les compara con las de los hogares en los cuales crecieron. Los valores respectivos son 14,6% del total de hogares entrevistados en la región caribe y un 15,3% en la región pacífica, frente a una media nacional de 12,2%. Desde la perspectiva de los ingresos se observa que mientras el 35,3% de los hogares del país consideran sus ingresos insuficientes para cubrir los gastos del hogar, en la región pacífica y del caribe dicho porcentaje aumenta al 49,7% y 49,5%, respectivamente. Así mismo, al preguntar a los hogares si se consideran pobres, el 70,9% de los ubicados en la región pacífica indicaron serlo, al igual que el 66% de los residentes en la región caribe y el 68% de los de San Andrés y Providencia, pese a que estos últimos manifestaron mejores condiciones en otros aspectos relacionados con la percepción sobre las condiciones de vida del hogar. Otra característica relevante en los territorios caracterizados por el peso de la población afrodescendiente, es que pese a su mayor pobreza, sus aspiraciones en materia de ingresos tienden a ser más bajas si se les compara con las indicadas por

los hogares en regiones del país con menor proporción de esa población o con la media nacional. Así, mientras que los hogares en la región pacífica consideran que para satisfacer adecuadamente sus necesidades deben contar con un ingreso mínimo por mes cercano a los $950.000 pesos, y los de la región caribe cerca de $1,2 (un millón doscientos mil pesos; para los residentes en otras regiones del país, excluyendo a San Andrés y Providencia, la aspiración de ingresos mensuales asciende a $1,5 (un millón quinientos mil pesos, mientras que el ingreso medio nacional deseado está por el orden de 1,4 (un millón cuatrocientos mil pesos. En San Andrés y Providencia los hogares aspiran a contar con poco más de 1,5 (un millón quinientos mil pesos, para satisfacer sus necesidades adecuadamente, reflejando los costos de la residencia en el archipiélago los cuales marcan diferencias considerables con los otros territorios ocupados por afrodescendientes. La brecha entre ingresos que enfrentan los afrodescendientes constituye un indicio de las dificultades para alcanzar los ODM en esas regiones. A continuación, se trata de adaptar este análisis a los indicadores adoptados para el seguimiento del primer ODM que apunta a la reducción de la pobreza extrema.

La brecha en ingresos entre la población afrodescendiente y el resto de población Para efectos del presente informe el análisis de la reducción en la pobreza extrema se sustenta en la revisión del indicador nacional, pues se carece de la medida de dólar diario, también propuesta para el seguimiento al cumplimiento del objetivo. En este sentido, por pobreza extrema se entiende el porcentaje de personas cuyos ingresos no son suficientes para cubrir las necesidades alimen-

tarias, medidas mediante el valor de una canasta calculada por el DANE. Las personas en pobreza extrema se describen también como personas en “indigencia”. Este grupo de población hace parte del conjunto más amplio asociado con el indicador de incidencia de la pobreza que alude a la proporción de personas cuyos ingresos son insuficientes para cubrir una canasta más amplia de bienes y servicios. Al comparar los porcentajes de personas afrocolombianas en situación de pobreza y pobreza extrema con los de las personas no étnicas se encuentran diferencias significativas, tal como lo reveló la ECV de 2003 (Urrea y Viáfara, 2007). Mientras el 60,0% de los afrocolombianos se encontraba en pobreza y el 24,1% en indigencia las cifras para la población no étnica eran 54,1% y 18,6%, respectivamente. Las brechas de 5,9 y 5,5 puntos porcentuales revelan las distancias en acceso a oportunidades y en condiciones de bienestar existentes entre ambas poblaciones. Conforme al DNP entre 2002 y 2009 la incidencia de la pobreza se redujo en 8 puntos porcentuales al pasar de 53,5% en el primer año a 45,5% en 2009. La población en las cabeceras municipales fue la más beneficiada con la reducción de la pobreza, una caída de 8,7 puntos porcentuales en el indicador (de 48,3% a 39,6%) en comparación con la reducción de la pobreza rural en apenas 5 puntos porcentuales durante el mismo período (69,3% a 64,3%). Esta situación a la postre significa que, por el simple hecho de residir en las zonas rurales del país, sólo cerca de la tercera parte de los afrodescendientes enfrentan una menor reducción de la pobreza por ingresos en el período referido. La tabla 5 muestra las cifras del DNP sobre la evolución de la pobreza entre 2002 y 2009 en el nivel departamental. Pese a las dificultades asociadas

51

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

al manejo de dos tipos de encuestas y a los sesgos inherentes al empalme de las series 2002 a 2005, basadas en la ECH, las cifras gubernamentales apuntan a una reducción en la pobreza durante el período referido para la mayoría de los departamentos del país. Se destacan reducciones importantes en departamentos como Nariño y Bolívar con una fuerte concentración de afrocolombianos (9,8 y 7,1 puntos porcentuales entre 2002 y 2009, en el orden respectivo). Sin embargo, en otros

como Cauca y Chocó la tendencia fue totalmente opuesta con incrementos en la incidencia de la pobreza de 4,3 y 2,6 puntos porcentuales. En 2009 el porcentaje de población en pobreza residente en Chocó y Cauca superaba el 70%, mientras que en Sucre, La Guajira, Cesar y Córdoba, departamentos con una presencia importante de población afrocolombiana, la incidencia de la pobreza superaba el 60%.

Tabla 5

Incidencia de pobreza por departamento, 2002 - 2009 Departamento

Chocó Bolívar Valle del Cauca* Cauca Nariño* Sucre La Guajira Córdoba Cesar* Antioquia Atlántico Magdalena Risaralda Caquetá Cundinamarca* Santander Meta Caldas Quindío Norte de Santander Bogotá Boyacá Tolima Huila* Total Nacional

2002

2009

67,9 64,5 42,2 65,8 66,7 72,1 68,1 68,3 65,0 57,3 50,2 65,7 48,8 58,0 55,6 48,8 45,6 58,4 51,5 52,4 35,7 70,1 59,7 74,1 53,7

70,5 57,4 38,7 70,1 56,9 68,1 66,9 67,8 60,3 46,7 46,9 60,5 45,3 56,9 33,5 33,3 41,7 56,0 53,6 46,7 22,0 53,5 54,3 61,8 45,5

% afrodesc.

82,1 27,6 27,2 22,2 18,8 16,1 14,8 13,2 12,1 10,9 10,8 9,8 5,1 3,7 3,4 3,2 2,6 2,5 2,5 1,9 1,5 1,4 1,2 1,2 10,6

Vale mencionar un caso local específico con la información recopilada por la Alcaldía de Santiago de Cali que da cuenta de los menores ingresos

percibidos por los afrodescendientes en algunos microterritorios de la ciudad (recuadro 4).

Recuadro 4. La brecha en ingresos en barrios bajos de la ciudad de Cali, 2008 El “Sistema de índices de inclusión social actualizados de Santiago de Cali” (Alcaldía de Cali, 2010) presenta información recolectada en 2008 en barrios pobres (estratos 1 y 2) de la ciudad. En aquellos barrios ubicados en la parte oriental (Sardi, Potrero Grande, El Retiro y Charco Azul) más de la mitad de sus habitantes son afrodescendientes, mientras que en los emplazados en la ladera occidental (Montebello, Aguacatal, Lleras y Los Chorros) menos de la quinta parte de sus moradores lo son. En la siguiente tabla se presenta información sobre los ingresos por hogar en cada uno de los barrios mencionados.

Diferencia 2009-2002

2,6 -7,1 -3,5 4,3 -9,8 -4,0 -1,2 -0,5 -4,7 -10,6 -3,3 -5,2 -3,5 -1,1 -22,1 -15,5 -3,9 -2,4 2,1 -5,7 -13,7 -16,6 -5,4 -12,3 -8,2

Fuente: Cálculos MESEP. 2008 y 2009: GEIH. 2002-2005: Serie de ingresos ECH empalmados para el total Nacional * Las diferencias ente ECH 2008 y GEIH2008 para los dominios geográficos Cesar, Cundinamarca, Huila, Nariño y Valle del Cauca registran un nivel de significancia mayor o igual al 90%.

Tabla 6

Población afrodescendiente e ingresos por hogar en algunos barrios de estratos bajos de Cali. 2008

Barrio

% de afrocolombianos

% de hogares con ingresos mensuales iguales o inferiores a $200.000 (US$ 100)

% de hogares con ingresos mensuales iguales o inferiores a $400.000 (US $200)

Número de personas por vivienda

1

Montebello

9,7

33,3

74,6

4,6

2

Aguacatal

16,0

26,9

69,8

4,3

3

Lleras

18,1

24,3

61,0

4,4

4

Los Chorros

21,7

46,2

71,2

4,8

5

Charco Azul

54,9

23,6

61,1

4,4

6

El Retiro

60,2

38,7

70,9

4,3

7

Potrero Grande

60,6

49,6

84,9

4,4

8

Sardi

84,8

42,7

85,8

4,7

Fuente: SIISAS – Alcaldía de Santiago de Cali.

Por tanto, los saltos en la serie entre 2005-2008 pueden estar explicados en parte por las limitaciones de la metodología de empalme de series. Nota: Debe advertirse que para algunos departamentos y ciudades se presentan cambios considerables entre los niveles de las estimaciones de la serie 2002-2005 (ECH empalmada) y el año 2008 (GEIH), a pesar de que las diferencias entre la ECH 2008 y la GEIH 2008 no son significativas. Esto debido a las características del empalme cuya precisión es menor a medida que aumenta el nivel de desagregación para el análisis de las cifras.

52

53

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Gráfico 8

Variación en la pobreza extrema por departamentos, 2002-2009 40 32 30

26

10

5 1

25. Sin embargo, el número de afrodescendientes residentes en el Distrito Capital es relativamente alto (97.885 según el censo de 2005).

54

Incidencia de pobreza extrema por departamento. 2002 – 2009 Departamento

2002

2009

% afrodesc.

Chocó Bolívar Valle del Cauca* Cauca Nariño* Sucre La Guajira Córdoba Cesar* Antioquia Atlántico Magdalena Risaralda Caquetá Cundinamarca* Santander Meta Caldas Quindío Norte de Santander Bogotá Boyacá Tolima Huila* Total Nacional

32,4 28,7 12,7 29,8 28,5 31,6 25,8 37,9 19,8 21,1 13,9 23,4 11,7 24,3 23,3 15,3 13,7 16,9 16,6 14,2 8,6 41,9 23,9 39,9 19,73

41,0 22,1 12,5 39,3 18,8 28,5 32,4 29,4 25,7 16,6 13,3 22,8 11,8 18,0 10,6 9,1 13,6 17,7 20,7 14,1 4,1 22,1 21,7 31,0 16,4

82,1 27,6 27,2 22,2 18,8 16,1 14,8 13,2 12,1 10,9 10,8 9,8 5,1 3,7 3,4 3,2 2,6 2,5 2,5 1,9 1,5 1,4 1,2 1,2 10,6

-40

-21

Fuente: Cálculos MESEP. 2008 y 2009: GEIH. 2002-2005: Serie de ingresos ECH empalmados para el total Nacional. * Las diferencias ente ECH 2008 y GEIH2008 para los dominios geográficos Cesar, Cundinamarca, Huila, Nariño y Valle del Cauca registran un nivel de significancia mayor o igual al 90%. Por tanto, los saltos en la serie entre 2005-2008 pueden estar explicados en parte por las limitaciones de la metodología de empalme de series. Nota: Debe advertirse que para algunos departamentos y ciudades se presentan cambios considerables entre los niveles de las estimaciones de la serie 2002-2005 (ECH empalmada) y el año 2008 (GEIH), a pesar de que las diferencias entre la ECH 2008 y la GEIH 2008 no son significativas. Esto debido a las características del empalme cuya precisión es menor a medida que aumenta el nivel de desagregación para el análisis de las cifras.

-26

-9

Huila*

Total Nacional

Tolima

Bogotá

Boyacá

Quindío

Meta -1

Caldas

Santander

Caquetá

Risaralda

Cesar*

Atlántico

-3

-22 -17

-1 -34 -41

-50

-47

Diferencia 2009-2002 8,6 -6,6 -0,2 9,5 -9,7 -3,1 6,6 -8,5 5,9 -4,5 -0,6 -0,6 0,1 -6,3 -12,7 -6,2 -0,1 0,8 4,1 -0,1 -4,5 -19,8 -2,2 -8,9 -3,4

Magdalena

4

Norte de Santander

-22

-2

Antioquia

Córdoba

Sucre

La Guajira

Cauca

Nariño*

-10

Cundinamarca*

-23

Valle del Cauca*

-10

Chocó

0

-30

Tabla 7

25

20

-20

Al observar la variación en la indigencia o pobreza extrema (tabla 7) se aprecia que en el nivel de país su reducción es mucho más baja comparada con la correspondiente a la pobreza; apenas supera unos tres puntos porcentuales entre 2002 y 2009. Esta disminución es mayor en la zona rural (2 puntos porcentuales) que en cabecera (1,1 puntos porcentuales). Por departamentos, entre 2002 y 2009 las mayores reducciones en pobreza extrema no se dan entre los que cuentan con una proporción significativa de afrodescendientes, éstas se dan en Bogotá y Boyacá, en cuyos territorios la proporción de afrodescendientes no supera el 1,5%25. En los departamentos con una proporción significativa de afrodescendientes se destacan reducciones importantes en indigencia en Nariño y Bolívar (9,7 y 6,6 puntos porcentuales respectivamente). En contraste, en Cauca y Chocó el número de personas en indigencia registró un incremento importante durante el período (9,5 y 8,6 puntos porcentuales respectivamente), con aumentos importantes en otros departamentos con participación de población afro como La Guajira y Cesar. Sobresale también el estancamiento en la reducción de la pobreza extrema en el Valle del Cauca que apenas se redujo en 0,2 puntos porcentuales durante el período. Estos resultados se presentan en términos porcentuales en el gráfico 8.

30

27

Bolívar

La mayor parte de los hogares de los barrios referenciados tienen ingresos que oscilan entre 200 mil y 400 mil pesos mensuales. Si se toma en cuenta que el promedio de personas por hogar es de 4,5, quiere decir, que cada una, afrodescendiente o no étnica, sobrevive con un ingreso que se sitúa entre US$0,75 y US$1,50 diarios. Sin embargo, los hogares afrocolombianos enfrentan la peor situación: en Potrero Grande (60,6 % de afrocolombianos) el ingreso per cápita en 1 de cada 2 hogares es inferior a US$1 diario y en 9 de cada 10 inferior a US$1,50; en Sardi (84,8% de afrocolombianos) 2 de cada 3 hogares tienen ingresos promedio por persona/día inferiores a US$1 y 9 de cada 10, inferiores a US$1,50 dólares. Estos datos reflejan situaciones de miseria preocupantes.

-55

-60

Variación Procentual 2002-2009

-52

Fuente: Estimaciones DANE y DNP. * Con limitaciones en las metodologías de emplames

Fuente: Cálculos MESEP, 2008 y 2009: GEIH. 2002-2005: serie de ingresos ECH empalmados para el total nacional

Los resultados anteriores muestran que el país como un todo enfrenta dificultades para cumplir a 2015 la meta propuesta de reducción de la pobreza a 28,5%. De acuerdo con la información de la Tabla 5 Bogotá es la única región que ya alcanzó la meta nacional de reducción de la pobreza al 2015. Otras regiones con probabilidad de alcanzarla son Cundinamarca y Santander. Para los territorios ocupados por afrodescendientes la magnitud de la brecha existente en cuanto a incidencia de la pobreza hace que el logro de esta meta sea prácticamente imposible. La situación es particularmente crítica en los departamentos de Cauca y Chocó donde la pobreza supera actualmente el 70%. Para lograr la meta nacional a 2015 estos departamentos tendrían que reducir la pobreza en más de 8 puntos porcentuales por año, circunstancia más que improbable máxime si se tiene en cuenta que la tendencia reciente en estos departamentos ha sido al aumento. Una situación similar a la descrita para la incidencia de la pobreza se aprecia en relación con la pobreza extrema. El país se ha trazado a 2015 una

meta de 8,8%, pero entre 2002 y 2009 apenas se ha reducido de 19,7% a 16,4%. Bogotá ya ha alcanzado la meta y estarían muy cerca de hacerlo Santander, Cundinamarca, Risaralda y Valle del Cauca. Este último sería el único departamento con un porcentaje significativo de población afrocolombiana susceptible de alcanzar la meta, sin embargo, como ya se señaló sus niveles de indigencia se han mantenido prácticamente inalterados entre el 2002 y el 2009. Los demás departamentos con concentración de población afrocolombianas se mantienen alejados de esta meta y en algunos casos como Chocó y Cauca antes que acercarse a la media nacional, vienen apartándose de ella. En estas condiciones tampoco es probable que el país logre la meta nacional de indigencia a 2015. De una u otra forma las condiciones de pobreza y el rezago de los afrodescendientes respecto de los otros grupos poblacionales del país están asociados con las características de las ocupaciones en las cuales se desempeñan. Tal como lo muestra la GEIH del segundo trimestre de 2007 la informalidad constituye un patrón laboral común entre

55

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

los afrocolombianos. En las trece áreas metropolitanas la tasa de informalidad era mayor para la población afrocolombiana (65%) que para el total nacional (56%). Así mismo, mientras una de cada tres personas que indicó no pertenecer a ningún grupo étnico trabajaba sola, la relación correspondiente a los afrocolombianos era de 2 a 526. Las mujeres afrocolombianas se ven sobre-represen-

tadas en la informalidad relacionada con actividades de “rebusque” en el comercio al por menor, la elaboración de alimentos y artesanías, actividades asociadas al servicio doméstico, y el cuidado de niños y ancianos, que derivan en bajos ingresos y ausencia de seguridad social para buena parte de ellas (Viáfara y Urrea, 2006). Estas características se resumen en el Conpes 3660, tal como se describe en el recuadro 6.

26. DNP. 2010. Documento Conpes 3660.

Recuadro 5. Afrodescendientes: baja productividad y competitividad de las actividades productivas Una de las características básicas asociadas a la población afrocolombiana son las “menores dotaciones en capital humano y fuentes de capital*”. En las áreas urbanas, donde se concentra una buena proporción de la población afrocolombiana, dicha población se ubica principalmente en el sector informal de la economía, en condición de trabajadores unipersonales. Según la ECH del segundo trimestre de 2007, para el promedio de las trece áreas metropolitanas, la tasa de informalidad es mayor para la población afrocolombiana frente al total nacional. Para el caso de la población afrocolombiana esta tasa es de 65% y de 85% para los raizales frente a una tasa de 56% del total nacional. De otra parte, el 40% de los trabajadores afrocolombianos se encuentran ocupados en empresas unipersonales frente al 30% de los trabajadores no afrocolombianos (cuadro 3).

Cuadro 3

Afrodescendientes: baja productividad y competitividad de las actividades productivas Grupo étnico

Ocupados formales

Ocupados Informales

Total

Tasa de informalidad

Indígena

23.433

47.935

71.368

67,2%

Gitano

910

900

1.810

49,7%

Palenquero

410

2.419

2.829

85,5%

Negro, mulato, afrocolombiano

148.651

274.286

422.937

64,9%

Ninguno de los anteriores

3.423.025

4.362.563

7.785.588

56,0%

Total

3.596.429

4.688.328

8.284.757

56,6%

El sector rural se caracteriza por la presencia de pequeños propietarios en unidades campesinas individuales y en territorios colectivos (Ley 70 de 2003). Estas unidades productivas están insertas en sectores relacionados con el sector primario de la economía tales como agricultura, silvicultura, pesca y caza, caracterizadas por bajos niveles de productividad, poca agregación de valor, baja articulación a los mercados

56

nacionales e internacionales, carencia de instituciones de apoyo a los mercados para mejorar la competitividad en las iniciativas de inversión (acceso al crédito, alternativas de aseguramiento, fomento de formas asociativas y solidarias de producción) y problemas de infraestructura, que menguan la sostenibilidad y el impacto en el tipo de acciones emprendidas. Además de la baja productividad el Conpes 3660 identifica otros ejes problemáticos asociados a la pobreza de los afrocolombianos: los bajos niveles de escolaridad relacionados con las dificultades de acceso, permanencia y calidad de la educación; y la fragmentación del tejido social en estrecha relación con el fenómeno del desplazamiento que ha afectado a una proporción muy alta de afrocolombianos en las áreas rurales. A diciembre de 2009 el total de población desplazada en el país ascendía a 3.303.979 personas de las cuales el 8,1% eran afrodescendientes (268.135 personas). Este porcentaje ubica a dicha población como la más afectada por el fenómeno del desplazamiento por encima de los indígenas y la población Rom, que en conjunto representan el 2,8%. Si el número de afrodescendientes afectados por el desplazamiento se expresa como proporción del total de personas que se reconocieron como pertenecientes a esa etnia, en el censo de 2005, se tiene que al menos el 6% de los afrocolombianos ha sido afectado por el fenómeno del desplazamiento 27. El documento Conpes 3660 alude a otros dos factores problema en relación con la pobreza entre los afrodescendientes, esta vez asociados a la institucionalidad. El primero de ellos tiene que ver con las políticas, planes, programas, proyectos y normas que son insuficientes frente a la problemática, o que no se implementan de manera adecuada. El segundo es la pérdida de gobernabilidad y desinstitucionalización del territorio. Finalmente, el Conpes alude a las prácticas sociales de discriminación racial. En línea con estos as27. DNP. 2010: Documento Conpes 3660.

pectos, al final del capítulo, se presenta un análisis de los factores que llevan a la perpetuación de la pobreza entre los afrodescendientes y hacia los cuales se deberían orientar las respectivas medidas de política.

Las brechas en acceso a la alimentación La desnutrición global (bajo peso para la edad) entre los niños menores de cinco años, como indicador seleccionado por el país para expresar el cumplimiento del objetivo de reducción del hambre, enfrenta una situación más favorable en términos generales. Según la ENDS a 2010 la desnutrición global es de 3,4% restando sólo 0,4% para alcanzar la meta nacional de ODM a 2015. Respecto de la ENDS 2005 el indicador mejoró en 51,42% pasando de 7% a 3,4%. Sin embargo, aunque un panorama esperanzador en el conjunto nacional las cifras por territorio muestran que este indicador ha empeorado en cuatro departamentos, entre ellos Chocó departamento afro por excelencia, donde la prevalencia de la desnutrición infantil está 2.6 puntos por encima del promedio nacional28. Sobresalen también los elevados niveles de desnutrición de departamentos como La Guajira y Sucre cuyos niveles de desnutrición infantil, aunque disminuyeron con respecto a 2005, siguen estando entre los más altos del país. En la actualidad 11 departamentos estarían cumpliendo la meta ODM de 2015 de ellos San Andrés y Providencia y Valle del Cauca con significativa población afro. 28. Los otros tres departamentos son Guainía, Putumayo y Norte de Santander. ENDS 2010

57

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Tabla 8

Evolución de la desnutrición global por departamento, 2005-2010 CODIGO 27 88 13 76 19 52 70 44 23 20 8 5 47 95 86 66 81 18 25 68 17 63 99 50 91

Departamento Chocó San Andrés Bolívar Valle del Cauca Cauca Nariño Sucre La Guajira Córdoba Cesar Atlántico Antioquia Magdalena Guaviare Putumayo Risaralda Arauca Caquetá Cundinamarca Santander Caldas Quindío Vichada Meta Amazonas

% afrodesc. 2005 82,1 57,0 27,6 27,2 22,2 18,1 15,7 12,8 12,8 11,3 10,7 10,0 9,7 5,7 5,1 4,9 4,0 3,8 3,2 3,0 2,6 2,6 2,5 2,1 1,9

54

Norte de Santander

2,1

2,9

1,8

85 11 97 15 73 41 94

Casanare Bogotá D.C. Vaupés Boyacá Tolima Huila Guainía

4,2 5,7 10,2 12,2 9,1 7,4 5,9

2,5 2,9 3,4 3,2 2,2 2,9 6,1

1,5 1,4 1,3 1,2 1,1 1,0 1,0

Total

7,0

3,4

10,3

Fuente: ENDS 2005, 2010

58

Desnutrición global N<5 2005 2010 6,0 6,3 4,8 1,1 9,9 4,3 5,4 1,8 8,9 4,9 7,5 3,9 9,7 4,9 15,5 11,1 12,0 4,3 8,6 3,3 6,8 3,4 6,1 3,0 10,0 6,8 5,6 4,7 2,4 3,5 4,6 2,0 8,4 3,0 8,5 3,5 3,6 2,5 4,8 3,4 5,4 3,1 4,0 3,5 6,5 5,5 4,6 1,8 8,5 5,9

De acuerdo con otras fuentes la disparidad en la ingesta de alimentos entre grupos sociales refleja diferencias sustanciales en la calidad de vida y evidencia dificultades para avanzar en desarrollo humano. En el Censo de población de 2005 se preguntó a los encuestados si habían dejado de consumir, por falta de dinero, alguna de las tres comidas básicas uno o más días durante la semana anterior a la realización de la encuesta. La información obtenida evidenció diferencias notorias pues en todas las regiones el porcentaje de la población afrocolombiana con hambre es mayor que el de la población no étnica, como puede observarse en la tabla 9. Haciendo referencia específica al caso del Valle del Cauca (PNUD, 2008) se observa que mientras la abstinencia alimenticia por falta de dinero para las personas “no étnicas” es 4,1%, la cifra para los afrovallecaucanos es casi el triple (11%). Los resultados de la tabla 9 son ilustrativos de la brecha entre la población no étnica y la afrocolombiana en término de ayuno forzado por efecto de la pobreza. En todas las capitales referenciadas y en el nivel nacional un mayor porcentaje de afrodescendientes comparado con los que no identifican pertenecer a una determinada etnia ve reducida su ingesta de alimentos por falta de dinero. La situación es particularmente preocupante en Buenaventura donde el hambre acosa a uno de cada cinco habitantes afrocolombianos, en Cartagena (uno de cada seis), Quibdó (uno de cada ocho) y Medellín (uno de cada nueve). La diferencia en términos de ayuno por falta de dinero en el nivel nacional entre la población afrodescendiente y el resto es de 8,2 puntos porcentuales. Una mirada al interior de las ciudades ratifica la mayor relación entre hambre y peso relativo de la población afrodescendiente, tal como se indica en el recuadro 6.

Tabla 9 Comparativo entre porcentajes de población con hambre29, afrocolombiana y no étnica, 2005

Ciudades

Afrocolombianos

Población no étnica

Bogotá

9,2

4,6

Cali

7,4

3,6

Pereira

8,6

4,2

Medellín

11,0

6,5

Cartagena

15,8

8,9

San Andrés

7,5

4,8

Buenaventura

21,5

9,6

Quibdó

12,1

3,7

12,8

5,8

18,4

7,2

14,3

6,1

Total nacional cabeceras Total nacional resto Total nacional

Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 202-3).

29. Las tablas y gráficos referenciados como tasa de ayuno o hambre se relacionan con el resultado de la pregunta del Censo general 2005: ¿Por falta de dinero dejó de consumir alguna de las tres comidas básicas (desayuno, almuerzo, comida) uno o más días de la semana pasada?

59

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Recuadro 6. Afrodescendientes y hambre en microterritorios Entre las poblaciones urbanas más pobres, los afrocolombianos son los que más pasan hambre por falta de dinero, como lo confirma la información levantada por la Alcaldía de Santiago de Cali (2010) en 9 barrios pobres de la ciudad. Las cifras muestran que quienes están en situación de pobreza crítica, independientemente de sus características étnico-raciales, se privan de alimentos en una proporción muy preocupante, pero que entre los pobres, los que más ayunan son los afrocolombianos, como puede verse en el gràfico anexo. Mientras en 1 de cada 3 hogares de familias que se consideran blancos y que además son pobres y residen en cualquiera de los 9 barrios de Cali seleccionados, se privan de 1 de las 3 comidas, en 1 de cada 2 hogares de familias afrocolombianas ocurre lo mismo.

Gráfico 9 Porcentaje de hogares de 9 barrios de Cali de estratos 1 y 2 que no consumieron una de las tres comidas,. 2008 60 50,8 50

44,1 36,5

Porcentaje

40

32,5

30 20 10 0 Afrocolombianos

Indígenas

Mestizos

Blancos

Fuente: Alcaldía de Cali (2010) Una situación similar es descrita por el PNUD para las unidades comuneras de gobierno (UCG) de Cartagena.

60

Factores que inciden en la perpetuación de la pobreza Son bien conocidas las llamadas “trampas de la pobreza” que atrapan a los pobres en callejones sin salida impidiéndoles superar situaciones precarias de vida. Existen también factores de orden estructural que inciden en la perpetuación de la pobreza y que guardan relación con los modelos de desarrollo, la manera como se manipulan las variables económicas o se ejecutan las políticas públicas orientadas a disminuirla; factores de vulnerabilidad sociodemográfica, y de otro tipo. Algunos de ellos se detallan a continuación. La violencia ha azotado regiones de fuerte presencia afrocolombiana como el Pacífico, el Chocó y el Urabá antioqueño jugando un papel innegable en la reproducción de la pobreza. La expansión de cultivos de uso ilícito en la región Pacífica, facilitada por su localización estratégica y por la débil presencia institucional, ha contribuido al deterioro de las economías tradicionales, además de causar severos daños ambientales. Los grupos armados ―paramilitares, bandas privadas de narcotraficantes y guerrilla― han resquebrajado el dominio de las comunidades sobre sus territorios colectivos y fracturado el tejido social (Sánchez y García, 2006). Como lo señala el documento Conpes 3410 refiriéndose a Buenaventura, “las condiciones de atraso y exclusión de gran parte de la población por fuera del desarrollo, las oportunidades y los servicios, son parte del contexto en el que tiene lugar la dinámica de la confrontación armada y la expresión de otras múltiples violencias como la del narcotráfico y la delincuencia común”. Cientos de afrocolombianos se han visto forzados a abandonar sus territorios y ubicarse en tugurios urbanos, en peores condiciones de vida que otros grupos desplazados en términos de acceso a la alimentación, por fractura de lazos

comunitarios, menor acceso a oportunidades sociales y económicas y afectación de su derecho al uso y disfrute de su territorio en el ejercicio de su manera de ser social y su cultura (Rodríguez, Alfonso y Cavelier, 2009). El racismo es otro factor que contribuye a la perpetuación de la pobreza y a la exclusión (Mosquera y Rodríguez, 2009: 615-772). Así fue identificado por la “Comisión Intersectorial para el avance de la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal” y como tal se reconoce en el documento Conpes 3660 de 2010. El prejuicio racial ―fundamento del racismo― es una alienación culturalmente construida, anclada en procesos históricos que insertaron a las poblaciones en un escalafón donde el color de la piel justificaba el dominio o la subordinación, menores o mayores derechos, trato preferencial o discriminatorio y la ocupación de uno u otro oficio. El prejuicio racial traza sus orígenes en la esclavización de africanos, pero más aún, se afinca sobre estructuras donde la jerarquía socio-racial es muy marcada victimizando cotidianamente a la población afrocolombiana (ODR, 2008). La discriminación racial resultante del prejuicio se manifiesta de variadas maneras: asimetrías en las relaciones sociales, segregación espacial, trato irrespetuoso, y desigualdades en cuanto a prerrogativas, ingresos, consideración social y acceso a decisiones, oportunidades y derechos. Para los afrodescendientes que participaron en consultas realizadas en el proceso de elaboración del Informe de Desarrollo Humano para el Valle del Cauca (PNUD, 2008), la discriminación constituye el mayor impedimento para acceder en igualdad de condiciones a empleos decorosos, propiedad y educación de calidad, y para integrarse a la sociedad con plenitud de libertades y derechos.

61

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

El racismo, además de los daños que produce en la esfera psicosocial tiene efectos perversos que dificultan el avance de los afrocolombianos hacia la superación de la pobreza (Mosquera y Rodríguez, 2009). Viáfara (2005), al analizar los determinantes del abandono escolar en Cali se encontró que las mayores tasas de deserción escolar de niños y jóvenes afrocolombianos no sólo se producen por tener padres más pobres, sino también por mecanismos institucionales que podrían ser interpretados como discriminación. Urrea et al (2005) encontraron que el incremento en los años de educación para afrocolombianos tiene menos efectos positivos para salir de la pobreza que para individuos pertenecientes a hogares “no étnicos”, lo que estaría asociado con discriminación para el empleo o con acceso a educación de baja calidad. Estos autores también encontraron que la mayor probabilidad de los afrocolombianos de mantenerse pobres resulta de un efecto combinado entre las características socioeconómicas y la acumulación histórica de limitaciones que los colocan en desventaja frente al resto de población. Por consiguiente, ante la discriminación no basta con incrementar la educación como mecanismo para superar las desigualdades existentes entre grupos étnicos-raciales. Los afrocolombianos enfrentan fuertes disparidades con los grupos “no étnicos” en cuanto a ingresos laborales como se describe en el recuadro 7. Recuadro 7. Diferencias en ingreso asociadas a la discriminación Viáfara (2007) estimó el ingreso laboral promedio en Cartagena y Cali diferenciado por género y condición étnica. En Cartagena por ejemplo, en ocupaciones de alto rango (directores y funcionarios), los hombres afrocolombianos perciben la quinta parte de lo devengado por el resto de

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

población, mientras que las mujeres afrodescendientes que laboran en la categoría de “profesionales y técnicos I” ganan la cuarta parte de lo que perciben sus congéneres “no étnicas”. En Cali los varones afrocolombianos que trabajan como “directores o funcionarios” o como “profesionales y técnicos I” obtienen la mitad de lo devengado por sus pares no afrocolombianos (Gráfico 10). Estas brechas salariales sólo pueden ser interpretadas como producto de discriminación. El racismo tiene una marcada influencia sobre las posibilidades de obtener empleo por discriminación del mercado, o “trato diferencial en el mercado laboral para personas que son igualmente productivas sobre la base de sus características observables como raza, etnia y género” (Viáfara, Urrea y Correa, 2009: 211). Al analizar la participación de los afrocolombianos en la fuerza de trabajo y en el empleo estos autores encontraron que este grupo presenta mayores dificultades para vincularse al mercado de bienes y servicios que los no étnicos, entre otras razones por discriGráfico 10 Afrocolombianos: Ingreso laboral como porcentaje del ingreso de la población no étnica, 2004. Pereira 100

80

78,3

60

Medellín 63,1

Cali

40

73,3

20 0

Cartagena

67,7

71,3

Bogotá

68,7

Trece áreas Afrocolombianos

No étnicos

minación étnico-racial y de género. Con base en la ECH de 2004 los autores anotan que las tasas de desempleo de los afrodescendientes resultaron ser más altas que las del promedio de las trece áreas metropolitanas y ciudades y que las correspondientes a las mujeres afrocolombianas eran todavía más elevadas. En el mismo sentido, entre los más pobres, el desempleo afecta en mayor medida a los afrocolombianos. Información para 2008 de la Alcaldía de Cali (2010) para 9 barrios de la ciudad que concentran población en situación de pobreza y pobreza extrema así lo indica. De acuerdo con esta información, los hogares afrocolombianos exhiben la tasa más alta de desempleo (30,4%) mientras que los hogares constituidos por familias que se identifican como blancas presentan la más baja (21,7%). En barrios donde predomina la población afrodescendiente como Sardi (84,8%) y Potrero Grande (60,6%), las tasas de desempleo son aún más elevadas (31,2% y 33,7%, respectivamente). En otras palabras mientras uno de cada cinco blancos pobres urbanos en edad de trabajar está desempleado la relación para los afrodescendientes es uno de cada tres. Si se tiene en cuenta que la tasa de desempleo para el área de Cali-Yumbo año en referencia fue de 12,5%, queda en evidencia la concentración del desempleo en las personas más pobres, particularmente en los afrodescendientes residentes en dicha área. Para incrementar los ingresos de la población afrocolombiana es necesario que la economía crezca y se expanda el empleo. Sin embargo, el incremento del empleo en la coyuntura actual no parece promisorio. La tasa de desempleo planteada por el gobierno nacional para el 2010 fue de 8,8%, aunque en mayo de 2010 se situó en 12,1% y la de subempleo en 45,5%, en momentos en que la economía está creciendo, lo que consti-

tuye una situación de crecimiento con poco empleo. Adicionalmente, el crecimiento por sí solo no genera en el corto plazo avances en los indicadores de desarrollo humano, aunque un crecimiento económico lento aumenta la probabilidad de que los pobres se queden atrapados en la pobreza por largo tiempo y que la reproduzcan en sus descendientes. Desde el punto de vista de superación de la pobreza y del logro del ODM 1 es importante que la economía se expanda, pero sin desdibujar el verdadero sentido del desarrollo: la gente, cuyo bienestar desborda el acceso a ingresos adecuados, abarcando también las oportunidades para disfrutar de una vida prolongada y saludable en el ejercicio de sus derechos y libertades. Todo esto requiere mejorar la calidad del empleo existente. El empleo al que accede una proporción significativa de afrocolombianos es de baja calidad, con predominio de vinculaciones temporales, condiciones precarias en cuanto a seguridad social y bajas remuneraciones salariales. La vulnerabilidad sociodemográfica. Con excepción de Bogotá y Pereira en el resto del país las tasas de dependencia total y la razón de hijos por mujer en edad fértil son superiores en la población afrocolombiana. Tomando como punto de comparación el promedio nacional las cifras para la población afrodescendiente de estos dos indicadores son respectivamente 0,63 y 0,422, mientras que las que aplican al resto de población son 0,57 y 0,348. Buenaventura y las áreas rurales del país seguidas por Quibdó y Cartagena tienen las tasas de fecundidad adolescente más altas de Colombia. De otra parte, en el nivel nacional los porcentajes de jefatura femenina son más altos entre los afrodescendientes que en el resto de población (30,7% frente a 25,3%). Las diferencias son especialmente relevantes en Quibdó (48,4% frente a

Fuente: Elaborado con información en Viáfara, Urrea y Correa (2009: 167)

62

63

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

29,3%), en Cali y en Buenaventura (Viáfara, Urrea y Correa, 209: 170-80). Todos estos indicadores aun teniendo en cuenta las variaciones regionales revelan una fuerte desigualdad en contra de los afrocolombianos. En el caso de los barrios pobres de Cali la información recolectada (Alcaldía de Cali, 2010) permitió determinar que la proporción de hogares afrocolombianos con madres cabeza de hogar (48,7%) es mayor que en otros grupos étnico-raciales. La tasa total de dependencia es también más alta, al igual que la razón de hijos por mujer en edad fértil y que el tamaño promedio de los hogares. Todos estos indicadores, especialmente la mayor tasa de jefatura femenina, cuando la proporción de hijos es elevada revelan una mayor vulnerabilidad social y demográfica, y se convierten en barreras

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

para el avance hacia el logro del primer objetivo del milenio: erradicar la pobreza extrema y el hambre. El primer Objetivo del Milenio enfrenta un panorama poco esperanzador pues las brechas encontradas tanto para pobreza como para pobreza extrema son prácticamente imposibles de cumplir dada la tendencia histórica que muestran los indicadores de ICV, NBI e ingresos, por mencionar algunos. Escenario que por lo anteriormente analizado se presenta aún más crítico para regiones con población afrocolombiana. Sin embargo, el país da cuenta de innumerables ejemplos puntuales donde una buena aplicación de políticas sociales, alcanza el impacto esperado, tal y como se presenta en los siguientes ejemplos:

Se trató de una iniciativa diseñada bajo un modelo de corresponsabilidad que no solo ha impactado en un aumento de la confianza y la credibilidad de las instituciones estatales, sino sobre todo en la construcción de confianza en la gente y su trabajo al dignificar el oficio de los peluqueros Afrocolombianos. De esta manera los logros alcanzados puedan verse reflejados en el mejoramiento de las condiciones de trabajo y en la reducción de la violencia de esta población, así como en la creación de conciencia étnica a través de la estética y la belleza Afrocolombiana. Así pues las peluquerías se han constituido en territorios de tejido comunitario, donde los jóvenes crean patrones identitarios con fuertes visos étnicos que conllevan a una fuerte auto-representación y un creciente reconocimiento por parte de los demás grupos sociales. En pocas palabras, ASOCOLPPA ha demostrado que mediante mini-cadenas productivas es posible mejorar las condiciones laborales y personales de la población que se encontraba en situación de vulnerabilidad, al mismo tiempo que transforma su realidad externa y la manera en que se conciben así mismos.

Territorios Étnicos Productivos Programa Territorios Étnicos Productivos (TEP)

Peluquerías Afrocolombianas en Buenaventura

(Enfoque Diferencial Étnico para la superación de la Pobreza y Estrategias para garantizar seguridad alimentaria)

Programa Generación de Ingresos: Peluquerías en Buenaventura (Enfoque Diferencial Étnico para la superación de la Pobreza y Estrategias para garantizar seguridad alimentaria)

7.990 Familias beneficiadas Este programa hizo presencia en 140 territorios étnicos en los Departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca.

117 personas beneficiadas, miembros de ASOCOLPPA Municipio de Buenaventura, Valle del Cauca ACCIÓN SOCIAL, a través del programa Generación de Ingresos y por medio del componente de Capitalización de Minicadenas Productivas apoyó, en alianza con el municipio de Buenaventura, a la Asociación Colombiana de peinadoras y peluqueros afrodescendientes (ASOCOLPPA) dotándolos del kits de peluquería con el propósito de consolidar sus negocios y ayudando en la creación de conciencia étnica en la población beneficiaria.

64

El Proyecto TEP surgió como una estrategia conjunta entre el gobierno colombiano a través de ACCIÓN SOCIAL, el gobierno de Estados Unidos a través de USAID y las organizaciones, pueblos y comunidades Indígenas y Afrocolombianas del Pacífico Nariñense, Caucano y del Valle del Cauca. Esto con el fin de generar desarrollo alternativo en aquellas regiones del país donde primaba el desempleo, la afectación por grupos armados ilegales y la presión de los cultivos de uso ilícitos en estos territorios. Fueron 49 los proyectos productivos apoyados en esta iniciativa, en 110 Consejos Comunitarios de Comunidades negras y 30 Resguardos Indígenas lo que equivale a 140 territorios étnicos ubicados los Departamentos de Cauca, Nariño, Valle del Cauca. De estos 49 proyectos 15 fueron realizados

65

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

en 10 Municipios con mayoría de población Afrodescendiente. TEP se caracterizó por tener como objetivo principal el componente productivo y generación de ingresos en las comunidades, asociado integralmente al fortalecimiento organizacional e institucional, la seguridad alimentaria y mejoramiento de la infraestructura. Al culminar estos proyectos 11, 439 Familias fueron beneficiadas, en el cuál se generaron 10.004 empleos y 18.210 hectáreas productivas. Al mismo tiempo se generaron procesos de diálogo y concertación, así como el fortalecimiento de organizaciones propias de las comunidades indígenas y afrocolombianas dejando como resultado 160 organizaciones y 140 territorios étnicos fortalecidos.

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal Indicadores

Línea Base

Fechas Avance

Meta 2015

Tasa de analfabetismo entre 15 y 24 años (%)

3,8 (1992)

2,01 (2008)

1,0

Tasa de cobertura bruta en educación básica (%)

76,8 (1992)

108,5 (2008)

100

Tasa de cobertura bruta en educación media (%)

59,1 (1992)

71,3 (2008)

93,0

Años promedio de educación entre 15 y 24 años

7,0 (1992)

9,3 (2008)

10,6

Repitencia en educación básica y media (%)

6,1 (1992)

3,1 (2008)

2,3

clave del desarrollo. La falta de oportunidades y las desigualdades educativas en acceso, permanencia, calidad y pertinencia, amplifican la exclusión social y económica.

Las brechas en analfabetismo

La posibilidad de salir de la situación de pobreza guarda relación con las oportunidades que tengan las personas para desarrollar las competencias y capacidades que se requieren para ser productivas y para vivir en forma gratificante y digna. El concepto de capital humano tan en boga hoy está relacionado con los niveles de formación alcanzados en una sociedad y con la capacidad de ella para producir y apropiar ciencia y tecnología. La educación como señala Delors (1996) es uno de los mejores caminos para reducir la pobreza y fomentar el desarrollo humano, pero también lo es para construir una sociedad del conocimiento,

66

Los analfabetos suelen ser los más pobres de una sociedad. Pero, además, el analfabetismo reproduce la pobreza por cuanto las ocupaciones remuneradas exigen como requisito tener por lo menos estudios primarios. De otra parte, constituye un impedimento serio para el cabal ejercicio de la ciudadanía, para participar con alguna posibilidad de éxito en sociedades del conocimiento, obtener y procesar información, tener voz, e intervenir conscientemente en el devenir de las comunidades a las que se pertenece. Los ODM al proponer la eliminación del analfabetismo no sólo registran la alfabetización como instrumento para el desarrollo humano, sino que implícitamente reconocen la educación como un derecho fundamental. Analfabeto no es solamente quien no sabe leer ni escribir. Es también quien está inhabilitado para desempeñar actividades en las que la alfabetiza-

67

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Gráfico 12

20,0%

17,5%

Tasas de analfabetismo en Cali y Cartagena y de población afrocolombiana y no étnica por grupos de edad, 2005 Afrocolombianos

18,0%

No étnicos

16,0% 14,0%

1,3% 1,0%

2,1% 0,9%

2,3% 0,9%

2,0% 1,9%

12-17

18-24

25-34

35-44

2,2% 1,5%

3,0% 1,9%

18-24

25-34

2,0%

2,5% 1,4%

4,0%

12-17

2,4% 1,8%

6,0%

3,4%

6,6%

6,7%

12,0% 8,0%

Tasa de analfabetismo en población entre 15 y 24 años afrocolombiana y no étnica, Colombia y departamentos seleccionados, 2005

Al mirar el analfabetismo por grupos de edad, Cali y Cartagena presentan brechas entre las tasas de analfabetismo que exhiben la población afrocolombiana y la no étnica en todas las edades, siendo más acentuada en Cartagena con una brecha de 2.7 puntos. Por rangos de edad también se destaca la brecha para los mayores de 65 años que en Cali es de 10.8 y en Cartagena 14.3 (gráfico 12).

Los departamentos con proporción importante de afrodescendientes, con excepción de Bolívar y San Andrés y Providencia, exhiben tasas más al-

10,0%

Gráfico 11

tas de analfabetismo comparados con los no étnicos, encontrándose en Nariño la mayor diferencia (10,7 puntos porcentuales), (gráfico 11).

2,3% 1,9%

35,0% Afrocolombiana

Cesar

Córdoba

Nación

Bolívar

Cauca

Valle del Cauca

Afrocolombianos

12,5

8,7

6,7

6,5

6,1

4,5

4,4

4,4

2,4

1,1

No étnicos

1,8

5,2

6,0

5,2

5,1

2,4

4,9

2,2

1,6

1,3

Tasa Nacional (población total 15-24 años): 3,1 Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema general Redatam.

10,0%

17,9%

5,0%

11,3% 5,1%

Chocó

0,0% 45-64

Sucre

15,0%

4,9% 3,0%

Nariño

San Andrés y Prov.

20,0%

35-44

0,0

No étnica

25,0%

10,3% 7,6%

4,0

30,0%

Cartagena

6,0

65 y mas

8,0

2,0

68

32,2%

10,0

Meta ODM: 1,0

Tasa de analfabetismo

12,0

65 y mas

Cali

7-11

0,0%

14,0

45-64

Sin embargo, la evolución de este indicador difiere considerablemente entre regiones y poblaciones.

Respecto de la población afrocolombiana no es posible hacerle seguimiento al indicador de analfabetismo a través de la GEIH ya que esta sólo ha utilizado el módulo de autorreconocimiento étnico-racial en dos trimestres (de 2007), y su diseño muestral no permite resultados representativos para la población afrocolombiana (Viáfara, 2010:2).

No obstante, la información censal de 2005 puso en evidencia la existencia de brechas significativas entre la población afrocolombiana y la no étnica frente a esta meta ODM y frente a la tasa promedio para el país (2,1 puntos porcentuales de diferencia). Dado que no existe información que indique que tales brechas fueron superadas en años recientes se procede a su descripción.

7-11

La tasa de analfabetismo (entendida como el porcentaje de población que no sabe leer ni escribir un texto de poca dificultad) para jóvenes entre 15 y 24 años de edad fue de 2,01% en 2008 (DNP, 2010: 69), lo que muestra una disminución significativa desde 2005 (3,1 %) a la par que constituye una señal optimista de que la meta al 2015 de 1% es factible y alcanzable en el país.

En el área rural el 4,72% de la población entre 15 y 24 años es analfabeta frente al 1,14% de las cabeceras municipales. Por género, los hombres exhiben una tasa de analfabetismo apreciablemente más alta que la de las mujeres (2,5% y 1,6% respectivamente). De modo consistente los hombres entre 15 y 24 años del área rural tienen una tasa de 5,5% de analfabetismo, versus una tasa de 1,4% de sus pares en el área urbana. Para las mujeres las tasas son 3,9% y 0,9%, respectivamente. Así, en estos términos el reto de equidad para esta meta está en el área rural y en los hombres.

8,0% 6,3%

ción es indispensable como prerrequisito para su propio desarrollo, el de su familia y el de su comunidad; es aquel a quien el analfabetismo condiciona negativamente su participación en el trabajo, en las relaciones institucionales y sociales, en lo jurídico y en lo político. Estas particularidades hacen que la definición de analfabetismo tenga que relacionarse con las distintas dimensiones de la vida en sociedad.

Fuente: Censo 2005, procesamiento DANE-CIDSE

69

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Gráfico 14

Recuadro 8. Analfabetismo San Basilio de Palenque

8

7,1

7

6,7 5,5

Tasa

6

Cali

Bogotá

8,6

Buenaventura

9

Total Nacional

10

Quibdó

Comparativo de tasas de analfabetismo en jóvenes de 15 a 24 años entre San Basilio de Palenque, el municipio, el departamento y la región a que pertenece, 2005

Total Nal. Resto

3,2 3,1

Gráfico 13

San Andrés

4,1 4,2

7,6 6,5 Medellín

5,8 4,3

7,9 5,6

8,6 7,3 Pereira

“No étnicos”

Cartagena

9,3 7,0 Total Nal. Cabeceras

6,1

9,2

12,3 7,9

10,3

Afrocolombianos

12,5

Como ya se anotó San Basilio de Palenque es una comunidad afrocolombiana emblemática por su significado como bastión de resistencia en la época colonial, pero también por ser el único lugar del país donde la comunidad negra construyó una lengua propia de fuerte inspiración africana. Comparando su tasa de analfabetismo con las tasas de los territorios a que pertenece para 2005 se encuentran diferencias importantes, siendo la de Palenque la más elevada, muy alejada del promedio nacional (3,1%) y más aún de la meta ODM (gráfico 13).

20,6 18,0

Porcentaje de afrocolombianos y no étnicos con ningún nivel educativo completo, 2005

Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 184)

5 4 3 2

Meta ODM

1 0 San Basilio de Palenque

Mahates

Región Caribe

Bolívar

Fuente: PNUD-Observatorio del Caribe Colombiano

Las mayores tasas de analfabetismo de la población afrocolombiana se corresponden con una mayor proporción de personas con ningún nivel educativo completo como puede verse en el gráfico 14. De hecho, entre las referenciadas en el gráfico las mayores diferencias porcentuales entre afrodescendientes y no étnicos se encuentran en las dos ciudades que tienen mayor porcentaje de afrocolombianos (Quibdó: 4,6 y Buenaventura: 4,2), mientras que son inexistentes en Bogo-

70

Cobertura en educación básica y media

tá y en San Andrés y Providencia donde tampoco hay diferencias en tasas de analfabetismo. Así, entre afrocolombianos y no étnicos por ciudades es recurrente una diferencia desfavorable para los primeros de dos a tres puntos porcentuales, similar al total nacional (12,3% versus 9,2%). Es de anotar que en el sector rural tanto la población étnica como la no étnica tiene 11 puntos porcentuales más de personas sin ningún nivel educativo completo.

Aunque la meta universal del segundo ODM se refiere únicamente a la educación primaria Colombia incluye, también, lograr cobertura universal en educación básica secundaria (grados 6º a 9º), al 2015, mientras que en educación media (grados 10º y 11º) se propone alcanzar una cobertura bruta del 93%, en la perspectiva de asegurar que quienes ingresen al sistema educativo completen por lo menos 9 años de educación fundamental. El país ha realizado esfuerzos significativos para ampliar la cobertura educativa, que se tradujeron en incrementos porcentuales importantes entre 2001 y 2008 en todos los niveles educativos: transición (21,7); básica primaria (7,3); básica se-

cundaria (24,7); y educación media (19,1%) (DNP, 2010:50). Gracias a estos esfuerzos algunas metas ODM en cobertura ya se han logrado y otras están cercanas, pero aún subsisten brechas entre regiones y entre poblaciones. Las tasas más bajas de cobertura30 se dan en educación preescolar, que en Colombia depende principalmente de una oferta pública limitada al grado cero en instituciones educativas oficiales y programas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). La importancia de la educación para la primera infancia, o educación temprana, ha sido resaltada en muchos debates de política pública sobre educación, pues es en la edad tem30. La tasa de cobertura bruta es la razón entre el número de alumnos matriculados en un segmento educativo específico (pre-escolar, primaria, básica, media o superior) independientemente de su edad, y la población en las edades que corresponden a ese segmento.

71

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Para 2009, los municipios con significativa población afrocolombiana observan, en general, menores tasas de cobertura bruta en educación preescolar. Los 45 municipios con población afro entre 71% y 100% exhiben una tasa promedio de 76%, diez puntos porcentuales por debajo del promedio nacional de 86%, en tanto que los 30 municipios con población afro entre 51% y 70%, tienen una tasa de cobertura promedio de 80%. De otro lado, entre los 100 municipios del país con menor cobertura bruta en educación preescolar, cuyo promedio es 44%, hay 25 con significativa población afrocolombiana 31. En educación primaria el país ya logró cobertura bruta universal con 120,1% en 2008 (DNP, 2010: 50). Aunque en 2005 subsistían diferencias entre departamentos que albergan una importante proporción de afrodescendientes (gráfico 15), los rezagos que persisten están circunscritos principalmente a algunas áreas rurales.

promedio es 69%, 17 tienen una significativa población afrocolombiana 33. Como indicador complementario, se puede ver a través de las tasas de asistencia 34 para las poblaciones afrocolombiana y no étnica que no hay diferencias relevantes, lo cual indica que los esfuerzos que se han realizado en el país para lograr cobertura universal en primaria han beneficiado indistintamente a niños y niñas de todas las regiones y poblaciones.

Gráfico 15

Tasa de asistencia en educación primaria para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y departamentos seleccionados, 2005 120

Meta ODM: 100%

100 80

Tasa

prana cuando se desarrollan las competencias afectivas, cognitivas y de convivencia de mayor relevancia para desempeñarse con éxito en la vida escolar y social (Delors, 1996).

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

60 40 20 0

San Andrés y Prov.

Valle del Cauca

Guajira

Córdoba

Sucre

Bolívar

Nación

Cauca

Chocó

Nariño

Afrocolombianos

95,9

93,6

92,3

91,3

91,0

90,3

89,2

88,7

79,1

77,7

No étnicos

95,7

94,6

90,3

90,7

92,7

89,7

91,8

89,6

78,8

91,1

Tasa Nacional (Población total): 89,3%

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema general Redatam

educativos la expansión de cobertura ha beneficiado indistintamente a todos los niños y jóvenes, incluidos los afrodescendientes. Sin embargo, los datos del Censo 2005 evidenciaban disparidades entre departamentos y entre poblaciones como son los casos de Chocó y Cauca, que seguramente subsisten aún (gráfico16).

De otra parte, las tasas de escolaridad bruta y de asistencia en básica secundaria (grados 6 a 9), también han mejorado aunque son inferiores a las de educación primaria. Mientras en 2008 la tasa de cobertura bruta en educación básica secundaria para el país (98%) estaba muy cercana a la meta ODM (100%) como ha ocurrido con la educación primaria; también en otros niveles

Gráfico 16

Tasa de asistencia en educación básica secundaria para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y departamentos, 2005

Efectivamente, los datos municipales de cobertura bruta en básica primaria a 2009 muestran que los 108 municipios con significativa población afrocolombiana tienen una tasa de cobertura promedio superior a la del resto de municipios ((135% y 123%, respectivamente) a la nacional (125%)) 32. Sin embargo, entre los 100 municipios del país con menor cobertura bruta en primaria cuya tasa 31. Estos son: de Bolívar, Arenal; de Chocó, Alto Baudó, Atrato, Bagadó, Bajo Baudó, Bojayá, El Cantón del San Pablo, Carmen del Darien, Cértegui, Condoto, El Litoral del San Juan, Lloró, Medio Atrato, Medio Baudó, Medio San Juan, Nóvita, Nuquí, Río Iro, Río Quito, Riosucio, Sipí, Tadó y Unión Panamericana; y de Nariño, Magüi y Olaya Herrera. 32. La razón por la cual las cifras superan el 100%, es porque la fórmula de las coberturas brutas se calculan teniendo en cuenta todos los niños matriculados para un nivel sobre los niños que por rango de edad deberían estar en ese nivel. Es decir, que se tienen en cuenta los niños con extra edad.

72

110

Meta ODM: 100%

100 90 80

Tasa

70 60 50 40 30 20 10

33. Estos son: de Antioquia, Apartadó; de Bolívar, Arenal; de Cauca, Miranda; de Chocó, Alto Baudó, Atrato, El Cantón del San Pablo, Cértegui, El Litoral del San Juan, Lloró, Medio Atrato, Nóvita, Río Iro, Río Quito, Riosucio, Unguía y Unión Panamericana; y de Archipiélago de San Andrés, San Andrés. 34. Las tasas de asistencia por edades reflejan la proporción de niños y niñas que en cada rango de edad asisten a la escuela, sin precisar si lo hacen en el nivel que les corresponde.

0

San Valle del Andrés y Guajira Córdoba Cauca Prov.

Sucre

Bolívar

Nación

Cauca

Chocó

Nariño

Afrocolombianos

94,4

89,1

88,6

88,6

88,1

86,2

84,8

83,4

80,3

72,5

No étnicos

93,1

88,9

89,2

87,6

90,1

85,7

85,2

73,6

68,6

74,0

Fuente: DANE. Censo general 2005, procesado a través del sistema general Redatam.

73

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

En el rezago de la población afrocolombiana se observa a 2009 que la tasa promedio de cobertura bruta (80%) de los 108 municipios con significativa población afro es inferior 16 puntos porcentuales frente a la tasa del resto de los municipios (96%). Aún más, los 45 municipios con población afro entre el 71% y el 100% exhiben una tasa promedio de 74%. Por lo cual no resulta sorprendente que entre los 100 municipios del país con menor cobertura bruta en educación secundaria, cuyo promedio es 34%, se encuentren 29 municipios con significativa población afrocolombiana36. Los avances en el país con relación a la extensión de cobertura en educación básica insinúan que es factible alcanzar la meta ODM, inclusive en las regiones más atrasadas del país y para sus poblaciones más vulnerables. 35.Estos son: de Antioquia, Apartadó; de Bolívar, Arenal; de Chocó, Alto Baudó, Atrato, El Cantón del San Pablo, Cértegui, Medio Atrato, Nóvita, Río Iro, Riosucio, Unguía y Unión Panamericana; y de Archipiélago de San Andrés, San Andrés. 36. Esos municipios son: de Antioquia, Murindó; de Bolívar, Arenal; de Chocó, Acandí, Alto Baudó, Atrato, Bagadó, Bajo Baudó, Bojayá, El Cantón del San Pablo, Carmen del Darién, Cértegui, El Litoral del San Juan, Lloró, Medio Atrato, Medio Baudó, Medio San Juan, Nóvita, Nuquí, Río Iro, Río Quito, Riosucio, Sipí, Tadó, Unguía y Unión Panamericana; y de Nariño, Magüi, Mosquera, Olaya Herrera y Francisco Pizarro.

74

En cuanto a cobertura para el nivel medio (grados 10º y 11º), las tasas son menores que las de educación básica y son inferiores a las esperadas. Como se señala en el Segundo Informe de Seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (DNP, 2010: 52-3) con una tasa en 2008 de 71,3% el país está lejos de lograr la meta ODM de 93%, propuesta para 2015, con el agravante de que la distancia de esa meta varía según las regiones y las poblaciones. Como puede verse a través de la tasa de asistencia, en el gráfico 17, departamentos como Cauca, Chocó y Nariño, que concentran una proporción importante de afrocolombianos, estaban en 2005 por debajo de la tasa nacional promedio. La brecha en perjuicio de la población afrocolombiana es aquí, en principio, de 14 puntos porcentuales. Los 108 municipios con significativa población afro tienen una tasa promedio de cobertura bruta de 50% versus 64% del resto de los municipios y 62% de promedio nacional. De hecho, los 45 municipios con población afro entre 71% y 100% exhiben una tasa promedio de 43%. Consistentemente entre los 100 municipios del país con menor cobertura en educación media cuyo promedio es 14% hay 30 municipios con significativa población afrocolombiana37. En consecuencia y aunque la cobertura bruta en educación post-secundaria no está considerada entre los ODM es importante resaltarla por cuanto corresponde al nivel donde se encuentran mayores distancias entre afrocolombianos y no étnicos. Además, porque las tasas bajas de asistencia en este nivel educativo son reveladoras de proble37. Estos son: de Bolívar, Arenal; de Chocó, Acandí, Alto Baudó, Atrato, Bagadó, Bajo Baudó, Bojayá, El Cantón del San Pablo, Carmen del Darién, Cértegui, El Litoral del San Juan, Lloró, Medio Atrato, Medio Baudó, Medio San Juan, Nóvita, Nuquí, Río Iro, Río Quito, Riosucio, Sipí, Unguía y Unión Panamericana; y de Nariño, El Charco, Magüi, Mosquera, Olaya Herrera, Francisco Pizarro, Roberto Payán y Santa Bárbara.

Gráfico 17

Tasa de asistencia en educación media para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y departamentos, 2005

Tasa

En educación básica (grado 0 a 9), a 2009 ocho departamentos no habían alcanzado la meta de cobertura bruta (DNP, 2010:51). De estos solamente uno, San Andrés, tiene una significativa población afrocolombiana. Los demás son: Vaupés, Arauca, Amazonas, y Guaviare. Visto por cobertura municipal la situación sigue siendo favorable para la población afrocolombiana. En efecto, la tasa promedio de cobertura bruta para los 108 municipios con significativa población afro (114%) es superior a la del resto de municipios y al promedio nacional (109%). No obstante, entre los 100 municipios del país con menor cobertura en básica cuyo promedio es 62% aparecen 13 municipios con significativa población afro35.

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

110 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

Meta ODM: 93%

San Andrés y Prov.

Guajira

Bolívar

Valle del Cauca

Sucre

Afrocolombianos

77,9

69,2

66,8

63,2

63,0

61,6

No étnicos

78,6

71,8

66,3

62,3

68,2

62,6

Córdoba Nación

Cauca

Chocó

Nariño

61,3

60,3

60,0

46,4

63,9

50,2

32,9

49,9

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema general Redatam

mas de formación de capital humano, con repercusiones negativas sobre el desarrollo humano y para el desarrollo económico de las regiones habitadas por afrodescendientes. De conformidad con el Censo de 2005 la tasa de asistencia para edades entre 18 y 24 años en las que deben encontrarse los jóvenes universitarios era en promedio de sólo 26,6%. Pero, además, esta tasa relativamente modesta de acceso a la educación superior esconde grandes diferencias entre grupos sociales.

Recuadro 9. Educación Superior en Valle del Cauca En el caso del Valle del Cauca, por ejemplo, el quintil cinco alcanza una tasa bruta cercana al 54% mientras los dos primeros quintiles están por debajo del 10% (PNUD, 2008). Este punto es central por cuanto la mayor parte de los jóvenes de estratos populares, entre los que se encuentran la mayoría de los afrocolombianos, que logran concluir el bachillerato no pueden continuar estudios, sea por costos educativos o porque no logran resultados competitivos en las pruebas para ingresar a las universidades públicas.

Como puede observarse en el gráfico 18 es mayor la proporción de no étnicos con acceso a la educación post secundaria en el nivel nacional (4,1 puntos porcentuales) y en departamentos como Bolívar, Valle del Cauca, Cauca, Córdoba, Sucre y Nariño, pero menor en la Guajira, Chocó y San Andrés y Providencia.

75

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Recuadro 10. Asistencia escolar en Cali

Gráfico 18

Tasa

Tasa de asistencia en educación post secundaria para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y departamentos, 2005 40 35 30 25 20 15 10 5 0

Una mirada al interior de una ciudad como Cali y en particular a las diferencias en asistencia escolar por grupos de edades de población pobre permite evidenciar que, también en los estratos urbanos más pobres los afrocolombianos están en desventaja con relación a otras poblaciones. Información recabada por la Alcaldía de Santiago de Cali- 2008 en 9 barrios pobres de la ciudad muestra que las tasas de asistencia escolar de los afrocolombianos, como puede verse en el gráfico 20, son ligeramente inferiores a las de los indígenas, mestizos y blancos que habitan en los mismos barrios.

Guajira

Chocó

Bolívar

Valle del Cauca

Nación

San Andrés y Prov.

Cauca

Córdoba

Sucre

Nariño

Afrocolombianos

37,0

28,7

26,2

24,2

23,7

22,8

20,9

20,0

19,8

16,6

No étnicos

32,2

8,7

28,3

26,9

27,8

20,4

23,9

24,5

25,4

20,1

Gráfico 20

Porcentaje de asistencia escolar por edades y grupo étnico racial en 9 barrios pobres de Cali, 2008

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema general Redatam

El gráfico 19 muestra en ciudades grandes seleccionadas el porcentaje de afrocolombianos y no étnicos con educación superior y posgrado, reflejo del acceso que tiene la población a estos niveles educativos. La diferencia, que en el nivel nacional es de 3,8 puntos porcentuales se atenúa para San Andrés (0,4 puntos porcentuales) y es significa-

tivamente amplia en Medellín (4,4), Cartagena (7,0) y Cali (7,4). Cabe señalar que la brecha en las cabeceras es superior a la de la nación, mientras que en las zonas rurales donde el acceso a la educación superior es muy precario la distancia es casi imperceptible.

Porcentaje

Tasa Nacional (Población total): 26,6%

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

3a5

6 a 10

11 a 17

18 a 26

Indígenas

50,0

93,1

81,8

19,8

Afros

45,5

89,8

80,2

17,2

Mestizos

49,4

90,3

81,4

19,0

Blancos

45,3

92,3

82,6

17,3

Fuente: Alcaldía de Santiago de Cali, 2010: 109

Gráfico 19

Las brechas en años promedio de educación

13,4

1,3

Total Nal. Resto

1,1

6,0

Buenaventura

Total Nacional

Cali

Total Nal. Cabeceras

Cartagena

San Andrés

Pereira

Medellín

Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 184)

76

4,3

8,9 5,1

6,6

11,0

13,7 6,7

7,7

7,3

9,5

7,7

12,4 8,0

No étnicos

6,0

Afrocolombianos

17,1

Bogotá

18 16 14 12 10 8 6 4 2 0

14,3

Porcentaje de afrocolombianos y no étnicos con educación superior y posgrado, 2005

Los logros educativos en término de años de escolaridad son relevantes para romper el círculo vicioso de la pobreza, la exclusión y la marginación. De ahí la importancia de poder garantizar la mayor permanencia posible en el sistema educativo, amenazada por factores extrínsecos al sistema mismo tales como la pobreza y la violencia que alimentan la deserción y el abandono. Pero también por factores intrínsecos que actúan en la misma dirección como pueden ser la falta de pertinencia de la educación, que la vuelve irrelevante para los

jóvenes, o los problemas de calidad que le restan legitimidad y validez. El incremento en años de educación en Colombia para la población entre 15 y 24 años de edad durante la última década ha sido sostenido, pero lento. En 2008 el promedio nacional era de 9,25 años de educación, frente a la meta ODM de 10,6 años para el 2015 (DNP, 2010: 70). Si se parte de la premisa de que para aumentar un punto en el promedio de años de educación del país se toman unos 10 años, Colombia no lograría esta meta al 2015 pues debe aumentar el promedio en 1,35 años.

77

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

país, particularmente al Valle y a Bogotá, en años promedio de educación para personas entre 5 y 19 años. De otra parte, San Andrés y Providencia muestra niveles favorables con respecto al resto del país, situación explicable por su tamaño pequeño y por su condición insular que han facilitado en el archipiélago la ampliación de la cobertura en todos los niveles, y repercutido positivamente en favor del incremento de los años promedio de educación.

Años promedio de educación de personas de 5 a 19 años de edad, por regiones, 2003-2008 6

5,4

5 Años de escolaridad

Años promedio de escolaridad en población de 15- 24 años en municipios del norte del Cauca con más del 50 por ciento de afrodescendientes, 2005 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 0

Meta ODM:10,6 9,1

Puerto Tejada

Gráfico 21

4

Gráfico 22

Años de escolaridad

Este indicador muestra también brechas internas considerables. En 2008 la zona urbana con 9,91 años promedio de educación estaba más cerca de lograr la meta, mientras que la zona rural presentaba un rezago con respecto a la meta de 3.47 años promedio. Así mismo, al observar la situación por regiones (gráfico 21 ) se tiene que la región pacífica (sin el Valle), habitada mayoritariamente por afrodescendientes, se encontraba en 2008 rezagada frente a la nación y a las demás regiones del

4,2

4,2

4,4

4,7 4,3

4,3

4,4

4,8

4,5

4,9

5,1

5,1

5,1

8,7

Villarica

8,0

Padilla

7,9

Colombia: 8,8

7,6

Caloto

Miranda

6,8

6,4

Buenos Aires

Suárez

Fuente: DANE. Censo 2005. Procesado con Redatam *El dato para Colombia es del documento: DNP, 2010 “ODM-II Informe de seguimiento 2008”

5,4

Recuadro 12. Años promedio de educación en ciudades afrocolombianas

3,5

3 2 1 0 Pacífica (Sin Atlántica Valle)

Central

Valle ECV 2003

Colombia

Oriental

San Andrés y Prov.

Bogotá

ECV 2008

Fuente: DANE ECV 2003 –ECV 2008. Datos expandidos con proyecciones de población, basados en los resultados del Censo 2005.

Ahora bien, si se comparan los años promedio de educación para la población afrocolombiana y no étnica en ciudades de más de 20 mil habitantes y con más de 80% de afrocolombianos se observan diferencias notables (gráfico 23). Con excepción de Quibdó, María la Baja y Turbo en las demás ciudades los afrodescendientes están más alejados de la meta ODM que los no étnicos, y en todas ellas su cumplimiento es prácticamente imposible de lograr. En poblados como Olaya Herrera, una comunidad de la costa nariñense del Pacífico, el promedio de años de escolaridad de los afrocolombianos (5,1) escasamente supera los años de educación primaria. Gráfico 23

Años promedio de educación en población afrocolombiana y no étnica entre 15 y 24 años para Colombia y municipios seleccionados, 2005 Olaya Herrera 12

Recuadro 11. Años promedio de escolaridad en el norte del Cauca

Quibdó

10

San Onofre

8 6

En municipios del norte del Cauca donde los afrocolombianos constituyen más de la mitad de la población, solamente Puerto Tejada superaba ligeramente en 2005 el promedio nacional (8,8 años) mientras que algunos como Buenos Aires (6,8) y Suárez (6,4) estaban sensiblemente rezagados (gráfico 22).

4

Puerto Tejada

María la Baja

2 0

Buenaventura

Guapi

Luruaco

Tumaco Turbo

Afrocolombianos

78

No étnicos

Colombia (8,8)

ODM (10,6)

79

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Afrocolombianos No étnicos

5,1

5,8

San María Onofre la Baja 6,2

6,8

6,3

6,1

Guapi

Tumaco

Turbo

Luruaco

B/ventura

6,9

7,0

7,3

7,7

8,3

8,2

8,2

7,2

8,7

9,0

Puerto Tejada

Quibdó

9,1

9,5

10,1

9,0

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema de consulta Redatam.

Para aumentar los años promedio de escolaridad habría que incrementar la permanencia en la escuela de los niños, niñas y jóvenes, disminuyendo la deserción escolar y la repitencia. En muchas comunidades del país sobre todo rurales, los niños y las niñas acceden en alto porcentaje a la educación básica, pero su permanencia en la escuela no es continua. Como pudo observarse en los gráficos precedentes a medida que se avanza en educación la tasa de asistencia disminuye por factores de tipo económico, falta de motivación o dificultades para el desplazamiento desde las zonas rurales hacia los colegios de bachillerato. En algunos casos se encuentran factores asociados al orden público. Pero, además, la pertinencia y la calidad de la educación recibida constituyen también factores determinantes para la permanencia en el sistema educativo. La pertinencia es la correspondencia entre las ofertas de formación de las instituciones educativas y las competencias y aprendizajes que la sociedad y el Estado les demandan a los educandos. Estas demandas, sin embargo, no siempre coinciden con las expectativas de los potenciales usuarios. Uno de los problemas, especialmente de la básica secundaria y de la educación media, es que no responden a las expectativas y necesidades de

80

muchos jóvenes. El cambio cultural y la velocidad de las transformaciones del contexto están determinando modificaciones profundas en los valores de la juventud, algunos contrarios al esfuerzo intelectual o a la escuela convencional. Esto origina conflictos entre expectativas centradas en otras dimensiones y la necesidad de una educación que humanice y forme para la vida, la convivencia y la ciudadanía, refuerce la identidad, valore la diversidad y lo local sin perder de vista los procesos de globalización 38 (PNUD, 2008).

planteles educativos del país donde se desarrollan proyectos ambientales, productivos y de convivencia que son pertinentes e incluyentes porque valorizan y enriquecen el entorno, el tejido socioeconómico y la vida cultural e institucional. No obstante, las cifras de deserción y repetición indican que aún queda mucho trecho por recorrer en ese sentido.

Las brechas en la calidad de la educación recibida Las limitaciones que generan las condiciones sociales y económicas para acceder a la educación y a la cultura y para adquirir conocimientos, competencias y criterios necesarios para un desempeño productivo y satisfactorio en la sociedad, pueden ser compensadas parcialmente con una educación de calidad. En diversos estudios se ha

planteado que la calidad de la educación es un factor de retención, habida cuenta de que “la educación de mejor calidad aumenta la esperanza de vida escolar” (UNESCO, 2005: 2). La educación es de calidad cuando todos los estudiantes alcanzan los objetivos educacionales propuestos en el sistema educativo. Sin embargo, en Colombia se evidencian falencias en los logros que reflejan diferencias sustantivas entre regiones, tipos de establecimientos, poblaciones y niveles socioeconómicos. Como puede observarse en el gráfico 24, en los resultados de las pruebas de Estado de 2009 39, el departamento del Chocó el único del país cuya población es mayoritariamente afrocolombiana obtuvo el puntaje promedio más bajo entre todas las regiones del país.

Gráfico 24

Puntajes por departamento en las pruebas ICFES, 2009 47

Pero también la pertinencia tiene que ver con la capacidad de la escuela para ofrecer opciones que habiliten para el trabajo, con una educación que se corresponda con las exigencias del sector productivo, las vocaciones culturales y productivas de los contextos y las propuestas motivadoras y creativas. De otra manera, la educación en vez de jugar un papel relevante como factor de cohesión y promoción social servirá para potenciar el desarraigo. Colombia ha hecho un esfuerzo significativo para suscitar en el sistema educativo el desarrollo de competencias laborales generales y para articular la educación media con la técnica. Además, son numerosas las experiencias existentes en muchos 38. De allí la importancia de la etnoeducación.

Departamentos con importante poblacion Afro-Colombiana

Total Nacional

46 45 44 43 42

42

43 43

43 43 43

43 43

44 44 44 44 44 44

44 44 44 44 44 44 44

45 45

45 45 45 45 45

45 45

46

42

41 40 39 38

Chocó Magdalena La Guajira Amazonas Caquetá Vichada Bolívar San Andrés Cauca Arauca Córdoba Vuapés Guaviare Sucre Cesar Tolima Atlántico Casanare Norte de… Antioquia Meta Valle del… Huila Putumayo Caldas Nariño Quindío Risaralda Cundinama… Boyacá Guainía Santander

Grupo étnico

Olaya Herrera

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Fuente: ICFES 2009

39. En Colombia se efectúan mediciones periódicamente para evaluar los avances del aprendizaje frente a estándares básicos. Estas mediciones incluyen las Pruebas Saber que se aplican cada tres años a estudiantes de los grados 5 y 9 y el examen de Estado, conocido también como pruebas ICFES que permite determinar las condiciones de alumnos de grado 11 al momento de ingresar a la educación superior.

81

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Una mirada a la distribución de los colegios por categorías (muy superior, superior, alto e inferior), según resultados de las pruebas de Estado, permite afirmar que en los asentamientos donde predomina la población afrocolombiana se ofrece educación de menor calidad. De 195 planteles

educativos ubicados en los 10 municipios que tienen más del 80% de afrodescendientes y más de 20.000 habitantes, en 2009, el 84,1% fue catalogado en las categorías “baja”, “inferior” y “muy inferior” y apenas el 7,2% alcanzó la categoría “superior” y “alta”. (tabla10).

Comparativo de puntajes promedio ICFES 2008 entre San Basilio de Palenque, el municipio y el departamento a que pertenece

89,3

Quibdó

95.3

31

3,2

6,5

90,3

Turbo

81.3

28

7,1

7,1

85,8

María La Baja

97.3

8

0,0

0,0

100,0

Puerto Tejada

97.5

17

11,8

11,8

76,4

San Onofre

94.4

9

0,0

0,0

100,0

Guapi

97.3

3

0,0

0,0

100,0

Olaya Herrera

94.8

2

0,0

0,0

100,0

Luruaco

94.7

6

0,0

0,0

100,0

90,2

195

7,2

8,7

84,1

Fuente: ICFES

38 37 36 San Basilio de Palenque

Mahates

Bolívar

Colombia

Fuente: PNUD-Observatorio del Caribe Colombiano

Un ejemplo más de los problemas de calidad de la educación lo constituyen los resultados obtenidos en municipios del norte del Cauca con más del 50% de población afrocolombiana. El gráfico 26 muestra los resultados en la prueba de matemáticas para 2000 y 2008 en el marco de los exámenes de Estado para acceder a la educación superior. Los pobres puntajes obtenidos en 2008 son preocupantes y evidencian un deterioro en el tiempo con excepción de Puerto Tejada. Esta es una manifestación de que la calidad de la educación impartida en la mayoría de las instituciones educativas de los municipios norte caucanos con mayoría afrocolombiana, no solamente la educación presenta falencias severas en calidad, sino deterioro durante la última década.

Gráfico 26 Promedios municipales en matemáticas obtenidos en exámenes ICFES 2000 y 2008 en municipios afrocolombianos del norte del Cauca 45 44 43 42 41 40 39 38 37 36

44,4

2,7

Puerto Tejada

Buenos Aires

42,6

8,1

40,9 40,9

37

39,2

39

41,9 41,0

88.8

40

40,4

70,4

42,5

18,5

Suárez

Padilla

39,0

11,1

41,0

41

42,8 43,6

54

42

44,1

Tumaco

Baja, inferior y muy inferior

42,4

88.5

Media

43,2

43

Puntaje

Buenaventura

% de planteles por categorías Superior y alta

44,4

44

Puntaje

afrocolombiana

Total de colegios

municipios

82

% población

45

42,2

Clasificación de colegios de municipios con más de 20.000 habitantes y más de 80% de afrocolombianos, por categorías según resultados de pruebas ICFES, 2009

Conjunto 10

La calidad de la educación ofrecida se refleja en los resultados obtenidos en las evaluaciones del aprendizaje. En el gráfico 25 se muestran los puntajes promedio que obtuvieron en áreas del núcleo común de las pruebas ICFES los estudiantes de la comunidad afrocolombiana de San Basilio de Palenque, puntajes que fueron inferiores a los de los estudiantes del municipio y el departamento. Gráfico 25

Tabla 10

Municipio

Recuadro 13. Calidad de la educación en San Basilio de Palenque

Miranda

Fuente: ICFES

Año 2000

Villarica

Colombia

año 2008

83

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

De otra parte, las Pruebas Saber 2005/2006 en los mismos municipios del norte del Cauca muestran diferencias por áreas. En matemáticas, por ejemplo, una proporción alta de escolares de 5º y 9º grado están por debajo de los niveles mínimos esperados y muy lejos de los resultados nacionales; en lenguaje los resultados son mejores a la media nacional, pero aún un porcentaje elevado no logra el nivel óptimo esperado.

De nuevo, como puede verse en el gráfico 27, ejemplos de series en Pruebas Saber muestran que aunque hay mejorías en resultados en la mayoría de ellos, aún están distantes del promedio nacional. Esto evidencia que los estudiantes siguen sin llegar a los niveles de formación esperados y continúan con falencias comprensivas, interpretativas y analíticas derivadas en buena medida de los procesos de enseñanza-aprendizaje que les son brindados.

Gráfico 27

57

56,6

56,2

56,7

57

58,1

57,6

58

57,7

59,3

60

57,9

Puntaje

62

59,9

64

60,6

66

62,3

65,1

Puntaje promedio de grado 9º en Pruebas Saber de lenguaje, periodos 2002-3 y 2005-6 en municipios afrocolombianos del norte del Cauca

56

impartir educación aceptable para alcanzar logros educacionales, sino que es preciso compensar los efectos de las limitaciones de origen socioeconómico que afectan el rendimiento escolar.

de 2002 que estipuló que la tasa de repitencia en una institución educativa no podía exceder el 5%40 (gráfico 28). Entre 2003 y 2008 la tasa de repitencia apenas se redujo en 0,3 puntos porcentuales. De mantenerse este ritmo no será posible cumplir con la meta ODM de 2,3% para 2015, aunque Bogotá y departamentos como Huila, Antioquia y Meta ya la lograron. Entre los departamentos con participación significativa de población afro, el Chocó y San Andrés y Providencia registraron avances en reducción de tasa de repitencia entre 2001 y 2008 (Chocó: 5,2 puntos porcentuales; San Andrés y Providencia: 4,4). La situación es preocupante sobre todo en Vichada, Vaupés, Guainía y Cesar en los que la tasa de repitencia supera el 12% de la matrícula anual (DNP, 2010: 67-8).

Repitencia en educación básica y media Una de las metas asociadas al segundo ODM es reducir la tasa de repitencia, en el entendimiento de que existe una relación directa entre ella, el abandono escolar y la calidad del aprendizaje. La meta ODM para el país es una tasa de repitencia de 2,3% para 2015. Entre 2001 y 2008 dicha tasa se redujo de 5,4% a 3,1%, presentándose la reducción más marcada entre el 2002 y el 2003 (de 5,48% a 3,44%), la cual se explica en buena medida por la expedición del Decreto 230

Gráfico 28 Tasa repetición básica y media. 2008

54 52

Tasa de Repetición Básica y Media

50 Colombia

Puerto Tejada

Miranda

Suárez 2002-2003

Padilla

Villa Rica Buenos Aires

2005-2006

Fuente: www.menweb.mineducacion.gov.co/saber/

6,00%

5,35%

5,48%

5,00% 3,44%

4,00%

3,46%

3,41%

3,26%

3,20%

3,12%

3,00%

Si bien los logros son una dimensión de la calidad los insumos que la permiten son muchas veces ignorados a la hora de analizarla y valorarla. Según UNESCO (2005) los factores que determinan la calidad son muy diversos y están asociados con las condiciones de enseñanza y aprendizaje, los recursos humanos, la infraestructura y los procesos de gestión. En síntesis, con relación a la calidad operan muchos factores entre los cuales hay que resaltar la precariedad de los ingresos.

84

Los estudiantes más pobres, entre los que se encuentran los afrocolombianos, tienen que estudiar con muchas limitaciones, a veces con problemas alimentarios severos, sin acceso a libros y a material didáctico, sin tener quien en casa les ayude con los deberes o quien les explique los problemas, sin un lugar apropiado para estudiar y con muchas interferencias derivadas del hacinamiento. Por eso, como implícitamente se deriva del ODM 1 que apunta a la reducción de la pobreza, no basta con

2,00% 1,00% 0,00%

A2001

A2002

A2003

A2004

A2005

A2006

A2007

A2008

Fuente: Cálculos MEN con base en C-600 – DANE (2001); Matrícula certificada por las secretarías de educación (2002); SINEB (2003-2008 pr).

40. Este decreto fue derogado por el Ministerio de Educación Nacional, en abril de 2009.

85

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 2: Lograr la Educación Básica Universal

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Recuadro 14. Tasas de repitencia en Chocó Como puede observarse en el Gráfico 29, en el departamento del Chocó las tasas de repitencia en primaria en 2004 - 2006 fueron de 9,8% en promedio para los tres años. Además, mostró mejorías sustantivas en educación secundaria al bajar de 5,5% en 2004 a 3,7% en 2006. En cuanto a la educación media el departamento había alcanzado la meta ODM en 2006.

Meta Universal

Gráfico 29

Tasa de repitencia

Tasa de repitencia según nivel y año para Chocó 2004-2006 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 0

10,9

9,9

8,7

Colombia (2008):3,1

5,5 3,0

3,7

Meta ODM: 2,3 2,6

Primaria

Secundaria 2004

2005

1,0

Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente en 2005, y en todos los niveles de enseñanza antes de finales de 2015.

Metas Colombia41

Violencia de género

Mercado laboral

2,1

Media

2006

Participación

Desarrollar con una periodicidad de al menos cinco años la medición de la magnitud y características de la violencia de pareja en el país y definir las metas anuales de reducción. Implementar y mantener en operación una estrategia intersectorial de vigilancia en salud pública de la violencia intrafamiliar, específicamente de la violencia de pareja contra la mujer, en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga en 2008, y en las demás capitales de departamento en 2015. Incorporar y mantener el seguimiento a la equidad de género en materia salarial y calidad del empleo, en el marco del sistema de información sobre calidad y pertinencia del Sistema Nacional de Formación para el Trabajo. Incrementar por encima del 30% la participación de la mujer en los niveles decisorios de las diferentes ramas y órganos del poder público.

Fuente: Gobernación del Chocó, Plan de Desarrollo 2008-2011 “Un giro para salvar al Chocó”

Finalmente, con respecto a las metas del milenio en lo referente a educación se verifica un notable avance en los temas relacionados con coberturas en educación básica que benefician tanto la población afro como la no afro. Sin embargo, se mantienen brechas importantes en analfabetismo para territorios con significativa población afro aunque la tendencia del indicador es positiva para

el 2015. En cuanto a la educación media las metas ODM han avanzado sin todavía cumplir la meta propuesta, y manteniendo brechas más amplias en territorios de población afro. En educación superior y calidad, aunque no son metas ODM, es donde se encuentra la mayor evidencia de brechas significativas para la población afrocolombiana.

La igualdad de género supone que los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de las mujeres y los hombres se consideren, valoren y promuevan de igual manera (PGN: 2007), esto implica, entonces, que sus derechos, responsabilidades y oportunidades no deben depender de su sexo o condición física, por lo tanto este debe ser el punto de partida a la hora de considerar las medidas que los Estados deben adoptar a fin de superar condiciones de desigualdad.

41. Metas priorizadas para Colombia por el Departamento Nacional de Planeación.

86

87

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Al incluir la igualdad de géneros en los ODM el conjunto de Estados miembros de las Naciones Unidas reconoce un elemento trascendental para la identificación de las distintas manifestaciones del fenómeno de la pobreza. La perspectiva de género se constituye por consiguiente, en una herramienta útil para el establecimiento de capacidades y oportunidades que garanticen el desarrollo de los países en condiciones de equidad entre hombres y mujeres. Al respecto, la Declaración del Milenio también insta a los Estados a aplicar las convenciones orientadas a la protección y garantía de los derechos de las mujeres42, y en ese sentido, a tener en cuenta los objetivos estratégicos establecidos en la Plataforma de Acción de Beijing43. A partir de un nuevo enfoque de género y desarrollo, dicha plataforma centra la atención de los Estados en las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, así como en las estructuras sociales, económicas y culturales que las soportan, conminando el establecimiento de medidas para eliminar o mitigar la violencia contra la mujer. Es así como mediante la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer - CEDAW 44, por ejemplo, se define el concepto de discriminación y se establecen una serie de acciones orientadas a erradicarla. Los Estados deben actuar en ese propósito y adoptar medidas de carácter jurídico, legal o administrativo, que contribuyan al diseño e implementación de políticas públicas que garanticen el pleno ejer42. Estas convenciones se constituyen en acuerdos fundamentales de las naciones hacia la igualdad de género y el posicionamiento de la agenda de las mujeres.

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

cicio de los derechos de las mujeres, mediante las cuales se promueva su participación en los cargos públicos, en las organizaciones no gubernamentales, y se garantice el acceso a la educación y al trabajo en condiciones de igualdad. Adicionalmente, la Convención Belem do Pará 45 establece como un compromiso de los Estados la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra la mujer, reiterando que esta “trasciende todos los sectores de la sociedad independientemente de su clase, raza o grupo étnico, nivel de ingresos, cultura, nivel educacional, edad o religión y afecta negativamente sus propias bases”. De manera especial vale la pena destacar lo enunciado en el Artículo 9 de la Convención de Belém do Pará que establece que los Estados deben tomar especial cuenta de la situación de vulnerabilidad a la violencia que pueden sufrir las mujeres en razón de su color y condición étnica, de migrante, refugiada o desplazada y actuar con debida diligencia. De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos esta provisión se debe a que la discriminación, en sus distintas manifestaciones, no siempre afecta de igual forma a todas las mujeres pues hay mujeres que están más expuestas al menoscabo de sus derechos. Ciertas mujeres enfrentan varias formas de discriminación lo que incrementa su vulnerabilidad y exposición a ser abusadas con base en más de un factor. De esta forma, la utilidad de la perspectiva de género en tanto categoría de análisis radica en que permite hacer evidentes las diferencias sociales, biológicas, psicológicas y ambientales entre las personas según sexo, edad, etnia, situación eco-

43. Esta Plataforma fue acordada en el marco de la IV Conferencia Mundial de la Mujer convocada por Naciones Unidas. 44. Aprobada en 1979 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, ratificada mediante la Ley 51 de 1981 y entrada en vigor para Colombia en 1982.

88

45. Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, adoptada en 1994, ratificada mediante la Ley 248 de 1995 y entrada en vigor para Colombia en 1996.

nómica y rol que desempeñan en la familia y el grupo social (PGN: 2007). Lo anterior implica que una lectura del fenómeno de la pobreza desde una perspectiva de género necesariamente involucra aspectos sociales, políticos y culturales que van más allá del sujeto y que establece conexiones y diferenciales entre las experiencias de mujeres y hombres.

ción política. Por otro lado, aunque la reducción de la violencia contra la mujer no aparece como una meta universal de los ODM Colombia sí la ha incluido, con lo cual se reconocen los efectos dañinos que la violencia tiene sobre la cohesión social, la productividad de la mujer y su voz política, y se reafirma el derecho de la mujer a su integridad física y emocional.

La lectura del fenómeno de la pobreza desde esta perspectiva permite evidenciar, por ejemplo, que las medidas adoptadas por los Estados para el desarrollo económico de los países no necesariamente aplican enfoques diferenciales de acuerdo con las características oportunidades y capacidades específicas de hombres y mujeres, generando incluso factores de discriminación hacia unos u otros.

Entre los principales avances respecto de la protección y garantía de los derechos de las mujeres se encuentra la Ley 1257 de 2008 “Por la cual se dictan normas de sensibilización, prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres, se reforman los Códigos Penal, de Procedimiento Penal, la Ley 294 de 1996 y se dictan otras disposiciones”. Esta norma introduce en la legislación colombiana la noción de violencia contra las mujeres y sus distintas modalidades 48, ya sea que tengan lugar en el ámbito de lo público o de lo privado, establece una serie de medidas para proveer servicios para la prevención y atención ante un hecho de violencia, e información que permita que las víctimas sean protegidas en el proceso de reclamación de sus derechos.

Por lo anterior, si bien la meta universal del ODM 3 se ha restringido al ámbito educativo (igualdad de acceso a la educación), al incluir en los ODM la igualdad de géneros de manera indirecta se promueven igualmente el análisis y la construcción de estrategias para el logro del conjunto de metas establecidas. Acogiendo los objetivos estratégicos internacionales46 y en cumplimiento de los compromisos adquiridos con relación a los ODM Colombia viene desarrollando una serie de acciones orientadas a la equidad de género 47. En esa perspectiva el país ha realizado esfuerzos para disminuir la desigualdad en el mercado laboral y en actividades productivas, e incrementar la participación de la mujer en organismos decisorios y de representa46. Especialmente los consignados en el PIDESC (Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales), en la Plataforma de Acción de Beijing, y en la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer. 47. Entendida como la justicia en el tratamiento a mujeres y hombres de acuerdo con sus respectivas necesidades, en UNFPA 2007.

Adicionalmente, la Corte Constitucional ha constatado mediante el Auto 092 de 2008 49, el impacto diferencial y desproporcionado que el desplazamiento forzado interno ha ocasionado en las mujeres por causa del conflicto armado interno, que en el caso de las mujeres afrocolombianas e indígenas genera mayores condiciones de vulnerabilidad, indefensión y exposición por parte de los actores armados ilegales. Mediante este Auto se ha ordenado la creación de un programa

48. Tales como la violencia física, la psicológica, la sexual, la patrimonial y la económica. 49. El Auto 092 de 2008, hace parte de los autos de seguimiento a la Sentencia T-025 de 2004, por la cual se declara el estado de cosas inconstitucional en materia de desplazamiento forzado interno.

89

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

específico para la protección de los derechos de las mujeres afrodescendientes desplazadas, de tal forma que se incorpore el enfoque diferencial de género y pertenencia étnica en la política pública de prevención, protección y atención integral de este fenómeno. Dado que la meta universal propuesta para el logro de este objetivo ya fue alcanzada, debido a que no presenta notables diferencias en la asistencia escolar entre hombres y mujeres, el CONPES Social 91 de 2005 establece para Colombia metas relacionadas con la violencia de género 50, el mercado laboral y la participación. Para realizar el análisis y evaluación del logro de este objetivo se han propuesto una serie de indicadores, que si bien contribuyen a visibilizar algunos de los ámbitos en los que existen situaciones de desigualdad entre hombres y mujeres, es claro que resultan limitados en términos del conjunto de derechos a observar en el marco de la garantía de la igualdad de género en contextos sociales, culturales y económicos particulares. Al respecto, se puede destacar la propuesta de la CEPAL (2007) de una serie de indicadores complementarios y adicionales que permiten dar una lectura desde la perspectiva de género y que están relacionados con el ejercicio pleno de los derechos reproductivos de la mujer, las desigualdades en el hogar y la violencia. Aunque su medición se ha visto afectada por las limitaciones en la producción de información en términos de género y etnia vale la pena avanzar progresivamente en su medición, a partir del ajuste y cualificación de los registros administrativos institucionales, como base para el 50. Entendida como cualquier acción o conducta basada en el género que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado. En: Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, Belem do Pará. Capítulo 1, artículo1.

90

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

diseño, ejecución y evaluación de políticas públi cas orientadas a la promoción de la equidad y la disminución de la pobreza.

Violencias de género Es entendida como una forma de violencia que se ejerce contra las mujeres por su pertenencia al género femenino y se constituye en una de las principales barreras para lograr el adelanto de la mujer, al restringir el disfrute pleno de sus derechos por causas de discriminación y marginación en razón de sexo, edad o pertenencia étnica. La violencia contra la mujer representa una violación de su derecho a la integridad y es una muestra de profunda inequidad en las relaciones entre géneros. En este sentido, una de las consecuencias de la violencia intrafamiliar es la afectación de la autoestima y la dignidad. Como fue señalado en una consulta realizada con organizaciones de mujeres en el marco de la elaboración del Informe de Desarrollo Humano para el Valle del Cauca (PNUD, 2008: 85), la violencia genera exclusión y “devela procesos de apropiación y de ejercicio perverso del poder. Es una expresión de la inexistencia de ciudadanía plena, cuyos derechos son conculcados o afectados diferencialmente”. De acuerdo con la legislación colombiana, la violencia contra la mujer se define como cualquier acción u omisión que le cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, bien sea que se presente en el ámbito público o privado51.

51. Artículo 2, Ley 1257 de 2008.

Teniendo en cuenta que una de las metas propuestas por Colombia para el logro de este ODM está relacionada con la violencia de pareja se destaca la información reportada por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para 2009, durante el cual fueron registrados 93.862 casos de violencia intrafamiliar52 , de los que 61.139 corresponden a violencia de pareja53 y el 88,6% de estos, las víctimas fueron mujeres cuyas edades oscilan entre los 20 y 29 años, principalmente. De los 93.862 casos de violencia intrafamiliar mencionados la violencia entre otros familiares registró 17.148 casos, el maltrato infantil 14.094 y la violencia contra el adulto mayor 1.481. Lo anterior refleja como la violencia de pareja se constituye en una de las expresiones de violencia intrafamiliar más frecuentes, pero a la vez más invisible en la sociedad, siendo las principales víctimas las mujeres. A pesar de su carácter oculto por cuanto ocurre con frecuencia en escenarios de lo privado la violencia contra la mujer, concretamente la violencia intrafamiliar, viene visibilizándose progresivamente. De acuerdo con la encuesta nacional de demografía y salud (ENDS) (2010), aproximadamente 4 de cada 10 mujeres (37,4%) que tuvieron alguna vez relaciones de pareja expresaron haber sido maltratadas por parte de su esposo o compañero PROFAMILIA (2010). Esta cifra, pone en evidencia que la violencia de pareja involucra igualmente violencia sexual, psicológica o económica.

La información disponible sobre violencia intrafamiliar en la población afrocolombiana es escasa y fragmentaria. Las comisarías de familia muestran que en general en todo el país las denuncias por maltrato vienen incrementándose paulatinamente, tanto en zonas donde predominan los afrodescendientes como en regiones donde son minoría. Sin embargo, el aumento en las denuncias no significa necesariamente ensanchamiento de las expresiones de violencia pues pueden leerse igualmente como mayor conciencia sobre los derechos y mayores apoyos institucionales y sociales para hacerlos valer. En términos generales como puede apreciarse en el gráfico 30 la mayor proporción de mujeres que reportaron haber sido agredidas físicamente por su esposo o compañero se encuentra en la Región Pacifica (41,1%), y la de menor proporción en la Región Caribe (29,5%) con relación al promedio nacional (37,4%). Con esos resultados no se puede inferir una relación entre condición étnica y violencia, en tanto los datos extremos corresponden a las dos regiones con mayor población afro. Para el caso del Pacifico es más bien atribuible a la coyuntura de violencia que atraviesa actualmente esta zona que ha generado cambios en los roles de la mujer.

52. Es el maltrato físico, psíquico, sexual que se da entre miembros de la familia (conyugues o compañeros permanentes; padre y madre de familia, aunque no convivan en un mismo lugar; ascendientes o descendientes de los anteriores y los hijos adoptivos; todas las demás personas que de manera permanente se hallaren integrados a una unidad doméstica. Ley 1257 de 2008. 53. La Organización Mundial de la Salud ha definido la violencia contra la pareja como cualquier comportamiento dentro de una relación íntima que causa daño físico, psíquico o sexual a los miembros de la relación.

91

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Dentro de los casos de violencia intrafamiliar sobresale la elevada participación de la violencia de pareja que supera el 60% en la mayoría de

Gráfico 30 Porcentaje de mujeres, por regiones, sujeto de violencia física por esposos o compañeros, 2010

regiones del país. El caso de Chocó resulta nuevamente significativo con una participación del 75% (tabla 12)

80 68,0

Tabla 12

37,6

35,7

30

Porcentaje de violencia intrafamiliar contra la mujer según contexto

27,3

Violencia a NNA

20 10 0 Córdoba

Magdalena

Bolívar

San Andrés y Prov.

Guajira

Colombia

Sucre

Cesar

Fuente: PROFAMILIA, 2010: Encuesta Nacional de Demografía y Salud.

Así mismo, como puede verse en la tabla11 la violencia intrafamiliar (VIF) reportada en 2009 en las tres ciudades afrocolombianas por excelencia (Buenaventura, Tumaco y Quibdó) muestran que la tasa por 100.000 supera el promedio nacional

en Quibdó (221), pero se ubica significativamente por debajo de dicho promedio en Buenaventura (175) y Tumaco (129)54. 54. La Tasa de VIF comprende tres variables: violencia en pareja, violencia entre otros familiares y maltrato infantil.

Tabla 11 Tasa de VIF y casos de violencia en pareja, maltrato infantil y violencia entre otros familiares para Colombia y municipios seleccionados, 2008-2009

Municipio

Tasa de VIF por 100.000 habitantes 2008

Buenaventura Tumaco Quibdó Colombia

174 121 262 202

2009 175 129 221 209

# Casos de violencia de pareja 2008 478 167 220 58.533

2009 474 178 188 61.139

# Casos de maltrato infantil 2008 44 26 50 13.523

2009 57 35 44 14.094

# Casos violencia entre otros familiares 2008 86 14 29 17.747

2009 93 12 20 18.629

CHOCÓ

54,2%

SAN ANDRÉS

50,0%

BOLÍVAR

52,6%

VALLE DEL CAUCA CAUCA

92,6%

63,3%

269

321

83,8%

92,2%

55,6%

249

298

83,6%

57,0

60,0%

91,5%

61,1%

1919

2378

80,7%

27,6

51,3%

42,2%

91,4%

69,3%

6105

7479

81,6%

27,2

61,7%

52,4%

90,5%

60,7%

1454

1805

80,6%

22,2

NARIÑO

49,3%

47,1%

92,2%

61,4%

1324

1661

79,7%

18,1

SUCRE

55,7%

44,8%

91,8%

65,3%

1004

1250

80,3%

15,7

LA GUAJIRA

55,6%

33,3%

94,1%

65,6%

518

623

83,1%

12,8

CÓRDOBA

55,3%

47,6%

93,6%

61,6%

909

1095

83,0%

12,8

CESAR

57,7%

38,5%

93,6%

67,2%

1535

1838

83,5%

11,3

ATLÁNTICO

53,4%

32,8%

92,5%

62,9%

2550

3123

81,7%

10,7

ANTIOQUIA

55,2%

53,8%

89,8%

69,5%

7794

9863

79,0%

10,0

MAGDALENA

57,5%

55,6%

92,2%

59,7%

1649

2017

81,8%

9,7

GUAVIARE

73,3%

0,0%

84,4%

77,8%

56

70

80,0%

5,7

PUTUMAYO

53,1%

0,0%

89,3%

63,6%

157

203

77,3%

5,1

RISARALDA

54,6%

64,9%

86,1%

68,4%

1224

1579

77,5%

4,9

ARAUCA

60,0%

60,0%

86,5%

65,3%

563

718

78,4%

4,0

CAQUETÁ

54,2%

80,0%

89,4%

62,2%

291

370

78,6%

3,8

CUNDINAMARCA

52,9%

60,0%

88,6%

61,8%

6250

8238

75,9%

3,2

SANTANDER

54,8%

50,6%

90,4%

64,4%

3846

4858

79,2%

3,0

CALDAS

51,6%

54,5%

89,1%

68,3%

1135

1466

77,4%

2,6

QUINDÍO

50,0%

51,7%

86,8%

69,7%

818

1062

77,0%

2,6

VICHADA

55,6%

97,6%

100,0%

49

54

90,7%

2,5

META

54,2%

35,0%

88,5%

60,6%

1774

2322

76,4%

2,1

AMAZONAS

45,7%

50,0%

80,9%

45,3%

189

273

69,2%

1,9

N.DE SANTANDER

52,3%

40,5%

87,5%

61,7%

2160

2817

76,7%

1,8

CASANARE

58,7%

25,0%

88,4%

53,2%

1219

1576

77,3%

1,5

BOGOTÁ

51,2%

48,3%

84,9%

63,9%

19266

25230

76,4%

1,4

VAUPÉS

0,0%

1

2

50,0%

1,3

BOYACÁ

54,4%

46,7%

90,0%

60,8%

3404

4424

76,9%

1,2

TOLIMA

52,6%

48,1%

89,5%

65,6%

1878

2400

78,3%

1,1

HUILA

47,4%

39,4%

89,6%

61,6%

1877

2421

77,5%

1,0

75,0%

4

5

80,0%

1,0

64,4%

73452

93860

78,3%

10,3

GUAINÍA

100,0%

TOTAL

53,2%

0,0%

% afrodesc.

38,5

% de violencia intrafamiliar contra la mujer

40,0

Total de casos de violencia intrafamiliar

40,0

Violencia entre otros familiares

43,8

40

Violencia de pareja

Porcentaje

50

Total de casos de violencia intrafamiliar contra Mujeres

Porcentaje de violencia intrafamiliar contra la mujer según contexto por departamento 2009

60

Violencia al adulto mayor

70

100,0%

49,0%

88,6%

82,1

Fuente: Casos reportados por el INMLCF en 2009.

92

93

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Las brechas en el mercado laboral En las últimas décadas la mujer colombiana ha ingresado en forma masiva al mercado de trabajo, alcanzando en la actualidad una participación laboral superior a la observada en otros países de América Latina. Sin embargo, sigue siendo inferior a la de los hombres, al tiempo que se mantienen marcadas diferencias en cuanto al acceso a oportunidades de empleo. Así mismo, la calidad del empleo en términos generales es inferior tanto en condiciones laborales como en ingreso. Se mantienen, igualmente, condiciones de vulnerabilidad que las exponen a ser víctimas de discriminación o explotación laboral, de acoso sexual en el entorno laboral e incluso del delito de trata de personas con fines de explotación de diversa índole. En Colombia la participación laboral femenina se ha mantenido en la última década alrededor

del 50%, en tanto que la participación masculina asciende a cerca del 75%. Este diferencial muestra que queda aún un amplio margen para que la mujer logre una participación más equitativa en el mercado laboral. Respecto de la inserción de las afrocolombianas en la población económicamente activa (PEA), se observa que la escasa información disponible sugiere que, aunque su participación en el nivel nacional está por debajo de la de sus congéneres no étnicas, en grandes ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Pereira su participación es superior al igual que en las zonas rurales (tabla 13). Factores como la mayor incidencia de la pobreza y el desplazamiento en este grupo poblacional pueden explicar estos resultados en las grandes ciudades, por cuanto presionan el ingreso al mercado laboral.

Por otro lado, las tasas de desempleo siguen siendo más elevadas para las mujeres que para los hombres, tendencia que se ha mantenido a lo largo del tiempo y que refleja las dificultades de diversa índole para insertarse en el mercado la-

boral, y entre las que se cuentan la reproducción de los roles sociales tradicionales asignados a las mujeres como madres y cuidadoras que impiden el acceso a oportunidades laborales en condiciones de igualdad y equidad.

Tabla 14 Tasa de desempleo en zonas urbanas por sexo y diferenciación étnico-racial, Colombia y regiones Atlántica y Pacífica, 2004 Región y ciudad

Mujeres Afrocolombiana

Hombres No étnica

Afrocolombiano

Total No étnico

Región Atlántica

21,2

16,4

10,6

8,8

Región Pacífica

25,8

15,3

11,0

12,9

Bogotá

14,8

9,5

11,0

10,0

Medellín

11,1

9,0

11,9

9,4

Cali

11,1

8,0

6,1

6,5

Cartagena

7,6

9,7

19,1

12,5

Pereira

11,6

8,7

10,1

9,5

13 áreas metropolitanas

11,5

9,6

9,3

10,0

Colombia

24,2

17,6

12,1

13,1

15,5

Fuente: Viáfara, 2007 (con base en la ECH a Junio de 2004) para las regiones Atlántica y Pacífica; Viáfara, Urrea y Correa (2009: 214) para el resto de la información.

Tabla 13 Participación porcentual de mujeres afrocolombianas y no étnicas en la PEA, 2005 Ciudades

Afrocolombiana

No étnica

Bogotá

55,2

46,2

Cali

42,2

40,2

Pereira

36,7

32,7

Medellín

39,2

37,6

Cartagena

30,4

34,3

San Andrés

40,2

47,9

Buenaventura

30,4

34,9

Total nacional cabeceras

33,3

36,5

Total nacional resto

15,7

12,9

Total nacional

28,2

32,1

Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 192)

94

Mujeres

Como puede observarse en la Tabla 14 la tasa de desempleo de las mujeres afrocolombianas, con excepción de Cartagena, superaba en 2004 a todas las demás y contribuía más que ninguna otra a la tasa nacional de desempleo (15,5). En el caso de las afrocolombianas las tasas de desempleo no solamente evidencian inequidad de género en cuanto acceso a los mercados laborales, sino también inequidad étnico-racial por cuanto sus tasas de desempleo son sensiblemente mayores que las de las mujeres no étnicas. Esta situación es particularmente crítica para las mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento cuya tasa de desempleo es del 48% frente al 31% en los hombres.

De otra parte, las mujeres afrodescendientes enfrentan condiciones inferiores en cuanto a calidad del empleo. Se ocupan, principalmente, en sectores de servicios con especificidad de género como el servicio doméstico y el cuidado a otras personas, o por cuenta propia como ventas ambulantes, servicios caracterizados por su baja remuneración y elevada informalidad. Nuevamente las mujeres afro en condición de desplazamiento enfrentan la situación más difícil ya que muchas de ellas tienen que emplearse “en oficios sin remuneración justa, en condiciones de explotación y maltrato” (AFRODES y Global Rights, 2008: 32). Como puede verse en el gráfico 31 en todos los casos con excepción de Pereira la remuneración

95

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

laboral promedio por hora de las mujeres afrocolombianas y no étnicas es inferior a las de los hombres no étnicos aunque, también con excepción de Pereira las remuneraciones de las mujeres no étnicas son superiores a las de los hombres afrodescendientes. En estos casos existe sobre todo discriminación racial en la remuneración laboral.

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Para las 13 áreas metropolitanas, por ejemplo, el ingreso laboral promedio por hora de las mujeres afrocolombianas es menor en 5,8 puntos porcentuales que el de los hombres afrocolombianos, 27,5 puntos inferior al de las mujeres no étnicas, y se sitúa 37,8 puntos porcentuales por debajo del ingreso recibido por los hombres no étnicos.

Gráfico 31 Ingreso laboral promedio por hora en zonas urbanas por sexo y diferenciación étnico-racial, 2004

La discriminación de género en el ámbito laboral puede verse también en las diferencias de ingreso percibido por igual posición ocupada. Viáfara (2007) encontró por ejemplo que en el área metropolitana de Cali se remunera menos a las mujeres que a los hombres en cargos de similar responsabilidad, con la atenuante de que entre más calificada esté la mujer menor es la diferencia en el ingreso. Cuando se desempeña en cargos

directivos o como funcionaria pública recibe 20% menos que el hombre; como profesional o técnica devenga aproximadamente un 25% menos; como trabajadora de los servicios gana alrededor de 30% menos; si se ocupa como operaria no agrícola la diferencia es de 45% y si es comerciante o vendedora la diferencia asciende a un poco más del 50%.

Recuadro 15. Informalidad y subempleo de mujeres en Valle del Cauca

Trece áreas metropolitanas

120 100

Debido a la creciente demanda de mano de obra flexible, que pueda ser empleada o despedida en función de las presiones del mercado, el ingreso de la mujer en la fuerza laboral remunerada en grandes cantidades ha coincidido con las tendencias a subcontratar o relegar las tareas que realizan las mujeres a las condiciones de empleo en el sector informal de la economía, con el agravante de que existe un vínculo fuerte entre la inseguridad del empleo en este sector y la pobreza. De hecho la informalidad se ha “feminizado”, como se ha expresado frecuentemente. Un estudio realizado por Ortiz y Uribe (2007) en el marco de la elaboración del Informe de Desarrollo Humano para el Valle del Cauca (PNUD, 2008) mostró que mientras en el Valle del Cauca entre 2001 y 2006 la proporción de hombres ocupados en la informalidad había disminuido de forma continua, la de mujeres se había mantenido alta y estable (gráfico 32), lo que sugiere que la informalidad podría tener una tendencia a feminizarse.

80 Pereira

Bogotá

60

40 20 0

Cartagena

Medellín

Cali Mujeres Afrocolombiana

Mujeres No étnica

Hombres Afrocolombiano

Hombres No étnico

Gráfico 32 Tasa de informalidad y subempleo por género en cabeceras, Valle del Cauca, 2001- 2006*

Fuente: Casos reportados por el INMLCF en 2009.

73,0%

Mujeres Ciudades

Afrocolombiana

No étnica

Afrocolombiano

No étnico

68,0%

Trece áreas metropolitanas

62,2

89,7

68,0

100

63,0%

Bogotá

67,7

82,5

60,0

100

Medellín

56,0

94,7

67,3

100

Cali

45,3

63,8

53,6

100

Cartagena

54,5

77,0

68,4

100

Pereira

85,6

101,2

109,2

100

Fuente: Elaborado con información en Viáfara, Urrea y Correa (2009: 223).

96

72,1%

Hombres

67,4%

67,5%

66,3%

67,7%

64,4%

62,7% 58,0%

61,5%

61,0%

59,2%

53,0%

2001

2002

2003 Mujer

2004

55,7%

55,4%

2005

2006

Hombre

Fuente: Ortiz y Uribe, 2007, con base en la Encuesta Continua de Hogares.*Segundo trimestre.

97

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

Las brechas en participación Tal como se mencionó Colombia incluyó un indicador relacionado con el derecho a la participación en el que se propone como meta incrementar la participación de las mujeres en los niveles decisorios de las diferentes ramas y órganos del poder público. Sin embargo, es claro que este no es el único escenario donde se requiere analizar los factores que limitan las posibilidades de las mujeres para el ejercicio pleno de este derecho. En general puede decirse que en Colombia va en aumento el número de mujeres que ocupan cargos en organismos de elección popular. En las Asambleas departamentales, por ejemplo, la participación de las mujeres se incrementó de 5,3% en el período 1998-2000 a 18,2% en el periodo 2008-2011, mientras que su participación en los concejos municipales pasó de 10,3% a 11,5% y en las alcaldías de 5,2% a 9,5% (DNP, 2010: 86).

98

Gráfico 33 Porcentaje de mujeres alcaldesas (2007) en Departamentos según grupo étnico 20

17,4

18

16

14,3

14

Porcentaje

El gráfico 33 muestra la proporción de alcaldesas en algunos departamentos seleccionados donde la población afrocolombiana es significativa. Como puede observarse la participación de mujeres en cargos públicos de elección popular sigue siendo muy baja, con excepción de algunos departamentos de la región Atlántica (Córdoba y Atlántico). En el norte del Cauca de los 10 municipios con población significativamente afrodescendiente solamente uno, Padilla, tiene alcaldesa afrocolombiana. El Valle del Cauca cuya cuarta parte de habitantes son afrodescendientes no tiene una sola alcaldesa afro y en el Chocó, donde los municipios son todos de población mayoritariamente afrocolombiana solamente hay un 3,2% de mujeres ocupando el primer cargo de sus municipios. En este caso aunque las alcaldesas existentes son afrodescendientes por razones obvias, más que sesgo étnico-racial se evidencia discriminación de género. De otra parte, el país ha avanzado en el cumplimiento de la Ley 581 de 2000 conocida como “ley de cuotas” y entendida como una acción afirmativa que establece que por lo menos el 30% de cargos de máximo nivel decisorio debe ser desempeñado por mujeres. En 2005 ya el 32% de los cargos directivos era ocupado por mujeres y en 2007 el 35% (DNP, 2010: 87). En el nivel de gobernaciones, en 2008, las mujeres ocupaban el 37,6% de los cargos directivos, siendo la gobernación de Córdoba, como puede verse en el gráfico 34 la que presentó el mayor porcentaje de mujeres ubicadas en cargos de dirección. En otras palabras, en lo que respecta a ocupación de cargos directivos en gobernaciones, en el país se ha alcanzado la meta ODM, no obstante, se espera que con el transcurrir del tiempo esta cifra se aproxime al 50% y se extienda igualmente al ámbito de lo privado y lo económico. Sin embargo, la participación de la mujer afrocolombiana en cargos de dirección hay que analizarla con base en su proporción poblacional en los diferentes departamentos y regiones del país.

12

10 8

7,7

7,1

6

7,1

4,4

4

2,4

2,2

2

3,2

0 Sucre

Córdoba

Atlántico No étnicas

Bolívar

Cauca

Chocó

Afrocolombianas

Valle del Cauca

Fuente: Ortiz y Uribe, 2007, con base en la Encuesta Continua de Hogares.*Segundo trimestre.

los cargos de dirección que ocupan, desproporción que se profundiza con relación a la participación de las mujeres negras en puestos directivos.

Un departamento como Bolívar, por ejemplo, donde el 13,5% de su población está representada por mujeres afrocolombianas debería tener una proporción similar de cargos ocupados por ellas, o por lo menos un 4% si la proporción se determina por la ley de cuotas. Uno de los argumentos exhibidos por las organizaciones afrocolombianas es precisamente la desproporción existente entre la población afrodescendiente y

Cabe anotar que la participación de las mujeres afrocolombianas en regiones donde han sido victimizadas por el conflicto armado ha tendido a disminuir en forma sensible. Una encuesta aplicada a mujeres afrocolombianas en situación

Gráfico 34 Porcentaje de cargos directivos en las gobernaciones ocupados por mujeres, 2008 80 70

68,0

60 Porcentaje

Entre las conclusiones de Viáfara, Urrea y Correa (2009:219-20) con relación a la distribución de la población ocupada por ciudad, característica étnico racial y género según segmento ocupacional, se pueden destacar entre otras las siguientes: 1) La tasa de informalidad de los afrocolombianos es 20,9% más grande que para los no afrocolombianos; 2) Los diferenciales en la tasa de informalidad son más grandes para las mujeres que para los hombres afrocolombianos; 3) La brecha por inserción en empleos formales para las mujeres afrocolombianas es más grande en Cartagena, seguida de Bogotá, Medellín y Cali. Las actividades que se realizan en la economía informal se caracterizan por bajos ingresos y ausencia de cualquier tipo de seguridad social, además, generan nichos étnicos que se refuerzan y retroalimentan a través de redes sociales y familiares.

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

50

43,8

40

Meta ODM: 30% 40,0

40,0

38,5

37,6

35,7

30

27,3

20 10 0 Córdoba

Magdalena

Bolívar

San Andrés y Prov.

Guajira

Colombia

Sucre

Cesar

Fuente: PNUD: “El Caribe colombiano frente a los ODM”, con base en DAFP

99

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

de desplazamiento (citada en AFRODES y Global Rights, 2008: 37) reveló por ejemplo que el 27,1% de ellas habían disminuido su participación en procesos organizativos como resultado de las amenazas recibidas. La violencia opera como antídoto contra la participación no sólo por los desplazamientos que provoca, sino porque el miedo y el temor que la acompañan silencia e inmoviliza a las personas, o por su creciente visibilización como sujetos de derechos que exigen la respuesta del Estado frente a este tipo de fenómenos que aumentan la discriminación y vulnerabilidad. A pesar del progreso logrado seis de cada diez personas entre las más pobres del mundo siguen siendo mujeres y niñas; sólo el 16% de parlamentarios del mundo son mujeres; y dos tercios de los niños que no asisten a la escuela son niñas. Así mismo, en los periodos de conflictos armados tanto como en el hogar las mujeres son sistemáticamente sometidas a la violencia. La igualdad de género y el empoderamiento de la mujer son derechos humanos. También son la clave del desarrollo y del logro de los ODM55. Después de revisar la información disponible relacionada con las metas para el logro del ODM 3 puede notarse que se requieren esfuerzos institucionales significativos por mejorar no sólo la calidad de la información estadística de género, sino también su componente étnico a fin de visibilizar las brechas existentes en los diferentes ámbitos socio-económicos. A partir de la limitada información existente es claro que existe una importante afectación de la violencia intrafamiliar y concretamente de la violencia de pareja sobre las mujeres colombianas. Para el caso de la población afrocolombiana las cifras disponibles muestran que en algunos territorios

Objetivo 3: Promover la Equidad de Género y la Autonomía de la Mujer

con elevada población afro, como el Chocó, la incidencia de este tipo de violencia supera el promedio nacional, pero en otros como Buenaventura y Tumaco su incidencia es inferior a dicho promedio. En cuanto a la situación en el mercado laboral las mujeres afrodescendientes experimentan considerables brechas frente a sus congéneres no étnicas y a la población afro masculina, en términos de mayores tasas de desempleo y menor calidad en el empleo para las que logran emplearse, con predominio de actividades informales mal remuneradas, y con poco o ningún acceso a seguridad social. Para las mujeres en situación de desplazamiento la situación es aún más crítica Las brechas existentes en el mercado laboral son una de las principales causas que refuerzan y retroalimentan la situación de pobreza y exclusión de las mujeres afrodescendientes y de sus familias. En cuanto a la participación, si bien hay una mayor injerencia de las mujeres en los niveles decisorios del poder público la participación de las mujeres afro se encuentra rezagada en aquellos territorios en los que tienen una presencia significativa. Incluso hay evidencia de que han perdido participación en procesos organizativos de los que hacían parte como consecuencia del conflicto y del desplazamiento. Pese a las limitaciones de información la situación descrita relacionada con las metas del Objetivo 3 para las comunidades afrocolombianas pone de presente la situación de inequidad y vulnerabilidad que enfrentan las mujeres de estas comunidades, las cuales refuerzan y retroalimentan su condición de pobreza y exclusión. En este contexto el principal reto consiste en avanzar en el diseño e implementación de políticas con perspectiva de género que incorporen el factor étnico para atender las problemáticas de las mujeres afrodescendientes en términos de violencia de

género, mercado laboral y participación. Así mismo, en el marco de la normatividad para la atención a la población en condición de desplazamiento es necesario impulsar la ejecución de aquellas políticas que atiendan las necesidades específicas

de las mujeres afrodescendientes, afectadas de manera desproporcionada por esta condición. A continuación, un ejemplo de un programa social dirigido a fortalecer la equidad de género, el trabajo, la participación política y el liderazgo.

Mujeres Ahorradoras en Acción Programa Generación de Ingresos: Mujeres Ahorradoras en Acción (Equidad de género, en trabajo, participación política y liderazgo) 11.845 Mujeres beneficiadas en los 106 Municipios Mayoría Afrodescendiente Este programa inicio en los municipios de Buenaventura y Guapi en Cauca; Chiquinquirá y Pauna en Boyacá; Medellín, Zaragoza y El Bagre en Antioquia; Cartagena en Bolívar; Manizales y La Dorada en Caldas. Actualmente hace presencia en más de 115 municipios a Nivel Nacional. Mujeres Ahorradoras en Acción es un programa de ahorro con perspectiva de género, pionero en Colombia desde 2007, que consiste en un plan de ahorro programado para mejorar la calidad de vida de quienes se vinculan a él, dedicando 1 año de tiempo a su intervención. Principalmente promueve en las mujeres participantes autonomía, empoderamiento, construcción y participación en redes empresariales y solidarias al fomentar el principio de corresponsabilidad, premiando sus esfuerzos sin caer en el asistencialismo. De la misma manera rompe barreras de acceso al sistema microfinanciero generando cultura del ahorro, de manejo del dinero y aseguramiento de la vida a través de la bancarización. Esto se ha traducido en la mejora de la autoestima de las mujeres, la creación de nuevos proyectos productivos y el aumento de la calidad de vida de la población beneficiaria de este proyecto. Es así como desde su creación hasta el año 2010, el Proyecto Mujeres Ahorradoras en Acción ha beneficiado a 41.182 mujeres en el Nivel Nacional, de las cuales 11.845 se encuentran en los 106 municipios de mayoría afrodescendiente en Colombia. Todas ellas se bancarizaron a través del Banco Agrario de Colombia, donde la mayoría abrieron por primera vez una cuenta de ahorros, ahorrando e invirtiendo en sus propios planes de inversión. Actualmente muchas de estas mujeres tienen créditos productivos y obtuvieron por primera vez un microseguro de vida, a través del cual se evitan retrocesos sociales y económicos en las familias de las Mujeres Ahorradoras.

55. http://www.undp.org/spanish/temas/mujer.shtml/

100

101

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

na e infantil. No obstante, persisten significativas disparidades territoriales y poblacionales que reflejan la falta de acceso, en condiciones de equidad, a servicios esenciales de salud.

Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (menores de cinco años) Línea Base

Indicadores

Avance

Meta 2015

Mortalidad de menores de cinco años (por 1.000 nacidos vivos).

34.9 (1990)

22 (2010)

17,0

Mortalidad de menores de 1 año (por 1.000 nacidos vivos).

26.9 (1990)

18 (2010)

14,0

Cobertura de vacunación con triple viral (%) – PAI.

92.0 (1994)

95.2 (2009)

95,0

es una decisión económica sensata y una de las maneras más seguras en que los países pueden encaminarse hacia un futuro mejor”56.

La asociación entre pobreza y enfermedad está ampliamente demostrada y por eso la Declaración del Milenio fue explícita en el sentido de que sin progresos en salud no se lograrán avances sustantivos en otras áreas. La salud como factor del bienestar tiene el desafío de asegurar el disfrute de condiciones físicas y mentales para una vida gratificante. Como lo señala UNICEF, “la mortalidad infantil es un indicador importante del desarrollo de los países y un reflejo de sus prioridades y valores. Invertir en la salud de los niños y sus madres no solo es primordial desde el punto de vista de los derechos humanos; también

La inclusión de la mortalidad infantil dentro de los ODM reafirma la importancia de la salud de la niñez como factor de bienestar social. La mortalidad infantil está en buena medida asociada con la pobreza puesto que los pobres padecen mayores contingencias de enfermar o morir por falta de alimentos, están más expuestos al riesgo ambiental por habitar en viviendas precarias, barrios insalubres y entornos violentos. Así mismo, suelen tener menor protección por su acceso limitado a una oferta amplia de servicios de salud de calidad. La pobreza fragua necesidades de atención en salud más elevadas, pero los pobres ven más limitado su acceso a los servicios de salud por sus restricciones económicas, educativas, geográficas y culturales. El país muestra una evolución positiva en sus indicadores básicos de salud. La esperanza de vida al nacer se ha incrementado mostrando de manera indirecta mejoras en las condiciones de salud de los habitantes; así mismo, han disminuido las tasas de mortalidad general, mater56. www.unicef.org.co

102

Con relación a las metas trazadas para este objetivo vale la pena hacer las siguientes aclaraciones referentes a las diferencias metodológicas para la construcción de los indicadores de mortalidad y de vacunación. En primer lugar, el Conpes Social 091 que definió las metas iniciales de ODM para el país, basó sus cálculos en las proyecciones de población del censo 1993 y adoptó como cifras oficiales de mortalidad infantil y de menores de cinco años las obtenidas en la ENDS, realizada cada cinco años y cuyos resultados al 2010 acaban de ser publicados. Sin embargo, en los últimos años se vienen fortaleciendo las cifras de Estadísticas Vitales (EV) del DANE, que ofrecen mayor confiabilidad por cuanto están basadas en registros y pueden actualizarse anualmente57. El Conpes Social 140 de 2010 revisa las metas ODM del país a partir de las proyecciones de población del Censo 2005 adoptando como cifras oficiales de mortalidad infantil y de niñez las del DANE, cuyos últimos resultados disponibles están a 2008. El Conpes 140 revisa también las líneas de base a 1990 para estos indicadores con el fin de tener un panorama más realista sobre su evolución. En este documento se hará referencia a las dos fuentes (ENDS y DANE). El segundo aspecto a resaltar tiene que ver con los denominadores usados en el cálculo de las tasas de cobertura de vacunación. Usualmente el indicador se expresa en términos de población vacunada como población total para un determinado rango de edad. Sin embargo, su desagregación territorial adolece de fallas ya que para 57. Las Estadísticas Vitales del Dane presentan aún un subregistro importante a pesar de los evidentes avances de los últimos años, con el paso de los formularios de papel a formularios electrónicos y en línea en buena parte de los hospitales del país.

algunas entidades territoriales el denominador utilizado para su cálculo es inferior al numerador, arrojando resultados superiores al 100%. Este aspecto debe ser tenido en cuenta por las entidades territoriales a la hora de analizar sus resultados. Utilizando como fuente la ENDS se muestra que la tasa de mortalidad en menores de cinco años (TMN)58 ha tenido una tendencia sostenida hacia el descenso durante la última década. Mientras en 1990 la TMN era de 34,9 en 2010 se había reducido a 22. Así mismo, la tasa de mortalidad infantil59 también ha tenido una tendencia a la baja al pasar de 26,9 en 1990 a 18 en 2010. De otra parte, tomando como referencia las EV se tiene que entre 1990 y 2008, la tasa de mortalidad en menores de cinco años se redujo de 51,46 por mil a 24,89, resultado consistente con la nueva meta de 18,98 por mil para el 2015. Además, la mortalidad en menores de un año disminuyó durante el mismo período de 36,67 por mil a 20,60, tendencia que de mantenerse permitirá alcanzar la meta de 16,68 en 201560 En vacunación se observan también avances importantes al aumentar la cobertura de vacunación con DPT en menores de un año de 87% en 1990 a 92,2% en 2009 y de Triple Viral de 82% a 95,2%. En los dos casos la meta ODM para el 2015 es de 95%, por consiguente, la meta de cobertura de Triple Viral ya se logró.

Las brechas entre regiones y poblaciones A pesar de las tendencias promisorias hacia el descenso en la TMI y TMN los avances no se dis58. La tasa de Mortalidad en la Niñez equivale al número de muertes en menores decinco5 años, por cada mil niños nacidos vivos. 59. La tasa de Mortalidad Infantil corresponde al número de muertes en menores de un año, por cada mil nacidos vivos. 60. Las metas ODM iniciales (Conpes 091 de 2005) eran de 17 y 14 por mil para menores de cinco años y menores de un año, respectivamente.

103

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

10 5 0 Oriental Orinoquía y Amazonía

Central

Pacífica

Colombia

Bogotá

Caribe

Menores de 5 años 30

Meta ODM 17

25 18

20

20

21

21

22

27

Municipios Bogotá

14,5

15,9

Cali

19,3

11,7

Pereira

13,5

12,9

Medellín

13,2

11,2

Cartagena

31,3

21,6

Total nacional cabeceras

23,5

17,7

22

15 10

Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 178)61.

5 0 Oriental Orinoquía y Amazonía

Bogotá

Central

Pacífica

Colombia

10,5

10,0 5,0

Colombia

Quibdó

Guapi

Olaya herrera

Tumaco

Luruaco

Buenaventura

San Onofre

Puerto tejada

Turbo

0,0

Fuente: MPS, Estadísticas Vitales.

Gráfico 37 Tasa de mortalidad infantil en menores de cinco años por 1.000 nacidos vivos, Colombia y municipios seleccionados con más de 80 por ciento de afrocolombianos, 2007 y 2008 60,0

2007

50,0

47,8

2008

41,7 35,5

40,0

30,0 20,0

26,6

24,6 18,2

18,0

20,9

16,8

21,1

17,8

10,0 0,0

Fuente: MPS, Estadísticas Vitales

Caribe

Fuente: PNUD: “El Caribe colombiano frente a los ODM”, con base en DAFP

104

Las metas ODM en mortalidad infantil ya han sido alcanzadas en muchos municipios de Colombia entre ellos algunos pocos de mayoría de población afrocolombiana. Sin embargo, como puede derivarse de la información presentada aún está lejana para la población afrocolombiana en su conjunto, especialmente para la que reside en la región del Pacífico y en áreas rurales. La prioridad entonces es reducir las brechas que distancian unas regiones de otras y a la población no étnica de las demás.

14,8

14,2

10,9

Colombia

19

18

17,0 16,5

Quibdó

18

15,0

19,9

19,1

20,0

Guapi

15

15

17

16

No étnicos

25,0

Vale la pena en este punto resaltar nuevamente las dificultades asociadas con las diferentes metodologías para el cálculo de la mortalidad infantil. Tomando como ejemplo el municipio de Luruaco (Atlántico). Según las cifras de estadísticas vitales la reducción de la mortalidad infantil en este municipio es dramática, al pasar de 18,4 menores de un año fallecidos por cada mil nacidos vivos en 2007 a 10,5 en 2008; sin embargo, cuando se observa la información que el DANE ajusta por subregistro, este mismo indicador sería de 20,25 en 2007 y 20,20 en 2008, lo que significa apenas una leve reducción 62. Así el municipio del ejemplo estaría cumpliendo con el objetivo de mortalidad infantil con una metodología y no lo haría con la otra.

28,1

2008

Olaya herrera

20

afrocolombianos

30,0

28,7

Tumaco

22

2007

Luruaco

Meta ODM 14

25

32,9

35,0

Buenaventura

Menores de 1 año

Tasa de mortalidad infantil en menores de un año por 1.000 nacidos vivos, Colombia y municipios seleccionados con más de 80 por ciento de afrocolombianos, 2007 y 2008

San Onofre

Tasas de mortalidad de afrocolombianos y no étnicos menores de 5 años por 1000 nacidos vivos en las grandes ciudades, 2007

Tasa mortalidad menores de uno y cinco años, Colombia y regiones, 2010

Gráfico 36

Puerto tejada

Tabla 15

Gráfico 35

Una comparación entre la tasas de mortalidad para menores de uno y de cinco años en el país como promedio con las TMI en municipios afrocolombianos (gráfico 36 y gráfico 37) pone en evidencia brechas importantes especialmente con municipios de la región Pacífica y el Chocó (Guapi, Quibdó, Olaya Herrera, Tumaco y Buenaventura), con María La Baja por debajo del promedio nacional y de la meta ODM.

María la baja

Si se analiza el comportamiento por regiones la tasa de mortalidad para menores de cinco y un año, también, muestran tasas más altas para las zonas con mayor concentración de población afrodescendiente, teniendo en la región Caribe las mayores brechas ubicándose en 3 y 5 puntos por encima del promedio nacional, respectivamente.

A pesar de los problemas de información, especialmente para inferir conclusiones en torno a municipios con una mayoría de población afro, es posible acercarse a algunas, consultando diferentes fuentes no relacionadas. Como puede observarse en la tabla 15 en las grandes ciudades, con excepción de Bogotá, las tasas de mortalidad para menores de cinco años son significativamente más altas para la población afrocolombiana que para la no étnica. Las mayores diferencias entre las TMN para los afrocolombianos y los que no se autorreconocen como pertenecientes a ningún grupo étnico se encuentran en Cartagena (9,7 puntos), Cali (7,6 puntos) y las cabeceras tomadas como conjunto (5,8 puntos). En promedio en el nivel nacional la TMN para afrocolombianos (23,5) es un 32,8% superior a la de la población no étnica (17,7).

María la baja

tribuyen en forma homogénea, permitiendo que persistan brechas preocupantes: las TMI son más altas en la zona rural, en las regiones costeras y entre poblaciones. El departamento del Chocó, el que concentra una mayor proporción de población afrocolombiana, tuvo en 2008 la segunda más alta TMN (48) después de La Guajira (50) y en la TMI la más alta (34) para menores de un año.

Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

Turbo

Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

61.Viáfara, Urrea y Correa (2009:178) calcularon las tasas tomando como valores de control las estimaciones por departamento del DANE, 2007 y los datos de mortalidad infantil reportados por las secretarías municipales de salud.

62. Vale mencionar en este punto que la información de estadísticas vitales ajustada por subregistro se obtiene con un rezago de alrededor de dieciocho 18 meses; esto es, sólo hasta mediados de 2010 se pudo conocer la cifra de 2008. Este es otro tema en el que vale la pena orientar esfuerzos por parte del Gobierno Nacional.

105

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

Las brechas en coberturas

Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

paran las coberturas con Triple Viral en algunos municipios con más de 80% de afrodescendientes, se observa que la cobertura en 2009 en algunos de ellos, como Tumaco (83,4%) se encontraba 11,8 puntos porcentuales por debajo del promedio nacional. Además, como puede observarse las coberturas anuales son muy irregulares, algunos (María La Baja, Guapi, Turbo y San Onofre) con tendencia al descenso. Teniendo en cuenta que se consideran coberturas útiles en vacunación por encima del 95% muchos de los territorios con mayoría de población afro se encuentran aún por debajo de esta cifra y por lo tanto, son más susceptibles a presentar epidemias.

de vacunación Como se señala en el II Informe de Seguimiento a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (DNP, 2010: 98-101) las coberturas de vacunación han mejorado significativamente en el país debido a la mayor disponibilidad de biológicos, el apoyo ofrecido a los departamentos y los sistemas de vigilancia establecidos por el Gobierno Nacional. La cobertura nacional esconde, sin embargo, disparidades entre municipios especialmente en algunos de los que tienen una importante proporción de población afro. En el gráfico 38, en el que se com-

Porcentaje de menores de un año con cobertura en vacunación Triple Viral, Colombia y municipios seleccionados con más de 80% de afrocolombianos, 2007-2009 Meta ODM: 95%

120

Porcentaje

100

Cabe anotar que el porcentaje de municipios con coberturas iguales o superiores al 95% ha venido aumentando. No obstante, como puede verse en el gráfico 39, en 2009 entre los municipios que no habían cumplido con la meta se encontraban algunos municipios afrocolombianos como Tumaco (77%) y Turbo (72,4%) y en muchos de ellos las variaciones en cobertura entre 2007 y 2009 mostraban una marcada irregularidad.

Gráfico 39 Porcentaje de menores de un año con cobertura en vacunación DPT, Colombia y municipios seleccionados con más de 80% de afrocolombianos, 2007-2009 160

80

140

60

120 Porcentaje

40 20 0

cepción de Vichada (52,2%), Guainía (52,7%) y San Andrés (65,8%); este último con mayoría de población afrocolombiana. Sin embargo, según el DNP (2010: 100-1) al valorar la meta de cobertura en vacunación como el porcentaje de municipios con coberturas superiores al 95% en los biológicos trazadores arriba mencionados, la situación varía con relación al promedio observado para el total del país, pues en 2008 solamente uno de cada tres municipios (31,6% para la tercera dosis de DPT y 31,5% para Triple Viral) había alcanzado la meta.

La aplicación de la tercera dosis de DPT (difteria, pertusis y tétano) es otro trazador utilizado para evaluar el cumplimiento de las metas ODM en materia de inmunización. En el nivel departamental la mayoría de estos departamentos estaban por encima del 95% en materia de cobertura, con ex-

Gráfico 38

140

Como se señaló anteriormente las cifras de cobertura pueden reflejar irregularidades por el hecho de que el numerador (número de niños y niñas a quienes se aplica la vacuna) es más confiable que el denominador por cuanto el primero proviene de datos reportados directamente por los municipios de acuerdo con los parámetros de información estipulados por el Programa Ampliado de Inmunización (PAI), mientras que el segundo (población menor de uno o cinco años según el caso) se deriva de proyecciones de población para el municipio, lo que puede arrojar coberturas superiores al 100%, como las observadas en municipios como Puerto Tejada y María La Baja.

B/ventur a

Puerto Tejada

María La Luruaco Baja

Guapi

Turbo

Quibdó

San Onofre

.2007

74,1

101,4

95,2

.2008

54,9

117,7

.2009

113

109,2

118,5

49,1

112,3

83,4

80,1

86,2

78,7

93,4

103,8

102,7

97,3

81,5

100,1

77,1

70,6

103,1

98,7

96,3

95,8

95,6

89,2

83,4

81,5

Colombia 2009: 95,2%

Fuente: Ministerio de la Protección Social. Programa MIPAISOF

Olaya Tumaco Herrera

100 80 60

40 20 0 B/ventura

Guapi

Puerto Tejada

Luruaco

María La Baja

San Onofre

Olaya Herrera

Quibdó

Tumaco

Turbo

.2007

74,3

33,9

139,0

94,9

105,6

65,9

79,5

75,4

61,7

105,5

.2008

89,6

51,7

121,1

91,4

95,8

97,7

67,5

81,4

60,2

69,4

.2009

117

106,1

104,1

100,5

95,7

95,3

90,6

89,7

77,0

72,4

Fuente: Ministerio de la Protección Social. Programa MIPAISOF

106

107

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

Objetivo 4: Reducir la Mortalidad Infantil (Menores de cinco años)

Ahora bien, si se comparan las coberturas de vacunación ampliada en el departamento del Chocó con las de la nación durante 2007 al 2009, puede observarse (Gráfico 40) que en todos los casos las

coberturas para el departamento son menores, incluida la DTP que llegó solo al 75,4% en 2009. Además, las irregularidades son más pronunciadas. Esto puede explicarse por las mayores difi-

miento en salud, los controles prenatales y fortalecido las estrategias de nutrición infantil. Estos hechos se vienen reflejando en disminución de las tasas de mortalidad infantil y de la niñez. Pero las brechas entre regiones y poblaciones, donde se encuentran niños y niñas de zonas rurales y terri-

torios con alta población afrocolombiana, siguen siendo significativas por lo que la prioridad del Estado a futuro con relación a la meta ODM debe ser la de acortar dichas distancias en cumplimiento de su obligación de garantizar el derecho a la salud para todos.

Gráfico 40

Porcentaje

Porcentaje de menores de un año con cobertura en vacunación ampliada para Colombia y Chocó, 2007-2009 110 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 Polio

DPT

BCG

Hepatitis B

HiB

T.V.

Polio

DPT

Chocó

BCG

Hepatitis B

HiB

T.V

Colombia

Año 2007

68,5

68,3

73,0

69,0

68,3

72,1

92,8

92,9

93,3

93,1

92,9

94,6

Año 2008

78,5

78,5

86,0

78,5

78,5

85,1

92,0

92,2

92,6

92,2

92,1

92,4

Año 2009

75,4

75,4

79,3

75,5

75,4

85,5

92,1

92,2

90,2

92,2

92,2

95,2

Fuente: Ministerio de Protección Social. Programa MIPAISOF *Sólo la cobertura en TV comprende población de un año de edad

cultades que existen en algunas regiones del país para mantener las cadenas de frío y para acceder a los servicios de salud. Sin duda, pese a las diferencias regionales y poblacionales hay que reconocer los importantes avances logrados en materia de aumentar las coberturas de vacunación y de seguimiento al PAI. Se deben continuar los esfuerzos en esta materia como una de las más importantes políticas de salud pública en el ámbito nacional. Para ese sostenimiento es vital la participación y el compromiso de las administraciones locales, como garantes y tutores de que el PAI se cumpla a cabalidad en su área de injerencia.

108

De lo anterior se desprenden las dos siguientes consideraciones tanto para la población general como para la afro: primero, que se unifiquen las metodologías para el cálculo de los indicadores de mortalidad infantil y niñez, de la mano que se intensifican los esfuerzos por reducir el sub-registro de hechos vitales. La segunda, que prontamente se ajuste la base de medición de los indicadores de cobertura en vacunación a fin que el denominador de dicho índice coincida con la base censal adoptada por el país a partir del censo nacional de población 2005. En lo que respecta al sector salud Colombia ha ampliado la cobertura de vacunación, el asegura-

109

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva Línea Base

Indicadores

Avance

Meta 2015

Razón de mortalidad materna (por 100.000 nacidos vivos)

100 (1998)

62.7 (2008)

45.0

Mujeres con cuatro o más controles prenatales (%)

66.0 (1990)

88.6 (2010)

90.0

Atención institucional del parto (%)

76.3 (1990)

98.1 (2008)

95.0

Prevalencia de uso de métodos anticonceptivos en población 59.0(1995)

sexualmente activa (%)

72.9 (2010)

75.0

100.000 nacidos vivos a 62,7 en 2008 EV. Esta cifra que representa el promedio nacional está aún distante de la meta ODM (45,0) y oculta diferencias profundas. La mortalidad materna constituye un indicador de las desigualdades sociales existentes entre regiones y entre poblaciones y tiene consecuencias graves para la familia porque la desestabiliza y disgrega. Las diferencias regionales para este indicador en Colombia son profundas como lo muestra el gráfico 41.

En el Chocó la mortalidad materna en el 2008 era cinco veces superior que la de Bogotá y cerca de cuatro veces el promedio nacional63 (gráfico 41). Adicionalmente, es posible hacer inferencias sobre la existencia de brechas entre la RMM de mujeres no étnicas y mujeres afrocolombianas, derivadas de la comparación entre los indicadores que exhiben los territorios que concentran afrocolombianos con otros donde dicha concentración es menor.

Gráfico 41 Razón de mortalidad materna por 100.000 nacidos vivos, Colombia y departamentos seleccionados, 2008 250,00

Prevalencia de uso de métodos anticonceptivos en población 15 a 19 años (%)

38.3(1995)

55.1 (2010)

75.0

Adolescentes que han sido madres o están embarazadas (%)

12.8(1990)

19.5 (2010)

< 15.0

Mortalidad por cáncer de cuello uterino (por 100.000)

13.0(1990)

7.3 (2008)

5.5

233,48

200,00 150,00

121,25 103,72

100,00

Las brechas en mortalidad materna

Similar a lo expresado para el Objetivo 4 la insuficiente información para la población afrocolombiana en materia de salud (aseguramiento, acceso, y promoción y prevención) hace muy difícil basarse en una única fuente para la construcción de una línea argumentativa en torno al tema de salud sexual y reproductiva en la población afro. A continuación, se utilizará información de las fuentes más confiables existentes a fin de poder ofrecer un panorama de la situación sexual de la población afro del país.

110

La mortalidad materna está determinada por factores diversos relacionados con condiciones socioeconómicas, educativas y culturales, pero también con las posibilidades de acceso a sistemas de salud que prevengan daños y enfermedades, promuevan la salud y la atiendan con oportunidad y calidad. La mayoría de las muertes maternas ocurren por causas prevenibles, principalmente porque las mujeres llegan a las instituciones de salud con complicaciones que hubieran podido evitarse con programas adecuados de control prenatal, servicios oportunos y calificados de atención al parto y con seguimiento posparto. La razón de mortalidad materna (RMM), indica el riesgo de morir que corren las mujeres durante el embarazo y hasta 42 días después del parto. En Colombia la RMM ha tenido una tendencia a la baja desde 1998 al pasar de 100 muertes por

50,00

39,97

43,69

49,69

62,76

72,41

Meta ODM: 45,0

0,00

Bogotá

Sucre

Valle

Colombia Atlántico

Bolívar

Cauca

Chocó

Fuente: DANE Estadísticas Vitales, 2008

Recuadro 16. Los números y sus dificultades Para ilustrar las dificultades que ofrecen la información y las inferencias hechas a partir de números índice, a continuación, se presenta como ejemplo las grandes diferencias que ocultan los promedios (de cualquier índole) en los que se expresa la tasa de mortalidad materna. En Colombia se registraron, según el DANE, 715.453 nacimientos en 2008 y, para ese mismo año hay reporte de 449 defunciones de mujeres asociadas con el parto, según información reportada por el Ministerio de la Protección Social. Lo anterior significa una RMM de 62,7 defunciones por 100 mil nacidos vivos.

63. Las tasas más altas de mortalidad materna para ese año las tuvieron departamentos de la Orinoquia y la Amazonia (Vaupés, 566; Vichada, 513; y Amazonas, 515), donde son muy limitadas las posibilidades de acceso a servicios institucionales de salud de poblaciones dispersas en territorios extensos.

111

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Aunque es un valor superior a la meta de 2015 (45) representa una reducción de 12.8 puntos frente a la cifra reconocida por el gobierno nacional para 2007.

Dado lo anterior no es posible afirmar en lo absoluto que en los municipios con mayoría afro la mortalidad materna es superior a la de los municipios sin mayoría afro. Tampoco permite afirmar lo contrario. Hay dos razones básicas que sustentan las afirmaciones anteriores: la primera razón es que puede haber subregistro por parte de los municipios que no aparecen registrando ni una sola muerte materna asociada al parto, mientras que la segunda razón es que el hecho de que el 1,7% de los municipios (los 19 que se analizan en este aparte) reporten el 11,4% de las defunciones maternas del país, no es un indicador contundente que permita comprobar la hipótesis. El “contrafactual” es que Bogotá en el 2008 registró 45 defunciones maternas. Casi las mismas que los 19 municipios de la muestra. La alternativa cuando se presentan estas disyuntivas técnicas, asociadas con la medición y cálculo de los indicadores, es complementar el análisis cuantitativo con uno cualitativo, basado en evidencias que permita construir una línea argumentativa relativamente coherente. A esa labor se dio el equipo de análisis en este material, en los que hay tantas dificultades de información.

Gráfico 42 Tasa de mortalidad materna por 100.000 nacidos vivos en municipios seleccionados en el Valle del Cauca, 2005

Fuente: DANE, Estadísticas vitales. Cálculo IDH-Valle (PNUD, 2008).

112

El gráfico 42 muestra por ejemplo que, en el departamento del Valle, Buenaventura (88,5% de afrodescendientes) exhibe la tasa de mortalidad materna más elevada, triplicando la de Cali. Así mismo, una mirada a la mortalidad femenina en mujeres en edad reproductiva de Cali y Cartagena permite observar que sus tasas muestran mayores valores para las mujeres afrocolombianas al compararlas con las tasas de las mujeres no étnicas y con los promedios nacionales (gráfico 43). Este fenómeno se asocia en buena medida a la mortalidad por complicaciones del embarazo, parto y puerperio, en mujeres que viven en condiciones de pobreza.

Tasas de mortalidad femenina por mil habitantes en Cali y Cartagena para mujeres en edad reproductiva, 2005 (sin ajuste) Cali

Cartagena

2,5

1,2

1,5 1,0

1,0 0,8 0,6 0,4

0,5 0,0

1,6 1,4

2,0 Tasa

Hay una explicación muy sencilla para no basar los análisis en información municipal: el sesgo en los análisis se puede presentar. Para ilustrar lo anterior si se toma como ejemplo el municipio de María La Baja (Bolívar) en el que hubo 424 nacidos vivos en 2008 frente a una sola defunción. Lo anterior arroja una TMM de 235.8 muertes maternas por 100 mil nacidos vivos; sin embargo, solo murió una mujer por causas asociadas al parto en ese municipio.

Gráfico 43

Tasa

Ahora bien, de los 74 municipios con una participación de la población afro superior al 50% de la población total sólo 19 (la cuarta parte) aparece registrando al menos una defunción materna. Estas defunciones ascienden a 48; es decir, el 11,4% de las muertes de mujeres asociadas al parto registradas en el país en ese año.

0,2 15 a 19 años

20 a 24 años

25 a 29 años

30 a 34 años

35 a 39 años

40 a 44 años

0,0

15 a 19 años

20 a 24 años

25 a 29 años

30 a 34 años

35 a 39 años

40 a 44 años

No étnica

0,7

0,6

0,5

0,8

1,0

1,4

No étnica

0,25

0,54

0,38

0,32

0,83

1,13

Af rolombiana

0,9

1,3

1,5

1,0

2,1

1,9

Afrocolombiana

0,37

1,03

0,95

0,9

1,02

1,37

Total

0,7

0,8

0,8

0,8

1,3

1,5

Total

0,31

0,69

0,57

0,58

0,88

1,18

Fuente: Adaptado de Urrea et al, 2005 (Procesamiento especial DANE-CIDSE).

La menor cobertura en salud para la población afrocolombiana explica en parte las diferencias en mortalidad materna. El acceso a los servicios de salud está determinado en buena medida por la vinculación a los regímenes de aseguramiento, entre los cuales el contributivo tiene mejor oferta. Según CIDSE (2009), para la nación en su conjunto, la vinculación al régimen contributivo de los afrocolombianos es menor que la de los no étnicos (45,3% frente a 33,8%). No obstante, la cobertura del régimen subsidiado sigue un comportamiento contrario: tanto para las cabeceras como para la nación son mayores las coberturas del sistema subsidiado para afrocolombianos que para no étnicos, pero en la zona rural estos últimos tienen una mayor participación porcentual (61,3% frente a 50,9%) con excepción de municipios de las costas nariñense y caucana, el Chocó, la costa Caribe y Urabá, donde la población negra tiene mejor participación por-

centual que la no étnica. Los valores sin cobertura en salud para los tres totales (nacional, cabeceras y resto) son mayores porcentualmente en la población afrocolombiana (CIDSE, 2009).

La brecha en controles prenatales Los controles prenatales (consultas, exámenes clínicos y de laboratorio) deben contribuir a la disminución de la mortalidad materna en cuanto permiten detectar problemas en la madre o el feto que los puedan poner en riesgo, Sin embargo, se dan situaciones en las que no hay correspondencia entre los elevados porcentajes de control prenatal y las altas razones de mortalidad materna. Este hecho es indicativo de deficiencias en los controles que se realizan, así como de la influencia sensible sobre la salud de las condiciones socioeconómicas prevalecientes en la región de residencia de la madre (DNP, 2010).

113

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

En Colombia el porcentaje de nacimientos con cuatro o más controles prenatales se elevó de 66% en 1990 a 78,2% en 2006, mostrando una tendencia continua al crecimiento que hace factible el logro de la meta ODM (90%) al menos como promedio nacional.

Gráfico 44 Distribución porcentual de la asistencia a controles prenatales, 2008 (Total nacional y municipios con mayoría de población afro) 18.0 16.0

% de Madres

14.0

El gráfico 44 muestra que tanto en el nivel nacional como en aquellos municipios con mayoría de población afro la cantidad de controles a los que asiste una mujer embarazada se concentra entre 5 y 9. Sin embargo, se observan importantes diferencias tales como el porcentaje de mujeres que no asiste a ningún control durante el embarazo, el doble en municipios con mayoría afro (8%) frente al total nacional (4%). De otra parte, la línea verde está más sesgada hacia la izquierda que la línea roja, lo cual significa que en promedio las mujeres embarazadas de los municipios con mayoría afro asisten a menos controles prenatales que en el resto del país.

Total Nacional

12.0

Mayoría Afro

10.0

8.0 6.0 4.0 2.0 0.0 0

1

2

3

4

5

6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 >15 Cantidad de Controles

Fuente: Ministerio de la Protección Social

departamentos. Se destacan igualmente los rezagos en los departamentos de San Andrés, Córdoba y Bolívar (gráfico 45). Estos resultados sugieren que si bien los esfuerzos realizados por el país en materia de acceso a servicios de salud han logrado incrementar el porcentaje de controles prenatales no han logrado eliminar las brechas existentes entre departamentos y regiones (DNP, 2010:113).

Cuando se revisa la información en el nivel departamental las diferencias también son importantes. El Chocó, por ejemplo, que en 1998 presentaba un porcentaje de 2,1%, ha tenido incrementos notables, pero presenta aún rezagos frente a otros

Finalmente, para analizar la relación entre la TMM y la asistencia a controles prenatales se parte de la hipótesis de que a las mujeres que se atienden más de cuatro controles durante su em-

Gráfico 45 Mujeres embarazadas que acuden al servicio de control prenatal en consulta externa a quienes se les asignó consulta odontológica, por tipo de institución y departamento, 2007 100

Meta ODM: 90%

Porcentaje

90 80 60

30 20 10 0

San Andrés

Córdoba

Chocó

Bolívar

Sucre

IPS Mixta

38,0

51,7

51,6

52,1

88,7

69,2

53,2

74,6

IPS Pública

0,0

39,1

62,4

69,5

69,9

72,8

73,6

76,0

Colombia Atlántico

Fuente: ENS, 2007

Valle del Antioquia Cauca

Nariño

Cauca

66,6

55,5

80,0

76,7

83,5

91,5

Existen evidencias que muestran que a medida que crece la atención institucional del parto65 disminuye la mortalidad materna, sin constituir desde luego la sola causa de su reducción.

500 0 En el gráfico se observa la re30 lación esperada, pero además se evidencia que en las ciudades capitales el efecto de los controles prenatales sobre la TMM es muy positivo. En los municipios con una mayoría de población afro (aquellos por fuera del óvalo) se observa cómo, paulatinamente, el impacto de los controles prenatales tiene una menor incidencia en la mortalidad materna. Sería ideal

contar con información para más de un punto en el tiempo a fin de ver cómo se va desplazando esta relación en el tiempo.

50

Atención institucional del parto

En Colombia el parto institucional ha venido auEl gráfico 46 representa la relación descrita anmentando en forma sostenida durante la última teriormente. En el eje vertical se observa la TMM para el total nacional (punto amarillo), para las principales Gráfico 46 capitales de departamento del Relación entre la TMM y el porcentaje de mujeres que acudieron a más de 4 controles país, y para aquellos municiprenatales, 2008, varios municipios con mayoría afro. pios con mayoría de población 4,000 afro para los que se cuenta con 3,500 reporte de defunciones ma3,000 ternas en 200864 ; el eje hori2,500 zontal, por su parte muestra el porcentaje de mujeres que 2,000 acudieron a más de cuatro (4) 1,500 controles prenatales durante 1,000 su embarazo.

70

40

114

barazo tienen mayores probabilidades de que se le detecten situaciones anómalas en el mismo y, por consiguiente, menores probabilidades de fallecer por alguna circunstancia asociada al embarazo. Se trata, entonces, teóricamente de una relación inversa entre el número de controles y la probabilidad de fallecer.

64. Las capitales departamentales son Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Cartagena, mientras que los municipios con mayoría afro incluidos en esta muestra son: Turbo, Luruaco, María la Baja, Buenos Aires, Guapi, López, Patía, Quibdó, Alto Baudó, Atrato, Istmina, Lloró, Moñitos, Puerto Escondido, Roberto Payán, Tumaco, Buenaventura, Candelaria.

40

50

60

70

80

90

Fuente: Ministerio de la Protección Social

década al punto que en 2008 alcanzó una proporción del 98,1%, superando la meta ODM (95%) acordada para 2015. Aunque este resultado es gratificante, debe ser entendido como un logro parcial por cuanto aún persisten diferencias regionales que no pueden ser ignoradas. En 2008, 22 de los 32 departamentos de Colombia estaban por encima de la meta ODM, mientras que el menor porcentaje fue el de 65. Medida a través del número de nacidos vivos cuyo nacimiento fue atendido en una institución de salud.

115

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Vaupés (46,3%). Entre los departamentos con población significativamente afrocolombiana, San Andrés y Providencia (99,8% de afrodescendientes) viene presentando desde 1998 coberturas de atención institucional del parto que lo sitúan entre los primeros lugares del país. En el gráfico 47

se presenta información para municipios con más de 20.000 habitantes y más de 80% de afrocolombianos. Allí puede verse que con excepción de San Onofre el indicador de atención institucional del parto cumple la meta ODM.

porción de mujeres que no utilizan ningún método de anticoncepción (29% 20%, respectivamente) (gráfico No. 48).

das las regiones del país. Pese a estos avances en las regiones de mayor presencia afrocolombiana, la Caribe y Pacífica, registraron una mayor pro-

Gráfico 48 Porcentaje de mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas que utilizan métodos modernos de anticoncepción, 2005

2005

Gráfico 47 Porcentaje de atención institucional del parto por municipios seleccionados con más de 20.000 habitantes y 80 por ciento de afrocolombianos, 2007 120% 95%

100%

80%

95%

96%

96%

97%

98%

98%

99%

99%

99%

80 70 60

74,2

69,9

69,8

Meta ODM: 75

50

75%

40

60%

29,6

30

40%

20

20%

Meta ODM: 95%

0%

10

68,6

67,7

60,6

18,6 11,5

9,8

23

21,8

20,2

17,5 8,3

10,1

10,5

8,5

Bogotá

Central

Pacífica

Orinoquía y Amazonía

0 Caribe

Oriental

Métodos Modernos

Métodos Tradicionales

Fuente: DANE EV 2008

Uso de métodos modernos de anticoncepción A diferencia de los métodos naturales como el ritmo o la interrupción del coito, y aquellos que hacen parte de tradiciones culturales, los métodos modernos para prevenir el embarazo cuentan con efectividad comprobada. En este punto Colombia se comprometió a incrementar el indicador de utilización al 75% (meta ODM) para la población sexualmente activa, un indicador que ha venido aumentando durante la última década para los diferentes grupos de edad en mujeres en edad fértil, especialmente en los grupos jóvenes (15 a 19 y 20 a 24 años). En 2010 el porcentaje de

116

2010 70

76

75

80

mujeres que utilizaban métodos anticonceptivos modernos era de 72,9%, un aumento de 13,9 puntos porcentuales desde 1995.

No usa

75

74

72

65

60

Meta ODM: 75

50

El incremento en la utilización de métodos modernos de anticoncepción en el nivel nacional es un reflejo de los aumentos experimentados en las regiones. Entre 2005 y 2010, por ejemplo, el porcentaje de mujeres que los usaban pasó de 68,2% a 72,9% en el promedio nacional. Para estos periodos en la región Caribe de 60,6% a 65,4%; en la Oriental de 69,9% a 75,3%; en la Central de 69,8% a 75,3%; en la Pacífica de 67,7% a 73,7% y en Bogotá de 74,2% a 75,7% (ENDS 2010). Vale la pena señalar que la prevalencia de uso es similar en to-

40

29

30

10

19

19

20

21

20

18

6

6

5

6

7

Caribe

Oriental

Bogotá

Central

Pacífica

7

0

Métodos Modernos

Métodos Tradicionales

Orinoquía y Amazonía No usa

Fuente: DANE EV 2008

117

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Porcentaje de adolescentes que han sido madres o están en embarazo El embarazo adolescente constituye un grave problema de salud pública y tiene repercusiones negativas de orden familiar, pero también económico y social. La maternidad en la adolescencia en niñas de hogares de bajos recursos hace que la pobreza las atrape y que tengan mayores dificultades que sus compañeras para salir de ella. El abandono escolar guarda relación con el embarazo de adolescentes con consecuencias graves para el futuro de las niñas. La fecundidad de mujeres entre 15 y 19 años ha venido aumentando a un ritmo creciente al punto que, según la ENDS 2010, una de cada cinco mujeres (19,5%) en este grupo de edad ha estado alguna vez embarazada, proporción que se eleva a una de cada tres en mujeres desplazadas (30%). En la última década se pasó de 12,8% de jóvenes madres o embarazadas entre 15 y 19 años en 1990 a 20,5% en 2005 y 19,5% en 2010. Si bien los resultados a 2010 muestran un cambio de tendencia, sus niveles siguen siendo muy elevados y contrastan con el énfasis que se ha puesto en el diseño de estrategias de educación sexual y reproductiva, y con el aumento de la utilización de métodos modernos de anticoncepción. Los resultados observados hacen muy remota la posibilidad de lograr la meta ODM de menos de 15% de embarazos adolescentes para 2015 (DNP, 2010:122).

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Sin embargo, un ejercicio realizado por el DNP y el DANE en el que se censaron mujeres de 50 municipios con población significativamente afrocolombiana y con presencia de territorios colectivos66 mostró que el porcentaje total de madres adolescentes afrocolombianas para el conjunto de los municipios (17,6%) era mayor que el nacional (14,3%), como lo eran también los porcentajes para Buenaventura (18,5%, único municipio censado del Valle), Chocó (18,9%), Nariño (20,5%), Antioquia (24,5%) y Pueblo Rico (31,1%, único municipio censado de Risaralda) (gráfico49).

Recuadro 17. Embarazo y maternidad en adolescencia San Basilio de Palenque En el documento San Basilio de Palenque frente a los ODM (PNUD, Observatorio del Caribe Colombiano, s.f.), se señala que en dicha comunidad el embarazo y la maternidad en adolescencia es, de todos los indicadores establecidos para medir el cumplimiento de los ODM, el que se encuentra más lejos de la meta. Esto, por cuanto en 2005, el 24,3% de las mujeres entre 15 y 19 años que allí habitaban habían tenido hijos, y que en 2007, el 56,2% de las mujeres en embarazo entre 10 y 17 años del municipio de Mahates, residía en San Basilio de Palenque.

Según la ENDS de 2005 las falencias en cobertura y calidad de los controles prenatales afectaron al 26% de las mujeres con escaso nivel educativo y al 24% de las mujeres pobres que no recibieron atención prenatal. Lo anterior indica la necesidad de fortalecer el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, educación sexual, y de garantizar una atención en salud de calidad para las adolescentes embarazadas que les permita tener partos seguros y planificar sus siguientes embarazos en caso de desearlos.

Mortalidad por cáncer de cuello uterino

bles en el nivel municipal, por lo que se hace una aproximación de la situación respecto del cáncer de utero. En municipios con más de 80% de afro descendientes como Tumaco, y Puerto Tejada se presentan tasas superiores al promedio nacional y muy alejadas de la meta ODM (5,5), pero otros como María La Baja, Buenaventura y Quibdó exhiben tasas inferiores a la del país y cercanas a la meta ODM (gráfico50).

Gráfico 49 Porcentaje de madres de 15 a 19 años en departamentos con territorios colectivos de comunidades negras Meta ODM Nacional Total

14,3

Cauca

La mortalidad por cáncer de cuello uterino ha seguido una tendencia a la reducción al pasar de 13 por 100.000 mujeres en 1990 a 7.3 en 2008, con variaciones importantes por departamentos y municipios. Vale decir que para cáncer de cuello uterino no se encuentran estadísticas disponi-

15,7

Nacional Af ro

17,6

Valle

18,5

Chocó

18,9

Nariño

20,5

Antioquia

24,5

Risaralda

31,1 0

5

10

15

20

25

30

35

Porcentaje

Fuente: DNP-DANE, 2007

Gráfico 50 Tasa de mortalidad por cáncer de útero por 100.000 mujeres, en municipios seleccionados con más de 80 porciento de afrocolombianos, 2008 20,00 18,00

Meta ODM: 6,8

17,28

16,00

14,00 12,00

Según la ENDS 2010, las regiones donde predomina la población afrocolombiana (Caribe y Pacífica) presentan tasas de embarazo adolescente ligeramente superiores al promedio nacional (20,2% y 201,5%, respectivamente), pero no son las que exhiben las tasas más altas.

118

10,00

66. Los municipios censados en Antioquia fueron: Anorí, Frontino, Murindó, Segovia, Sopetrán, Turbo, Urrao, Vigía del Fuerte, Yondó y Zaragoza); en el Cauca: Timbiquí, Guapi y López de Micay; en el Chocó: Acandí, Alto Baudó, Atrato, Bahía Solano, Bajo Baudó, Bojayá, Cértegui, Condoto, Cantón de San Pablo, Litoral del San Juan, Itsmina, Juradó, Medio Baudó, Medio San Juan, Nóvita, Nuquí, Quibdó, Río Iró, Río Quito, Río Sucio, Sipí, Tadó, Unguía y Unión Panamericana; en Nariño: Barbacoas, El Charco, Francisco Pizarro, La Tola, Magüí, Payán, Mosquera, Olaya Herrera, Policarpa, Roberto Payán, Santa Bárbara y Tumaco; en Risaralda: Pueblo Rico, y en el Valle: Buenaventura.

8,00 6,00

4,51

5,58

6,92

9,40

9,40

COLOMBIA

TUMACO

7,66

4,00 2,00

0,00 MARIA LA BAJA

BUENAVENTURA

QUIBDO

TURBO

PUERTO TEJADA

Fuente: DANE. Estadísticas vitales y Proyecciones poblacionales por sexo y edad 2005-2020

119

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue

Objetivo 5: Mejorar la Salud Sexual y Reproductiva

Como señala el DNP (2010:128) para lograr la meta de mortalidad por cáncer de cuello uterino se requiere mejorar la toma, lectura e interpretación de los resultados de citologías, pero también fomentar en las regiones prácticas culturales que inclinen a las mujeres a realizarse exámenes periódicos para detectar tempranamente la enfermedad y a reclamar los resultados. Cerca del 30% de las citologías que se realizan en el país nunca son reclamadas, de modo que el médico tratante no se entera de posibles complicaciones que, en buena parte de los casos, son prevenibles. Muchas de las muertes por cáncer de cuello uterino pueden evitarse con una detección precoz.

En cuanto a la salud sexual y reproductiva los indicadores en general han venido con una tendencia al cumplimiento de la meta ODM con excepción del embarazo en adolescentes que muestra un notable retroceso. Sin embargo, estas cifras esconden grandes desigualdades al analizar territorios con población afro colombiana mostrando un mayor rezago en los indicadores, salvo en la atención institucional del parto y en la mortalidad de cáncer de cuello uterino que parece tener un comportamiento similar respecto de la población no étnica. Cabe destacar que en general incide también sobre estos indicadores las condiciones de pobreza de esta población.

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue Línea Base

Avance

Meta 2015

0.7 (2004)

N.D

< 1.2

Mortalidad por VIH/SIDA (por 100.000 habitantes).*

5.4 (2006)

5.4 (2008)

n.d

Cobertura de terapia antirretroviral (%).

52.3 (2003) 76 (2007)

96.0

Mortalidad por malaria (número de casos).

225 (1998)

23 (2010)

34.0

Mortalidad por dengue (número de casos).

234 (1998) 171 (2010)

46.0

Indicadores

Prevalencia de infección de VIH/SIDA en población de 15 a 49 años (%).

* Se trata de construir un valor base para 2005-2010 y reducirlo en 20% para 2010-2015

Prevalencia de infección y mortalidad por VIH/SIDA67 En Colombia, según lo notificado por las secretarías departamentales de salud al SIVIGILA (INS, 2009) entre 1983 y 2008 se reportaron 64.729 casos de personas con VIH, la quinta parte de 67. La fuente de información de este aparte es el Ministerio de Protección Social-Instituto Nacional de Salud (INS), SIVIGILA, a menos que se señale otra específicamente.

120 120

las cuales (20,3%) desarrolló la enfermedad del SIDA. De los casos registrados el 75,7% son hombres, siendo el más afectado el grupo de 15 a 34 años (57,7%) y el 1,9% corresponde a transmisión perinatal. Aproximadamente el 0,7% de la población colombiana vive con VIH, porcentaje que viene en aumento (0,1% en 1991). Se estima que de las 33.489 personas que viven con VIH/SIDA unas 23.000 requieren tratamiento, 80% de las cuales lo está recibiendo. Bogotá aportó en 2008 el mayor porcentaje de casos de VIH (25,2%) seguido por el Valle (17,5%) y Antioquia (14,1%). Estas tres entidades territoriales concentraron el 57% de los casos notificados de VIH en el país. El número de casos de VIH en Colombia viene registrando un aumento significativo en años recientes, pasando de ser un problema epidemiológico pequeño en la década de los 80 a convertirse en uno preocupante que afecta principalmente a la población joven, con repercusiones severas sobre sus vidas. La mortalidad en 2009 por VIH/

121

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue

Según informe del Ministerio de la Protección Social, “la meta planteada en los objetivos del milenio para el 2015 es haber mantenido la prevalencia de la epidemia por debajo de 1,2% en población entre 15 y 49 años. Esta meta se encuentra aún cumplida considerando los resultados del VII estudio nacional centinela, que reportó 0,22%”.

A pesar de mantenerse por debajo de la meta planteada para el nivel nacional el grado de afectación de la población afrocolombiana es difícil de determinar. Al considerar su incidencia en los departamentos que cuentan con una proporción de afrodescendientes cercana al 10% o mayor (Chocó, San Andrés, Valle, Bolívar, Guajira, Cauca, Atlántico y Nariño) no se encuentran correspondencias meridianas entre morbilidad por departamento y concentración de población afrocolombiana. En Chocó y San Andrés los casos reportados y los acumulados entre 1983 y 2009 son relativamente bajos y sobresalen en cuanto a número los reportados para el Valle y Atlántico. Desde luego hay regiones como el Caribe y el Pacífico que tienen una proporción importante de afrodescendientes donde se requiere establecer seguimiento estricto a la morbilidad y fortalecer la prevención, pero sin que de allí se pueda colegir que la enfermedad afecta en mayor proporción a los afrocolombianos que a los no étnicos.

Tabla 16 Casos de mortalidad por VIH/SIDA registrados en 2010 en entidades territoriales seleccionadas según porcentaje de población afrocolombiana. Departamentos

% afros

No. de casos 2010

Chocó

82

40

Mortalidad por VIH/SIDA por 100,000 habitantes 8,4

San Andrés

57

10

13,6

La distribución de las tasas de mortalidad por VIH/SIDA por departamentos (gráfico 51) tampoco permite derivar conclusiones en el sentido de que los afrocolombianos están más afectados por la epidemia que los no étnicos. Con excepción del Atlántico y el Valle (y Bolívar para 2008) las tasas de mortalidad en los departamentos con mayor población afrocolombiana no se alejan sustantivamente del promedio para Colombia (5,4 en 2008) siendo la más baja la del Chocó (1,5 en 2008).

Las tasas más altas para el Valle y el Atlántico están influenciadas por sus capitales Cali y Barranquilla principalmente. Todavía el VIH es una epidemia en ciudades como Bogotá, la más populosa, que presenta el mayor número de casos. Preocupa, además, el crecimiento de las tasas de mortalidad en departamentos como Cauca y San Andrés, donde hay asentamientos importantes de población afro (en el caso de San Andrés se hablaría de población raizal).

Gráfico 51 Mortalidad VIH/SIDA por 100.000 habitantes, Colombia y departamentos, 2007-2008 12,0 10,0 8,0 Tasa

SIDA fue de 8.094 casos, cifra que sufrió un leve descenso a 7.510 en 2010 de casos reportados, con un acumulado para esos dos años de 15.604 (tabla 16). Además, se viene experimentado un crecimiento desmedido de la proporción de mujeres con VIH, habiendo pasado la razón hombremujer de 20:1 en 1988 a 1,8:1 en 2007. De alguna manera se puede decir que la epidemia se ha ido feminizando paulatinamente, entre otras razones por falta de autonomía relativa de las mujeres para asegurar su protección.

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue

6,0 4,0 2,0 0,0 Atlántico

Valle

Colombia Bolívar Antioquia

Sucre

Córdoba Cauca

Chocó

San Andrés

Nariño

Bolívar

28

0

0,0

Año 2007

Valle

27

1526

34,8

10,3

8,9

5,7

5,1

5,1

5,1

4,4

2,6

1,9

1,4

1,3

Cauca

22

69

5,2

Año 2008

9,7

8,1

5,4

6,5

4,5

5,4

2,2

3,6

1,5

5,5

1,4

Nariño

19

124

7,6

Sucre

16

165

20,4

Guajira

15

74

9,0

Córdoba

13

258

16,3

Cesar

12

155

16,0

Antioquia

11

865

14,3

Atlántico

11

0

0,0

Magdalena

10

43

3,6

Bogotá D.C

1,4

1393

18,9

Colombia

10,6

7.510

16,5

Fuente: DANE. Estadísticas Vitales y Proyecciones Poblacionales 1985-2020

Fuente: INS

122

123

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue

De otra parte, como puede observarse en la tabla 17 las tasas de mortalidad por 100.000 habitantes de Buenaventura, Tumaco y Quibdó, las tres ciudades intermedias que concentran mayor cantidad de afrocolombianos, fueron inferiores (con excepción de Quibdó en 2007) a la tasa promedio del país. Este hecho corrobora que la población afrocolombiana no es un blanco singular de la epidemia de VIH/SIDA. Tabla 17 Tasa de mortalidad de VIH/SIDA por 100.000 habitantes en municipios seleccionados con más de 85% de afrodescendientes

Municipio

2007

2008

Buenaventura

5,6

4,0

Tumaco

3,6

2,9

Quibdó

6,2

3,5

Colombia

5,7

5,4

Fuente: DANE. Estadísticas vitales y proyecciones poblacionales 2005-2020

El Ministerio de la Protección Social asumió desde el 2006 la tarea de financiar la estrategia de reducción de la transmisión perinatal del VIH con apoyo de la Comunidad Económica Europea y de ONUSIDA 68. El país cuenta, además, con programas que apuntan a frenar el avance de la epidemia con educación sexual, prevención del embarazo adolescente y detección de riesgos y factores de vulnerabilidad. Con cooperación técnica de Agencias del sistema de Naciones Unidas (OPS, 68. Ministerio de la Protección Social, Informe: “RESUMEN DE SITUACIÓN DE LA EPIDEMIA POR VIH/SIDA EN COLOMBIA.1983 a 2009”.

124

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue

UNFPA, ONUSIDA y UNICEF) se viene ampliando la cobertura de la estrategia INTEGRA en la perspectiva de mejorar el acceso al diagnóstico de VIH con confidencialidad y con el ofrecimiento de apoyo psicosocial. Si bien el indicador de 0,7% de prevalencia está por debajo de la meta ODM (menos de 1,2%) no debe generar tranquilidad, sino alertar sobre los mayores esfuerzos que hay que realizar para detener el avance de la epidemia en el país (DNP, 2009).

Mortalidad por malaria y dengue La malaria también conocida como paludismo es un problema de salud pública muy extendido en territorios ubicados por debajo de 1.600 metros sobre el nivel del mar en los que reside cerca de la mitad de los colombianos, aunque se considera que en riesgo puede estar solamente la quinta parte de la población. Uno de los problemas que existen para determinar la magnitud real de la mortalidad por malaria es la inconsistencia entre las EV del DANE y la información reportada por el Instituto Nacional de Salud (INS- SIVIGILA). Para efecto de este documento se tomaron las cifras del DANE que fueron las utilizadas para establecer la línea de base de ODM y para el informe de seguimiento69. Las cifras muestran una tendencia a la disminución de la mortalidad por malaria: de 225 casos en 1998 se pasó a 65 casos en 2007. La disminución de la mortalidad se corresponde con la disminución de casos reportados (morbilidad) que pasaron de 144.432 en 2000 a 79.230 en 2007 con un pico en 2001 (231.233 casos). En la tabla 69. Conpes Social 091 de 2005; (DNP, 2010) Objetivos de Desarrollo del Milenio II Informe de Seguimiento 2008.

18 se comparan, tomando el 2000 como base 100, las variaciones en morbilidad y mortalidad por malaria. Tabla 18 Variaciones en morbilidad y mortalidad por malaria, 2000 -2008 (2000=100)

Año

Morbilidad

Mortalidad

2000

100

100

2001

160

138

2002

142

129

2003

126

93

2004

99

100

2005

84

71

2006

83

62

2007

87

55

2008

55

--

Fuente: World Malaria Report 2009 para casos reportados de la enfermedad; Estadísticas Vitales del DANE para casos de mortalidad.

El principal factor determinante de la malaria es el ambiental. Se trata de una enfermedad común en las tierras bajas, cálidas y húmedas. Cinco de los 32 departamentos concentran alrededor del 70% de los casos de malaria: Chocó, Córdoba, Antioquia, Valle y Cauca. El departamento del Chocó con 90 casos de mortalidad por malaria y el departamento del Valle con 40 casos representaron el 61,2% del total para 1998; en 2007 Chocó (14 casos) y Córdoba (10) tuvieron el mayor número de muertes por malaria, seguidos por Valle (DNP, 2009:139). Con excepción de la Orinoquia y la Amazonia, el mapa de la malaria coincide con el mapa de asentamientos afrocolombianos en tierras bajas y cálidas del andén

del Pacífico y de valles interandinos, y coincide con el mapa de pobreza signado por precariedad de condiciones de vida. Este último factor el de la pobreza puede ser el más determinante para establecer una causalidad en la incidencia de la enfermedad sobre poblaciones afro; es decir, es más probable que la malaria afecte a la población afrocolombiana porque el impacto de la pobreza los ha llevado a ubicarse en zonas de influencia de la enfermedad que dicha afectación se dé por la mera condición étnica de este grupo poblacional. El dengue, por su parte, es una enfermedad endémica que presenta brotes epidémicos cíclicos entre las poblaciones que habitan en territorios situados por debajo de los 1.800 metros sobre el nivel del mar, que corresponden a las tres quintas partes del territorio nacional. Sin embargo, el 95% de los casos de dengue se presenta en poblaciones ubicadas por debajo de los 1.000 metros de altitud, principalmente de los departamentos de Norte de Santander, Valle, Córdoba, Santander, Tolima y Atlántico. La evolución de casos totales de dengue (incluyendo los de dengue grave) y de muertes ocasionadas por la enfermedad no sigue patrones regulares. En 1999, por ejemplo, se presentaron 61 casos de mortalidad por dengue que ascendieron a 155 en 2001 y a 157 en 2002 coincidiendo con el fenómeno climático conocido como “El Niño”. En 2004 los casos de mortalidad disminuyeron a 70, volvieron a subir hasta 116 en 2006 y disminuyeron a 101 en 2007. En este último año Norte de Santander con 12 y el Valle con 10 casos fueron los departamentos que más aportaron a la mortalidad por dengue (22%) (DNP, 2009: 140). A diferencia de la malaria cuyo mapa coincide con el de los asentamientos afrocolombianos en zonas

125

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la Malaria y el Dengue

bajas en el caso del dengue no hay evidencias contundentes de que la población afrodescendiente sea más afectada por la enfermedad que la no étnica. Adicionalmente, debe tenerse en cuenta que el registro de la mortalidad considera el sitio en el que la persona fallece no aquel en el que se contagió y, dado que en general cuando el estado de salud del paciente empeora el protocolo indica que sea trasladado a un centro de salud de mayor complejidad (por lo general también en las ciudades más grandes), la mayor cantidad de defunciones se registra en las capitales departamentales. La Red Unidos por la Prosperidad para la erradicación de la pobreza extrema y el hambre surge como una muy buena alternativa para enfrentar la incidencia de estas enfermedades tropicales.

Lo puede hacer porque tiene un grupo de población adecuadamente focalizado (tanto geográficamente como por el nivel de pobreza) y puede llegar a dichas poblaciones con una oferta articulada y preventiva para atenuar las causas de la enfermedad. Respecto de los indicadores que recoge el ODM 6 la distribución territorial de mortalidad por VIH/ SIDA, Malaria y Dengue no permiten afirmar que haya una relación entre la presencia de estas enfermedades y la variable étnica. Estos dos últimos se asocian más a condiciones geográficas y climática (donde por razones más bien históricas se ubica gran población afrodescendiente) y por razones de pobreza y condiciones de vida.

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental Indicadores

Línea Base

Valor Actual

Meta 2015

Hectáreas anuales de bosque reforestado (número).

23.000 (2003)

21000(2008)

30.000

Cobertura acueducto urbano (%).

94,6 (1993)

97.6(2008)

99,4

Cobertura alcantarillado urbano (%).

81,8 (1993)

92.9 (2008)

97,6

Cobertura acueducto rural (%).

41,1 (1993)

72 (2008)

81,6

Cobertura saneamiento básico rural (%).

51,0 (1993)

69.6(2008)

70,9

Hogares en asentamientos precarios (%).

19,9 (2003)

15.2 (2008)

4,0

La deforestación: un problema severo Los ecosistemas boscosos tienen una importancia estratégica no solamente por los recursos que contienen, sino también por la biodiversidad que albergan y por los beneficios que prestan, particularmente la regulación hídrica de las cuencas y la captura de dióxido de carbono. Cerca de 55% de la superficie del país está ocupada por bosques de las cuales el 88% corresponde a bosque natural,

126

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

11,7% a vegetación secundaria y tan sólo el 0,23% a bosque plantado, equivalente a 161 mil hectáreas (DNP, 2010: 149). De acuerdo con un reciente informe de la FAO en Colombia el área total de bosque se ha reducido de 62.5 millones de hectáreas en 1990 a 60.5 millones en 2010, lo cual equivale a una pérdida de 100.000 has por año , mientras que anualmente se reforestan menos de 25 mil. (FAO: The Global Forest Resource Assestment 2010). En otras palabras, las pérdidas de cobertura boscosa por deforestación son por lo menos cuatro veces mayores que las ganancias que se logran con reforestaciones. Estudios del IDEAM (2004) calculan la pérdida de bosques en 77.000 has por año, estas pérdidas se concentran en la región amazónica, seguida por la región andina. En términos relativos la región Caribe perdió una mayor proporción del área de bosque en el periodo señalado. Para mantener la cobertura boscosa habría que disminuir la dependencia de productos maderables provenientes de bosques naturales que en 2005 satisfacían aproximadamente la mitad de la demanda total, y fortalecer la oferta de madera dependiente de reforestaciones.

127

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

La deforestación es un proceso fuertemente asociado a la pobreza. Mientras que la extracción y venta de madera represente la mejor alternativa de sustento para poblaciones vecinas a parques naturales o insertas en territorios boscosos, o mientras la única posibilidad de acceso a la tierra como recurso productivo sea ampliando la frontera agrícola a expensas de los bosques, es muy difícil, por no decir imposible, evitar que éstos se sigan extinguiendo paulatinamente. Como fue señalado en el Informe de Desarrollo Humano para el Valle del Cauca (PNUD: 259), la explotación forestal en la región del Pacífico, habitada mayoritariamente por afrocolombianos, “se ha venido realizando devastando los bosques naturales y degradando ecosistemas como el manglar”. En la zona cordillerana debido a la tala indiscriminada de árboles para el aprovechamiento de la madera, la expansión de la ganadería en zonas de ladera, la extensión de cultivos ilícitos a costa del bosque y la expansión de la frontera agrícola, se vienen afectando desfavorablemente las áreas boscosas. Tan solo en la cuenca del río Magdalena, entre las décadas de los 70 y 90 se destruyeron 4.676.000 hectáreas de bosques (Ojeda, 2003) y sobre los bosques que aún permanecen en pie existe una fuerte presión humana. Colombia, el país más rico en diversidad por kilómetro cuadrado que alberga alrededor del 10% de las especies vivas del planeta pierde anualmente por lo menos 1.000 km2 de bosque por deforestación, siendo las tierras bajas del llamado Chocó biogeográfico las más afectadas. Aunque la tala de árboles en la región del Pacífico es de vieja data (West, 1957), la extracción de madera se aceleró durante los 70 y hacia finales de los 90 muchas de las áreas accesibles estaban ya severamente intervenidas (WWF, 1993). En la zona de Urabá el cultivo del banano remplazó una porción considerable de bosques tropicales con episodios

adicionales como el de siembra ilegal de palma en tierras de propiedad colectiva de las comunidades afrocolombianas; en el Pacífico nariñense y caucano los aserraderos se volvieron parte del paisaje en las riberas de los ríos importantes hasta el punto que afectaron severamente cauces de ríos como el caso del “patianga”, un canal construido por aserradores, que terminó desviando parcialmente el curso del río Patía sobre el río Sanquianga y, más recientemente, los cultivos ilícitos y el establecimiento de estanques para el cultivo del camarón, afectaron sensiblemente los manglares (Barnes 1993). En la región del Darién la deforestación se convirtió en un serio problema provocando erosión y deterioro de ecosistemas (eoearth.org Choco Forest). Se calcula que ya hacia mediados de la década de los 80 se habían destruido más de 15.000 km² de bosques costaneros por causa de la extracción de madera, la producción agroindustrial de palma de aceite (elaeis guineensis) y la expansión de la industria camaronera70. El andén del Pacífico posee diversas formaciones boscosas y se dispone de poca información actualizada sobre sus niveles reales de afectación. Los territorios que pertenecen a las comunidades negras en virtud de la Ley 70 de 1993, y que se extienden sobre cinco millones de hectáreas están cubiertos en su gran mayoría (83%) por bosques. En ellos se han visto expandir en los últimos años los cultivos ilícitos y proyectos agroindustriales y mineros que han modificado el paisaje ambiental y alterado las formas de utilización de áreas de ocupación ancestral tituladas a las comunidades. Pero, además, el conflicto armado trasladado al Urabá chocoano y a la región del Pacífico ha provocado desestabilización de las comunidades y dado origen a desplazamientos poblacionales hacia otros lugares, sin que existan mecanismos sólidos de protección institucional a los derechos 70. (www. rainforests.mongabay.com/20colombia.htm).

128

de los afrocolombianos. Casos como el de Jiguamiando y Curvaradó en los cuales se sembraron alrededor de 4200 hectáreas en palma aceitera, en áreas de propiedad colectiva de las comunidades afrocolombianas, por parte de empresarios e inversionistas ilegales que además presionaron y amedrentaron a las comunidades, tienen además otros efectos lamentables al presentar una imagen distorsionada de estos cultivos en Colombia. Como hecho positivo, sin embargo, el Incoder reporta que realizó 152 titulaciones colectivas a comunidades indígenas y afrodescendientes durante el periodo 1998-2010, que suman 4.456.085 hectáreas, lo cual significa una mayor posibilidad de protección forestal y uso sostenible de la diversidad71. Como lo plantea el CIDSE (2009) es posible hacer del bosque tropical un escenario productivo sostenible para las comunidades étnicas del Pacífico con estrategias orientadas al beneficio sostenible de la biodiversidad, la vinculación a mercados verdes y a potenciar la venta internacional de Certificados de Reducción de Emisión (CER) definidos en el protocolo de Kyoto, en la nueva modalidad REED (Reduction of Environmental and Ecological Deterioration). Aunque a la fecha el impacto económico de la venta de CER ha sido muy reducido, el potencial de los bosques nativos del Pacífico para tal efecto puede ser importante para sus pobladores y puede representar opción económica para las comunidades y para el país en general. En Colombia, los, Certificados de Incentivo Forestal (CIF), subsidian la reforestación al entregar el 75% del costo de establecimiento y el 50% del costo de mantenimiento hasta el quinto año para plantaciones forestales comerciales, y el 75% para bosques naturales en recuperación, que han beneficiado especialmente a los departamen71. Informe del estado de los recursos naturales y del ambiente 20092010, Contraloría General de la República. www.contraloriagen.gov.co

tos de Antioquia, Tolima, Córdoba y más recientemente y de manera significativa la Orinoquia colombiana, a raíz de la invitación gubernamental a inversionistas en esta región oriental del país. El Valle del Cauca, la Guajira y Atlántico revelan inversiones modestas. Desde la perspectiva del cambio climático es prioritario evaluar el proceso de la degradación de suelos y tierras que se da en el país y que tiende a incrementarse tanto en intensidad como en extensión. Dentro de sus principales impactos están la pérdida irreversible del suelo y la degradación de los suelos más aptos para la agricultura que disminuye su productividad y que generan pobreza, violencia, inseguridad alimentaria y migraciones de la población rural hacia las ciudades o hacia zonas más productivas. El IPCC (2002) ha enfatizado que independientemente del cambio climático la biodiversidad puede disminuir en el futuro por las múltiples presiones que sufre. No obstante, el cambio climático va a añadirse y formará sinergias con los otros factores tensionantes sobre la biodiversidad, aumentando así su vulnerabilidad para la persistencia en el tiempo y en el espacio. Para Colombia, en su condición de país megadiverso, tales efectos adversos se determinaron como muy altos dada la alta exposición a los fenómenos asociados al cambio climático, tanto en lo que tiene que ver con los recursos naturales como en su efecto a largo plazo en su desarrollo y procesos productivos. Cabe recordar que la crisis mundial del desarrollo es una crisis mundial de la naturaleza, acelerada por la destrucción de las selvas húmedas tropicales y que, como lo expresara un biólogo hace un par de décadas (Wilson, 1992), la clave para la continuación de la existencia es la conservación de la biodiversidad biológica, empezando por la conservación del bosque, una meta que –si no se

129

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

fortalecen las estrategias y procedimientos para proteger el recurso– no podrá alcanzarse en Colombia ni en las zonas bajas de bosque tropical húmedo habitadas por afrocolombianos. Es importante señalar que la mayoría de las plantaciones forestales actuales se encuentran ubicadas en Asia, con China a la cabeza con 31´4 millones de hectáreas. Los Estados Unidos cuentan con 17 millones, Brasil con 5.4, Chile con 2.7, Argentina con 1,2 y Venezuela con 0.8 millones de hectáreas, mientras Colombia estaría en 350.000 hectáreas totales reforestadas en plantaciones comerciales, para un total mundial de aproximadamente 145 millones de has en plantaciones forestales.

Las brechas en acceso a agua potable En el II Informe de seguimiento a los Objetivos de Desarrollo del Milenio el DNP (2010:162-3) muestra que el acceso urbano a una fuente mejorada de agua potable se incrementó 3 puntos porcentuales entre 1993 y 2008 al pasar de 94,6% a 97,6%. Este último porcentaje de cobertura que se encuentra muy próximo al acordado como meta ODM (99,4%), ha sido producto de una expansión sostenida en cobertura acorde con el crecimiento de la población. En la zona rural por su parte, la cobertura de acueducto pasó de 41,4% en 1993 a 72,0% en 2008, con una tendencia que permite prever el cumplimiento de la meta ODM (81,6%) en 2015.

la Central (93,8%) y de Bogotá (99,8%)72. Con relación a los departamentos el censo de 2005 puso en evidencia que aquellos con población mayoritariamente afrocolombiana presentaban la situación más preocupante en cuanto a cobertura de acueducto: Chocó con 25,5% y San Andrés con 42,8%. Pero, además, mostró que en casi todos ellos la población afrocolombiana estaba menor servida que la no étnica en materia de acceso a fuentes de agua potable, como puede verse en el gráfico 52, con diferencias significativas en el nivel de país (14,1 puntos porcentuales) y alarmantes en Nariño (55,5 puntos porcentuales).

Porcentaje de cobertura urbana y rural de acueducto en municipios con más de 80 por ciento de afrodescendientes, discriminada con enfoque étnico-racial, 2005 Cobertura de acueducto en zona rural

Luruaco

Gráfico 52 Porcentaje de cobertura de acueducto en población afrocolombiana y no étnica, Colombia y departamentos, 2005

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

Turbo

Buenaventura

Luruaco

Tumaco Olaya Herrera

Guapi

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

Buenaventura

Tumaco

Quibdó

META ODM: 99,4%

36,2

Chocó

Cobertura de acueducto en zona urbana

Turbo

Olaya Herrera

San Onofre

Quibdó

21,7 83,9

Nariño

San Onofre

28,4

María La Baja Puerto Tejada

72,5

Cauca

85,7

Colombia

María La Baja

Puerto Tejada

66,8

Afrocolombianos

71,6

No étnicos

ODM (97,6)

Afrocolombianos

No étnicos

ODM (99,4)

70,5

Bolívar

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado con el sistema general Redatam

71,6

87,4

Antioquia

72,8 89,5

Atlántico

90,3

Tabla 19

95,5

Valle del Cauca

90,5

0

10

20

30

40

"No étnicos"

50

60

70

80

90

100 110

Af rocolombianos

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema de consulta Redatam. Nota: La meta ODM corresponde a cobertura de acueducto en el área urbana y los datos del gráfico a la cobertura total.

72. Las cifras provienen de cálculos DNP-DDUPA con base en GEIH 2008, citadas en DNP (2010:164).

130

habitantes y más de 80% de afrodescendientes, tanto en el nivel urbano como rural, pero siendo mayores las diferencias en las áreas urbanas como se evidencia en el gráfico 53.

Gráfico 53

Cobertura nacional (Población Total) : 82,4%

Una mirada a las regiones muestra, sin embargo, diferencias importantes. En 2008 la cobertura de fuentes mejoradas de agua potable en la región Pacífica (87,5%) habitada mayoritariamente por afrodescendientes, aunque fue ligeramente superior que la de la región Atlántica (85,0%), se situó por debajo de la región Oriental (90,6%), de

Las brechas que se encuentran en los departamentos en cuanto a coberturas de acceso a agua potable entre las poblaciones afrocolombiana y no étnica, se encuentran también de diferentes magnitudes en municipios con más de 20.000

Porcentaje de hogares de grandes ciudades con servicio de acueducto, 2005

Tampoco los afrocolombianos asentados en grandes ciudades escapan al menor acceso al servicio de acueducto debido a que tienden a concentrarse en asentamientos precarios. Como puede verse en la tabla 19, en todos los casos referenciados con excepción de Bogotá las diferencias favorecen ligeramente a la población no étnica. Para Cartagena y el total de cabeceras municipales las diferencias son apreciables (9,6 y 11,0 puntos porcentuales respectivamente).

Ciudades

Afrocolombianos

No étnicos

Bogotá

98,6

98,6

Cali

97,7

98,4

Pereira

96,6

97,6

Medellín

95,3

97,5

Cartagena

82,2

93,8

84,7

95,7

Total nacional cabeceras Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 208)

131

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Vale la pena anotar que los avances en cobertura no necesariamente significan logros en cuanto a calidad del agua y continuidad del suministro. Según un diagnóstico de 2007 sobre calidad de agua 16,7 millones de colombianos no recibieron agua apta para consumo humano de acuerdo con análisis fisicoquímicos y microbiológicos reportados por las secretarías de salud73. Una revisión realizada sobre los acueductos de municipios nortecaucanos con población significativamente afrodescendiente, en el marco de la construcción de la “Proyección Milenio” (PNUD, 2009:50), mostró la existencia de fallas técnicas que dificultan con frecuencia suministrar agua de calidad en forma continua (cierres de bocatomas en épocas de lluvias, tuberías en mal estado, ausencia de macro y micro-medición, deficiencias en tratamiento del agua) y fallas en los procesos de gestión agravadas por comportamientos inapropiados de los usuarios (desperdicio, no pago, conexiones fraudulentas y débil participación). Adicionalmente, el avance del cambio climático contribuirá incluso a una mayor diferenciación entre los acueductos en la medida en la cual la severidad meteorológica afectará más tanto a las instalaciones como a la calidad y cantidad del agua. El registro histórico de la afectación a los sistemas de abastecimiento de agua potable entre 1987 y 2007 muestra que de los 748 registros que afectaron el sistema de acueducto (desabastecimiento, racionamiento y daños a la infraestructura) 78% están asociados con eventos que afectaron simultáneamente a la población, mientras 29 de los reportes (3,9%) se refieren a pérdidas superiores a 10 millones de pesos. Son eventos de inundaciones, avenidas torrenciales, deslizamientos y sequías que han afectado los sistemas de acueducto entre 1987 y 2007. 73. Defensoría del Pueblo. 2007. “Tercer diagnóstico sobre calidad de agua para consumo humano”, pág. 35.

De otra parte, de acuerdo con la información de impactos socioeconómicos del sector de abastecimiento de agua potable compilado de lecciones del fenómeno El Niño 1997-1998; 780 municipios de Colombia reportaron reducción de su abastecimiento de agua potable, de ellos 50 correspondieron directamente a impactos del fenómeno El Niño, y los demás a impactos indirectos. Las regiones Atlántica asociada con la cuenca baja y media del río Magdalena y Cauca, y la Andina fueron las más afectadas. Se estima que el número de personas afectadas por desabastecimiento crítico es de 1.170.000, equivalentes a 14% de la población de la región Atlántica; y 630.000 personas, equivalentes a 14% de la población de la región Andina.

Las brechas en acceso al servicio de alcantarillado

Gráfico 54 Porcentaje de cobertura de alcantarillado en población afrocolombiana y no étnica, Colombia y departamentos, 2005 Nariño

9,6

Chocó

META ODM: 97,6%

59,5 35,9

14,6

42,7 44,0

Bolívar

52,5

Cauca

46,2

Colombia

75,6

56,4

Antioquia

81,6

65,8

77,1

Atlántico

68,2

Valle del Cauca

83,5 0

10

20

30

40

50

60

70

80

90

92,1 100

Porcentaje

No étnicos

Afrocolombianos Cobertura nacional (Población Total) : 71,2%

En materia de cobertura de alcantarillado el país ha experimentado también avances relevantes al pasar en la zona urbana de 81,8% en 1993 a 92,9% en 2008, cifra muy cercana a la meta ODM (97,6%); y en la zona rural de 51,0% a 69,6% (DNP, 2009:163). Además de estas diferencias entre lo rural y lo urbano, las hay, y significativas entre departamentos como el Chocó de nuevo llevando la peor parte. Las brechas son también considerables en algunos de ellos, en materia de cobertura de alcantarillado, entre la población afrocolombiana y la no étnica, como puede verse en el gráfico No. 54, con diferencias protuberantes en puntos porcentuales para el país en su conjunto (19), Antioquia (15,8), Chocó (21,3) y Nariño (49,9).

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado a través del sistema de consulta Redatam. Nota: La Meta ODM corresponde a cobertura de alcantarillado en el área urbana y los datos del gráfico a la cobertura total

Ahora bien, si se comparan las coberturas de acceso a servicio de alcantarillado en cabeceras municipales con más de 80% de afrodescendientes y más de 20.000 habitantes, con excepción de Puerto Tejada (caso atípico) las brechas son significativas (gráfico 55), superando los 20 puntos porcentuales en Buenaventura, Tumaco, Turbo, Olaya Herrera y Guapi y con menos distancias en Quibdó (28,4 frente a 13,4) donde las coberturas totales son extremadamente bajas. En las grandes ciudades y en las cabeceras municipales subsisten también diferencias entre los dos conjuntos poblacionales (tabla 20) con distancias mayores en beneficio de los no étnicos en las cabeceras y en Cartagena (17,1 y 20,5 puntos porcentuales respectivamente).

Gráfico 55 Porcentaje de cobertura urbana de alcantarillado en municipios con más de 80 por ciento de afrodescendientes, discriminada con enfoque étnico-racial, 2005

Cobertura de alcantarillado en zona urbana Turbo

Olaya Herrera

Guapi

100,0 90,0 80,0 70,0 60,0 50,0 40,0 30,0 20,0 10,0 0,0

Buenaventura

Tumaco

San Onofre

Quibdó

Puerto Tejada afros

No étnicos

Fuente: DANE. Censo general 2005 procesado con el sistema general Redatam

132

133

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Tabla 20 Porcentaje de hogares de grandes ciudades con servicio de alcantarillado, 2005

Ciudades Bogotá

Cali

Pereira

Afrocolombianos

No étnicos

97,6

96,0

93,6

98,0

97,2

94,8

Medellín

94,5

96,7

Cartagena

63,6

84,1

también el acceso a los servicios de agua y saneamiento básico, y la seguridad en la tenencia. Esta, no obstante, en el caso de los afrocolombianos suele verse alterada por problemas de legalización en las zonas urbanas y en las áreas rurales por el desplazamiento forzado. Los déficits cuantitativo y cualitativo de vivienda constituyen indicadores útiles para aproximarse a la calificación de los asentamientos humanos, a la par que alertan sobre dónde hay que enfatizar para asegurar vivienda digna. El déficit cuantitativo anuncia la proporción de viviendas nuevas que se necesitan o de usadas que deben ser sustituidas; el déficit cualitativo la proporción de las que deben ser mejoradas. De acuerdo con estimativos del CIDSE (2009) las regiones con presencia significativa de afrocolombianos concentraban en 2005 aproximadamente la mitad del déficit combinado de vivienda del país.

Tabla 21 Porcentaje de hogares en déficit de vivienda en regiones con más de 25 por ciento de afrocolombianos, 2005 Déficit cabecera Región

Déficit resto

Déficit total

% afros Cuantitativo

Cualitativo

Cuantitativo

Cualitativo

Cuantitativo

Cualitativo

Pacífico Nariñense

60 o más

14,5

79,4

9,9

79,3

11,9

79,4

Pacífico Caucano

60 o más

12,5

48,4

13,6

71,6

13,2

62,8

Pacífico Valle

60 o más

10,9

39,2

13,6

74,8

11,2

43,2

Pacífico Chocoano

60 o más

9,0

83,6

19,3

73,4

13,1

79,6

Urabá

40- 59

16,1

35,6

11,6

72,3

14,1

51,6

San Andrés

40- 59

10,1

83,1

2,0

42,6

7,7

70,9

Norte Cauca-Sur Valle

25- 39

13,2

7,1

13,7

36,4

13,3

17,3

Bajo Cauca

25- 39

11,9

46,0

15,2

64,7

13,4

54,4

Caribe

25- 39

17,1

61,9

22,9

56,0

19,6

59,4

Capitales departamentos

--------

12,4

8,8

12,5

41,6

12,4

10,0

Nación

10,6

12,6

14,4

11,7

56,6

12,4

23,8

Fuente: CIDSE, 2009 con base en el Censo de población 2005.

Total nacional cabeceras

74,7

91,8

Fuente: Viáfara, Urrea y Correa (2009: 208)

Los asentamientos precarios Entre 2003 y 2008 los hogares colombianos en precariedad disminuyeron de 19,9% a 15,2% (DNP, 2009: 170) cifra ubicada muy lejos de una meta a 2020 de los ODM (4%), que se erige como imposible de alcanzar para la nación y sobre todo en regiones con poblaciones donde está instalada la pobreza. Una de las evidencias más perceptibles de la pobreza la representa el tamaño y la calidad de las viviendas. Sin embargo, esas características siendo las más visibles no son las únicas que determinan la vulnerabilidad de un asentamiento. El Indicador de Asentamientos Precarios (IAP), como lo ha definido UN-HABITAT, incluye

134

Como puede verse en la tabla 21 en regiones con más de 25% de afrocolombianos el déficit cuantitativo total de vivienda no sobrepasa de forma reveladora los promedios de la nación (12,4%) y de las capitales de departamentos (12,4%) con excepción del Caribe (19,6%), y siendo menor para San Andrés y Providencia (7,7%). En otras palabras, las brechas por cantidad de viviendas entre regiones con fuerte presencia afrocolombiana y otras regiones del país, aunque existen no son tan amplias. Sin embargo, en cuanto al déficit cualitativo total las diferencias entre los indicadores promedio para las capitales departamentales (10%) y para la nación (23,8%), con las regiones habitadas por afrodescendientes, son dilatadas especialmente con el Pacífico chocoano (79,6%), el Pacífico nariñense (79,4%), San Andrés (70,9%) y el Pacífico caucano (62,8%).

La contribución sustantiva del déficit cualitativo al déficit total de vivienda puede apreciarse en el gráfico 56, en el que se representan los faltantes en poblaciones con más de 20.000 habitantes y más de 80% de afrodescendientes. Como puede observarse la situación crítica de déficit la origina más la mala calidad de las viviendas que la necesidad de vivienda nueva. Con la única excepción de Puerto Tejada (un caso atípico) en todos los demás lugares el porcentaje de hogares en déficit cualitativo sobrepasa al de la nación (23,8%), particularmente en Guapi (85,4%), Olaya Herrera (83,4%), Quibdó (83%), Tumaco (76,3%), Turbo (69,4%), Luruaco (68,8%), María la Baja (62,2%) y San Onofre (61,9%). En Buenaventura dos de cada cinco viviendas (43,2%) presentan déficit cualitativo.

Gráfico 56 Déficit de vivienda, en municipios como más del 80% de población afrocolombiana, 2005 Guapi

María La Baja 100 80

Colombia

60 Quibdó

Turbo

40

20 0 Olaya Herrera

San Onofre

Tumaco Buenaventura Hogares en déficit

Luruaco Puerto Tejada Déficit cuantitativo

Déficit cualitativo

Fuente: DANE. Censo general 2005

135

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 7: Garantizar la Sostenibilidad Ambiental

El ICV es un compuesto de cuatro variables, dos de ellas directamente asociadas con la vivienda: el acceso y la calidad de los servicios, y la calidad de la vivienda 74. La región que exhibe mayor vulnerabilidad en cuanto al ICV, el Pacífico nariñense (ICV: 45,2), es, como puede verse en la tabla 22, la que presenta mayores carencias en 74. Los otros dos contribuyentes al ICV son “tamaño y composición del hogar”, y “educación y capital humano”.

“calidad de la vivienda” y en “acceso y calidad de los servicios”, contribuyen con tan solo 4,8 y 7,4 puntos respectivamente al ICV total de la región. La siguiente región de mayor fragilidad es la del Pacífico chocoano cuya precariedad encuentra explicación también en la baja calidad de la vivienda y en la labilidad en el acceso y calidad de los servicios, contribuyen escasamente con 6,1 y 7,8 puntos respectivamente al modesto ICV de la región (46,8).

Tabla 22 Contribución de los servicios y la calidad de la vivienda al ICV en regiones con más de 25 por ciento de afrocolombianos, 2005

Acceso y calidad de Calidad de la vivienda los servicios

ICV

Región

% afros

Pacífico nariñense

60 o más

7,4

4,8

45,2

Pacífico caucano

60 o más

11,1

5,9

53,1

Pacífico vallecaucano

60 o más

20,1

8,6

69,3

Pacífico chocoano

60 o más

7,8

6,1

46,8

Urabá

40 - 59

11,8

5,2

53,1

San Andrés

40 - 59

16,3

9,1

72,8

Norte Cauca - Sur Valle

25 - 39

19,5

8,9

70,2

Bajo Cauca

25 - 39

16,2

7,1

61,9

Caribe

25 - 39

12,9

7,0

58,8

--------

24,4

11,0

80,5

Capitales de Departamentos

miento a la política pública sobre desplazamiento forzado (AFRODES y Global Rights, 2008: 34), presentan porcentajes preocupantes en términos de seguridad jurídica de la tenencia (17,4%), espacio suficiente (48,8%) y servicios domiciliarios completos (63,2%), además, con el agravante de que tan sólo el 7,5% de ellas “habitan viviendas que pueden ser consideradas como dignas”. La vivienda es el espejo en el que se refleja la pobreza. De ahí que el acceso a vivienda plausible constituya no solamente un derecho fundamental, sino también el primer escenario para el logro de vidas gratificantes y dignas. El acceso a vivienda de calidad va aparejado, sin lugar a dudas, con la disminución de la pobreza, pero también con el ordenamiento adecuado del territorio y con la capacidad de las instituciones públicas y privadas de construir ambientes amables y forjar habitabilidad, acondicionando el entorno para que po-

sibilite la convivencia armónica y el disfrute placentero de los espacios rural y urbano. A través de esta sección es posible reconocer el enorme rezago existente en la cobertura de agua y saneamiento básico entre territorios con población afro y no afro, brecha que se replica al interior de cada uno de ellos. Así mismo, las enormes brechas especialmente en calidad de las viviendas de la población afrocolombiana. Finalmente, si se tiene en cuenta que los territorios colectivos de comunidades negras están cubiertos en su mayoría por bosques donde se vienen dando procesos profundos de deforestación para sustitución de actividades comerciales, tanto lícitas como ilícitas que no se logran compensar con los procesos de reforestación, también por esta vía se está hablando de una disminución sustancial de la calidad de vida de estas poblaciones.

Fuente: CIDSE, 2009 con base en el Censo de población 2005 y DANE: Calidad de vida por municipios y grupos étnicos.

Como pudo observarse en los ejemplos presentados los afrocolombianos enfrentan una crisis mayor en cuanto a cantidad, pero sobre todo por calidad de la vivienda con relación a la población

136

no étnica, ello es un reflejo de su mayor vulnerabilidad económica. Esta situación es particularmente crítica para las familias desplazadas cuyos hogares, de acuerdo con la Comisión de segui-

137

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Esfuerzos constitucionales y postconstitucionales realizados desde lo público para clausurar la brecha

Los desarrollos en materia de política pública a favor de la población afrocolombiana no han estado concretamente orientados al logro de los ODM, pero hacen sin lugar a dudas una contribución en esa dirección. El reconocimiento de derechos étnicos y territoriales consignados en la Constitución Política de 1991, así como el conjunto de leyes y decretos subsiguientes dirigidos a mejorar el bienestar de los afrodescendientes, constituyen una plataforma significativa para propiciar el avance hacia las metas de los ODM. De esta plataforma hacen parte también los autos y sentencias de la Corte Constitucional, los planes de desarrollo y los documentos CONPES destinados a promover la igualdad de oportunidades para la población afrocolombiana y propiciar el desarrollo en sus territorios de habitación. La Constitución Política de 1991 fundamentó el establecimiento de una relación cualitativamente diferente entre el Estado y la población afrocolombiana al reconocer y asegurar la protección de la diversidad étnica y cultural (Artículo 7), obligar al Estado a proteger las riquezas culturales y naturales (Artículo 8) y determinar que “todas las personas nacen libres e iguales ante la ley y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razo138

nes de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica” (Artículo 13). Pero, además, reconoció derechos colectivos en territorios de ocupación ancestral (Artículo Transitorio 55)75 al determinar que “las tierras comunales de grupos étnicos son inalienables, imprescriptibles e inembargables” (Artículo 63), afirmó el derecho de los grupos étnicos a una formación que respete y desarrolle su identidad cultural (Artículo 67), y anunció la promulgación de una ley para establecer una circunscripción especial que asegurase la participación en la Cámara de Representantes de los grupos étnicos (Artículo 176). La Constitución Política de 1991 fue elaborada por una Asamblea Constituyente en la que participaron, entre otros, activistas e intelectuales negros con propuestas concretas orientadas a ampliar los derechos étnicos y territoriales, afirmar la identidad y promover acciones para mejorar las condiciones de vida de los afrodescendientes. Para la inclusión en la Constitución de artículos afirmativos de los derechos de los afrocolombianos fue determinante el papel jugado por organizaciones que reivindicaban derechos políticos, económicos, culturales, territoriales y sociales y que se movilizaron en torno a una propuesta de carácter étnico-racial (Arocha, 1992; Jimeno, 1992; Sánchez y García, 2006; Mosquera, 2009). El Artículo Transitorio 55 que dio posterior origen a la Ley 70 de 1993 conocida como “ley de negritudes” hubiera sido impensable, por ejemplo, sin la presión de las organizaciones afrocolombianas. Desde mediados del siglo XX, grupos de intelectuales afrodescendientes que hacían parte 75. El Artículo Transitorio 55 dio origen a la Ley 70 de 1993.

de círculos de estudio o que habían llegado al Congreso de la República venían agitando ideas para promover la conciencia en torno a los derechos de la población afrodescendiente. A finales de la década de los 60 y principios de la del 70 hizo carrera el movimiento de negritudes76 que había surgido en Europa animado por intelectuales como Léopold Senghor (1906-2001), Aimé Césaire (1913-2008) y Léon Damas (1912-1978), principalmente. Este movimiento fue uno de los iniciadores de la ruta seguida para el surgimiento y fortalecimiento posterior de numerosas organizaciones afrocolombianas en las décadas de los 70 y 80, muchas de ellas surgidas desde la misma base, especialmente en lugares donde la población afrodescendiente era mayoritaria. Pero, además, proliferaron centros de investigación, círculos de estudio y se incrementaron las publicaciones en torno al tema al despertarse el interés académico por contribuir al análisis de la problemática afrocolombiana. Hay que tener en cuenta también que el reconocimiento de derechos étnicos en la nueva Constitución estuvo influenciado en buena medida por los tratados y declaraciones internacionales que el país ya había acogido77 en 76. La Negritud como movimiento surgió inicialmente como una corriente literaria que pretendía reivindicar la identidad y la cultura negra frente a la cultura dominante. Su mérito estribó principalmente en su capacidad para congregar intelectuales afrodescendientes de muchas partes del mundo para afirmar valores culturales propios. Aunque Léopold Senghor entendía la Negritud como un camino para la exaltación cultural, Jean Paul Sartre la conceptuaba como “la negación de la negación del hombre negro” y Aimé Césaire, quien colocaba lo cultural por encima de lo político, la veía como el “rechazo de una determinada imagen del negro tranquilo, incapaz de construir una civilización”. Posteriormente, muchos intelectuales negros criticaron la Negritud por la cortedad de sus alcances y por ser excesivamente simplificadora. 77. Entre ellos la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza (1962), la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (1965), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966), la Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), el Convenio 169 de la OIT de 1989 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. La Declaración de Durban (2001) contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, aunque fue realizada con posterioridad a la promulgación de la Constitución ha servido también como referente internacional para políticas nacionales orientadas al avance de la población afrocolombiana.

varios casos a través de leyes de la república, en los que se estipulan medidas para proteger a las minorías étnicas y raciales con base en principios de equidad y no discriminación (Sánchez y García, 2006).

Leyes y decretos La Constitución abrió la puerta a un desarrollo legislativo exuberante dirigido a disminuir la situación de desventaja y vulnerabilidad de la población afrodescendiente. Con la Ley 70 de 1993 les fueron reconocidos a las comunidades negras derechos de propiedad colectiva sobre tierras baldías de ocupación ancestral en zonas ribereñas de los ríos de la cuenca del Pacífico y se establecieron mecanismos generales para proteger su identidad cultural y sus derechos económicos, sociales y culturales (DESC) y para fomentar su desarrollo económico y social. Los derechos a la propiedad colectiva fueron protocolizados posteriormente por medio de decretos que determinaron procedimientos de clarificación de tierras en territorios colectivos (Decreto 2663 de 1994), estipularon los trámites para su titulación e instituyeron consejos comunitarios para su administración (Decreto 1745 de 1995). En otras reglamentaciones (Ley 685 de 2001) se resaltaron los derechos preferenciales de las comunidades afro para actividades de minería en sus territorios. La ampliación de oportunidades para los afrocolombianos se extendió a la representación política al reservar dos escaños en la Cámara de Representantes para miembros de comunidades afrodescendientes (Ley 649 de 2001). Con respecto a la educación se creó un fondo para créditos educativos que facilitaran el acceso a la educación superior a estudiantes negros pobres de buen desempeño académico (Decreto 1627 de 1996),

139

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

se reglamentó la atención educativa para grupos étnicos (Decreto 0804 de 1995), se conformó la Comisión pedagógica de comunidades negras (Decreto 2249 de 1995), asesora para políticas de etnoeducación y para el diseño de la cátedra de estudios afrocolombianos, y se reguló el ingreso de etnoeducadores afrocolombianos a la carrera docente (Decretos 140 de 2006 y 3323 de 2005). Además, mediante normas específicas se mejoraron las posibilidades para el desarrollo de regiones de predominancia afrocolombiana como el departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (leyes 47 de 1993 y 915 de 2004; decretos 2762 de 1991 y 2548 de 1999). Durante el período que siguió a la promulgación de la Constitución la agenda legislativa fue generosa en dictar normas que contemplan –entre otros asuntos– la intervención de los afrocolombianos en diferentes escenarios de decisión. Esto ha permitido que tengan representación en el Consejo Nacional de Planeación (Ley 152 de 1994), los consejos territoriales de planeación, los consejos directivos de las corporaciones autónomas regionales con jurisdicción sobre áreas en las cuales se adjudiquen propiedades colectivas (Decreto 1523 de 2003), el Consejo nacional de

tierras (Ley 1152 de 2007), el Consejo nacional de la juventud (Ley 375 de 1997), el Consejo nacional de paz (Ley 434 de 1998), el Consejo nacional de cultura (Ley 397 de 1997) y el Consejo nacional agropecuario y agroindustrial (Leyes 201 de 1996 y 1152 de 2007). También, en las comisiones pedagógicas nacional y departamentales (decretos 2249 de 1995 y 0851 de 1996). Además, se sancionó el derecho a participar en las comisiones temporales para formular los planes de desarrollo de las comunidades negras (decretos 2314 de 1994, 2253 de 1998, 3050 de 2002 y 4007 de 2006) y en la “Comisión intersectorial para el avance de la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal” (Decreto 4181 de 2007) a fin de presentar al gobierno recomendaciones para superar las barreras que impiden ese avance. De otra parte, la legislación creó la Comisión especial para las comunidades negras (Decreto 1332 de 1992) encargada de elaborar el Proyecto de Ley que dio origen a la Ley 70 de 1993 e instituyó comisiones consultivas departamentales. Conformó, además, la Comisión consultiva de alto nivel y las comisiones departamentales (Decreto 1371 de 1994) como instancias de concertación con el gobierno nacional y de consulta previa (Decreto

3770 del 2008). Para apoyar los desarrollos estipulados en los dictados legales se instituyeron dependencias en la estructura del Estado con funciones definidas como la Dirección de asuntos para las comunidades negras (decretos 2313 de 1994, 2344 de 1996, 200 de 2003 y 1720 de 2008). En general las leyes nacionales (por ejemplo la Ley 1157 de 2007) en virtud de las cuales se han expedido los planes nacionales de desarrollo durante la última década han incluido a la población afrocolombiana como objeto de las propuestas y como sujeto para su diseño y ejecución. Son varias las disposiciones legales emitidas, orientadas a resaltar la importancia de la multiculturalidad, los valores, las costumbres propias y la protección de la identidad cultural, como el Decreto 0804 de 1995, ya citado, que obliga a considerar las tradiciones culturales en la selección de docentes, la organización del gobierno escolar y la adquisición de material educativo; o como el Decreto 140 de 2006, también referenciado, que exige el reconocimiento cultural por parte de las comunidades para suplir cargos docentes en territorios colectivos. De otra parte, se han expedido normas encauzadas a transformar visiones racistas o discriminatorias con la implantación de la cátedra de estudios afrocolombianos en la educación formal del país (Decreto 1122 de 1998) y con el establecimiento del Día nacional de la afrocolombianidad (Ley 725 de 2001). La dinámica económica del andén del Pacífico basada en procesos extractivos de recursos, decididos a espaldas de las comunidades que lo habitaban, las hizo particularmente sensibles a la iportancia de la consulta previa, fundamento de su reconocimiento como sujetos históricos y de acatamiento a su derecho a la autodeterminación. La Constitución de 1991 abrió el espacio para la

140

sanción de la consulta previa (Artículo 360). Luego el Estado mediante la Ley 21 de 1991, que aprobó el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales, se obligó a establecer procedimientos con miras a consultar a los pueblos interesados antes de autorizar cualquier programa de explotación de los recursos existentes en sus tierras. En consecuencia, éste debe hacerse previa consulta y sin desmedro de la integridad cultural, social y económica de las comunidades (Ley 99 de 1993; decretos 1320 de 1998 y 1220 de 2005). Con relación a la educación el instrumento elaborado para seleccionar mediante concurso a los etnoeducadores, que pretendan ingresar a la carrera docente, debe ser consultado previamente con la Comisión pedagógica nacional de comunidades negras (Decreto 140 de 2006).

Sentencias y autos de la Corte Constitucional Además de las leyes y decretos mencionados la Corte Constitucional ha afinado la jurisprudencia a favor de la población afrocolombiana. La Sentencia T-422 de 1996 se centra por ejemplo en la discriminación positiva para instaurar la equidad social con base en el “reconocimiento de la situción de marginación social de la que ha sido objeto la población negra”; en la Sentencia SU-039 de 1997 se puntualizan las condiciones de diálogo e información que deben orientar los procesos de consulta que surjan en la aplicación del Convenio 169 de la OIT; y en la Sentencia T-955 de 2003 se reafirma el derecho de propiedad colectiva. La Corte Constitucional también se ha pronunciado sobre la inconstitucionalidad de leyes cuando afectan los derechos de las comunidades (Sentencias C-030 y C-461 de 2008 y C-175 de 2009).

141

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Varias sentencias de la Corte se ocupan del tema de la participación. La Sentencia C-891 de 2002 ordena, entre otras cosas, que se les brinde la oportunidad a las comunidades de conocer los proyectos de ley de iniciativa gubernamental y participar en su modificación si es del caso; la Sentencia C-208 de 2007 señala, con relación a los procedimientos para la consulta previa que éstos “no podrán responder a un modelo único” y que deberán “garantizar los usos y costumbres”; la Sentencia C-030 de 2008 obliga al Estado a facilitar los medios que les permitan a las comunidades participar efectivamente en la consulta previa y a “no hacer efectivas medidas que no hayan sido previa y debidamente consultadas”. El fallo T-025 de 2004 llamó la atención del Estado por falencias en la implementación de la

política estatal para responder al desplazamiento forzado y formuló orientaciones para superarlas. En cada uno de los autos de seguimiento a este fallo ha señalado la vulnerabilidad de los afrodescendientes por el desplazamiento forzado, en particular de las mujeres expuestas a riesgos de violencia sexual, y de niños, niñas y adolescentes por su exclusión de servicios de educación y salud. Mediante el Auto 005 de 2009 la Corte Constitucional reconoció que las personas y comunidades afrocolombianas sufren un impacto desproporcionado sobre sus derechos individuales y colectivos y puso en evidencia los riesgos que causan sobre ellas este impacto desproporcionado. Así mismo, dictó procedimientos para diseñar y poner en marcha un plan específico de protección y atención con la participación efectiva de las comunidades afro y el pleno respeto por sus autoridades, y para adoptar medidas que le garanticen recibir atención humanitaria de emergencia de manera integral, oportuna y completa, respetando criterios de especificidad cultural (Hernández, 2009: 21-23).

Disposiciones distritales, departamentales y municipales La copiosa legislación promulgada a instancias del gobierno nacional para favorecer la inclusión de la población afrocolombiana ha encontrado resonancia en diversas entidades territoriales que, mediante decretos, ordenanzas, acuerdos y resoluciones78, han trazado lineamientos de política pública para orientar sus acciones e inversiones. El Cuadro 4 presenta información sobre este tipo de desarrollos en los entes territoriales. 78. Las ordenanzas y los acuerdos son disposiciones emitidas respectivamente por las asambleas departamentales y los concejos municipales para el arreglo de asuntos que son de su incumbencia en sus respectivas jurisdicciones territoriales. Tanto las ordenanzas como los acuerdos y resoluciones son normas jurídicas subordinadas a la Ley.

142

Cuadro 4 Disposiciones territoriales a favor de la población afrodescendiente Entidad territorial

Acto

Año

Objetivo

Bogotá

Acuerdo 175

2005

Establecer lineamientos de política pública para población afrodescendiente residente en el distrito capital.

Bogotá

Resolución de Marzo 28

2006

Definir la política pública distrital y el plan integral de acciones afirmativas para el reconocimiento de la diversidad cultural y la garantía de los derechos de los afrodescendientes.

Bogotá

Resolución 1961

2007

Fortalecer la cátedra de estudios afrocolombianos en el distrito capital.

Bogotá

Decreto 151

2008

Adoptar los lineamientos de política pública y el plan Integral de acciones afirmativas para el periodo 2008-2016.

Cali

Decreto 724

2005

Conformar el comité de etnoeducación de las comunidades afrocolombianas.

Cali

Acuerdo 234

2008

Establecer los criterios para formular e implementar la política pública de la población afrocolombiana residente en el municipio.

Cartagena

Acuerdo 015

2004

Adoptar el programa de etnoeducación y la cátedra de estudios afrocolombianos.

Medellín

Acuerdo 11

2006

Crear el Consejo municipal para asuntos y políticas públicas de las comunidades afrodescendientes residentes en Medellín.

Medellín

Plan

2007

Definir e implementar acciones afirmativas para la inclusión social y económica de la población afrocolombiana.

Palmira

Acuerdo 066

2007

Adoptar la política pública para las comunidades afrodescendientes y el reconocimiento de sus derechos.

Antioquia

Decreto 1983

2001

Establecer la gerencia de negritudes.

Antioquia

Ordenanza 010

2007

Establecer las bases de la política pública para garantizar los derechos de las comunidades afroantioqueñas.

Bolívar

Decreto 431

2005

Crear el Consejo departamental contra el racismo, la exclusión y la discriminación racial.

Bolívar

Ordenanza 019

2008

Facultar al gobernador para crear una política pública que garantice los derechos de las comunidades afrodescendientes.

Cesar

Ordenanza 10

2009

Adoptar la política pública para garantizar los derechos de las comunidades afrodescendientes residentes en el departamento.

Córdoba

Ordenanza 09

2009

Establecer políticas públicas que beneficien a las comunidades afrodescendientes atendiendo a sus particularidades.

Valle

Decreto 062

2001

Crear la mesa permanente de concertación con las organizaciones de base afrovallecaucanas.

Valle

Ordenanza 299

2009

Establecer los lineamientos para la elaboración y construcción de la política pública para investigar, reconocer y garantizar los derechos de la comunidad negra afrodescendiente.

Fuente: Mosquera, León y Rodríguez, 2009.

143

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Planes de desarrollo Los planes de desarrollo son también instrumentos de política pública. Algunos, como el Plan nacional de desarrollo de la población afrocolombiana “Hacia una Nación Pluriétnica y Multicultural” (DNP- 1998), fueron formulados específicamente para beneficiar la población de origen afro. Con este Plan el gobierno nacional se comprometió a avanzar hacia la construcción de un modelo de relaciones en el que la participación social se articulara a procesos de etnoeducación, empleo, sensibilización nacional sobre la situación y derechos de los afrodescendientes, reducción de la pobreza y mejoramiento de la calidad de vida. En general, los planes nacionales de desarrollo han incorporado propuestas para contribuir a la inclusión de la población afrocolombiana, como también sucede con los planes de aquellos departamentos y municipios que cuentan con una proporción importante de afrodescendientes. El Plan nacional de desarrollo “Hacia un Estado Comunitario 2002-2005” (Ley 812 de 2003) contiene, entre otras, directrices para elevar la calidad de vida de los grupos étnicos; el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 (Ley 1151 de 2007) contempla estrategias dirigidas a propiciar el reconocimiento, fortalecimiento y protección de los grupos étnicos con acciones afirmativas y desarrollar un programa para erradicar la pobreza con prioridad en Buenaventura79. En departamentos con fuerte presencia de afrocolombianos el tema étnico aparece en los planes 79. Uno de los insumos del Plan Nacional de Desarrollo 2006–2010 fue el “Plan integral de largo plazo para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal” cuya elaboración fue coordinada por el DNP y contó con la participación de la Consultiva de Alto Nivel, consultivas territoriales, consejos comunitarios, organizaciones sociales y de base, entidades nacionales y consultores expertos afrocolombianos. El Plan integral plantea, entre otros aspectos, la importancia de mejorar la focalización de las políticas y recursos que den respuesta a las particularidades de regiones y subregiones con población significativamente afrodescendiente.

144

de desarrollo. Como ejemplos pueden mencionarse el Plan de desarrollo del Valle del Cauca 20082011 (Ordenanza 246 de 2008) que en uno de sus ejes avista la protección de los derechos de la población vulnerable y la valoración de su cultura. En el departamento del Cauca el Plan de desarrollo 2008-2011(Ordenanza 024 de 2008) contempla el apoyo a las iniciativas de las comunidades negras, la puesta en marcha de una Consejería departamental de comunidades afrodescendientes y acciones canalizadas hacia el desarrollo productivo y la ampliación de la cobertura de salud y educación. El Plan de desarrollo de Cartagena (Acuerdo 004 de 2008) estipula “trato preferente en la oferta social” a poblaciones en situación de vulnerabilidad como los afrodescendientes, cumplimiento de los derechos étnicos y garantías a la participación.

Documentos CONPES El Consejo nacional de política económica y social, CONPES80, máxima autoridad nacional de planeación es la entidad responsable de aprobar los documentos programáticos que aterrizan las políticas públicas, y de coordinar y orientar para su ejecución a las entidades oficiales pertinentes según cada caso. Las políticas públicas, entre ellas las relacionadas con la inclusión y el avance de la población afrocolombiana, se expresan principalmente a través de protocolos conocidos como “documentos CONPES” y de los planes de desarrollo de la nación, los departamentos y los municipios. Con estos se busca materializar en estrategias, con recursos identificados, inversiones y acciones propuestas, la política pública derivada de la copiosa legislación existente arriba referenciada. La mayoría de los documentos CONPES relacionados con este tema han estado dirigidos a pro-

piciar el desarrollo regional en territorios donde predominan asentamientos afrocolombianos, especialmente en el andén del Pacífico. El primero de ellos, el CONPES 2589 de 1992, tuvo como objetivo crear el “Plan Pacífico” en 40 municipios de los departamentos del Chocó, Valle, Cauca y Nariño para fortalecer las capacidades locales, mejorar el acceso a servicios de salud, educación, saneamiento, electrificación rural, telecomunicaciones y transporte, y para apoyar alternativas productivas. El CONPES 2892 de 1996 propuso acciones e inversiones para impulsar el desarrollo del Alto Patía, y el CONPES 3058 de 1999 acciones para remover los factores que estaban limitando el desarrollo del departamento archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalin y para mejorar el bienestar de sus habitantes. Posteriormente, con el CONPES 3180 de 2002 se buscó propiciar la reconstrucción y el desarrollo sostenible del Urabá Antioqueño y Chocoano y del Bajo y Medio Atrato y mitigar los efectos de hechos violentos ocurridos en la región.

El CONPES 3410 de 2006 tuvo como objetivos avanzar en Buenaventura hacia el logro de los ODM, promover el desarrollo económico y la competitividad, hacer de la ciudad un territorio habitable y amable, y fortalecer la gobernabilidad democrática; con el CONPES 3491 de 2007 se concretó la aplicación del Plan nacional de desarrollo 2006-2010 en los 46 municipios del Pacífico colombiano en sus diferentes estrategias (seguridad democrática, reducción de la pobreza, crecimiento alto y sostenido, gestión ambiental, y “dimensiones especiales del desarrollo” –equidad de género, cultura y deporte, fortalecimiento institucional y de los grupos étnicos–).Por otro lado, el CONPES 3553 de 2008 fue diseñado para reducir los niveles de pobreza en el departamento del Chocó, mejorar la estructura productiva y de infraestructura, fortalecer la capacidad institucional y financiera, y superar barreras que constriñen la prestación de servicios. Otros documentos CONPES aunque se refieren también al desarrollo territorial ponen mayor énfasis en definir estrategias para disminuir la brecha entre la población afrocolombiana y la no étnica al exaltar la identidad, el reconocimiento y la valoración de la diferencia y los derechos étnicos. El primero de ellos fue el CONPES 2009 de 1997, “Programa de apoyo para el desarrollo y reconocimiento étnico de las comunidades negras” que estuvo orientado a coordinar los niveles de gobierno en el apoyo a procesos concertados de etnodesarrollo, fortalecer sus organizaciones y su participación en instancias de decisión, y adelantar acciones de protección y divulgación de los derechos étnicos. El CONPES 3169 de 2002 “Política para la población afrocolombiana” se propuso por su parte generar mayor equidad social en la región Pacífica, fortalecer la identidad étnica, los procesos organizativos y la participación en los planes de desarrollo, implementar un sistema

80. Creado por la Ley 19 de 1958.

145

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

de información para población afrocolombiana, desarrollar instrumentos legales, y aplicar estrategias para mejorar su calidad de vida. Con el CONPES 3310 de 2004, “Política de acción afirmativa para la población negra o afrocolombiana”, se puso el énfasis en acciones afirmativas a corto plazo (créditos educativos, ampliación de cobertura educativa, etnoeducación, atención a población desplazada, fortalecimiento cultural), en la promoción de equidad, la puesta en marcha de un sistema de información, la formulación del “Plan integral a largo plazo para la población negra o afrocolombiana”, y el seguimiento a las políticas y estrategias formuladas y ejecutadas. Finalmente, el CONPES 3660 de 2010, “Política para promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal”, presenta un balance de las políticas, planes, programas y proyectos en el período 20022010 (Anexo 1), y plantea ejes estratégicos para superar las “barreras invisibles” que les dificultan a los afrodescendientes acceder en igualdad de condiciones a oportunidades para mejorar las condiciones de vida. Con el plan de acción propuesto en dicho documento (Anexo 2) se pretende hacer efectivas las recomendaciones de la Comisión intersectorial81 con desarrollos legislativos 81. La “Comisión Intersectorial para el avance de la población afrocolombiana, negra, palenquera y raizal” fue creada mediante el Decreto 4181 de 2007 con la misión de identificar las barreras que constriñen la realización efectiva de sus derechos y de presentar recomendaciones al gobierno nacional para superarlas. La Comisión identificó como las principales barreras: 1) racismo y discriminación racial; 2) baja participación y representación en espacios políticos e institucionales de decisión; 3) mayores dificultades para el acceso, permanencia, y calidad en el ciclo educativo; 4) escaso reconocimiento y valoración a la diversidad étnica y cultural; 5) desigualdad en el acceso al mercado laboral y vinculación a trabajos de baja calidad; 6) baja disponibilidad de información sobre población afro que limita ajustes a sus particularidades étnicas y territoriales; 7) debilidad de los procesos organizativos; 8) deficiencias en materia de seguridad jurídica de los derechos de propiedad de los territorios colectivos; 9) acceso limitado a programas de subsidio; y 10) deficiencia en la incorporación e implementación de iniciativas y propuestas provenientes de la población afrocolombiana. La Comisión elaboró recomendaciones concretas para la superación de cada una de las barreras arriba señaladas.

146

específicos, acciones para incrementar el acceso, la permanencia, la pertinencia y la calidad en la educación, la capacitación con enfoque diferencial y acción sin daño, el desarrollo productivo, y la inclusión de la variable étnica en los registros administrativos.

Ajustes de la política pública Para la definición de la política que fue recogida en el Informe de la “Comisión intersectorial para el avance de la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal” el gobierno nacional contrató tres estudios con universidades del país, realizó cuatro sesiones plenarias, varias reuniones de nivel técnico y 18 talleres regionales82 en los que participaron con reflexiones y propuestas alrededor de 4.000 personas, entre ellas representantes de organizaciones sociales, académicos, docentes, funcionarios públicos afrocolombianos, empresarios y políticos. En las recomendaciones del informe se posiciona la lucha contra la discriminación racial como tema y objetivo de política pública y se resalta la importancia de las acciones afirmativas y de la acción sin daño como enfoques orientadores de las estrategias y líneas de acción. En consecuencia, en el documento CONPES 3660 de 2010, “Política para promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal” que recoge las recomendaciones de la Comisión, se reconoce la discriminación como problema y se presentan acciones para combatirla. Además, se proponen acciones afirmativas para generar oportunidades de acceso al desarrollo humano sostenible y reducir la brecha en la condiciones de vida de la población afrocolombiana respecto al resto de la población del país, en la perspectiva de “que le permitan el 82. En Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Pereira, Montería, Villavicencio, Armenia, Buenaventura, Quibdó, Turbo, Tumaco, San Andrés, Puerto Tejada, San Onofre y Guapi.

ejercicio y disfrute de sus derechos individuales y colectivos”. El Anexo 2 resume el Plan de acción propuesto en el documento CONPES 3660 en el que se abordan seis ejes problemáticos, dos de los cuales aparecen como novedosos. Uno, la discriminación racial que no había sido resaltada explícitamente con anterioridad en la legislación, los planes de desarrollo ni los documentos CONPES83; otro, los vacíos y falencias en la aplicación de las propuestas realizadas para el avance de la población afrocolombiana. La identificación en el Plan de acción de “prácticas sociales de discriminación racial” y la formulación de estrategias y acciones para combatirla constituyen un avance sensible en materia de política pública, como también lo es el reconocimiento. Como problemas, las insuficiencias en las normas y en los planes encauzados a promover el avance de la población afrocolombiana y de las falencias en su aplicación, así como el hacer de su solución un objetivo de la política pública misma. De otra parte, tanto los objetivos como las acciones propuestas en el documento CONPES 3660 de 2010 tienen incidencia sobre los ODM, como puede observarse en el Anexo 2.

La persistencia de las brechas Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, arriba descritos, realizados para acercar las condiciones de vida de los afrodescendientes a las del resto de la población nacional, los avances han sido lentos y las brechas persisten, como se deriva de los análisis precedentes sobre cada uno de los ODM. Como lo señaló la Experta Independiente de las Naciones Unidas sobre cuestiones de las Minorías, “mientras que las medidas constitucionales 83. Como ha sido señalado, las políticas públicas orientadas a potenciar el avance de la población afrocolombiana se esterilizan en buena proporción por el efecto perverso de la discriminación racial.

y legislativas son dignas de reconocimiento [……] la aplicación de la legislación colombiana en las comunidades afrocolombianas sigue siendo lamentablemente inadecuada, limitada y esporádica” y, a pesar del sinnúmero de iniciativas de política y propuestas existentes para mejorar su bienestar, “los resultados no están a la altura de las expectativas y de las necesidades de los afrocolombianos” (McDougall, 2010). De hecho la Comisión Intersectorial (2009) fundamentó su trabajo en la evidencia de que “los esfuerzos no han sido suficientes y que es necesario dar una reorientación a las políticas públicas”, una observación con la que han coincidido la Asociación nacional de alcaldes de municipios con población afrodescendiente, AMUNAFRO (Mosquera, 2009), organizaciones del movimiento social afrocolombiano84 y académicos85.

84. Según AFRODES (2010:4), la distancia entre lo estipulado por las normas, la implementación de las políticas públicas requeridas y los resultados efectivos de las mismas, “en el caso de los derechos de la población afrocolombiana, […] registra una magnitud incomprensible e inaceptable […..] (lo que) requiere que se profundicen los análisis de dimensiones y variables a las que tal vez no se ha prestado la atención adecuada”. El PCN (2007), en su Informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, señaló que “la combinación entre los efectos desproporcionados del conflicto armado interno, la guerra a las drogas, el avance de megaproyectos y la adopción de legislación que afectan los derechos territoriales y ambientales de las comunidades afrocolombianas, están generando las condiciones para que éstas sean desposeídas de su patrimonio territorial y ambiental y por lo tanto, para que la brecha de las desigualdades se mantenga, cualifique y profundice”. 85. En carta dirigida el 26 de agosto de 2010 al Presidente de la República, 76 académicos, intelectuales y estudiosos del Pacífico y de las culturas afrocolombianas de distintas partes del mundo y áreas del saber, le expresaron preocupación por procesos que en el Pacífico han causado desplazamientos masivos, desarticulación de las organizaciones locales y pérdida de dominio sobre el territorio, destrucción del sustento de la población y violación de derechos humanos y culturales de activistas y comunidades. Mencionan entre esos procesos la destrucción del bosque, la proliferación de actividades extractivas, las amenazas a líderes locales, los asesinatos selectivos y las masacres, el avance del cultivo de coca para fines ilícitos y la fumigación subsiguiente, y las estrategias de desarrollo basadas en macroproyectos sin la requerida consulta previa y sin garantías de que los impactos sociales, ambientales y culturales serán mitigados, compensados y reparados. Así mismo, le hacen un llamado para que se haga “un cambio sustancial en la política de Estado y una nueva ronda de atención sobre el Pacífico” y a que se desarrolle con participación de las comunidades “una estrategia especial e integral capaz de detener las tendencias actuales y destructivas de la diversidad biológica y cultural”.

147

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

La persistencia de las brechas guarda relación con macrocondicionantes como la discriminación racial, el conflicto armado y la dinámica de procesos de desarrollo que debilitan a las organizaciones comunitarias, producen pérdida de dominio sobre el territorio y generan desplazamientos. Para el CIDSE (2009), la principal conquista étnico-racial alcanzada con la Ley 70 de 1993 (el reconocimiento de derechos de propiedad colectivos de más de 5 millones de hectáreas en el andén del Pacífico) se ha visto minimizada por la proliferación de actividades extractivas y por el conflicto armado, factores que destruyen iniciativas comunitarias estructuradas con base en su condición étnica y en el manejo sustentable de su territorio y que deterioran las condiciones de vida de la población. De otra parte, existe débil capacidad de las instituciones para hacer efectivas las normas existentes, siendo ejemplo de ello la endeble disposición para cumplir y hacer cumplir la normatividad relacionada con la consulta previa. Así fue resaltado en carta dirigida por 42 organizaciones afrocolombianas86 a los candidatos a la presidencia de la república, en uno de cuyos apartes 86. “Preguntas de afrocolombianos y afrocolombianas a los candidatos a la Presidencia de Colombia” (mayo 21 de 2010), firmada por: Foro Interétnico Solidaridad Chocó, COCOMACIA, ACABA, ASCOBA, COCOMOPOCA, ASOCASAN, ASOCAMESAN, COCOMASECO, COCOMASUR, Consejo comunitario de Unguía, Consejo comunitario de Paimadó, Consejo comunitario de Nóvita, Asociación de consejos comunitarios de Timbiquí, Consejo comunitario Negros en Acción, Consejo comunitario Renacer Negro, Consejo comunitario Negros Unidos, Consejo comunitario parte alta sur del Saija, Consejo comunitario Patía Norte San Bernardo, Consejo comunitario bajo Saija, Corporación Ancestros, Grupo de investigación Presencia Cultural Afroamericana, Asociación Manos Negras, Palenque regional El Congal, Consejo comunitario de la cuenca del río Yurumanguí, Consejo comunitario del río Raposo, Consejo comunitario del río Mayorquín, Consejo comunitario mayor del río Anchicayá, Consejo comunitario de La Gloria, Consejo comunitario de la cuenca del río Calima, Consejo comunitario del alto y medio Dagua, Consejo comunitario de Córdoba y San Cipriano, Asociación de consejos comunitarios de Buenos Aires Cauca, Consejo comunitario de La Toma, Asociación de mujeres de La Balsa Buenos Aires Cauca, Asociación de mujeres de La Toma, Empresa comunitaria Brisas de Agua Blanca, Consejo comunitario Bocas del río Palo, KUMAJANA, Consejo comunitario del bajo Mira y Frontera, Consejo comunitario cuenca del río Mejicano, Consejo comunitario mayor de La Cordillera, Proceso de Comunidades Negras de Colombia.

148

resaltan que el gobierno nacional ha tenido comportamientos con relación a la consulta previa que van desde su no aplicación hasta intentos de modularla para beneficiar a empresas privadas, desconociendo el Convenio 169 de la OIT y la jurisprudencia de la Corte Constitucional en defensa de la previa consulta. Para AFRODES (2010:3), otras falencias tienen que ver con: 1) la creencia de que la falla de una norma se corrige con otra norma; 2) el desarrollo de procesos con un ritmo que no se corresponde con las dinámicas que vulneran los derechos de la población afrodescendiente; 3) la ejecución de programas sin enfoque diferencial; y 4) el uso de esquemas de participación sin asignación de recursos suficientes para hacerla efectiva. Pero, además, suele haber limitaciones en las administraciones municipales para orientar, distribuir y focalizar mejor la inversión, incoherencias en algunos de los planes contenidos en los documen-

tos CONPES, débil sostenibilidad de las acciones emprendidas y sesgos étnico-territoriales en la implementación de las políticas (CIDSE, 2009), como también falta de voluntad política (Reales, 2009: 53). En general los programas, planes y propuestas expresados en documentos CONPES y en los planes de desarrollo resaltan en sus objetivos generales y contenidos los aspectos más relevantes para potenciar el desarrollo en comunidades de afrodescendientes y para mejorar las condiciones de vida de la población afrocolombiana. Sin embargo, es de común ocurrencia que no contemplen metas medibles y cuantificables, impactos en términos de coberturas ni indicadores de calidad de vida y NBI, lo que dificulta verificar el logro de los objetivos. En su mayoría no incluyen cronogramas de ejecución ni procedimientos claros para hacer seguimiento y evaluación. En uno de los apartes de la carta dirigida por 42 organizaciones afrocolombianas a los candidatos presidenciales se resalta que el Plan de Desarrollo Integral y de Largo Plazo que se terminó de formular en 2007 “no ha sido difundido, ni implementado ni tampoco ha servido para definir a partir de la población afrocolombiana y sus organizaciones, [en el] nivel de las entidades territoriales, las prioridades en materia de desarrollo para las comunidades negras”87.

El mismo DNP ha identificado, a su vez que, en la ejecución de los CONPES cada Ministerio suele trabajar en forma “aislada” tratando de cumplir de manera independiente su propio compromiso institucional, y que la desarticulación de las acciones estatales del nivel central respecto de las regiones, pasando por las debilidades institucionales de los municipios y de los departamentos, hacen que los esfuerzos realizados en todos los niveles de gobierno carezcan del impacto necesario para crear las condiciones de cambio que se requieren. Pero, además, como señaló McDougall (2010), “es evidente que los recursos financieros otorgados a los proyectos que lucen bien sobre el papel, en demasiados casos no están llegando a las comunidades”; y según el CIDSE (2009), en el caso de la región Pacífica los magros resultados obtenidos con la aplicación de las políticas se han debido en buena medida a la insuficiencia de recursos asignados para la ejecución de las acciones contempladas. A continuación, se ofrecen recomendaciones de carácter general, orientadas a contribuir a eliminar las brechas entre los indicadores para la población afrocolombiana y la no étnica y para avanzar hacia el logro de los ODM.

87. Op. cit

149

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Recomendaciones

Como se ha ilustrado a lo largo de este estudio la población afrocolombiana presenta una serie de brechas de consideración frente al cumplimiento de los ODM. En la perspectiva de avanzar hacia el logro de las metas del milenio se plantean unas recomendaciones de carácter transversal a toda la problemática expuesta y que necesariamente involucran en su interior, el desarrollo más concreto de cada una de las metas planteadas no sólo para los ODM, sino para el desarrollo integral de esta población.

Recomendación 1: Formular y ejecutar un plan nacional de lucha contra el racismo y la discriminación racial Las brechas en indicadores ODM que separan a la población afrocolombiana de la no étnica, tienen, como se vio anteriormente, una etiología históricamente afincada en la discriminación y el racismo. Estos, por su parte, juegan un papel importante en la perpetuación de las desigualdades raciales y étnicas en la medida en que limitan el acceso a oportunidades y el ejercicio de

las libertades a los afrodescendientes. El Estado a partir de la Constitución de 1991 ha realizado esfuerzos importantes para combatir la discriminación por diversos medios. La Comisión intersectorial, por ejemplo, identificó la discriminación como el principal obstáculo para el avance de la población afrocolombiana y el documento CONPES 3660 de 2010 “Política para promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal”, diseñado para implementar las recomendaciones de la Comisión, tiene entre sus objetivos superar la discriminación y fortalecer el reconocimiento y valoración social de la diversidad étnica y cultural de la población afrocolombiana, negra, palenquera y raizal (Anexo 2). No obstante, hay coincidencia en los análisis de las organizaciones afrocolombianas y de los académicos que se ocupan del tema, en el sentido de que, además de actuar para mejorar las estadísticas, se requieren acciones contundentes para luchar contra la discriminación racial y el racismo. En la comunicación dirigida por organizaciones sociales a los candidatos presidenciales en 201088, les señalan que la Declaración y el Plan de Acción de Durban constituyen compromisos que no han recibido la suficiente atención por parte del Estado, por cuanto 10 años después de Durban no existe un Plan Nacional de combate al racismo y a la discriminación racial, y no se ha constituido un mecanismo nacional conjunto entre el Estado y la sociedad civil para hacer seguimiento a la implementación del Plan de Acción de Durban contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y formas conexas de intolerancia y a sus recomendaciones, así como la aceptación del mecanismo de quejas previsto en la Convención Internacional contra la Discriminación Racial (1965).

88. Op. cit.

150

“La estadística, que sin duda es un instrumento valioso para entender ciertos fenómenos, se ha vuelto en nuestra época la piedra filosofal. Antes todo querían convertirlo en oro, ahora todo lo convierten en cifras. Todos los días nos llevan y nos traen con cifras que nos producen la ilusión de que todo es medible, de que todo es contable, y a veces perdemos la visión de la complejidad de los hechos gracias a la ilusión de que entendemos el mundo sólo porque conocemos sus porcentajes”. William Ospina

Mosquera, Viáfara y Urrea (2009: 776-787) plantean que las acciones afirmativas89 que hay que realizar a favor de la población afrocolombiana deben ir acompañadas de reparaciones simbólicas que generen cambios de fondo en las relaciones raciales vigentes. Para hacer efectiva una acción integrada en ese sentido proponen la creación, mediante una ley de la república, de una consejería nacional de políticas para la promoción de la igualdad racial y las diferencias culturales, que institucionalice medidas, orientadas a generar condiciones para la igualdad de oportunidades y combatir la discriminación racial90. Como ha sido solicitado y recomendado por organizaciones afrocolombianas (consejos comunita-

89. La “acción afirmativa”, según Sentencia de la Corte Constitucional C-371 de 2000, hace referencia a las “políticas o medidas dirigidas a favorecer a determinadas personas o grupos, ya sea con el fin de eliminar o reducir las desigualdades de tipo social, cultural o económico que los afectan, bien de lograr que los miembros de un grupo sub-representado, usualmente un grupo que ha sido discriminado, tengan una mayor representación”. Las políticas de acción afirmativa implican hacer diferenciación positiva la que, de acuerdo con la Sentencia de la Corte Constitucional T-422/96, a la par que reconoce la exclusión social de que ha sido objeto la población afrocolombiana, propone enfoques y acciones que la privilegien en cuanto a acceso a oportunidades. 90. Esta Consejería debería llevar, según los proponentes, cinco programas nucleares de acciones afirmativas: 1) en instituciones de educación superior; 2) en los mercados de trabajo; 3) para combatir los racismos y la discriminación racial; 4) de reparaciones simbólicas; y 5) en salud, educación y empleo.

rios, 2007; PCN, 2007; Consenso de Cali, 2008; ODR, 2008, preguntas de organizaciones a los candidatos a la presidencia91), por estudiosos del tema (Sánchez y García, 2006; Viáfara, 2007; CIDSE, 2009; Mosquera, Viáfara y Urrea, 2009), por la Comisión intersectorial y el documento CONPES 3660 (DNP, 2010), la lucha contra la discriminación racial pasa por la elaboración de un proyecto de ley que la penalice en todas sus expresiones; por el seguimiento efectivo a la Declaración y al Plan de Acción de la Conferencia de Durban; la creación de observatorios sobre las manifestaciones del racismo y la discriminación racial, la ejecución de campañas públicas para su erradicación; la capacitación de funcionarios públicos para la aplicación del enfoque diferencial y la acción sin daño; la resignificación de la historia de la población afrocolombiana y la revalorización del aporte de las culturas afro a la construcción de la nación y la promoción de prácticas institucionales que respeten a esta población.

Recomendación 2: Fortalecer la capacidad de acción política de la población afrocolombiana para exigir derechos y concertar opciones para avanzar en desarrollo humano y hacia el logro de los ODM Para tal efecto es preciso: - Mejorar la capacidad de las organizaciones sociales que avalan candidatos a la Cámara de Representantes por circunscripción especial, para elaborar programas pertinentes que le otorguen calidad a los avales92.

91. Op. cit. 92. La mayoría de las organizaciones que avalaron candidatos en 2006 y 2010 para circunscripción especial lo hicieron sin propuestas políticas claras, programas o proyectos, que visibilizaran en forma priorizada las demandas de la población afrodescendiente.

151

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

La Ley 649 de 2001 definió una circunscripción especial para negritudes expresada en el derecho de los afrodescendientes a dos curules en la Cámara de Representantes. Sin embargo, la participación para elegirlos ha dejado mucho que desear por las bajas votaciones, por la proliferación de avales y candidatos y por la poca trayectoria de algunos de los elegidos en defensa de reivindicaciones afrocolombianas. Las tres listas que obtuvieron las mayores votaciones en 2010 fueron avaladas por organizaciones con muy escasa trayectoria en la lucha por las reivindicaciones de las negritudes, e inclusive una de ellas no es una organización afrocolombiana. A estas elecciones se presentaron 169 candidatos avalados por 67 organizaciones. Del total de votos (512.907), la cuarta parte fueron en blanco y los candidatos ganadores fueron elegidos respectivamente con el 8,9% y el 5,2% de los votos (45.779 y 26.679) en un proceso en el que se desdibujó el voto con criterio étnico. En el departamento del Chocó, por ejemplo, el departamento afrocolombiano por excelencia, no se inscribió ninguna lista de comunidades negras, mientras que en Cundinamarca, que no se caracteriza precisamente por la presencia de afrocolombianos, se inscribieron las dos quintas partes de los candidatos93. Estas situaciones conducen a plantear la necesidad de fortalecer la capacidad de las organizaciones afrocolombianas para elaborar programas pertinentes de acción parlamentaria y donde el compromiso con dichos programas constituya la base para otorgar el aval para la elección por circunscripción especial.

93. Al decir de Daniel Mera (Cambiar curules afro, diario El País de Cali, abril 9 de 2010), estas anomalías obligan a pensar en la necesidad de asignar esas curules “exclusivamente a candidatos de territorios colectivos y de crear incentivos a los partidos para que incluyan en sus listas a líderes afrocolombianos”. Como lo señaló Esaud Urrutia (Zarpazo a las curules afro, diario El País de Cali, marzo 19 de 2010), “ante este panorama, si las organizaciones afrocolombianas no blindan el precario mecanismo de participación representado en las dos curules de la circunscripción y no buscan nuevos mecanismos de acceso al poder, el sueño de millones de negros seguirá siendo una quimera”.

152

- Fortalecer la bancada parlamentaria afrocolombiana para el desarrollo de una agenda legislativa94.

- Apoyar la formación política de la población afrodescendiente95.

Posicionar temas de interés para la población afrodescendiente en el Congreso y convertirlos en leyes de la República requiere de la capacidad de los parlamentarios afrocolombianos para actuar como bancada para el desarrollo de una agenda común de acción legislativa y para influir de manera más activa en la formulación y ejecución de políticas públicas. Para tal efecto son pertinentes los encuentros y diálogos entre congresistas afrocolombianos y entre ellos y líderes sociales afrodescendientes para el diseño de una agenda parlamentaria que impulse la inclusión de la población afrocolombiana, la disminución de las brechas, y el avance hacia el logro de los ODM.

La formación política está referida al desarrollo de competencias para la participación política democrática como expresión de ciudadanía y como oportunidad para beneficiarse de la posición política que tienen los afrocolombianos como ciudadanos. La ciudadanía es no solamente una condición, sino también un compromiso y una misión.

Además, es pertinente la reafirmación del Acuerdo suscrito en 2006 en Medellín entre parlamentarios afrocolombianos, en el marco de la “IV Conferencia de Fortalecimiento Institucional Afrocolombiano”, en el que acordaron constituir una bancada afrocolombiana y adoptar una “Agenda por la Equidad y la Igualdad de Oportunidades a favor de la Población Afrocolombiana” que impulsara iniciativas legislativas orientadas, entre otras cosas a las siguientes: el reconocimiento del derecho a la propiedad colectiva de comunidades negras que ocupen tierras baldías en zonas ribereñas de los ríos; el establecimiento de medidas de acción 94. Los proyectos de ley y modificaciones legislativas propuestos por la Comisión Intersectorial para favorecer el avance de la población afrocolombiana son: Proyecto de Ley sobre igualdad de oportunidades; modificación de la Ley 152 de 1994 para dar participación a los afrocolombianos en consejos territoriales de planeación; establecimiento de circunscripciones territoriales especiales donde los afrodescendientes sean minoritarios; inclusión de incentivos en el estatuto tributario a empresas que vinculen afrodescendientes a cargos de dirección; modificación de la Ley 80 para calificar mejor a aquellos contratistas del Estado que vinculen afrodescendientes; modificación de la Ley 44 de 1990 y de la Ley 223 de 1999 para que los municipios que tengan territorios colectivos reciban compensaciones por prediales no pagados; expedición de una ley para que los ministerios y entidades públicas ajusten instrumentos para identificar población afro beneficiaria, definir metas e indicadores y reportar al SIGO.

afirmativa; la promulgación de leyes que garanticen el acceso de la población afrocolombiana en condiciones de equidad, a todas las instancias de decisión del Estado; la aplicación de procedimientos que garanticen la aplicación efectiva de la Ley 70 y de otras leyes que benefician la población afrodescendiente. Así mismo, acordaron alentar la participación política afrocolombiana, apoyar el fortalecimiento de la Asociación de Municipios con Población Afrocolombiana – AMUNAFRO, propiciar el retorno de comunidades desplazadas en condiciones de seguridad y estabilidad, contribuir a salvaguardar la propiedad de sus territorios ancestrales, promover el acceso a las ofertas de crédito e impulsar en los municipios afrocolombianos el cumplimiento de las metas del milenio.

La formación política para el ejercicio futuro de derechos (respetar, defender y promover los derechos fundamentales) y deberes cívicos, hace referencia a la formación de ciudadanos comprometidos, solidarios, respetuosos de la diferencia, defensores del bien común y capaces de analizar y aportar en procesos colectivos y de contribuir socialmente al desarrollo sostenible de sus comunidades. Para tal efecto se requiere el despliegue de un dispositivo de capacitación en derechos en general, con énfasis en derechos étnicos y territoriales, legislación afrocolombiana, y participación en procesos sociales orientados al logro de reivindicaciones fundamentales y en procesos electorales.

Recomendación 3: Diseñar y ejecutar planes y programas diferenciales con enfoque territorial en regiones y concentraciones urbanas de población afrocolombiana La población afrocolombiana, como se anotó anteriormente se concentra en áreas específicas del territorio nacional y es hacia ellas donde debe dirigirse la inversión pues, como lo señala el DNP (2009: 43-45), las acciones deben focalizarse en las regiones que presentan mayores rezagos en el 95 La formación política no es solamente una necesidad para la población afrocolombiana, sino para la población en general en cuanto implica formación para el ejercicio de la ciudadanía.

153

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

cumplimiento de las metas ODM. En esa perspectiva se recomienda la elaboración e implementación de planes territoriales específicos para: 1) las tres grandes ciudades afrocolombianas: Buenaventura, Tumaco y Quibdó; 2) los distritos (o comunas) de grandes ciudades (Cali: Distrito de Aguablanca; Cartagena: UCG 2, 4, 5 y 6) en los que se concentra la población afrocolombiana; 3) los territorios colectivos; 4) San Andrés y Providencia; y 5) subregiones que agrupen varios municipios con población significativamente afrodescendiente en el norte del Cauca y sur del Valle, el Caribe, Urabá (antioqueño y chocoano) y el bajo Cauca. Planes que, como fue manifestado en carta de los académicos al presidente de la república 96, en lo social apuntalen el respeto de los derechos de las comunidades, incluidos los territoriales; en lo político protejan las organizaciones étnico-territoriales y la integridad de la vida de sus líderes, y fortalezca las formas de gobierno propias; en lo ecológico eviten la pérdida de la biodiversidad y la deforestación de la selva y los manglares y restauren la integridad ecosistémica; y en lo jurídico aseguren el acceso a la justicia, la disminución de la violencia, la no impunidad y el derecho a la verdad y a la reparación. Para producir los resultados esperados los planes territoriales deben contar con recursos suficientes y oportunos y contemplar maneras claras sobre cómo invertirlos para derivar la mayor rentabilidad social posible. La asignación insuficiente de recursos y su excesiva fragmentación en acciones variadas y dispersas hacen que las apuestas de desarrollo humano se esterilicen sin generar cambios sensibles. Además, para ser efectivos en términos de inclusión los planes territoriales deben orientarse hacia las metas ODM, utilizando: 1) enfoques diferenciales (énfasis en las particularidades culturales y los derechos étnicos y territoriales de la población afrocolombiana), de dere96. Op. cit.

154

chos humanos y de género; 2) principios rectores de solidaridad social, participación y equidad; y 3) criterios metodológicos de integralidad (no fragmentar los esfuerzos ni aislar unos problemas de otros), progresividad, cooperación y coordinación. Los planes territoriales deben ser un recorrido hacia lo deseable. Según los preceptos que las orienten las intervenciones pueden fortalecer la autonomía o debilitarla, construir o no tejido social, robustecer o debilitar la democracia y convertir a la población en protagonista o en convidada de piedra. Los planes territoriales deben obviamente definir los “qués”: ¿qué oportunidades ampliar?, ¿qué capacidades desarrollar?, ¿qué situaciones de vulnerabilidad y marginamiento superar?, ¿qué condiciones establecer para el ejercicio y disfrute de derechos y libertades? y ¿qué prioridades asumir? Pero también deben establecer los “cómos”: ¿cómo alcanzar los qué construyendo a la vez capital social, empoderando las comunidades, fortaleciendo procesos organizativos, desarrollando competencias, capacidades y responsabilidades para construir y ejecutar proyectos de vida satisfactoria y productiva, y fortaleciendo la identidad, la valoración de la cultura, la autonomía y el dominio sobre el entorno. Por otro lado, en la elaboración de los planes territoriales se debe reconocer la complejidad, fragmentación e incertidumbre de los procesos sociales, tener en cuenta factores de poder y asumir el conflicto como una variable importante. Pero, principalmente, debe ser el resultado de un ejercicio de diálogo con las poblaciones implicadas en el que, sobre la base de proposiciones, se logren acuerdos sobre los problemas que deben ser atendidos prioritariamente, las metas que se esperan alcanzar, las intervenciones que hay que realizar, los compromisos que hay que asumir, y las mane-

ras como se vigilarán las responsabilidades acordadas. Es la participación de las organizaciones sociales afrocolombianas que hacen presencia en los territorios la que hará que los planes reflejen sus aspiraciones, intereses y necesidades y que se tengan en cuenta, no solamente problemas evidentes, sino además problemas “invisibles” que hacen parte del paisaje cultural. Finalmente, en la elaboración concertada de los planes territoriales deben tenerse en cuenta criterios como la pertinencia, la correspondencia entre objetivos alcanzables e intervenciones realizables con los recursos previstos, y la complementariedad con las políticas nacionales y con los planes departamentales y municipales en las regiones implicadas. Además, las metas deben ser cuantificables, precisas, pertinentes y confiables y deben permitir verificar el logro de los objetivos en el tiempo señalado y con los recursos previstos; y las estrategias para alcanzar los objetivos estipulados deben ser pertinentes, desencadenantes, movilizadoras y de efecto sinérgico, y deben estipularse procedimientos para el seguimiento y la evaluación (PNUD, 2008).

sus propias formas de gobierno. Pero como fue señalado por organizaciones afrocolombianas a los candidatos a la presidencia en 201098, “la titulación colectiva no protegió del todo a las comunidades negras del Pacífico del actual proceso de desterritorialización”, proceso en que “concurren el conflicto, los megaproyectos, las iniciativas legales y políticas, que terminan afectando los derechos territoriales y ambientales de las comunidades negras”. En el cuadro 5 se recomiendan acciones relevantes en el marco de planes territoriales para avanzar hacia el logro de las metas de los ODM. 98. Op. cit.

En el caso específico de los territorios colectivos para avanzar hacia el logro de los ODM se requieren acciones e inversiones para reducir la pobreza y el hambre, mejorar la educación, la salud, el acceso a agua potable y saneamiento, pero también para protegerlos de su desmembración. En el país han sido expedidos, por efecto de la Ley 70 de 1993, 162 títulos colectivos97 sobre alrededor de 5,6 millones de hectáreas distribuidas en 62 municipios ubicados en su mayoría en la región Pacífica y en seis departamentos: Nariño, Cauca, Valle, Chocó, Antioquia y Risaralda. Estos territorios son administrados por consejos comunitarios legalmente reconocidos que constituyen

97. Chocó (35,2% de los títulos), Nariño (25,3%), Valle (20,4%), Cauca (10,5%), Antioquia (7,2%) y Risaralda (1,2%).

155

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Cuadro 5 99 100 Estrategias relevantes para avanzar hacia el logro de los ODM en territorios con población mayoritariamente afrocolombiana, en el marco de planes territoriales Estrategias relevantes desde el nivel nacional Estrategias relevantes desde el nivel nacional

Diseño y aplicación de políticas nacionales que reduzcan desigualdades en ingresos99.

Definición y aplicación de políticas de devolución de tierras usurpadas a comunidades afros y de asignación de otras confiscadas a narcos y paramilitares; definir y aplicar política de subsidios y apoyos.

Ampliación de la cobertura de la Banca de las Oportunidades con base en particularidades de las microempresas en áreas con población afrodescendiente.

ODM

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

Estrategias relevantes desde el nivel nacional Estrategias relevantes desde el nivel nacional

ODM

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Profundización de programas nacionales para reducir la pobreza y el hambre100

1

Reorientar y ampliar el gasto público para programas de reducción de pobreza en territorios habitados mayoritariamente por población afrocolombiana y mejorar la eficiencia y equidad en la asignación del mismo.

1

Fortalecimiento de economías parcelarias Identificación de fincas y diseño de planes productivos; fortalecimiento de organizaciones de productores; capacitación y asistencia técnica (producción y administración); apertura de canales de comercialización; asignación de recursos para crédito y acompañamiento en acceso a crédito de poca complejidad en trámites, con intereses y plazos favorables (incentivos de capitalización rural, recursos del Banco Agrario).

1

Mejoramiento de pequeños negocios existentes101 Identificación y clasificación de los pequeños negocios (orientación, perfil, necesidades); identificación y potenciación de servicios de apoyo (SENA, cajas de compensación, universidades); identificación de oportunidades de negocio; capacitación en organización, finanzas y contabilidad, aspectos legales, técnicos, mercadeo y negocios; elaboración de planes de negocios; asignación de recursos para crédito,102 acompañamiento pre-crédito y post-crédito; seguimiento de crecimiento en ventas y patrimonio. 101 102

99. Según el DNP (2009: 43), “un crecimiento económico que no viene acompañado de una reducción en la desigualdad de ingresos, no logrará afectar las condiciones de vida de las personas en pobreza y por tanto aplazará el logro de la meta”. 100. El gobierno nacional tiene una estrategia específica orientada a reducir la pobreza y el hambre basada principalmente en subsidios condicionados a familias pobres seleccionadas de acuerdo con parámetros determinados (Familias en Acción). Las madres reciben una asignación monetaria mensual contra la obligación de mantener a sus hijos en el sistema educativo y llevarlos a controles de salud para asegurar que reciban las vacunas pertinentes y la vigilancia debida. La Red de Seguridad Alimentaria (ReSA), por su parte, es un programa para promover la producción de alimentos para el autoconsumo entre la población en situación de desplazamiento, familias numerosas, hogares con mujeres gestantes o lactantes, cabezas de familia y hogares con adultos mayores. Otros programas orientados a la reducción del hambre son los Centros de Recuperación Nutricional y los programas del ICBF (desayunos infantiles, alimentación complementaria del adulto mayor, alimentación escolar, y raciones alimentarias de emergencia). 101. En las grandes ciudades, cabeceras municipales y pequeños poblados, existe un sinnúmero de micro y pequeñas empresas informales de baja productividad, asociada con limitaciones para acceder a crédito, información, tecnología y mercados, condiciones básicas para la sostenibilidad y competitividad. Fortalecer los pequeños emprendimientos existentes es una estrategia que ayuda a mejorar los ingresos. 102. Los negocios informales tienen pocas opciones de acceder al crédito formal y se ven obligados a recurrir al informal con elevadas tasas de usura. Un estudio sobre mercado de crédito informal realizado en 2007, referenciado por CIDSE (2009), mostró que tres de cada cuatro pequeños negocios de familias de estratos 1, 2 y 3 que habían recibido alguna vez crédito lo habían obtenido de fuentes informales.

156

103

1

Aplicación de estrategias macroeconómicas que permitan alcanzar una tasa de desempleo de un solo dígito; rediseño de las estructuras del mercado laboral para ampliar las oportunidades para la población afro; regulación de la normatividad laboral para garantizar calidad del empleo (seguridad social, salarios dignos); definición de incentivos para empresas privadas que inviertan en zonas de concentración afro; modificación del estatuto de contratación estatal para que se tenga en cuenta el % de población afro; establecimiento de acuerdos de Responsabilidad Social Empresarial, para asegurar igualdad de oportunidades de empleo a los afrocolombianos.

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Generación de “negocios inclusivos”103 Identificación y sensibilización de empresas; identificación y clasificación de emprendimientos que puedan articularse a eslabones productivos: identificación de servicios de apoyo (SENA, otros); capacitación (organización, administrativa y contable, mercadeo); acompañamiento en el proceso de desarrollo empresarial y seguimiento de ventas y patrimonio.

Ampliación del acceso al empleo y al empleo de calidad Ampliación del programa de empleabilidad del SENA en alianza con entidades de formación para el trabajo; información sobre oportunidades en el mercado laboral (SENA); concertación con empresarios y sus organizaciones, estándares mínimos de calidad del empleo.

103. Hay experiencias promisorias de articulación de pequeños emprendimiento a eslabones productivos de medianas y grandes empresas. Entre 2007 y 2009, con recursos donados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional –USAID–, la ANDI-seccional Cauca apoyó la implementación e incorporación de 320 Unidades Productivas a las cadenas de valor de empresas asentadas en municipios afrocaucanos objeto de la “Ley Páez”. La ANDI-Cauca incentivó a las empresas de la región para abrir oportunidades a negocios inclusivos bajo normas de volumen y de calidad (PNUD, 2009).

157

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Estrategias relevantes desde el nivel nacional

Estrategias relevantes desde el nivel nacional Estrategias relevantes desde el nivel nacional

Fortalecimiento de la formación en competencias laborales generales y específicas en el sistema educativo.

Normatización de los procesos de venta de CER y la asignación de regalías para territorios colectivos.

Reglamentación de la Ley 70 de 1993 en cuanto al uso de la tierra, los recursos naturales, la explotación de recursos mineros, y el fomento al desarrollo; aplicación de un sistema de monitoreo de la situación legal de territorios colectivos; garantizar, por parte del Estado, el cumplimiento de las consultas previas con base en la Sentencia T-669 de 2009 de la Corte Constitucional.

ODM

1

1y7

Todos

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Estrategias relevantes desde el nivel nacional

ODM

Fomento del empresarismo y del emprendimiento Desarrollo de apuesta educativa para el empresarismo y el emprendimiento en el ámbito de la educación formal y la no formal, que amplíe las capacidades de los afrodescendientes para implementar con éxito procesos productivos y generar ingresos sostenibles y suficientes.

Potenciación de los recursos naturales para generación de ingresos en territorios colectivos. Venta internacional de Certificados de Reducción de Emisión (CER) definidos en el protocolo de Kyoto; obtención de regalías por explotación de recursos de territorios colectivos; desarrollo de proyectos de minería sin detrimento ambiental.

Protección de territorios colectivos Mejoramiento del sistema de información de la propiedad colectiva; diagnóstico de la situación de tierras; fortalecimiento de la capacidad de los consejos comunitarios104, asignándoles recursos para monitorear la situación de los territorios colectivos en cuanto a uso y situación legal, garantizar la debida aplicación de la consulta previa, hacer reconocer la propiedad ancestral y planificar su usufructo en beneficio de las comunidades; ejecución de procedimientos con las organizaciones comunitarias para cumplir las órdenes de la Corte Constitucional contenidas en el Auto 005 de 2009, en el marco de la sentencia T 025 de 2004 para atención a la población desplazada.

Consolidación de una política de valoración de la diversidad étnica que haga visibles las culturas afrocolombianas en el sistema educativo; fortalecimiento a nivel nacional la Cátedra de Estudios Afrocolombianos.

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Todos

Fortalecimiento de la participación social Capacitación y apoyo a organizaciones afrocolombianas para realizar cabildeo, elaborar, concertar y negociar propuestas para superar la exclusión, actuar en red, manejar y diseminar información, desarrollar alianzas estratégicas, hacer veeduría, defender derechos étnicos y territoriales, defender la consulta previa, exigir rendición de cuentas, influenciar y movilizar sectores de opinión; ampliación y fortalecimiento de confluencias y espacios de encuentro y participación entre la sociedad civil y las administraciones locales para acordar políticas públicas que faciliten la inclusión y el logro de los ODM, entre ellos las consultivas en el nivel departamental, los consejos territoriales de planeación, las confluencias en territorios del Programa REDES y en otros escenarios afines.

2

Mejoramiento de la calidad de la educación Inversión maciza de recursos para dotación y mejoramiento de planteles educativos; fortalecimiento de los programas de desarrollo institucional: organización, capacidades de planeación y gestión con transparencia; cualificación docente mediante formación con énfasis en calidad y estímulos para propiciar la innovación pedagógica y curricular en todos los niveles; ampliación de cobertura de desayunos y almuerzos escolares y subsidios de transporte escolar; dotación de bibliotecas escolares, material educativo y fomento de la lectura.

2

Mejoramiento de la pertinencia de la educación Identificación y ampliación, para la educación media, de ofertas novedosas y flexibles, articulables a los contextos culturales y étnicos, ambientales y productivos, que permitan diversas salidas (mercado laboral, formación técnica y educación superior); ampliación y diversificación de oportunidades de formación terciaria (técnica, tecnológica y profesional) mediante coordinación y articulación de instituciones de educación de ese nivel y con centros de desarrollo tecnológico regional; diseño e implementación de programas escolares que promuevan el respeto por las diferencias y la valoración de la diversidad étnica y cultural; diseño, en el marco de la etnoeducación, de propuestas que posibiliten que los derechos étnicos se incorporen en la conciencia de la población en general y se exalte el papel jugado por los grupos étnicos en la hechura de la nación.

104

104. Urrea (2010) identificó los siguientes problemas internos y externos que afectan la gobernabilidad de los consejos comunitarios 1) debilidad de las asociaciones en ellos representadas; 2) intervenciones inconsultas en los territorios colectivos hechas por instituciones del Estado haciendo caso omiso de los “planes de vida” diseñados por los consejos; 3) adjudicaciones individuales de subsidios condicionados sin concertar con los consejos comunitarios los compromisos que deben asumir los beneficiarios con sus comunidades para evitar que se generen “captadores de subsidio” desvinculados de las iniciativas comunitarias; 3) relaciones difíciles con las entidades públicas nacionales y locales; y 4) falta de respeto y reconocimiento de los títulos colectivos y violación de la consulta previa por empresas privadas de los sectores minero, pesquero, agrícola y ganadero, por otros agentes externos (ONG) y por el narcotráfico.

158

159

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

105106

Estrategias relevantes desde el nivel nacional Estrategias relevantes desde el nivel nacional

ODM

2

2

Incremento de la financiación de universidades públicas localizadas en zonas con alta proporción de afrocolombianos.

Todos

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Estrategias relevantes desde el nivel nacional Estrategias relevantes desde el nivel nacional

Masificación del uso en la educación, de tecnologías de información y comunicaciones, TIC105. Identificación de necesidades por municipio e institución educativa según número de estudiantes, docentes, jornadas académicas, recursos tecnológicos existentes y disposición de espacios; implementación de la infraestructura tecnológica según necesidades (instalación de red eléctrica y cableado, mobiliario, conexión a Internet, servidor para el soporte de los servicios de los computadores); dotación de computadores a las instituciones educativas106; capacitación a docentes (uso de TIC en educación, paquetes didácticos, acceso a recursos didácticos en la web, medios virtuales, diseño de páginas web, bases de datos, software educativo en diferentes áreas del conocimiento); integración de TIC a proyectos colaborativos y a la dinámica del aula.

Alfabetización funcional Diseño y aplicación de una estrategia de alfabetización con el concurso de las instituciones educativas, las organizaciones afrocolombianas y organizaciones no gubernamentales.

Acceso a la educación superior107 Otorgamiento de cupos y becas en universidades a estudiantes afrodescendientes, con base en el peso demográfico de esta población, con subsidios de bienestar estudiantil y con apoyo tutorial, como compensación a su situación de vulnerabilidad.

ODM

106. Para la adquisición de computadores los municipios se pueden apoyar en programas como “empresarios por la educación” y “computadores para educar”. Este último es un programa multi-impacto del gobierno nacional dirigido a reducir la brecha digital a través del acceso a las tecnologías de la información y comunicación en las comunidades educativas mediante el reciclaje y readecuación tecnológica de computadores dados de baja por empresas públicas y privadas. El programa está alineado con las políticas y programas del Ministerio de Educación y las secretarías de educación departamentales. A través del Fondo de Comunicaciones, entidad adscrita al Ministerio de las TIC, se aportan los recursos de la Nación con que cuenta el Programa. 107. Entre ellos “Haz Paz” y “Mujeres constructoras de paz y desarrollo” y los de atención a la población en situación de desplazamiento y de salud sexual y reproductiva. Así mismo, existe un programa integral contra las violencias basadas en género. A su vez, por medio de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud se recoge quinquenalmente información sobre VIF.

160

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

3

Fortalecimiento de instancias y procesos para prevenir violencia de género Ampliación de los programas nacionales en territorios afro para prevenir violencia de género ; difusión de mecanismos para tramitar denuncias en casos de violencia de género108; fortalecimiento de la capacidad de las comisarías de familia y de las inspecciones de policía para mediar en arreglos intrafamiliares, proteger los derechos fundamentales de las mujeres y desarrollar actividades de prevención en el nivel comunitario; promoción de procesos alternativos de conciliación y de justicia restaurativa agenciados por jueces de paz, mediadores y conciliadores en equidad; apertura y fortalecimiento de unidades en los consultorios jurídicos de las facultades de derecho existentes en municipios con fuerte presencia afrocolombiana que se ocupen específicamente de asistir a mujeres negras cuyos derechos hayan sido menoscabados.

3

Creación y aplicación de mecanismos para recepcionar y tramitar denuncias sobre discriminación salarial por género; negociación con el sector privado con base en incentivos de equidad salarial de género y vinculación de mujeres afrocolombianas a cargos de dirección; fortalecimiento de organizaciones de mujeres que se ocupen del tema, hagan propuestas y negocien alternativas y opciones.

4,5,6

Incremento de la cobertura del sistema de salud subsidiada Gestión ante entidades pertinentes y promoción en las comunidades para ampliar la cobertura de la salud subsidiada.

4,5,6

Incremento de la capacidad de los municipios para ofrecer atención continua a la salud materna, neonatal e infantil Capacitación, apoyo y financiación para integrar AIEPI (Atención Integrada a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia), PAI (Programa Ampliado de Inmunizaciones) y IAMI (Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia) con énfasis en la articulación hogar - comunidad - servicios de atención primaria, teniendo en cuenta los recursos y tradiciones culturales y étnicos que poseen las comunidades para prevenir enfermedades y atender la salud.

4,5 y 6

Ampliación de capacidades de los servicios locales de salud108 para aplicar programas nacionales de prevención de VIH, malaria y dengue y aplicarAIEPI , PAI y IAMI. Capacitación y apoyo para establecer y operar un sistema de información que dé cuenta de factores de riesgo y que contemple indicadores para monitorear la situación de la salud; analizar barreras de acceso al control prenatal integral y a la atención adecuada del parto; identificar y subsanar problemas de calidad de la atención en salud y falencias en referencias y contrarreferencias; vigilar el cumplimiento de estándares mínimos para la atención prenatal y obstétrica y el cumplimiento de las normas técnicas en relación con la planificación familiar; agilizar atención según normas y competencias; movilizar agendas que permitan la gestión de suministros esenciales y medicamentos autorizados por la estrategia AIEPI, vacunas y antimaláricos; diseñar y aplicar procedimientos para potenciar el trabajo articulado de los Agentes Comunitarios de Salud (ACS) y los centros de salud.

107

105. El futuro de la población afrocolombiana estará basado en buena medida en su capacidad de adaptación al cambio tecnológico y de ser innovadora en el marco del mundo del conocimiento. Las instituciones educativas que forman los niños y jóvenes afrocolombianos padecen de distancia tecnológica que las separa de aquellas que han incorporado las TIC y disfrutan de elevado acceso al conocimiento. Por esta razón deben actuar para que no se produzca un nuevo tipo de analfabetismo: el analfabetismo digital. La Era Internet exige cambios en el mundo educativo. Además de la necesaria alfabetización digital de los alumnos, el alto índice de fracaso escolar (insuficientes habilidades lingüísticas y matemáticas) constituye una razón poderosa para aprovechar las posibilidades de innovación metodológica que ofrecen las TIC para lograr una escuela más eficaz e incluyente.

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

108

108. Señala el DNP (2010: 175) que la tasa de producción de vivienda nueva en Colombia por cada 1.000 habitantes es de 2,0 mientras que el promedio mundial es 6,5. El gobierno nacional se ha comprometido con la construcción de 250.000 viviendas durante el próximo cuatrienio para lo que se cuenta con un programa de macroproyectos urbanos y con nuevas regulaciones como el documento CONPES 3583 de 2009, “Lineamientos de política y consolidación de instrumentos para la habilitación de suelo y generación de oferta de vivienda” que, entre otros aspectos, establece incentivos para habilitar suelo para Vivienda de Interés Social (VIS).

161

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

109

110

Estrategias relevantes desde el nivel nacional

Estrategias relevantes desde el nivel nacional Estrategias relevantes desde el nivel nacional

ODM

4,5,6

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Ampliación de capacidades comunitarias para prevenir enfermedades Capacitación de las familias para realizar prácticas claves de crianza en los hogares, prevención de enfermedades y cuidado de la gestante y del enfermo, con énfasis en prácticas culturales de probada efectividad; capacitación y apoyo a las organizaciones comunitarias para participar en la concertación de acciones y en la vigilancia de los procesos de prevención y de atención de la salud.

7

Acceso a vivienda de calidad109 Atención de requerimientos de vivienda VIP y VIS de los hogares en condición de déficit cuantitativo acumulado; creación de condiciones de habitabilidad adecuadas a partir de la intervención de las viviendas por la vía de subsidios de mejoramiento para unidades sanitarias, cocina, techos, pisos u obras de mitigación; promoción de los sistemas de subsidios de mejoramiento sobre la base de la diferenciación y las características étnicas culturales propias de la población afrocolombiana.

7

Mejoramiento del saneamiento básico Gestión e inversión, con aprovechamiento de recursos de los Planes Departamentales de Agua y Saneamiento, en abastecimiento de agua para consumo humano; gestión e inversión en dispositivos para manejo de excretas y residuos sólidos; creación y/o fortalecimiento de asociaciones comunitarias que provean servicios básicos de agua y saneamiento.

7

Protección y sostenimiento de subcuencas y microcuencas Identificación de actores y organizaciones públicas, privadas y comunitarias que se comprometan con el proceso y lo respalden; diagnósticos participativos sobre el estado de subcuencas y microcuencas; capacitación, asesoría y asistencia técnica a entidades públicas y organizaciones comunitarias para orientar los procesos de reforestación con criterios que garanticen sostenibilidad y para diseñar estrategias de manejo y gestión de áreas recuperadas, abastecedoras de agua; acompañamiento y seguimiento a las alcaldías y a las organizaciones privadas y comunitarias en el proceso de implementación de las estrategias de manejo y gestión; apoyo a organizaciones de base para implementar iniciativas productivas ambientalmente sostenibles.

Estrategias relevantes desde el nivel nacional

Expedición de una Ley que obligue a las entidades públicas a ajustar los instrumentos y formatos para identificar a la población, definir metas e indicadores y reportar resultados.

ODM

Todos

De ciudades afro (Tumaco, Buenaventura y Quibdó) y distritos afro en Cali y Cartagena

De territorios colectivos y de regiones con población mayoritariamente afrocolombiana

Producción y sistematización de información110 Inclusión de la variable étnica en los protocolos utilizados por las entidades públicas para recabar información en la perspectiva de orientar mejor el diseño de políticas y mejorar su focalización hacia la población afrocolombiana; revisión y afinamiento de acuerdos existentes con entidades que contribuyen a recolectar información (organizaciones sociales, observatorios); Actualización de bases de datos por municipio sobre instituciones que prestan servicios, el tipo de servicios que prestan, las fundaciones que apoyan procesos locales, y las organizaciones sociales que actúan para promover, defender y exigir sus derechos; procesamiento de información con variable étnica; fortalecimiento y articulación de los sistemas de información de la propiedad colectiva de las comunidades afrocolombianas, para que la información contenida en ellos sea precisa y consistente.

1

109. La producción y el acopio de información sobre la situación de exclusión de la población afrocolombiana y su lugar frente a los ODM permiten visibilizarla y servir como insumo para la definición de políticas y la elaboración y ejecución de planes, programas y proyectos para el avance en inclusión y desarrollo humano.

162

110. La producción y el acopio de información sobre la situación de exclusión de la población afrocolombiana y su lugar frente a los ODM permiten visibilizarla y servir como insumo para la definición de políticas y la elaboración y ejecución de planes, programas y proyectos para el avance en inclusión y desarrollo humano.

163

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Acrónimos AFRODES: Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados AIEPI: Atención Integral a Enfermedades Prevalentes en la Infancia AMUNAFRO: Asociación de Municipios con Población Afrocolombiana CEDAN: Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer CER: Certificados de Reducción de Emisión (definidos en el protocolo de Kyoto) CIDSE: Centro de Investigaciones y Documentación Socioeconómica CIF: Certificados de Incentivo Forestal CONPES: Consejo Nacional de Política Económica y Social DANE: Departamento Administrativo Nacional de Estadística DESC: Derechos Económicos, Sociales y Culturales DH: Desarrollo Humano DNP: Departamento Nacional de Planeación DPT: Vacuna de Difteria, Tosferina, Tétano ECV: Encuesta de Calidad de Vida EV: Estadísticas Vitales GEIH: Gran Encuesta Integrada de Hogares IAMI: Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia IAP: Indicador de Asentamiento Precario ICBF: Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ICFES: Instituto Colombiano de Fomento de la Educación Superior ICV: Índice de Calidad de Vida NBI: Necesidades Básicas Insatisfechas ODM: Objetivos de Desarrollo del Milenio ONUSIDA: Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA OPS: Organización Panamericana de la Salud PAI: Programa Ampliado de Inmunización PEA: Población Económicamente Activa PIDESC: Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales PNUD: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PPA: Paridad del Poder Adquisitivo RMM: Razón de Mortalidad Materna SIPI: Sistema de Información de Primera Infancia TIC: Tecnología de la Información y Comunicaciones TMI: Tasa de Mortalidad Infantil (número de muertes en menores de 1 año por cada mil nacidos vivos). TMN: Tasa de Mortalidad en la Niñez (número de muertes en menores de cinco años por cada 1000 niños nacidos vivos). UCG: Unidades Comuneras de Gobierno UNESCO: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNFPA: Fondo de Población de Naciones Unidas UNICEF: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ONU MUJERES: Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres. VIF: Violencia Intrafamiliar.

164

Bibliografía - Acción Social. 2008. Políticas, planes y programas para la población afrodescendiente desde el Gobierno Nacional, y sugerencias para la cooperación internacional. Bogotá. - AFRODES (Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados). 2010. “Adopción enfoque diferencial étnico-afrocolombiano en las políticas públicas de desplazamiento forzado y/o confinamiento”. Documento de análisis político. Bogotá: AFRODES/Embajada Británica. - AFRODES (Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados) y Global Rights. 2008. Vidas ante la adversidad. Bogotá. - Agier, M., Barbary, O., Hoffmann, O., Quintín, P., Ramírez, H., F. y Urrea, F. 2000. Espacios regionales, movilidad y urbanización, dinámicas culturales e identidades en las poblaciones afrocolombianas del Pacífico sur y Cali: una perspectiva integrada. Documento de trabajo N° 52. Centro de Investigación y Documentación Socioeconómica (CIDSE). Facultad de Ciencias Sociales y Económicas. Universidad del Valle, Cali. - Alcaldía de Santiago de Cali. 2010. S.I.I.S.A.S -Sistema de Índices de Inclusión Social Actualizados para Santiago de Cali. Cali. - Almario, O. y Castillo, R. 1996. “Territorio, poblamiento y sociedades negras en el Pacífico sur colombiano”. En Renacientes del Guandal. Medellín: Universidad Nacional. - AMUNAFRO. 2006. IV Conferencia de Fortalecimiento Institucional Afrocolombiano (conclusiones). Medellín. - Arboleda, G. 1930. Historia contemporánea de Colombia, Tomo II. Popayán: Imprenta Departamental. - Arboleda, S. 1972. La república en la América española. Bogotá: Banco Popular. - Arocha, J. 1986. “Tierras de poder e insurgencia”. En De Friedemann, N. y Arocha, J. De sol a sol. Bogotá: Editorial Planeta. - Arocha, J. 1992. “Los negros y la nueva constitución colombiana de 1991”. Revista América Negra No.3. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana. - Arocha, J. 1996. “Afrogénesis, eurogénesis y convivencia interétnica”. En Escobar, A. y Pedrosa, A. Pacífico, ¿desarrollo o diversidad? Bogotá: CEREC - Arrázola, R. 1970. Palenque, primer pueblo libre de América: historia de las sublevaciones de los esclavos de Cartagena. Cartagena: Ediciones Hernández. - Barbary, O. y Urrea, F. 2004. Gente negra en Colombia: dinámicas sociopolíticas en Cali y el Pacífico. Medellín: Lealón. 165

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

- Barbary, O. y Estacio, A. 2005. “Desigualdad socio racial frente a la movilidad laboral en Cali”, en: Pobreza, Exclusión Social y Discriminación Étnico-Racial en América Latina y el Caribe. Cali: CIDSE/ UNIVALLE, CLACSO, CROP. - Barbary, O., Ramírez, H. F., Urrea, F. y Viáfara, C. 2004. “Perfiles contemporáneos de la población afrocolombiana”, en: Olivier, B. y Urrea, F. (eds.), Gente negra en Colombia: dinámicas sociopolíticas en Cali y el Pacífico. Medellín: Lealón, CIDSE, Universidad del Valle, IRD y COLCIENCIAS.

- De Friedmann, N. 1998. “San Basilio en el universo kilombo- África y palenque- América”. En Geografía Humana de Colombia, Los afrocolombianos, Tomo VI. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura Hispánica. - Delors, J. 1996. La educación encierra un tesoro. La educación en el Siglo XXI. Bogotá: UNESCO. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 1992. Documento CONPES 2589 “Plan Pacífico: Una nueva estrategia de desarrollo sostenible para la Costa Pacífica Colombiana”. Bogotá.

- Bierck, H. A. 1977. “Las pugnas por la abolición de la esclavitud en la Gran Colombia”. En Bejarano, J. A. (ed), El siglo XIX visto por historiadores norteamericanos. Bogotá: Editorial La Carreta.

- DNP (Departamento Nacional de Planeación). 1996. Documento CONPES 2892 “Plan de desarrollo integral del Alto Patía”. Bogotá.

- Barnes, J. 1993. “Driving roads through land rights. The Colombian Plan Pacífico”. The Ecologist 23(4): 135-140.

- DNP (Departamento Nacional de Planeación). 1997. Documento CONPES 2909 “Programa de Apoyo Para el Reconocimiento Étnico de las Comunidades Negras”. Bogotá.

- Bowser. F. P. 1977. El esclavo africano en el Perú colonial. México, D. F: Siglo XXI.

- DNP (Departamento Nacional de Planeación). 1998. “Plan Nacional de Desarrollo de la Población Afrocolombiana. Hacia una Nación Pluriétnica y Multicultural 1998-2002”. Bogotá.

- Castillo, L. C. 2008. Etnicidad y Nación: El desafío de la diversidad en Colombia. Cali: Universidad del Valle. - CIDSE (Centro de Investigaciones y Documentación Socioeconómica). 2009. Diseño de una política de desarrollo productivo y generación de ingresos para la población afrocolombiana, palenquera y raizal. Cali: Universidad del Valle. - Colmenares, G. 1979. “Popayán: una sociedad esclavista, 1680-1800”. En: Historia económica y social de Colombia. Tomo II. Medellín: La carreta. - Colmenares, G. 1983. “Cali: terratenientes, mineros y comerciantes. Siglo XVIII” En: Sociedad y economía en el Valle del Cauca. Tomo I. Bogotá: Banco de la República. - Colmenares, G. 1991. “Los esclavos en la gobernación de Popayán, 1670-1780”. En: Nuevas lecturas de historia. Nº 15. Tunja: Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. - Consejos Comunitarios y Organizaciones Afrocolombianas, Negras Palenqueras y Raizales. 2008. Documento de Consenso. Tumaco (17 y 18 de diciembre). - Consenso de Cali. 2007. “Documento unificado con iniciativas dirigidas al señor Presidente de la República en el II Consejo Comunal Afrocolombiano” realizado en Cali (3 de junio). - DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística). 2005. Censo general de población 2005. Bogotá. - DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística). 2007. Colombia una nación multicultural: su diversidad étnica. Dirección de Censos y Demografía. Bogotá. - De Friedmann, N. 1987. Ma Ngombe: guerreros y ganaderos en Palenque. Bogotá: Carlos Valencia Editores. 166

- DNP (Departamento Nacional de Planeación). 1999. Documento CONPES 3058 “Estrategia del Gobierno Nacional para apoyar el desarrollo del departamento archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2002. “Plan Nacional de Desarrollo 2002- 2006. Hacia un Estado Comunitario”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2002. Documento CONPES 3169 “Política para la Población Afrocolombiana”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2002. Documento CONPES 3180 “Programa para la Reconstrucción y Desarrollo sostenible del Urabá Antioqueño y Chocoano y Bajo y medio Atrato”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2004. Documento CONPES 3310 “Política de Acción Afirmativa para la Población Negra o Afrocolombiana”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2006. Documento CONPES 3410 “Política de Estado para Mejorar las Condiciones de Vida de la Población de Buenaventura”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2007. Documento CONPES 3491 “Política de Estado para el Pacífico Colombiano”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2008. Documento CONPES 3553 “Política de promoción social y económica para el departamento de Chocó”. Bogotá. - DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2008. Insumos para el análisis de las barreras que impiden el avance de la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal. Bogotá.

167

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

- DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2010. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: II Informe de seguimiento -2008. Bogotá.

- Jaramillo Uribe, J. 1963. “Esclavos y señores en la sociedad colombiana del siglo XVIII”. Anuario colombiano de historia social y de la cultura, No. 1, Vol. 1. Bogotá.

- DNP (Departamento Nacional de Planeación). 2010. Documento CONPES 3660 “Política para promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afrocolombianas, palenquera y raizal”. Bogotá.

- Jaramillo Uribe, J. 1968. Ensayos sobre historia social colombiana. Bogotá: Universidad Nacional.

- DNP (Departamento Nacional de Planeación), Programa Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Agencia de Cooperación Técnica Alemana al Desarrollo. 2005. Los Municipios Colombianos Hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio: Salud, Educación y reducción de la pobreza. Bogotá. - De Roux, G. 1991. “Carta a un viejo luchador negro nortecaucano a propósito de la discriminación”. Revista Gazeta No. 9. Bogotá: COLCULTURA. - Depestre, R. 1986. Buenos días y adiós a la negritud. La Habana: Casa de las Américas. - Escalante, A. 1981. “Palenques en Colombia”. En Price, R. (ed), Sociedades Cimarronas. México D. F: Siglo XXI. - Escobar, A. 1996. “Viejas y nuevas formas de capital y los dilemas de la biodiversidad”. En Escobar, A. y Pedrosa, A. Pacífico, ¿desarrollo o diversidad? Bogotá: CEREC.

- Jiménez Meneses, O. 1998. “La conquista del estómago; viandas, vituallas y ración negra siglos XVIIXVIII”. En Geografía Humana de Colombia, Los afrocolombianos, Tomo VI. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura Hispánica. - Jimeno, M. 1992. “Los negros ante la constituyente y la constitución”. Revista América Negra No. 3. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana. - Liévano Aguirre, I. 1971. Bolívar. Medellín: La Oveja Negra. - McDougall, G. 2010. “Declaración de la Experta Independiente de las Naciones Unidas sobre Cuestiones de las Minorías. Conclusiones preliminares de su visita oficial a Colombia (1 al 12 de febrero de 2010)”. - Meisel Roca, A. 1980. “Esclavitud, Mestizaje y Haciendas en la Provincia de Cartagena: 1533-1851”. En Desarrollo y Sociedad, No. 4: 227-277. - Mera, D. 2009. “Por más congresistas negros” (http://www.elpais.com.co/blogs/principal/blog1. php?b=41&n=1330).

- FAO: The Global Forest Resource Assestment 2010. - Mina, M. 1975. Esclavitud y Libertad en el Valle del Río Cauca. Bogotá: La Rosca. - González, M. 1974. “El proceso de manumisión en Colombia”. Cuadernos Colombianos No. 2, II Trimestre. Bogotá. - GTZ, DNP, PNUD. (s.f.). Los municipios colombianos hacia los objetivos del milenio: salud, educación y reducción de la pobreza. Bogotá.

- Mintz, S. 1977. “África en América Latina: una reflexión desprevenida”. En África en América Latina. México D.F: Siglo XXI. - Moreno Fraginals, M. 1977. “Aportes culturales y deculturación”. En África en América Latina. México D.F: Siglo XXI.

- Gutiérrez Azopardo, I. 1980. Historia del negro en Colombia. Bogotá: Nueva América. - Hernández, J. A., Osorio, L., Murillo, O., Escobar, H., Bustamante, P., Agudelo, H., Martínez, L. P., Olaya, B. y Castro, G. 2009. “Caracterización de la mortalidad por malaria en el Valle del Cauca, 2005-2006”. Biomédica 29(4):582-90. - Hernández, J. 2009. “Del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”. En Observatorio de Derechos Sociales y Desarrollo, Memorias del Seminario “Población afrocolombiana, desarrollo y derechos humanos: realidad y desafíos”, realizado en Cartagena en mayo de 2009.

- Mosquera, Juan de D. s.f. “Raíces de la identidad política del pueblo afrocolombiano”. Biblioteca Virtual Luis Ángel Arango. - Mosquera, Juan de D. 1985. Las comunidades negras en Colombia: pasado, presente y futuro. Medellín: Lealon.

- Hernández de Alba, G. 1956. Libertad de los esclavos en Colombia. Bogotá: ABC.

- Mosquera, C. y León, R. E. 2009. “Colombia, un país con más y mejores leyes: proliferación legislativa para afrocolombianos(as), negros(as), palenqueros(as) y raizales. En Mosquera, C. y León, R.E. Acciones afirmativas y ciudadanía diferenciada étnico-racial, negra, afrocolombiana, palenquera y raizal. Bogotá: Universidad Nacional.

- INS (Instituto Nacional de Salud), 2009. “Casos de VIH/sida en Colombia notificados al SIVIGILA, 2008”. Informe Epidemiológico Nacional, Volumen 14, número 7 - Bogotá, D.C. - 15 de abril de 2009.

- Mosquera, C. y Rodríguez, M. M. 2009. “Hablar de racismos y discriminación racial: elementos para cuestionar la ideología de la igualdad racial en Colombia”. En Mosquera, C. y León, R. E. Acciones afir-

168

169

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

mativas y ciudadanía diferenciada étnico-racial, negra, afrocolombiana, palenquera y raizal. Bogotá: Universidad Nacional.

- PNUD, 2008. Informe de Desarrollo Humano para el Valle del Cauca, Hacia un Valle del Cauca incluyente y pacífico. Cali: Imprenta departamental.

- Mosquera, C., Viáfara, C. y Urrea, F. 2009. “Acciones afirmativas y otras políticas públicas para la inclusión social y el reconocimiento étnico-cultural”. En Mosquera, C. y León, R. E. Acciones afirmativas y ciudadanía diferenciada étnico-racial, negra, afrocolombiana, palenquera y raizal. Bogotá: Universidad Nacional.

- PNUD, 2009. Proyección Milenio: Una apuesta para avanzar hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en municipios del Norte del Cauca con población significativamente afrodescendiente. Bogotá.

- Mosquera, M. 2007. “Oportunidades, obstáculos y desafíos de la participación política de la población afrodescendiente en Colombia”. En Estudios sobre la participación política de la población afrodescendiente: la experiencia en Colombia. San José: IIDH. - Mosquera, M. 2009. “Caracterización de la problemática de la población afrocolombiana”. Bogotá: documento preparado para el PNUD. - Navarrete, M. C. 1995. Historia social del negro en la colonia: Cartagena siglo XVII. Cali: Universidad del Valle. - Navarrete, M. C. 2005. Génesis y desarrollo de la esclavitud en Colombia, Siglos XVI y XVII. Cali: Universidad del Valle. - ODR (Observatorio de Discriminación Racial). 2008. “Casos Investigación cualitativa, informe de derechos humanos y discriminación racial”. Bogotá: Universidad de Los Andes/CIJUS (http://cijus.uniandes. edu.co).

- PNUD y Observatorio del Caribe Colombiano. (s.f.). San Basilio de Palenque frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Editorial Gente Nueva. - PNUD y Observatorio del Caribe Colombiano (s.f.). El Caribe Colombiano frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Editorial Gente Nueva. - PNUD, Observatorio del Caribe Colombiano, Universidad de Cartagena y Universidad Tecnológica de Bolívar. (s.f.). Cartagena de Indias frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Editorial Gente Nueva. - Posada Gutiérrez, J. l88l. Memorias Histórico-Políticas, Tomo II. Bogotá: Librería Americana. - PROFAMILIA, 2006 y 2010. - Reales, L. 2005. “Informe del Movimiento Nacional Afrocolombiano CIMARRON sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Colombia (2000-2005)”. Bogotá.

- Ojeda, D. H. 2003. “Hacia una política para el manejo de cuencas hidrográficas en Colombia”. Documento presentado en el IV Congreso Nacional de Cuencas Hidrográficas. Bogotá.

- Reales, L. 2009. “Desarrollo Social, derechos humanos y políticas públicas para la población afrocolombiana”. En Observatorio de Derechos Sociales y Desarrollo, Memorias del Seminario “Población afrocolombiana, desarrollo y derechos humanos: realidad y desafíos”, realizado en Cartagena en mayo de 2009.

- Ortiz, C. y Uribe J. I. 2007. “Exclusión Social en el Mercado Laboral del Valle del Cauca: desempleo y calidad del empleo 2001 – 2006” (informe de investigación). Cali: Universidad del Valle/ CIDSE.

- Rodríguez, C., Alfonso, T. y Cavelier, I. 2009. “El desplazamiento afro: tierra, violencia y derechos de las comunidades negras en Colombia”. Bogotá: Universidad de los Andes, CIJUS.

- Papacchini, A. 2001. Derecho a la vida. Cali: Universidad del Valle.

- Rojas, C. 2008. “La construcción de la ciudadanía en Colombia durante el gran siglo diecinueve 18101929”. Revista Poligramas 29. Cali; Universidad del Valle.

- Parsons, J. J. 1985. San Andrés y Providencia. Bogotá: El Áncora Editores. - Palacios Preciado, J. 1989. “La esclavitud y la sociedad esclavista”. En Nueva Historia de Colombia, Vol. 1. Bogotá: Editorial Planeta.

- Romero, J. 2007. “¿Discriminación laboral o capital humano? Determinantes del ingreso laboral de los afrocartageneros”, Documentos de Trabajo Sobre Economía Regional No. 98. Cartagena: Banco de la República.

- PCN (Proceso de Comunidades Negras). 2007. “La Situación de las Comunidades Afrocolombianas: Síntesis del Informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”. Washington DC.

- Romero, M. D. 1995. Poblamiento y Sociedad en el Pacífico colombiano siglos XVI al XVIII. Cali: Universidad del Valle.

- Pedrosa, A. 1996. “La institucionalización del desarrollo”. En Escobar, A. y Pedrosa, A. Pacífico, ¿desarrollo o diversidad? Bogotá: CEREC.

- Romero, M. D. 2003. Sociedades negras en la Costa Pacífica del Valle del Cauca durante los siglos XIX y XX. Cali: Secretaría de Cultura y Turismo del Valle del Cauca.

170

171

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

- Sánchez, E. y García, P. 2006. “Los Afrocolombianos”. Documento insumo del texto Más allá de los promedios: Afrodescendientes en América Latina. Washington, D.C: Banco Mundial. - Sandoval, A. 1953. De instauranda Aethiopum salute: el mundo de la esclavitud negra en América. Bogotá: ed. Ángel Valtierra. - Sharp, W. F. 1994. Manumisión, libres y resistencia negra en el Chocó. Bogotá: Colcultura. - Soles, R. 1972. “Rural Land Invasions in Colombia”. Madison: Universidad de Wisconsin. Tesis de Doctorado. - Taussig, M. l978. Destrucción y Resistencia Campesina. Bogotá: Punta de Lanza. - Tirado Mejía, A. 1976. Aspectos Sociales de las Guerras Civiles en Colombia. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura. - Triana y Antoverza, H. 2001. Léxico documentado para la historia del negro en América, Tomo II. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo. - UNESCO. 2005. Educación para todos: el imperativo de la calidad. Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo. París: UNESCO ONU MUJERES. Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres. - UNIFEM 2010. El progreso de las mujeres en el mundo 2008/2009. ¿Quién responde a las mujeres? Género y rendición de cuentas. Nueva York. - Universidad de los Andes. 2008. “Panorama socioeconómico y político de la población Afro colombiana, raizal y Palenquera. Retos para el diseño de políticas públicas”. Bogotá. - Urrea, F. 2010. “Tierras de afrodescendientes: tendencias observadas y caracterización de los territorios colectivos de comunidades negras, consejos comunitarios por fuera de la cuenca del Pacífico y lineamientos de políticas públicas”. Informe final de consultoría realizada para el PNUD- Colombia (Informe Nacional de Desarrollo Humano) para determinar la “situación y problemática de la población afrodescendiente en Colombia con énfasis en los Territorios Colectivos de Ley 70”. Cali. - Urrea, F. y Ramírez, H. F., 2000. “Cambios en el mercado de trabajo de Cali, reestructuración económica y social del empleo de la población negra en la década del 90: un análisis de segregación socio-racial a partir de las transformaciones más recientes del mercado de trabajo”, en Urrea, F., Quintín, P. Q. y H. F. Ramírez, Relaciones interraciales, sociabilidades masculinas juveniles y segregación laboral de la población afrocolombiana. Documento de trabajo Nº 49. Cali: CIDSE. - Urrea, F.; Ramírez, H. F., y Viáfara, C. 2002. “Perfiles sociodemográficos de la población afrocolombiana en contextos urbano-regionales del país a comienzos del siglo XXI”, en: Anuario de Investigaciones. Cali: Universidad del Valle, CIDSE.

172

- Urrea, F. y Viáfara, C. 2007. Pobreza y minorías étnicas en Colombia: un análisis de sus factores determinantes y lineamientos de política para su reducción. Misión para el Diseño de una Estrategia para la Reducción de la Pobreza y la Desigualdad. Bogotá: DNP. - Urrea, F., Viáfara C., Ramírez, H. F. y Botero, W. 2007. “Las desigualdades raciales en Colombia: un análisis sociodemográfico y de condiciones de vida, pobreza e ingresos para la ciudad de Cali y el departamento del Valle del Cauca”. En Mosquera, C. y L. C. Barcelos (eds), Afro-reparaciones: memorias de la esclavitud y justicia social reparativa para negros afrocolombianos y raizales. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia y Observatorio del Caribe Colombiano. - Viáfara, C. 2005, “Diferencias raciales en las oportunidades educativas y en el estatus ocupacional en el primer empleo en la ciudad de Cali-Colombia”. Tesis para optar por el título de Maestro en Población con Especialidad en Mercados de Trabajo, FLACSO-MÉXICO. - Viáfara, C. 2006. “Efectos de la raza y el sexo en el logro educativo y en el estatus ocupacional en el primer empleo en Cali-Colombia”, Sociedad y Economía, No. 11. Cali: Universidad del Valle. - Viáfara, C. 2007. Documento preparado en consultoría para el DNP como insumo para la formulación del “Plan integral de largo plazo para la población negra, afrocolombianas, palenquera y raizal”. Bogotá: DNP. - Viáfara, C. 2008. “Cambio estructural y estratificación social entre grupos raciales en la ciudad de Cali – Colombia”, Sociedad y Economía, No. 15. Cali: Universidad del Valle. - Viáfara, C. y Urrea, F. 2006. “Efectos de la raza y el género en el logro educativo y estatus socio-ocupacional para tres ciudades colombianas”, Desarrollo y Sociedad, No. 58. Bogotá: Universidad de los Andes. - Viáfara, C., Urrea, F. y Correa, J. B. 2009. “Desigualdades sociodemográficas y socioeconómicas, mercado laboral y discriminación étnico-racial en Colombia: análisis estadístico como sustento de Acciones Afirmativas a favor de la población afrocolombiana”. En Mosquera, C. y León, R. E (eds), Acciones afirmativas y ciudadanía diferenciada étnico-racial negra, afrocolombiana, palenquera y raizal. Bogotá: Universidad Nacional. - Villegas, A. 2008. “Nación y alteridad en Colombia: la población negra y la colonialidad del poder”. Revista Colombiana de Antropología, Volumen 44 (1), enero-junio. Bogotá. - Von Schenck, F. l953. Viajes Por Antioquia en el año l880. Bogotá. - Wade, P. 1993. Blackness and Race Mixture. The Dynamics of Racial Identity in Colombia. Baltimore: John Hopkins University Press. - West, R. C. 1957. The Pacific lowlands of Colombia: a negroid area of the American tropics. Baton Rouge: LSU.

173

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

- West, R. 1972. La minería de aluvión en Colombia durante el período colonial. Bogotá: Imprenta Nacional. - Whitten, N. y de Friedemann, N. 1974. “La cultura negra del litoral pacífico ecuatoriano y colombiano: un modelo de adaptación étnica”, Revista Colombiana de Antropología (17): 75-116.

Anexos Anexo 1 Acciones destacables y recursos de los planes nacionales de desarrollo 2002-2006 y 20062010 para la población afrocolombiana111

- Wilson, E. 1992. The diversity of life. Washington, D.C: WRI. - WWF (World Wild Fund). 1993. “Colombia’s biologically rich Chocó forest faces increasing threats”. Focus 15(2): 1- 6. - Yacup, S. 1934. Litoral Recóndito. Bogotá: Editorial Renacimiento.

El Gobierno nacional, en el marco de los planes nacionales de desarrollo 2002-2006 y 2006-2010, tiene en ejecución programas y proyectos que son implementados por entidades del orden nacional y por entidades territoriales (departamentos, distritos y municipios). El monto total de recursos disponibles en el periodo 2002- 2010 para inversión en beneficio de la población afrocolombiana, ubicada en los municipios que la concentran en mayor proporción, asciende a $ 23,1 billones112 de los cuales $ 18,2 billones corresponden a recursos del Sistema General de Participaciones y $ 4,9 billones a recursos del Presupuesto General de la Nación. Estos recursos han sido y están siendo invertidos principalmente para: 1) Mejorar la defensa y la seguridad democrática fortaleciendo la presencia de la fuerza pública (27 nuevas estaciones, 5 subestaciones y 2 CAI de la Policía Nacional), erradicando manualmente cultivos ilícitos (1.341 hectáreas) y atendiendo a 130 mil113 familias desplazadas en diferentes programas (Familias en Acción, asistencia humanitaria y ayuda de emergencia, acompañamiento en el proceso de retorno, apoyo para proyectos productivos y para vivienda). 2) Reducir la pobreza y promover el empleo y la equidad con inversiones y acciones socialmente orientadas. Los recursos asignados a la población afrocolombiana para educación ascienden a $ 10,5 billones, $ 4,4 billones para salud, $ 980 mil millones para agua potable y saneamiento básico y $ 2,3 billones para otras competencias municipales (vivienda, deporte, cultura, desarrollo agropecuario, vías, entre otras). Estas inversiones permitieron ampliar coberturas en educación inicial, otorgar cerca de 700 mil subsidios educativos de Familias en Acción a estudiantes de 7 a 17 años, conceder créditos condonables a cerca de 5 mil estudiantes afrocolombianos, alfabetizar unos 100 mil jóvenes y adultos, y generar alrededor de 100 mil cupos anuales en el Programa de Capacitación para el Trabajo. Así mismo, permitieron implementar dos planes departamentales de agua (Nariño y Cauca) y tres planes maestros de acueducto, alcantarillado y aseo (Buenaventura, Quibdó y Tumaco), conferir 33 mil subsidios de vivienda, tener en ejecución 3 macroproyectos de vivienda de interés social (dos en Cali y uno en Buenaventura) y entregar 28 mil títulos, también para vivienda de interés social. Por otro lado, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural asignó cerca de 10 mil subsidios e invirtió $ 19.000 millones en proyectos de pesca y acuicultura que beneficiaron a 10 mil familias. Además, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) amplió las coberturas de sus programas dirigidos a la población infantil y adolescente y a la familia. En 2009 benefició a un poco más de 100 mil niños y niñas afrocolombianos menores de cinco años en el programa de desayunos infantiles, a 310 mil en 111. La información referenciada en este Anexo fue extraída del documento CONPES 3660 de 2010. 112. Pesos de 2010. 113. Todas las cifras se han redondeado.

174

175

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

el de alimentación escolar, y a 95 mil en el de hogares comunitarios. Así mismo amplió el número de hogares comunitarios y atendió alrededor de 1.200 niños y niñas en el programa de recuperación nutricional. A través del programa Familias en Acción se beneficiaron cerca de 320 mil familias, aproximadamente 100 mil con el Programa Red de Seguridad Alimentaria (RESA) y 155 mil más a través de la Red de Protección para la Superación de la Pobreza Extrema (Red Juntos, actualmente UNIDOS). Además, se invirtieron $ 441.289 millones para favorecer alrededor de 343 mil personas con acceso a servicios de energía en los departamentos de Antioquia, Cauca, Chocó, Nariño, Valle y San Andrés. 3) Incentivar el crecimiento alto y sostenido mejorando el sistema de transporte y la infraestructura física asociada. Se han mejorado 71 kilómetros de “corredores de competitividad”, pavimentado unos 70 kilómetros de vías estratégicas, rehabilitado y puesto en operación 380 kilómetros de vías férreas y se han concesionado 498 kilómetros. Además, se han adelantado estudios para determinar la factibilidad de la operación fluvial en los canales de los ríos Atrato y San Juan, el río Patía y los estereros del Litoral Pacífico. En zonas de difícil acceso se avanzó en la adecuación de 11 aeropuertos y en relación con nuevos desarrollos portuarios o expansión de puertos existentes se han invertido $ 253 mil millones. En cuanto a acceso a Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), se conectaron con banda ancha 2.352 sedes educativas, 102 hospitales, 100 alcaldías, 58 bibliotecas y 11 centros zonales ICBF. A través del programa Computadores para Educar se entregaron cerca de 33 mil computadores para beneficiar a estudiantes de municipios con mayor población afrocolombiana. 4) Atender otras dimensiones del desarrollo. Se han cofinanciado 900 micro, pequeñas y medianas empresas con $ 4.225 millones, y pequeños proyectos productivos (2008 y 2009) con $ 1.800 millones de cooperación internacional. El Ministerio de Cultura destinó más de $90.000 millones (2007-2010) para fortalecer la identidad étnica y cultural mediante campañas de diversidad y formación a funcionarios públicos en enfoque diferencial, apoyos a emprendimientos culturales (712 proyectos), becas, bibliotecas (95 municipios), programas de música, artes visuales, danza y educación artística (73 municipios), programas de radio (10 municipios), de TV étnica e infantil (10 municipios), y estímulos a la investigación artística y cultural, entre otros. Además, se han apoyado proyectos de infraestructura cultural (8 municipios). Como parte de las acciones de reconocimiento de la población afrodescendiente, el Departamento Nacional de Estadística (DANE) incluyó en el Censo 2005 un módulo de autorreconocimiento étnico y realizó 11 estudios post censales en materia de mortalidad, fecundidad, caracterización regional y análisis socio demográfico de la población afrocolombiana. Por su parte la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional favoreció iniciativas de comunidades negras desde los programas de laboratorios de paz y de desarrollo y paz con cerca de $ 4.500 millones y apoyó 851 proyectos con $ 375.000 millones. Para fortalecer institucionalmente a las administraciones de 16 municipios con mayoría de población afrocolombiana y fortalecer la participación comunitaria se puso en funcionamiento el proyecto AFROPAZ con US$ 1,5 millones de cooperación internacional. Por otra parte, entre 2002 y 2009 se pasó de 2.649.654 hectáreas con estudios generales de suelos para las tierras de comunidades negras a 9.559.831 hectáreas, se generó cartografía básica y cartografía digital, se actualizó la información catastral (41 municipios), se realizó un mapa de comunidades negras y se actualizó la información sobre territorios colectivos.

176

Anexo 2 Resumen del Plan de Acción propuesto en documento CONPES 3660 de 2010 “Política para promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal” y principales ODM que serían afectados con su implementación

Eje problemático

1. Baja productividad y competitividad de las actividades productivas

Acciones

Principales ODM afectados

Generar innovación y desarrollo productivo.

Capacitación para la formulación de proyectos productivos y culturales, para la producción y comercialización de recursos pesqueros, aceites esenciales, alimentos y otros; apoyo a la creación y/o fortalecimiento de las escuelas de artes y oficios; impulso a alianzas para fortalecer el deporte como oportunidad empresarial; destinación de un porcentaje del presupuesto del Fomipyme para financiación de emprendimientos afrocolombianos, entre otros.

1

Promocionar el desarrollo económico y la igualdad en materia de empleo.

Diseño de un programa de promoción de derechos laborales entre la población afrocolombiana; inclusión de un módulo para el diagnóstico y caracterización en materia laboral de la población afrocolombiana en los observatorios de empleo; propuesta de reglamentación del artículo 12 de la Ley 1150 de 2007 para establecer mecanismos que fomenten la contratación de mano de obra local y se otorguen beneficios a “grupos marginados o discriminados” que se agrupen bajo la modalidad de mipymes.

1

Mejorar las condiciones de acceso a los servicios financieros.

Promoción del acceso de la población afrocolombiana al sistema financiero, entre otras cosas, mediante el establecimiento de avales del Fondo Nacional de Garantías; ampliación de los servicios de la Banca de las Oportunidades y apoyo a grupos de ahorro y crédito.

1

Objetivos

177

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Eje problemático

Objetivos Garantizar la oferta de programas de alfabetización con enfoque cultural.

Implementación del proyecto nacional de alfabetización y educación básica.

Facilitar el acceso y permanencia de los niños, niñas y jóvenes en la educación inicial, preescolar, básica y media.

Ampliación de la oferta de atención integral a niños y niñas afrocolombianos menores de cinco años con modalidades diferenciadas (45.000 niños) y del Chocó con modalidades flexibles (13.000 niños); construcción de Centros de Infancia y Familia en el Chocó (3.500 cupos); fortalecimiento del Sistema de Información de Primera Infancia (SIPI); construcción de nuevas aulas (212); promoción en las entidades territoriales con mayor población afrocolombiana de la correcta focalización de recursos asignados por el Sistema General de Participaciones para el programa de alimentación escolar; implementación de modelos curriculares flexibles y pertinentes.

2. Bajos niveles de escolaridad, debido a dificultades de acceso, permanencia y calidad en el ciclo Mejorar la educativo. calidad y pertinencia de la educación.

Facilitar el acceso y permanencia de los jóvenes en la educación superior.

178

Acciones

Capacitación a las entidades territoriales certificadas con población afrocolombiana igual o superior al 30%, para implementar la “guía operativa para la prestación del servicio de atención integral a la primera infancia” y para el diseño e implementación del Plan de Atención Integral (PAI) a la primera infancia; fortalecimiento de los lineamientos de política educativa para la atención a la población afrocolombiana en concertación con la Comisión Consultiva de Alto Nivel y la Comisión Pedagógica Nacional de Comunidades Negras (CPN); inclusión de los consejos comunitarios en la definición de procesos educativos en las comunidades de su jurisdicción; acompañamiento al diseño e implementación de proyectos etnoeducativos en establecimientos educativos (258); formación de docentes (750) en la Cátedra de Estudios Afrocolombianos y en investigación histórica, entre otros.

Principales ODM afectados

2

Objetivos

Acciones

Principales ODM afectados

Prevenir el desplazamiento forzado, pérdida del territorio y atender el desplazamiento con consideración a variable étnica.

Fortalecimiento de la asistencia humanitaria a la población afrocolombiana en inminente riesgo de desplazamiento; apoyo a la seguridad alimentaria (programa RESA); inclusión del enfoque diferencial en las acciones que se ejecutan en beneficio de la población desplazada afrocolombiana; priorización de la población afrocolombiana en los componentes de la nueva Política Pública de Prevención y Atención al Desplazamiento; ampliación de la cobertura de la estrategia Red UNIDOSa la totalidad de los municipios con mayor población afrocolombiana.

Todos

Mejorar las condiciones de habita3. Fragmen- bilidad y tación del entorno en tejido social los asentamientos de población afrocolombiana.

Impulso en ciudades y municipios con población afrocolombiana retornada, de los programas de generación de ingresos y gestión de hábitat y vivienda; identificación de proyectos de servicios ambientales en el marco del mecanismo denominado Reducción de Emisiones Derivadas de la Deforestación y Degradación Forestal (REDD).

7

Fortalecer la estructura familiar y el sistema de valores en la población afrocolombiana.

Diseño e implementación, a través del Grupo de Asuntos Étnicos de la Dirección de Prevención y con participación de la población afrocolombiana, de lineamientos técnicos de atención diferencial acordes con tradiciones y particularidades culturales; estructuración e implementación de minutas con enfoque diferencial para población afrocolombiana en programas del ICBF; ajuste del enfoque diferencial en el sistema de supervisión, entre otros.

3,4 y 5

Eje problemático

2

Todos

Todos

179

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Eje problemático

4. Políticas, planes, programas, proyectos y normas insuficientes o que no se implementan de manera adecuada.

Objetivos

Acciones

Incluir y fortalecer la variable étnica en procedimientos, instrumentos y formatos de las entidades nacionales, para orientar el diseño de políticas, y mejorar su focalización hacia la población afrocolombiana.

Elaboración de una propuesta de Directiva Presidencial que obligue a las entidades nacionales a ajustar procedimientos, instrumentos y formatos para la inclusión de la variable étnica; desarrollo de propuestas de reglamentación de los capítulos pendientes de la ley 70 de 1993 (uso de la tierra y protección de recursos naturales y del ambiente; recursos mineros; planeación y fomento del desarrollo económico y social); esfuerzo para completar el marco de política de atención diferenciada y acción sin daño para la población afrocolombiana; sensibilización de funcionarios públicos sobre incorporación del enfoque diferencial y de acción sin daño.

Avanzar en la articulación de acciones entre entidades del nivel nacional y comunidades beneficiarias de los programas.

180

Principales ODM afectados

Eje problemático

Todos

Objetivos

Acciones

Principales ODM afectados

Mejorar la gobernabilidad y la capacidad institucional.

Fortalecimiento de organizaciones de base y consejos comunitarios; capacitación a funcionarios públicos en legislación afrocolombiana, consulta previa, enfoque diferencial y acción sin daño; apoyo a intercambios de experiencias en liderazgo; fortalecimiento de procesos de consulta previa; capacitación de consejos comunitarios, alcaldes y concejales de municipios con territorios colectivos.

Todos

5. Pérdida de gobernabilidad y desinstitucionalización del territorio.

Implementación de enfoque diferencial en los programas misionales y procesos internos de las entidades a través de la inclusión de la variable étnica, enfoque diferencial y consulta previa, entre otros.

Todos

Acompañamiento a consejos comunitarios y organizaciones de base en temáticas relacionadas con el registro y fortalecimiento organizativo; capacitación de consejos comunitarios en identidad, historia y salvaguardia de sus espacios y manifestaciones cultuF o r t a l e c e r rales; diseño e implementación de un mecanismo adecuado para los territorios articular y coordinar las actuaciones de las entidades nacionales colectivos. encargadas de adelantar el proceso de adquisición y titulación de propiedad colectiva para comunidades negras; fortalecimiento del sistema de información de la propiedad colectiva de comunidades negras; diagnóstico de la situación de tierras de las comunidades afrocolombianas.

1y7

181

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Eje problemático

Objetivos

Acciones

Principales ODM afectados

ÍNDICE DE GRÁFICOS No 1

Superar la discriminación.

6. Prácticas sociales de discriminación racial

Incrementar la representatividad política y fortalecimiento institucional.

Fortalecer el reconocimiento y valoración social de la diversidad étnica y cultural de la población afrocolombiana, negra, palenquera y raizal.

182

Elaboración de proyecto de ley que penalice la discriminación racial en todas sus expresiones; ejecución de campañas públicas para la erradicación de la discriminación racial; incorporación en la oferta institucional de capacitación de funcionarios públicos del enfoque diferencial y la acción sin daño.

Distribución de la población afrocolombiana, 2005 - por departamentos.

1A Áreas metropolitanas - 13 1,2,3 y 5

Concertación de la subrogación del Decreto 3770 de 2008; capacitación en gestión pública dirigido a aspirantes a cargos de elección popular en los municipios con mayor población afrocolombiana; Todos fortalecimiento de programas de becas y descuentos y sensibilización política de igualdad de oportunidades en las escuelas de formación de oficiales de las fuerzas militares.

Promoción de la resignificación y reescritura de la historia de la población afrocolombiana y de la revalorización de la memoria histórica y del aporte de las culturas afro a la construcción de la nación; potenciación de una oferta cultural y deportiva básica con enfoque diferencial en municipios mayoritariamente afrocolombianos con programas de música tradicional, bibliotecas y literatura, museos comunitarios, audiovisuales, escenarios culturales y deportivos de calidad, y de formación artística y deportiva; gestión para la construcción de espacios sostenibles para la cultura; apoyo a la salvaguardia de lenguas nativas (San Basilio de Palenque y San Andrés, Providencia y Santa Catalina); promoción de prácticas institucionales focalizadas a la protección y respeto por la diversidad étnica y cultural de la población afrocolombiana; rescate para la memoria nacional del aporte de destacados líderes afrocolombianos a la construcción de lo público en los siglos XIX y XX.

Descripción

1,2,3 y 5

Pág. 32 33

2

ICV para departamentos ordenados según porcentaje de afrodescendientes. 2005

39

3

Brecha departamental con respecto al nacional (NBI Dpto./NBI nacional)

44

4

NBI en municipios del norte del Cauca, 1993 y 2005

45

5

Porcentaje de población afrocolombiana y no étnica con NBI, 2005

46

6

Porcentaje de población afrocolombiana y porcentaje de población en pobreza por NBI en Unidades Comuneras de Gobierno de Cartagena, 2006

48

7

Porcentaje de población afrocolombiana y porcentaje de población en pobreza extrema por NBI en unidades comuneras de gobierno de Cartagena, 2006

48

8

Variación en la pobreza extrema por departamentos, 2002-2009

55

Porcentaje de hogares de 9 barrios de Cali de estratos 1 y 2 que no consumieron una de las 3 comidas, 2008 Afrocolombianos: ingreso laboral como porcentaje del ingreso de la población no étnica. 10 2004 Tasa de analfabetismo en población entre 15 y 24 años afrocolombiana y no étnica, Co11 lombia y departamentos seleccionados, 2005 Tasas de analfabetismo en Cali y Cartagena de población afrocolombiana y no étnica por 12 grupos de edad, 2005 9

60 62 68 69

13

Comparativo de tasas de analfabetismo en jóvenes de 15 a 24 años entre San Basilio de Palenque, el municipio, el departamento y la región a que pertenece, 2005

70

14

Porcentaje de afrocolombianos y no étnicos con ningún nivel educativo completo, 2005

71

15

Tasa de asistencia en educación primaria para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y departamentos seleccionados, 2005

73

Tasa de asistencia en educación básica secundaria para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y departamentos, 2005 Tasa de asistencia en educación media para afrocolombianos y no étnicos, Colombia y 17 departamentos, 2005 Tasa de asistencia en educación post- secundaria para afrocolombianos y no étnicos, Co18 lombia y departamentos, 2005 16

73 75 76

183

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

19

Porcentaje de afrocolombianos y “no étnicos” con educación superior y posgrado, 2005

Porcentaje de asistencia escolar por edades y grupo étnico racial en 9 barrios pobres de Cali, 2008 Años promedio de educación de personas de 5 a 19 años de edad por regiones, 200321 2008 Años promedio de escolaridad en población de 15- 24 años en municipios del norte del 22 Cauca con más del 50 por ciento de afrodescendientes, 2005 Años promedio de educación en población afrocolombiana y no étnica entre 15 y 24 años 23 para Colombia y municipios seleccionados, 2005

20

24 Puntajes por departamento en las pruebas ICFES, 2009 Comparativo de puntajes promedio ICFES 2008 entre San Basilio de Palenque, el muni25 cipio y el departamento a que pertenece Promedios municipales en matemáticas obtenidos en exámenes ICFES 2000 y 2008 en 26 municipios afrocolombianos del norte del Cauca Puntaje promedio del grado 9º en Pruebas Saber de lenguaje, periodos 2002-3 y 2005-6 27 en municipios afrocolombianos del norte del Cauca

76 77 78 79 79

39

Porcentaje de menores de un año con cobertura en vacunación DPT, Colombia y municipios seleccionados con más de 80% de afrocolombianos, 2007-2009

107

40

Porcentaje de menores de un año con cobertura en vacunación ampliada para Colombia y Chocó, 2007-2009

108

41

Razón de mortalidad materna por 100.000 nacidos vivos, Colombia y departamentos seleccionados, 2008

111

42

Tasa de mortalidad materna por 100.000 nacidos vivos en municipios seleccionados del Valle del Cauca, 2005

112

43

Tasas de mortalidad femenina por mil habitantes en Cali y Cartagena para mujeres en edad reproductiva, 2005

113

44

Distribución porcentual de la asistencia a controles prenatales, 2008 (total nacional y municipios con mayoría de población afro)

114

45

Mujeres embarazadas que acuden al servicio de control prenatal en consulta externa a quienes se les asignó consulta odontológica por tipo de institución y departamento, 2007

114

46

Relación entre la TMM y el porcentaje de mujeres que acudieron a más de cuatro controles prenatales, 2008 Varios municipios con mayoría afro

115

47

Porcentaje de atención institucional del parto por municipios seleccionados con más de 20.000 habitantes y 80 por ciento de afrocolombianos, 2007

116

81 83 83 84

28 Tasa de repitencia básica y media.2008

85

29 Tasa de repitencia según nivel y año para Chocó, 2004-2006

86

48

Porcentaje de mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas que utilizan métodos modernos de anticoncepción, 2005 - 2010

117

92

49

Porcentaje de madres de 15 a 19 años en departamentos con territorios colectivos de comunidades negras

118

96

50

Tasa de mortalidad por cáncer de útero por 100.000 mujeres, en municipios seleccionados con más de 80 porciento de afrocolombianos, 2008

119

51

Mortalidad VIH/SIDA por 100.000 habitantes, Colombia y departamentos, 2007-2008

123

52

Porcentaje de cobertura de acueducto en población afrocolombiana y no étnica, Colombia y departamentos, 2005

130

53

Porcentaje de cobertura urbana y rural de acueducto en municipios con más de 80 por ciento de afrodescendientes, discriminada con enfoque étnico-racial, 2005

131

54

Porcentaje de cobertura de alcantarillado en población afrocolombiana y no étnica, Colombia y departamentos, 2005

133

105

55

Porcentaje de cobertura urbana de alcantarillado en municipios con más de 80 por ciento de afrodescendientes, discriminada con enfoque étnico-racial, 2005

133

106

56 Déficit de vivienda en municipios con más del 80% de población afrocolombiana, 2005

30 31

Porcentaje de mujeres, por regiones, sujeto de violencia física por esposos o compañeros, 2010 Ingreso laboral promedio por hora en zonas urbanas por sexo y diferenciación étnicoracial, 2004

32 Tasa de informalidad y subempleo por género en cabeceras, Valle del Cauca, 2001- 2006

97

33 Porcentaje de mujeres alcaldesas (2007) en departamentos según grupo étnico

99

34 Porcentaje de cargos directivos en las gobernaciones ocupados por mujeres, 2008

99

35 Tasa mortalidad menores de uno y cinco años, Colombia y regiones, 2005 Tasa de mortalidad infantil en menores de un año por 1.000 nacidos vivos, Colombia y municipios seleccionados con más de 80 por ciento de afrocolombianos, 2007 -2008 Tasa de mortalidad infantil en menores de cinco años por 1.000 nacidos vivos, Colombia 37 y municipios seleccionados con más de 80 por ciento de afrocolombianos, 2007-2008 Porcentaje de menores de un año con cobertura en vacunación Triple Viral, Colombia y 38 municipios seleccionados con más de 80% de afrocolombianos, 2007-2009 36

184

104 105

135

185

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

ÍNDICE DE TABLAS No

Descripción

Pág.

19 Porcentaje de hogares de grandes ciudades con servicio de acueducto, 2005

131

20 Porcentaje de hogares de grandes ciudades con servicio de alcantarillado, 2005

134

21

Porcentaje de hogares en déficit de vivienda en regiones con más de 25 por ciento de afrocolombianos, 2005

135

22

Contribución de los servicios y la calidad de la vivienda al ICV en regiones con más de 25 por ciento de afrocolombianos, 2005

136

1

Ciudades con más de 40.000 afrocolombianos

34

2

ICV por subregiones con más de 25% de afrocolombianos, 2005

41

3

Porcentaje de población afrocolombiana y no étnica con NBI, 2005

46

4

Porcentaje de afrocolombianos en pobreza y pobreza extrema en UCG de Cartagena, 2006

47

5

Incidencia de pobreza por departamento, 2002-2009

52

No

6

Población afrodescendiente e ingresos por hogar en algunos barrios de estratos bajos de Cali, 2008

53

1

Población departamental según NBI 2002-2009

43

7

Incidencia de pobreza extrema por departamento. 2002 - 2009

54

2

Condiciones para la calidad de vida de comunidades afrocolombianas

49

8

Evolución de la desnutrición global por departamento. 2005 - 2010

58

3

Afrodescendientes: baja productividad y competitividad de las actividades productivas

56

4

Disposiciones territoriales a favor de la población afrodescendiente

143

5

Estrategias relevantes para avanzar hacia el logro de los ODM en territorios con población mayoritariamente afrocolombiana, en el marco de planes territoriales

156

Comparativo entre porcentajes de población con hambre, afrocolombiana y no étnica, 2005 Clasificación de colegios de municipios con más de 20.000 habitantes y más de 80% de 10 afrocolombianos, por categorías según resultados de pruebas ICFES, 2009 Tasa de VIF y casos de violencia en pareja, maltrato infantil y violencia entre otros fami11 liares para Colombia y municipios seleccionados, 2008-2009 Porcentaje de violencia intrafamiliar contra la mujer según contexto por departamento, 12 2009 9

13 Participación porcentual de mujeres afrocolombianas y no étnicas en la PEA, 2005 Tasa de desempleo en zonas urbanas por sexo y diferenciación étnico-racial, Colombia y 14 regiones Atlántica y Pacífica, 2004 Tasas de mortalidad de afrocolombianos y no étnicos menores de cinco años por 1000 15 nacidos vivos en las grandes ciudades, 2007 Casos de mortalidad por VIH/SIDA registrados en 2010 en entidades territoriales selec16 cionadas según porcentaje de población afrocolombiana Tasa de mortalidad de VIH/SIDA por 100.000 habitantes en municipios seleccionados 17 con más de 85% de afrodescendientes 18 Variaciones en morbilidad y mortalidad por malaria, 2000 -2008

59 82

ÍNDICE DE CUADROS

92

95 104

No

Pág.

Acciones destacables y recursos de los planes nacionales de desarrollo 2002-2006 y 2006- 2010 para población afrocolombiana

175

2

Resumen del plan de acción propuesto en documento CONPES 3660 de 2010 – política para promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal- y principales ODM que serían afectados con su implementación

177

ÍNDICE DE MAPAS No

Descripción

Pág.

125 1

186

Descripción

1

122 124

Pág.

ÍNDICE DE ANEXOS

93 94

Descripción

Regiones con mayor presencia afrocolombiana

33

187

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

ÍNDICE DE RECUADROS No

Descripción

Pág.

1

Las brechas en condiciones de vida en un nivel de subregiones y municipios. 2005

40

2

Brecha en NBI entre población afrodescendiente y no étnica en varios municipios. 2005

46

3

El caso de Cartagena para el ODM 1

47

4

La brecha en ingresos de barrios bajos en la ciudad de Cali. 2008

53

5

Afrodescendientes baja productividad y competitividad de las actividades productivas.

56

6

Afrodescendientes y hambre en microterritorios.

60

7

Diferencias en ingreso asociadas a la discriminación.

62

8

Analfabetismo San Basilio de Palenque.

70

9

Educación superior en Valle del Cauca.

75

10 Asistencia escolar en Cali.

77

11

78

Años promedio de escolaridad en el norte del Cauca

12 Años promedio de educación en ciudades afrocolombianas.

79

13 Calidad de la educación en San Basilio de Palenque.

83

14 Tasas de repitencia en Chocó.

86

15 Informalidad y subempleo de mujeres Valle del Cauca.

97

16 Los números y sus dificultades.

111

17

119

188

Embarazo y maternidad en adolescencia San Basilio de Palenque.

Loading...

Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio - UNDP

Los Afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO PNUD Bruno Moro Coordinador ...

23MB Sizes 1 Downloads 20 Views

Recommend Documents

los afrocolombianos frente a los objetivos de desarrollo del milenio
comprometieron a reducir la pobreza y el hambre para el año 2015, a través del logro de los. Objetivos de Desarrollo .

Objetivos de Desarrollo del Milenio - Millennium Development Goals
A pesar de este enorme logro, se necesitan avances más rápidos para cumplir con la meta de 2015 de reducir en dos tercio

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en México. Informe de
ción entre mujeres y hombres, lograr un crecimiento en armonía con el medio ambiente y fomentar la crea- ción de ....

Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017 - Aecid
al hambre no puede abordarse solamente mediante el aumento de la producción de alimentos. Mercados que funcionen ... â–

Objetivos de Desarrollo del Milenio Honduras 20 0 - El PNUD en
Esta publicación puede ser reproducida total o en partes, en cualquier ..... Este informe se ela- boró en un proceso alt

Objetivos de desarrollo sostenible - IPPF
a la Agenda 2030. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen un marco de. 17 objetivos y 169 metas que con

Objetivos y planes respecto del desarrollo de la política - BCRA
Dec 17, 2015 - macroeconómica argentina y buena parte de su agenda para el año 2016 continuará el camino de ... estos ín

El derecho humano al agua y al saneamiento frente a los Objetivos de
cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuya meta 7.c propone reducir a la mitad, para el .... ju

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) - Departamento Nacional
hombres, mujeres y niños de todas las edades viviendo en la pobreza en todas sus dimensiones de ... 1.4 Para 2030 garan

Que son los objetivos de la investigacion
Que son los objetivos de la investigacion. Unsalted Bjorne overcooks, the silbón slighted lackadaisically vetoes. Chaim